...

LA BATALLA de LA MOJONERA

by user

on
Category: Documents
9

views

Report

Comments

Transcript

LA BATALLA de LA MOJONERA
LA BATALLA de LA MOJONERA
Bernabé
GODOY
I
NOTICIAS SOBRE M A N U E L
E N T R E E L 28 Y E L 29 DE E N E R O de 1873
LOZADA
se t r a b ó e n las c e r c a n í a s
de G u a d a l a j a r a l a b a t a l l a q u e d a r í a f i n a l p o d e r de M a n u e l
L o z a d a , c o n o c i d o t a m b i é n p o r El Tigre de Álica,
célebre gue-
r r i l l e r o conservador.
N a c i ó e l 22 de septiembre de 1828 e n e l p u e b l o de S a n
L u i s , s i t u a d o a 20 kilómetros a l O r i e n t e de l a c i u d a d de
T e p i c , cabecera d e l 7° C a n t ó n d e l E s t a d o de J a l i s c o e n l a
a n t i g u a d i v i s i ó n t e r r i t o r i a l , y a c t u a l m e n t e c a p i t a l d e l Estado
de N a y a r i t .
Sus padres
fueron
Norberto García y Cecilia
G o n z á l e z ; p e r o él a d o p t ó e l a p e l l i d o de s u t í o , J o s é
L o z a d a , c o n q u i e n v i v i ó desde p e q u e ñ o .
familiares
fueron
campesinos
pobres.
María
E r a mestizo; y sus
Carecía
de
escuela.
A p r e n d i ó a d i b u j a r su f i r m a .
EN
E L CAMINO
REAL
E m p e z ó L o z a d a sus correrías p o r e l a ñ o de 1853, al frente
de u n a g a v i l l a q u e c o n e l t i e m p o se f u é h a c i e n d o cada vez
más grande.
C a r l o s R i v a s G ó n g o r a , terrateniente y a l t o e m p l e a d o de
l a casa B a r r o n , Forbes y C í a . , c u y a m a t r i z r a d i c a b a e n T e p i c .
estableció p r e m e d i t a d a m e n t e contacto c o n e l salteador, a q u i e n
cedió c o n a m a b i l i d a d l a c a b a l g a d u r a , i n i c i a n d o así u n a amist a d f a v o r a b l e a los intereses de a m b o s .
1
de
e l l a se d e r i v ó el
e n t e n d i m i e n t o entre L o z a d a y l a poderosa f i r m a de los patrones de R i v a s , q u e de este m o d o l o g r a r o n d i s m i n u i r e n breve
t i e m p o e l p o d e r de o t r a fuerte
n e g o c i a c i ó n de ascendencia
e s p a ñ o l a , l a casa Castaños.
M i e n t r a s l a R e p ú b l i c a se d e b a t í a e n las contiendas civiles,
los c o n t r a b a n d o s
i b a n y v e n í a n p o r las costas nayarit as a l
LA BATALLA
de
LA
MOJONERA
a m p a r o de las p a r t i d a s " l o z a d e ñ a s " .
563
N o era sólo que e l p o b r e
e r a r i o n a c i o n a l d e j a r a de r e c i b i r los beneficios fiscales; l a ext r a ñ a sociedad L o z a d a - B a r r o n , F o r b e s y C í a . o b l i g a b a a l sacrif i c i o de energías, h u m a n a s y materiales, e n esa c a m p a ñ a q u e
v e n í a a sumarse a las t r i b u l a c i o n e s de l a p a t r i a .
E u s t a q u i o B a r r o n J r . y G u i l l e r m o Forbes, m i e m b r o s d e l
c u e r p o consular, f r u s t r a r o n las consecuencias d e l i n f o r m e q u e
e l g e n e r a l Santos D e g o l l a d o r i n d i ó e n 1856
a l g o b i e r n o de l a
R e p ú b l i c a , e n r e l a c i ó n c o n las actividades ilícitas de l a negoc i a c i ó n regenteada p o r los ambiciosos d i p l o m á t i c o s , c o n t r a b a n distas e n g r a n escala desde 1834.
L a n a c i ó n t u v o que soportar
u n desagradable i n c i d e n t e c o n I n g l a t e r r a .
E l t e r r i b l e b a n d o l e r o fué s u b i e n d o e n categoría; y e n l a
liquidación
político-ideológica
guerras de R e f o r m a
que
tuvo
lugar
durante
las
y e l I m p e r i o se c o n v i r t i ó en u n o
de
los enemigos m á s encarnizados de la. causa reformista.
E N E L PARTIDO CONSERVADOR
L o z a d a se i n c o r p o r ó a l p a r t i d o conservador e n 1857.
de o c t u b r e de 1 8 5 8 c a p t u r ó l a p o b l a c i ó n de í x t l á n .
cedores se d e d i c a r o n a l saqueo y a l c r i m e n .
quietó
sobremanera
al gobernador
de
E l 25
L o s ven-
" T a l suceso i n -
Jalisco,
don
Pedro
O g a z ó n , q u i e n de a c u e r d o c o n e l m i n i s t r o de l a G u e r r a , d o n
Santos D e g o l l a d o , a l a sazón e n G u a d a l a j a r a ,
Político y Comandante
Militar
del
7°
Cantón
nombró
al
Jefe
teniente
c o r o n e l d o n J o s é M a r í a S á n c h e z R o m á n , q u i e n salió de G u a d a l a j a r a p a r a T e p i c c o n seiscientos h o m b r e s y seis piezas de
m o n t a ñ a ; p e r o n o l l e g ó a s u d e s t i n o e n v i r t u d de que e n u n
p u n t o l l a m a d o Salto d e l C o n e j o , cerca d e l r a n c h o d e l O c o t i l l o ,
f u é c o m p l e t a m e n t e destrozado p o r fuerzas l o z a d e ñ a s . "
El
n
de
2
j u n i o de 1 8 5 9 L o z a d a a t a c ó a l c o r o n e l l i b e r a l
Bonifacio Peña, en u n lugar l l a m a d o Lomas del Espino.
fuerzas
lozadeñas p e r d i e r o n e n l a acción, q u e
ocasionó
Las
la
muerte del coronel Peña.
E l 2 8 de j u n i o de 1 8 5 9 e n t r ó a T e p i c e l g e n e r a l L e o n a r d o
Márquez.
les.
L a p o b l a c i ó n h a b í a s i d o e v a c u a d a p o r los l i b e r a -
M á r q u e z d e j ó c o m o jefe de las fuerzas conservadoras a l
general José M . M o r e n o .
BERNABÉ
564
GODOY
E l 7 de septiembre de 1859 el general liberal Esteban
Coronado capturó Tepic, defendida por Moreno, Lozada y
Fernando García de la Cadena.
E l 27 de septiembre de 1859 destrozó Lozada, entre San
Leonel y L a Labor, a una fuerza de 40o hombres con tres
piezas de artillería, al mando del coronel Ignacio Valenzuela,
a quien fusiló y colgó, lo mismo que a los demás jefes y oficiales capturados.
E l 2 de noviembre de 1859 Lozada y García de la Cadena
sitiaron la plaza de Tepic, que capituló siete días después.
Durante el sitio murió el general Coronado. Los liberales
supervivientes, a las órdenes del coronel Fernando Cordero,
salieron para Sinaloa, conforme a los términos de la capitulación.
E l 17 de abril de 1860 el guerrillero liberal coronel Antonio Rojas fué sorprendido en Barranca Blanca por las fuerzas
al mando directo de Lozada. E l triunfo fué de Rojas, quien,
según una versión ( M . Cambre, V . Salado Álvarez), derribó
a Lozada de la montura en combate singular, y lo hirió. E n
otra versión se afirma que Lozada "recibió una lanzada en
u n costado, y hubiera sido muerto; pero los que de su gente
lo rodeaban mataron en el acto al coronel Partida, que fué el
que lo h i r i ó " .
Los lozadeños abandonaron T e p i c rumbo a la sierra, y
los vecinos comprometidos fueron a refugiarse a San Blas,
bajo el amparo de la bandera inglesa, que izaron en tierra
los marinos de las fragatas "Amethyst" y "Pylades" a instancias del cónsul Juan Francisco Allsopp, ligado a la casa Barron.
E l incidente duró cerca de u n mes e impidió el desembarque
oportuno de artillería y parque destinados a las operaciones
de los constitucionalistas sobre Guadalajara.
E l 10 de mayo de 1860 los coroneles Rojas y Ramón Corona derrotaron en las lomas de Ixcuintla a las fuerzas conservadoras al mando del general Gerónimo Calatayud. Las tropas
de Lozada huyeron, abandonando a Calatayud, que murió en
la acción, lo mismo que gran número de sus jefes y oficiales.
E l 8 de enero de 1861, al triunfar la causa liberal, los conservadores general Fernando García de l a Cadena y coroneles
Carlos Rivas y Manuel Lozada manifestaron al gobierno constitucional su propósito de someterse; pero ante la exigencia
3
LA BATALLA
de
LA
MOJONERA
565
de que desarmaran a su gente, prefirieron remontarse en la
sierra.
Se inició entonces una campaña en contra de los obstinados rebeldes. Los coroneles Rojas, Corona y Anacleto Herrera
y C a i r o , tras de emprender varias acciones, resultado de u n
movimiento convergente, destrozaron a las fuerzas de Lozada
en las inmediaciones del paso de Álica, sobre el río Santiago.
Las operaciones se realizaron del 6 al 1 5 de marzo de 1 8 6 1 .
Quedaron en poder de las tropas del gobierno la artillería y
los trenes del enemigo.
E l 6 de mayo de 1 8 6 1 los lozadeños incendiaron el pueblo
de San Pedro Lagunillas, después de vencer una débil resistencia, y mataron a cuchillo a doscientas sesenta personas.
E l 17 de junio de 1 8 6 1 u n decreto del gobierno del Estado
de Jalisco declaraba fuera de la ley a M a n u e l Lozada, Carlos
Rivas, Fernando García de la Cadena y Jesús Ruiz ("Colim i l l a " ) ; se ofrecían recompensas por su muerte.
E l 5 de noviembre de 1 8 6 1 fué incendiado por orden de
Lozada el pueblo de Jalisco, abandonado por la mayoría de
sus moradores, que se habían refugiado en Tepic.
L a campaña para exterminar a las huestes en rebeldía no
había concluido aún, puesto que no se había llegado al verdadero objetivo. E l clima, el conocimiento del terreno y la
complicidad de los familiares de los combatientes, que suministraban informes y resolvían casos apurados, unido a tremendas lecciones para quienes opinaban de manera diferente,
como la matanza de San Pedro Lagunillas, habían dejado a
los lozadeños la posibilidad de conservar su poder y, por tanto,
de recuperar su prestigio en los pueblos nayaritas.
Ogazón planeó una segunda campaña y se trasladó a Tepic,
donde pasó revista el 2 9 de noviembre de 1 8 6 1 a una fuerza
de más de 5 , 0 0 0 hombres, de las tres armas.
E l 2 7 de diciembre de 1861, después de sufrir una emboscada que le ocasionó fuertes pérdidas, Corona desalojó a los
lozadeños del cerro llamado T o r o Macho, inmediato a la Barranca de los Otates o del Muerto. A l día siguiente, la misma
fuerza de Corona derrotó a unos 3 , 0 0 0 lozadeños en el Portezuelo de la Cuesta de Pina. E l día 3 0 , Ogazón, Rojas y Corona
se reunieron en Aguapan.
Los rebeldes volvieron a l a campaña de guerrillas; pero
BERNABÉ
566
GODOY
la amenaza de l a i n t e r v e n c i ó n e x t r a n j e r a l a d e j ó e n suspenso.
A l a r m a d o s los vecinos de T e p i c p o r l a r e t i r a d a de las tropas
del g o b i e r n o , p r o m o v i e r o n l a concertación de u n c o n v e n i o
que p u s i e r a f i n a l a c o n t i e n d a : ese c o n v e n i o era v e n t a j o s o
p a r a L o z a d a , p o r q u e solamente l o o b l i g a b a a estar en paz, y
también
para
el gobierno, que
así se q u i t a b a
u n a p r e o c u p a c i ó n e n ese trance t a n difícil.
de
encima
L a intervención
de los civiles de T e p i c p a r t i ó de u n a l a d i n a p r o p u e s t a
de
C o r o n a h e c h a a través de personas de su confianza radicadas
e n Mazatlán.
4
E l tratado se c e l e b r ó e n l a l a g u n a de P o c h o t i -
t á n e l 24 de enero de 1862
y fué r a t i f i c a d o por O g a z ó n
y
L o z a d a e l siguiente 1° de febrero.
AL
SERVICIO D E L I M P E R I O
N o tardó L o z a d a e n faltar a su c o m p r o m i s o , y en lanzarse
c o n sus gentes a l a a v e n t u r a d e l I m p e r i o .
E l 30 de m a y o de
1862 sus h o m b r e s t e n d i e r o n a C o r o n a u n a artera emboscada
e n e l r a n c h o E l M a r q u e s a d o , e n las estribaciones d e l Ceboruco; p e r o e l jefe r e p u b l i c a n o p u d o librarse.
E l 1° de j u n i o de 1862 L o z a d a d e c l a r a b a en San L u i s " i n subsistente e l tratado c e l e b r a d o a 1° de febrero de 1862
e l señor g o b e r n a d o r
d o n Pedro Ogazón".
Se hacía
con
llamar
" G e n e r a l e n Jefe de esta D i v i s i ó n " , s i n d e c i r q u é poder guber-
n a m e n t a l le había conferido el nombramiento.
E n la madrugada del 2 de junio de 1862 atacó la plaza de
Tepic. Venció la resistencia desorganizada de la desprevenida
guarnición; fusiló a los oficiales del b a t a l l ó n Degollado y se
apoderó de material de g u e r r a .
5
E l 19 de octubre de 1862 las fuerzas lozadeñas r e p e l i e r o n
u n ataque de Corona sobre Tepic, ocasionándole pérdidas de
consideración; y posteriormente, una derrota sufrida por e l
teniente coronel Antonio Vallejo, que h a b í a quedado con el
mando de la tropa de Corona mientras éste iba a Sinaloa, dejó
la plaza de Santiago e n poder de Lozada.
Fortalecido con los éxitos recientes, mayores que los descalabros, el Tigre de Álica resolvió ampliar su radio de acción,
aunque sin fortuna. Carlos Rivas atacó la población de
Ahualulco con 3,000 hombres, el 17 de abril de 1863. L o repelió el coronel Isidoro Ortiz, no sin que los lozadeños hubie-
LA BATALLA
de
LA MOJONERA
567
ran tenido tiempo de cometer sus actos vandálicos en la parte
de l a población que pudieron dominar durante el ataque.
E l 15 de agosto de 1863 los jefes y oficiales del llamado
Primer Cuerpo de Auxiliares del Ejército firmaron en el
pueblo de San Luis el acta de adhesión al Imperio. Lozada
figuraba como "General Comandante" de dicho cuerpo.
Desde abril de 1863 la única fuerza liberal de alguna consideración en lo que ahora es el Estado de Nayarit permanecía en Acaponeta, al mando de Vallejo; esta fuerza, hostilizada
por los imperialistas, tuvo que emigrar a Durango.
Lozada y el comandante de l a marina francesa L. Kergrist
sitiaron por tierra y por mar el puerto de Mazatlán, que fué
abandonado sigilosamente por los republicanos el 13 de noviembre de 1864 y en seguida ocupado por los imperialistas.
Lozada regresó a Tepic con la mayor parte de sus efectivos.
A mediados de abril de 1865 llevó a cabo una nueva expedición victoriosa hasta Mazatlán en auxilio de las fuerzas
francesas.
A mediados de febrero de 1866 inició una tercera incursión por Sinaloa, en combinación con u n movimiento francomexicano. Ramón Corona, ascendido entre tanto a general y
entonces jefe de las tropas de Sinaloa, dividió en dos secciones la gente de que disponía; una de ellas obligó a regresar
a los imperialistas que habían salido de Mazatlán, y l a otra
sostuvo en Concordia, el 1° de abril, una acción encarnizada
contra los lozadeños, de resultados dudosos. Lozada regresó
a Tepic.
Cuando su partido, en difíciles circunstancias, más lo necesitaba, el flamante general del Emperador dejaba que, entre
el 7 y el 8 de enero de 1867, pasara por T e p i c sin sufrir l a
menor hostilidad el general republicano Corona, que se dirigía
a Querétaro para participar en su sitio. Mañosamente, el
T i g r e de Álica se había declarado neutral el 1° de diciembre de 1866.
E L CACIQUE
Lozada aprovechó la falta de estabilidad del régimen conservador y de su prohijado, el imperialista, que nunca estuvieron en circunstancias de poder arriesgarse a perder u n
BERNABÉ
568
GODOY
valioso c o n t i n g e n t e m i l i t a r ; gracias a esto, L o z a d a p u d o m a n tenerse c o n v e r d a d e r a a u t o n o m í a . D u r a n t e los diez años q u e
v a n de p r i n c i p i o s de 1863 a los p r i m e r o s meses de 1873 L o z a d a
resistió v i c t o r i o s a m e n t e las embestidas —inconstantes, p o r q u e
los liberales n o p u d i e r o n ya prestar suficiente a t e n c i ó n a l a
campaña— d e n t r o d e l 7
0
C a n t ó n de Jalisco, y hasta p u d o ha-
cer incursiones p o r e l E s t a d o de S i n a l o a y actuar desde e l
p u e b l o de S a n L u i s c o m o a m o y señor d e l t e r r i t o r i o q u e
d o m i n a b a . M u c h o s p a r t i d a r i o s de l a causa l i b e r a l a b a n d o n a r o n l a r e g i ó n y f u e r o n a radicarse a los lugares d o n d e se consideraban seguros.
E n su e s p u r i o g o b i e r n o L o z a d a i m p o n í a e l o r d e n m e d i a n t e
el terror. E l h o m b r e pacífico p o d í a transitar p o r los c a m i n o s
c o n e l m í n i m o p o s i b l e de riesgos, p o r l o menos m i e n t r a s n o
se presentara a l g ú n acto b é l i c o q u e h i c i e r a desbordar los instintos. S ó l o los .simpatizadores ostensibles de l a R e p ú b l i c a q u e
n o h a b í a n e m i g r a d o e r a n ocasionalmente o b j e t o de desconfianza y de represalias.
L a administración pública
funcionó
A u n q u e sus actos se a p a r t a b a n de las n o r m a s
piadosas
con relativa regularidad.
—seguramente p o r q u e e s t i m a b a q u e sus funciones y categoría
políticas l o excusaban—, L o z a d a fué u n creyente y hasta
un
g u a r d i á n de las i n s t i t u c i o n e s católicas, a c t i t u d acorde c o n su
ideología conservadora, q u e el clero r e g i o n a l a p r o v e c h ó p a r a
suavizar algunas de sus determinaciones.
E n t r e los amagos y l a l u c h a , las necesidades d e l cacicazgo
l o i n d u j e r o n a t r a t a r de " p o n e r p u n t o f i n a l a las cuestiones
suscitadas entre los i n d í g e n a s de algunos p u e b l o s y p r o p i e d a des r u r a l e s " ,
6
creándose en esa f o r m a , s i n e l a m p a r o l e g a l , i n -
tereses agrarios q u e i n ú t i l m e n t e se q u i s i e r o n i m p o n e r a l G o bierno mediante la insubordinación.
"A
fines d e l a ñ o
de
1869 n o m b r ó L o z a d a u n a comisión c o m p u e s t a de u n i n d i v i d u o
de cada p u e b l o d e l t e r r i t o r i o , p a r a que e x a m i n a r a las escrituras de todos los p r o p i e t a r i o s rurales y resolviera las cuestiones
q u e h a b í a pendientes entre éstos y los i n d í g e n a s de los m i s m o s
pueblos, t e n i e n d o q u e sujetarse d i c h a comisión e n sus operaciones a u n r e g l a m e n t o q u e f o r m ó y le dió e l m i s m o L o z a d a .
. . .Se c o m p o n í a de i n d i v i d u o s escogidos de entre los mismos
interesados: e n los pocos actos q u e e j e c u t ó , d e c l a r ó n u l a s l a
m a y o r p a r t e de las escrituras q u e le p r e s e n t a r o n a e x a m e n .
LA BATALLA
de
LA MOJONERA
569
y los terrenos a q u e éstas se referían f u e r o n anexados
a los
p u e b l o s i n m e d i a t o s ; p e r o n o f u e r o n m á s q u e dos o tres pueb l o s e n los q u e f u n c i o n ó esta comisión, p o r q u e los acontecim i e n t o s subsecuentes h i c i e r o n corta su d u r a c i ó n " .
7
L a poderosa empresa Barron, Forbes y C í a . n o h a b í a dej a d o de r e a l i z a r sus cuantiosos negocios.
A su alrededor, e l
resto de l a p o b l a c i ó n , salvo apenas u n o s pocos operadores en
m e d i a n a escala, se h a b í a m o v i d o e n p l a n o de pigmeos.
Pero
esta n e g o c i a c i ó n se retiró, y e n e l transcurso d e l t i e m p o s u r g i ó
o t r o potente m o n o p o l i o de extranjeros, l a casa Aguirre, q u e
e n s u d e s a r r o l l o llegó a i g u a l a r a su predecesora.
(Su situación
p r e p o n d e r a n t e , sobre todo desde q u e l a f i r m a B a r r o n l i q u i d ó
sus negocios e n e l t e r r i t o r i o , c e d i é n d o l e d e f i n i t i v a m e n t e e l
c a m p o , c o n t i n u ó hasta q u e , e n e l presente siglo, e l r e p a r t o
a g r a r i o d e s b a r a t ó su l a t i f u n d i o . )
C o r o n a se e n c o n t r ó , e n su paso a Q u e r é t a r o , c o n u n " E s t a d o " de T e p i c gobernado" p o r M a n u e l
Rivas.
E l 7 de agosto de 1867, e l g o b i e r n o r e p u b l i c a n o e x p i d i ó
u n decreto q u e separaba d e l E s t a d o de J a l i s c o a l 7° Cantón..,
p a r a f o r m a r c o n él u n D i s t r i t o m i l i t a r sujeto
directamente
al Centro.
E x t i n g u i d o e l I m p e r i o , P r á x e d e s N ú ñ e z se r e b e l ó c o n t r a
L o z a d a e l 26 de agosto de 1872 e n Atonalisco, c o n n u m e r o s a
fuerza.
L o b a t i ó R a m ó n G a l v á n , en el cerro de L a Silla, em-
pleando aún más gente; y Núñez y algunos de sus subordinados se incorporaron en Guadalajara a las tropas de l a 4°
División.
Los lozadeños desarmaron a l batallón federal que
guarnecía a T e p i c y arrasaron el pueblo de Atonalisco.
E l Tigre de Álica p r e t e n d i ó detener la acción del gobierno
federal y aún sacar partido de la situación; pero el presidente
L e r d o de T e j a d a se negó a considerarlo en su papel de amo
de l a región en que operaba; dijo a los emisarios que no h a b í a
otro medio de estar en paz que someterse al gobierno y a sus
leyes;
. .de lo contrario, su deber [el del gobierno] es hacerse
obedecer, y lo hará, mandando sus fuerzas dentro de u n mes,
de un año o de diez, según le convenga".
8
Colocado al margen de las instituciones legales, L o z a d a
perdía prestigio.
E n su descenso se h a b í a enemistado con
los m i e m b r o s de l a casa B a r r o n . F o r b e s y C í a . , a quien, y a 110
p o d í a ser útil.
.
BERNABÉ
EL
GODOY
CAUDILLO
Asociado con el inquieto ex-gobernador de Sinaloa, Plácido
Vega, entonces descontento con el gobierno de la nación,
Lozada se declaró en rebeldía. Suscrito en San Luis por representantes de "los pueblos hermanos del Nayarit" y fechado
el 17 de enero de 1873, aparecía un manifiesto con el nombre
de " P l a n libertador proclamado en la sierra de Álica por los
pueblos unidos del Nayarit". Lozada era nombrado general
en jefe del "Ejército Mexicano Popular
Restaurador".
E l objeto de este levantamiento era provocar una revolución general; la creencia de que se llegaría a interesar a la
nación es evidente en los artículos del Plan. U n a cláusula del
artículo 7° hace referencia a las invitaciones que los rebeldes
de todos los matices habían hecho a Lozada, cuando de él
necesitaron; se esperaba reunir a los descontentos del régimen: " N o debiendo olvidar las varias y generosas invitaciones que los principales caudillos de las diferentes revoluciones
nos hicieron, que no aceptamos, como amantes de la paz
pública". Además se creía que después de la toma de Guadalajara el levantamiento haría muchos adeptos entre los trabajadores del medio rural. N o había, en rigor, un verdadero
plan, pero sí un fuerte espíritu demoledor, opuesto diametralmente a ios objetivos de los reformistas, interesados en quitar al clero sus pertenencias —sin que importara en ningún
sentido el desarrollo del latifundio—, y fijar el legalismo liberal. Según Pérez González, Lozada "tenía razón cuando aseguraba que al tomar la capital de Jalisco se le unirían cien m i l
hombres, poique antes de emprender aquella campaña había él
mandado comisionados secretos a varios pueblos de aquel
Estado, convocando a la raza indígena a que se le uniera para
efectuar u n levantamiento, tomando por enseña la religión y
los intereses generales del linaje i n d i o " . Sin estas esperanzas,
el movimiento carecería de toda explicación.
9
L a independencia política de la región nayarita indudablemente convenía a los lozadeños; pero no llenaba sus propósitos. Su obsesión era asegurar el feudo agrario, con el que
querían compensar sus sacrificios, proporcionándose un medio
de subsistir. E n uno de los "considerandos" del documento se
expresaba el odio a las "clases privilegiadas". Lozada, sin
LA BATALLA
de
LA
MOJONERA
571
embargo, se había entendido bien con ellas, y si iba a pelear
era porque el gobierno nacional le negaba u n privilegio,
y
porque quería defender otros, los del poder eclesiástico. Su
e n g r e i m i e n t o c o n el mando autónomo no le permitió apreciar
e n t o d o su alcance el sesgo típicamente legalista que por esos
días adquiría la nación: nada que fuera contrario a la ley y
a l m a n d o supremo del Gobierno podía pasar. U n Estado al
m a r g e n de otro Estado sólo se toleraba mientras no se tuvier a n las facilidades para acabar con él; eso es lo que quería
decir l a contundente respuesta de Lerdo de Tejada.
E n cualquier forma, a Lozada no se le ocultaba que sólo
le quedaban dos caminos: disciplinarse, entrando al servicio
d e l g o b i e r n o o retirándose por completo de sus intereses políticos, o b i e n rebelarse. T a l vez pensara en retirarse; su salud
flaqueaba y, según sabemos, se resistía a la aventura definitiva. Pero l a fidelidad y el afecto a su gente, que en su mayoría quería l a guerra, lo hicieron ceder. E l famoso guerrillero
acabó p o r entregarse totalmente a la egolatría de quienes se
creen "predestinados"; en la última etapa le gustaba que lo
trataran de "Excelentísimo", y aceptó que llamaran al pueblecillo de San Luis " l a ciudad de San Luis de Lozada".
A s í , p o r encima de la cordura, se dejó convencer, hasta
perder todo sentido de la proporción y lanzarse a la revuelta
con u n plan ilógico: en nombre de " l a soberanía, progreso,
bienestar social y político de estos pueblos", se hace referencia
al propósito del gobierno de realizar la unidad conforme a
la ley, c o m o a " l a injusta guerra que el Gobierno nos declara".
Y , contrariamente, se promete que al triunfo del movimiento,
la voluntad democrática será la que dirija los destinos de la
nación» L a contradicción es evidente, porque ¿que pasaría si
esa voluntad "soberana" no acordaba respetar la
soberanía
de los pueblos del Nayarit, con sus "fronteras", y la recuperación de ios fueros eclesiásticos?
E n el plan se emplea una y otra vez la palabra "pueblos"
con sentido claramente localista: " . . . l o s pueblos unidos del
Nayarit" acordaron en G r a n asamblea "organizar la administración pública, social, y la común prosperidad"; los políticos
de mala fe no han "hecho en favor de los pueblos el más leve
sacrificio; por tal razón se ven obligados éstos [los de Nayarit]
a levantarse en masa"; "en diferentes épocas algunos
pueblos
572
BERNABÉ
GODOY
se levantaron para hacer valer sus derechos"; "...los pueblos
de la sierra de Álica desde épocas anteriores h a n reconocido
como centro de unión al del Nayarit, los q u e de acuerdo se
han dirigido, por medio de una comisión de personas de
respetabilidad y confianza, a l mismo licenciado Sebastián
Lerdo de Tejada, para q u e con aquel funcionario arreglasen
diplomáticamente
del modo más satisfactorio la organización
administrativa, social y progresista de los mencionados
pueblos";..el
citado licenciado Lerdo de T e j a d a h a tratado
como de costumbre, con su malhadada política, como queda
demostrado p o r l a contestación q u e de p a l a b r a y p o r escrito
h a rendido la comisión, entorpeciendo de hecho l a soberanía,
progreso, bienestar social y político de estos pueblos";
"...[por]
los partes recientemente recibidos de los pueblos de l a Sierra
de Álica, reconociendo como siempre e l centro de u n i ó n a l de
Nayarit.. ."; "...no nos ha quedado otro remedio, a nuestro
pesar, que aceptar la injusta cuanto infame guerra que se nos
declara, tomando los pueblos hermanos del Nayarit l a iniciativa. . ."; "...los pueblos, despertando d e l letargo en que estamos, nos levantamos en masa con las armas en la mano para
que del fuerte sacudimiento que la nación tiene que experimentar, resulte el éxito feliz del grandioso principio de regeneración"; "...los pueblos del Nayarit tienen el orgullo de
aceptar lag u e r r a . . . " ;"lasfuerzas armadas que sostengan esta
causa se denominarán Ejército Mexicano Popular Restaurador, reconociendo como general en jefe al ciudadano Manuel
Lozada"; etc., etc.
Nada hay suficientemente preciso; no hay u n verdadero
mensaje a la nación, al pueblo, al campesino, al indio, al proletariado o a quien fuese. Se han dado a la rebuscada sustancia
del documento diferentes interpretaciones; lo cierto es que,
para quien lea a primera vista —y estaba destinado a ser leído
de ese modo—, el Plan resulta algo confuso, m á s propicio a la
desconfianza que al entusiasmo. Si hay quienes han explicado el movimiento como una lucha de castas es porque se
gestaba en una región donde preponderaba la raza india, por
lo m a l pergeñado del texto y por los crímenes de los firmantes
en las zonas fuera de su control. N o obstante, otra cosa se
pretendía decir: los pueblos de Nayarit están armados: mientras los gobernaba u n cacique han recibido para su cultivo
LA BATALLA
de
LA
MOJONERA
573
tierras de las haciendas; e l gobierno h a faltado a l a obligación
m o r a l de aceptar l o hecho p o r aquél, y se niega a reconocerlo
c o m o soberano de la región. E l carácter legal o ilegal de l o
q u e queremos n o nos interesa; nos basta l a convicción de q u e
es justo. P o r tanto, nos constituímos, valiéndonos de las
armas, e n los g u í a s de l a n a c i ó n ; y restableceremos las normas
conservadoras.
H u b i e r a s i d o s e n c i l l o y de interés n a c i o n a l — a u n q u e siem-
pre ineficaz a esas alturas, por la filiación antirreformista de
ios promotores — presentar con claridad u n a planeación
agraria; los rebeldes hubieran podido echar m a n o p a r a esto
de los mismos trazos de l a legislación reivindicadora propuesta p o r e l Consejo Imperial de Ministros q u e aprovechar o n a l realizar los deslindes. P e r o p o r u n a parte confiaron
e n q u e ' l o s pueblos" comprenderían su mensaje, y p o r otra
los nuevos consejeros de Lozada no hubieran sido capaces de
hacerlo; en parte eran más ineptos que él m i s m o .
E n resumen: el manifiesto exhibe u n caso apenas disimulado de autovaloración desmedida, consecuencia del prolongado ejercicio del poder arbitrario. E n cuanto a la doctrina
misma, Lozada y los suyos volvían, en los momentos más
inoportunos y sin el prestigio nacional indispensable, sobre
los ideales conservadores: el lema "Religión y Fueros" y, en
un plano tranquilizador, el noble intento agrario del Imperio.
Si a Lozada n o le tocó morir como M a x i m i l i a n o , tuvo
poco tiempo después u n modesto equivalente: los soldados del
ejército republicano —sus constantes enemigos, ahora reforzados con los que habían sido sus partidarios— lo persiguieron sin
descanso. E n la mañana del 1 9 de julio de 1 8 7 3 pusieron fin
a su azarosa vida en una pequeña elevación de la sierra mexicana, derivación del majestuoso Sanguangüey, al Este-Noreste
de la ciudad de Tepic.
N o sin fundamento, se dice que la empresa Aguirre tomó
a su cargo la fortuna de Lozada. L a señora Eligía M . Vda. de
Lozada se alojó en l a casa de la familia de Juan Antonio
Aguirre; después se separó de ella, y los multimillonarios españoles le pasaron, hasta el fin de sus días, una pensión m i serable. E n su penuria, vendió los pocos objetos más o menos
valiosos que le quedaban. Ofreció a don J u l i o Fuentes u n
10
11
12
13
14
574
BERNABÉ
GODOY
aderezo, regalo de la Emperatriz, que Fuentes, a pesar de las
instancias de su hija, doña Casimira, no adquirió por su animadversión hacia la causa del guerrillero.
II
L A
LAS
F U E R Z A S DE L O Z A D A
BATALLA
se dividieron en tres columnas. U n a
de ellas se dirigió a Sinaloa; la destrozaron en E l Rosario las
tropas del gobierno, mandadas por el coronel Altamirano.
Otra salió con rumbo a Zacatecas; retrocedió sin combatir, al
enterarse su jefe, Dionisio Jerónimo, de los fracasos de sus
compañeros de E l Rosario y L a Mojonera.
L a columna de mayor importancia, de más de siete m i l
hombres, marchó sobre Guadalajara.
E n su ruta al desastre,
el 24 de enero de 1873 la detuvo una pequeña fuerza de gendarmes y vecinos de T e q u i l a , al mando del jefe político Sixto
Gorjón, con una defensa vigorosa de sólo cinco horas. A l advertir la inutilidad de su resistencia, los defensores se rindieron, y lograron quedar libres mediante rescate. Lozada aceptó la explicación de que ignoraban sus propósitos por no
haber recibido su aviso, a causa de u n retardo del correo.
Se advierte, desde luego, que Lozada ya no actuaba como
en los días de sus sanguinarias hazañas. Pero la población de
Guadalajara no tenía por qué creerlo así y temía lo peor.
"Apenas se supo en esta ciudad la aproximación del enemigo,
cuando el Sr. Gobernador dictó medidas enérgicas para salvar
la situación. E n el acto se expidió una proclama, llamando
a las armas a todos los ciudadanos, y el decreto... por e l cual
se ordenó la creación de la guardia nacional."
1 5
E l gobierno del Estado, a solicitud del Ayuntamiento de
Guadalajara, había realizado en torno de la ciudad algunas
obras preventivas contra el posible ataque de L o z a d a ; y la
misma corporación municipal, en sesión del 25 de enero,
16
acordó redactar una excitativa que se dió a la publicidad,
previa aprobación del gobierno estatal. Se integró una guardia municipal de voluntarios que quedó en la población
mientras las fuerzas salían a campaña.
T o d o induce a creer que al Ministerio de la Guerra le
LA BATALLA
de
LA
MOJONERA
575
interesaba más desprestigiar al general Ramón Corona, por
rivalidades políticas, que acudir en auxilio oportuno de una
ciudad que estaba urgida de él. A los informes telegráficos
acerca de los preparativos de los rebeldes contestaba "que ya
se proveería y que, para batir a las gavillas de Lozada, bastaría hacer marchar alguna fuerza al mando de u n jefe de l a
guarnición".
E n el cuartel general trabajaba sin descanso
el Estado Mayor, tratando de encontrar la forma de disponer la defensa.
«La guarnición de Guadalajara tan sólo contaba con dos
m i l cuatrocientos soldados de las tres armas. L a 4° División
tenía en lejanas fracciones sus unidades de combate. . .
»El General en Jefe siempre se veía asediado por los vecinos más prominentes de l a ciudad inquiriendo con sumo interés nuevas noticias del enemigo.
»Convencido el general Corona de que sólo u n acto de
audacia podía salvar esa situación, bien difícil, resolvió batir
al enemigo fuera de la plaza, que no contaba con ningunos
medios estratégicos de defensa.
»Al efecto, el 2 7 de enero, a las diez de la mañana, desprendíase del cuartel general el Estado Mayor para comunicar las últimas órdenes de marcha.
»La consternación veíase pintada en todos los semblantes.
Numerosos grupos de gente alarmada se agolpaban en las inmediaciones de los diversos cuarteles de la guarnición.
»En las calles sólo se escuchaba el apresurado galopar de
los caballos que montaban los ayudantes, comunicando las
postreras órdenes del General en Jefe.
»A las once de la mañana desfilaban nuestras tropas a la
sordina con rumbo a la garita de Zapopan. E l modesto gener a l Corona, rodeado de su Estado Mayor, cruzaba las silenciosas calles de l a ciudad en medio de la muda, pero bien significativa despedida del azorado p u e b l o . . .
»Al llegar a la citada garita, el General en Jefe procedió a
la organización de l a columna de combate, en l a forma siguiente:
>>Descubierta avanzada: guerrilla exploradora al mando
del teniente coronel Práxedis Núñez, con 3 0 guerrilleros. Brigada de vanguardia: compuesta de los batallones de infantería números 14° y 21° con dos piezas de montaña y una de
17
BERNABÉ
576
GODOY
batalla, a las órdenes d e l C . general P r i s c i l i a n o F l o r e s .
Cen-
tro de c o l u m n a : e l 6° c u e r p o de c a b a l l e r í a y 70 gendarmes
montados d e l E s t a d o , . a l m a n d o d e l c o r o n e l L e o p o l d o R o m a n o ; trenes de a r t i l l e r í a , p a r q u e
general, i m p e d i m e n t a y
a m b u l a n c i a , a l m a n d o d e l mayor, general c o r o n e l R a f a e l
Ba-
rrón. B r i g a d a de r e t a g u a r d i a , c o n los batallones de infanter í a 11
o
y 12° y dos c o m p a ñ í a s d e l 9° de l a m i s m a a r m a a las
órdenes d e l C . g e n e r a l G r e g o r i o Saavedra.
»El g e n e r a l C o r o n a , c o n su E s t a d o mayor, m a r c h a b a e n
seguida de l a g u e r r i l l a e x p l o r a d o r a .
»Organizada de esta m a n e r a l a c o l u m n a de c o m b a t e ,
las 3 de l a tarde se e m p r e n d i ó l a m a r c h a p a r a Zapopan.
a
El
o r d e n más perfecto y e l s i l e n c i o m á s absoluto r e i n a b a e n las
filas, estableciéndose r i g u r o s o servicio de v i g i l a n c i a .
»A las cuatro de l a tarde llegamos a la citada villa. Inmediatamente se dió alojamiento a las tropas y se estableció el
servicio de campaña, destacándose la gran guardia sobre el camino de la Venta del Astillero. E n la torre del templo parroquial se establecieron los correspondientes vigías.
»En el gran atrio del templo quedaron acampados los batallones de infantería; la artillería y parque general quedaron
instalados en el convento, y la caballería en un mesón inmediato a la plaza; el general Corona y sus ayudantes se alojaron
en la Directoría Política.
»A las seis de la tarde se escuchó el agudo toque de corneta
llamando a orden general extraordinaria, en la que se comunicaba a las tropas la continuación de la marcha para el siguiente día en el orden ya indicado; se nombró el servicio de
Estado Mayor, el de general y jefe de día, el de oficiales
de vigilancia, y se dió a reconocer como jefe del mismo Estado
Mayor a l C . comandante Nicolás España.
»En la noche, y bajo riguroso servicio de campaña, se hacía notable el m á s profundo silencio y el orden más correcto,
y sólo se escuchaba a intervalos el grito de "Centinela, alerta...!"
»Muy cerca de las 11 de la
en el cuartel general recibía al
de Jalisco, Loreto Gutiérrez,
gaba de explorar a l enemigo:
noche, e l ayudante de guardia
teniente coronel de gendarmes
quien en esos momentos lledicho jefe dió parte al gene-
LA BATALLA
de
LA
MOJONERA
577
r a l C o r o n a de q u e Lozada, c o n numerosas fuerzas, p e r n o c t a b a
en l a Venta del Astillero.
»Desde ese m o m e n t o el c u a r t e l g e n e r a l púsose e n p l e n a
a c t i v i d a d , c o m u n i c á n d o s e órdenes c o n t o d o sigilo a los jefes
de b r i g a d a y demás u n i d a d e s de c o m b a t e ; se procedió a atalaj a r l a artillería y se dió l a o r d e n de b o t a s i l l a . Se r e d o b l ó e l
s e r v i c i o de v i g i l a n c i a e n todo e l c a m p a m e n t o y especialmente
e n e l puesto de g r a n g u a r d i a . >>A las 6 de l a m a ñ a n a d e l d í a 28, c o n l a organización d a d a
c o n a n t e r i o r i d a d , nuestros soldados e m p r e n d i e r o n l a m a r c h a
sobre e l c a m i n o de l a V e n t a , o b s e r v a n d o siempre e l m e j o r
orden, y compostura.
»El G e n e r a l e n Jefe m a r c h a b a c o n su E s t a d o M a y o r , siemp r e a r e t a g u a r d i a de l a g u e r r i l l a e x p l o r a d o r a .
»Al llegar a l r a n c h o de San R a f a e l se avistaron los e x p l o radores d e l e n e m i g o : nuestros g u e r r i l l e r o s , c o n denuedo y entusiasmo, los h i c i e r o n retroceder e n desorden p o r e l m i s m o
camino.
>>Continuamos a v a n z a n d o , y a l l l e g a r a l r a n c h o de L a M o jonera, a las o c h o de l a m a ñ a n a , las avanzadas de L o z a d a se
nos p r e s e n t a r o n h a c i e n d o los p r i m e r o s tiros.
» E n estos m o m e n t o s , el j o v e n c a p i t á n de Estado M a y o r
B e r n a r d o Reyes fué m a n d a d o c o n 25 dragones d e l 6° de cab a l l e r í a p a r a reconocer a l e n e m i g o .
»El general C o r o n a , c o n asombrosa serenidad, o r d e n ó : q u e
l a b r i g a d a de v a n g u a r d i a desplegara e n b a t a l l a frente a l enem i g o o c u p a n d o e l l a d o o c c i d e n t a l , a p o y á n d o s e e n los corrales
d e l r a n c h o y sosteniéndose e n su m o v i m i e n t o p o r dos escuad r o n e s de c a b a l l e r í a ; a l a b r i g a d a de r e t a g u a r d i a , q u e desplegara e n batalla p o r e l flanco izquierdo, ocupando en ángulo
r e c t o c o n l a o t r a b r i g a d a e l l a d o n o r t e d e l c a m p o ; q u e dos
c o m p a ñ í a s d e l 9° b a t a l l ó n , a l m a n d o d e l d e n o d a d o teniente
c o r o n e l T e o d o s i o Pérez, c o n e l v a l i e n t e c a p i t á n J u a n J o s é N a varro, ocuparan el lado O r i e n t e , formando también
ángulo
r e c t o c o n e l flanco i z q u i e r d o de l a b r i g a d a de r e t a g u a r d i a .
»Parte de l a c a b a l l e r í a , e l p a r q u e g e n e r a l y l a i m p e d i m e n ta q u e d a r o n situados e n l a parte N o r t e d e l c a m p o de b a t a l l a ,
c e r r a n d o e l c u a d r o . L a sección s a n i t a r i a c o n su m a t e r i a l qued ó situada e n u n a troje d e l mismo r a n c h o .
1 8
>Las referidas m a n i o b r a s se p r a c t i c a r o n c o n t o d a v i o l e n -
578
BERNABÉ
GODOY
cia, a paso veloz y con l a más c o m p l e t a corrección, s i n q u e se
escuchara u n solo g r i t o n i u n a alterada voz de m a n d o .
»En seguida se estableció, casi en e l centro d e l c a m p o ,
una batería de batalla; y el General en Jefe, atento a todos
los movimientos y especialmente al cuidado de l a artillería,
no desamparó aquel punto escogido para centro de sus operaciones.
»En esos supremos momentos de intensas emociones se
incorporó a nuestro campo el valiente capitán B e r n a r d o Reyes, pie a tierra, con el uniforme destrozado y c o n u n a pistola en la mano; tras él ocho dragones... E n e l r e c o n o c i m i e n t o
que h i z o del enemigo había dejado su caballo m u e r t o y
muertas las dos terceras partes de su tropa.
»Sobre el frente de nuestras líneas de b a t a l l a avanzaron
extensas líneas de tiradores, que comenzaron su fuego a discreción.
»Bien pronto contemplamos al enemigo q u e , e n i n m e n s o
semicírculo y a distancia de menos de u n k i l ó m e t r o , emprendió el ataque general a nuestras líneas ocupadas p o r las b r i gadas de infantería.
»¡Comenzó la batalla! ¡Los cañones dejaron o í r s u r o n c o
estampido, y se escuchó e l fuego graneado de l a infantería!
Oíamos a lo lejos la g r i t e r í a . . . , los vivas a L o z a d a y los vivas
a. . . Religión y Fueros.
»El enemigo nos a t a c ó c o n o b s t i n a d o e m p u j e , h a c i e n d o fue-
go con tres piezas de artillería.
»Serían las diez de l a mañana; el enemigo casi tenía envueltas nuestras líneas de combate y, siguiendo su v i e j a táctica, i n c e n d i ó por diversos p u n t o s el zacate seco de nuestro
campo. E l fuego avanzaba h a c i a el p a r q u e general.
Nuestros
muertos y heridos veíanse abrasados entre las llamas, y e l
humo denso nos a h o g a b a y nos ocultaba los m o v i m i e n t o s . . .
» Y en esos momentos de s u p r e m a angustia, c u a n d o e l más
valiente y e l más sereno ve p e r d i d a t o d a s u esperanza, se escuchó el a t e r r a d o r grito de u n teniente de a r t i l l e r í a : " ¡ M í gene-
ral, no sirve el parque!", enseñando al general C o r o n a u n
saquete picado de donde se escapaba la pólvora...
»El General en Jefe inmediatamente c o m p r e n d i ó l a tremenda situación y su inmensa responsabilidad ante el desastre; imperturbable y sereno..., dispuso v i o l e n t a m e n t e l a re-
LA BATALLA
de
LA MOJONERA
579
paración del inutilizado parque, haciendo uso de los paños
de sol y de cuanto lienzo se encontró a la mano.
»En efecto, los saquetes fueron envueltos en los paños de
sol, los ayudantes convirtiéronse en obreros, y el fuego de
artillería ya no se interrumpió. ¡La situación estaba salvada
de momento!
»Entre tanto, fajinas de nuestros soldados apagaban el
fuego del campo, y se despejaba el humo sofocante del incendiado zacate.
»A las doce del día, el enemigo redobló su terco y tremendo ataque, asaltando a la bayoneta nuestras líneas; pero
la artillería nuestra hacía destrozos en sus desorganizadas columnas, y nuestros bravos soldados rechazaban con inaudito
entusiasmo el impetuoso ataque...
»El combate se hizo general; los lozadeños redoblaban su
empuje contra nuestras líneas de batalla; fué asaltada con
decidido empeño la línea oriental ocupada por las dos compañías del 9° batallón que, sin pérdida de u n momento, se reforzó con una pieza de artillería de montaña. Estábamos en
esos momentos completamente sitiados.
»Después de algún tiempo de heroica resistencia, el enemigo fué rechazado en todas las líneas de combate. Después intentó de nuevo rehacerse y volver al asalto; pero sus esfuerzos
fueron inútiles.
»EL general Corona estaba inspirado. Ordenó que los batallones 14° y 2 1 ° , apoyados por el 6° de caballería y los gendarmes de Jalisco, al toque de degüello, a paso veloz y a escape, atacaran al grueso del enemigo. Entonces se escuchó el
entusiasta grito de " ¡ A ellos!" y vivas al Supremo Gobierno y
a la 4° división.
>>Nuestros soldados avanzaron más de cuatro kilómetros
sobre el campo contrario por las lomas y por el camino de
L a Venta, y después de más de una hora de rudo combate
regresaron trayendo cuatrocientos y tantos prisioneros, tres
piezas de artillería y dos carros de parque quitados al ya desmoralizado enemigo.
»El éxito fué completo. Entonces se escucharon las alegres
dianas, se redoblaron los entusiastas vivas, y se veía en todos
los semblantes conmovedora alegría.
»Entre tanto, los heridos eran llevados al improvisado
19
5 8o
BERNABÉ
GODOY
h o s p i t a l de sangre, y los muertos, m á s numerosos a ú n , • e r a n
recogidos y depositados, con religioso silencio, cerca del mismo h o s p i t a l .
»Allí contemplamos muertos al comandante Faustino Reyes y al subteniente Ávila, primeras víctimas del cumplimiento del deber; allí estaba agonizante el comandante Barragán,
y tantos y tantos desconocidos m á r t i r e s . . . !
»Los doctores M o r a l l i y Aristoarena y los ambulantes se
multiplicaban curando a los heridos; en aquella atmósfera
de sangre sólo se escuchaban amargos quejidos y tristes lamentos.
»El enemigo procuró rehacerse; pero notábanse bien flojos sus fuegos, y únicamente grupos de caballería atrevíanse
a acercarse a la extensa cadena de tiradores establecida al
frente de las líneas de batalla. E n diversas ocasiones, Lozada,
con numerosa escolta de caballería, avanzaba muy cerca de
nuestros soldados, mas los certeros disparos de la artillería
dispersaban en completo desorden ese grupo, que dejaba algunos muertos en su fuga.
»En el resto de la tarde se levantó el campo y se recogieron m u l t i t u d de muertos y heridos, tanto nuestros como del
enemigo.
»Por falta de caballería, pues la nuestra estaba completamente agotada, no pudieron emprenderse operaciones ofensivas; el general Corona se limitó a tomar precauciones para
proceder a l siguiente día conforme las circunstancias lo demandaran.
»Llega l a noche serena y fría; entonces cambió por completo el aspecto del campo de batalla; nuestros soldados descansaban con el arma al brazo; los dragones al pie de sus
caballos y los artilleros al pie de sus cañones. Grupos de jefes
y oficiales comentaban los múltiples episodios del combate.
L a sección sanitaria no cesaba en su triste misión.
>>¡Allí estaban alegres y serenos los veteranos del extinguido
Ejército de Occidente! Allí el general Corona, con su nunca desmentido valor y patriotismo y con su carácter jovial,
departía alegremente con sus fatigados ayudantes; el general Saavedra, con su estoica calma y admirable serenidad; los
generales Flores y Robles Linares y los coroneles Barrón,
Romano, Mariles y Vargas, haciendo gala de su valor y buen
LA BATALLA
DB LA
MOJONERA
581
h u m o r ; los tenientes coroneles Pérez, Ó r n e l a s , H e r n á n d e z y
Gutiérrez y los comandantes Urrea, Chávarri, Saavedra, Zepeda, Bustamante, J a i m e y Sandoval, todos de acreditado y
reconocido valor; el asesor L i c . Bernardino Echauri, que recibió su bautizo de fuego con su jovialidad característica; allí
estaban los denodados, entusiastas y valientes jóvenes comandantes Nicolás España y Agustín García Hernández; capitanes de Estado Mayor Bernardo Reyes, Melitón Hurtado y
M a n u e l González, incansables y celosos por el cumplimiento
de su deber; y también estaban allí otros olvidados patriotas
y desconocidos héroes.
» E L campo de batalla aparecía por demás bello y pintoresco; en el interior del gran campamento se encendieron
luminarias que rodeaban nuestros cansados soldados. Oíanse
los melancólicos gritos de "¡Alerta!" Aislados tiros venían del
campo enemigo; y la blanca luz de la luna alumbraba nuestras victoriosas armas...
» E L general Corona, rodeado de sus ayudantes, descansaba
al pie de un corpulento árbol; y en su amena conversación
sólo tenía elogio p a r a todos y cada uno de sus subordinados:
n i u n solo momento dudó de la victoria, hablándonos desde
esa memorable noche de sus futuros proyectos para emprender muy en breve la campaña de Álica.
»En el campo enemigo se notaba sospechoso silencio, interrumpido a veces por algunos tiros aislados que más bien
parecían señas convencionales.
»Así se puso aquella fría y serena noche de invierno, y al
despuntar el d í a 2 9 de enero, al hacerse nuevos reconocimientos, notamos que reinaba en el campo contrario la más
profunda quietud. Era que Lozada, con su derrotada gente,
había huido a la madrugada con rumbo a sus antiguas madrigueras.
»Inmediatamente procedióse a terminar de levantar el
campo, recogiéndose aún algunos muertos y heridos que dejó
abandonados el enemigo.
»A las nueve de la mañana, dispuso el General en Jefe
que se reconcentraran las tropas y se hiciera el movimiento
de contramarcha en dirección a Guadalajara, cuya plaza estaba en condiciones bien difíciles, movimiento que se hizo
en orden inverso al de la columna organizada con anteriori-
582
BERNABÉ
GODOY
dad. Se encargó el mando de l a extrema retaguardia al general Prisciliano Flores, poniendo a sus órdenes al coronel Romano, con el 89 cuerpo de caballería.
»No bien estaba organizada la columna referida, cuando
de nuevo se avistó al enemigo que como una avalancha se
arrojó sobre nuestra retaguardia. Eran las caballerías de
Lozada, que a las órdenes del viejo general Plácido Vega habían amagado la noche anterior la plaza de Guadalajara.
»Inmediatamente ordenó el general Corona que dos numerosas líneas de flanqueadores ocuparan la derecha y la izquierda de la columna, y que la batería de batalla contramarchara a situarse a nuestra extrema retaguardia.
»Los fuegos convergentes de la artillería y de las líneas de
flanqueadores contuvieron bien pronto el impetuoso ataque
de la caballería... E n esa forma y paso a paso, en orden
perfecto, emprendimos la contramarcha por el camino de
Zapopan.
»Esa contramarcha llenó de admiración a todos los combatientes del día anterior; se palparon los conocimientos militares del General en Jefe, y su serenidad y heroico valor en
la batalla.
»Durante esa marcha de retrogradación, cinco veces hizo
alto la columna para resistir con vigor el ataque de don Plácido Vega, cuyas caballerías no bien retrocedían en desordenada dispersión, luego se reorganizaban y volvían a hostilizar
el flanco izquierdo y la extrema retaguardia de nuestra columna.
»Así se pasó toda la mañana, mañana de continuos combates, en los que la metralla hizo estragos en el enemigo, que
dejó el camino cubierto de muertos y heridos. Los fuegos de
nuestros flanqueadores y la presencia del general Corona en
los puntos de mayor peligro tuvieron siempre a raya a los
indios lozadeños.
»Por fin, a medio día llegamos a la orilla de Zapopan, en
donde se verificó el último asalto; el enemigo intentó un supremo esfuerzo, y fué dispersado por completo en las lomas
situadas al Poniente de la citada V i l l a .
»Otra vez l a victoria fué nuestra. Las alegres dianas y los
entusiastas vivas conmovieron a nuestros heroicos soldados...
»A las dos de la tarde se encontraba reorganizada la triun-
LA BATALLA
de
LA
MOJONERA
583
fante c o l u m n a ; después de l a descubierta, y entre dos filas de
dragones, m a r c h a b a n los prisioneros; en seguida los cañones
y carros q u i t a d o s a l e n e m i g o ; luego e l G e n e r a l e n Jefe c o n
su E s t a d o M a y o r y escolta; después las brigadas de i n f a n t e r í a ,
l a a r t i l l e r í a y l a a m b u l a n c i a q u e c o n d u c í a e n literas, carros
de transporte y carretas a numerosos heridos.
A l a retaguar-
d i a m a r c h a b a e l d e n o d a d o 6° c u e r p o de c a b a l l e r í a .
L o s gen-
d a r m e s d e l E s t a d o d i e r o n las escoltas de Estados M a y o r e s y
prisioneros.
» A las cuatro de l a tarde hacíamos entrada triunfal a
Guadalajara, y éramos recibidos con inmenso regocijo... Repiques, salvas de artillería, infinidad de cohetes, delirantes
gritos, vivas no interrumpidos y conmovedoras lágrimas, era
el premio que daban las jaliscienses a sus salvadores.
»Difícil, aun imposible, sería pintar el entusiasmo de la
ciudad salvada de la hecatombe. C o n tantas y tan continuadas emociones, recibimos merecida recompensa a nuestros
rudos y bien penosos trabajos.
>>Después de pasar en columna de honor p o r el frente de
Palacio, a donde llegó el general Corona, presenciando l a
marcha de sus tropas en compañía del gobernador constituc i o n a l , L i c . d o n Ignacio Luis Valí arta, y de los poderes del
Estado, c o n t i n u ó la columna por la calle de Palacio, varió por
la de Prisciliano Sánchez y volvió por l a de San Francisco; al
pasar por el frente de Catedral se mandó tocar fajina y se
desarticuló la columna, marchando los cuerpos a sus respectivos alojamientos.
»Los hospitales de sangre fueron establecidos en el Colegio de S a n J u a n , Universidad y Belén.
» E L general Corona y sus ayudantes pasamos la noche en
los citados hospitales, socorriendo y consolando a los heridos;
éste fué nuestro descanso después de dos días de combate.
>El 1° de marzo siguiente, después de la revista de Comisario, emprendimos la campaña de Álica, cuyo resultado fué l a
temporal pacificación de aquella importante comarca de l a
República y l a ejecución del temible cacique Lozada en las
lomas de Los Metates, teatro de su primer crimen.»
Las fuerzas de Corona, que al salir de Guadalajara contaban con 2,241 soldados, según el Parte oficial del general,
tuvieron 203 muertos y 115 heridos. Se consumieron 88 botes
BERNABÉ
584
GODOY
de m e t r a l l a , 626 granadas c o n espoleta metálica,, 907 c a r t u chos de a r t i l l e r í a y 117,849 cartuchos de i n f a n t e r í a - y
llería,
caba-
2 0
ACONTECIMIENTOS E N
En
GUADALAJARA
l a n o c h e d e l 28 de enero de 1873,
m i e n t r a s C o r o n a se
encontraba sitiado por L o z a d a en L a M o j o n e r a , Plácido V e g a
amenazo a G u a d a l a j a r a c o n m á s de 2,000 h o m b r e s de caballería
y e x i g i ó l a r e n d i c i ó n de l a p l a z a ; " p e r o l a i n q u e b r a n -
2 1
table firmeza d e l g o b e r n a d o r V a l l a r í a , d e l general J u n g u i t o ,
jefe de l a escasa g u a r n i c i ó n federal, y d e l veterano de l a I n d e p e n d e n c i a c o r o n e l J o s é G u a d a l u p e M o n t e n e g r o , jefe de l a
i m p r o v i s a d a G u a r d i a M u t u a , s a l v a r o n l a situación c o n u n a
e n é r g i c a negativa, a n i m a d o s p o r l a l l e g a d a d e l 7° b a t a l l ó n . . ,
[que]
emprendió
marcha
forzada
la
noche
anterior
desde
C i u d a d G u z m á n , h a c i e n d o u n a j o r n a d a de c u a r e n t a y
dos
leguas s i n descanso y l l e g a n d o a d i c h a C a p i t a l l l e n o de a r d i e n te entusiasmo p o r c o m b a t i r a los enemigos de l a s o c i e d a d . "
La
2 2
i n t i m a c i ó n , f i r m a d a p o r P l á c i d o V e g a , -fué d i r i g i d a a
V a l l a r í a y p o c o después a l g e n e r a l J u n g u i t o .
" E n estos m o -
mentos, y c u a n d o c i r c u l a b a n siniestros r u m o r e s acerca de l a
suerte d e l general C o r o n a , a q u i e n se s u p o n í a d e r r o t a d o , se
disolvió l a G u a r d i a M u t u a " ,
2 3
f o r m a d a p o r 120
comercian-
tes; " p e r o n o h a b i e n d o q u e r i d o ponerse a las órdenes d e l gob i e r n o p o r q u e d e c í a n q u e n o t e n í a n o t r o objeto q u e defender
sus intereses, se l a m a n d ó d i s o l v e r . "
"La
2 4
c i u d a d n o sufrió e n estos días u n r o b o , n i t u v i m o s
q u e observar n i n g ú n d e s o r d e n . . .
L o s exploradores q u e aca-
ban de llegar aseguran q u e e l destrozo s u f r i d o p o r e l e n e m i g o
es h o r r i b l e .
Personas v e n i d a s de L a V e n t a , por d o n d e p a s ó
ayer L o z a d a , aseguran q u e sus h e r i d o s son cerca de 80o, y
q u e e l c a m p o se h a l l a s e m b r a d o de m u l t i t u d de cadáveres.
Por
los e x p l o r a d o r e s referidos se sabe q u e L o z a d a se r e t i r a
hacia
ras."
los p u e b l o s
del Poniente y rumbo
a sus
madrigue-
2 5
P o c o después, e l 5 de febrero, h a c í a p u b l i c a r C o r o n a l a
s i g u i e n t e p r o c l a m a : " R a m ó n C o r o n a , general de d i v i s i ó n , a
los c i u d a d a n o s jefes, oficiales y t r o p a q u e t u v o l a h o n r a de
m a n d a r en L a M o j o n e r a . C o m p a ñ e r o s de armas: O s h a b é i s
LA BATALLA
de
LA MOJONERA
585
c o n d u c i d o h e r o i c a m e n t e a l rechazar las fuerzas v a n d á l i c a s de
T o z a d a , q u e e n n ú m e r o cuatro veces m a y o r q u e e l vuestro os
a t a c a r o n e l d í a 28 de e n e r o e n L a M o j o n e r a . H a b é i s salvado
a l a sociedad de u n i n m i n e n t e p e l i g r o , y esto l o habéis h e c h o
c o n t a l i n t e l i g e n c i a , d i s c i p l i n a y v a l o r , q u e n o v a c i l o e n dec i r o s q u e sois e l v e r d a d e r o m o d e l o d e l s o l d a d o r e p u b l i c a n o .
A l c u m p l i r c o n e l deber de manifestároslo así, m e siento org u l l o s o de teneros a m i s órdenes, y f e l i c i t o a l a n a c i ó n p o r
c o n t a r c o n vosotros c o n tan d i g n o s defensores de nuestras instituciones."
C A U S A S D E L DESASTRE DE L O Z A D A
Situación
abandonaba
la
l u c h a a consecuencia de serias d i f i c u l t a d e s entre los jefes.
en
la
facción
rebelde— L a
gente
El
g o b i e r n o a c o m o d a b a c o n a g r a d o e n e l e j é r c i t o a los a m n i s t i a dos, y n o se v i s l u m b r a b a l a p o s i b i l i d a d de q u e los conservadores se r e h i c i e r a n . A L o z a d a n o le q u e d a b a sino someterse o
esperar u n a e x p e d i c i ó n q u e a n i q u i l a r a sus m e r m a d o s recursos
militares.
Los
acontecimientos
de
Atonalisco y
los recien-
tes de T e p i c , después de inútiles pláticas, c o n e l presidente
L e r d o de T e j a d a , a c a b a r o n p o r p r e c i p i t a r l a l i q u i d a c i ó n
de
este estado de cosas, c o n l a d e t e r m i n a c i ó n t o m a d a e n e l p u e b l o
de Sari L u i s .
Situación
en el Centro.—Al
g o b i e r n o federal n o le p r e o c u p a b a
el p r o p ó s i t o de los rebeldes de apoderarse de los destinos de l a
n a c i ó n . Se c o n f i a b a e n q u e e l m o v i m i e n t o n o t a r d a r í a e n ser
sofocado.
A s í se e x p l i c a q u e , p o r diferencias personales, c o n
t e d a t r a n q u i l i d a d se e x p u s i e r a a C o r o n a a u n a p r o b a b l e der r o t a p o r p a r t e de las fuerzas de L o z a d a y q u e se le retard a r a n les refuerzos
y a u n se le regateara e l p e r m i s o
empeñar l a batalla extramuros.
A s í se e x p l i c a t a m b i é n
para
que
los planes d e l jefe l i b e r a l se r e d u j e r a n a b l o q u e a r e l o b j e t i v o
i n m e d i a t o d e l adversario, l a o c u p a c i ó n de G u a d a l a j a r a ,
así v i n o a r e s u l t a r e l o b j e t i v o c o m ú n .
que
Sí se l o g r a b a l a d e r r o t a
de L o z a d a , n o h a b r í a p o r q u é d u d a r d e l fácil e x t e r m i n i o •de
sus huestes.
E s t a c o n s i d e r a c i ó n a n u l a b a l a desventaja p o r l a
i m p o s i b i l i d a d de perseguir a ios rebeldes, e n e l caso de q u e
se les v e n c i e r a .
BERNABÉ
586
Perspectivas
de
Lozada
GODOY
ante la batalla.—Sus
ventajas: dispo-
n í a de g r a n s u p e r i o r i d a d n u m é r i c a , y su c a b a l l e r í a era también, r e l a t i v a m e n t e , m u y n u m e r o s a . Sus deficiencias: se tratab a de u n a l u c h a c o n aspectos e x t r a ñ o s y difíciles.
L a llanura
jalisciense, l e j a n a de sus fuentes de abastecimiento, y l a urgencia de g a n a r l a acción, s i n l a p o s i b i l i d a d de m a n t e n e r u n
s i d o p r o l o n g a d o n i l a de efectuar u n a desbandada p a r a reunirse más tarde e n u n l u g a r p r e d e t e r m i n a d o
(usanza táctica
de l a g u e r r i l l a ) , de n i n g u n a m a n e r a eran c o n d i c i o n e s favorables. P a r t e de l a fuerza estaba f o r m a d a p o r gente i n e x p e r t a ,
q u e se i n c o r p o r ó a ú l t i m a h o r a ; e l contingente i b a s u f r i e n d o
algunas
deserciones
conocido.
rona.
a m e d i d a que se a p a r t a b a
del
terreno
S u a r t i l l e r í a era t o d a v í a más escasa q u e l a de C o -
L a s fuerzas d e l g o b i e r n o estaban m e j o r organizadas; y
e l t r i u n f o de Q u e r é t a r o , demasiado reciente, i n f l u í a poderosamente e n su á n i m o .
La batalla.—Las
tropas d e l g o b i e r n o t u v i e r o n q u e s a l i r de l a
c i u d a d , desechando t o d a i d e a de fortificarse en los edificios
altos, p l a n q u e p e r m i t i ó a los conservadores d e s t r u i r a L ó p e z
Uraga.
E s t a b a presente l a a m e n a z a de ios crímenes de los
atacantes —lección de A h u a l u l c o — si se resistía d e n t r o de l a
ciudad.
E l caserío de L a M o j o n e r a , a m p l i o y b i e n b a r d a d o , rodead o de terreno casi p l a n o , c o n u n declive h a c i a e l P o n i e n t e
q u e se i n i c i a a c o r t a d i s t a n c i a , era grandemente favorable
a
C o r o n a . E n tales c o n d i c i o n e s , L o z a d a n o p u d o sacar v e n t a j a
de l a s u p e r i o r i d a d n u m é r i c a n i de su c a b a l l e r í a .
E l recur-
so d e l i n c e n d i o del- zacate e n esa t i e r r a n a d a e x u b e r a n t e
era
p r o b l e m a s o l u b l e ; y u n a vez aisladas d e l fuego las r a n c h e r í a s ,
q u e d a r o n a l d e s c u b i e r t o los núcleos atacantes cada vez q u e
avanzaban, c o n v i r t i é n d o s e e n blancos excelentes p a r a los tiros
de los fusileros y de l a a r t i l l e r í a d e l g o b i e r n o .
L a l u c h a d e l 29 n o ofreció y a p e l i g r o p a r a los
defensores;
l a c a b a l l e r í a de V e g a y l a q u e p e r m a n e c i ó p r ó x i m a a L a M o j o n e r a n o h i c i e r o n m á s q u e h o s t i l i z a r a l a c o l u m n a q u e regresaba. E n los accidentes topográficos Inmediatos a Z a p o p a n
las cargas de los dragones d e j a r o n de tener u t i l i d a d .
E l a m a g o a l a c i u d a d de G u a d a l a j a r a n o p u d o h a b e r s i d o
s i n o u n a r d i d d e s t i n a d o a crear u n estado de n e r v i o s i d a d e n
LA BATALLA
de
LA
MOJONERA
587
l a p o b l a c i ó n y e n los elementos encargados de su defensa.
Era
u n a f o r m a de e v i t a r l a p o s i b l e s a l i d a de socorros a los sitiados e n L a M o j o n e r a y de proteger, a l a vez, a las fuerzas atacantes c o n t r a u n a sorpresa p o r l a r e t a g u a r d i a .
satisfizo p l e n a m e n t e su f i n a l i d a d :
L a medida
a pesar de los o p t i m i s t a s
i n f o r m e s llegados d e l c u a r t e l g e n e r a l , l a presencia de l a cabal l e r í a e n e m i g a e n las goteras de l a p o b l a c i ó n dió l u g a r a u n a
j u s t i f i c a d a a l a r m a ; a d e m á s , C o r o n a a p r e s u r ó e l regreso.
El
e n g a ñ o n o r e s u l t ó efectivo, s i n e m b a r g o , p o r q u e e l fracaso
f r e n t e a L a M o j o n e r a le q u i t ó u t i l i d a d .
T R A S C E N D E N C I A P O L Í T I C A DE L A B A T A L L A
E s casi seguro q u e l a c a p t u r a de G u a d a l a j a r a se h a b r í a
consumado si C o r o n a h u b i e r a p e r d i d o e n L a M o j o n e r a .
Tal
vez e l refuerzo r e c i b i d o a ú l t i m a h o r a y l a escasísima g u a r n i c i ó n q u e q u e d ó h a b r í a n resistido, r e p l e g á n d o s e e n e l c e n t r o ,
h a s t a l a l l e g a d a de los c o n t i n g e n t e s e n v i a d o s t a r d í a m e n t e p o r
o r d e n d e l M i n i s t e r i o de l a G u e r r a ; p e r o h a y q u e considerar
tal probabilidad como remota.
E n cualquier forma, durante
u n a oposición tenaz, l a p o b l a c i ó n h a b r í a q u e d a d o a m e r c e d
de los atacantes. L o s desmanes de los rebeldes y el trato desp i a d a d o de q u e h a b í a n sido o b j e t o , p o r parte de R o j a s , algun o s p u e b l o s de l a z o n a g e n u i n a m e n t e l o z a d e ñ a , creaban f u n d a d a m e n t e u n a atmósfera bastante p r e ñ a d a de amenazas.
S i , p o r o t r a parte, l a c i u d a d se h u b i e r a entregado s i n c o m b a t i r , cosa e v i d e n t e m e n t e
c o n t r a r i a a los propósitos de V a -
l l a r í a y J u n g u i t o , los a t r o p e l l o s c o n t r a l a p o b l a c i ó n
que no m i l i t a b a en el b a n d o político liberal
se h a b r í a n r e d u c i d o a u n a fuerte
pacífica
probablemente
exigencia económica.
de
s e g u r o o p i n a r o n así los p r e c a v i d o s comerciantes, e n m e d i o de
sus temores, c u a n d o se n e g a r o n
a participar en la
defensa
militar.
L a o c u p a c i ó n fácil, q u e n o h u b i e r a d a d o o p o r t u n i d a d a
los desahogos salvajes, h a b r í a p o d i d o tener, e n c a m b i o , mayores consecuencias
políticas.
H a y que
tener presente
que
el
g e r m e n a n t i l e r d i s t a t e n í a entre los l i b e r a l e s visos de seriedad
y q u e , p o r o t r a p a r t e , e l p a r t i d o c o n s e r v a d o r p u d o h a b e r hec h o u n i n t e n t o postrero p o r r e c u p e r a r e l p o d e r , s i n c o m p r o meterse de i n m e d i a t o .
588
BERNABÉ
GODOY
" N o es posible decir lo que habría sucedido si..." pero
ciertamente se puede afirmar que una fuerte v a r i a c i ó n favorable al intento de alterar el o r d e n en un país que no encontraba estabilidad política, habría originado algunas repercusiones, aunque no podamos tener la pretensión de volver atrás
para imaginar su importancia.
L a batalla de L a Mojonera fué el e p í l o g o de l a sangrienta
lucha entre liberales y conservadores en el O c c i d e n t e de l a
República. Las reformas se habían fijado a p r u e b a de futuros
vaivenes; y los intereses políticos irían tomando ya e n e l país
otras banderas e n las manos de los vencedores.
NOTAS
1 R e f e r i d o por l a Srta. Margarita Rivas Retes, h i j a del político conservador M a n u e l Rivas.
2 J u a n C . M E L E N D R E S , "Notas históricas del Estado de N a y a r i t " , en
El Progreso Nayarita, enero de 1928.
3 J u l i o P É R E Z G O N Z Á L E Z , Ensayo estadístico y geográfico del
Territorio
de Tepic, T e p i c , 1894, p . 501.
4 Información del Sr. J u a n C . Melendres.
5 Francisco J . Zavala y J u l i o Pérez González, que formaban parte de
la sociedad tepicense de aquellos días, dejaron interesantes escritos acerca
de las actividades de Lozada. C o n u n sentido crítico superior a l de Zavala, Pérez González realizó u n a obra de mayores proporciones. Zavala
profesaba ostensiblemente ideas conservadoras, y tenía preferencia por la
anécdota. de él son los siguientes párrafos, que esbozan u n cuadro v i vísimo de l a situación de T e p i c a p a r t i r de los acontecimientos d e l 2
de j u n i o :
«Ocupado T e p i c por la banda lozadeña, después del inesperado y pérfido albazo d e l Dos de J u n i o de 862, no había orden n i seguridad n i n guna para los habitantes, especialmente para los que no habían promiscuado con l a gente alicantina. Casi nadie circulaba por las calles a no ser
por premente necesidad de procurarse víveres o por otro negocio imprescindible; pero en los pequeños intervalos de q u i e t u d que dejaban los
colorados de C o r o n a , solíamos sacar las narices de nuestros escondrijos y
penosa reclusión los que por circunstancias ineluctables teníamos que permanecer en aquel nido de odios y salvajismo, desafiando el peligro de
tropezar a cada paso con algún pollo de l a insolente gavilla, que nos h i ciera pagar caro l a incontinencia.
s
»Era u n a tarde ardiente y abrumadora del mes de agosto de 63, de
aquellas en que en nuestros climas costeños se suspenden las lluvias por
varios días, se ausentan los nublados y queda el cielo más azul y transparente que en el resto del año, porque no hay u n a mota de polvo que enturbie l a atmósfera, y el sol chispea sobre pisos y paredes redoblando su
b r i l l o y fuego abrasador.
LA
BATALLA
de
LA
MOJONERA
589
» H a b í a m e conquistado u n valioso y buen amigo, D . J u l i o Pérez, empleado de la p i u r i m i l l o n a r i a casa mercantil de B a r r o n , Forbes & Co., que
congeniaba conmigo por su afición al estudio y a l a literatura, y me visitaba algunas veces que sus labores se lo permitían, como cuando tenía
que pasar por l a calle de m i alojamiento para ir a la fábrica de hilados y
tejidos 'de J a u j a , que dista cosa de u n kilómetro al Noroeste de l a población, a transmitir órdenes o desempeñar otra comisión de sus principales,
que eran los dueños de aquella negociación.
»Como la casa de B a r r o n estaba aliada con el cabecilla serrano, los
agentes y dependientes de aquélla gozaban de i n m u n i d a d entre los cachorros d e l T i g r e y tenían curso l i b r e y sin riesgo, aun en las ocasiones de
alboroto, llamado allí borrego, que eran peligrosas aun para los mismos
macuaces. Borrego era l a alarma y pánico que se difundía instantáneamente cuando alguna partida o merodeadores sueltos de Corona penetraban dentro del caserío, tiroteando y acuchillando a los macuaces que hal l a b a n al paso y llegando a veces hasta los puestos de guardia y Casa C o n sistorial, para regresar después a su campo, cuando ya más no podían, no
sin dejar aquí y acullá algún muerto o maltrecho de ellos mismos que
no pudieran recoger, y a los vecinos llenos de alarma y pavor, sumidos en
lo más recóndito de sus viviendas, porque los lozadeños, durante largo
tiempo, seguían correteando a pie y a caballo por todas las calles, ebrios
y furiosos, arremetiendo, cintarcando y desvalijando a todo el que encontraban, cual si fuera beligerante enemigo, hasta que el rebato, los tiros
y atropellos i b a n mermando poco a poco.
» L a tarde a que me refiero...» (Francisco J . Z A V A L A , Ratos perdidos,
Guadalajara, 1911, p p . 267-269.)
6 J u a n C . M E L E N D R E S , art. cit.
7 P É R E Z G O N Z Á L E Z , op.
cit.,
p.
551.
8 Carta del comisionado M i g u e l Oseguera al general M a n u e l Losada,
lechada en l a capital de l a República el 16 de diciembre de 1872, aptid
C i r o B. C E B A L L O S , Aurora y ocaso, México, 1912, p. 122.
9 P É R E Z G O N Z Á L E Z , op.
cit.,
p.
561.
10
. .habiendo combatido l a Constitución de 1857 durante l a G u e r r a
de Reforma, sólo pueden prestarle u n a obediencia pasiva [los pueblos del
cacicazgo], por haberlo así ofrecido al gobierno triunfante que l a proclamó, pero no aparecer hoy como sus defensores". (Manifiesto del general
Manuel hozada, San L u i s , agosto 1° de 1872.)
11 Las medidas que Lozada trató de poner en práctica eran una adjudicación de l a Ley para dirimir las diferencias sobre tierras y aguas entre
los pueblos, expedida por M a x i m i l i a n o el 1° de noviembre de 1885, suger i d a por l a J u n t a Protectora de las Clases Menesterosas, órgano dedicado
a estudiar las causas de los males del pueblo indigente y de proponer los
remedios. L a declinación del Imperio dejó en el vacío este decreto. Cf. El
Diario del Imperio, 18 de diciembre de 1865.
12 C o m o l o ilustra el siguiente pasaje:
. .S. M . el Emperador recibió
en audiencia p a r t i c u l a r , en Chapultepec, a los gobernadores de los pueblos pames en T a n l a i n , de Santa María de l a Purificación, de Camotes,
San Nicolás T a m p o t e , y de Pinihuán, del Distrito de R í o Verde, los cua-
590
BERNABÉ
GODOY
les como representantes de dichos pueblos, en número de catorce indígenas, se presentaron a manifestar su adhesión a SS. M M . , a nombre de
todos los habitantes de ellos, y pedir algunas concesiones. L o s indígenas
dirigieron a S. M . el Emperador l a siguiente alocución, que demuestra
que los benéficos efectos que produce l a institución de l a J u n t a protectora
de las clases menesterosas son conocidos a u n en los pueblos más remot o s . . . " (El Diario del Imperio, 28 de j u l i o de 1865.)
1 3 E n los escritos firmados p o r Lozada se ve siempre l a mano de sus
consejeros: los hay de todo tipo, desde los reflexivos y cuidadosamente
redactados hasta los atropellados e incoherentes.
14 P a r a Lozada no p u d o ser sino u n suceso penoso l a tragedia de Q u e rétaro: " P o r q u e con traición y con cautela tomaron [los republicanos] l a
plaza de Querétaro, habiendo sido asesinados e l Emperador M a x i m i l i a n o
y los generales D . M i g u e l Miramón, D . Tomás Mejía y D . Ramón Méndez."
(Los pueblos del Estado de Nayarit, a la raza indígena y demás
individuos
que constituyen la clase menesterosa de! pueblo
mejicano,
San L u i s de Lozada, septiembre 16 de 1870.)
15 Periódico
Oficial del Estado de Jalisco, 30 de enero de 1873.
16 L u i s P Á E Z B R O T C H I E , " D o n «Manuel Lozada en la. opinión taparía".
Gaceta de Guadalajara, 1° de agosto de 1951.
17 Ignacio L . M O N T E N E G R O (ayudante de campo d e l general Ramón
Corona), " L a batalla de L a M o j o n e r a " , El Diario de Occidente, 28 de
enero de 1913. de este artículo está tomada también l a detallada descripción que cito en seguida.
18 E l rancho de L a M o j o n e r a se h a l l a a l poniente de l a carretera que
une a l a r a m a internacional Guadalajara-Nogales con l a base aérea m i l i tar, a u n a distancia aproximada de dos kilómetros. Su actual propietario,
A d o l f o Barrera Martínez, conserva en buen estado dos pequeñas piezas
contiguas situadas en e l frente de l a finca, en las que se instaló C o r o n a ;
una de ellas, l a que ocupa e l extremo Sur, a l a o r i l l a d e l camino de
L a V e n t a , tiene u n " t a p a n c o " a l que se sube p o r u n a escalera que parte
de la otra pieza, con u n m i r a d o r desde el cual se d o m i n a el campo de l a
batalla. Estaba provisto de troneras, que fueron sustituidas p o r ventanas
pequeñas, a l ser repuesto p o r l a d r i l l o el adobe de u n a parte de l a pared.
L a gran troje, que ocupa l a mayor extensión a l frente de l a casa, se encuentra también en perfectas condiciones; sólo le falta u n a pequeña fracción, en e l extremo Norte, donde ahora se h a l l a u n a de las habitaciones
de la f a m i l i a .
19 A las 6 de l a tarde del 28 de enero de 1873 se recibió en México el
siguiente mensaje: " C i u d a d a n o M i n i s t r o de l a G u e r r a : Son las cuatro
de la tarde y acabo de recibir d e l general C o r o n a e l siguiente parte de
L a M o j o n e r a , cuatro leguas distante de esta capi tal .—Después de cinco
horas de reñido combate, se h a n quitado a l enemigo tres piezas, varios
prisioneros hécholes; ya se retira.—Pondré parte detallado; comuníquelo
al Supremo G o b i e r n o y a l Estado.—Momentos después dice el general F l o res d e l m i s m o p u n t o : Fuerte combate; victoria p o r nosotros, R , J u n g u i t o . " C f . C i r o B . C E B A L L O S , Aurora y ocaso, op. cií,, p . 123,
LA
BATALLA
de,
LA MOJONERA
591
20 Cf. M a n u e l P O R T I L L O , Apuntes histórico-geográficos
del
Departamento de Zapopan, Guadalajara, 1889, p . 177.
21 L a sección a las órdenes de Plácido Vega se componía aproximadamente de 50o jinetes, cuando salió de Ahuacatlán (información que me
proporcionó el Sr. J u a n C. Melendres, que a su vez l a obtuvo de A d r i á n
Jiménez, proveedor de las fuerzas de Lozada). Generalmente se calcula
en 40o el número de los que llegaron a las goteras de Guadalajara. Los
que atacaron l a c o l u m n a de C o r o n a durante el regreso fueron, si no dos
m i l , por l o menos gran n ú m e r o , porque además de l a fuerza de Vega iba
la caballería a las órdenes de D o m i n g o N a v a y, de las brigadas de A h u a catlán y T e p i c , los núcleos que no se desbandaron. A estas brigadas atribuye Lozada su derrota; las fustiga al referirse a l a acción d e l 29: " L a
caballería que quedó de ambas, por andar revuelta con las otras el miércoles en l a m a ñ a n a , sólo se ocupó de correr r u m b o al Sur del campo que
ocupaba el enemigo, solamente p o r no oír los tiros de fusil y de pieza del
enemigo; así se debe creer, pues el enemigo iba lejos de ellos u n a legua."
Esto acontecía " e l miércoles [en que] se le dió alcance [a la c o l u m n a de
Corona] hasta las orillas de Z a p o p a n . " Cf. l a Comunicación de Lozada al
Comandante de Garabatos, fechada en San L u i s , el 2 de febrero de 1873;
C i r o B. C E B A L L O S , op.
cit.,
p.
85o.
22 Apéndice al artículo citado de I. L . M O N T E N E G R O , " L a batalla de
L a M o j o n e r a " , El Diario de Occidente, 28 de enero de 1913.
23 Periódico Oficial del Estado de Jalisco, núm. cit.
24 L u i s P É R E Z V E R D Í A , Historia
del Estado de Jalisco, Guadalajara,
1911, v o l . III, p. 415.
(Probablemente por error involuntario. Pérez Verdía sitúa el acontecimiento el día 25.)
25 Periódico Oficial del Estado de Jalisco, núm. cit.
Fly UP