...

el Libro de los pantalones secos

by user

on
Category: Documents
4

views

Report

Comments

Transcript

el Libro de los pantalones secos
Introducción
E
sta parte del Libro de los pantalones secos se dirige a los padres. Con
este manual, Difrax desea dar más información de fondo a los padres
acerca del comportamiento de sus hijos pequeños frente al hecho de
hacer pipí y caca. El objetivo del libro es aconsejar, por lo que no contiene
ninguna regla obligatoria.
Que salga lo que quiera
Antiguamente, nadie veía la falta de aseo como problema. En la Edad
Media, por ejemplo, aunque también en épocas posteriores y hasta bien
entrado el siglo XIX, la limpieza no era una prioridad en la agenda de las
familias. Los niños hacían sus necesidades en la calle y nadie le daba importancia. Todavía no existía el sistema de alcantarillado. Para hacerlo
más fácil, las criaturas llevaban vestidos o camisas largas sin braguitas,
calzoncillos o pañales de ninguna clase. Al sentir ganas de hacer sus
necesidades, solían ponerse en cuclillas al borde del camino y, hale, que
saliera lo que quisiera...
Además, todos lo pueden usar; junto a papá, mamá, compañero/a,
naturalmente, el libro está abierto a la consulta de toda clase de cuidadores.
Esperamos que las familias monoparentales también hagan uso y disfruten
de este libro.
Aconsejamos siempre a los padres que sigan su propia intuición. Como mamá
o papá, tú eres quien mejor conoce a tu hijo, y, además, ningún niño es igual
a otro. Quédate con la información del libro que creas poder utilizar.
¡Que disfrutes mucho con la lectura!
68
aprender. Los niños pequeños llevan pantaloncitos con agujeros para
el pipí y la caca. Cuando sienten ganas de hacer pipí o caca, se sientan y
listo. Sencillo y rápido. A diferencia de nosotros, en esas culturas no podemos saber concretamente a qué edad los niños aprenden a ser aseados.
El hecho es que eso ocurre de forma completamente natural.
No como en las películas
el contenido
prólogo
introducción
¿cuándo aprenderá tu hijo a ir al wc?
¿qué tienes que tener en cuenta durante el entrenamiento?
¿qué necesitas para el entrenamiento?
¿cómo hacer para que el entrenamiento sea
más fácil para tu hijo?
¡las recompensas funcionan!
¿cómo funciona la fábrica de caca?
aprender a hacer caca en el wc
¿cómo funciona la fábrica de pipí?
aprender a pasos agigantados
plan paso a paso para enseñar a hacer pipí en el wc
la noche
regresión o accidente
batalla en el cuartito (trampas)
¿cuándo debes ir al médico?
mitos
información y direcciones útiles
68
69
71
71
72
73
74
75
76
78
79
80
82
84
85
86
88
90
69
Desde nuestra perspectiva actual, resulta impensable una cultura de la
caca y el pipí semejante. ¡Y es que había, por decirlo así, un perfume...!
Sin embargo, así era la realidad cotidiana del siglo XIX – algo que casi
nunca se ve en las películas de esa época. Probablemente nos impactaría
demasiado – en nuestra cultura, ir al wc es algo personal, privado. En
todo caso, alrededor de 1900, es decir, a principios del siglo XX, el aseo
adquirió una carga emocional. Ir a hacer las necesidades era un acto
consciente. Durante esos años, aparecieron los denominados waterclosets (precursores de nuestros wcs) y se construyeron los alcantarillados.
Además, se introdujo el uso de la ropa interior y las personas se empezaron a preocupar más por la higiene personal. Contra lo que puedas
imaginar, el aseo no se aprendía con gusto. No, nada más lejos de la
realidad. La higiene personal se intentaba implantar con mano dura. El
castigo era la norma para el aprendizaje del aseo.
marianne vijverberg
Donde fueres, haz lo que vieres
Otros tiempos, otras costumbres. Pero también en otras culturas las
personas se comportan de modo distinto ante el aseo y su aprendizaje.
Así, en África, los bebés no utilizan pañales. Las madres llevan consigo
siempre a su hijo en un paño. Gracias a este contacto corporal tan estrecho, las madres sienten exactamente el momento en que su hijo necesita
hacer pipí y lo sacan rápidamente del paño. Una manera del todo natural para aprender. También en el Tibet y en China existe otra manera de
marc benninga
siempre bajo el control de un experto. Una vez cumplidos los 7 años,
los niños a menudo tienen algún problema que se manifiesta en que
continúan haciéndose pipí. Ponte en contacto con tu médico de cabecePor regla general, es tu hijo quien determina a partir de cuándo comenra o con el consultorio de urología.
zará a no hacerse pipí y caca encima. Se trata de un proceso natural –
• Problemas con la caca: cuando algún día un niño va al baño para hacer
de nada sirve forzarlo. Las edades medias en que los niños (pueden
sus necesidades, proseguirá un período en que se hará encima. No le
aprender) aprenden a hacer pipí y caca en el wc son:
des demasiada importancia. Pero si un niño que ya ha aprendido se la
• A partir de 2 años, tu hijo puede aprenderlo por sí mismo;
• A partir de 2 años y medio, puedes empezar a enseñarle de forma activa; vuelve a hacer encima de manera regular (varias veces al día), a menudo
se trata de un problema de estreñimiento. Consulta con tu médico de
• Primero, no se hará caca en los pañales por la noche (en general,
cabecera o un pediatra (consultorio para cuestiones de gastroenteroloa partir de 2 a 2 años y medio);
gía).
• Después, durante el día el niño indicará que tiene que hacer caca
(en general, a partir de 2 y medio a 3 años);
• En la siguiente etapa, tu hijo no se hará pipí durante el día
(en general, hacia su 4o aniversario);
• L a última etapa es cuando tu hijo tampoco se hace pipí por la noche
(en general, para su 5o aniversario).
¡Hurra, nuestro hijo ya no se lo hace encima!
70
71
Entonces, ya puedes echar las campanas al vuelo, porque tu hijo, como
se dice, ya no se lo hace encima.
• No comiences el aprendizaje antes de que tu hijo tenga 2 años y medio
(empezar más pronto tan sólo alargará el proceso o lo dificultará), a no
ser que él mismo empiece a hacerlo por sí mismo. El entrenamiento
suele durar de 5 a 9 meses. Si empiezas más tarde, el proceso de aprendizaje durará menos.
• ¿No lo consigue? No hagas del tema una prioridad.
• Problemas con el pipí durante el día (y a menudo también por la
noche): si después de cumplir los 6 años, tu hijo todavía se hace pipí
encima algún día o notas algo raro en su comportamiento respecto al
pipí, ya tienes bastantes motivos para que recibas ayuda adicional. Pide
hora para consultar con el urólogo u otro especialista.
• Problemas de pipí durante la noche: entre los 3 y los 5 años, puedes empezar a enseñarle a no hacerse pipí por la noche. Si tu hijo orina en la
cama después de cumplir los 5 años, puedes despertarle para que haga
pipí. Si después de los 6 años, tu hijo todavía tiene muchos accidentes
por la noche, puedes empezar con un entrenamiento más específico,
¿Cuándo aprenderá tu hijo a ir al
wc?
¿Qué tienes que tener en cuenta
durante el entrenamiento?
“¿El tuyo ya no se lo hace encima?”
Elegir el buen momento
Volvamos a nuestras tierras. Después de 1945, los pañales empezaron a
evolucionar y a popularizarse. Con ellos, los excrementos podían recogerse más fácilmente. Un bebé seco no era tan sólo necesario (nadie tenía
mucho tiempo ni dinero para lavar constantemente su ropita y ropa de
cama), sino que además se convirtió gradualmente en una cuestión de
prestigio. “¿El tuyo ya no se lo hace encima?” La mayoría de personas de
la generación de la posguerra habían aprendido a no tener accidentes al
año o año y medio. Cierto, eso es increíblemente pronto, como veremos
más adelante en el manual. Años después, las ideas sobre la edad deseada
para aprender a no hacerse sus necesidades encima cambiaron. Durante
los años 80 y 90 del siglo pasado, se experimentó un cambio fundamental en la concepción del aseo. Dos factores cruciales de esa transformación fueron la introducción de los pañales de papel o desechables y el
aumento del número de madres trabajadoras. Todo ello conllevó una
modificación de perspectiva sobre el desarrollo del niño. Esa nueva
óptica se percibe además con el inicio de la investigación científica
sobre el aprendizaje para ir al wc.
El entrenamiento para ir al wc no es algo que sucede naturalmente, por
lo que resulta muy práctico reflexionar de antemano y establecer un
plan para ti y para tu hijo. Ante todo, deberás observar si el niño ya te da
señales de que quiere hacer pipí o caca en el orinal o en el wc. ¡Aprovecha ese momento! Cada niño seguirá su propio camino y, además, dos
niños – incluyendo los de una única familia- nunca son iguales.
Señales
¿Qué te parece? Si empiezas a enseñar a tu hijo demasiado pronto, el
niño tardará algo más a no hacérselo ‘encima’. Por el contrario, tu hijo
precisará de un período de aprendizaje más reducido si tú, como madre,
interpretas correctamente las señales que tu hijo te da cuando él mismo
está en proceso de aprender a ir al orinal o al wc. En lugar de empezar a
la edad prematura de 1 año a 1 y medio, se recomienda empezar con el
entrenamiento para ir al wc a partir de los 2 años y medio. ¡Como ves,
cambia mucho!
Espera un poco...
Aparte de las señales del niño, deberás considerar también otros factores.
Así, hay períodos más o menos propicios para dar comienzo con el
aprendizaje. Si te acabas de mudar, tu hijo empieza justo ahora a ir al
parvulario, te has separado o has dado a luz hace poco, entonces existen
demasiados hechos insólitos para tu pequeñín. La tensión o, simplemente, los cambios importantes no convienen en el aprendizaje de ir al
wc, así que, en esos casos, es mejor esperar un poco.
¡Una cosa después de otra!
Lo más importante es que tu punto de partida sea tu propio hijo. Si está
ocupado en otra cosa (por ejemplo: acostumbrarse al parvulario o estar
enfermo), su interés por el orinal o el wc decaerá enseguida. También los
niños hacen las cosas una por una. Durante un período emocional, no
habrá más energía para hacer pipí y caca de forma aseada. Así, el hecho
de aprender a ir al wc queda relegado al último lugar en la lista (inconsciente) de prioridades de los más pequeños.
Entrenándose
Como muchas otras cosas que un niño debe aprender durante su infancia, hacer pipí y caca en el wc se adquiere con la práctica. Al igual que
aprender a escuchar, se trata de un proceso que exigirá mucho tiempo
Las niñas lo hacen antes
Por regla general, los niños de hoy suelen aprender a hacer pipí y caca en y comprensión por tu parte para mostrar al niño el camino correcto. El
concepto de entrenamiento sugiere que la atención y/o empeño del niño
el wc más bien 8 meses más tarde que en otras décadas. Ahora bien, los
también están presentes. Eso es un aspecto favorable, ya que, de este
niños a menudo son más lentos que las niñas. Esto tiene que ver con el
modo, como madre tan sólo deberás estimular ‘eso que está presente’.
hecho general de que las niñas son más rápidas en muchos procesos de
aprendizaje. Por ejemplo, suelen entrar antes en el período de la puber- Como cuando aprende a andar, tu hijo deberá dominar esa habilidad.
tad. Terminada la etapa de crecimiento, las diferencias en los procesos de
aprendizaje vuelven a desaparecer…
¿Cómo hacer para que el
entrenamiento sea más fácil
para tu hijo?
¿Qué necesitas para el
entrenamiento?
Sintonizar
Madurez
Tu hijo tiene que estar preparado para seguir el entrenamiento. Empezar antes no tiene ningún sentido. De lo contrario, el proceso entero
demandará más energía y durará más tiempo. En general, tu hijo hará
pipí en el wc durante el día a los 4 años y al año siguiente ya no se hará
pipí en la cama. Así, a los 1-2-3 años, todavía no son maduros. De forma
aproximada, se puede decir que, entre el año y medio y los 2, el niño ya
tiene una vejiga de tamaño suficientemente grande para retener el pipí
y un cerebro que puede recoger la señal de retener el pipí. A continuación, tiene que saber decir y entender las palabras ‘terminado’, ‘orinal’,
‘pipí’, etc. También es importante que pueda distinguir entre causa
y efecto. “Mi vejiga está llena, tengo ganas de hacer pipí y voy al wc”,
por ejemplo. La madurez física y mental son pues requisitos para este
entrenamiento.
Ya lo hemos dicho más arriba: utiliza las señales que te da el niño. Escoge un período tranquilo para empezar el entrenamiento; por lo tanto,
nunca en la típica fase del no. Si tu hijo siente interés por el wc y por
todo lo que allí ocurre, sintoniza con él. A los niños les encanta imitar a
sus padres y hermanos: sácale partido a esa circunstancia tan práctica.
Déjale encender y apagar la luz, tirar de la cadena, cambiar el rollo de papel higiénico y otras pequeñas tareas similares. Cuando veas que tu hijo
tiene ganas de hacer pipí, porque se mueve de un lado a otro o porque
simplemente se queda calladito y se pone rojo, llévalo contigo al baño.
Así, será consciente de la causa (vejiga llena) y el efecto (hacer pipí).
Materiales
Lo que puedes hacer es que tu casa disponga de todo lo necesario para
satisfacer a tu hijo cuando indique que quiere hacer pipí en el orinal. En
este caso, comprad juntos un orinal bien divertido, quizás incluso uno
que puedas llevarte fácilmente cuando vas de visita (no olvide llevarte
una bolsa con ropa limpia). Además, conviene tener dos protectores de
colchón si tu hijo duerme sin pañales. Cuando el niño haya dado el paso
de dejar el orinal para ir al baño, un reductor para el wc le será muy útil.
Con él, tu hijo se sentará tranquilo y hacer pipí le resultará más fácil. Lo
mismo ocurre con el uso del escaloncito, que permitirá que el niño se
sienta relajado, pues sus pies se apoyan en el escaloncito.
Presionando con presión
La paciencia es la madre de la ciencia
72
Además de la madurez física y mental, los aspectos sociales también
desempeñan un papel destacable. Este hecho lo puedes constatar cuando
tu hijo imita a los demás niños al querer ir al orinal o negarse a llevar
pañales. A los 2 años y medio, tu hijo quiere imitarlo todo para aprender
nuevas habilidades: “¡Yo también quiero!” Ponerse la chaqueta, comer
solo, cepillarse los dientes, pero también hacer pipí. Utiliza esas señales
sociales para ofrecerle entonces el orinal. Cuando no te hable de ello, espera. Así pues, la madurez depende de numerosos factores. Esos factores
no se presentan a la vez – se trata de un proceso fluido. En consecuencia,
resulta imposible indicar una edad exacta del momento en que los niños
saben ir al baño. Espera entonces que tu hijo adquiera la madurez necesaria; eso requiere de ti únicamente ‘paciencia’.
73
Estudia primero tu agenda, es decir: ¿estás segura de que tú misma no
estás demasiado ocupada para ayudar a tu hijo a hacer pipí y caca – o
como lo llaméis en vuestra familia? El verano es un período excelente –
en particular para los padres. Como a los niños les encanta jugar fuera
en pantalones cortos o vestido de tirantes, en caso de accidente, tendrás
algo menos de ropa sucia para lavar que durante el invierno, época en la
que la mayoría de los pequeños llevan muchas más prendas de vestir.
¿Preparados para empezar?
Para empezar con el entrenamiento, necesitas lo siguiente:
• Un orinal
• El buen momento (tu hijo te indica que quiere hacer pipí en el orinal)
• Las palabras correctas (tu hijo entiende el significado de “pipí”, “caca”,
“terminado” y “orinal/wc”)
• El contexto (explícale que hacer pipí y caca es algo natural: ¡todo el
mundo lo hace!)
• Objetos necesarios (un reductor para wc y un escaloncito para una
buena posición de sentado donde sus piecitos tengan un apoyo)
• Recompensa (cada resultado visible (pipí o caca) será recompensado ->
ver Capítulo 6)
Premios y recompensas
Existen varios escenarios posibles y conocidos: la mitad de la familia
se reúne en el baño y aplaude ante el primer pipí o caca hecha en el wc.
Parece exagerado, pero no lo es. Ciertamente, los premios y recompensas
son mejores incentivos para la motivación de tu hijo que ejercer presión
y mostrar desagrado en caso de accidente. No hay ninguna razón para
ser cursi con la caca y el pipí. Banalízalo al máximo para tu hijo y, de este
modo, aprenderá más rápidamente. ¡Todo el mundo lo hace y, cuanto
antes lo entienda el niño, más fácil será para él! Por supuesto, todos los
padres quieren que sus hijos aprendan sin dificultad alguna y con rapidez. Pero... eso dice más de ti que de él. Los niños lo hacen todo según su
propio ritmo. En consecuencia, no esperes grandes milagros y concibe
el entrenamiento más bien como una puesta a prueba. Nunca podrás
imponer una planificación de tiempo correcta para hacer pipí y caca.
Si en un momento dado no se logra, puedes dejar pasar tranquilamente
un par de meses antes de volverlo a intentar. Como madre, tienes un papel de estímulo, pero si no se consigue, no lo tomes como un fallo tuyo.
Consejos prácticos
Otro aspecto importante: Viste a tu hijo con ropa sencilla. Opta más bien
por una falda o un chándal que por un peto lleno de botones difíciles.
¡Los botones necesitan tiempo y a menudo no lo tienes cuando te urge
de verdad! Por otra parte, resulta práctico leer con el niño textos sobre el
wc, el pipí y la caca. Para ello, utiliza los cuentos sobre Clara y Carlos de
este libro. Como debes reaccionar al instante (de la urgencia), no está de
más disponer de un orinal en cada planta de la casa. Busca momentos
fijos (después de la siesta) y un lugar fijo para (probar a) hacer pipí. También puedes pedir a los abuelos (o a la canguro) que tengan un orinal
para tu hijo. Si tu familia sabe que has empezado a entrenar al niño a ir
al wc solo, las probabilidades de éxito serán todavía mayores.
Objetores
¿Qué hacer si tu hijo se opone? No lo conviertas en una cuestión vital y
deja que el niño se siente tranquilo en el wc u orinal con sus pantalones,
naturalmente, en la posición más cómoda (pies apoyados, abdominales
distendidos). Si, a continuación, no quiere ‘enseñar el culito’, es evidente
que todavía hay que esperar un poco. Ahora bien, cuando tu hijo quiera
sentarse sin pañales en un orinal o en el wc, dale un premio si continúa
así. Las recompensas impresionan y aumentan las posibilidades de que
la próxima vez el niño lo haga de nuevo (¡y durante más tiempo!).
¡Las recompensas funcionan!
Calendario del día y de la noche
Aprender a ir al wc es un proceso paulatino y natural y los castigos no
lo acelerarán. Las recompensas funcionan mejor, aunque sólo sea por el
ambiente agradable que ofrece un estímulo positivo. Así, Pipi, el hada
del wc, tiene un sistema de recompensas único y positivo. Como recompensas, dispone de un calendario del día y otro de la noche, de caquitas
y pipís en 3D para poderlas pegar en la pared del cuarto de baño y de
pegatinas. Si tu hijo ya no se hace pipí y caca durante el día y la noche,
podrás celebrarlo con una verdadera fiesta de la caca y el pipí.
Caquitas y pipís en 3D
74
Encontrarás los prácticos calendarios del día y de la noche y las pegatinas al final del libro. En los calendarios, podrás señalar cuándo han
tenido lugar los éxitos de tu hijo – durante el día y por la noche. El éxito
se obtiene cuando el niño haya hecho pipí o caca en el orinal o en el wc
o cuando haya pasado una noche seca. Para marcar estos logros, puedes
pegar una caquita o pipí en 3D en la pared del baño (durante el día) y
una pegatina en el calendario (del día y de la noche). Puedes comprar las
caquitas y pipís en 3D en la droguería, en establecimientos especializados en bebés o a través de www.difraxshop.com.
Como el entrenamiento para ir al baño solo puede durar bastante tiempo, te recomendamos que previamente hagas copias de los calendarios.
Además, puedes imprimir ejemplares en www.difrax.com.
¿Cómo funciona la fábrica de caca?
¿Cómo funciona el sistema de recompensas?
Para la noche
El objetivo del calendario de la noche es señalar cuándo se ha mantenido
seco tu hijo:
1. Después de una noche seca, podrás colocar una pegatina en el calendario de la noche. Cuelga el calendario de forma que sea bien visible en la
habitación del niño.
Para el día
El objetivo del calendario del día es señalar que tu hijo hace pipí y
caca en el orinal o en el wc. El orden para ofrecer las recompensas es el
siguiente:
1.¿Ha hecho pipí o caca en el wc? ¡Entonces pega una caquita y/o pipí
3D en la pared del cuarto de baño y un dale un aplauso!
2. Pega un adhesivo de un pipí o una caquita en el calendario. Cuélgalo
de manera bien visible, en la cocina o en el salón para que todo el
mundo pueda ver lo bien que va el entrenamiento;
3. Si tu hijo no se lo ha hecho encima durante todo el día, conseguirá la
pegatina de los pantalones secos;
4. Dale una pegatina o premio extra si el niño ha superado una etapa
difícil o cuando necesite ayuda complementaria o ánimos.
La fiesta de la caca y el pipí
Si tu hijo logra no hacerse pipí y caca encima durante el día y la noche,
puedes organizar la fiesta de la caca y el pipí para conmemorar este hecho memorable. Utiliza el Diploma de Pipi, el hada del wc, (ver el libro o
Saber que todo el mundo lo hace, incluyéndote a ti, mamá, puede ser
www.difrax.com), prepara una tarta o crea una corona de rollos de papel
una revelación absoluta para tu hijo. Utiliza las caquitas y pipís en 3D
higiénico. En definitiva, puedes celebrar el final del entrenamiento para
para todos los miembros de la familia, también para ti, señalando sus
nombres con un Post-it. El niño se dará cuenta de que no es el único que ir solo al baño de la forma tan festiva que quieras.
hace pipí y caca en el wc y el sentimiento de ‘ser mayor’ será un estímulo
complementario.
NB. Puedes adquirir las caquitas y pipís en 3D reutilizables en droguerías, establecimientos especializados en bebés o a través de www.difraxshop.com. Los calendarios del día y de la noche, así como las pegatinas, se
encuentran al final de este libro. Puedes descargar calendarios extra de
forma gratuita en www.difrax.com.
Todo el mundo lo hace
Información de fondo
Tranquilamente
Para la caca rigen los mismos principios que para el pipí. Si tú, como
madre, sabes exactamente cómo funciona, podrás explicarlo mejor a tu
hijo. Hacer caca es distinto que hacer pipí, pero ambos procesos se parecen mucho. Los alimentos, es decir, la comida y la bebida, después de
tragarlos, llegan al estómago a través del esófago. Después se dirigen al
intestino delgado. Con agua y sal, los alimentos se diluyen hasta formar
una papilla salada. Todo lo que el cuerpo puede utilizar, o sea, proteínas,
azúcares, grasas, vitaminas y minerales, se absorbe con el agua salada en
el intestino delgado, que mide varios metros de longitud. El resto va al
intestino grueso.
Nunca está de más decirlo: en un momento dado, tu hijo experimentará
conscientemente el proceso de sentir ganas de hacer sus necesidades.
Sólo entonces será el momento ideal para pensar en el entrenamiento,
antes no. El peligro se encuentra en que si empezaras demasiado pronto
con el aprendizaje, podrían surgir problemas de estreñimiento. Y eso
es algo que debes evitar, ya que con el estreñimiento puede caerse enseguida en un círculo vicioso. Por otro lado, tu hijo no necesita hacer caca
todos los días. Los bebés hacen caca a menudo, hasta 9 veces por día, pero
a la edad de 3 a 4 años, un niño hace caca como un adulto. Y eso significa
que bien puede hacerlo tanto 3 veces al día como 3 veces por semana.
De las papas a la caca
75
En el intestino grueso viven millones de bacterias que trituran los
restos de alimentos (principalmente fibras alimenticias) formando así
fragmentos todavía más reducidos. Esos trocitos atraen la humedad
para evitar que el excremento sea demasiado sólido. Junto con el agua,
los pequeños restos componen finalmente la caca. Esa caca prosigue
su camino hacia el recto, la última porción del intestino de tu sistema
digestivo. La mayor parte del día, el recto está vacío, por lo que no se
sienten ganas de ir al baño. El recto termina en el ano, que es una especie
de puerta hacia fuera. Los esfínteres se encargan de mantener esa ‘puerta’ cerrada.
¡Y ahora: fuera!
Cuando el intestino grueso ha acabado de digerir, los excrementos van
directamente al recto. El recto se hincha y se sienten ganas de ir al baño.
Si en ese momento tu hijo no tiene ninguna necesidad de ir al baño, los
esfínteres se activan y se tensan. En el instante en el que se percibe esa
necesidad, se adopta una posición sentada o en cuclillas, con el fin de
que el hueco entre el recto y el ano aumente y el perineo se relaje. Ejerciendo presión, los excrementos salen expulsados hacia fuera. La caca
puede tener toda clase de color, dependiendo de lo que comas, aunque
por lo general es marrón, y tener toda clase de forma, desde acuosa hasta
sólida como el barro, pasando por cualquier otra entre esos extremos.
Únicamente deberás preocuparte si la caca de tu hijo fuera blanca o negra. También habrá que tomar medidas si la caca fuera demasiado dura
o causara dolor a la hora de defecar.
Aprender a hacer caca en el wc
Érase una vez una noche...
Como ya hemos comentado, aprender a no hacerse pipí y caca encima no
ocurre de manera simultánea. Primero, los niños logran no hacerse caca
por la noche y, a continuación, durante el día. Evidentemente, poca influencia puedes ejercer sobre lo que sucede por la noche. El primer signo
de que tu hijo es lo bastante maduro para no hacerse caca encima es que,
por la mañana (o mientras le cambias los pañales por la noche), no tiene
caca en los pañales. También su comportamiento diurno te indicará
claramente cuándo empezar con el entrenamiento. Así, por ejemplo, si
el niño mantiene secos los pañales durante más tiempo que antes, siente
asco por la caca, se pone nervioso antes/mientras o después de hacer
caca o viene a ti por sí mismo para decirte que tiene los pañales sucios.
Además, el niño debe tener interés por todo aquello que se relacione con
el hecho de ir al cuarto de baño. Si no quiere saber nada del orinal o del
wc, todavía no es hora de comenzar con el aprendizaje. Así pues, resulta
esencial observar con atención al niño. Como madre, eres tú quien vas a
enseñarle a ir al wc a partir del instante en que esté preparado.
76
Reaccionar ante las señales
Teniendo buen cuidado de percatarse si tu hijo tiene que hacer caca o
pipí, podrás contarle a cada momento lo que ocurre. Por ejemplo: ‘creo
que tienes que hacer caca’ o ‘te has hecho pipí en los pañales y por eso
vamos a limpiarte’. El niño puede percibir perfectamente las señales de
su cuerpo que se refieren a la caca (o al pipí), pero eso no significa que
comprenda de forma precisa lo que ocurre. Lo mismo sucede cuando eres
tú la que va al cuarto de baño. Si hablas de todo ello de la manera más
sencilla y neutral posible, tu hijo aprenderá que no debe tener miedo del
wc y que es normal hacer ahí sus necesidades.
No hay que insistir
En el aprendizaje de hacer caca, hablamos conscientemente de fases (pasivas) y no de pasos (activos). Actividad o pasividad se refieren a ti, como
madre. Tu hijo toma la iniciativa y te indica cuándo ha superado una
fase. Observa a tu hijo y haz posible la siguiente fase. O, por el contrario,
ve más despacio y haz que la fase precedente se prolongue un poquito.
Si lo presionas demasiado en relación a la caca, corres el riesgo de que
La cuarta fase
tu hijo se retenga, con todas las consecuencias nefastas que ello supone.
Una de esas consecuencias es el estreñimiento. Si el niño cae un día en el
círculo vicioso de retener la caca y tener estreñimiento, ambos tendréis
que desperdiciar mucha energía, dolor y esfuerzo para que el hecho de
hacer caca vuelva a ocurrir de forma normal y relajada. Por consiguiente,
no insistas en que haga caca en el wc, sino más bien deja que se convierta
en algo banal.
Si tu hijo va al orinal desde hace un tiempo, podrás presentarle ya el wc.
Para esa transición, primero deberá aprender que hay una relación entre
esos dos objetos. Para ayudarle a entenderlo, puede vaciar él mismo
el orinal en el wc. Deja que además tire de la cadena. Las dimensiones
medias del wc no están adaptadas para que los niños se sienten con
comodidad. Por eso, te recomendamos añadir un escaloncito. Así, podrá
sentarse fácilmente y relajado, pues sus piernas no se balancearán a lo
largo del wc. La posición ideal es cuando sus piernecitas están plegadas en un ángulo de 90 grados; de este modo, los abdominales pueden
relajarse. Además, puedes colocar un reductor especial para wc, para que
tu hijo no se hunda demasiado en él. Permanece en el cuarto de baño
el tiempo necesario (p. ej. para frotarle el culito). El pequeño ya te dirá
cuándo puede hacerlo él solito.
La primera fase
Introduce el orinal de manera casual, por ejemplo colocándolo en medio
del salón. El niño podrá jugar espontáneamente con él. Puedes contarle
un par de veces para qué sirve este objeto. Explícale que el orinal es lo
mismo que el wc, pero para los niños. Además, pega en la pared del wc
caquitas y pipís en 3D cuando vayas tú misma. ¡Así, verá que hacer pipí y
caca en el baño es algo completamente normal!
La segunda fase
Si ves que tu hijo tiene ganas de hacer caca, acompáñale tranquilamente al orinal. De este modo, tu hijo aprenderá a relacionar las ganas de
hacer caca con el orinal. No te desanimes si durante los primeros días o
semanas no consigues que el niño se siente en el orinal. Normalmente,
tendrás que esperar un golpe de suerte. Cuando eso ocurra, prémialo con
generosidad: así entenderá lo que significa.
La tercera fase
Aprender a ir al wc es un proceso paulatino y natural. Y los castigos no
lo acelerarán, sino más bien lo dificultarán. Las recompensas funcionan
de manera positiva. Sobre todo, debes permanecer neutral ante los accidentes. Éstos pueden ocurrir – límpialo sin hacer ningún comentario.
El entrenamiento para ir al wc solo coincide a menudo con la fase del
desarrollo en la que tu hijo quiere ser independiente y autosuficiente.
Así, deja que el niño vaya al wc, se baje los pantalones y tire de la cadena
él solito. Evitarás la resistencia y, probablemente, el pequeño se opondrá
menos al entrenamiento. Si te pide ayuda, échale una mano.
77
¡Pasemos a la acción!
Cada familia tiene sus propias normas para ir al baño. Confecciona una
lista útil con todas ellas. ¡Cuanto mejor sepa tu hijo cómo funciona, más
seguro se sentirá!
• Ve donde está el orinal o el wc, utiliza el escaloncito
• Bájate los pantalones o súbete el vestido
• Siéntate en el orinal o en el wc (ver *)
• Deja que llegue el pipí; después, espera contando hasta 10
• Los nenes se sacuden el pipí con la pililla
• Las nenas se frotan con papel higiénico de adelante a atrás
• Límpiate el culito si has hecho caca frotando de adelante a atrás
• Súbete los calzoncillos o las braguitas (y luego tus pantalones/ y bájate
el vestido)
• Tira o presiona el botón de la cadena para limpiar el wc
• Lávate las manos
• Pega la caquita y/o el pipí 3D en la pared
• Apaga la luz y cierra la puerta al salir
• Pega en el calendario lo que hayas hecho
* Enseña a los niños que quieren hacer pipí de pie a levantar la tapa del wc. Una
vez terminado, baja de nuevo la tapa.
¿Cómo funciona la fábrica de pipí?
Información para entrenadores
Si deseas ayudar a tu hijo a ir al baño, resulta práctico que sepas cómo
funciona todo. Esto es: la vejiga, los riñones, el cerebro y todo lo relacionado con ello. Los profesionales de la especialidad de urología a menudo
emplean el término fábrica de pipí. Una fábrica es una buena imagen
para mostrar de una forma sencilla el funcionamiento del cuerpo
humano. Si tu hijo es capaz de hablar y entender lo que dices, (a partir
de los 5 años) puedes utilizar esta información – muy simplificada- para
explicarle cómo funciona cada cosa.
Vejiga, riñones
78
La vejiga se sitúa en la parte inferior de nuestro vientre. La vejiga almacena el pipí, fabricado por los riñones. Para saber dónde se encuentran
más o menos, basta colocar tus manos en la cintura con los pulgares
hacia adelante, justo por debajo de la caja torácica. Puede ser que no los
notes. Los riñones son una especie de pequeños coladores que limpian la
sangre. Se encargan de recoger los residuos de la sangre. El líquido que
bebes y que tu cuerpo no necesita (los residuos) llega a la vejiga a través
de los riñones. Los alimentos que comemos también contienen líquido,
como la verdura, la fruta, un helado o las natillas. Siempre bebes más
líquido del que necesita el cuerpo y tus riñones se encargan de que ese
exceso de líquido y los residuos vayan a la vejiga. Y eso es lo que llamamos pipí.
Cerebro
Cuando en la vejiga hay un poco de pipí, se envía una señal al cerebro,
que recorre la médula espinal. Aquí es donde se encuentran los nervios – para tu hijo una especie de cables o hilos que transmiten señales,
como ocurre por ejemplo con los cables del ordenador. Los nervios
envían una señal de parte de tu vejiga (‘estoy llena’) hacia tu cabeza. En
tu cabeza hay un centro del pipí, traducido para los niños como si fuera
un ‘ordenador del pipí’, que recibe la señal de la vejiga. El tamaño de la
vejiga depende de la edad (ver Capítulo 10: Aprender a pasos agigantados). Cuando la vejiga está llena, las señales son más intensas.
Ordenador del pipí
Aprender a pasos agigantados
(datos interesantes)
Mandarinas o naranjas
A través del ‘ordenador del pipí’, el niño puede reenviar dos señales a la
vejiga. La primera es ‘hay bastante pipí en mi vejiga, así que tengo que
hacer pipí’. La segunda es ‘todavía no hay suficiente pipí en mi vejiga,
así que me aguanto un rato’. Cuando retienes el pipí durante un ratito,
tu vejiga continúa llenándose de pipí. Porque tus riñones no paran de
funcionar. Si hay bastante pipí almacenado, las señales de tu vejiga serán
más intensas. Entonces tienes que hacer pipí.
Esfínteres
Debajo de la vejiga se encuentran los esfínteres, que podrían compararse
con un freno. Los esfínteres son una especie de puertas cerradas que se
encargan de que el pipí no vaya sin más de tu vejiga a los pantalones. Las
puertas o esfínteres únicamente se abren cuando haces pipí en el wc. Tu
vejiga deja que el pipí salga – para ello no tienes que hacer nada, así que
no presiones. La vejiga por sí sola se encarga de todo.
Freno de emergencia
Cuando tu hijo necesita ir al wc con urgencia, verás que no para de
moverse, de juntar las piernas o de emplear otras tretas del estilo. A menudo, los niños utilizan el freno de emergencia para no hacerse pipí. Ese
freno de emergencia está formado por el suelo pélvico. Como verdaderamente se trata del freno de emergencia, tan sólo deberíamos utilizarlo
en casos de absoluta necesidad. Ir al baño en cuanto tengas ganas es la
mejor opción.
79
¿Qué tamaño tiene la vejiga de un niño? ¿Y qué hacer con todo lo que
aprendes? Para conocer el tamaño de la vejiga o su capacidad, existen
varias fórmulas. Los profesionales utilizan, en su mayoría, la siguiente: 30 x edad + 30. La vejiga de un niño de 9 años tiene un volumen de
270+30=300cc, lo que equivale a una taza bien llena. La capacidad de la
vejiga de un niño de 3 años es de 90+30= 120cc, lo que sería igual a beber
media taza. También puedes representar la vejiga como una naranja (9
años) y una mandarina (3 años).
bidas, por ejemplo, nunca antes de acostarse. Durante la noche, además,
tus riñones continúan fabricando pipí, pero a ritmo de caracol. Si tu hijo
no bebe suficiente, el color del pipí será más oscuro que el normal. A
causa del calor, ese fenómeno se reproduce, puesto que el cuerpo pierde
ya mucho líquido a través del sudor. El pipí oscuro es más concentrado
y produce más picazón en la vejiga. La urgencia de hacer pipí es pues
más intensa o viva. Por otra parte, el pipí no es sucio. Los niños tienen la
ventaja de saber que su propio pipí es algo limpio. Cuanto más banal sea
el hecho de hacer pipí y caca, más fácil será controlarlos.
Sensores
Volumen
La vejiga de un niño crece hasta que cumple los 12 años, aproximadamente. Como la vejiga es un músculo, puede contraerse y estirarse. En
la vejiga hay sensores. Son ellos los que se encargan de transmitir al
cerebro las señales de ‘estoy llena’ o ‘todavía cabe más’. Cuando tu hijo
es capaz de dominar esa especie de comunicación telefónica de acá para
allá, eso es que está bien entrenado. Si se sienta en el wc en el momento
justo y logra tener menos accidentes en sus pañales, entonces tu hijo ya
ha aprendido a no hacérselo encima.
Si un niño tiene dificultades a la hora de mantener sus pañales secos,
los padres suelen darle menos de beber. Pero beber un vaso durante la
comida es normal y no debes escatimarlo. La vejiga tiene que aprender a
guardar el pipí; beber menos perturba ese proceso. Así pues, para el niño
beber es necesario, entre otras cosas, para desarrollar el volumen de la
vejiga.
Colaboración
Antes de que tu hijo vaya al wc solo para hacer sus necesidades, su cuerpo debe funcionar bien a tres niveles. O, mejor dicho, colaborar bien.
Esos tres niveles son:
a) el mecanismo de almacenamiento y cierre (la vejiga y el esfínter),
además de la capacidad de la vejiga (ha de ser de tamaño suficiente);
b) el reconocimiento de las señales (también denominadas avisos);
c) el cerebro, que se encarga de recibir las señales.
¡Después de todo, ir al baño solo entraña una colaboración enorme y
compleja!
¿Bebes bastante?
Por regla general, a partir de los 6 años, los niños beben de uno a un litro
y medio de líquido al día, lo que corresponde a cinco tazas. Lo que das de
beber a tu hijo es también determinante para la cantidad de pipí generada. De la limonada y del agua, se crea menos pipí que del café, el té, la
Coca-Cola y otras bebidas gaseosas. Deberías limitarte a ofrecer esas be-
Orden lógico
Aprender a controlar sus necesidades es un proceso que se desarrolla en
varias etapas:
• En primer lugar, tu hijo no se hará caca por la noche;
• Después, durante el día, te indicará que tiene que hacer caca;
• En la siguiente etapa tu niño mantiene los pañales secos y hace pipí
en el orinal o en el wc;
• Finalmente, el pequeño pasa las noches seco y no se hace pipí en
la cama.
Plan paso a paso para enseñar
a hacer pipí en el wc
Primer paso
De vez en cuando, deja que tu hijo te acompañe al baño cuando tengas
que ir a hacer pipí. Así, despertarás su interés. Enseguida aprenderás a
detectar las señales del niño cuando sienta ganas de hacer pipí. Verás
que de repente se pone rojo, no dice nada y se está quietecito o, simplemente, se mueve de un lado a otro sin cesar. Intenta que tu hijo se siente
en el orinal o en el wc. Como recompensa, puedes pegar en la pared del
cuarto de baño uno de los pipís en 3D (ver Capítulo 6: ¡Las recompensas
funcionan!). ¡Pégalos tú también con alegría!
Segundo paso
80
“Tatararaaaaa: ¡el orinal!” Utiliza el orinal en los momentos más oportunos, esto es: justo después de despertarse, justo después de comer o
cuando tu hijo te muestre que tiene ganas. Sienta a tu hijo en el orinal y
recompénsalo cuando haga pipí. Es importante que no lo dejes sentado
en el orinal durante demasiado tiempo: o sale o no sale. Si se aburre,
sentarse en el orinal se convertirá en una experiencia negativa y eso
precisamente es lo que deseas evitar. Dedicar de cinco a diez minutos es
efectivo. Cada pipí (o caca) merecerá un pipí y/o una caquita 3D y una
pegatina en el calendario. Si tu hijo ha logrado no hacérselo encima
durante todo el día, recibirá la pegatina de los pantalones secos. De vez
en cuando, dale una recompensa o una pegatina extra cuando haya
superado una etapa difícil o si necesita ánimos o más ayuda.
Sexto paso
del ritual y es un momento excelente para que aprenda cómo debe
hacerse (y cómo no ha de hacerse: ¡cuidado con ensuciarse!). Cada pipí
(o caca) da derecho a una pegatina.
Cuarto paso
De los 6 a los 9 o 10 meses verás cómo tu hijo progresa (Atención: se trata
de cifras generales: tal vez lo logre en un par de semanas). La imitación,
la ayuda y las recompensas comienzan a dar su fruto. Una vez haya
transcurrido algo de tiempo, podrás pasar del orinal al wc, aunque quizás tú hayas empezado directamente en el wc, pasando por alto el orinal.
¿Y por qué no? Observa bien lo que a tu hijo le gusta; no existe ninguna
fecha límite para ello. Mediante un reductor para el wc y/o un escaloncito, facilitarás las cosas al niño. El momento del paso al wc también
merece un aplauso y podrás pegar en la pared una caquita o pipí 3D.
Cosas útiles para el baño:
Un wc
Un escaloncito
Un reductor para la taza del wc
Papel higiénico y toallitas húmedas
Tercer paso
Quinto paso
Si en un día tu hijo tiene varios logros, también podrás ofrecerle el
orinal en momentos distintos de los fijados. Por ejemplo, de manera
estándar, de 5 a 6 veces al día. Ya lo hemos dicho antes: ¡has de querer y
poder dedicarle tiempo! Debes procurar que los momentos de éxito pasen a ser momentos de rutina. Esto estimulará al pequeño para que sea
consciente del hecho de hacer pipí. Una manera de ayudar a tu hijo en
ese proceso es no ponerle pañales o ponerle unos que absorban menos.
¿Estás ocupada y te preguntas cómo mantener el interés de tu hijo en
el tema? Imitar a los hermanitos, a los demás niños del parvulario y a
vosotros mismos como padres resulta importantísimo para el entrenamiento del niño. Utilízalo. Vaciar juntos el orinal en el wc forma parte
Tras el éxito en el orinal y el wc, está atento a lo que sienta tu hijo y
detecta sus señales a tiempo para ir a hacer pipí. Pasar de estar seco a
ir a hacer normalmente sus necesidades en el wc representa un paso
enorme. Te aconsejamos empezar en el momento con más probabilidades de éxito, es decir: al comienzo del día, cuando tu hijo está todavía
fresco y bien reposado. Déjalo sin pañales por la mañana, pero cuando
sea demasiado difícil, al principio puedes probar una horita. Si hubiera
éxito: colocad una pegatina. Si se hace pipí en los pantalones, no le des
importancia. Límpialo y deja que disfrute de su tiempo sin pañales. Si en
una hora se hiciera pipí en los pantalones un par de veces, a todas luces
sería aún difícil y se debería volver al paso anterior…
81
Los momentos sin pañales deben prolongarse lentamente, hasta que tu
hijo esté seco durante todo el día. En esta fase de prueba, hay cosas que
son convenientes para sentarse bien en el wc. Como el niño se sienta
sobre un reductor para el wc, puede hacer pipí de forma relajada. Esto es
importante para evitar la cistitis. Si la posición para hacer pipí fuera incorrecta, podrían quedar restos de pipí en la vejiga y causar una inflamación. Un banquito o escaloncito debajo de los pies permiten que el culito
se relaje. ¿Ha hecho bien pipí? ¡A poner una pegatina! Procura que la
puerta del baño pueda abrirse también desde el exterior. Así impedirás
que tu hijo sienta pánico si se queda encerrado por accidente. Cuando
vayas de visita, puedes dar a tu hijo unos braga-pañales (pantaloncitos),
así le resultará más fácil ir al wc, aunque no olvides llevar otros pañales
por seguridad. Un último consejo: los accidentes ocurren con menor
frecuencia que antes, así que mantén la calma.
Las noches suelen ser más difíciles, tanto para los niños como para los
padres. Así, en el capítulo 12 profundizaremos un poco más en esta
última fase.
Enseñar a hacer pipí en 6 pasos
1. Detectar las señales y pasar al acto
2. En el orinal con regularidad
3. Del momento de éxito al momento de rutina
4. Del orinal al wc
5. Sin pañales
6. Todos los días seco
La noche
Primero, seco durante el día
82
En algún momento situado entre las edades de 3 a 5 años, tu hijo
se mantendrá seco también por la noche. Si ya no se lo hace encima
durante el día, cuentas con una gran ventaja. Si, por el contrario, el niño
no se mantiene seco durante el día, sino sólo por la noche, puede que se
deba al azar, aunque a menudo hay un problema oculto. Para saber más,
consulta el capítulo 14. El entrenamiento para la noche empieza cuando
tu hijo se viene despertando con los pañales secos desde hace unos días.
Si continúa manteniéndose seco unas cuantas noches por semana,
estimula el proceso dándole una pequeña recompensa. Para ello, utiliza
el calendario especial de la noche. La concienciación que se crea mediante el uso del calendario de la noche funciona también por la noche,
mientras duerme. Tu pequeño se despertará si tiene ganas de ir al baño
cuando sea consciente de que hay algo que le obliga a despertarse. Como
un bombero en turno de noche que ‘duerme’ al lado de la alarma...
Puedes optar por empezar el entrenamiento cuando tu hijo te pida dormir sin pañales o cuando creas que, siendo los resultados tan satisfactorios durante el día, el entrenamiento para la noche es una consecuencia
lógica. El hecho de quitarle los pañales puede estimularle también
para que duerma manteniéndose seco. Una noche seca significa colocar
una pegatina. Si el niño no logra mantenerse seco durante la noche, no
prolongues el entrenamiento: interrúmpelo e intenta de nuevo más adelante. En este caso rige una regla nada fácil: empezar demasiado pronto
no es bueno, pero si se empieza demasiado tarde el pequeño puede que
haya superado la fase de desarrollo más apropiada para ello.
Recompensa
Considera un instante que, para recompensar una noche seca, deberás
colocar la pegatina inmediatamente. Ya que se recompensa por algo que
ha ocurrido y no por algo que todavía ha de suceder (nunca digas: “si
esta noche no te haces en la cama, entonces...”). A menudo, un niño no
podrá cumplir con ese pronóstico y el fracaso le supondrá una frustración. Claro está, los pañales secos son la recompensa final, pero poner
una pegatina en el calendario de la noche también es divertido. ¿Cuándo
podrás quitarle los pañales de forma definitiva? Bueno, para muchos
padres es una cuestión que primero han de asumir. Seguro que ya te has
imaginado soñolienta, yendo a buscar ropa de cama limpia y similar.
Moral
Sin embargo, hay que correr ese riesgo. Además, siempre puedes evitar
que la cama se moje añadiendo un buen protector debajo de la sábana
bajera. En este caso, tan sólo deberás limpiar la sábana, el protector y
el pijama, y todo el mundo podrá seguir durmiendo tranquilamente
(coloca a mano ‘por si acaso...’ sábanas, protector y pijama limpios). En
general, habrá de 3 a 4 noches secas por semana sin pañales. Como ya
hemos dicho antes, a veces los niños piden dormir sin pañales. Dales la
oportunidad, incluso si tú personalmente no estás del todo segura de
que pasará la noche seco.
No generes ninguna cuestión privilegiada del hecho de hacer las
necesidades en el wc. Únicamente si tu hijo fuera mayor de 7 años y
tuviera todavía muchos accidentes por la noche, sería hora de iniciar
un entrenamiento dirigido, con ayuda o asistencia especializada. Antes
de esa edad, todo dependerá de tu propia paciencia y capacidad de
compartir los sentimientos. Así pues, tómate los accidentes de la forma
más relajada posible y ¡mantén la moral bien alta! Cuanto más normal
actúes, más normal lo encontrará el niño. En efecto: uno siempre será
más rápido que otro, pero si no cesas en la práctica de los ejercicios, todo
terminará bien.
Pausa
Si tu hijo debe pasar la noche fuera y sus noches todavía no son secas,
no lo dudes y dale unos cuantos pañales. Dormir en un lugar distinto es
excitante y hacerse pipí en la cama estropearía la fiesta. No le des importancia. Protégelo contra los posibles accidentes, ya que resulta complicado mantenerse seco en una cama ‘extraña’. Así, el niño se acostará
más tranquilo. Sin pañales, intentará quedarse despierto por miedo a
hacérselo encima. Interrumpe el entrenamiento de forma provisional en
esa clase de situaciones. Por lo tanto, no pongas el listón demasiado alto,
ya que el pequeño registrará tu decepción de manera infalible.
Intentar
83
En el período entre los 3 y los 5 años de edad, se trata de hacer intentos
de llevar a cabo el entrenamiento para la noche, ayudándose de los
consejos de este libro. No puedes dar largas al asunto, pues no servirá de
nada a tu hijo. Por encima de los 5 años, tienes a tu disposición entrenamientos para no hacerse pipí en la cama dirigidos por profesionales (ver
Capítulo 17: Información y direcciones útiles). A partir de los 7 años, es
muy posible que haya algún problema.
Accidente
¿Despierto o medio dormido?
Si tu hijo se hace pipí en la cama (regularmente) con más de 5 años
de edad, se trata de un problema. Con frecuencia, es el resultado de la
combinación de varios factores. Una capacidad de la vejiga demasiado
pequeña, una producción de pipí durante la noche excesiva, un sueño
muy profundo o factores emocionales importantes pueden conllevar
que el niño no sea capaz de dominar esa habilidad. Si tiene más de 5 años
puedes empezar a despertarle para que haga pipí. De este modo, la vejiga
se vaciará otra vez. Al despertarle, enseñarás a tu hijo a dormir de forma
algo más ligera. Generalmente, después de dos semanas, el cuerpo sabe
cómo debe dormir para mantenerse seco. Despertarle una vez por la
noche no perjudicará su reposo.
Muchos padres se preguntan si deben despertar completamente a su
hijo para hacer pipí. Esa cuestión se plantea en el marco de la concienciación del proceso. Y sí, en realidad hay que despertarle, pero si no logras
que se despierte del todo y el niño efectivamente hace pipí en el wc y se
mantiene seco, el resultado es también estupendo.
¿Parar o continuar?
Otra pregunta frecuente es el hecho de las interrupciones del proceso.
¿Parar o continuar? Si no percibes ningún efecto, puedes interrumpir el
entrenamiento. Estar probando sin conseguir resultados puede volverse
en tu contra. Se trata de un obstáculo para el entrenamiento real y puede
ser funesto para la motivación de tu hijo y la tuya. Lo mejor es comenzar
de nuevo bien frescos, después de un tiempo.
¿Derecho o sentado?
Hacer pipí sentado permite adoptar una posición más relajada, tanto
para las niñas como para los niños. Ahora bien, en un momento dado,
los niños se dan cuenta de que los otros niños (mayores) – como su
papá- hacen pipí de pie y quieren imitarlos. Pero al principio, los niños
pequeños encuentran muy complicado hacer pipí en el centro del wc y,
si tienen mala suerte, unas cuantas veces al día riegan el suelo. Tira una
pelotita de ping pong en el wc que le sirva de diana. Verás cómo aumenta su concentración sin que se enfade. La pelotita está rellena de aire y
permanece en la superficie por lo que no producirá ninguna obstrucción
en tu wc. En las tiendas, existen pelotitas especiales para hacer pipí que
puedes pegar en el centro del wc y que cambian de color cuando se orina
encima.
Regresión o accidente
Batalla en el cuartito (trampas)
Y de golpe y porrazo…
… tu hijo se hace encima de nuevo. ¿Pero bueno, cómo puede ser? Sí,
puede pasar. Cuando, de forma inesperada, tu hijo se lo hace encima
después de un largo período de éxito, debes comprobar si existe un
motivo que pueda ser causa de una regresión. Por ejemplo, puede tener
relación con la fase de la tozudez o con una pequeña gripe o resfriado, o
con las vivencias intensas del parvulario o de la escuela. En esos casos, las
nuevas destrezas a menudo adoptan un ritmo mucho más sosegado. Lo
que puedes hacer es ponerle pañales al niño durante un período corto y,
después, volver a retomar el proceso. Aplicaremos también la pequeña
pausa al sistema de recompensas: empieza a pegar adhesivos de nuevo
una vez que tu hijo intente otra vez ir a hacer pipí en el wc o mantenerse
seco por la noche.
¡Mira, se hace así!
Los hermanos mayores desempeñan un papel importante en el aprendizaje para hacer las necesidades en el wc. A los niños les encanta imitar
el comportamiento de sus ejemplos. Estimula a esos ‘ejemplos’ para que
compartan sus experiencias. Esto se puede hacer de forma lúdica. De este
modo, comprobarás que el proceso se desarrolla con mayor facilidad y
rapidez.
84
Mantenerse positivo
Lo que rige en la mesa, rige también en el wc. Cada batalla con tu hijo
es una batalla perdida de antemano. Por lo tanto, no la provoques. No
puedes obligar a hacer pipí o caca. O tienes ganas o no. Algunos niños
manifiestan lo que quieren de una manera radical. Hacer pipí o caca
puede convertirse en un simple medio de poder, ya que unas cuantas
veces al día, os encontráis cara a cara en la cancha del cuartito. Elimina
las batallas, porque no ganarás nada con ellas. En efecto, cuando hiciera
caca en esas circunstancias, tu hijo podría dejar de ser consciente del
proceso. Esto podría ocasionar estreñimiento, lo que no haría sino
aumentar de hecho el problema.
Como madre, puedes sentirte abatida cuando el entrenamiento no da resultado durante mucho tiempo. A pesar de ello, no consideres tu propia
decepción como una cuestión de importancia vital, sino más bien procura centrarte en las señales que tu hijo te ofrece. La tranquilidad es un
factor importantísimo, así como la distensión y la confianza. Transmite
alegría y tu hijo seguirá el ejemplo. Aunque esto no significa que debas
premiar un comportamiento fuera de lugar. Rechaza el comportamiento inoportuno y prémialo de nuevo si el comportamiento es bueno. Con
las pegatinas, por ejemplo. Recuerda en todo momento que el proceso de
aprender a ir al baño se desarrolla pasito a pasito. Igual que sucede a la
hora de aprender a andar, ¡también vale caer para volverse a levantar!
¿Quién, yo hacérmelo encima?
Algo importante
Si ocurriera algo importante en la vida del niño, como una separación o
una mudanza, la habilidad de mantenerse seco por la noche pasará (inconscientemente) a un segundo plano en su lista de prioridades. Tómate
el tiempo preciso, crea un clima de tranquilidad y prueba de nuevo. De
otro modo, el proceso estará condenado al fracaso. Algunos niños tienen
regresiones debido al miedo. Quizás se ha quedado encerrado alguna
vez en el wc, se ha tirado de la cadena mientras estaba todavía sentado
(lo que puede ser una experiencia aterradora) o ha sentido dolor al hacer
pipí. Si de repente tu hijo sólo quiere hacer caca en los pañales, intenta
presentarle los pañales como una especie de pequeño orinal y, por lo
tanto, vacíalos también en el wc. Cuanta menos agitación te provoque,
menos durará esa fase. Igualmente, la angustia puede originar una regresión temporal. Háblale sobre ello y crea las condiciones que permitan
que el niño lo comprenda. Si no sabe lo que ocurre o por qué algo puede
suceder, podrá sentir inseguridad. Tu confirmación de que un accidente
puede pasar y de que es normal tener regresiones, hará que tu hijo se
sienta mucho mejor.
La batalla está perdida de antemano
85
La batalla suele surgir cuando la comprensión mutua brilla por su
ausencia. Los niños, sean mayores o pequeños, eligen su propia solución
cuando no entienden algo o cuando no te entienden a ti. Algunos niños,
cuando se lo hacen encima, actúan a modo de solución como si no fuera
cierto. Para ti, se trata de una debilidad, pero para tu hijo esa negación
es una fuga, pues no sabe cómo solucionarlo de otra manera. Para él,
ocultarte que se ha hecho pipí o caca en las braguitas o calzoncillos no
tiene nada que ver con la falta de sinceridad. Cuando los niños fracasan,
prefieren no acordarse o no verse confrontados.
Ver más allá
En lugar de provocar una batalla sobre unas braguitas o calzoncillos
sucios, deberías ver más allá. ¿Por qué tu hijo se hace pipí o caca en los
pantalones? ¿Por qué no consigue mantenerse seco? ¿Hay bastantes incentivos? ¿Es porque no puede llegar a tiempo al wc? ¿Ha ocurrido algo
en el baño que le dé miedo? A veces, hay una explicación del hecho que
de pronto se lo haga encima en la que no habías pensado en un primer
momento. Lucha siempre para que el mundo sea menos incomprensible.
¿Cuándo debes ir al médico?
Signos
Hasta ahora nos hemos referido a niños que, unos antes otros más tarde,
logran hacer pipí y caca en el wc ‘normalmente’. No obstante, por supuesto existen niños que no lo consiguen. Si tu hijo tiene más de 6 años
y todavía no logra mantenerse seco por la noche, te recomendamos que
acudas al médico. Éste también es el caso de niños que varias veces al día
(> 5 x) producen un poquito de caca. El médico de cabecera establecerá
contigo una lista completa de signos para determinar de qué se trata.
86
Desventaja extra
En los niños, la cosa es distinta. Su uretra es más larga que la de las niñas
y cuando tienen cistitis, se debe a una causa anatómica. Si tu hijo ya ha
tenido 2 infecciones de orina, consulta con un especialista.
Los problemas de comportamiento como el TDAH, el trastorno generalizado del desarrollo sin especificar, el síndrome de hiperactividad y la
enfermedad de Asperger conllevan frecuentemente problemas de incontinencia. Así, los niños con esa clase de problemas tienen una desventaja
extra a la hora de aprender a ir al baño a hacer sus necesidades. Como el
funcionamiento general de la transmisión de señales está alterado, el
entrenamiento para ir al wc será también más duro. En efecto, cuando
existe otro tipo de problemas, prestar atención al cuerpo para mantenerse seco e ir al baño a tiempo se sitúan automáticamente en una posición
más baja en la lista de prioridades. Si a los padres de esos niños les
resultara difícil llevar a cabo el entrenamiento en casa, pueden dirigirse
directamente a un consultorio de urología o de enterología para recibir
ayuda y asistencia.
Tu hijo no es el único
¿Sabías que del 6 al 9% de alumnos de primaria tienen problemas de
incontinencia durante el día? ¿Sabías que el 80% de los niños tiene
problemas de estreñimiento tenaz? ¿Y que tan sólo el 15% de los que se
hacen pipí en la cama (niños que durante el día se mantienen secos, pero
que se hacen pipí en la cama de forma regular) aprenden a mantenerse
Solo no
Toma las medidas oportunas si cada día (por lo tanto también durante el secos de manera espontánea, sin ninguna clase de entrenamiento? A los
día) tu hijo tuviera ganas de hacer pipí o caca en pequeñas cantidades, si 5 años, el 10% de los niños se hace todavía pipí en la cama. A los 10 años,
el chorrito de pipí fuera muy débil o se entrecortara, si siempre hubiera ese porcentaje se reduce al 5% y, más tarde, el 2% de los púberes continúa
pequeñas zonas húmedas en las braguitas o calzoncillos, si utilizara mu- haciéndose pipí en la cama regularmente. Así pues, seguro que tu hijo
chos métodos para retenerse, si produjera pipí con un olor muy fuerte, si no es el único. Procura informarte bien sobre las bases médicas. ¡Evitarás
sintiera dolor al hacer pipí, si el pipí tuviera espuma, si hiciera pipí en la muchos problemas para cuando sea mayor!
tapa del wc en lugar de dentro de él o si el pipí le goteara continuamente… Incluso si el médico de cabecera te tranquiliza diciéndote que no hay Problema real
peligro alguno aunque tu hijo tenga más de 6 años, hay bastantes moLa incontinencia infantil se produce entonces más a menudo de lo que
tivos para buscar ayuda complementaria. Pide hora en el consultorio de pudiéramos pensar. En términos generales, 2 niños de cada clase de priurología o para ver a un especialista. Si tu hijo se lo hace encima durante maria tienen ese problema. La tendencia actual es investigar las posibles
el día (y se queja de una o varias molestias mencionadas más arriba), se
causas médicas de la incapacidad de mantenerse seco durante el día. Se
trata de un problema. Así, la uretra puede ser demasiado estrecha o estar trata de una iniciativa muy reciente. En otros tiempos, se creía que los
deformada, por lo que el pipí será cremoso. Tal vez se trate de una conniños que padecían esa clase de problemas eran una molestia o carecían
gestión. La vejiga, que es un músculo, puede tener un tirón en lugar de de determinación...
mantenerse flexible. Algunos niños, además, tienen una vejiga perezosa,
que no transmite ninguna señal cuando está (demasiado) llena.
Ecografía
Hoy en día, contamos con los medios más modernos de asistencia médica para investigar cuál podría ser el problema. La ecografía es uno de
Cistitis
esos medios. Mediante ondas de ultrasonidos, el especialista puede tener
La cistitis o inflamación de la vejiga se produce con frecuencia, en las
una visión general y rápida de lo que ocurre. A menudo, se trata de un
niñas más que en los niños. Las causas pueden ser variadas. Las niñas,
cuando hacen pipí, a veces no terminan de vaciar por completo su vejiga, pequeño defecto que puede resolverse fácilmente. Ello rige también para
los adultos: no te desanimes y acude a tiempo al especialista – si tu hijo
por lo que se genera un caldo de cultivo para bacterias. Una mala positiene dificultades para mantenerse seco siempre es por alguna causa.
ción y el hecho de presionar mientras se hace pipí influyen en el hecho
de que queden restos de orina en la vejiga.
Círculo
87
Un niño con una vejiga pequeña tiene un mecanismo natural que le
hace beber menos. Ello es comprensible, incluso lógico, pero no muy
inteligente. Ya que el pipí escaso y por lo tanto más concentrado propicia
los tirones de la vejiga. Y así enseguida caerás en el conocido círculo
vicioso. Lo más sensato es ofrecer a tu hijo las cantidades habituales de
bebida (de 1 a 1,5 litros al día) y, de este modo, entrenarás la vejiga para
que sea capaz de contener más pipí.
¡Acción!
Tu tarea como madre, consiste en ayudar a tu hijo y buscar soluciones
a sus problemas. De esta manera, evitarás los problemas cuando sea
más mayor, ya que los niños manifiestan que la incontinencia tiene o
ha tenido un impacto enorme en sus vidas. Si esa situación se alarga
durante demasiado tiempo, su resolución también tardará mucho más.
Es evidente: lo que se aprende de joven se aprende bien…
Pequeños mitos sobre el proceso
de controlar sus necesidades
“La Inflamación De La Vejiga Se Debe Al Frío”
MITO: una inflamación de vejiga no se debe al frío. Existen numerosas
causas para una inflamación de vejiga, que es distinta en los niños y
en las niñas, pero el frío no aparece en la lista. Tomar mucha vitamina
C puede ayudar a disminuir una pequeña inflamación, pero no si el
problema fuera crónico. Después de haber comprobado el efecto de los
arándanos sobre los problemas de vejiga, se sigue investigando.
“¿Lo haces expresamente o qué?”
MITO: llevar los pantalones llenos de pipí o caca no es nada agradable
para un niño y sorprenderles así a menudo le supone una humillación.
Ningún niño trata de humillarse de forma consciente. Por lo tanto,
abandona la idea de si lo hace expresamente o no y primero considera el
problema como algo nada agradable para tu hijo.
88
“Mi hijo es demasiado vago para hacer pipí en el
orinal”
MITO: la pereza no desempeña ningún papel en el proceso de ir solo al
“Dejarle con el pijama lleno de pipí ayuda para la
concienciación”
MITO: los castigos por accidentes de esta clase no ayudan nada. Ni para
baño o hacer pipí en el orinal (a tiempo). Si el camino al wc o al orinal es
demasiado complicado o siente miedo, aquel problema será desconocido
para tu hijo. Una estrategia típica de los niños. Asimismo, puede que tu
hijo juegue de forma tan intensa que se olvide de hacer pipí. Las señales
que la vejiga trasmite al cerebro no llegan a su destino.
la autoestima del niño, ni para su concienciación del proceso. Lavar el
pijama y la ropa de cama llenos de pipí son parte del cuidado normal de
tu hijo que tú como madre llevas a cabo. Eso no significa que no puedas
concienciar al niño de otro modo sobre la importancia de pasar las
noches (y los días) manteniéndose seco. Hazlo en un momento de tranquilidad y, naturalmente, no en medio de la noche cuando tú misma no
estás a tope de forma…
“Come alimentos ricos en fibra y bebe mucha agua,
así no tendrás estreñimiento”
MITO: si bebes mucha agua lo que conseguirás es hacer más pipí; pero
la caca no es más fina por eso. Y que los niños coman alimentos ricos en
fibra no tiene ningún efecto en el estreñimiento. En todo caso, todavía
no se ha demostrado científicamente su influencia beneficiosa.
“Con los laxantes tus intestinos se vuelven
perezosos”
“¿Se hace pipí por la noche? Bueno, ya se le pasará
MITO: los laxantes reblandecen las heces que provocan el estreñimiento cuando sea mayor...
MITO: no podemos adivinar cuándo aprenderá a ir solo al baño. Decir
y permiten una defecación más suave. Estos medios no tienen ningún
efecto sobre el movimiento del intestino. No existe un intestino perezoso.
“Haciendo pipí gota a gota entrenarás tu vejiga”
MITO: puedes entrenar tu vejiga de muchas maneras, pero hacer pipí
que tu hijo no se lo hará más encima antes de alcanzar la pubertad
es vaticinar con los posos del café. Un grupo muy reducido de niños
continúan con este problema durante años. ¡Recapacita un poco en lo
que eso significa para ellos! De forma tácita, tu laissez-faire puede aislar
socialmente a tu hijo. Pues, ¿quién debe todavía llevar pañales entre sus
colegas de secundaria? Así pues, ayuda a tu hijo, atrévete a probar y no
dejes que el proceso vaya a su libre albedrío.
gotita a gotita produce el efecto inverso. Años atrás, esta técnica se
fomentó para entrenar el perineo, pero también eso ha cambiado. Por
consiguiente, no hay que hacerlo, porque haciendo pipí gota a gota
pueden quedar restos de pipí y residuos en la vejiga: ¡ideal para provocar “Un niño que no bebe tampoco se hará pipí”
una cistitis!
MITO: este razonamiento no funciona. En la fruta y la verdura también
hay líquido, por lo que el niño continúa fabricando pipí y haciendo pipí.
Además, todo el mundo, mayores y pequeños, necesita líquido, así que
tenemos que seguir bebiendo. Dejar de beber no es ninguna solución
para el problema de la incontinencia. Se sabe que el ácido carbónico aumenta la producción de pipí, en consecuencia, dejar las bebidas gaseosas
puede ayudar un poquito para no hacer pipí de forma excesiva.
89
¡Es bueno saber!
A pesar de toda la información y consejos bien intencionados, tú eres
la que mejor conoce a tu hijo y la que sabe si tiene dificultades con el
proceso. En líneas generales, puedes hacerte la idea de que el niño se
mantendrá seco durante el día a los 4 años y a los 5 también por la noche.
Cuando tenga alrededor de (6 a) 7 años, será cuestión de tomar medidas
si todavía no lo logra (durante el día y/o por la noche). A menudo, se
trata de algún problema causante. Consulta a tu médico de cabecera o
con el especialista en el consultorio de urología o de enterología.
¡Te deseamos mucho éxito y pantalones bien secos!
Información y direcciones útiles
Poeppoli AMC
AMC, División de Endoscopia, C2-312
Meibergdreef 2
1105 AZ Ámsterdam
Sitio web: www.poeppoli.nl
Maag Lever Darm Stichting
Postbus 430
3430 AK Nieuwegein
Teléfono: 030-6055881
Línea de información: 0900-2025625 (en días laborables de 14:00 a 17:00)
Sitio web: www.mlds.nl
Nederlandse Vereniging van Diëtisten
90
Postbus 526
3990 GH Houten
Teléfono: 030-634 62 22
Sitio web: www.nvdietist.nl
Kinderurologie WKZ/UMCUtrecht
Postbus 85090
3508 AB Utrecht
Teléfono: 088-7555555
Sitio web: www.umcutrecht.nl/zorg/ouderskind/poliklinieken/B/
Blauw/
en
www.umcutrecht.nl/zorg/ouderskind/specialismen/M/medischepsychologieenmaatschappelijkwerk/samenwerking.htm
diplomas especiales.................................para el pipí y la caca
Lista de enlaces importantes:
www.difrax.nl (p.ej. para descargar el libro, calendarios extra, etc.)
Diploma de los pantalones secos
www.hetwkz.nl
www.umcutrecht.nl/zorg/ouderskind/specialismen/M/medischepsychologieenmaatschappelijkwerk/samenwerking.htm
Noche
Día
www.poeppoli.nl
www.poeppoli.nl/images/poepdagboek.pdf
www.alspoepennietgewoongaat.nl
dipl
is v oma
an
Otorgado el:
91
Imprime el Diplomas especiales a través de www.difrax.com
Dit
dipl
is v oma
an
Dit
www.mlds.nl
www.nvdietist.nl
www.ucanpooptoo.com (sitio web en inglés)
www.voedingscentrum.nl
www.underwunder.nl (sitio web comercial con ropa interior especial
para niños que tienen dificultades con el aprendizaje para ir a hacer sus
necesidades en el wc)
Diploma de los pantalones secos
Otorgado el:
El Libro Para
*
*
Enchild
AAls
In
seinen
los
kindprimeros
has
moet
ersten
a lot
jeaños
to
veel
Lebensjahren
learn
leren
de vida,
in intheje
elfirst
muss
eerste
niño few
tiene
einlevensjaren.
Kind
years.
muchas
vielHe
lernen.
cosas
has toEs
que
learn
lernt
aprender.
tozusit,
sit-Los
zen,
niños
no
stehen
aprenden
und
sentarse,
–maar
mantenerse
aber
auch
essen
piedrinken.
yWith
und
caminar
zu
únicamente:
Lerenzu
stand
and
zitten,
walk,
staan,
butazu
also
enlaufen
lopen
to learn
to ook
eat
eten
andzudedrink.
en
some
Bijtrinken.
de
children
één gaat
this
Bei manchen
también
aprenden
Kindern
a comer
geht das
y a wie
beber.
von En
selbst,
algunos
bei casos,
anderenestos
verläuft
sucede
es de
dit
all
comes
vanzelf
naturally,
goed,pero
bijfor
de
ander
isles
itiets
comes
lusten
less
naturally.
vanzelfsprekend.
This
Dit
weniger
forma
natural,
selbstverständlich.
en others
otros,
Dieses
cuesta
Buch
bietet
unminder
pocoIhnen
más
Unterstützung
¡Estebook
librooffers
le sirve
boek
you
support,
biedtpara
u ondersteuning
soEssenlernen
that
zodat
to
eat
leren
andeten
learning
leren
to yenjoy
lusten
food
een
can
leuke
an,
de
apoyo
damit
das
que
el learning
proceso
und
dedas
aprender
Essen-Mögenlernen
a en
comer
a eine
disfrutar
angenehme
conbelaa
Erfahrung
comida
convierta
und
en
agradable
Entdeckungsreise
experiencia
fürfor
y kind!
unKind
viaje
wird!
de descubriervaringseen
pleasant
experience
eenaufregende
ontdekkingreis
anduna
a journey
kunnen
of discovery
zijn voor
uwIhr
your
child!
miento
porAparte
de su hijo.
Het Hap-Slik-Weg-Boek
The
Take
Bite-Swallow-Gone
bevat leuke
book contains
voorleesverhalen,
fun storiesopdrachten,
for reading
Das Ham-Schluck-Weg-Buch enthält lustige Vorlesegeschichten,
eenlibro
aloud,
proefplan
activities,
overzicht,
abocado–Traga–Listo”
taste-something-new
beloningsstickers
plan,
en nog
reward
een
stickers
verrassing!
andpara
one
Aktivitäten,
El
“Tomaeinen
un
Probierplan,
Belohnungssticker
incluye
divertidas
und leuke
andere
historias
schöne
Lerenenlovely
more
eten
en
surprise!
leren
Learning
wordt
eat
leuk
and
met
learning
behulp van
to nuevas
enjoy
de avonturen
food
van
Überraschungen!
leer
voz alta,
actividades,
Daslusten
Essenlernen
untoplan
und
para
Essen-Mögenlernen
saborear
comidas,
wird iszumade
einer
pefröhlichen
gatinas
recompensa,
– de
mit
Hilfe
y van
¡una
dereetfee
sorpresa
Abenteuer
encantadora!
von
¡Aprender
Kai
den
a comer
Kaatwith
fun
ende
Ko
theSache
enhelp
metof
the
tips
adventures
ofMiMi!
Kate
andKlara
Kevinund
and
withundtips
from
yTipps
a disfrutar
derThomas-Holtus
Essensfee
con
la comida
MiMi!deelt
se haar
convierte
en algoals
divertido
la ayuda
Monique
MiMi
the
food
fairy!
ervaringen
expertcon
vanuit
haar de
las aventuras de Marisa y de Marcos, y con los consejos de MiMi, el hada
vakgebied
als eetconsulent
metSiehetin door
haarihrgeschreven
voor
Monique
de
las comidas!
Thomas-Holtus
lässt
dem von
geschriebengedeelte
Teil an ihren
de ouders.
Monique
Thomas-Holtus
Hetundkinderfee
shares
gedeelte
heralsexperiences
sluit
naadloosand
aan
expertise
bij de adviezen
as Kinderan eavan
Erfahrungen
Sachkenntnissen
Essberaterin
teilhaben.
Die
und
Monique
Feenteile
Thomas-Holtus
des
Buchs
fügen
comparte
nahtlos
in dieshe
Ratschläge
y conocimientos
Monique
como
Monique
ting
counsellor
Thomas-Holtus.
in the
section
Samen
forsich
parents
metsus
deexperiencias
speciale
which
tovereetset
wrote.
Thevonfairy
story
ein. Vervollständigt
asesora
alimenticia wird
en lader
parte
Plandedicada
durch ein
a los
spezielles
padres,Zauber-Essensset
redactada por ella.
(o.a.divertida
verkrijgbaar
viaque
www.difraxshop.com)
hetcombina
totaal
part
of
thevon
book
blends
seamlessly
with
advice.plan
whole
(erhältlich
La
historia
www.difraxshop.com
forma parte
und
delMonique’s
Babyfachgeschäften),
librois se
aThe
la compleet
perfección
damitplan
das
isenmade
wordt
complete
eten inderdaad:
with
the special
magic dinner
(obtainable
www.
Essen
con
lossoconsejos
einfach
de
wird
Monique.
wie:
Se completa
el plansetcon
el serviciofrom
de mesa
Ham–schluck–weg!
especial
(disponible
www.difraxshop.com,
y en so
tiendas
de bebés
especiHap–slik–weg!
difraxshop.com
anden
from
specialist baby shops),
that eating
really
does
alizadas),
paraa que
la comida se convierta en:
become: Take
bite–swallow–gone!
Idee und
¡Toma
un Text:
bocado–traga–listo!
Vivienne van Eijkelenborg
Idee enMonique
tekst: Thomas-Holtus
Vivienne van Eijkelenborg
Text:
Tekst:yand
Monique
text:Vivienne
Thomas-Holtus
vanEijkelenborg
Eijkelenborg
Illustrationen
Idea
texto:
&Vivienne
Text: Inge
van
Nouws
Texto:
Monique
Thomas-Holtus
Illustraties
Text:
Monique
en tekst:
Thomas-Holtus
Inge Nouws
Ilustraciones
texto:Inge
IngeNouws
Nouws
Illustrations &ytext:
Geeignet für Kinder ab 3 Jahren mit etwas Hilfe ihrer Eltern
Geschikt voor kinderen vanaf 3 jaar met enige hulp van de ouders
Suitable
children
fromdethe
ageaños,
of three
with some
Apto
paraforniños
a partir
tres
con ayuda
de sushelp
padres.
from their parents.
*Dejar*El*Chupete*
¡En 15 días se acabó el chupete!
Con los
CONSEJOS
de SÚ SÚ,
el hada
de los chupetes
H ET•HAP•SLI
TH
DAS
TOM
E HAM•SCH
TAKE
U N BOCADO•TRAGA•LI
A BITE•SWALLOW•GO
K•WEG•
LUCK•WEG
BOEKBUCH
STO NE BOOK
*Para*Dejar*El*Chupete
ada de los
, el ratón de
).
*
da algunos
rama.
entista
nsable,
ara los hijos.
El Libro
il.
upetes de
sa en el
el chupete.
y ofrece
El libro
más divertido para leer,
jugar y hacer manualidades
para niños chupetones
www.difrax.com
www.difrax.com
Früher
in dieser Serie erschienen:
inDas
deze
serie
verscheen
eerder:
Previously
published
in this
Tschüss-Schnuller-Buch
Anteriormente
publicado
enseries:
esta serie:
HetLibro
Stoppen
met
Boek
Het
Droge
Broeken
The
Giving
Up
YourFoppen
Soother
Book
El
para
Dejar
elBoek
Chupete
HetLibro
Droge
Broeken
Boek Secos
Het
Droge
Broeken
Boek
El
de los
Pantalones
Otros libros publicados en esta serie:
El Libro para dejar el chupete (ISBN: 978 90 8715 016 7)
El Libro de Toma un bocado – Traga – Listo (ISBN: 978 90 8715 020 4)
Fly UP