...

Cuidando de nosotras

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Cuidando de nosotras
Cuidando
de nosotras
Salud sexual en
mujeres en prisión
·
·
Este material ha sido elaborado por el equipo de Creación Positiva:
En la coordinación de contenidos:
Mª Luisa García Berrocal y Montserrat Pineda Lorenzo.
En la elaboración y revisión de contenidos:
Lucie Foissin Massey, Mª Luisa García Berrocal, Montserrat Pineda
Lorenzo, Rosa Povedano Pérez y Mª del Mar Velasco Salles.
Este material ha sido subvencionado por:
Diseño: L’Apòstrof, SCCL
Editado en diciembre del 2011
Cuidando
de nosotras
Salud sexual en
mujeres en prisión
Índice
1. A modo de Introducción 7
2. ¿Qué es el VIH/ Sida? Información básica
9
3. ¿Cómo se transmite el VIH y otras ITS?
11
3.1 Prácticas sexuales y salud
11
3.2 Relaciones sexuales más seguras 13
3.3 Virus Hepatitis C (VHC)
15
3.4 Cuidado de nuestro cuerpo: higiene íntima
17
4. Cuidándonos en las relaciones sexuales
18
20
4.1 Derechos reproductivos:
5. Viviendo con el VIH: conocer, sentir y compartir 22
22
5.1 Cuidando de nuestra salud 5.1.1 El consumo de drogas y la salud sexual
5.2 Convivir y compartir
23
24
Anexo I: Más información sobre otras ITS
29
Anexo II: Declaración Universal de los Derechos Sexuales
31
Fuentes y Bibliografía
33
Salud sexual y mujeres privadas de libertad
5
A modo de Introducción
“La incertidumbre es desde donde pueden crecer los retos.”
(Montserrat Pineda Lorenzo).
La guía que tienes en tus manos es como un coro compuesto por las voces de muchas mujeres que, estando en prisión y siendo diferentes entre
sí, han podido poner palabras a sus dudas, miedos, necesidades, deseos
y experiencias vitales.
Mujeres que buscando alternativas para continuar y que viven con el
VIH o que han tenido situaciones de riesgo de infección, han abierto
procesos de cambio. Para ello ha sido imprescindible conocer las maneras en que cada una se ve y vive su sexualidad, sus relaciones afectivas y
su relación con la salud.
Esta guía es una invitación a que te tomes un momento para pensar
en ti, en lo que te pasa y en lo que crees que necesitas para cuidarte y
sentirte cuidada. La salud sexual se define como un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; no
es meramente la ausencia de enfermedad, disfunción o debilidad. La
salud sexual requiere un acercamiento positivo y respetuoso hacia la
sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de obtener
placer y experiencias sexuales seguras, libres de coerción, discriminación
y violencia. Para que la salud sexual se logre y se mantenga los derechos
sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y cumplidos (OMS; 2002).
El acceso al cuidado de la salud sexual, en todas sus dimensiones, es un
derecho fundamental que tenemos tanto dentro como fuera del Centro
Penitenciario. Por ello, este material tiene como objetivo proporcionar
información y estrategias de cuidado sabiendo que puedes disfrutar de
tu sexualidad sintiéndote tranquila, segura y respetada al tiempo que
disminuir el riesgo de infecciones de transmisión sexual (ITS).
Salud sexual y mujeres privadas de libertad
7
¿Qué es el VIH/ Sida? Información básica
Las ITS son infecciones causadas por: bacterias, virus o parásitos que
normalmente se transmiten por contacto físico y/o a través de los fluidos corporales (semen, líquido pre-seminal, flujo vaginal y sangre), durante las relaciones sexuales.
El VIH es una ITS que tiene unas determinadas características. Es por ello
por lo que nos detendremos un poco en esta infección.
El VIH son las siglas de Virus de Inmunodeficiencia Humana. Este virus
debilita el sistema inmunitario que es el encargado de proteger a nuestro organismo contra la agresión de agentes patógenos. La infección
por VIH conlleva un descenso del número de nuestras defensas y se está
más expuesta a desarrollar una serie de enfermedades que en situaciones normales no causarían mayores problemas. Éstas se conocen como
“enfermedades oportunistas”.
Hablamos de SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida ) al conjunto de problemas relacionados con la salud debido a un importante
deterioro del sistema inmunitario, provocado por la infección por VIH,
que impide hacer frente a determinadas enfermedades e infecciones.
Algunos términos que pueden ayudarnos cuando hablamos de la infección por VIH son:
Los anticuerpos que son producidos por el sistema inmune para defendernos de un germen específico. Si el organismo de una persona entra
en contacto con el VIH, éste reacciona produciendo anticuerpos específicos contra el virus. Las mayoría de la pruebas para saber si estamos
o no infectadas por el VIH, lo que detectan son los anticuerpos al VIH.
Salud sexual y mujeres privadas de libertad
9
La carga viral es la cantidad de virus VIH que hay en la sangre de una
persona infectada. Cuanta más alta sea la carga viral, más probable es
que tus defensas disminuyan mucho y puedas desarrollar otras enfermedades.
Decimos que la carga viral es “indetectable” cuando la cantidad de virus
en la sangre es menor a la que se necesita para que la prueba utilizada
pueda detectarla. Tener una carga viral “indetectable” no quiere decir
que nos se tiene el virus, significa que hay una cantidad muy pequeña
del virus que los aparatos de medición no detectan y que es necesario
mantener las medidas de prevención adecuadas.
10
Cuidando de nosotras
¿Cómo se transmite el VIH y otras ITS?
Unas ITS se transmiten por contacto directo con el área de la piel o las
mucosas afectadas por la infección, como en el caso del herpes genital,
las verrugas genitales y la sífilis.
Otras ITS se transmiten a través de fluidos corporales como semen, secreciones vaginales o sangre infectada. Este es el caso de la infección
por VIH, hepatitis B o infección genital por clamidias. Las maneras en la
que esto puede ocurrir son:
• Por vía sanguínea: Cuando la sangre infectada pasa en el torrente sanguíneo de una persona mediante el uso compartido de jeringuillas o de instrumentos para tatuajes o piercings no esterilizados
adecua­damente o instrumentos cortantes de uso personal que contenga sangre.
• Transmisión vertical: si la mujer está infectada, el VIH se puede transmitir al feto durante el embarazo, el parto o la lactancia.
• Por vía sexual se produce cuando la sangre, semen o los fluidos vaginales que contienen virus entran en el torrente sanguíneo de otra
persona, a través de las mucosas o pequeñas lesiones en la vagina, el
pene, el ano o la boca. Esto es posible durante las relaciones sexuales.
Prácticas sexuales y salud
Son aquellas conductas y comportamientos en
el ámbito de las relaciones sexuales, es aquello que hacemos a la hora de expresar nuestras
emociones y sensaciones en el encuentro con
el otro/la otra. Ninguna práctica es mejor que
otra, cada una de nosotras tenemos una variedad de conductas sexuales y cada práctica tiene
un significado para cada una de nosotras. Lo
importante es poder tener relaciones placenteras, divertidas, estimulantes, comunicadoras de
nuestros afectos y deseadas (las que queremos).
A
B
Salud sexual y mujeres privadas de libertad
11
Algunas prácticas sexuales:
• Penetración vaginal: la introducción del pene en la vagina recibe
también el nombre de coito vaginal. Para la penetración vaginal
también se utilizan instrumentos como los juguetes sexuales o los
dedos de la mano.
• Penetración anal: la introducción del pene en el ano recibe también
el nombre de coito anal. Para la penetración anal también se utilizan
instrumentos como los juguetes sexuales o los dedos de la mano. A
la introducción del puño se le denomina fisting.
• Felación: estimulación con la boca y la lengua del pene y los testículos.
• Cunnilingus: estimulación con la boca y la lengua de los labios mayores, menores, vulva, vagina y clítoris.
• Beso negro: estimulación del ano con la boca.
• Masturbación: estimular con frotamiento, caricias u oprimiendo los
genitales de la otra persona y/o los propios. Esta estimulación puede
ser con la mano o con otras partes del cuerpo.
• Frotarse los genitales: pene con vulva, vulva con vulva, pene con
pene.
• Acariciar(se): rozar o tocar suavemente el cuerpo con la(s) mano(s)u
otras partes de cuerpo.
• Besar: tocar con un movimiento de los labios el cuerpo de la otra
persona o propio y separarlos con un pequeño chasquido.
• Besos húmedos: besarse la boca con los labios abiertos, meter la lengua en la boca de la otra persona, dejarse meter la lengua de la otra
persona en la propia, jugar con las lenguas, las salivas, los labios,...
• Susurros: hablar muy bajito, lentamente, murmurando y arrastrando
las palabras y los sonidos cerca del oído de la otra persona.
• Masajes: presionar, frotar y/o golpear rítmicamente el cuerpo de la
otra persona.
12
Cuidando de nosotras
Prácticas sexuales de mayor a menor riesgo para la transmisión del VIH
+ riesgo
- riesgo
Penetración anal sin preservativo
Penetración vaginal sin preservativo
Felación sin métodos barrera
Cunnilingus sin métodos barrera
Compartir juguetes sexuales sin métodos barrera
Relaciones sexuales más seguras
¿Cómo reducir el riesgo de transmisión del VIH y otras ITS?
Si se usan correctamente, los preservativos masculinos y femeninos son
herramientas de probada eficacia para prevenir la transmisión del VIH y
la mayoría de infecciones de transmisión sexual.
Preservativo masculino:
Desde el inicio en las siguientes
prácticas sexuales:
3penetración vaginal,
3penetración anal
3felación
La utilización de lubricantes
solubles en agua reduce
el riesgo de roturas de los
condones y facilita la penetración, lo que la hace, para muchas
personas, más confortable y placentera.
Salud sexual y mujeres privadas de libertad
13
Preservativo femenino:
Desde el inicio en:
3la penetración vaginal
Algunas personas también lo usan en penetración anal
No se deben usar dos preservativos al mismo tiempo (ni masculino ni
femenino. El rozamiento entre ellos podría dañarlos y romperse.
Tampoco se debe utilizar lubricantes hechos a partir de aceites ya que
dañan el látex del preservativo masculino. Los lubricantes hidrosolubles
que sí son compatibles con estos preservativos.
Uso de la banda de látex:
para el cunnilingus
Se puede sustituir cortando
longitudinalmente un preservativo
masculino o femenino, obteniendo
así un rectángulo de látex. También
se puede usar para este fin un papel
film de cocina
Aunque utilizar preservativo constituye la herramienta más segura para
prevenir la transmisión del VIH, no siempre es una alternativa realista o
deseable para algunas de nosotras. Incluso en esas ocasiones, existe la
posibilidad de reducir el riesgo de transmisión o reinfección por VIH y
otras ITS. Estas alternativas son:
14
Cuidando de nosotras
• Realizar otras prácticas sexuales que no comporten penetración, como
las masturbaciones mutuas.
• Practicar sexo oral (sin eyaculación en la boca) en vez de penetración
vaginal o anal.
• En el caso que durante una felación eyaculen en tu boca, no retengas
el semen ni te lo tragues, escúpelo.
• Utilizar lubricante en la penetración.
• Practicar sexo sin eyaculación en lugar de con eyaculación.
• Reducir el número de veces en que se eyacula en la penetración.
• Reducir el número de veces en que se practica sexo sin protección con
la misma pareja.
• Reducir el número de parejas sexuales con las que se practica sexo no
protegido.
Virus Hepatitis C (VHC)
La hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por la infección
con el virus de la hepatitis C (VHC), que se transmite al entrar en contacto con sangre infectada y que puede provocar inflación y fibrosis hepática. La progresión de la enfermedad puede conducir a un aumento de
estos síntomas. Se estima que el 80% de las hepatitis se hacen crónicas,
y es posible no tener síntomas en muchos años. No existe vacuna para
este tipo de hepatitis, y, aunque hay un tratamiento, éste en algunas
personas no es eficaz.
El VHC se transmite al compartir material inyectable
o cortante infectado tales
como agujas o jeringuillas
para el consumo de drogas,
instrumentos para tatuajes
y piercing no esterilizados. La transmisión por vía
sexual y vertical es posible
y aumenta con la presencia
del VIH.
A
B
Salud sexual y mujeres privadas de libertad
15
Para evitar su transmisión, (y la del VIH) las medidas preventivas son:
•No compartir jeringuillas u otro material de venopunción que no estén correctamente esterilizado.
•No compartir rulos o billetes para inhalar sustancias.
• Uso de material esterilizado al hacerse un tatuaje o piercing.
• Uso del preservativo en las relaciones sexuales (coito vaginal y anal).
Hablamos de coinfección cuando una persona está infectada a la vez
por el VIH y la VHC. Uno de los aspectos que conviene tener en cuenta
es que la hepatitis C, cuando aparece asociada al VIH, progresa con mayor rapidez, sobre todo si se tienen bajos los niveles de defensas (CD4).
Hay que tener en cuenta también que los tratamientos del VIH pueden
afectar al hígado.
Si tienes el VIH, es recomendable:
• Hacerse las pruebas de VHC, la hepatitis A y la hepatitis B: Si los resultados de las pruebas para la hepatitis A y B son negativos, puedes
consultar con el
equipo médico la
B
posibilidad de vacunarse.
• Hablar con el equipo
médico que te lleva el VIH
sobre posibles estrategias de
tratamiento para el VIH y el
VHC. Contar con la mayor información posible te permitirá poder
tomar decisiones sobre tu salud y
A
adaptarte a las necesidades derivadas del proceso de infección y mejorar la adherencia al tratamiento.
• Tener unos hábitos saludables: Disminuir el consumo de grasas, alcohol y otras drogas, descansar el tiempo necesario, evitar prácticas
de riesgo a la hora de consumir drogas, no automedicarse, buscar
apoyos,… en definitiva cuidarse un poquito más.
16
Cuidando de nosotras
Cuidado de nuestro cuerpo: higiene íntima
La sequedad vaginal y las infecciones vaginales pueden provocar erosiones
en la mucosa vaginal y aumentar el riesgo de infectarse por VIH y otras ITS.
Llevar a cabo una higiene respetuosa, es fundamental para una buena
salud sexual. Algunos aspectos a tener en cuenta son:
• El exceso de higiene, jabones, perfumes así como el uso de medica­
mentos, como medida de higiene, pueden alterar la flora vaginal, des­
truyendo las defensas naturales de nuestro cuerpo.
•No es necesario lavarse más de 2 veces al día, ya que puede producir
sequedad. En caso de necesidad, lavar con abundante agua sin utilizar jabón.
• Es importante limpiarse cuidadosamente después de orinar y/o defecar, siempre de adelante hacia atrás (de vagina hacia el ano).
•No utilizar ropa apretada alrededor de la zona genital, pantalones
apretados o ropa interior sintética, ya que evitan la correcta ventilación provocando calor y humedad que favorecen al sobrecrecimiento
bacteriano.
• Evitar papel higiénico con fragancias.
• Evitar usar polvos de talco en la vagina, ya que reseca y si se introduce en el interior podría provocar infección.
•No insertar cosas dentro de la vagina seca, ya que puede provocar
lesiones.
Durante la menstruación:
• Lavarse todos los días con un jabón adecuado, para limpiar cualquier
resto de la menstruación. Si no es posible, es suficiente lavarse con
agua.
• Es recomendable cambiarte a menudo las compresas y tampones,
aunque tu regla no sea abundante.
Salud sexual y mujeres privadas de libertad
17
Cuidándonos en las relaciones sexuales
Cada una de nosotras expresa las emociones, y manifiesta y siente el
placer que provoca estar en contacto con nuestro cuerpo y con el de
nuestra pareja sexual de manera particular. Por ello cuanto más sea el
encuentro sexual como tú quieres y deseas, mas podrás disfrutarlo y
es importante evitar imposiciones y manipulaciones sobre las prácticas
sexuales. Así para tu cuidado, es necesario que el espacio y los encuentros del vis a vis no te pongan en riesgo.
Intentar cumplir las expectativas de las parejas (sexuales) en ocasiones
obliga a representar un papel que muchas veces nos pone en situaciones de riesgo tanto de violencia física y emocional como de infección
del VIH u otras ITS. Comportarse como se supone que tienes que querer
hacer, ya es en sí misma una situación de violencia, de riesgo para tu
salud sexual. Sin embargo, en muchas ocasiones, a pesar de identificar
el riesgo y sentir la frustración, se continúa haciendo y respondiendo a
todo aquello que se espera que hagas.
La negativa de muchos hombres a usar el preservativo te pone en riesgo
de infección del VIH y empobrece y daña tu salud emocional; aunque se
trate de tu pareja estable. Priorizar las necesidades de tu pareja (sexual)
a las tuyas puede poner en riesgo tu salud sexual y emocional.
Explorar los motivos que te llevan a tener los vis a vis íntimos y tener
relaciones sexuales puede ayudarte a conocer tus deseos y necesidades. Es posible que los mantengas por placer o por presión ya que
todas lo hacen, o para sentirte menos sola, o para relajarte, o porque
quieres quedarte embarazada, o porque toca (hoy tienes vis a vis y
tienes que cumplir), o para poder decir que tienes una pareja, o por temor y amenazas de violencias futuras, o por miedo al rechazo, al abandono y la pérdida de apoyo económico, o por………. muchas razones
más. La presión social puede hacer más difícil el identificar y reconocer
claramente qué es lo que quieres, qué necesitas, qué te gusta en tus
relaciones sexuales, así como a poder hablar de ello con tranquilidad y
negociarlo, sin que te veas dentro de relaciones abusivas y sexualmente violentas.
18
Cuidando de nosotras
Es positivo que revises cómo estableces tus relaciones afectivas y tu
sexualidad para que puedas ser tú el centro de tu propia vida; reconocer
la soledad como parte de tu existencia y como un lugar para la reflexión
y la recuperación. Repensar tu sexualidad, tus necesidades y deseos puede ayudarte a mantener encuentros afectivos y sexuales en los que te
sientas reconocida, respetada y cuidada.
Aunque la penetración del pene en la vagina es la práctica sexual que
suele ser la más habitual, son muchas las prácticas y los tipos de relaciones sexuales que se pueden tener, el límite está en tu seguridad y en el
deseo de practicarlas, en darte el permiso de decidir qué quieres hacer.
Esto es comenzar a respetar tus
necesidades y evitar prácticas
sexuales que te puedan causar
daño físico y/o emocional.
Recuerda que cualquier práctica sexual puede ser satisfactoria en sí misma, es posible que
disfrutes mucho con el coito
vaginal pero puedes darte el permiso de descubrir otras experiencias.
Lo importante es que las puedas disfrutar sintiéndote segura.
Para disfrutar de los vis a vis íntimos, mantengas relaciones sexuales o no,
es fundamental que te sientas cómoda, respetada y tranquila. Estar atenta a tus necesidades y no exclusivamente atenta a las de la otra persona;
poder pedir y utilizar diferentes medidas de prevención y poder decir que
no y cambiar de opinión. Todo ello favorece un encuentro agradable y
placentero aunque tan solo sea de unas horas al mes.
En definitiva, para poder disfrutar de las relaciones sexuales es importante tener en cuenta:
• Que te hagan sentir cómoda, respetada y tranquila.
• Que se acomoden a ti. No a todas nos gusta, ni queremos lo mismo.
• Que sientas placer, que las sensaciones corporales sean agradables y excitantes para ti. El placer no es igual al orgasmo. El placer va más allá.
• Que puedas hablar del tipo de relación (práctica) sexual que quieres
mantener con esa persona en ese momento.
Salud sexual y mujeres privadas de libertad
19
• Que te des el permiso para pedir, para decir no y para experimentar
y curiosear con las sensaciones.
• Que puedes cambiar de opinión, poder parar si no te sientes a gusto.
No estar exclusivamente atenta a las necesidades de tus parejas.
• Que las relaciones sexuales favorecen el establecimientos de vínculos
con las/os otras/os.
• La posibilidad de utilizar diferentes medidas para la prevención: uso
del preservativo masculino y femenino, lubricantes…
Aunque el entorno en el que creces y vives continuamente muestra, dice
y enseña cómo debes relacionarte con tu sexualidad, es decir las maneras de expresar tus emociones, deseos y relaciones (afectivas), existe la
forma de sentir, de disfrutar y vivir tu cuerpo, de sentirte querida y deseada; de reconocerte como mujer con posibilidades de elegir un poco
más cómo disfrutar de tu cuerpo y de la relación con los/las otras/os de
forma segura,… desde la que se puede facilitar que la relación con tu
sexualidad y tus relaciones afectivas, cada vez dependan menos de lo
que esperan y/o dicen los demás.
Mantener relaciones afectivas y sexuales seguras, desde el respeto y cuidando de una misma no siempre es fácil pero sí es posible. Para vivir la
sexualidad más de acuerdo con una misma, cerca de tus necesidades y
con mayor satisfacción, sintiéndote segura, cuidada y respetada, te puede ayudar pensar en tus experiencias, en tus relaciones, en tus deseos y
necesidades, en la manera en que has aprendido a ser mujer, a querer y
a que te quieran. En definitiva: imagina y piensa ¿cómo te gustaría vivir
tu sexualidad a partir de ahora?
Derechos reproductivos:
Con frecuencia el tema de la maternidad, la posibilidad de tener hijas/
os dentro de prisión puede generar ansiedad, alegría, temor, culpa, pérdida, frustración, etc... El diagnóstico de VIH suele abrir preguntas con
respecto a la posibilidad de embarazarte, continuar el embarazo, interrumpirlo de manera voluntaria, etc…
Es importante que te tengas en cuenta a ti y otra serie de aspectos, tales
como por ejemplo: cómo quieres llevar tu maternidad y qué posibilidades tienes para que así sea. Explorar este deseo, identificar qué aspectos
20
Cuidando de nosotras
pesan en tu decisión: si es algo que quieres en este momento o es lo que
se supone que tienes que hacer o querer como parte de tu rol de mujer,
o por querer cumplir con las expectativas de tu familia y/o por pensarte
necesaria para alguien, si es pronto para ti o no es el momento adecuado…. tenerte en cuenta para tomar tu decisión.
Si consideras la posibilidad del embarazo es fundamental que te acerques a tu médico/a o persona de confianza y puedas informarte, hablar
sobre tus dudas y así tener las cosas más claras para poder decidir.
Si tienes el VIH y estás considerando la posibilidad de quedarte embarazada es frecuente que te surjan temores sobre los riesgos de transmisión
del VIH o si los antirretrovirales pueden afectar al feto. Es importante
que atiendas a los aspectos ginecológicos y que mantengas tus revisiones
de manera periódica aunque te encuentres bien y no tengas molestias.
Las medidas de prevención de
la transmisión vertical del VIH
pasan por: la combinación específica de los medicamentos
antirretrovirales tomados de
manera correcta durante el embarazo y el parto, la programación del parto y no amamantar
al bebe, usar leche artificial.
Antes de intentar quedarte embarazada es importante tener en cuenta
una serie de cosas como pueden ser: tu carga viral, si tienes alguna enfermedad oportunista, si estás con el tratamiento antirretroviral más adecuado para un embarazo. También es importante que valores las repercusiones que pueda tener el embarazo para tu salud y situación general.
Recuerda que para cuidar tu salud y la del feto es importante:
• Tener un control médico periódico para saber el número de T4 y la
carga viral, ya que en un sistema inmunitario debilitado un embarazo puede empeorar tu salud.
•No padecer alguna otra patología asociada que pudiera interferir
con el embarazo (enfermedades oportunistas, ITS, dificultades asociadas al uso de sustancias adictivas).
Salud sexual y mujeres privadas de libertad
21
Viviendo con el VIH: conocer, sentir y compartir
Vivir con el VIH no es fácil ni difícil. Uno de los retos es aprender a convivir y a cuidarse ante una situación que no elegiste y que puede impactar
a tu vida.
Hay momentos especialmente complejos. Uno de estos momentos es
cuando se conoce el diagnóstico del VIH, entonces surgen miedos e incertidumbres pues suele implicar un proceso de cambios, algunos vitales, un sentimiento de fragilidad que puede ser nuevo o aumentar,
así como la preocupación por la posibilidad de enfermar y/o morir. Las
situaciones que nos vamos a encontrar después del diagnóstico van más
allá de lo que nos pasa en los primeros momentos; algunas mujeres pueden tener vivencias nuevas con el diagnóstico mucho tiempo después.
Sea como sea, te animamos a buscar información y apoyo emocional
ante cualquier duda o necesidad.
Cuidando de nuestra salud
Los derechos sexuales han
de ser respetados, también,
en el tiempo que estés en
prisión. Es importante que
puedas considerar tus propias y particulares necesidades físicas y emocionales
aunque haya experiencias
o elementos que compartas
con otras mujeres.
Si tienes el VIH, ante las preocupaciones que vayan surgiendo en el proceso de vivir con el VIH como por ejemplo, iniciar un tratamiento o los efectos de la infección,… habla con alguien del equipo médico del Centro con
quien te sientas cómoda, coméntale lo que piensas y hazle las preguntas
que creas necesarias. Poder plantear tus dudas, pedir que te ayuden a
entender los resultados de tus analíticas o controles y solicitar la información que te haga falta, entre otras cosas, te puede ayudar a sentirte que
formas parte de tu cuidado y a vivir el momento más acompañada.
22
Cuidando de nosotras
Busca espacios seguros y personas en las que puedas confiar (sean profesionales o compañeras) para hablar e identificar cómo estás, cómo te
sientes. A pesar de las dificultades que puedas tener para expresar tus
dudas, no te olvides que reconocer tus emociones y preocupaciones es
importante para tu salud y tu bienestar.
El consumo de drogas y la salud sexual
En mayor o menor grado, el consumo de drogas puede comportar bajar
la guardia en el nuestro cuidado y protección en las prácticas sexuales.
El efecto de algunas drogas limita o reduce la capacidad para reconocer
situaciones de riesgo y la toma de decisiones. Aunque alguna droga
puede parecer que aumente el placer sexual, también es posible que
en la mayoría de las ocasiones dificulte las relaciones sexuales porque
disminuye la autonomía en el momento de querer tomar decisiones, de
expresar lo que necesitas y deseas, así como limita mucho la manipulación del preservativo, con lo que puede que aumenten las prácticas
sexuales de riesgo.
Si estás con un consumo activo de drogas, especialmente si te la inyectas
y compartes la aguja o los instrumentos de preparación, puedes exponerte a infecciones o re-infectarte por VIH.
El consumo de algunas drogas junto con los antirretrovirales puede ser un
riesgo para tu salud así como anular o disminuir los efectos del tratamiento para el VIH, entre otros. Es difícil conocer de forma precisa las interacciones entre algunas drogas y los antirretrovirales. La interacción entre
estos medicamentos y las drogas pueden aumentar o disminuir sus niveles
en sangre. De esa manera, los fármacos pueden dejar de funcionar de
forma correcta, porque no hay suficiente cantidad de ellos en sangre o
se puede dar un aumento de los niveles de antirretrovirales y, por consiguiente, aumentar sus efectos secundarios. Y a la inversa, por efecto de
los medicamentos para el VIH, las drogas podrían aumentar sus niveles en
sangre y provocar mayor toxicidad y en otros casos, disminuir sus efectos.
En el caso de tomar metadona, es importante tener en cuenta que la
interacción con los antirretrovirales puede disminuir sus concentraciones en sangre, y es necesario controlar los niveles de metadona para
ajustarlos gradualmente y evitar el síndrome de abstinencia.
Salud sexual y mujeres privadas de libertad
23
Convivir y compartir
A día de hoy, aún existen prejuicios hacia las personas que viven con el
VIH. Los miedos infundados y las falsas creencias sobre las formas de
transmisión del VIH, la falta de reflexión y de espacios seguros para poder hablar sobre cómo vives y te relacionas con tu propia sexualidad,…
hacen que el VIH siga pensándose como si fuera una infección fácil y
casualmente adquirible y contribuyen a que las personas con VIH sean
evitadas, señaladas, sancionadas y rechazadas socialmente.
El VIH no se transmite por el aire, el agua, los alimentos, la saliva,
el sudor ni la orina, ni por compartir cubiertos, platos, vasos, toallas,
duchas, lavabos, habitación, cama y ropa, ni tampoco con abrazos, besos, caricias o por coger a alguien de la mano,… En la convivencia no se
transmite el VIH y por tanto no hay riesgo para las personas a las que se
quiere ni con las que se convive.
De todos modos, independientemente de tener o no el VIH, para que
puedas cuidarte y ver por ti, es importante que tengas en cuenta unas
cuestiones básicas de higiene, necesarias tanto dentro del Centro Penitenciario como fuera: si vas a tener contacto con algún fluido corporal
que no sea tuyo (sangre,
semen y fluidos vaginales)
conviene que uses guantes. Si se derrama sangre
sobre una superficie, basta con limpiarlo bien, protege cualquier herida que
te hayas hecho con una
tirita. Evita compartir objetos que puedan ser cortantes o punzantes como
maquinillas de afeitar, cepillos de dientes, instrumentos de manicura,
agujas de tatuajes, etc.
Usando el preservativo y otras medidas preventivas, puedes mantener
prácticas sexuales seguras a la vez que placenteras, cuidándote tú y cuidándose la otra persona.
24
Cuidando de nosotras
Hablar de este tema es necesario ya que el hecho de que creer que puede darse la transmisión del VIH en situaciones de convivencia diaria puede crear situaciones de rechazo y exclusión hacia las personas afectadas
y despertar en ellas sentimientos de culpa y aislamiento.
Una de las principales preocupaciones que te pueden surgir es sobre
cómo decír a tu pareja, a tus hijas/os, familiares y/o seres queridos que
tienes el VIH. Compartirlo o no es una decisión tuya. Es importante que
puedas valorar con tranquilidad a quién le quieres compartir tu situación
y qué esperas al compartirlo. Saber con quién puedes hablar, encontrar
el momento y el espacio seguro para hacerlo, puede ser una forma de
cuidarte y sentirte acompañada. Sin embargo, no es necesario ni obligatorio que comuniques que tienes VIH a menos que te apetezca y sólo a
las personas con las que quieras compartirlo. Es una decisión personal y
es importante darte el permiso para decidir qué es lo más conveniente en
ese momento para ti.
Es tan válido compartirlo como decidir no hacerlo. No compartirlo no
significa que vayas a dañar o no tengas en cuenta la salud de tus seres
queridos o de las personas con las que tienes que convivir. Lo importante es que lo decidas tú, ya que eres tú quien mejor sabe lo que
necesitas.
Diversos motivos personales y las posibles consecuencias influyen en la
decisión de compartir el diagnóstico. No es fácil lograr un equilibrio entre protegernos del rechazo y de la discriminación y, a la vez, darnos la
oportunidad de recibir cuidados y compartir más plenamente nuestras
inquietudes y aprendizajes.
La inadecuada e insuficiente información; las creencias en torno a la
sexualidad, a la feminidad y la masculinidad; las falsas ideas sobre las causas y consecuencias de la infección, la estigmatización de determinados
sectores de la población y otros factores conllevan situaciones de discriminación que generan sufrimiento y malestar, al tiempo que dificultan
el desarrollo de la vida social, afectiva y personal y el cuidado de la salud
de las mujeres con VIH. Entre otras cosas, la discriminación aumenta el
miedo de quienes viven con el VIH al abandono por parte de la pareja
(sexual) o de personas significativas, y todo ello hace que, en muchas ocaSalud sexual y mujeres privadas de libertad
25
siones, resulte aún más difícil identificar y romper con ciertas situaciones
de violencia tanto física como emocional.
Estas actitudes y comportamientos discriminatorios que están en nuestro entorno social son tan potentes que pueden hacernos creer que
son válidas y razonables las ideas negativas sobre nosotras mismas y
nuestras opciones en la vida y conllevan que nos vivamos con culpa y
vergüenza.
El estar infectada por el VIH no es lo que te define como persona ni
como mujer. Con el VIH o sin él tienes capacidades, necesidades, deseos
particulares y derechos. Teniendo en cuenta y reconociendo estos aspectos en cada momento y proceso vital, puede facilitar que vivas tu vida
desde el respeto y el cuidado de ti misma.
Nos gustaría que esta publicación te haya sido útil y grata, que te anime
a conocerte, reconocerte y cuidarte, a conocer y hacer valer tus derechos sexuales, y contribuir a mejorar tus conocimientos y estrategias
para con el VIH y otras ITS.
26
Cuidando de nosotras
Para saber mas
Salud sexual y mujeres privadas de libertad
27
28
Cuidando de nosotras
Anexo I
Más información sobre otras ITS
• Candidiasis: causada por un hongo (Candida Albicans) que afecta con
mayor frecuencia a las mujeres con una aparición excesiva de cándidas
en vagina con el aspecto de manchas pequeñas y blancas. Tratamiento
con fugicida (antihogos).
• Clamidia: o infección por gonococo, causada por una bacteria (tracoma). Aparecen secreciones anormales de los fluidos vaginales o del
pene, dolor al orinar, sangrados vaginales anormales entre menstruaciones, dolor. Se trata con antibióticos.
• Condiloma: (verrugas genitales) causado por un tipo del virus del papiloma humano (VPH). Origina verrugas de color rosa o del color de la
piel. Aparecen en los labios o el interior de la vagina, en el recto o en
el cuello uterino, el pene y el escroto. Puede tener varios tratamientos
para su eliminación (pomadas, electrocauterización, extirpación…).
• Gonorrea: causada por una bacteria (neisseria gonorrhaeae) que afecta al cuello del útero, uretra, el recto, a la faringe y a los ojos. Aparecen
aumento de la frecuencia de micción y malestar al orinar, en gonorrea
anal: malestar anal y supuración rectal y en la faringitis gonocócica
molestia al tragar o dolor faríngeo. Tratamiento con antibióticos.
• Hepatitis A: causada por un virus (VHA). Se transmite en contacto orogenital (boca-ano, boca-pene, boca-vagina). Hay tratamiento, aunque
no en todos los casos curativo.
• Hepatitis B: causada por un virus (VHB), es un proceso inflamatorio del
hígado. Puede aparecer ictericia (ponerse amarilla piel y ojos), orina
oscura, fatiga, nauseas, heces blanquecinas. Se transmite también a
través de la sangre. Hay tratamiento en la mayoría de los casos curativo, y existe una vacuna preventiva.
• Hepatitis C: causada por un virus (VHC). Su transmisión se produce a
través de la sangre, su transmisión sexual es poco frecuente pero posible. Hay tratamiento, aunque no en todos los casos curativo.
• Herpes genital: causada por un virus del herpes simple (VHS). Aparecen lesiones dolorosas en la zona genital y perirrectal que aparecen y
desaparecen periódicamente. Tratamiento con un antivírico que reduce los síntomas y el riesgo de recaídas.
• Linfogranuloma venéreo: causada por una bacteria (Chlamydia trachomatis). Aparece una úlcera indolora en la zona genita, nódulos
Salud sexual y mujeres privadas de libertad
29
•
•
•
•
30
dolorosos en la ingle y en el caso de infección anal, el ano puede presentar excrecencias parecidas a una hemorroide y supuración sanguinolenta. Tratamiento con antibióticos
Pediculosis púbica (ladillas): causada por un parasito. Aparece picor,
con enrojecimiento, irritación e inflamación en la región púbica y a
veces en las axilas. También se puede transmitir compartiendo ropa.
Tratamiento con un antiparasitario.
Sarna: causada por un parasito. Aparece un picor nocturno intenso,
irritación entre los dedos o los pliegues articulares (codos, muñecas) o
en torno a los órganos genitales. También se puede transmitir a través
de compartir ropa. Tratamiento con parasiticidas.
Sífilis: causada por una bacteria (treponema pallidum) que afecta a
diferentes órganos. Se manifiesta con úlceras no dolorosas en los órganos genitales, el ano y la boca que desaparecen espontáneamente,
también aparecen manchas rojas en el cuerpo que luego desaparecen,
lo que no significa que desaparezca la infección. La enfermedad no
tratada puede progresar y acabar afectando al cerebro, corazón y vasos sanguíneos. Tratamiento con antibióticos.
Infección por tricomonas: causada por un parásito. En las mujeres se
manifiesta con un flujo vaginal anormal con olor desagradable que a
veces se acompaña de picor. Tratamiento con un antiparasitario.
Cuidando de nosotras
Anexo II
Declaración Universal de los Derechos Sexuales
La sexualidad es una parte integral de la personalidad de todo ser humano. Su pleno desarrollo depende de la satisfacción de las necesidades
humanas básicas como el deseo de contacto, la intimidad, la expresión
emocional, el placer, la ternura y el amor.
La sexualidad es construida a través de la interacción entre individuos y
las estructuras sociales. El pleno desarrollo de la sexualidad es esencial
para el bienestar individual, el interpersonal y el social.
Los derechos sexuales son derechos humanos universales basados en la
libertad inherente, la dignidad y la igualdad para todos los seres humanos. Dado que la salud es un derecho humano fundamental, la salud
sexual ha de ser un derecho humano básico. Para asegurarnos que los
seres humanos de las sociedades desarrollen una sexualidad saludable,
los derechos sexuales siguientes han de ser reconocidos, promovidos
y defendidos por todas las sociedades de todas las maneras. La salud
sexual es el resultado de un ambiente que reconozca, respecte y ejerza
estos derechos sexuales:
• Derecho a la Libertad Sexual: la libertad sexual abarca la posibilidad
de los individuos de expresar su potencia sexual. No obstante, esto
excluye todas las formas de coerción sexual, de explotación y de abuso en cualquier momento y situación de la vida.
• El Derecho a la autonomía Sexual, la Integridad Sexual y la Seguridad del cuerpo: este Derecho involucra la habilidad de tomar decisiones autónomas sobre la vida sexual de uno/a mismo/a dentro del
contexto de la propia ética y social. También incluye el control y el
placer de nuestros cuerpos libres de tortura, mutilación y la violencia
de cualquier tipo.
• El Derecho a la Privacidad Sexual: éste involucra el derecho a tomar
decisiones individuales y conductas sobre la intimidad siempre que
éstas no interfieran en los derechos sexuales de otros.
• El Derecho a la Equidad Sexual: este derecho hace referencia a la
oposición a todas las formas de discriminación independientemente
del sexo, el género, la orientación sexual, al edad, la raza, la clase
social la religión o la invalidez física o emocional.
Salud sexual y mujeres privadas de libertad
31
• El Derecho al Placer Sexual: el placer sexual incluye el autoerotismo,
es una fuente de bienestar físico, psicológico, intelectual y espiritual.
• El Derecho a la Expresión Sexual Emocional: la expresión sexual es
más que el placer erótico en los actos sexuales. Cada individuo tiene
derecho a expresar su sexualidad a través de la comunicación, el contacto, la expresión emocional y el amor.
• El Derecho a la Libre Asociación Sexual: significa la posibilidad de casarse o no, de divorciarse y de establecer otros tipos de asociaciones
sexuales.
• El Derecho a hacer Opciones Reproductivas, Libres y Responsables:
esto abarca el Derecho para decidir sobre tener hijas/os o no, el número y el tiempo entre cada uno/a y el derecho al acceso a los métodos de regulación de la fertilidad.
• El Derecho a la Información Basada en el Conocimiento Científico: la
información sexual ha de ser generada a través de un proceso científico y ético y difundido en formas apropiadas a todos los niveles
sociales.
• El Derecho a la Educación Sexual Comprensiva: este es un proceso
que dura toda la vida, desde el nacimiento y habría de involucrar a
todas las instituciones sociales.
• El Derecho al cuidado de la Salud Sexual: el cuidado de la salud
sexual ha de estar disponible para la prevención y el tratamiento de
todos los problemas, las preocupaciones y los desordenes sexuales.
Los derechos sexuales son derechos humanos fundamentales y
universales.
Declaración del 13º Congreso Mundial de Sexología, Valencia, España,
revisada y aprobada por la Asamblea General de la Asociación Mundial de
Sexología (WAS) el 26 de agosto del 1999, en el 14º Congreso Mundial de
Sexología, Hong Kong, República Popular de la China.
En España, parte de estos Derechos se ven reconocidos y regulados por
el marco legislativo establecido por la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de Salud Sexual y Reproductiva y de la interrupción voluntaria del
embarazo,
32
Cuidando de nosotras
Fuentes y Bibliografía
ACTUA. Afrontar el reto: guía de autoayuda emocional para personas
con VIH. Barcelona: Departament de Sanitat i Seguretat Social de la Generalitat de Catalunya. 2000.
ACTUA. Entre nosotras, preguntas y respuestas sobre el VIH/ sida. Barcelona: Departament de Justícia de la Generalitat de Catalunya. 1999.
CREACIÓN POSITIVA. Maletín de las señoritas Crespis. Barcelona: Ministerio de Sanidad y Consumo. 2010.
DIPUTACIÓ DE BARCELONA (material elaborado por Creación Positiva).
El VIH i la sida: parlem de la nostra salut, parlem del VIH. Barcelona:
Diputació de Barcelona. 2008.
DIPUTACIÓ DE BARCELONA (material elaborado por Centre Jove
d’Anticoncepció i Sexualitat). Infeccions de transmissió sexual: com prevenir- les i afrontar-les. Barcelona: Diputació de Barcelona. 2008.
GRUPO DE TRABAJO SOBRE TRATAMIENTOS DEL VIH (gTt). “Transmisión del VIH” (monografía); 2011. En URL: http://gtt-vih.org/node/5687.
GRUPO DE TRABAJO SOBRE TRATAMIENTOS DEL VIH (gTt). “Montárselo
en Positivo. Una guía de salud sexual para personas que viven con VIH”.
2ª ed. Barcelona: GtT; 2007. En URL: http://gtt-vih.org/aprende/publicaciones/montarselo_en_positivo
ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD. Aplicación de las recomendaciones del informe mundial sobre la violencia y salud. Ginebra: Organización Mundial de la Salud. 2003.
ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD. Carta de Ottawa para la Promoción de la Salud. Ginebra: Organización Mundial de la Salud. 1986.
SERVICIO DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS HOSPITAL UNIVERSITARIO
VALL D’ HEBRON. Ayudar a vivir positivamente: manual de información
para las personas seropositivas. Barcelona: Grupo Bristol-Myers Squibb.
2003.
Salud sexual y mujeres privadas de libertad
33
Creación Positiva es una asociación sin ánimo de lucro que trabaja en
el ámbito del VIH desde la perspectiva de género y bajo el marco de los
derechos humanos. Nuestra intervención tiene tres ejes: la atención, la
prevención y la incidencia política. Dar cuenta de la complejidad que
supone la infección por VIH nos permite ofrecer un espacio y un tiempo
para el apoyo emocional, la reflexión y el activismo. Siendo nuestros
objetivos:
• Promover la eliminación de cualquier discriminación y estigmatización
hacia las mujeres y hombres y, especialmente, aquellas que viven con
el VIH.
• Promover acciones y actuaciones de carácter comunitario que contr­i­
buyan a la calidad de la vida de las personas afectadas por el VIH.
• Ofrecer actividades e intervenciones en las que prevalezca la calidez,
la confidencialidad, la calidad y el respeto a la diversidad.
• Sensibilizar y dar cuenta sobre las relaciones entre violencias, género y
VIH.
• Visibilizar y promocionar los derechos sexuales y fomentar la protección
de los Derechos Humanos, en base a la igualdad y la equidad como
elemento clave en la promoción de la salud.
• Promocionar un modelo de de salud integral.
Creación Positiva colabora y participa activamente con otras ONGs locales, estatales e internacionales y en Campañas internacionales. Y recibe
apoyo de diferentes instituciones Públicas: Ministerio de Sanidad, Política
Social e Igualdad, Generalitat de Cataluña y Ayuntamiento de Barcelona.
Algunas de nuestras actividades y proyectos son:
• Counselling individual y de pareja.
• Talleres y grupos para mujeres y hombres que viven con el VIH.
•Información y apoyo emocional para mujeres privadas de libertad.
• Talleres de sexualidad para mujeres.
•Información para la prevención del VIH.
• Formación dirigida a profesionales: seminarios, jornadas,...
• Consulta telefónica, página web, publicaciones.
• Trabajo en redes con otras entidades.
34
Cuidando de nosotras
Creación Positiva
C/ Sants 2-4 1º 1ª (entrada por comercio)
08014 Barcelona
(Metro: L1 Hostafranc; L5 Plaza de Sants)
Tel: 93-431 45 48
c.e.: [email protected]
Web: www. creacionpositiva.net
Si quieres colaborar económicamente con nuestros proyectos, nuestro
número de cuenta es Caixa d’Enginyers: 3025-0001-18-1433204598
C/ Sants, 2-4, 1º 1ª
08014 Barcelona
Telefono: 93 431 45 48
www.creacionpositiva.net
Subvencionado por:
Fly UP