...

¿POR QUÉ CHINA NO DEJARÁ CAER A PYONGYANG?

by user

on
Category: Documents
2

views

Report

Comments

Transcript

¿POR QUÉ CHINA NO DEJARÁ CAER A PYONGYANG?
¿POR QUÉ CHINA NO DEJARÁ CAER A PYONGYANG?
No hay muestras de debilidad por parte de Corea del Norte, que parece cada vez más
cómoda en su papel como último estado estalinista del mundo y como principal foco
de tensión para la región de Asia-Pacífico.
Sin embargo, más allá de las provocaciones verbales que constantemente llegan desde
Pyongyang en contra de Washington, Seúl o Tokio en forma de posibles ataques
balísticos, detrás del mantenimiento de este dinástico régimen se esconde el interés
de una gran potencia: China. Pekín no quiere ni oír hablar de la caída del gobierno
comunista y sobre todo de encontrarse a casi 30.000 soldados estadounidenses a las
puertas de sus fronteras, algo que probablemente ocurriría en el caso de que una
guerra trajera la unificación de la península coreana.
-------------------------------------------------------------------------------------------AUTOR: Javier Martínez López
EMAIL: [email protected]
Redactor para la publicación Fuerzas de Defensa y Seguridad y www.defensa.com
Palabras clave trabajo: Corea del Norte, Corea del Sur, China, EEUU, Japón, AsiaPacífico.
1
ÍNDICE
1. INTRODUCCIÓN
2. 2010: NUEVA ETAPA DE RELACIONES BILATERALES
3. PEKÍN Y PYONGYANG: UNA ALIANZA HISTÓRICA
4. PEKÍN Y WASHINGTON NECESITAN MANTENER CON VIDA A
COREA DEL NORTE
5. BIBLIOGRAFÍA
2
1. INTRODUCCIÓN
Corea del Norte es un rincón especial y misterioso dentro de la arquitectura de las
Relaciones Internacionales. Como última y peculiar frontera de la Guerra Fría,
Pyongyang lleva haciendo gala en los últimos años de un implacable sostenimiento de
un régimen que aspira a convertirse en una potencia nuclear (podría tener poseer ya
entre 6 y 8 cabezas nucleares 1 ) pese a las sanciones impuestas por parte de la
comunidad internacional y de las malas condiciones de vida de una población de más de
24 millones de personas. ¿Quién puede estar detrás del amparo para conseguir la
supervivencia de un estado que depende de la ayuda exterior para sobrevivir durante
más de seis décadas?
En este contexto de aparente debilidad pero de una fuerza inusual, como un enfermo
terminal que coquetea con la muerte, el país que ahora mismo lidera el joven Kim Jongun sigue existiendo gracias al apoyo económico, alimentario, energético y sobre todo
diplomático de China. Más allá de esta relación casi fraternal, las altas esferas chinas
ven en la conservación de Corea del Norte el mantenimiento de un activo político y de
una alianza estratégica de cara a los choques de poder que se plantearán y casi con toda
seguridad surgirán en el escenario geopolítico mundial a lo largo del siglo XXI y que se
fraguarán en la región de Asia-Pacífico: China contra Japón (y en menor medida
Taiwán) en Asia y con Estados Unidos a nivel mundial.
Más allá de los posibles problemas migratorios que pueda ocasionar la reunificación de
la península coreana tras una guerra o un colapso gubernamental, Pekín no permitirá
que en una hipotética situación de desmantelamiento del régimen comunista, Estados
Unidos pueda desplegar toda la fuerza militar que actualmente posee en la península
coreana (casi 30.000 soldados) cerca de la frontera con Corea del Norte, de 1.416
kilómetros.
Con todo ello, todavía habría que tener en cuenta una serie de variables que van desde la
histórica relación entre ambos países en todos los ámbitos al cambio en la forma (pero
no de fondo) con la que China “gestiona” a Corea del Norte dentro del escenario
internacional.
1
Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI), Las fuerzas nucleares se reducen
pero continúa su modernización. 16 de junio de 2014
http://www.sipri.org/media/pressreleases/2014/Press_Release_Translations_14/press-release-siprinuclear-in-spanish
3
2. 2010: NUEVA ETAPA DE RELACIONES BILATERALES
Desde la llegada de Kim Jong-un al poder en 2011 tras el fallecimiento de su padre se
marca el inicio de una nueva etapa no solamente en el país, sino también en las
relaciones entre China y Corea del Norte, algo que desde amplios sectores de la prensa
occidental se ha aprovechado para presentar al nuevo líder como una especie de
esquizofrénico mental que quiere consolidar y congregar todo el poder de su país a
cualquier precio.2
La puesta en órbita de un satélite denominado Kwangmyongsong-3 en 2012 (que podía
haber sido el ensayo con un misil de largo alcance) o la prueba atómica de principios del
pasado año fue analizado como una toma de fuerza por parte del joven líder norcoreano,
un golpe encima de la mesa para eliminar cualquier teoría sobre la inocencia del nuevo
presidente. Estos hechos habrían provocado un enorme disgusto para Pekín, que no
estaría de acuerdo con la agresiva beligerancia mostrada por Corea del Norte en
situaciones de este tipo o con la retórica utilizada cuando existe algún tipo de maniobra
militar cerca de la península coreana entre Estados Unidos, Corea del Sur y Japón. 3
Así, desde la muerte de Kim Jong Il se han ido sucediendo una serie de acontecimientos
por parte de Pyongyang que sí podrían suponer un problema para China y sus intereses
económicos si éstos fueran a más, y sobre todo si conocemos que este periodo (tomando
desde el segundo ensayo nuclear en 2009 hasta ahora) ha coincidido con el cada vez
mayor crecimiento que está experimentando la influencia de Pekín a nivel mundial a
todos los niveles. Los dirigentes chinos saben que están inmersos en una pugna por
cambiar su imagen global si quieren convertirse en la primera potencia económica del
mundo, y para ello deben lidiar con muchos prejuicios que se han alentado desde
occidente sobre el país, entre ellos el apoyo incondicional e innegociable hacia la
dinastía comunista que gobierna en Corea del Norte.
A lo largo de esta nueva etapa, que podría abarcar también desde el hundimiento de la
corbeta Cheonan en mayo de 2010, el bombardeo a la isla de Yeonpyeong (noviembre
de ese mismo año), el nuevo ensayo nuclear de 2013, la posterior crisis que estuvo a
2
Arián Foncillas, Kim Jong-un, otra borrachera de poder. Arián Foncillas. 5 de enero de 2014, El
Periódico. http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/otra-borrachera-poder-2985370
3
AFP. Norcorea amenaza con “sepultar en el mar” portaaviones de Estados Unidos. 11 de octubre de
2013. http://www.emol.com/noticias/internacional/2013/10/11/623998/corea-del-norte-amenazo-conenterrar-en-el-mar-portaaviones-de-eeuu.html
4
punto de llevar a la península coreana a una nueva guerra, puede haberse considerado
como un agravio para la imagen que pueda ir adquiriendo China en el planeta, pero
siguen sin ser motivos lo suficientemente claros para asegurar un cambio en las
relaciones bilaterales.
Más allá de todo lo que se pueda criticar, analizar o suponer lo cierto es que después de
las reflexiones personales y opiniones variadas 45 , no existe ningún indicio que haga
pensar que China podría necesitar la caída del régimen norcoreano para sostener el
actual equilibrio del este de Asia tanto a corto, medio como a largo plazo, a menos que
éste represente un grave peligro para sus intereses.
Aunque desde la llegada desde Kim Jong-un este irreversible apoyo parece haberse
desvanecido, no hay atisbo alguno de que Pekín esté por la labor de permitir la caída del
régimen o el estallido de una revolución interna que reviente esta situación con la que
de un vuelco al actual status quo reinante en la región. Sí es cierto que pueden haberse
cambiado las formas con las que desde el gigante asiático se puede hacer entender
al mundo que ampara a Corea del Norte, e incluso han aparecido informes en los que
se alude a un posible plan de Pekín en el caso de que se produzca la caída de la cúpula
norcoreana 6 . Sin embargo, este escenario solamente sería posible en el caso de que
Estados Unidos quedase totalmente excluido de cualquier interferencia en la situación
coreana, algo que es impensable para la estrategia china y para los planes del
Pentágono.
En la práctica China sigue proporcionando a Corea del Norte todo lo necesario para
seguir manteniéndose en pie, y sigue siendo, entre otras, el primer proveedor comercial
del país (tanto para las importaciones como para las exportaciones), seguido muy de
lejos por Corea del Sur y Rusia. Tan sólo hay que tomar los datos de las relaciones
comerciales de 2011, donde el 67% de las importaciones norcoreanas llegaron desde
4
Macarena Vidal Liy, China se distancia de Corea del Norte y estrecha lazos con el Sur. 3 de julio de 2014.
EL PAÍS.
http://internacional.elpais.com/internacional/2014/07/03/actualidad/1404391094_718545.html
5
AFP, Corea del Norte es una amenaza para la seguridad de China. 26 de abril de 2014.
http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-13886275
6
Julian Ryall. China plans for North Korean regime collapse leaked. 5 de mayo de 2014. The Telegraph.
http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/asia/northkorea/10808719/China-plans-for-NorthKorean-regime-collapse-leaked.html
5
China, mientras que el 61% de las exportaciones fueron destinadas al gigante asiático7.
Ya en 2013, el volumen comercial de Corea del Norte ha seguido progresando para
seguir confirmando su dependencia de China y conseguir un intercambio de bienes
valorado en 6.540 millones de dólares, lo que equivalió al 89,1% de sus intercambios
comerciales.8
3. PEKÍN Y PYONGYANG: UNA ALIANZA HISTÓRICA
Hasta su desaparición, la Unión Soviética fue el gran proveedor político, pero sobre
todo de alimentos y combustible para Corea del Norte, hasta que China cogió su testigo
tras la caída del muro de Berlín. La URSS también fue la que puso las primeras semillas
para dotar a este país de poder nuclear, después de entregarle infraestructura y recursos
para empezar a gestionar plutonio, y en la década de los 80 ayudó a sentar las bases de
la puesta en marcha de la central nuclear de Yongbyon.
Pero aún así, la relación sino-coreana data de siglos atrás, muchísimo tiempo antes de la
llegada de la Guerra Fría y de la creación del Corea del Norte por parte de Kim Il Sung.
China habitó la península coreana en el siglo I a.c y también a partir del siglo X,
quedando bajo su control hasta el final de la guerra chino-japonesa en 1895. Pero sin
duda alguna, fue la ocupación de Japón la que consolidó todavía más esta relación
histórica que se afianzó tras la invasión japonesa de la península coreana desde 1910
hasta 1945.
La explotación de a la población, el saqueo a sus recursos y el sometimiento de muchos
coreanos que sufrieron la temible fuerza militar del Japón del siglo XX y la invasión a
Manchuria en 1931 ha conseguido que con el paso del tiempo, las dos Coreas (el Sur
también) y China sientan una especie de lazo cultural anti-japonés al margen de la
ideología política en la que se han movido ambos países en los últimos 60 años. De
hecho, desde Corea del Sur se sigue mostrando un fuerte resentimiento respecto a esta
época, y prueba de ello fue la reacción de protesta (a la que se unieron también los
dirigentes chinos) tras la visita a finales del año pasado del actual primer ministro
japonés, Shinzo Abe, al santuario Yasukuni que honra a los militares japoneses caídos
7
Oficina de Información Diplomática. Ministerio de Exteriores de España. Corea del Norte. República
Democrática Popular de Corea. Enero de 2014. Oficina de Información Diplomática.
8
Agencia EFE. Corea del Norte bate el récord en comercio exterior en el 2013. 21 de mayo de 2014.
http://elcomercio.pe/mundo/asia/corea-norte-bate-record-comercio-exterior-2013-noticia-1731133
6
durante la época imperialista que vivió el país hasta la caída de las bombas atómicas de
Hiroshima y Nagasaki en 19459.
Pero volviendo a las raíces sino-coreanas, una de las etapas clave para el sostenimiento
del país tuvo lugar con Deng Xiaoping en el poder, que consolidó el actual política
china hacia Corea del Norte en tres pilares básicos: ayuda económica, representación de
los intereses norcoreanos en el escenario internacional y especialmente la mediación a
alto nivel que tienen lugar especialmente con Estados Unidos. Además, durante los años
70 y 80, Corea del Norte también actuó como una especie de barrera para frenar la
influencia de la Unión Soviética a lo largo de Asia Oriental, lo que era de vital interés
para China.
Las nuevas relaciones en estas décadas se empezaron a alejar en esta etapa en lo
económico para centrarse en los intereses de los dirigentes chinos, puesto que sí es
cierto que mientras que China sí empezó a llevar a cabo una serie de reformas
orientadas a incorporar a la economía china al libre mercado, Kim Il Sung no quiso
entrar en este pantanoso terreno y siguió con su apuesta por una economía totalmente
autárquica y siguiendo los principios de autosuficiencia e independencia respecto al
exterior (seguir apostando por la aplicación de la ideología Juche en la economía del
país). Se descartaba de todas las maneras posibles un posible acercamiento a una
economía de libre mercado que obviamente podía debilitar la situación de privilegio de
la que goza la élite del país.
Otro de los factores que hay que tener en cuenta es que Corea del Norte es un país que
desde su nacimiento ha pasado por varios y tormentosos periodos de inestabilidad que
han tenido su origen en la naturaleza que se suman a las heridas que supuso la guerra de
Corea y que habrían significado su certificado de muerte de no ser por el apoyo chino.
Especialmente por su posición geográfica, la devastación de sus cosechas ha acabado
con la vida de miles de personas y de las que no se habría podido afrontar sin la ayuda
prestada por China y sobre todo del Programa Mundial de Alimentos. La primera gran
hambruna tuvo lugar entre 1994 y 1996 después de unas fuertes inundaciones que
provocaron la destrucción de enormes zonas de cultivo y ocasionaron desplazamientos
9
RTVE.es/agencias, China y Corea del Sur protestan por la visita del primer ministro de Japón al
santuario de Yasukuni. 26 de diciembre de 2013. http://www.rtve.es/noticias/20131226/primerministro-japon-visita-polemico-santuario-vinculado-imperialismo-nipon/833120.shtml
7
de población. Hasta el año 2000 se sufrieron fuertes periodos de sequía y tifones que
apuntalaron todavía más este periodo conocido en Corea del Norte como “la marcha
penosa”, donde el saldo de personas fallecidas podría haber superado los dos millones.
10
En el aspecto nuclear, China también ha tenido un papel protagonista en las dos
primeras crisis de Corea del Norte, sobre todo como mediador e impulsor de las
negociaciones a seis bandas (Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, China, Rusia y
Corea del Norte) para conseguir que Pyongyang renunciase en una declaración a su
programa nuclear. Sin embargo, y a pesar de los avances que se consiguieron en esta
época, China dio muestras de parecer no querer utilizar el poder de disuasión sobre
Pyongyang 11pero sí estar muy interesada en progresar en el diálogo a seis bandas aun
sabiendo que este proceso retrasaría el poner un punto y final a la controversia sobre
este problema atómico.
Todo el diálogo y esfuerzo diplomático de Pekín (y también el resto de potencias) se
truncó con la nueva prueba nuclear que tuvo lugar en 2006 (y las posteriores de 2009 y
2013) y que puso en manifiesto la incapacidad de poder “controlar el status nuclear
norcoreano”, aunque sí que se empezaron a aplicar sanciones por parte de Naciones
Unidas con las resoluciones número 1695 (2006) 1718 (2006) que contaron con la
aprobación china. Éstas siguen extendiéndose hasta el día de hoy argumentadas sobre
todo en continuo lanzamiento de misiles en el mar que lleva ejecutando Pyongyang en
protesta por los movimientos militares de Estados Unidos y Corea del Sur.
En este contexto, hemos podido comprobar que si Corea del Norte necesitase resolver
un problema a nivel regional, China siempre acudirá en su ayuda y siempre va a
representar sus intereses dentro de la comunidad internacionales. Pekín siempre ha sido
su garante dentro de las instituciones internacionales, sobre todo en el Consejo de
Seguridad de la ONU, donde tampoco ha podido hacer más por evitar que se le
aplicasen las sanciones pertinentes, sobre todo después de haberse confirmado las tres
pruebas atómicas.
10
Pablo M. Diez. El último “Telón de Acero”. 25 de mayo de 2007. ABC.
http://www.abc.es/hemeroteca/historico-21-05-2007/abc/Internacional/el-ultimo-telon-deacero_1633227322110.html
11
Entrevista con Peter Hayes. José Reinoso. “China no tiene la influencia ni el interés para resolver la
crisis con Corea del Norte”. 12 de abril de 2013. El País.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/04/12/actualidad/1365779598_843038.html
8
Corea del Norte no podría depender jamás de aliados lejanos como Irán o Cuba, y sólo
sabiendo de la protección de China podemos explicar su existencia hasta el día de hoy.
Sin embargo, es en la cuestión nuclear donde China ha mostrado más claramente su
despreocupación sobre Corea del Norte12. A pesar de los intentos de los últimos años
sobre todo por parte de Estados Unidos, desde Pekín sólo llegan mensajes limitados que
no invitan a pensar que están dispuestos a restringir el poder nuclear norcoreano.
4. PEKÍN Y WASHINGTON NECESITAN MANTENER CON VIDA A
COREA DEL NORTE
En la perspectiva a medio y largo plazo aparece no solamente el conflicto territorial
entre Japón y China en Asia, sino el choque de Estados Unidos y China en todos los
ámbitos a nivel planetario durante el siglo XXI. Ambos contenciosos, como hemos visto
a lo largo del último año, cada vez va cogiendo forma y de hecho algunos de los actores
implicados como Japón ya han cambiado en su Carta Magna para poder usar la fuerza
en la solución de conflictos a nivel internacional. Se deja así a un lado la tendencia
pacifista que había adoptado Tokio por Constitución desde el final de la Segunda
Guerra Mundial.
En el contexto regional, nunca habría que pensar en la relación entre las dos Coreas y
China, siempre habría que dirigirse a Japón e indirectamente en Estados Unidos. La
tensión entre Japón y China por las islas Senkaku está en su punto más álgido desde
hace décadas, y de hecho en el último año ya habido situaciones de crisis de las que se
ha podido escapar de la mejor manera posible y sin que el problema haya tenido
mayores consecuencias.13
Por otro lado, el caso de Seúl y Pekín es, cuanto menos, uno de los más curiosos. Pese a
que probablemente China intervendría indirectamente en el caso del estallido de un
hipotético conflicto entre ambas Coreas (con el suministro de armamento a Pyongyang,
por ejemplo), en estos momentos sería prácticamente imposible que China adoptase
algún tipo de actitud beligerante hacia Corea del Sur. Sólo hay que remitirse a los
últimos datos comerciales que aluden a que el comercio bilateral entre ambos superó los
12
Joseph S. Nye. La poderosa debilidad de Corea del Norte. 7 de agosto de 2013. El País.
http://elpais.com/elpais/2013/07/17/opinion/1374082096_981350.html
13
Japón advierte a China que rechazará “por la fuerza” el desembarco de buques en islas Senkaku. 23 de
abril de 2013. El Comercio. http://elcomercio.pe/mundo/actualidad/japon-advierte-china-querechazara-fuerza-desembarco-buques-islas-senkaku-noticia-1567450
9
275.000 millones de dólares en 2013, siendo el gigante asiático el primer destino de las
exportaciones surcoreanas. En el horizonte también aparece la puesta en marcha de un
Tratado de Libre Comercio (TLC) que todavía está en negociaciones pero que podría
significar un paso más en estas excelentes relaciones económicas que han sido alentadas
en los últimos años también por unas todavía mejores relaciones a nivel gubernamental.
Lo único que pueden variar son una serie de aspectos formales de comportamiento pero
que sólo sirven para mejorar la imagen de China de cara a ciertos aspectos económicos.
Obviamente que Xi Jinping ofrezca una imagen de diálogo y de buenas relaciones con
Seúl favorece a la imagen china tanto a nivel regional como a nivel global, lo que
además asegura el hecho de seguir consolidando las excelentes relaciones comerciales
existentes a día de hoy entre ambos países sabiendo que entre ellos también comparten
los prejuicios contra Japón por todos los hechos que tuvieron lugar hasta la Segunda
Guerra Mundial.
Así, y conociendo los especiales contextos existentes entre los Pekín, Tokio y Seúl,
podemos confirmar que un poder nuclear limitado de Corea del Norte es un
aliciente que China necesita para mantenerle con vida aunque siga moviéndose
lentamente, sabiendo que desde Estados Unidos se ha proyectado desde el final de la
Guerra Fría que el objetivo es contener el poderío chino en el continente asiático y a la
vez en el mundo.
Es curioso también que esta capacidad nuclear norcoreana también sirva indirectamente
a Estados Unidos, que aprovecha su beligerancia para poner a punto a parte de su
principal despliegue militar en la zona y también para justificar a su cada vez más
crítica opinión pública que el “pivote” hacia Asia es necesario para EEUU y para evitar
cualquier ataque con misiles balísticos que pueda llegar tanto en su propio territorio
como en las bases norteamericanas que existen en todo el Pacífico.
Lo que es muy probable es que China incite a Corea del Norte a rebajar la tensión
existente por su programa nuclear y seguirá intentando mantener el actual status quo,
pese a que se hayan presentado indicios de que desde Pyongyang está todo a punto para
realizar el cuarto ensayo nuclear.14 Lo mismo ocurre a la hora de llamar la atención de
14
Europa Press, Corea del Norte podría estar preparando su cuarta prueba nuclear. 8 de abril de
2013.http://www.europapress.es/internacional/noticia-seul-confirma-pyongyang-podria-estarpreparando-cuarta-prueba-nuclear-20130408061900.html.
10
Estados Unidos, puesto que a China no le interesa que los desafíos que se propongan
desde Pyongyang conlleven un mayor despliegue militar y armamentístico en la
zona.15
Pekín es muy consciente de que una constante batería de ensayos nucleares podría hacer
que otros países de la región como Japón, Taiwán y Corea del Sur (sobre todo los dos
primeros) también estuviesen interesados en adquirir armas nucleares, y más en un
momento en el que los países asiáticos se encuentran inmersos en una carreta de rearme
y de modernización militar 16 . Japón, que tiene unas nueve toneladas de plutonio
acumulado, tendría capacidad suficiente para conseguir armas atómicas en un espacio
muy reducido de tiempo, lo que podría ser una grave amenaza contra Pekín y sus
intereses, en lo que sería un nuevo paso en esta especie de Guerra Fría en la que se está
viendo inmersa la región de Asia-Pacífico. China no permitiría de ninguna manera que
las Fuerzas de Autodefensa de Japón adquirieran la bomba atómica, y por ello no habría
problema alguno en intentar “limitar” a Corea del Norte si así tuviera que hacer.17
Otro de las causas que pueden asegurar el sostenimiento del régimen coreano es su
posición estratégica dentro del ámbito energético. El valor de los recursos minerales de
Corea del Norte, compuesto por materiales como zinc, hierro, plomo y cobre, sería de
1.700 millones de euros, 24 veces más que el que dispone Corea del Sur y que en la
mayoría de los casos están siendo explotadas por empresas chinas que también dan
empleo a trabajadores norcoreanos.
China seguirá manteniendo al régimen norcoreano a pesar de que tenga que mostrar una
postura más dura que le perjudique de cara a la Comunidad Internacional, como en los
Consejos de Seguridad de Naciones Unidas. En cualquier caso, y viendo las situaciones
de estrangulamiento en que se ha visto Pyongyang en las últimas dos décadas, cuesta
creer se pueda hacer tambalear al régimen de Kim Jong-un y por tanto a la alianza entre
ambos países, a no ser que Pekín opine lo contrario.
15
Paul Haenle, North Korea is China´s Problem Now. 6 de junio de 2013. Carnegie Endowment for
International Peace. http://carnegietsinghua.org/2013/06/06/north-korea-is-china-s-problem-now/g939
16
Javier Martínez, Los países aliados de EEUU en la región de Asia-Pacífico incrementarán su gasto
militar un 55% hasta 2018, 24 de julio de 2013. www.defensa.com
http://www.defensa.com/index.php?option=com_content&view=article&id=9688:-los-paises-aliadosde-eeuu-en-la-region-asia-pacifico-incrementaran-su-gasto-militar-un-55-hasta2018&catid=64:restomundo&Itemid=187. 24 de julio de 2013
17
Zachary Keck. Japan and China´s Dispute Goes Nuclear. 18 de marzo de 2014. The Diplomat.
http://thediplomat.com/2014/03/japan-and-chinas-dispute-goes-nuclear/
11
5. BIBLIOGRAFÍA

Adam Jonhson. “El Huérfano”. 2014. Seix Barral Biblioteca Formentor

Corea del Norte: Entre la autosuficiencia y el poder militar. Revista
Española de Defensa. Octubre de 2012.

Carlos Blanco Torres. Corea del Norte. Cambios en el poder, mismo
comportamiento. Las relaciones con el nuevo liderazgo chino. 10 de
septiembre de 2013. Documento de Opinión IEEE.

Enrique Enrui Yang. Corea del Norte: Una baza para la seguridad de
China.
2005
http://www.casaasia.es/pdf/112105102220AM1132564940654.pdf

Wei Zongyou. China-US Reconciliation and the East Asian Security
Order. 18 de julio de 2014.The Diplomat.
http://thediplomat.com/2014/07/china-us-reconciliation-and-the-eastasian-security-order/

Courtland Robinson. El curioso caso de Corea del Norte. Estados de
fragilidad. 2013.

Panorama Estratégico 2013. Instituto Español de Estudios Estratégicos
(IEEE).

Panorama Estratégico 2014. Instituto Español de Estudios Estratégicos.
(IEEE).

Michael T. Klare. Planeta Sediento, Recursos Menguantes. La nueva
geopolítica de la energía. Ediciones Urano, 2008.

Daniel Gomá Pinilla Las relaciones entre China y Corea del Norte en la
era de Deng Xiaoping (1978-1997). 2006, Universidad de Barcelona.
12
Fly UP