...

Historias de Vida - Inicio | SENA Tropenbos

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Historias de Vida - Inicio | SENA Tropenbos
Formación en gestión ambiental y cadenas productivas sostenibles
HISTORIAS DE VIDA
UNA HERRAMIENTA DE INVESTIGACIÓN CUALITATIVA
2009
Todo el tiempo estamos haciendo relatos, ya sea a otros o a nosotros mismos, sobre cómo nos
sentimos, cómo pensamos, cómo es nuestra posición frente a un determinado tema o frente a un
evento vivido. Estos relatos sobre nosotros no siempre son coherentes, ni estables ni totales. En
ellos existen contradicciones, tensiones y ambigüedades; no obstante a través de estos relatos
construimos y reconstruimos nuestra vida, nuestra realidad.
¿Qué es la historia de vida?
Un camino para encontrar información sobre una comunidad, sobre sus integrantes y en general
sobre el espíritu del grupo lo constituyen las historias de vida, también conocidas como
documentos humanos o autobiografias. Esta metodología de investigación va a las fuentes
primarias y a partir de entrevistas a los actores comunitarios puede tener acceso de primera mano
al proceso social y cultural de la comunidad.
Registrar y transcribir los relatos de la vida de una persona, no constituyen de por sí la historia
de vida. La interpretación que hacemos al reconstruir ese relato, su sistematización, es lo que lo
que convierte en una herramienta de investigación.
Una historia cambia siempre al contarse: aunque no se puedan cambiar los hechos del pasado, sí se
puede cambiar la posición que se tiene frente a ellos desde el presente. Cuando solicitamos a una
persona que nos relate su vida o parte de ella, estamos llevando a ese narrador a tomar una
posición frente a lo dicho.
Si asumimos que la producción de un relato de vida es capaz de generar efectos en el narrador,
porque le permite significar, resignificar y dar sentido a la experiencia, debemos considerar los
efectos que esto puede generar en la vida de esa persona.
Al pedir a una persona que relate su vida o parte de ella, establecemos una relación especial e
intima con ella, nos mostramos interesados y la persona comparte su realidad con nosotros. Por
lo tanto, debemos ser cuidadosos al usar esta herramienta y es preciso considerar las condiciones
en qué se producirá esa narración: ¿Sobre qué vamos a preguntar? ¿Qué tipo de preguntas vamos
hacer y cómo? ¿En qué lugar y en qué momento vamos a preguntar? ¿Cómo nos disponemos
para escuchar?, entre otras.
El narrador y el oyente en la historia de vida
En la producción de un relato de vida, el narrador no es el único que habla, piensa y se
transforma (Bertaux, 1993). Si asumimos que el oyente está en juego al momento de recoger o
analizar un relato, desde este enfoque investigar implica conocer, al precio de ser conocidos.
En este sentido, es fundamental incluir en el análisis de los relatos de vida no sólo los contenidos
que señala el narrador; sino también es necesario el registro y análisis de las condiciones en que se
produce ese encuentro, ya que estas condiciones nunca son neutras, sino que por el contrario
suelen tener una influencia en el contenido de lo relatado.
Aportes de las historias de vida
Las historias de vida nos ayudan a conocer y a comprender la realidad en que se insertan, más
allá de la versión de la historia oficial, la escrita. Por otra parte, contribuyen a crear conciencia del
2
efecto de las decisiones, propias o colectivas, sobre la vida personal o comunitaria, generando
autoconocimiento e identidad, además impactan en el ámbito social ya que ponen en la agenda
pública, saberes que brindan nuevas miradas sobre fenómenos ya estudiados.
Cómo podemos trabajar con relatos de vida?
La ruta que proponemos a continuación para abordar la investigación de los relatos de vida, en el
contexto de la implementación de las UFI’s, se basa en el modelo de Legrand (1993). Sin
embargo puede ser enriquecido, ampliado y ajustado, según las variaciones y necesidades que se
vayan desarrollando en el proceso mismo.
En esta ruta distinguimos tres momentos: 1)Lo que debemos de considerar antes de la
recolección de los relatos, 2) El modo de recoger los relatos, es decir, las entrevistas y aspectos
inherentes a su realización como el ritmo, duración, tipos de preguntas, y 3) El análisis de los
relatos.
1º Antes de la recolección de los relatos de vida es esencial definir la temática que nos interesa
investigar. Recordemos que no todos los temas pueden ser abordados desde un relato
biográfico. Para definir nuestra temática podemos recordar que:
 Estamos elaborando una caracterización de las comunidades piloto.
 Hay aspectos de la vida comunitaria indirectamente relacionados con nuestros
programas como la educación escolar, la salud, la organización social, entre otras,
que podemos conocer de primera mano.
Los mayores (hombres y mujeres) de las comunidades indígenas son por lo
general depositarios de saberes sobre prácticas relacionadas con el manejo del
medio ambiente que no están siendo heredadas y qué se perderan una vez estas
personas mueran.
Ahora, según lo antes mencionado, pensemos ¿en qué temas sería importante tener la versión de un
comunero? Y ¿Qué podría aportarnos este tema en la conformación de las UFPI’s?
Si queremos comprender como ha se ha transformado el medio y si hay elementos que se han
perdido que pudiéramos recuperar podríamos por ejemplo convocar al fundador de la
comunidad, quien nos puede relatar porque eligieron este lugar para habitar, que encontraron en
el al llegar, como se ha ido transformando.
Si queremos tener mayores elementos para resolver como nos debemos organizar para adelanta
una UFI podríamos invitar a un líder comunitario para que nos relate su experiencia como
coordinador de un proyecto productivo que fracasó.
Si estamos buscando rescatar semillas y prácticas agrícolas distintas mujeres de la comunidad nos
pueden relatar como y que aprendieron de sus madres y abuelas acerca del manejo de las plantas.
Los participantes
Una vez que hemos definido el ó los temas a investigar es necesario pensar en cuántos
narradores convocar. Esto dependerá de las necesidades de cada tema y del tiempo disponible
para realizar la investigación. Sin embargo es importante determinar un número limitado. A
medida que avance la investigación este número puede reevaluarse.
3
Si por ejemplo hemos decidido investigar la historia de la comunidad para hacer una comparación
entre el antes y el ahora del estado de los recursos naturales podremos buscar la participación de
abuelos, abuelas, autoridades tradicionales y de hombres y mujeres jóvenes. Podremos acercarnos
a cada una de las personas para escuchar su relato o generar un encuentro comunitario donde
haya espacio para la una reconstrucción colectiva oral de la historia de la comunidad.
La lógica de los encuentros
1. La presentación: desde el primer momento del encuentro, es fundalmental dirigirse a las
personas con claridad, sencillez y respeto, explicando quiénes somos, qué estamos
haciendo y por qué. Esta situación crea un clima de confianza, que debemos cultivar para
poder generar un ambiente de verdadera comunicación.
2. Protocolos de comunicación: en el caso de las comunidades indígena y afrocolombianas,
sugerimos tomar un tiempo prudencial para observar los protocolos de comunicación
(saludar, comer, comentar trivialidades, preguntar por la familia y acontecimientos del día
e iniciar el tema en cuestión levemente) y adoptar el ritmo que estos contienen. Hay que
comunicarle al potencial narrador que nos interesa comprender el lugar que ha ocupado y el
sentido que ha tenido un hecho en su historia de vida, la cual intentaremos reconstruir
con él.
3. Modalidades de trabajo: respecto a estas, es importante decir claramente que requerimos
grabar los encuentros. Asimismo hay que explicar cuál será el encuadre específico del
trabajo: cuántos encuentros vamos a tener, su duración, cada cuánto tiempo, entre otras.
4
4. El consentimento de los participantes: en la investigación con relatos de vida es esencial
el consentimiento informado del narrador. La persona debe tener presente en todo
momento que tiene la libertad de rechazar la propuesta que le estamos haciendo. No
puede sentirse forzada, ni obligada. Si el profesor, anciana o persona entrevistada nos
pide tiempo para pensarlo, debemos aceptar. Este hecho constituye en el caso de las
comunidades indígenas una costumbre y no es sinónimo de rechazo.
5. La confianza: es importante construir una relación particular con cada narrador. Entre
más confianza podamos crear con las personas de la comunidad más facil será escuchar
sus historias. Compartir con la gente el momento del baño, (respetando los lugares
designados para esto, por género), de la comida, del lavado de la ropa, del juego con los
niños, sentarse junto al fuego con las mujeres y hablar de nuestra familia y recuerdos,
entre otros, actuan como llaves que abren las puertas de la gente.
2º. La recoleccion de los relatos de vida: las entrevistas
Es fundamental delimitar claramente que tipo de conocimiento se busca con un relato de
vida. Una vez que hemos definido qué nos interesa indagar y con quién, necesitamos
elaborar una lista de preguntas que nos sirvan de guía. Se recomienda no formular muchas
preguntas, ni tampoco sólo preguntas cerradas, pues limitan las posibilidades de expresión
al narrador.
Ejemplo (1): preguntas para indagar por la historia de conformación de la comunidad,
dirigidas a cinco personas, de las más viejas de la comunidad:







¿Abuela (o), hace cuánto vive usted en esta comunidad?
¿Quienes vivían en ese tiempo aqui?
¿De dónde venían?
¿Por qué cambiaron de punto?
¿Cómo era este sitio cuando llegaron aquí?
¿De qué vivía la gente?
¿Cómo hacían cuando necesitan cositas: sal, anzuelitos, ...?
Ejemplo (2): preguntas para indagar por el sistema de salud de la comunidad, dirigidas al
promotor de salud, algunas madres de familia y un payé:





¿Cómo es un día en su vida? ó ¿qué hace usted generalmente en un día?
¿Qué hace usted cuando se enferma?
¿Cuándo fue la última vez que usted estuvo enfermo?
¿Qué le pasó?
¿Cómo se curó?
Una de estas preguntas puede generar un relato que contenga más información que las que estos
interrogantes por separado pueden aportar. Este siempre atento a la narración de la persona e
intervenga sólo si identifica necesario orientar la temática del relato.
5
En el ejemplo 1 tendremos un panorama general de la conformación y poblamiento de la
comunidad, modo de vida y estado de los recursos naturales de ese momento.
En el ejemplo 2 tendremos una visión de la forma de vida de la comunidad, tendencias en el
manejo de la salud y de la relación, si la hubiere, entre el sistema de atención occidental y
tradicional.
Es importante tener en cuenta que la conducción de la entrevista se rige por la no directividad.
Recuerde que estas son solamente preguntas orientadoras. Usted como un oyente apasionado
debe estar atento a lo que cuenta su narrador. Su intervención debe estar subordinada al
ambiente del relato, esto quiere decir, que si su narrador se emociona y entra en el tema, usted
puede enfocarse más en lo que le dice y generar preguntas espontaneas. Es posible que su
narrador vaya contestando sus interrogantes, así sea en un orden diverso al previsto por usted. Si
usted lo interumpe bruptamente con una pregunta fuera de contexto, usted corre el riesgo de
perderlo.
Ahora, según los temas elegidos para completar la caracterización haga un inventario de preguntas de
acuerdo a cada tema, no superiores a ocho y defina a que personas de la comunidad están dirigidas y por
qué. Vuelva a leerlas y identique los aportes que sus respuestas podrían hacer a la conformación de las
UFPI’s
Duración de las entrevistas
En general, se estima entre una hora a una hora y media cada encuentro.
Es una duración que permite que tanto narrador como oyente puedan mantener su capacidad de
escucha, uno, y la producción de un material rico, el otro. Sin embargo, la particularidad de la
duración de cada encuentro estará determinada por la dinámica específica y el tipo de relación
que se construya con el narrador.
Transcripción de las entrevistas
La grabación se ha pensado como medio de registrar la entrevista. Sin embargo, esta solo podrá
realizarse bajo expresa autorización de la persona entrevistada (narrador). Recomendamos que al
término de cada sesión con cada narrador, usted responda en su diario las siguientes tres
preguntas:
 ¿Quién está contando esta historia?
 ¿Quién está escuchando esta historia?
 ¿Qué historia se está escuchando?
También sugerimos que examine “en caliente” la historia, es decir haga anotaciones en el diario
sobre el modo en que se desarrolló, sobre aspectos significativos que observó: los gestos o el
énfasis en ciertas palabras o frases, etc.
De acuerdo a nuestra disponibilidad de tiempo y necesidad frente a la caracterización podemos
definir de común acuerdo si transcribimos apartes del relato o su totalidad. Recomendamos
también hacer la transcripción en el menor tiempo posible despues de la narración, así podemos
aprovechar al máximo la memoria reciente de la situación.
6
Análisis de los relatos de vida
El análisis de los relatos de vida depende en gran medida de los propósitos que han
inspirado la búsqueda de información. Es necesario tener en claro que nuestro objeto no
es analizar la vida de esas personas como individuos particulares sino explicitar a través de
las descripciones que hace cada uno, las circunstancias vitales, económicas y sociales de su
comunidad o de aspectos de ella.
El análisis puede hacerse colectivamente con la comunidad, con previa aprobación de su autor.
En un primer momento podemos volver a escuchar la grabación y dejar un espacio para que la
gente espontaneamente haga sus propias asociaciones y genere retroalimentación. Posteriormente
podemos guiar el análisis con preguntas.
También puede hacerse individualmente, sin que se convierta en un análisis técnico, social o
simbólico. Lo que es importante es poder identificar qué de lo narrado puede aportarnos en
nuestro quehacer.
Volviendo al ejemplo 2, suponemos ahora que tenemos una visión general sobre la salud en la
comunidad. Veamos algunas preguntas que nos pueden servir para hallar relaciones entre este
sector y el nuestro: 1) ¿Identificamos en el relato de nuestro promotor qué es lo que se entiende
como enfermedad? 2) ¿Es este concepto igual al nuestro? 3) ¿Qué relación hay entre enfermedad
y alimentación? 4) ¿Cómo se concibe el alimento? ¿Hay alguna diferencia entre el alimento
sembrado y el comprado? Estos son algunos interrogantes que podriamos plantearnos, hasta
dónde profundizamos o en qué nos enfocamos esta circunstrito a nuestras necesidades.
Analizar las historias de vida facilita el estudio de la vida cotidiana y de las vicisitudes habituales
en el ámbito de lo doméstico, expone las dificultades cotidianas; transmite la experiencia social de
amplios grupos que normalmente no se escuchan, sobre los que no se habla, recoge la visión de
personas olvidadas por la historia.
Publicación de los relatos de vida
Una vez que hemos recopilado los relatos es importante publicarlos y socializarlos tanto
con las mismas comunidades como en otros ámbitos (SENA, otras instituciones, etc)
pues con ellos se hace visible el conocimiento y la visión de sus autores y se abre la puerta
al diálogo de saberes y se fortalece la identidad tanto de la persona como de la comunidad
a la que pertenece. Sin embargo, siempre es necesario obtener un permiso explícito para la
divulgación, por parte de las personas que ofrecieron su historia de vida.
Referencias
CORNEJO Marcela, MENDOZA Francisca y ROJAS Rodrigo. La Investigación con
Relatos de Vida: Pistas y Opciones del Diseño Metodológico. PSYKHE 2008, Vol.17, Nº
1, 29-39.
BERTAUX Daniel. El enfoque biográfico: su validez metodológica, sus potencialidades.
Proposiciones 29, marzo 1999.
RODRIGUEZ CAMPOS, William. Las historias de vida en las ciencias sociales: más allá
del uso. Utopía y Praxis Latinoamericana Año 9. Nº 25 (Abril-Ju nio, 2004) Pp. 35 – 50
7
8
Fly UP