...

o 1^ de Agosto de 18dd YA PARECIÓ AQUELLO

by user

on
Category: Documents
2

views

Report

Comments

Transcript

o 1^ de Agosto de 18dd YA PARECIÓ AQUELLO
Mú XLI
o 1^ de Agosto de 18dd
Núm. 13^3
PUNTOS DE BUSOBIGIOH
PRECIOS DE SUSORIOION
éjiMmmr&Á.tíxósi, OAIXB DB LX UMVfsxM», 18, BAHH
^UBRí».—Us mee
Treimeiea.
¡tuna
as
Libreria de COMU, calle de Cañetas! de San Martín, ealle da Carretal: rúen
(eiy Capdevilla, Plaza del Príncipe Alfonao: ¡Nmoa y O , caiíe de las lafantaii
Moya y Plasa, calle de Carretas: L. López, calle del Carraea: V. Suireí, Jaoometiezo, 7a: Guijarro, Predadoa, 5: Papelería Hi(b Life, Sevilla, 14: Bijoi de
Fe, Carrera de Sas Jeránimo, *.
Va afio, , . .
LA £POG
FBOTmCUS
Hiioa de Fe, Sevilla: H. Morillaa, Cádií: P. Agruilar, Valencia: Xodalde
Puig, Barcelona: C. Gatea, Zaragoia.
VLTBAIÍAB
Agencia genttral de pcríó^cos nacionaleí y extraujcrot d« Clemente SaUi
O'Reilly» 93. Apartado 34a, Cable: Alas.—Habana.
SST3ANJEB0
( * a u r i a , ~ ^ « a l o l i a r g é fI*alM>nemeiitai, e t • • e n o a v e l c : i m e u t B , M m e . V e a v e J, B o y v e a m a r-u» <i« l a D a o qnA. **».
Lisboa.—R. Repulles, 146, rúa Áurea, encargada además para reeibr aoun*
cíes y reclamos:
Uporio,—&. D. Félix Femíndez de Torree,
i^orincias, Gibraltar, Portugal y Marruecos, enviando valoree, (na I
1 3 , 6 0 pesetas; seis meses, 2-4; uu año, 4 8 .
Europa, Antillas, Filipinas y los demás países comprendidas en la mdia fO»,
tal, tres meses, S O pesetas; seis meses, 4 0 pesetas, y un afto, S O pesetaa
la suscrición se bace directamente; por comisionado, los precios son; tres meaea.
S3S pesetas; seis meses, • 4 4 pesetas, y un año, a S pesetas,
Aivvnícioei
Los anuncios, á a s céntimos de peseta la línea pequeSa. Redamos, snolK»,
comunicados, á precios convencionales, en la administración, Libertad, sft, bajo,
Sn Paris: la Agencia Franco-Hispano-Portuguesa, de los Sres. Saavedra be»'
manos, 55, me Taitbout, que tiene nuestra exclusiva para las anaacioe frsa
La correspondencia deberá dirigirse al adnünistfador, O. fi'tmeUte Btr»9mt
Libertad, iS, bajo.
Ho en sEvnKiiniN LOS OKISUTAIIBB
YA PARECIÓ AQUELLO
Lo habíamos previsto, pues no en vano conocemos á nuestros adversarios de la fusión y sus aliados
de la República, en los cuales hallan un apoyo que
no les envidiamos ni jamás aceptaríamos.
Decididos los unos y los otros á procurar por to.oslos medios que la distancia que separa del poder
al partido conservador se ensanche cada día más,
no dejan pasar ocasión ni pretexto para procur a r demostrar que es imposible un caihbio de poütica, toda vez que, según afirman, los conservadores
están divididos, descubriendo en esta supuesta división que existen dos tendencias t a n antitéticas e» el
seno del partido que dirige el Sr. Cánovas del Castillo que anulan la iniciativa y quebrantan la autoridad, no puesta jamás en duda, de este ilustre hombre de Estado.
L a cosa es tan absurda que ni siquiera merece
que se rectifique. Basta con enunciarla para que
el país sensato se penetre de las armas con que se
combate á los conservadores. Pero de todas suertes,
como los que abí obran son pi'ecisamente los que
menos autoridad tienen para erigirse en critioos de
la disciplina ajena, bueno será que discurramos sobre un tema t a n de actualidad, no por lo que afecta
al partido consei'vador, sino por lo que se relaciona
directamente con el fusionista y las tracciones todas
del republicanismo.
¿Qué es el fusionismo sino u n a mera coalición,
pactada no sin trabajo y sin más fin ni propósito
que alzanzar el poder? Y como las necesarias ti-ansacciones no fueron sino aparentes, la coalición que
nos gobierna h a sido, es y será hasta su desaparición de las esferas gubernamentales un verdadero
semillero de disgustos, cuyas consecuencias se sienten por igual en la vida interna de esa agrupación
y en la de la nación misma. Sin embargo, el fusionismo es, en sentir de los republicanos, un partido
apto para gobernar, y el conservador, que no ha sufrido otra excisión que la provocada por el Sr. Romero Robledo hace cuatro años, no está, en opinión
de aquéllos, bastante disciplinado para alcanzar de
nuevo el poder. ¿Es esto serio?
A l Gobierno fusionista falta hoy el apoyo del señor Gamazo, del Sr. Maura y del General Martínez
Campos; se le h a n separado hombres t a n importantes como los Sres. Camacho y Duque de Tetuán; se
han trocado de amigos fervientes en enemigos irreconciliables los Sres. Martos, Oassola y Sardoal; el
Sr. Puigcerver rehuye compartir con el Ministerio
ningún género de responsabilidades, negándose,
como se ha negado, hasta con obstinación, á suceder
en la Alcaldía de Madrid al Sr. Abascal; en el mialsterialismo del Sr. Montero Ríos poco puede fiarse, y, en fin, el Sr, Moret, que es el hombre de las
transacciones y de las más socorridas fórmulas, y
por lo tantotel de temperamento más benévolo, anda
nof esos mundos de Dios diciendo lindezas d e l s t ó o r
ÍStoasta y ^ e sus compañeros de Gabinete.
ji^e necesita mayor prueba de la sinrazón y de la
evidente mala fe con que se combate á los conservadores? Puesto uno enfrente del otro el partido fusionista y el conservador, ¿es lícito decir que éste no
está en condiciones de alcanzar el poder porque su
disciplina se halla quebrantada? ¿Con qué derecho
a i á qué fin, á no sgr al de extraviar l a opinión pública y mantener en engaño punible á los altos poderes, se dice que el partido conservador va á disolverse, sin más motivo ni pretexto que el haberse coJ u r V a d o l a hipotética sospecha de que opiniones
atr-juídas al Sr, Cánovas no habían hallado en algunos personajes del partido conservador aquella
conformidad que siempre ha resplandecido como
muestra de su envidiable disciplina, y que hoy resplandece más que nunca, porque todas las invenciones f i j a d a s cayeron por su base?
Procuren los r ^ u b l i c a n o s no dar espectáculos
escandalosos, que pregonan el estado de desorden en que viven, y cuiden los ministeriales de
atraerse aquellos elementos que se les han separado,
quebuenafalta les hace. Quepor lo que afecíaal estado de disciplina y á las condiciones de gobierno del
partido conservador, no son ellos los que han de decidir en su día, siijo la opinión del país y la alta penetración de la prerrogativa Regia'.
Mas sin duda porque se presiente que se acerca el
momento de que el partido conservador debe ser
llamado al poder, se procura, como ya hemos dicho,
pontrariar las corrientes de la opinión y cohibir la
yoluntaii 4e íq§ ^ t o s poderes del Estado.
paración de los monumentos_ artísticos, porque ó representan créditos innecesarios, ques no se consumirían, ó puede costar caro al país ese aplazamiento y
ese abandono.
Siguiendo el mismo sistema, el Sr. Ministro de
Marina ha podido economizar los dos millones y
medio que se dejan en el presupuesto para acopios
y carenas y suprimir los créditos destinados á construcción de la nueva escuadra, excepto en la parte
que se halla ya contratada, para lo cual no se necesitan en el año actual 40 millones sobro los 4 i del
anterior, y esto ni sería economizar realmente ni estaría bien hecho. P o r eso creemos que El Imparcial
ha estado poco feliz en el ejemplo.
¿Pero quiere esto decir que no juzguemos realizables mayores economías en el departamento que
dirige el Sr. Rodríguez Arias? D a ningún modo, y
antes de ahora hemos indicado las_ que podrían conseguirse en cuanto afecta á la marina triunfante, sin
tocará la militante, ó en otros términos,castigando el
personal burocrático y los gastos generales que no
son absolutamente precisos, sin mermar los elementos efectivos de l a defensa nacional. Consideramos
reductibles los créditos que consumen las dependencias del-Ministerio, los de los departamentos y arsenales, las comisiones de todas clases, los de las provincias marítimas y los del Consejo de Redenciones.
E n esto no creemos difícil conseguir una economía
de dos millones da pesetas, organizando convenientemente todos los ramos administrativos de la armada, que hoy funcionan como cuando no existían
fáciles y rápidas vías d e comunicación, y las plantillas responden más á la conveniencia d 3 improvisar
carreras ó de disponer de destinos que á las exigencias de los servicios fundamentales.
H o r a es ya de resolver lo que convenga al país en
general acercado los aranceles del Estado; de suprimir ruedas inútiles en los departamentos y provincias marítimas, como las J u n t a s económicas y las
parroquias, y servicios facultativos establecidos de
aquellas; de prescindir de las comisiones en los puntos del extranjero, que es evidente su inutilidad; de
dejar de nombrar tripulaciones para los barcos que
comienzan á construirse, y que á veces consumen,
antes de estar listos, casi tanto como éstos valen, y
de examinar otra infinidad de gastos superfinos
que, por no ser difusos, dejamos de consignar.
Y no es que pretendamos que los mirinos se h a llen embarcados constantemente, ni que esa penosa
y difícil carrera deje de ofrecer los estímulos y recompensas naturales p a r a los que ingresan en ella:
lo que queremos es que se repartan con equidad y
que no se exija al país más de lo que puede dar, si
ha de evitarse su aniquilamiento. Estudíese la oranización marítima de otras naciones más adelantaas que la nuestra, y véase la manera de acomodarla
á nuestras necesidades y recursos.
Desde luego creemos que convendría examinar si
seria conveniente y hacedero, como lo e s « n ímeste»
concepto, que los marinos que llevasen ciertos años
de servicios y tuviesen una graduación determinada pasasen á desempeñar los Consulados, si no de
todas las costas, al menos de las de determinados países, con lo cual podría proporcionárseles descanso
y el Estado reduciría los gastos, pues se ahorraba
los sueldos de retiro y reemplazo.
Muchas reformas pueden prepararse beneficiosas
al país y que nos pongan en condiciones de aumentar el material flotante; porque si se deja subsistente
la organización burocrática actual de la marina,
¿cómo podrá atenderse después á las dotaciones
que exigirá l a escuadra que comienza á construirse? Aumentar los gastos permanentes es imposible: dejar desarmados los nuevos buques, también.
Impónese, pues, la economía en lo superfino, para
a t e n d e r á lo necesario.
t
LAS EGONOHÍAS EN MARINA
Mal recibid£|,s han sido en la opinión las reformas
hechas por el Sr. Rodríguez Arias con objeto de reducir los gastos i)úblico3, y hay motivo para ello,
Borque no ha corregida l a defectuosa organización
§e ese departamento, ni ha preparado un sistema
administrativo coi^yei^iente á la nueva escuadra, como tampoco antes desnostró el calo y actividad que
demandaba la construcción de las nuevas naves, de
manera que se ajustasen á los adelantos modernos
de la defensa marítima y á las exigencias de nuestro Tesoro.
Pero, á decir verdad, en la crítica al Sr, Ministro
de Marina han ido los periódicos ministeriales más
'aJQs 4Q lo que parece marcarles esa condición, y al
íaeerlo han puesto de ralíeva lo que no era un misterio^ aunque procuraban ocultarlo: la diversidad de
opiniones que existe en el seno del Gabinete y la lucha sorda, pero tenaz é implacable, que sostienen
unos Ministros con otros. H a s t a tal extremo llegó
ésta, que podría perfectamente señalarse por las indicaciones de la prensa fusionista l^s diversas corrientes del Ministerio.
' ' Mas eij ^l caso presente creemos que El Imparcííil aa Éa decidido á disparar bala rasa con propósito deliberado de abrir brecha en el Ministerio y
no por la fuerza de los razonamientos.
Él Correo se limitó á tener T^OT deficientes las
economías. Aquél ha ido más lejos. Y no h a podido ser más claro. Dice al Sr. Rodríguez A.rias
que si no se siente en el Gobierno con fuerzas para colocarse á la altura de las circunstancias, lo mejor que puede y debe hacer es irse á
pii e a ^ . ^ s t a indirecta, que nos recuerda las del P a dre folios, es n^Qtiyad^, y sqpqi^emo^ que h a r ^ pen-¡
mv al Sr. Ministro de Marmá en la aituaciün diucu
qne le coloca dentro del Gabinete; pero pensamos
que lo propio pudiera decir el colega á otros Ministros y al Gobierno liberal, en vez de presentar como
ejemplo las economías reahzadas en Fomento.
Hemos sido de los priinero^ en aplaudir al señor
Conde deXiquen%pQrl%reduGOÍÓií ó supresión de
las gratificaoiónos, dobles sueldos y euanío coiidiizca
á disminuir los gastos de personal 4 otros sn^m'a-.-vo. TiBro no concedemos ú miimo mérito, ni podeüu^.., 1^
' —*•" "ii« tiara obíeaw eooaomos estimar convenieuu^., . j . - - ^
mías se aplacen las obras púbhcas necesarias y se
abandone la conservación de las carreteras y la re-
Í
ECOS DEL D Í A
H a r í a bien la prensa ministerial en huir de discusiones inútiles, en no d a r importancia á cosas que
carecen de ella y en no inventar noticias p a r a tener
el gusto de rectificarlas después, y ocuparse, en cambio, de los asuntos que se relacionan con los grandes
intereses de la nación.
Hace dos días circula por la prensa la noticia de
que el Gobierno de Madrid se propone retirar la
misión militar que en Tetuán siostenemos, siendo
así que Francia é Italia tienen esspecial cuidado y
gran interés en conservar las suyas.
Verdad es que como el Ministroi de la Guerra se
halla ahora en San Sebastián preocupado con la dimisión del General Goyeneche y s;us resultancias, y
el de Estado descansa en el Varzim de Gahcia del
último debate acerca del Conde de Benomar, y tiene
por huéspedes al Embajador de Francia y á los Ministros de Rusia y Turquía, la prensa ministerial no
tiene de quién informarse.
Pero si el hecho fuera exacto y realmente se tomase una medida como la que dejamos indicada en
momentos tan inoportunos como los actuales, no serían nuestras censuras las últimas ni i as manos vivas
que llegasen á sus oídos.
conducta despótica de loa de arriba y la insolente insubordinación de los de abajo.
Predican la fraternidad, y en ningún campo político
haae visto jamás el enconado odio con que se ndstilizan
los unos á ios otros. El soldado que sobornaron para
que quebrantase la disciplina dol ejército no es para
ellos mt''S estimable y digno de mayor consideración
que cualquier criado de servicio; y si el infeliz alncinado salvó el pellejo mediante un piadoso indulto, bastante será que le ofrezcan una plaza de camarero en un
Circulo de recreo, para que lleve vasos de agua á sus
correligionarios, sin que obste lo más míninio el despacho de capitán con que anticipadamente tuó premiado
y que quizá conserva en su poder esperando en el
triunfo del desterrado de París.,,
L a pintura es de mano maestra.
L a moralidad de las corporaciones fusionistas es
un verdadero mito.
A los escándalos descubiertos en Valencia, Lorca y Oaravaca hay que agregar otros de que nos
da cuenta la prensa de Zaragoza.
"Hace unos días—dice un colega Jocal—se presentó
una infeliz mujer, viuda, con seis hijos, natural de Villarreal, partido de Daroca, implorando con lágrimas
en los ojos que la prensa llame la atención del Gobierno para que corrija la conducta do la Diputación provincial, que dos años hace le encomendó la lactancia de
un niño expósiti, y sólo le ha pagado en dicho tiempo
la suma de ocho pesetas cincuenta céntimos. Esa pobre
mujer, que ha dado su sangre por criar á quien sus padres abandonaron:, ha tenido que hacer el viaje desde
el pueblo á Zaragoza pidiendo limosna de puerta en
puerta.,,
A seguir las cosas por semejante camino, no hay
la menor duda que habrá que parodiar el célebre
cartelón del Gobernador Sr. Bstévanez con otro
que deberá ponerse en el Pirineo, diciendo: "Aquí
no hay provincia, ni Municipio, ni contribuyentes,
ni industria, ni dinero, ni nada.,,
ella, como no hay recurso á que no se apele para burlar las leyes, el alcalde les dijo que la subasta se había
celebrado el 21, ó sea el día anterior al señalado.
Este hecho incalificable y otras irregularidades cometidas dieron lugar á que se promoviera un gran escándalo en Coa .y á que los vecinos formularan un recurso de queja al Gobernador contra semejante atropello.
Entre las reformas de instrucción pública que tiene
en estudio el Cond'i de Xiquena hay una nauy importante, y de la cual so ha ocupado en la sesión de anteayer el Consejo superior de Instrucción pública, relativa á la enseñanza libre.
El proyecto fué aprobado por di ;ho alto Cuerpo, y
es muy posible que empiece á regir para el inmediato
año universitario.
Según tenemos entendido, el Sr. Conde de Xiquena,
en su proyecto, equipara en precios de matrículas y en
los períodos de exámenes á los alumnos oficiales y á los
libres.
Hasta ahora éstos podían examinarse tres veces al
año y los oficiales sólo dos. En lo sucesivo serán dos
los períodos de exámenes pa*a unos y otros.
Los programas serán tafínbión iguales para todos;
pero los exámenes de los alumnos libres serán más rigurosos.
Demos traslado á los periódicos republicanos de la
siguiente noticia de un colega, que demuestra que el
nuevo Presidente de los Estados Unidos es una providencia para toda su familia.
Los individuos de ésta nombrados en comisión para
ir á Berlín son los siguientes:
1.° E l hermano del Presidente.
2." El suegro del Presidente.
9." El suegro del hijo del Presidente.
4." El cuñado de la hija del Presidente.
5." El marido de la hija del hermano del Presidente.
6." El marido de otra sobrina del Presidente.
¡Y luego hablarán de los yernos fusionistas!
¡Si ante esto se quedan tamañitos!
Dice El País, y no sin pena hemos leído la noticia:
"iSTuestro corresponsal de Sevilla nos escribe que el
Arzobispo de aquella diócesis se halla gravemente enfermo, al parecer de enajenación mental. De tres meses
á esta parte sus familiares venían notando en él a'armantes síntomas que hacían temer un rápido eclipse en
su razón privilegiada.
•
•,
Estos sintomas se manifestaron en los mismos días
en que sostenía una viva polémica desde las columnas
de un importante periódico de Madrid con un joven
profesor de la facultad de farmacia acerca de varios
puntos de antropología que le habían servido de tema
para la Memoria leída en al Congreso católico y que su
antagonista hallaba contradictorias con las doctrinas
por el mismo prelado sustentadas.
Aquella polémica parece haberle preocupado extraordinariamente; y el ilustre filósofo, previendo llegase un día en que no pudiese atender al desempeño de
su importante cargo, hizo renuncia por escrito del Arzobispado, renuncia que, dasgraciadumente, vemos confti^nad» en los periódioss dé la noche.
Vivamente deseamos el restablecimiento del sabio
Arzobispo.,,
Los órganos ministeriales nada dicen: se limitan
á publicar la noticia de la renuncia, que nosotros
dimos ayer también. Y én los diarios de la ciudad
del Guadalquivir, que hamos leído cuidadosamente,
nada nuevo encontramos tampoco.
Grande y profunda sería nuestra pena si al dolor de que la Iglesia se privara de los servicios de
aquel su ilustre Príncipe hubiéramos de añadir
el de ver nublada una de las inteligencias más esclarecidas de nuestra nación.
En Valladolid presenta su candidatura para concejal
un famoso y acreditado matutero.
Que, por lo visto, ha errado el camino, porque la
época no es de matuteros, sino de concejales.
Despachos telegráficos.
I.as
de
M&laga.
MÁLAGA 25 (12 manana.).~Siguen celebrándose con
gran animación las fiestas.
Anoche hubo, con luz eléctrica, gran baile en el patio
del Liceo, que estaba iluminado espléndidamente.
Asistió distinguida concurrencia, entre la cual idestacábanse numerosas bellezas malagueñas.
Hoy se observa en las calles la animación precursora de los toros. La corrida promete estar muy concurrida.
Contrasta la alegría de las fiestas con la impresión
que produce el espectáculo de los emigrantes que se
embarcan para América en un vapor anclado en el
puerto.—E.
(De la Agencia Fabra.)
Escribe La Eepública:
"Sabemos de buena tinta que el Sr. Conde de Toreno
se propone revisar concienzudamente las deudas del
Municipio, porque sospecha que no todos los créditos
que existen en contra de aquél tienen la justificación
debida.
Es más, ha llegado hasta á afirmar que con un mes de
buena administración se restablecerá el perdido crédito
y sobrará dinero para atender á los gastos ordinarios.
Ojalá sea profeta; pero mucho nos tememos que el afán
de las economías lleve á nuestros ediles al extremo de
poner en tela de juicio algunos créditos legítimos que
en vano han esperado años y años la correspondiente
satisfacción.,,
P o r lo que toca á nuestro ilustre amigo el Conde
de Toreno, que con tanto acierto y justificación ha
tratado siempre las cuestiones municipales, crea el
colega que no desatenderá lo que no deba desatenderse,
L a prensa juiciosa dedícala ^tención que es de sup o n e r á l o s escándalos ocurridos en las Casinos federaly republicano progresista, manifestando algún diario su temor de que Tas cosas puedan tomar mayores
proporciones, creando un verdadero conflicto á las
autoridades, sobre todo si se tiene en cuenta que las
medidas adoptadas en los primeros momentos distan mucho de responder á lá necesidad sentida por
cuantos conocen el estado de ánimo en que se supone á los socios de esos círculos.
Aludiendo á éstos, dice oportunamente nuestro
colega i a Monarquía',
'*JSllo3 es cierto que no andan bien avenidos por lo
que respecta á las aspiraciones doctrinales de cada
uno de loa inftnitos grupos en que se dividen y subdividen; pero, por las muestras, no parece sino que lí|,S
rencillas se han aumentado, y, atacados de la ente^-ijie.
dad rábica, van á r.cabar k s unos con los otros, hasta
los que militan bajo una misma bandera.
Da ello es buena prueba el escándalo del Circulo 2Qrrillista y la escena ocurrida en el federal, En una y
otra parte ha tañido que jí^tpp-^enir ia autoridad, poniendo presos ^ ^Iguüqs de loa alborotadores. Y sin
embarco, tqdav^a ge'atreven á decirnos log diarios reRiiltjlica'nós que la aobarani^ naoioiml está detentada, y
que en ÍJspaiñanQ habyA p.aa, ni él orden estai'4 completaiíianle ^segurado, mientras Los que andan á palo
ümpio dentro dó sus propios círcullos por la elección de
junta directiva no puedan hacer ottro tanto con ocasión
de unas elecciones generales para diputados á Cortes.
Ni bajo la dominación fusionistía, que tan excesiva'
ment^ ble^nda es para IQS wemigqís fjel actual orden de
(jqsasji, l_^sj flaiieea % IQS se{iubH©aiiO)3 que tienen bastante flií4biént¿ para respirar.,,
Y mfts adelante añade:
**Perc üega, un momento cualquiiera en que pueden
y deben dar muestras de esas perrfecciones de que se
-!-._j.
1.—j„^ „ ] ^ hechos co^rresponden á las pasi«u.ou
" - - " " -corre
- ' ^ g ^ o a a e n á sus ideas igualitarias la
labras, como
fiestas
(DE NÜESTEO COEEESPONSAL)
Enojado El Liberal, sin duda, porque el General Cassola haya inferido con su viaje un rudo golpe k su fantástica relación sobre las conferencias y negociaciones
de aquél y el Sr. Presidente del Consejo, insiste en su
proposito de reconciliar á los coincidentes y el Sr. Sagasta, y da de nuevo vida á otra novela, basada, por
supuesto, en la entrevista en cuestión.
m colega supone que la negociación de intehgenoia
existe, y que en ese proyecto entran todos los elementos de la conjura para realizar una modificación ministerial, en la que entrarían un romerista, un cassolista y
un gamacista, y el Sr. Martos obtendría un puesto en
el extranjero, probablemente la Emba,jada de París.
Parécenos que á esta historia le aguarda igual suerte
que á la noticia de la detención del General Cassola
para conferenciar con el Sr. Presidente del Consejo.
(DE IÍA MAÑANA)
Beotlfloaolón.
FRANCFORT 25.—Un telegrama de Viena, publicado
en la Qaeeia de Francfort, dasmiente que el Príncipe de
Bismarck pretenda que se convoque en Viena un Congreso encargado 3 e examinar la cuestión de desarme.
BEedld&B d e l O o b l e r n o s u i z o .
BERNA 24.—La policía federal ha dispuesto la expulsión de 15 rusos establecidos en Ginebra.
Se creen inminentes otras medidas de análogo carácter.
l i a R e i n a Nat&Ua.
BELGRADO 24.—El Ministro ruso Sr. Persiani ha dado
por terminada su licencia y regresado á esta capital
para la recepción solemne de la Reina Natalia en el
caso de que ésta acepte las condiciones impuestas por
el exrey Milano y acceda á residir sólo tres semanas al
lado de su augusto hijo.
En el caso de venir sin aceptar esta y las demás condiciones que le han sido impuestas, la Regencia la impediría que habitase en Palacio y que se avistase con
el Rey su hijo.
L a Independencia de Bulgaria.
SOFÍA 24.—Sigue creyéndose que el 18 de septiembre, aniversario de la unión del Principado con la Rumelia, se proclamará la independencia de Bulgaria.
L a s a l u d d e l B e y D. L u i s .
LISBOA 24—Los periódicos de esta capital desmienten la noticia de haberse mandado venir á un médico
especialista extranjero para asistir al Rey D. Luis. La
salud de éste, si bien no es completamente satisfactoria, no exige, por fortuna, cuidados ni remedios extraordinarios.
El Sr. Mellado ha dirigido una orden á todos
los alcaldes de barrio de Madrid para que por cuantos
medios tengan á su alcance procuren que los vecinos
que no aparezcan incluidos en las listas electorales y
tengan derecho á votar con arreglo á la ley acudan á
la sección de estadística del Ayuntamiento á reclamar
su derecho durante los quince primeros días del mes
próximo, á las horas ordinarias de oficina.
Es digna del mayor encomio la disposición del nuevo
Alcalde, y cumple lo que nosotros siempre hemos pedido.
Esto no oh sta para quo cada partido poht)'"- ^•^ JJQ
gar las elecciones, se cuide de hacer n - ^^ p^;^^ ^^^
hsta de aquellos d e s ú s am^-^g
' ^^^^^i¿trecho
electoral, por si no s<» \^^ reconoció.
El Gobernador de Cádiz, Sr. Moros, ha enviado una
circular á los alcaldes de la provincia encareciéndoles la
necesidad de impedir que la propaganda de los llamados agentes de emigración se extienda más allá de los
preceptos legales, pues se da el caso muy frecuente de
que faciliten la manera de emigrar á individuos sujetos
á la ley de quintas^ á la acción de los tribunales ó á la
patria potestad, sin contar con el consentimiento de
sus padres ó tutores.
Justo sería que esta medida se hiciese extensiva á las
demás provincias, á fin de reprimir algo esa emigración, causa principal de la miseria, ya que ninguna disposición se adopta para encauzarla hacia nuestras posesiones ultramarinas, prinoipalmsnta á las islas del
archipiélago filipino, donde fomentaría la riqueza, dando nuevas oorriente.s de vida á nmstro eomorcio.
En el pueblo de Oée (Corana) ha cometido el monterilla una alcaldada de las muchas que se hacen en estos
tiempos, en que impera el caciquismo y la dictadura
fusionista.
La subasta para el arriendo de los consumos debía
verificarse el día 82 del mes actual; pero cuando se presentaroa los Uoitadores que deseaban tomar parte en
C o n t i n ú a l a i n s a r r e o c i ó n eo C r e t a .
PAKÍS 25.—Teleg;ramas particulares recibidos de
Constantinopla desmienten las noticias publicadas por
los periódicos turcos!, suponiendo que muchos pueblos
de la isla de Creta se habían .sometido por completo a
la obediencia y depuesto sus armas ante las autoridaáe» del Sultán de Turquía.
Añadv^n que la insurrección continúa en el mismo
estado y quo loa musulmanes habían incendiado varios
pueblos habitados por los cristianos.
X>as s u s o r l o i o u e s d e l o s nloaldea ti-anoeao».
PABÍS 25,—La suscrición abierta por los alcalde.^ de
Francia para regalar un objeto de arte al Presidente
de la E-epública asciende ya á bastantes miles da
fi ancos.
También sigue aumentando la suscrición iniciada
por los misinos para socoirer á los pobres de Paris.
La Gaceta.
La de hoy contiene las siguientes dispcsiciones:
Fomento.—Real decreto, fecha 21 de agosto, convocando á los artistas para la Exposición general de Bellas Artes que corresponde celebrar en Madrid en el
mes de abril próximo venidero.
—Otro, de igual fecha, jnbilando á D. Máximo Laguna, inspector general de primera clase del cuerpo de
ingenierou de montes.
—Otros, fecha 15 do agosto, aprobando los presupuestos adicionales á los del puente metálico sobre el
Cinca, en la carretera de Huesca á Monzón, y de los
puentes sobre el barranco Rigat y río Noya, en la carretera de Igualada á Sitjes, y el presupuesto reformado de obras del trozo quinto de la carretera de la venta.
del Culebrín á Costuera á la estación de Villanueva d©
la Serena.
Gracia ij Justicia.—Real orden, fecha 24 de agosto,
disponiendo que los funcionarios cesantes que quieran
ingresar de nuevo en la carrera judicial lo soliciten en
el término de un mes.
ÍJ/frawia»-.—Relación délas Reales óidenes expelidas
por el Ministerio en los meses de julio y agosto últimos
Conversaciones políticas.
Aún iR> extinguidos los ecos del escánd,do promovido por los federales en el Casino de la calle de la Bola,
produjese ayer el no menos edificante del Casino zorrillista de la Carrera de San Jerónimo.
Aquí las cosas han llegado á mayores, pues ha habido bofetadas, con acompañamiento obligado de la pareja de orden público y la intervención de la autoridad.
Lo ocurrido, y con esto ampliamos la noticia de anoche, es lo siguiente, según se deduce de relatos autorizados:
Los republicanos zorrillistas socios del.Casino de la
Carrera de San Jerónimo venían hace tiempo perturbados por hondos disentimientos.
Quisieron algunos socios expulsar al presidente, señor Cuadra, y la mayoría se opuso; pero al fin la uueva
Junta, haciendo tabla rasa de todos los dependientes
del Círculo, llegó á ordenar que no se consintiera la
entrada de los antiguos, y aquí fué Troya ó aquí fuá
Juson.
A las nueve de la mañana do ayer presentábase en
el local el socio Sr. .Juson y Noguera, y el nuevo conserje, Sr. García, le prohibióla entrada. Trabáronse de
palabras, de éstas vinieron á las manos y la disputa
acabó luchando á brazo partido.
Intervinieron loa guardias, conduciendo á los contendientes á la prevención, y el Gobernador civil envió un delegado y dos vigilantes con orden de impedir
la entrada en el'Casino á todo el mundo, excepto al
presidente interino.
. .
Anoche ((uedó cerrado el local por disposición gubernativa, hasta que reg"ese á Madrid el presidenta
enpropiedad.
El Ministro ha pedido los estatutos y antecedentes
para discernir si lo que ocurre en el Casino zorriUista
está dentro de la ley de Asociaciones ó cae más bien
bajo la jurisdicción de los tribunales, porque si no sa
tratara de asuntos de un partido, más bien parecei-ian
cosas de juego.
(DE LA TARDE)
V i a j e d e u n BSlnlstro f r a n c é s .
PARÍS 24.—El Ministro de Instrucción pública, después de una breve permanencia en 5rest, ha salido de aquel puerto á bordo del remolcador Laborieux
con dirección á Donarnenez para continuar su viaje.
Acompañan al Ministro Mr. Bmsson, director de enseñanza, y su secretario.
Se cree que trata de hacer una excursión por Bretaña.
C o n f e r e n c i a m a r í t i m a en l o s E s t a d o s Uitidos.
LONDRES 24.—Cámara de los C muñes.
Sir M. Hicks-Beach, respondiendo á la interpelad o de Mr. Badén Powell, ha declarado que el Gobierno inglés ha aceptado la invitación hecha p j r el
de los Estados Unidos para asistir á una conferencia
marítima que se celebrará en el próximo mes d<* "octubre.
Los delegados inglesas que tomaráa ^ g^j.^^ QQ ¿ioha
conferencia no llevarán la auto'"'^^gj¿jj ¿^ contratar
ningún arreglo, bplament.» -^^ limitarán á proponer al
Gobierno las medid-j
juzguen favorables para la
GranBreta»"
P r i n c i p e s e n Cádiz.
CÁDIZ 25.—-El Principe Felipe de Borbón y Braganza, acompañado de la Princesa, visitaron ayer á la notable escritora D.» Patrocinio de Biedma.
En breve los Príncipes saldrán para Tánger.
Banquete.
PARÍS 26.—El Presidente del Consejo de Ministros,
Sr. Tirard, dará el domingo próximo un banquete oficial de 300 cubiertos para obsequiar al Jnrado superior
de la Exposición Universal.
Huracá,n en la P l a t a .
BUENOS AIRES 24.—En el día de ayer se ha desencadenado un violento huracán, ocasionando destrozos de
gran consideración.
11- - j
El viento hizo zozobrar muchos buques, obligánaoles á maniobrar y refugiarse en la rada.
Esto no obstante, muchos de ellos resultaron con
grandes averías.
.
,., ,
En los campos y la ciudad los perjuicios también lian
sido numerosos.
F i a d e ta l u c h a e n H a i t i .
LONDRES 25.—Un telegrama recibido de Kingston
manifiesta que el General Legitimo ha renunciado á la
Presidencia de la ilepública de Haití.
Añade que las tropas del General Hipólito harán su
entrada mañana en Puerto Príncipe.
L a h u e l g a en L a n d r e s .
LONDRES 28.—Las huelgas de los obreros y cargadores de este puerto continúan revistiendo el mismo
, carácter de gravedad.
Se nos antoja que está desahuciado el Sr. Capitán
general de Madrid. Los vientos que correa y los comentarios que por ahí se escuchan á los ministeriales
permiten casi asegurar que le será admitida la dimisión, puesto que en vez de revocar la orden origen del
conflicto, ayer la reiteró, apercibiendo á los jefes d©
Estado Mayor y del cuerpo donde sirven los oficiales
origen del conflicto, que estaba dispuesto á no ceder esí
lo que estima atribuciones propias de su cargo.
y , en efecto, ayer se cumplieron, dándose de nuevo
de alta los oficiales enfermos y haciendo las guardias
que se les exigían; pero el Sr. Goyeneche dejará de ser
Capitán general de Madrid.
Partiendo de este supuesto, circulan va rios nombres
para sucederle, y de deducción en deducción, y en esto
quizás no anden equivocados, se ha dado en decir que
el Gobierno ofrecerá ese puesto á los Generales Cassola y López Domínguez, y si éstos no aceptan, seria
nombrado Capicán general el Sr. Burgos.
No es en este solo punto en el que la cuestión militar produce hace días preocupaciones y diücultades al
Gobierno, pues el planteamiento de '.?.íi . rf formas del
Ministerio de la Guerra, no doja de ofrecer obstáculos
naturales en la defensa de antiguos intereses que desaparecen ó se modifican.
CRÓNICAS DE Uj ¿ S S c i Ó N DS PARÍS
-1^-11
"ül
*•« P'liiarii.—Sección a u s t r o - h ú n g a r a .
®' én conjunto la actual Exposición es superior á las
uel867 y 1878, examinándola por partes aparece lo
contrario en muchas secciones, y especialmente en las.
de Bellas Artes de los países extranjeros, que unas
veces son escasas, y que en otras ocasiones, como sucede con Austria-Hungría, Suiza y Bélgica, parecen
(en cuanto á pinturas sometidas á las influencias únicas del arte francés, inficionadas por su manera, sujetas á sus errores rutinarios, incapaces de moverse fuera del círculo de sus procedimientos y tan anárquicas é
incoherentes como el modernismo francés que les presta
sus moldes y les sirve de gula y de m ;delo. _
De lamentar es que la Exposición austro-hungura no
haya podido ofrecernos algunos lienzos del ilustra
Maokart, personalidad distinguida y original que si en
sus grandes cuadros ha demostrado especialas^coadiclones como colorista, mucha elegancia en el dibujo y
gracia en las actitudes, tenía defeceos en la composición de los grupos, que resultan amanerados, como, por
ejemplo, en los del cuadro do "La entrada de Carlos V,„ con la circunstancia, además, de que si loa desnudos son de bello color, les falta, en cambio, vida activa, variedad, emoción palpitante y ese estremecimiento de la carne á través del cual se adivina la circulación de la sangre.
Algunos críticos aseguran—y de ello he podido convencerme personalmenta durante una reciente excursión á Viena—que Mackart se excedía á sí mismo como
retratista. Con una paleta rica, mucho gasto en el arreglo y huyend") de los caprichos do la moda, hay en sus
retraeos esa expresióu del alma humana que el artista
que sabe v q<i« pie isia deba fijar eu el lieazo, esa algo
inmaterial sin el cual hasta las mismas obras realistas
y naiiíralislas no pueden elevarse, sin el cual ninguna
obra merece, eu puridad, el diotado de artística.
Recorrieado esta sección he llegado á preguntarme
si Mackart ha tenido discípulos ó imitadores, porque
casi todj;i 1)1 retratos expuestos por los pintoras austro-húa¡;aro3, quitándoles algo dol colorido y un trasunto de bi manera de aquel maestro, vuelven a l a morbidez de las carnes, al tinto páUdo, á las aotitados d«
Fly UP