...

4.A. Dequeísmo y queísmo

by user

on
Category: Documents
3

views

Report

Comments

Transcript

4.A. Dequeísmo y queísmo
Español correcto: expresión oral y escrita (Curso 2013-2014)
TEMA 4.A. DEQUEÍSMO Y QUEÍSMO
Bloque o parte B: incorrecciones de carácter morfológico y sintáctico
TEMA 4. PRINCIPALES INCORRECCIONES DE CARÁCTER
MORFOLÓGICO Y SINTÁCTICO (II): DEQUEÍSMO Y QUEÍSMO
I. DEQUEÍSMO
Se trata del uso indebido de la preposición de delante de la conjunción que cuando la preposición no
viene exigida por ninguna palabra del enunciado.
I.1. Casos de dequeísmo
Se incurre en dequeísmo en los siguientes casos:
a) Cuando se antepone la preposición de a una oración subordinada sustantiva en función de SUJETO.
El sujeto de una oración nunca va precedido de preposición y, por tanto, son incorrectas oraciones
como:
-
-
-
*Me alegra DE QUE seáis felices. (Correcto: Me alegra QUE seáis felices).
*Es seguro DE QUE nos quiere. (Correcto: Es seguro QUE nos quiere).
*Le preocupa DE QUE aún no hayas llegado. (Correcto: Le preocupa QUE aún no hayas llegado).
*Es posible DE QUE nieve mañana. (Correcto: Es posible QUE nieve mañana).
*Es fácil DE QUE volvamos a vernos. (Correcto: Es fácil QUE volvamos a vernos).
*Me consta DE QUE han venido. (Correcto: Me consta QUE han venido).
*¿Es seguro DE QUE te vas? (Correcto: ¿Es seguro QUE te vas?).
*Es difícil DE QUE apruebe a la primera. (Correcto: Es difícil QUE apruebe a la primera).
Algunos de estos verbos, cuando se usan en forma pronominal (alegrarse, preocuparse, etc.), sí exigen
un complemento precedido de la preposición de. En ese caso, el uso conjunto de la preposición y la
conjunción es obligatorio:
-
Me alegro DE QUE seáis felices, y no *Me alegro QUE seáis felices.
Me preocupo DE QUE no os falte nada, y no *Me preocupo QUE no os falte nada.
b) Cuando se antepone la preposición de a una oración subordinada sustantiva en función de
COMPLEMENTO DIRECTO.
Esto ocurre, sobre todo, con verbos de «pensamiento» (pensar, opinar, creer, considerar, etc.), de
«habla» (decir, comunicar, exponer, etc.), de «temor» (temer, etc.) y de «percepción» (ver, oír, etc.). El
complemento directo nunca va precedido de la preposición de.
1 de 9
Español correcto: expresión oral y escrita (Curso 2013-2014)
TEMA 4.A. DEQUEÍSMO Y QUEÍSMO
-
*Pienso DE QUE conseguiremos ganar el mundial. (Correcto: Pienso QUE conseguiremos ganar el
mundial).
-
-
-
*Me dijeron DE QUE se iban a cambiar de casa. (Correcto: Me dijeron QUE se iban a cambiar de casa).
*Temo DE QUE no llegues a tiempo. (Correcto: Temo QUE no llegues a tiempo).
*He oído DE QUE te casas. (Correcto: He oído QUE te casas).
*Aseguró DE QUE era verdad. (Correcto: Aseguró QUE era verdad).
*Espero DE QUE lo solucionen ya. (Correcto: Espero QUE lo solucionen ya).
*Sospecho DE QUE sabía la verdad. (Correcto: Sospecho QUE sabía la verdad).
*Me imagino DE QUE estarás cansado. (Correcto: Me imagino QUE estarás cansando).
c) Cuando se antepone la preposición de a una oración subordinada que ejerce funciones de ATRIBUTO
en oraciones copulativas con el verbo ser o parecer.
Este complemento, por lo general, no va precedido de preposición y, por tanto, son incorrectas
oraciones como estas:
-
*Mi intención es DE QUE participemos todos. (Correcto: Mi intención es QUE participemos todos).
*La cuestión es DE QUE no lo soporto. (Correcto: La cuestión es QUE no lo soporto).
*El bar parece DE QUE está cerrado. (Correcto: El bar parece QUE está cerrado).
*Su problema era DE QUE no la quería. (Correcto: Su problema era QUE no la quería).
d) Cuando se inserta la preposición de en locuciones conjuntivas que no la llevan.
Locuciones como A MENOS QUE, A NO SER QUE, ASÍ ES QUE, LUEGO QUE, UNA VEZ QUE, A MEDIDA QUE… a menudo son
fuente de errores por su similitud con otras que sí llevan de (antes de que, después de que, con tal de que,
a condición de que, etc.). Sin embargo, se construyen sin de.
-
*No iré, a menos DE QUE me llame.  No iré, a menos QUE me llame.
*A medida DE QUE pasaba el día, hacía más calor.  A medida QUE pasaba el día, hacía más calor.
e) Cuando se usa la preposición de en lugar de la que realmente exige el verbo.
-
*Insistieron DE QUE fuéramos con ellos. (Correcto: Insistieron EN QUE fuéramos con ellos).
*Me fijé DE QUE llevaba corbata. (Correcto: Me fijé EN QUE llevaba corbata).
*Quedamos DE QUE me llamarías. (Correcto: Quedamos EN QUE me llamarías).
*Confiamos DE QUE lo resuelvas. (Correcto: Confiamos EN QUE lo resuelvas).
*Estoy de acuerdo DE QUE es así. (Correcto: Estoy de acuerdo EN QUE es así1).
*Todos coincidieron DE QUE la situación era mala. (Correcto: Todos coincidieron EN QUE la situación
era mala).
1
Esta construcción también puede aparecer acompañada de otro complemento que lleva la preposición CON: Estar
de acuerdo EN algo CON alguien.
2 de 9
Español correcto: expresión oral y escrita (Curso 2013-2014)
TEMA 4.A. DEQUEÍSMO Y QUEÍSMO
II.2. Algunas verbos con doble construcción
Determinados verbos y construcciones pueden construirse de dos formas, una de las cuales exige el uso
de la preposición DE (y la otra no). Por este motivo, los errores son frecuentes.
● ADVERTIR:
Se construye de forma diferente dependiendo de su significado.
1. Con el sentido de ‘darse cuenta de algo, percibir’ es un verbo transitivo con CD de cosa que no lleva
la preposición de: ADVERTIR [algo]CD.
-
Advierto QUE hoy hay más gente en clase (y no *Advierto DE QUE hoy hay más gente en clase).
2. Con el significado de ‘poner en conocimiento de alguien, informar’ se puede construir de dos
formas2: ADVERTIR [algo]CD [a alguien]CI // ADVERTIR [DE algo]3SUP [a alguien]CD. Ejemplos:
-
Le advertimos QUE aquello era peligroso (y no *Le advertimos DE QUE aquello era peligroso).
La advertimos DE QUE aquello era peligroso (y no *La advertimos QUE aquello era peligroso).
3. Si su significado es ‘aconsejar’, la construcción correcta es ADVERTIR [algo]CD [a alguien]CI.
-
Le advertimos QUE no invirtiera en ese negocio (y no *Le advertimos DE QUE no invirtiera en ese
negocio).
● AVISAR e INFORMAR:
Con el significado de ‘poner en conocimiento de alguien’ se puedeN construir de dos formas, del mismo
modo que ocurría con el verbo advertir: AVISAR/INFORMAR [algo]CD [a alguien]CI // AVISAR/INFORMAR [DE
algo]SUP [a alguien]CD. Ejemplos:
-
Les avisamos QUE llegaríamos tarde (y no *Les avisamos DE QUE llegaríamos tarde).
Los avisamos DE QUE llegaríamos tarde (y no *Los avisamos QUE llegaríamos tarde).
-
Le informó QUE no volvería a trabajar (y no *Le informó DE QUE no volvería a trabajar).4
La informó DE QUE no volvería a trabajar (y no *La informó QUE no volvería a trabajar).
● DUDAR:
Se construye de forma diferente dependiendo de su significado.
1. Con el sentido de ‘tener dudas, desconfiar’ puede construirse de dos modos: DUDAR [DE
algo/alguien]SUP // DUDAR [algo]CD. Así pues, son correctos ambos ejemplos:
-
Dudo DE QUE sea honesto.
Dudo QUE sea honesto.
NOTA: no es posible la primera construcción cuando se trata de un sustantivo. *Dudo su inocencia.
2
Esta doble construcción, como se puede observar en los subíndices, también implica cambios en la función del complemento
de persona. Para obtener más información, se recomienda consultar el tema sobre leísmo, laísmo y loísmo.
3
3
Con este significado también son correctas las construcciones: ADVERTIR [ACERCA DE algo] SUP [a alguien]CD o ADVERTIR
[SOBRE algo]SUP [a alguien]CD.
4
Esta construcción es más frecuente en América, mientras que la que aparece en el ejemplo siguiente lo es en España.
3 de 9
Español correcto: expresión oral y escrita (Curso 2013-2014)
TEMA 4.A. DEQUEÍSMO Y QUEÍSMO
2. Con el significado de ‘vacilar, estar indeciso’ tiene también dos construcciones:
-
DUDAR [EN algo] o [ENTRE opciones] No dudes en acudir a mí cuando quieras. Dudé mucho
entre ir o no ir.
DUDAR [SI oración interrogativa indirecta]CD o [pronombre]CD. No dudes si comprarla o no, no
lo dudes.
● CUIDAR / CUIDARSE:
1. Con el sentido de ‘estar a cargo de alguien o algo para que no sufra perjuicio ’ puede construirse de
dos modos: CUIDAR [algo/a alguien]CD // CUIDAR [DE algo/alguien]SUP. Ninguna de ellas se utiliza
cuando se trata de una oración subordinada que comienza por QUE.
-
Cuida a tu hermana. Cuida la granja.
Pero: *Cuida QUE nada malo ocurra.
2. Cuando se trata de oraciones subordinadas con QUE (y también con verbos en infinitivo) el
significado de cuidar es ‘procurar que se lleve a cabo la acción expresada por el verbo subordinado’ y la
construcción correcta es CUIDAR [DE QUE…/ DE + infinitivo].
-
Cuida DE QUE nada malo ocurra.
Cuida DE sacar el máximo beneficio.
3. Como pronominal (cuidarse), significa ‘mirar por la propia salud’ o ‘precaverse o protegerse de alguien
o algo que puede causar daño’, y se construye siempre CUIDARSE [DE algo/alguien].
-
Cuídate DE ese tipo, que no es de fiar.
Cuídate DE QUE nada malo te ocurra.
4 de 9
Español correcto: expresión oral y escrita (Curso 2013-2014)
TEMA 4.A. DEQUEÍSMO Y QUEÍSMO
II) QUEÍSMO
Es la supresión indebida de una preposición (generalmente de) delante de la conjunción que, cuando la
preposición viene exigida por alguna palabra del enunciado.
II.1. No debe suprimirse la preposición en los casos siguientes:
a) Con verbos pronominales que se construyen con un suplemento:
Son verbos como acordarse DE algo, alegrarse DE algo, arrepentirse DE algo, fijarse EN algo, olvidarse DE
algo, preocuparse DE/POR algo, etc.
-
-
Me alegro DE QUE hayáis venido (no *Me alegro QUE hayáis venido).
Me olvidé DE QUE tenía que llamarte (no *Me olvidé QUE tenía que llamarte).
Te preocupaste DE/POR QUE no tuviéramos problemas (no *Te preocupaste QUE no tuviéramos…).
Se acordaba DE QUE en esa casa había vivido un amigo suyo (no *Se acordaba QUE en esa casa…).
Me fijé EN QUE tenía manchas en la cara (no *Me fijé QUE tenía manchas en la cara).
No me acordé DE QUE era tu cumpleaños (no *No me acordé QUE era tu cumpleaños).
Algunos de estos verbos, cuando se usan en forma no pronominal, se construyen sin preposición, pues,
en ese caso, la oración subordinada ejerce de sujeto o de complemento directo.
-
Me alegró QUE vinieras (no *Me alegró DE QUE vinieras);
Olvidé QUE tenía que ir al dentista (no *Olvidé DE QUE tenía que ir al dentista).
b) Con verbos no pronominales que se construyen con un suplemento:
Verbos como convencer DE algo, insistir EN algo, tratar DE algo (en el sentido de ‘procurarlo, intentarlo’), etc.
-
Lo convencí DE QUE escribiera el artículo (no *Lo convencí QUE escribiera el artículo);
Insistió EN QUE nos quedáramos a cenar (no *Insistió QUE nos quedáramos a cenar);
Trato DE QUE estéis a gusto (no *Trato QUE estéis a gusto).
c) Con sustantivos que llevan complementos preposicionales.
-
-
Iré con la condición DE QUE vayáis a recogerme (no *Iré con la condición QUE vayáis a recogerme);
Tengo ganas DE QUE llueva (no *Tengo ganas que llueva);
Ardo en deseos DE QUE vengas a verme (no *Ardo en deseos QUE vengas a verme).
d) Con adjetivos que llevan complementos preposicionales.
-
Estamos seguros DE QUE acertaremos (no *Estamos seguros QUE acertaremos);
Estoy convencido DE QUE llegarás lejos (no *Estoy convencido QUE llegarás lejos).
5 de 9
Español correcto: expresión oral y escrita (Curso 2013-2014)
TEMA 4.A. DEQUEÍSMO Y QUEÍSMO
e) En locuciones como las siguientes:
-
a pesar DE QUE (no *a pesar QUE),
a fin DE QUE (no *a fin QUE),
a condición DE QUE (no *a condición QUE),
en caso DE QUE (no *en caso QUE), etc.
f) En la construcción hasta el punto DE QUE (no *hasta el punto QUE).
-
Se despistó hasta el punto DE QUE n sabía dónde estaba (no *…hasta el punto QUE…).
g) En las locuciones verbales caber/haber duda DE algo, caer en la cuenta DE algo, darse cuenta DE algo.
-
No cabe duda DE QUE es un gran escritor (no *No cabe duda QUE es un gran escritor);
Pronto cayó en la cuenta DE QUE estaba solo (no *Pronto cayó en la cuenta QUE estaba solo);
Nos dimos cuenta DE QUE era tarde (no *Nos dimos cuenta QUE era tarde).
las locuciones caer en la cuenta, darse cuenta (que exigen DE) no deben confundirse con tener en
cuenta, que no exige la preposición:
-
No tiene en cuenta QUE nos esforzamos (y no *No tiene en cuenta DE QUE nos esforzamos).
II.2. Dar pena, dar alegría…:
Las expresiones formadas por el verbo dar seguido de algunos sustantivos abstractos que designan
sentimiento, como vergüenza, miedo, pena, risa, rabia, etc. suelen ir seguidas de un sustantivo o de una
oración subordinada (con infinitivo o con un verbo en forma personal introducido por la conjunción
QUE), que expresa lo que causa el sentimiento de pena, vergüenza, rabia, etc.
-
Me da rabia tu pereza.
Cuando la causa se expresa por medio de una oración, la causa del sentimiento puede ir precedida o no
de la preposición de indistintamente; así, son correctos ambos ejemplos:
-
Le da vergüenza QUE lo vean así.
Le da vergüenza DE QUE lo vean así.
Si la causa se expresa mediante un sustantivo, solo pena admite con naturalidad la preposición DE:
-
Me da pena tu hermano
Me da pena DE tu hermano.
No obstante, en cualquiera de estos casos suele preferirse en la lengua culta la construcción sin de.
6 de 9
Español correcto: expresión oral y escrita (Curso 2013-2014)
TEMA 4.A. DEQUEÍSMO Y QUEÍSMO
III. PAUTAS PARA IDENTIFICAR EL QUEÍSMO Y DEQUEÍSMO
Podemos seguir una serie de pasos para reconocer posibles errores de dequeísmo y queísmo (es decir,
para determinar la necesidad de eliminar o conservar la preposición DE):
1) Convertir la expresión que nos hace dudar en una oración interrogativa.
Si en la pregunta resultante se conserva la preposición (necesitamos DE), en la oración original también.
Si, por el contrario, la pregunta no precisa la preposición, tampoco será necesaria en la oración inicial.
-
Estoy orgulloso de que hayas aprobado  ¿De qué estoy orgulloso?
Me acuerdo de que eras feliz.  ¿De qué me acuerdo?
*Aseguró de que era verdad.  *¿De qué aseguró? Correcta: ¿Qué aseguró?
*Me acuerdo que me llamó.  *¿Qué me acuerdo? Correcta: ¿De qué me acuerdo?
2) Sustituir la oración subordinada sustantiva por un pronombre demostrativo (eso, esto…).
Hay que tener presente que la frase subordinada empieza con la conjunción «que». Por lo tanto, aunque
suene reiterativo, el demostrativo reemplaza todo el texto que está a partir de la conjunción
(incluyendo esta). Al llevar a cabo la sustitución comprobaremos, en la oración resultante, si hay o no
necesidad de usar la preposición DE.
-
Estoy orgulloso de que hayas aprobado  Estoy orgulloso de eso.
Me acuerdo de que eras feliz.  Me acuerdo de eso.
*Aseguró de que era verdad.  *Aseguró de eso. Correcta: Aseguró eso.
*Me acuerdo que me llamó.  *Me acuerdo eso. Correcta: Me acuerdo de eso.
Más ejemplos de aplicación de estas pruebas:
a) Él dijo de que era tarde.
PRUEBA 1: al transformar a interrogativa la oración, se obtiene una pregunta en la que comprobamos que
no necesitamos la preposición, pues da lugar a una construcción anómala: *¿De qué dijo él?
PRUEBA 2: al reemplazar la conjunción por un demostrativo, se ratifica la irregularidad de la frase, pues no
es congruente decir *Él dijo de eso.
CONCLUSIÓN: Error de dequeísmo. Oración correcta: Él dijo que era tarde.
b) Yo creo de que no tienen razón.
PRUEBA 1: *¿De qué creo? (construcción anómala).
PRUEBA 2: *Yo creo de eso (construcción agramatical).
CONCLUSIÓN: Error de dequeísmo. Oración correcta: Yo creo que no tienen razón.
c) Lo convencí que fuera al cine con su novia.
PRUEBA 1: *¿Qué lo convencí? (construcción anómala, necesito la preposición: ¿De qué lo convencí?).
PRUEBA 2: *Lo convencí eso (construcción agramatical, necesito la preposición: Lo convencí de eso).
CONCLUSIÓN: Error de queísmo. Oración correcta: Lo convencí de que fuera al cine con su novia.
d) Irán a trabajar a condición de que se les pague.
PRUEBA 1: ¿A condición de qué irán a trabajar? (construcción correcta).
PRUEBA 2: Irán a trabajar a condición de eso. (construcción correcta).
CONCLUSIÓN: oración sin errores de dequeísmo o queísmo.
7 de 9
Español correcto: expresión oral y escrita (Curso 2013-2014)
TEMA 4.A. DEQUEÍSMO Y QUEÍSMO
IV. ANEXO: lectura recomendada
No tengáis miedo de que en vuestra frase haya un “de que”
ISABEL GARZO
A veces el remedio es peor que la enfermedad. Tanto hemos luchado contra el dequeísmo, tan conscientes
somos ya casi todos de que no debe cometerse, que por evitarlo muchos han caído en un mal peor. Más
retorcido, más extendido y más camuflado.
Porque el dequeísmo, al fin y al cabo, sí hemos conseguido eliminarlo casi totalmente (casi) de los entornos
más o menos cultos. Ahora, decir “Pienso de que esa es la mejor opción”* o “Creo de que deberías ir”* hace
daño a casi todos los ojos y oídos. Es difícil (aunque no imposible) encontrar una persona con estudios y un
mínimo interés por la gramática que defienda esas construcciones o discuta una corrección de las mismas.
Como sabemos, en ellas sobra la preposición “de”, que se ha añadido sin motivo a locuciones que no la
admiten.
Pero hay algunas locuciones que no es solo que admitan esa preposición, sino que la necesitan. La exigen. Esto
lo puede ordenar el verbo, un sustantivo, un adjetivo… Algunas de estas expresiones son “acordarse de algo”,
“tener miedo de algo”, “arrepentirse de algo”, “tener ganas de algo”, “a pesar de algo”… En todos estos
ejemplos y muchos otros, la preposición “de” es obligatoria: omitirla constituye un error llamado queísmo.
A algunas personas, al ver que la frase resultante contiene la preposición “de” delante de la conjunción “que”,
se les enciende por error la “alerta de dequeísmo” y lo solucionan por la vía rápida: omiten la preposición
para evitarlo. Por eso se llama también a veces “antidequeísmo” al solitario “queísmo”, para subrayar el
motivo probable por el que se ha llegado hasta él.
Y este error sí que se comete, y cada vez más, en ámbitos considerados cultos. El otro día, el director del
diario El Mundo, Pedro J. Ramírez, se marcó en el programa Torres y Reyes un “los lectores de Orbyt se han
dado cuenta que…”.*
Y no solo eso: hemos llegado a una situación surrealista en la cual algunas personas miran mal a los que no
cometen queísmo, a los que dicen acertadamente “me doy cuenta de que…”, como pensando “pobrecitos, no
saben que es incorrecto”. El mundo al revés.
Incluso los correctores automáticos de algunas herramientas de texto (como el programa “Mail” de Mac)
cambian todos los “de que” que encuentran por sendos “que”, sin contemplaciones, anulando así los
conocimientos gramaticales del pobre remitente, que quizá conocía estas reglas y las había aplicado
correctamente pero no se percató del cambio automático que el programa había hecho sin consultarle.
Veámoslo con algunos ejemplos. Estas frases son incorrectas:
“Me acuerdo que me hablaste de eso”.*
“Tengo miedo que vuelva a engancharse”.*
“Fui a pesar que ella me había pedido que no lo hiciera”.*
“Hasta el punto que dejó de hablarle”.*
“Lo hará con la condición que le reveléis el secreto”.*
En todas ellas se ha omitido sin justificación una preposición que venía exigida por el enunciado. Sus versiones
correctas son las siguientes:
“Me acuerdo de que me hablaste de eso”.
“Tengo miedo de que vuelva a engancharse”.
8 de 9
Español correcto: expresión oral y escrita (Curso 2013-2014)
TEMA 4.A. DEQUEÍSMO Y QUEÍSMO
“Fui a pesar de que ella me había pedido que no lo hiciera”.
“Hasta el punto de que dejó de hablarle”.
“Lo hará con la condición de que le reveléis el secreto”.
A veces la confusión tiene que ver con la semántica: nos parece que dos verbos que tienen un significado
parecido deberían funcionar igual (como, por ejemplo, “recordar” y “acordarse”). Pero no es así en casos
como los siguientes:
- Se dice “olvidar algo” pero “olvidarse de algo”.
CORRECTAS: “Me olvidé de que ella no comía carne” y “Olvidé que ella no comía carne”.
INCORRECTAS: “Me olvidé que ella no comía carne”* y “Olvidé de que ella no comía carne.*
-Se dice “recordar algo” pero “acordarse de algo”.
CORRECTAS: “Recuerdo que estaba preocupado por eso” y “Me acuerdo de que estaba preocupado por
eso”.
INCORRECTAS: “Recuerdo de que estaba preocupado por eso”* y “Me acuerdo que estaba preocupado por
eso”.*
-Se dice “tener miedo de algo” pero “temer algo” o “dar miedo algo”.
CORRECTAS: “Tengo miedo de que me haya olvidado”, “Temo que me haya olvidado” y “Me da miedo que
me haya olvidado”.
INCORRECTAS: “Tengo miedo que me haya olvidado”*, “Temo de que me haya olvidado”* y “Me da
miedo de que me haya olvidado”.*
-Se dice “me alegra algo” pero “me alegro de algo”.
CORRECTAS: “Me alegra que vengas” y “Me alegro de que vengas”.
INCORRECTAS: “Me alegra de que vengas”* y “Me alegro que vengas”.*
Algunas veces se comete queísmo al omitir otras preposiciones distintas de “de”. Por ejemplo, si se escribe “me
fijé que el vestido le quedaba largo”* en lugar de “me fijé en que el vestido le quedaba largo” o “insistió que
fuéramos a la fiesta”* en lugar de “insistió en que fuéramos a la fiesta”. Pero son menos habituales.
Algunos verbos pueden construirse de las dos formas dependiendo del contexto: “advertir algo” y “advertir
de algo”, o “cuidar algo” y “cuidar de algo”… Pero ¡cuidado! No en todas las frases son correctas ambas
formas.
El truco que nos enseñaban en el colegio para detectar los dequeísmos y los queísmos sigue siendo el más
eficaz cuando se tienen dudas. Se trata de pasar la frase a interrogativa.
Por ejemplo, si tenemos la duda de si la frase “Lo convenciste que fuera a la huelga”* es correcta o no,
debemos plantearnos si tendría sentido la pregunta “¿Qué lo convenciste?”* De esta forma vemos fácilmente
que falta la preposición “de”: “¿De qué lo convenciste?” “De que fuera a la huelga”.
En resumen: los correctores automáticos los carga el diablo; ante la duda debemos convertir la frase en una
pregunta y, sobre todo, tenemos que ser valientes y no huir de los “de que” que puedan aparecer en nuestras
frases. Que, a estas alturas, se están convirtiendo casi en un símbolo de lenguaje culto.
http://www.yorokobu.es/dequeismo/
9 de 9
Fly UP