...

Boñar, la villa más guapa

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Boñar, la villa más guapa
TELEVISIÓN
Jueves 19.11.15
La Nueva Crónica
Boñar, la villa más guapa
:: L.N.C.
LEÓN. El agua marca la historia de nuestra siguiente parada en ‘Montaña Leonesa ¡Viva!’: Boñar. Pueblos como los
íberos o los celtas lo utilizaron como lugar de baños y fueron los romanos quienes supieron aprovechar un manantial
de aguas termales y medicinales al norte de la montaña oriental, que vivió su
mayor esplendor tras la construcción de
un balneario en 1907.
Pero junto al potencial de sus aguas,
Boñar, su veintena de poblaciones y sus
casi 2.000 habitantes, guardan en la memoria una historia en la que tienen un
protagonismo destacado su actividad
minera, su fábrica de talcos o la afamada piedra de Boñar, la misma que se utilizó para la construcción de la Catedral
de León o San Isidoro.
Vía de paso hacia la estación invernal
de San Isidro y Asturias, Boñar ha sabido adaptarse a los tiempos y buscar su
hueco en el sector servicios y en el turismo. Instalaciones y equipamientos
deportivos y lúdicos únicos en la zona,
como El Soto, se unen a una completa
oferta gastronómica.
Es el caso de la cocina más tradicional ligada a la zona de montaña que nos
ofrece el Restaurante La Praillona desde 1991. Platos como la caldereta de cordero, el rabo de toro o las manos de cerdo, su plato estrella, comparten espacio
con la cecina de chivo que Manuel prepara para recordar los orígenes de su familia en la montaña del Curueño. Productos ligados a la zona pero bien regados con una carta de en torno a 130 vinos que recoge los caldos más destaca-
dos de las diferentes denominaciones
de origen.
Y es que La Praillona debe su nombre
a una finca que la abuela de Manuel poseía en Llamazares. En su honor, no solo
el restaurante recibe este nombre sino
que uno de sus postres, la copa Praillona, es uno de los mismos que ella preparaba. La Praillona es además el lugar
adecuado para degustar el postre que es
seña del municipio, los nicanores de Boñar, bañados en chocolate caliente.
Pero además de la gastronomía, Boñar conserva otros tesoros relacionados
con las formas de vida de antaño. En Las
Bodas visitamos el hórreo más antiguo
de Europa y que está montado sin ningún clavo, y en Adrados nos recibe Domingo para abrirnos su museo de aperos y labranza, con enseres que lleva re-
53
copilando por toda la provincia durante más de 25 años.
Otra parada obligatoria en Boñar son
los Embutidos El Negrillón. Maxi nos
enseña su fábrica en la que enseguida
nos llama la atención el proceso de elaboración. Tal y como nos explica, la herencia de sus antecedentes ganaderos
se ha traducido en una producción de
calidad y, sobre todo, en la que se cuida
sobremanera la materia prima.
Todo el ganado que utilizan sus productos procede de la montaña oriental,
ha crecido en un entorno natural y, sobre todo, ha recibido una alimentación
sin ningún tipo de piensos o productos
artificiales. Como consecuencia, su embutido y de forma especial la cecina,
muestra un aspecto diferente en el que
la hebra y el propio color de la carne dejan ver este mimo por su producto.
Ya en la tienda que tienen junto a la
fábrica, la cámara de cristal deja ver la
carne fresca curando para convertirse
en sabrosos chuletones y podemos ver
el resultado de la elaboración que antes
nos explicaba. Envasados al vacío, chorizos, loncheados de cecina y jamón y
toda la amplia gama de carnes que constituyen su oferta para cuantos se acerquen a ver sus instalaciones.
Y son precisamente el Negrillón, el
olmo centenario que se ha convertido
en símbolo de Boñar, y el Maragato que
continúa marcando el paso de las horas en la torre de la iglesia, quienes nos
despiden en esta primera jornada de
un viaje que continuará la próxima semana por la conocida como «villa más
guapa».
Accede al canal Multimedia
de nuestra página web:
LaNuevaCrónica.com
Fly UP