...

LA CORRUPCIÓN No solo es robar los dineros del estado, es el

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

LA CORRUPCIÓN No solo es robar los dineros del estado, es el
LA CORRUPCIÓN
No solo es robar los dineros del estado, es el compromiso que
tenemos todos los Colombianos de no promulgarla, la corrupción
carece de escrúpulos, no tiene sentimientos a nivel cultural, ni sexo, ni
patria; su dios verdadero y supremo es el dinero, la corrupción carcome
hasta los niveles más bajos de una economía, la cual en Colombia
alcanza la densidad de una cultivación y aún desconocidas en otras
latitudes y más aún cuando se genera en una sociedad parasita con
una economía improductiva que solo busca el centavo para alivianar su
diario vivir y estar sometidos a un estancamiento laboral, moral y ético
e improductivo de nuestra sociedad, es el carácter irracional de una
planificación adecuada, en síntesis es corromper, es dañar. Como su
propio vocablo proveniente del latín corrumpere que significa;
corromper, alterar y trastocar la esencia de una cosa… echar a perder,
destruir, arruinar, viciar, depravar, dañar, pudrir, pervertir.
La corrupción como la pobreza han sido parte de nuestro diario vivir en
todas las épocas de la vida, pero más que traer costos directos por
despilfarros, robos, malos manejos y gastos desproporcionados, lo más
delicado y que afecta a nuestro sector económico y a la sociedad en la
cual nos desempeñamos es la desmoralización, el cinismo y el
adormecimiento de la actividad comercial, es la razón por la cual los
gobiernos buscan salir de un subdesarrollo marcado con índices
económicos pero no se mira la realidad y los puntos neurálgicos que
más que bien están marcados desde el seno familiar, las pésimas
crianzas y la enseñanza facilista de realizar cualquier actividad
desarrollando un futuro personal y profesional mediocre, con un camino
espinoso y lleno de obstáculos para el alcance de metas.
La corrupción implica la violación de un deber posicional de la persona;
la cual quien se corrompe trasgrede, por activa o por pasiva o provoca
trasgresión de algunas reglas que rigen el cargo que ostentan o al cual
pertenecieron y la función que desempeñaban, y manifiestan un claro
sentimiento de deslealtad hacia la empresa o entidad a la que
pertenecen o pertenecieron en algún momento.
Ahora bien si nos detenemos a mirar la inversión en cuanto a tiempo y
dinero a la cual la firma, empresa o entidad se somete para capacitar a
una persona y ponerla al nivel que esta necesita para prestar sus
servicios de la manera más eficaz y proporcionar todo el material de
trabajo que también ha requerido de altas inversiones para diseñar
metodologías, planificar procedimientos y dar soluciones al mejor nivel
que el cliente requiere y que a previa contratación la persona empleada
firma cláusulas de confidencialidad para mantener este material en
custodia para el desempeño de su labor y ver estropeada toda una
planificación empresarial por un ser corrupto e infame que sale a la calle
a vender esta información por unos cuantos pesos, que como bien se
sabe es un valor insignificante a lo que realmente es, como aquel que
se vendió por un triste plato de lentejas, es donde vemos la pobreza
profesional, la falta de ética y la inmoralidad a que las empresas están
sometidas a causa de este flagelo que como la peor de las
enfermedades, causa día a día, seguir sumidos en este escenario
económico llamado subdesarrollo y que solo tiene un nombre
CORRUPCIÓN.
Miremos la otra cara de la moneda porque también es cierto que no
solo la persona que sale a ofrecer los servicios son los que pertenecen
a este grupo del bajo mundo de la corrupción, sino que hasta en igual
perfil y porque no decirlo en peores circunstancias es quien lo busca y
lo contrata. Hoy en día es muy fácil encontrar en diferentes sectores de
nuestra economía y en un gran porcentaje los mal llamados
empresarios, que en medio de su ignorancia y mediocridad contratan a
esta clase de personajes que muchas veces por querer mostrar sus
fracasadas políticas de austeridad hacen que su empresa reciba de
igual manera un servicio mediocre dando como resultado una
discapacitación empresarial que más adelante lo único que les traerá
son inversiones elevadas para empezar a corregir los errores
cometidos por una deficiente contratación en la prestación de un
servicio.
De acuerdo a lo anteriormente expuesto hacemos un llamado a
nuestros empresarios para no seguirle dando más largas a esta
enfermedad de la corrupción que al final los únicos beneficiados o
perjudicados según las buenas o malas decisiones que tomen son
ustedes.
EDGAR GOMEZ PEÑA.
Fly UP