...

ESTUDIO SOBRE DESASTRES OCURRIDOS EN

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

ESTUDIO SOBRE DESASTRES OCURRIDOS EN
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
Banco Mundial
Agencia Colombiana de
Cooperación Internacional
ERN
Departamento Nacional
de Planeación
DEFINICIÓN DE LA RESPONSABILIDAD DEL ESTADO, SU EXPOSICIÓN ANTE
DESASTRES NATURALES Y DISEÑO DE MECANISMOS PARA LA COBERTURA DE LOS
RIESGOS RESIDUALES DEL ESTADO
ESTUDIO SOBRE DESASTRES OCURRIDOS EN COLOMBIA:
ESTIMACIÓN DE PÉRDIDAS Y
CUANTIFICACIÓN DE COSTOS
Omar Darío Cardona Arboleda
Gustavo Wilches-Chaux
Ximena García
Elizabeth Mansilla M.
Fernándo Ramírez Gómez
Mabel Cristina Marulanda
BOGOTÁ, OCTUBRE 2004
Carrera 20 No. 84-14 Of. 502/504 - Tel. 5300828 Fax 5300827 - Bogotá D.C. - Colombia
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
CONTENIDO
Introducción
1. Desastres extremos ocurridos en los últimos 25 años
1.1 Terremoto de Popayán (31 de marzo de 1983)
1.2 Erupción volcán Nevado del Ruiz (13 de noviembre, 1989)
1.3 Sismos de octubre de 1992 en el Atrato Medio
1.4 Terremoto/avalancha de Tierradentro (6 de junio, 1994)
1.5 Terremoto del Eje Cafetero (25 de enero de 1999)
1.6 Reflexiones sobre los desastres estudiados
1.7 Bibliografia consultada
Anexo 1.1: breve descripción de los principales desastres
Anexo 1.2: Breve descripción de los principales desastres
2. Desastres menores ocurridos en colombia desde 1970
2.1 Recurrencia y temporalidad
2.2 Tipo de eventos ocurridos
2.3 Dispersión geográfica de los eventos ocurridos
2.4 Concentración del riesgo.
2.5 Acumulación de daños y pérdidas
2.6 Comentario final
2.7 Fuentes de información utilizadas
Anexo 2.1: Aspectos metodológicos del DesInventar
Carrera 20 No. 84-14 Of. 502/504 - Tel. 5300828 Fax 5300827 - Bogotá D.C. - Colombia
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
INTRODUCCIÓN
En el marco de la donación japonesa No. TF 052529 y del Acuerdo Interadministrativo
Subsidiario de Donación 065, celebrado entre la Agencia Colombiana de Cooperación (ACCI) y
el Departamento Nacional de Planeación (DNP), se coordina la preparación del programa
Reducción de la Vulnerabilidad del Estado ante Desastres Naturales con recursos de donación
del Gobierno de Japón (PHRD) y con la asistencia técnica del Banco Mundial. Esta iniciativa
hace parte de las políticas actuales del Gobierno Nacional en prevención y mitigación de riesgos
naturales plasmadas en el programa de prevención y mitigación de desastres naturales del Plan
Nacional de Desarrollo 2002 – 2006 Hacia un Estado Comunitario y en el documento Conpes
3146 de 2001 “Estrategia para Consolidar la Ejecución del Plan Nacional para la Prevención y
Atención de Desastres, en el corto y mediano plazo”.
En la primera etapa de ejecución de dichos recursos se acordó realizar el estudio “Definición de
la responsabilidad del Estado, su exposición ante desastres naturales y diseño de mecanismos
para la cobertura de los riesgos residuales del Estado”, para aportar insumos para el diseño e
implementación de una política de transferencia de riesgos que pueda cubrir en parte las pérdidas
en bienes públicos debidas a los desastres naturales, acompañada de mecanismos que impulsen
el uso de seguros por parte del sector privado.
Para avanzar en este tema a nivel nacional se quiere definir con claridad las responsabilidades
del Estado en las etapas de atención, rehabilitación y reconstrucción ante desastres naturales.
Esta definición es esencial para: i) cuantificar el riesgo del Estado y evaluar su incidencia en las
finanzas públicas, ii) construir una estrategia para la cobertura financiera de los riesgos del
Estado, y iii) identificar el riesgo de los privados, como aquel que no cubre el Estado, y
promover que los privados decidan conscientemente sobre la retención o transferencia de sus
riesgos.
Evaluación de Riesgos Naturales, ERN – Colombia es un consorcio constituido por la firma
Ingeniar Ltda. y Omar Darío Cardona Arboleda. El presete trabajo corresponde a uno de los
informes realizados del proyecto que atiende los requisitos de los siguientes productos
requeridos:
a. Cuantificación, basada en registros históricos y cálculos de proyecciones, de las pérdidas
directas por desastres naturales.
b. Cuantificación de los costos asociados a la responsabilidad que el estado ha asumido
históricamente en el manejo de desastres naturales por daños en infraestructura pública,
propiedades privadas, propiedades del gobierno, activos sub-asegurados y otras
obligaciones.
Carrera 20 No. 84-14 Of. 502/504 - Tel. 5300828 Fax 5300827 - Bogotá D.C. - Colombia
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Este trabajo es un insumo fundamental para establecer las bases para la formulación de una
propuesta de la responsabilidad del Estado Colombiano, en relación con la gestión del riesgo, y
en particular en las fases ex post en caso de desastre.
Las opiniones expresadas en este documento no comprometen ni reflejan necesariamente las
posiciones oficiales del DNP, ACCI ni del Banco Mundial.
Omar Darío Cardona Arboleda
Bogotá, Octubre 28 de 2004
Carrera 20 No. 84-14 Of. 502/504 - Tel. 5300828 Fax 5300827 - Bogotá D.C. - Colombia
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
ESTUDIO SOBRE DESASTRES OCURRIDOS EN COLOMBIA:
ESTIMACIÓN DE PÉRDIDAS Y CUANTIFICACIÓN DE COSTOS
Esta actividad implicó dos frentes de trabajo claramente diferenciados, con el fin de estimar los
costos que ha tenido y podría llegar a tener el Estado en términos de atención, rehabilitación y
reconstrucción a consecuencia de desastres históricos a nivel nacional como subnacional.
El primer frente correspondió a la evaluación de los impactos sociales y económicos de los
desastres históricos mayores en los últimos 25 años, entre los cuales se pueden mencionar los
desastres del Eje Cafetero (1979), Costa Pacífica (1979), Popayán (1983), Amero y Chinchiná
(1985), efectos por inundaciones y el huracán Joan (1987-88), Atrato Medio (1992),
Tierraadentro (1994), efectos por inundaciones (1995), Eje Cafetero (1999), entre otros que se
describen más adelante de manera resumida. De estos se escogieron cinco, aunque los términos
de referencia solicitaban el estudio más detallado de al menos tres casos que se pudieran
considerar los más representativos y de los cuales se lograra obtener la mejor información
posible. Esta taréa se realizó teniendo en cuenta los desastres de Popayán (1983), Armero y
Chinchiná (1985), Atrato Medio (1992), Tierradentro (1994) y el Eje Cafetero (1999), que
presentaron la información menos deficiente y dadas sus características ameritaban ser
considerados. Se sistematizó en lo posible la información y se realizaron comparaciones sobre el
impacto en cada caso. También se ha hecho una síntesis de la manera como el gobierno nacional
y los gobiernos municipales y departamentales enfrentaron estos desastres, con el fin de analizar
la evolución que el tema ha tenido en los últimos decenios. En particular se identificaron las
reacciones institucionales, los casos en que se declaró situación de desastre formalmente y los
casos en los cuales se recurrió a la declaración del estado de emergencia por grave calamidad
pública establecida en la constitución vigente del país.
El segundo frente correspondió a la evaluación del impacto recurrente de desastres menores que
dan lugar a una problemática de riesgo social y ambiental, que este grupo consultor considera de
especial relevancia para el país. Esta problemática se deriva de los eventos frecuentes que
afectan de manera crónica el nivel local y subnacional, afectando en particular a los estratos
socioeconómicos más frágiles de la población y generando un efecto altamente perjudicial para
el desarrollo del país. El objetivo de esta evaluación fue captar la variabilidad y dispersión
espacial del riesgo e identificar qué tan propenso es el país a la ocurrencia de desastres menores y
al impacto acumulativo que causa este tipo de eventos al desarrollo local. Dichos eventos en su
mayoría están relacionados con fenómenos persistentes como deslizamientos, avalanchas,
inundaciones, incendios forestales, sequías que pueden ser el resultado de procesos socio-naturales
asociados con el deterioro ambiental, y también con terremotos, huracanes y erupciones volcánicas
de menor escala. En el grupo consultor participaron especilistas que participaron en el desarrollo de
la base de datos DesInventar la Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América
Latina, que tiene registros de Colombia desde principios del siglo veinte, discriminados por tipos
de eventos (fenómenos), tipos de efectos a nivel municipal, así como también acumulaciones y
estadísticas temporales y espaciales.
1-1
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
1. DESASTRES EXTREMOS OCURRIDOS EN LOS ÚLTIMOS 25 AÑOS
La posición geográfica de Colombia, la dinámica de esa naturaleza que, junto con la diversidad
cultural, constituye una de las riquezas más importantes de nuestro territorio, y la manera como
las comunidades colombianas han ocupando sus ecosistemas, en especial a partir de la segunda
mitad del siglo XX, determinan que cada vez se presenten más desastres en el país. Lo anterior
no es exclusivo de Colombia. Factores similares, ligados al incremento de la población humana,
y especialmente al incremento de comunidades en condiciones de vulnerabilidad, determinan
que cada vez se produzcan más desastres en el mundo.
El incremento de los desastres será una de las características del siglo XXI, algunos “disparados”
directa o indirectamente por el cambio global ambiental y la variabilidad climática, otros por
fenómenos que siempre han ocurrido (terremotos, erupciones volcánicas), pero que al afectar a
comunidades cada vez más vulnerables, producirán desastres más grandes. En gran medida el
incremento de la vulnerabilidad está ligado a factores sociales y económicos y a la concentración
de la riqueza.
Algunos de esos desastres dejan una enorme cantidad de víctimas humanas y de pérdidas
económicas y, en consecuencia, durante un corto período, atraen la atención de los medios de
comunicación y de la opinión pública. Otros son menos dramáticos en sus consecuencias
externas, lo cual determina que pasen inadvertidos a nivel nacional e internacional, pero sus
efectos resultan igualmente graves para las comunidades que los sufren.
Se puede afirmar que los desastres en Colombia comienzan a ser notables a partir del maremoto
de Tumaco (12 de diciembre de 1979) y del terremoto que en ese mismo año afectó a las
ciudades de Pereira y Manizales (noviembre 23 de 1979). No obstante, en el siglo XX ya se
habían presentado desastres que impactaron al país, entre otros la explosión de los camiones
cargados con dinamita en la ciudad de Cali (1956) y, posteriormente, el deslizamiento de
Quebradablanca en 1974, que sepultó a varias decenas de personas y dejó a la ciudad de Bogotá
aislada de los Llanos Orientales durante un tiempo considerable.1
Más adelante se presenta un listado descriptivo, de los desastres de origen natural más
significativos que han afectado al territorio nacional desde 1979, para lo cual se ha intentado
conseguir la mayor cantidad posible de información que permita caracterizarlos, especialmente
en cuanto hace referencia a su impacto sobre las comunidades y los ecosistemas afectados, y en
cuanto a la respuesta estatal y social frente a los mismos. Esta actividad no ha sido fácil. La
dificultad de obtener información suficiente en todos los casos constituye un primer indicador de
vulnerabilidad frente al tema: la falta de memoria y, en consecuencia, de sistematización sobre
este tipo de procesos naturales y socio-naturales. Esta es una de las causas por las cuales la
1
Lo cual motivó al Gobierno Nacional a declarar el Estado de Emergencia en todo el territorio nacional durante 45
días mediante decreto 1970 del 17 de Septiembre de 1974. (Fuente: Ibáñez Najar, Jorge Enrique, “El Derecho de los
Desastres naturales” (Publicación Comité de Cafeteros del Quindío, sin fecha).
1-2
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
sociedad colombiana carece de capacidad de aprendizaje, desperdicia lecciones aprendidas de los
éxitos y de los fracasos anteriores y se interesa, cada vez que ocurre un nuevo desastre, en
reinventar la manera de enfrentar su procesos de rehabilitación y reconstrucción.
Aunque de acuerdo con los términos de referencia se deberían estudiar con mayor detalle tres
casos, del listado de 19 desastres de mayor relevancia ocurridos en los últimos 25 años se han
seleccionado cinco:
ƒ
ƒ
ƒ
ƒ
ƒ
Terremoto de Popayán (Marzo 31 de 1983)
Erupción del volcán Nevado del Ruiz y avalancha que destruyó a Armero (Noviembre 13
de 1985)
Sismos del Atrato Medio o “Terremoto de Murindó” (Octubre 17 y 18 de 1992)
Terremoto de Tierradentro (Junio 6 de 1994)
Terremoto del Eje Cafetero (Enero 25 de 1999)
Las razones que, a la luz de los objetivos de esta consultoría, llevaron a privilegiar estos casos,
sin renunciar a las referencias cruzadas con otros de los desastres del listado cuando sea
pertinente, son las siguientes:
1. En cuatro de los cinco casos existe información que permite obtener una cifra muy
aproximada al valor real de las pérdidas sufridas por el sector público y por el sector
privado, al igual que sobre la inversión de distintas fuentes que se llevó a cabo en cada caso,
no solamente para reponer las pérdidas sufridas (“valor de reposición”) sino para intentar que
la zona afectada aprovechara las oportunidades de desarrollo y mejoramiento de la calidad de
vida que teóricamente ofrecen los desastres. Quizás el caso en el cual es más difícil encontrar
distintas fuentes que permitan corroborar las cifras es el del “Terremoto de Murindó”, pero
existen otros factores que justifican su inclusión.
2. En los cinco casos existe información sobre los “modelos de respuesta” (y sus costos) que
adoptaron el Estado y las comunidades para conjurar la crisis y avanzar los pasos
subsiguientes, lo cual permitirá reflexionar sobre las tendencias que parece seguir el país en
materia de respuesta-recuperación-reconstrucción-desarrollo, de manera que pueda conocer
si esas tendencias apuntan al fortalecimiento de las regiones y de las comunidades afectadas,
o si les están cediendo el “protagonismo” y la responsabilidad a otros actores. En la fase de
definición de las responsabilidades del Estado se espera responder a preguntas como ¿de qué
manera pueden interactuar los procesos autogestionarios con los esquemas de reconstrucción
abiertos al libre Mercado?, y se espera poder traducir las respuestas a propuestas de política.
3. Cada uno de los casos que se estudiarán con mayor profundidad ha representado un hito en el
manejo de los desastres en Colombia, entre otras, por las siguientes razones:
(1) En el terremoto de Popayán se ensaya la estrategia de crear un organismo estatal que se
encargue de manejar el problema de la reconstrucción, o por lo menos de coordinar su
1-3
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
manejo (la CRC), al tiempo que se ponen en marcha, de manera masiva, estrategias
comunitarias de organización, capacitación y movilización para que los afectados mismos
participen en el proceso de reconstrucción. Así mismo, se expide una ley de estímulos
tributarios que no produce los efectos deseados, de lo cual pueden derivarse lecciones
importantes. A raíz de ese terremoto se crea también el Fondo Nacional de Calamidades.
Desde el punto de vista de la aproximación académica y científica al tema, el terremoto
de Popayán da lugar a unas de las primeras reflexiones sistemáticas que se han hecho en
América Latina sobre el carácter social de los desastres.
(2) El desastre desencadenado por la erupción del volcán Nevado del Ruiz, que entre otros
efectos produjo la destrucción de la ciudad de Armero, posee características totalmente
distintas desde todo punto de vista, a las del terremoto de Popayán, a pesar de lo cual
muchas de las lecciones que se aprendieron como consecuencia del desastre de 1983 y
que hubieran podido aplicarse, se desconocieron en el manejo del desastre de Armero.
Este caso constituye un hito importante para el manejo del tema en Colombia, por cuanto
de allí nació el Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres, que hoy
por hoy constituye un patrimonio importante de la sociedad colombiana. Con miras a
estimular la recuperación y el desarrollo económico de la zona afectada, en este caso
también se crearon estímulos tributarios, que en su mayoría produjeron sus efectos por
fuera de esa zona. Este es el desastre que más víctimas humanas ha producido en
Colombia, por lo menos en el siglo XX y lo que llevamos del XXI.
(3) En el terremoto de Murindó se le permite al Sistema Nacional para la Prevención y
Atención de Desastres hacer uso de los mecanismos que le otorga la ley para manejar un
desastre, sin acudir al expediente de crear una nueva institución. Este, además, junto con
el de Tierradentro, constituye uno de los dos desastres desencadenados por fenómenos
naturales que han causado una mayor destrucción ecológica en el país.2
(4) El terremoto de Tierradentro se caracteriza por haber afectado una zona
predominantemente indígena del suroccidente colombiano, escenario de múltiples
conflictos que surgen de factores étnicos, religiosos, políticos, territoriales, presencia de
grupos armados por fuera de la ley, cultivos de uso ilícito, etc. Posiblemente es el
desastre que ha causado mayor daño ecológico (40.000 mil hectáreas de suelo destruidas,
3.002 deslizamientos en un primer momento), lo cual obligó a la reubicación de cerca de
1.600 familias (unas 8.000 personas) por fuera de la zona que quedó en condición
inestable. Todo esto le planteó nuevos retos al Estado, que acudió nuevamente a la
estrategia de crear un nuevo organismo público para que manejara la respuesta
gubernamental y social frente al desastre. Otras dos de las características que hacen
particular a este desastre y al manejo que se le dio al mismo, son la casi total ausencia del
sector privado (entendido desde el punto de vista de la economía formal), y la no
utilización de empréstitos internacionales en el proceso de reconstrucción (a pesar de que
2
Aunque si se comparan con la deforestación y el deterioro de los suelos causados por actividades humanas, pasan a un segundo
plano en términos de su efecto destructivo.
1-4
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
en la zona se comenzó posteriormente un programa de desarrollo con fondos de la Unión
Europea y contrapartidas del gobierno colombiano). En este caso también se expidió una
nueva ley de estímulos tributarios que, al igual que las anteriores, produjo sus efectos por
fuera de la zona afectada por el desastre.
(5) El terremoto que azotó al Eje Cafetero en 1999 generó el que sin duda ha sido el mayor y
más complejo desastre sufrido por el país desde el punto de vista del área social y
económica afectada (28 municipios de 5 departamentos), incluyendo la afectación muy
grave de una de las ciudades capitales y afectaciones de menor grado en otras grandes
ciudades) y por la magnitud de las pérdidas económicas. El Estado generó un nuevo
modelo de gestión, tanto de la respuesta como de la reconstrucción y, al igual que en los
casos de Popayán, Armero y Tierradentro, se optó por crear una nueva estructura estatal
(o para-estatal) para coordinar el manejo del proceso. Por otra parte, este es uno de los
desastres y de los procesos de reconstrucción mejor estudiados y sistematizados, del cual
se pueden derivar muchas lecciones. El Informe de Desarrollo Humano del Eje Cafetero,
elaborado por Naciones Unidas en el 2004, permite otorgarle continuidad a la lectura de
ese proceso.
4. Otra de las razones por las cuales se han seleccionado estos cinco casos, es porque al menos
tres de ellos (Popayán, Tierradentro y Eje Cafetero), reflejan en las respectivas respuestas
estatales, el momento político y económico que vivía el país al momento de producirse el
desastre: en el primer caso, terremoto de Popayán, el gobierno de Belisario Betancur, con un
gran énfasis en la “política social” y una gran apertura hacia los procesos participativos (hay
que preguntarse por qué las respuestas que el mismo gobierno propició frente al desastre de
Armero tuvieron características tan diferentes); en el caso de Tierradentro, el país de alguna
manera estaba estrenando la Constitución Nacional de 1991 y toda la respuesta estuvo
enmarcada dentro de las posibilidades que la misma ofrecía; y en el tercer caso, Eje Cafetero,
el país estaba en un momento de consolidación de un nuevo modelo económico y político
(por algunos denominado neoliberal), en el cual actores del sector privado asumen un
protagonismo notorio en los procesos que antes correspondían de manera casi exclusiva al
Estado. Este análisis resulta muy importante para efectos de la consultoría, por cuanto uno de
los objetivos es generar propuestas sobre cuáles actores deben asumir qué responsabilidades
en casos de desastre.
En el listado anexo aparecen también dos situaciones de desastre que, por los recursos
implicados y por el tamaño de la población afectada, podrían parecer poco significativos: la
reubicación del casco urbano del municipio de San Cayetano (Cundinamarca), como
consecuencia de una reptación o flujo lento de masa, y la reubicación (todavía en proceso) de
una parte del casco urbano del municipio de Herrán (Norte de Santander), también como
consecuencia de procesos de deslizamiento. Aunque no se analizarán en profundidad, resultan
interesantes de tener en cuenta, y a hacer referencia a ellos en varios momentos, entre otras
razones porque constituyen ejemplos de cómo los gobiernos locales y regionales (con algún
apoyo del gobierno nacional y de instituciones como la universidad), pueden actuar
1-5
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
anticipadamente para evitar la pérdida de vidas humanas y para reducir las pérdidas económicas
en caso de desastre. (Se parte de la base de que en ambos ejemplos era imposible evitar la
ocurrencia del desastre, pero se logró con éxito reducir el efecto nocivo del mismo). En ambos
casos están también claros los costos de dichos procesos y las fuentes que aportan los recursos
necesarios.
Tabla 1.1 Listado de casos seleccionados
Caso
Fecha
Hecho significativo
1. Terremoto de Eje
Cafetero
2. Terremoto de Tumaco
23 de noviembre de 1979
3. Terremoto de Cúcuta
1981
4. Terremoto de Popayán
31 de marzo de 1983
Antecede al ocurrido en 1995 y
1999 en el Antiguo Caldas.
Símbolo de un esquema basado
en la “caridad pública”
Segundo evento de gran magnitud
en esta ciudad.
Genera la creación del Fondo
Nacional de Calamidades y la
reflexión social de los desastres
en América Latina.
5. Inundaciones del sur
del Atlántico por ruptura
del Canal del Dique
6. Erupción del cráter
Arenas del Nevado del
Ruiz y destrucción de
Armero
30 de noviembre de 1983 y 3 de
enero de 1984
7. Creciente del río
Combeima, Ibagué
8. Deslizamiento de
Villatina, Medellín
9. Emergencia invernal Inundaciones en la
Llanura del Caribe
10. Paso del huracán
Joan por el Caribe
colombiano
11. Reactivación del
volcán Galeras
4 de julio de 1987
12. Terremoto del Atrato
Medio
13. Terremoto de
Tierradentro
12 de diciembre de 1979
13 de noviembre de 1985
27 de septiembre de 1987
Surge el Sistema Nacional para la
Prevención y Atención de
Desastres y es el desastre que más
víctimas humanas ha producido
en Colombia.
Nació el SIMPAD
Agosto – Noviembre de 1988
17 y 18 de octubre de 1988
18 de febrero de 1989 y meses
siguientes, e incluso años
posteriores
17 y 18 de octubre de1992
6 de junio de 1994
Desastre sin evento de impacto
económico.
Se realizó la atención y la
recuperación sin crear
instituciones nuevas.
Zona indígena - casi total
ausencia del sector privado
(entendido desde el punto de vista
1-6
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
14. Terremoto de
Tauramena
15. Terremoto de Calima
1995
16. Inundaciones en la
Costa Norte
17. Terremoto del Eje
Cafetero
1995
18. Reubicación de San
Cayetano –
Cundinamarca, por
reptación
19. Reubicación parcial
de Herrán – Norte de
Santander, por
deslizamientos
13 de mayo de 1999 a hoy
Febrero de 1995
25 de enero de 1999
31 de julio de 2002 a hoy
ERN
de la economía formal), y la no
utilización de empréstitos
internacionales en el proceso de
reconstrucción
Afectó a Bogotá y una ampia
zona de Boyacá.
Afectó a Pereira de manera
sensible.
Se generó el denominado “Plan
Torniquete”
Mayor y más complejo desastre
sufrido por el país desde el punto
de vista del área social y
económica afectada.
El Estado generó un nuevo
modelo de gestión, tanto de la
respuesta como de la
reconstrucción.
Acción de prevención, ante la
inminencia de un desastre,
planeada y asumida por el nivel
departamental.
Acción de prevención, ante la
inminencia de un desastre,
planeada y asumida bajo el
liderazgo de la alcaldía municipal
y la comunidad.
En el Anexo 1.1 corresponde a un cuadro que describe de manera resumida los diferentes
aspectos de los desastres antes mencionados. En el Anexo 1.2 se presenta una descripción
resumida de estos desastres. Desafortunadamente existe muy poca información de la mayoría de
los casos. Los resúmenes que se realizaron son el resultado de consultas ralizadas a personas que
de alguna manera conocieron o vivieron dichos episodios y de la revision de los registros que
quedaron en los medios de comunicación. A continuación se presentan los cinco casos de estudio
que se consideraron como los más importantes para efectos de este trabajo.
1-7
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
1.1 TERREMOTO DE POPAYÁN (31 DE MARZO DE 1983)
1.1.1 El evento desencadenante
El 31 de marzo de 1983, a las 8:15 de la mañana, se produjo un terremoto de magnitud 5.5 en la
escala de Richter de 18 segundos de duración, con epicentro a pocos kilómetros al occidente de
la ciudad de Popayán (capital del Departamento del Cauca) y con una profundidad de 12 a 15
kilómetros (“superficial”), debido al desplazamiento de la falla Rosas-Julumito, perteneciente al
sistema Romeral. En Popayán y en Cajibío, población situada a 31 kilómetros al norte de la zona
epicentral, se registraron intensidades hasta de grado IX en la Escala Modificada de Mercalli. Se
estima que perdieron la vida 287 personas, hubo 7.248 heridos y cerca de 150,000 personas
afectadas. Un fenómeno que contribuyó a agravar los efectos del sismo fueron las intensas
lluvias que comenzaron a caer sobre el área afectada y que se prolongaron durante varias
semanas después del sismo del 31 de marzo. Dadas las características de los muros de adobe de
las edificaciones afectadas en Popayán y el hecho de que se habían quedado sin la protección de
los techos y aleros, las edificaciones del Centro Histórico se afectaron gravemente por las
características de los materiales de la tapia y el adobe.
Posiblemente dos factores interrelacionados contribuyeron a llamar la atención nacional e
internacional sobre este terremoto, con el cual de alguna manera se inició una cadena de
desastres que desde entonces ha afectado a distintas comunidades y regiones del país, y cuyo
último “eslabón” de gran magnitud ha sido hasta ahora el terremoto del Eje Cafetero.3 Esos
factores son: el hecho de que el terremoto hubiera afectado una ciudad nacional e
internacionalmente conocida por su Centro Histórico, y que hubiera ocurrido precisamente un
jueves santo, en plena Semana Santa, que era entonces y sigue siendo hoy, la época del año más
significativa para las tradiciones de la ciudad. En el momento del sismo había en la Popayán una
gran cantidad de turistas procedentes de distintos lugares de Colombia y del mundo.
Guardadas las proporciones en términos de significado, de afectación y de antigüedad, con el
terremoto de Popayán sucedió algo similar a lo ocurrido con el terremoto que destruyó a la
ciudad de Bam (Irán) en diciembre del 2003: aunque los efectos de ambos terremotos afectaron
comunidades y áreas muchísimo más grandes que las que ocupan las ciudades históricas
destruidas, fueron los bienes del patrimonio histórico los que convocaron la solidaridad
internacional.
1.1.2 Los factores de vulnerabilidad
Fueron múltiples las razones por los cuales la ciudad de Popayán fue incapaz de resistir los
efectos del sismo. El riesgo se debe por una parte a su ubicación sobre un ambiente de
3
En 1979, pocos años antes del terremoto de Popayán, se presentaron dos desastres significativos: el maremoto de Tumaco y El
Charco, y un terremoto que afectó al llamado Viejo Caldas. El primero causó 452 muertos, 1.011 heridos, 95 desaparecidos, 3.081
casas destruidas y otros daños en la infraestructura regional; y el segundo 27 muertos, 262 heridos, 160 afectados y 485 viviendas
destruidas, pero no generaron ni la reacción ni la movilización que generó el terremoto de Popayán.
1-8
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
numerosas de fallas geológicas activas y una serie de factores, entre los cuales se destacan los
siguientes:
•
El estado deficiente de las edificaciones del Centro Histórico, construidas muchas de
ellas en los siglos XVII, XVIII y XIX, cuando Popayán era uno de los más importantes
centros de actividad económica y política del periodo colonial y posteriormente de la
Independencia. Para cuando ocurrió el terremoto de 1983, las grandes casonas, que
habían sido concebidas y construidas para que en ellas habitaran grandes terratenientes
de la región, y cuyo mantenimiento exigía la atención permanente de un gran número de
trabajadores, se encontraban, casi sin excepción, totalmente deterioradas. No existían ya
recursos para reparar o sustituir periódicamente las estructuras de madera que soportaban
los techos de teja, ni para otorgarles a los muros de adobe el mantenimiento necesario. El
comején (una de las amenazas que aparecen inscritas en la base de piedra de la Cruz que
existe junto a la iglesia de Belén, en un cerro que colinda con el Centro Histórico de
Popayán)4 había deteriorado casi completamente las estructuras de madera, que al
“abrirse” bajo el peso de las tejas de barro, como consecuencia del sismo, se llevaron
consigo los muros de adobe.
•
Por otra parte, esas mismas casonas, que originalmente no habían sido pensadas para
generar un rendimiento económico, desde mediados del siglo XX comenzaron a sufrir
una serie de modificaciones, en parte para adaptarlas para acoger elementos de la
modernidad que no existían cuando fueron erigidas (como la energía eléctrica y los baños
en el interior de las habitaciones, con las consecuentes tuberías atravesando los muros) y
los closets cuya instalación exigió la alteración de los muros de habitaciones cuyos
ocupantes antes hacían uso de armarios; y en parte, en los primeros pisos, para
cambiarles el uso a las que antiguamente eran montereros, depósitos y habitaciones de la
servidumbre, para convertirlas en locales comerciales abiertos a la calle. Este último
cambio de uso conllevó a la demolición de muros interiores y a otras reformas que
acabaron por debilitar totalmente las casas.
•
Otro factor que debilitó la capacidad de las viejas casonas para resistir a los sismos, fue la
pavimentación de las calles antes empedradas del Centro Histórico, lo cual alteró el ciclo
precipitación-evaporación en una ciudad en donde caen lluvias abundantes en época de
invierno. Las cimentaciones en piedra de los muros de las casas habían sido alteradas
pocos años antes del sismo, cuando se tomó la decisión de ocultar en una “red
subterránea” bajo los andenes, al igual que los cables eléctricos. Esa medida mejoró de
manera notable el paisaje urbano, pero obligó a remover enormes piedras para darle
cabida a la tubería subterránea. Algunas de esas piedras formaban parte de la cimentación
de las casas.
4
Las otras dos amenazas inscritas en la base de la cruz de Belén son los terremotos y los rayos, pero también se pide rezar “Dos
Padrenuestros para que no sea total la ruina de Popayán”.
1-9
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
•
En distintos sectores nuevos de la ciudad, contribuyeron al colapso de los edificios y
casas las construcciones sobre rellenos antrópicos, las fallas constructivas (ejemplo de lo
cual son los amarres horizontales deficientes de las varillas al interior de las columna, o
la sustitución del hierro por alambre de púas para efectuar esos amarres), y problemas
derivados del uso de materiales de arrastre (arena, piedra) del río Cauca, en el cual
desemboca el río Vinagre cuyas aguas se encuentran altamente contaminadas por ácidos
naturales y procedentes de la actividad minera en las cabeceras del río, ubicadas en las
inmediaciones del cráter del volcán Puracé.
•
En las zonas rurales contribuyeron los errores constructivos en las casas de ladrillo y
cemento, muchas de las cuales carecían totalmente de estructuras sismorresistentes y
tenían diseños en “L” o similares (producto muchas veces de ampliaciones), que
propician la respuesta inadecuada de las estructuras debido a la irregularidad en planta;
los techos de teja de barro sobre muros de adobe, tierra pisada y bahareque, que
originalmente habían soportado techos de paja; la poca resistencia intrínseca de la tierra
pisada a los sismos cuando, como era el caso en el Cauca, carece de los refuerzos
estructurales adecuados; la mezcla de materiales (tierra/bahareque con ladrillo) y la
ausencia de mantenimiento en las casas. Debe anotarse que en algunos lugares donde
todas las edificaciones colapsaron, las construcciones en bahareque lograron mantenerse
en pié o por lo menos les dieron a sus ocupantes tiempo para salir.
1.1.3 Los efectos inmediatos
El terremoto afectó el municipio de Popayán y 11 municipios más (165 veredas), con un área
total aproximada de 2.550 km2. Se registraron 287 personas muertas y 7.248 personas heridas5
y entre 100.000 y 150.000 personas afectadas6. En Popayán causó daños considerables en el
llamado “centro histórico” de la ciudad (incluyendo la destrucción casi total de antiguos templos,
monumentos y otros lugares de interés histórico, muchos de ellos pertenecientes a la lista de
bienes del patrimonio nacional), en el cual dominaban las construcciones de tierra pisada (por
razones como la baja resistencia intrínseca de ese material frente a los sismos y, como ya se
indicó, por las modificaciones introducidas a las edificaciones a lo largo de los años que
alteraron sus características estructurales y el casi nulo mantenimiento, especialmente a las
cubiertas de madera, que se derrumbaron arrastrando consigo a los muros. (Orrego y Sarria –
Ingeominas / Uniandes, 1984).
El terremoto afectó igualmente las construcciones de ladrillo y de concreto reforzado, como ya
se indicó también, debido principalmente a fallas en los sistemas constructivos (deficiente
confinamiento de las columnas), a deficiencias en los materiales y, en alguna medida, a la baja
capacidad portante, deformabilidad y alto contenido de humedad de los suelos sobre los cuales
5
6
EL TIEMPO – Abril 1 de 1984 – Pág. 2 B
EL TIEMPO – Abril 5 de 1983
1-10
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
estaban construidas muchas de las edificaciones afectadas (muchos de los cuales eran rellenos
antrópicos).
Después de Popayán, el núcleo urbano más afectado fue Cajibío, situado a unos 20 kilómetros al
norte de la zona epicentral. Esta población se reconstruyó con el apoyo de la organización no
gubernamental “Antioquia Presente”, que se creó precisamente para manejar las donaciones de
ese departamento para la reconstrucción de Cajibío. Esa ONG ha cumplido un papel importante
en la recuperación de las comunidades afectadas por los desastres que posteriormente se han
registrado en el país. También sufrieron daños de menor intensidad otros 34 municipios del
departamento del Cauca.
1.1.4 El valor estimado de los daños
Los pérdidas directas producidos por el terremoto en el municipio de Popayán se calcularon en
aproximadamente $ 29.849 millones de pesos colombianos de la época (US$ 1.0 = Col$ 79, tasa
promedio según el Banco Mundial para 1983), el 58.2% de los cuales correspondieron daños en
vivienda, dentro de la cual se destacan cerca de 17.3807 millones correspondientes a la pérdida
de viviendas en Popayán. Gran parte de éstas ubicadas en el Centro Histórico.
Los daños a los servicios públicos se calcularon inicialmente en cerca de 1.070 millones de pesos
(acueducto y alcantarillado, teléfonos y electricidad), lo cual equivaldría al costo de reposición
de lo existente, pero los costos finales invertidos en “reconstrucción” de esos servicios fueron
mucho mayores debido a la súbita expansión física de la ciudad y a que las proyecciones y
requerimientos del futuro desarrollo impusieron la necesidad de modernizar y ampliar las redes
de servicios básicos. La cifra final invertida en estos tres servicios hasta 1986 fue de
1.933’377.195.8
De acuerdo con INGEOMINAS, el valor total de los daños materiales ocasionados por el
terremoto representó algo más del 5% del presupuesto total del Estado colombiano en el año de
1983.
Tabla 1.2 Detalle de los daños físicos
Aspecto
Daño
Costo
Infraestructura de las Daños en teléfonos en la zona rural afectada por $7.500.000
(4) evaluación de daños).
comunicaciones
$ 7.500.000
Daños en teléfonos en la zona de Popayán por $120.000.000
(4) evaluación de daños).
$ 120.000.000
7
Popayán: $17.380.000.000 en daños de vivienda- zona rural: $554.236.000 (Fuente: Sarria Molina, Alberto, “El
sismo de Popayán marzo 31 de 1983, informe general preliminar”, Colombia, abril de 1983.)
8
Teléfonos: $106’000.000; Acueducto y Alcantarillado: $801’567.195; Electricidad: $1.025’810.000.
1-11
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
Infraestructura
vial
Infraestructura de
líneas vitales
Vivienda
Equipamientos
ERN
Daños en vías, terminales y estacionamientos en la zona
rural afectada, estimados en $12.000.000 (4) evaluación de
daños).
$ 12.000.000
Daños en vías, terminales y estacionamientos en Popayán,
estimados en $325.000.000 (4) evaluación de daños).
$ 325.000.000
Daños en Acueductos ($23.500.000), Alcantarillados
($25.980.000) y Energía ($143.210.000) en la zona rural
afectada, estimados en $12.000.000 (4) evaluación de
daños).
$ 192.690.000
Daños en Acueductos ($76.000.000), Alcantarillados
($27.000.000), Energía ($644.413.000) y Basuras y
escombros ($ 25.000.000) en Popayán, estimados en
$772.413.000 (4) evaluación de daños).
$ 772.413.000
Daños en vivienda en la zona rural afectada por
$554.236.000 (4) evaluación de daños).
Daños en vivienda en Popayán por $17.380.000.000 (4)
evaluación de daños).
Daños en mataderos en la zona rural afectada por
$5.000.000 (4) evaluación de daños).
Daños en mercados en la zona rural afectada por $7.000.000
(4) evaluación de daños).
Daños en salud (centros de salud y hospitales) en la zona
rural afectada por $19.750.000 (4) evaluación de daños).
Daños en educación (escuelas y colegios) en la zona rural
afectada por $195.000.000 (4) evaluación de daños).
Daños en recreación (estadios, campos de juego, coliseo) en
la zona rural afectada por $3.000.000 (4) evaluación de
daños).
Daños en recreación (teatros y cines) en la zona rural
afectada por $2.000.000 (4) evaluación de daños).
Daños en otros equipamientos (iglesias $50.000.000,
museos y casetas comunales $14.800.000, edificios
municipales $15.000.000) en la zona rural afectada por
$79.800.000 (4) evaluación de daños).
Daños en el cementerio de Popayán por $50.000.000 (4)
evaluación de daños).
Daños en mataderos en Popayán por $7.000.000 (4)
evaluación de daños).
Daños en mercados en Popayán por $45.000.000 (4)
evaluación de daños).
Daños en salud (centros de salud y hospital) en Popayán por
$127.000.000 (4) evaluación de daños).
Daños en educación (escuelas $151.000.000, colegios
$510.000.000 y Universidad $1.020.000.000) en Popayán
por $195.000.000 (4) evaluación de daños).
$ 554.236.000
$ 17.380.000.000
$ 5.000.000
$ 7.000.000
$ 19.750.000
$ 195.000.000
$ 3.000.000
$ 2.000.000
$ 79.800.000
$ 50.000.000
$ 7.000.000
$ 45.000.000
$ 127.000.000
$ 1.681.000.000
1-12
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Daños en recreación (estadio $30.000.000, coliseo
$5.000.000, teatros $200.000.000 y cines $50.000.000) en
Popayán por $285.000.000 (4) evaluación de daños).
$ 285.000.000
Daños en otros equipamientos (iglesias $3.950.000.000,
museos $540.000.000 y hoteles $260.000.000) en Popayán
por $311.550.000 (4) evaluación de daños).
$ 4.750.000.000
Subtotal
$ 26.620.389.000
Tabla 1.3 Impacto social y económico
Industria, comercio y Daños en Comercio y oficinas en la zona rural afectada, por
$ 12.000.000 (4) evaluación de daños).
otros servicios
Daños en Comercio y oficinas en Popayán, por
$2.500.000.000 (4) evaluación de daños).
Daños en Instituciones en Popayán, por $717.000.000 (4)
evaluación de daños).
Subtotal
$ 12.000.000
$ 2.500.000.000
$ 717.000.000
$ 3.229.000.000
Tabla 1.4 Valor cuantificado de daños según datos encontrados
Total en pesos colombianos de 1983
Total frente a PIB de 1983 (%) ($3.054.100 millones)
Total en Dólares para 1983 (US$ 1.00 = Col$ 79)
Porcentaje sobre el total cuantificado
$ 29.849.389.000
0,977%
$ 377.840.367
65,225%
Nota: Datos estimados con base en los costos de reparación y de reconstrucción según “Informe
Preliminar” de Sarria Molina.
1.1.5 La respuesta estatal
Este terremoto y el desastre que desencadenó, marcaron un hito importante en la historia
contemporánea de los desastres y de la gestión del riesgo en Colombia, porque (desde el punto
de vista académico y científico) a partir de ese momento se comenzaron a analizar los desastres
de manera más o menos sistemática como procesos sociales y no solamente como fenómenos
naturales, y porque por primera vez el Estado expidió normas tendientes a definir su
responsabilidad frente a los mismos.
1-13
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Tres meses después del terremoto se expidió la Ley 11 del 23 de junio de 1983 mediante la cual
se creó la Corporación para la Reconstrucción y el Desarrollo del Departamento del Cauca
(CRC), se establecieron estímulos tributarios para la creación de nuevas empresas industriales,
comerciales, agropecuarias y mineras que se establecieran en la zona de desastre (estímulos que
por distintos factores no produjeron efectos reales), y se le otorgaron facultades extraordinarias
al Presidente de la República para expedir normas tendientes a la reconstrucción de la zona
afectada, y para crear y poner en funcionamiento el Fondo Nacional de Calamidades, lo cual se
llevó a cabo posteriormente mediante Decreto-ley 1547 de 1984.
Una característica importante de la respuesta estatal al terremoto de Popayán, es que si bien se
creó una institución para coordinar las acciones de reconstrucción y canalizar los recursos de
distintas fuentes, la ejecución de esos recursos estuvo a cargo, de manera directa, de las
instituciones públicas, cada una dentro de su campo de responsabilidad. Es así como la
financiación para la reconstrucción de vivienda se llevó a cabo a través del Banco Central, del
Instituto de Crédito Territorial y de la Caja Agraria; la reconstrucción de los establecimientos
escolares estuvo a cargo del ICCE; la de la Universidad del Cauca estuvo a cargo de esa misma
institución; la reconstrucción, ampliación y modernización de las redes de servicios públicos
estuvo a cargo del Acueducto de Popayán, EMPOCAUCA, CEDELCA (Energía) y la Empresa
de Teléfonos de Popayán, etc. Como se verá más adelante, los programas de autoconstrucción de
vivienda popular estuvieron a cargo del SENA, con financiación, principalmente, de la Caja
Agraria y del Instituto de Crédito Territorial. La Federación Nacional de Cafeteros asumió de
manera directa la reconstrucción de muchas zonas rurales, en especial de las productoras de café.
Y por supuesto, la Gobernación del Cauca y el Municipio de Popayán asumieron también de
manera directa la reconstrucción de gran parte de la infraestructura afectada. Es decir, que si bien
se creó una nueva institución para manejar el desastre, la reconstrucción no solamente
comprometió a las instituciones “de tiempos normales”, sino que las fortaleció técnica,
financiera y administrativamente para que pudieran cumplir con los retos que debían afrontar. La
Arquidiócesis de Popayán (Iglesia Católica) cumplió un papel importante en la reconstrucción de
los barrios populares.
Así mismo, en el proceso de reconstrucción de los sectores populares de la ciudad se pusieron en
marcha, por primera vez de manera masiva, estrategias de autoconstrucción asistida por el
Estado (en este caso representado por el Servicio Nacional de Aprendizaje SENA), por medio de
los cuales las comunidades afectadas asumieron un papel importante en la reconstrucción de su
hábitat. Alrededor de la autoconstrucción se desencadenaron procesos importantes de
organización comunitaria, algunos de ellos marcados (más de hecho que planificadamente) por la
perspectiva de género.
El programa que adelantó el SENA fue posible en gran medida gracias al énfasis que el gobierno
nacional de entonces, presidido por Belisario Betancur, le asignaba a la llamada “política social”.
Como se indicó atrás, un papel muy importante que cumplió el Estado, a través de la recién
creada Corporación para la Reconstrucción del Cauca CRC, del Departamento Nacional de
Planeación y de las autoridades económicas del país, fue el de tramitar los créditos
1-14
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
internacionales tendientes a conseguir los recursos para la reconstrucción. Mediante acta 505 de
0ctubre 14 de 1984 el Consejo Nacional de Política Económica y Social CONPES autorizó al
Gobierno para negociar un crédito internacional con el BID hasta por valor de 80 millones de
dólares, y aprobó la utilización de los primeros 40 millones. Por otra parte, se gestionaron otros
empréstitos de la siguiente manera:
INSTITUCIÓN
CRÉDITO
Universidad del Cauca
Universidad del Cauca
ICCE (Constr. Escolares)
Acueducto y Alcantarillado
Teléfonos
CRC-SIP (Varias obras)
CRC (Varias obras)
Total
BID 440 OC-CO
BID 724 SF-CO
BID 475 SF-CO
BIRF 1726 - CO
Banco Skandinaviska
BIRF 1558 - CO
BIRF 2379 – CO
MONTO
(Millones de USD)
10.5
5.0
9.0
1.5
2.5
6.4
40.0
74.9
El Gobierno colombiano aportó recursos de contrapartida por valor de 21.000 millones de pesos.
(Fuente: CRC, “Popayán, tres años después, 1983 – 1986”). Así mismo, en su informe financiero
y de actividades rendido tres años después del terremoto, la CRC registra una serie de
donaciones en especie y en dinero recibidas directamente o a través del Ministerio de Relaciones
Exteriores (girados por gobiernos del exterior y misiones acreditadas), algunas con destinación
específica y otras para libre inversión.
1.1.6 La respuesta comunitaria
Para cuando se presentó el terremoto, en Popayán existía un notable déficit habitacional que no
se exteriorizaba como en otras ciudades de Colombia, en donde para ese entonces ya existían
cinturones de miseria y barrios de invasión, sino que “se disimulaba” mediante un enorme
hacinamiento en barrios de clase media y de sectores populares, que resultaron gravemente
afectados.
Al caerse o afectarse muchas de las unidades unifamiliares que albergaban dos o más familias en
situación de hacinamiento, se produjo un movimiento popular que en pocas horas se apoderó de
un gran número de predios que rodeaban la ciudad y de algunos dispersos en el interior de la
misma, en un proceso de invasiones (se piensa que algunas de ellas previamente planificadas),
que a los pocos días del evento habían erigido una nueva ciudad, construida con materiales
precarios (cartón, madera, guadua, techos de zinc, cartón embreado o asbesto cemento), o con
materiales recuperados de las edificaciones colapsadas (puertas, ventanas, tejas, etc).
A esos cinturones que se levantaron alrededor de la ciudad “formal”, y que de manera
eufemística se denominaron “los asentamientos”, llegaron a vivir entre 20 y 30 mil personas, la
1-15
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
mayoría de las cuales habitaban desde antes en Popayán, y el resto arribaron atraídas por las
noticias que difundían los medios de comunicación sobre la existencia de una aparente “bonanza
sísmica”, producto de una afluencia de recursos económicos enviados desde el resto del país y
desde el exterior para aliviar el sufrimiento de la ciudad destruida.
Si bien los medios de comunicación y los rumores comunitarios tienden a magnificar por encima
de toda medida el valor real de esos recursos, cierto es que se presentaron sucesos como la
distribución de billetes en los barrios populares por parte del entonces narcotraficante Carlos
Ledher, lo cual apareció en los noticieros de televisión. Todo esto contribuyó a la afluencia de un
gran número de personas procedentes no sólo del departamento del Cauca sino de otras regiones
del país, incluyendo la Costa del Pacífico (lo cual explica que con posterioridad al terremoto se
hubiera registrado en Popayán un incremento significativo en los casos de malaria.)
La Corporación para la Reconstrucción y el Desarrollo del Cauca CRC (hoy Corporación
Autónoma Regional del Cauca), procedió a negociar y a adquirir los predios invadidos por los
nuevos pobladores, e instituciones hoy desaparecidas como el Banco Central Hipotecario, el
Instituto de Crédito Territorial y la Caja de Crédito Agrario, principalmente, abrieron líneas de
crédito con bajos intereses y largos plazos para financiación de vivienda en los sectores
populares. Como se indicó atrás, el Servicio Nacional de Aprendizaje SENA lideró un proceso
de autoconstrucción comunitaria a través del cual las mismas familias afectadas repararon o
construyeron cerca de tres mil casas, tanto en los barrios destruidos como en los nuevos
asentamientos. La financiación de este proceso corrió íntegramente por parte del SENA en lo
que corresponde a la asistencia técnica y organizativa a las comunidades autoconstructoras. La
financiación de los terrenos dependía de fuentes diversas según el caso (como se dijo la CRC
adquirió los lotes sobre los cuales se levantaban “los asentamientos”) o, cuando era posible, las
familias construían en el mismo terreno en donde se encontraba su casa anterior. Como resultado
de todo esto aparecieron de manera casi súbita 33 nuevos barrios en Popayán.
1.1.7 Valor de las intervenciones en emergencia y rehabilitación
Tabla 1.5 Entidades y costos
Entidad
Presidencia de la
República
Tipo de apoyo
Asignó de manera inmediata $1.847.000.000 para atender
las necesidades de los primeros meses de emergencia (1) 1).
Costo
Gobierno de Italia
Donó US$ 350.000 en carpas y leche en polvo. (6) Periódico
el Tiempo, 5 de abril de 1983, 10 B)
$ 27.650.000
Subtotal
$ 1.874.650.000
$ 1.847.000.000
1-16
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Tabla 1.6 Valor total estimado en emergencia
y rehabilitación
$ 1.874.650.000
Total en pesos colombianos de 1983
0,061%
Total frente a PIB de 1983 (%) ($3.054.100 millones)
$ 23.729.747
Total en Dólares para 1983 (US$ 1.00 = Col$ 79)
4,096%
Porcentaje sobre el total cuantificado
El peso mayor de esta suma corresponde a $1.847’000.000 que de manera inmediata giró la
Presidencia de la República para atender las necesidades de la emergencia (Corporación para la
reconstrucción y el desarrollo del departamento del Cauca CRC, Popayán… dos años después,
Popayán - Colombia, marzo de 1985). No incluye el valor de donaciones en drogas, carpas,
alimentos, servicios y dinero llevadas a cabo por varias instituciones del sector público9 y
privado, las cuales no están cuantificadas. Sí incluye una donación en carpas y leche en polvo
realizada por la Embajada de Italia, equivalente a $350.000 dólares. Efectivamente, las carpas
verdes italianas, junto con las carpas azules donadas por los Estados Unidos, marcaron en gran
medida y durante muchos meses, el paisaje de Popayán post-terremoto. Resulta interesante
anotar que el gobierno del Canadá donó unos módulos prefabricados en aluminio, en los cuales
funcionaron durante varios meses distintas instituciones y despachos públicos que perdieron sus
sedes con el terremoto. En el año 2003, 20 años después, la Alcaldía de Popayán recuperó esos
mismos módulos como base para las instalaciones de un moderno centro de informática que hoy
funciona en el sector occidental de la ciudad.
1.1.8 Valor de las intervenciones de reconstrucción
Tabla 1.7 Programas de reposición ambiental
Estudios
Proyectos
INGEOMINAS (con el apoyo de Universidad de los Andes,
Universidad del Cauca, IGAC, ISA, CVC, SENA regional
Cauca, Ministerio de Obras Públicas, Distrito No. 6 y
Colciencias que aportó $4.000.000 (3) 3)), “El sismo de
Popayán del 31 de marzo de 1983”, Febrero de 1986 :
Realización del Estudio, que contiene microzonificación de
Popayan, Estudios de fuentes de materiales de construcción,
estudios de suelos, evaluación de daños, y recomendaciones
para la expansión de Popayán. (3) 189)
Subtotal
$ 4.000.000
$ 4.000.000
9
Gobernaciones de los departamentos del Valle, Antioquia, Quindío y Risaralda; Empresas Municipales de Cali y Medellín, Alcaldía
de Bogotá y Empresa de Teléfonos de Bogotá, Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, Ministerio de Obras Públicas, Secretaría de
Obras Públicas del Cauca, Comités de Emergencia, CVC, y otras entidades: asumieron el restablecimiento de los servicios
públicos, la remoción de escombros y demás necesidades inmediatas que desencadenó el terremoto. (Fuente: CRC)
1-17
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Tabla 1.8 Programas de reposición económica
Créditos para
empresas:
Créditos de fomento del Banco de la República aprobado para
el departamento del Cauca en el periodo 1982-1985, para
actividades como comercio, industria y turismo. (3)
Subtotal
$ 4.810.377.000
$ 4.810.377.000
Tabla 1.9 Reconstrucción física
Aspecto
Infraestructura
Detalle
Alcaldía de Popayán - CRC (Programa BIRF 2379co ):
Reparación y reposición de vias ($ 207.500.000 según
presupuesto reajustado) y Plan vial ($10.000.000). Equipo
para obras públicas ($80.300.000). Programa 1558 BIRF: Vias
de Asentamientos ($ 77.600.000), cifras para 1986 (2) 38))
Costo
$ 375.400.000
Empresa de Teléfonos - CRC (Programa BIRF 2379co):
Construcción, ampliación de servicio de
teléfonos($50.000.000); Programa 1558 BIRF: Construcción,
ampliación de servicio de teléfonos, $19.600.000 para 1986;
Alcaldía de Popayán - CRC (Programa BIRF 2379co
):Construcción y ampliación del servicio de teléfono $
36.400.000 para 1986 (2) 16)
$ 106.000.000,00
Acueducto y Alcantarillado de Popayán S.A. - CRC
(Programas BIRF 2379 co / 1726 co / 1558co): Instalación de
redes de acueducto y alcantarillado, $745.750.000 ejecutados
para 1986(2) 85)
EMPOCAUCA LTDA.: Reconstrucción de los acueductos y
alcantarillados de Cajibío, Caldono, El Tambo, Piendamó,
Timbío, y acueducto de Morales, $55.817.195,77ejecutados
para 1986 (2) 89).
$ 801.567.195,77
CEDELCA. - CRC (Programas BIRF 2379 co / 1558co): Plan
de Energía Eléctrica para el departamento, $122.100.000,
Adecuación y reconstrucción de infraestructura eléctrica para
Popayan, $612.618.000, Alimentación eléctricaa para los
nuevos barrios de Popayán, $152.768.000,
Obras previas a los Programas BIRF 2379 co / 1558 co. :
$224899.000 (2) 93)
$ 1.112.385.000,00
1-18
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
Vivienda
ERN
Recursos a cargo del BCH asignados a la reconstrucción y
reparación de vivienda, $9.402.500 (2) 60); Recursos a cargo
del ICT asignados para la reconstrucción de barrios,
construcción de vivienda nueva, y obras de urbanismo,
$2.073.048.000 ejecutados al 85, mas $ 615.700.000,
programado para el 86. (2) 64); Construcción de 437
soluciones de vivienda por parte de la Empresa de Desarrollo
Urbano, en las siguientes urbanizaciones: Urb, Santafe de
Bogotá, $128.592.594; Urb Cruz Roja, $122.370.980;
Urbanización la Ferias I, $72.013.747; Urb. Las Ferias II,
$50.431.500; Por ejecutar: Urb Llano largo, $102.376.274,
Renovación Sector Historico, $350.000.000. (2) 74-75)
Aportes recibidos por gestión de la primera dama de la nación
con destino a: Reconstrucción barrios Colombia II, $
70.000.000, El cadillal, $3.800.000, Nazareth, $ 5.000.000,
Adecuación de Terrenos Las Palmas $ 9.100.000
$ 3.611.835.595
Giros Efectuados hasta 1986 según Programas BIRF 2379 co /
1558 co :
Estudios Básicos Empocauca, $7.000.000 (2) 16-18); Estudios
Básicos y de Factibilidad de Ingeominas Regional $
18.800.000 (2) 16-18); Proyecto Arquitectonico para la planta
Planeación y diseño Física de la Empresa de Desarrollo Urbano de Popayán,
$20.000.000 (2) 16-18); Proyecto para desarrollo agropecuario
de la Penitenciaría Nacional San Isidro, $1.900.000 (2) 16-18);
Estudios Complementarios dle ICT para Bloques Pubenza, $
2.200.000 (2) 16-18); Aportes para el Proyecto Arquitectónico
del Parque de los Periodistas, $1.000.000, (2) 16-18).
$ 50.900.000
Giros Efectuados hasta 1986 según Programas BIRF 2379 co /
1558 co :
Adquisición de equipos para obras públicas, $268.200.000;
Construcción de Edificios de la Gobernación, de la
Contraloría, y de las Alcaldías de Piendamó y Cajibío por
$127600000 (2) 16);
$ 395.800.000
Equipamientos y
obras públicas
Centro de Computo, $3.300.000; Talleres y puente del
humilladero, $4.700.000; Construcción de nuevas Plazas de
Mercado, instalaciones provisionales y reconstrucción de la
existente, $65.100.000; Construcción de CAM y sede propia
CRC, $182.600.000 ($51.500.000 adicionales por ejecución
directa). Recursos para Obras de Rellenos sanitarios,
$14.000.000 (2) 16);
Reconstrucción Asilo para Ancianos: $ 84400000 (2) 16);
Modernización Equipo de Bomberos, y aportes a esta
institucion $ 11.100.000 (2) 16);
$ 321.200.000,00
$ 95.500.000,00
1-19
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Aportes para el SENA (Dotación, equipo, autoconstrucción,
promoción de empleo, $36.600.000, otros aportes,
$12.000.000 Construcción salón comunal B/Ma
Oriente$300.000, (2) 16); Reconstrucción y dotación de
centros de Salud, $18.300.000, (2) 16); Construcción y
dotación de escuelas $30.300.000 (2) 16); Reconstrucción
Museo Valencia, $ 30.000.000 (2) 16); Construcción de
Planta Física de la Defensa Civil Colombiana, $1.000.000 (2)
16);
$ 128.500.000,00
Reconstrucción de Vias Internas del cuartel General de la
Policia nacional, $1.000.000 (2) 16);
Reconstrucción de Terminal de Transportes, con aportes de la
Terminal y el CRC por un valor inicial de $22.000.000 (2)
148)
Reconstrucción de Iglesias, Capillas y programas de Inversión
de la Arquidiócesis de Popayan, con aportes de la
Arquidiócesis y el CRC $231.859.744.89(2) 48)
$ 254.859.744,89
Reconstrucción de Escuelas con aportes del ICCE, el BID, y la
CRC, $1.442.149.000, $83.300.000 (2) 55).
Reconstrucción de la Universidad del Cauca con aportes del
gobierno Nacional (BID) $528.717.217 (2) 52).
$ 2.054.166.217,00
Aporte para Terreno y Capital de Trabajo, para el Centro
Integrado de empleo del Cauca (2)
Subtotal
$ 4.000.000
$ 9.312.113.753
Tabla 1.10 Valor cuantificado de reposiciónreconstrucción
Total en pesos colombianos de 1983
Total frente a PIB de 1983 (%) ($3.054.100 millones)
Total en Dólares para 1983 (US$ 1.00 = Col$ 79)
Porcentaje sobre el total cuantificado
$ 14.039.915.753
0,460%
$ 177.720.453
30,679%
Estos valores corresponden al informe de la CRC rendido en 1986, y son la sumatoria de lo
ejecutado entre 1983 y 1986, tanto por la CRC, como por las distintas entidades involucradas.
1-20
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
1.1.9 Resumen de costos relacionados con el desastre
Tabla 1.11 Resumen de costos del desastre
Total en pesos colombianos de 1983
$ 45.763.954.753
1,498%
Total frente a PIB de 1983 (%) ($3.054.100 millones)
Total en Dólares para 1983 (US$ 1.00 = Col$ 79)
$ 579.290.566
Porcentaje sobre el total cuantificado
100,00%
1.1.10 Duración del proceso de reconstrucción
A los tres años del terremoto se había recuperado la capacidad de la ciudad para funcionar
“normalmente”, aunque el proceso de mejoramiento de los nuevos barrios y la construcción de
varios edificios públicos se prolongó durante varios años más. En el centro histórico de la ciudad
quedaron varios lotes desocupados, correspondientes a edificaciones que nunca se
reconstruyeron.
La Ley 11 de 1983 y sus efectos sobre la reactivación económica de la zona afectada
“La ley 11 de 1983, que entre otras cosas creó la Corporación para la Reconstrucción
del Cauca (CRC) y el Fondo Nacional de Calamidades, estableció también algunos
estímulos para la creación de nuevas empresas industriales, comerciales, agropecuarias
y mineras en la zona del desastre. En efecto, se eximían del 40% del impuesto a la
renta y complementarios a quienes se establecieran físicamente en dicha zona en 1984
y 1985, del 30% a quienes lo hicieren en el 86, y del 20% a quienes lo hicieren en el
87.
Lo cierto es que el resultado práctico de dichos estímulos fue casi nulo, al contrario de
lo sucedido con la ley 44 de 1987, que favoreció a quienes invirtieran en nuevas
empresas en la zona de influencia del Nevado del Ruiz, pero no únicamente en la zona
devastada, sino en una región mucho más amplia de los departamentos circundantes.
El fracaso de la primera disposición en cierta medida se explica por el hecho de que
difícilmente se podían atraer inversionistas a una ciudad casi totalmente destruida, con
una infraestructura de servicios totalmente insuficiente, rodeada por una súbita
explosión de cinturones de miseria y con un futuro totalmente incierto desde el punto
de vista físico, económico, político y social. Cinco años después del terremoto, cuando
la ciudad no solamente se encontraba totalmente reconstruida, sino mucho mejor que
antes del sismo, cuando las redes de servicios ya se habían ampliado y mejorado,
cuando los “nuevos barrios” poco ha poco se habían ido incorporando, como nuevas
fuerzas activas, sociales y económicas, al nuevo Popayán, cuando la ciudad podía
1-21
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
mostrar su capacidad de respuesta ante las crisis, los estímulos para la creación de
nuevas empresas ya no existían.
En el caso de Popayán, podemos afirmar que se le ofrecieron estímulos para que
montara una nueva empresa al motociclista accidentado, mientras se encontraba
todavía hospitalizado, lleno de sondas, de agujas y de tubos, y sin un centavo para
pagar la cuenta del hospital. En el caso de la Ley 44 de 1987 (como se verá más
adelante al comentar el desastre de Armero), se le ofrecieron los estímulos al
motociclista, pero también a los parientes sanos, la mayoría de los cuales se habían
enterado de la tragedia, pero no habían padecido directamente el accidente. No estoy
criticando la norma que produjo los efectos deseados, sino lamentando el ingenuo
optimismo de quienes redactaron la parte respectiva de la Ley 11 de 1983, y la
incapacidad política de nuestra región para lograr –o siquiera buscar- que la norma se
adecue a la realidad de las necesidades.
Cierto es que las características de ambos desastres fueron totalmente diferentes y que
la recuperación de la capacidad productiva –esa sí destruida- en la zona afectada por el
Ruiz, ameritaba medidas tan favorables como la total liberación de importaciones y
exención tributaria para la maquinaria agrícola y los equipos agroindustriales traídos al
país con destino a las zonas aledañas al volcán. Como cierto es también que las
exenciones de impuestos del 100% resultan mucho más atractivas que las del 40%
establecidas para el Cauca durante los dos primeros años de vigencia de la norma.
Pero también lo es que, si cuando el medio pudo ofrecer la mínima confianza
necesaria que exigen los inversionistas, hubieran existido atractivos similares, el
despegue económico del Cauca hubiera sido más factible.”10
El texto anterior, publicado en 1989, constituye una reflexión sobre algunas de las razones por
las cuales la Ley 11 de 1983 no pudo alcanzar los objetivos previstos en términos de
recuperación económica de la zona afectada por el terremoto del 31 de marzo de ese mismo año.
En ese momento parecía que, por el contrario, la Ley 44 de 1987 sí lograría estimular el
desarrollo en la zona afectada por la erupción del volcán Nevado del Ruiz y la posterior
avalancha. Los efectos de esa ley, como se verá en su momento, beneficiaron sobre todo a
Ibagué, pero no necesariamente a las comunidades y zonas más damnificadas por el desastre.
10
Adaptado de Wilches-Chaux, Gustavo, “Popayán Pre y Post Terremoto”, en “Herramientas para la crisis desastre, ecologismo y
formación profesional”, SENA, Popayán, Colombia, 1989.
1-22
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Tabla 1.12 Tiempos
Duración del Evento desencadenante
18 segundos
Duración de las réplicas
Las réplicas registradas fueron disminuyendo en número con el tiempo, más no hubo
disminución de magnitudes; todavía se sintieron réplicas, hasta varias semanas después de haber
concluido la observación micro sísmica ((3) 135). (La finalización de las observaciones se
extendieron hasta el 30 de abril de 1983 ((3) 123).)
Tiempo para evaluación de daños
1 mes mínimo
La evaluación de daños producidos fue desarrollada por 70 comisiones conformadas por
ingenieros de Popayán desarrollando rápida y eficiente labor que se inició pocas horas después
del sismo, labor que se extendió durante 2 semanas. Contabilizando 2470 casas destruidas; 6885
con daños mayores del 50%, 4500 con daños menores y 150 oficinas y talleres dañados. ((3)
187).
Tiempo de organización
24 de Junio de 1983: se sancionó por el presidente Belisario Betancur creación de la corporación
CRC (6) (2 meses y 24 días después del evento)
2 semanas
4 meses y 12
días
Periódico El Tiempo, viernes 12 de agosto de 1983: El viernes 12 de agosto de 1983, el señor
José Alquimides de Angulo, fue designado como Director Ejecutivo, de lo que sería la
Corporación, y le dieron 60 días para que presentara el plan de reconstrucción. (4 meses y 12
días después del evento) (6)
Duración fase de atención
6 meses y
medio
Duración fase de reconstrucción
3 años
Se tienen datos de hasta 3 años después del evento, de realización de proyectos.
1.1.11 Fuentes consultadas
(1) Corporación para la reconstrucción y el desarrollo del departamento del Cauca CRC,
Popayán… dos años después, Popayán – Colombia, marzo de 1985.
(2) Corporación para la reconstrucción del Departamento del Cauca - CRC, “Popayán, tres
años después, 1983 – 1986”, Ed. Universidad del Cauca, Popayán, Colombia, 1986.
(3) INGEOMINAS, “El sismo de Popayán del 31 de marzo de 1983”, Febrero de 1986.
(4) Sarria Molina, Alberto, El sismo de Popayán marzo 31 de 1983, informe general
preliminar, Colombia, abril de 1983.
1-23
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
(5) Wilches-Chaux, Gustavo, “Herramientas para la crisis desastre, ecologismo y formación
profesional”, SENA, Popayán, Colombia, 1989.
(6) Wilches-Chaux, Gustavo, Recopilación personal de artículos de los Diarios Oficiales,
sobre el terremoto de Popayán.
Nota: Estas fuentes han sido las principales para el desarrollo de este capítulo, sin embargo
también se consultaron datos de los documentos listados en la bibliografía general del estudio.
1-24
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
1.2 ERUPCIÓN VOLCÁN NEVADO DEL RUIZ (13 DE NOVIEMBRE, 1985)
1.2.1 Evento desencadenante
El miércoles 13 de noviembre de 1985, tras cerca de un año de actividad volcánica
premonitoria11, entra en erupción en cráter Arenas del volcán Nevado del Ruiz, lo cual provoca
el descongelamiento de cerca del 8% del casquete de hielo cubre la parte alta del volcán. Dicho
descongelamiento, a su vez, produce una avalancha de piedras y lodo que se canaliza por los
cauces de los ríos Lagunilla y Azufrado (afluente del primero) y que va arrasando cuanto
encuentra en su trayecto que, en un recorrido relativamente corto, baja de 5.400 metros sobre el
nivel del mar (altura del volcán), a 580 msnm, altura media de la ciudad de Armero, situada en la
desembocadura del cañón del río Lagunilla, en donde la avalancha se abre para expandirse en
abanico sobre la zona.
Dos explosiones del volcán se produjeron a las 3:06 pm. y otras dos más fuertes a las 9:08 y 9:30
de la tarde del 13 de noviembre, pero los lahares o flujos de lodo apenas alcanzaron la ciudad de
Armero a las 11:35 de la noche.
Asociados a la erupción se presentaron los siguientes fenómenos (amenazas concatenadas):
Deshielo en varias zonas de los flancos del casquete glacial del nevado, que junto con la lava y la
ceniza producto de la erupción y con incorporación de materiales rocosos de depósitos de baja
densidad existentes en las cabeceras de los ríos que nacen en el Volcán, originó lahares que
fluyeron decenas de kilómetros por los cauces de esos ríos hacia ambos lados de la codillera.
Dado el gran desnivel existente entre el Nevado y los ríos Magdalena y Cauca, se produjo un
rápido desplazamiento de una avalancha de lodo, barro, piedras y palos, específicamente por los
ríos Claro, Nereidas y Chinchiná, la cual se abrió aguas abajo sobre poblados y cultivos de
Chinchiná pero especialmente sobre Armero.
Como consecuencia de la erupción y del deshielo se rompió la represa natural El Sirpe,
localizada arriba de Armero, con un millón de metros cúbicos de agua que se volcaron sobre esa
ciudad.
En Chinchiná y Villamaría (Caldas), el deshielo del Ruiz se desprendió por los cauces de los ríos
Ríoclaro, Molinos y la Quebrada Nereidas que desemboca en el Chinchiná.
11
En octubre de 1984 los sismógrafos comenzaron a mostrar signos de que el volcán se estaba “despertando”. El 22 de ese mes
se registró un sismo de magnitud 4 y el cráter Arenas creció generando un gran penacho de humo visible desde lejos; cayeron
lluvias de cenizas en Chinchiná y Manizales; un lahar de poco volumen interrumpió la ruta de Manizales a Murillo. En septiembre
de 1985, casi un año después, se terminó el mapa de riesgos sísmico-volcánico (realmente un mapa de amenaza), elaborado por
INGEOMINAS y otras entidades nacionales e internacionales.
1-25
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
En resumen, el desastre afectó a 13 municipios del Tolima, la capital de uno de los cuales,
Armero, quedó totalmente arrasada; y 4 municipios de Caldas, de los cuales el más afectado fue
Chinchiná (en el perímetro urbano de su capital).
1.2.2 Los factores de vulnerabilidad
Como principal factor de vulnerabilidad física se encuentra la ubicación de la ciudad de Armero
en la boca del abanico de flujos de lodo que forma el río Lagunilla al entrar en el valle del
Magdalena, en donde claramente se pueden observar los efectos de flujos de lodo anteriores.
Como se sabe, la ciudad de Armero ya había sido severamente afectada por flujos de lodo en dos
ocasiones anteriores (1935 y 1950) (Ceresis, Centro Regional de Sismología para América el
Sur. "Riesgo Volcánico, Evaluación y Mitigación en América Latina". Lima, junio de 1989,
página 103).
Así mismo, otras poblaciones afectadas, como Chinchiná, en el departamento de Caldas, se
encuentran a orillas de ríos que nacen, o cuyos afluentes nacen, en el glaciar del nevado y que
experimentaron la creciente y los flujos de lodo, aunque con una magnitud menor que en el río
Lagunilla.
De la zona de Armero no se puede afirmar que existiera una vulnerabilidad económica que
obligara a quienes resultaron afectados a ubicarse en zonas de amenaza. Por el contrario, fue
precisamente la riqueza de Armero, directamente vinculada a la producción agrícola,
especialmente arrocera (producto de la fertilidad de los suelos “abonados” por antiguos flujos de
lodo”), lo que condujo al crecimiento y auge de esa ciudad en el lugar en donde fue destruida. En
la zona cafetera alrededor de Chinchiná (Caldas) existía un número no determinado de
recolectores de café procedentes de distintas regiones del país, atraídos por la afluencia
económica propia de las épocas de cosecha.
En la zona afectada existía, en cambio, una enorme vulnerabilidad social, en la cual confluían
factores educativos, culturales e ideológicos, que llevaban a las comunidades de Armero y de las
demás poblaciones afectadas, a ignorar la dinámica de su entorno y, en consecuencia, las
amenazas a que estaban sometidas. En los programas educativos con que estudiaban los niños y
niñas de Armero, por ejemplo, no existía referencia explícita a los efectos que podría causar
sobre la población una eventual erupción del volcán Nevado del Ruiz. Más aún, un sondeo
realizado con posterioridad a la erupción en el departamento de Caldas, demostró que mucha
gente ignoraba que el Ruiz fuera un volcán y tres meses antes habían aparecido titulares de
prensa informando que “La actividad del Ruiz no es peligrosa”.
Ligado a lo anterior, existía una enorme vulnerabilidad política e institucional, que se reflejaba
tanto a nivel nacional como regional y que impidió que las claras advertencias de muchos
científicos nacionales e internacionales sobre la inminencia de un evento como el que finalmente
tuvo lugar, fueran tenidas en cuenta y convertidas en decisiones que hubieran podido evitar, si no
el desastre, por lo menos el número tan abrumador de pérdidas humanas. Al momento de
1-26
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
producirse el desastre no existía el Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres
como el que hoy existe y que, precisamente, nació como consecuencia de la catástrofe de
Armero.
En las horas previas a la erupción el Alcalde de Armero no logró comunicación con el
Gobernador ni con el comité de emergencias de Ibagué para averiguar los pasos a seguir después
de las explosiones premonitorias y ante la creciente lluvia de ceniza sobre la ciudad. El mensaje
de evacuación se transmitió por radio a Armero, pero no fue escuchado por todos ni fue
entendido por la población. Las decisiones estaban centralizadas en Bogotá y, como ya se anotó,
entre la población y las autoridades locales, regionales y nacionales, la percepción del riesgo era
casi nula.
1.2.3 Efectos inmediatos
Este es el desastre desencadenado por un fenómeno natural que más vidas humanas ha cobrado
en Colombia. Las cifras totales difieren, pero se calcula que en Armero murieron 21.000
personas. En Caldas, por ser época de cosecha cafetera, existían recolectores procedentes de
distintas regiones del país en varios lugares de la zona afectada, lo cual no permite calcular el
número exacto de víctimas mortales, que se estiman en el orden de 2.000. Las cifras totales de
muertos oscilan entre 23.500 y 28.000. Existen registros de 4.470 heridos en Armero y de 500 en
Chinchiná. El número total de afectados por el desastre se calcula en 200.000.
1.2.4 Valor estimado de los daños
No existe una valoración precisa de las pérdidas en infraestructura de líneas vitales, viviendas
(hay cifras variables que indican por ejemplo que en el Tolima se dañaron 5.150 casas y se
destruyeron 4.400; y que en Caldas, en Chinchiná y sus zonas aledañas se destruyeron 300
casas), equipamiento urbano (se indica que en el Tolima se destruyeron 50 escuelas y 2
hospitales), carreteras, puentes, vías férreas, etc. El departamento de Caldas se vio afectado por
múltiples daños en sus sistemas viales y en los diferentes tipos de puentes, y en el Tolima las
poblaciones de Casabianca, Herveo y Villahermosa, al igual que otras pequeñas poblaciones
agrícolas quedaron totalmente aisladas del resto del país, debido a que los ríos desbordados se
llevaron ocho puentes de las carreteras. No se encontraron estimaciones del valor total de las
pérdidas, aunque existen algunas estimaciones del valor de las pérdidas en líneas vitales
(electricidad, acueductos y redes de distribución de agua), que ascienden a 210 millones de
pesos. Existen cálculos de los efectos sobre la productividad de la zona en 12.000 millones de
pesos, lo cual se considera “compensado de manera significativa como efecto de un ciclo de
acelerada industrialización, el cual fue amparado e impulsado por la Ley 44 de 1987, que liberó
los impuestos de importación para la maquinaria y los equipos agroindustriales que ingresaron al
país con destinación a la recuperación económica de las zonas afectadas por la catástrofe”.
(Saavedra, 1996. Página 106).
1-27
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Los daños en las actividades primarias en los dos departamentos afectados (agricultura y
ganadería) se calculan en 834,4 millones de pesos. De acuerdo con los datos que presenta
Rosario Saavedra en su libro, los daños o pérdidas alcanzaron la cifra de Col$ 1044.4 millones
de pesos que representan el 0.02% del PIB de 1985 y US$ 7,35 millones de dólares,
considerando una tasa de cambio promedio de 142 pesos por dólar para ese mismo año. Sin
embargo estas cifras son muy bajas comparadas con las que reportó el DNP, que indican que las
pérdidas directas corresponden a $ 34.940 millones de pesos colombianos, lo que equivale a US$
211,8 millones de dólares (Fuente DNP, 1986). Esta cifra también esta citada en el documento
CONPES 3146 “Plan de finalización de la recuperación del eje cafetero y cierre del FOREC”,
(DNP, septiembre de 2001). A continuación se presenta un resumen de los daños:
Tabla 1.13 Detalle de los daños físicos
Aspecto
Daño
Costo
Infraestructura de las
Daños estimados en Telecomunicaciones por el DNP.
comunicaciones
$ 200.000.000
Infraestructura
vial
Daños estimados en Transporte por el DNP.
$ 2.900.000.000
Infraestructura de
líneas vitales
Daños estimados en Acueducto y Alcantarillado por el
DNP.
$ 3.000.000.000
Daños estimados en Electricidad por el DNP.
$ 1.200.000.000
Vivienda
Daños estimados en vivienda por el DNP.
Afectación urbana
Daños estimados en Infraestructura Urbana por el DNP.
$ 11.400.000.000
Subtotal
$ 4.000.000.000
$ 22.700.000.000
Tabla 1.14 Impacto social y económico
Efectos en los
sectores Sociales
Daños en actividades
primarias
Daños estimados en el sector educación por el DNP.
$ 1.300.000.000
Daños estimados en el sector salud por el DNP.
Daños estimados en términos de empleo e ingresos, por el
DNP.
Daños estimados en otros sectores sociales, por el DNP.
$ 1.000.000.000
$ 1.300.000.000
Daños estimados en Agricultura y Ganadería por el DNP.
$ 6.000.000.000
Industria, comercio y Daños estimados en Industria y Comercio por el DNP.
otros servicios
Daños estimados en Hidrocarburos por el DNP.
Subtotal
$ 300.000.000
$ 890.000.000
$ 1.450.000.000
$ 12.240.000.000
1-28
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Tabla 1.15 Valor de los daños
Total en pesos colombianos de 1985
Total frente a PIB de 1985 (%) ($ 4.965.900 millones)
Total en Dólares para 1985 (US$ 1.00 = Col$ 142)
Porcentaje sobre el total cuantificado
$ 34.940.000.000
0,704%
$ 246.056.338
34,372%
Nota: El valor de US$ 246.0 millones de dólares, obtuvo de calcular según la tasa de cambio
promedio estimada por el Banco Mundial para 1985. Los valores para Armero: Col$ 34.940
millones de pesos, como se indicó corresponden a US$ 211.8 millones de dólares ((7) 100
(fuente DNP, 1986)), para Chinchiná y zonas aledañas corresponden a US$ 74.7 millones de
dólares ((7) 103). (Naciones Unidas, 1985). ((3) 5)
1.2.5 Respuesta estatal
Mediante Decreto 3406 del 24 de noviembre de 1985, expedido 11 días después de la erupción y
la avalancha, el Presidente Belisario Betancur tomó la decisión de crear la Corporación
RESURGIR, responsable de coordinar las acciones de reconstrucción. A esa corporación se la
dotó de un patrimonio propio no sujeto al régimen normal de contratación administrativa y se le
asignaron recursos en el presupuesto de la nación, procedentes tanto de fuentes nacionales como
internacionales. (Ocho meses después de creada RESURGIR todavía no había recibido recursos
efectivos de ninguna fuente). Así mismo se responsabilizó a RESURGIR del manejo de las
donaciones recibidas.
Así mismo, se declaró la emergencia económica mediante los decretos 3930 de diciembre 27 de
1985, el 2606 de 1985, el 1282 de 1987 y se expidió la Ley 44 de diciembre de 1987, cuyo
artículo 1 liberó de impuestos de importación la maquinaria agrícola y los equipos
agroindustriales que ingresaran al país con destinación a la recuperación económica de las zonas
afectadas por la catástrofe. (En Tolima: Armero, Ambalema, Casabianca, Fresno, Falán, Herveo,
Honda, Mariquita, Murillo, Lérida, Líbano, Villahermosa y Venadillo. En Caldas: Manizales,
Chinchiná, Palestina y Villamaría). Esta fue la primera acción legal que se tomó con miras a la
recuperación económica de la zona afectada.
La Corporación RESURGIR nació en medio de una aguda crisis de credibilidad, legitimidad y
gobernabilidad provocada por la toma y posterior masacre del Palacio de Justicia (6 de
noviembre de 1985), y por el consecuente colapso de la política de paz con el M-19 del
presidente Betancur.
Desde el inicio las decisiones sobre la reconstrucción se tomaron en gran parte desde Bogotá, lo
cual generó conflictos creando pugna entre el poder nacional y los actores regionales y locales.
1-29
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Surgieron también múltiples tensiones entre el Departamento Nacional de Planeación y
RESURGIR.
1.2.6 Respuesta comunitaria
En el proceso de reconstrucción de Armero primó la convicción, a veces explícita, por parte de
RESURGIR, de que las comunidades afectadas no habían quedado en condiciones de participar
en los procesos de toma de decisión. Al igual que sucedió años después cuando se creó el
FOREC para coordinar la reconstrucción del Eje Cafetero con posterioridad al terremoto del 25
de enero de 1999, las comunidades y sus representantes quedaron excluidas de la junta directiva
y en general de las instancias y procesos de decisión de RESURGIR.
Los damnificados, por su parte, constituyeron cerca de 20 organizaciones que intentaban
representarlos, pero que nunca lograron ponerse de acuerdo entre sí.
En el "I Foro Nacional de Damnificados" (7, 8 y 9 de julio de 1986) nació la Junta Nacional de
Damnificados, compuesta por cuatro representantes, uno de cada una de las zonas donde se
ubicaron mayor número de personas afectadas (Ibagué, Caldas, Cundinamarca y Norte del
Tolima). Varios factores, entre otros la inexperiencia de esos representantes en procesos
organizativos, evitó que esa Junta cumpliera a cabalidad los objetivos previstos y que rescatara
para los afectados el derecho a la participación.
El Consejo Regional Indígena del Tolima CRIT, por su parte, constituyó el “Campamento de
Solidaridad Guillermo Páez” o CSGP, que comenzó a promover procesos organizativos y de
defensa de los damnificados el 22 de noviembre de 1985 en el albergue ubicado en la escuela La
Francia de Ibagué y posteriormente extendió su trabajo a otros albergues. “Los damnificados
albergados en La Francia constituyeron la población que mayor ingerencia tuvo en el desarrollo
del proyecto organizativo convirtiéndose en eje alrededor del cual se núcleo el movimiento”
(Saavedra, página 306).
Entre 1986 y 1990, durante el gobierno de Virgilio Barco, se realizaron distintas movilizaciones
y paros cívicos protagonizados por los damnificados.
1.2.7 Valor de las intervenciones en emergencia y rehabilitación
Tabla 1.16 Entidades y costos
Entidad
Defensa Civil
Colombiana
Tipo de apoyo
El 14 de noviembre, según el plan de sanidad preexistente, se
ordenó la adquisición de medicamentos, en forma inmediata,
por $185.000. (5) 30).
Costo
$ 185.000
1-30
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
No identificadas
Hospital Local "El
Guabio" de Bogotá.
Hospital Universitario
San Juan de Dios de
Bogotá.
Clínica San Pedro
Claver de Bogotá.
Hospital Universitario
San José de Bogotá.
RESURGIR
ERN
La Defensa Civil Colombiana recibe auxilios del exterior por
valor de $12.000.000 en drogas, cobijas, carpas, sacos de
dormir, juegos de cocina, camillas, láminas de espuma, ropa
usada, plásticos, equipos purificadores de agua (5) 32).
Para 10 pacientes atendidos provenientes de Armero, se estimó
un valor total de $8.227.300 ($822.730 per capita), éstos
valores incluyen: drogas, paraclínicos, alimentación, oxígeno,
ropa, equipos y lucro cesante (6) 167).
Para 32 pacientes atendidos por un total de 190 días (promedio
de estancia de 5.9 días), se estimó un valor total de $5.332.374
($166.636 per capita), éstos valores incluyen: drogas y
paraclínicos, derechos de sala de cirugías y alimentación (6)
176).
Para 136 pacientes atendidos por un promedio de 13.5 días por
cada uno, se estimó un valor promedio de $ 135.602 por
paciente sin tener en cuenta gastos fijos de funcionamiento. (6)
193).
$ 12.000.000
$ 8.227.300
$ 5.332.374
$ 18.441.872
Costos totales estimados en $8.297.600 por la atención a 48
pacientes ($377.163 por paciente), teniendo en cuenta costos
directos de enfermería, personal, administración, drogas,
sueros, etc., y costos indirectos de lavandería, farmacia, unidad
quirúrgica, laboratorio, Rx, anestesia, banco de sangre, etc. (6)
203).
Destinó gastos directos a favor de los damnificados, auxilios
educacional, servicios médicos, etc., $2.040.610.192. (6) 363).
$ 2.040.610.192
Subtotal
$ 2.093.094.338
$ 8.297.600
Tabla 1.17 Valor total estimado en emergencia
y rehabilitación
Total en pesos colombianos de 1985
Total frente a PIB de 1985 (%) ($ 4.965.900 millones)
Total en Dólares para 1985 (US$ 1.00 = Col$ 142)
Porcentaje sobre el total cuantificado
$ 2.093.094.338
0,042%
$ 14.740.101
2.06%
Como es usual en estas estimaciones, vale la pena anotar que se quedan por fuera valores como
el apoyo del DANE en realización de censos, encuestas a los damnificados, y apoyo en la
adjudicación de carnets de asistencia social (7) 180), ó los aportes en ayuda (recurso humano)
del Ministerio de Salud, la Defensa Civil, la Policía Nacional y la Cruz Roja Colombiana (ver
detalles (5) pgs. 5, 17 y 27); los esfuerzos de los demás hospitales y centros de salud que
atendieron a los heridos en las diferentes ciudades del país y el apoyo de diferentes ONG como
la Federación Colombiana de Asociaciones Cristiana de Jóvenes, que apoyó en el proceso de
1-31
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
ubicación de las personas y selecciona de la ACJ de Bogotá los voluntarios más experimentados
y capacitados, con quienes se crea el grupo GAE. (Grupo de Apoyo de Emergencia) con quién
coordinó las actividades iniciales y se trabajó con voluntarios/as de las ACJs de Bogotá que se
trasladaban los fines de semana a Ibagué, de donde se desplazaban a trabajar en los albergues
provisionales en Lérida y Guaduas (3) 35).
1.2.8 Valor de las intervenciones de reconstrucción
El costo aproximado del plan de reconstrucción presentado por RESURGIR fue de 45 mil
millones de pesos, de los cuales la corporación debía aportar una cuarta parte. La Junta
Monetaria autorizó al gobierno para acudir a fondos administrados por el Banco de la República
para el sector agropecuario e industrial y para el transporte, el comercio, la mediana industria y
la microempresa. Esto equivale al 0.906 % del PIB de 1985.12
Según los datos (discriminados) que trae el libro de Rosario Saavedra, el costo total invertido en
reconstrucción sería el siguiente:
Tabla 1.18 Programas de reposición social
Psíquico
Rehab. psico-social en las ciudades de Lérida, Guayabal e
Ibagué = $16.000.000,oo (US$ 125.984) ((1) 129). Convenio
RESURGIR - U. Javeriana (psicólogos) por 3 años ((7) 130).
Subtotal
Valor ya incluido en el total
$0
Tabla 1.19 Programas de reposición
económica
CORFAS a diciembre de 1987 había colocado $83.539.156
Créditos para (US$ 491.406) para 426 créditos promedio de $200.000 (US$
empresas:
1.176) para los sobrevivientes que lo solicitaron. ((7) 167)
ACTUAR, organización privada del Tolima, en 1994 otorgó en
Lérida 18 créditos para cosecha de algodón, sorgo y arroz
$70.395.926 y para capital de recuperación de carreteras
$5.825.356. Entre otros créditos ((7) 201).
Marzo de 1986: aprobación de $2.000.000.000 (Banco de la
República) para créditos a proyectos económicos (julio del 86:
no se habían entregado a RESURGIR) ((7) 169).
Subtotal
12
$ 83.539.156
$ 76.221.282
Valor ya incluido en el total
$ 159.760.438
PIB 1985: 4 billones 965 mil 900 millones de pesos colombianos
1-32
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Tabla 1.20 Reconstrución física
Aspecto
Vivienda
Detalle
Costo
Programa Villa Armerita:Lote + urbanismo + construcción +
materiales + asistencia técnica: total US$ 456.135 (42
viviendas, 2.330 mts2 construidos). Este valor estuvo por
Valor ya incluido en el total
debajo de otros programas como los de FEDEVIVIENDA o
del ICT con costos de 80% más alto (ICT: costo por mt2:
$21.446) ((7) 270).
RESURGIR compró 3.157 has. en Lérida, Armero y Cambao
por $661.000.000; y en Guayabal 296 has. por $73.000.000
para vivieda y aldeas de explotación agropecuaria ((7) 175).
Para los que no querían vivir en la zona norte del Tolima
(3.075 familias) se planteó un auxilio de $300.000,oo por
familia ((7) 173).
Reconstrucción por programas a 1989:
1. Programa de recosntrucción social, económica y material:
$44.220.000.000,oo equivalente al 86% de la inversión.
2. Programa de rehabilitación social: $5.980.000.000,oo el
11.73% de la inversión.
3. Programa de prevención de riesgos: $753.000.000,oo el
1.47% de la inversión.
TOTAL: $50.953.000.000,oo el 100% ((7) 182).
Nota: Según Pedro Gómez gerente RESURGIR hasta 1986, se
habían gastado e invertido $3.057.900.000,oo de los cuales
$1.794.000.000 (58.7%) de asistencia social, $1.147.400.000
(37.5%) en recosntrucción y reactivación, $7.600.000,oo
(0.25%) en gastos finan-cieros y el 3.54% en gastos de
funcionamiento. ((7) 183).
Subtotal
Valor ya incluido en el total
Valor ya incluido en el total
$ 50.953.000.000
$ 50.953.000.000
Tabla 1.21 Valor cuantificado de
reposición- reconstrucción
Total en pesos colombianos ($) de 1985
Total frente a PIB de 1985 (%) ($ 4.965.900.000.000)
Total en Dólares para 1985 (1.00 US$ = $ 142)
Porcentaje sobre el total cuantificado
$ 51.112.760.438
1,029%
$ 359.949.017
50,282%
Nota: “El costo aproximado del plan de reconstrucción fue de Col$ 45.000 millones de pesos
(US$ 264 millones de dólares) donde, como se indicó, RESURGIR debía poner la cuarta parte.
1-33
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
La parte sobre recuperación económica se financió con los fondos administrados por el Banco de
la República” ((7) 156).
Tabla 1.22 Costos administrativos y funcionamiento de la entidad
$ 13.506.364.314
Total en pesos colombianos de 1985
0,272%
Total frente a PIB de 1985 (%) ($ 4.965.900 millones)
$ 95.115.242
Total en Dólares para 1985 (US$ 1.00 = Col$ 142)
13,287%
Porcentaje sobre el total cuantificado
Nota: “RESURGIR destinó a gastos de administración y operación interna (hasta 1986)
$13.490.029.314 y gastos financieros $ 16.335.000.” ((6) 363).
1.2.9 Resumen de costos relacionados con el desastre
Tabla 1.23 Resumen de costos del desastre
Concepto
Daños (según DNP):
Emergencia y rehabilitación (OPS,
RESURGIR, D.C.)
Reconstrucción / Reposición
(RESURGIR y Saavedra):
Gastos de Funcionamiento
(RESURGIR)
Total:
Valor US$
% PIB
246.056.338
14.740.101
0,70%
0,04%
359.949.017
1,02%
95.115.242
0,27%
715.860.698
2,05%
US$ 1.0 =Col$ 142
Nota: Estimaciones con base en valoraciones del DNP, plan RESURGIR, Rosario Saavedra,
Defensa Civil y OPS13
1.2.10 Duración del proceso de reconstrucción
No es fácil determinar en qué momento se puede considerar “terminado” el proceso de
reconstrucción. La Corporación RESURGIR se liquidó en 1989.
Los efectos de la Ley 44 de 1987 sobre la zona afectada
Con el objeto de impulsar no solamente la recuperación económica de la zona afectada por el
desastre, sino de propiciar su desarrollo económico más allá de lo que existía antes de que la
13
Para efectos de obtener esta cifra se intentó, en lo posible, no duplicar costos.
1-34
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
erupción del volcán Nevado del Ruiz provocara la avalancha que destruyó a Armero y afectó a
otras poblaciones, el gobierno nacional promovió la expedición de la Ley 44 de 1987, tendiente a
favorecer tributariamente a quienes invirtieran en nuevas empresas no sólo en la zona
directamente afectada, sino en una región mucho más amplia de los departamentos circundantes.
De acuerdo con la “Encuesta Anual Manufacturera” elaborada por el DANE en el 2000, el valor
de la producción en la industria tolimense presentó un incipiente crecimiento hasta 1988. A
partir de entonces se produjo un ascenso hasta lograr una cifra superior a los 900 mil millones de
pesos en 1997, resultado que es atribuible en gran medida al impacto de la Ley 44 de 1987. Sin
embargo, se observa que la contribución del valor agregado es baja debido al tipo de industria
con que cuenta la región, al centrarse en el procesamiento de materias primas básicas, a las
cuales se les efectúa un reducido proceso de transformación. Como efecto de dicho repunte
aumentó la participación de la industria en el campo laboral y en el consumo de energía
eléctrica, cuya mayor contribución se dio en 1997, por la puesta en operación de una nueva
factoría productora de cemento14. En cuanto al comercio exterior, el mismo estudio afirma lo
siguiente:
Las exportaciones del Tolima representan un bajo porcentaje dentro del total nacional,
el cual se ha venido reduciendo a través del tiempo, pues pasa del 0.6% en 1980 a solo
el 0.1% en 1999. Las exportaciones están concentradas básicamente en la venta de
productos derivados de la industria textil y de la confección a Venezuela (nuestro
principal cliente), así como a Estados Unidos, Reino Unido y Ecuador.
En el campo de las importaciones, con algunas variaciones anuales, el Tolima
participó en promedio con el 0.4% del total nacional, registrando el punto máximo en
1989 cuando ascendieron al 0.7%, a causa de la elevación de las compras de bienes de
capital en el exterior, con destino a las empresas que se acogieron a las exenciones
arancelarias contempladas en la Ley 44 de 1987.
(…)
El escasísimo desarrollo industrial, la gran producción agropecuaria del Tolima y las
deprimentes condiciones sociales resultantes de la violencia influyeron en la decisión
de un grupo heterogéneo de veinte tolimenses —empresarios y profesionales— de
constituir la Asociación para el Desarrollo del Tolima (ADT) el 23 de abril de 1964
como una entidad apolítica cuyo objetivo sería promover e impulsar el desarrollo
económico y social del departamento enfatizando en su industrialización. Luego de 25
años de actividades había participado decisivamente en la creación de cerca de 20
importantes industrias y empresas de servicios entre las cuales se destacan Texpinal,
Catsa, Aires, Coruniversitaria, entre otras. Por entonces estaba promoviendo otras 20
empresas al amparo de la ley 44 de 1987.
El potencial de la ADT como intérprete y motor del desarrollo integral de la región se
hizo evidente con motivo de la catástrofe del volcán del Ruiz que ocasionó la
14
http://www.ut.edu.co/universidad/plan_desarrollo/2002/capitulo1.html.
1-35
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
destrucción de Armero. Esta tragedia maduró la pasmosa crisis de identidad, el lento
crecimiento y la concentración del ingreso que había en el Tolima.
Las evaluaciones de los efectos económicos causados por la catástrofe de Armero
estiman que los activos perdidos superaron la cifra de los 20 mil 300 millones de pesos
(construcciones, sector agropecuario y servicios) y causar pérdidas anuales, por
disminución de la capacidad productiva, del orden de los 12 mil millones de pesos,
partiendo del nivel del producto existente en junio de 1986. Estas pérdidas se han
compensado con los efectos de un ciclo de acelerada industrialización, iniciado al
amparo de la citada ley. (Subrayado nuestro)
En efecto, en julio de 1990 líderes del Comité Intergremial afirmaban que el impulso a
la industrialización en la región estaba representado en la constitución de 130 nuevas
empresas que llegarían a hacer inversiones por cerca de 100 mil millones de pesos,
generando en los próximos dos años 5 mil empleos directos.
Al finalizar el año de 1992 la inversión acumulada de los dos últimos años era del
orden de 5 mil 523 millones, equivalentes a una variación porcentual de 77,5% en
relación a los 3 mil 111 millones del año anterior. En 1990 la inversión había sido de 6
mil millones.
Por sectores, la mayor variación positiva ocurrió en el transporte 1.168%, seguida de
lejos por el sector servicios, el agrícola y la construcción.
En 1992 fue inaugurada la fábrica textil Fibratolima con una inversión, hecha desde
1988, de 30 mil millones de pesos, destacando a Ibagué como la tercera ciudad textil
de Colombia y colocándola en situación de contar en el futuro próximo con una gran
industria de confecciones. “(Fuente: “¿LA MEJOR COYUNTURA? “)15
Los anteriores apartes, tomados de la “Encuesta Manufacturera” del DANE16, confirman que
efectivamente la Ley 44 de 1987 generó un significativo crecimiento económico, pero no indica
que los beneficiarios del mismo hayan sido ni las poblaciones ni las personas directamente
afectadas por el desastre. Cierto es que en el caso de Armero hubo muchos más muertos que
sobrevivientes entre la población directamente afectada (lo cual constituye un caso relativamente
excepcional en el mundo) y que, precisamente, dadas las condiciones de vulnerabilidad en que se
encontraba la ciudad destruida, no se quisieron estimular inversiones que pudieran estimular el
nacimiento de un nuevo asentamiento humano permanente en ese mismo lugar. Pero también lo
es que la mencionada ley tampoco logró el desarrollo económico de Lérida, la ciudad que, a
partir de un pueblo con el mismo nombre, se construyó para reubicar a los pocos sobrevivientes
de Armero y a quienes alegaron haber resultado también damnificados y, en consecuencia,
reclamaron su derecho a establecerse en esa nueva ciudad.
La ley tampoco logró el desarrollo económico de Guayabal, la población que bajo el nombre de
Armero-Guayabal sustituyó a Armero como cabecera municipal. En esta población el
15
http://www.banrep.gov.co/blaavirtual/letra-r/region3/a8.htm
16
Base para un documento sobre el desarrollo del Tolima presentado en el año 2000
1-36
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
reasentamiento de damnificados se llevó a cabo de una manera mucho más espontánea y
“orgánica” que en el caso de Lérida, lo cual se traduce en que la primera es una comunidad
mucho más real e integrada que la otra, a pesar de que su infraestructura física en inferior.
La gran beneficiaria de la Ley 44 fue la ciudad de Ibagué, que apenas había sentido los efectos
del desastre de manera tangencial, lo cual confirma (como lo reconfirmará posteriormente la
llamada “Ley Páez”), que los desastres pueden convertirse en oportunidades, aunque no siempre
a favor de los más afectados.
No resulta necesariamente ilegítimo que una región obtenga beneficios colaterales de las
medidas que se expidan para estimular la recuperación de una zona afectada por un desastre,
pero sí resulta muy preocupante que los directamente afectados por ese desastre no se beneficien.
De todas maneras, en el caso de Armero sí se expidieron normas que beneficiaban directamente,
por ejemplo, a quienes demostraran que su capacidad de pago estuvo grave y directamente
disminuida por la actividad volcánica del Nevado del Ruiz (decreto legislativo 3830 de 1985)17,
lo cual no ocurrió, posteriormente, con quienes demostraron una afectación directa por el
desastre del Páez.
17
Citado por Jorge Enrique Ibáñez Nájar en “El Derecho de los Desastres Naturales” (Federación Nacional de Cafeteros de
Colombia – Comité de Cafeteros del Quindío – Sin fecha)
1-37
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Tabla 1.24 Tiempos
Duración del Evento desencadenante
1506 hrs: Sucedieron dos explosiones en el cráter Arenas acompañadas por la emisión de
ceniza.
1600 hrs: Caída de ceniza mojada en Herveo, ubicado a 26 km del cráter.
1700 hrs: Caída de la misma ceniza en Armero.
1900 hrs: Desde Ibagué la Cruz Roja ordena por radio la evacuación de Armero, pero el
mensaje no llegó. Empezó una fuerte tormenta de lluvia, en la zona de Armero.
2108 hrs: Primera explosión del cráter.
2130 hrs: Segunda y mayor explosión; formación de flujo piroclástico que surge en la cumbre;
generación de lahares.
2117 - 2245 hrs: Caída de ceniza y bloques de pómez alrededor del volcán.
2240 hrs: Llega el lahar a Chinchiná.
2335 hrs: Llega el lahar a Armero. ((2) 129).
Tiempo para evaluación de daños
No hay registros del tiempo que se tomaron para la evaluación de daños
Tiempo de organización
Creación de RESURGIR
Duración fase de atención
8 horas, 29
minutos.
11 días
Duración fase de reconstrucción
Se tiene registro en el documento (7) que hasta 1994 aún estaban apoyando proyectos
productivos para recuperación económica. ACTUAR, organización privada del Tolima, en 1994
otorgó en Lérida 18 créditos para cosecha de algodón, sorgo y arroz $70.395.926 y para capital
de recuperación de carreteras $5.825.356. Entre otros créditos ((7) 201).
9 años
1.2.11 Fuentes consultadas
(1) Base de datos DesInventar. La RED
(2) CERESIS, Centro Regional de Sismología para América el Sur. "Riesgo Volcánico,
Evaluación y Mitigación en América Latina". Lima, junio de 1989.
(3) DNP, “Plan de finalización de la recuperación del eje cafetero y cierre del FOREC”,
Documento Conpes, Colombia, septiembre de 2001.
(4) Federación Colombiana de Asociaciones Cristiana de Jóvenes, "Hacia la Construcción de
un Modelo en Atención en Situación de Desastre", Colombia, noviembre de 2001.
1-38
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
(5) Organización Panamericana de la Salud. "Crónicas de Desastres No. 4, Erupción
Volcánica en Colombia Noviembre 13, 1985". Colombia, 1986.
(6) RESURGIR, Fondo de Reconstrucción. "Aspectos Médicos de la Catástrofe volcánica del
Nevado del Ruiz". Colombia, 1989.
(7) Saavedra A., Maria del Rosario. “Desastre y Riesgo, Actores Sociales de la
reconstrucción de Armero y Chinchiná”. Cinep. Santafé de Bogotá, 1996
(8) Secretaría de Información y Prensa de la Presidencia de la República, “El volcán y la
avalancha 13 de noviembre de 1985”, Colombia, julio de 1986.
Nota: Estas fuentes han sido las principales para el desarrollo de este capítulo, sin embargo
también se consultaron datos de los documentos listados en la bibliografía general del estudio.
1-39
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
1.3 SISMOS DE OCTUBRE DE 1992 EN EL ATRATO MEDIO
1.3.1 Eventos desencadenantes
El sábado 17 de octubre (4:32 am) y el domingo 18 de octubre (11:12 am) se presentaron dos
sismos de magnitud 6.6 y 7.2 en la escala de Richter, respectivamente, ambos a 32 kilómetros de
profundidad (en límite inferior de los sismos “superficiales”), con epicentro en las cabeceras de
los ríos Coredó y Murindó, sobre la traza de la falla de Murindó, debido aparentemente a un
desplazamiento de esta última. El segundo sismo se sintió en todo el país y fue seguido por cerca
de mil réplicas, algunas de las cuales alcanzaron una magnitud de 4.7 grados.
La zona afectada, situada en los límites entre los departamentos de Antioquia y Chocó, en la
esquina noroccidental de Colombia, está reconocida como de alta sismicidad, pero al menos
hasta ese momento había sido poco estudiada.
Los sismos desencadenaron una serie de fenómenos o “amenazas concatenadas” que
contribuyeron a agravar sus efectos, tales como deslizamientos en algunas vertientes,
agrietamientos por licuación de suelos y socavación en las orillas de los ríos, movimientos de
masa superficial en las orillas del río Coredó, que provocaron la destrucción de un 25% de la
cobertura vegetal, y deslizamientos, taponamientos de ríos, avalanchas e inundaciones en
distintos lugares del área afectada.
En la zona, y en particular en los alrededores de la población de Mutatá, se habían producido
lluvias intensas durante periodos continuos de hasta 24 horas durante los días anteriores al sismo,
lo cual determinó que al momento del movimiento telúrico los suelos estuvieran saturados de
agua, lo cual afectó su capacidad de sustentación (un fenómeno similar al que ocurrió en 1994
cuando el terremoto de Tierradentro). Debido a eso, en los alrededores de Mutatá se presentó un
número de deslizamientos mucho mayor que en el resto del área afectada. La región del Atrato
Medio, a la cual pertenece parcialmente dicha área, forma parte del llamado Chocó
Biogeográfico, reconocido como uno de los lugares de mayor pluviosidad en el planeta, y al
mismo tiempo como una región de gran endemismo y biodiversidad.
1.3.2 Efectos inmediatos
El terremoto afectó en mayor o menor medida 30 municipios de Antioquia y tres municipios del
Chocó, pero los mayores daños se produjeron en las siguientes zonas: el llamado Urabá
antioqueño (municipios de Apartadó, Chigorodó, Mutatá, Turbo, Necoclí, San Juan de Urabá,
Carepa, San Pedro de Urabá); la zona andina situada al occidente de Antioquia (municipios de
Dabeiba, Frontino, Buriticá, Abriaqui, Cañasgordas, Giraldo, Peque, Sopetrán, Uramira, Santafé
de Antioquia, Caicedo, Ebejico, San Andrés, Andes, Urrao, Betulia y Concordia) y la región del
1-40
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Atrato Medio (Murindó, Vigía del Fuerte, Riosucio y Bojayá). Algunos efectos del sismo
alcanzaron también a Quibdó y Medellín.
De acuerdo con la base de datos de “DesInventar”, el sismo se sintió además en los siguientes
municipios: de Antioquia: Abriaqui, Olaya, Anzá, Titiribí, Abejorral, Valparaiso, Caramanta,
Apartado, San Juan de la Montaña, Carolina, Santo Domingo, Bello, Itaguí, Anorí; del Tolima:
Fresno y Herveo; del Quindío: Armenia; del Cauca: Puerto Tejada; del Valle del Cauca: Cali y
Buenaventura.
El área en donde se registraron efectos más severos alcanza los 4.091,94 km2 en Antioquia y
14.095 km2 en el Chocó, dentro de los cuales están los 521,19 km2 en donde se destruyó de
manera grave la cobertura selvática (debido a los movimientos de masa), lo cual se tradujo, entre
otros efectos, en grandes “palizadas” que fueron a dar a los cursos de agua.18 Una de esas
palizadas, de dos kilómetros de longitud, obstruyó las Bocas de Murindó, el único acceso fluvial
desde el río Atrato hacia la cabecera urbana de ese municipio. En otros lugares también se
registraron taponamientos de ríos y quebradas y cierres de caños por los sedimentos y las
“palizadas”, lo cual causó enormes estragos en la comunicación fluvial, con los consecuentes
problemas para la movilidad y el abastecimiento de las comunidades de la región.
Una destrucción de esa magnitud en la cobertura selvática de una zona de alta biodiversidad
como el Atrato Medio, constituiría por sí misma un desastre, aun cuando no existiera de por
medio una población humana afectada. Esta destrucción permite calificar éste, como uno de los
desastres desencadenados por fenómenos naturales más significativos en términos de destrucción
ecológica que se han registrado en el país.
En términos de afectaciones directas sobre los seres humanos, los pocos datos disponibles hablan
de 26 personas muertas y 80 heridas. No existen registros de personas desaparecidas.
Esos mismos datos (fuente: DNPAD, Informe Ejecutivo de julio de 1993) apenas registran entre
10 y 15 personas desplazadas de la zona rural hacia los centros poblados, lo cual posiblemente
resulte demasiado bajo teniendo en cuenta el número tan grande de afectados por los daños de
diverso tipo que produjeron los terremotos y sus fenómenos asociados: 28.500 personas
damnificadas; 5.500 familias que perdieron sus bienes y enseres y 3.500 personas que debieron
acomodarse en albergues y ranchos de plástico.
En los últimos años ésta ha sido una de las regiones más afectadas por el conflicto armado en
Colombia. Los municipios de Acandí, Riosucio, Ungía y Bojayá se han convertido en uno de los
mayores expulsores de población por desplazamientos forzados. Bellavista, la cabecera
municipal de Bojayá, resultó destruida luego por un enfrentamiento armado entre las FARC y las
18
Esta cifra supera la del cañón del río Páez, en donde a raíz del terremoto de 1994 desaparecieron la capa y la cobertura vegetal
2
en cerca de 400 km , lo cual también se tradujo en “palizadas” –grandes concentraciones de troncos pelados por el rozamientoque, como se verá en el capítulo correspondiente fueron a parar a la represa de Betania, alimentada por el río Magdalena.
1-41
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
autodefensas el 2 de mayo del año 2002. Como consecuencia de un cilindro de gas lanzado por
las FARC contra paramilitares que se refugiaban en el templo de la población, quedaron 119
muertos civiles, entre ellos 45 niños, y más de 95 personas heridas. A raíz de estos hechos más
de 4000 personas de los municipios de Bojayá y Vigía del Fuerte se desplazaron hasta Quibdó.19
La población afectada en la región de Urabá se describe como de colonos antioqueños y
costeños; en la región andina al occidente de Antioquia como de agricultores (café, frutales,
banano y madera), mineros de oro y ganaderos; y la del Atrato Medio como población dispersa
conformada por indígenas, afrocolombianos y colonos.
El estudio sobre estos sismos elaborado por Fernando Ramírez y Mauricio Bustamante para LA
RED en 1996, describe los daños causados por este desastre sobre la infraestructura humana, de
la siguiente manera:
Efectos sobre asentamientos humanos
Los sismos de octubre de 1992 produjeron daños y destrozos sobre una serie de asentamientos
humanos de diverso orden y tamaño: desde la segunda ciudad del país, Medellín, en la cual fue
particularmente afectada la infraestructura educativa de la ciudad, hasta pequeños corregimientos
y caseríos rurales ubicados a lo largo de los ríos del Chocó, en el Atrato Medio.
Estos efectos fueron principalmente sobre las viviendas y otro tipo de construcciones (escuelas,
puestos de salud, edificaciones institucionales) y sobre aspectos importantes de la infraestructura
de servicios y de transporte (taponamiento de ríos y daños en algunas de las carreteras de
comunicación entre Medellín y el Urabá antioqueño). A continuación se presenta una síntesis de
dicha afectación y de los costos aproximados calculados para su recuperación.
Para efectos de valorar los niveles de afectación de una manera cualitativa se ha propuesto una
escala que define tres niveles de afectación por municipios:
• Afectación leve, que corresponde a municipios que sólo fueron afectados en pocas
construcciones aisladas, sin daño apreciable en su conjunto;
• Afectación moderada o media, que corresponde municipios que fueron afectados en su
infraestructura o donde se deterioraron construcciones que limitan el funcionamiento normal de
los centros poblados; y,
19
No es la única vez en que una población que logra sobrevivir a los efectos de un terremoto, resulta luego más afectada por un
ataque armado que por el fenómeno natural. Belalcázar, la capital del municipio de Páez, sufrió más daños con motivo de un
ataque de las FARC en enero de 1996, que con el terremoto del 6 de junio de 1994. Así mismo, Cajibío, también en el Cauca, que
fue destruida por el terremoto del 31 de marzo de 1983, ha sido luego el blanco de múltiples ataques por parte de grupos armados
por fuera de la ley.
1-42
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
• Afectación grave, que corresponde a municipios que se vieron severamente afectados en
viviendas, construcciones e infraestructura y cuyo funcionamiento normal, por esta causa, se vio
gravemente modificado y comprometido.
Daños en Medellín
Medellín fue afectada de manera leve a moderada por los sismos. Estos produjeron deterioro en
243 inmuebles privados (establecimientos comerciales, iglesias, teatros y residencias) de los
cuales 25 tuvieron daños severos; adicionalmente fueron afectados 20 edificios públicos y cerca
del 64% (247) de las escuelas existentes en la ciudad.
Daños en Quibdó
Quibdó fue afectada de manera relativamente leve por los sismos. La evaluación realizada da
cuenta de cinco colegios y trece escuelas urbanas y de cuatro escuelas rurales afectadas, Sin
embargo, debe considerarse que no se cuenta con información detallada sobre otras edificaciones
afectadas aunque se conoce del deterioro de varios edificios y de la presencia de grietas en varias
viviendas y otras construcciones deterioradas por el asentamiento y deformación de suelos
blandos.
Daños en el resto de Antioquia
En la región de Urabá, de los ocho municipios afectados, uno lo fue en forma severa (Mutatá),
tres en forma moderada (Apartadó, Carepa y Chigorodó) y cuatro en forma leve (San Juan,
Necoclí, San Pedro y Turbo). El total de viviendas afectadas en la región fue de 1.515.
En la región del Atrato Medio (parte antioqueña), de dos municipios uno fue afectado de manera
severa, Murindó, cuyo casco urbano fue totalmente destruido) y otro, Vigía del Fuerte, de
manera moderada. Fueron afectadas 749 viviendas en total.
En la región occidental, de 18 municipios afectados sólo uno (Urrao) lo fue de manera severa,
cuatro (Caicedo, Dabeiba, Frontino y Cañasgordas) de manera moderada y, el resto, de manera
leve. El total de viviendas afectadas fue de 1.677. Adicionalmente, en el conjunto de las tres
regiones fueron destruidos 104 edificios y averiados 67 entre establecimientos educativos,
centros de salud, iglesias, salones y casetas comunitarias.
Daños en el resto del Chocó
Los municipios de Bojayá y Riosucio fueron severamente afectados por el desastre sísmico. La
evaluación consolidada para sus cabeceras municipales, sus corregimientos y sus áreas rurales
indican que fueron destruidas 1.801 viviendas (de las cuales 128 corresponden a cascos urbanos,
1.618 a corregimientos y zonas rurales y 55 a comunidades indígenas).
1-43
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
1.3.3 Valor estimado de los daños
Tabla 1.25 Detalle de los daños físicos
Aspecto
Infraestructura
vial
Vivienda
Equipamientos
Daño
Costo
El Atrato Medio era fluvial principalmente.
Red Local: Murindó- Empalizada (2 Km. de longitud) obstruyó
Bocas de Murindó, único acceso fluvial a la cabecera urbana (río
Atrato). Daños en las vías Urabá-Medellín (3) 215).
Red Regional: Antioquia: derrumbes, fallas en terraplenes,
hundimientos y agrietamientos. 3 puentes con averías
estructurales. Costo de reparación estimado: $200.000.000.
Red Nacional: daños tramo Chigorodó-Mutatá, Mutatá-Dabeiba,
Mutatá- Pavarondocito y Mutatá-Chocó. Costo de recuperación
estimado: $670.000.000 (3) 219).
Total daños estimados en infraestructura física: más de 14,5
millones de dólares ($9,874.500.00) (3) 219).
$ 9.874.500.000
Antioquia:
Región Urabá: 1515 viviendas afectadas, por 1.731 millones de
pesos
$ 1.731.000.000
Región Atrato Medio: 749 viviendas por 857 millones de pesos
$ 857.000.000
Región Occidental: 1677 viviendas afectadas por 1.748 millones
de pesos
$ 1.748.000.000
Chocó: 1.801 viviendas (128 urbanas y 1.618 rurales y 55
indígenas) por 2.760 millones de pesos (3) 216/7).
$ 2.760.000.000
Medellín:
Edificios públicos por 587 millones de pesos.
$ 587.000.000
Escuelas por 1.368 millones
Pérdidas por 11.000 millones de pesos (US$ 13,7 millones), por
no funcionamiento de edificios y equipamientos públicos (3)
216).
$ 1.368.000.000
$ 11.000.000.000
Quibdó: 5 colegios, 13 escuelas urbanas, 4 rurales, reparación
estimada en 166 millones de pesos (US$ 200,000) (3) 216).
$ 166.000.000
Chocó: Centros educativos, centros de salud y demás
equipamientos afectados reconstrucción estimada en 742
millones de pesos (3) 217).
$ 742.000.000
Subtotal
$ 30.833.500.000
1-44
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Tabla 1.26 Valor de los daños
Total en pesos colombianos de 199220
Total frente a PIB de 1992 (%) ($ 33.515.046 millones)
Total en Dólares para 1992 (US$ 1.00 = Col$ 681)
Porcentaje sobre el total cuantificado
$ 30.833.500.000
0,092%
$ 45.276.799
73,791%
1.3.4 Respuesta estatal
Al contrario de lo que sucedió después del terremoto de Popayán y de la avalancha que destruyó
a Armero y su zona aledaña (y de lo que sucedió posteriormente cuando los terremotos de
Tierradentro y del Eje Cafetero), en este caso no se creó una nueva institución para coordinar la
recuperación de la zona afectada, sino que se acudió a los mecanismos establecidos por el
decreto 919 de 1989 que reglamenta el funcionamiento del Sistema Nacional para la Prevención
y Atención de Desastres. En tal virtud los comités regionales de ambos departamentos lideraron
el proceso en acuerdo con la Dirección Nacional para la Prevención y Atención de Desastres.
(Aunque realmente en Antioquia el FOPREVE -Fondo de Prevención de Desastres- dependencia
de la Secretaría de Desarrollo de la Comunidad de la Gobernación, asumió las funciones que
normalmente hubieran correspondido al Comité Regional para la Prevención y Atención de
Desastres CREPAD).
A nivel nacional la Dirección Nacional para la Prevención y Atención de Desastres DNPAD y
La Confederación Colombiana de Organismos No Gubernamentales suscribieron un convenio
para actuar en la zona.
A nivel regional se crearon dos unidades coordinadoras (una para cada departamento) llamadas
Gerencias del Proyecto de Reconstrucción, articuladas al Comité Regional de Emergencia y
dependientes del despacho del respectivo Gobernador. En Antioquia la responsabilidad la
asumió un asesor del Gobernador. En el Chocó el Secretario de Gobierno y un equipo asesor
contratado para ese efecto.
A nivel local se buscó la participación de las alcaldías municipales y de las organizaciones
existentes en la comunidad.
20
El dato anterior no incluye los costos de daños de tipo ambiental, productivo y social, pues no se cuantificaron en las fuentes
consultadas. Tampoco incluye datos como el valor de los dos sistemas de comunicación telefónica afectados en el departamento
de Antioquia, ni los costos sociales no cuantificables en producción, empleo, migración, abandono de la territorialidad, introducción
de nuevas relaciones de los indígenas con el medio y con el entorno social. (Ver: (3) Pág. 219).
1-45
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
El esquema de financiación y de operación se basó en buena parte, aunque con diferencias entre
los dos departamentos, en padrinos municipales, es decir entidades ejecutoras de proyectos
municipales, en su mayoría ONGs, que aportaron recursos (en pocos casos) o que a través de
convenios o contratos con el Estado en sus diferentes niveles (municipio, departamento o nación)
ejecutaron los proyectos definidos.21
En todo el proceso de reconstrucción se ha buscado acentuar la necesidad de contemplar un
Programa Integral de Reconstrucción que incluya componentes de reconstrucción física y
socioeconómica, bajo un esquema descentralizado de gestión, impulsando una dinámica que
conciba que son las comunidades afectadas las que, tras un proceso de participación interna y
con el apoyo de entes gubernamentales, organismos no gubernamentales y el sector privado,
pueden generar las condiciones para la identificación, formulación y ejecución de los proyectos.
Este esquema tiene la virtud de superar el paternalismo y la beneficencia, el "darle todo a la
comunidad", a cambio del intento de una real participación en la toma de decisiones sobre el
futuro de su desarrollo, incluyendo la organización, participación y decisión sobre los propios
programas y proyectos de reconstrucción.
Sin embargo, una cosa es el esquema y otra la realidad. En términos mismos de la "urgencia" de
soluciones, como se verá más adelante, presenta como dificultad principal la duración del
proceso. Efectivamente, los procesos participativos, sobre todo en comunidades poco
organizadas y con poca o nula tradición participativa, consumen tiempo. Es más fácil entregar
los recursos en dinero directamente que impulsar, inducir y desarrollar procesos participativos en
los que la concertación y el acuerdo sobre las decisiones ocupan un primer lugar. El
inmediatismo espontáneo o inducido que se manifiesta en ocasiones hace que se desconozcan los
tiempos y los plazos necesarios para la formulación de un proyecto o, para una vez formulado,
obtener los recursos y encontrar al "padrino" que lo ejecute. En general estos tiempos de gestión
son, para las comunidades, tiempo muerto y tienden a manifestarse en frustración o desencanto,
por una parte, o en actitudes reivindicativas frente a la lentitud del proceso, por otra.
Adicionalmente hay que entender que mientras para el Estado e incluso para el sector privado y
las ONGs la formulación y la gestión son unas realidades y unos logros que hacen parte del
proceso de reconstrucción, para las comunidades realmente este proceso se inicia no con las
reuniones y los talleres que, por ejemplo, se realicen con ellas, sino con la iniciación real de las
obras. En alguna medida son dos "realidades" y dos tiempos distintos los que se viven. (Ramírez
y Bustamante, 1996)
1.3.5 Respuesta comunitaria
La zona afectada se caracterizaba al momento del sismo por unos bajos niveles de organización
en las comunidades campesinas y afrocolombianas, y por una mayor organización en las
21
La DNPAD les propuso esta estrategia a las comunidades indígenas afectadas por el terremoto del Páez, pero no la aceptaron.
1-46
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
comunidades indígenas. El programa de reconstrucción de estas últimas no formó parte del
paquete de proyectos coordinado por la Gerencia de Reconstrucción, sino que se formuló y
ejecutó conjuntamente entre la Dirección de Asuntos Indígenas del entonces Ministerio de
Gobierno y la Organización Regional Embera-Wuanana y, en opinión de los autores del estudio
del cual se han tomado los datos para este documento, “para las comunidades indígenas fue
definido un tratamiento distinto al del resto de la población y su formulación y ejecución fue más
rápida que en los otros casos”.
1.3.6 Valor de las intervenciones en emergencia y rehabilitación
El total datos disponibles22 indica que aproximadamente se destinaron US$ 1’165.000 dólares
(calculados con tasa de Col$ 803 por dólar por Ramírez y Bustamante, página 256), equivalen al
0.003% del PIB de 1992.
Tabla 1.27 Entidades y costos
Entidad
Fondo Nacional de
Calamidades
Tipo de apoyo
Con base a requerimiento elaborados por los CREPAD y
CLOPAD para la fase de atención (3) 237).
Otras entidades
nacionales
Aportaron al Sistema Nacional, sin tener en cuenta a la
Policía Nacional y Ministerio de Obras Públicas, para la
etapa de atención (3) 237).
Otros valores
Incluyendo los rubros atrás mencionados la atención se
cubrió con aprox. US$ 1,165,000, de los cuales el 48,5%
corresponde al nivel nacional, un 16,6% al Dpto. de
Antioquia (incluye Medellín), un 26,8% a diversas entidades
regionales (especialmente del Dpto. de Antioquia), un
2,68% al Dpto. Chocó, y el 5,42% a aportes de la
comunidad internacional (3) 256).
Otros aportes:
Costo
$ 362.046.430
$ 90.305.103
$ 483.143.467
Subtotal
$ 935.495.000
22
Incluyen los $362’046.429,67 invertidos por el Fondo Nacional de Calamidades y los $90’305.103,00 invertidos por otras
entidades.
1-47
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Tabla 1.28 Valor total estimado en emergencia
y rehabilitación
$ 935.495.000
Total en pesos colombianos de 1992
0,003%
Total frente a PIB de 1992 (%) ($ 33.515.046 millones)
$ 1.373.708
Total en Dólares para 1992 (US$ 1.00 = Col$ 681)
2,239%
Porcentaje sobre el total cuantificado
Teniendo como base la tasa que reporta el Banco Mundial para ese año de Col$ 681 pesos por
dólar (diferente a la utilizada por Ramírez y Bustamante (Col$803), esta suma equivaldría a
1´374.000 dólares. Valor similar con respecto al PIB: de 0.003%.
De nuevo, como es usual en casi todos los desastres, no existen datos sobre el valor de los
aportes de las gobernaciones de los dos departamentos, organismos de socorro, Policía Nacional,
Corporación Autónoma Regional, FOPREVE, Organización Nacional Indígena de Colombia
ONIC y otras que intervinieron en la etapa de respuesta.
1.3.7 Valor estimado de la reposición/reconstrucción23
Tabla 1.29 Programas de prevención y mitigación
Proyectos de
prevención
Medellín: refuerzo a demás escuelas por 3.843 millones (us$ 4,8
millones) (3) 216).
Subtotal
$ 3.843.000.000
$ 3.843.000.000
Tabla 1.30 Reconstrución física
Aspecto
Infraestructura
Vivienda
Detalle
Gobierno del Japón donó $50.000.000,oo de los cuales 40 se
destinaron a programas de recuperación a través de la ONG
Antioquia Presente (3) 240).
Antioquia: El valor total de los proyectos formulados para el Plan
Integral de reconstrucción al 18 de julio de 1994 para los 2 mpios
del Atrato medio alcanzaba la suma de 4.425 millones de pesos
financiado el 73% así: nación el 63%, Dpto. el 16% mpio. el 8.7%,
comunidad el 6.5% y el 5.8% restante fue de aportes de otras
entidades (ONGs o privados) (3) 252).
Costo
$ 50.000.000
$ 4.425.000.000
23
No incluye costos de recuperación ambiental, productiva y social, pues no se encontraron registros de
estos proyectos.
1-48
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Equipamientos
Por las tres regiones: reconstrucción por 1.698 millones de pesos
de 104 edificios destruidos, 67 averiados (escuelas, centros de
salud, iglesias, equipamientos comunitarios) sin incluir Medellín
(3) 217).
Subtotal
$ 1.698.000.000
$ 6.173.000.000
Tabla 1.31 Valor cuantificado de reposiciónreconstrucción
$ 10.016.000.000
Total en pesos colombianos de 1992
Total frente a PIB de 1992 (%) ($ 33.515.046 millones)
0,030%
$ 14.707.783
Total en Dólares para 1992 (US$ 1.00 = Col$ 681)
23,970%
Porcentaje sobre el total cuantificado
1.3.8 Resumen de costos relacionados con el desastre
Tabla 1.32 Resumen de costos del desastre
Concepto
Daños:
Emergencia y rehabilitación:
Reconstrucción/reposición:
Total:
Valor dólares
45.276.799
1.373.708
14.707.783
61.358.289
% PIB 1992
0,092%
0,003%
0,030%
0,125%
1.3.9 Duración del proceso de reconstrucción
Según el documento de Rosario Saavedra, en 1996 (fecha de publicación) aún estaban en
construcción algunos proyectos. La duración de la reconstrucción se calcula que fue de 4 años.
1-49
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Tabla 1.33 Tiempos
Duración del Evento desencadenante
Duración de las réplicas
20 segundos
7 días
Tiempo para evaluación de daños
Chocó: no actuó frente al primer sismo, el segundo sismo logró la reacción de la Defensa Civil
y del Comité Operativo del Chocó, y se vio atención a partir del 19 de octubre. La evaluación
de daños no fue completa, en diciembre de 1993 aparecieron más zonas afectadas y no
atendidas.
Antioquia: en menos de 1 mes se tenia la evaluación detallada (3)
Tiempo de organización
Chocó: reaccionó un día después (frente al segundo sismo) ((3) 244).
Antioquia: Acción inmediata ((3) 244).
Duración fase de atención
La fase de atención directa se inició en el mismo momento de la ocurrencia del primer sismo y
se consideró superada en febrero de 1993 (4 meses después) estabilizada la situación de
emergencia ((3) 255).
Duración fase de reconstrucción
Se tiene registro en el documento (3) que hasta 1996 (fecha de publicación), aún estaban en
construcción algunos proyectos.
2 meses
1 mes
1 día
inmediato
4 meses
4 años
1.3.10 Fuentes consultadas
(1) Base de datos DesInventar. La RED
(2) INGEOMINAS: “Desarrollo del Modelo Sismotectónico del Territorio Colombiano” Ficha
53 http://www.ingeominas.gov.co/WEB/RED/HISTORIA%20DE%20SISMOS.ASP#
(3) Ramírez Gómez, Fernando y Bustamante, Mauricio, “Los sismos de octubre de 1992 en el
Atrato Medio, Colombia”, en “Terremotos en el trópico húmedo”. LA RED, Septiembre de
1996.
(4) Saavedra A., Maria del Rosario. Desastre y Riesgo, Actores Sociales de la reconstrucción
de Armero y Chinchiná. Cinep. Santafé de Bogotá, 1996. Página 346.
1-50
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
1.4 TERREMOTO/AVALANCHA DE TIERRADENTRO (6 DE JUNIO, 1994)
1.4.1 El evento desencadenante: contexto y amenazas concatenadas
El 6 de junio de 1994, a las 3:47 de la tarde, un terremoto de magnitud 6.4 en la escala de Richter
a 10 kilómetros de profundidad, con epicentro cerca de la población de Dublín (municipio de
Páez, Departamento del Cauca), sacudió fuertemente la región de Tierradentro, situada en la
zona limítrofe entre los departamentos del Huila y el Cauca. Se conoce como el terremoto de
Tierradentro o el terremoto del Páez.
Sus efectos alcanzaron en mayor o menor medida quince municipios de los Departamentos del
Cauca (9 municipios) y del Huila (6 municipios), cuya extensión total alcanza los 10.000
kilómetros cuadrados.24
El municipio de Páez sufrió cerca del 50 por ciento de las pérdidas totales y el municipio de Inzá
cerca del 15 por ciento, para un total aproximado del 65 por ciento entre estos dos municipios
que conforman la región de Tierradentro, conocida nacional e internacionalmente por sus
riquezas arqueológicas. Los otros cinco municipios caucanos afectados representan el 31 por
ciento de las pérdidas totales y entre los seis municipios del Huila, el 4 por ciento restante.25
Las pérdidas humanas, entre muertos y desaparecidos, se aproximan a las 1.100 personas26, un
número relativamente bajo si se tienen en cuenta las enormes proporciones de los deslizamientos
y las avalanchas que afectaron a la cuenca del Páez como consecuencia del terremoto.
Seguramente influyó en ello la tendencia de la población indígena, mayoritaria en la zona
epicentral, a vivir de manera más o menos dispersa y lejos de los cursos de agua. En la tradición
mítica de los indios existe memoria sobre la ocurrencia de eventos similares en el pasado
(confirmados por los estudios geológicos), durante uno de los cuales fue rescatado de la
avalancha el bebé Juan Tama, que llegaría a ser el principal líder espiritual y cultural de los
paeces.
La destrucción ecológica alrededor de la zona epicentral (o zona con "condiciones críticas de
inestabilidad") se calcula en 40.000 hectáreas (400 kilómetros cuadrados), de los cuales un alto
porcentaje se encuentra en tierras del Parque Nacional Natural "Nevado Huila".
Esa zona con "condiciones críticas de inestabilidad" es "un corredor de unos 28 kilómetros de
largo por 15 de ancho, ubicado en la cuenca alta del río Páez, que incluye casi en su totalidad las
24
Cauca: municipios de Páez, Inzá, Toribío, Jambaló, Silvia, Caloto, Caldono, Santander de Quilichao y Torotó, Huila: Nátaga,
Tesalia, Paicol, Iquira, La Plata y Yaguará en el Departamento del Huila.
25
Según datos del Area de Planeación de la Corporación NASA KIWE. Los datos sobre daños en el Departamento del Huila se
obtuvieron a partir del informe de la Gobernación del Huila y del Comité de Cafeteros de ese mismo Departamento.
26
Puerto Chávez, Fernando, "Análisis descriptivo de los principales indicadores de morbilidad y mortalidad en los municipios de
Páez e Inzá afectados por el desastre del 6 de Junio". Censo de población CRIC - NASA KIWE, Abril de 1995.
1-51
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
subcuencas de los ríos Moras, Símbola y San Vicente." Además, como zonas de uso restringido,
se han considerado las subcuencas de los ríos Malvasá, Salado, Ullucos, Negro y Coquiyú o
Coquiyó, entre otras.27
INGEOMINAS registró 3.002 deslizamientos ocasionados por el terremoto en los municipios de
Inzá y Páez. En las semanas anteriores al terremoto habían caído sobre ese cañón fuertes y
permanentes lluvias que saturaron los suelos y alteraron su capacidad portante, De allí que el
terremoto produjera ese enorme número de deslizamientos, inclusive en montañas que se
encontraban cubiertas por bosques primarios y secundarios de muchos años de edad, al igual
que, por supuesto, en las laderas que habían sido deforestadas y sobre-explotadas, debido en gran
medida a los esfuerzos de las familias indígenas que las ocupaban para derivar de ellas los
productos necesarios para su subsistencia. Un estudio elaborado para el INDERENA (Instituto
de Desarrollo de los Recursos Naturales Renovables, que fue reemplazado por el Ministerio del
Medio Ambiente), advertía sobre la posibilidad de que en el cañón del río Páez pudieran ocurrir
ese tipo de fenómenos.
Efectos geo-ecológicos y amenazas concatenadas
No siempre un terremoto produce una destrucción geo-ecológica tan extensa y considerable, lo
cual constituye uno de los rasgos característicos de este desastre, pues significó la expulsión de
su territorio de origen, en los días inmediatamente siguientes al terremoto, de cerca de 1.600
familias, unas ocho mil personas, entre indígenas (1.100 familias) y mestizas (500 familias), que
inicialmente se ubicaron en albergues temporales en distintos municipios vecinos del Cauca y el
Huila. Posteriormente fue necesario reubicar por fuera de la zona a otras familias que
permanecieron en lugares de riesgo dentro de sus territorios de origen.
También constituyó un rasgo característico del terremoto del Páez, la coexistencia de múltiples
amenazas simultáneas o concatenadas en la zona afectada, lo cual, sumado a la destrucción geoambiental antes descrita, generó, por una parte, incertidumbre en el Estado y en las comunidades
sobre la posibilidad o imposibilidad de volver a habitar y utilizar productivamente sus territorios
de origen (incertidumbre que comenzó a disiparse con la difusión de los resultados del estudio de
"Zonificación para usos del suelo" elaborado mediante el convenio INGEOMINAS-NASA
KIWE), y por otra parte, la necesidad no sólo de reconstruir las viviendas y la infraestructura
destruida, sino de adquirir tierras productivas para reubicar a las comunidades que no pudieran
reestablecerse de manera definitiva en el corto y mediano plazo en la zona de desastre. Esas
amenazas concatenadas fueron (y en el 2004 siguen siendo) las siguientes:
Amenaza sísmica
INGEOMINAS detectó en la cuenca del Páez más de diez fallas geológicas, sin contar aquellas
existentes en otros municipios afectados por el terremoto del Páez, pero que no sufrieron
27
Convenio INGEOMINAS - NASA KIWE, informe citado.
1-52
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
destrucción del territorio como consecuencia de ese terremoto (caso de la cuenca del río
Piendamó, que nace en el municipio de Silvia). La vulnerabilidad ante la amenaza sísmica,
presente en mayor o menor medida en toda la región andina, se puede reducir mediante la
aplicación de técnicas de construcción sismo-resistente basadas en la moderna ingeniería, en
técnicas de construcción tradicionales (como el bahareque) o en una combinación de ambos
conocimientos. La amenaza sísmica, por sí sola, no hubiera ameritado por sí sola la reubicación
por fuera de la zona de desastre de las comunidades afectadas.
Amenaza por avalanchas, lahares o flujos de lodo
Como consecuencia del terremoto del 6 de Junio, en todos los ríos y quebradas de la cuenca del
Páez y de las subcuencas arriba mencionadas, se produjeron derrumbes, represamientos y
avalanchas, que a su vez ocasionaron una sedimentación de los materiales de arrastre en los
fondos de los cauces, lo cual obligó a "correr" hacia arriba la cota segura a partir de la cual, en
ausencia de otros riesgos, se consideraba que podía edificarse. Como se indicó arriba, las
avalanchas constituyen un proceso normal en esa cuenca, que solamente se convirtió en amenaza
cuando, en la colonia, se comenzó a estimular el doblamiento de las orillas de los cauces.
Amenaza por deslizamiento o derrumbe
La desestabilización de taludes y laderas constituyó quizás la más grave de las amenazas
presentes en la cuenca del Páez con posterioridad al terremoto. Como ya se dijo, INGEOMINAS
detectó en la zona estudiada más de 3.000 deslizamientos actuales, así como condiciones para
que por razón de fenómenos naturales (terremotos, fuertes lluvias, erupciones volcánicas) y/o
actividades humanas (talas, quemas, manejo inadecuado de suelos y aguas, obras de
infraestructura sin las debidas precauciones) se puedan producir en otros lugares nuevos
fenómenos de remoción en masa.
Amenaza volcánica
El río Páez tiene sus cabeceras en las faldas del volcán nevado Huila, la mayor altura de los
Andes en Colombia y, junto con la serranía del Cocuy y la Sierra Nevada de Santa Marta, uno de
los mayores glaciares colombianos.
Pese a que no existe registro de erupciones volcánicas en tiempos históricos, los estudios
geológicos indican que se trata de un volcán de tipo efusivo, cuyas lavas han contribuido de
manera notable a la orografía de la zona. El volcán se encuentra activo, como lo indica la
presencia permanente de fumarolas y tremores.
Las similitudes entre el flujo de lodo que destruyó a la ciudad de Armero en 1985 y el que
recorrió el cañón del Páez, hizo pensar que el terremoto y la subsiguiente avalancha hubieran
tenido origen en una erupción del volcán nevado Huila. Sin embargo eso se descartó
posteriormente. Sin embargo, muchos de los efectos de la avalancha (como la destrucción de la
1-53
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
población de Irlanda y de la zona en donde se encontraba el hospital de Belalcázar), coincidieron
con los pronósticos del "mapa de riesgos" en caso de erupción volcánica del nevado Huila,
elaborado por INGEOMINAS antes del desastre. De hecho, la ejecución de los planes de
evacuación que se habían elaborado en Belalcázar para el caso de una eventual erupción
volcánica, contribuyeron también a salvar muchas vidas en el casco urbano de la capital del
municipio de Páez.
La presencia del volcán en la zona implica todavía hoy, la amenaza de una eventual erupción
volcánica, con sus efectos colaterales, como son principalmente flujos de lava, deshielos y
avalanchas, y las que podrían producir los temblores asociados, lo cual, a su vez, implica que
algunas zonas que no sufrieron daños mayores con el terremoto del 6 de Junio, hubieran sido
catalogadas dentro de la categoría con mayores restricciones en la "Zonificación para usos del
suelo" elaborada mediante convenio entre INGEOMINAS y NASA KIWE.
Al contrario de lo que sucede con un terremoto, normalmente una erupción volcánica no se
produce sin aviso previo, sino luego de un proceso de incremento gradual de la actividad, que
pasa por las llamadas etapas de "alerta amarilla", "alerta naranja" y "alerta roja", lo cual permite
prevenir sus consecuencias desastrosas, especialmente mediante evacuación de las comunidades
vulnerables.
El nevado Huila es objeto de monitoreo constante por parte de INGEOMINAS. Esa institución,
sin embargo, debe enfrentar dos dificultades principales:
Primero, las dificultades de acceso a las vecindades de la cima del volcán, con todos los
problemas que ello implica para efectos de instalación y mantenimiento de equipos y, segundo,
que en términos de ciclos geológicos y volcánicos, el tiempo que lleva de vigilancia el nevado
Huila resulta muy corto como para poder interpretar exactamente el significado de los cambios
detectados. Los últimos estudios realizados por científicos de esa institución en el nevado,
indican que no se trata de un solo volcán, sino de una serie de volcanes “asociados”,
conformados por varias chimeneas que comparten una misma cámara de magma.
Y segundo, es preocupante la situación de obsolescencia de los equipos de la red de monitoreo
volcánico del país y la falta de aplicación de recursos para la reposición de equipos y
actualización tecnológica. Las personas que hacen parte de la institución hacen esfuerzos para
trabajar con los equipos existentes, sin embargo de no realizarse un programa ambicioso de
renovación y mantenieminto las redes sismológica y volcánica puede dejar de operar incluso en
niveles mínimos de cobertura. Este aspecto es de especial importancia tenerlo en cuenta en el
momento de revisar la responsabilidad del Estado en relación con estos temas de la gestión del
riesgo.
1-54
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
1.4.2 Efectos inmediatos
El sismo, combinado en muchos casos con deslizamientos, produjo afectación severa sobre la
totalidad de los asentamientos humanos existentes en la zona epicentral sobre la cuenca del Páez,
lo cual se tradujo en destrucción de viviendas, puestos de salud, casas comunales, edificaciones
públicas e iglesias (muchas de las cuales formaban parte del patrimonio histórico y cultural de
Tierradentro). Además de esto, los flujos de lodo arrasaron con carreteras y puentes, con una
microcentral eléctrica (en el Buco, cerca del epicentro del sismo) y con poblaciones enteras
situadas a orillas del río Páez, como fue el caso de Irlanda, Wila y Tóez (en donde existían,
además de las viviendas y casas comunitarias, un seminario indígena y varios colegios
importantes). El flujo de lodo también destruyó los sectores de Belalcázar, de Tálaga y de otras
poblaciones del Cauca y del Huila más cercanos a las orillas de los ríos (incluyendo los distritos
de riego de varias empresas comunitarias campesinas del Huila). De allí que se hubiera llegado a
temer por la suerte de Neiva, la capital del departamento del Huila, ciudad que crece a orillas del
río Magdalena.
Desde varios años antes del terremoto del Páez, y con base en la experiencia nefasta de Armero,
se venía hablando sobre los peligros que para la ciudad de Neiva, capital del departamento del
Huila, situada a orillas del río Magdalena, podría acarrear una erupción del volcán nevado Huila.
Cuando ocurrió la avalancha del Páez, cuyos efectos se reflejaron directamente en las aguas del
Magdalena, del cual el Páez es afluente, de manera inmediata se revivieron esos temores. Sin
embargo, de acuerdo con estudios elaborados para la Dirección Nacional para la Prevención y
Atención de Desastres DNPAD, el embalse de Betania, que recoge las aguas del río Magdalena
después de que éste ha recibido al río Páez (que nace en el volcán nevado Huila), está en
capacidad de absorber sin problema un volumen de agua adicional equivalente al tamaño del
casquete de hielo del volcán nevado Huila, lo cual permite reducir los temores sobre los efectos
que tendría una erupción volcánica sobre el embalse citado, y en particular sobre la ciudad de
Neiva. Entre los principales daños sufridos por la población de Belalcázar están la destrucción
total del hospital (situado a orillas del río Páez) y la necesidad de reubicar una escuela normal,
que si bien no resultó directamente afectada, sí quedó en plena zona de amenaza por alteración
del curso de ese mismo río.
1.4.3 Valor estimado de los daños
Tabla 1.34 Valor de los daños
Total en pesos colombianos de 1994
Total frente a PIB de 1994 (%) ($67.533.000 millones)
Total en Dólares para 1994 (US$ 1.00 = Col$ 827)
Porcentaje sobre el total cuantificado
$ 124.176.000.000
0,184%
$ 150.152.358
52,245%
1-55
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Datos suministrados en julio del 2004 por la Corporación Nasa Kiwe y calculados en pesos de
1994.
1.4.4 Respuesta estatal
El gobierno nacional tomó la decisión de crear una corporación para manejar el desastre
(llamada inicialmente Corpopaeces y posteriormente Nasa Kiwe) y expidió una serie de decretos
legislativos (mediante los cuales el Presidente de la República asume funciones que
normalmente corresponden al Congreso), con base en la declaratoria de “emergencia ecológica”
que consagra el artículo 215 de la entonces nueva Constitución Nacional de 1991.
La decisión de crear un ente por fuera del Sistema Nacional para la Prevención y Atención de
Desastres y de dotarlo de una legislación especial, fue muy controvertida, inclusive al interior
del mismo gobierno nacional. El terremoto de Tierradentro ocurría faltando pocos meses para la
terminación del periodo presidencial de César Gaviria, a quien las encuestas le otorgaban un alto
grado de aceptación por parte de la opinión pública. Según los críticos de la medida, las
dificultades que existieron en los días posteriores al terremoto para atender la emergencia
(debido en gran medida a que la zona quedó prácticamente impenetrable por efectos del sismo y
la avalancha que destruyeron las vías de comunicación), amenazaban con empañar la imagen del
Presidente, y sus asesores aconsejaron crear una corporación para demostrar la capacidad del
gobierno nacional para tomar medidas adecuadas y rápidas para conjurar la emergencia. Se
consideró que recurrir nuevamente al expediente de crear instituciones ad-hoc para que
manejaran los desastres, como se había hecho después del terremoto de Popayán y de la
avalancha de Armero, cuando todavía no existía un Sistema Nacional par la Prevención y
Atención de Desastres, significaba un retroceso y debilitaba la institucionalidad.
Existían, sin embargo, otro tipo de razones que justificaban crear una nueva institución,
relacionadas todas con las particularidades étnicas y culturales de la zona afectada. La mayor
parte de la población de Tierradentro está conformada por indígenas paeces, el 20% de los cuales
solamente hablaban lengua nasa (paez) y, en el Cauca, los alrededores de la zona epicentral,
también afectados, están poblados en su mayoría por indígenas guambianos. En el Huila, en
cambio, la población afectada estaba compuesta en su mayoría por campesinos mestizos.
El principal temor de quien fue nombrado primer director de la corporación, en el sentido de que
con esa decisión se corría el riesgo de que las instituciones e instancias del Estado que tenían
responsabilidades “normales” en la zona de desastre, se desentendieran de las mismas y se las
transfieran a la nueva institución, se cumplió en gran medida. La Corporación Nasa Kiwe se hizo
cargo de la reconstrucción vial (aunque con el apoyo del Instituto Nacional de Vías para la
recuperación de las carreteras pertenecientes a la nación28), de la reconstrucción de viviendas
destruidas y de la construcción de los nuevos asentamientos en las zonas de reubicación, de la
28
En Colombia existen carreteras “nacionales”, “departamentales” y “municipales”, de acuerdo con la instancia responsable de su
mantenimiento.
1-56
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
educación (hasta el año 2004 todavía sigue pagando maestros), de la salud, de la promoción de
proyectos productivos y de la recuperación ambiental.
Sin embargo, vista con 10 años de perspectiva, se puede afirmar también que la decisión de crear
una institución que en la práctica se hiciera cargo de todos los temas relacionados con la
reconstrucción, les permitió a las comunidades afectadas tener un solo interlocutor en el Estado,
en lugar de tener que negociar y gestionar ante una pléyade de instituciones diferentes, cada una
con sus propias políticas, prioridades, normas y medios de acción. Desde este punto de vista, se
justificó plenamente haber creado la corporación.
Antes de que la corporación comenzara efectivamente a operar, se modificó la norma que
conformaba su Consejo Directivo con seis representantes del Presidente de la República, y se
constituyó un nuevo Consejo, en el cual estaba presentes los gobernadores del Cauca y del Huila
(los dos departamentos afectados); representantes del Consejo Regional Indígena del Cauca
CRIC; un representante de las comunidades de las zonas aledañas a Tierradentro, también
afectadas; un representante de las comunidades no indígenas y representantes del Presidente de
la República, que se seleccionaron entre personalidades representativas de la zona (el Prefecto
Apostólico de Tierradentro, un empresario caucano, el director de una ONG con amplia
trayectoria en Tierradentro, un reconocido investigador y gestor de procesos sociales en el
occidente colombiano). Los representantes indígenas fueron nombrados por las autoridades
tradicionales de las organizaciones, después de largos debates que incluían la decisión de
participar o no en la estructura directiva de una institución gubernamental. De esa manera, en el
nuevo Consejo Directivo, compuesto por 14 miembros y presidido directa y personalmente por
el entonces Ministro de Gobierno, quedaron representados los principales actores sociales de la
región afectada, y quedaron sentados en la misma mesa los representantes de los distintos
sectores en conflicto, en una región caracterizada por la enorme cantidad y complejidad de esos
conflictos (étnicos, culturales, económicos, políticos, territoriales, etc). Cuando después de muy
largas decisiones, se llegaba a un acuerdo con respecto a cualquier decisión, todos esos actores la
asumían y defendían ante sus propios representados.
1.4.5 Respuesta comunitaria
La principal fortaleza de la región de Tierradentro, y en general de las comunidades indígenas
del Cauca y del resto del país, es la fortaleza de su organización comunitaria, política y cultural.
De hecho, ante la gravedad del conflicto armado que en los últimos años se ha agudizado en el
país, las únicas comunidades que han sido capaces de protagonizar verdaderos procesos de
resistencia civil no armada, en contra de los actores violentos por fuera de la ley, son los
indígenas del Cauca.
La decisión del gobierno nacional al reestructurar la Corporación, fue apoyar totalmente y
apoyarse en la organización indígena y en los alcaldes de los municipios afectados, no solamente
en los procesos de toma de decisión, sino para la ejecución de las diferentes acciones, a través de
convenios suscritos con los cabildos de los distintos resguardos y con las alcaldías municipales.
1-57
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
La Constitución Nacional de 1991 consagra a los resguardos como Entidades Territoriales, con
las mismas facultades de contratación y de gobierno que tienen los municipios.
Las comunidades indígenas organizadas son las principales actoras y contrapartes nacionales de
un programa que se viene desarrollando en la zona financiado por la Unión Europea, el cual no
se cuantifica para efectos del valor de la recuperación de las comunidades afectadas, por cuanto
se trata de un programa de desarrollo no relevante para ese efecto.
1.4.6 Valor de las intervenciones en emergencia, rehabilitación
No se tiene un recuento específico de los valores destinados a la atención del desastre pero según
datos de la DGPAD para el año 1994, el Fondo de Calamidades giró $5.445’664.031, para la
atención de las diferentes emergencias que se presentaron ese año (2). La mayoría de estos
recursos se aplicaron a la atención del desastre mientras la corporación tomaba forma. Se
invirtieron cerca de 2000 millones de pesos en la construcción de alojamientos temporales para
atender a las personas afectadas, a las cuales se les proveia de alimentos y menajes en foma
continua. Adicionalmente, se realizaron cientos de vuelos en helicóptero sobre cuyo costo real
no existen datos.
1.4.7 Valor de las intervenciones en reconstrucción
Tabla 1.35 Programas de reposición social
Educación
Costo de todas las inversiones relativas a programas de
educación realizadas desde 1994 hasta el 2003, calculado en
pesos de 1994, correspondiendo al 93,74% de avance frente al
plan quinquenal y arrojando un faltante de ejecución de
$369.297.267 (2)
Subtotal
$ 5.534.714.285
$ 5.534.714.285
Tabla 1.36 Programas de reposición ambiental
Estudios
Proyectos
Costo de todas las inversiones relativas a los estudios
realizados en (diferentes temas) desde 1994 hasta el 2003,
calculado en pesos de 1994, correspondiendo al 100,00% de
avance frente al plan quinquenal (2)
Subtotal
$ 661.998.000
$ 661.998.000
1-58
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Tabla 1.37 Programas de reposición económica
Proyectos
Productivos
Normalización y
Fortalecimiento
Institucional
Costo de todas las inversiones relativas a proyectos
productivos realizadas desde 1994 hasta el 2003, calculado en
pesos de 1994, correspondiendo al 95,81% de avance frente al
plan quinquenal y arrojando un faltante de ejecución de
$319.864.978 (2).
Costo de todas las inversiones relativas a los proyectos de
fortalecimiento institucional y normalización desde 1994 hasta
el 2003, calculado en pesos de 1994, correspondiendo al
91,16% de avance frente al plan quinquenal y arrojando un
faltante de ejecución de $170.840.120 (2).
$ 7.319.083.255
$ 1.762.052.865
Subtotal
$ 9.081.136.120
Tabla 1.38 Reconstrución física
Aspecto
Detalle
Costo
Infraestructura vial
Costo de todas las inversiones relativas a vías realizadas
desde 1994 hasta e 2003, calculado en pesos de 1994,
correspondiendo al 97,61% de avance frente al plan
quinquenal y arrojando un faltante de ejecución de
$841.677.524 (2).
Infraestructura
líneas vitales.
Costo de todas las inversiones relativas a electrificación
realizadas desde 1994 hasta el 2003, calculado en pesos de
1994, correspondiendo al 83,22% de avance frente al plan
quinquenal y arrojando un faltante de ejecución de
$57.1447.887 (2).
Vivienda
Equipamientos y
obras públicas
Costo de todas las inversiones relativas a vivienda realizadas
desde 1994 hasta el 2003, calculado en pesos de 1994,
correspondiendo al 96,60% de avance frente al plan
quinquenal y arrojando un faltante de ejecución de
$1.063.761.635 (2)
Costo de adquisición de 10615,65 hectáreas de tierras desde
1994 hasta el 2003 (para 1.479 familias), calculado en pesos
de 1994, correspondiendo al 98,29% de avance frente al plan
quinquenal y arrojando un faltante de ejecución de
$194.549.510 (para la adquisición de 821,34 hectáreas más)
(2).
$ 34.515.495.932
$ 2.835.028.505
$ 30.255.910.264
$ 11.220.743.229
Costo de todas las inversiones relativas a salud y saneamiento
básico realizadas desde 1994 hasta el 2003, calculado en
pesos de 1994, correspondiendo al 93,44% de avance frente
al plan quinquenal y arrojando un faltante de ejecución de
$919.110.211 (2).
$ 13.091.908.091
Subtotal
$ 91.919.086.021
1-59
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Tabla 1.39 Valor cuantificado de reposiciónreconstrucción
$ 107.196.934.426
Total en pesos colombianos ($) de 1994
0,159%
Total frente a PIB de 1994 (%) ($67.533.000.000.000)
$ 129.621.444
Total en Dólares para 1994 (1.00 US$ = $ 827)
45,101%
Porcentaje sobre el total cuantificado
Este total se refiere a la ejecución de desde 1994 a 2003, de Nasa Kiwe y las entidades
aportantes al proceso de reconstrucción de la cuenca del río Páez y zonas aledañas (ver anexo
entidades aportantes), datos suministrados en julio del 2004 por la Corporación Nasa Kiwe y
calculados en pesos de 1994, valor que corresponde a una ejecución del 96,01% frente al plan
quinquenal.
Tabla 1.40 Costos administrativos y funcionamiento de la entidad
Total en pesos colombianos de 1994
$ 6.306.708.620
Total frente a PIB de 1994 (%) ($67.533.000 millones)
0,009%
Total en Dólares para 1994 (US$1.00 = Col$ 827)
$ 7.626.008
Porcentaje sobre el total cuantificado
2,653%
Funcionamiento entre 1994 y 2004. Según datos suministrados por la Corporación Nasa Kiwe
(2), para terminar lo programado para el 2004 faltan por ejecutar $141,419.378,70 (pesos de
1994), y para el 2005 se tiene apropiada para funcionamiento la suma de $1,291,656.312,00
(pesos corrientes).
1.4.8 Resumen de costos relacionados con el desastre
Tabla 1.41 Resumen de costos del desastre
Concepto
Valor dólares
150.152.358
Emergencia y rehabilitación:
No hay datos
Reconstrucción / Reposición:
$ 129.621.444
0,159%
7´626.008
0,009%
$ 287.399.810
0,352%
Daños:
Gastos de Funcionamiento CNK
Total:
% PIB 1992
0,184%
1-60
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
La Corporación NASA KIWE tiene estimado para todo el año 2004 invertir $7.000.000 y
proyecta que para el 2005 invertirá $9.930.000 (valores en miles de pesos del 2003). (2)
Tabla 1.42 Entidades aportantes a la
reconstrucción
Entidad
Corporación NASA KIWE
Instituto Nacional de Vías
Caminos vecinales
DRI (Vías, medio ambiente)
Viviendas INURBE
Vivienda Caja Agraria
Antioquia Presente
Ministerio de Medio Ambiente
Ministerio de Salud (dotación hospital Belalcázar)
FINDETER
FIS
TELECOM
PNR
Cabildos indígenas
Municipios
Cofinanciación ONG´S
Hospital Belalcázar
Plante
Instituto Colombiano de la Reforma Agraria INCORA
Cristian Children
SECRETARIA AGRICULTURA
EMBAJADA ESPAÑOLA
GOBERNACION CAUCA
FONADE
COMUNIDAD
EPSA
PROGRAMA CXHAB WAL A
Total
Valor Aportado y
ejecutado (000) pesos
$ 142.634.145
$ 55.854.757
$ 1.509.328
$ 2.083.144
$ 47.477.448
$ 7.040.005
$ 1.497.083
$ 309.125
$ 1.679.477
$ 2.980.621
$ 671.658
$ 5.512.060
$ 2.900.086
$ 304.383
$ 2.981.467
$ 3.386.881
$ 6.556
$ 1.208.236
$ 745.434
$ 249.083
$ 203.504
$ 40.570
$ 47.794
$ 291.356
$ 7.408
$ 301.238
$ 26.832.080
$ 308.754.927
Fuente: Corporación Nasa Kiwe, en 2003 (2)
Este valor total ejecutado corresponde a 99.598.4 millones de pesos de 1994 (utilizando un factor
de 3.1 obtenido del índice de precios al consumidor.
La “Ley Páez” y sus efectos sobre la zona afectada
Con base en normas constitucionales que determinan que el Congreso de la República puede
intervenir para modificar normas de carácter legal expedidas por vía de excepción por el
1-61
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Presidente de la República en ejercicio de las facultades que le otorga el artículo 215 de la
Constitución Política29, el órgano legislativo procedió a expedir la Ley 218 de 1995, con el
argumento, entre otros, que se requería “extender lo beneficios fiscales y arancelarios a
municipios como Neiva y Popayán que recibieron directamente el impacto patrimonial de las
secuelas de la devastación, facultar a los organismos crediticios privados y cooperativos para que
condonen obligaciones de los damnificados y proferir otras decisiones que consulten el
imperativo de la reconstrucción industrial de las zonas afectadas de los Departamentos del Huila
y el Cauca”.
Desde la misma exposición de motivos es fácil darse cuenta de que la única relación de esta ley
con el terremoto del Páez fue el nombre que adoptó, pues habla de “reconstrucción industrial de
las zonas afectadas de los Departamentos del Huila y el Cauca”, cuando por las características de
las mismas, en las zonas más afectadas por el desastre no existía ni una sola industria. La tablas a
continuación presentan el número de empresas que se crearon en la zona, su distribución según
parques industriales y las activas por municipio. Los empleados en su mayoría no son del área
afectada o han sido personas directamente afectadas.
Tabla 1.43 Empresas Ley Páez segun actividad economica
Actividad Economica
Sector metalmecanico
Servicios públicos
Plásticos, resinas, ceras y derivados del
petróleo.
Alimentos, bebidas y productos
agroindustriales
Construcción y comercialización de inmuebles
Artes gráficas y manufactura del papel
Confecciones
Productos químicos y farmacéuticos
Ensamble y comercialización de equipos
eléctricos
Agropecuarias
Total
29
Numero Empresas
18
5
19
Empleados
698
44
446
24
1126
13
14
3
12
5
265
763
87
587
66
26
139
791
4873
Artículo 241, numeral 7 de la Constitución Nacional
1-62
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Tabla 1.44 Total empresas Ley Páez activas según parques industriales
Parque Industrial
Municipio
Parque Industrial y Comercial del Cauca
Parque Industrial El Paraiso
Caloto
Santander De
Quilichao
Villa Rica
Villa Rica
Santander De
Quilichao
Caloto
Puerto Tejada
Santander De
Quilichao
Villa Rica
Miranda
Miranda
Santander De
Quilichao
Parque Industrial Parque Sur
Parque Industrial Caucadesa
Parque Industrial Siglo Xxi
Parque Industrial San Nicolas
Parque Industrial Trocadero
Parcelacion Industrial El Cofre
Parque Industrial Prodevica
Parque Industrial San Antonio
Parque Industrial Sanfernando
Parque Industrial El Yari
Fuera de Los Parques
Total Activas
Numero De
Empresas
36
15
Numero De
Empleados
1519
911
2
3
1
115
412
13
1
3
4
6
51
32
1
1
4
1
13
2
98
6
67
139
1695
4873
Tabla 1.45 Empresas Ley Paéz activas por municipio
Municipio
Santander de Quilichao
Caloto
Villarica
Miranda
Puerto Tejada
Total
Empresas En
Parques
Industriales
21
37
6
5
3
72
Empresas Fuera
De Los Parques
Total Empresas
Total
Empleados
38
12
4
3
10
67
59
49
10
8
13
139
1710
1831
599
390
343
4873
En la práctica lo que la ley logró, fue la creación de un “paraíso tributario” en varios municipios
que no habían tenido ni la más mínima relación con los efectos del desastre (salvo, posiblemente,
algunos daños menores en algunas edificaciones), especialmente en Caloto, municipio situado al
norte del Cauca, en límites con el departamento del Valle. En ese y en otros municipios vecinos,
se creó un número importante de empresas constituidas por capitales principalmente del Valle, y
se trasladaron plantas industriales que existían en el casco urbano de la ciudad de Cali y que
habían sido conminadas por las autoridades ambientales para trasladarse a otro lugar. Las nuevas
plantas, en general, son de alta tecnología, lo cual reduce al mínimo sus efectos ambientales,
pero al mismo tiempo generan muy pocos empleos. Cierto es que, al igual que sucedió con la
Ley 44 de 1987, expedida tras la avalancha de Armero, se incrementaron los indicadores
1-63
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
económicos del departamento (en este caso el del Cauca), pero su verdadero impacto sobre los
verdaderos afectados fue poco menos que nulo.
Paradójicamente, la misma Corte Constitucional que le otorgó la bendición a esta norma, declaró
inexequible el Decreto 1265 de 1994, que verdaderamente hubiera beneficiado a los directos
damnificados por el terremoto.
Tabla 1.46 Tiempos
Duración del evento desencadenante
Duración de las réplicas
Tiempo para evaluación de daños
15 segundos
4 días
4 días
El informe aproximado de daños no estuvo completo hasta el 9 de junio de1994.((8) 156).
estimación
En Abril de 1995, 10 meses después del terremoto, se entregaron los estudios contratados por la
inicial - 10
Corporación Nasa Kiwe dentro de los cuales se evalúan la producción y usos del suelo e impacto meses estudios.
del desastre del 6 de junio de 1994 en la región de Tierradentro y caracterización de la vivienda e
impacto del desastre.
Tiempo de organización
17 días
El 9 de junio se crea CORPOPAECES (Decreto Legislativo 1179 de 1994) y el 23 de junio se
posesiona el primer funcionario (Director).
Duración fase de atención
Al segndo día, el ejército colombiano y la fuerza aérea colombiana estaban oficialmente
operando en la zona, con ayuda adicional de la Cruz Roja Colombiana, la defensa civil y el
ministerio de Salud. La mayoría del trabajo fue atención médica a la población afectada,
transporte de los más necesitados a hospitales y evacuación de la población vulnerable a áreas
más seguras. Esta fase terminó alrededor de junio 20. ((8) 157).
Duración fase de reconstrucción
Hasta la fecha y proyectado para seguir funcionando durante el 2005.
14 días
11 años
1.4.9 Fuentes consultadas
(1) Carvajal B. Edmundo. Consultor Nasa Kiwe. "Análisis descriptivo de la producción y
usos del suelo e impacto del desastre del 6 de junio de1994 en lal región de
Tierradentro". Popayán, abril de 1995.
(2) Corporación Nasa Kiwe, Informe inversiones realizadas 1994 -2004, archivo de Excel,
Colombia, 2004.
(3) Dirección General para la Prevención y Atención de Desastres, Archivos digitales de
gastos por evento año 1994.
1-64
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
(4) Gutiérrez Jimenez, Nohora. Consultor Nasa Kiwe. "Caracterización de la vivienda e
impacto del desastre del 6 de junio de 1994 en la región de Tierradentro". Popayán, abril
de 1995.
(5) INGEOMINAS, http://www.ingeominas.gov.co/, Proyecto: Desarrollo del Modelo
Sismo tectónico del Territorio Colombiano, Ficha 56, Terremoto Páez, documento Word,
Colombia.
(6) Rojas M., Axel Alejandro. Consultor Nasa Kiwe. "Herramientas de planeación para los
planes de reconstrucción, la región de Tierradentro, análisis general e impacto del
desastre del 6 de junio de 1994". Popayán, mayo de 1995.
(7) Saavedra A., Maria del Rosario. “Desastre y Riesgo, Actores Sociales de la
reconstrucción de Armero y Chinchiná”. Cinep. Santafé de Bogotá, 1996.
(8) Sarmiento Prieto, Juan Pablo y Stuart Olson, Richard. "Guns, drugs, and disaster: Cauca/
Huila, Colombia, 1994". Artículo en International Journal of Mass Emergencies and
Disasters, volumen 13. Agosto de 1995.
(9) Wilches-Chaux, Gustavo, “En el borde del caos”, Colombia, 2000.
Nota: Estas fuentes han sido las principales para el desarrollo de este capítulo, sin embargo
también se consultaron datos de los documentos listados en la bibliografía general del estudio.
1-65
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
1.5 TERREMOTO DEL EJE CAFETERO (25 DE ENERO DE 1999)
1.5.1 Evento desencadenante
El lunes 25 de enero de 1999 a la 1:19 minutos de la tarde, un terremoto de 6.2 grados en la
escala de Richter con duración de 20 segundos (durante 9 de los cuales se alcanzó la mayor
intensidad) y 35 kilómetros de profundidad, azotó el llamado Eje Cafetero, situado en la región
central de Colombia, sobre la cordillera central. El terremoto tuvo su epicentro en el municipio
de Córdoba, departamento del Quindío, aproximadamente a 11 kilómetros al sureste de Armenia,
su capital.
A las 5:00 de la tarde de ese mismo día, mientras miles de personas se dedicaban a buscar y a
rescatar a quienes quedaron atrapados entre los escombros, y a recuperar bienes de las
edificaciones destruidas, se produjo un segundo terremoto de 5.8 grados en la escala de Richter,
que incrementó el número de muertos y heridos y la destrucción de las ciudades y poblaciones
afectadas.
El sismo se produjo en medio de una fuerte temporada invernal que dificultó las labores de
rescate y que hizo más complicada la situación de quienes quedaron sin hogar.
Asociados al sismo principal y a sus réplicas, durante los días, semanas y meses posteriores se
presentaron las siguientes amenazas concatenadas, la mayor parte de origen socio-natural y
antrópico30:
•
Deslizamientos en cuencas hidrográficas altamente vulnerables que generaron
desequilibrios hidrológicos apreciables, que a su vez produjeron represamientos,
avalanchas, crecientes e inundaciones que afectaron los asentamientos humanos, las
actividades productivas y las vías. En el sector urbano se presentaron fenómenos de
remoción en masa en sitios densamente poblados, que también afectaron los
asentamientos humanos y las áreas de influencia de la infraestructura vial (vías,
acueductos, alcantarillados, etc.). En gran medida se pueden atribuir esos deslizamientos
a conflictos previos en el uso del suelo, a la sobreexplotación de laderas y a la
consecuente erosión.
•
Sobreexplotación de los bosques de guadua de la zona afectada, debido a la presión para
obtener ese material vegetal de primera importancia para el levantamiento de albergues
temporales, el apuntalamiento de viviendas deterioradas y, en general, en la industria de
la construcción. Los bosques de guadua se encuentran asociados con nacimientos de
agua, zonas de protección de ríos y quebradas, y suelos de vocación forestal, que
resultaron gravemente afectados por la sobreexplotación del recurso.
30
El análisis de las amenazas concatenadas es tomado del documento “Plan de Manejo Ambiental para la Reconstrucción del Eje
Cafetero – Informe Final de Gestión y Resultados”. FOREC, Ministerio del Medio Ambiente y otros. (Armenia, 2002)
1-66
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
•
Deterioro de cañadas, calles, lotes baldíos, laderas, depresiones, fuentes y cursos de agua,
etc., debido a la disposición inadecuada en esos espacios de una enorme cantidad de
escombros resultantes de las edificaciones y demás obras de infraestructura destruidas
por el terremoto en toda la zona afectada. 31
•
Sobreexplotación con técnicas inadecuadas, de fuentes de materiales para construcción
(canteras y cursos de agua).
•
Amenazas antrópicas derivadas de la alteración del orden público por saqueos y otras
expresiones de ingobernabilidad.
La respuesta del Estado a las amenazas concatenadas de origen natural y a los problemas
ecológicos que estas ocasionaron, al igual que el análisis de los problemas de orden público que
se presentaron con posterioridad al sismo, serán analizados de manera detallada en capítulos
posteriores.
1.5.2 Los factores de vulnerabilidad
La enorme destrucción que produjo el sismo no se explica solamente por las características del
terremoto. Es necesario entender los principales factores de vulnerabilidad que actuaron como
facilitadores para provocar la destrucción:
En primer lugar, las ciudades y poblaciones del Eje Cafetero se caracterizan por la audacia con
que sus pobladores de distintos estratos socioeconómicos “se cuelgan” materialmente de las
laderas, sobre terrenos que no ofrecen condiciones óptimas de estabilidad, especialmente en
presencia de un movimiento telúrico.
Tanto en las laderas como en los bordes de las mismas y en la enorme cantidad de rellenos
antrópicos a través de los cuales se intenta “aplanar” la topografía del paisaje, se producen
efectos de amplificación de las ondas sísmicas que determinan que un mismo terremoto, que
sobre suelos firmes no causaría tantos daños, sobre estos suelos inestables o rellenados produzca
una afectación mucho mayor.
Por otra parte, Armenia, Calarcá y Pereira, al igual que, en menor o mayor grado, las demás
poblaciones afectadas, se encontraban al momento del sismo en un periodo de transición entre
una condición inicial de asentamientos campesinos y una condición de “ciudades modernas”. De
allí que en esas ciudades coexistieran altos edificios con casas de guadua, barro y techo de zinc,
característicos de la arquitectura tradicional de la cultura cafetera.
31
Se calcula que en Armenia el volumen de escombros que se arrojaron a las cañadas alcanzó a un millón y medio de metros
cúbicos. (Nota de Gustavo Wilches-Chaux)
1-67
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Este tipo de edificaciones deberían estar, teóricamente, mejor capacitadas para resistir un
terremoto, dadas sus características de poco peso y flexibilidad, Esto siempre y cuando los
terrenos sobre los cuales están construidas estuvieran en capacidad de resistir los efectos del
sismo sin colapsar32. Sin embargo, en el Eje Cafetero se fueron juntando con el tiempo una serie
de factores que, sumados, fueron reduciendo la capacidad de esas edificaciones para resistir un
terremoto.
Entre esos factores se destacan la falta de mantenimiento, la cimentación inadecuada y, muy
importante, las mezclas de materiales con que se fueron agrandando las casas a medida que sus
propietarios iban recibiendo mejores ingresos económicos. En la región se conoce a ese sistema
como “construcción por cosecha”, puesto que la posibilidad de agrandar una casa, especialmente
aumentándole pisos sobre la planta original, va ligada al éxito económico derivado de cada
cosecha cafetera. Casas construidas originalmente en bahareque (guadua, barro y láminas de
zinc), y cimentadas para soportar la construcción original, fueron creciendo hacia arriba con
nuevos pisos en ladrillo y cemento, carentes de los refuerzos estructurales y de la cimentación
necesaria para resistir un terremoto.
Por otra parte, los ingenieros estructurales pudieron comprobar la existencia de todo un
“catálogo” de errores constructivos en las edificaciones modernas de las ciudades afectadas, que
explican por qué este tipo de edificios tampoco pudieron resistir los efectos del sismo.
La vulnerabilidad social, política e institucional de la zona afectada se hizo explícita en la oleada
de saqueos que afectó a Armenia y a Calarcá en los días que siguieron al terremoto.
Estos fenómenos de aguda ingobernabilidad constituyeron una de las características más
complejas y traumáticas de este desastre, lo cual amerita que se estudie de manera más detenida
el fenómeno, especialmente porque ya ha quedado sentado el precedente en Colombia y cuando
otro fenómeno de características similares vuelva a afectar a cualquier otra ciudad, muy
seguramente volverán a presentarse actos vandálicos. (En días recientes, la violencia armada se
ha convertido en un rasgo característico de la situación pos-huracán en las islas de Jamaica y de
Haití, en el primer caso después del paso de Iván y en el segundo tras el paso de Jeanne).
Para la época del 25 de enero de 1999, un número muy grande de hombres y de mujeres que
antes derivaban su sustento como recolectores de café, se instalaron en Armenia desde que se
produjo la crisis del ese producto en los mercados internacionales y allí los encontró el
terremoto, dedicados al “rebusque” urbano. En general, el terremoto llegó al Eje Cafetero en un
momento de grave recesión económica del cual todavía no se ha podido recuperar. Por el
contrario, el Informe Regional de Desarrollo Humano elaborado por el PNUD para esa zona del
país registra un creciente proceso de deterioro de la calidad de vida de los pobladores del área de
estudio.
32
En las cañadas de Armenia hubo casos de edificaciones de este tipo que rodaron “intactas” ladera abajo, cuando la montaña se
derrumbó.
1-68
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Al referirse, por ejemplo, a la “esperanza de vida”, afirma el estudio que “a pesar de la
recuperación que registró en indicador en un grupo de municipios entre los años 2000 y 2002, el
IDH (Índice de Desarrollo Humano) era igual o inferior al de 1993 en cerca de las dos terceras
partes de los municipios de la región”.33
Era tan grave la depresión económica y social del Eje Cafetero, que el documento del PNUD que
venimos citando afirma que “la importante cantidad de recursos invertidos en el proceso de
reconstrucción no logró contrarrestar las dificultades de la economía regional. La destrucción
generada por el terremoto fue de tal magnitud que las inversiones efectuadas apenas permitieron
recuperar lo perdido. Se trató de una inversión temporal que no fue capitalizada por la región.”
(PNUD, página 50)
1.5.3 Efectos inmediatos
El terremoto del 25 de enero de 1999 y sus réplicas, afectaron 28 municipios y un corregimiento
en cinco departamentos:
Caldas:
Quindío:
.
Valle del Cauca:
Chinchiná
Armenia, Calarcá, Filandia, Montenegro, Circasia, Pijao, La Tebaida,
Córdoba, Quimbaya, Salento, Buenavista y Génova.
Risaralda:
Alcalá, Argelia, Bolívar, Caicedonia, La Victoria, Obando, Sevilla,
Ansermanuevo y Ulloa.
Pereira, Dosquebradas, Santa Rosa de Cabal y Marsella.
Tolima:
Cajamarca, Roncesvalles
El documento del PNUD “Eje Cafetero – Un pacto por la región”, basado en cifras del DANE
(1999), afirma que “la evaluación inicial de los efectos más significativos (demográficos,
sociales, económicos) provocados por el sismo, indica que el 31% de los hogares de los
municipios afectados resultó damnificado, 1.186 personas murieron, 291 enviudaron y 770
quedaron huérfanas; hubo 8.523 lesionadas, se perdieron 79.446 viviendas (55% con pérdida
parcial), con lo cual 160.393 personas quedaron sin techo. A lo anterior se suma el preocupante
número de desempleados, así como el deterioro y pérdida de otros bienes muebles e
inmuebles.”34
Continúa el documento PNUD:
33
PNUD Colombia, “Eje Cafetero – Un pacto por la región”. Publicación PNUD (Junio 2004).
Sin embargo, en el párrafo inmediatamente siguiente, el mismo documento presenta unos datos diferentes: “En cuanto a las
afectaciones físicas, el sismo produjo daños en 166.477 viviendas e un inventario total de 347.851 inmuebles. De las viviendas
afectadas, 10.664 colapsaron totalmente.”
34
1-69
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
“En cuanto al sector de equipamiento urbano, resultaron averiados 100.852 inmuebles, entre
ellos oficinas públicas, estaciones de bomberos, cárceles, iglesias, vías, plazas de mercado.
(Convenio FOREC – Red de Universidades”
“El sismo fue de tales proporciones y características que, además de la destrucción de
infraestructura física urbana y rural, el colapso de los servicios públicos y la parálisis en la
actividad económica, tuvo efectos considerables en relación con la pérdida de vidas, el choque
emocional, las lesiones físicas y sicológicas provocadas.”
La gran conclusión es que mientras el desastre de Armero ha sido el más significativo en
Colombia en términos de pérdidas de vidas humanas35, y los terremotos de Tierradentro y del
Atrato Medio los más significativos en términos de destrucción ecológica en un medio rural36, el
terremoto del Eje Cafetero es la situación más compleja de carácter urbano desencadenada por
un fenómeno natural que ha tenido que enfrentar el país en toda su historia, tanto por la
extensión el área involucrada, como por los altos niveles de destrucción y por el número de
sobrevivientes gravemente afectados.
1.5.4 Valor estimado de los daños
Tabla 1.47 Detalle de los daños físicos
Aspecto
Daño
Reparación de equipos e instalaciones de Telearmenia.
($12.308 millones)/ Ídem en el caso de Telecom,
Departamento del Quindío ($4.671 millones)/ Ampliación
Infraestructura de las
de las instalaciones de Telearmenia a zonas donde se
comunicaciones
reubicarían personas damnificadas ($11.297 millones)/
Ídem en el caso de Telecom, Departamento del Quindío
($4.383 millones).(3) 49-50).
Costos directos a empresas telefónicas en otros
departamentos, ($2.352 millones)/ Pérdida de excedente en
Telearmenia por reducción en el número de llamadas
telefónicas ($13.889 millones)/ Ídem en el caso de
Telecom, Departamento del Quindío ($5.389 millones)/
Pérdida de excedente a empresas telefónicas en otros
departamentos, ($2.892 millones) (3) 49-50).
Costo
$ 32.659.000.000
$ 24.522.000.000
35
El número de víctimas mortales coloca la erupción del Ruiz en el cuarto lugar en la historia, después de la erupción del volcán de
Tambora (Indonesia) en 1815 con 92.000 muertos; la del Krakatoa (Indonesia) en 1883 con 36.000 y la del Mount Pelée (Isla de
Martinica) en 1902, con cerca de 30.000 víctimas. (Saavedra, 1996).
36
2
El primero con una destrucción aproximada de 400 km y el segundo con una destrucción de cobertura vegetal superior a los 500
2
km (alrededor de 40 y 50 mil hectáreas respectivamente).
1-70
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Infraestructura
vial y transporte
Infraestructura de
líneas vitales
Limpieza de vías en Dpto. de Quindío ($500 millones),
vehículos aplastados o dañados durante el terremoto
($2.813 millones), mayor costo de tránsito sobre red de vías
de Quindío ($3.089 millones), así como en otros
departamentos ($ 463 millones), en Armenia mismo
($5.061 millones), y en otras ciudades ($506 millones)
(3) 50-51).
Rehabilitación de red nacional de vías de Quindío ($500
millones), así como red secundaria ($2.937 millones),
rehabilitación de vías en otros departamentos. ($500
millones), reparación de puentes ($50 millones), (3) 50-51).
Daños en acueducto y alcantarillado (incluyendo
escombreras) directos (instalaciones y todo tipo de
infraestructura por $12.178 millones) e indirectos
(administrativos, atención de la emergencia, etc. por
$16.837 millones) (3) 56).
$ 12.432.000.000
$ 3.987.000.000
$ 72.467.000.000
Daños en energía eléctrica directos ($32.000 millones) e
indirectos ($11.452 millones). (3) 56).
Vivienda
Equipamientos
Daños parciales a 43.474 viviendas urbanas en los 5 Dptos.,
($298.500 millones), 6.648 viviendas rurales cafeteras y
2.137 no cafeteras afectadas ($55.388 millones), 17.551
viviendas urbanas destruidas o inhabitables ($483.990
millones), Refugios provisionales ($6.025 millones),
remoción de escombros ($5.000 millones) y pérdidas en
muebles y equipos ($350.000 millones) (3) 37-41).
Sector Educación: Daños en establecimientos educativos
($109.500 millones), instalaciones deportivas y recreativas
($10.500 millones), templos y otros edificios culturales y
patrimoniales ($34.350 millones).
Costos indirectos referentes a daños por deterioro a
instalaciones escolares y deportivas usadas como albergue
($12.000 millones) y gastos por estabilización y protección
de instalaciones ($15.000 millones) (3) 28).
Sector Salud: infraestructura de salud - 61 hospitales
afectados ($23.762 millones) (3) 31).
Equipamientos institucionales: destrucción total o parcial
de edificios públicos ($800.000 millones) (3) 41).
Equipamientos urbanos: aeropuerto de Armenia ($1.300
millones) (3) 51).
Subtotal
$ 1.198.903.000.000
$ 181.350.000.000
$ 23.762.000.000
$ 801.300.000.000
$ 2.351.382.000.000
1-71
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Tabla 1.48 Aspectos Geológicos y daños en
el medio ambiente
Deslizamientos de suelos y capa Vegetal ($583,5 millones),
Saneamiento, fumigación reforestación del relleno sanitario
($4258,5 millones) (3).
Pérdidas
ambientales:
Nota: los daños ambientales no pudieron ser estimados;
apenas se calculó un costo inicial de US$3 millones,
correspondiente a deslizamientos, pérdida de capa vegetal y
saneamiento (4) 4).
Subtotal
$ 4.842.000.000
$ 4.842.000.000
Tabla1.49 Impacto social y económico
Efectos en los
sectores Sociales
Daños en actividades
primarias
Sector Educación: pérdidas de cursos y actividades
deportivas ($20.000 millones), pérdidas de ingresos de las
instituciones ($4.500 millones). (3) 28).
$ 24.500.000.000
Sector Salud: mayores construcciones por atención
hospitalaria, ambulatoria y asistencial ($17.400 millones),
Acciones preventivas ($8.150 millones), recuperación,
tratamiento y disposición de victimas por trauma ($265
millones), saneamiento vigilancia y control epidemiológico
($9.250 millones), programa de grupos vulnerables-ayudas
humanitarias y psicoafectivas ($17.470 millones) (3) 31).
$ 52.535.000.000
Estimación de daños causados por el terremoto en los
beneficiaderos de café, en fincas de los departamentos
afectados (fincas de hasta 10 Has: 2050, pérdidas por
$4.173,1 millones/ fincas de más de 10 Has: 922, pérdidas
por $ 4.216,4 millones)
Estimación de daños causados por el terremoto en otras
construcciones en fincas cafeteras de los departamentos
afectados (fincas de hasta 10 Has: 875, pérdidas por
$1.717,9 millones/ fincas de más de 10 Has: 922, pérdidas
por $3.358,7 millones)
$ 13.466.100.000
Estimación de pérdidas en el sector no cafetero:
agroindustria, $ 5.950 millones (3) 22-25)
"De acuerdo a la información disponible, las pérdidas
totales ascienden a $19.417 millones" (3)24)).
Industria, comercio y Sector finca raíz: pérdidas en arriendos y renta de viviendas
($33.800 millones) (3) 41).
otros servicios
Sector manufacturero: Daños en activos, existencias y
documentos ($26.400 millones) costos indirectos en
pérdidas y producción ($7.700 millones) (3) 64).
$ 5.950.000.000
$ 33.800.000.000
$ 34.100.000.000
1-72
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Sector comercial: Daños en activos, existencias y
documentos ($157.100 millones) costos indirectos en
pérdidas y producción ($43.200 millones) (3) 66).
$ 200.300.000.000
Sector Servicios: Daños en activos, existencias y
documentos ($49.000 millones) costos indirectos en
pérdidas y producción ($14.400 millones) (3) 66).
$ 63.400.000.000
Turismo: Daños en fincas cafeteras que se venían
explotando turísticamente como hospedaje para nacionales
y extranjeros ($ 4.200 millones), Lucro cesante ($6.572
millones) (3) 41).
$ 10.772.000.000
Subtotal
$ 438.823.100.000
Tabla 1.50 Valor de los daños
Total en pesos colombianos ($) de 1999
Total frente a PIB de 1999 (%) ($ 149.040.000.000.000)
Total en Dólares para 1999 (1.00 US$ = $ 1.757)
Porcentaje sobre el total cuantificado
$ 2.795.047.100.000
1,875%
$ 1.590.806.545
62,27%
1.5.5 Respuesta estatal
El gobierno de Andrés Pastrana crea el Fondo para la Reconstrucción y Desarrollo Social del Eje
Cafetero FOREC, una entidad pública de naturaleza especial, con capacidad jurídica y
autonomía presupuestal para financiar y realizar las actividades de reconstrucción y
rehabilitación económica, social y ecológica de la región afectada. No se le crea estructura
administrativa, sino que se la faculta para contratar con organizaciones no gubernamentales
todas las obras de reconstrucción acompañamiento a las comunidades afectadas. El modelo se
enmarca claramente dentro del propósito neoliberal de reducir el tamaño del Estado y entregarle
sus funciones al sector privado.
El FOREC dividió la región en zonas con base en el nivel de daños, su extensión y ubicación
geográfica; decisión que en la ciudad de Armenia ejecutó conjuntamente con la Alcaldía. Para
adelantar la reconstrucción en cada zona, se convocó a las ONG más representativas del nivel
nacional, a través de la Confederación Nacional de Organizaciones No Gubernamentales.
Como resultado de ese proceso se establecieron 31 gerencias zonales. Cada ONG tuvo bajo su
responsabilidad la elaboración y posterior ejecución de un plan de acción zonal PAZ. Estos
planes, bajo un marco de integralidad, comprendieron la recuperación de la infraestructura física
y la reconstrucción social y económica de la zona. Las acciones del proceso de reconstrucción se
dividieron en cuatro fases: i) atención de la emergencia; ii) consolidación y planeación; iii)
reconstrucción; y iv) desmonte y liquidación.
1-73
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
El FOREC contrató con una Red de Universidades conformada por el CIDER de la Universidad
de los Andes, la Universidad del Quindío y la Universidad Tecnológica de Pereira, el monitoreo
permanente al proceso de reconstrucción. Las universidades evaluaron y realizaron un
seguimiento continuo al conjunto de acciones de la reconstrucción, incluyendo al FOREC y a las
Gerencias Zonales
La Junta Directiva estaba conformada por un gobernador designado por el Presidente de la
República para representar a todos los gobernadores de los cinco departamentos afectados (el
gobernador de Risaralda), un alcalde, también designado por el Presidente, para representar a los
alcaldes de los 28 municipios afectados (el alcalde de Armenia), representantes del gobierno
nacional y personalidades del sector. Se nombró como presidente de la institución al presidente
de la Asociación Nacional de Industriales ANDI. En la junta no participaban representantes de
las organizaciones sociales de la región ni de las comunidades afectadas.
Sobre esta estrategia de respuesta del Gobierno Nacional, comenta Jorge Iván González37:
En el caso del sismo del Eje Cafetero, lo singular no fue que el Estado acudiera a reglas
de excepción, sino que produjo una nueva institucionalidad que excluyó la intervención
del Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres (SNPAD), creado
justamente para operar en situaciones de excepción. Las normas que rigen al FOREC
provienen, de una parte, de las expedidas por el Gobierno Nacional en ejercicio de las
facultades otorgadas por el estado de emergencia. Y de otra parte, de las disposiciones
del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aplicables al
desembolso y ejecución de los créditos externos contratados para destinar al FOREC.
En la práctica, las normas de la banca multilateral han regulado toda la ejecución de
proyectos, si se tiene en cuenta que el grueso de los recursos que maneja el Fondo, con
sus correspondientes contrapartidas nacionales, proviene de créditos externos.
Y más adelante, sobre la estrategia de colocar la reconstrucción en manos de ONGs, “blindando”
al proceso de cualquier ingerencia de la política tradicional anota:
El FOREC idealizó los organismos no gubernamentales y los consideró la más pura
expresión de los intereses de la sociedad civil. Frente a la desconfianza en el manejo
que se pudiera hacer de los recursos y dada la interferencia que podía provocar la
contienda electoral territorial, el programa hizo de la vinculación de las ONG un valor
en sí mismo y equiparó su presencia en el programa con el establecimiento de la nueva
institucionalidad de lo público. Se fundieron en un solo nombre organizaciones sociales
de base con fundaciones que son apéndices de empresas constructoras.
37
González, Jorge Iván, “El FOREC como modelo de intervención del Estado”, en “Armenia – Enfoques de la Reconstrucción”.
Universidad Nacional de Colombia (Tomo 6). Armenia, Diciembre de 2002. Página 19.
1-74
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
También participan de esa confusión las universidades públicas y privadas. En realidad
y en contra de la visión idealista del FOREC, las ONG se auto-representan y no
expresan los intereses de ningún sector de la población damnificada.
(…)
Aunque existe un discurso de lo social y de la participación y que algunas gerencias los
asumen y promueven, con diversos estilos e intensidades, ese discurso no se concreta
de manera adecuada. Entre otras razones, porque desde sus inicios el FOREC concibió
la elección colectiva por fuera de las instituciones políticas existentes. Su deprecio por
los políticos fue explícito y la insatisfacción y desconfianza frente a ellos tuvo
manifestaciones muy diversas. El FOREC siempre estuvo en una especie de guerra
soterrada con los políticos.
El espíritu que inspira el programa FOREC es la antipolítica, pero tal y como lo
expresaba en la entrevista uno de los políticos locales, “se hace política en nombre de la
antipolítica”. Y realmente es difícil pensar que la política esté ausente en el FOREC.
Hubo política porque la intervención presidencial fue permanente y se expresó en
hechos como el nombramiento de los dirigentes, la definición de los lineamientos
básicos del nuevo tipo de organización y la insistencia en superar los vínculos con los
políticos.
Lo anterior iba ligado a la forma cómo, a raíz del terremoto y para efectos de la reconstrucción,
la Alcaldía, en concertación con el FOREC, dividieron en zonas la ciudad de Armenia, las cuales
no coincidían con la división del municipio por comunas sino que, precisamente, buscaba romper
los “feudos electorales” que pudieran tener los políticos tradicionales en cada sector de la ciudad.
De esta manera se propiciaba la aparición de nuevos líderes con los cuales el FOREC tuviera una
mayor capacidad de interlocución. (De hecho una de las características de los desastres es que en
muchos casos afectan las estructuras existentes de liderazgo y las condiciones de gobernabilidad
y convivencia que mantienen la cohesión de una comunidad. Nuevos líderes, incluyendo
mujeres, jóvenes y actores y sectores que antes permanecían “opacados” por los líderes
habituales, surgen como “alternativas” cuando la capacidad de liderazgo de los líderes
“tradicionales” se ve superada por las nuevas realidades. Estos procesos adquieren una
sostenibilidad determinada cuando surgen de manera “orgánica”, como resultado de tensiones y
concertaciones endógenas, y una muy diferente cuando son estimulados y mantenidos desde el
exterior de los procesos comunitarios.)
Lo cierto es que concluido el proceso por parte del FOREC, los mecanismos y los actores de la
política tradicional mostraron su enorme capacidad de resiliencia, y en general recuperaron muy
rápidamente “los espacios perdidos” como consecuencia de la intervención del FOREC y de las
gerencias zonales.
A este respecto comenta el ya citado Jorge Iván González:
1-75
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Aunque el FOREC se presentó como un modelo apolítico, generó dinámicas políticas.
La ejecución de los recursos de reconstrucción se dio durante los últimos dos años de
gobierno de los mandatarios locales elegidos en 1997 y el cambio de alcaldes modificó
radicalmente la posición de muchos municipios frente al FOREC. Algunos de los
alcaldes, como el de Armenia, se opusieron a las políticas de reconstrucción38. El
alcalde de Calarcá amenazó con renunciar ante el gobernador si no se retiraba Fenavip
(gerencia zonal encargada de la reconstrucción de dicho municipio) y se le asignaban
las obras finales a otra ONG.39
Y Jorge Iván Cuervo complementa:
El resultado de las elecciones en las que salieron elegidos los candidatos de los partidos
tradicionales que habían sido marginados del proceso de reconstrucción es un signo
inequívoco de la carencia de un sentido colectivo en la construcción de ciudad por parte
de las comunidades, más allá de la organización para la reconstrucción que, una vez
conseguido el objetivo de la vivienda, se diluye y reestablece sus vínculos con las redes
clientelistas tradicionales.
El hecho es que el alcalde Londoño Arcila ha sido adversario del modelo de
intervención del FOREC, hasta el punto de que los logros en materia de vivienda y de
reconstrucción de infraestructura pública los ha atribuido al gobierno nacional y en
algunos casos a su administración, y que en el Concejo Municipal no hay un solo
vocero elegido por las comunidades, y esta composición política que compromete la
sostenibilidad de la reconstrucción, también fue una elección de las comunidades.40
El FOREC intentó, con argumentos que pueden ser válidos en gran medida, blindar al proceso de
reconstrucción de cualquier tipo de influencia politiquera o electoral (a la cual suelen ligarse la
poca transparencia y la corrupción en la toma de decisiones y en el manejo de los recursos
públicos), pero en lugar de fortalecer procesos y expresiones de organización y de participación
propios de las comunidades de la zona afectada, y de privilegiar a los actores locales por encima
de los actores externos, le apostó a montar sus propios esquemas de organización y participación,
funcionales a los postulados del modelo y del imaginario gubernamental. Para esto, entre otras
cosas, “importó” organizaciones no gubernamentales que antes del terremoto carecían de
cualquier tipo de arraigo regional (en Armenia sólo una organización local, la Cámara de
Comercio, resultó elegible por el FOREC como ejecutora de programas de reconstrucción en esa
ciudad). Seguramente esa asepsia “empresarial” le permitió al FOREC culminar con gran
eficacia y rapidez la reconstrucción física de la zona afectada, pero incidió en contra de la
continuidad de múltiples procesos sociales y políticos, muchos iniciados por el mismo FOREC,
38
Se refiere al segundo alcalde que le tocó el proceso de reconstrucción.
Ibidem, página 32.
40
Cuervo Restrepo, Jorge Iván, “La gestión de lo público más allá de lo estatal”, en “Armenia – Enfoques de la Reconstrucción”.
Universidad Nacional de Colombia (Tomo 2). Armenia, Diciembre de 2002. Página 86.
39
1-76
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
que se cortaron de manera casi abrupta cuando se retiraron del escenario esa institución y sus
gerencias zonales y que, seguramente, hubieran contribuido a una mayor sostenibilidad de la
región.
El Estado definió una serie de mecanismos para conseguir los recursos41 necesarios para la
reconstrucción, los cuales provinieron de las siguientes fuentes: El presupuesto total del
Gobierno Nacional destinado a la reconstrucción del Eje Cafetero ascendió a 1.597 mil millones
de pesos. De estos recursos, $971 mil millones de pesos (61%) corresponden a recursos del
presupuesto ordinario, $611 mil millones (38.2%) a créditos externos con el BID, el BIRF y
KFW, y $16 mil millones (1.0%), a donaciones a través de cooperación oficial:
Tabla 1.51
Financiación oficial de la reconstrucción del Eje Cafetero por fuentes (millones de pesos)
FUENTE
1999
2000
2001
TOTAL
PRESUPUESTO NACIONAL
199.997
619.583
150.497
970.076
Funcionamiento
997
1.117
977
3.091
Inversión
199.000
616.690
128.269
943.959
Cuota de auditaje
1.775
1.251
3.026
Deuda (1)
20.000
20.000
CREDITO EXTERNO
596.966
14.431
611.397
BID
155.268
13.300
168.568
BIRF
441.698
441.698
KFW
1.131
1.131
COOPERACION INTERNACIONAL
16.318
16.318
Donaciones
15.184
15.184
Rendimientos de Donaciones
1.134
1.134
813.280
619.583
164.928
1.597.791
TOTAL POR AÑO*
Fuente: Unidad Financiera – Area de Presupuesto del FOREC
(1) Ministerio de Hacienda
(2) * En pesos constantes del 2001 el presupuesto equivalente a $1,738,716 mil millones.
PART. %
60,71
0,19
59,08
0,19
1,25
38,27
10,55
27,64
0,07
1,02
0,95
0,07
100
Adicionalmente se recibieron donaciones internacionales a través de mecanismos no oficiales
que se reflejaron en atención humanitaria y obras de infraestructura, especialmente de vivienda
y servicios públicos. Se destaca el aporte de US $ 13,5 millones realizado por la Agencia de los
Estados Unidos para el Desarrollo Internacional – USAID y la canalización de cerca de US $ 9
millones de cooperación de países europeos, como Alemania (GTZ), Italia y España. Igualmente
importante fue el apoyo de US $ 4,1 millones para atención de la emergencia a través de las
agencias Naciones Unidas.
Mediante Ley 508 de 1999 el Gobierno estableció un impuesto al dos por mil de todas las
transacciones financieras, primero con destino a recaudar fondos para conjurar la crisis del sector
41
Fuente: Documento Conpes 3131 - Pág. 10 de 31
1-77
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
financiero, y posteriormente para obtener recursos para la reconstrucción del Eje Cafetero. Sobre
ese impuesto los autores Ignacio E. Lozano y Jorge Ramos realizan el siguiente análisis:
El impuesto a las transacciones financieras fue establecido en Colombia bajo el Estado de
Emergencia Económica y Social que decretó el gobierno nacional en el mes de noviembre de
1998, para hacer frente a los problemas del sector financiero, el cual, en virtud del Decreto 2331
de 1998, debería estar vigente sólo hasta el 31 de diciembre de 1999. No obstante, en la Ley del
Plan aprobada por el Congreso, se amplió el período de aplicación del impuesto hasta el 31 de
diciembre del año 2000, y se eliminó el gravamen para las operaciones interbancarias en pesos.
Los recaudos obtenidos en este año deberían ser asignados, de manera exclusiva, a los proyectos
de reconstrucción del Eje Cafetero. El recaudo total acumulado, hasta finales de 1999, asciende a
$1,318.9 mil millones y el correspondiente promedio diario, desde diciembre de 1998, es de
$4,970 millones.42
Adicionalmente, mediante sentencia C-734/02 del 10 de septiembre del 2002, la Corte
Constitucional expresó lo siguiente:
“Sobre el artículo 2° de la Ley 633 de 2000 que determina que parte de lo recaudado
con base en el Gravamen de Movimientos Financieros - GMF tendrá una destinación
específica, lo cual, sostiene, "es inherente a la contribución parafiscal" lo que "conlleva
a la violación de la Constitución Política de Colombia". En efecto, el artículo
mencionado señala que del recaudo proveniente del Gravamen a los Movimientos
Financieros por los meses de enero y febrero del año 2001, un valor equivalente a dos
de los tres puntos de la tarifa del impuesto será destinado a la reconstrucción del Eje
Cafetero en lo referido los sectores contemplados en dicho texto normativo el artículo
2º de la Ley 633 de 2000 indica: "Del recaudo proveniente del Gravamen a los
Movimientos Financieros por los meses de enero y febrero del año 2001, un valor
equivalente a dos (2) de los tres (3) puntos de la tarifa del impuesto será destinado a la
reconstrucción del Eje Cafetero en lo referido a financiar vivienda de interés social y
otorgar subsidios para vivienda, a la dotación de instituciones oficiales de salud, a la
dotación educativa y tecnológica de los centros docentes oficiales de la zona afectada, a
la concesión de créditos blandos para las pequeñas y medianas empresas asociativas de
trabajo en tanto fueron afectadas por el terremoto y el vandalismo y a los fondos
previstos en el Decreto 1627 de 1996 para organizaciones existentes antes del 25 de
enero de 1999 en Armenia y Pereira. Para efectos de lo dispuesto en este artículo se
consideran pequeñas y medianas aquellas empresas que hubieran obtenido ingresos
brutos inferiores a seiscientos millones de pesos ($600.000.000), tengan un patrimonio
bruto inferior a ochocientos millones de pesos ($800.000.000) y un número máximo de
veinte (20) trabajadores".
42
Tomado del documento: “Análisis sobre la incidencia del impuesto del 2x1000 a las transacciones financieras” de Lozano E,
Ignacio y Ramos F., Jorge. www.banrep.gov.codocumftpborra143.pdf
1-78
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Concluye el documento:
“3. Frente al cargo conforme al cual la destinación específica prevista en el artículo 2º
de la Ley 633 de 2000 no se ajusta a lo dispuesto en el artículo 359 de la Constitución,
la decisión de la Corte también debió ser inhibitoria por cuanto la norma demandada
tenía una vigencia limitada en el tiempo y ya no está produciendo efectos. Esto por
cuanto la norma disponía que del recaudo proveniente del GMF por los meses de enero
y febrero del año 2001, un valor equivalente a dos de los tres puntos de la tarifa del
impuesto se destinaría a los programas de reconstrucción del Eje Cafetero, lo cual
quiere decir que los recursos debieron incorporarse en el presupuesto de ese año y
ejecutarse en su totalidad antes del 31 de diciembre del 2001. Las reservas
presupuestales previstas en el artículo 89 Decreto 111 de 1996 se refieren a los
compromisos que no se hayan cumplido durante la vigencia fiscal, pero que estén
legalmente contraídos. O sea que tales compromisos corresponden a partidas ya
ejecutadas y sólo pendientes de pago. Por sustracción de materia el fallo, entonces,
debió ser inhibitorio.”
Los enfoques y estrategias diseñadas y ejecutadas por el FOREC para llevar a cabo la
reconstrucción del Eje Cafetero han sido exaltadas de manera acrítica por algunos, y muy
controvertidas por otros. Varios expertos en el tema al igual que investigadores del ámbito
académico (sin desconocer los logros obtenidos por esa institución y por las organizaciones no
gubernamentales que ejecutaron la reconstrucción sobre el terreno), plantean serias dudas,
especialmente sobre los efectos que dichas estrategias han tenido en el corto y mediano plazo, y
que tendrán en el largo plazo, sobre la institucionalidad local y sobre un tejido social que no
solamente resultó afectado por el desastre, sino también por la manera como, en la práctica, los
actores locales fueron excluidos de los procesos de toma de decisión. Algunas de esas opiniones
se transcriben textualmente por considerarlas pertinentes y porque deben ser objeto de reflexión
y análisis para efectos de mejorar y evitar en el futuro situaciones similares. Los autores de este
documento conocen la complejidad de un proceso como el que se comenta y excluyen cualquier
“intencionalidad perversa” por parte de quienes diseñaron y administraron el FOREC, así como
de quienes ejecutaron el proceso, pero consideran que la única manera de aprender de un proceso
es identificando y analizando por igual las fallas como los aciertos.
Algunos informes, en particular de entidades del Gobierno Nacional o de los organismos
multilaterales que financiaron la reconstrucción, destacan lo que algunos denominan “El
Modelo”, y lo proponen como la mejor forma de actuar en caso de desastre. Véase por ejemplo
el informe del Banco Mundial sobre el programa de recuperación (11), en el cual se hacen
afirmaciones como las siguientes:
“El resultado de la operación es altamente satisfactorio (…) el proyecto asistió con
éxito a los beneficiarios en la recuperación de sus actividades económicas y sociales
normales. Se logró la reconstrucción de la vivienda esencial y de la infraestructura
1-79
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
básica en toda el área afectada, siguiendo los estándares sísmicos apropiados y
efectuando programas sociales adecuados. (…) Los objetivos más específicos (…) se
alcanzaron, contribuyendo a un resultado altamente satisfactorio. Con respecto a la
reducción de la pobreza, el proyecto no fue pensado originalmente para mejorar el
bienestar económico de la población sino para restaurar en parte los activos y las
estructuras sociales que habían sido destruidas. Lo que se logró.”
En otro aparte el citado informe del Banco Mundial afirma:
“Restauración del capital social. El desempeño en este componente es calificado como
altamente satisfactorio. El diseño y la puesta en práctica de las operaciones de
reconstrucción implicaron un alto nivel de participación de la comunidad con el
propósito de restablecer y fortalecer sus relaciones sociales. Este involucramiento en el
esfuerzo significó que los beneficiarios se apropiaron de la reconstrucción de sus vidas
y de las comunidades y no estuvieron pasivamente esperando las soluciones
tradicionales de gobierno. El paulatino empoderamiento de los beneficiarios se
demostró por su entendimiento de sus derechos y responsabilidades y por su capacidad
de trabajar conjuntamente para identificar prioridades y para crear consenso. (…) El
esfuerzo consciente de incluir a los grupos de ciudadanos en las decisiones sobre el
proyecto ha producido unas comunidades más fuertes y más cohesionadas
socialmente.”
Desde la perpectiva de otros autores, como se ilustra en este informe, no se considera tan
satisfactorio el resultado. De hecho la mayoría de las críticas se refieren a la falta de intervención
real de los actores locales y a la falta de participación de la comunidad en la toma de decisiones,
empezando por el hecho de que las comunidades afectadas, los sectores económicos y gremiales
de la zona de desastre e incluso las autoridades municipales y departamentales, además de otros
actores, carecían de representantes designados por esos mismos actores en el Consejo Directivo
del FOREC, el máximo órgano de decisión el proceso. Cierto es que el Gobernador del
Departamento de Risaralda y el Alcalde de Armenia fueron designados de manera unilateral por
Gobierno Nacional para “representar” a los demás alcaldes y gobernadores de los municipios (28
en total) y departamentos (5 en total) de la zona afectada, y que como presidente de ese mismo
Consejo el Presidente de la República designó al Presidente de la Asociación Nacional de
Industriales, oriundo de Pereira; pero, en ejercicio de una particular concepción de la
democracia, no existió proceso alguno de consulta entre los “representados” ni para elegir a sus
“representantes” ni para definir las posiciones y propuestas que éstos debían llevar en su nombre
a ese organismo directivo. Así, por ejemplo, el Gobierno Nacional rechazó las múltiples
solicitudes del Gobernador del Quindío, el departamento más afectado por el sismo, para que se
le diera asiento en el Consejo Directivo del FOREC.
Ahora bien, algunos consideran muy delicado que el enfoque administrativo escogido se
fundamentara en sembrar dudas y en deslegitimar de manera expresa la capacidad y la
1-80
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
honestidad de los administradores públicos locales. El informe del Banco Mundial refleja de
manera exacta la posición del Gobierno:
“Había también preocupación por la posible falta de transparencia en el nivel local.”
Pero a renglón seguido el informe del Banco señala que:
“... el FOREC contrató ONGs como Gerencias Zonales para la realizar la reconstrucción en 32 zonas, en coordinación con los gobiernos municipales y regionales.
Estas zonas fueron identificadas por los gobiernos locales en consulta con la sociedad
civil y el FOREC, mientras que las ONGs fueron seleccionadas mediante un concurso
público con la asistencia de la Confederación Colombiana de ONG.”
No existe, sin embargo, evidencia alguna de que los gobiernos municipales y regionales hubieran
intervenido en esa selección. Se sabe, por el contrario, que “el concurso público” para
seleccionar a las ONG se hizo posteriormente a una selección realizada en forma previa por el
FOREC, lo que se corrigió por insistencia de la Confederación Colombiana de ONG. Con
excepción de la Cámara de Comercio del Quindío (que no es una organización no gubernamental
en sentido estricto) y que fue contratada para llevar a cabo la reconstrucción de una de las zonas
en que se dividió la ciudad de Armenia, todas las demás organizaciones que llevaron a cabo la
reconstrucción en el Quindío eran ajenas a ese departamento. El argumento expreso y público
del Presidente del Consejo Directivo del FOREC para justificar la decisión, era que las
organizaciones locales “carecían de músculo”. Cuando las organizaciones locales intervinieron
en el proceso de reconstrucción fue como subcontratistas de las externas.
Como se señala en este informe, la apuesta expresa del Gobierno Nacional y del FOREC en el
sentido de marginar totalmente del proceso de reconstrucción a la clase política local, tuvo como
efecto real que una vez se retiraron las organizaciones no gubernamentales de la zona de
desastre, esa misma clase política retomó con ánimos renovados el poder local que
temporalmente le había perdido. Como consideraban ajena la manera como se llevó a cabo la
reconstrucción, se empeñaron en bloquear y desmontar de manera indiscriminada muchos
procesos iniciados por el FOREC y las Gerencias Zonales, cuya continuidad hubiera sido muy
importante para el futuro de la zona de desastre. En el mediano plazo el tratamiento que se les
dio a estos actores locales resultó totalmente contraproducente para las sanas intenciones del
FOREC: se logró exactamente lo contrario.
Es importante señalar que la coordinación de ONGs para la ejecución de los procesos de
reconstrucción por zonas no fue implementada por primera vez con la creación del FOREC.
Dicha figura de trabajo entre el sector público y privado se implementó por primera vez ante un
evento mayor en 1992, con motivo del desastre sísmico del Atrato Medio (Murindó). En esa
ocasión el Sistema Nacional para a Prevención y Atención de Desastres lideró el proceso de
reconstrucción, como se describe en este informe. La Dirección Nacional del Sistema creó una
“gerencia temporal” de reconstrucción con el apoyo de la Confederación Colombiana de ONG
1-81
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
para impulsar el proceso en un número amplio de municipios de Antióquia y Chocó, las dos
gobernaciones, empresas del sector privado que actuaron como “padrinos” y las ONG. Los
“padrinos” muncipales y las ONG asesoraron a los municipios y las comunidades para llevar a
cabo los proyectos de reconstrucción, con la asistencia financiera del Fondo de Calamidades y el
apoyo económico del INURBE, y los fondos de cofinanciación de esa época: el FINDETER, el
DRI y el FIS. Este tipo enfoque de trabajo conjunto se había utilizado, también, para la
reconstrucción después de otros desastres moderados bajo el nombre del “Consorcio”, en Florida
(Valle del Cauca) y en Bagadó (Chocó). En el proceso de reconstrucción de la zona afectada por
el terremoto de Tierradentro también intervinieron algunas organizaciones no gubernamentales
externas a la zona, que en este caso fueron seleccionadas por las autoridades indígenas. Por lo
general –aunque no en todos los casos- se trató de organizaciones que venían trabajando con las
mismas comunidades desde antes del sismo. En otros casos las organizaciones de la comunidad y
las autoridades tradicionales rechazaron la presencia de organizaciones externas por
considerarlas equivalentes a “nuevos encomenderos”. No se puede determinar aquí si esa actitud
constituyó un error o un acierto, pero sí es un ejemplo concreto de que los actores locales, los
directos afectados por el desastre, tuvieron en sus manos una cantidad muy importante de las
decisiones del proceso.
Por otra parte, en contradicción a lo indicado en el primer párrafo transcrito del informe del
Banco Mundial, con respecto al cumplimiento de estándares de sísmicos apropiados, se sabe que
dichas exigencias, de obligatoria aplicación, no fueron tenidas en cuenta como la Ley lo
establece. El FOREC estableció que el costo de la reparación sería el necesario para retornar las
edificaciones a su estado original en que estaban antes del terremoto; situación que, como se
comenta en este informe, fue motivo de un conflicto legal que llegó hasta el más alto nivel –la
Corte Constitucional- y que se falló a favor de las comunidades que demandaban una
intervención de refuerzo que mejorara el comportamiento estructural de las edificaciones
existentes frente a futuros terremotos. No resultaba concebible que se reconstruyera misma la
vulnerabilidad que había convertido al terremoto en un desastre.
También es importante indicar que en el mismo informe del Banco Mundial se destaca la
iniciativa de la denominada “vitrina inmobiliaria”, sin cuestionar que en la convocatoria a la
misma se hubiera invitado a constructores y proveedores de sistemas prefabricados y
constructivos que a la postre no cumplían con las normas NSR-98 (Ley 400 de 1997 y sus
decretos reglamentarios). Un ejemplo de esta situación fue el sonado proyecto de “Ciudad
Alegría” en Montenegro (municipio del Quindío), basado en un sistema constructivo de
bahareque de guadua en tierra con una estructuración deficiente. A la fecha de este estudio dicho
proyecto sigue representando un problema mayor, que ha generado notable descontento y una
serie de problemas que ha tenido que salir a afrontar la Red de Solidaridad Social de la
Presidencia de la República.
En resumen, el enfoque de la reconstrucción en el Eje Cafetero tuvo virtudes y bondades que no
se deben desvalorar y por el contrario se deben identificar y destacar. Pero por otra parte, hubo
problemas y desaciertos que igualmente se deben evitar en el futuro. En ese sentido la crítica es
1-82
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
bienvenida si es propositiva, pero también deben evitarse las afirmaciones triunfalistas o que no
reconocen las falencias del enfoque utilizado, lo cual impide derivar lecciones importantes a
partir de las fallas e impide que en el futuro se fortalezca la capacidad del país para enfrentar
nuevos procesos de reconstrucción en caso de desastre.
1.5.6 Respuesta comunitaria
La institución asumió ocho principios como rectores de sus actividades y políticas (integralidad,
transparencia, participación, sostenibilidad, descentralización, eficiencia, celeridad y desarrollo),
y en los objetivos de la política social para las Gerencias Zonales adoptada por la institución,
aparecen el de “fortalecer las organizaciones y líderes comunitarios”, el de “promover la
participación calificada y responsable de la sociedad civil en la política social”, el de “impulsar y
fomentar alianzas estratégicas entre actores sociales” y el de “Diseñar y ejecutar un programa de
comunicación social”.
Pese a lo anterior, en la estructura institucional del FOREC no existían instancias formales para
la participación de las comunidades en los procesos de toma de decisión.
Sin embargo, en nuestra observación directa en la ciudad de Armenia y de la lectura de
distintas fuentes documentales, así como de las conversaciones con actores del modelo
de intervención, las organizaciones populares de vivienda OPV, se constituyen en el
producto más importante y más visible de capital social en el proceso de
reconstrucción, tanto en términos de calidad como de cantidad. Estas OPV se forman a
partir de la unión de cientos de damnificados ubicados en los albergues temporales en
torno a la Asociación de Organizaciones Comunitarias de Armenia, hasta lograr
consolidar un movimiento de opinión y presión ciudadana que obtuvo conquistas
considerables, tales como la aprobación del FOREC de subsidio para arrendatarios y en
general para personas no propietarias de vivienda en el momento del sismo, el
reconocimiento por parte del FOREC de la OPV como un interlocutor válido y legítimo
en el diálogo sobre proyectos de vivienda de interés social, lo que contribuyó, junto con
otros instrumentos, a dinamizar el mercado de la tierra, y fundamentalmente a evitar
que en la reconstrucción la racionalidad del mercado fuera la única fuente de
asignación de recursos. (…) Si hubo un momento donde se afianza la hipótesis del
estudio de caso sobre la reconstrucción de lo público más allá de lo estatal, como
conjunción del Estado en cabeza del FOREC y la Alcaldía de Armenia, el
acompañamiento de algunas gerencias zonales y el empoderamiento de las
comunidades produciendo un hecho político, fue éste en que las OPV logran su
inclusión como protagonistas de su reconstrucción.43
43
Cuervo Restrepo, Jorge Iván, “La gestión de lo público más allá de lo estatal”, en “Armenia – Enfoques de la Reconstrucción”.
Universidad Nacional de Colombia (Tomo 2). Armenia, Diciembre de 2002. Páginas 85 y 86.
1-83
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Otro logro importante que demuestra de lo que es capaz una comunidad organizada y
consciente de lo que implica vivir en una zona de amenaza sísmica (conciencia que
surgió en la mayoría de los casos como consecuencia de la experiencia vivida), fue el
reconocimiento por parte de… del derecho de los damnificados, a que el FOREC les
asignara recursos suficientes no sólo para reconstruir las viviendas en el estado en que
se encontraban antes del sismo del 25 de enero de 1999, sino para dotarlas de una
estructura sismorresistente que redujera su vulnerabilidad frente a futuros movimientos
telúricos. “Los pequeños propietarios de suelo urbanizado, de estratos 3 y 4, se
aglutinaron en torno a las consignas de mayor subsidio para la reconstrucción de sus
viviendas. Mediante procesos jurídicos lograron una revisión de la aplicación de las
normas sismorresistentes para asegurar un subsidio total de hasta 8 millones de pesos.”
(Jorge Iván González, op.cit)
Es importante destacar el hecho del reclamo de la comunidad para que se cumpliera la normativa
sismorresistente vigente (Ley 400 de 1997 y decretos reglamentarios, normas NSR-98) y se
evitara “reconstruir la vulnerabilidad” física que existía antes del desastre. Claramente se habían
dado directrices por parte del FOREC a las gerencias zonales de estimar los costos de reparación
con fines de otorgar el subsisdio, considerando que el objetivo de las intervenciones sería que las
edificaciones se volvieran al estado original. Este punto no sólo sería contrario al propósito de
promover una reconstrucción mitigando el riesgo (aspecto que insistentemente se mencionaba y
que compartían los organismos multilaterales) sino que significaría un incumplimiento de la ley
vigente que establece que las reparaciones o intervenciones de edificaciones existentes deben
procurar el reforzamiento estructural de ser necesario para evitar que los daños se presenten de la
misma manera en futuros eventos. Ante la demanda de un amplio grupo de interesados en que
sus viviendas fueran reparadas según las normas sísmicas vigentes y por lo tanto fuesen
revisados los presupuestos, el Tribunal Administrativo del Quindío se pronunció
desfavorablemente. Sin embargo ante la apelación instaurada ante el Consejo de Estado se
obtuvo concepto favorable, lo que obligaba al gobierno a atender dichas pretenciones44.
Posteriormente se indicó que la sentencia no podría ser retroactiva, posiblemente porque de serlo
los costos podrían ser del orden de 80,000 millones de pesos. La Red de Solidadridad Social y el
Inurbe en liquidación quedaron con la carga de atender los casos que si deberían ser atendidos
porque a la fecha de la sentencia no habían sido objeto de subsidio por diversas razones. El valor
se redujo de esta forma a unos 20,000 millones que de todas maneras no se tiene definida su
fuente. Este episodio es uno de los más lamentables y poco comentados acerca de la gestión del
FOREC, dado que la reconstrucción en este sentido no cumplió con el objetivo de la prevención.
44
Aparte de tener que rehabilitar edificaciones según las Normas NSR-98 y no simplemente repararlas llevándolas a su estado
original, como resultado de esta situación el FOREC y posteriormente la Red de Solidaridad (FOREC II), en cumplimiento de las
disposiciones del Consejo de Estado, tuvieron que financiar adiconalmente estudios para evaluar la vulnerabilidad y llevar a cabo la
rehabilitación de construcciones con materiales no homologados como la tapia y el adobe o el bahareque tradicional de la zona. En
estos casos por falta de normativa sismorresistente fue necesario establecer técnicas apropiadas de reparación y rehabilitación
para poder hacer entrega del subsidio y llevar a cabo las intervenciones.
1-84
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
1.5.7 Valor de las intervenciones en emergencia y rehabilitación45
Tabla 1.52 Entidades y costos
Entidad
Naciones Unidas
FOREC
Tipo de apoyo
Donación por US$ 4,1 millones para atención de la emergencia
(4) 11).
Fase de atención de la emergencia por 9.522 millones de pesos
(4) 12). Atención alimentaria a 32.000 personas en el primer
mes; adecuación de 50 asentamientos8. Paralelamente, se adaptó
un esquema de atención primaria en salud que permitió atender
13.000 familias en la etapa humanitaria de la emergencia (4) 14).
Subtotal
Costo
$ 7.203.700.000
$ 9.522.000.000
$ 16.725.700.000
Tabla 1.53 Valor total estimado en emergencia
y rehabilitación
Total en pesos colombianos ($) de 1999
Total frente a PIB de 1999 (%) ($ 149.040.000.000.000)
Total en Dólares para 1999 (1.00 US$ = $ 1.757)
Porcentaje sobre el total cuantificado
$ 79.065.000.000
0,053%
$ 45.000.000
1,76%
En el estudio de la CEPAL se indica que “El desastre implicó un despliegue de acciones de
emergencia que ascendieron a US$ 45 millones. Estas acciones se concentraron principalmente
en el rescate de víctimas y en la atención humanitaria en salud, alimentación y apoyo psicosocial
a los damnificados ((3) 70).
Caos social y saqueos post terremoto del Eje Cafetero46
En una gran parte de la literatura existente sobre el tema, se descarta la ocurrencia de saqueos y
de actos masivos de vandalismo como una secuela “obligada” de los desastres. Esa imagen de
muchedumbres descontroladas desocupando almacenes y asaltando zonas residenciales, se
descalifica como una de las tantas mentiras creadas por el cine y los medios de comunicación,
alrededor de estos fenómenos que alteran de manera tan grave la “normalidad” social.
45
Aclaración sobre algunos datos: La fuente de la información sobre la cantidad de albergues es el documento CONPES 3131
(página 12), en donde se registra la “solución de necesidades de refugio con la construcción de 129 albergues temporales y la
adecuación de 50 asentamientos”. La Universidad Nacional de Colombia, en su informe sobre los costos de la temporalidad con
posterioridad al terremoto del 25 de enero, al igual que otras fuentes regionales, registran 69 albergues. Sin embargo, para efectos
de costos, se han tenido en cuenta en general a los datos del CONPES. En el numeral 1.5.11 se hace una comparación de los
datos que aparecen en los registros oficiales, basados en el CONPES, la CEPAL y en algunos casos el FOREC, y los registros que
presenta la Universidad Nacional de Colombia.
46
Wilches-Chaux, Gustavo “El terremoto de Armenia: los primeros cuatro meses, un año después” (Documento inédito, producto de
una consultoría para la Alcaldía de Armenia - Armenia-Popayán, 2000)
1-85
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
En la ciudad de Armenia, sin embargo, los saqueos que comenzaron días después del terremoto
del 25 de enero de 1999 y que se prolongaron durante varios días, constituyeron una de las
características más complejas y traumáticas de este desastre, lo cual amerita que se estudie de
manera más detenida el fenómeno, especialmente porque ya ha quedado sentado el precedente en
Colombia y cuando otro fenómeno de características similares vuelva a afectar a cualquier otra
ciudad, muy seguramente volverán a presentarse actos vandálicos como los que después del
terremoto del 25 de Enero azotaron a Armenia y a Calarcá. (Hasta la fecha en que se retoma este
análisis –Enero de 2005- afortunadamente no se ha presentado la oportunidad de comprobar esta
hipótesis en Colombia. En Haití y en Jamaica si fue notoria la ingobernabilidad durante la
temporada de huracanes del año 2004).
La mayor parte de las “patologías” sociales (al igual que las ecológicas, las políticas, las
económicas, las técnicas o estructurales, etc.) que se evidencian sin maquillajes en un escenario
de desastre, existen en la comunidad afectada desde tiempo atrás, hasta el punto de que, en
muchos casos, esas mismas “patologías” constituyen los factores de vulnerabilidad que se
confabulan con el fenómeno desencadenante para producir el desastre. Lo que éste hace es sacar
a la luz pública situaciones que se venían gestando, acumulando y fermentando, a veces en
silencio, a veces a gritos, en esa comunidad particular. En palabras de don Uriel Salazar,
pensador de Armenia y asesor del gobierno municipal, los sucesos que siguieron al terremoto
echaron por tierra la descripción que se tenía entonces del Quindío como “Departamento
paisaje, remanso de paz”.
Pero el problema no es exclusivo del Quindío. En el Eje Cafetero salió a la luz, de manera
dramática, la pérdida de gobernabilidad que en las últimas décadas se ha venido apoderando del
país. Como gobernabilidad no se entiende solamente la eficacia de los instrumentos represivos
del Estado para controlar por la fuerza una situación por fuera de la ley (y que en el caso de
Armenia también colapsó), sino, en general, el acatamiento voluntario de la comunidad a un
“orden establecido” y a las instituciones que lo encarnan, es decir, el “control social”, y
especialmente el “autocontrol social”, que surge de la apropiación e interiorización, por parte de
los miembros de una comunidad, de una serie de valores, de nociones sobre lo que está bien y lo
que está mal, y de unas actitudes individuales y sociales, privadas y públicas, coherentes con
esas nociones.
Tras esa crisis de gobernabilidad, tras esa vulnerabilidad institucional que afloró en el Eje
Cafetero, se pueden rastrear varias razones de carácter mundial, nacional y local:
En primer lugar, el empobrecimiento acelerado y la consecuente pérdida en la calidad de vida de
cada vez más sectores de la población colombiana, consecuencia de la incapacidad del sistema
para satisfacer las necesidades más elementales de los asociados, lo cual se traduce en pérdida de
confianza y de credibilidad en las instituciones y en quienes las representan. En Colombia cada
vez es más frecuente observar cómo las comunidades acuden con éxito a las “vías de hecho”
para conseguir una solución real o aparente a los problemas que las afectan, pasando por encima
de “los conductos regulares” y de los procedimientos establecidos para interactuar con el Estado.
1-86
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
En el mundo entero la globalización neoliberal tal y como ha sido implantada y que en Colombia
ya va para dos décadas, está generando similares reacciones por parte de los “perdedores”, desde
actos terroristas extremos, hasta levantamientos sociales. Es decir, que mientras el capitalismo
salvaje siga “echando a la guerra” a cada vez más sectores de la población, la ingobernabilidad
va a surgir como consecuencia inevitable.
En segundo lugar, muy ligado a lo anterior, la “legitimación” que en los hechos se ha venido
haciendo en Colombia de la corrupción en sus diferentes expresiones y modalidades, en distintos
estratos sociales y en diferentes niveles gubernamentales y del sector privado y empresarial. En
el subconsciente colectivo de los colombianos parece haber germinado la convicción de que “si
los de arriba roban ¿por qué los de abajo no pueden robar?”, lo cual ha conducido a que se
institucionalice una especie de “anti-ética civil”, a la luz de la cual el vandalismo contra un
almacén o el saqueo de una casa en ruinas, constituye un acto legítimo por parte de quien lo
ejecuta. Parecería como que en Colombia se hubieran establecido una especie de “cupos de
corrupción” que cada colombiano tuviera legítimo derecho a llenar.
Sabido es que, al contrario de lo que sucede con otros desastres desencadenados por sequías, por
inundaciones y en general por fenómenos meteorológicos, los terremotos no producen la pérdida
de cosechas ni de productos almacenados (que se pueden recuperar de los escombros con relativa
facilidad), y en consecuencia las hambrunas no tienen por qué constituir una secuela obligada de
este tipo de desastres. Si bien durante los primeros momentos de la etapa de emergencia con toda
seguridad se presentarán traumatismos en la distribución de alimentos, muy posiblemente esos
traumatismos se solucionan muy poco tiempo después de ocurrido el fenómeno desencadenante.
En Armenia, sin embargo, los medios de comunicación comenzaron a hablar de la existencia de
“hambre” entre los damnificados casi desde los primeros momentos que siguieron al sismo, al
tiempo que anunciaban la afluencia por toneladas de alimentos y de otras donaciones con destino
a los damnificados. Así como, por ejemplo en el caso de los incendios, no operó la Ley de
Murphy (esa según la cual si se necesita la confluencia de muchos factores para que algo salga
mal, esos factores confluirán) y, por el contrario, se juntaron todas las circunstancias favorables
para evitar que al terremoto del 25 de Enero lo siguieran devastadores incendios, parece que en
el aspecto social la Ley de Murphy sí operó con toda su negatividad.
A esa situación de tensión social y de creciente ingobernabilidad que caracteriza a Colombia y,
en Armenia se le sumó la convicción en las comunidades directa e indirectamente afectadas por
el terremoto, de que este tipo de fenómenos generan hambrunas (tan errada como la convicción
de que los terremotos generan “epidemias” per se); se le agregó también el papel que cumplieron
los medios de comunicación al reforzar la imagen de las víctimas hambrientas y desamparadas y
las noticias sobre la ya mencionada afluencia masiva de alimentos con destino a los
damnificados, y se le añadió la falta de organización en el manejo de la avalancha de auxilios,
muchos de los cuales seguramente eran útiles y necesarios, otros totalmente inservibles y que
sólo incrementaban la carga de responsabilidades y de trabajo de las autoridades y los
organismos de socorro.
1-87
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
En su momento coincidieron muchos funcionarios de la Alcaldía de Armenia y de otras
instituciones públicas con varios líderes comunitarios y representantes de la sociedad civil, en
que la manera como algunos actores del orden nacional, y especialmente la “Red de Solidaridad”
(y en algunos casos, como suele suceder en todos los desastres contemporáneos, algunos actores
internacionales), asumieron el control de la emergencia en esa ciudad, desplazando casi
totalmente a los actores locales, con el argumento de que éstos se habían mostrado incapaces
para manejar la situación, contribuyó en gran medida al descontento que culminó en los ya
mencionados actos de vandalismo y de saqueo. Este hecho es muy importante para efectos de la
política que se está diseñando, pues resalta la importancia de que el Gobierno respete y
fortalezca la institucionalidad existente y los procedimientos y protocolos preestablecidos para
actuar en caso de desastre, en lugar de dejarse llevar por influencias de distintos orígenes y en
especial por la presión sensacionalista de los medios de comunicación.
Los funcionarios del orden nacional que llegaron a hacerse cargo de la situación pasando por
encima de los actores locales, desconocían las características del “tejido social” en Armenia, los
líderes de cada barrio, los mecanismos formales e informales de comunicación y de toma de
decisión que caracterizan a cada comunidad y a sus relaciones con las autoridades e instituciones
locales, y entraron a actuar como si el terremoto hubiera hecho tabla rasa no solamente con las
edificaciones, sino también con ese tejido social, que si bien resultó gravemente afectado, no
solamente no había desaparecido del todo, sino que constituye el principal recurso con que
cuentan las comunidades para su recuperación post-terremoto.
Por último, en esa agudización de la pérdida de gobernabilidad que se registró en Armenia, le
cabe una responsabilidad grande al incumplimiento inexplicable por parte del Ejército Nacional,
de su responsabilidad de acordonar la zona de desastre inmediatamente después de ocurrido el
terremoto.
Si bien la mayoría de los planes de emergencia o de contingencia diseñados para responder a este
tipo de situaciones suelen fallar porque, como antes se dijo, la validez de lo que se consagra en el
papel no se comprueba en la práctica a través de simulaciones y de simulacros periódicos, o
cambian los funcionarios sin que los que llegan a los cargos se enteren siquiera de lo que en
materia de prevención y preparación dejaron previsto sus antecesores, o los planes no se
mantienen actualizados para que tomen en consideración nuevas circunstancias de riesgo; algo
que generalmente funciona de manera adecuada, porque resulta obvio y porque sus responsables
están bien definidos, es la responsabilidad que les corresponde a las autoridades militares y de
policía en cuanto a la seguridad de la zona afectada. Funcionó después del terremoto de Popayán
a pesar de que tanto el cuartel de Policía como en cuartel del ejército (situado en las instalaciones
en donde entonces funcionaba la Escuela de Suboficiales “Inocencio Chincá”) colapsaron
totalmente como consecuencia del sismo. Funcionó después de la avalancha que destruyó a la
ciudad de Armero después de la erupción del Nevado del Ruiz en 1985, y a su manera funcionó
después del terremoto y la consecuente avalancha del río Páez en 1994, en donde gran parte de la
seguridad de la zona afectada corrió por cuenta de los cabildos indígenas y de los mecanismos
que las comunidades indígenas tienen previstos para tales efectos. La región de Tierradentro se
1-88
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
considera “zona roja” en términos de orden público y en los primeros días después del terremoto
y la avalancha el Ministerio de Defensa jugó un papel preponderante en la definición de las
acciones.
En Armenia, por razones que nadie parece tener claras, y a pesar de las órdenes expresas del
Gobernador del Quindío y del Alcalde de Armenia, que tenían en sus manos la obligación
constitucional de manejar el orden público en el Departamento y en el Municipio
respectivamente, el aseguramiento de la zona por parte del Ejército no se produjo de manera
oportuna y cuando la ciudad se militarizó, los saqueos ya habían comenzado. El país y el mundo
vieron “en vivo” por televisión múltiples escenas de saqueos ante la mirada impotente de
soldados armados. A esas alturas, una acción represiva más contundente habría producido con
seguridad una masacre de consecuencias más graves que las del terremoto, pero una acción
preventiva oportuna hubiera podido evitar que el deterioro del orden público llegara a esos
niveles.
En cuanto a la Policía, resulta claro que no podía haber actuado por cuanto el cuartel colapsó y
quedaron atrapados muchos de sus integrantes, lo cual, como se indicó atrás, demuestra la
necesidad de que en cualquier plan de prevención y preparación para desastres se tenga en
cuenta el reforzamiento de estas instalaciones vitales.
En el caso del Ejército las posibles explicaciones incluyen desde el colapso de las instalaciones
de la correspondiente Brigada, el hecho de que el comandante de la misma apenas llevaba ocho
días en el cargo, hasta la ausencia de pie de fuerza suficiente para atender las necesidades de la
emergencia, lo cual hubiera podido compensarse con el apoyo oportuno de tropas acantonadas en
ciudades cercanas. De manera extraoficial se argumenta también, que en la ciudad existía una
rivalidad entre el Ejército y la Policía, que en el momento del sismo se tradujo en que el primero
no se movilizó por considerar que la responsabilidad de acordonar la zona de desastre le
correspondía a la Policía.
Lo que parece comprobado, es que se necesitó la presencia personal y directa del Presidente de
la República en la zona de desastre para que se movilizara el Ejército, pues como ya se indicó,
las instrucciones a ese respecto impartidas por el Alcalde de Armenia y el Gobernador del
Quindío habían sido desatendidas. Lo cual, en términos de crisis de gobernabilidad, constituye
otro síntoma grave. Este hecho, que se podría circunscribir a un problema local en las relaciones
entre las autoridades civiles y políticas y las autoridades militares, contribuyó a fortalecer la
imagen según la cual el nivel regional y el nivel local habían resultado totalmente superados por
la intensidad del desastre y el control del mismo debía ser asumido, en todos los aspectos, por
actores nacionales, lo cual vino a confirmarse posteriormente en el modelo de reconstrucción
adoptado por el Gobierno.
Está comprobado también que, si bien algunos de los protagonistas de los hechos vandálicos
pertenecían a comunidades de Armenia, en un gran porcentaje los saqueos fueron efectuados por
personas que llegaron en buses expresos desde ciudades como Santa Fé de Bogotá, Pereira,
1-89
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Medellín y Cali, y que ingresaron sin ninguna restricción a la zona de desastre. De hecho, se
registraron muchos casos en los cuales los saqueadores, lejos de pertenecer al lumpen en sentido
estricto, llegaban en costosos carros y con armamentos sofisticados, amedrentaban a los
ocupantes de las casas averiadas y procedían a desocuparlas y a llevarse el botín en camiones.
Salvo algunos casos muy excepcionales, los saqueos de que fue víctima la ciudad de Armenia no
pueden generalizarse como “hurtos famélicos”: la televisión misma registraba personas saliendo
de los almacenes con maniquíes, cajas registradoras, licores y todo tipo de objetos que permiten
suponer que, tras esos eventos, existe más un proceso acelerado de descomposición social y de
ingobernabilidad creciente, que un caso de hambre generada como consecuencia del terremoto
(aunque en Colombia en general existe sí, ya lo anotamos, un proceso de pérdida acumulada de
calidad de vida y de oportunidades y una insatisfacción social represada durante muchos años,
que encuentra en estos escenarios unas posibilidades de expresión y de desfogue).
Pero también quedó demostrado una vez más, que en ese momento existía en el país una
industria del crimen perfectamente organizada, dispuesta a entrar en acción ante fenómenos
como el terremoto del 25 de Enero. La crisis de institucionalidad que se apoderó de Armenia en
los días siguientes al terremoto, se expresó también en la decisión de las comunidades de
distintos estratos, de armarse ellas mismas para enfrentar con mano propia el vandalismo y los
saqueos, al igual que las amenazas contra la vida de los sobrevivientes del sismo. Esa medida,
estimulada, apoyada y asesorada por la Policía, podría interpretarse (porque de hecho lo es)
como una expresión de “solidaridad” entre vecinos y como una muestra de la capacidad de las
comunidades para solucionar por sí mismas los graves problemas que ponen en peligro su propia
supervivencia y frente a los cuales el Estado no ofrece respuestas.
Pero en el contexto general de violencia que en este momento atenta contra la viabilidad misma
de Colombia como sociedad organizada, resultaba aterrador que la sociedad civil tuviera que
asumir por mano propia la seguridad y la justicia, por incapacidad de las autoridades para
cumplir su deber constitucional de garantizar la vida, honra y bienes de los ciudadanos mediante
el uso legítimo, controlado y responsable de la fuerza y el monopolio de las armas. En un
desastre, como se ha dicho varias veces, se ponen en evidencia las mejores virtudes y los peores
defectos de las sociedades y sus miembros. Más que aparecer fenómenos totalmente nuevos, se
ponen en evidencia, de manera descarnada, los procesos ya existentes. La noches de terror que
vivieron los habitantes de Armenia después del terremoto, durante las cuales los mismos vecinos
tuvieron que tomar la seguridad en sus manos, podrían ser una muestra en pequeño de lo que
llegará a ser el futuro de Colombia si no se logra recuperar la gobernabilidad a partir de la
eficacia de las instituciones, de la credibilidad en los gobernantes y de la confianza de la
comunidad en las posibilidades del Estado.
Para una gran cantidad de habitantes de Armenia, mucho peor que el terremoto, a nivel
individual y colectivo, fue la violencia desatada en los primeros días del desastre. Muchas
familias optaron por abandonar la ciudad semidestruida, más que por el temor a las réplicas, por
la sensación de desamparo ante la pérdida de gobernabilidad y la ruptura de la convivencia.
1-90
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
“Normalizada” la situación, muchas de esas familias han regresado. En una sociedad como la
colombiana, sometida a tantas amenazas y afectada por tantas vulnerabilidades, en donde con
seguridad desastres como el de Armenia van a repetirse en los próximos años, es necesario tener
en cuenta estos factores al momento de diseñar planes de prevención y de emergencia, porque
los desastres no se presentan en comunidades abstractas sino en escenarios concretos y en
circunstancias históricas determinadas.
1.5.8 Valor de las intervenciones en reconstrucción:
Tabla 1.54 Programas de prevención y mitigación
Proyectos de
prevención
FOREC: Fortalecimiento manejo de desastres de 1999 a
2001 (4) 12)
Subtotal
$ 11.233.000.000
$ 11.233.000.000
Tabla 1.55 Programas de reposición social
Varios
FOREC: de 1999 a 2001, invirtió 34.177 millones de pesos
Proyectos de tejido social y 71.773 .millones de pesos en ítem
“temporalidad” dentro del programa de reconstrucción social
(4) 12). Más de 15,000 personas atendidas durante las fases de
temporalidad participaron en 168 mesas de trabajo y 13 foros
en 19 municipios en el primer año de la reconstrucción. (4)
20).
Las inversiones en proyectos de atención en salud y
necesidades básicas beneficiaron alrededor de 96.214
personas en riesgo, habitantes de alojamientos, asentamientos
temporales y algunas zonas marginales - afiliación de 100.000
nuevas personas al Régimen Subsidiado en el departamento
del Quindío durante dos años, con una inversión de $26 mil
millones. (4) 18 - 19)
$ 131.950.000.000
Subtotal
$ 131.950.000.000
Tabla 1.56 Programas de reposición ambiental
Estudios
Proyectos
FOREC: de 1999 a 2001, invirtió 41.637 millones de pesos
en proyectos de medio ambiente (4) 12).
Se recuperaron más de 125 hectáreas de zonas de protección
ambiental en los 28 municipios del Eje Cafetero, equivalentes
al 10% del área de Armenia (4) 17).
Subtotal
$ 41.637.000.000
$ 41.637.000.000
1-91
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Tabla 1.57 Programas de reposición económica
Varios
FOREC: de 1999 a 2001, invirtió 9.623 millones de pesos en
proyectos de reactivación económica (4) 12).
$ 9.623.000.000
Subtotal
$ 9.623.000.000
Tabla 1.58 Programas de reconstrucción física
Aspecto
Infraestructura
Detalle
FOREC: de 1999 a 2001, invirtió 340.223 millones de pesos
en infraestructura pública (4) 12)
Costo
$ 340.223.000.000
Planeación
Inversión oficial del FOREC en la fase de consolidación y
planeación de 1999 a 2001 por un total de
$11.768.000.000,oo de los cuales $11.233.000.000,oo se
destinaron a fortalecimiento de manejo de desastres y
$534.000.000,oo a otros programas de planeación (4) 12).
Vivienda
FOREC: de 1999 a 2001, invirtió 721.863 millones de pesos
en subsidios de vivienda y 71.600 millones de pesos en
Subsidios de vivienda adicional de arrendatarios (4) 12).
$ 793.463.000.000
FOREC: de 1999 a 2001, invirtió 30.68647 millones de pesos
en reconstrucción área rural (4) 12). Reconstrucción en
vivienda, salud, educación, e infraestructura comunitaria por
la gerencia zonal de la Federación de Cafeteros (4) 12).
$ 30.686.000.000
FOREC: de 1999 a 2001, invirtió 145.913 millones de pesos
en Infraestructura social (4) 12).
El total de los establecimientos educativos reparados y
reconstruidos al final del proceso es de 691, de los cuales a
septiembre de 2001 se había entregado 349 y el resto estaba
en terminación para entregar al finalizar el año 2001 (4) 17).
Reconstrucción en el sector salud: 48 proyectos que incluyen
hospitales, centros y puestos de salud y centros de nutrición
(4) 19).
$ 145.913.000.000
Equipamientos
Subtotal
$ 534.000.000
$ 1.310.819.000.000
Tabla 1.59 Valor cuantificado de reposiciónreconstrucción
Total en pesos colombianos de 1999
$ 1.505.262.000.000
Total frente a PIB de 1999 (%) ($ 149.040.000 milllones)
Total en Dólares para 1999 (US$ 1.00 = Col$ 1.757)
Porcentaje sobre el total cuantificado
47
1,009%
$ 856.722.823
40,35%
En abril de 2002, la Federación de Cafeteros estimaba una invesrión de $40,426 millones de pesos ((10) 49).
1-92
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Nota: Adicional al cuadro anterior, para la liquidación del FOREC el CONPES 3131 estimó que
se requerirían 80.000 millones de pesos en los diferentes proyectos de cierre ((4) 30).
Tabla 1.60 Costos administrativos y funcionamiento de la entidad
$ 109.007.000.000
Total en pesos colombianos de 1999
0,073%
Total frente a PIB de 1999 (%) ($ 149.040.000 millones)
$ 62.041.548
Total en Dólares para 1999 (US$ 1.00 = Col$ 1.757)
2,43%
Porcentaje sobre el total cuantificado
Nota: El porcentaje del total de los recursos destinado a funcionamiento es del orden del 5.2%
del valor de la inversión en la reconstrucción48, lo que, no tiene antecedentes nacionales en
procesos de reconstrucción similares ((4) 9). $3,091 millones en funcionamiento de 1999 a 2001
y $3,026 millones de cuota de auditaje de 1999 a 2001 ((4) 11); además $82,890 millones en
Administración Gerencias Zonales y FOREC de 1999 a 2001 y Servicio de la deuda en el mismo
periodo por $ 20,000 millones ((4) 12). Adicionalmente el CONPES 3131 proyectó que para la
liquidación del FOREC se requerirían $25,000 millones adicionales a lo antes indicado ((4) 24).
1.5.9 Resumen de costos relacionados con el desastre
Tabla 1.61 Resumen de costos del desastre
Concepto
Daños:
Valor dólares
% PIB 1999
1.590.806.545
1,875%
Emergencia y rehabilitación:
45.000.000
0,053%
Reconstrucción / Reposición:
856.722.823
1,009%
62.041.548
0,073%
2.554.570.916
3,011%
Gastos de Funcionamiento FOREC
Total:
1.5.10 Particularidades del proceso de reconstrucción
Un hecho notable de este proceso es la celeridad con que se realizaron las obras físicas
planificadas, incluyendo las viviendas de las familias damnificadas. El proceso del desmonte del
FOREC se inició en la práctica, a partir del segundo semestre del 2001 a través de la supresión
48
Aunque no pudo constatarse, es factible que esta información no incluya la administración interna de las ONGs ejecutoras. De
ser así, estas cifras podrían estar distorsionando la realidad de los costos de administración.
1-93
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
gradual y liquidación de las gerencias zonales. Una vez liquidado el FOREC los municipios
deben continuar los procesos ya incluidos en los respectivos planes de ordenamiento territorial
POT. El FOREC tuvo una duración de tres años.
La Ley Quimbaya
El 8 de Agosto del 2000 (7 meses después del sismo que desencadenó el desastre del Eje
Cafetero), el Congreso de la República, expidió la Ley 608 de 2000, "Por la cual se modifican y
adicionan los Decretos 258 y 350 de 1999, proferidos en desarrollo de la emergencia económica
declarada mediante el Decreto No. 195 de 1999, y se dictan otras disposiciones". De esta
manera, mediante esta ley que consagra una serie de estímulos tributarios para la reconstrucción
de la zona de desastre, el Congreso seguía la tradición que se estableció con la Ley 11 de 1983
(post terremoto de Popayán), la Ley 44 de 1987 (post desastre de Armero), y de la Ley 218 de
1995 (post terremoto de Tierradentro). El impacto real de esa norma tampoco se aleja de la
“tradición” de las anteriores:
La Ley Quimbaya sancionada en el año 2000, con el fin de incentivar la inversión en la
zona afectada por el terremoto de enero 25 de 1999, no ha tenido los efectos esperados
en la economía regional, máxime cuando su vencimiento se cumple en diciembre de
2005. Es así como en el periodo 2000-2003, solamente 495 empresas se han acogido a
los beneficios de la Ley, en los departamentos que conforman el Eje Cafetero. En
Risaralda se ubicaron 94 empresas, entre nuevas y preexistentes, mientras que en
Caldas (municipio de Chinchiná), sólo se registraron 13 empresas. En ningún de los
casos existen datos de inversión extranjera. (Tomado del diario La República de mayo
14 de 2004).49
Plan de manejo ambiental
Aunque el sismo obligó a diseñar estrategias ambientales antes no previstas, ellas se enmarcaron
dentro de los principios y objetivos de la política nacional ambiental. Estas estrategias buscaron
además de controlar los efectos ambientales del sismo, asegurar un proceso de reconstrucción
ambientalmente idóneo. Se quiso además que el Plan de Manejo Ambiental para la
reconstrucción contribuyera a la reactivación económica y social de la zona. Esto aprovechando
las ventajas que la oferta natural y ambiental que la región ofrece.
Para la eficiente y eficaz implementación del Plan de Acción Ambiental se diseñó un arreglo
institucional especial. Se trató de un arreglo institucional diferente al utilizado por el FOREC en
los distintos sectores (educación, vivienda, salud, servicios públicos, etc.). La razón por la cual
se optó por un arreglo institucional diferente fue, en esencia, la intención de aprovechar de la
mejor manera posible la capacidad instalada de las Corporaciones Regionales de la región. Lo
49
Banco de la República, Subgerencia de Estudios Económicos. “NOTAS ECONOMICAS REGIONALES - EJE CAFETERO” (Mayo
2004 – Número 2)
1-94
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
anterior dado que, como es bien sabido, estas corporaciones se encuentran entre las más sólidas
del país. Naturalmente resultaba defendible en este caso aprovechar la capacidad local para
acometer la implementación del Plan Ambiental de la Reconstrucción.
Los recursos invertidos por el FOREC para la implementación del Plan de Manejo Ambiental se
distribuyeron de la siguiente manera:
Tabla 1.62 Distribución de las inversiones en millones de pesos.
Nombre del Proyecto
Apoyo a la Gestión ambiental
Municipal para el Ordenamiento
Territorial
Planificación y Desarrollo del
Ecoturismo Parque Nacional los
Nevados
Apoyo a la Gestión Ambiental
Sectorial
Corporación
CARDER
C.
CALDAS
CRQ
54
CVC
89
C.
TOLIMA
100
TOTAL
238
236
717
54
296
350
0
150
150
1.490
405
1.895
170
170
340
511
392,45
61,5
262,4
35,25
1.263
3.366,1
1.593
203
400
390
5.952,1
Manejo Integral de Escombros
Plan Minero-Ambiental para
Aprovechamiento de Materiales de
Construcción
Recuperación Manejo Establecimiento
e Industrialización de Guadua
Estabilización y Recuperación de
Taludes
Mitigación de Riesgo Sísmico
204
204
977
448,0
1.425,3
535,0
130,0
Manejo Integral de Drenajes Urbanos
Inversiones Ambientales Estratégicas
Auditoria Ambiental del Plan de
Reconstrucción
17,0
21,0
60,0
703
60,0
Gerencia Ambiental Regional
TOTAL
224,0
7.565,5
4.084,75
335,5
751,4
546,25
224,0
13.283,4
Los Planes de Ordenamiento Territorial para los municipios de la región se constituyen, sin
duda, en el aporte más importante del Plan Ambiental de la Reconstrucción. Mediante ellos se
hizo un aporte fundamental a la seguridad de la región y de sus habitantes en el corto, mediano y
largo plazo. Esos planes de ordenamiento incorporan de manera integral consideraciones de tipo
ambiental y de prevención de desastres. Este es un logro pionero en Colombia. Con esos planes
de ordenamiento territorial ya formalmente aprobados, los municipios de la región cuentan con
una poderosa herramienta para planificar y conducir su desarrollo por sendas ambientalmente
viables, socialmente seguras, y económicamente competitivas.
1-95
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
De otra parte, dada la apremiante necesidad de iniciar las obras de la reconstrucción, y teniendo
en cuenta que en Colombia los procesos de licenciamiento ambiental han sido generalmente
dispendiosos, ineficientes y lentos, el Decreto 350 de 1999 previó que durante los dos primeros
años de la reconstrucción, los proyectos, obras o actividades de rehabilitación, reconstrucción y
reposición en los sectores de transporte, infraestructura, eléctrico, servicios y productivo,
quedarían exentos del requisito de licencia ambiental.
Para asegurar que las obras de infraestructura, a cargo de las gerencias zonales, fueran
ambientalmente viables, se tomaron las siguientes medidas:
•
Se verificó y se aseguró la armonía de todas las inversiones en infraestructura con los Planes
Municipales de Ordenamiento Territorial que, como se dijo, fueron diseñados teniendo como
ejes centrales consideraciones ambientales y de riesgo.
•
Las Corporaciones Regionales tomaron las medidas necesarias para asegurar que, a pesar de
no requerir Licencia Ambiental, todos los proyectos de infraestructura cumplieran con los
estándares y regulaciones exigibles por la legislación ambiental nacional.
•
Las obras de infraestructura se desarrollaron teniendo en cuenta las Guías Ambientales
preparadas por el Ministerio del Medio Ambiente. Estas fueron adoptadas por las
Corporaciones Regionales, mediante Resolución o Acuerdo de sus juntas directivas.
Reconstrucción en el área rural
La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia (FEDERACAFÉ), institución gremial de
carácter privado dedicada a fortalecer la industria del café desde su creación en 1927, cumplió un
importante papel en la reconstrucción de viviendas, instalaciones productivas cafeteras e
infraestructura comunitaria en el área rural de los cinco departamentos afectados. La entidad es
la administradora del Fondo Nacional del Café (FNC) por contrato suscrito con el Gobierno
Nacional, herramienta financiera de la política cafetera colombiana orientada a la promoción y
sustentación de la caficultura colombiana, así como a la investigación y el bienestar social y
económico de los caficultores. Su presencia en las tareas de la reconstrucción se explica si se
tiene en cuenta que “...los 5 departamentos afectados de la Zona Cafetera son responsables del
47% de toda la producción nacional...”((10) 18).
La zona afectada por este terremoto coincide en gran medida con una de las principales zonas
cafeteras de Colombia (no en vano se habla del “terremoto del Eje Cafetero”), debido a lo cual
FEDERACAFÉ es un autor local, con conocimiento de muchos años de la región y de las
comunidades que la habitan, y que al momento del sismo contaba con la confianza de esas
mismas comunidades.
1-96
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Desde los primeros días de ocurrido el evento, aun desde antes de que se formalizara la creación
del FOREC, FEDERACAFÉ inició actividades de atención y socorro a favor de los afectados
movilizando a sus dependencias nacionales, departamentales y municipales (Comités de
Cafeteros) así como a sus oficinas en el exterior, colaborando con la canalización de auxilios
nacionales e internacionales. Las tareas de reconstrucción, propiamente, se inician con la
creación de una comisión especial conformada por técnicos de los 15 departamentos cafeteros de
Colombia, basada en el Sistema de Información Cafetera (SICA), cuya misión inicial fue la de
realizar un censo de daños en las áreas rurales afectadas ((10) 21). Los primeros resultados del
censo identificaron 9,931 localizaciones, entre viviendas destruidas total o parcialmente,
beneficiaderos de café y escuelas. Para poner en marcha los trabajos consecuentes, la Federación
crea el Fondo para la Reconstrucción del Área Rural Cafetera – FORECAFÉ- en Febrero de
1999, con un capital inicial de 30,000 millones de pesos con cargo a los recursos del Fondo
Nacional del Café. Posteriormente, y mediante convenio con el Gobierno Nacional a través de
FOREC, este fondo se incrementa en 30,000 millones de pesos adicionales. Como objetivo
inicial se le fija como misión a FORECAFÉ “Adelantar un programa de rehabilitación y
reconstrucción de la infraestructura rural cafetera afectada por el terremoto, de acuerdo con el
inventario adelantado en las fincas cafeteras por la Federación” ((10) 21,22). Se dota al Fondo de
una organización administrativa dependiente de la estructura propia de la Federación, creando
una Unidad Operativa con estructura derivada en los niveles nacional y departamental. En el
Quindío, fue creada una Unidad Operativa Especial.
El apoyo ofrecido a las familias cafeteras afectadas incluyó desde el reconocimiento de daños a
las viviendas e instalaciones productivas de sus fincas (patios para secado, tanques para lavado,
“beneficiaderos”, etc), la asesoría técnica a los proyectos de reconstrucción, la elaboración de los
respectivos presupuestos de obras y dotaciones, la clasificación de beneficiarios por categorías y
el estudio de su capacidad de pago, hasta el otorgamiento de incentivos monetarios (subsidios)
no reembolsables, de créditos blandos y de asistencia técnica en la ejecución constructiva de los
proyectos. Simultáneamente, se ofrecieron programas de asistencia social, salud y reconstrucción
de instalaciones comunitarias como vías, acueductos, escuelas y puestos de salud, de cuya
provisión los Comités Departamentales y Municipales de Cafeteros se han ocupado
tradicionalmente desde su creación, con reconocida cobertura y eficacia desde hace más de siete
décadas.
Las necesidades de la reconstrucción rebasaron en los primeros meses los presupuestos iniciales,
lo cual exigió la celebración de convenios adicionales de FORECAFÉ con el FOREC para
extender acciones a áreas rurales no cafeteras, primero, y a infraestructura comunitaria, después.
En desarrollo de esta expansión, al primer programa (FORECAFÉ1) le siguieron otros dos:
FORECAFÉ2 Y FORECAFÉ3, cuyos resultados a lo largo de 3 años de actividad post
terremoto, se condensan en los valores invertidos mostrados en la tabla siguiente:
1-97
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Tabla 1.63 Convenios FOREC-FORECAFÉ. 1999-2002. Inversiones en millones de pesos50
Programa Forecafé
1
Recursos FOREC
34.278
Recursos FNC
35.603
Totales
69.881
Viviendas
reconstruidas
Forecafé
2
40.426
Forecafé
3
27.149
40.426
27.149
TOTAL Participación(%)
101.853
35.603
137.456
74.1
25.9
100.0
17.600
Además de las viviendas reconstruidas, señaladas en la tabla anterior, los proyectos adelantados
por FORECAFÉ en los tres programas relacionados incluyeron la reconstrucción (o construcción
nueva) de instalaciones productivas para el beneficio del café y sus dotaciones, acueductos
rurales, escuelas, puestos de salud y otras ((10) 56, 57).
Al decir de Emilio Echeverri Mejía, coordinador de la Unidad Operativa Nacional de
FORECAFÉ, en la presentación del documento “El Modelo paso a paso” (Bogotá, Junio 2002):
“Los logros y enseñanzas que nos deja Forecafé son grandes. En primer lugar demostró que se
debe aprovechar al máximo las estructuras y recursos existentes. También nos enseñó que esta
clase de programas no son posibles sin la participación de la comunidad, a quienes se les debe
dar autonomía de elegir, dirigir y ser actores activos de los procesos” ((10) 7).
Efectivamente, la preexistencia de una estructura organizativa y operativa concebida y probada
desde su fundación hace 75 años le permitió a la Federación y a la específicamente creada
FORECAFE, hacer uso de un equipo de administradores, técnicos y auxiliares ya establecidos en
la zona y con un amplio conocimiento de la caficultura, no sólo en sus aspectos físicos y
económicos, sino en el crucial entorno social, que a la postre se señala como uno de sus factores
de éxito. De otra parte, los Comités Departamentales y Municipales de Cafeteros habían
acumulado una valiosa experiencia en el trabajo con comunidades, líderes cafeteros y
autoridades gubernamentales a lo largo de varias décadas de esfuerzos mancomunados en
beneficio de la caficultura y del bienestar de las familias cafeteras colombianas. Baste decir que
la Federación ha sustituido en las zonas cafeteras colombianas el papel del estado en la
construcción de infraestructuras de comunicación, energía, educación, salud y saneamiento
ambiental en un proceso sin precedentes en la historia del país y en claro contraste con otros
sectores de la actividad agropecuaria. Al punto de que, pese a la recesión económica en la que el
terremoto sorprende a la zona cafetera, ésta aún mantenía el ganado calificativo de “zona rica del
campo colombiano”, y no sólo por lo que su producción ha representado en el producto global de
la economía sino, mayormente, por la innegable mejor calidad de vida de sus habitantes, si se la
compara con otras regiones agrícolas colombianas.
50
Fuente: Forecafé. El Modelo paso a paso, Bogotá Junio de 2002. Elaboración de los autores
1-98
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
El “modelo de autoconstrucción” al que alude Echeverri Mejía en su presentación, si bien no es
una invención original, sí adquiere un carácter relevante en la actuación de FORECAFÉ en la
reconstrucción de la Zona Cafetera, ante todo si se la compara con estrategias diferentes
adoptadas por las demás Gerencias Zonales, el mismo FOREC y los organismos multinacionales.
En los términos del citado informe ((10) 61): “...Cada cafetero era responsable de contratar la
mano de obra y comprar los materiales, y era satisfactorio para ellos decidir como sería la
distribución de su casa, adecuándola a sus necesidades y gustos particulares.”
Mucha de la experiencia aportada por la Federación Nacional de Cafeteros a este proceso había
sido adquirida en programas de reconstrucción post-desastre en otras zonas cafeteras en los
cuales esa institución tuvo una participación importante, por ejemplo en la región cafetera
afectada por el terremoto de Tierradentro, en especial en los municipios de Páez y Belalcázar en
donde actuó en alianza con la Corporación Nasa Kiwe, y las comunidades cafeteras - indígenas y
campesinas- de la zona afectada en los departamentos del Cauca y el Huila. Así mismo, la
Federación y el Comité de Cafeteros del Cauca también cumplieron un papel muy importante en
la reconstrucción de la zona rural afectada por el terremoto de Popayán en 1983, al igual que en
otros desastres que han afectado regiones campesinas de Colombia.
En aspectos técnicos, particularmente en lo concerniente a la “sismorresistencia” de las
instalaciones reparadas o construidas nuevas, FORECAFÉ mantiene esta preocupación desde la
etapa inicial del inventario y evaluación de daños. Reconoce en su informe las múltiples
deficiencias identificadas durante el inventario en diseño, construcción y mantenimiento de
viviendas y otras facilidades, señalándolas como factores de vulnerabilidad que debían evitarse
durante la reconstrucción. De hecho, FORECAFË publica una cartilla para construcciones
sismorresistentes con el apoyo técnico de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica, AIS.
En 2000, cuando FOREC contrata estudios experimentales y analíticos con la AIS para
determinar el comportamiento de las viviendas tradicionales de bahareque de la zona y proponer
mejoramientos y guías reglamentarias, FORECAFË contribuye al proceso aportando
especimenes para ensayo de un sistema en bahareque de guadua y mortero de cemento
desarrollado por el Comité de Cafeteros de Caldas y que ya había utilizado en la reconstrucción
de zonas afectadas por la Avalancha del Ruiz de 1985.
Con el financiamiento de la Federación Nacional de Cafeteros, del FOREC, de la USAID, de la
Fundación Corona y el aporte técnico-científico de la AIS fue posible emprender estudios que
proporcionaron la base para que la Comisión Asesora del Régimen de Construcciones Sismo
Resistentes a nivel nacional aprobara el uso del bambú como material para la construcción
sismorresistente (11). Esto permitió que el bahareque de bambú (guadua) y madera fuera
utilizado en la construcción de vivienda nueva, tanto rural como urbana, y se establecieran
procedimientos técnicos apropiados para reparar edificaciones existentes construidas en
bahareque tradicional, muchas de ellas localizadas en el área rural. A diferencia de otros
procesos de la reconstrucción en los cuales el diseño y construcción sismorresistente no fue
debidamente considerado, en este caso hubo especial cuidado en tener en cuenta este aspecto
fundamental.
1-99
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Tabla 1.64 Tiempos
Duración del Evento desencadenante
20 segundos y fase intensa 9 segundos
Duración de las réplicas
138 en el primer mes, y continuaron ((3) 8)
Tiempo para evaluación de daños
20 segundos
1 mes mínimo
2 años
Se hicieron múltiples evaluaciones y se repitieron por no tener claro el alcance de las mismas
Tiempo de organización
El 26 de enero se expidió el Decreto 182 para facilitar la atención inmediata de la población
afectada; 5 días después del desastre, el decreto 197 de enero 30 de 1999 del Departamento
Administrativo de la Presidencia de la República crea el FOREC.
Duración fase de atención
5 días
Duración fase de reconstrucción
El proceso de desmonte del FOREC se inició, en la práctica, a partir del segundo semestre del
2001 a través de la supresión gradual y liquidación de las gerencias zonales ((4) 22). Una vez
liquidado el FOREC los municipios debían continuar los procesos ya incluidos en los
respectivos POT.
3 años FOREC
1.5.11 Información inconsistente
La Universidad Nacional de Colombia51 registra datos que tienen diferencias con el documento
CONPES 3131 y con otras fuentes de datos:
Costo de la temporalidad:
La Universidad Nacional de Colombia estima que “dejando aparte los 70.000 millones invertidos
en el subsidio para arrendatarios, puede decirse, después de un trabajo de consolidación de
cifras, que la temporalidad le costó al FOREC algo más de $26.000 millones en el transcurso de
tres años y medio”. El siguiente tabla presenta la distribución de esos recursos.
Tabla 1.65 Distribución de recursos
Construcción y mantenimiento de albergues
Acompañamiento social
Atención transversal (Univ Nal)
Generación de empleo
Servicios
Salud (Sisben)
Salud (Prevención)
18%
7%
6%
3%
7%
32%
11%
51
Giraldo, Néstor Raul, Ortega Bermúdez, Juan Carlos y Sepúvelda Jaime, “¿Cuánto costó la temporalidad de Armenia?”, en
“Armenia – Enfoques de la Reconstrucción”. Universidad Nacional de Colombia (Tomo 5). Armenia, Diciembre de 2002. Página 31
1-100
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
El documento CONPES 3131, de la evaluación de daños elaborada por la CEPAL, estimó
oficialmente en 45 millones de dólares el costo de la temporalidad ($79.065’000.000 pesos
colombianos). El documento CONPES no incluye una discriminación por rubros de esa cifra.
Número de municipios afectados:
La fuente oficial (CONPES y CEPAL) dicen que fueron 28 y no 29 los municipios más
afectados, sin embargo sobre esto existen diferentes versiones (incluso en un documento del
Ejército se mencionan 32 municipios afectados)
Los datos oficiales (FOREC y CEPAL página 13) registran los siguientes:
Caldas (1): Chinchiná
Quindío (12): Armenia, Buenavista, Calarcá, Circasia, Córdoba, Filandia, Génova, La Tebaida,
Montenegro, Pijao, Quimbaya, Salento.
Risaralda (4 mp): Pereira, Dosquebradas, Marsella, Santa Rosa del Cabal.
Tolima (2): Cajamarca, Roncesvalles.
Valle del Cauca (9): Alcalá, Argelia, Bolívar, Caicedonia, La Victoria, Obando, Sevilla,
Ansermanuevo y Ulloa.
El documento de la Universidad Nacional registra los siguientes:
Caldas (1): Chinchiná
Quindío (12): Armenia, Buenavista, Calarcá, Circasia, Córdoba, Filandia, Génova, La Tebaida,
Montenegro, Pijao, Quimbaya, Salento
Risaralda (4): Pereira, Dosquebradas, Marsella
Tolima (2): Cajamarca, Roncesvalles
Valle del Cauca (9): Alcalá, Argelia, Bolívar, Caicedonia, La Victoria, Obando, Sevilla y Ulloa.
En ese documento no aparecen como afectados ni Santa Rosa de Cabal ni Ansermanuevo, pero
en cambio incluyen municipios que no figuran en otros registros, como Barragán Frío y
Barcelona.
Número de afectados:
En el documento de la Nacional se señalan 398.400 personas damnificadas inscritas,
correspondientes a 90.471 hogares; en el CONPES 3131 (Pág. 4) se habla de “más de 550.000
damnificados”. En ese mismo documento (Pág. 13) se habla de que “se adaptó un esquema de
atención primaria en salud que permitió atender 13.000 familias en la etapa de emergencia”, pero
no especifican de donde es cada población atendida.
1-101
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
El documento de la Nacional menciona “del total de los afectados, el 61,1% residía en vivienda
propia y el 33.8% en vivienda arrendada. Sobre esto el CONPES 3131 (Pág. 14) señala que “el
programa atendió con subsidios a las 100.186 familias propietarias o poseedoras que sufrieron
daño parcial o pérdida de sus viviendas. Por esta vía estableció apoyos directos para 84.399
reparaciones parciales y 15.787 reconstrucciones. Así mismo, se otorgaron subsidios para la
reubicación de 13.796 familias localizadas en zonas de alto riesgo al momento del sismo, 3.986
han recibido subsidios de reubicación, es decir 4 de cada 5 familias fueron beneficiados con el
subsidio (83%).”
“Un hecho sin precedentes52 fue la resolución de la problemática de vivienda para la población
arrendataria en el momento del sismo. Más de 13.000 familias no propietarias ni poseedoras
accedieron a una solución de vivienda propia a través de subsidios como resultado de 98
proyectos adelantados por el FOREC.”
“Igualmente, más de 17 mil familias que solo eran poseedoras fueron tituladas como nuevos
propietarios y sus inmuebles quedaron inscritos en el Catastro, posibilitando así el acceso a
créditos y nuevos recursos tributarios para los municipios. Así mismo, se recuperaron más de
125 hectáreas de zonas de protección ambiental en los 28 municipios del Eje Cafetero,
equivalente al 10% del área de Armenia.”
Personas fallecidas:
Todas las fuentes coinciden en que fueron 1.185 (CONPES - Pág. 4 y Universidad Nacional)
Personas desaparecidas:
Según el CTI fueron aproximadamente 352, según la Nacional 677.
Número de personas trasladadas en alojamientos temporales:
Las cifras que aporta cada fuente son muy diferentes:
•
La Universidad Nacional habla de 158.918 personas. El CONPES 3131, (página 12) dice:
“Solución de necesidades de refugio con la construcción de 129 albergues temporales y la
adecuación de 50 asentamientos”. No se dan cifras de personas alojadas.
•
El documento de la CEPAL, sin embargo, registra que “de acuerdo a datos disponibles al 15
de febrero, las personas refugiadas en albergues eran 67.539; a éstas habría que agregar
52
Realmente este hecho no carece de precedentes en Colombia, como lo afirma erróneamente el documento del Gobierno.
Después del terremoto de Popayán se adelantaron varios proyectos de vivienda destinados a familias que carecían de casa propia
antes del desastre y con posterioridad al terremoto de Tierradentro muchas familias que vivían en condiciones de hacinamiento
(porque los hijos o hijas habían formado sus propias familias pero continuaban en la casa paterna), no solamente tuvieron acceso a
casa propia, sino también a una cantidad determinada de tierra en los lugares en donde fueron reubicadas. (Nota nuestra.)
1-102
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
alrededor de 21.000 personas que, según estimaciones extraoficiales, encontraron
alojamientos en casa de amigos y parientes o han creado alojamientos espontáneos en
“parques” (plazas) o avenidas, organizando sus “cambuches” cerca de su lugar de residencia
natural.” (página 36).
Viviendas afectadas:
Las cifras que aporta cada fuente también son diferentes:
•
Según la Universidad Nacional, la cifra final establecida por el FOREC fue de 90.524, de
viviendas destruidas.
•
El documento CEPAL registra 79.500 viviendas afectadas, “de las cuales casi 43,500
presentan daños parciales, y alrededor de 36,000 entre las viviendas que quedaron
inhabitables y las que se perdieron totalmente. Las cifras definitivas por municipio, tipo y
nivel de los daños registradas localmente variarán sin duda respecto de estas primeras
estimaciones” (página 36).
Estudiantes afectados:
•
De acuerdo con la Universidad Nacional, fueron 78.723,
•
De acuerdo con CEPAL fueron “más de 143,000 alumnos de escuelas de distinto nivel,
públicas y privadas, urbanas y rurales” (página 28).
Planteles educativos destruidos:
•
De acuerdo con la Universidad Nacional: 47. Con daños parciales 79. Con daños menores 65.
•
De acuerdo con CEPAL: “143 planteles de un total de 521 (el 27%) quedaron en una
situación irrecuperable, 294 podrían ser utilizables (56%), con importantes reparaciones de
fondo, y sólo 84 (o sea, el 16%) no sufrieron daños o éstos fueron menores,..” (página 28).
Establecimientos de salud afectados:
•
De acuerdo con la Universidad Nacional: 126
•
De acuerdo con CEPAL: 61 instalaciones dañadas en la región (cifra que toman del
Ministerio de Salud) (página 30).
1-103
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Beneficiaderos de café destruidos:
La cifra es igual en el documento de la Universidad Nacional y en el de la CEPAL (2,972)
(página 22). La cifra de Federación Nacional de Cafeteros es de 1,199 destruidos y 2,190
dañados ((10) 21).
A manera de conclusión:
Si bien es cierto que la evaluación de daños de la CEPAL se realizó en los meses siguientes del
terremoto, por lo cual deben ser consideradas cifras preliminares y no se deberían compara con
las cifras finales de la reconstrucción, lo que preocupa es que este tipo de evaluación del impacto
socioeconómico y ambiental se considera como la más apropiada o evolucionada y es la que se
ha utilizado en los último años en América Latina y otros lugares para orientar la reconstrucción
y establecer un diálogo entre los gobiernos y los organismos de crédito a nivel internacional. La
comparación entre las cifras estimadas y los valores de la reconstrucción demuestran que mucho
falta para que este tipo de evaluaciones puedan llegarse a considerar como objetivas.
Por otra parte, se confirma que en todos los desastres existe reiterativamente una notable
deficiencia en el registro de la información. En este caso las diferentes fuentes no coinciden en
muchas cifras o por lo menos no se acercan, que es lo que se esperaría. Claramente los datos de
la atención de la emergencia son muy deficientes y particularmente los costos de la misma.
Aparte de los datos del FOREC de dineros recibidos en donación, los datos de las entidades
nacionales y territoriales no han sido debidamente sistematizados. En fases más avanzadas de
rehablitación y reconstrucción se presentan también diferencias entre las fuentes que dejan
mucho que desear de la manera como se lleva a cabo el seguimiento de la ejecución de
actividades y proyectos. Esto ilustra que es fundamental que existan planes o protocolos bien
definidos para la reconstrucción postdesastre que eviten esta situación. Si no se tienen claras las
cifras de daños y de inversiones difícilmente se puede hacer una valoración objetiva del costo de
los desastres y sus implicaciones económicas directas e indirectas.
1.5.12 Fuentes consultadas
(1) Aguiar Falconí, Roberto, “Sismo de Colombia Eje Cafetero 1999”, Editor Centro de
investigaciones científicas, Escuela Politécnica del Ejército, Ecuador, 1999.
(2) Aon group Ltd. Colombia, Corredores de Reaseguros, “El sismo del Eje Cafetero en
Colombia”, Colombia, 1999.
(3) CEPAL, “El terremoto de enero de 1999 en Colombia: Impacto socioeconómico del
desastre en la zona del Eje Cafetero”, México, 1999.
(4) DNP, Conpes 3131 “Plan de finalización de la recuperación del Eje Cafetero y cierre del
1-104
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
FOREC”, Colombia, septiembre de 2001.
(5) DNP, Normatividad expedida a raíz del terremoto del eje cafetero en enero de 1999.
(6) FOREC, Plan de compras, presupuesto aprobado 2001, Colombia, 2001.
(7) FOREC, Presupuesto FOREC Reconstrucción 1999-2001, Colombia, 2002.
(8) FOREC, “Todos aprendemos: Apoyos conceptuales y metodológicos para la
reconstrucción”. Serie Textos para la Reconstrucción – Volumen II.
(9) PNUD, “Informe Regional de Desarrollo Humano – Eje Cafetero: Un pacto por la
Región”. Bogotá, Junio 2004
(10) FORECAFÉ, “El modelo paso a paso”. Bogotá, Junio 2002.
(11) World Bank, Implementation completation report, (FSLT-70090), Report No. 24386,
Colombian earthquake recovery project, Washington, 2003.
Nota: Estas fuentes han sido las principales para el desarrollo de este capítulo, sin embargo
también se consultaron datos de los documentos listados en la bibliografía general del estudio.
1-105
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
1.6 OBSERVACIONES ACERCA DE TEMAS COMUNES
1.6.1 Manejo del alojamiento temporal
Uno de los aspectos de una situación de desastre que más traumatismos les genera tanto a las
personas afectadas como a las autoridades, es el de los albergues temporales, a donde se ven
obligados a trasladarse las familias que han perdido sus viviendas, ya sean propias o arrendadas.
Sobre el tema existen múltiples estudios, entre los que se destacan los adelantados por el inglés
Ian Davis, que llegan a la conclusión de que el “albergue de emergencia” más eficaz es el que se
procuran los mismos afectados haciendo uso de sus propios recursos y de su propia iniciativa.
Las experiencias recogidas en distintos lugares del mundo indican que las personas afectadas por
un desastre prefieren mantenerse en lo posible en sus casas (cuando las condiciones lo permiten,
así éstas se encuentren parcialmente deterioradas) o tan cerca de ellas como sea posible, de
manera que puedan cuidar sus pertenencias, incluyendo los materiales de construcción y los
amoblamientos que forman parte de la casa, los cuales suelen ser objeto de saqueo (sanitarios,
ventanas, puertas, etc). Cuando esto no resulta posible, las familias afectadas eligen la opción de
albergarse temporalmente en casas de familiares o amigos, y sólo en última opción eligen
trasladarse a los “albergues oficiales”. En el caso de las familias de bajos ingresos que vivían en
casas arrendadas o en inquilinatos, es común que se organicen para ocupar de hecho terrenos de
propiedad privada o estatal, o zonas de uso público, con la esperanza de que a partir de allí
puedan obtener una solución definitiva y en propiedad para su carencia de vivienda. Por otra
parte, la expectativa de que “el gobierno va a dar casa”, hace que en muchas familias se elijan a
unos miembros para que permanezcan al cuidado de su casa deteriorada o en zona de riesgo,
mientras otros integrantes “se reparten” entre los distintos albergues, formales o espontáneos,
para garantizar que tendrán acceso a las soluciones oficiales.
En los desastres que hemos estudiado se han presentado de manera simultánea ejemplos de todas
esas opciones. Una de las características de los desastres es la enorme heterogeneidad de las
respuestas que surgen en el momento de la emergencia, lo cual depende de múltiples factores,
tales como la solidez de la organización y del liderazgo en cada comunidad afectada, su
capacidad de gestión ante el gobierno o ante los organismos de socorro, el “padrinazgo” de
ONGs o de otras instituciones que se hacen presente en el momento de la emergencia o que
venían trabajando con las comunidades antes de la ocurrencia del fenómeno que desencadena el
desastre, y la misma inventiva y “osadía” de las comunidades.
Antes de que ocurriera el terremoto de Popayán, por ejemplo, esa ciudad se caracterizaba por la
casi total ausencia de tugurios o de barrios de invasión. La realidad, sin embargo, es que en
Popayán existía un enorme hacinamiento en barrios populares y de clase media, una “pobreza
oculta” que hizo explosión con el sismo del 31 de marzo de 1983, lo cual tuvo como principal
expresión la aparición en pocos días de más de 29 “asentamientos” (nombre con que
eufemísticamente se bautizaron los barrios de invasión), en terrenos de propiedad privada (en
1-106
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
extensión de 690.500 mts2), de propiedad de la Iglesia y de propiedad estatal, situados en los
distintos puntos cardinales de la ciudad, pero especialmente en el sur, en los cuales se asentaron,
de acuerdo con datos de la CRC, aproximadamente 3.700 familias (cerca de 20 mil personas), la
mayoría gente que habitaba en Popayán desde antes del sismo, pero también un número
significativo de inmigrantes de regiones tan apartadas como la Costa Pacífica que se trasladaron
a Popayán atraídos por “la bonanza sísmica”.
Paralelamente con la aparición y posterior consolidación de los “asentamientos”, se montaron
algunos albergues formales (comenzando por uno en la Plaza de Ferias, cuyas instalaciones
fueron adecuadas por el gobierno municipal para albergar temporalmente a familias
damnificadas, pero que desde un primer momento fue rechazado de manera rotuna y unánime
por sus usuarios potenciales).
Uno de los indicadores más evidentes de que se está superando la etapa de emergencia para
entrar en la de rehabilitación, es que los campamentos de carpas comienzan a cederle el paso a
formas más “sólidas” de albergues temporales, conformados por lo general por “cambuches” de
madera, de latón o de otros materiales prefabricados. Como es bien sabido, no todas las
comunidades de una misma ciudad o región afectada por un desastre superan de manera
simultánea la etapa de emergencia para entrar en la de rehabilitación, así como tampoco se
supera de manera simultánea la emergencia en los distintos aspectos de la vida. Por ejemplo,
superar la emergencia en la dimensión “vivienda” (por ejemplo al pasar de una carpa a un
cambuche de madera o a una casa definitiva), y la emergencia económica, surgida de la pérdida
de las fuentes de empleo.
En Popayán permanecieron durante varios meses algunos “barrios de carpas” situados en zonas
verdes o en canchas deportivas, hasta que sus ocupantes pudieron acceder a viviendas definitivas
en otros lugares. Mientras tanto, los “asentamientos” espontáneos se consolidaban tanto
jurídicamente (a través de la legalización de los terrenos tomados por sus nuevos ocupantes)
como en términos urbanísticos (con instalación de servicios públicos, apertura de vías,
construcción y sobretodo autoconstrucción de viviendas definitivas y con estructura
sismorresistente). Una lección importante derivada de este proceso, es que muchas veces para las
familias que carecen de vivienda propia más importante que la casa en sí misma es la garantía de
contar con un terreno en propiedad, del cual no corren el riesgo de ser desalojados.
Los “asentamientos”, que por algunos eran vistos como un problema creado por el terremoto, por
otros eran considerados como una solución generada y “administrada” por las mismas
comunidades, no solamente para los problemas inmediatos de la emergencia, sino para el
problema más estructural de la falta de una vivienda adecuada.
Otra lección importante es que para las familias que ocuparon y construyeron sus cambuches en
terrenos en los cuales se asentaron “con ánimo de propiedad”, el sentido de temporalidad era
totalmente relativo como consecuencia de la razón ya expuesta: la provisionalidad de un
1-107
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
cambuche resulta “soportable” en la medida en que el mismo se encuentre en un terreno que
pertenece a la familia de manera definitiva.
En el caso de Armero, como lo indica Rosario Saavedra en su libro “Desastre y Riesgo”, los
albergues constituyeron uno de los pocos espacios en que las comunidades directamente
afectadas pudieron ejercer el derecho a participar en las decisiones de la reconstrucción. En este
sentido se destaca el “Campamento de Solidaridad Guillermo Páez” o CSGP coordinado por el
Consejo Regional Indígena del Tolima CRIT. (Saavedra, página 306). En ese desastre, sin
embargo, algunas organizaciones incurrieron en el error de reivindicar “la inactividad” como un
derecho de los sobrevivientes, con el argumento de que en vista de que estaban llegando al país
una gran cantidad de donaciones, los damnificados no tenían porqué emprender acción alguna a
favor de su propia recuperación. Este tipo de actitud, a veces expresa y elevada a nivel de
posición política, en otras tácita, contribuyó a consolidar en los sobrevivientes el síndrome de
“víctima indefensa”, dependiente en un todo de la ayuda externa para salir adelante.
En el caso del terremoto de Tierradentro, los albergues temporales resultaron uno de los retos
más difíciles de enfrentar, no tanto por la administración de los mismos (que en la mayoría de los
casos estuvo en manos directas de la comunidad y particularmente de los cabildos, con el apoyo
de la Corporación NASA KIWE y de las autoridades encargadas del saneamiento ambiental),
sino por la incertidumbre existente sobre la ubicación definitiva que tendrían luego las
comunidades albergadas.
En los días posteriores al sismo fue necesario realizar una evacuación masiva de la zona de
desastre, debido a la multiplicidad de amenazas existentes en la región afectada, lo cual ya se
explicó en el capítulo correspondiente a este desastre. Esto significó en que algún momento
existieran cerca de 30 albergues dispersos en una amplia región que comprendía parte de los
departamentos del Cauca y el Huila.
Algunas comunidades lograron establecerse dentro de la misma región de Tierradentro y otras en
campamentos temporales en cercanías de la zona epicentral (caso del albergue de “Escalereta”
sobre la vía que comunica a Tierradentro con Silvia), pero en otros casos las comunidades fueron
llevadas hasta lugares relativamente lejanos a su territorio de origen, como sucedió con las
personas evacuadas de lo que fue la población de Wila, en la zona epicentral, muchas de las
cuales fueron albergadas en escuelas de la ciudad de La Plata. Si bien la distancia (en
kilómetros) desde esta ciudad hasta el lugar de donde salió la gente, puede no ser muy grande, en
términos culturales y de posibilidades de apropiación espacial, sí era enorme. A las escuelas de
La Plata llegaron muchas personas que hablaban exclusivamente lengua Páez, que no habían
tenido ningún contacto previo con medios urbanos y que no encontraban ningún elemento que
les permitiera sentirse tranquilos en ese nuevo hábitat a donde llegaron.
Una vez se pudo superar esa etapa inicial (en la cual los afectados por el sismo ocupaban
escuelas y otros establecimientos públicos, con grave perjuicio para sus usuarios habituales), se
pasó a una siguiente etapa, en la cual las comunidades afectadas ocuparon albergues temporales
1-108
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
en zonas rurales, facilitadas por lo general por otras comunidades indígenas de la región. Aunque
en estos nuevos albergues las comunidades se encontraban en un medio más afín a sus lugares de
origen, por razones culturales se generaban múltiples motivos de tensión, derivados de la
incertidumbre que para los indígenas significa vivir “en prestado”.
Para las culturas indígenas un símbolo de apropiación del territorio es el acto de sembrar una
planta, y en consecuencia las comunidades anfitrionas no veían con tranquilidad que sus
huéspedes temporales hicieran uso agrícola de la tierra que les habían facilitado, así fuera con
cultivos temporales. Es como si a la casa de cualquiera de nosotros, habitantes de ciudades, llega
un huésped “a pasar unos días” y de pronto nos damos cuenta de que está colgando cuadros y
reorganizando la habitación en donde ha sido alojado.
Una lección importante que deja esta experiencia, es que al igual que sucedió en Popayán con las
familias que llegaron a ocupar los “asentamientos”, para las comunidades –en especial las
indígenas- que estuvieron ubicadas en albergues con posterioridad al terremoto, lo más
importante no fue tener rápidamente una casa, sino la seguridad de sentirse en territorio de la
comunidad. Una vez adquiridos los nuevos terrenos para las comunidades reubicadas, y unos vez
repartidos los terrenos comunitarios entre las distintas familias (lo cual les permitía sembrar el
nasa tull, o huerto casero en el cual se mezclan plantas medicinales, plantas alimenticias y
plantas rituales) el proceso de construcción de las nuevas viviendas adquiría un nuevo
significado.
Esta lección, conjuntamente con la de Popayán y con el estudio de lo que significó para las
familias de San Cayetano su paso por el albergue temporal, permitió proponer una estrategia de
albergue-reubicación para el caso de Herrán, consistente en que los albergues temporales se
construyeran en el mismo lugar en donde quedarían posteriormente las viviendas definitivas de
las familias que deben ser reubicadas con motivo de los flujos de masa que afectan a esa
localidad de Norte de Santander.
En el caso del Eje Cafetero y particularmente de Armenia, hubo necesidad de adecuar 69 lotes
para albergues temporales, en los cuales se edificaron 5.615 módulos que acogieron a 31.225
personas. Según informes del FOREC, el costo promedio de una vivienda temporal para 5
personas fue de $650.000 y el costo de mantenimiento mensual de cada una fue de $32.500. La
administración de los albergues se entregó a distintas instituciones públicas, instituciones
privadas, organismos de socorro y organismos no gubernamentales. Uno de los albergues más
importantes funcionó en el centro de exposiciones de la ciudad de Armenia.
Paralelamente con los albergues “institucionales”, en Armenia se constituyeron varios albergues
“espontáneos”, levantados y administrados por las mismas comunidades afectadas.
Un rasgo muy interesante de los albergues del Eje Cafetero, fue el sentido de apropiación que las
familias usuarias expresaban frente a sus viviendas temporales, lo cual se podía observar en el
afán de sembrar antejardines y de decorar y mantener en muy bien estado los cambuches y, en
1-109
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
general, los albergues. Este sentido de apropiación fue estimulado por las instituciones
encargadas de administrarlos. Resulta muy interesante comparar esta característica de las
comunidades albergadas en el Eje Cafetero (algo similar se registró con los albergados de San
Cayetano), con la situación de algunas comunidades centroamericanas que luego de permanecer
varios años en “albergues temporales” con posterioridad al paso del huracán Mitch en 1998, no
mostraban ningún esfuerzo por “mitigar” esas condiciones de temporalidad, generando algunos
símbolos de apropiación sobre el entorno.
Ni en el caso del Eje Cafetero, ni en los demás casos, la “temporalidad” tuvo la duración
esperada, sino que se prolongó mucho más allá del deseo de las autoridades o instituciones
encargadas de la reconstrucción y, por supuesto, de las comunidades afectadas. La prolongación
de la temporalidad genera traumatismos adicionales, entre otras por las siguientes razones: una,
que cuando la “temporalidad” es muy larga, y cuando las condiciones de la misma no solamente
se acercan a las de una vivienda definitiva sino que, en algunos casos, son superiores a las que
tenía la familia antes de la ocurrencia del desastre, las comunidades “tejen” una nueva
normalidad, nuevas rutinas, nuevos lazos afectivos y laborales, que deben desmontarse cuando
las familias son trasladadas a sus viviendas definitivas. Cuando esto ocurre dos o tres años
después de ocurrido “el primer desastre”, las comunidades se ven enfrentadas a una nueva
ruptura de la cotidianidad, que puede equipararse a un segundo, aunque menos evidentedesastre.
Una segunda razón, es que cuando la comunidad no es actora directa de la reconstrucción o de la
construcción del nuevo hábitat, es decir, cuando es una mera espectadora de lo que otros están
haciendo, los “tiempos sicológicos” son totalmente distintos que cuando la comunidad no
solamente está viendo todos los días que suceden los cambios, sino que con sus propias manos y
con su propia capacidad de gestión, está logrando que esos cambios sucedan.
Uno de los factores que pueden haber contribuido a que en la reconstrucción del Eje Cafetero los
resultados en términos de “cohesión social” no fueran tan exitosos como los resultados en
términos de reconstrucción física, fue precisamente que la participación directa de las
comunidades afectadas en las decisiones que orientaron el proceso fue muy relativa. En el caso
de la selección de los sitios en donde se establecieron los albergues y en la selección de los
lugares de reubicación, esas comunidades no tuvieron ni voz ni voto.
En los albergues que fue necesario establecer con motivo de este desastre, se registraron una
serie de problemas que se atribuyeron al hacinamiento, tales como violencia intrafamiliar, abuso
sexual en contra de menores, conflictos entre vecinos, etc. Dichos problemas, sin embargo, no se
pueden atribuir de manera exclusiva a los albergues en sí mismos, sino al deterioro general de las
condiciones de convivencia y de gobernabilidad de la sociedad colombiana (que en Armenia y
Calarcá explotaron de manera dramática en los días que siguieron al desastre). Los albergues
agravan y hacen más evidentes esas circunstancias, pero no constituyen causa primera de las
mismas.
1-110
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Con respecto a los problemas que tanto las autoridades como las comunidades albergadas se
vieron obligadas a afrontar, anota un estudio publicado por la Universidad Nacional de
Colombia53:
La extensión durante meses y años de la vida en comunidad en los albergues fue un
factor erosionador natural de esos lazos, pero la ausencia de una razón para
fortalecerlos, de un motivo para movilizarse unidos, fue definitiva en su degradación.
De sentirse sujetos de su destino, una vez obtenido el subsidio de vivienda y el
reconocimiento sin discriminaciones para todos, los habitantes de los albergues
quedaron en manos del FOREC, que se encargaría de garantizarles su nueva vivienda.
De tener que enfrentar el problema de la supervivencia sin ayuda de nadie, y ante las
serias dificultades para conseguir empleo en la región, el FOREC se encargaría de
garantizarles las condiciones para una vida digna. La actividad individual y colectiva
ya no era necesaria ni deseable. El esfuerzo era inútil. El trabajo, prácticamente
imposible. Y en la espera de las soluciones que se definirían sin necesidad de su
participación afloraron todo tipo de manifestaciones de individualismo y apatía frente a
lo colectivo.
Es fácil captar que los lazos comunitarios se fortalecieron en la temporalidad mientras
sus integrantes sintieron que eran dueños de su destino, que su esfuerzo individual y
colectivo era necesario, tanto en el terreno político y social como en el económico. Y a
la inversa, que los lazos se deterioraron aceleradamente cuando no estaba ya en sus
manos ni su vida cotidiana ni su futuro cercano.
Esta realidad obliga a pensar en el objetivo y el carácter de las decisiones del FOREC
en lo que se refiere a la temporalidad. En la práctica, las decisiones del FOREC que
giraron alrededor del subsidio individual de vivienda y asistencia intensiva a su
población, y que desmontaron el componente económico, fueron definitivas para la
erosión de los lazos comunitarios en los albergues.
La contrapartida ideada para esta erosión, la atención “integral” de las gerencias
zonales, no podía sino lograr, a través del diálogo, talleres y capacitación, que esta
erosión no fuera tan acelerada. Pero se trataba de una acción externa sobre un tejido
debilitado en su interior. En general, las gerencias hicieron grandes esfuerzos en
introducir a los pobladores en la formalidad ciudadana, que envuelve deberes y
derechos. Pero esto, que implica nada más y nada menos que construir Estado en las
personas, no se logra a través de discursos sino de hechos de la vida cotidiana que
muestran que hay colectividad, que existe lo público, que es necesaria la discrepancia,
que prima el interés general sobre las exigencias individuales o parciales y, en general,
53
Giraldo, Néstor Raul, Ortega Bermúdez, Juan Carlos y Sepúvelda Jaime, “¿Cuánto costó la temporalidad de Armenia?”, en
“Armenia – Enfoques de la Reconstrucción”. Universidad Nacional de Colombia (Tomo 5). Armenia, Diciembre de 2002. Páginas 33
y 34.
1-111
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
que en las acciones que involucran a los demás debe predominar un sentido de lo justo
y lo correcto.”
1.6.2 Oportunidades para el desarrollo
¿Los desastres estudiados constituyeron o no oportunidades para el desarrollo? La respuesta a
esta pregunta se encuentra inmersa en cada uno de los estudios de caso y no puede contestarse de
manera general, sino que varía dependiendo de la óptica y desde el actor o sector que la formula.
Desde el punto de vista de los redactores de este documento, la respuesta es enfáticamente que
no: los desastres estudiados no constituyeron una oportunidad para el desarrollo integral y
sostenible de las regiones y de las comunidades directamente afectadas, no necesariamente por
causas atribuibles de manera exclusiva a los procesos de reconstrucción, sino porque,
contrariamente a lo que suele pensarse, a éstos no se les puede pedir que solucionen deficiencias
estructurales del modelo de desarrollo, que depende de factores que están mucho más allá del
alcance de unos procesos locales.
Como se anotó en el caso de la reconstrucción de Popayán, la ciudad quedó mucho mejor de lo
que estaba antes en términos de su infraestructura física y de servicios públicos; el Centro
Histórico, que venía en un proceso lento de deterioro antes del terremoto, quedó mucho mejor
preparado para resistir un nuevo sismo y, en general, la ciudad mejoró sus características
estructurales de sismo-resistencia, pues durante algunos años con posterioridad al desastre las
autoridades fueron especialmente cuidadosas en vigilar que toda nueva obra cumpliera con unos
determinados requisitos (no podemos, sin embargo, asegurar que esa decisión institucional siga
totalmente vigente). Por otra parte, muchas familias que carecían de vivienda antes del sismo
encontraron en la reconstrucción la posibilidad de solucionar ese déficit. Tampoco podemos
asegurar que los procesos de organización de las comunidades, que tuvieron un momento de
especial dinamismo en los años posteriores al terremoto, hayan logrado mantener ese ritmo, ni
que hayan logrado generar propuestas innovadoras en términos de autogestión ni nuevas formas
–más endógenas y sostenibles- de desarrollo.
Como se indicó también, durante los años que duró la reconstrucción se registró un incremento
en algunos indicadores económicos (en especial en lo referente a captación de ahorro, actividad
constructora –incluyendo ingresos municipales por licencias de construcción- y sector
transporte), pero posteriormente no se produjo un dinamismo económico, que tampoco existía
antes del sismo.
Piendamó, la población cercana a Popayán que resultó gravemente afectada por el sismo del 31
de marzo de 1983, y que fue reconstruida con el apoyo de la recién creada ONG “Antioquia
Presente”, ha sido destruida varias veces en los años siguientes, en ataques protagonizados por
distintos actores armados
1-112
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
En el caso de Armero, como también se indicó en el capítulo correspondiente, las cifras
demuestran que la Ley 44 de 1987 generó un significativo crecimiento económico en el
Departamento, lo cual no significa que los beneficiarios del mismo hayan sido ni las
poblaciones, ni las personas, ni la región directamente afectadas por el desastre.
En el caso de los terremotos del Atrato Medio, debe anotarse que esa zona se ha convertido en
los años posteriores al desastre, en el escenario de unos de los mayores procesos de
desplazamiento masivo de comunidades indígenas y negras que ha padecido el país. Ante ese
hecho, el desastre desatado por causas naturales se convierte en un fenómeno de segunda
importancia.
En el caso de Tierradentro, la reconstrucción significó una serie de mejoras en las condiciones de
vida de las comunidades de la zona afectada (apertura de vías, construcción de puentes
peatonales y vehiculares, ampliación de la cobertura telefónica, puestos, centros y otras
instalaciones de salud), al igual que se logró “descongestionar” el cañón del río Páez con la
reubicación por fuera del mismo de cerca de 1.600 familias en aproximadamente 10.000
hectáreas adquiridas por el gobierno. Falta, sin embargo, una investigación más minuciosa tanto
en la región de Tierradentro como en las comunidades reubicadas, para determinar, con base en
una serie de indicadores cuantitativos y cualitativos –culturalmente apropiados- si la situación
actual de las comunidades afectadas por el desastre es hoy más o menos sostenible de lo que era
antes del sismo.
En el caso del Eje Cafetero y de las zonas vecinas afectadas por el terremoto de 1999, existen
múltiples indicadores de éxito en materia de reconstrucción física tanto institucional como
privada. Además de estos y otros logros indudables del proceso, quedaron también múltiples
estudios y planes que lamentablemente no han sido aprovechados totalmente por las
administraciones departamentales y municipales ni han recibido la continuidad que se merecen.
En materia económica, afirma Cuervo Restrepo que muchas de las personas que entrevistó para
elaborar su estudio sobre el proceso de reconstrucción del Eje Cafetero, afirmaron “que los
recursos que se invirtieron con ocasión del terremoto fueron un paliativo a las restricciones de
ingreso en que estaba la población desde hacía más de dos años, lo que a su vez había
deteriorado la demanda interna, en un clima cercano a la recesión. Hay una representación más o
menos generalizada de que el terremoto, una vez superado el impacto inicial, significó una
dotación de recursos y de atención nacional como nadie se lo habría imaginado. Incluso, en el
imaginario social de la ciudad, en ciertos sectores de escasos recursos se llega a hablar de san
terremoto.” 54
Como lo anotamos atrás, la misma bonanza temporal se registró en los demás desastres
estudiados, pero no existieron condiciones o capacidad para convertirla en procesos sostenibles
54
Cuervo Restrepo, Jorge Iván, “La gestión de lo público más allá de lo estatal”, en “Armenia – Enfoques de la Reconstrucción”.
Universidad Nacional de Colombia (Tomo 2). Armenia, Diciembre de 2002. Página 91
1-113
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
de desarrollo, en espacial en cuanto hace referencia a la población real y directamente afectada.
Tomamos prestada la ya citada conclusión del estudio del PNUD:
La importante cantidad de recursos invertidos en el proceso de reconstrucción (después
del terremoto de 1995) no logró contrarrestar las dificultades de la economía regional.
La destrucción generada por el terremoto fue de tal magnitud que las inversiones
efectuadas apenas permitieron recuperar lo perdido. Se trató de una inversión temporal
que no fue capitalizada por la región.
Jorge Iván Gonzáles reafirma lo anterior:
El deterioro de los ingresos y el aumento de la pobreza van de la mano. Estas
tendencias estructurales no se modificaron con la reconstrucción. En el Eje Cafetero, la
distribución del ingreso mejoró porque hubo un empobrecimiento generalizado. (…) La
reconstrucción del Eje Cafetero abre la discusión sobre el significado y las
implicaciones de unas políticas de reactivación de corte keynesiano. Ya hemos visto
que aunque el monto de recursos fue significativo, no fue suficiente para desencadenar
una dinámica económica regional de envergadura. Las obras asociadas a la
reconstrucción evitaron que el desempleo se agudizara, pero no lograron disminuirlo.
Como explicaciones de lo anterior, el autor citado argumenta que posiblemente muchos de los
recursos invertidos por el FOREC en compra de tierras salieron de la región; que una gran
cantidad de los insumos para la reconstrucción fueron llevados al Eje Cafetero desde otras partes
del país y que faltó “un horizonte claro en materia de reactivación económica regional”, lo cual
mal podría ser una responsabilidad exclusiva del FOREC, sino un reto conjunto de los sectores
que ejercen el liderazgo en la región y del gobierno nacional.55
1.6.3 Reflexiones generales sobre los desastres estudiados
1) La primera reflexión a que convoca este estudio, hace referencia a los enormes problemas que
se tuvieron para obtener la información necesaria sobre los costos de los desastre (estimación de
daños, valor de las actividades de respuesta a la emergencia, valor de la reposición o
reconstrucción de los bienes perdidos, inversiones posteriores en “desarrollo”), pues aunque en
algunos casos existe bastante documentación, especialmente sobre aspectos cualitativos de los
respectivos desastres, los datos cuantitativos no siempre coinciden, ni las fuentes son claras. Así
mismo, mientras aparecen estimaciones sobre, por ejemplo, el valor de la infraestructura perdida,
no sucede lo mismo con la valoración de las pérdidas ambientales, ni mucho menos de costos de
oportunidad. Más allá de las dificultades que eso representa para efectos de la investigación (lo
cual era el reto que se sabía que había que asumir), lo que está demostrando es que, a pesar de la
cantidad de desastres que el Estado y las comunidades han tenido que afrontar en las últimas
décadas, en Colombia existe todavía una enorme “vulnerabilidad de información”, que dificulta
55
González, Jorge Iván, “El FOREC como modelo de intervención del Estado”, en “Armenia – Enfoques de la Reconstrucción”.
Universidad Nacional de Colombia (Tomo 6). Armenia, Diciembre de 2002. Páginas 56 y 57
1-114
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
saber con absoluta certeza cuál es el verdadero costo que los distintos desastres han tenido para
el país.
Adelantándose a una siguiente etapa de esta misma consultoría, seguramente una de las
recomendaciones avanzará en el sentido de proponer que se adopte un sistema de cuentas que,
sobre la marcha misma de los procesos de preparación, respuesta, recuperación y reconstrucción
ligados a una determinada situación de riesgo/desastre, se puedan ir recogiendo, depurando y
sistematizando las cifras que reflejen tanto el valor real de las pérdidas que sufre la sociedad,
como de las intervenciones que realizan los distintos actores institucionales y sociales para
conjurarlas (Estado, sector privado, ONGs, donantes nacionales e internacionales, comunidades
organizadas, etc).
2) Otra reflexión apunta a la necesidad de revisar la estrategia de expedir normas que, a través de
estímulos tributarios, pretenden influir sobre la recuperación económica de una región afectada
por un desastre. En defensa de dichas normas se podría afirmar que en los casos de la Ley 44 de
1987 expedida después del desastre de Armero, y de la Ley 218 de 1995 expedida después del
terremoto del Páez, efectivamente se lograron mejorar los indicadores económicos de los
departamentos más afectados por los respectivos desastres (el Tolima y el Cauca
respectivamente). Ese mejoramientpo en los indicadores económicos, sin embargo, no
necesariamente representa que las comunidades y regiones directamente afectadas hayan
obtenido beneficios directos de las normas, ni que estas hayan contribuido de manera directa y
significativa a la recuperación de su “seguridad territorial” (entendida esta como la capacidad de
un territorio para ofrecerles a sus habitantes sostenibilidad ecológica, económica, política, social
y cultural).
Estudios como el elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD,
para determinar el estado del desarrollo humano en el eje cafetero en el año 2004, indican que
“la importante cantidad de recursos invertidos en el proceso de reconstrucción (después del
terremoto de 1995) no logró contrarrestar las dificultades de la economía regional. La
destrucción generada por el terremoto fue de tal magnitud que las inversiones efectuadas apenas
permitieron recuperar lo perdido. Se trató de una inversión temporal que no fue capitalizada por
la región.” Exactamente la misma afirmación se hizo después de la enorme inversión física que
se llevó a cabo en Popayán después del terremoto de 1983. Estudios realizados por el Banco de
la República en ese momento, indican que Popayán se convirtió en un importante “centro de
captación” (hasta el punto de que las captaciones de las corporaciones de ahorro y vivienda en
Popayán llegaron a representar el 22% del total del país a finales de 1987), pero el paso de esos
recursos por la ciudad no se tradujo en una reactivación permanente de su dinámica económica
ni, como se explicó en su momento, la Ley 11 de 1983 logró los efectos esperados en materia de
desarrollo empresarial. Se puede afirmar sin temor a equivocaciones, que en este sentido la Ley
218 de 1995 (Ley Páez) benefició más a Popayán que la que se expidió cuando el terremoto
afectó directamente a esa ciudad.
1-115
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
3) Una tercera reflexión, quizás la más interesante de este estudio, surge de comparar el valor
estimado de los daños en cada desastre, con la inversión en reposición y reconstrucción. En
números redondos, la situación es la siguiente:
Tabla 1.66 Valoración de daños e inversiones en reconstrucción (en millones de pesos)
Desastre
Popayán
(1983)
Armero
(1985)
Atrato Medio
(1992)
Tierradentro
(1994)
Eje Cafetero
(1995)
Estimado de Daños
Inversión en
Reconstrucción56
Diferencia
% Inversión en
reconstrucción
frente a los daños
14.040
- 15.860
47.0%
+ 16.180
146.3%
- 20.817
32.5%
-16.979
13.67%
-1.289.781
53.9%
29.900
teniendo en cuenta los costos
estimados de reparación y de
reconstrucción, pero no
pérdidas sociales, económicas,
producción
34.940
teniendo en cuenta los costos
estimados de reparación y de
reconstrucción
30.833
teniendo en cuenta los costos
estimados de reparación y de
reconstrucción
124.176
2.795.043
teniendo en cuenta los costos
estimados de reparación y de
reconstrucción
cifras de 3 años después
51.120
cifras de 11 años después
10.016
cifras de 4 años después
107.197
cifras de 10 años después
1.505.262
cifras de 6 años después
Tabla 1.67 Valoración de daños e inversiones en reconstrucción (en millones de dólares)
Desastre
Popayán (1983)
(1.00 US$ = $
79)
Armero (1985)
(1.00 US$ = $
142)
Atrato Medio
(1992) (1.00
US$ = $ 681)
Tierradentro
(1994) (1.00
US$ = $ 827)
Eje Cafetero
(1995) (1.00
US$ = $ 1.757)
56
Estimado de Daños
Inversión en
Reconstrucción56
Diferencia
% Inversión en
reconstrucción
frente a los daños
377.8
177,7
-200,1
47,0%
246,0
360,0
+114,0
146,3%
45,2
14,7
-30,5
32,5%
150,1
129,6
-20,5
13.6%
1.590,8
856,7
-734,1
53.9%
Las cifras se han ajustado a los valores en pesos y dólares equivalentes en el año en que ocurrió el desastre
1-116
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Aún cuando la disponibilidad y fiabilidad de las cifras no permiten calcular y comparar valores
exactos, sí suministran una idea bastante aproximada del orden de magnitud, tanto de las
pérdidas como de las inversiones.
En cuatro de los cinco casos analizados, el valor invertido en reposición y reconstrucción es
inferior al valor estimado de los daños. Curiosamente, en el caso de Armero, en el cual el
número de sobrevivientes fue notablemente inferior al número de muertos y desaparecidos, la
relación es inversa: la inversión en reconstrucción es muy superior a lo perdido.
Es importante anotar que en el caso de Armero a cada jefe de hogar afectado directa o
indirectamente se le dotó de un carné para un subsidio mensual de $4.500 por ocho meses. A
1986 habían 9.235 carnés que comprendían 28.317 personas ubicadas en 20 lugares diferentes
del país ((1) 179). Según los datos de Rosario Saavedra fueron 4.470 heridos en Armero página
98 y en Chinchiná 500 según el DesInventar; por lo tanto hubo 23,300 personas atendidas de
más. Esto en parte explica las cifras en ese desastre.
Los casos de Popayán, Atrato Medio, Tierradentro y Eje Cafetero, demuestran que desde el
punto de vista del conjunto social, el desastre genera un déficit que no se puede recuperar. Es
decir, se generan pérdidas irreparables que resultan asumiendo algunos actores y sectores de la
sociedad: los “perdedores” de los desastres.
Hay, por el contrario, actores y sectores que resultan muy beneficiados de los desastres y de los
procesos de reconstrucción. En el caso de Popayán, por ejemplo, el gran ganador fue el sector de
las corporaciones de ahorro y vivienda, al igual que las empresas que se hicieron cargo de la
reconstrucción física de la ciudad. Lo mismo parece haber sucedido en el Eje Cafetero, lo cual se
deduce del informe del PNUD. Después del terremoto de Popayán (entre 1983 y 1988), se
expidieron en promedio 500 nuevas placas para vehículos automotores por año. En el caso del
Tolima post-Armero, según datos del DANE ya citados, la mayor variación positiva ocurrió en el
transporte con un 1.168%. La industria del transporte y la industria automotriz están también
entre las verdaderas beneficiarias de los desastres. Estas reflexiones resultan importantes al
momento de definir la responsabilidad del Estado en cuanto a garantizar el derecho a la prioridad
que deben tener los directos afectados por un desastre.
1.7 BIBLIOGRAFIA CONSULTADA
A. Ambiental Ingeniería Consultores Ltda., (1996). "Proyecto de recuperación cuenca alta del río Páez y
zonas aledañas", Popayán.
ACCI/DAP (2003). “Metodología de cooperación internacional, encuentro internacional. Alto riesgo,
vulnerabilidad y región del eje cafetero”, Colombia.
Environment Agency (1991). “Environmental protection policy in Japan”, Japón.
1-117
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
AESCO/MPDL/Caja Postal, (1995). "Campaña de solidaridad con los huérfanos víctimas del terremoto
en Colombia"
Aguiar Falconí, Roberto. (1999). “Sismo de Colombia eje cafetero 1999”, Editor Centro de
investigaciones científicas, Escuela Politécnica del Ejército, Ecuador, 1999.
Albala-Bertrand, Jose Miguel (2000). "What is a "Complex Humanitarian Emergency?" An Analytical
Essay", Working Paper No. 420.
Alfaro, Andrés J., Franco González, Álvaro y Torres Macías, Álvaro, (2003). “Desastres naturales y
desplazados en Colombia: de desastre natural a catástrofe social”, Colombia.
Anzellini, Stefano y García, Ximena, (2002). "Macroproyecto para el diseño del modelo de
reasentamiento sostenible para el municipio de Herrán, Norte de Santander Colombia" – informe final
ajustado, Universidad de los Andes, CIFAD Centro de Investigaciones de la Facultad de Arquitectura
y Diseño Industrial.
Aon group Ltd. Colombia, Corredores de Reaseguros, (1999). “El sismo del eje cafetero en Colombia”,
Colombia.
Arismendi Ríos, Beatriz, (2002). FOREC, Red de Solidaridad Social, Fundación Vida y Futuro, Banco
Mundial, Alcaldía de Pereira, “Mitigación geotécnica del riesgo en el municipio de Pereira”, Pereira.
Armada Nacional, (2002). Dirección General Marítima, Centro Control Contaminación Del Pacífico e
INGEOMINAS, “Aproximación de escenarios de amenaza por inundación y licuación generados por
un sismo-tsunami”, presentación power point, Colombia.
ASOBANCARIA (1999). Asociación bancaria y entidades financieras de Colombia, "Acciones para
administrar emergencias en as entidades financieras", Bogotá.
Baquero Guayacán, Javier Orlando (1996). "Evaluación de pérdidas económicas en sismos", Tesis de
grado, Universidad de los Andes, Facultad de Ingeniería Civil, Bogotá.
Banco de la República, (2004). Subgerencia de Estudios Económicos. “Notas Economicas Regionales Eje Cafetero” (Mayo 2004 – Número 2)
Base de datos DesInventar. www.desenredando.org ; http://www.desinventar.org/
BCH, (1983). Banco Central Hipotecario, "Reconstrucción de Popayán plan de acción, cartilla guía de
construcción", Popayán, Abril de 1983.
Campos García, Ana, (2000). "Proyecto para la Mitigación del Riesgo Sísmico de Pereira, Dosquebradas
y Santa Rosa de Cabal, Vulnerabilidad Física de Edificaciones y Escenarios de Pérdidas por Sismo"
Informe Final, Pereira.
1-118
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Cardona A. Omar Darío, (1996). “Manejo de las Crísis Volcánicas del Galeras”. Artículo en la revista de
La Red, Desastres y sociedad – especial: predicciones, pronósticos, alertas y respuestas sociales,
revista No. 6, Perú.
Carvajal B., Edmundo, (1995). Nasa Kiwe, "Análisis descriptivo de la producción y usos del suelo e
impacto del desastre del 6 de junio de 1994 en la región de Tierradentro", Popayán.
Centro Peruano Japonés de Investigaciones Sísmicas y Mitigación de Desastres (CISMID) (1998).
UNCRD Nagoya, Japón, “Grandes catástrofes en el mundo”, Perú.
Centro Regional de Sismología para América del Sur CERESIS, (1989). “Riesgo volcánico evaluación y
mitigación en América Latina”, Lima – Perú.
CEPAL, (1999). “El terremoto de enero de 1999 en Colombia: impacto socioeconómico del desastre en la
zona del eje cafetero”, México.
Cohen, Charles y Werker, Eric, (2004). "Towards an Understanding of the Root Causes of Forced
Migration: The Political Economy of "Natural" Disasters".
Comité Interinstitucional de Educación para la Prevención SENA, (1989). “Cultura de la prevención”,
cuaderno n. 6, Manizales Colombia.
Comité Regional de Emergencia, departamento del Cesar, (1995). "Informe detallado sobre la emergencia
ocasionada por la ola invernal", Valledupar.
Comité Regional de Emergencia, departamento del Cesar, (1995). "Informe detallado sobre la emergencia
ocasionada por la ola invernal", Valledupar.
Corporación Nasa Kiwe, (1997). "Informe de actividades realizadas por la corporación Nasa Kiwe al
consejo directivo de febrero 6 de 1997", Popayán.
Corporación Nasa Kiwe, (1995). "Normas de estímulo para la inversión en la zona afectada por la
emergencia del 6 de junio de 1994 en los departamentos del Cauca y Huila y su área de influencia",
folleto, Bogotá.
Corporación Nasa Kiwe, (1997). "Plan de reforestación de la cuenca del Río Páez convenio fondo DRICorporación Nasa Kiwe. Informe Final", Popayán.
Corporación Nasa Kiwe, (1996). "Presupuesto Corporación Nasa Kiwe 1994- 1997", Popayán.
Corporación Nasa Kiwe, (1995). "Primer semestre - Informe de resumen de actividades realizadas entre
julio y diciembre de 1994.", Popayán.
Corporación Nasa Kiwe, (2004). “Informe inversiones realizadas 1994 -2004”, archivo de Excel,
Colombia.
1-119
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Corporación Nasa Kiwe, (1998). Publicación mensual de la Corporación Nasa Kiwe. Popayán junio julio de 1998, Popayán.
Corporación para la reconstrucción y el desarrollo del departamento del Cauca CRC, (1986). “Popayán
tres años después”, Popayán.
Corporación para la reconstrucción y el desarrollo del departamento del Cauca CRC, (1985). “Popayán…
dos años después”, Popayán.
Cristancho M., Cesar Antonio, (1989). Fundación Universitaria de Popayán, Facultad de Ciencias
Naturales, programa Ecología, "Zonas ecológicas establecidas por los Tanimukas - Amazonas - La
Flora y el Papel que desempeña en su vida cotidiana", Tesis de grado, Popayán.
Cuervo Restrepo, Jorge Iván, (2002). “La gestión de lo público más allá de lo estatal”, en “Armenia –
Enfoques de la Reconstrucción”. Universidad Nacional de Colombia (Tomo 2). Armenia.
Departamento Administrativo Nacional de Estadística – DANE, “Producto interno bruto trimestral a
precios corrientes, grandes ramas de actividad económica - millones de pesos”, de 1994 a 2004,
archivo de Excel.
Departamento de desarrollo regional y medio ambiente, OEA, (1991). “Desastres, planificación y
desarrollo: manejo de amenazas naturales para reducir los daños”, Washington, D.C.
Deutsche Stiftung Für Internationale Entwicklung DSE, PNUD, (1984). “A practical and cost-effective
approach to environmental impact assessment (EIA)”, Germany.
DGPAD, archivos de Adriana Cuevas, “Inversiones DGPAD del Fondo de Calamidades desde 1998 a
2004”, varios archivos Excel.
Dirección de atención de emergencias y prevención de desastres departamento del Cesar, (1996). "Estado
de avance de obras Plan torniquete", Cesar.
Dirección de atención de emergencias y prevención de desastres departamento del Cesar, (1996). "Obras
que requieren de una ejecución inmediata", Cesar.
DNP, “Normatividad expedida a raíz del terremoto del eje cafetero en enero de 1999”.
DNP, archivo: “clasificados por departamentos”, Excel.
DNP, (2001). “Conpes 3131 plan de finalización de la recuperación del eje cafetero y cierre del FOREC”,
acrobat reader, Colombia.
DNP, (2001). “Conpes 3146 Estrategia para consolidar la ejecución del plan nacional para la prevención y
atención de desastres – PNPAD – en el corto y mediano plazo”, Colombia.
DNP, “El FOREC: un nuevo modelo del Estado para la atención de desastres”, presentación Power Point,
Bogotá, 5 de diciembre de 2001.
1-120
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
DNP, “Plan Nacional de Desarrollo 2002 – 2006 ‘Hacia un Estado Comunitario’”, presentación Power
Point.
DNP, “Plan Nacional de Desarrollo”, Colombia, 2002 – 2006.
DNP, “Plan Nacional para la recuperación del Eje Cafetero”, Colombia 1998 – 2002.
DNP. (1996). Carpeta de con diferentes documentos sobre el Plan Torniquete en el Cesar.
Earthquake Engineering Research Institute EERI, (2000). El Quindío, Colombia Earthquake January 25,
1999, United States of America..
Echeverry, Juan Carlos, DNP, (1999). Balance del sector público y sostenibilidad fiscal de Colombia –
archivos de macroeconomía, Bogotá.
Escuela administración de negocios innovadores asociados, (1989). Impacto tecnológico económico de
las medidas fiscales y tributarias de emergencia económica Manizales y su área metropolitana,
Manizales.
Federación Colombiana de Asociaciones Cristiana de Jóvenes, (2001). "Hacia la Construcción de un
Modelo en Atención en Situación de Desastre", Colombia.
Fiduciaria La Previsora, (2002). Fondo Nacional de Calamidades, Informe de egresos desde 1987 a julio
31 de 2002, archivo de Excel.
FOREC, (2002). Balance del proceso de reconstrucción marzo de 1999 a diciembre 2000, presentación
power point, Colombia.
FOREC, (1999). Fundación Espiral, Agenda de concertación para la reconstrucción social del eje
cafetero, serie textos para la reconstrucción – Vol. I, Colombia.
FOREC, (1999). Fundación Espiral, Todos aportamos el pensamiento de actores institucionales y
gerencias zonales, serie de textos para la reconstrucción – Vol. III, Colombia.
FOREC, (2002). Informe primer año, tomo 1, acrobat reader, Colombia.
FOREC, (2002). Informe primer año, tomo 2, acrobat reader, Colombia.
FOREC, (2001). Plan de compras, presupuesto aprobado 2001, acrobat reader, Colombia.
FOREC, (2002). Ministerio del Medio Ambiente y otros. “Plan de Manejo Ambiental para la
Reconstrucción del Eje Cafetero – Informe Final de Gestión y Resultados”. Armenia
FOREC, (2001). Presupuesto FOREC reconstrucción 1999-2001, acrobat reader, Colombia.
Fundación para la comunicación popular FUNCOP - CAUCA, "Informe Ley Páez", Popayán.
1-121
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Giraldo, Néstor Raul, Ortega Bermúdez, Juan Carlos y Sepúlveda Jaime, (2002). “¿Cuánto costó la
temporalidad de Armenia?”, en “Armenia – Enfoques de la Reconstrucción”. Universidad Nacional
de Colombia (Tomo 5). Armenia.
GEOINGENIERIA LTDA y Dirección de Prevención y Atención de Emergencias - DPAE, (2002).
"Evaluación de Riesgos para los Barrios México y Villa Jacqui por Inestabilidad en los Taludes
Aledaños a las Gravilleras e Inundación para los Barrios Tunjuelito y Meissen por Desbordamiento
del Río Tunjuelito Debido al Embalsamiento Actual de las Aguas Dentro de las Gravilleras", Bogotá.
González, Jorge Iván, (2002). “El FOREC como modelo de intervención del Estado”, en “Armenia –
Enfoques de la Reconstrucción”. Universidad Nacional de Colombia (Tomo 6). Armenia.
Gow, David, "Cambio dirigido, movimiento indígena y estereotipos del indio: el estado colombiano y la
república de los paeces", George Wishington University.
Guerrero Martínez, Larry Olmedo, CRC - Proyecto PPCI, (1996). "Elementos Generales para la
formulación del plan ambiental en las comunidades indígenas del Cauca", Popayán.
Gutiérrez Jiménez, Nohra, Nasa Kiwe, (1995). "Caracterización de la vivienda e impacto del desastre del
6 de junio de 1994 en la región de Tierradentro", Popayán.
Herd, Darrell; Youd, T. Leslie; Meyer, Hansjürgen; Arango C., Jorge Luis; Person, Waverly J. y
Mendoza, Carlos, (1981). "The Great Tumaco, Colombia earthquake of 12 december 1979", Artículo
en Science American Association for the Advancement of Science Volumen 211 Número 4481, enero
de 1981.
Herindser Ltda., (1993). "Estudio generalizado de amenazas naturales y problemática ambiental, dentro
de la cuenca del río Páez (Huila)", Bogotá, 1993.
Hernández Esquivel, Ángel, (2000). "Análisis Económico Comparativo del Tolima. En: III Encuentro de
Tolimenses, Asociación Para el Desarrollo del Tolima",
http://www.ut.edu.co/universidad/plan_desarrollo/2002/capitulo1.html Ibagué, julio 27 de 2000.
http://juriscol.banrep.gov.co:8080/cgi/normas_buscar.pl, página de para la búsqueda de Decretos, Leyes y
Resoluciones emitidas por el Estado.
http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=246928, página de la Social Science Research
Network Electronic Library, ensayo “What is a Complex Humanitarian Emergency? An Analitical
Essay.”
http://www.acj-ymca.org/Sistematizaci%F3n_desastres.doc página de la Federación Colombiana de
Asociaciones Cristiana de Jóvenes, que participaron en el desastre de Tierradentro.
http://www.banrep.gov.co/blaavirtual/letra-r/region3/a8.htm Biblioteca virtual del Banco de la República
– ensayo "¿La Mejor Coyuntura?".
1-122
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
http://www.banrep.gov.co/inflaci/home4.htm, Banco de la República, informes sobre inflación.
http://www.dane.gov.co/ Página oficial del DANE, Departamento Administrativo Nacional de Estadística.
http://www.desenredando.org/public/revistas/dys/rdys04/dys4-1.0-nov-7-2001-ESPECIAL.pdf,
revista
semestral de La Red Desastres y Sociedad de enero –junio 1995/ No. 4 /Año 3, Especial: Cauca y
Huila, Colombia: junio 1994 – junio 1995.
http://www.gobant.gov.co/viva/7_mesas_perma_trab/COMISIONES/POBLACION%20DESPLAZADA/
MEMORIAS%20SEMINARIO%20INTERNACIONAL%20REASENTAMIENTO/armero.pdf,
documento de la Corporación para la Prevención de Riesgos del Desarrollo –CORPREVER,
“Reasentamiento Poblacional Forzoso Originado en Riesgos o Desastres Asociados con Fenómenos
Naturales, Caso Armero y el Volcán Arenas del Nevado del Ruiz.
http://www.ideam.gov.co/series/inventar.htm, página official del IDEAM, series históricas.
http://www.iiasa.ac.at/Research/CAT/bibliography.html,
Developing Counties, Bibliografía.
página
sobre
Natural
Catastrophes
and
http://www.ingeominas.gov.co/WEB/RED/HISTORIA%20DE%20SISMOS.ASP página INGEOMINAS,
documento “Historia de los sismos en Colombia”.
http://www.mafp2.gov.co/BCH/BCH_Informe_Gesti%C3%B3n_Marzo_2001.htm, página del BCH,
Informe de Gestión del Representante Legal, habla sobre créditos durante el terremoto de Popayán.
http://www.odi.org.uk/speeches/disasters_2004/natural_disasters_report.html, página ODI Overseas
Development Institute, Meeting Report “Beyond the Damage: Probing the Economic and Financial
Consequences of natural Disasters”.
http://www.oup.co.uk/, página de Oxford University Press, para búsqueda de documentos.
http://www.proventionconsortium.org/files/catastrophes_complete.pdf, documentos “Catastrophes and
Development Integrating Natural Catastrophes into Development Planning” de Disaster Risk
Management Working paper Series No. 4.
http://www.reddejusticia.org.co/rubrique.php3?id_rubrique=8, Red de Justicia Comunitaria, Justicia
Indígena.
http://www.ut.edu.co/universidad/plan_desarrollo/2002/capitulo1.html,
Universidad
del
documento “Características del Siglo XXI”, menciona los efectos de la Ley 44 de 1987.
Tolima,
http://www.worldbank.org/, The World Bank Group, motor de búsqueda.
Ibáñez Najar, Jorge Enrique, “El Derecho de los Desastres naturales” (Publicación Comité de Cafeteros
del Quindío, sin fecha).
1-123
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
INCOPLAN S.A., Dirección de Construcciones, Gobernación de Cundinamarca y FONADE, "Gerencia,
interventoría y supervisión de los estudios del nuevo casco urbano de San Cayetano" informe de
avance mensual no. 23, Bogotá, septiembre de 2002.
INGEOMINAS, "Información Disponible para el Departamento del Cauca", Bogotá, junio de 1999.
INGEOMINAS, Historia de los sismos, página de Internet:
http://www.ingeominas.gov.co/tmsingeominas/ModuloPublicacionPortal/PublicacionPortal.asp, guardado
como archivo de Word.
INGEOMINAS, http://www.ingeominas.gov.co/, Proyecto: Desarrollo del Modelo Sismo tectónico del
Territorio Colombiano, Ficha 45, Terremoto Tumaco, documento Word, Colombia.
INGEOMINAS, http://www.ingeominas.gov.co/, Proyecto: Desarrollo del Modelo Sismo tectónico del
Territorio Colombiano, Ficha 46, Terremoto Tumaco, documento Word, Colombia.
INGEOMINAS, http://www.ingeominas.gov.co/, Proyecto: Desarrollo del Modelo Sismo tectónico del
Territorio Colombiano, Ficha 56, Terremoto Páez, documento de Word, Colombia.
INGEOMINAS, http://www.ingeominas.gov.co/, Proyecto: Desarrollo del Modelo Sismotectónico del
Territorio Colombiano, Ficha 53, Atrato Medio, documento de Word, Colombia.
INGEOMINAS, UNICAUCA, UNIANDES, UNIVALLE, IGAC, CVC, ISA, SENA, Instituto Geofísico
de los Andes Colombianos, "El sismo de Popayán del 31 de marzo de 1983", Colombia, febrero de
1986.
Instituto Panamericano de Geografía e Historia, Revista geofísica número 25 julio – diciembre 1986,
Colombia, 1986.
International Disaster Institute, artículo "Medical aspects of the "El Ruiz" avalanche disaster, Colombia",
Revista Disasters. Volume 10, N. 2, Londres, 1986.
International Disaster Institute, artículo "who bears the cost of natural disasters? - an Australian case
study", revista Disasters. Volume 4, N. 2, Londres, 1980.
Inventario y sistematización de los desastres naturales reportados en los municipios del departamento de
Antioquia, exceptuando los municipios del Valle de Aburrá, entre 1920 y 1999, archivo de Acrobat
reader.
Iragorri Hormaza, Aurelio y Santacruz Caicedo, Fernando: “El Iter Legislativo”, Editorial Artes, 1996.
La Red, Terremotos en el trópico húmedo, editor Andrew Maskrey, Colombia, septiembre de 1996.
La Red, Desastres y sociedad – especial: Las explosiones de Guadalajara, revista No. 1, Colombia,
noviembre de 1993.
1-124
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Lavell, Allan y Franco, Eduardo, "Estado, Sociedad y Gestión de los Desastres en América Latina, en
Busca del Paradigma Perdido", La RED, 1996.
Lavell, Allan, "The Impact of Disasters on Development Gains: Clarity or Controversy", FLACSO y LA
RED, Julio de 1999.
López Garcés, Carlos Alfredo, Consultor - Nasa Kiwe, "Análisis descriptivo del medio ambiente en
Tierradrento", Popayán, Abril de 1995.
Lozano E, Ignacio y Ramos F., Jorge, “Análisis sobre la incidencia del impuesto del 2x1000 a las
transacciones financieras” www.banrep.gov.codocumftpborra143.pdf
Maldonado Villalba, Diana y Reyes Moncada, Juan Felipe, Políticas de atención a población damnificada
por efectos de desastre: un estudio comparado Armenia – México – Kobe, tesis de grado facultad de
economía Universidad del Externado, Bogotá – Colombia, 2003.
Metrovivienda, "Estimación del efecto de Metrovivienda sobre el bienestar de la población de Bogotá",
Estudio CEDE Universidad de los Andes, Bogotá, diciembre de 2003.
Meyer, Hansjürgen y Rodríguez, Efraín, "Prevención de Tsunami en costa de manglar-Tumaco,
Colombia", Artículo en Colombia Pacífico tomo II, sin fecha.
Meyer, Hansjürgen, Wilches-Chaux, Gustavo y Velázquez, Andrés, "La Costa Brava, catástrofes
naturales, vulnerabilidad y desastres en la costa del Pacífico", Artículo en Colombia Pacífico tomo II,
sin fecha.
Ministerio de Desarrollo Económico, "Decreto Número 1515 del 11 de agosto de 200", Colombia, agosto
de 2000.
Municipio de Popayán, secretaría de Planeación, "Sector Histórico - Popayán acuerdo 15 de 1984, Código
de construcciones y urbanizaciones Popayán", Popayán, Septiembre de 1985.
Office of the United Nations, Disaster Relief, UNDRO NEWS, "Ruiz: a Sleeping Giant Awakes", Suiza,
Noviembre - diciembre de 1985.
Oficina Panamericana Sanitaria, Boletín No 18. Preparación para casos de Desastre en las Américas,
"Colombia, reconstrucción en Popayán (SENA)", Washington, Enero de 1984.
Organización Panamericana de la Salud, Crónicas de desastres n. 4 erupción volcánica en Colombia
noviembre 13, 1985, Colombia, 1986.
Orozco, Sandra, "Impacto físico y socio-económico del sismo de junio de 1994 en la zona de Belalcázar
(municipio Páez, Cauca)" Tesis de grado, Universidad del Cauca, facultad de ciencias naturales,
exactas y de la educación área geográfica, Popayán, diciembre de 1995.
Paulsen de Cárdenas, Alba y Cárdenas Giraldo, Camilo, CORPREVER Corporación para la Prevención
de riesgos del Desarrollo y Red de Desarrollo Sostenible de Colombia, http://www.rds.org.co,
1-125
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
"Reasentamiento Poblacional Forzoso Originado en Riesgos o Desastres Asociados con Fenómenos
Naturales, Caso Armero y el Volcán Arenas del Nevado del Ruiz", Bogotá, septiembre de 1998.
Peralta, Henry; Arellano, Jorge; Leusson, Andrés; Quiñónez, Johanna; Camacho, Robin; Llanos, Lina y
Mendoza, Jorge, Evaluación de la vulnerabilidad física por terremotos y sus fenómenos asociados en
poblaciones del litoral de Nariño, el Osso, documento de acrobat reader, Colombia.
Periódico La Patria artículo sobre el terremoto del 23 de noviembre de 1979
http://www.lapatria.com/php/ver_noticia.php?noticia=22469&seccion=2&fecha=2004-10-24.
-
PNUD Colombia, “Eje Cafetero – Un pacto por la región”. Publicación PNUD (Junio 2004).
PNUD, “Informe Regional de Desarrollo Humano – Eje Cafetero: Un pacto por la Región”. Bogotá, Junio
2004.
Presidencia de la República de Colombia, DNP, FOREC, BID, Banco Mundial, PNUD, USAID, El
resurgir del eje cafetero lecciones de la reconstrucción física y social, Bogotá, diciembre de 2002.
Presidencia de la República de Colombia, Ministerio de Relaciones Exteriores de Italia, Nosotros la gente
del volcán, Colombia, abril de 1988.
Puerto Chávez, Fernando, Consultor - Nasa Kiwe, "Análisis descriptivo de los principales indicadores de
morbilidad y mortalidad en los municipios de Páez e Inza afectados por el desastre del 6 de junio",
Popayán, Abril de 1995.
Ramírez J. E., Goberna J. R., "Terremotos colombianos de noviembre 23 y diciembre 12 de 1979,
informe preliminar", Publicacion del Instituto Geofisico de los Andes Colombianos, Universidad
Javeriana, Seria A: Sismologia, N45, Bogota, 1980. Bogotá, 1980.
Ramírez Romero, Enrique, "Quebradablanca, 30 años", artículo en Anales de Ingeniería, segundo
trimestre de 2004.
Rappaport, Joanne, "Cambio dirigido, movimiento indígena y estereotipos del indio: el estado
colombiano y la república de los paeces", University of Maryland.
RESURGIR, Aspectos médicos de la catástrofe volcánica del Nevado del Ruiz, Colombia, 1989.
Revista de estudios Sociales No. 6, "La segunda organización" VOCES, Armenia, junio de 1999.
Revista Sistema 1.044, "Diez años después de Armero", Noviembre 1995 - enero 1996.
Ruiz, Carlos Ariel, Fundación para la comunicación popular FUNCOP - CAUCA, "Droga, Amapola y
Desastre", Popayán, noviembre de 1995.
Saavedra A., Maria del Rosario, Desastre y riesgo, Cinep, Colombia, 1996.
1-126
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Sarmiento Prieto, Juan Pablo y Stuart Olson, Richard. "Guns, drugs, and disaster: Cauca/ Huila,
Colombia, 1994". Artículo en International Journal of Mass Emergencies and Disasters, volumen 13.
Agosto de 1995.
Sarria Molina, Alberto, "El sismo de Popayán marzo 31 de 1983, informe general preliminar", Colombia,
abril de 1983.
Secretaría de Información y Prensa de la Presidencia de la República, El volcán y la avalancha 13 de
noviembre de 1985, Colombia, julio de 1986.
Secretaría de Obras Públicas, Departamento de Cundinamarca, "Convenio fundación privada compartir San Cayetano, un nuevo amanecer", Bogotá, 2001.
SENA Centro de formación ambiental, "Tolima, tierra de volcanes, Convenio SENA - Resurgir", Ibagué,
Enero de 1987.
Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres de Colombia SNPAD, Conferencia
interamericana sobre reducción de los desastres naturales experiencias nacionales, Memorias tomo III,
Colombia, septiembre de 1994.
UNDRO, UNESCO, Manejo de emergencias volcánicas, Colombia, enero de 1991.
UNICEF, Universidad del Cauca - servicio seccional de salud del Cauca, "Yu´ce´", Popayán, 1998.
Universidad de los Andes, Desastres, revista de estudios regionales y urbanos Territorios, número 3,
Colombia, 2000.
Universidad Nacional de Colombia y Red de Solidaridad Social, Serie “Armenia – Enfoques de la
Reconstrucción” (5 tomos). Armenia, diciembre 2002.
Uribe Botero, Eduardo en “El Resurgir del Eje Cafetero: Lecciones de la reconstrucción física y social”.
2002. Silena Méndez (ed.). DNP, PNUD.Bogotá.
Wilches-Chaux, Gustavo, La reubicación de San Cayetano, Gobernación de Cundinamarca –
Universidad de los Andes – DNPAD, Colombia, 2000.
Wilches-Chaux, Gustavo, "Caso de estudio: El programa de reconstrucción desarrollado en Popayán por
una institución de formación profesional, conferencia internacional sobre implementación de
programas de mitigación de desastres, Kingston (Jamaica)", SENA, dirección del programa de
reconstrucción, Popayán, Octubre de 1984.
Wilches-Chaux, Gustavo, "cuadro comparativo terremotos: Popayán, Páez y Eje cafetero", archivo de
Word.
Wilches-Chaux, Gustavo, "Derechos de personas y comunidades afectadas por desastres", archivo de
Word.
1-127
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Wilches-Chaux, Gustavo, "El terremoto de armenia: los primeros meses vistos un año después",
documento de Word, Colombia, enero 25 del 2000.
Wilches-Chaux, Gustavo, "En el borde del caos", Colombia, 2000.
Wilches-Chaux, Gustavo, "Herramientas para la crisis desastre, ecologismo y formación profesional",
SENA, Popayán, Colombia, 1989.
Wilches-Chaux, Gustavo, "Sistematización de experiencias de la Corporación Nasa Kiwe en la
generación de un proceso de desarrollo sostenible como columna vertebral de la recuperación de las
comunidades afectadas por el desastre del Páez (terremoto y avalancha del 6 de junio de 1994)",
Popayán, 1996.
Wilches-Chaux, Gustavo, Recopilación personal de artículos de los Diarios Oficiales, sobre el terremoto
de Popayán.
Wilches-Chaux, Gustavo, Recopilación personal de artículos de los Diarios Oficiales, sobre el terremoto
de Tierradentro.
Wilches-Chaux, Gustavo, Recopilación personal de artículos de los Diarios Oficiales, sobre el Volcán
Galeras en1989.
Wilches-Chaux, Gustavo, Wilches-Castro, Simón, FOREC, "Ni de riesgos! Herramientas sociales para la
gestión del riesgo", cartilla, Colombia, 2001.
www.prevencionyseguridad.org/desastres%20histiricos.htm, Documento: desastres naturales históricos
siglo XI al XIX, Archivo de Word.
1-128
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
ANEXO 1.1 CUADRO COMPARATIVO DE LOS DESASTRES SELECCIONADOS
EVENTO
Fecha
Área de influencia
Carácter
Efectos en la
población
Detalle
Directa
Indirecta
Municipios
Departs.
Muertos y
desapareci.
Heridos
Afectados
Amenazas
concatenadas
Pérdidas
Fase de
reconstrucción
Directas
Indirectas
Años
Terremoto de Popayán
Erupción del Ruiz
Sismo Atrato Medio
Marzo 31/83
1.033 km2
2.550 Km2
12
Cauca (12)
noviembre 13/85
422 km2
2.697 km2
17
Tolima (13)
Caldas (4)
Octubre17-18/92
18.187 Km2
39.396 km2
33
Antioquia (30)
Choco (3)
Terremoto de
Tierradentro
Junio 6 de 1994
5.000 km2
10.000 Km2
15
Huila (6)
Cauca (9)
287
23.500 – 28.000
26
1.091
7.248
100.000 a 150.000
Réplicas: Registro de
varios centenares de
réplicas, de las cuales
solo se analizaron 184,
correspondientes a las
registradas entre los días
12 y 30 de abril de 198.
4.970
200.000
Deshielos, formación de
lahares, avalancha de
lodo, barro, piedras y
rompimiento represa.
80
28.500
207
28.569
Cadenas de sismos que
unida comportamiento
hidrometeorológico
previo produjeron: un
avalanchas o flujos de
escombros;
deslizamientos o
derrumbes.
8.523
Más de 550.000
Temporada invernal,
Réplica grande a las
5:00 PM de 01/25/99
y deslizamientos
26.620.389.000
3.229.000.000
3
22.700.000.000
12.240.000.000
9
30.833.500.000
124.176.000.000
4
11
2,356.224.000.000
438.823.100.000
3
Réplicas (1,000)
algunas alcanzaron
magnitudes
superiores a 4.7;
Deslizamientos en
vertientes de algunos
afluentes, licuación
de suelos,
represamiento de ríos
por delizamenientos,
avalanchas e
inundaciones.
Terremoto del Eje
Cafetero
Enero 25/99
107 km2
1.360 km2
28
Caldas (1)
Quindío (12)
Valle del Cauca (9)
Risaralda (4)
Tolima (2)
1.185
1-129
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
EVENTO
Respuesta estatal
Leyes y decretos
expedidos
Detalle
Terremoto de Popayán
Creación de la
Corporación para la
Reconstrucción y el
Desarrollo del CaucaCRC.
Ley 11/23 junio 1983 –
Estímulos Tributarios;
Decreto-ley 1547/84Fondo Calamidades
Erupción del Ruiz
Creación de la
Corporación
RESURGIR
Decreto 3406/85 –
creación de
RESURGIR; Ley
3930/85, 2606/85 y
1282/87 – Declaración
de Emergencia
Económica;
Ley 44/87- liberó los
impuestos de
importación.
Sismo Atrato Medio
Coordinada por la
Dirección Nacional
para la Prevención y
Atención de
Desastres.
Se acogieron al
Decreto 919/89 que
reglamenta el
SNPAD.
Terremoto de
Tierradentro
Creación de la
Corporación Nasa Kiwe
Terremoto del Eje
Cafetero
Creación del FOREC
Se acogió al Artículo 215
de la Constitución
Nacional - “emergencia
ecológica”; Decreto
1178/94 – Declaración del
estado de emergencia;
Decreto 1179/94 - se crea
la Corporación
CORPOPAECES; Decreto
1185/94 - expropiación de
predios; Decreto 1252/94 Autoriza al Gobierno
Nacional para adoptar
provisionalmente la planta
de personal de la
corporación creada;
Decreto 1263/94 - cambio
de nombre de la
corporación a NASA
KIWE; Decreto 1264/94 exenciones en materia de
impuestos sobre la renta y
complementarios;
Ley Páez 218/95 “Paraíso
Tributario”
Se acogió al Artículo
215 de la Constitución
Nacional; Decreto
182/99 - declara
situación de desastre y
define responsables
para las labores de
recuperación; Decreto
195/99 - estado de
emergencia económica,
social y ecológica;
Decreto 196/99 - dictan
disposiciones para hacer
frente a la calamidad
pública; Decreto 197/99
- crea FOREC; Decreto
198/99 - adiciona el
Presupuesto General de
la Nación; Decreto
199/99 - nombran los
Miembros del Consejo
Directivo del FOREC;
Decreto 223/99 –
incluye al municipio de
Génova en los
afectados; Decreto
258/99 - descuentos por
donaciones; Decreto
812/99 - reglamenta la
compensación a las
entidades territoriales
afectadas; Decreto
1-130
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
814/99 - censo de
inmuebles urbanos
afectados; Decreto
1550/99 - establecer las
entidades oficiales
habilitadas para recibir
donaciones; Decreto
2316/99 - finalización
del levantamiento de la
información del Censo
de Inmuebles afectados;
Decreto 1752/99 condiciones para
acreditar la calidad de
poseedor para acceder a
los beneficios
establecidos en los
Decretos 196 y 350 de
1999; Decreto 111/02 se ordena su liquidación
del FOREC.
Leyes y decretos
expedidos
(continuación)
Otros aspectos
Alto valor patrimonial e
importancia histórica
Alto valor de la
producción agrícola
Evento
desencadenante
Sismo de magnitud 5.5
en la escala de Richter,
18 segundos de duración,
epicentro a pocos
kilómetros al occidente
de Popayán, profundidad
de 12 a 15 Km., por
desplazamiento de la
falla Rosas – Jumito del
sistema Romeral
Erupción del cráter
Arenas del Volcán
Nevado del Ruiz,
provocando
descongelamiento del
8% aprox. Del casquete
de hielo de la parte alta
del volcán, avalancha
que se canaliza por los
ríos y desemboca en
Armero y Chinchiná.
Impacto ambiental y
utilización del
SNPAD
Sismos (2) de 6.6.
(oct. 17) y 7.2 (oct.
18) en la escala de
Richter, 32 Km. de
profundidad,
epicentro en las
cabeceras de los ríos
Coredó y Murindó,
por desplazamiento
de la falla Murindó.
Importancia
arqueológica y
antropológica
Sismo de magnitud 6.4
en la escala de Richter,
10 Km. De
profundidad, epicentro
cerca de Dublín
(municipio Páez –
Cauca).
Impacto urbano,
efectos en vivienda e
infraestructura
Sismo de magnitud
6.2 grados en la
escala de Richter,
duración 20
segundos, 35 Km. De
profundidad,
epicentro en el
municipio de
Córdoba – Quindío a
11 Km. Del sureste
de Armenia.
1-131
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
EVENTO
Detalle
Terremoto de Popayán
Erupción del Ruiz
Sismo Atrato Medio
Exposición y
factores de
vulnerabilidad
Ubicación de Popayán en
una zona de numerosas
fallas activas; estado
deficiente de las
edificaciones del centro
histórico; reformas
hechas al interior de las
edificaciones que las
debilitaron;
pavimentación de las
calles antes empedradas
del centro histórico;
Construcciones sobre
rellenos antrópicos;
carencia de estructuras
sismorresistentes en
vivienda rural.
Armero ubicada en la
boca del abanico de
flujos de lodo que forma
el río Lagunilla;
Chinchiná ubicada a
orillas de ríos que nacen
en el nevado;
producción agrícola que
atrajo asentamientos en
zonas de riesgo;
vulnerabilidad social,
política e institucional,
desconocimiento de la
amenaza; problemas de
comunicación entre las
entidades que
enfrentaban la crisis
volcánica.
La respuesta
comunitaria
Por la situación anterior
al terremoto de déficit de
vivienda, se generó
después del evento un
movimiento popular de
invasión de predios, de
20 a 30 mil personas
algunas atraídas por la
“bonanza sísmica”.
La comunidad se excluyó
de los procesos de
planeación y
reconstrucción, se creía
que no estaban en
condiciones de participar
por el trauma que les dejó
el desastre, los afectados
construyeron 20
organizaciones para
representarlos pero no se
pusieron de acuerdo entre
si; Creación de
organizaciones que no
dieron resultado,
movilizaciones y
protestas.
En los alrededores de
la población de
Mutatá, se habían
producido lluvias
intensas y continuas
durante 24 horas
anteriores a los
sismos. Zona en
general de viviendas
de adobe y tapia,
mampostería no
reforzada ni
confinada. La
población de
Murindó se inundó
por el debordamiento
del río Atrato. Fue
reubicada después.
Existían bajos niveles
de organización entre
la comunidad
campesinas y afro
colombianas
afectadas antes del
desastre. Las
comunidades
indígenas se trataron
aparte.
Terremoto de
Tierradentro
Hola invernal,
montañas saturadas de
agua, topografía del
terreno,
sobreexplotación de los
suelos, deforestación,
pérdida de controles
culturales en la relación
comunidad - medio
ambiente. Viviendas de
poca capacidad y
resistencia ante los
sismos, aunque la
mayoría de las
afectadas fueron
destruidas por
deslizamientos y el
flujo de escombros.
Fuerte organización en
las comunidades
indígenas, la
participación de las
comunidades afectadas
fue importante tanto en
la toma de decisiones
como en las acciones
implementadas.
Terremoto del Eje
Cafetero
Construcciones en
laderas en terrenos
que no ofrecen
estabilidad sobre
rellenos antrópicos,
construcciones sin
mantenimiento,
cimentación
inadecuada, mezcla
de materiales;
vivienda informal y
edificios sin
capacidad
sismorresistente;
ingobernabilidad,
depresión económica
y social entes del
terremoto.
En el FOREC no
hubo instancias
formales para la
participación de las
comunidades
afectadas en los
procesos de decisión.
1-132
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
EVENTO
Detalle
Valor de las
intervenciones
emergencia y
rehabilitación
Valor de las
intervenciones
reconstrucción
Popayán (1983)
Armero (1985)
Atrato Medio (1992)
Tierradentro (1994)
Eje Cafetero (1995)
Terremoto de Popayán
Erupción del Ruiz
Sismo Atrato Medio
$ 1.874.650.000
$ 2.093.094.338
$ 935.495.000
Terremoto de
Tierradentro
$ 5.445.664.031
$ 14.039.915.753
$ 51.112.760.438
$ 10.016.000.000
$ 107.196.934.426
Terremoto del Eje
Cafetero
$ 79.065.000.000
$ 1.505.262.000.000
(1.00 US$ = $ 79)
(1.00 US$ = $ 142)
(1.00 US$ = $ 681)
(1.00 US$ = $ 827)
(1.00 US$ = $ 1.757)
1-133
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
ANEXO 1.2
BREVE DESCRIPCIÓN DE LOS PRINCIPALES DESASTRES
TERREMOTO DE MANIZALES/PEREIRA (23 DE NOVIEMBRE DE 1979)
1. El evento desencadenante
El Centro Nacional de Información de Terremotos (NEIS) del U.S. Geological Survey, ubicó el
sismo en los límites del Chocó y el Valle del Cauca, en 4.80N x 76.23 W y un foco de 106 Km.
de profundidad. El evento tuvo una Magnitud Richter 6.3 y la intensidad en la escala modificada
de Mercalli de VIII en Manizales y Pereira, VII en Armenia, Quibdó y Medellín, VI en Cali y V
en Bogotá. Adicionalmente, el sismo no solo fue sentido en Colombia, sino también en el Istmo
de Panamá, en el occidente de Venezuela y el norte de Ecuador (2). En otros reportes se indica
que el sismo fue de 6.5 de Magnitud Richter, siendo Manizales la ciudad más afectada (3).
2. Los efectos inmediatos
Se conoce que “tuvo carácter destructor en el centro occidental del país en una rica y poblada
zona del río Cauca, incluyendo a las dos cordilleras, que recogen agua desde el Cali en el sur
hasta Santafé de Antioquia al norte. Las ciudades más afectadas en lo que a pérdidas humanas y
materiales se refiere fueron Manizales, Pereira, Armenia, pero sufrieron proporcionalmente todas
las poblaciones de estos ddepartamentos en el norte del Valle y al sur de Antioquia y Chocó. La
zona occidental del epicentro entre la cordillera occidental y el Pacífico es poco habitada” (2).
Según datos tomados de la base de datos DesInventar, los efectos del sismo serían 27 muertos,
262 heridos, 160 afectados, 484 viviendas destruidas y 406 damnificados. Adicionalmente,
indica que hubo deslizamientos en diferentes municipios y se derrumbó la parte alta de una
iglesia en el municipio de Antioquia (Antioquia). Por otra parte indica que los municipios
afectados fueron 24 en cuatro de departamentos:
ƒ
ƒ
ƒ
ƒ
Antioquia (6 municipios): Antioquia, Valparaíso, Jericó, Andes, Santa Bárbara y Támesis
Caldas (11 municipios): Manizales (Un deslizamiento, 4 a 6 muertos, 35 heridos y 203
viviendas destruidas), Supia, Salamina, Aranzazu, Marmato, Aguadas, Neira, Palestina,
Villamaría, Riosucio y Chinchiná.
Quindío: Armenia con 1 muerto, 60 heridos y 60 afectados.
Risaralda (6 municipios): Pereira Un deslizamiento afectando 1 Km. de vía, además 9
muertos, 116 heridos, 36 viviendas destruidas y 360 damnificados, Pueblo Rico, Dos
Quebradas, La Celia, Santa Rosa de Cabal y La Virginia. (1)
1-134
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
3. La respuesta estatal
Antes del sismo el Gobierno Nacional en julio 16 de 1979 había aprobado la directiva
gubernamental 01 de 1979 con carácter permanente, por medio de la cual se crearon los Comités
Locales y Regionales de Emergencia, dirigidos por la primera autoridad político-administrativa
del lugar y coordinados por la Defensa Civil Colombiana, con la misión de atender a su nivel
situaciones de emergencia de origen natural o artificial. Por lo tanto éstas debieron ser las
encargadas ó responsables en primera instancia de atender el desastre ocurrido. Sin embargo, y a
raíz de la intensificación del período invernal y del terremoto, el Gobierno Nacional publicó el
decreto 2901 del 26 de noviembre de 1979 creando el Comité Nacional de Emergencia dirigido
por el Presidente de la República y como miembros todos los Ministros, el director de la Defensa
Civil y la Cruz Roja, Este comité tenía dos grupos uno de emergencia para atención inmediata y
otro de planeación y reconstrucción con la misión de recuperar la normalidad en las áreas
afectadas (4).
No se realizó un programa de reconstrucción formal, sin embargo el desaparecido Banco Central
Hipotecario promovió un programa de refinanciación de los créditos para vivienda. Esto
permitió apoyar a aquellas personas que tenían crédito vigente para recibir nuevos recursos para
realizar las reparaciones de las construcciones.
4. Estimaciones de pérdidas y costos
Se ha estimado que el terremoto de 1979 dejó pérdidas por 27.9 millones de dólares siendo el
departamento más afectado Caldas (Manizales donde varios edificios colapsaron y hubo muchos
daños en estructuras de mediana altura media) (3).
5. Principales fuentes consultadas
(1) Base de datos DesInventar.
(2) INGEOMINAS, http://www.ingeominas.gov.co/, Proyecto: Desarrollo del Modelo Sismo
tectónico del Territorio Colombiano, Ficha 45, Terremoto Tumaco, documento Word,
Colombia.
(3) Periódico La Patria artículo sobre el terremoto del 23 de noviembre de 1979 http://www.lapatria.com/php/ver_noticia.php?noticia=22469&seccion=2&fecha=2004-10-24
(4) Ramírez J. E., Goberna J. R., "Terremotos colombianos de noviembre 23 y diciembre 12 de
1979, informe preliminar", Publicación del Instituto Geofísico de los Andes Colombianos,
Universidad Javeriana, Seria A: Sismología, N45, Bogota, 1980. Bogotá, 1980.
1-135
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
TERREMOTO DE TUMACO - (12 DE DICIEMBRE DE 1979)
1. El evento desencadenante
El epicentro fue frente a la ciudad de Tumaco a una profundidad de 33 Km. Su magnitud fue de
7.9 en la escala de Richter. Se registró en Bogotá a las 3:00 de la madrugada. Se sintió en todo el
país, lo mismo que en Ecuador, Panamá y el oeste de Venezuela hasta Caracas (3).
2. Los efectos inmediatos
Tres fenómenos asociados: vibraciones fuertes del terreno, licuación de suelos y tsunami (altura
de 5 a 6 m de la ola (3)). Las vibraciones fueron tan fuertes que nadie podía permanecer en pie.
Durante el terremoto de 1979 se presentaron hundimientos del terreno hasta de 80 cm. (Isla
Gorgona) siendo el menor hundimiento (15-30 cm) el de la población de Tumaco.
Adicionalmente, la población San Juan de la Costa, desapareció por el impacto del tsunami y se
asentó detrás de la barra de arena donde se localizaba el antiguo San Juan. También desapareció
de la isla El Guano y se generó un cambio en la playa de la isla El Morro por los efectos de la
acción del mar. (2) Esa misma noche surgió en el Caribe una pequeña isla de 30 m de longitud,
5m de ancho y 7m de altura a uno 300 m de la costa de Punta Canoa, distante 40 Km. de
Cartagena y 1.110 Km. de Tumaco (3), sin embargo no se considera que tenga relacion alguna.
Según Meyer (1990), los sismos generados en la fuente cercana en los años de 1906 y 1979 son
considerados, entre los eventos más grandes del siglo pasado cuyo impacto abarcó, en el primer
caso, toda la costa colombiana y en el segundo causó una importante destrucción en los
departamentos de Nariño, Cauca y una parte del Valle del Cauca (2).
En el Charco las vibraciones causaron la destrucción de una plataforma de concreto sobre pilotes
bajo en la que se encontraban muchos pobladores que llegaban de madrugada con mercancías a
la población, esperando el mercado de ese día, la mayoría de ellos murieron (2).
Se presentaron daños materiales a lo largo de la costa desde Tumaco (Nariño) hasta Guapi
(Cauca) sumamente graves y hacia el interior los daños fueron considerablemente menores.
Entre las poblaciones severamente perjudicadas están Tumaco, San Juan de la Costa, El Charco
(casi el 90% de las construcciones sufrieron daños importantes o fueron destruidas (1)),
Mosquera, Cuerval, Currupí, Vuelta Larga y Sequihonda. En Tumaco en total fueron destruidas
y averiadas 1.146 viviendas, y además hubo 36 muertos, un centenar de heridos y 115
desaparecidos. El total de pérdidas humanas se acerca a 600(3).
La Defensa Civil estimó las siguientes cifras: en el departamento de Nariño 452 muertos, 1.011
heridos, 95 desaparecidos, 3.081 casas destruidas y 2.119 casas averiadas; en el departamento
del Cauca 2 muertos, 36 heridos, 30 desaparecidos, 18 edificios averiados, 459 casas destruidas y
384 averiadas (3).
1-136
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
3. La respuesta estatal
El apoyo para las personas afectadas fue orientado por la primera dama doña Nidia Quintero de
Turbay (nació así la Corporación Solidaridad por Colombia). El apoyo consistió en menajes y
elementos básicos de subsistencia para los afectados. La localización temporal de las personas
posteriormente en zonas de baja mar se convirtió en un asentamiento humano marginal que hoy
corresponde a la zona de mayor riesgo. Se puede decir que la atención de emergencias en ese
entonces se caracterizó por la “caridad pública”; las responsabilidades del Estado no se habían
hecho explícitas pues la legislación en el tema era apenas incipiente.
4. Estimaciones de pérdidas y costos
Para el DNP los daños totales tanto en carreteras y servicios públicos como en viviendas
asciendieron a unos $710 millones (Tumaco – 435 millones; Barbacoas – 40 millones; Guapi –
75 millones; otros municipios – 160 millones) (3). Adicionalmente hubo otros daños como la
gran cantidad de peces y especies marinas que sufrieron las consecuencias del evento, no
cuantificables (3).
El DNP realizó el “Plan de Acción Urbana y Regional- Costa Pacífica de Nariño y Cauca”, que
fue presentado al Banco Interamericano de Desarrollo, para sustentar la solicitud de crédito del
Fondo de Operaciones Especiales –F.O.E. – por la suma de 15 millones de dólares. Este plan se
extendía a los municipios de Tumaco, Francisco Pizarro, El Charco, Santa Bárbara, Mosquera,
Olaya Herrera, Barbacoas, Maguí, Roberto Payán, Guapi e Iscuandé (3).
5. Principales fuentes consultadas
(1) Herd, Darrell; Youd, T. Leslie; Meyer, Hansjürgen; Arango C., Jorge Luis; Person, Waverly
J. y Mendoza, Carlos, "The Great Tumaco, Colombia earthquake of 12 december 1979",
Artículo en Science American Association for the Advancement of Science Volumen 211
Número 4481, enero de 1981.
(2) Peralta, Henry; Arellano, Jorge; Leusson, Andrés; Quiñónez, Johanna; Camacho, Robin;
Llanos, Lina y Mendoza, Jorge, Evaluación de la vulnerabilidad física por terremotos y sus
fenómenos asociados en poblaciones del litoral de Nariño, el Osso, documento de acrobat
reader, Colombia.
(3) Ramírez J. E., Goberna J. R., "Terremotos colombianos de noviembre 23 y diciembre 12 de
1979, informe preliminar", Publicación del Instituto Geofísico de los Andes Colombianos,
Universidad Javeriana, Seria A: Sismología, N45, Bogota, 1980. Bogotá, 1980.
1-137
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
TERREMOTO DE CÚCUTA - (OCTUBRE 17 DE 1981)
1. El evento desencadenante
Sismo de 5.5 Magnitud Richter que se sintió en la zona norte del departmento de Norte de
Santander, causado daños en la región limítrofe entre Colombia y Venezuela. Su epicentro fue
ubicado cerca de la ciudad de Cúcuta a una profundidad de unos 60 km. Fue registrado y ubicado
por NEIS, FUNVISIS y el Instituto Geofísico de los Andes. Se considera que la ubicación más
consistente fue la de NEIS.
2. Los efectos inmediatos
Este sismo causó 5 muertos en Cúcuta y 40 heridos. La intensidad en la Escala Modificada de
Mercalli en San Gil a unos 170 Km fue de III a IV.
Según informes de la Defensa Civil se evaluaron daños en 2301 viviendas, de las cuales 709
fueron totalmente destruidas, 829 parcialmente afectadas y el resto presentaron averias ligeras,
sin embargo en general se indica que el 80% de las construcciones de la ciudad sufrio daños
menores. Este sismo recordó que la ciudad de Cúcuta fue destruida el 18 de mayo de 1885,
evento en que murieron 400 personas.
3. La respuesta estatal
La Defensa Civil realizó la atención inmediata y evaluó los daños ocurridos en las
construcciones. Realizó el inventario y registro de los daños. Las autoridades municipales no
pudieron enfrentar el problema de la reparacións pos-terremoto por falta de recursos
económicos. No hubo ningún proceso formal de reconstrucción y reparación.
4. Estimaciones de pérdidas y costos
El costo de los daños se estimó en 35 millones de pesos en edificaciones educativas, 33.7
millones en edificos públicos y 147 millones en viviendas. Esto equivale a 5 millones de dólares
con una tasa de cambio de 45 pesos. Los daños se concetraron en edificaciones antiguas en las
cuales habitan personas de muy bajos recursos. Los daños en las estructuras de concreto fueron
menores.
5. Principales fuentes consultadas
(1) Sarria, Alberto; Bernal, Carlos E. “El temblor de Cúcuta del 17 de octubre de 1981, Reporte
de Campo No. 1”, Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica. Abril 1982.
1-138
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
TERREMOTO DE POPAYÁN - (31 DE MARZO DE 1983)
1. El evento desencadenante
El 31 de marzo de 1983, a las 8:15 de la mañana, se produjo un terremoto de magnitud 5.5 en la
escala de Richter con epicentro a pocos kilómetros al occidente de la ciudad de Popayán (capital
del Departamento del Cauca) y con una profundidad de 12 a 15 kilómetros (“superficial”),
debido al desplazamiento de la falla Rosas-Julumito, perteneciente al sistema Romeral. En
Popayán se registraron intensidades hasta de grado IX en la Escala Modificada de Mercalli.
2. Los efectos inmediatos
El terremoto afectó el municipio de Popayán y 11 municipios más (165 veredas), con un área
total aproximada de 2.550 km2.
En Popayán causó daños considerables en el llamado “centro histórico” de la ciudad (incluyendo
la destrucción casi total de antiguos templos, monumentos y otros lugares de interés histórico,
muchos de ellos pertenecientes a la lista de bienes del patrimonio nacional). Después de
Popayán, el núcleo urbano más afectado fue Cajibío, situado a unos 20 kilómetros al norte de la
zona epicentral. También sufrieron daños de menor intensidad otros 34 municipios del
departamento del Cauca.
3. La respuesta estatal
Tres meses después del terremoto se expidió la Ley 11 del 23 de junio de 1983 mediante la cual
se creó la Corporación para la Reconstrucción y el Desarrollo del Departamento del Cauca
(CRC), se establecieron estímulos tributarios para la creación de nuevas empresas industriales,
comerciales, agropecuarias y mineras que se establecieran en la zona de desastre (estímulos que
por distintos factores no produjeron efectos reales), y se le otorgaron facultades extraordinarias
al Presidente de la República para expedir normas tendientes a la reconstrucción de la zona
afectada, y para crear y poner en funcionamiento el Fondo Nacional de Calamidades, lo cual se
llevó a cabo posteriormente mediante Decreto-ley 1547 de 1984.
4. La respuesta comunitaria
Al caerse o afectarse muchas de las unidades unifamiliares que albergaban dos o más familias en
situación de hacinamiento, se produjo un movimiento popular que en pocas horas se apoderó de
un gran número de predios que rodeaban la ciudad y de algunos dispersos en el interior de la
misma, en un proceso de invasiones (se piensa que algunas de ellas previamente planificadas),
que a los pocos días del evento habían erigido una nueva ciudad, construida con materiales
precarios (cartón, madera, guadua, techos de zinc, cartón embreado o asbesto cemento), o con
materiales recuperados de las edificaciones colapsadas (puertas, ventanas, tejas, etc.).
1-139
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
La Corporación para la Reconstrucción y el Desarrollo del Cauca CRC (hoy Corporación
Autónoma Regional del Cauca), procedió a negociar y a adquirir los predios invadidos por los
nuevos pobladores, e instituciones hoy desaparecidas como el Banco Central Hipotecario, el
Instituto de Crédito Territorial y la Caja de Crédito Agrario, principalmente, abrieron líneas de
crédito con bajos intereses y largos plazos para financiación de vivienda en los sectores
populares. El Servicio Nacional de Aprendizaje SENA lideró un proceso de autoconstrucción
comunitaria a través del cual las mismas familias afectadas repararon o construyeron cerca de
tres mil casas, tanto en los barrios destruidos como en los nuevos asentamientos.
5. Estimaciones de pérdidas y costos
Concepto
Valor US$
% PIB
Daños
377.840.367
0,97%
Emergencia y rehabilitación
23.29.747
0,06%
Reconstrucción / Reposición
177.720.453
0,46%
Total:
579.290.566
1,49%
PIB de 1983 = $3.054.100 millones de pesos / 38.732 millons de dólares, US$ 1.0 = Col$ 79
6. Principales fuentes consultadas
(1) Corporación para la reconstrucción y el desarrollo del departamento del Cauca CRC,
Popayán… dos años después, Popayán – Colombia, marzo de 1985.
(2) Corporación para la reconstrucción del Departamento del Cauca - CRC, “Popayán, tres
años después, 1983 – 1986”, Ed. Universidad del Cauca, Popayán, Colombia, 1986.
(3) INGEOMINAS, “El sismo de Popayán del 31 de marzo de 1983”, Febrero de 1986.
(4) Sarria Molina, Alberto, El sismo de Popayán marzo 31 de 1983, informe general
preliminar, Colombia, abril de 1983.
(5) Wilches-Chaux, Gustavo, “Herramientas para la crisis desastre, ecologismo y formación
profesional”, SENA, Popayán, Colombia, 1989.
(6) Wilches-Chaux, Gustavo, Recopilación personal de artículos de los Diarios Oficiales,
sobre el terremoto de Popayán.
1-140
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
INUNDACIONES DEL SUR DEL ATLÁNTICO - (30 DE NOVIEMBRE DE
1983 Y 3 DE ENERO DE 1984)
1. El evento desencadenante
El 30 de noviembre de 1983 se produjo una ruptura de 60 metros en el terraplén de la margen
derecha del Canal del Dique (que une el río Magdalena con la bahía de Cartagena) y que parte en
el vértice sur del departamento del Atlántico. Los campesinos lograron controlarla, pero el 3 de
enero de 1984 se produjo un nuevo boquete de 120 metros de ancho, con profundidades hasta de
ocho metros.
2. Los efectos inmediatos
Los municipios y corregimientos de Manatí, Santa Lucía, Candelaria, Suan, Campo de la Cruz,
Carreto, Bohórquez, y Algodonal resultaron afectados por los aproximadamente 350 millones de
metros cúbicos de agua que cubrieron una extensión aproximada de 31.000 hectáreas. 5.136
familias con 36.000 personas quedaron damnificadas en sus viviendas y en su economía. 910
viviendas urbanas y 814 rurales, decenas de distritos de riego, canales y vías carreteables,
cultivos de pancoger y pastos de ganadería, jagüeyes, entre otros bienes, quedaron cubiertos por
el agua. Escuelas y colegios se utilizaron como albergues de emergencia, imposibilitando la
iniciación oportuna de las actividades escolares.
3. La respuesta estatal
El Estado se movilizó a través de las instituciones del sector agropecuario, de obras públicas, de
vivienda y de salud, y del SENA, cuya Regional del Atlántico adelantó un programa con el
objeto de fortalecer las organizaciones existentes en las comunidades afectadas, la conformación
de grupos comunitarios en donde no existieran, la formación de líderes y la capacitación técnica
de los afectados, en especial en cultivos que les permitieran recuperar su seguridad alimentaria y
su actividad económica en el corto plazo y en la producción de materiales de construcción y en
técnicas constructivas.
4. La respuesta comunitaria
Los principales obstáculos que afectaron a la comunidad fueron la ausencia de planes de
emergencia, el desempleo, el hacinamiento prolongado en los albergues, la desnutrición, el
peligro de epidemias, la escasez de agua potable, la falta de buenos servicios de comunicación, y
la demora en el inicio del año escolar por las razones expuestas. Contribuyeron favorablemente a
la recuperación de las comunidades los créditos de emergencia otorgados por las entidades
estatales y la reestructuración de los créditos vigentes o vencidos.
5. Principal fuente consultada
(1) Wilches-Chaux, Gustavo, "Herramientas para la crisis desastre, ecologismo y formación
profesional", SENA, Popayán, Colombia, 1989.
1-141
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
ERUPCIÓN DEL CRÁTER ARENAS DEL NEVADO DEL RUIZ Y
DESTRUCCIÓN DE ARMERO – (13 DE NOVIEMBRE DE 1985)
1. El evento desencadenante
El miércoles 13 de noviembre de 1985, tras cerca de un año de actividad volcánica
premonitoria1, entra en erupción en cráter Arenas del volcán Nevado del Ruiz, lo cual provoca el
descongelamiento de cerca del 8% del casquete de hielo cubre la parte alta del volcán. Dicho
descongelamiento, a su vez, produce una avalancha de piedras y lodo que se canaliza por los
cauces de los ríos Lagunilla y Azufrado (afluente del primero) y que va arrasando cuanto
encuentra en su trayecto que, en un recorrido relativamente corto, baja de 5.400 metros sobre el
nivel del mar (altura del volcán), a 580 msnm, altura media de la ciudad de Armero, situada en la
desembocadura del cañón del río Lagunilla, en donde la avalancha se abre para expandirse en
abanico sobre la zona. Dos explosiones del volcán se produjeron a las 3:06 pm. y otras dos más
fuertes a las 9:08 y 9:30 de la tarde del 13 de noviembre, pero los lahares o flujos de lodo apenas
alcanzaron la ciudad de Armero a las 11:35 de la noche.
2. Los efectos inmediatos
Asociados a la erupción se presentaron los siguientes fenómenos (amenazas concatenadas):
Deshielo en varias zonas de los flancos del casquete glacial del nevado, que junto con la lava y la
ceniza producto de la erupción y con incorporación de materiales rocosos de depósitos de baja
densidad existentes en las cabeceras de los ríos que nacen en el Volcán, originó lahares que
fluyeron decenas de kilómetros por los cauces de esos ríos hacia ambos lados de la codillera.
Dado el gran desnivel existente entre el Nevado y los ríos Magdalena y Cauca, se produjo un
rápido desplazamiento de una avalancha de lodo, barro, piedras y palos, específicamente por los
ríos Claro, Nereidas y Chinchiná, la cual se abrió aguas abajo sobre poblados y cultivos de
Chinchiná pero especialmente sobre Armero.
Como consecuencia de la erupción y del deshielo se rompió la represa natural El Sirpe,
localizada arriba de Armero, con un millón de metros cúbicos de agua que se volcaron sobre esa
ciudad.
En resumen, el desastre afectó a 13 municipios del Tolima, la capital de uno de los cuales,
Armero, quedó totalmente arrasada; y 4 municipios de Caldas, de los cuales el más afectado fue
Chinchiná (en el perímetro urbano de su capital).
1
En octubre de 1984 los sismógrafos comenzaron a mostrar signos de que el volcán se estaba “despertando”. El 22
de ese mes se registró un sismo de magnitud 4 y el cráter Arenas creció generando un gran penacho de humo
visible desde lejos; cayeron lluvias de cenizas en Chinchiná y Manizales; un lahar de poco volumen interrumpió la
ruta de Manizales a Murillo. En septiembre de 1985, casi un año después, se terminó el mapa de riesgos sísmicovolcánico (realmente un mapa de amenaza), elaborado por INGEOMINAS y otras entidades nacionales e
internacionales.
1-142
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Este es el desastre desencadenado por un fenómeno natural que más vidas humanas ha cobrado
en Colombia. Las cifras totales difieren, pero se calcula que en Armero murieron 21.000
personas. En Caldas, por ser época de cosecha cafetera, existían recolectores procedentes de
distintas regiones del país en varios lugares de la zona afectada, lo cual no permite calcular el
número exacto de víctimas mortales, que se estiman en el orden de 2.000. Las cifras totales de
muertos oscilan entre 23.500 y 28.000. Existen registros de 4.470 heridos en Armero y de 500 en
Chinchiná. El número total de afectados por el desastre se calcula en 200.000.
3. La respuesta estatal
Mediante el Decreto 3406 del 24 de noviembre de 1985, expedido 11 días después de la erupción
y la avalancha, el gobierno nacional presidido por Belisario Betancur tomó la decisión de crear la
Corporación RESURGIR, responsable de coordinar las acciones de reconstrucción. A esa
Corporación se la dotó de un patrimonio propio no sujeto al régimen normal de contratación
administrativa y se le asignaron recursos en el presupuesto de la nación, procedentes tanto de
fuentes nacionales como internacionales. (Ocho meses después de creada RESURGIR todavía no
había recibido recursos efectivos de ninguna fuente). Así mismo se responsabilizó a RESURGIR
del manejo de las donaciones recibidas.
Así mismo, se declaró la emergencia económica mediante los decretos 3930 de diciembre 27 de
1985, el 2606 de 1985, el 1282 de 1987 y se expidió la Ley 44 de diciembre de 1987, cuyo
artículo 1 liberó de impuestos de importación la maquinaria agrícola y los equipos
agroindustriales que ingresaran al país con destinación a la recuperación económica de las zonas
afectadas por la catástrofe. (En Tolima: Armero, Ambalema, Casabianca, Fresno, Falán, Herveo,
Honda, Mariquita, Murillo, Lérida, Líbano, Villahermosa y Venadillo. En Caldas: Manizales,
Chinchiná, Palestina y Villamaría). Esta fue la primera acción legal que se tomó con miras a la
recuperación económica de la zona afectada.
4. La respuesta comunitaria
En el proceso de reconstrucción de Armero primó la convicción, a veces explícita, por parte de
RESURGIR, de que las comunidades afectadas no habían quedado en condiciones de participar
en los procesos de toma de decisión. Al igual que sucedió años después cuando se creó el
FOREC para coordinar la reconstrucción del Eje Cafetero con posterioridad al terremoto del 25
de enero de 1999, las comunidades y sus representantes quedaron excluidas de la junta directiva
y en general de las instancias y procesos de decisión de RESURGIR. Los damnificados, por su
parte, constituyeron cerca de 20 organizaciones que intentaban representarlos, pero que nunca
lograron ponerse de acuerdo entre sí.
1-143
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
5. Estimaciones de pérdidas y costos
Concepto
Valor US$
Daños (según DNP):
246.056.388
Emergencia y rehabilitación
14.740.101
(OPS –RESURGIR, D.C.)
Reconstrucción / Reposición
359.949.017
(RESURGIR y Saavedra):
Gastos de Funcionamiento
95.115.242
(RESURGIR)
Total:
715.860.698
PIB de 1985 $ 4.965.900 millones de pesos, US$ 1.0 = Col$ 142
% PIB
0,70%
0,04%
1,02%
0,27%
2,03%
6. Principales fuentes consultadas
(1) Base de datos DesInventar.
(2) Ceceris, Centro Regional de Sismología para América el Sur. "Riesgo Volcánico,
Evaluación y Mitigación en América Latina". Lima, junio de 1989.
(3) DNP, Conpes 3146 “Plan de finalización de la recuperación del eje cafetero y cierre del
FOREC”, Colombia, septiembre de 2001.
(4) Federación Colombiana de Asociaciones Cristiana de Jóvenes, "Hacia la Construcción
de un Modelo en Atención en Situación de Desastre", Colombia, noviembre de 2001.
(5) Organización Panamericana de la Salud. "Crónicas de Desastres No. 4, Erupción
Volcánica en Colombia Noviembre 13, 1985". Colombia, 1986.
(6) RESURGIR, Fondo de Reconstrucción. "Aspectos Médicos de la Catástrofe volcánica
del Nevado del Ruiz". Colombia, 1989.
(7) Saavedra A., Maria del Rosario. “Desastre y Riesgo, Actores Sociales de la
reconstrucción de Armero y Chinchiná”. Cinep. Santafé de Bogotá, 1996
(8) Secretaría de Información y Prensa de la Presidencia de la República, “El volcán y la
avalancha 13 de noviembre de 1985”, Colombia, julio de 1986.
1-144
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
CRECIENTE DEL RÍO COMBEIMA, IBAGUÉ - (4 DE JULIO DE 1987)
1. El evento desencadenante
El 4 de julio de 1987, a las 4 de la tarde, un aguacero torrencial produce el desbordamiento del
río Combeima, que nace en el volcán Nevado del Tolima y atraviesa barrios populares
marginales de la ciudad de Ibagué. El fenómeno comienza con la saturación de los terrenos por
la lluvia y el represamiento de la quebrada La Plata, tarda aproximadamente 30 minutos en
formarse. Este evento es relevante dado que en una eventual erupción del Nevado del Tolima,
podría producirse en la cuenca del Combeima un fenómeno cualitativamente similar (pero
posiblemente mayor por el potencial deshielo de los glaciares del Nevado del Tolima), al que
produjo la erupción del Ruiz en las cuencas de los ríos Azufral y Lagunilla.
2. Los efectos inmediatos
Resultan física y económicamente afectadas 170 familias en al zona urbana, pertenecientes al
nivel de pobreza absoluta, y 81 familias rurales de campesinos pobres, asalariados y aparceros.
Igualmente se registran pérdidas en acueductos, vías de acceso y una estación hidroeléctrica que
queda fuera de servicio.
3. La respuesta estatal
Como institución del Estado se conoce la participación del SENA regional del Tolima, que inicia
un programa de Educación Comunitaria para la Prevención de Desastres enmarcado dentro del
programa PIESCO (Plan Interinstitucional de Salud para la Cuenca del Combeima), que contaba
con el apoyo del Gobierno de Italia y la participación del Servicio de Salud, la defensa Civil, la
Cruz Roja, el SENA, la Policía y otras entidades. El papel del SENA entre sus objetivos de
acción incluía el fortalecimiento de la autogestión en los barrios populares a través de sus
organizaciones de base; el fortalecimiento de Comités de Emergencia y de un grupo coordinador
de los mismos, entre otros.
4. La respuesta comunitaria
Debido a la hora en que sucede, los pobladores de las riveras del río tienen tiempo de evacuar y
no se producen pérdidas de vidas humanas como consecuencia de la avalancha que arrastra
troncos, ramas, piedras y otros materiales.
5. Principal fuente consultadas
(1) Wilches-Chaux, Gustavo, "Herramientas para la crisis desastre, ecologismo y formación
profesional", SENA, Popayán, Colombia, 1989.
1-145
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
DESLIZAMIENTO DE VILLATINA, MEDELLÍN - (27 DE SEPTIEMBRE
DE 1987)
1. El evento desencadenante
El 27 de septiembre de 1987 se produce un deslizamiento de magnitud considerable (20 mil m3
de tierra) en el barrio Villatina de la ciudad de Medellín. “Una acequia (o canal abierto) no
revestida, localizada en la parte superior del barrio y deteriorada por falta de mantenimiento, se
desbordó durante un periodo de tiempo indeterminado, suministrándole a la masa un caudal
continuo estimado en un litro por segundo, el cual favoreció la saturación de la misma hasta que
se produjo una ruptura súbita. La masa físicamente se elevó y al caer atrapó aire y descendió por
la pendiente sobre un colchón de aire. Al caer la Masa, comprimió el aire, por lo cual el sonido
del golpe fue seco” (1).
2. Los efectos inmediatos
Los daños ascendieron a 207 muertos, 300 desaparecidos, 100 viviendas destruidas y 500
familias damnificadas (cerca de 2 mil personas), pertenecientes al nivel socio-económico bajobajo de la sociedad. Sin embargo, según indica el informe, “el asentamiento estaba dentro de
condiciones topográficas adecuadas para su urbanización, para lo cual se requerían solamente
consideraciones de diseño técnico en vías y servicios públicos. Era, en consecuencia, difícil de
prever una catástrofe de la magnitud de la ocurrida” (1).
3. La respuesta estatal
El proceso de atención de la emergencia, rehabilitación y reconstrucción fue liderado por la
Administración Municipal de Medellín y dentro de las instituciones de apoyo están: las
Empresas Públicas, la Oficina de Planeación Metropolitana de Medellín, el SENA que participó
en el traslado de 85 familias damnificadas a través de asesoría técnica para el proceso de
autoconstrucción del barrio San Andrés en Bello y además dio apoyo y asesoría a la
organización comunitaria. Adicionalmente, intervinieron múltiples organizaciones nacionales e
internacionales, ligadas en su mayoría a la Iglesia Católica: Cáritas Italiana, Parroquias de
Medellín, Arquidiócesis de Medellín, Centros de Formación Familiar de la Curia, Sociedad San
Vicente de Paul y Corporación Antioquia Presente.
4. La respuesta comunitaria
“La ruptura súbita, unida al efecto acelerador de la pendiente y a al poca fricción, explica la
imposibilidad de una evacuación de los pobladores, y por lo tanto el alto número de víctimas”
(1). No se formó una organización fuerte y única que asumiera la vocería de los afectados ante la
Administración Municipal y las instituciones.
1-146
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
5. Principales fuentes consultadas
(1) Bustamante, Mauricio, “Reconocimiento del Deslizamiento – Barrio Villatina”, octubre de
1987.
(2) Wilches-Chaux, Gustavo, "Herramientas para la crisis desastre, ecologismo y formación
profesional", SENA, Popayán, Colombia, 1989.
1-147
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
EMERGENCIA INVERNAL - INUNDACIONES EN LA LLANURA DEL
CARIBE – (AGOSTO – NOVIEMBRE DE 1988)
1. El evento desencadenante
Entre los meses de agosto y septiembre de 1988 se presentaron lluvias constantes y prolongadas
que, sumadas a la falta de regulación de las cuencas de los ríos, al escazo mantenimiento de los
caños de drenaje y de las ciénagas, y al taponamiento arbitrario de los canales de drenaje
(mecanismos naturales de regulación de las aguas) por algunos terratenientes de la zona, se
produjeron inundaciones en la Llanura del Caribe.
2. Los efectos inmediatos
Las inundaciones afectaron cerca de 112 mil hectáreas del Departamento de Córdoba, ocupadas
por campesinos minifundistas y grandes latifundios dedicados a la agricultura comercial y la
ganadería. Los daños se presentaron en 1.633 viviendas urbanas y 4.147 rurales y más de 1000
Km. de vías y 114 puentes sufrieron daños entere graves y de mediana consideración, y se
perdieron 52 mil hectáreas de pastos y 17.500 de algodón. En total se afectó 285 veredas en 18
municipios. La temporada invernal acetó a todo el país y todos los departamentos estuvieron en
emergencia.
3. La respuesta estatal
Esta fue la primera temporada invernal intensa que se atendió por el nuevo Sistema Nacional
para la Prevención de Desastres del país. El trabajo fue bien coordinado y se emitieron alertas
con la debida anticipación con base en la información del HIMAT (hoy IDEAM) sobre los
niveles de los ríos. La Oficina Nacional coordinó acciones de respuesta con cada gobernación y
el Ministerio de Obras Públicas estuvo al frente de la recuperación de la red vial. Se conoce del
trabajo que el SENA previó para apoyar la reconstrucción de 1.695 viviendas, la constitución de
empresas comunitarias, la generación de empleo y el mejoramiento del ingreso, el
fortalecimiento de las organizaciones de base de la zona y la capacitación comunitaria para la
prevención y manejo de desastres.
4. Principals fuente consultada
(1) Wilches-Chaux, Gustavo, "Herramientas para la crisis desastre, ecologismo y formación
profesional", SENA, Popayán, Colombia, 1989.
1-148
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
PASO DEL HURACÁN JOAN POR EL CARIBE COLOMBIANO - (17 Y 18
DE OCTUBRE DE 1988)
1. El evento desencadenante
El Departamento del Atlántico durante los meses de septiembre a diciembre de 1988 vivía una
temporada invernal en con un desmedido exceso de lluvias, el paso del Huracán Joan por el
Caribe colombiano el 17 y 18 de octubre agravó la situación produciendo un fuerte impacto en
varias poblaciones. En el Departamento de La Guajira se dio la presencia de vientos huracanados
y fuertes aguaceros causados por el paso del huracán.
En la Isla de San Andrés el huracán afectó las zonas del sur y centro con vientos entre 180 y 200
Km. por hora. Como se desplazaba con relativa lentitud (10 Km./hora), permaneció durante un
tiempo considerable sobre el territorio de la isla. No se presentaron fuertes precipitaciones.
2. Los efectos inmediatos y daños
En el departamento del Atlántico: “En poblaciones como Palmar de Varela y Santo Tomás, se
produjo una inundación por causa del represamiento de las aguas de los arroyos que no pueden
desembocar en el río Magdalena o en las ciénagas circundantes, debido a los terraplenes de
material arcilloso que las protege, en longitud de 3 Km., de las inundaciones por elevación de los
niveles del citado río”. La situación presentó una variante en el Departamento del Atlántico que
provocó el desbordamiento de tres arroyos arrasando con viviendas, enseres, animales, puentes y
canales del sistema de riego. También se produjo un elevado crecimiento en el nivel del Canal
del Dique que afectó al corregimiento de Porvenir (Atlántico) afectando una escuela y 12
viviendas. En Luruaco, la población sufrió una inundación por el incremento del nivel de la
Laguna del mismo nombre.
En el departamento de La Guajira: las lluvias produjeron el desbordamiento de arroyos,
inundaciones y ventiscas que destruyeron totalmente 230 viviendas y afectaron parcialmente 235
en el municipio de Urbilla, en donde además deterioraron zonas deportivas, calles y edificios
públicos y ocasionaron pérdidas en cosechas, especies menores y otros bienes materiales. En el
municipio de Manaure (Alto y Bajo) el huracán afectó 140 viviendas.
En la Isla de San Andrés los vientos destruyeron cultivos de hortalizas, tubérculos, manglares y
árboles frutales, los cuales resultaron afectados por ruptura del tallo, deshoje, desenraizamiento,
aplastamiento, quemazón foliar y volcamiento. 71 viviendas quedaron totalmente destruidas y
296 parcialmente dañadas. No se presentaron víctimas humanas.
En total, según las cifras preliminares publicadas por la Agencia de los Estados Unidos para el
Desarrollo internacional/ OFDA, en 1990, indican el paso del huracán Joan o Juana dejó 26
muertos y cien millones de personas afectadas en los países en los cuales tuvo influencia (1).
1-149
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
3. La respuesta estatal
La Oficina Nacional para la Prevención y Atención de Emergencias de la Presidencia de la
República, con el entonces HIMAT (hoy IDEAM) realizó un operativo de alerta que permitió la
preparación de los comités de prevención y atención de desastres de la Costa Norte y San Andrés
y Providencia. Hubo un seguimiento cuidadoso desde el momento en que el huracán entró en la
Guajira y posteriormente se dirigíó al territorio insular. Se considera que el manejo de este
fenómeno fue altamente exitoso, dado que no hubo muertos en el territorio colombiano, a
diferencia de Nicaragua donde el mismo huracán causó la mayoría de los muertos que se
reportaron en la población de Bluefiels.
Con motivo de la activación de los comités municipales, el SENA realizó actividades como el
apoyo a líderes CAPACA (Capacitación para la participación Campesina), divulgación de
medidas preventivas, apoyo a comités de salud, así como programas de autoconstrucción de
vivienda, cursos para los damnificados (pensado como desarrollo de los damnificados a largo
plazo), entre otras. El Municipio de Luruaco destinó un terreno para reubicar a las familias
afectadas por el desbordamiento de la laguna Luruaco.
En San Andrés el SENA apoyó por medio de un Programa de Reconstrucción basado en la
organización comunitaria y la capacitación técnica de los participantes y financiado por el Fondo
de la Industria de la Construcción (FIC).
4. La respuesta comunitaria
En el Atlántico, se dio la participación de las organizaciones formales que existían y los
“Comités de Damnificados” que se formaron. En La Guajira, la mayoría de los afectados
pertenecían a comunidades indígenas.
5. Estimaciones de pérdidas y costos
La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo internacional/ OFDA, en 1990, estimó
preliminarmente el valor de los daños en los páises afectados puedo llegar a ser del orden de 50
millones de dólares (1).
6. Principales fuentes consultadas
(1) Departamento de desarrollo regional y medio ambiente, OEA, “Desastres, planificación y
desarrollo: manejo de amenazas naturales para reducir los daños”, Washington, D.C. 1991.
(2) Wilches-Chaux, Gustavo, "Herramientas para la crisis desastre, ecologismo y formación
profesional", SENA, Popayán, Colombia, 1989.
1-150
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
REACTIVACIÓN DEL VOLCÁN GALERAS – (18 DE FEBRERO DE 1989
Y MESES SIGUIENTES, E INCLUSO AÑOS POSTERIORES)
1. El evento desencadenante
El 18 de febrero de 1989 en uno de los cráteres secundarios del Volcán Galeras el personal de
una estación de comunicaciones ubicada en el borde de la caldera detectó una importante
actividad fumarólica que fue notificada al recientemente creado Comité Regional para la
Prevención y Atención de Desastres del Departamento de Nariño. La actividad del volcán se
incrementó significativamente durante los meses de marzo y abril hasta tener una primera crisis
eruptiva entre el 4 y 9 de mayo del mismo año y más episodios durante años posteriores como
las dos crisis sísmicas de 1993 y cinco erupciones siendo las más importantes las del 14 de
enero, el 13 de marzo y otra en abril. Durante 1994 y 1995 aparte de esporádicas manifestaciones
de enjambres sísmicos se presentaron varios temblores de magnitud importante para ser de
origen volcánico.
2. Los efectos inmediatos
Hasta finales de 1989, la incertidumbre en la población y el inadecuado manejo de la
información sobre el riesgo generaron un fuerte descontento en los gremios económicos y la
población. El alcalde de Pasto, por ejemplo promovió “evacuaciones preventivas” y alarmó de
manera desmedida a la población a través de los medios de comunicación; en mayo la Oficina
Nacional para la Prevención y Atención de Emergencias declaró una alerta naranja desde Bogotá
sin concertarlo previamente con el nivel local y regional, causando desconcierto y molestia; los
vulcanólogos debido a la incertidumbre y a la preocupación dejaron entrever temores de posibles
erupciones de magnitudes exageradas; y la manera sensacionalista como los medios de
comunicación, particularmente del nivel nacional, dieron a conocer la evolución de la actividad
volcánica causaron un cambio total en la voluntad política de las nuevas autoridades que
asumieron la Gobernación de Nariño y la Alcaldía de Pasto posteriormente (1).
El daño principal fue el ambiente de zozobra generado por los medios de comunicación,
principalmente del orden nacional, el cual rápidamente se convirtió en una crisis de grandes
proporciones: muchas personas decidieron irse de la ciudad e incluso vender a muy bajo precio
sus propiedades (el 10 de mayo se publicó en la Prensa que cien mil personas comenzaban a
retirarse de la zona de más riesgo (2)), se generó una recesión significativa en la construcción
estimulada en buena parte por la prohibición de la alcaldía de Pasto de aprobar licencias de
construcción en la zona occidental de la ciudad, lo cual también se tradujo en desempleo; varias
entidades financieras y de comercio suspendieron o retardaron sus créditos, muchos deudores
dejaron de pagar sus obligaciones durante un periodo importante; las empresas transportadoras
externas generaron un grave problema de abastecimiento y especulación; el turismo se deprimió
totalmente y la actividad comercial se vio afectada de manera significativa. A este respecto se
publicó en el diario El Espectador el 13 de mayo un artículo titulado “La Economía de Nariño al
1-151
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Borde del Cráter” (2). Este caso ha sido considerado como muy peculiar dado el impacto
económico que se generó sin que de por medio hubiese ocurrido un evento peligroso importante.
Después de un largo periodo de estabilidad del volcán, con motivo de un taller de vulcanólgos, el
14 de enero de 1993 perdieron la vida tres turistas y seis científicos que se encontraban en el
cráter cuando se presentó una súbita emisión fuerte de cenizas (1). En 1994 un amplio número de
viviendas de adobe en la zona rural de Pasto, como consecuencia de uno de los temblores de
origen volcánico que se presentaron, colapsaron o sufrieron algún daño.
3. La respuesta estatal
A partir la notificación al Comité Regional de Nariño y estimulado por la entonces Oficina
Nacional para la Prevención y Atención de Emergencias de la Presidencia de la República, el
INGEOMINAS instaló equipos de monitoreo y estableció un plan de vigilancia del volcán,
resultado de la coordinación entre las autoridades del nivel regional y nacional del Sistema
Nacional para la Prevención y Atención de Desastres. Igualmente la Oficina Nacional convocó la
realización de planes Inter.-institucionales de emergencia y contingencia y promovió la visita de
expertos internacionales para que asesoraran al INGEOMINAS y a los comités de Emergencia
Regionales y Locales (1).
Se realizó un trabajo interinstitucional muy intenso, se conformaron comisiones de trabajo
operativo de búsqueda y rescate, aislamiento y seguridad, salud, vías y transporte y hasta de
planeación del desarrollo que trataba temas de vivienda y ordenamiento urbano. La preparación
para una posible emergencia fue muy adecuada pero las dificultades se presentaron por el
cubrimiento inadecuado de los medios de comunicación, en particular, del nivel nacional.
Debido a las controversias que se generaron por la crisis económica, el nuevo Gobernador
solicitó en 1992 formalmente al gobierno nacional no emitir información acerca de la actividad
del Volcán Galeras. Igualmente, el nuevo alcalde de Pasto apoyado por la Cámara de Comercio
realizó el “Encuentro sobre la Situación de Riesgo Volcánico y su Incidencia Socio-económica
en el Municipio de Pasto” cuyo objetivo fue la “desgalerización” de Pasto. Dos años después, la
muerte de nueve personas en 1993, propició la solicitud formal del gobernador al Presidente de
la República de declarar emergencia económica en el departamento sin conseguir resultados
positivos (1).
4. La respuesta comunitaria
La comunidad estuvo prácticamente aparte del proceso de preparativos, con algunas excepciones
de entidades que intentaron hacer un trabajo en los barrios, que fueron posteriormente criticadas
por utilizar herramientas de educación consideradas inadecuadas. El INGEOMINAS y la
comisión de educación, por ejemplo, emplearon videos sobre el Volcán Santa Helena y otros
volcanes que causaron alarma y fuertes temores en segmentos de la población.
La mayor parte de la población pasó de una situación de máximo stress a indiferencia total
acentuada por la interrupción posterior de las actividades de educación e información pública por
1-152
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
parte de las instituciones. La pérdida de credibilidad en la población llegó al punto que tejieron
historias insólitas acerca del comportamiento del volcán, se habló entonces de la nobleza, del
enojo y de la gentileza del Volcán Galeras (1).
5. Estimaciones de pérdidas y costos
Desde 1989 hasta finales de 1994, el gobierno nacional a través de diferentes instituciones del
Sistema Nacional trasladó recursos económicos con fines de preparativos para emergencias en
caso de una erupción del Volcán Galeras. Esta cifra se estima en 2.000 millones de pesos.
6. Principales fuentes consultadas
(1) Cardona A. Omar Darío, “Manejo de las Crisis Volcánicas del Galeras”. Artículo en la
revista de La Red, Desastres y sociedad – especial: predicciones, pronósticos, alertas y
respuestas sociales, revista No. 6, Perú, diciembre de 1996.
(2) Wilches-Chaux, Gustavo, Recopilación personal de artículos de los Diarios Oficiales, sobre
el Volcán Galeras en1989.
1-153
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
TERREMOTO DEL ATRATO MEDIO – (17 Y 18 DE OCTUBRE DE 1992)
1. El evento desencadenante
El sábado 17 de octubre (4:32 am) y el domingo 18 de octubre (11:12 am) se presentaron dos
sismos de magnitud 6.6 y 7.2 en la escala de Richter, respectivamente, ambos a 32 kilómetros de
profundidad (en límite inferior de los sismos “superficiales”), con epicentro en las cabeceras de
los ríos Coredó y Murindó, sobre la traza de la falla de Murindó, debido aparentemente a un
desplazamiento de esta última. El segundo sismo se sintió en todo el país y fue seguido por cerca
de mil réplicas, algunas de las cuales alcanzaron una magnitud de 4.7 grados, razón por la cual se
cancelaron preventivamente todos los partidos de futbol y actividades de afluencia masiva en
todo el país.
2. Los efectos inmediatos
El terremoto afectó en mayor o menor medida 30 municipios de Antioquia y tres municipios del
Chocó, pero los mayores daños se produjeron en las siguientes zonas: el llamado Urabá
antioqueño (municipios de Apartadó, Chigorodó, Mutatá, Turbo, Necoclí, San Juan de Urabá,
Carepa, San Pedro de Urabá); la zona andina situada al occidente de Antioquia (municipios de
Dabeiba, Frontino, Buriticá, Abriaqui, Cañasgordas, Giraldo, Peque, Sopetrán, Uramira, Santafé
de Antioquia, Caicedo, Ebejico, San Andrés, Andes, Urrao, Betulia y Concordia) y la región del
Atrato Medio (Murindó, Vigía del Fuerte, Riosucio y Bojayá). Algunos efectos del sismo
alcanzaron también a Quibdó y Medellín.
En términos de afectación directa sobre las personas, los pocos datos disponibles indican que
hubo 26 muertos y 80 heridos. No existen registros de personas desaparecidas. Esos mismos
datos (fuente: DNPAD, Informe Ejecutivo de julio de 1993) apenas registran pocas personas
desplazadas de la zona rural hacia los centros poblados, sin embargo esto es poco factible
teniendo en cuenta el número tan grande de afectados por los daños de diverso tipo que
produjeron los terremotos y sus fenómenos asociados: 28.500 personas afectadas; 5.500 familias
que perdieron sus bienes y enseres y 3.500 personas que debieron acomodarse en albergues y
alojamiento temporales improvisados.
3. La respuesta estatal
Al contrario de lo que sucedió después del terremoto de Popayán y de la avalancha que destruyó
a Armero y su zona aledaña (y de lo que sucedió posteriormente cuando los terremotos de
Tierradentro y del Eje Cafetero), en este caso no se creó una nueva institución para coordinar la
recuperación de la zona afectada, sino que se acudió a los mecanismos establecidos por el
decreto 919 de 1989 que reglamenta el funcionamiento del Sistema Nacional para la Prevención
y Atención de Desastres. Se crearon dos gerencias de reconstrucción, una en Antioquia y otra en
Chocó bajo la coordinación de los Comités Regionales de ambos departamentos y la orientación
de la Dirección Nacional para la Prevención y Atención de Desastres, DNPAD. En Antioquia el
1-154
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
FOPREVE -Fondo de Prevención de Desastres- dependencia de la Secretaría de Desarrollo de la
Comunidad de la Gobernación, asumió las funciones coodinador de la reconstrucción dentro del
Comité Regional para la Prevención y Atención de Desastres CREPAD).
Uno de los aspectos que pueden destacarse es que la DNPAD convocó a la Confederación
Colombiana de Organismos No Gubernamentales que en conjunto se liderara un proceso
participativo de reconstrucción con el apoyo de innumerables ONGs en diversos sectores que
hacian parte de las federaciones de ONGs de cada departamento, lo que significó un encuentro
entre el Estado y las organizaciones de la sociedad civil. También participaron en este proceso
ONGs del orden nacional convocadas por la DNPAD que ya había realizado un ejercicio similar
en la reconstrucción de Florida en el Valle del Cauca, afectada por el debordamiento del río
Fraile. El papel de la Corporación Minuto de Dios, Antioquia Presente y Servivienda fue
definitivo para el proceso de reconstrucción de los 33 municipios afectados. Se constituyó un
programa que se le denominó Plan Padrinos, en el cual entidades del sector privado “adoptaron”
un municipio para darle apoyo técnico y económico para que cada municipio liderara su propia
reconstrucción.
4. La respuesta comunitaria
La zona afectada se caracterizaba al momento del sismo por unos bajos niveles de organización
en las comunidades campesinas y afrocolombianas, y por una mayor organización en las
comunidades indígenas. El programa de reconstrucción de estas últimas no formó parte del
paquete de proyectos coordinado por la Gerencia de Reconstrucción, sino que se formuló y
ejecutó conjuntamente entre la Dirección de Asuntos Indígenas del entonces Ministerio de
Gobierno y la Organización Regional Embera-Wuanana y, en opinión de los autores del estudio
del cual se han tomado los datos para este documento, “para las comunidades indígenas fue
definido un tratamiento distinto al del resto de la población y su formulación y ejecución fue más
rápida que en los otros casos”.
5. Estimaciones de pérdidas y costos
Concepto
Valor US$
Daños:
45.277.000
Emergencia y rehabilitación:
1.373.708
Reconstrucción / Reposición:
14.707.783
Total:
61.358.289
PIB de 1992, $ 33.515.046 millones de pesos / US$ 1.00 = Col$ 681
% PIB
0,092%
0,003%
0,030%
0,125%
6. Principales fuentes consultadas
(1) Base de datos Desinventar
1-155
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
(2) INGEOMINAS: “Desarrollo del Modelo Sismotectónico del Territorio Colombiano” – Ficha
53 http://www.ingeominas.gov.co/WEB/RED/HISTORIA%20DE%20SISMOS.ASP#
(3) Ramírez Gómez, Fernando y Bustamante, Mauricio, “Los sismos de octubre de 1992 en el
Atrato Medio, Colombia”, en “Terremotos en el trópico húmedo”. LA RED, Septiembre de
1996.
(4) Saavedra A., Maria del Rosario. Desastre y Riesgo, Actores Sociales de la reconstrucción de
Armero y Chinchiná. Cinep. Santafé de Bogotá, 1996. Página 346.
1-156
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
TERREMOTO DE TIERRADENTRO – (6 DE JUNIO DE 1994)
1. El evento desencadenante
El 6 de junio de 1994, a las 3:47 de la tarde, un terremoto de magnitud 6.4 en la escala de Richter
a 10 kilómetros de profundidad, con epicentro cerca de la población de Dublín (municipio de
Páez, Departamento del Cauca), sacudió fuertemente la región de Tierradentro, situada en la
zona limítrofe entre los departamentos del Huila y el Cauca. Se conoce como el terremoto de
Tierradentro o el terremoto del Páez.
2. Los efectos inmediatos
El sismo, combinado en muchos casos con deslizamientos, produjo afectación severa sobre la
totalidad de los asentamientos humanos existentes en la zona epicentral sobre la cuenca del Páez,
lo cual se tradujo en destrucción de viviendas, puestos de salud, casas comunales, edificaciones
públicas e iglesias (muchas de las cuales formaban parte del patrimonio histórico y cultural de
Tierradentro). Además de esto, los flujos de lodo arrasaron con carreteras y puentes, con una
micro-central eléctrica (en el Buco, cerca del epicentro del sismo) y con poblaciones enteras
situadas a orillas del río Páez, como fue el caso de Irlanda, Wila y Tóez (en donde existían,
además de las viviendas y casas comunitarias, un seminario indígena y varios colegios
importantes). El flujo de lodo también destruyó los sectores de Belalcázar, de Tálaga y de otras
poblaciones del Cauca y del Huila más cercanos a las orillas de los ríos (incluyendo los distritos
de riego de varias empresas comunitarias campesinas del Huila). De allí que se hubiera llegado a
temer por la suerte de Neiva, la capital del departamento del Huila, ciudad que crece a orillas del
río Magdalena.
Sus efectos alcanzaron en mayor o menor medida quince municipios de los Departamentos del
Cauca (9 municipios) y del Huila (6 municipios), cuya extensión total alcanza los 10.000
kilómetros cuadrados.2 Las pérdidas humanas, entre muertos y desaparecidos, se aproximan a las
1.100 personas3, un número relativamente bajo si se tienen en cuenta las enormes proporciones
de los deslizamientos y las avalanchas que afectaron a la cuenca del Páez como consecuencia del
terremoto.
3. La respuesta estatal
El gobierno nacional tomó la decisión de crear una corporación para manejar el desastre
(llamada inicialmente Corpopaeces y posteriormente Nasa Kiwe) y expidió una serie de decretos
legislativos (mediante los cuales el Presidente de la República asume funciones que
2
Cauca: municipios de Páez, Inzá, Toribío, Jambaló, Silvia, Caloto, Caldono, Santander de Quilichao y Torotó, Huila:
Nátaga, Tesalia, Paicol, Iquira, La Plata y Yaguará en el Departamento del Huila.
3
Puerto Chávez, Fernando, "Análisis descriptivo de los principales indicadores de morbilidad y mortalidad en los
municipios de Páez e Inzá afectados por el desastre del 6 de Junio". Censo de población CRIC - NASA KIWE, Abril
de 1995.
1-157
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
normalmente corresponden al Congreso), con base en la declaratoria de “emergencia ecológica”
que consagra el artículo 215 de la entonces nueva Constitución Nacional de 1991.
4. La respuesta comunitaria
La principal fortaleza de la región de Tierradentro, y en general de las comunidades indígenas
del Cauca y del resto del país, es la fortaleza de su organización comunitaria, política y cultural.
De hecho, ante la gravedad del conflicto armado que en los últimos años se ha agudizado en el
país, las únicas comunidades que han sido capaces de protagonizar verdaderos procesos de
resistencia civil no armada, en contra de los actores violentos por fuera de la ley, son los
indígenas del Cauca.
5. Estimaciones de pérdidas y costos
Concepto
Valor US$
Daños:
150.152.358
Emergencia y rehabilitación:
No hay datos
Reconstrucción / Reposición:
$ 129.621.444
Gastos de Funcionamiento CNK
7´626.008
Total:
$ 287.399.810
PIB de 1994 ($67.533 millones de pesos / US$ 1.0 = Col$ 827
% PIB
0,184%
0,159%
0,009%
0,352%
6. Principales fuentes consultadas
(1) Carvajal B. Edmundo. Consultor Nasa Kiwe. "Análisis descriptivo de la producción y
usos del suelo e impacto del desastre del 6 de junio de1994 en la región de
Tierradentro". Popayán, abril de 1995.
(2) Corporación Nasa Kiwe, Informe inversiones realizadas 1994 -2004, archivo de Excel,
Colombia, 2004.
(3) Dirección General para la Prevención y Atención de Desastres, Archivos digitales de
gastos por evento año 1994.
(4) Gutiérrez Jiménez, Nohora. Consultor Nasa Kiwe. "Caracterización de la vivienda e
impacto del desastre del 6 de junio de 1994 en la región de Tierradentro". Popayán,
abril de 1995.
(5) INGEOMINAS, http://www.ingeominas.gov.co/, Proyecto: Desarrollo del Modelo
Sismo tectónico del Territorio Colombiano, Ficha 56, Terremoto Páez, documento
Word, Colombia.
1-158
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
(6) Rojas M., Axel Alejandro. Consultor Nasa Kiwe. "Herramientas de planeación para
los planes de reconstrucción, la región de Tierradentro, análisis general e impacto del
desastre del 6 de junio de 1994". Popayán, mayo de 1995.
(7) Saavedra A., Maria del Rosario. “Desastre y Riesgo, Actores Sociales de la
reconstrucción de Armero y Chinchiná”. Cinep. Santafé de Bogotá, 1996.
(8) Sarmiento Prieto, Juan Pablo y Stuart Olson, Richard. "Guns, drugs, and disaster:
Cauca/ Huila, Colombia, 1994". Artículo en International Journal of Mass
Emergencies and Disasters, volumen 13. Agosto de 1995.
(9) Wilches-Chaux, Gustavo, “En el borde del caos”, Colombia, 2000.
1-159
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
TERREMOTO DE TAURAMENA – (19 DE ENERO DE 1995)
1. El evento desencadenante
El sismo del 19 de enero de 1995 tuvo epicentro a 120 kilómetros al noreste de Bogotá con
magnitud de 6,5 grados en la escala de Richter. Se produjo en el sistema de fallamiento de la
falla frontal de la cordillera oriental cerca de la población de Tauramena.
2. Los efectos inmediatos
En este sismo se afectaron un amplio número de municipios de Boyacá y del Meta, en los cuales
hubo daños generalizados en vivienda de mampostería y en estructuras tales como las iglesias de
varios municipios. Se presentaron varios deslizamientos, pero no se tienen cifras exactas de la
afectación.
El sismo se sintió en Bogotá, no obstante la distancia, y a causa del mismo fallecieron en la
ciudad 5 personas y se reportaron 28 heridos. 40 edificaciones importantes tuvieron daños
estructurales y particularmente daños no estructurales en fachadas. Se presentaron 30 accidentes
de tránsito y se incendiaron dos edificaciones. Este evento, menor sin duda para Bogotá, ilustró
lo grave que puede ser un terremoto de epicentro más cercano que llegue afectar a Bogotá.
3. La respuesta estatal
Una vez ocurrido el terremoto se movilizaron las intituciones operativas del Sistema Nacional
para la Prevención y Atención de Desastres y en coodinación con los Comité de Prevención y
Atención de Desastres de Boyacá, Cundinamarca y Meta se realizó un inventario de viviendas
afectadas. Se crearon bancos de materiales que facilitaran los procesos de reparación de
vivivienda y se vinculo a varias ONGs para que orientaran la comunidad en los procesos de
rehabilitación. Se creo una gerencia de recontrucción con el respaldo técnico de la Corporación
Minuto de Dios, con la cual se repararon las viviendas afectadas y se realizaron algunos
programas de vivienda nueva con el subsidio de vivienda del INURBE.
4. La respuesta comunitaria
Los programas de rehabilitación de vivienda e inglesias se realizaron vinculando a la comunidad
afectada, que utilizó los bancos de materiales para reparación y posteriormente para la
construcción de vivienda nueva.
5. Principal fuente consultada
(1) Documento sobre posibilidades de un terremoto en Bogotá, publicado por El Tiempo en
Terra.com.http://eltiempo.terra.com.co/bogo/2004-10-17/ARTICULO-PRINTER_FRIENDLY_PRINTER_FRIENDLY-1823647.html,
1-160
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
TERREMOTO DE CALIMA – (8 DE FEBRERO DE 1995)
1. El evento desencadenante
El 8 de febrero de 1995 se presentó un sismo registrado a la 1:40 de la tarde de una magnitud de
6.4 en la escala de Richter y con epicentro en la zona de Calima – Darién en límites entre los
departamentos del Valle y Chocó, a una profundidad de 75 km y a una distancia epicentral de
120 Km. de la ciudad de Pereira.
2. Los efectos inmediatos
La ciudad más afectada fue Pereira, en donde el sismo se amplificó notablemente debido a las
características de los rellenos y otras zonas de cenizas volcánicas. Perdieron la vida 30 personas.
Se registraron daños importantes en 883 edificaciones, concentrándose en las edificaciones de
uso residencial (78%), luego las de uso comercial (13%). Del inventario 63 edificaciones se
consideraron destruidas o no reparables. Los daños estuvieron repartidos entre el centro de la
ciudad y los barrios Alamos y Pinares entre otros.
3. La respuesta estatal
Se destaca en este evento la rápida respuesta del Comité Local de Prevención y Atención de
Desastres y la CARDER. Dados los trabajos que con anticipación se realizaban en el marco de
un programa de mitigación del risgo sísmico en la zona, pocas horas después del sismo se había
organizado equipos de evaluación de daños de las edificaciones con el fin de evaluar su
habitabilidad y posibilidad de reparación. En los días siguientes a este evento el Fondo
Nacionalde Calamidades aportó cerca de 1500 millones de pesos para la reparación de algunos
edificios gubernamentals y para atender necesidades inmediatas.
4. Estimaciones de pérdidas y costos
Las pérdidas económicas en Pereira ascendieron a 34 millones de dólares, valor que tiene en
cuenta los daños representados en las 883 edificaciones afectadas, que dan un total de 108 mil
metros cuadrados de construcción afectados (1% del área construida de la ciudad).
5. Principales fuentes consultadas
(1) Campos García, Ana, "Proyecto para la Mitigación del Riesgo Sísmico de Pereira,
Dosquebradas y Santa Rosa de Cabal, Vulnerabilidad Física de Edificaciones y Escenarios
de Pérdidas por Sismo" Informe Final, Pereira, junio de 2000.
1-161
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
INUNDACIONES EN LA COSTA NORTE - (SEPTIEMBRE DE 1995)
1. El evento desencadenante
Según un documento facilitado por el DNP para este estudio “Evaluación del Plan Torniquete:
Atención a la Ola Invernal en al Costa Atlántica”, en el mes de septiembre de 1995 de presentó
en la Región de la Costa Atlántica una temporada invernal que afectó las condiciones sociales y
económicas de las poblaciones de los departamentos que integran la región. Aun cuando esta
temporada invernal no tuvo características distintas a las que usualmente en esa época del año se
presentan en el país, en esta ocasión se le dio un tratamiento especial.
2. Los efectos inmediatos
Los registros de los daños se presentaron por parte de las gobernaciones. En el Atlántico se
registraron 3.821 familias afectadas, 2.307 viviendas destruidas y averiadas, la destrucción de
muros de contención, vías y puentes, 2.200 hectáreas de cultivos y 7 acueductos destruidos. En
Bolívar se presentaron daños en 30 municipios, 13.900 familias afectadas 4.396 viviendas
destruidas y averiadas, 15 carreteras y 10 puentes destruidos y 29 escuelas deterioradas y en
Cartagena daños en sus canales y muros de contención. El el Cesar se presentaron daños en 18
municipios, 23.000 familias afectadas, 1.460 viviendas destruidas y averiadas, 24 escuelas
deterioradas, 18.000 hectáreas de cultivos perdidos y carreteras deterioradas. En Córdoba se
presentaron daños en 17 municipios, 32.000 familias afectadas, 1.260 viviendas destruidas y
averiadas, la malla vial se deterioró y 24.000 hectáreas de cultivos perdidas. En la Guajira hubo
daños en 4 municipios, 18.000 personas afectadas, 300 viviendas destruidas, malla vial, escuelas
y puestos de salud averiados y canales de desagüe erosionados. En el Magdalena se presentaron
daños en 16 municipios, 31.500 familias afectadas y daños en puentes y vías. En Sucre se
reportaron daños en 8 municipios, 56.536 personas afectadas, 3.486 viviendas destruidas,
carreteras y 4.700 hectáreas de cultivo destruidas.
3. La respuesta estatal
Se generó un programa de apoyo que se le denominó el “Plan Torniquete” con el cual se
trasladaron reursos a los departamentos afectados por una suma superior a la suma de todos los
los recursos que desde su inició en 1984 había tenido el Fondo Nacional de Calamidades. Del
documento de DNP arriba mencionado se extrae: “Dada la magnitud de los daños en cada uno de
los departamentos se estructuró un plan de atención a la zona por parte de la Dirección Nacional
para la Atención de Desastres, los gobernadores, el CORPES de la Costa Atlántica y la
Consejería Presidencial para la Costa Atlantica, que fue presentado al Presidente de la República
en Reunión del Concejo de Ministros realizada en Cartagena, en la cual se realizó una
distribución de recursos de inversión por 25.000 millones de pesos. Para obras de vivienda, obras
de defensa, educación, salud, obras civiles, canalizaciones y atención de emergencia”. Continua
el documento: “Los recursos se obtuvieron a través de un ajuste del presupuesto de rentas y
recursos de capital del tesoro de la Nación para la vigencia de 1995 (Decreto 1807 de octubre de
1-162
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
1995). Por parte de la Nación los recursos se transfirieron de acuerdo al cupo señalado por el
DNP, el cual fue aprobado por el Ministerio de Hacienda y como acto administrativo mediante la
Resolución 1015 del Ministerio del Interior. Es de resaltar que no hubo una administración
financiera controlada y por cuenta de la DNPAD. La Nación realizó la transferencia previo
convenio suscrito con la fiduciaria La Previsora en su función de administradora del Fondo
Nacional de Calamidades. Los fondos fueron manejados por medio de cuentas especiales en cada
departamento, por lo cual no fueron incorporados al presupuesto departamental (Las cuentas
especiales fueron manejadas directamente por los gobernadores)”. Así mismo se afirma que la
DNPAD contrató una firma externa para llevar a cabo una interventoría de las obras y que las
entidades territoriales fueron totalmente autónomas frente a la definición de proyectos y
selección de contratistas, cobijadas por la figura de “Emergencia Manifiesta” Ley 80 de 1993.
4. La respuesta comunitaria
Se determinó que no hubo concertación entre las administraciones departamentales y los
municipios para efectos de la selección de proyectos o priorización de los mismos, por lo tanto la
intervención de la comunidad fue nula.
5. Estimaciones de pérdidas y costos
No existen registros y solamente se pudo encontrar información del departamento del Cesar. A
este departmento se le asignaron $ 3.300 millones de Plan Torniquete. Según el informe
presentado por el Comité Regional de Emergencia del Departamento del Cesar las pérdidas y
daños a septiembre de 1995 de la “Ola Invernal” fueron las siguientes: 20 municipios afectados,
4284 familias afectadas (24.190 personas), 1.330 viviendas averiadas, 162 viviendas destruidas,
146 veredas afectadas, 34 barrios afectados y 30 escuelas afectadas. Estima que para la
reconstrucción de viviendas se requerirían $461 millones, para reubicación de viviendas
$3.620,6 millones y para la reconstrucción de escuelas $258 millones, para un total de $4.329,6
millones de pesos. Adicionalmente estima que en el sector agropecuario se dieron pérdidas por
$4.559 millones, en el sector pecuario $101 millones. Las pérdidas causadas en la malla vial
correspondientes a daños en 955 km de carreteables destruidos, 671 alcantarillas destruidas y 16
puentes afectados, totalizaban $5.433,9 millones de pesos. Finalmente se estimaron costos de
obras de protección y defensa por $1.932 millones y recursos pre-inversión por $500 millones.
Todo esto suma $16.855.5 millones de pesos.
Posteriormente (noviembre de 1995), se presenta un nuevo consolidado de daños indicando que
los municipios afectados son 24, el número de familias aumenta en 1.300 aproximadamente, se
reporta 330 viviendas destruidas adicionales, otras 33 escuelas. La estimación de costos de
reconstrucción y reubicación se valoró en $7.171. 4 millones de pesos. Al final de dicho informe
se señala que el total de pérdidas es de $30.732 millones ($14.000 millones más que dos meses
antes).
En junio de 1996 la Dirección de Atención de emergencias y Prevención de Desastres del
Departamento del Cesar realizó un informe cuantitativo del “Estado General de Avances de
1-163
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Obras – Plan Torniquete” de obras en 21 municipios. La obra más antigua se había iniciado el 3
de enero del mismo año, sin embargo el informe indica que casi todas todas las obras ya habían
sido finalizadas y canceladas. Las cifras que presenta el meniconado informe señalan que se
realizaron 25 contratos, ejecutados en el 100%, y 4 en un estado del 85 al 95% de ejecución. La
suma que se reporta como cancelada por la totalidad de los contratos es de $3.108´107.411 y que
el el valor pendiente por cancelar es de un total de $174´294.728. Posteriormente, en julio de
1996 (un mes después) se presenta un nuevo informe titulado “Obras que Requieren de una
Ejecución Inmediata”, para hacer intervenciones en 16 municipios, casi todas de mitigación
(construcción de espolones, muros de protección, canalizaciones de aguas lluvias, etc.) por un
total de $6.720,7 millones de pesos. Si se suman los costos detallados, se tendría que en el
Departamento del Cesar las pérdidas totales estimadas más los recursos asignados por el Plan
Torniquete para la reconstrucción ascienden a $34.032 millones de pesos, lo que hace de este
caso una situación sorprendente, en particular porque es poco creible, dada la capacidad de
ejecución que la reconstrucción total, que supuestamente se realizó en un lapso de 6 meses. En
total en toda la región se invirtieron 25.000 millones de pesos.
6. Principales fuentes consultadas
(1) Comité Regional de Emergencia, departamento del Cesar, "Informe detallado sobre la
emergencia ocasionada por la ola invernal", Valledupar, noviembre de 1995.
(2) Comité Regional de Emergencia, departamento del Cesar, "Informe detallado sobre la
emergencia ocasionada por la ola invernal", Valledupar, septiembre de 1995.
(3) Dirección de atención de emergencias y prevención de desastres departamento del Cesar,
"Estado de avance de obras Plan torniquete", Cesar, junio de 1996.
(4) Dirección de atención de emergencias y prevención de desastres departamento del Cesar,
"Obras que requieren de una ejecución inmediata", Cesar, julio de 1996.
1-164
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
TERREMOTO DEL EJE CAFETERO - (25 DE ENERO DE 1999)
1. El evento desencadenante
El lunes 25 de enero de 1999 a la 1:19 minutos de la tarde, un terremoto de 6.2 grados en la
escala de Richter con duración de 20 segundos (durante 9 de los cuales se alcanzó la mayor
intensidad) y 15 kilómetros de profundidad, afectó el denominado Eje Cafetero, situado en la
región central de Colombia, sobre la cordillera central. El terremoto tuvo su epicentro en el
municipio de Córdoba, departamento del Quindío, aproximadamente a 11 kilómetros al sureste
de Armenia, su capital.
A las 5:20 de la tarde de ese mismo día, mientras miles de personas se dedicaban a buscar y a
rescatar a quienes quedaron atrapados entre los escombros, y a recuperar bienes de las
edificaciones destruidas, se produjo un segundo terremoto de 5.8 grados en la escala de Richter,
que incrementó el número de muertos y heridos y la destrucción de las ciudades y poblaciones
afectadas.
2. Los efectos inmediatos
El terremoto del 25 de enero y sus innumerables réplicas, afectaron 28 municipios en cinco
departamentos:
ƒ
ƒ
ƒ
ƒ
ƒ
Caldas: Chinchiná
Quindío: Armenia, Calarcá, Filandia, Montenegro, Circasia, Pijao, La Tebaida, Córdoba,
Quimbaya, Salento, Buenavista y Génova.
.alle del Cauca: Alcalá, Argelia, Bolívar, Caicedonia, La Victoria, Obando, Sevilla
Ansermanuevo y Ulloa.
Risaralda (4 municipios): Pereira, Dosquebradas, Santa Rosa de Cabal y Marsella.
Tolima: Cajamarca, Roncesvalles
3. La respuesta estatal
El gobierno de Andrés Pastrana decide crear el Fondo para la Reconstrucción y Desarrollo Social
del Eje Cafetero FOREC, una entidad pública de naturaleza especial, con capacidad jurídica y
autonomía presupuestal para financiar y realizar las actividades de reconstrucción y
rehabilitación económica, social y ecológica de la región afectada. No se le crea estructura
administrativa, sino que se la faculta para contratar con entidades del régimen privado (en este
caso con ONGs) todas las obras de reconstrucción acompañamiento a las comunidades afectadas.
El modelo se enmarca claramente dentro del propósito neoliberal de reducir el tamaño del Estado
y entregarle sus funciones al sector privado.
El FOREC dividió la región en zonas con base en el nivel de daños, su extensión y ubicación
geográfica. Para adelantar la reconstrucción en cada zona, se convocó a las ONG más
1-165
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
representativas del nivel nacional, a través de la Confederación Nacional de Organizaciones No
Gubernamentales y las convirtió en Gerencias Zonales de reconstrucción.
4. La respuesta comunitaria
En la estructura del FOREC no existían instancias formales para la participación de las
comunidades en los procesos de decisión. La institución asumió ocho principios como rectores
de sus actividades y políticas (integralidad, transparencia, participación, sostenibilidad,
descentralización, eficiencia, celeridad y desarrollo), y en los objetivos de la política social para
las Gerencias Zonales adoptada por la institución, aparecen el de “fortalecer las organizaciones y
líderes comunitarios”, el de “promover la participación calificada y responsable de la sociedad
civil en la política social”, el de “impulsar y fomentar alianzas estratégicas entre actores
sociales” y el de “Diseñar y ejecutar un programa de comunicación social”.
5. Estimaciones de pérdidas y costos
Concepto
Daños:
Valor dólares
% PIB 1999
1.590.806.545
1,875%
Emergencia y rehabilitación:
45.000.000
0,053%
Reconstrucción / Reposición:
856.722.823
1,009%
62.041.548
0,073%
2.554.570.916
3,011%
Gastos de Funcionamiento FOREC
Total:
PIB de 1999, $ 149.040 millones de pesos / US$ 1.00 = Col$ 1.757
6. Principales fuentes consultadas
(1) Aguiar Falconí, Roberto, “Sismo de Colombia Eje Cafetero 1999”, Editor Centro de
investigaciones científicas, Escuela Politécnica del Ejército, Ecuador, 1999.
(2) Aon group Ltd. Colombia, Corredores de Reaseguros, “El sismo del Eje Cafetero en
Colombia”, Colombia, 1999.
(3) CEPAL, “El terremoto de enero de 1999 en Colombia: Impacto socioeconómico del
desastre en la zona del Eje Cafetero”, México, 1999.
(4) DNP, Conpes 3146 “Plan de finalización de la recuperación del Eje Cafetero y cierre del
FOREC”, Colombia, septiembre de 2001.
(5) DNP, Normatividad expedida a raíz del terremoto del eje cafetero en enero de 1999.
(6) FOREC, Plan de compras, presupuesto aprobado 2001, Colombia, 2001.
1-166
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
(7) FOREC, Presupuesto FOREC Reconstrucción 1999-2001, Colombia, 2002.
(8) FOREC, “Todos aprendemos: Apoyos conceptuales y metodológicos para la
reconstrucción”. Serie Textos para la Reconstrucción – Volumen II.
(9) PNUD, “Informe Regional de Desarrollo Humano – Eje Cafetero: Un pacto por la
Región”. Bogotá, Junio 2004
1-167
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
REUBICACIÓN DE SAN CAYETANO, CUNDINAMARCA, POR REPTACIÓN – (13 DE MAYO DE 1999 A LA FECHA)
1. El evento desencadenante
El proceso de reptación donde se encontraba el municipio de San Cayetano lo detonaron las
lluvias intensas que se presentaron entre 1997 y 1999 (o si se quiere entre 1988 y 1999),
culminand con la evacuación del casco urbano de San Cayetano en mayo 13 de 1999
(evacuación desencadenada por una llamada al OPAD desde San Cayetano a las 3:00 de la
mañana informando que estaba temblando y el suelo estaba bramando) (3).
En ete caso se trata no de un evento sino de un proceso lento y gradual (por lo menos desde hace
40 o 50 años la población del casco urbano convivia con el fenómeno de deslizamiento lento y
gradual de la montaña ubicada al oriente del mismo), lo cual, hace que el desastre de San
Cayetano se parezca más a los desastres lentos como una sequía que por un evento puntual (3).
Desde el punto de vista técnico se puede señalar que posiblemente el cambio de curso de la
quebrada Blanca, que según INGEOMINAS, se produjo durante los meses que antecedieron a la
decisión de evacuar la cabecera de San Cayetano, aparentemente causó la desestabilización del
flanco occidental del terreno sobre el cual se asentaba el casco urbano, situado sobre una masa
coluvial, producto de un antiguo flujo de lodo (3).
2. Los efectos inmediatos
La evacuación del casco urbano representado en la necesidad de abandonar el hábitat de varias
generaciones y de adaptarse a la vida en el albergue temporal, al igual que la futura construcción
de una nueva vida y de una nueva cotidianidad en el sitio de reubicación, generó traumatismos
de diversa índole en la población afectada (3). Se abandonaron 169 viviendas en las cuales
vivian 549 habitantes (3).
3. La respuesta estatal
Desde 1998 la Administración Municipal, en cabeza del Alcalde, el Personero y el Presidente del
Concejo, habían hecho llegar su voz de alerta a la oficina para la Prevención de Emergencias y
Desastres – OPAD- de Cundinamarca; entre el 8 y 9 de mayo de 1999 por le monitoreo realizado
se descubrió que el movimiento del cuerpo de lodo avanzaba a un promedio de 40 metros
diarios, llevando a que el CREPAD le aconsejara al Alcalde decretar formalmente la emergencia.
El 13 de mayo de 1999 Gobernador de Cundinamarca, dio la orden de adelantar de manera
inmediata una “evacuación de manera obligatoria preventiva” de la totalidad del casco urbano de
la cabecera del municipio: “no queremos otro Armero” argumentó el gobernador de manera
enfática, ante 200 personas de la comunidad reunida en el Salón Múltiple del Colegio
Departamental de San Cayetano. Desde este momento las decisiones tomadas fueron lideradas
por la Gobernación de Cundimanarca (3).
1-168
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
4. La respuesta comunitaria
Los días 27 y 28 de abril de 1999 se lleva a cabo una primera reunión con la comunidad y las
autoridades municipales, de la Comisión Operativa del Comité Regional de Emergencias, donde
se constituyen “brigadas voluntarias de emergencia” con personas de la comunidad encargadas
de realizar un seguimiento permanente de la evolución del fenómeno, con el sistema artesanal de
monitoreo (de donde se descubrió que del 8 al 9 de mayo el cuerpo de lodo avanzaba a un
promedio de 40 metros diarios). Como experiencia vale la pena anotar que llegado el momento
nadie tuvo que ser obligado a abandonar el pueblo, lo que demuestra que mientras existan
voluntad política y suficiente poder de convicción por parte de las autoridades, en estrecha
alianza con la naturaleza, las medidas de fuerza resultan innecesarias (3). Se buscó tener la
participación permanente de la comunidad en todas las decisiones tomadas desde la formulación
de un listado de “reglas del juego” para la vida en el albergue que se prolongaría por casi cuatro
años, hasta la decisión del terreno, donde se reconstruiría San Cayetano. Jóvenes del pueblo
manifestaron que la comunidad se había vuelto más solidaria y más fuerte (3).
5. Estimaciones de pérdidas y costos
Se estimó que la reposición de los bienes perdidos por la evacuación del casco urbano se
aproximaría a 10.000 millones de pesos (calculando en construir una infraestructura mejor y mas
técnica desde todo punto de vista que la que existía antes del desastre) y que, sumando los costos
del manejo de la emergencia y de la estrategia social y productiva desarrollada durante el
proceso de temporalidad (mayo 13 de 1999 hasta 31 de diciembre del 2000) ese valor alcance los
14.000 millones de pesos (3).
A noviembre 23 de 2000, se habían invertido $3.901,9 millones por el Departamento durante la
evacuación y temporalidad; $6.495 millones como inversión del Departamento para la
reconstrucción del nuevo casco urbano y $4.004,7 millones en inversiones provenientes de otras
entidades. En total a noviembre 23 se habían invertido $14.401,6 millones de pesos (3).
Adicionalmente se realizaron varios convenios como el firmado con la fundación empresa
privada Compartir para la construcción de soluciones de vivienda (220) y urbanismo (vías,
andenes, acueducto y alcantarillado, plaza de mercado, acueducto desde el tanque de
almacenamiento) en el nuevo municipios de San Cayetano por un valor total de $2.988,5 millons
(Gobernación $2.924, 6 millones y la corporación aportó $63,9 millones) el convenio tenía una
vigencia de 6 meses que después se prolongó a un año y 10 meses (del 3 de noviembre del 2000
hasta el 15 de septiembre del 2002), en este proyecto se hizo unl aporte fuera del convenio de
$2.640 millones en subsidios de vivienda(2) y (3). Otro convenio importante se realizó con la
Corporación Minuto de Dios para la organización, participación comunitaria y construcción de
obras civiles institucionales (acueducto desde la bocatoma hasta el tanque de almacenamiento,
planta de tratamiento de aguas residuales, colegio, casa de gobierno, puesto de salud, estación de
policía, hogar infantil y matadero) con fecha de inicio 3 de noviembre de 2000 y fecha de
terminación 10 meses después que se prolongó hasta el 30 de abril del 2002: Su valor fue de
1-169
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
$2.448, 4 millones (Gobernación $2.386,3 millones y la Corporación aportó $62,1 millones (2) y
(3).
6. Principales fuentes consultadas
(1) INCOPLAN S.A., Dirección de Construcciones, Gobernación de Cundinamarca y FONADE,
"Gerencia, interventoría y supervisión de los estudios del nuevo casco urbano de San
Cayetano" informe de avance mensual no. 23, Bogotá, septiembre de 2002.
(2) Secretaría de Obras Públicas, Departamento de Cundinamarca, "Convenio fundación privada
compartir - San Cayetano, un nuevo amanecer", Bogotá, 2001.
(3) Wilches-Chaux, Gustavo, La reubicación de San Cayetano, Gobernación de Cundinamarca
– Universidad de los Andes – DNPAD, Colombia, 2000.
1-170
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
REUBICACIÓN PARCIAL DE HERRÁN – NORTE DE SANTANDER, POR
DESLIZAMIENTOS – (31 DE JULIO DE 2002 A LA FECHA)
1. El evento desencadenante
Al igual que en el caso de San Cayetano (Cundinamarca), según INGEOMINAS y estudios del
E.O.T. del municipio, el terreno donde se encuentra el casco urbano de Herrán ha sufrido
procesos relacionados con fenómenos de remoción en masa desde hace más de 30 años, esto
teniendo en cuenta las cicatrices de hundimiento y deslizamientos ubicados principalmente al
sur, nororiente y en la parte central del municipio. Hacia la parte sur del casco urbano se
observan depósitos de coluvión provenientes de la degradación y desprendimientos de terrenos
debido a fenómenos de remoción de masa entre los que aparecen: Reptación, agrietamientos,
hundimientos y deslizamientos.
Estudios posteriores determinaron que la margen izquierda del río Táchira, en el sector en que se
ubica la población, presenta la existencia de diversos afloramientos rocosos que indica que los
depósitos de suelo potencialmente inestable son locales ya que su mayoría tienen pequeño
espesor. Esta margen, sin embargo, está afectada por dos fallas geológicas y un pliegue sinclinal
que corren sensiblemente paralelos al río y se encuentran al oriente y al occidente de la
población. Estas estructuras geológicas y otras más distanciadas hacen que dicha población
pueda estar sometida a eventos sísmicos fuertes. En condiciones estáticas, el pueblo presenta
sectores estables, sectores que comienzan a entrar dentro de un proceso de inestabilidad y
sectores en claro proceso de deformación, con casas en estado avanzado de deterioro, que debían
ser evacuadas inmediatamente (sugiere el estudio de INGETEC). Continua la fima de consulta
“Las condiciones antes descritas pueden desmejorar drásticamente si durante los próximos
períodos de lluvias ocurre un sismo severo, porque se superponen a las condiciones actuales dos
situaciones adversas adicionales que pueden llevar a la población a un estado crítico de
seguridad, por el colapso de varias de sus edificaciones y nuevas deformaciones en los depósitos
de suelo y rellenos que sirven de fundación”
2. Los efectos inmediatos
El Estudio geotécnico de INGEOMINAS del 2000; el Análisis de amenazas y vulnerabilidad y
plan integral de gestión de riesgos de CEPREVE en el 2001; y el Estudio INGETEC S.A. de
análisis de suelos del casco urbano y perfil geológico de las áreas adyacentes estables, (que
recomienda evacuación del casco urbano) dieron le soporte técnico para declarar calamidad
pública el 31 de julio de 2002. Posteriormente el Municipio contrató el estudio realizado por la
Universidad de los Andes (CIFAD Centro de Investigaciones de al Facultad de Arquitectura y
Diseño) para definir los lineamientos para la reubicación del casco urbano del Municipio de
Herrán en el terreno El Llano, definiendo desde el estado de las viviendas en el momento de
iniciar el estudio hasta los modelos urbanos y arquitectónicos según las necesidades de la
población afectada (bases para la formulación del plan parcial, participación comunitaria,
construcción de la memoria del proceso, cuantificación del proyecto de reubicación y plan de
1-171
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
acción institucional). Hasta el año 2003 se habían presentado un deslizamiento en el que se
destruyeron 6 viviendas rurales y posteriormente la caída de 3 viviendas más en el casco urbano,
además del cierre de varios equipamientos comunitarios como una institución educativa, el
Hogar Juvenil Campesino, el Centro de Acopio, el polideportivo, el Matadero y la plaza de
ferias. A pesar de esto, hasta la fecha no se ha tomado la decisión de evacuar el pueblo, pues por
la experiencia de San Cayetano la población tiene miedo de pasar mucho tiempo en albergues
“temporales”. La evacuación del pueblo significa la reubicación de 165 las familias. Los costos
causados por el cierre de los equipamientos, la caída de las viviendas, etc. hasta la fecha no se
han determinado.
3. La respuesta estatal
Todas las acciones tendientes a la reubicación del casco urbano de Herrán como medida de
prevención, ante la inminencia del desastre, fueron planeadas y asumida bajo el liderazgo de la
Alcaldía Municipal a partir del 2002 (mediante la contratación de los estudios requeridos, uno de
ellos cofinanciado por CORPONOR y la gobernación de Norte de Santander, gestión de
recursos, etc.) y ha tenido continuidad hasta la fecha.
4. La respuesta comunitaria
Todos los procesos se han realizado con la participación activa de la comunidad, incluida la
selección del lote donde se reubicará el pueblo, el diseño de los diferentes modelos de ocupación
urbana y de diseño arquitectónico de las viviendas y equipamientos. Por ejemplo, los talles
realizados por la Universidad de los Andes para la realización del estudio contratado por la
Alcaldía municipal, se transmitieron por la radio comunitaria y llegaron a tener la presencia de
hasta 240 personas en las mesas de trabajo.
5. Estimaciones de pérdidas y costos
En el 2003 se invirtieron $323, 3 millones en estudios y arreglos en el colegio. Para el 2004 se
tiene presupuestada la compra de la totalidad de los lotes (ya adquirieron 2 faltan 6) por un valor
de $2.068,4 millones; Además el inicio de la construcción del acueducto y alcantarillado por
$120 millones y la construcción del colegio por $1.275,4 millones de pesos. El estudio de la
Universidad de los Andes estimó que para la etapa de temporalidad y reconstrucción se
requerirían $12.094 millones de pesos.
6. Principales fuentes consultadas
(1) Anzellini, Stefano y García, Ximena (y equipo de asesores e investigadores),
"Macroproyecto para el diseño del modelo de reasentamiento sostenible para el municipio de
Herrán, Norte de Santander Colombia" – informe final ajustado, Universidad de los Andes,
Colombia, 2002.
1-172
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
2. DESASTRES MENORES OCURRIDOS EN COLOMBIA DESDE 1970
Aún cuando la investigación ha avanzado notablemente en los últimos 10 años, la noción de
desastre continúa fuertemente dominada por la visión de eventos de gran magnitud, importantes
pérdidas de vidas y elevados niveles de destrucción en bienes y producción, con la necesidad de
movilización de grandes cantidades de ayuda humanitaria y con sustanciales costos para el
proceso de rehabilitación o reconstrucción de las sociedades afectadas. América Latina y El
Caribe han experimentado una larga historia de este tipo de eventos, particularmente aquellos
que se asocian con los extremos de la naturaleza y que siguen siendo conocidos, de manera muy
engañosa, como “desastres naturales”.
En esta historia de desastres, Colombia no ha sido la excepción. Durante el periodo comprendido
entre 1971 y 2000, la base de datos sobre desastres “EM-DAT”construida por el Centro de
Epidemiología de Desastres de la Universidad Católica de Lovaina, registra 120 eventos que
cumplen con al menos uno de los siguientes criterios: a) 10 o más personas reportadas muertas;
b) Al menos 100 personas afectadas; c) Que se haya declarado el estado de emergencia; y, d)
Que se haya requerido asistencia internacional. En resumen, se trata de eventos que de alguna
manera han llamado la atención de las autoridades o los medios noticiosos. Es decir, se trata de
desastres visibles.
Pero más allá de estos desastres “llamativos”, existen, sin embargo, cientos de eventos, e incluso
miles, que han ocurrido cada año y los cuales no han sido registrados en las estadísticas de las
organizaciones internacionales abocadas al tema. De acuerdo con la base de datos DesInventar,
desarrollada por LA RED, durante el mismo periodo se han presentado en todo el territorio
colombiano 17,931 eventos que implicaron algún tipo de daño o pérdida (lo que ya desde el
principio, contrasta notablemente con los 120 eventos reportados por el EM-DAT). De
parámetros pequeños o medianos, asociados con múltiples distintos tipos de fenómenos físicos
(inundaciones, sequías, deslizamientos, sismos, lluvias intensas, incendios, etc.), estos eventos
que pocos consideran “desastres”, tienen las mismas causas y orígenes que aquellos de gran
magnitud. Difieren, obviamente, en que de manera individual y aislada sus impactos son
menores y en áreas menos extensas; muchos limitándose a pequeñas localidades o comunidades,
en lugar de grandes zonas, regiones o el país entero. Sin embargo, los efectos de estos pequeños
eventos no pueden ser soslayados, ya que en términos generales son una ventana para tipificar el
problema del riesgo en el país: no el riesgo de grandes desastres eventuales y con tiempos de
recurrencia amplia, sino el riesgo puntual, real y cotidiano que se vive en múltiples
comunidades, municipios, departamentos o en regiones enteras del territorio.
Pero el análisis de los pequeños eventos y su evolución a lo largo de la historia, no sólo sirven
como para medir el riesgo cotidiano y puntual. También son una herramienta importante para
desmitificar la idea equivocada que se tiene sobre los grandes eventos y cómo éstos pueden
llegar a tipificar, en forma errónea también, la realidad de los desastres en un país. Por ejemplo,
el análisis de los pequeños eventos realizado para República Dominicana en un periodo de 35
años, permitió demostrar que lejos de lo que se creía, la principal amenaza que ha sufrido el país
2-1
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
no son las tormentas tropicales y huracanes de gran intensidad que se presentan en el Atlántico
(idea que manejaban los organismos internacionales y las propias autoridades del país), sino el
gran número de incendios de tipo doméstico que ocurren cada año, principalmente a causa de las
deficiencias en las instalaciones eléctricas de las viviendas y al manejo inadecuado de
combustibles. Por otra parte, el estudio también demostró, que la gran mayoría de las
inundaciones (que aparecen como el segundo tipo de evento con mayor recurrencia), ocurren
durante la temporada normal lluviosa y sin que haya evidencia de precipitaciones extremas. Sólo
el 13% de las inundaciones registradas en 35 años, han estado asociadas a huracanes o tormentas
tropicales (ODC-INGENIAR-LA RED-ICF Consulting, 2001).
Asimismo, existe una creciente evidencia de que la suma de los impactos negativos de estos
recurrentes “no desastres” son aproximados, e incluso acumulativamente mayores, que los
producidos por un solo evento de gran magnitud. Adicionalmente, estos pequeños eventos que
afectan a muchas comunidades en forma reiterativa, pueden ser también indicadores o la antesala
de eventos de mayor envergadura. El Anexo 2 presenta el enfoque metodológico adoptado para
realizar este trabajo.
En el presente documento, se hace un análisis de los eventos de pequeña y mediana intensidad
que han ocurrido en el territorio colombiano, para un periodo de 30 años que va de 1971 al año
2000. Para ello, nos basamos en los postulados anteriores y dividimos el análisis en los
siguientes puntos:
ƒ
ƒ
ƒ
ƒ
ƒ
Recurrencia y temporalidad.
Tipo de eventos ocurridos.
Dispersión geográfica del riesgo.
La concentración del riesgo (a distintas escalas territoriales).
Acumulación de daños y pérdidas.
Abordamos los puntos anteriores a partir de análisis comparativos de corto y largo plazo, y en
escalas territoriales distintas. Partiendo de lo general a lo particular, buscamos identificar las
principales áreas sujetas a mayores niveles de riesgo, llegando hasta los niveles locales (en este
caso el municipio). Sabemos que la concentración de eventos ocurridos es sólo indicativa de los
niveles de riesgo a los que pueden estar sujetas determinadas zonas, y que la caracterización o
causalidad del mismo requeriría de información adicional sobre los procesos sociales,
económicos y de transformación ambiental que están en marcha y que contribuyen a la
construcción de dicho riesgo. Sin embargo, aún cuando esos objetivos rebasan los límites del
presente trabajo, pensamos que los resultados obtenidos pueden ser de enorme utilidad para los
responsables de la gestión del riesgo en el país, en la medida en que aporta indicadores
específicos sobre zonas y el tipo de problemáticas que pueden ser considerados como focos rojos
y sobre los cuales se debe profundizar en estudios más puntuales.
2-2
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
2.1 RECURRENCIA Y TEMPORALIDAD
A lo largo de 30 años, el país no sólo se ha visto afectado por desastres de gran magnitud, sino
también por una gran cantidad de eventos cuya magnitud osciló entre pequeña y mediana. En
total se registraron 17,931 eventos, lo que equivale a un promedio de 597.7 eventos por año, 49.8
cada mes o 1.66 eventos diarios que ocurren a nivel local y que implican determinado nivel de
daño y pérdida.
En sí mismo el número total de eventos es significativo, pero lo es más aún si comparamos el
promedio anual de ocurrencia colombiano con el de otros países de la región latinoamericana. En
la Tabla 2.1, podemos ver que de 10 países seleccionados, Colombia presenta el nivel de
ocurrencia más alto, incluso ligeramente mayor que el de países con altos índices de ocurrencia
de desastres como es el caso de Perú.
Tabla 2.1
Promedio anual de eventos ocurridos
en algunos países seleccionados de américa latina
(1970-2000)
PAÍS
Colombia
Perú
México
Argentina
Costa Rica
Guatemala
Ecuador
República Dominicana
Panamá
Venezuela
PROMEDIO ANUAL
DE EVENTOS
OCURRIDOS
597.7
585.5
241.9
213.3
168.6
83.3
74.5
60.3
42.7
22.1
Fuente: DesInventar. LA RED
Nota: DesInventar de Panamá y Venezuela no cumplen con las condiciones de comparabilidad
para los treinta años.
Lo anterior es indicativo de que en Colombia los niveles de riesgo son muy elevados y la
velocidad con que se está materializando el riesgo es mucho más acelerada que en otros países
de la región con características geográficas y sociales similares.
A lo largo de los 30 años de estudio la distribución de eventos es dispar, aunque destacan
algunos años por el alto nivel de ocurrencia. Así, los años de 1972, 1975, 1979, 1981, 1984,
1994, 1995, 1998 y 2000 superan por mucho la media anual histórica (597.7) y existen años pico
(1971, 1996 y 1999) en los que los eventos registrados rebasaron los mil (ver Figura 2.1).
2-3
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Figura 2.1
Distribución temporal de los eventos ocurridos en Colombia
(1971-2000)
1500
1000
No. de
Desastres
500
0
1971
1974
1977
1980
1983
1986
1989
1992
1995
1998
En un análisis más detallado por periodos, podemos ver (Tabla 2.2) que durante las dos primeras
décadas (1971-1980 y 1981-1990), el número total de eventos ocurridos se mantiene
relativamente constante, dado que de una década a otra el incremento en el número de eventos no
supera el tres ciento (2.6%). No obstante, es durante la tercera década (1991-2000), que el
número de eventos ocurridos se incrementa sustancialmente con respecto a la década anterior
(30.7%), llegando a concentrar el 39.8% de los eventos totales ocurridos durante el periodo
considerado.
Tabla 2.2
Ocurrencia de eventos por periodos
PERIODO
1971-1980
1981-1990
1991-2000
1971-2000
TOTAL DE EVENTOS
OCURRIDOS
5,325
5,464
7,142
17,931
% DEL TOTAL
29.7
30.5
39.8
100.0
Las cifras anteriores reafirman la hipótesis de que la velocidad a la que puede estarse
materializado el riesgo en el país se ha incrementado durante los últimos 10 años, respondiendo a
condiciones de riesgo acumuladas históricamente, y donde tanto las amenazas como los niveles
2-4
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
de vulnerabilidad pueden estarse exacerbando al punto de detonar en una mayor ocurrencia de
eventos cada año. Esto es aún más significativo, si tomamos en cuenta que durante la década de
los noventa no se presentaron en el país fenómenos climáticos o eventos de origen geológico
extremos, más allá de los que se hubieron presentado en las décadas anteriores.
2.2 TIPO DE EVENTOS OCURRIDOS
Los eventos registrados a lo largo de 30 años, presentan una variedad más o menos amplia de
causas de origen, pero destacan en importancia sólo 3 tipos distintos que son los que se presentan
con mayor frecuencia en todo el territorio, y los cuales, aunque con muy pequeñas variaciones,
son constantes en los diferentes periodos analizados. Estos son: las inundaciones, los
deslizamientos y los incendios de tipo urbano.
Figura No. 2.2
Distribución de los eventos ocurridos en colombia
(1971-2000)
0 303187
1 174
19
77111
134323
41
11198
13208
325
1356
6606
5
2
308
31
3921
4
488
118
199
No. de
Desastres
796
773
570
4579
INUNDACION- 6606
DESLIZAMIENTO- 4579
AVENIDA- 570
LLUVIAS- 773
VENDAVAL- 796
TEMPESTAD- 199
MAREJADA- 118
SISMO- 488
HURACAN- 21
SEDIMENTACION- 9
HELADA- 34
GRANIZADA- 31
SEQUIA- 308
LITORAL- 2
TSUNAMI- 5
INCENDIO- 1356
FORESTAL- 325
EXPLOSION- 208
ESCAPE- 13
ESTRUCTURA- 198
PANICO- 11
EPIDEMIA- 41
PLAGA- 323
ACCIDENTE- 134
OTROS- 111
BIOLOGICO- 77
ERUPCION- 19
CONTAMINACION- 174
TORMENTA E.- 87
NEVADA- 1
OLA DE CALOR- 11
INTOXICACION- 303
De los 17,931 eventos registrados entre 1971 y 2000, el 69.9% se concentra en estos tres tipos de
eventos (ver Figura No. 2.2). Las inundaciones ocupan el primer lugar de ocurrencia,
representando el 36.8% del total. En segundo lugar se ubican los deslizamientos con el 25.5%; y,
2-5
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
en tercero, los incendios con el 7.6%. Otros eventos, aunque menos significativos, son los que se
asocian a vendavales y lluvias extremas que representan el 4.4% y el 4.3% del total,
respectivamente.
El análisis por décadas, permitió observar que, con algunas pequeñas excepciones, la frecuencia
en la ocurrencia de este tipo de eventos es constante a lo largo de los tres decenios (ver Tabla
2.3). La tendencia marca que el único periodo en el que se presentan dos eventos distintos a los
anteriores es en la década que va de 1991 al 2000, donde los eventos asociados con vendavales y
sismos ocupan el tercero y cuarto lugar respectivamente. Esta década fue un periodo excepcional
en términos de vientos extremos que provocaron daños y pérdidas a lo largo de todo el país,
principalmente entre los años de 1995 y 2000. Por otra parte, los eventos asociados con sismos
durante el mismo periodo se incrementó por la presencia de al menos 3 eventos extremos: el
terremoto de Páez en 1994, el sismo que afectó a Pereira y también a otros municipios cercanos
en 1995 y el terremoto de Armenia que afectó seriamente el Eje Cafetero. Sin embargo, aún con
las excepciones producidas durante la década de los noventa, en el acumulado histórico se
mantiene la primacía de las inundaciones, los deslizamientos y los incendios como eventos de
mayor recurrencia en el país.
Tabla 2.3
Eventos ocurridos con mayor frecuencia
1971-1980
1. Deslizamientos.
2. Inundaciones.
3. Incendios.
1981-1990
1. Inundaciones.
2. Deslizamientos.
3. Incendios.
1.
2.
3.
4.
5.
1991-2000
Inundaciones.
Deslizamientos.
Vendavales.
Sismos.
Incendios
1971-200
1. Inundaciones.
2. Deslizamientos.
3. Incendios.
2.2.1 Inundaciones
Como se mencionó arriba, las inundaciones ocupan el primer lugar en la ocurrencia de eventos
de pequeña y mediana magnitud en el periodo que va de 1971 al 2000. Con un total de 6,606
registros, éstas representan el 36.8% de los eventos totales. Su distribución a lo largo del tiempo,
muestra años pico en las tres décadas analizadas, pero una acumulación importante en el periodo
1991-2000, donde se concentran cerca de la mitad (48.3%) de las inundaciones registradas para
los treinta años (Ver Figura 2.3).
En términos de la distribución territorial de las inundaciones, observamos que se trata de un tipo de
evento que se produce con regularidad en todo el país (ver Mapa 2.1). Sin embargo, existen 15
Departamentos con un nivel de ocurrencia por encima de la media anual histórica, de los cuales 5
presentan niveles de recurrencia sumamente elevados que incluso llegan a duplicar o triplicar dicha
media.
2-6
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Figura 2.3
Distribución temporal de las inundaciones
(1971-2000)
1000
800
600
No. de
Desastres
400
200
0
1971
1974
1977
1980
1983
1986
1989
1992
1995
1998
Mapa 2.1
Distribución territorial de las inundaciones
(1971-2000)
2-7
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
En orden de importancia, los departamentos con mayor nivel de ocurrencia son: el Valle del Cauca con
708 eventos registrados; Antioquia con 536; Bolívar con 459; Córdoba con 415; y, Magdalena con un
total de 405 eventos registrados. De las cifras se desprende que tan solo en estos 5 Departamentos se
concentra el 38.2% de las inundaciones totales ocurridas en el país durante los treinta años considerados.
Más aún, destaca en importancia el gran número de inundaciones registradas en el Valle del Cauca y
Antioquia y el hecho de que en ambos departamentos es justamente en las zonas urbanas donde se
concentra el mayor número de eventos (ver Mapas 2.2 y 2.3). En el caso de la ciudad de Cali, las
inundaciones se asocian en su mayoría a desbordamientos producidos en el río Cauca, mientras que en
Medellín se asocian al desbordamiento de numerosas quebradas que atraviesan la ciudad. En ninguno de
los dos casos, la presencia de lluvias extremas se reporta como factor predominante que pueda explicar el
alto número de inundaciones ocurridas, lo que hace suponer que la causa directa es la ubicación
inadecuada de asentamientos humanos y un manejo deficiente de los sistemas hidrológicos en estas zonas.
Mapa 2. 2
Distribución de las inundaciones
Valle del Cauca (1971-2000)
2-8
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Mapa 2.3
Distribución de las inundaciones
Antioquia (1971-2000)
2.2.2 Deslizamientos
Los deslizamientos se presentan como segunda causa de ocurrencia en todo el país, a lo largo de
los treinta años estudiados. Con un total de 4,579 registros, representan el 25.5% del total de
eventos. Si bien es ampliamente conocido que este tipo de fenómenos son característicos de
muchas zonas del país, debido a las condiciones topográficas de su territorio, podemos observar
que a lo largo de las tres décadas, al menos la mitad de los años rebasan la media anual histórica
de recurrencia. En particular, 1971, 1975, 1984, 1996, 1999 y 2000, fueron años con un nivel de
ocurrencia muy elevados, tal y como lo muestra el Figura 2.4.
Con excepción de los departamentos de Vichada y Guainiá (que no registran ningún evento), los
deslizamientos han ocurrido en todo el territorio colombiano, aunque con una mayor incidencia
en Antoquia, Valle del Cauca y parte de las regiones Oriental, Central y Pacífica (Ver Mapa 2.4).
2-9
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Figura 2.4
Distribución temporal de los deslizamientos
(1971-2000)
Promedio
anual
Mapa 2.4
Distribución territorial de los deslizamientos
(1971-2000)
2-10
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Entre los departamentos con mayor nivel de ocurrencia se encuentran Antioquia en primer lugar,
con 757 registros (16.5% del total de eventos registrados); Tolima en segundo, con 450 registros
que representan el 9.8% del total. El Valle del Cauca se ubica en tercer lugar con 420 eventos
que representan el 9.2% del total. En cuarto sitio aparece el departamento de Caldas con 387
eventos (8.5% del total). Finalmente, el quinto y sexto lugar lo ocupan los departamentos de
Boyacá y Nariño con 336 y 301 eventos respectivamente, que representan en el caso de Boyacá
el 7.3% del total y en Nariño el 6.6% (ver Tabla 2.4).
Tabla 2.4
Número de eventos ocurridos en los departamentos
con mayor recurrencia
DEPARTAMENTO
Antioquia
Tolima
Valle del Cauca
Caldas
Boyacá
Nariño
EVENTOS
REGISTRADOS
757
450
420
387
336
301
% DEL TOTAL
16.5
9.8
9.2
8.5
7.3
6.6
En cuanto a las causas de los deslizamientos, los registros disponibles permiten establecer que la
gran mayoría de ellos (72.3%) han estado asociados a fenómenos de origen hidrológico. En este
caso, el reblandecimiento del terreno por exceso de lluvia y las avenidas extraordinarias en
cuerpos de agua, se registran como las principales causas. Aún cuando para el 19.9% de los
deslizamientos totales no ha sido posible establecer la causa directa de su ocurrencia, puede
verse que tan sólo el 4.8% de los deslizamientos totales ha estado asociado con fenómenos de
origen geológico (tales como sismos y reacomodo de tierra en fallas geológicas); y aún menos,
tan sólo el 3%, se asocian con errores humanos por construcción inadecuada de infraestructura o
por problemas de localización de los elementos expuestos.1 La localización de los deslizamientos
por tipo de causa se presenta en los Mapas 2.5, 2.6, 2.7 y 2.8.
1
Si bien estos datos permiten establecer algunas tendencias generales sobre el origen de los deslizamientos, deben ser tomados
únicamente como indicativos, ya que los deslizamientos ocurridos pueden ser el resultado de causas combinadas (p.e. pequeños
sismos que reblandecen el suelo y que se combinan con fuertes lluvias; o grandes precipitaciones que se presentan en zonas
pobladas ubicadas en zonas de alta pendiente, entre otras) y cuya complejidad no necesariamente se refleja en los registros
disponibles.
2-11
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Mapa 2.5
Origen hidrológico
Mapa 2.6
Origen geológico
2-12
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Mapa 2.7
Error humano
Mapa 2.8
Otras causas
2-13
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
2.2.3 Incendios.
El tercer tipo de eventos que se presentan con mayor regularidad en el país, son los incendios de
tipo urbano. Éstos representan el 7.6% del total del eventos registrados durante los treinta años
de estudio. Para el periodo se registraron un total de 1,356 incendios, que representaron el 7.6%
de los eventos totales. Si bien las causas que los originaron son de diverso tipo, puede notarse un
alto componente humano en la construcción del riesgo.
De los registros se desprende que un importante número de los incendios ocurridos se originaron
a consecuencia de cortocircuitos debido a deficiencias en las instalaciones eléctricas, y en menor
medida por mal manejo de combustible, particularmente dentro de las viviendas y locales
comerciales. Son pocos los registros que reportan incendios por accidentes en el transporte de
sustancias inflamables.
Un aspecto importante que resulta del análisis, es el hecho de que aún cuando los incendios
ocupan el tercer lugar de ocurrencia a nivel nacional, a lo largo del tiempo puede verse una
tendencia decreciente en el número de eventos que se presentan cada año (ver Figura 2.5). La
reducción ha sido significativa, ya que durante la última década (1991-2000), se registraron
menos de la mitad (40.3%) de los eventos registrados durante la década de 1971-1980.
Figura 2.5
Recurrencia de los incendios de tipo urbano
(1971-2000)
100
80
60
No. de
Desastres
40
20
0
1971
1974
1977
1980
1983
1986
1989
1992
1995
1998
2-14
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
En lo que se refiere a la distribución territorial de este tipo de eventos, encontramos que los
departamentos más significativos son el Valle del Cauca en primer lugar, Antioquia en segundo,
y en tercero y cuarto nivel de importancia Atlántico y Bogotá, respectivamente. En conjunto,
estos cuatro departamentos concentraron el 45.6% de los incendios totales ocurridos (ver Mapa
2.9). Asimismo, cabe mencionar que en este tipo de eventos, las zonas urbanas tienen
definitivamente tienen la mayor incidencia en la ocurrencia de desastres, dado que tan sólo en las
capitales departamentales se concentra el 64.3% del total.
Mapa No. 9
Distribución territorial de los incendios de tipo urbano
(1971-2000)
2.3 DISPERSIÓN GEOGRÁFICA DE LOS EVENTOS OCURRIDOS
Los eventos ocurridos en Colombia han afectado en forma diferenciada a los departamentos que
conforman el territorio. En el periodo 1971-80, tan sólo en cuatro departamentos (Antioquia,
Valle del Cauca, Tolima y Santander) se concentró el 41.1% de los eventos totales ocurridos. De
éstos, 34.9% se registraron en Antioquia y el 28.6% en el Valle del Cauca.
Para la década de los ochenta, la dispersión geográfica se mantuvo prácticamente estable, pero
con la diferencia de que el departamento de Caldas desplaza a Tolima como el tercer
departamento con mayores eventos registrados y se incorpora como una de las tres regiones con
mayor ocurrencia de desastres. Durante este periodo, en Antioquia se concentraron el 38.2% de
2-15
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
los eventos ocurridos, en el Valle del Cauca el 26.1% y en Caldas y Tolima el 18% y el 17.7%,
respectivamente. En conjunto, en estos cuatro departamentos ocurrieron el 32.9% de los eventos
totales para ese periodo.
Durante los años noventa, comienzan a presentarse cambios sustanciales en la forma en que se
distribuyen los eventos dentro del territorio nacional. Durante este periodo de 10 años se da una
mayor dispersión de la ocurrencia de desastres sobre el territorio y éstos se presentan en un
mayor número de departamentos. El Valle del Cauca intercambia el primer lugar con Antioquia,
concentrando el 25.9% y el 15.6% del total de eventos ocurridos en el periodo, respectivamente.
Varios nuevos departamentos se incorporan a la lista con mayores niveles de ocurrencia y otros
más se reubican en términos de importancia.
En los Mapas 2.10, 2.11, 2.12 y 2.13 se presenta un comparativo de la dispersión geográfica de
todos los desastres para los tres periodos considerados y para los 30 años en su conjunto.
Mapa 2.10
1971-1980
2-16
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Mapa 2.11
1981-1990
Mapa 2.12
1991-2000
2-17
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Mapa 2.13
1971-2000
2.4 CONCENTRACIÓN DEL RIESGO.
A partir de una escala temporal amplia (30 años en este caso), podemos observar que las zonas
con mayor frecuencia en la ocurrencia de eventos de distinto tipo aparecen claramente definidas
a lo largo del tiempo (ver Tabla 2.5).
Tabla 2.5
Departamentos con mayor número de eventos registrados
1971-1980
1.
2.
3.
4.
Antioquia.
Valle del Cauca.
Tolima.
Santander.
1981-1990
1.
2.
3.
4.
Antioquia.
Valle del Cauca.
Caldas.
Tolima.
1991-2000
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
Valle del Cauca.
Antioquia.
Santander.
Bolívar.
Cauca.
Nariño.
Tolima.
Boyacá.
1971-2000
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
Valle del Cauca.
Antioquia.
Tolima.
Santander.
Boyacá.
Nariño.
Cauca.
Cundimarca.
2-18
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
De los datos se desprende que en la historia de los desastres ocurridos durante los últimos 30
años, son notorios los casos de los departamentos del Valle del Cauca y Antioquia, los cuales se
han mantenido entre el primero y segundo lugar de mayor ocurrencia en forma permanente.
Otros casos relevantes son los del Tolima y Santander, que aunque presentan variaciones a lo
largo de las distintas décadas, su presencia como zonas de alta ocurrencia es constante, sobre
todo si se considera la acumulación de eventos a lo largo de los 30 años estudiados.
Con respecto al resto de las regiones que aparecen en la lista (especialmente Bolívar, Cauca,
Nariño y Boyacá), ocurre una situación interesante que conviene destacar. Su aparición entre las
regiones de mayor ocurrencia de desastres a lo largo de los 30 años estudiados, se explica por el
elevado número de eventos ocurridos particularmente durante la última década (1991-2000).
Como puede observarse en el Figura 2.6, en este periodo se disparan las inundaciones
(particularmente en los años de 1995, 1996 y 1999) y los deslizamientos que presentan una
tendencia creciente cada dos años, a partir de 1994.
En el Figura 2.7 podemos observar la tendencia de los eventos ocurridos en forma comparativa
entre estos cuatro departamentos. A nivel específico, y de acuerdo con los datos existentes, en el
departamento de Bolívar el incremento en el número de eventos ocurridos durante este periodo,
se explica fundamentalmente por un aumento sustancial en el número de inundaciones. En el
caso del Cauca, el incremento en el número de eventos se explica en su mayoría por
deslizamientos. En Nariño predominan las inundaciones, aunque con un aumento también
importante del número de deslizamientos. Y, finalmente, en Boyacá, el incremento se explica por
una combinación en el aumento de los deslizamientos durante ese periodo y los eventos
asociados con sismos.
Figura 2.6
Comparativo eventual de los Departamentos de Bolivar,
Cauca, Nariño y Boyaca (1991-2000)
200
INUNDACION
DESLIZAMIENTO
150
No. de
Desastres
LLUVIAS
100
VENDAVAL
50
SISMO
INCENDIO
0
1991
1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2-19
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Figura 2.7
Comparativo geográfico de los eventos ocurridos en los
Departamentos de Bolivar, Cauca, Nariño y Boyacá (1991-2000)
150
BOLIVAR
100
BOYACA
No. de
Desastres
CAUCA
50
NARIÑO
0
1991
1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
Cabe subrayar que en todos los casos, los eventos que contribuyeron a incrementar las cifras de
ocurrencia para el periodo 1991-2000, rebasaron los niveles históricos de ocurrencia en esas
zonas. Esto puede ser un indicador importante de que las condiciones de riesgo en estos
departamentos en particular estén aumentando en forma significativa; o, de otro lado, puede ser
indicativo de que en esas zonas estén en marcha procesos económicos, sociales y de
transformación ambiental que están exacerbando la relación entre medio ambiente y sociedad en
forma tal que están acelerando los procesos de materialización del riesgo en desastres de
pequeña y mediana intensidad. Asimismo, estos elementos pueden ser significativos en el
sentido de que pueden estar indicando un posible incremento en el número de desastres que
ocurrirá en los próximos años, siendo también la antesala para la ocurrencia de desastres de
mayor magnitud en el futuro.
Con base en el número de eventos ocurridos a nivel departamental, y considerando su
distribución territorial a largo de los 30 años analizados, se puede definir tres niveles de
concentración del riesgo, los cuales aparecen claramente diferenciados en el Mapa 2.14. Los
niveles de concentración del riesgo han sido definidos a partir de la media histórica anual en la
ocurrencia de eventos de todos los tipos que considera la base de datos disponible. El Nivel I,
comprende aquellos departamentos en los que el número de eventos registrados superó 1.5 veces
la media anual histórica. El Nivel II incluye a los departamentos donde la media se superó dos
veces. El Nivel III, siendo el más alto en la escala, incorpora a aquellos departamentos donde la
ocurrencia de desastres superó 3 veces o más la media anual histórica para todo el país.
2-20
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Mapa 2.14
Departamentos con mayor concentración de riesgo
NIVEL I:
Concentración del riesgo en departamentos que superan 1.5 veces la media anual histórica
de ocurrencia de desastres en el país.
De acuerdo con el Mapa 2.14, en este nivel se encuentran los departamentos de Bolívar,
Atlántico, Magdalena, Boyacá, Cundimarca, Caldas, Cauca y Nariño. En estos 8 departamentos
se concentra el 32.7% de los eventos totales ocurridos en el país a lo largo de 30 años. La
distribución de los eventos a lo largo del tiempo es irregular y sin una tendencia anual clara (ver
Figura 2.8). Sin embargo, agrupando los eventos ocurridos en periodos decenales, sí puede
observarse una tendencia a la alza; lenta para la década de 1981-1990 donde los eventos
registrados se incrementan en 7.1% con respecto a la década anterior, pero mucho más acelerada
para el decenio 1991-2000, donde el número de eventos aumentan 19.7% en comparación con la
década previa. Por su parte, la concentración de eventos ocurridos entre departamentos, no
presenta diferencias significativas, ya que la distribución de eventos entre todos ellos es más o
menos proporcional tal y como se observa en la Figura 2.9.
2-21
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Figura 2.8
Temporalidad de los eventos
ocurridos en areas Nivel I
(1971-2000)
500
400
300
No. de
Desastres
200
100
0
1971
1974
1977
1980
1983
1986
1989
1992
1995
1998
Figura 2.9
Comparativo del tipo de eventos
ocurridos en areas Nivel I
(1971-2000)
693
ATLANTICO- 693
805
BOLIVAR- 731
731
624
BOYACA- 843
CALDAS- 696
No. de Desastres
CAUCA- 748
732
843
CUNDINAMARCA- 732
MAGDALENA- 624
696
748
NARIÑO- 805
2-22
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Por otra parte, se observa que en estos departamentos el tipo de eventos ocurridos responde a la
tendencia histórica nacional (ver Figura 2.10), ocupando las inundaciones el primer lugar de
ocurrencia con el 34.7% del total nacional para ese tipo de evento; en segundo lugar los
deslizamientos con 28.4% del total; y, finalmente, los incendios, que representaron el 6.4% de
los ocurridos a en todo el país. En conjunto, estos tres tipos de eventos, significaron 69.6% de los
eventos totales ocurridos en estos departamentos.
Figura 2.10
Comparativo eventual en departamentos de Nivel I
(1971-2000)
0 79161326412
363935
9543
631
67
118
374
2041
51
110
518
35
151
73
57
No. de Desastres
255
272
177
1669
INUNDACION- 2041
DESLIZAMIENTO- 1669
AVENIDA- 177
LLUVIAS- 272
VENDAVAL- 255
TEMPESTAD- 57
MAREJADA- 73
SISMO- 151
HURACAN- 5
SEDIMENTACION- 3
HELADA- 18
GRANIZADA- 5
SEQUIA- 110
LITORAL- 1
TSUNAMI- 5
INCENDIO- 374
FORESTAL- 118
EXPLOSION- 67
ESCAPE- 1
ESTRUCTURA- 63
PANICO- 3
EPIDEMIA- 4
PLAGA- 95
ACCIDENTE- 35
OTROS- 39
BIOLOGICO- 36
ERUPCION- 12
CONTAMINACION- 64
TORMENTA E.- 32
NEVADA- 1
OLA DE CALOR- 6
NEBLINA- 1
INTOXICACION- 79
A nivel de la localización de eventos ocurridos sobre el territorio, utilizando la misma escala de
concentración de eventos a nivel municipal, observamos varios aspectos interesantes que nos
permiten identificar con mayor claridad las zonas de mayor concentración del riesgo y
desagregarlas por orden de importancia. La información se muestra en el Mapa 2.15.
2-23
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Mapa 2.15
Comparativo geográfico de la concentración de eventos
Ocurridos en departamentos incluidos en el Nivel I
(1971-2000)
BOLIVAR
ATLANTICO
BOYACA
CALDAS
CAUCA
CUNDIMARCA
NARIÑO
MAGDALENA
Sin datos
Entre 201 y 250
Menos o igual a 100
Entre 251 y 300
Entre 101 y 150
Mayor que 301
Entre 151 y 200
2-24
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
La imagen que nos ofrece el comparativo geográfico, así como la información disponible en la
base de datos, permite identificar 2 modalidades de riesgo con características eventualmente
distintas. Una primera modalidad que está determinada por una alta concentración de eventos en
pocos municipios. En este caso, se encuentran Barranquilla (Atlántico) que concentra más de la
mitad (54%) de los eventos ocurridos en su departamento; Santa Marta (Magdalena) con una
concentración del 22.8%; Cartagena (Bolívar) con el 24.9%; Manizales (Caldas) con el 28.2%; y
Pasto (Nariño) con el 21.9%. La concentración de eventos en estos municipios, puede ser
tomado como indicador de un elevado nivel de riesgo que, combinado con procesos sociales,
económicos y de transformación ambiental en marcha, muy probablemente está incrementando
su velocidad de materialización. Es decir, se trata de un riesgo notable, cuyas manifestaciones ya
son evidentes y se expresan en la ocurrencia de múltiples eventos de pequeña y mediana
intensidad con una elevada concentración en territorios específicos.
Una segunda modalidad, está dada por la enorme dispersión de eventos en la mayor parte del
territorio de los 8 departamentos considerados en el Nivel I. Si recordamos que estos
departamentos fueron incluidos en el Nivel I por tener un nivel de ocurrencia 1.5 veces mayor a
la media anual histórica a nivel nacional, entonces vemos que las grandes manchas azules que se
observan en el comparativo geográfico, en este caso también tienen un significado que les otorga
la misma importancia que a los municipios con mayor concentración de ocurrencia. Se trata aquí,
de un riesgo moderado, donde su materialización no es tan evidente como en el caso anterior. La
forma en que se manifiesta es gradual y puede ser vista como señales amarillas que indican un
potencial incremento en el corto plazo en la ocurrencia de eventos pequeños y medianos, e
incluso grandes eventos con impactos severos, de no realizarse una gestión adecuada.
NIVEL II:
Concentración del riesgo en departamentos que superan 2 veces la media anual histórica
de ocurrencia de desastres en el país.
En este nivel se encuentran los departamentos de Santander y Tolima, en cuyo territorio se
concentra el 11.7% de los eventos totales ocurridos a nivel nacional entre 1971 y 2000. La
distribución temporal de los eventos ocurridos muestra una elevada concentración a los largo de
30 años, apenas interrumpida por la década de los ochenta, donde el nivel de ocurrencia
disminuye ligeramente. Entre 1971 y 1980, se registra el 38.1% de los eventos ocurridos para ese
departamento, siendo 1971 un año excepcional por la elevada ocurrencia de desastres, que
incluso llega a ser la mayor en los 30 años estudiados para estos dos departamentos. El gran
número de eventos ocurridos ese año, se explica por un incremento sustancial en el número de
deslizamientos que se presentaron en los meses de marzo, abril, mayo y noviembre,
principalmente en el Tolima. Por otra parte, 1981-1990, marca un periodo de ocurrencia
intermedia relativamente baja con el 26.5% de los eventos registrados en los 30 años), pero
durante la década que va de 1991 al año 2000, la ocurrencia repunta al registrarse el 35.3% de
los eventos totales ocurridos (ver Figura 2.11). A nivel departamental, y para el periodo en su
2-25
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
conjunto, el índice de ocurrencia es relativamente mayor para el Tolima, donde se concentra el
55.3% de los eventos totales para los departamentos del Nivel II.
Figura 2.11
Distribución temporal de los eventos ocurridos
en los departamentos de Nivel II
250
200
150
No. de
Desastres
100
50
0
1971
1974
1977
1980
1983
1986
1989
1992
1995
1998
Figura 2.12
Comparativo geográfico en los departamentos del Nivel II
SANTANDER- 939
939
No. de
Desastres
1163
TOLIMA- 1163
2-26
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
En este caso, también, el tipo de eventos ocurridos responde a la tendencia nacional, aunque los
deslizamientos superan ligeramente a las inundaciones registradas: en el primer caso representan
el 33.4% y en el segundo 31.8%. Ambos tipos de eventos, son los más significativos para los
departamentos del Nivel II, ya que los incendios de tipo urbano, que se ubican en tercer lugar de
ocurrencia, apenas alcanzan el 7.1% del total. (ver Figura 2.13).
Figura 2.13
Comparativo en departamentos de Nivel II
0 38 1210 27
9
14 24
2441
211
28
33
149
668
48
31
47
24
No. de
Desastres
73
76
69
706
INUNDACION- 668
DESLIZAMIENTO- 706
AVENIDA- 69
LLUVIAS- 76
VENDAVAL- 73
TEMPESTAD- 24
SISMO- 47
SEDIMENTACION- 1
HELADA- 1
GRANIZADA- 3
SEQUIA- 48
INCENDIO- 149
FORESTAL- 33
EXPLOSION- 28
ESCAPE- 1
ESTRUCTURA- 21
PANICO- 1
EPIDEMIA- 4
PLAGA- 24
ACCIDENTE- 24
OTROS- 14
BIOLOGICO- 9
CONTAMINACION- 27
TORMENTA E.- 10
OLA DE CALOR- 2
NEBLINA- 1
INTOXICACION- 38
En cuanto a la distribución territorial de los eventos ocurridos, podemos ver en los Mapas 2.16 y
2.17, que para el caso del Tolima el 19.8% de los eventos registrados, ocurrieron en la capital
departamental de Ibague, mientras que en Santander, la mayor cantidad de eventos se registran
tanto en la capital departamental de Bucaramanga con el 17.7% y en el municipio de
Barrancabermeja con el 17.6%. En conjunto, el 26.7% de los eventos totales ocurridos en los
departamentos del Nivel II, se registran en estos tres municipios.
2-27
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Mapa 2.16
Santander
Mapa 2.17
Tolima
2-28
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
NIVEL III:
Concentración del riesgo en departamentos que superan 3 veces o más la media anual
histórica de ocurrencia de desastres en el país.
En el Nivel III se incorporan los departamentos de Antioquia y Valle del Cauca. Estos son los
departamentos con mayor nivel de ocurrencia de eventos de pequeña y mediana intensidad a lo
largo de los 30 años analizados. En su territorio se concentra el 22.7% de los eventos totales
registrados (11.5% en el Valle del Cauca y 11.2% en Antioquia). La distribución de eventos a lo
largo del tiempo, muestra una mayor concentración en la década de 1991-2000 con un 37.5% del
total de eventos para los departamentos del Nivel III. El periodo que va de 1971 a 1980, apenas
fue menor que el anterior con el 34.2%, mientras que la década 1981-1990 es la que presenta un
menor nivel de ocurrencia con el 28.3% (ver Figura 2.14). A nivel de ambos departamentos, el
número de eventos ocurridos se distribuye en forma equitativa, existiendo únicamente una
diferencia de 40 eventos más que se registran en el Valle del Cauca.
Figura 2.14
Distribucion temporal de los eventos ocurridos
en los departamentos del Nivel III
400
300
No. de
Desastres
200
100
0
1971
1974
1977
1980
1983
1986
1989
1992
1995
1998
Por el tipo de eventos ocurridos, en este caso también se confirma la tendencia nacional. Las
inundaciones ocupan el primer lugar con el 30.6% del total para departamentos del Nivel III, los
deslizamientos se ubican en el segundo lugar de importancia con el 28.9%, y, finalmente, los
incendios de tipo urbano se presentan como el tercer tipo de evento con mayor recurrencia,
aunque de menor importancia, al concentrar sólo el 9.8% del total para este nivel (Ver Figura
2.15).
2-29
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Figura 2.15
Comparativo eventual para departamentos del Nivel III
0 97 118396
11
2436
90
18
429
9 55
73
1244
397
55
45
3
No. de
Desastres
156
26
35
119
151
188
1177
INUNDACION- 1244
DESLIZAMIENTO- 1177
AVENIDA- 188
LLUVIAS- 151
VENDAVAL- 119
TEMPESTAD- 35
MAREJADA- 26
SISMO- 156
SEDIMENTACION- 5
HELADA- 3
GRANIZADA- 4
SEQUIA- 55
INCENDIO- 397
FORESTAL- 73
EXPLOSION- 55
ESCAPE- 9
ESTRUCTURA- 29
PANICO- 4
EPIDEMIA- 18
PLAGA- 90
ACCIDENTE- 36
OTROS- 24
BIOLOGICO- 11
ERUPCION- 6
CONTAMINACION- 39
TORMENTA E.- 18
OLA DE CALOR- 1
INTOXICACION- 97
Con referencia a la dispersión de eventos en el territorio, observamos en los Mapas 2.18 y 2.19
que en el caso de Antioquia existe una alta concentración de eventos en Medellín, la capital
departamental, donde se registra la ocurrencia del 19.3% de los eventos totales para ese
departamento; el resto se dispersa a lo largo de todo el territorio, siendo indicativo de un riesgo
moderado.
Para en el caso del Valle del Cauca, la dispersión de ocurrencia es más amplia. Cartago y Tulúa
presentan un nivel de ocurrencia medio con el 4.9% y 5.8% respectivamente y Buenaventura
concentra un nivel medio superior con el 10.1% de los eventos totales para ese departamento.
Cali es, en este caso, el municipio que presenta el más elevado nivel de ocurrencia; con 541
eventos registrados durante los treinta años analizados, se ubica en el primer lugar de ocurrencia,
tanto a nivel departamental como nacional.
2-30
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Mapa 2.18
Antioquia
Mapa 2.19
Valle del Cauca
En un análisis particular del municipio de Cali, podemos ver que la principal problemática son
las inundaciones, seguidas de los incendios de tipo urbano, y, en menor medida, los
deslizamientos (ver Figura No. 2.16). Estos tres tipos de eventos concentran el 44.9% de los
eventos totales del municipio. En su mayoría, las inundaciones se asocian con desbordamientos
en los ríos Cauca y Cali, mientras que los incendios se deben, en gran parte, a cortocircuitos en
2-31
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
viviendas. Su distribución a lo largo del tiempo, tiende a concentrarse, al igual que la tendencia
nacional, en las décadas extremas (1971-1980 y 1991-2000), mientras que en el periodo
intermedio (1981-1990), la ocurrencia baja en un 22.1% con respecto a la década previa (ver
Figura 2.17).
Figura 2.16
Comparativo municipio de Cali
(1971-2000)
0
21
12 10
2 41
7 3
3
11
INUNDACION- 173
DESLIZAMIENTO- 64
AVENIDA- 17
LLUVIAS- 16
VENDAVAL- 7
TEMPESTAD- 13
SISMO- 7
SEDIMENTACION- 1
SEQUIA- 9
INCENDIO- 106
FORESTAL- 38
EXPLOSION- 22
ESCAPE- 3
ESTRUCTURA- 11
PANICO- 3
EPIDEMIA- 3
PLAGA- 7
ACCIDENTE- 1
OTROS- 4
BIOLOGICO- 2
CONTAMINACION- 10
TORMENTA E.- 2
OLA DE CALOR- 1
INTOXICACION- 21
3
22
173
38
No. de
Desastres
106
64
17
16
7
13
9
71
Figura 2.17
Distribución temporal de
eventos ocurridos en Cali
(1971-2000)
40
30
No. de
Desastres
20
10
0
1971
1974
1977
1980
1983
1986
1989
1992
1995
1998
2-32
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
Por las características de los eventos ocurridos, su causalidad, y la temporalidad de su
ocurrencia, podemos decir que el municipio de Cali -y en particular la zona urbana- se encuentra
en una situación de riesgo notable. Esto es especialmente claro en el caso de las inundaciones,
dado que el promedio anual de ocurrencia es de 5.8 y se concentran principalmente en los meses
de marzo, abril, mayo y noviembre. Con excepción de mayo, el resto de los meses no coinciden
con los meses pico en lluvias para esa región del país, lo que indica que las inundaciones no
necesariamente pueden ser causadas por exceso de precipitación, sino debido a los altos niveles
de vulnerabilidad de los asentamientos y zonas afectadas.
En el caso de los incendios y los deslizamientos, apuntan más hacia un tipo de riesgo moderado,
ya que si bien su número no es tan significativo como las inundaciones ocurridas, sí reflejan una
tendencia importante en el aumento de su recurrencia e intensidad. Finalmente, a estos dos tipos
de eventos se ha comenzado a agregar un tercero: los incendios forestales. Su número para el
periodo 1971-2000 no es relevante, ya que sólo representa el 4.6% de los eventos totales
ocurridos en el municipio. Sin embargo, un aspecto que conviene resaltar es que el 65.8% de los
mismos ocurrieron en la década de 1991-2000 (ver Figura 2.18). Esto puede ser considerado
como un indicador claro de que se trata de un tipo de evento que aún en estado latente, está
dando muestras de un posible incremento para los próximos años, no sólo bajo la modalidad de
eventos de pequeña y mediana intensidad, sino incluso de severas consecuencias.
Figura 2.18
Comparativo evento-temporal en el municipio de cali
25
INUNDACION
20
DESLIZAMIENTO
15
No. de
Desastres
10
INCENDIO
5
FORESTAL
0
1971
1974
1977
1980
1983
1986
1989
1992
1995
1998
2-33
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
2.5 ACUMULACIÓN DE DAÑOS Y PÉRDIDAS
Como mencionamos en la introducción, existe la hipótesis -bastante difundida- de que los
efectos causados por los pequeños y medianos eventos, acumulados a lo largo del tiempo,
pueden ser equivalente e incluso mayores que el impacto de los grandes desastres. En este
apartado buscamos comprobar dicha hipótesis, mediante el análisis de pérdidas y daños que se
reportan para los eventos contenidos en la base de datos, sobre la cual se basa el contenido del
presente documento. No obstante, conviene de entrada hacer varias precisiones:
a. La información contenida en los registros disponibles, no es completa. Aún cuando uno
de los criterios para su inclusión en la base de datos ha sido el que el evento ocurrido
tenga algún determinado nivel de daños (sea éste de cualquier intensidad), las fuentes a
partir de las cuales se obtuvo la información no siempre incluyen las cifras sobre daños o
pérdidas. Es decir, existe una proporción importante de registros en la que algunas de las
variables solo se expresan de manera cualitativa (cerca del 35%). Adicionalmente a esto,
si se toma variable por variable, en algunos casos existe cifra, en otros solo se señala que
hubo algún nivel de afectación (por ejemplo, en el caso de muertos, 2.073 registros
incluyen cifras de un total de 2.128 que señalan que hubo muertos).
b. Dado que la información en los registros no es homogénea, únicamente se consideran
para este apartado las categorías de daños y pérdidas en: número de muertos, afectados,
viviendas destruidas y número de hectáreas de cultivo dañadas.
c. Bajo ninguna circunstancia los resultados presentados pueden ser considerados como
definitivos; son aproximados, y únicamente sirven para efectos de comparación con los
daños y pérdidas reportadas para grandes desastres.
d. Al igual que en el análisis de los apartados anteriores, en éste han sido excluidas las
cifras correspondientes a grandes desastres, por lo que los resultados son únicamente
sobre la base de pequeños y medianos eventos.
e. Dado el tipo de información con el que se cuenta, el análisis de la acumulación de daños
y pérdidas por eventos pequeños y medianos se hace a nivel nacional, para los 30 años
considerados en el periodo de estudio.
2.5.1 Daños y pérdidas causadas por eventos menores a lo largo del tiempo
Haciendo un recuento grueso de las pérdidas y daños causados por los eventos de pequeña y
mediana intensidad que han ocurrido en el territorio colombiano durante los últimos 30 años,
podemos observar que éste no ha sido marginal (ver Tabla 2.5). Cerca de 10 mil muertos, casi 15
millones de afectados, 89 mil viviendas destruidas y 185 mil afectadas, así como cerca de 3
2-34
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
millones de hectáreas de cultivos dañados, son el resultado de la acumulación de este tipo de
eventos a lo largo del tiempo.
Tabla 2.5
Cifras brutas de daños y pérdidas por eventos de pequeña y mediana intensidad
PERIODO
MUERTOS
1971-1980
1981-1990
1991-2000
1971-2000
3,834
3,643
2,477
9,954
VIVIENDAS
DESTRUIDAS
874,883
19,722
2,824,832
19,780
11,110,127
49,835
14,809,842
89,337
AFECTADOS
VIVIENDAS
AFECTADAS
16,253
14,400
157,711
185,364
HECTAREAS DE
CULTIVOS DAÑADAS
326,455
1,011,655
1,526,363
2,864,473
Fuente: DesInventar.
En un análisis de más corto plazo, observamos que en la década de 1991-2000 tiende a
acumularse la mayor cantidad de daños, siendo también la que registra el mayor número de
eventos ocurridos. Con excepción del número de muertos, es en este periodo donde se presenta
la mayor cantidad de daños y pérdidas por evento ocurrido, que incluso llega a ser mucho mayor
que la media por evento registrada a lo largo de los 30 años estudiados (ver Tabla 2.6). Por su
parte, la década de 1981-1990, registra pérdidas y daños por encima de la media global en las
categorías de muertos y hectáreas de cultivos dañados, y el periodo comprendido entre 1971 y
1980 sólo llega a ser cercano a la media global en el número de personas fallecidas por evento.
Tabla 2.6
Pérdidas y daños promedio por evento ocurrido
PERIODO
1971-1980
1981-1990
1991-2000
1971-2000
MUERTOS
0.7
0.6
0.4
0.56
AFECTADOS
166,6
518,4
1,570.3
833,1
VIVIENDAS
DESTRUIDAS
3,7
3,6
7.0
5,0
VIVIENDAS
HECTAREAS DE
AFECTADAS
CULTIVOS DAÑADAS
3.1
62.1
2.6
185.6
21.8
215,7
10.4
161.1
Fuente: Cálculos propios con base en DesInventar.
La tendencia anterior hacia un incremento en el quantum de daños y pérdidas por evento
ocurrido a través de los años, sólo puede explicarse por dos factores: primero, por un incremento
en la intensidad de los fenómenos causantes de los pequeños y medianos desastres; segundo, por
un aumento en los niveles de vulnerabilidad y en la cantidad de elementos expuestos. Para el
primer caso, no existe evidencia empírica que constate el hecho de que se estén presentando
fenómenos más intensos, que al margen de su recurrencia, expliquen una mayor cantidad de
daños. Para el segundo, se requerirían estudios más precisos acerca de las modalidades que han
adquirido los procesos de crecimiento económico y apropiación del territorio en las principales
regiones afectadas, pero puede sostenerse como una hipótesis plausible con base en la
2-35
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
información disponible sobre causas y tipo de eventos que hemos presentado en los apartados
anteriores.
En términos comparativos, se destaca la importancia que ha tenido la acumulación de daños y
pérdidas ocasionadas por eventos menores a lo largo del tiempo. Estableciendo una comparación
con dos de los mayores desastres que ha sufrido el país en los últimos 30 años (Armero en 1985
y el terremoto del Eje Cafetero en 1999), se pueden ver cifras verdaderamente sorprendentes (ver
Tabla 2.7).
Tabla 2.7
Comparativo de daños y pérdidas de los eventos de baja intensidad con
desastres extremos ocurridos en Colombia
TIPO DE DAÑOS Y PÉRDIDAS
Muertos***
Afectados
Viviendas Destruidas
Viviendas Afectadas
Hectáreas de Cultivos Dañadas
ARMERO (1985)
TERREMOTO DEL EJE
CAFETERO (1999)
24,442
232,546
5,402
ND
11,000
1,916
166,336
35,949
43,422
ND
EVENTOS MENORES
(1971-2000)
9,954
14,809,842
89,337
185,364
2,864,473
.FUENTE: DesInventar
.
Si bien en número de personas fallecidas el desastre de Armero representa un evento de tipo
extraordinario que rebasó las predicciones de cualquier tipo de especialista, vemos que la
acumulación de personas muertas por eventos de baja intensidad a lo largo del tiempo tiende a
ser también muy elevada, ya que representa el 40,7% de las muertes ocurridas en Armero. El
número de personas afectadas por eventos menores, supera en poco más de seis veces el desastre
de Armero y en casi 9 veces las cifras arrojadas por el terremoto de Armenia que afectó
severamente a todo el Eje Cafetero. Por último, en lo que se refiere a los totales de viviendas
destruidas y dañadas, los ventos menores representa dos y media veces el total de viviendas
destruidas en el terremoto de Armenia y cerca de 16 veces las destruidas en Armero, así como
4,2 veces las viviendas afectadas en el terremoto del Eje Cafetero.
2.5.2 Costo económico de los eventos menores
En términos del costo económico que arrojan los daños y pérdidas registradas por eventos
menores y moderados, se puede ver que también este rubro es muy significativo.
Considerando dos categorías de daños y pérdidas (viviendas y hectáreas de cultivo dañadas), el
monto total acumulado para los 30 años estudiados, supera los dos mil millones de dólares (ver
Tabla 2.8). De éste total, 32.9% corresponden al costo estimado de las viviendas destruidas y
2-36
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
dañadas; y, el resto (67.1%), corresponde al monto por daños en hectáreas de cultivo.2 Esta
aproximación es útil para estimar el orden de magnitud de las pérdidas y poder hacer
comparaciones generales. Por ejemplo, aunque pueda haber sobrestimaciones en el caso de los
cultivos afectados, por errores de valoración o por la dificultad para estimar la superficie que se
afecta en la realidad, es posible detectar que las pérdidas en el sector agrícola son importantes no
obstante que son poco visibles.
Tabla 2.8
Costo estimado de las pérdidas y daños producidas por eventos menores
(Miles de dólares)
PERIODO
1971-1980
1981-1990
1991-2000
1971-2000
PÉRDIDAS EN
VIVIENDA
69.928
86,272
398,308
554,508
PÉRDIDAS EN
CULTIVOS
97,937
505,828
1,068,454
1,672,219
TOTAL
167,865
592,100
1,466,762
2,226,727
Fuente: Cálculos propios a partir de la metodología del programa sobre indicadores
de riesgo BID-IDEA.
Ahora bien, estos valores son hipotéticos y no corresponden a cifras de costos de reposicón real
ni a un pago o indemnización por las pérdidas. Es decir en mayoría de los casos se realizan
programas de reconstrucción formal, ni de créditos o subsidios por parte del Estado. A pesar de
la imprecisión que puede haber en estas estimaciones, las cifras dan un orden de magnitud de un
problema que es preocupante y que pasa desapercibido. La mayoría de los afectados en estos
casos son personas de escasos recursos que no reciben apoyo del gobierno cuando se presentan
este tipo de eventos; son personas que son afectadas recurrentemente perdiendo sus medios de
sustento perpetuándose así su situación de pobreza.
Ahora bien, como puede observarse en la Tabla 2.8, a lo largo del tiempo las pérdidas se han
incrementado de manera importante en términos relativos, sin corresponder con el número de
eventos ocurridos. Así, entre la primera y la segunda década, mientras que el número de eventos
ocurridos se reduce en un 2.6%, las pérdidas aumentan en 3,5 veces. Entre la segunda y terceras
décadas, el margen es un poco menor, pero no por eso menos significativo: con un incremento en
la ocurrencia de eventos del 30.7%, las pérdidas llegan a sumar 2.5 veces más que la registradas
en la década de 1981-1990.
La importancia de las cifras expresadas en términos monetarios, puede verse con mayor claridad
si considera el costo promedio en cada evento ocurrido. De esta forma, se tiene que para la
2
Para el cálculo de las pérdidas por eventos menores, ha sido aplicada la metodología propuesta por el proyecto de indicadores
sobre riesgo BID-IDEA. En el caso de las viviendas, se ha considerado el total de viviendas destruidas, más una ponderación de
las viviendas afectadas, donde 4 viviendas afectadas corresponden a una vivienda destruida. El cálculo de la pérdida se realiza
suponiendo la reposición sin el terreno de una vivienda de interés social (número promedio de metros cuadrados por el valor del
metro cuadrado de construcción de este tipo de edificación en cada periodo).
Para el caso de las estimación del las pérdidas en cultivos, se tomó como base el valor promedio de una hectárea de cultivos
básicos típicos de las zonas inundables por el número total de hectáreas inundadas, suponiendo la pérdida total del cultivo.
2-37
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
década de 1971-1980 el costo promedio por evento fue de 33,074 dólares; para el periodo 19811990 fue de 122,505; y para la década 1991-2000 de 243,014 dólares por evento.
Un análisis comparativo de las pérdidas causadas por los eventos menores y algunos de los
desastres extremos reconocidos con destrucción masiva que han ocurrido en Colombia, es útil
para acercarse al impacto que los pequeños y medianos eventos pueden estar teniendo a través
del tiempo. De acuerdo con las cifras de la Tabla 2.9, se puede ver que las pérdidas materiales
causadas por los eventos menores en 30 años representan 9 veces las pérdidas causadas por el
desastre de Armero. Incluso las pérdidas acumuladas en la década de 1981-1990 por los eventos
menores superan ampliamente las pérdidas causadas por el desastre de Armero (representan el
240% de estas).
Por otra parte, las pérdidas materiales totales ocasionadas por el terremoto del Eje Cafetro de
199, representan el 71% de las pérdidas producidas por los eventos menores tan sólo en los
rubros de vivienda y hectáreas de cultivo dañadas. Esto quiere decir que cada 22 años
aproximadamente, las pérdidas ocasionadas por eventos menores a la vivienda y a la agricultura,
equivalen a las producidas por un desastre similar al de Armenia. Sin embargo, considerando la
velocidad a la que se está incrementando el promedio de pérdidas por evento, es muy probable
que ese lapso se reduzca considerablemente en la presente década y la siguiente.
Tabla 2.9
Comparativo de pérdidas entre eventos menores y eventos extremos
EVENTO
PÉRDIDAS ESTIMADAS
(Millones de Dólares)
Armero (1985)
Terremoto del Eje Cafetero (1999)
Eventos pequeños y medianos (1971-2000)
246
1,591
2,227
Fuente: ERN, en el presente infome, para Armero y el Terremoto del Eje Cafetero
2.5.3 ¿Desastres pequeños?
Hoy en día sigue siendo común evaluar el impacto económico causado por un desastre, en
función de los efectos producidos por el monto total de pérdidas sobre variables de tipo
macroeconómico, tales como el Producto Interno Bruto (PIB). Este ha sido el enfoque de las
evaluaciones de la CEPAL para múltiples desastres ocurridos en todo el territorio
latinoamericano. Si bien se reconoce que el impacto económico no corresponde al monto de
pérdidas expresado en relación con variables de indicadores económicos agregados y que el
impacto del desastre no solo corresponde al costo económico, se toma este indicador como punto
de referencia ilustrar también la relevancia de los eventos menores y el impacto que pueden
significar para la economía nacional.
2-38
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Analizamos, en primer lugar, el caso de la agricultura. En este sector se registran los montos más
elevados de pérdidas por desastres menores. Para el periodo 1971-1980, las pérdidas acumuladas
fueron equivalentes al 2.0% del PIB agrícola para el año de 1980. Más significativo resultó el
impacto de estos pequeños desastres durante la década siguiente, cuando el monto total de
pérdidas en el sector, representa el 7.7% del PIB agrícola para 1990, siendo equivalente también
en el periodo final que va de 1991 al año 2000 (Ver Tabla 2.10). A lo largo del tiempo, las
pérdidas en el sector han sido equivalentes al 12.5% del PIB sectorial para un periodo de 30
años.
Tabla 2.10
Impacto de las pérdidas acumuladas de eventos menores en el PIB sectorial
Agricultura
(Millones de dólares)
PERIODO
1971-1980
1981-1990
1991-2000
1971-2000
PERDIDAS EN
CULTIVOS
97.9
505.8
1,068.6
1,672.3
PIB DEL SECTOR
AGRICOLA*
(Precios constantes)
PARTICIPACION DE LAS
PERDIDAS EN PIB
SECTORIAL (%)
4,868.5
6,538.6
13,385.0
13,385.0
2.0
7.7
8.0
12.5
* Para la estimación se tomó el PIB correspondiente al último año de cada periodo (CEPAL, 2003).
En la Tabla 2.11, se muestra el impacto que han tenido las pérdidas por destrucción y daños en
viviendas, causados por los eventos menores. De las cifras se deriva que aunque el monto total
de pérdidas es considerablemente menor que el que se registra en el sector agrícola, los
porcentajes con respecto al PIB del sector correspondiente son algo mayores. Durante el primer
periodo, las pérdidas equivalieron al 4.3% del PIB del sector de la construcción, manteniéndose
igual en la década siguiente. No obstante, para el tercer periodo (1991-2000), las pérdidas se
elevan radicalmente y alcanzan a representar el 10% del PIB sectorial. En términos
acumulativos, los daños ocasionados a la vivienda a lo largo de 30 años representaron el 13,8%
del PIB correspondiente al sector de la construcción.
Tabla 2.11
Pérdidas acumuladas de los eventos menores con respecto al PIB sectorial
Vivienda
(Millones de dólares)
PERIODO
1971-1980
1981-1990
1991-2000
1971-2000
PERDIDAS EN
VIVIENDA
69,9
86,3
398,3
554,5
PIB DEL SECTOR
CONSTRUCCION*
(Precios constantes)
PARTICIPACION DE LAS
PERDIDAS EN PIB
SECTORIAL (%)
1,607.2
1,993.1
4,007.8
4,007.8
4.3
4.3
10.0
13.8
* Para la estimación se tomó el PIB correspondiente al último año de cada periodo.
2-39
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Finalmente, vemos que a nivel agregado el impacto de los eventos menores resulta bastante
significativo. De acuerdo con la Tabla 2.12, el total de pérdidas relativas a la vivienda y el sector
agrícola causadas por eventos de baja intensidad en un lapso de 30 años, llegó a representar 2.3%
del PIB nacional para el año 2000. Esta cifra resulta significativa, si tomamos en cuenta que las
pérdidas ocasionadas por el terremoto del eje cafetero representaron entre el 1.5% y el 1.8% del
PIB nacional de 1999, Pero más significativas son, si vemos que en periodos decenales, el
impacto de las pérdidas de eventos menores es similar al impacto causado por el desastre de
Armenia; o dicho de otra manera, al menos durante las dos últimas décadas, cada diez años los
eventos de baja intensidad producen un impacto sobre la economía colombiana similar al
producido por un desastre de gran magnitud.
Tabla 2.12
Pérdidas acumuladas de eventos con relación al PIB de Colombia
(Millones de dólares)
PERIODO
PERDIDAS TOTALES
(CULTIVOS +
VIVIENDAS)
1971-1980
1981-1990
1991-2000
1971-2000
167,8
592,1
1,466,7
2,226,7
PIB NACIONAL
PARTICIPACION DE LAS
PERDIDAS EN PIB
NACIONAL (%)
27,910.7
40,274.3
96,709.0
96,709.0
0.6
1.47
1.5
2,3
* Para la estimación se tomó el PIB correspondiente al último año de cada periodo.
Con las cifras anteriores, difícilmente puede seguirse hablando de no desastres con impactos
nulos, más aún cuando en las pérdidas estimadas no se ha incluido el costo por daños en otro tipo
de infraestructura (p.e. carreteras, caminos, puentes, etc.) y sectores productivos (industria,
comercio, electricidad y otros) que también suelen ser afectados por estos eventos menores.
Estas cifras no sólo son significativas en términos cuantitativos sino que pueden considerarse
una evidencia que confirma la hipótesis que sostiene que los efectos acumulados de daños y
pérdidas por eventos menores pueden ser equivalentes y en muchos casos mayores a los
producidos por desastres extremos, cuya correlación o simultaneidad de efectos los hace visibles.
Aún cuando estos pequeños eventos continúan siendo “invisibles” y no son considerados como
desastres, los resultados arrojados en el presente documento ilustran la importancia de este tipo
de eventos, ya que representan uuna situación de riesgo preocupante que se vive en todos los
países latinoamericanos.
2.6 COMENTARIO FINAL
Los resultados del análisis de la información contenida en la base de datos del DesInventar, han
permitido mostrar la influencia de los pequeños desastres que cotidianamente han afectado al
país a lo largo de 30 años.
2-40
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
La experiencia de aplicación del DesInventar para otros países de América Latina y El Caribe a
lo largo de los últimos años, ha arrojado resultados sumamente positivos al permitir construir un
panorama general sobre el tipo de eventos que con mayor frecuencia se presentan en estos
países. Sin embargo, cabe subrayar que lo realizado para Colombia (y hace un par de años para
República Dominicana) representa, hasta hoy, el esfuerzo más completo de aplicación de este
instrumento y el análisis más profundo que se ha hecho, ya que no sólo han permitido hacer una
descripción del tipo de eventos que con mayor frecuencia afectan al país, sino que también se
han podido establecer para algunos casos el origen de la causa. Por otra parte, ha permitido
aproximarse a la identificación de los principales factores de riesgo que pueden estar
determinando la ocurrencia de desastres, a la determinación de zonas de atención prioritaria y,
fundamentalmente, al impacto que los desastres de baja intensidad están ocasionando sobre la
economía de sectores específicos e incluso a nivel nacional.
Si bien la información disponible es imperfecta y no permite responder todas las interrogantes
que puedan hacerse acerca de los procesos de construcción del riesgo en el país, sí es indicativa
de situaciones que ameritan mayor atención y analisis. Es decir, este estudio no sólo ha sido útil
por los resultados que ha podido arrojar, sino también por la identificación de elementos
importantes sobre los cuales se requiere profundizar.
Entre los resultados que hay que destacar, se encuentra la desmitificación de que son los grandes
eventos los que están determinando la historia de desastres en el país. Hasta ahora, esta historia
ha estado dominada por desastres tales como los ocasionados por el terremoto de Popayán en
1983, la erupción del Nevado del Ruíz en 1985, el terremoto de Tierradentro (Páez) en 1994 y el
terremoto de Armenia en 1999. Sin embargo, y sin restar importancia a los efectos que estos
fenómenos tuvieron sobre la población y sobre la economía del país en su conjunto, se ha podido
observar que cada año se presentan un número importante de eventos menores que si bien de
manera individual no son tan espectaculares en términos de daños y pérdidas, sí afectan a la
población y los diversos sectores económicos por la frecuencia y la acumulación de impactos a
lo largo del tiempo.
Asimismo, la consideración de los eventos de pequeña y mediana magnitud, el análisis de su
ocurrencia a lo largo de 30 años y la determinación de su ubicación territorial a niveles micro
(municipales), han permitido dar luces sobre las zonas del país que históricamente han
presentado los mayores niveles de riesgo, pero, principalmente, de aquellas zonas que en los
últimos años pudieran estar incrementando su nivel de vulnerabilidad y contribuyendo a la
creación de nuevas amenazas o a la agudización de las ya existentes mediante la presencia de
procesos sociales y económicos inadecuados. Hablamos aquí de un riesgo notable que se ha
materializado a través de altos índices de ocurrencia y su concentración en territorios
específicos, pero también nos referimos a un tipo de riesgo moderadado que muestran zonas del
territorio con una importante acumulación de eventos ocurridos, pero dispersa en zonas
territoriales más amplias, y que pueden dar luz sobre riesgos potencialmente mayores durante los
próximos años.
2-41
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
Lo anterior, resulta fundamental para la definición de criterios que habrán de apoyar la toma de
decisiones en materia no sólo de gestión de riesgos, sino también de ordenamiento territorial,
determinación de usos del suelo, protección del medio ambiente, diseño de planes de desarrollo
social y sectorial, transferencia de riesgo, etc.
2.7 FUENTES DE INFORMACIÓN UTILIZADAS
Primarias:
(1) LA RED (2004). DesInventar. http://www.desinventar.org/
Complementarias:
(2) Cardona, O.D. et al (2004). Dimensionamiento Relativo del Riesgo y de la Gestión. Metodología
utilizando indicadores a nivel nacional. Programa de información e indicadores de gestión de riesgo.
BID-IDEA. http://idea.unalmzl.edu.co/
(3) CEPAL (1985). Report on the natural disaster caused by the Nevado del Ruiz volcano in Colombia.
(4) CEPAL (1999). El terremoto de enero de 1999 en Colombia. Impacto socioeconómico del desastre
en la zona del Eje Cafetero.
(5) ODC-INGENIAR-LA RED-ICF Consulting (2001). Los desastres ocurridos en la República
Dominicana: 1966-2000. Informe presentado ante la Unidad Ejecutora Sectorial del Subprograma de
Prevención. Componente 4: Instituciones del PMR dotadas de instrumentos institucionales modernos
y efectivos. Gobierno de la República Dominicana-BID.
http://www.desenredando.org/public/varios/2002/pdrd/index.html
2-42
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
ANEXO 2.1
ASPECTOS METODOLÓGICOS DEL DESINVENTAR
1. Marco general3
DesInventar constituye simultáneamente un sistema de bases de datos para elaborar inventarios
históricos de desastres y una metodología para su análisis. Está constituido por una parte, por un
sofware que permite recoger, sistematizar organizar y consultar la información incorporada al
sistema, tanto desde un punto de vista espacial como temporal, y por otra parte, por una
metodología de captura y análisis de la información que hace especial énfasis en los siguientes
aspectos:
•
DesInventar tiene interés en los desastres entendidos como el conjunto de impactos
adversos sobre las vidas, los bienes, la infraestructura y las relaciones sociales, causados
por la interrelación de fenómenos socionaturales y antrópicos en condiciones dadas de
vulnerabilidad. Incluye desde aquellos con muy pocos efectos (p.ej. destrucción de una
casa, o cinco afectados por pérdida de una cosecha por helada) hasta aquellos con
grandes efectos (terremoto de Armenia de 1999).
•
Los desastres se materializan en las comunidades y sus entornos. El nivel de observación
y el nivel de resolución de los desastres afecta la visión y comprensión que de ellos se
puede tener, razón por la cual se deben poder asociar a diversas escalas espaciales, tanto
para permitir ver los pequeños e “invisibles”, entendidos como expresión de la
construcción cotidiana del riesgo, como para descomponer aquellos que afectan áreas
extensas en los múltiples y diferenciables que realmente son y en las singularidades que
significan sus efectos para cada comunidad afectada.
•
La información que da cuenta de las condiciones de exposiciones, vulnerabilidades y
riegos a todas las escalas debe construirse como variables e indicadores lo mas
homogéneos posibles tanto en términos de los efectos como de los factores disparadores.
Debe haber entonces un lenguaje común, buscando un compromiso entre las definiciones
rigurosas y la comparabilidad del conjunto de datos a escala continental.
•
En general el nivel de resolución de los inventarios, es decir en el cual se consigna la
información corresponde a municipio o partición territorial equivalente en otros países.
Sin embargo pueden realizarse inventarios locales o regionales con niveles de resolución
más detallados. Esta información puede a su vez agruparse en niveles de resolución
menos detallados (departamento o país, para el caso de Colombia).
3
Para una información detallada sobre la concepción, metodología y utilización de DesInventar ver: www.desinventar.org,
especialmente los manuales metodológicos y del usuario que allí aparecen. También puede consultarse el trabajo realizado por
LA RED-OSSO para el PNUD-EIRD “Análisis Comparativo de Bases de Datos de Desastres EmDat-DesInventar” enero de
2003, en www.desenredando.org
2-43
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
2. DesInventar – Colombia (OSSO)
DesInventar Colombia,, como parte del proyecto DesInventar de LA RED fue iniciada, y es
mantenida, depurada y actualizada por la Corporación OSSO desde 1994. Tiene información a
partir de 1914, con un total de 22.115 registros. La información utilizada y analizada en este
trabajo cubre el período 1971-2000, y tiene un total de 17.931 registros.
La información recopilada en la base de datos DesInventar/Colombia, y lo mismo pasa en
cualquier tipo de base de datos existente sobre desastres, no pretende conformar el universo de
desastres ocurridos históricamente. En el mejor de los casos es una amplia muestra de los
mismos, limitada por las características mismas de la información y de sus fuentes, sujeta
permanentemente a depuraciones y complementaciones y por lo tanto no exenta de errores.
Desde el punto de vista de las fuentes hay que señalar tres aspectos significativos:
a.
Hasta el año 1995, la fuente principal de la base de datos es hemerográfica, con énfasis
en periódicos de circulación nacional (El Tiempo y El Espectador) y, en algunos casos de
circulación regional (La Patria de Manizales, el Colombiano de Medellín y el de Cali).
Independientemente de la calidad de la información (que veremos más adelante) esto
quiere decir que de alguna manera hay un sesgo en la recopilación de la información que
privilegia a Antioquia, el Eje Cafetero, el Valle del Cauca y Bogotá/Cundinamarca,
frente a otras regiones del país. Sobre esas otras regiones solo se recogen los reflejos de
lo que acontece a la luz de la mirada de la prensa nacional, pero no a la luz de la prensa
regional. Lo anterior significa que probablemente sea más completa la información de las
regiones mencionadas que la de otras zonas del país.
b.
A partir de 1995, la fuente principal –cotejada y complementada con la de prensa
naturalmente- ha sido la DPAD.4 Dado que la DPAD no registra “todos los eventos” sino
aquellos que requieren del apoyo nacional, es muy probable que en términos de cobertura
esta información sea más significativa para municipios pequeños y medianos y para
departamentos con pocos recursos (Costa Atlántica, Caquetá, Meta, Arauca, Casanare y
los Santanderes) que para las grandes ciudades y el resto del país, aunque la información
de prensa contribuye a reducir dicho sesgo.
c.
La información correspondiente a los antiguos territorios nacionales (zonas de la
Orinoquía y Amazonía, poco pobladas y muy alejadas del centro del país) es
prácticamente inexistente para el conjunto del período considerado.
d.
Muy probablemente, por el origen de la información y la representatividad de las fuentes,
la información correspondiente a capitales departamentales y ciudades intermedias
4
Dirección para la Prevención y Atención de Desastres del Ministerio del Interior.
2-44
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
(mayores de 100.000 habitantes en el censo de 1993), es más completa que la del resto de
municipios.
Desde el punto de vista de la información misma, es preciso tener en cuenta varios factores
importantes, para poder realizar un análisis adecuado:
a. Hay lo que se pueden llamar unas variables fuertes o robustas: el tipo de evento causante del
desastre registrado; la fecha de ocurrencia del mismo y la ubicación geográfica. Otras menos
robustas pero creíbles con algunas verificaciones y que pueden servir para el análisis:
número de muertos, número de viviendas destruidas, número de viviendas afectadas y,
tomando los criterios tenidos en cuenta en el análisis comparativo de bases de datos
EmDat/DesInventar (La Red-Osso, 2003), la suma de damnificados y afectados. A esta
puede agregarse, con mayor cuidado el número de hectáreas afectadas.
b. Sin embargo, en términos cuantitativos, el conjunto de estas variables menos robustas pueden
presentar problemas de diverso tipo (adicionales al “prejuicio” genérico sobre la información
de prensa) que hacen necesario su control permanente y la consiguiente necesidad de
depuración previa a cualquier análisis:
•
Estos problemas tienen que ver, según se ha mostrado en sucesivas depuraciones, con los
siguientes elementos: datos provenientes del “ojímetro” del periodista, pero no de una
fuente específica comprobable (en general se ha tratado de contrastar dicha información
con otra fuente, sea “oficial”, cuerpos de bomberos, cruz roja, defensa civil, etc, “técnicocientífica” como Ingeominas, estudios realizados u otras fuentes hemerográficas).
•
Fuentes oficiales que “inflan” los datos dependiendo de ciertas coyunturas políticas
(“operación torniquete” del gobierno Samper en la Costa Atlántica, por ejemplo),
difíciles de corregir pero contrastables con otras fuentes no oficiales.
•
Errores de digitación de datos.
c. Adicionalmente a lo anterior debe tenerse en cuenta que no todos los registros contienen la
misma información, ya sea debido al tipo de daños (no hay daños en vivienda paro si en
puentes, por ejemplo), ya sea porque no hay cuantificación de los mismos (muchas viviendas
dañadas) ya sea porque la información original solo incluye ciertas variables y no otras (por
ejemplo en sana lógica viviendas destruidas debe tener, salvo que no sean de nadie y nadie
viva allí, un número correspondiente de damnificados o afectados, y no siempre aparecen).
d. En lo que se refiere en particular a número de afectados, hay registros con un número muy
alto de ellos. Se ha detectado que en un 99 % de los casos se trata de la inclusión como
afectados del conjunto de la población que se ha quedado una, dos horas o uno o dos días sin
el suministro de un servicio básico (dos millones de afectados por carencia de fluido eléctrico
en Bogotá).
2-45
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
e. Desde un punto de vista espacial, dado que la información se organiza sobre una base
territorial común (el municipio), se pueden presentar adicionalmente tres problemas:
información que no puede ser llevada a nivel municipal, pero que se registra a nivel
departamental; información que ha sido registrada a un nivel inferior del municipal (comuna,
corregimiento o vereda); información correspondiente a nuevas divisiones municipales a
partir de un determinado momento.
3. Preparación de la base de datos para este trabajo
Para el análisis realizado, y teniendo en cuenta las características y limitaciones anteriormente
señaladas, se procedió a preparar la información de la base de datos de la siguiente forma:
Se tomaron el total de los registros existentes para el período 1971-2000, los cuales suman
17.931 (597,7 eventos promedio/año para el período).
Se realizó una depuración y complementación general del conjunto de la base de datos teniendo
en cuenta los siguientes criterios con respecto a las variables a ser analizadas:
1. En el caso de afectados, se excluyeron los datos correspondientes a afectados por suspensión
de servicios públicos (1.500.000 afectados en Medellín por suspensión de dos horas del
servicio de energía, por ejemplo).
2. Se le dio un valor en términos de afectados a los registros con viviendas destruidas o
afectadas que no lo tenían. Se trató de ser lo más conservador posible al respecto utilizando
para ello el promedio de miembros por hogar en cada año, asumiendo que solo una familia
vivía en cada vivienda destruida o afectada.
3. Dada la disparidad de criterios para diferenciar entre damnificado y afectado, se optó por
considerar que en ambos casos (con excepción de lo señalado en el numeral 1 anterior) se
trata de afectaciones directas de diversa escala o intensidad y por lo tanto se integraron en
una sola variable.
4. Se revisaron y corrigieron otro tipo de problemas detectados en términos de ubicación
geográfica del evento y, en algunos casos, de fecha del mismo, así como errores de digitación
que pudieron encontrarse.
5. Vale la pena precisar que la base de datos con la que se trabajo es resultante del trabajo de
depuración y complementación llevado a cabo por el OSSO, durante los tres últimos años, en
el marco del proyecto en curso que la RED tiene con el IAI (Instituto Interamericano para el
Cambio Climático) y del Programa de Indicadores de Gestión de Riesgos BID-IDEA.
2-46
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia -
ERN
Consultores en Riesgos y Desastres
4. Análisis de los medianos y pequeños desastres
El análisis de los medianos y pequeños desastres, y por consiguiente la definición de los grandes,
plantea varios problemas metodológicos, especialmente dos: por una parte, el problema del
umbral a partir del cual algo se considera grande y dos, dada la expresión de un desastre (por
ejemplo un sismo) en varias unidades territoriales, cuales de estas si es el caso, dado el impacto
singular registrado en esa unidad, deben ser incluidas o excluidas de una análisis de pequeños y
medianos desastres (Ver la discusión a este propósito, sobre los criterios de la base de datos
EmDat a este respecto en LA RED-OSSO, 2002).
Sin pretender tener una respuesta a estos dos problemas, el análisis se inclinó por excluir de la
base de datos la información sobre aquellos grandes desastres escogidos para el análisis
detallado en el marco del proyecto (Popayán, 1983, Armero 1985, Tierradentro (Páez), 1994 y
Armenia, 1999) a los cuales se le incorporaron dos adicionales correspondientes a la década de
1970: el sismo del 23 de noviembre de 1979 que afectó notablemente a Manizales y el tsunami
de Tumaco de diciembre 12 de 1979). Adicionalmente, se consideró conveniente excluir el
conjunto de municipios afectados por cada evento, es decir, por ejemplo en el caso de Armero,
por la erupción del Volcán Nevado del Ruíz, se excluyeron también los datos de Chinchiná y
otros municipios afectados por el mismo fenómeno.
En términos de las variables definidas para el análisis, estos eventos representan, de acuerdo con
los datos de DesInventar, lo siguiente:
Registros Muertos
Manizales 1979
Afectados
Viv.Dest
Viv.Afectadas
Hecs
65
45
4.361
668
152
Tumaco 1979
9
271
14.620
1.800
1.119
Popayán 1983
3
201
100.000
6.000
800
Armero 1985
11
24.442
232.654
5.402
-
11.000
Páez 1994
35
566
27.435
5.276
8.331
40.000
Armenia 1999
32
1.185
160.336
35.949
43.422
155
26.710
539.406
55.095
53.824
51.000
2-47
Evaluación de Riesgos Naturales
- Colombia Consultores en Riesgos y Desastres
ERN
5. Resultados del análisis
El análisis de impacto de los pequeños y medianos desastres se hace con base en la información
bruta que aporta DesInventar. Por razones ya señaladas, en especial por el hecho de que una
parte de la información simplemente señala que “hubo daños en la agricultura” o “hubo
afectados”, se puede pensar que pese a su importancia y a que ya simplemente con esto se
muestra la relevancia de los pequeños y medianos desastres, los resultados están subvalorados
con respecto a la realidad misma.
Esto se pude ilustrar con el caso del sector agrícola (aunque en diversa proporción también es el
caso de las otras variables): hay un total de 3.515 registros que señalan daños en el sector
agropecuario, pero solo un 17% de los mismos indican una cifra en términos de hectáreas. Este
17% representa cerca de 1.500 millones de dólares de pérdidas agrícolas. De donde puede verse
la significación de la subvaloración.
2-48
Fly UP