...

Palabras de bienvenida del Contralor General

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Palabras de bienvenida del Contralor General
Contralor General Sr. Ramiro Mendoza Inauguración Seminario 85 años Muy buenos días. Agradezco la presencia de todos y cada uno de ustedes. Éste es un acto bien especial, más bien está en la naturaleza dividida no esquizofrénica que tenemos cada uno de nosotros. Yo tengo un alma académica y tengo un alma profesional y este auditorium, en particular ustedes, quienes están en esta mesa, refleja estas dos partes mías. Aquí hay mucho de lo académico que me encanta y hay mucho de lo profesional con lo que disfruto, aunque puede ser una paradoja ser Contralor y disfrutar con el trabajo, pero es así. Gracias a quienes me acompañan en la testera y quiero explicar un poco lo que es el libro. En la testera somos tres abogados y un ingeniero comercial que, en realidad, yo he tenido mis dudas que sea ingeniero comercial, más bien lo veo como abogado, que es el Ministro Secretario General de la Presidencia. Cada vez que conversamos lo veo más abogado que ingeniero o yo me habré puesto más ingeniero que abogado, pero hay algo raro en esta imbricación. Siempre está interesado en las cosas que hacemos. Es nuestra relación más directa con el gobierno, pero no se trata sólo de una relación formal, tampoco creo que es una relación de amigos, es una relación profesional y como éste es un acto profesional me pareció y me parece extraordinariamente valioso que nos esté acompañando. Raúl Bertelsen, lo conozco hace ya muchos años, cuando llegó alguna vez a la Universidad Católica a ser de planta. Lo conocí cuando todavía estábamos en Diagonal Oriente. Al profesor Soto Kloss lo conozco desde que me hizo clases y fui de esas pocas personas que sacó muy buena nota con él y hemos tenido, seguramente, la paciencia recíproca de querernos durante bastante tiempo. Y a don Arturo (Aylwin), me pareció que era un deber hacer un lanzamiento de un libro no nacido y un libro no nacido es un libro abortado. La edición que corresponde a los 75 años es una edición que se produjo justo en el minuto en que el Contralor Aylwin dejaba de ser Contralor. Asumía otro Contralor y la edición quedó ahí y no se lanzó y como uno habría escrito como él ha hecho una reflexión respecto a un artículo pomposo, a estas alturas encuentro en realidad muy pomposo el nombre “A la luz de la jurisprudencia de la Contraloría”. De repente algunos dicen ojalá que no tenga tanta luz, pero en ese sentido la jurisprudencia ‐ como decía el profesor Soto Kloss ‐ produce un cierto orden y contribuye de manera valiosa a la mantención del orden institucional jurídico‐administrativo y ésa fue la razón por la que nos pusimos en cabeza de poner un nombre que llamara la atención. Cuando uno termina un buen trabajo, lo más difícil, créanme, es hacer un nombre que llame la atención. Si el nombre no llama la atención, el trabajo termina muerto y nadie lo ve y nadie lo cita. ¿Por qué hacer esta edición? ¿Por qué tomar la edición 50 años?, ¿Por qué tomar la edición de 75 años, reimprimirla y hacer una edición nueva? Nos atravesó durante el año pasado una inquietud de cómo hacer un esfuerzo para materializar una celebración de verdad de los 85 años de vida institucional y pensamos en ese minuto, aunque ustedes no lo crean a veces pensamos aquí, hicimos un esfuerzo, nos fuimos agotados ese día y pensamos qué hacer, cómo podríamos hacer algo y pensamos una serie de actividades y las sacamos de la veta del pensamiento y las pusimos sobre la mesa de las actividades y las pusimos, por así decirlo, en esta gaveta y las ordenamos en lo que iban a ser las actividades de 2012 y, tal como decía el profesor Soto Kloss, no hay mejor homenaje que un libro para una institución y yo creo sinceramente que, de verdad, cuando uno está enamorado de las ideas, enamorado del trabajo, enamorado del Derecho, lo mejor que uno puede ofrendar es un libro. Pero, asimismo, pienso que no hay peor destino para un libro que el olvido, es decir, un libro que no es lanzado, un libro que es olvidado, es un destino odioso y horroroso. Entonces esa idea de tener un homenaje importante, a través de un libro, había que encaminarla con una serie de otras actividades para celebrar los 85 años de vida institucional. Ese encarrilamiento estaba necesariamente entrelazado con actividades hacia distintos mundos, es decir, poder representarnos como un ejercicio de ver cómo nos acercamos a los distintos mundos que confluyen y conviven y materializan lo que es la sociedad chilena. Hicimos una apuesta desde el punto de vista intelectual, no sólo con este libro, sino con un libro que estuvo en trabajo durante dos años, que es el Manual de Planificación Territorial, que es un libro extraordinariamente valioso y que durante todo 2012 ha sido trabajado en talleres en todas las regiones del país. Nos pareció que un ordenamiento, una transmisión del conocimiento que Contraloría tiene respecto a la planificación territorial, a los instrumentos de planificación territorial, merecía que nos acercáramos a las regiones y que pudiéramos trabajar con ellas, de manera tal de generar algo que significara un aporte en lo que es el lenguaje del urbanismo y del Derecho, porque al final de cuenta todos los que estamos acá desde el punto de vista del Derecho tenemos un problema que es el lenguaje. El Derecho es simplemente un problema de lenguaje y cada uno de nosotros cuando trabaja con el Derecho trabaja con esta cosas tan mágica que es la interpretación, porque al final los conflictos se producen por la interpretación y las diferencias y las dificultades de la interpretación están de la mano con el lenguaje y si no tenemos un lenguaje común, en realidad, la interpretación carece de sentido y al final no es interpretación, sino que es imposición. Al final, cuando no tenemos esa capacidad de conversar en el lenguaje común, terminamos llevando todos nuestros problemas de lenguaje a la sede jurisdiccional o a la sede contralora y por eso que hay cada vez más requerimientos en el tribunal ordinario, cada vez más requerimientos en el Tribunal Constitucional, cada vez más trabajo en la Contraloría General, porque estamos con un problema de lenguaje severo, estamos con un problema de desconocimiento entre nosotros mismos, estamos con un problema que, en realidad, es la consecuencia de la mala formación universitaria. Tenemos mala gente en las universidades, no haciendo clases sino que formando no más y eso ‐créanme‐ es extraordinariamente difícil. No sólo para la paz social sino que para la Administración y el crecimiento de nuestro país. Lo que tenemos en la Administración del Estado no es falta de recursos. Lo que tenemos es una brecha de competencias esenciales para poder hacer mejor las cosas. Varias veces lo hemos visto. Los recursos financieros en regiones a veces quedan sin ejecución porque no hay capacidad de hacer ejecución y cuando no hay capacidad de hacer ejecución no es porque la gente no quiera, sino que normalmente es porque la gente no sabe, que es un problema que dice relación con el conocimiento y, créanme, que dice relación con el Derecho y por eso que nos pusimos en campaña con este pequeño aporte en materia de planificación territorial. Nos pusimos también en campaña con las regiones para poder transmitir las mejoras y un mejor lenguaje en materia de contabilidad e inventamos, ideamos un semáforo que dice relación con el cumplimiento contable de los municipios. 345 municipios, hace ya varios meses este mismo año y después de varios meses, la sorpresa es que los municipios se pusieron al día desde el punto de vista de la contabilidad. Hay municipios que tenían un déficit de información contable y con un déficit de información no se puede tomar decisiones, y hoy día están al día. Entonces hicimos un tremendo esfuerzo en regiones para poder simetrizar y hablar el mismo lenguaje en materia de transferencias, transferencias de recursos financieros desde el nivel central hacia los gobiernos regionales, y hay un equipo de la Contraloría General que va a regiones, que capacita a los funcionarios en regiones y se ha producido paulatinamente, poco a poco una mejor ejecución y un mejor destino para esas transferencias. ¿Por qué les digo esto? Porque esto es el corolario con el que nosotros queremos cerrar el año de aniversario. Porque uno no puede estar permanentemente en aniversario. Si no esta cuestión sería una fiesta Tenemos que cerrarlo. Hemos también, durante este año, tratado de acelerar al máximo nuestras construcciones. Inauguramos hace unos meses la Contraloría Regional de La Araucanía. Inauguraremos el 28 de diciembre que viene, si Dios quiere, la Contraloría Regional de Magallanes y de la Antártica Chilena y lo digo Antártica Chilena porque después en los juicios internacionales cobran todo cierto y hemos hecho un esfuerzo tremendo por regiones. Nos interesa que la Contraloría tenga una presencia regional. Nos interesa también cerrar esta actividad dándoles cuenta que hemos tenido muchas actividades no sólo con el mundo estatal. Ustedes mayoritariamente no son del mundo estatal, son del mundo académico. También hemos tenido mucha relación con el mundo social. Nos interesa que la ciudadanía se apodere de un rol colaborador con la fiscalización de Contraloría General y abrimos un portal que se llama Contraloría y Ciudadano y en ese portal ya van más de 500 denuncias y sugerencias de fiscalización. Se les ha dado respuesta a todos ellos, se les produce un seguimiento y cada uno de quienes acuden a ese portal tienen una respuesta y, a lo mejor, no les gusta pero, créanme, que la sociedad y el conjunto de personas que se acercan a la Administración lo que quieren es tener una respuesta, aunque sea mala pero tener la respuesta. No quedar en el cajón del olvido en la presentación de algo respecto de lo cual nunca se supo. Y, por último, el mundo cultural. Nos acercamos durante todo el año a muchos de ustedes, invitamos a todas las facultades de Derecho, no quisimos que esto fuera “aaaah, el Contralor es de la Chile o hace clases en la Católica”. Quisimos que todas las universidades tuvieran y quisieran participar. Estamos también profundamente agradecidos al director del Departamento de Derecho Público de la Universidad de Chile, el profesor Enrique Navarro, que junto con su gente ha preparado este mes otro seminario destinado a la Contraloría General de la República y yo creo que es valioso que una entidad termine sus 85 años siendo homenajeada como entidad y siendo también criticado como entidad. La crítica no es siempre un escarnio. La crítica bien hecha es un medio de aprendizaje y nosotros estamos dispuestos a esa crítica con elegancia, con sinceridad pero también estamos dispuestos a una crítica que tenga un cierto contenido de bioproceso, es decir que se nos haya escuchado al menos. Todo eso ha hecho que esto sea algo extraordinariamente valioso. Esto se hizo absolutamente indoor, adentro de la casa, es decir aquí trabajó gente de todas las divisiones, aquí trabajó gente del gabinete, de Secretaría General. Ésta es primera vez, además, que usamos este salón, que es la biblioteca, para un acto como éste, porque hemos estado en los últimos cinco años corriéndonos de todas partes porque hemos estado arreglando el edificio y ésta es primera vez que podemos hacer algo en este caluroso salón, hasta que no nos prendan el aire acondicionado, pero no crean ustedes que es tan caluroso sino que es el calor de la Contraloría General. Por último, también quiero felicitar al abogado jefe de la División Jurídica del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, que siempre nos colabora, que está por acá sentado, porque en realidad todo esto era para celebrar su cumpleaños, porque hoy está de cumpleaños, hemos hecho algo muy discreto. Créanme que para nosotros como Contraloría General ‐ debo hacerlo en representación de todos y cada uno de los funcionarios de esta organización ‐ es un tremendo privilegio que ustedes nos acompañen esta mañana. Es un tremendo privilegio que ustedes hayan enviado el trabajo, los que lo hayan hecho y los que no lo hayan hecho les agradezco por la paciencia de tener que estar esta mañana, si se quedan, a un interesante seminario de Derecho que es tan, tan importante, que ha costado tanto que se adquiera la relevancia, se entienda la relevancia de esta disciplina, así que no quiero personalizar pero tendría que estar nombrando a cada uno de ustedes. Veo a Marisol Peña, a Domingo Hernández, que tiene un trabajo en los 50 años de vida institucional. Esto yo creo que le debe despertar recuerdos importantes de su vida académica en el Departamento de Derecho Público de la Universidad de Chile, donde estuvimos tantos y tanto tiempo y que ha seguido con su perspectiva, con su desarrollo, las instituciones siguen, las personas pasan y les deseamos a todos y a cada uno de ustedes lo mejor, les agradecemos que hayan venido acá. Muchas gracias. 
Fly UP