...

Dios se preocupa cuando los niños están tristes

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Dios se preocupa cuando los niños están tristes
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
DIOS SE
PREOCUPA
CUANDO LOS
NIÑOS ESTÁN
TRISTES
Ilustrador: Tim Shirey
Texto: Pablo Reid
Traducción al castellano: Pablo Reid
Publicado por:
LA ALIANZA PRO-EDUCACION ESPIRITUAL DEL NIÑO
¡POR FAVOR NOTAR!
Las ayudas visuales para esta se pueden comprar en la mayoría de las oficinas de APEEN
y tiendas en línea. Para tener una lista de las oficinas de APEEN y tiendas online en Europa,
visita www.teachkids.eu/es y pica en "Direcciones”.
APEEN - España
ALIANZA PRO-EDUCACION ESPIRITUAL DEL NIÑO
C. Córcega 568, 1º2ª
08025 BARCELONA, España.
Copyright © 1990 European Child Evangelism Fellowship
Todos los derechos reservados. Utilizado por el permiso.
Se puede reproducir solo para uso personal y no lucrativo.
Visita www.teachkids.eu/es para ver detalles del permiso.
1
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
CONTENIDO
LecciónPágina
Introducción
3
Cuadro general
6
Lección 1
El marginado que fue aceptado por Dios (Jefté).
Enfoque: Un niño es rechazado por sus hermanastros.
Lección 2
La extranjera bien recibida (Rut).
Enfoque: Un niño que es diferente en color, raza, etc.
Lección 3
Limpio en un mundo de suciedad (Samuel).
Enfoque: Un niño se mantiene limpio a pesar de las vidas
de inmoralidad que llevan sus amigos mayores.
Lección 4
Aprendiendo a perdonar a otros (Pedro).
Enfoque: Un niño herido por otros aprende a perdonar.
Lección 5
Despreciado por otros, perdonado por Dios (Mateo).
Enfoque: Un niño acepta el perdón de Dios.
7
13
19
25
31
Plantillas
Dios recibe y utiliza a los que confían en él (lección 1). 37 Dios te ama (lección 1).
38
39
Confía en Dios (lección 2).
Marcador de libro (lección 3).
Limpio en un mundo de suciedad (lección 3).
El perdón (lección 4).
40
41
¿Qué hace Dios con nuestros pecados? (lección 5).
Resumen de unos pasos básicos para aconsejar al niño que tiene
inquietudes de conocer a Cristo como su Salvador personal.
2
42
43
44
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
INTRODUCCIÓN
Estas lecciones bíblicas se han escrito para enseñar a los niños acerca del amor de Dios y su cuidado hacia ellos,
ya que ellos se enfrentan a situaciones difíciles.
APLICACIONES
Las aplicaciones se han hecho para:
• Niños que viven divisiones en la familia.
• Niños rechazados por otros niños por ser diferentes.
• Niños que se enfrentan a presiones por parte de sus compañeros para hacer lo malo, por ejemplo, robar, tomar bebidas alcohólicas, mirar imágenes o vídeos “sucios”.
• Niños que han sido heridos por otros y que necesitan aprender a perdonar.
Las lecciones bíblicas tienen aplicación tanto para niños salvos como inconversos.
OBJETIVO
Hay un objetivo en cada lección para ayudarte a meditar sobre qué es lo que quieres que suceda, por la gracia de
Dios, en la vida de los niños. El objetivo expresa el deseo y objetivo del maestro, aunque no garantiza que será
lo que pase automáticamente. Por ejemplo, si el objetivo de una lección es que “el niño confíe en Jesucristo para
su salvación”, esto sería la oración, el deseo y el objetivo del maestro, pero solamente el Espíritu Santo puede
convertir esto en algo real en la vida del niño.
GUÍA PARA EL MAESTRO
Si sólo enseñamos a los niños historias bíblicas, no cumplimos con todas nuestras responsabilidades como
maestros. Es esencial que los niños aprendan las verdades que las historias nos enseñan. Después debemos ir
más allá y ver lo que esas verdades significan para sus vidas. Por supuesto, en una lección no podemos cubrir
toda la enseñanza que una historia en concreto nos ofrece; por tanto, en cada una de las lecciones, se ha elegido
una verdad central. La enseñanza de la verdad central se desarrolla a través de la narración, pero, para ayudarte
en la preparación de la lección, las diferentes secciones de la enseñanza se marcan como VC (verdad central).
También hay aplicaciones para los niños inconversos y los creyentes. En los bosquejos, se utilizan las siguientes
abreviaturas:
VC = El lugar donde se enseña la Verdad Central en la lección.
VCI = El lugar de la lección donde se aplica la Verdad Central a los niños inconversos.
VCS = El lugar donde se aplica la Verdad Central a los niños salvos.
La enseñanza de la “verdad” y la aplicación se resaltan con letra cursiva en el texto. Seguramente, encontrarás
necesario adaptar las aplicaciones para mayor beneficio de los niños a los que enseñas. Por ejemplo, la aplicación utiliza el nombre de un niño y tú sólo tienes niñas en la clase. También puede ser que la aplicación vaya
dirigida a niños de más edad que los tuyos. Haz los cambios que creas necesarios. Lo importante es que la Palabra de Dios sea aplicada en sus vidas.
Asegúrate de estar disponible para aconsejar a los niños
Cuando presentas el mensaje del evangelio, puede haber niños que responderán a él de forma independiente,
es decir, ellos solos. Quizás, al cabo de un tiempo, te cuentan que han entregado sus vidas a Cristo. Habrá otros
niños, por el contrario, que necesitarán un poco de ayuda, que tengan preguntas o necesiten ánimo y ayuda
para saber qué decir al Señor.
Mientras enseñas a niños convertidos, habrá ocasiones en que ellos querrán algún consejo porque están pasando por situaciones difíciles, o que necesiten una aclaración: cómo una determinada lección se aplica a sus
3
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
vidas diarias; también puede ser que se encuentren en una situación en la que no saben qué dice la Biblia qué
deberían hacer; tal vez quieren compartir una dificultad para que ores por ellos; sobre todo, si eres el único
soporte cristiano que tienen.
Por esta razón, es importante que los niños sepan que estás dispuesto y disponible para hablar. También es importante que ellos sepan “cuando y a donde pueden ir” cuando quieran hablar contigo. Finalmente, es esencial
que los niños inconversos no confundan el hecho de acercarse a Dios con el acercarse a ti.
En todos los casos, no deberías ofrecer tu ayuda personal en el mismo momento que das una invitación a aceptar el evangelio, para que así los niños nunca piensen que tienen que pasar por ti para llegar a Jesús.
Un ejemplo para utilizar durante la lección con los niños inconversos
“¿Realmente quieres vivir para el Señor Jesús, pero no sabes cómo llegar a Él? Me encantaría poder explicártelo
con la Biblia, ven a verme. Estaré junto a esta mesa cuando acabe la reunión. Recuerda, yo no puedo quitarte
el pecado, sólo el Señor Jesús puede hacerlo, pero me gustaría ayudarte a entender mejor cómo puedes llegar a
Él. Solamente ven a sentarte a mi lado aquí en la mesa”.
Un ejemplo para utilizar con niños convertidos
“Si has confiado en el Señor Jesús como tu Salvador y nunca me has hablado sobre ello, házmelo saber. Estaré
esperando al lado del piano cuando la reunión acabe. Me gustaría saber si has entregado tu vida a Cristo para
que pueda orar por ti y ayudarte.”
Métodos de enseñanza
A menudo, los niños que están viviendo en estas circunstancias difíciles son rebeldes y difíciles de controlar en
clase. Por este motivo, se ha usado una gran variedad de métodos educativos para integrar a los niños, captar su
atención y reforzar el proceso de aprendizaje. Los métodos incluyen narración, preguntas, entrevistas, estudio
en grupos, obras de teatro, etc. Los profesores necesitan preparar bien la lección con antelación, ya que pueden
necesitar la cooperación de otros ayudantes, por ejemplo, para que actúen en una entrevista a un personaje
bíblico...
Versículos para memorizar
En cada lección se propone un versículo para memorizar o repasar. Si enseñas las lecciones durante unas cinco
semanas sería aconsejable escoger dos o tres versículos para enseñar, de manera que los niños puedan recordarlos bien. Si intentas enseñarles más, quizá los niños no aprendan bien ninguno.
Ayudas visuales extras
En una cartulina, imprime las palabras de la verdad central de cada lección; pega al dorso trozos de franela.
(Utiliza letras en minúscula, para que así incluso los niños pequeños puedan leerlo). Pon la tarjeta en la pizarra
al principio de la clase o cuando enseñes la verdad central de la lección.
Ayudas adicionales para el maestro
En diferentes puntos de los textos encontrarás entre paréntesis ( ) información adicional e ideas opcionales
para añadir interés a tu lección. Estas ideas están diseñadas para incorporar diferentes estilos de aprendizaje.
Para un aprendizaje efectivo, algunos niños necesitan ver o escribir, otros necesitan oír o hablar, otros necesitan
tocar o manejar, y otros necesitan participación activa. Puedes utilizar estas ideas en tu clase según el tiempo
que dispongas.
Preguntas de repaso
Para cada lección hay unas cuantas preguntas de repaso. Se pueden utilizar después de la lección o a la semana
siguiente antes de introducir la nueva lección.
Un tiempo de repaso puede ser una oportunidad ideal para reforzar lo que has enseñado, siendo de igual manera divertido para los niños. Puedes utilizar este tiempo para...
4
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
• Saber cuánto están entendiendo los niños.
• Ayudarte a saber lo que necesitas enfatizar más para que los niños recuerden.
• Proporcionar un tiempo divertido en la clase. A los niños les gusta la competición y esperan impacientes esa
parte del programa. Pero es más que un juego: es un tiempo para aprender.
En este libro sólo se incluyen preguntas sobre las lecciones. Sería bueno incluir preguntas también sobre las
canciones, versículos y cualquier cosa que enseñes. De esta forma, los niños se dan cuenta que cada parte del
programa es importante.
Actividades para reforzar la enseñanza de la verdad central
En algunas lecciones se proporcionan actividades extras, aunque no necesariamente necesitas una actividad
extra cada semana.
5
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
CUADRO GENERAL
Lección
Verdad Central
Aplicación
Versículo para memorizar
El marginado que
fue aceptado por
Dios (Jefté)
Jueces 11:1-12:7
Hebreos 11:32
Dios recibe y utiliza a
aquellos que confían
en Él
Inconversos: Confía en
el Señor para que te salve
del castigo que merece tu
pecado
“Rasgad vuestro corazón, y
no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios;
porque misericordioso es y
clemente, tardo para la ira y
grande en misericordia, y que
se duele del castigo”
Joel 2:13
La extranjera es
bien recibida (Rut)
Rut (todo el libro)
Dios ama y valora a
todo tipo de personas
Salvos: Confía en Dios
en todos tus problemas y
permítele que te utilice para
ayudar a otros con problemas
Inconversos: Confía en Dios Repasar Joel 2:13
para que te perdone y te
limpie
Salvos: Confía en Dios cuando otros te rechacen
Limpio en un
mundo de suciedad
(Samuel)
1º Samuel 2:12-26
1º Samuel 3: 1-21
Dios puede limpiar y
mantener limpios a
aquellos que confían
en Él
Inconversos: Confía en
Dios para que te limpie del
pecado
Aprendiendo a
perdonar a otros
(Pedro)
Mateo 18:21-35
Dios ofrece el perdón
a todos
Inconversos: Acepta el perdón de Dios como primer
paso para perdonar a otros
Despreciado por
otros, perdonado
por Dios (Mateo)
Lucas 5:27-32
Dios puede y está
deseando perdonar
pecados y cambiar
vidas
Salvos: Confía en Dios para
que te mantenga limpio
Salvos: Perdona a aquellos
que te han herido
6
“Purifícame con hisopo, y
seré limpio; lávame, y seré
más blanco que la nieve”
Salmo 51:7
“Antes sed benignos unos con
otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como
Dios también os perdonó a
vosotros en Cristo”
Efesios 4:32
Inconversos: Pide a Dios que Repasar Efesios 4:32
te perdone
Salvos: Da gracias a Dios
por haberte perdonado;
síguele y sírvele
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
LECCIÓN 1
El marginado que fue aceptado por Dios (Jefté)
Referencias para los maestros
Jueces 11:1-12:7
Hebreos 11:32
Verdad Central
Dios recibe y utiliza a aquellos que confían en Él.
Aplicación
Inconversos: Confía en el Señor para que te salve del
castigo que merece tu pecado.
Salvos: Confía en Dios en todos tus problemas y permítele que te utilice para ayudar a otros con problemas.
Objetivo
Esta lección está escrita pensando particularmente en
niños que se sienten rechazados por sus familias. El
objetivo es guiarles a que confíen en el Señor, quien
les ama. Él les quiere recibir como Sus hijos y ayudarles en todos sus problemas.
Dónde utilizarla
Es especialmente adecuada para llegar a niños de
hogares no cristianos, particularmente hogares desestructurados; centros penitenciarios de menores y
orfanatos.
Versículo para memorizar
“Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y
convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en
misericordia, y que se duele del castigo”
Joel 2: 13.
Métodos de enseñanza
En un punto en la lección, los niños pueden participar en grupos de coloquio. Necesitas tener copias de
las cuatro preguntas previstas. Dales una copia a cada
uno de tus ayudantes que llevarán a cabo un corto
coloquio (3-4 minutos).
Asegúrate de leer frases cortas de los versículos claves
del pasaje que enseñas. Por ejemplo: Jueces 11:11a,
11:29a; 11:32b. Mejor aún si tienes un ayudante o
uno de los niños mayores para leer en voz alta estas
frases cortas.
Resumen de la lección
Introducción
“El hogar no era un sitio feliz”. VC.
Progreso de los eventos:
1. Jefté es echado de su familia y país. VCI.
2. Reúne un grupo de marginados a su alrededor.
3. Los amonitas le declaran la guerra a Israel.
4. Los líderes de Israel invitan a Jefté a ser el general
de su ejército. VCS.
5. Jefté, sin éxito, trata de negociar la paz con los
amonitas.
6. El Espíritu Santo da poder a Jefté para derrotar a
los amonitas. VCS.
7. Él es juez en Israel durante 6 años.
8. Se le menciona en la lista de los hombres de fe en
Hebreos 11. VCI.
Ayudas Visuales
Láminas: 1-1, 1-2, 1-3, 1-4, 1-5 y 1-6.
Visualizar la verdad fundamental en el esbozo de las
manos abiertas (ver página 37).
Mapa de Palestina en el tiempo de Josué / Jueces.
7
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
LECCIÓN
Lámina 1-1
El hogar no era un lugar feliz para Jefté. Sus hermanos pequeños no querían
que viviera en casa con ellos. De hecho, no eran sus hermanos, eran hermanastros; Jefté y los otros chicos tenían el mismo padre, llamado Galaad, pero la
madre de Jefté era otra mujer. Ahí es donde habia empezado realmente el problema. El padre de Jefté y la otra mujer, con quien no se había casado, habían
estado juntos y habían tenido un bebé. Así es como Jefté había nacido. Después
Galaad se casó y tuvo otros hijos. Estos hijos odiaban a Jefté, su hermanastro.
“¿Por qué este niño vive en casa?”, se preguntaban ellos, “en realidad, no es parte de la familia. Nuestra madre
no es su madre. El problema es que él es el mayor, y quizá cuando nuestro padre Galaad envejezca y muera,
Jefté se lleve la mayor parte del dinero de la familia. ¡No podemos permitir que eso ocurra! ¡Echémosle fuera!”.
Cada vez que sus hermanastros le miraban, Jefté podía observar que le odiaban. Él se debía preguntar: “¿Por
qué están tan enfadados conmigo? ¿Por qué me tratan tan mal? No es culpa mía que mi padre se fuera con otra
mujer, la dejara embarazada y yo naciera así, de esa manera. ¡Fue la mala conducta de mi padre, no la mía!
¿Qué es lo que están tramando? ¿Qué me harán? ¿Intentarán hacerme daño o librarse de mí? Me temo que un
día de estos me va a pasar algo terrible”.
(VC) Quizá, tú te sientes un poco como Jefté. Quizá tienes hermanos o hermanas (o medio hermanos/as) que
no te aceptan. Sientes que no encajas en la familia y quizá incluso pienses que no te quieren. O, a lo mejor, tus
compañeros de clase o amigos de la calle te hacen sentir despreciado. Esto es muy duro para ti y te debe hacer
sentir triste a veces, pero hay Alguien que te quiere por completo, es Dios. Él nos dice en su Palabra, la Biblia,
que nos ama mucho a ti y a mí, mucho más de lo que cualquier persona pueda amar (Juan 3:16), y Dios amaba
también a Jefté, a pesar de la situación tan triste que vivía en su hogar.
Lámina 1-2
Un día se armó un gran lío. ¿Qué crees que los hermanastros de Jefté le dijeron? Vamos a leerlo en la Biblia (maestro, abre la Biblia y lee el versículo o haz
que un niño mayor lo lea): “No heredarás en la casa de nuestro padre, porque
eres hijo de otra mujer” (Jueces 11:2b).
Ellos le dijeron que no pertenecía a la familia y que no le querían allí. ¡Pobre
Jefté! Él se debía preguntar: “¿Me acabarán echando de casa?” Cuando miraba
sus rostros amenazantes, sabía que iba a tener problemas. ¿Crees que sus hermanos le iban a echar de casa?
Veamos la respuesta en la Biblia (lee de la Biblia): “Huyó pues, Jefté de sus hermanos” (Jueces 11:3a).
No había nada que Jefté pudiera hacer cuando todos sus hermanastros estaban en contra de él; por tanto, tuvo
que escapar antes de que lo echaran. Él huyó de su familia, de su casa e, incluso, de su país para irse lo más lejos
posible de esa situación tan terrible. ¡Pobre Jefté!
(VCI) ¿Piensas alguna vez, como Jefté, que no te quieren? Puede ser, pero Dios te quiere mucho. Él te quiere,
pero no es porque seas bueno, pues todos nosotros hemos hecho cosas malas y le hemos desagradado.
Tú también has hecho cosas malas que Dios nos ha dicho claramente que no debemos hacer. En tu corazón,
¿has tenido alguna vez un sentimiento de amargura, enfado o de odio, como los hermanos de Jefté? ¿Y qué me
dices de tus palabras? ¿Has dicho palabrotas y palabras feas? ¿Has contado mentiras? Si has hecho algo de esto,
has desobedecido a Dios. Él dice en la Biblia: “Por lo cual, desechando la mentira, hablad la verdad” (Efesios
4:25). ¿Le has gritado a alguien? ¿Has herido a otros, o hecho trampas o cogido cosas que no son tuyas? Si lo
has hecho, has desobedecido a Dios que nos dice: “No robarás” (Éxodo 20:15). Haces todo esto porque dentro
de ti hay pecado, pero Dios te quiere mucho a pesar de todas las cosas malas que haces. Mereces ser castigado,
pero Dios castigó a su propio Hijo, el Señor Jesús, en vez de a ti, para que Él te pudiera perdonar.
8
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
Jesús sufrió una muerte cruel en la cruz. Nunca hizo nada malo, Él era perfecto. Pero murió por las cosas malas
que hemos hecho, desobedeciendo nosotros las leyes de Dios. Jesús murió, pero resucitó y vive para siempre. Él
quiere que te acerques a Él y si lo haces, te adoptará como hijo. Él pasará a ser tu querido Padre Celestial. Acércate a Él hoy, pídele que perdone todos tus pecados y que que te adopte como hijo suyo. Él promete que lo hará.
Repitamos el versículo de hoy. “Convertíos a Jehová vuestro Dios, porque misericordioso es y clemente” (Joel
2:13). El Señor es clemente y misericordioso. En otras palabras, Él es cariñoso y bueno. Quiere perdonarte y
aceptarte, a pesar de que no lo merezcas. Dios te recibirá si te vuelves a Él.
(Maestro, explica que estás disponible para aconsejar). Si no estás muy seguro sobre cómo puedes volver a
confirar en Dios, ven a verme después de la clase. Me encantará hablar contigo personalmente y explicarte más
sobre cómo dar este paso tan importante. Dios quiere perdonarte y ayudarte. ¿Crees que Dios también ayudó
a Jefté?... Sí, lo hizo.
Después que Jefté se escapó de su casa y de su país, se fue a vivir a otra tierra. No tenemos todos los detalles de
lo que hizo allí, pero la Biblia nos cuenta un poco.
(Lee Jueces 11:3b de tu Biblia. Tob era el nombre de un principado arameo situado al este del Jordán, hacia el
Norte. Quizás podrías utilizar a un niño mayorcito que hayas preparado de antemano, para que lo muestre en
un mapa de Palestina en los tiempos de Josué-Jueces).
“…y se juntaron con él hombres ociosos, los cuales salían con él”.
Probablemente, vivieron atacando ciudades enemigas llevándose la comida y los objetos de valor. Uno de los
enemigos del pueblo especial de Dios, los judíos, era la nación de los amonitas. Los israelitas empezaron a
escuchar noticias sobre esta banda de valientes forajidos que estaban ganando batallas contra sus enemigos.
Un día, los amonitas decidieron declarar la guerra al pueblo de Israel. (Muestra Amón en el mapa). Era un enemigo poderoso. Los líderes de Israel pensaron: “Necesitamos alguien que sea nuestro general cuando comience
esta guerra. ¿Quién será el general capaz de hacerlo?”. ¿A quién pensáis que eligieron? Sí, a Jefté.
Lámina 1-3
El pueblo envió mensajeros a Jefté diciendo: “Vuelve a Israel. Queremos que
seas nuestro general en esta guerra. Después de ganar la guerra, podrás ser
nuestro juez o líder nacional” (como un presidente hoy en día). ¿Crees que
Jefté volvió para ayudar al pueblo que le echó de su casa y de su país? Antes
de conocer la respuesta, os voy a hacer algunas preguntas que quiero que contestéis.
(Método de enseñanza: grupos de coloquio. Si tienes buenos ayudantes, puedes dividir los niños en dos o tres
grupos. Tus ayudantes moderarán el coloquio, no más de 3-4 minutos. Incluye en cada grupo algunos niños
mayores. Que cada grupo responda estas preguntas).
1. Después de cómo le habían tratado, ¿qué pensaría Jefté del pueblo que ahora le pedía ayuda?
2. Si Dios no le hubiera ayudado, ¿cómo habría reaccionado?
3. Con la ayuda de Dios, ¿cómo debía reaccionar?
4. VCS. Si tú has sido herido por otra persona ¿cómo te puede ayudar Dios a reaccionar, si crees en Él?
(Después reúne a los grupos y responde brevemente a las preguntas con la ayuda de los niños).
Bien, vamos a ver qué pasó. (Lee o haz que un ayudante o un niño mayor lea el versículo). La Palabra de Dios
dice: “Entonces Jefté vino con los ancianos de Galaad, y el pueblo lo eligió por su caudillo y jefe” (Jueces 11:11a).
9
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
Lámina 1-4
¡Qué cambio para Jefté! De ser un marginado y un forajido, lejos de su país,
repentinamente fue elegido general del ejército. Dios hizo este milagro.
Jefté trató de hablar con los amonitas para que no hubiera una guerra, pero
estaban determinados a luchar; y hubo una gran batalla. Podemos leer algo
muy importante en la Palabra de Dios (lee Jueces 11:29): “Y el Espíritu de
Jehová vino sobre Jefté”. Esto significa que el Espíritu Santo de Dios ayudó
y fortaleció de forma especial a Jefté para la tarea que tenía delante. Dios ayudó a Jefté cuando salió a luchar
contra los amonitas. Leamos lo que ocurrió: “Y Jehová los entregó en su mano” (Jueces 11:32). Sí, Jefté derrotó
al ejército enemigo. Hubo otra vez paz en la tierra. Jefté fue hecho juez (como un presidente) y dirigió el país
durante seis años.
Lámina 1-5
¿No es maravilloso cómo Dios acepta y ama a cada persona, incluso cuando
otras personas piensan que no son buenas?
(VCS. Muestra el cartel con la VC escrita “Dios recibe y utiliza a aquellos que
confían en Él”, página 37). Si has pedido al Señor Jesús que sea tu Salvador,
recuerda que Él te ama mucho. Eres precioso para Él y conoce las heridas en tu
corazón. Te entiende y te cuida. Cuando te sientas rechazado como Jefté, solo,
o no querido, confía a Dios todos tus problemas. Habla al Señor en oración. Agradécele que Él te ama.
Él te amó tanto que murió en la cruz para que puedas ser perdonado y ser hecho miembro de Su familia. Agradécele que Él está contigo y que puedes confiar en Él en todos los problemas. No te desprecia aunque otros lo
hagan. Si eres Su hijo, Él quiere utilizarte también, como lo hizo con Jefté.
Lámina 1-6
Tal y como Dios utilizó a Jefté, puede utilizarte también si perteneces a Su
familia. Desde que Dios te ha recibido como Su hijo, ya no eres un marginado, no tienes que sentirte rechazado, negado o inútil, y, desde luego, que no
tienes que escaparte de casa como le ocurrió a Jefté. Dios tiene algo para ti,
allí donde estás tú.
Él te puede utilizar en tu familia para poner paz. Él te puede ayudar a ser amable y bueno con los demás. Te puede usar para traer a otros niños y niñas a un Club de Buenas Nuevas para
escuchar las maravillosas noticias del amor de Dios.
Si has recibido el consuelo del amor de Dios, Él puede usarte para explicar el versículo de la Biblia que hemos
aprendido hoy a otro niño o niña que necesita escuchar y entender estas palabras de amor. Puedes ser alguien
que ayude a otros, tal y como era Jefté.
En el Nuevo Testamento, en el libro de Hebreos, hay una lista de los hombres y mujeres más famosos que
confiaron en Dios y que con la fuerza de Dios ganaron grandes batallas. ¿Sabes que nombre está ahí también?
¡Jefté!
(VCI). De la misma manera que Dios ayudó a Jefté en su batalla, también te puede ayudar. Si aún no lo has
hecho, necesitas acercarte al Señor Jesús y pedirle Su perdón por tus pecados. Aléjate hoy de tus pecados y
vuélvete al Señor porque “Él es misericordioso y clemente” (Joel 2:13). Él te ama y quiere perdonarte y recibirte
en Su familia.
10
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
Preguntas de repaso
1. ¿Por qué fue Jefté expulsado de su casa? (La madre de Jefté no era la misma que la de los otros niños de la
familia y sus hermanastros no le aceptaron).
2. ¿A dónde fue y qué hizo? (Se fue a otra tierra y juntó a un grupo de aventureros con él).
3. ¿Por qué el pueblo de Israel llamó de vuelta a Jefté? (Porque un enemigo, los amonitas, les declararon la
guerra).
4. Con la ayuda de Dios, ¿cómo reaccionó Jefté? (Estaba dispuesto a ayudar a su pueblo).
5. ¿Cómo trató Jefté de evitar la guerra? (Trató de hablar con los amonitas para hacer las paces).
6. ¿De quién recibió Jefté un poder especial para la batalla? (Del Espíritu Santo).
7. Dios amaba a Jefté y Él también te ama. ¿De qué maravillosa manera Dios nos mostró Su amor? (Dios envió
a Su único Hijo a la tierra para morir por nosotros en la cruz).
8. ¿Por qué es tan sorprendente que Dios nos ame? (Porque hemos hecho muchas cosas malas contra Dios).
9. Dios usó a Jefté. Si has creído en el Señor Jesús y has sido aceptado en la familia de Dios, ¿de qué manera
puede Dios usarte? Dime dos maneras. (Dios puede usarte a poner paz en tu familia; explicar un versículo de
la Biblia a otro niño).
10. ¿Podrías repetir el versículo de la Biblia para hoy? (“…convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente…” Joel 2:13).
Actividad final para reforzar la verdad central
Dios te ama.
Haz fotocopias (si es posible en cartón fino) de la plantilla de la página 38 y ten algunas disponibles para los
niños que se la quieran llevar después de clase.
Explícales lo que tienen que hacer. Dobla hacia atrás por la línea de puntos y coloca la cara en tu habitación. Te
ayudará a recordar que Dios te ama.
11
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
12
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
LECCIÓN 2
La extranjera bien recibida (Rut)
Referencias para los maestros
Rut (todo el libro).
Métodos de enseñanza
El método narrativo es el de uso principal.
Verdad Central
Dios ama y valora a todo tipo de personas.
Una entrevista con Rut está incluida como método
alternativo en un punto.
Aplicación
Inconversos: Confía en Dios para que te perdone y te
limpie.
El aprendizaje está reforzado con un crucigrama para
revisar y una actividad final para niños cristianos.
Esta actividad puede hacerse en casa o durante la
clase.
Salvos: Confía en Dios cuando otros te rechacen.
Objetivo
Los niños que se sienten excluidos por sus compañeros a causa su raza, religión u otra razón, entenderán
perfectamente el Evangelio si se presenta con claridad y entusiasmo.
Dónde utilizarla
En cualquier reunión evangelística para niños, especialmente donde haya una minoría étnica o grupos
culturales.
Versículo para memorizar
Repasa Joel 2:13.
Ayudas Visuales
Láminas: 2-1, 2-2, 2-3, 2-4, 2-5 y 2-6.
Visualizar la verdad central en una lámina.
Resumen de la lección
Introducción
Rut y Noemí viajan a Israel. VC.
Progreso de los eventos
1. Salida de Israel diez años antes.
2. Elimelec y los dos hijos mueren.
3. Rut decide confiar en Dios y seguir a Noemí. VCI.
4. Posibles miedos de Rut. VCI.
5. Noemí y Rut llegan a Belén.
6. Rut trabaja en el campo de Booz.
Clímax
Booz y Rut se enamoran y se casan.
Conclusión
Rut es parte de la genealogía que lleva a Jesús. VCS,
VCI.
Quizá quieras imprimir algunos nombres que puedas
ponerlos en el tablero en el momento apropiado: Rut,
Noemí, Belén, Orfa, Booz, Obed, Isaí, David.
Los chicos mayores de la clase apreciarán ver el mapa
de Palestina y los alrededores en los tiempos del Antiguo Testamento.
13
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
LECCIÓN
Introducción
El sol calentaba mientras las dos mujeres caminaban con dificultad en una carretera llena de piedras. La más
joven de las dos mujeres se llamaba Rut. La mayor, su suegra, se llamaba Noemí. Estuvieron caminando durante muchos días y estaban cansadas y llenas de polvo. Viajaban a pie desde un pueblo en la montaña en la tierra
de Moab a la ciudad de Belén en la tierra de Israel, donde Noemí había vivido muchos años atrás. Rut había
nacido y siempre había vivido en la tierra de Moab hasta ese momento. Quizás su pueblo era diferente al pueblo
de Israel. Quizá el color de su piel era un poco diferente al de Noemí, pero Dios ama y valora igualmente a todas las personas. (VC. Muestra la tarjeta con la verdad central escrita: Dios ama y valora a todas las personas).
Era una gran aventura para ella dejar la tierra de Moab y viajar a Israel con su suegra. ¿Por qué estaban haciendo este largo y peligroso viaje ellas solas? Bien, voy a explicároslo. Unos años antes, cuando Noemí era más
joven, ella y su marido Elimelec vivían en Belén. Dios les amó y fue bueno con ellos y les dio dos hijos. Pero un
año hubo un gran problema. Vamos a leer sobre esto en la Biblia. (Lee Rut 1:1).
Sí, hubo una gran hambre. Eso significa que las cosechas fallaban y no había comida. Probablemente, ese año
no llovió suficiente, y, por lo tanto, el trigo, la cebada y otros cultivos no crecieron. No había grano para hacer
pan. No había otra comida para comer, por lo que el pueblo en Belén estaba hambriento.
Lámina 2-1
Elimelec y Noemí decidieron irse con sus dos hijos a otro país. ¿A dónde fueron? La Biblia nos dice que fueron a un país llamado Moab, hicieron un largo
viaje y se instalaron a vivir en ese país montañoso. También hoy en día, a veces
las personas tienen que abandonar sus países por el hambre o la guerra, porque
no tienen trabajo y no tienen dinero y se van a otro país a trabajar y ganar algo
de dinero. (Si tienes refugiados o inmigrantes en tu clase podrías referirte aquí
a sus experiencias). Esta experiencia no es nada agradable. Quizá alguno de
vosotros tuvo que abandonar su casa para venir a este país y estáis experimentando las mismas dificultades.
Noemí tuvo que enfrentarse también a dificultades. Primero todo parecía que iba bien, pero algo muy triste
ocurrió, el marido de Noemí, Elimelec, murió. Después de un tiempo, los dos hijos de Noemí se casaron con
dos jóvenes de Moab, una se llamaba Orfa y la otra Rut. Pero, luego, los dos hijos también murieron.
Qué triste y sola se tuvo que sentir Noemí en esa tierra extranjera sin su marido y sus hijos. Sus dos nueras también estaban muy tristes. Tenían muchos otros amigos en el pueblo, pero cada una había perdido a su marido.
Un día, unos diez años después de que ella hubiera llegado a Moab, Noemí dijo a Rut y Orfa: “Me vuelvo a
Israel, a mi tierra.”
¿Por qué decidió esto? Bien, vamos a encontrar la respuesta aquí en la Palabra de Dios. (Lee, o pide a un niño
que lea Rut 1:6b). ¡Sí! El Señor proveyó de nuevo de comida para el pueblo de Israel.
Rut y Orfa dijeron: “Iremos contigo”. Por lo que empaquetaron algunas pocas cosas y probablemente lo colgaron en un fardo sobre sus hombros y se fueron.
Lámina 2-2
Después de viajar un tiempo, Noemí dijo a sus dos nueras: “Habéis sido muy
amables conmigo, pero rehaced vuestras vidas en la tierra de Moab”.
Hablaron seriamente durante un rato y Orfa besó a Noemí y se volvió a su casa
y a sus amigos. Noemí habló de nuevo a Rut. (Lee, o pide a un niño que lea Rut
1:15). ¿Qué contestó Rut? (Lee o pide a un niño que lea Rut 1:16).
14
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
Rut había decidido que quería estar con Noemí, e ir a su país. Pero aún más importante, confió en el Dios de
Noemí, dejó de creer en los falsos dioses del pueblo de Moab. Esta era la decisión más importante que Rut había
hecho en toda su vida, confiar en el Dios único, verdadero y vivo al cual conocemos a través de la Biblia. Quizá
Rut no entendió todo aún, pero Dios la amaba a ella y a todas las personas de todas las condiciones.
(Coloca las palabras de la verdad central en el tablero). Dios amó a esta mujer de Moab y ella pudo confiar en
Él.
(VCI) Dios también te ama a ti y te valora. Él quiere que tomes la misma decisión que tomó Ruth, confiar en
Él. Quizás alguna vez has pensado: “¡No hay nadie que me ame! ¡No hay nadie en quien pueda confiar!” Pero
¡sí que hay! ¡Esa persona es Dios! Él te creó y te cuida, nos lo dice en Su Palabra (Juan 3:16). Incluso aunque no
le hayas amado y honrado, aunque hayas desobedecido sus mandamientos o las leyes que Él nos ha dado en la
Biblia, Él te ama. Por ejemplo, Él te manda que honres y obedezcas a tus padres (Éxodo 20:12). ¿Has hecho esto
siempre? Él te manda no mentir (Éxodo 20:16). ¿Has dicho siempre la verdad a tus padres y profesores? Él te
manda que no robes (Éxodo 20:15). ¿ Alguna vez has cogido cosas que no son tuyas? Quizá hayas encontrado
algo que debieras haber entregado al profesor o a otra persona, pero te lo quedaste, eso es robar. Seguramente
has desobedecido las leyes de Dios muchas veces. Eso es pecado y el pecado es algo serio para Dios porque Él
es perfecto y puro, pero al mismo tiempo, Él te ama y quiere perdonarte. Puedes confiar plenamente en Él tal
y como Rut estaba aprendiendo a hacerlo.
(Ofrece ayuda personal) Si no estás seguro de cómo tener el perdón de tus pecados, quédate aquí al terminar la
clase, estaré aquí al lado del tablero. Me encantaría hablar contigo y explicártelo de forma más detallada.
Lámina 2-3
Noemí y Rut anduvieron a lo largo del camino que volvía a Israel. Era verano y los días eran largos y calurosos. Las dos mujeres estarían cansadas cada
noche cuando se recostaban para dormir. No sabemos todos los detalles del
viaje, probablemente, algunas noches durmieron en mesones u hostales. Tal
vez otras noches durmieron debajo de un árbol o en algún rincón de un campo, ya que no tendrían suficiente dinero para poder alojarse en los mesones u
hostales todas las noches.
Me imagino lo que Rut estaría pensando, quizás estaría preocupada porque llegaría pronto a una tierra extraña,
donde no conocía a nadie excepto a Noemí. El pueblo era israelita y ella era de Moab, un país que había luchado
contra Israel. Su forma de hablar también era diferente. Seguramente se estaría preguntando si estaría sola, si
los israelitas no la aceptarían o no querrían que estuviera en sus tierras.
Lámina 2-4
(VCI Aplica aquí según lo que los “extranjeros” en tu clase experimentan, lo
que les hace sentirse diferentes o fuera de lugar). ¿Alguna vez te has sentido
como Rut? Puede ser que seas algo diferente de los demás niños de tu clase
del colegio o aquí en esta clase. ¿Hay otros que se burlan de ti o te tratan mal
porque todos ellos crecieron en el país (o ciudad) y tú no? Pertenecen a una
religión diferente que la tuya. Hablas otro idioma diferente en casa. Muchos
de los otros niños tienen un color de piel diferente del tuyo. Parece que tienen
más dinero para gastar del que tú tienes. O quizás otros niños se ríen de ti porque no eres bueno en los deportes, o no vistes a la última moda. Este tipo de cosas te hace sentir raro, no querido o solo.
Recuerda que yo soy tu amigo y puedes hablar conmigo personalmente después de la clase y contarme tus problemas, haré todo lo posible para ayudarte. (Maestro, recuerda que esta parte del ministerio es muy importante). Pero primero permíteme contarte acerca de la Persona que te puede ayudar mejor que nadie. Hay Alguien
que cuida de ti y te ama profundamente Él es Dios y conoce todo sobre ti, se preocupa por tus necesidades y
quiere ayudarte también con tus problemas. ¿Sabes cuál es tu necesidad más grande? Realmente no es ser aceptado por los demás sino que Dios perdone tu pecado, Él quiere perdonarte y limpiarte te ama tanto que dio a Su
15
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
Hijo, el Señor Jesús, para que fuera castigado por tus pecados. Tú te mereces ser castigado por no cumplir las
leyes de Dios, pero Jesús tomó el castigo en tu lugar, lo clavaron en una cruz y murió, para que Dios pudiera
perdonarte y aceptarte en Su familia como Su hijo. Jesús no se quedó muerto, se levantó de la muerte y Él vive
hoy para poder perdonarte y cuidarte.
Tu gran necesidad es recibir el perdón de tus pecados, aunque también tengas otras necesidades importantes
como sentirte querido y aceptado. Quizás te sientes como Rut pudo sentirse mientras llegaba a esa ciudad extraña que se llamaba Belén, y mientras escuchaba a personas que no conocía, hablando en diferente idioma.
¿Qué les pasó a Rut y Noemí cuando llegaron a Belén? Dios cuidó de ellas de una manera increíble.
Los pobres en aquellos días podían entrar en los campos cuando era el tiempo de la cosecha (el momento en el
que los granjeros cortaban el grano y lo llevaban a los graneros). Detrás de los hombres que ataban las espigas
de los granos en fardos, las personas pobres podían ir y recoger cualquier grano que los campesinos hubieran
olvidado en una esquina de un campo o al final de una zona donde era difícil llegar.
Lámina 2-5
Rut fue al campo a ver si podía coger algo de cebada que se estaba cosechando.
(Esta parte de la lección se podría dar de dos maneras diferentes: O la cuentas
como hasta aquí, o la presentas como una entrevista con Rut. Eso sería más
interesante. Otro maestro o un ayudante capaz u otra persona podría venir
preparada para tomar el papel de Rut. Que se disfrace con ropa larga y con
un chal sobre la cabeza. Haz una fotocopia del diálogo para practicar un poco
antes de la clase).
(“Rut” entra en este momento).
Maestro: ¡Hola! ¿Quién eres tú?
Rut: Soy Rut. ¡He oído que has hablado de mí a estos magníficos niños¡ ¿Qué tal estáis?
Maestro: ¡Oh!, ¡Rut, la de la Biblia! ¡Maravilloso! ¡Bienvenida a nuestra clase! Nos encantaría escuchar más
acerca de tu historia. Hemos llegado al punto en que habías llegado a Belén. ¿Qué pasó después de esto?
Rut: Dios fue muy bueno conmigo. Yo era pobre y extranjera y me preguntaba qué me pasaría. Pero Dios me
bendijo de una manera maravillosa.
Maestro: Bien, cuéntanos lo que sucedió. ¿Conseguiste un trabajo?
Rut: Fui al campo para ver si podía coger un poco de la cebada que estaba siendo cosechada. Trabajé en la finca
(sustituir por el campo) de un hombre llamado Booz. Dios tocó su corazón, por lo que fue amable conmigo y
me permitió comer con sus siervos. Incluso dijo a sus siervos que dejaran algo de grano a propósito para mí.
Pude recoger muchísima cebada.
Maestro: ¡Increíble! Dios verdaderamente te estaba cuidando. ¿Qué pasó después?
Rut: Continué yendo cada día al campo de Booz y él siguió siendo amable conmigo. Más tarde, Booz se enamoró de mí y nos casamos. Y Dios nos dio un hijo.
Maestro: ¡Maravilloso! ¡Dios es maravilloso! !Cómo cuidó de ti cuando debías estar muy triste en una tierra
extraña! Muchas gracias por haber estado aquí y habernos contado tu historia. ¡Adiós! ¡Qué Dios te bendiga!
(“Rut” se va).
16
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
Lámina 2-6
(La genealogía dada en Mateo 1 es la de los antepasados de José, mientras que
en Lucas 3 encontramos la genealogía de María).
Booz y Rut no sabían esto, pero cientos de años después,
uno de sus descendientes sería el Señor Jesús.
(Pon estos nombres en la pizarra, dejando un gran espacio
entre “David” y “José y María”. Explica, sin embargo, que la
Biblia da todos los nombres de las personas que vivieron durante los mil años entre David
y el nacimiento de Jesús).
Rut y Booz
Obed
Isaí
David
José y María
Claro está que el padre verdadero del Señor Jesús es Dios, pero Rut era la tátara-tátara-tátara abuela de María,
la madre del Señor Jesús. ¡Qué privilegio para Rut, la mujer que parecía tan diferente de las demás personas de
Belén! ¡Dios la eligió para este honor especial, antes que a cualquier otra persona viviendo allí en ese tiempo!
(VCS) Si has confiado en el Señor Jesús como tu Salvador, Él tiene un maravilloso plan para ti también. No
es el mismo plan que Él tuvo para Rut, pero tiene algo muy especial para ti. Si parece que otros te rechazan o
se ríen de ti porque eres diferente de los demás en alguna manera, recuerda que Dios te ama, te acepta, y te
entiende perfectamente porque Él te ha creado y tiene un maravilloso plan para ti ahora y para el resto de tu
vida. Si alguien te hiere, vuélvete a Dios y susúrrale: “Te doy gracias porque Tú me amas y me entiendes. Te
doy gracias porque para Ti soy especial”. El Señor Jesús también puede ayudarte a perdonar a aquellos que son
desagradables contigo, te puede ayudar a ser amable con ellos.
(VCI). Si nunca has pedido al Señor que te lave tus pecados, ¿quieres que Él lo haga ahora? ¿Quieres que Dios
te ayude a no seguir haciendo cosas mal? Confía hoy en Dios, pídele que te limpie de tus pecados y que te haga
Su hijo. Hay una bonita oración en la Biblia que un hombre oró a Dios. Aquí está: “Lávame, y seré más blanco
que la nieve” (Salmo 51:7). Si oras esto sinceramente desde tu corazón, Dios te puede hacer limpio y puro. Haz
esto hoy, ahora mismo o cuando vayas a casa. Si lo haces, ven y dímelo, para que pueda ayudarte más.
Os he contado la historia de Rut bastante rápido, pero si alguno de los mayores quiere leer todos los detalles de
la historia, la podéis leer en la Biblia. (Enseña a los niños a buscar el libro de Rut en la Biblia).
Preguntas de repaso
1. ¿Por qué Elimelec y Noemí se fueron a Moab? (No había comida en Israel, su tierra).
2. Cuéntanos dos cosas muy tristes que pasaron en Moab. (El marido de Noemí, Elimelec, murió y luego sus
dos hijos también).
3. ¿Por qué Noemí decidió volver a Israel? (Había comida otra vez en Israel).
4. ¿Cuál era la decisión más importante que Rut había hecho en su vida? (Ella decidió confiar en Dios y no en
los dioses de los moabitas).
5. ¿En qué sentido era Rut diferente de las otras personas de Belén? (Ella era de Moab, un país diferente, probablemente ella era distinta y hablaba diferente a las personas de Israel).
6. ¿De qué podía tener miedo? (Probablemente, tenía miedo de no ser aceptada y de sentirse sola).
7. Di tres grandes bendiciones que Dios le dio. (Pudo trabajar en el campo de Booz; algo de cebada fue dejada
a propósito para ella; se casó con Booz).
8. Imagina que estás hablando con Orfa; termina esta frase. “Orfa, tomaste una mala decisión confiando en los
dioses de Moab. Deberías haber…”. (“Deberías haber ido a Israel y haber aprendido a confiar en el verdadero
Dios”).
9. ¿Cuál es la mayor necesidad que cada persona tiene? (Tener los pecados perdonados).
17
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
10. ¿Qué debería hacer un niño cristiano si se siente herido cuando alguien se ríe de él porque es diferente en
algún aspecto? (Recordar que Dios le ama y le acepta y agradecérselo a Dios).
Actividad final para reforzar la verdad central
Haz fotocopias (si es posible en cartón fino) de las plantillas de la página 39 con el título “Confía en Dios”. Ten
algunas disponibles para los niños que se la quieran llevar después de clase. Es una actividad para niños cristianos, pero no impidas a los niños inconversos llevarse una si quieren.
Explica lo que hay que hacer: Pintar este pequeño dibujo. Doblarlo sobre la línea punteada. Colocarlo en la
habitación. Cuando el niño se sienta triste o rechazado, que aprenda a confiar en Dios. Él le puede ayudar
cuando sea necesario.
18
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
LECCIÓN 3
Limpio en un mundo de suciedad (Samuel)
Referencias para los maestros
1º Samuel 2:12-26.
1º Samuel 3:1-21.
Métodos de enseñanza
Principalmente narrativa y preguntas para dirigir el
coloquio. Se incluye un crucigrama para repasar.
Verdad Central
Dios puede limpiar y mantener limpios a aquellos
que confían en Él.
Vocabulario
Los ejemplos y vocabulario en esta lección son muy
explícitos. Quizás tengas que omitir algunas palabras o expresiones. Pero ten cuidado, si escuchas a
algunos niños (incluso si son pequeños), es increíble
escuchar su forma explícita de hablar sobre temas
sexuales, incluyendo abusos sexuales, homosexualidad... ¡El vocabulario en esta lección es suave comparado con su forma de hablar! Los niños necesitan tu
ayuda para darles una perspectiva bíblica.
Aplicación
Inconversos: Confía en Dios para que te limpie del
pecado.
Salvos: Confía en Dios para que te mantenga limpio.
Objetivo
Los niños que se enfrentan a tentaciones (especialmente las de naturaleza sexual) resistirán, inspirados
por la historia de cómo Dios ayudó a Samuel a mantenerse limpio.
Dónde utilizarla
Utilizarla especialmente con niños expuestos a la
lectura de material o escenas de televisión/vídeo, etc,
donde se presenta sexo ilícito.
Versículo para memorizar
“…Lávame, y seré más blanco que la nieve” (Salmo
51:7).
Ayudas Visuales
Láminas: 3-1, 3-2, 3-3, 3-4, 3-5 y 3-6.
Resumen de la lección
Introducción
Una flor en un vertedero de basura. VC.
Progreso de los eventos
1. Samuel y los hijos de Elí en el templo. VC.
2. El secreto de la vida de Samuel con Dios:
a. Escucha a Dios. VCS
b. Conoce a Dios personalmente, es limpiado. VCI.
c. Sirve a Dios fielmente, se mantiene limpio. VCS.
3. La vida malgastada de los dos hijos de Elí.
Conclusión
Seguir el ejemplo de Samuel. VCS, VCI.
19
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
LECCIÓN
Introducción
Un día, una mujer estaba andando por un camino a las afueras de una gran ciudad. El camino pasaba al lado
de un vertedero de basura. Tiradas, una cosa encima de otra, había viejas ruedas, comida podrida, ropas viejas
y todo tipo de basura sucia y maloliente. En medio de todo ello, había algo blanco que captó la atención de la
mujer, acercándose, vio que era una bonita flor blanca.
Lámina 3-1
“Qué gran sorpresa”, se dijo a sí misma, “encontrar esta pura y limpia flor entre tanta suciedad y podredumbre. Me gustaría ser como esa flor. Quiero ser
limpia y pura en este mundo que está lleno de suciedad, de cosas podridas, de
crueldad y egoísmo y lleno de odio”.
(El objetivo de esta lección es ayudar a los niños que se enfrentan a tentaciones, especialmente las de índole sexual. Pero si tienes niños más pequeños en
tu clase, podrías omitir algunos de estos ejemplos y sustituir otros ejemplos
como mentir, desobedecer, etc.).
(VC). ¿Alguna vez te sientes así? Ves todo tipo de cosas “sucias” alrededor, pero quieres estar limpio. Los niños
y los adultos hacen muchas cosas malas y “sucias”, cosas que parecerían muy feas a Dios, quien es puro y santo.
Él no acepta todas estas cosas que van en contra de Su voluntad y Sus mandamientos.
Aquí hay varias cosas que desagradan a Dios:
- Dos chicos viendo un vídeo sobre sexo, en la pantalla del televisor en su habitación.
- Un grupo de niños en una zona de juego en el colegio riéndose de chistes “sucios”.
- Un joven mirando imágenes sexys en una revista que su hermano ha llevado a casa.
- Un hombre dejando a su mujer e hijos para ir a vivir con otra mujer.
- Una chica quedándose embarazada sin estar casada. Quizás haya estado en la cama con varios hombres y no
sabe incluso quien es el padre del niño.
Estos actos pecaminosos se están llevando a cabo alrededor tuyo. Las personas se ríen y cuentan chistes de éstos. Mientras ves algunas películas en la televisión, a veces parece divertido hacer tales cosas. Quizá sabes que
otros están haciendo estas cosas malas pero tú quieres ser diferente. ¿Cómo puedes vivir de manera limpia y
diferente y también tener una vida feliz? Mira esta respuesta. (Muestra aquí el cartel con las palabras de la Verdad Central “Dios puede limpiar, y mantener limpio, a aquellos que confían en Él”). Vamos a ver una historia
en la Biblia de cómo alguien vivió esta verdad.
Lámina 3-2
Cientos de años antes de que el Señor Jesús viniera a la tierra, había un joven
llamado Samuel. Trabajaba en el templo de Dios, ayudando al sacerdote llamado Elí. El templo era el lugar donde el pueblo de Dios, los judíos, adoraban a
Dios y donde los sacerdotes trabajaban. Probablemente, Samuel ayudó con la
limpieza del templo, llenando las lámparas con aceite, sacando las cenizas después del sacrificio en el altar, asegurándose que los vestidos especiales que los
sacerdotes usaban estaban limpios y en el lugar correcto. Posiblemente, tendría
también otros trabajos importantes.
Esto suena como si fuera un lugar maravilloso para vivir y trabajar, ¿no es así? Pero los dos hijos de Elí eran
jóvenes malvados. Cuando las personas venían con un cordero u otro animal para ofrecer un sacrificio a Dios,
estos dos hijos pedían para sí mismos primeramente las mejores partes de los animales para comer. Si la persona no quería hacer lo que le pedían, ordenaban a sus sirvientes llevárselo por la fuerza. No sólo eran egoístas,
20
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
glotones o violentos, también se llevaban a las chicas a la cama con ellos. Dios estaba muy descontento con esa
forma de actuar. (Lee en la Biblia las palabras de 1º Samuel 2:17: ). “Era, pues, muy grande delante de Jehová el
pecado de los jóvenes”.
(VCI. Tal vez tú no hagas exactamente lo que hicieron estos hombres, pero también estás haciendo cosas que
Dios odia. Quizá tengas pensamientos sucios, o dices palabrotas, o actúas de malas maneras. Todas estas cosas
son pecados y te alejan de Dios que es limpio, sin ningún pecado. Dios quiere que estés limpio, pero tienes un
corazón pecador y, quizás, estés siguiendo el mal ejemplo de un hermano mayor, hermana o amiga. Los hijos
de Elí también daban un mal ejemplo para el joven Samuel).
Probablemente, Samuel estaba siendo tentado a vivir como estos dos hombres. Quizá parecía que estos dos
amigos mayores estaban disfrutando de un tiempo maravilloso, viviendo de esta forma inmoral. Pero lo más
importante es que a Dios le desagradaba su conducta. Samuel no seguía su ejemplo, su vida era como la flor
blanca en medio del vertedero de basura. ¿Cómo se mantuvo limpio?
Lámina 3-3
Una noche, cuando era aún joven, Samuel estaba durmiendo en el templo. En
medio de la noche, aconteció una cosa emocionante y maravillosa. Vamos a
leer lo que pasó. (Lee en la Biblia o haz que un niño mayor lo lea: 1º Samuel
3:3-4).
Sí, Dios llamó a Samuel. No se dio cuenta quién le hablaba, pensó que era Elí,
y corrió a donde estaba el sacerdote y le preguntó: “¿Qué necesitas?”
“No te he llamado”, le respondió Elí.
Por lo que Samuel volvió a la cama extrañado. Otra vez el Señor le llamó: “Samuel, Samuel”, y el niño volvió otra
vez al lado de la cama de Elí, pensando de nuevo que el anciano le había llamado.
“No, no te llamé”, le dijo el sacerdote una segunda vez.
Samuel volvió a la cama. Y por tercera vez escuchó la voz: “¡Samuel, Samuel!”. Una vez más corrió donde estaba
Elí, tumbado en la cama. Esta vez, Elí se dio cuenta que era Dios mismo quien estaba llamando a Samuel. Por
eso, le dijo a su joven ayudante cómo responder cuando la voz de Dios le llamara. Vamos a leer 1º Samuel 3:10.
Estas últimas palabras son muy importantes, “Tu siervo escucha.” Y Samuel hizo exactamente esto – escuchó
la voz de Dios.
(VCS). Este es el primer secreto de cómo ser una flor blanca en un vertedero de basura: escuchar la Palabra de
Dios.
Lámina 3-4
Si quieres vivir de una forma que agrade a Dios, si quieres ser limpio, tú también debes escuchar la Palabra de Dios. Aquí en nuestro Club de Buenas Nuevas abrimos la Biblia cada semana y te enseñamos de ella. ¿Estás escuchando
atentamente? Ésta es la voz de Dios o la Palabra de Dios hablándote y es importante tener el hábito de leer un poco de la Palabra de Dios, algunos versículos
cada día.
(Maestro, prepárate para dar notas de lectura u otra ayuda a los niños para ayudarles a leer la Biblia regularmente. En la página 40 hay una plantilla de un marcador con lecturas para el mes, en el evangelio según San
Juan. Haz fotocopias en cartulina si quieres usar esta idea). Tengo estos marcadores que podéis coger en la
mesa de atrás al finalizar la clase. Os enseñarán cómo poder leer unos pocos versículos cada día y de esta forma
escuchar a Dios. Esta es la forma de conocer a Dios y así, descubrimos lo que Dios quiere que hagamos.
21
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
Samuel empezó bien, escuchando la Palabra de Dios y estuvo trabajando durante cierto tiempo en el templo
antes de escuchar la voz de Dios llamándole, pero no había conocido al Señor personalmente (1 Samuel 3:7).
(VCI). No es suficiente conocer las historias de la Biblia y saber todo lo que Dios dijo e hizo, es importante que
cada uno conozca al Señor como su Salvador personal y Amigo.
¿Sabes que el Señor Jesús murió en la cruz por todas las cosas malas que has hecho? ¿Te sientes triste por las
cosas que has hecho, desobedeciéndole? ¿Quieres que te perdone y te cambie? Él quiere ser tu Salvador y Ayudador. ¿Se lo has pedido alguna vez? Puedes usar las palabras del versículo que hemos aprendido hoy: “Lávame,
y seré más blanco que la nieve” (Salmo 51:7). Puedes decir esto hoy y Jesús oirá tu oración. Él te perdonará tus
pecados, y te aceptará como un hijo de Su familia. Siempre estará a tu lado para ayudarte a vivir una vida limpia
tal y como lo hizo Samuel.
Por supuesto, Samuel no se volvió perfecto. Aún hacía cosas malas y cometía errores, pero Dios estaba a su
lado ayudándole a ser muy, muy diferente de los otros compañeros mayores y malos. (VCI). Tú tampoco serás
perfecto al instante, pero Dios te dará fuerzas para ir cambiando tu comportamiento cada vez más.
Samuel era como una flor limpia en un vertedero de basura porque:
- Escuchó la Palabra de Dios.
- Conoció al Señor y confió en Él personalmente.
Lámina o diapositiva 3-5
Pero esto no es el final de la historia. Samuel sirvió al Señor fielmente en Israel
durante muchos años (1º Samuel 7:15). Enseñó al pueblo la Palabra de Dios
y les ayudó a tomar decisiones correctas. Mientras obedecía al Señor, Dios le
dio una vida buena.
VCS. Esto es lo que Dios quiere que tú hagas también, si ya has confiado en
Él como tu Salvador. Él es capaz de guardarte limpio y ayudarte a servirle fielmente. Puedes ser un ejemplo a los demás en tu familia y tu colegio.
Lámina 3-6
(Método de enseñanza: Preguntas y respuestas. Permite a los niños sugerir
respuestas a las siguientes cinco preguntas, antes que tú des una solución. En
tus respuestas enfatiza los siguientes aspectos:
a. Si fuera posible, la necesidad de evitar estar en sitios o con personas, donde
saben que serán tentados a mirar o escuchar cosas “sucias”.
b. La importancia de hacer lo que Dios dice en Su Palabra, por ejemplo: “Huye
también de las pasiones juveniles” (2º Timoteo 2:22), “Consérvate puro” (1º Timoteo 5:22) y “Fortaleceos en el
Señor, y en el poder de su fuerza” (Efesios 6:10).
c. La necesidad de pedir ayuda al Señor.
d. La importancia de tomar ciertas decisiones: alejarse, apagar la tele, etc.).
Preguntas:
1. Si algún amigo tuyo está mirando revistas “sucias”, ¿qué harías? (Si tú sabes lo que está haciendo, en silencio,
pide al Señor que te ayude, ¡y aléjate!).
2. Si alguien está contando un chiste “sucio”, ¿qué harías? (Ora en silencio para que Dios te dé valentía y di: “No,
gracias, no quiero oír ese tipo de chistes” ¡Aléjate!).
3. Si hay un programa malo en la televisión, ¿qué harías si estuvieras solo? (Apagarlo).
4. Si estás con otros mirando la tele, ¿qué harías? (Pedirles amablemente que cambien de programa).
22
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
5. Si no quieren cambiar de canal, ¿entonces qué harás? (Decir amablemente: “Creo que voy a ir a hacer otra
cosa.” ¡Quizá sea un buen momento para ir a leer algunos versículos de la Biblia y así escuchar la voz de Dios!).
La vida de Samuel era mucho mejor y más valiosa que la de los dos hijos de Elí, que estaban llevándose a las
chicas a la cama y dejándolas embarazadas. Sus vidas eran una vergüenza para ellos mismos y para su padre.
Así mismo, tuvieron un triste final muriendo en una batalla cuando un enemigo (los filisteos) derrotó a Israel.
(VCS y VCI). Dios quiere que seas como Samuel y tengas en cuenta estos tres pasos importantes:
1. Escucha la Palabra de Dios. Necesitas hacer esto aquí en clase y mientras lees la Biblia en casa.
2. Conoce al Señor como tu Salvador y Amigo. Ora: “Lávame, y seré más blanco que la nieve” (Salmo 51:7).
¡Hazlo hoy! Si lo has hecho, ven y habla conmigo después de la clase para que pueda ayudarte más.
3. Confía en Él cada día para permanecer limpio y ser ejemplo para los demás.
Preguntas de repaso
1. ¿Quién era Elí? (El sacerdote que trabajaba en el templo de Dios).
2. ¿Dónde vivía Samuel y qué trabajo hacía? (Vivía en el templo y ayudaba a Elí).
3. ¿Por qué corrió Samuel al lado de la cama de Elí tres veces? (Pensaba que Elí le estaba llamando por su nombre).
4. Hubo tres cosas importantes que Samuel aprendió y que le ayudaron a vivir una vida limpia. ¿Cuál fue la
primera? (Escuchar la Palabra de Dios).
5. ¿Y la segunda? (Conocer al Señor como su Salvador y Amigo).
6. Repite el versículo que memorizamos hoy. (“Lávame, y seré más blanco que la nieve” Salmo 51:7).
7. ¿Qué hizo Samuel después de conocer al Señor? (Le sirvió durante muchos años).
8. ¿Por qué es importante alejarse de los sitios donde sabes que puedes ser tentado a mirar o escuchar algo “sucio”? (El primer paso para superar una tentación es alejarte de los sitios donde puedes ser tentado).
Actividad adicional para reforzar la verdad central
Haz fotocopias de la página 41 con el título “Limpio en un mundo de suciedad” y recorta los recuadros.
Los niños que quieran pueden coger una copia al salir. Diles que expliquen la historia de la flor a sus padres y
que les cuenten lo que han aprendido en el Club de Buenas Nuevas esta semana.
23
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
24
LECCIÓN 4
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
Aprendiendo a perdonar a otros (Pedro)
Referencias para los maestros
Mateo 18:21-35.
Aplicación
Inconversos: Acepta el perdón de Dios como primer
paso para perdonar a otros.
Métodos de enseñanza
Además de narrativa, hay tres grupos de preguntas
incorporadas en el texto. Este tema sobre el perdón
habla realmente al corazón de los niños y quizá
tendrán preguntas. Tómate el tiempo para hablar con
ellos (no tienes que memorizar las preguntas; está
bien si las lees). Este método de enseñanza es importante. Como la lección tiene muchas preguntas, no
hay actividad de repaso final.
Salvos: Perdona a aquellos que te han herido.
Resumen de la lección
Objetivo
Los niños inconversos aprenderán que Dios desea
perdonarles. Los niños que saben que Dios les ha
perdonado podrán perdonar a otros (adultos o niños) que les hayan herido.
Introducción
Mónica
Verdad Central
Dios ofrece el perdón a todos.
Dónde utilizarla
En una amplia variedad de situaciones, pero, especialmente, cuando el niño ha sido herido física y
emocionalmente por otro niño o adulto; incluso, en
casos extremos, donde el niño ha sido desatendido o
abandonado por sus padres.
Versículo para memorizar
“Antes sed benignos…perdonándoos unos a otros,
como Dios también os perdonó” (Efesios 4: 32).
Los niños más pequeños pueden aprender la mitad
del versículo.
Progreso de los eventos
1. Pedro, el discípulo, hace una pregunta sobre el
perdón.
2. Jesús cuenta la historia de un rey que perdonó a su
deudor. VCI.
3. El hombre que fue perdonado, no quiere perdonar
a su deudor. VCS.
Conclusión
Perdona a otros.
Acepta el perdón de Dios como primer paso para
poder perdonar a otros.
Ayudas Visuales
Láminas: 4-1, 4-2, 4-3, 4-4, 4-5 y 4-6.
25
LECCIÓN
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
Introducción
Lámina o diapositiva 4-1
Mónica era una niña que asistía a un Club de Buenas Nuevas. (Es una historia
verídica). Venía de una familia infeliz.
Tenía un hermano mayor llamado Miguel, pero no era su hermano realmente,
porque su padre no era el padre de Mónica. La madre de Mónica no trataba a
los dos niños de la misma manera, siempre abrazaba y besaba a Miguel, peronunca abrazaba o besaba a Mónica. Daba regalos muy bonitos a Miguel en su
cumpleaños, pero nunca le daba nada a Mónica.
(Maestro: toma tiempo para escuchar las respuestas de los niños a estas preguntas. Puedes añadir tus propios
comentarios. También los niños pueden tener otras preguntas o comentarios sobre este caso. ¡Escúchales!).
¿Cómo crees que se sentía Mónica? (Se sentía muy triste, enfadada y rechazada).
1. ¿Cómo crees que actuó en el Club de Buenas Nuevas? (Disfrutaba del mismo, pero su comportamiento era
muy malo porque estaba muy enfadada y se sentía muy triste).
2. ¿Sería posible para Mónica perdonar a su madre que la trataba injustamente? (Sí, pero no sería fácil. Dios la
podría ayudar).
3. ¿Estaba Dios contento con la madre de Mónica? (No, por supuesto, aunque Dios la ama como ama a todos).
4. ¿Estará Dios contento con Mónica si no aprende a perdonar a su madre? (No. Él entiende lo difícil que es
perdonar, pero si Mónica confía en Él para recibir Su ayuda, la puede ayudar a aprender a perdonar).
Quizá te sientes triste y enfadado dentro de ti porque alguien ha sido desagradable contigo, otro niño, u otro
adulto. ¿Te gustaría aprender esta lección tan importante sobre cómo perdonar?
No es fácil, pero podemos aprender cómo hacerlo con la Palabra de Dios.
Lámina 4-2
Pedro tenía una pregunta para Jesús acerca de cómo perdonar a las personas.
Leamos lo que le preguntó a Jesús. (Lee Mateo 18:21).
Él quería saber si debía estar dispuesto a perdonar a una persona hasta siete
veces. Quizá había alguien que hacía cosas desagradables a Pedro. Había intentado perdonarle varias veces, pero su paciencia se estaba acabando. Creo que
Pedro esperaba que Jesús le dijera: “Si claro, siete veces es demasiado”. Pero el
Señor Jesús le respondió (Mateo 18:22): “490 veces”. ¡O sea, “muchas veces!
¡Tienes que aprender a perdonar muchas veces! Entonces, el Señor contó una historia a Pedro y a sus discípulos
para ayudarles a entender esto.
Lámina 4-3
Había una vez un rey que estaba leyendo su libro donde apuntaba todos los
temas económicos. Vio que un hombre le debía una gran suma de dinero.
Mira el versículo 24 y encuentra cuánto dinero le debía este hombre. Sí, 10.000
talentos. Esto era una gran cantidad de dinero, actualmente serían varios millones de euros.
Llamó al hombre y le dijo que tenía que devolver el dinero. ¿Cómo reaccionó
el hombre? (Lee el versículo 26). Hizo tres cosas. (Da tiempo para que los niños lean en la Biblia y encuentren
las respuestas) ¿Cuáles? Sí, se arrodilló, le pidió al rey que tuviera paciencia con él y prometió devolverle todo
el dinero. Era tanto dinero, que hubiera sido totalmente imposible para el pobre hombre ganar todo ese dinero
26
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
y pagar su deuda. Este hombre debió poner tal cara de desesperación que el rey tuvo compasión ¿Qué hizo?
(Lee el versículo 27). El rey “fue movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda”. El hombre debía sentirse
muy feliz y agradecido al rey que le había mostrado gran bondad. Estoy seguro que salió corriendo del palacio
saltando de alegría y dirigiéndose a casa para contar las maravillosas noticias a su mujer y a sus hijos.
(VCI). ¿Crees que Pedro entendió por qué Jesús le estaba contando a ellos esta historia? ¿Lo entiendes? Jesús
estaba recordando a Pedro y a todos nosotros que hay un gran Rey delante de quien tenemos una gran deuda.
Este Rey es Dios.
Él nos ha mandado en Su Palabra, la Biblia, hacer lo que es bueno. Nos manda decir siempre la verdad, obedecer siempre a nuestros padres, ser amables con los demás, y, por encima de todo, amar a Dios con todo nuestro
corazón. ¿Has obedecido siempre a Dios haciendo todo esto? No, yo tampoco, nadie ha cumplido con todo.
Todos hemos hecho muchas cosas malas y hemos desobedecido al gran Rey. Tú también tienes una gran deuda
con Él porque muchas veces no le has obedecido y no has hecho cosas buenas, algo que Él esperaba de ti. Tienes
una gran deuda, tan grande que no vas a poder pagarla.
Dios no sólo es perfecto y santo; también es amoroso y amable. ¿Qué es lo que quiere hacer por ti? (Muestra
el cartel con las palabras de la Verdad Central “Dios ofrece a todos el perdón”), quiere perdonarte. Mereces ser
castigado por tu desobediencia, pero el Señor Jesús, el Único Hijo de Dios, se ofreció a llevar el castigo que merecías (Romanos 5:8). Bajó del cielo y aunque nunca hizo ni una cosa mala, Él fue a la cruz y allí Dios, Su amado
Padre, le permitió morir por todos los pecados que nosotros hemos cometido. No quedó muerto, resucitó de
nuevo y volvió a Su casa en el cielo.
Hoy, si nunca has hecho algo así antes, acércate a Dios en oración. Cuéntale que has estado haciendo cosas
malas, que sientes lo que has hecho. Dale gracias por haber tomado tu castigo en la cruz y pídele que venga a tu
vida para perdonarte y cambiarte. Él promete que si te apartas de tu pecado y te vuelves a Él, tus pecados serán
borrados (Hechos 3:19). Serás como el hombre en la historia que Jesús contó cuya deuda fue quitada.
Lámina 4-4
El hombre salió corriendo del palacio. ¡Estaba tan contento! En el camino a su
casa se encontró con un compañero, y de repente recordó: “Este hombre me
debe dinero”. No era una cantidad muy grande, comparada con la que él mismo había debido al rey. Ahora ¿Qué hará? Demos nombres a estos dos hombres. ¿Cómo podríamos llamarles? ¿Qué os parece? ¿Le llamamos al primero
Pepe y al otro Carlos?
(Usa esa serie de preguntas para ayudar a los niños a pensar y aplicar)
1. ¿Cómo debía el primer hombre (Pepe), que fue perdonado por el rey, tratar a su compañero (Carlos) que le
debía algo de dinero? (Debía perdonarle enseguida).
2. ¿Por qué debía Pepe perdonar a Carlos? (Porque el rey ya le había perdonado su gran deuda).
3. ¿Quién es el gran Rey que quiere perdonarnos nuestra gran deuda? (Dios).
4. ¿Hubiera sido posible para nosotros pagar nuestra deuda a Él? (No).
5. Todavía sería difícil para Pepe tener que perdonar a Carlos. ¿Por qué?
6. Para ti y para mí también podría ser un tanto difícil perdonar a otra persona que nos haya herido. Si es así,
¿qué hemos de recordar? (Que Dios nos ha perdonado mucho a nosotros).
7. ¿Puedes repetir el versículo que aprendimos hoy? (Versículo: “Sed benignos unos con otros…perdonándoos
unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros” (Efesios 4:32).
8. ¿Qué piensas que Pepe habrá hecho? ¿Le habrá perdonado a Carlos esa pequeña cantidad de dinero que le
debía? (Vamos a volver a la historia en la Biblia para saber la respuesta).
27
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
Lámina 4-5
Vamos a leer en Mateo 18:28: “Halló a uno de sus consiervos, que le debía cien
denarios; y asiendo de él, le ahogaba diciendo: “¡Págame lo que me debes!”.
¡Qué manera tan terrible de actuar! Pepe coge a Carlos por la garganta y le
grita: “¡Tienes que pagarme! ¡Tienes que pagármelo todo!”
Carlos cayó de rodillas delante de él y le dijo: “¡Ten paciencia conmigo y yo
te lo pagaré todo!” Pero Pepe no quiso ser ni paciente ni amable. Hizo que la
policía llevara a Carlos a la cárcel por no pagar su deuda.
Algunas personas habían estado mirando todo lo que pasaba y habían escuchado cómo Pepe gritó y actuó tan
cruelmente. Estaban muy tristes y fueron y contaron al rey lo que Pepe había hecho. El rey estuvo tan decepcionado y enojado que decidió castigar a Pepe. La historia termina cuando Pepe es condenado por el rey a ir a
la cárcel.
¡Qué final más triste! ¡Mucha gente quedó desilusionada!
Lámina 4-6
(Usa estas preguntas para ayudar a los niños a pensar, aprender y aplicar a sus
vidas. Por supuesto, es aconsejable que complementes o posiblemente corrijas
sus repuestas)
1. ¿Cómo se sintió el rey cuando escuchó la historia de cómo Pepe se había
portado? (Estuvo decepcionado y enojado, versículo 34).
2. ¿Cómo se siente Dios, el gran Rey del Universo, cuando tú no estás dispuesto a perdonar a alguien, especialmente si tú eres hijo de Dios y Él ya te ha perdonado todos tus pecados?
(Triste, decepcionado, enojado).
3. ¿Cómo se sintió la gente que vió el comportamiento de Pepe? (También estaban muy tristes, versículo 31).
4. ¿Cómo pueden sentirse otras personas si ven que tú tampoco no estás dispuesto a perdonar? (Seguramente
decepcionados también).
5. ¿Cómo se sentiría el pobre Carlos en la cárcel? (Enojado y triste).
6. ¿Cómo se sentiría Pepe, al estar él también en la cárcel? (Avergonzado y triste).
7. ¿Cómo te sentirás tú si no aprendes a perdonar? (Estarás triste, con sentimientos de amargura dentro de ti.
Tal vez te comportarás mal, porque tienes en tu corazón esa actitud de no saber perdonar).
(VCS). ¿Has invitado al Señor Jesús a perdonarte y salvarte? ¿Sí? Entonces, como Él te ha perdonado tanto,
pídele que te ayude a perdonar a otros cuando te hagan algo que te hiera o te ofenda.
Repitamos de nuevo el versículo que aprendimos de memoria: “Sed benignos unos con otros… perdonándoos
unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros” Efesios 4:32.
Muchas veces, no es fácil perdonar, pero Dios puede ayudarte a hacerlo, y cuando aprendes a perdonar ocurren
cuatro cosas maravillosas:
(Maestro, con el dedo indica hacia arriba). 1. Dios está contento contigo y tu comportamiento
(Con el dedo indica hacia fuera). 2. La persona que tú perdonas estará agradecida
(Gira el cuerpo con el dedo extendido). 3. Otros, que observan tu comportamiento amoroso, aprenderán una
lección importante.
(Con el dedo, indica hacia adentro). 4. Tú mismo estarás satisfecho porque has hecho lo que es bueno, aunque
fue difícil.
(Haz que los niños repitan estas cuatro frases, haciendo los gestos correspondientes).
28
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
(VCI). Si tú nunca te has acercado a Dios para pedir su perdón, ¡hazlo hoy! Tal como el rey de la historia perdonó al hombre que le debía mucho dinero, de la misma manera el Gran Rey del cielo quiere perdonarte a ti.
Dios dice: “Arrepentíos (o sea, apartaros de los pecados) y convertíos (mirad a Dios), para que sean borrados
vuestros pecados” (Hechos 3:19). Vamos a inclinar la cabeza y cerrar los ojos.
Ahora mismo, podrías pedir al Señor que te perdone todo tu pecado. (Maestro, deja un momento de silencio)
Si no comprendes cómo orar a Dios, o si deseas tener un poco más de ayuda, ven a verme después de la clase y
me sentaré contigo para explicarte un poquito más sobre este asunto tan importante.
Cuando recibas el perdón de Dios, Él te ayudará a aprender cómo perdonar a otros que te hayan hecho daño.
Actividad adicional para reforzar la verdad central
Haz fotocopias de la página 42 que tiene el título: “El perdón”. Los niños que quieran pueden recoger una copia
y utilizarla en casa durante la semana.
29
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
30
LECCIÓN 5
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
Menospreciado por otros, perdonado por Dios (Mateo)
Referencias para los maestros
Lucas 5: 27-32.
Verdad Central
Dios puede y está deseando perdonar el pecado y
cambiar vidas.
Aplicación
Inconversos: Pide a Dios que te perdone.
Salvos: Da gracias a Dios por haberte perdonado;
síguele y sírvele.
Objetivo
Que los niños que posiblemente provengan de situaciones familiares inestables, aprendan cómo Dios
puede perdonar las cosas malas que puedan haber
cometido en el pasado. La lección es mayormente
evangelística.
Un objetivo secundario es ayudar a los niños a que
no se sientan culpables por hechos de los cuales no
son responsables; que comprendan que realmente
no lo son: por ejemplo el divorcio de los padres, o
acciones que han tenido que hacer por coacción de
un adulto.
Dónde utilizarla
Principalmente para niños que no van a una iglesia
evangélica pero que asisten a Clubes de Buenas Nuevas, campamentos, Escuelas Bíblicas de Verano etc.
Pero también se puede utilizar en Escuelas Dominicales.
Métodos de enseñanza
Varios métodos han sido utilizados: la entrevista,
búsqueda de respuestas en la Biblia, narración. También hay un “repaso” para reforzar la enseñanza de
manera atractiva. Algunos de los métodos van mejor
para niños entre 8-10 años.
Como parte de tu preparación, lee las preguntas para
el repaso y la aplicación que se encuentran al final de
la lección.
Resumen de la lección
Introducción
Jaime es perdonado por su padre. VC.
Progreso de los eventos
1. Dios puede perdonar tus pecados. VCI.
2. Mateo, el cobrador de impuestos, cuenta su historia.
3. Su vida como cobrador de impuestos.
4. Jesús le llama a seguirle.
5. Su vida es cambiada, llega ser un discípulo. VCI.
Clímax
6. Dios perdona y borra nuestros pecados cuando
ponemos nuestra confianza en Él. VC.
No te sientas culpable por cosas de las cuales no eres
responsable.
Conclusión
Ven al Señor hoy. VCI y VCS.
Versículo para memorizar
Repasa Efesios 4: 32.
Ayudas Visuales
Láminas: 5-1, 5-2, 5-3, 5-4, 5-5 y 5-6.
Al final de la lección también necesitarás una pizarra
o una cartulina.
31
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
LECCIÓN
Introducción
Lámina 5-1
Jaime tenía 9 años. Un día en la escuela se armó una gran pelea con diferentes
niños de su clase y Jaime estaba en medio de ella. Más tarde él estaba muy
enfadado con algunos de los niños que le habían insultado y herido y decidió
vengarse. Al día siguiente cuando se suponía que él iba al lavabo y que nadie
le estaba mirando, abrió varias taquillas que no habían sido cerradas con llave.
Entonces con su navaja hizo cortes en las camisetas de fútbol de los niños que
se habían metido con él.
Esa tarde el director de la escuela descubrió que Jaime era el culpable y llamó a su padre al despacho para hablar
con él. Jaime se había metido en un gran problema.
Lámina 5-2
Jaime se sintió avergonzado cuando se encontró con su padre y el director en
el despacho y tuvo que explicar todo lo pasado. Se sintió culpable porque sabía
que había hecho algo terrible. Su padre estaba muy triste y Jaime se dio cuenta
que se había metido en un buen lío. Como el padre amaba a su hijo le había avisado muchas veces acerca de su mal genio y comportamiento. Incluso le había
castigado varías veces para que dejase de hacer esas cosas malas.
Jaime dijo entonces: “Papa lo siento mucho. Por favor perdóname. Ésta será la última vez. No volveré a hacer
estas cosas”.
Él sabía lo que significaba, sabía que se merecía un buen castigo por el daño que había causado.
Su padre estuvo un tiempo pensando por un momento antes de decir: “Mereces tener que pagar las camisetas
que has rasgado porque tú eres quien lo ha hecho. Pero como te quiero, seré yo quién pagaré las nuevas camisetas y que sepas que te perdono”. Le mostró su perdón con un abrazo.
Ese día cambió el comportamiento de Jaime. Porque sabía que su padre era bueno con él, y, a partir de ese momento, se portó mucho mejor en la escuela y en casa, quería agradar a su padre.
Vamos a pensar en la historia:
1. ¿Cómo intentaba el padre de Jaime ayudarle a no hacer cosas malas? (Su padre le avisaba acerca de su malas
acciones y le había castigado varias veces para corregir sus malos hechos).
2. ¿Por culpa de quién se metió Jaime en problemas, por su padre o por él mismo? (Él mismo).
3. ¿Qué hizo su padre para que Jaime se sintiera realmente perdonado? (Dio un abrazo a su hijo y pagó las
camisetas).
4. ¿Qué le costó a su padre el perdonar a Jaime? (el precio de las camisetas). ¿Por qué crees que su padre perdonó a Jaime? (Porque le amaba).
(VC). En un sentido, ésta es una ilustración de cómo Dios nos perdona, pero el perdón de Dios todavía es más
maravilloso. Dios está dispuesto y es capaz de perdonar pecados y cambiar vidas.
(VCI). Tú y yo somos como Jaime. La Biblia nos dice que hemos pecado, que hemos hecho cosas malas. Tú,
probablemente, no hayas hecho lo mismo que Jaime, pero has hecho otras cosas que desagradan a Dios. Cuando dices mentiras, o pierdes los papeles mostrando mal genio, o cuando desobedeces a tus padres, o cuando
haces mal a otras personas, estás pecando contra Dios. En la Biblia, que es Su Palabra, Él nos manda que digamos la verdad y también que “obedezcamos a los padres” (Efesios 6:1). Cuando tú dices mentiras o desobedeces
a tus padres estás también desobedeciendo a Dios, el gran Dios del cielo que es perfecto y bueno.
32
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
El padre de Jaime le perdonó porque amaba a su hijo, estaba dispuesto a pagar el daño causado. Algunos de
vosotros tenéis padres maravillosos como el de Jaime que os aman y cuidan de vosotros. Pero, quizás, algunos
de vosotros tengáis padres separados. Quizás alguno de ellos se haya marchado de casa y pienses que por ese
motivo no quieran estar contigo. Eso es realmente triste, pero quiero que sepas que hay alguien que te ama,
incluso más que todos los padres o tus profesores, ese alguien es Dios.
Su Hijo, el Señor Jesús, murió en la cruz por todas las cosas malas que tú has hecho. Leemos en la Biblia que
Dios envió a su hijo a este mundo para nacer primero como un bebé y después vivir una vida perfecta y para
morir en la cruz por nuestros pecados.
Lámina 5-3
En la cruz, Dios cargó en Jesús nuestros pecados, esas acciones malas como las
mentiras, la desobediencia, y los malos pensamientos. El Señor sufrió una terrible muerte por todo lo que nosotros habíamos hecho. Nosotros merecíamos
morir, pero Él lo hizo en nuestro lugar. El padre de Jaime perdonó a su hijo,
pero había una cosa que su padre no podía hacer por él y que Dios sí puede
hacer. ¿Qué era? (cambiarlo) Su padre no podía cambiarle por dentro. Dios
puede hacer eso, si quieres que Dios te cambie puedes orar y pedírselo. Si no
estás del todo seguro sobre lo que tienes que hacer, ven a hablar conmigo después de la clase. No temas, quiero
ayudarte y estaré contento si puedo hablar contigo personalmente. (Indica un lugar donde podrías hablar).
El padre de Jaime pagó por el daño de las camisetas. Como Dios nos amó tanto, pagó un precio mucho más
alto para que nuestros pecados pudieran ser perdonados. ¿Cuál fue el precio? (Sí, dio a su hijo para morir por
nuestros pecados).
Hay muchas historias en la Biblia de personas que hicieron lo malo y también se sintieron culpables. Déjame
que te hable de un hombre que vivía en los tiempos de Jesús. (En este punto cuenta la historia de Mateo usando las láminas 5.4 y 5.5. O, mejor todavía, haz una entrevista a Mateo. Quizás, algún adulto de tu iglesia o un
ayudante capaz podría tomar el papel de Mateo. Para tener un efecto más dramático, se podría disfrazar con
una túnica. Podrías hacer una fotocopia de las preguntas abajo para guiar la entrevista. La persona que toma
el papel de Mateo, de antemano tendría que estudiar bien el texto, pero no haría falta que memorizara las respuestas).
Maestro: ¿Cómo te llamas?
Mateo:Mateo.
Maestro: ¿Eres el Mateo que era uno de los discípulos que estuvo con Jesús?
Mateo:Sí.
Maestro: Tendría que ser maravilloso ser amigo de Jesús ¿no?
Mateo:¡Sí, lo fue! Casi es difícil de creer que Dios permitiese a una persona como yo aprender tantas cosas al
lado de Jesús durante 3 años. Yo había hecho cosas terribles antes.
Maestro: ¿Podrías explicarnos algo acerca de su historia? Ahora que te tengo cerca quisiera saber más sobre ti.
Tengo algunas preguntas apuntadas que quería hacerte.
Mateo:Pues en verdad, hice cosas malas en mi pasado, que me hacen sentir avergonzado ahora. Los romanos
habían conquistado nuestra tierra de Israel y nos gobernaron durante muchos años. Nos obligaban a nosotros
los judíos a pagar muchos impuestos. Los judíos se sentían explotados y enfadados porque no podían gobernarse a si mismos. Yo trabajaba para los romanos y recogía los impuestos. Eso ahora me produce vergüenza.
Maestro: ¿Por qué te produce vergüenza?
33
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
Lámina 5-4
Mateo: Yo trabajaba para los enemigos de mi pueblo, fui un traidor para ellos.
Me sentí mal y culpable dentro de mí, pero no lo mostraba por fuera. No intentaba recoger el dinero para los impuestos de una manera que no se notara, en
lugar de eso, puse una oficina en la misma calle donde todo el mundo pasaba a
pagar sus impuestos. Nosotros, los cobradores de impuestos, a menudo cobrábamos más dinero de la cuenta para guardarlo en nuestros bolsillos, en vez de
entregarlo todo a los romanos.
Maestro: Pero todo eso cambió ¿No?
Lámina 5-5
Mateo: ¡Si! Realmente así fue. Un día el Señor Jesús estaba pasando por la calle
y me llamó para seguirle.
Maestro: ¿Sabías quién te llamaba?
Mateo: Había oído las cosas maravillosas que había hecho y dicho. Realmente,
no sabía entonces todo lo que sé ahora: que Jesús es el Hijo de Dios y que bajó
del cielo para morir en la cruz por nuestros pecados y para cambiar nuestra
vida. Sólo más tarde entendí que había muerto incluso por las cosas malas que yo y cada uno de nosotros habíamos hecho.
Maestro: ¿Entonces qué hiciste cuando Él te llamó para seguirle?
Mateo:Ese día me levanté y le seguí. Estaba tan contento que hice un gran banquete en mi casa. Jesús, otros
amigos suyos y algunos de mis compañeros vinieron y lo pasamos muy bien juntos. Jesús fue muy criticado por
comer con los cobradores de impuestos.
Maestro: ¿Cómo te sentiste cuando Jesús fue a tu casa?
Mateo:Estaba muy contento de que Él estuviera dispuesto a estar con nosotros. Al lado de Jesús me sentí culpable, pero aprendí a confiar en Él. Sé que ha perdonado todas las cosas malas que hice y sé que fue castigado en
la cruz para que yo no fuera castigado. Jesús me cambió y ahora mis sentimientos de culpabilidad ¡ya no están!
(VCI). Quizás, como Jaime o Mateo en los tiempos de Jesús, tú también sabes que haces cosas malas. Tú has
desobedecido a Dios y te sientes culpable también. Pero Dios te ama y quiere perdonarte.
Ven hoy a Jesús. No puedes hablar con Él cara a cara como hizo Mateo, pero sí que puedes dirigirte a él en
oración, porque Él promete: “Al que a mí viene, no le echo fuera”(Juan 6:37b). Dile que tú reconoces las cosas
malas que has hecho. Dile que quieres que te cambie. Dale gracias, que Él, el Hijo de Dios, te amó tanto que
murió llevando el castigo que tú merecías. Pídele que te perdone y cambie tu vida. ¡Ven a Él hoy!
¿Qué hace Dios con todas las cosas malas después de haberle pedido que nos perdone? Vamos a averiguarlo.
Lámina 5-6
(Escribe cada uno de los siguientes versículos en tiras de papel, un versículo
para cada tira. Pon las tiras en tu Biblia con los extremos visibles. Invita a un
niño a venir a sacar una tira de tu Biblia y leerla. Luego tú escribes en una pizarra o cartulina las palabras que explican lo que Dios hace con nuestros pecados.
Haz esto con cada tira).
34
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
Versículos
Lo que Dios hace
Hechos 3:19 Él borra nuestros pecados.
Miqueas 7:19
Los echa al fondo del mar.
Salmo 51:2
Él los limpia.
Salmo 103:12
Él los aleja de nosotros.
Hebreos 8:12
Ya no se acordará de ellos.
(En este punto, o en otro momento del programa, puedes añadir el siguiente párrafo).
A veces los niños y niñas pueden sentirse culpables por alguna cosa que en realidad no es culpa suya. Por ejemplo, cuando los padres se separan y alguno de ellos se va de casa. Algún niño puede pensar: “es por mi culpa”, es
por algo que yo he hecho que mamá o papá se ha ido”. Pero no es así, no es tu culpa. Esa es una decisión que a
veces hacen los adultos y los niños no son culpables. Es muy probable que eso te haya causado mucha tristeza,
pero no es tu culpa.
A veces, los adultos hacen que los niños hagan cosas que realmente son malas. No querías hacerlo, pero te
dijeron que no te preocuparas y te obligaron a hacerlo. Quizás hasta te hayan dicho que no debías explicarlo a
nadie y eso te hace sentirte mal y culpable. Otra vez te digo que no debes culparte, no es tu culpa.
(Ofrece aconsejar personalmente a algún niño que lo desee) Si tú tienes algún problema y quieres contármelo,
puedes hacerlo con confianza, soy tu amigo y me sentiría feliz si pudiera ayudarte.
(VCS). Si ya has confiado en Jesús como tu Salvador, agradéceselo cada día, que te haya aceptado como Su hijo
y que haya perdonado tus pecados. No debes sentirte culpable nunca más por las cosas del pasado. Jesús llevó
nuestro castigo a la cruz. A sus ojos ahora ya estás limpio. Pide al Señor que cada día puedas vivir la vida que Él
quiere. Él puede ayudarte a ser como Mateo que llegó a ser Su discípulo y que ayudó a muchas otras personas
a caminar tras Jesús.
Preguntas de repaso
1. ¿Cuál era el trabajo de Mateo? (Cobrador de impuestos).
2. ¿Qué hacía que desagradaba a Dios? (Como trabajaba para los romanos (el enemigo) es probable que cobraba más dinero de lo que debía hacer).
3. ¿Cómo se convirtió en uno de los discípulos de Jesús? (Jesús le llamó para que le siguiera).
4. ¿Qué hizo para mostrar su gratitud y felicidad tras el encuentro con Jesús? (Invitó a Jesús a una gran fiesta
en su casa).
5. ¿Por qué Jesús se mezcló con gente como Mateo y otros recaudadores de impuestos? (Porque vino al mundo
para salvar a toda clase de pecadores).
6. ¿Qué precio pagó Dios para que los pecados de Mateo y los nuestros pudieran ser perdonados? (Dio a Su
Hijo para que muriera en la cruz).
7. ¿Qué debes hacer para que tus pecados sean perdonados? (Venir a Jesús y pedirle que te perdone).
8. ¿Qué hace Dios con nuestros pecados si se los confesamos? ¿Puedes darme dos respuestas? (Los perdona,
los borra).
9. Dos respuestas más a la misma pregunta (Dios los echa al fondo del mar y los olvida).
10. ¿Puedes decir el versículo de memoria? (Efesios 4:32 ó 1ª Pedro 5:9).
35
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
Actividad adicional para reforzar la verdad central
Haz fotocopias en cartulina de la página 43 que tiene el título: “¿Qué hace Dios con nuestros pecados?” Hay
dos círculos, uno tiene la pregunta, y hay un segmento para recortar; el otro círculo se une al primero mediante
un encuadernador para que puedan girar. El segundo círculo tiene las cinco respuestas impresas de tal forma
que se ven una tras otra por “la ventana” del primer círculo. Di a los niños que utilicen esta ayuda visual para
aprender y repasar las cinco respuestas.
36
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
DIOS RECIBE Y UTILIZA A LOS QUE CONFÍAN EN ÉL
Lección 1
37
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
DIOS TE AMA
Lección 1
38
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
¡CONFÍA EN DIOS!
Lección 2
39
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
MARCADOR
Lección 3
40
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
LIMPIO EN UN MUNDO DE SUCIEDAD
Lección 3
41
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
EL PERDÓN
Lección 4
42
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
¿QUÉ HACE DIOS CON NUESTROS PECADOS?
LECCIÓN 5
43
Dios se preocupa cuando los niños están tristes
RESUMEN DE UNOS PASOS BÁSICOS PARA ACONSEJAR AL NIÑO QUE TIENE
INQUIETUDES DE CONOCER A CRISTO COMO SU SALVADOR PERSONAL.
Asegúrate de que el niño comprenda las siguientes verdades:
Dios: ¿Quién es Dios?
Dios nos hizo. Nos habla por medio de la Biblia.
Dios es Santo y Puro. Nos ama.
El pecado: ¿Qué es el pecado?
El pecado es desobedecer los mandamientos de Dios. Es estar contra Dios.
Da ejemplos de pecados concretos.
El niño es pecador por naturaleza y práctica.
El pecado merece castigo.
El Salvador: ¿Quién es el único que puede quitarte el pecado?
¿Por qué puede sólo Él quitar tu pecado?
Dios el Hijo murió en la cruz por los pecadores.
El Señor Jesucristo resucitó de los muertos. Es el Señor.
Explica cómo ser salvo.
Explica lo que Señor quiere que haga el niño, y lo que hará Cristo.
1. Usa un versículo bíblico (Juan 1:12, 3:16, Hechos 16:31, Romanos 6:23, 10:13).
2. ¿Qué quiere el Señor que tú hagas?
3. Que hará el Señor?
Avisa en cuanto a dificultades en la vida como creyente.
Pregunta: ¿Quieres confiar en Cristo ahora, o prefieres pensar mas en esto?
Anima al niño a orar en voz alta (si está preparado) pidiendo al Señor que le salve.
Háblale de la seguridad de la salvación.
1. Vuelve al versículo bíblico que utilizaste antes.
2. Explica al niño que su vida ha de cambiar.
3. Explícale algunas de las grandes verdades que se aplican a la vida de un creyente: es hijo de Dios, ha sido
perdonado, Dios es su Padre, va al cielo.
Mas tarde, da unos consejos en cuanto a la vida espiritual.
Lee y obedece la Biblia. Habla con Dios, tu Padre celestial. Cuenta a otros lo que el Señor ha hecho por ti. Pide
al Señor que te perdone cuando peques. Reúnete con otros creyentes. Recuerda lo que Cristo promete: “No te
dejaré”.
44
Fly UP