...

Lo que nos dejó el Quinto Pleno Casatorio - SelectedWorks

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Lo que nos dejó el Quinto Pleno Casatorio - SelectedWorks
Universidad Nacional Mayor de San Marcos
From the SelectedWorks of Fort Ninamancco Cordova
Winter August, 2014
Lo que nos dejó el Quinto Pleno Casatorio
Fort Ninamancco Córdova, Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Available at: http://works.bepress.com/fort_ninamancco/17/
Lo que nos dejó
el Quinto Pleno Casatorio
OPINIÓN
Fort NINAMANCCO CÓRDOVA*
E
l V Pleno Casatorio Civil acaba de ser publiesta interpretación? Guste o no, la respuesta afirmacado y ha establecido seis reglas que constitiva es indudable. En efecto, sostener que el artículo
tuyen “doctrina jurisprudencial vinculante”. Lo
92 del CC necesariamente se refiere a un muy limique cabe resaltar dentro de esta doctrina es que el
tado grupo de casos de vicios o irregularidades que
cuestionamiento de los acuerdos de asamblea de
pueden aquejar al acuerdo, es como pretender tapar
una asociación solo podrá realizarse dentro de los
el sol con un dedo. Es una interpretación valedera,
plazos de 30 y 60 días que contempla el artículo 92
pero de ninguna manera la única aceptable. El ardel Código Civil (CC). Se determina que tales platículo 92 del CC se refiere a los acuerdos que “viozos son de caducidad. De este modo, si se pretende
len disposiciones legales o estatutarias”, así que el
peticionar la nulidad de estos
radio de acción de esta norma
acuerdos como si fueran cualestá lejos de ser específico o
El camino a seguir no es refuquier acto jurídico, asumiendo
puntual. Uno puede imagiun plazo de prescripción de
narse cualquier defecto o vicio
tar los presupuestos teóri10 años (inciso 1 del artículo
en un acuerdo de asamblea de
cos del Pleno o la validez de
2001 del CC), la demanda tenasociación, y perfectamente
su interpretación. Hay que
drá que ser declarada improconsiderar que tal acuerdo es
seguir otro camino: interprecedente. Llama la atención que
uno que viola una disposición
tar en clave constitucional la
el Pleno se refiera, en su introlegal o estatutaria. Todo defecto
regulación del cómputo de los
ducción (considerando 1), a
o irregularidad en un acuerdo
plazos
contemplados
en
el
arlas pretensiones de nulidad
de asamblea de asociación
tículo 92 del Código Civil.
de acuerdos de asamblea de
puede entenderse como una
asociaciones, y termine estaviolación a una disposición
bleciendo un precedente aplicable a toda clase de
legal o estatutaria. No se diga, en consecuencia, que
cuestionamiento que se pretenda hacer a dichos
el artículo 92 del CC tiene un texto preciso o deliacuerdos, y no solo a la nulidad. En efecto, el Pleno
mitado en lo que se refiere a supuestos de vicios o
señala expresamente ser aplicable a “pretensiones
imperfectos en un acuerdo. El texto es vago e impreque cuestionen los acuerdos asociativos, sustentaciso. Por tanto, conforme a esta interpretación (que,
dos en el Libro II del Código Civil u otras normas”
repito, no es la única atendible), la “impugnabilidad”
(cuarta regla vinculante).Entonces, según el Pleno,
prevista en el artículo 92 del CC tendría un radio de
no existe manera de cuestionar estos acuerdos al
acción vastísimo, dejando de lado su sentido técnico
margen de lo dispuesto en el artículo 92 del CC.
que, conforme enseña la mejor doctrina, no hace
referencia a la invalidez, sino a la ineficacia. Nótese
Para el Pleno, por consiguiente, el artículo 92 del
que la teoría de la interpretación jurídica enseña que
CC establece una regulación específica para realizar
una interpretación no queda invalidada por el hecho
cualquier cuestionamiento a los acuerdos, que son
de concluir que una norma no se expresa en senactos o negocios jurídicos unilaterales. Otras regutido técnico.
laciones aplicables para cuestionar actos o negocios jurídicos en general (piénsese en las normas
Empero, el genuino problema práctico se refiere al
sobre nulidad y anulabilidad), simple y llanamente
cómputo de plazos para cuestionar los acuerdos. Si
no se aplican bajo ninguna circunstancia en sede de
se considera que la única manera de cuestionarlos
acuerdos de asamblea de asociación. Esto significaes aplicando el artículo 92 del CC, los plazos para tal
ría, claro está, que el artículo 92 del CC regularía un
efecto serían demasiado breves: sesenta días conamplísimo espectro de vicios (por no decir todos)
tados a partir de la fecha del acuerdo, y treinta días
que pueden afectar a los acuerdos. ¿Es aceptable
luego de la inscripción respectiva, si el acuerdo es
*
Abogado por la UNMSM. Profesor de Derecho Civil en las Universidades Ricardo Palma y San Juan Bautista.
Comisionado de Estudio de Derecho Civil del Ilustre Colegio de Abogados de Lima.
61
inscribible. Un respetable sector de la doctrina afirma
que el plazo debe ser más extenso, por lo que se justifica una interpretación que reduzca el radio de acción
del artículo 92 del CC, de manera que una amplia gama
de irregularidades o defectos de un acuerdo puedan
hacerse valer dentro de diez años, como si fueran un
caso cualquiera de nulidad de acto o negocio jurídico.
Qué sucede –se pregunta más de uno– si, por ejemplo, se comprueba que votaron ausentes, muertos, si
se falsificó el acta de votación o una enorme cantidad
de poderes de representación. Pues, conforme a la lectura sostenida por el Pleno, los plazos para cuestionar
los acuerdos con base en estas irregularidades serían
de sesenta y treinta días, según lo ya indicado. ¿Y si el
asociado se encontraba imposibilitado de acudir a una
judicatura para efectuar tal cuestionamiento? Pues al
parecer solo cabría lamentarse.
A mi juicio, el camino a seguir no es refutar los presupuestos teóricos del Pleno o la validez de su interpretación. Los defensores del Pleno tendrán buenos
y respetables argumentos. Así que asumir posiciones que acusen de ceguera mental a los defensores no nos llevará a ninguna parte. Hay que seguir
otro camino: hay que interpretar en clave constitucional la regulación del cómputo de los plazos contemplados en el artículo 92 del CC. ¿Es respetuosa del
derecho constitucional al debido proceso una norma
(viene de la pág. 58)
De esta manera, la Suprema desarrolla tres
criterios de interpretación a fin de solucionar
el conflicto normativo: (i) jerarquía, (ii) temporalidad y (iii) especialidad.
Al respecto, la Corte consideró que no es aplicable ni el principio de jerarquía ni el de temporalidad en virtud de que ambos se derivaron del mismo código y fueron promulgadas
al mismo tiempo. Asimismo, consideró que
estos criterios interpretativos deben ser vistos
junto a los valores supremos del ordenamiento
jurídico: la justicia y seguridad jurídica.
A su vez, la Suprema aplicó “los métodos sistemáticos y teleológicos a partir de la metaregla de la norma especial con referencia a la
62
que establece que el cómputo de un plazo de caducidad no se interrumpe aunque el interesado (asociado)
se encuentre imposibilitado de ejercer su derecho de
acción? ¿Es constitucional que un plazo de caducidad
transcurra al margen de si efectivamente se puede o
no acudir a un juez para plantear la pretensión correspondiente? Obviamente las respuestas son negativas. Por tanto, el Pleno debería leerse con base en
esta consideración constitucional. Es más, adviértase que el Pleno no hace ninguna clase de referencia
a la interrupción de los plazos de caducidad, así que
podría aplicarse, sin mayor problema, lo dispuesto
en el artículo 2005 del Código Civil: se interrumpe el
cómputo de los plazos de caducidad si, en el plano
de los hechos, era inviable acudir al juez para cuestionar el acuerdo. Por último, hay que destacar también que ninguna de las seis reglas vinculantes del
Pleno hace referencia al cuestionamiento de acuerdos que puedan plantear terceros ajenos a la asociación o el Ministerio Público. Por interpretación a contrario de las reglas vinculantes, podría postularse que
estos pueden cuestionar los acuerdos sobre la base
de las normas del Libro II del CC, aplicándose el plazo
de prescripción de diez años sin mayor inconveniente.
Dejemos de dar vueltas en las consideraciones de
siempre, y tratemos de encontrar nuevos rumbos y
argumentos para plantear soluciones más justas.
pretensión de impugnación de los acuerdos
de asociaciones”. Estos deberán ser considerados para la solución del conflicto normativo en virtud de que “existe una contraposición de normas generales relativas a las
causales de ineficacia del negocio jurídico
reguladas en el Libro II del Código Civil,
frente a lo establecido por el artículo 92 del
Código Civil, cuyo texto regula lo relativo a
la impugnación de acuerdos de asociación,
que la Corte Considera una norma especial”.
Al respecto, la Corte estableció que existe un
conflicto normativo entre una norma general
y una norma especial. Esto es, por un lado,
el Título Preliminar y los artículos 219 y 22
del Código Civil (es decir, normas referidas a
la regulación de las causales de “ineficacia),
Fly UP