...

La tradición de los grandes cántaros

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

La tradición de los grandes cántaros
AISTHESIS
N°
30, 1997.
LA TRADICIÓN
DE LOS GRANDES CÁNTAROS:
REFLEXIONES PARA UNA ESTÉTICA
DEL
"ENVASE"
l
Margarita Alvarado P.
Instituto de
Estética,
Pontificia Universidad Católica de Chile.
"envase"
y de
dominios de la cerámica mapuche, conoci
Se exponen los antecedentes
dos como "Tradición de los grandes
generales tanto de los llamados facha
como de las urnas funerarias. Se
desarrollan todos aquellos aspectos que interesa comparar para definir las posi
bles relaciones entre la actualización de estos colosos de la cerámica mapuche
en determinados contextos de uso y sus connotaciones culturales y estéticas.
En
el presente
trabajo intentaremos
establecer una estética
del
cómo esta estética opera en relación a
cántaros"
metawe2
This
paper
tries
created
containes,
transformation to
the
establish an esthetics of
and produced
to
"container"
as
the alchemy
sheltes
a
receptable-
of putrefaction an
develops an efficient and irreversible degradation of its
have been developed to allow the comparison of the specific
and posible relations are defined between
characteristics of the "great
the updating of these artifacts in certain usage contexts and their cultural and
content aspects
jugs"
esthetic connotation.
ANATOMÍA DEL ENVASE: CONFIGURACIÓN DE LO INTERIOR
Y LO EXTERIOR
¡Tu silenciosa
forma,
tu enigma,
nuestro pensar excede
como
la
eternidad!
John Keats
Un
espacio métricamente
que contiene
y
te la dicotomía
ticos
ros"
que
conserva, con
entre su espacio
que se comprometen en
dentro del dominio
1. Este trabajo
lo
medible,
una
configurado por una realidad que
forma y
interno y externo,
que se
recibe,
una superficie que enuncia plenamen
son algunos
de los
denomina la "tradición de los
aspectos esté
grandes cánta
cerámico mapuche3.
constituye parte
los años 1995 y 1996.
2. Las palabras en mapudungu
de la investigación
realizada en el
Proyecto FONDECYT
1950823, du
rante
se
destacan
en cursiva.
Se
recuerda que en esta
lengua
no se utiliza
la
"s"
para pluralizar.
3. La tradición de los
-Widün-
particulares
y
forma parte del amplio dominio de la cerámica mapuche
de formas de diseño, cada una con sus características
(Figura 1).
grandes cántaros
que presenta
una
gran variedad
su específico nombre
105
AISTHESIS
N°
30, 1997.
FIGURA 1
ESQUEMA DE ETNOCLASIFICACIÓN
-Mecheng
Cántaro grande sin asa
r—
-Meñkuwe
Fütametawe
"Los
lula:
Cántaro
recipientes"
grandes
grande con asa
-Felwen
grande
angosta"
"Cántaro grande de boca
metawe: cántaro
-Chingawe
"Jarro en que
Chocho wün
-
-Dominio
—
-Charra
"Jarro con
Dominio jarra
recipiente
se guarda
bebida"
vertedero"
-Metawe
"Jarro
vertedero"
sin
CAnümllor
recipiente
para
flor"
"Asiento para
Elanflor
"Dejar la
—
-Dominio
flor"
flor
(florero)
(florero)
-Wlswlsmetawe
"Cántaro de dos
unidos"
vientres
Kuntawünmetawe
"Cántaro de dos
■
—
-Dominio
cuellos"
recipiente
doble
-Epumetawe
sobrepuestos"
"Cántaro dos
vasos
-Trüfulkanmetawe
■Jarro
echado"
ganso
-Küllpumetawe
Metawe
Artefacto de
cerámica
-Dominio
-Metawe
Cántaro
"Los recipientes
—
"Jarro
-Domometawe
Dominio recipiente
femenino
domo: femenino
animales
compuestos"
Recipiente
cabeza"
pato con
-Ketrümetawe
"Jarro
pato"
-Parkarwa
'Jarro
metawe: cántaro
rana"
LKawellumelawe
Trewametawe
animales
"de
—
—Dominio
-Kulllñmetawe
Dominio
animales
caballo"
"Cántaro
r—Dominio
—
perro"
"Cántaro
prestigio"
r-Wakametawe
Cántaro
animales
domésticos
L-Dominio
"Cántaro
Ofichametawe
"Cántaro
—
animales
"de
vaca"
-Sañwemetawe
Chancho"
oveja"
carne"
Achawallmetawe
"Cántaro
gallina"
CChemetawe
antropomorfo"
-Dominio
aLa
"Cántaro
Machimetawe
"Cántaro
-
"gente"
cerámica''
machi"
Pichimetawe
vertedero"
"Jarrito sin
Pichi ketrümetawe
"Jarrito
Pichi trewametawe
'Jarrito
pato"
-Pichimetawe
"Los
-Pichicharru
recipientes"
—
Dominio de los
jarritos
pequeños
pichi: chico
metawe: cántaro
—
perro"
i—Pichi wakametawe
'Jarrito
pichi: chico
charru:
vaca"
jarro
r Challa
"Olla
No
carne"
para
Monka
"Olla
Artefacto de
L-Flchkuwe
cerámica
"Olla
Olla
Parte de
esta gran variedad
de
artefactos cerámicos continúa siendo producida por
para ser utilizados como contenedores en el
intercambio y
relaciones
rituales propios
106
de las
pequeña"
sociales, y,
rogativas
ámbito de lo culinario,
por sobre
y la funebria.
todo,
grande"
las
expertas widüfe
como presente en
como contenedores
de líquidos
en
los eventos de
los protocolos
AISTHESIS
N°
30, 1997.
Estos
torno
aspectos estéticos se articulan en
de envase4,
al concepto
en su
fijar y definir ciertos códigos y modali
Es
función de
esta
dades que operan dentro de
tradición, intentando no sólo catalogar los rasgos
de las diferencias, e incluso a causa de ellas,
a
pesar
comunes, sino mostrar que,
posible entonces
contenedor.
formas
do
tan
cerámicas
alejadas en el
a conceptos estéticos
tiempo han sido creadas
compartidos, dentro de
y
producidas
de
un conjunto
de
acuer
y dife
semejanzas
rencias.
La
acción
introducir
do,
transporte"
y función de envasar, es decir, "echar en vasos
líquidos u otras cosas para
en recipientes cerrados
(Dice. Ideológico 1959: 342),
actúa como un concepto
como principio ordenador que se expresa en
con
determinadas
tradición
de los
Este
dad
de
concepto
su curvo
permanente
tros
y liso
que actúa como
preserva,
de
que
un
donde
aquí
opera
envase,
aparece
la
opera en
envase
espacio
receptor,
es
y
cuida
y
dicotomía
interior
esta creado
también
aceptar
a
fundamentales: RECIBIR,
interior y
y
y destinado
a ser una concavi
Esta
el exterior
Un
acoger un contenido.
conservar, se convierte
mantiene un contenido.
entre el
sentidos
es una vasija que se caracteriza como
decir, debe
contener pasa
tres
cántaro"
gran
en un envase
realidad es posible sólo en
de
un gran cántaro.
Para
la
noso
contorno, su silueta, su tamaño, su textura, su color, esta
hace consciente, sin embargo, ante estos colosos de la cerá
podemos restarnos de "la realidad de su espacio interior, escon
que observamos su
dualidad
no siempre se
mica mapuche no
dido,
sombrío
rio"(Martin
y misterioso,
1990: 11). En
al mismo
este
tiempo
contexto
que
nos
cotidiano
ordinario,
damos
envase,
sino que está
dando forma, "poniendo
espacio para contener
trasforman
así
y
en
un
conservar su contenido
una
límite
y
entonces
cuenta
especialista que produce estos artefactos está modelando no sólo
se
básico
grandes cántaros.
cántaro al recibir
que
su conservación o
producción
creación
y
formales y tecnológicas. Es
características
CONTENER Y CONSERVAR. Un "gran
recipiente;
la
líqui
o vasijas un
las
a un vacío
utilita-
que
el
de
un
paredes
interior",
(López Quintas 1991). Sus
"pantalla de las indomables tinieblas de
a un
paredes
interior"
su
(Martin 1990: 11).
Es
en esta
función de
vasija que
RECIBE-CONTIENE-CONSERVA, donde
Sus paredes interceden para
grandes cántaros se connotan como mediadores.
estos
crear
interior que se constituye en un ámbito de
y los hombres, que acceden o depositan ese contenido. Su particularidad se
manifiesta en los grandes volúmenes que alberga. En este contexto, su principal
vinculación entre su conte
ese espacio
nido
cualidad estética se expresa en que su contorno no sería nada sin su contenido.
Esta
cualidad
de
capacidad
aislador5
ría, después de
4. "Envase:
de
RECIBIR-CONTENER-CONSERVAR es posible gracias a
que posee cualquier vasija
un complejo proceso
de
cerámica.
de producción,
recipiente o vasija en que se envasan
líquidos
en
Las
donde
piezas
de
la
alfare
entre otras cosas se
(Dice. Ideológico 1959: 342).
(Dice. Ideológico
y el
cosas"
u otras
calor"
5. "Aislador:
1959: 27).
aplícase a
los
cuerpos que
interceptan
el paso a
la
elecricidad
107
AISTHESIS
les
N°
30, 1997.
todo
la
ces en
que
los
transforman
se
de las
cambios
esta cualidad
del sol,
"aislante". Sus
cualquier
de la
influjo,
moderando
de las
la
de Kai-kai y Treng-treng6, en
las fuerzas de la tierra, al estar tan
las cabezas,
Sólo los
cabeza.
propiedades esenciales para salvar a
para protegerse recurren a sus
artefactos
la humanidad: "La
de
la transforman
fijadora
en un riquísimo elemento
(cerámica)
por un elemento
de la
que es privilegio
1991: 15). En
conjunto con
especie
todas
estas
Estos
exterior
son parte
del
de
límite
periferia; lo
de
su
de la superficie; lo
disectar
la dialéctica del
grandes cántaros para
El dominio de la
luego
del dominio
protector.
al ejecutar una
espacio
interior y
la
de lo fantástico.
esta variedad
de
demostrando
que esta es una
y
identificar
connotaciones
los
mayores antecedentes
7. El término tradición
tradición
delicado
de
ámbito
en
y
donde la
cultura está
tiempo y
sujeta a complejos procesos
equilibrio.
Los
en el
de
espacio,
cambio
y
artefactos cerámicos presen
sociales materializadas en códigos específi
de
uso.
Gusinde 1922; Rosales 1989.
la definición de Thomas: "...se entiende el conjunto
este relato mítico se puede consultar
una cierta
convertirse
de
del
través de los artefactos8. Parte de
más variados contextos
se aplica aquí siguiendo
prácticas que en el curso
hasta
de
estética
CÁNTAROS7
recreándose a
simbólicas, estéticas
cos que se actualizan en
la
cerámico mapuche.
artefactos presenta una permanencia en el
que se mueven en un
el universo
ver cómo se articula
cerámica mapuche es un
permanentemente reafirmándose
profundamente
cotidiano
ahora algunas características que permitan
LA TRADICIÓN DE LOS GRANDES
de
lo tanto de
por
grandes cántaros reciben-contienen-conservan en
envase en relación a estas piezas
6. Para
y
(Mege
cerámica como
descomunal y abultada corpulencia, transformando sus paredes
y separa definitivamente el adentro y el afuera; lo mtirno de la
profundo
Veamos
tan
aislador
fuego"
del
implicancias simbólicas, la
de
(arcilla),
por una energía
que aisla
la tradición de los
tradición
Es tierra
y
el calor
componentes que se pueden
Los
un recipiente.
particulares atribu
perturbador, el agua,
envase para observar cómo opera
magnificencia
en el
de los
y
significación.
de los hombres,
elemento mediador actúa en su capacidad
anatomía
de
las
alfarería poseen
cerámica es una materia
elegida para este preciso contexto mítico por sus especiales
mediatizada
consecuencias
la trascendencia
mejor se puede apreciar
aguas por
comienzan a quemarse
poniéndoselos sobre
que
las
cerámica es en el mítico relato
salvados
"tiestos"
tos,
pero por
estructurales,
paredes se constituyen enton
condiciones externas puedan acarrear sobre su contenido o
definitivamente. En donde
donde los hombres
cerca
adquieren varias cualidades
en sustancia
intercepta
sustancia que
para protegerlo
de
temperaturas,
somete a altas
sobre
hoy
en
época suficientemente
hábitos, incluso
(Thomas 1975: 13).
dominio de la cerámica
en
y extendida, han
alejada
automatismos,
que por eso
arraigado
mismo,
no son
cuestionados"
en absoluto
8. Recordemos
que el
carácter
108
arqueológico,
mapuche constituye un
ámbito
y conocimiento de la cultura mapuche
histórico y etnográfico (Adán y Alvarado 1997).
mente sensible para el estudio
al
privilegiado
y
especial
contar con referentes
de
N°
AISTHESIS
30,
1997.
La tradición de los "grandes
tradición presenta
ambas
dos dominios
distanciadas
En lo
partidas9
que
Tecnológicamente
base
se combina
su
cuetos,
torno y
permanencia
levanta
de
una
formal,
los
asocia con el
forma de
función de
tradición
conte
constructiva co
el cuerpo por medio
de
placas que
como resultado un exterior
material con una expresión
de
simple, alejada
de la arcilla, "con
aspecto se podría
extensos
abultados,
con su superficie
siones se vuelve extraordinariamente
lisa,
llamativa
definir
como un
y demandantes;
indistinguibles del
a veces
ofertantes,
aspecto
funerarias,
su naturaleza
1996: 51).
forma y
sin pretensiones: cuerpos
poco
urnas
que
nuevamente en su
verdaderas propiedades
variable"(Ha-Rim
y
la
del
armonía
las
Estéticamente
y
muestran
funerarias,
convexa o plana se
la
artificios, revelando
sensible
y las
arqueológica aparecen asociados a una
Este tratamiento tecnológico tiene
se unen por alisado.
donde
metawe
fundamentalmente líquidos, lo
utilizados como urnas
mún: sobre una
los fiicha
tiempo, pero pertenecientes a realidades culturales com
conocemos de la cerámica etnográfica, estos grandes cántaros
ámbito doméstico. En la tradición
ner.
Dicha
no escapa a estos alcances.
específicos:
en el
son producidos para guardar
enterratorio,
cántaros"
cuerpo.
continua
Así
diseño
práctico
cuellos cortos
sólo
destaca
y monocroma,
es
y
su con
que en oca
por el prolijo pulido que presenta.
Asociados a la preparación de alimentos y bebidas, como el cocido, el tosta
do y la fermentación, estas grandes vasijas -como la mayoría de los artefactos de
no formaban parte de la vajilla para servir
y consumir alimentos y bebi
cerámica-
das,
ni
plían
tampoco
los
para cumplir con
artefactos
de
y
bocas
manecer expectantes con sus
espera
de
las
etiquetas
de
mesa
en ocasiones especiales
madera
y agasajo, papel que cum
de plata10. Sólo debían per
siempre solicitantes
y dispuestas,
siempre en
cumplir como recipientes para conservar su contenido.
LOS FÜCHA METAWE Y LAS URNAS FUNERARIAS
Dentro de la
llamados fiicha
lo indica
acepción
nota
la
su
de
variedad
metawe.
nombre,
Son los
la
de "viejo",
de
cualidad
de
en el sentido
sulta altamente significativo.
tradición
Implica
que se mantiene vigente
no podemos
trazar
una
y
cerámico mapuche
gran envergadura.
término fiicha
En esa acepción, el término fiicha
reciente.
9. Si bien
envases
ya que el
adjetivo señala
cualidad
de formas del dominio
-utilizado
"grande"11.
aquí como
Pero
de antiguo,
aplicado en el
además este
dominio de la
que este artefacto es
continua entre
prefijo-
la
los
tiempo
cerámica re
materialización
de
así
en su
término de
que no pertenece al
se reactualiza en el uso
línea histórica
destacan los
Etimológicamente
de
una
una pieza como esta.
grupos pertenecientes al
llamado
"Complejo Cerámico El Vergel", y lo que hoy día se define como la "Cultura Mapuche", por los
estudios y antecedentes hasta el momento desarrollados, sabemos que presentan rasgos sociales y
culturales en común (Aldunate 1996; Adán y Mera 1996; Alvarado 1996).
10. A pesar de la invasión del plástico, el aluminio y el fierro enlozado, aún hoy día los artefactos de
cerámica aparecen asociados a la preparación de alimentos más que a su consumo, sobre todo en el
caso
de la
11. Fticha.
chicha.
adj.
grande; viejo. (Augusta 1966
[1916:54]; Vúta,
grande
(Valdivia
[1606]
s/n
p.)
109
N°
.4ÍSTHESJS
En
una sociedad como
duría,
to
30, 1997.
son
los
que mantiene viva
quiere
también
en el rostro
del
lugar"
tipo de
la mapuche, lo antiguo, lo viejo implica conocimiento y sabi
los códigos de la tradición y el conocimien
ancianos quienes manejan
la
de los
esta cualidad a un
"Está lleno de surcos,
(Anean 1996: 3). Completa
meshen, tan
el
este
ancianas,
estaba en
cerámica
tipo de
antiguo como
las
los
designa todo
metawe, que
actual, para la
especialista
widüfe, sobre todo
definida
cántaro
grande.
grande,
.
.
por
pa'
acabaron, mucho trabajo
hacer.
"
.
.
Este importante dominio de
(Testimonio
ceramista
las
las dos
en antiguo siempre
hoy no hay,
antiguo, antiguo, adentro e'la casa el mechen, el meñkuwe,
son
arrugas
más abuelos
"recipientes"12.
artefactos constituyen una categoría
descritas: "fiicha metawe,
la casa,
este ad
artefacto,
que son como
la palabra
término
artefactos cuya cualidad principal es ser
condiciones ya
se
Traspasada
ancianos... es un viejo
En la tradición
más
cultura.
estas connotaciones:
Dihuilco, may.
artefactos cerámicos presenta
1996)13
diferentes tipos
y sus particulares características formales. Desde la observación del
ojo inexperto "estos jarrones presentan cierto parecido y resulta difícil distinguir
una forma de otra"(Joseph 1931: 45), pero para la alfarera y la comunidad en gene
con su nombre
ral son
cada
totalmente diferenciables: "Yo sé bien cual e'cual,
uno
tiene
su
forma y
uno
forma"
le hace la
porque cada uno e'cada
(Testimonio
uno,
Chapimeo,
ceramista
jun. 1996).
El
primero
lo identifican
específica
de
ellos es el meñkuwe.
como una
función: "Ese
forma de diseño
e'
Las
mujeres mapuche sean o no
dos
por
alfareras,
principales, sus asas y su
'
ma'
el
atributos
pu'
antiguo meñkuwe
,
chuico grande con
asita,
dos tiene
usamo'
que
tener,
se usaba pal'muday...ya no
¿dónde
pu',
hay
ma'
muday
no
ceramista
Ese grande, así pa'l muday,
Chapimeo, jun. 1996) (Figura 2).
,
Un
muday.
aspecto
fundamental
que caracteriza
contextos específicos es su emplazamiento en
colocados
de
manera permanente en un sitio
la
la
ruka.
con
meñkuwe?,
dos
dentro de la
hay pa'echar
orejitas"
(Testimonio
actualización
Estos
no
del
meñkuwe en
grandes recipientes son
vivienda en
donde
se
le
"da asiento", anünkenun. Como gigantes inmóviles, contemplaban por años el ir y
venir de la vida doméstica, atesorando en su interior, siempre fresco
y conveniente
mente
fermentado,
cia se evitaba
el
licor
levantarlos
espumante
mano con un artefacto más pequeño.
sobre ella para acceder a su
lidad
propia
de
de la
o manipularlos.
chicha.
Para
Había
interior, lo
que
cerámico
la
su extraordinaria corpulen
que acercarse a
implicaba
un envase como recipiente cerrado
12. Dentro del dominio
Por
extraer su contenido se
la
introducía la
vasija
una mecánica
y
y
reclinarse
una
gestua-
y "egoísta".
palabra metawe posee varias acepciones.
Ver Figura
1, Esquema de
etnoclasificación.
13. Históricamente
a estas vasijas se
les
considera como manifestaciones tardías.
funebrios. Destacan los
Arqueológicamente
Gorbea (Gordon 1972-1973); Pítraco 1
(Inostroza 1985), entre otros. Complementan estos antecedentes los testimonios de los viajeros
del siglo XIX (Domeyko [1845], Smith [1914], entre otros). Para el siglo XX los testimonios de varios
estudiosos muestran una variedad en la descripción y nombres de estas grandes vasijas. (Augusta 1996
aparecen asociadas a contextos
sitios:
[1916]; Coña 1974 [1930]; Cooper 1946; Joseph 1931; Latcham 1928; Ruiz 1902,
110
entre otros).
AISTHESIS
N°
30, 1997.
FIGURA 2
Estas fotos
cepción
y
dos tipos diferentes de
registran
el
otro, todavía
en
uso,
meñkuwe.
registrado en
la
(Uno de
zona
de
ellos proveniente
del Museo
Stom, Con
Lumaco, IX Región).
La otra forma de diseño de los fiicha metawe es el mecheng. La característica
fundamental de este artefacto es su carencia de asas: "En otras partes llaman chuleo, no
tiene na'asita, se le amarra
(Testimonio ceramista Chapimeo, jun. 1996). Sus
variaciones formales son notables, emparentándose algunos de ellos con vasijas de
pa'llevarlo"
origen
hispano. La
manipulación
su movilidad.
Es
fuente
hasta
natural
y
actualización
una vasija pensada
el espacio
y
doméstico: "Mechen
todas
ahora puro plástico no ma', en antiguo
Chapimeo,
jun. 1996). Para
armazón vegetal:
kawellu "ensillar
el
teníamo'
esta movilidad se
chillan
de
"acarreo"
ya no se
hace
del
agua
desde
su
pa'
acarrear el
agua,
mechen..."
(Testimonio
le instalaba
El término
mechen.
este artefacto se caracteriza por
creada para el
chillan
ceramista
una sencilla pero eficiente
significa
"ensillar",
chillan
la montura, ya está domesti
caballo",
cado; analógicamente, si la vasija está ensillada, está domesticada para cargar el
agua, igual que el caballo carga al hombre (Figuras 3 y 4).
La
el
otra variedad
cuando un caballo acepta
de formas de
rias"
este
dominio
son
las llamadas "urnas funera
de la VIII y IX Región de Chile14. Estas va
envases en cuyo interior aparecen restos huma-
que aparecen en sitios arqueológicos
sijas se caracterizan por ser grandes
14. Los
estudios
de
esta zona revelan
la
de la VIII Región (Bullock 1955 y 1970). Otro
Región,
excavado por
de
de la
existencia
modalidades como sepultura en cista para el área
entierro en urnas en combinación con otras
vertiente oriental
antecedente
lo
de la cordillera de la Costa
de Padre Las Casas, IX
constituye un sitio
Gordon (Gordon 1978).
111
AISTHESIS
N°
30,1997.
FIGURA 3
mecheng. Nótese la diferencia en el tipo de boca
y cuello que
(Piezas del Museo Stom de Concepción y el Museo Chileno de Arte Precolombino).
Diferentes tipos de
nos, ya
sea
de infantes
o adultos.
De
acuerdo a
rios pertenecientes a esta modalidad
decir,
un número
arqueológicos
Cerámico"
El área de
clásico
asociaciones culturales que se
hicieron
posible
realizados, los
postular
la
cemente
familiares,
se ubicaban cerca
han
podido
existencia
de
inferir de
un
es
de las
estos
"Complejo
llamado El Vergel (Menghin 1962; Aldunate 1988; Adán y Mera 1997)15.
del Complejo El Vergel correspondería a parte del territorio
que se
este
estructurales
facto
estudios
expansión
de lo
En
los
entierro en urna eran sólo
limitado de individuos. Probablemente
áreas habitacionales. Las
restos
de
cada uno presenta.
y
denomina
hoy
dominio también
sus atributos
día
se
como
La Araucanía.
distinguen tipos de
formales. En
que se caracteriza porque su cuerpo
primer
y
lugar
acuerdo a sus características
se reconoce un
tipo de arte
su cuello aparecen claramente diferen-
Complejo Pitrén, conforman las dos principales tradicio
de Chile. Mayores antecedentes se pueden consultar en
Meghin 1962; Aldunate 1996; Adán y Mera 1997, entre otros. Este complejo alfarero presenta variados
tipos cerámicos, especialmente jarros monocromos y bicromos asociados con las urnas, a veces coloca
dos en su interior (Adán y Mera 1997; Bullock 1970).
15. El Complejo El
Vergel,
en conjunto con el
nes alfareras prehispánicas para
112
la
zona sur
AISTHESIS
N°
30, 1997.
FIGURA 4
La imagen
muestra a una mujer mapuche
llevando
un
mecheng
a su espalda.
113
AISTHESIS
N"
30, 1997.
de inflexión, lo
ciados por un marcado punto
redondo.
ciables,
El
otro
tipo
se
distingue
y
cuello son
mayor erosión
y muy
Un
de
superficial;
escasas
en
el otro conjunto presenta un grado menor
de
estas urnas arqueológicas son
trizaduras, tal
estas vasijas presentan
era subsanado por medio
lo largo de la fractura. En
realizaban orificios cilindricos
cuero) con
fractura. Mediante
cilindrico que se une
y
de
uso.
Este inconveniente
costura que se realizaba a
artefacto,
tanto
huellas de
Muchas de
cochura.
getal o
y
diferen-
1997) (Figuras 5 y 6). Resulta interesante com
presenta claras huellas de uso, sectores con hollín,
aspecto altamente notable
"reparaciones"
bien
difícilmente
base (Adán y Mera
probar que el primer conjunto
proceso
porque cuerpo
en consecuencia su aspecto adquiere un perfil más
rectamente con su
erosión
que acentúa su aspecto abultado
paralelos en
el que se amarraba
donde
fuertemente
este esfuerzo creativo
se
restituyendo así su capacidad aisladora
y
su
de
introducía
se
juntar
de
esta se
filamento (ve
ambos
buscaba
función de
un
del
una verdadera
ambos costados
para
y tecnológico
las llamadas
vez producto
sellar
labios de la
la
pared
del
envase.
FIGURA 5
Ejemplares
que grafican
Bullock, Angol).
114
diferentes tipos de
urnas
funerarias. (Piezas
pertenecientes al
Museo Dillman
AISTHESIS
N°
30, 1997.
FIGURA 6
Urna
que muestra
za perteneciente al
Las
urnas eran
depositadas
esta manera su condición
dada la
va.
de
envergadura
Probablemente
y
diferentes reparaciones en su cuello y
Museo Dillman Bullock, Angol).
de
en posición vertical
envase.
magnificencia
esta empresa
Debe haber
de
su
implicaba
tamaño,
privilegiado para el
Estos
son
descanso de
los
dominio
bajo la tierra,
ratificando
su
traslado y
de
dificultoso,
ubicación
definiti
una gestualidad propias
y
depositado
en un sitio escogido
y
su notable contenido.
artefactos que comprende
veamos ahora cómo se expresa
(Pie
resultado altamente
una mecánica
un gran contenedor movilizado sólo para ser
cuerpo.
la
estética
del
la tradición de los
grandes
cántaros,
envase en relación a estos gigantes
del
cerámico mapuche.
115
AISTHESIS
LA
N°
30, 1997.
TRADICIÓN DE LOS
CÁNTAROS Y LA
GRANDES
ESTÉTICA DEL
ENVASE
"Pero pocos han
sentido jamás cuan sereno
puede ser el sueño en esa
Allí la
angustia no
los huracanes de la desdicha
pero
todo
está
honda guarida.
aguija, ni el placer se apaga;
siguen golpeando
tranquilo dentro
la
puerta
y desolado.
"
.
.
John Keats
Tal
como se
ha planteado, la tradición de los grandes cántaros como envases
de su calidad de recipiente-contenedor-conservador. Sólo los
se configura a partir
fiicha
trascendencia particular, no es cualquier envase destinado
una
contenido.
son recipientes especialmente creados para
su contenido
y
para
a guardar cualquier
lograr
una
una vez alcanzada
que,
este contenido se conserve en un estado permanente
mación,
e
Estos
irrevocable de
eficiente e
ble
y las urnas funerarias están habilitadas culturalmente para cumplir con
Pero este envase, en el contexto de la tradiciones alfareras mapuche, posee
metawe
este papel.
degradación
dicha transfor
de existencia, inmuta
imperecedero.
En consecuencia, los grandes cántaros están creados para dar cobijo a una
de la transmutación. Su interior de vasija debe albergar, por un
"alquimia"
singular
lado, lo líquido, lo
acuoso, lo inestable, materializado en el agua y el licor; y por
lo sólido, lo denso, lo estable, materializado en el cadáver. Sólo un envase
como estas vasijas de cerámica concentra las características estéticas
y simbólicas
otro,
para recibir
tan dispares
de descomposición,
contenidos.
putrefacción
Dichos
contenidos se
y transformación
igualarán
en
los
procesos
a que se verán sometidos en este
interior.
En
contexto, los grandes cántaros se relacionan
con un ámbito especial
y delicado de la cultura mapuche: lo culinario, entendido aquí más
"cocinar"
acto de transformar y
determinados alimentos para la sub
este
mente sensible
allá
del
mero
sistencia.
Lo
bebidas bajo
implica también
culinario
estrictas normas
el consumo
y etiquetas,
su
rituales o su connotación como ofrenda en contextos
un
"hecho
total"
social
(Campos 1996). En
se expresan en relación a
vincula con
mento para
la bebida
lo culinario,
el
como alimento para
de determinados
intercambio
funebrios,
esa extensa red
ámbito
alimentos
y
como presente en eventos
de
transformándose
en
correspondencias que
preciso para estos artefactos se
los hombres y
con el cadáver como au
la tierra.
LOS PUCHA METAWE COMO ENVASES
Los fiicha
de fluidos:
la
el
metawe son grandes contenedores
agua,
líquido
subsistencia sagrada.
116
vital
de la
subsistencia
destinados
profana; y
el
dos tipos
líquido
vital de
licor,
a envasar
AISTHESIS
N"
30, 1997.
El mecheng
talmente al
de la
es el contenedor
transporte,
subsistencia profana.
almacenamiento
del
conservación
y
Destinado fundamen
Su función de
agua.
lo cotidiano, lo de todos los días, lo doméstico. Fundamen
talmente debe conservar su contenido para la preparación de alimentos y bebidas
para el consumo familiar. Por eso su estética se materializa en cuerpos abultados y
envase se relaciona con
bocas
estrechas que promueven
naturales
de la
de
alquimia
en su vientre redondo
y
muday
junto
propias
los
meñkuwe son
de la
contenedores
subsistencia sagrada.
hecho
social
total, la
y consumo de
las fiestas y rituales más importantes, constituyéndose,
de los dones principales para ofrecer en los eventos de
participando así
de las
redes sociales
producción
aparece vinculado con
con
la carne,
en uno
Dado
cultura mapuche16-
formas de
nomasia, sus
esta
y la frescura, para que los procesos
de su química natural, transcurran
oscuridad
culinario como un
intercambio y retribución,
de la
la
fluido,
acogedor sin grandes alteraciones.
En oposición, los
Considerando lo
este
bebida debe tener
formación
El
en
licor y
que es
la bebida
preparación merecen una refinada atención.
un ambiente privilegiado
y
de elaboración del muday
de Pascual Coña:
interesante
saber en qué
(masa hinchada). Esta
llaman
las
mélan
(remolido); la
mujeres mascaban el
forma
se
fabricaba de los
chicha
grande, llamado
de
maíz se
llama
Esta descripción de la
la
una
vuelven a moler en
empapan
mélan,
enfriar en una artesa.
envase
masa
granos
granos secos
y
la
Cuando
meñcuwe.
mushka o
se
ha
piedra
Esta
se
algo,
de la bebida muday
y
la
Antiguamente
masa se cuece
se
la
para
la
saca
y
se
vierte en el
bebería. Esta
nos revela una
implica
llama
ahora
Allí fermenta y está listo
muday (Coña 1973: 147).
preparación
y
se
saliva.
entibiado
maíz
la
amasan en una artesa.
mezclándolo con
de
tamizan
batea. Esto
denominada kelliwe. Después de hervir
en seguida en una olla
deja
trans
queda ejemplificado en este
la chicha. El modo tradicional es este: Muelen los
después lo molido; luego lo humedecen con agua en
chéfém
Culinariamente
altamente eficiente para su
complicado proceso
es
simbólicas propias
para su posterior conservación.
extraordinario relato
Todavía
y
ritual que se comparte por anto
lógica
tratamiento de la bebida y un tiempo cultural que
especial,
donde el interior del envase se puede analogar con el matraz de un alquimista.
Este proceso comienza a partir del
en su condición de grano adherido a un
en el
un proceso
en
"choclo"
cuerpo.
estado,
y
El
primer paso
es
intervenido
cocción en
externa
de
donde
se
una vasija
y
implica
un corte para obtener el maíz.
culturalmente por medio
le
somete a
dos
clases
el natural en su cara
de
de
El
un proceso
"fuego"
El
grano en este nuevo
de
molido amasado
cultural es por
la
cara
interna (Valenzuela 1981).
16. Tal como nos lo cuenta Coña: "La chicha se fabricaba para las fiestas como ser nguillatunes, torneos
de chueca, nupcias, inauguraciones de casas nuevas, entierros, iniciaciones de machis y otros
divertimientos. También era costumbre en tiempo pasado (y hoy todavía) proveer con esta chicha a los
(Coña 1974: 146).
almas"
muertos como cocaví para sus
117
N°
AISTHESIS
A
30,1997.
de
partir
este momento el meñkuwe actúa como recipiente, comenzando el
de fermentación
proceso
que
lo
transformará en
bebida, habilitándolo
como alimen
los hombres. Su espacio interior escondido, sombrío y misterioso se constitu
ye en el matraz del alquimista, donde se lleva a cabo la corrupción por fermentación
de su líquido contenido. La química de las enzimas y catalizadores propios de la
naturaleza producirá la transformación que habilitará el muday como bebida para
to
para
protocolos de intercambio y reciprocidad, y sobre todo como parte de
funeraria.
la ofrenda
Su interior ordinario, cotidiano y utilitario recibe el muday
como envase-contenedor para conservarlo templado y fresco para su posterior con
los
sacralizar
sumo.
do
Los hombres
ceremonial
en su profundo vientre
Sólo los
meñkuive
velados rincones
de
diario y doméstico
engendrara,
la
de
esta
bebida
espesa
instalados
como grandes guardianes en
y los mecheng manipulados
las vasijas habilitadas como envase
son
sólo
irán
abandonan
borra de las bebidas fermentadas.
una ruka
y la
en el
los
ir y
semioscuros
venir
y
del trajín
para que en su vientre se
chicha para propiciar el
sacrificio,
y
los hombres y los dioses, entre los hombres con otros hombres,
la continuidad de la comunidad y de las tradiciones.
se conservara el agua
madurara
intercambio
el
"ingesta"
la
en
entre
para asegurar así
LAS URNAS COMO ENVASES
Las
res
ce
urnas atribuidas al
destinados
haber
a cumplir
sido el
único
papel que
los
su volumen encerraron
de la
la
de
son grandes contenedo
funerario. Aunque
estos
en
artefactos,
este no pare
la intimidad de
formaron
aquellas personas que en vida
mentarias
el
muerte,
mapuche en
de
cuerpo,
este
torno
se
entre sí.
Cuando
transforma
"cadáver",
A
la
partir
de
muerte
dos
el
el
morir,
realidades
presentan como en
funerarias implican
diferentes
último hálito de
lo
movía
y
vida
el espíritu que
ese momento se produce
ambos serán objeto
y
costumbres
en un elemento pasivo que
ya que el principio vital que
abandonado18.
a
de formas17. Estas
aspectos en relación a
y dependientes
parte
domésticos
de bebidas.
culturas una pluralidad
una multiplicidad
el
desempeñaron
restos
manipulación
Las tradiciones
todas las
y
"envase"
un
comunidad que probablemente utiÜzó estos artefactos en contextos
asociados con
dona
llamado Complejo El Vergel
la función de
de
creencias
la
y
pero comple
energía aban
sufre
lo
y
padece
alentaba
la
lo ha
"difunto"
separación entre el
y tratamientos
culturales
diferentes.
17. Ya se trate de representaciones, de patters, de definiciones de funciones o de reglamentaciones.
Para las épocas históricas las descripciones de las costumbres funerarias abundan en antecedentes
acerca de los funerales y el tratamiento del cadáver (Latcham 1928, Joseph 1934, por citar algunos). Si
bien no podemos reconstruir con la misma riqueza de detalles estos aspectos para el llamado Comple
jo El Vergel, se pueden inferir de los restos arqueológicos que nos permitan algunas comparaciones.
18. Los antiguos mapuche creían en la existencia de un espíritu llamado puraliwe, principio vital visi
ble en el brillo de los ojos, su ausencia deja opacas las pupilas e indica muerte (Moesbach 1959).
118
AISTHESIS
N°
30, 1997.
FIGURA
Detalle de la misma pieza anterior
trizadas de las paredes de la pieza.
En
este
que muestra
las
perforaciones
y las
"costuras"
las
que unen
partes
contexto, lo que nos interesa aquí es situar la problemática de la
tratamiento del cadáver y su vinculación con las urnas funera
muerte en relación al
de sepultación. En la tradición precolombina de El Vergel, así
épocas históricas del mundo mapuche se observa que el cadáver, cual
quiera fuere el tratamiento durante su funeral o velatorio, finalmente era inhumado.
La forma de sepultura preponderante era por enterramiento19. Se plantea entonces
"natural"
una opción cultural que comprende la metáfora de la descomposición
del
cadáver. Esto permite que el proceso de reemplazo de las partes blandas
y
pibles del cuerpo se lleve a cabo gracias a una alquimia lógica, para que al final
de esta transformación la muerte se convierta en una sustancia
identificable, justamente, con la naturaleza: el hueso20
rias como modalidad
como para
corrom-
"endurecida"
19. Thomas en su interesante obra distingue
ligando su destino a los principales
claramente
"elementos"
del
los diferentes tratamientos
universo:
para el
cadáver,
inhumación/tierra; inmersión/agua;
madre"
parece el más
cremación/fuego; exposición/aire, y destacando que el regreso a la "tierra
(Thomas 1975). En el caso de las tradiciones asociadas con la Cultura Mapuche las formas
de inhumación varían
y encontramos enterramientos donde el cadáver está depositado en directo
contacto con la tierra, en sepulturas de cistas
y en vasijas de cerámica, como es el caso del Complejo El
Vergel como tradición precolombina (Bullock 1955, 1970). Para tiempos históricos predominan los
entierros en el llamado wampu o canoa funeraria (Gordon 1978, 1972-1973; Inostroza 1982, 1985).
20. "Todo lo que es material parecería que se origina y termina en la tierra, lo que equivale a decir que
la materia se
al retornar a la sustancia tierra. En la putrefacción del cuerpo, se realiza la
sustancialización de lo material, condición necesaria para el restablecimiento imaginario del equilibrio
post mortem. Pues si no cómo explicar que un cuerpo absolutamente desaparecido pueda pertenecer
todavía a un individuo transformado en la otra
(Thomas 1975: 254).
extendido
'sobrevive'
vida"
119
AISTHESIS
N°
30, 1997.
FIGURA 8
Tres
urnas
con sus respectivas
"tapas"
conformadas
por partes
importantes
de otras urnas y
por un fragmento decorado.
(Piezas pertenecientes al
Museo Dillman Bullock,
Angol).
120
AISTHESIS
N"
30, 1997.
Este tratamiento del
y
Conductas
técnicas.
aquellas atenciones especiales a
los
procedimientos
implica
cadáver
y las
la
transformación
En
este
de
habite
otro estado
los
en su muerte.
como al parecer algunas
de
destino
y técnicas
las
conductas
y todas
cadáver
que se relacionan con
ya
destinados
Espacio
trazado:
y
de
de la tradición El Vergel
asegurando en
condiciones para una
la
que como envase expresa una ambivalencia
por sus
pero
objeto,
de
perdurabilidad
huellas de uso,
en
destinándosele la
la
un soporte como
más eficiente posible
del
Si las
domésticos,
utilizadas en contextos
lo demuestran
degradación lo
apare
a constituirse en un espacio para que el
fueron también
ellas
situa
su corrupción como vía
existencia.
cambian su significación primaria como
das
del
creado para conservar un cadáver para su putrefacción.
vasijas utilizadas como urnas
cionalidad,
somete
grandes contenedores
esos objetos
fue
trascendental:
un vínculo entre
paso,
condiciones que en su entorno se crean con objetos
contexto,
cen como parte
cadáver
hacia
le
que se
ciones para que el cuerpo cumpla con su
de
un
que se relacionan con el acicalamiento
la
muerte
misma
fun
las
cerámica
cadáver.
Otros tiempos y otras intervenciones culturales diferentes a las comprometi
la preparación del muday están presentes en este proceso, pero la lógica es la
en
misma.
El
proceso comienza con
la intervención del
cortadas para permitir replegar el cuerpo
dentro de la urna,
espacio
Este
matraz para que
poder
la
cotidiano
espacio
y
articulaciones eran
en
la
vasija.
escondido,
alquimia propia
sombrío
de la
naturaleza produjera
la tierra. La tierra
urna
ceremonial
los duros y
enva
el
en
putrefacción nece
a
el cuerpo pasaba
en su
de la
la
de
constituía
se
y misterioso,
"ingesta"
abandonaba en el profundo vientre
Instalado
del difunto. El
utilitario pasaba a cumplir su papel
saria, la transformación trascendental, donde
alimento para
Sus
esta actuaba como recipiente al acoger el cuerpo
interior ordinario,
se-contenedor.
y
cadáver.
introducirlo
de
en
constituirse
este cuerpo sólo
condensados
huesos del
cadáver.
Esta dimensión del
envase.
La
utilización
do
el papel
mayoría
del
de
como urna se ratifica
de los hallazgos de
artefacto.
una
artefacto
tapa
Sobre la
estos
urna que sirve
que oculta
y
protege
de
receptáculo
definitivamente
otras grandes vasijas colocadas en sentido opuesto.
como
este,
profunda
que
de
ha
su
la
gestualidad
boca de la
contenedor al sellar
Instalados
con sus
en
la
acción
urna que contenía el cadáver.
quedaba sumido en el misterio
inmensos
y la
su
Al
cumplien
un artefacto
tiempo lo
obliga a
homónima. Imagi
como este sobre
contraponer uno con otro su
la
interior
oscuridad.
la
de la tierra, las urnas,
satisfechos y sus anchas bocas
profundidad
cuerpos abultados como vientres
de
base,
este
doble
plantea una alteración
la amplia boca de
de invertir un coloso
como grandes colosos en
abiertas siempre en espera
funebrio,
de
una
su contenido, aparecen
como recipiente, pero al mismo
implicada
el sellado
La inversión de
sido creado para asentarse sobre una
funcionalidad
cumplir su papel como
nemos
en
enterratorios presentan
su contenido, se transforman en ese sereno
espacio,
honda guarida donde la angustia no llega y donde el placer no se apaga, para que
difunto permaneciera eternamente tranquilo y desolado. En el matraz de estos
el
gran-
121
N°
AISTHESIS
des
30, 1997.
de
contenedores el cadáver
na vez
llegar
La tradición de los
la dimensión del
su cadáver por
grandes
cántaros,
A
lo
según
envase asociado al alimento
ración por transformación.
cualquiera esperaba su
la tierra,
custodio
de la
antepasado,
descomposición. Ingerido
a existir como un
hombre
algún
segura
como
cultura
visto
una estética común materializada en su condición
El
rasgos
y
esfuerzo creativo
y
donde
el espacio
interior
en sus
cada vasija.
tecnológico
inspirado y
estos grandes cántaros esta
exterior,
de
atributos
regene
diferencias y semejan
de envase, donde
lo habitual y lo fúnebre. Cada dominio,
zas, comparte
formas,
y la
se asocian categorías
estéticas como
se conjugan
pero
se articula en
al cambio
dicotomía interior /exterior
su
lenta
podría algu
y la tradición.
hasta aquí,
lo tanto,
y, por
difunto
de
una comunidad
humana
para producir
dicotomía interior/
dos dimensiones diferentes pero analo-
condicionado por esta
actúa en
gables.
Este interior
las
sustancias
ciones.
Es
donde
Todo
alimento.
por este gran estómago con
cias para
la
energía
El juego de
y delicado. Los
su
la
que podríamos
y la
muerte
un contenido.
para
se producen
las
depositado
mutaciones
en este
alimento para
los hombres y
y
dar
llamar la "corrupción
interior. Siendo matraz, también
contenido
y aliación,
muta
origen a
generativa"
es vientre21: es
de los
interior
es
aspectos
digerido
en nuevas sustan
la tierra.
para
relaciones que se produce en este vientre /matraz es significativo
funerario;
"fermentación". Si
"hecho
vida al
Así, los
la bebida, bebida
recordamos
lo
planteado en el sentido que
total", es precisamente en lo
interior de un envase destinado a
social
grandes cántaros en su calidad
culinario
donde
lo
se vincula
recibir-contener-conservar
de fiicha
metawe o
neraria se transforman en un vientre /matraz connotado estética
como un espacio para
que se coloca
deposita dentro del envase para
doméstico pudo haber conserva
el cadáver se
envase que utilizado en contexto
para su
culinario es un
de la descomposición
grandes cántaros son envases para
"corrupción",
combinación, mezcla
sufren grandes cambios
inevitable eficiencia, transformándose
y la vitalidad,
al cadáver como ajuar
do la bebida
por
interior
química
y comprimido, donde
básicos del
junto
la
sustancia contenida en su
pacio orgánico
más
se opera
forma de existencia, lo
una nueva
de toda
y
aquí
matraz, donde
actúa como
materias contenidas en su
y
de
urna
fu
simbólicamente
la transformación.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Adán, L. y Margarita Alvarado. "Una
basada
21. Se
utiliza el
su acepción
de
término vientre
estómago.
lógico 1959: 867).
122
experiencia
en colecciones museológicas".
de abdomen como cavidad que contiene, así como en
llama vientre también a la panza de las vasijas. (Dice. Ideo
en su acepción
Análogamente
se
de investigación interdisciplinaria
Museos, 1997. (En prensa).
AISTHESIS
N°
30, 1997.
Adán, L. y Rodrigo Mera. "Las
Informe final
proyecto
tradiciones arqueológicas en
FONDECYT
la
mapuche"
cerámica
1950823, 1997.
tierra"
en Jorge Hidalgo
Aldunate, Carlos. "Mapuche: gente Se la
Chile, Etnografía. Santiago: Andrés Bello, 1996; 111-34.
tradición de la
Alvarado, Margarita. "La
desde la
estética".
Anean, José. "Los
mapuche
de la
cerámica modelada:
una
Actas de la II Jornadas de Arqueología, 1996. (En
cántaros
arcilla".
de la
memoria.
Un
et al.
Culturas de
aproximación
prensa).
personal acercamiento al universo
Ms. 1996.
Bullock, Dillman. "La cultura Kofkeche". Museo Dillman Bullock, 15 (1970).
Campos, Luis Eugenio. "Representaciones
en
la
gente
Coña, Pascual. Memorias de
Cooper, John. "The
los
mapuche.
Lo
culinario
Santiago: IGRA, 1973.
un cacique mapuche.
Araucanian"
ton: Smithsonian
De Augusta,
alimenticias en
de la tierra". Tesis Antropología Social U. de Brasilia, 1996.
Hand Book of Soud American Indians II,
1946, pp. 686-760.
en
Institution,
Fray Félix José.
De Valdivia, Luiz. Arte,
Diccionario
vocabulario
y
araucano.
Washing
Padre las Casas, 1916.
confesionario
de la lengua de Chile. Leipzig: B. G.
Teubner, 1887.
Domeyko, Ignacio. "Araucanía y
sus
habitantes". Sociedad Polaca de Estudios Lati
noamericanos, 1845.
Gordon, A., Jaqueline Madrid de Colín y Julia Monleón. "Excavación del
indígena
greso
Gorbea (Sitio GO-3). Provincia de Cautín.
en
Chile"
en
cementerio
Actas del VI Con
de Arqueología Chilena, Oct. 1971, Santiago, 1972-1973.
Gordon, Américo. "Urna y canoa funerarias,
una sepultura
doble
excavada en
Padre
Las Casas, Provincia de Cautín, IX Región, Chile''. Revista Chilena de Antropología
1, (1978): 61-80.
Gusinde, Martín. "Otro
del diluvio
mito
que cuentan
los
Publicaciones
araucanos"
del Museo de Etnología y Antropología de Chile, II, (1922): 183-200.
Ha-Rim, Choe. "Estética de las botellas y copas
Inostroza,
Jorge. "Informe
menterio
na.
La
.
Serena,
N°
Joseph, Claude.
N°
4 (1996).
de las excavaciones arqueológicas en el ce
Actas del IX Congreso de Arqueología Chile
un cementerio
tardío
en
La Araucanía". Boletín Museo Regional de
2 (1985): 63-78.
"La
vivienda
Araucana". Anales de la Universidad de
Chile,
3a-
parte,
I (1931): 29-48 y 229-251.
Latcham,
Ricardo. La
alfarería
Levi-Strauss, Claude. "El
Aires: Paidós, 1968.
Martin,
Región"
Koreana 7,
1982.
"Pitraco 1:
la Araucanía
serie
preliminar
de Pitraco 1, IX
antiguas".
indígena
chilena.
Santiago:
Universo, 1928.
Estructuralismo
y dialéctica. Buenos
culinario"
triángulo
Jean-Hubert. Ode
a
en
l'urne. París: Musée National d'Art Moderne, Centre
George Pompidou, 1990.
123
AISTHESIS
N°
30, 1997.
Mege, Pedro. "La imagen de las fuerzas:
ensayos sobre un mito mapuche".
Boletín
del Museo Chileno de Arte Precolombino 5 (1991): 9-22.
Menghin, Osvaldo. Estudios de prehistoria araucana. Acta Prehistórica III-IV,
Rosales, Diego. Historia General del Reino de Chile.
Ruiz, Aldea. Los
araucanos
y
sus costumbres.
Santiago: Andrés
1962.
Bello, 1989.
Santiago: Biblioteca de Autores
Chilenos,
1902.
Smith, Edmon Reuel. Los Araucanos
o
Notas
sobre una gira efectuada entre
las tribus de
Chile Meridional. Santiago: s/ed, 1914.
Stehberg, R. y Ramón Morales. "Rescate de
una urna preshistórica".
Museo 4 (1989):
4-5.
Thomas, Louis-Vincent. Antropología de la
Valenzuela, Rodrigo. "El
ral"
124
muerte.
México:
sistema culinario mapuche.
Tesis Antropología U. de Chile, 1981.
F.C.E., 1975.
Una
aproximación estructu
Fly UP