...

Las Huacas Del Quije

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Las Huacas Del Quije
Informe Final
Philippe Samson Toussaint y Rebekah Kipp
ENVR 451
Universidad McGill
el 23 de abril de 2004
Entregado al: Profesor Roberto Ibáñez
Instituto Anfitrión: Centro del Agua del Trópico Húmedo
para América Latina y el Caribe (CATHALAC)
Supervisor: Sr. Javier Bonagas, Coordinador Académico
Ciudad del Saber, Edifico No. 801
P.O. Box 873372, Panamá 7
Panamá, Panamá
Teléfono: (+507) 317-0125
Fax: (+507) 317-0127
Correo electrónico: [email protected]
Diagnóstico Preliminar en el Corregimiento de
Las Huacas, Provincia de Coclé:
USO DEL SUELO, SITUACIÓN SOCIOECONÓMICA E
IMPACTO AMBIENTAL EN LA PARTE ALTA DE LA
CUENCA DEL RÍO CHICO
Tabla de Materias
Lista de Menciones y Agradecimientos…………...……….……3
Tiempo Invertido en el Proyecto……..…………..….......……...4
Descripción del Instituto Anfitrión……...……………….……...5
Introducción: Descripción de la Cuenca del Río Chico…….….7
Justificación del Estudio………………..…...………………….10
Situación Socioeconómica y Demográfica……..………….11
Perfil Agropecuario……...…………………………………15
Cobertura Boscosa……….………………………………...24
Precipitaciones……………………………………………..26
Caudal del Río Chico.…………...…………………………28
Metodología y Limitaciones……………………..……………..34
Objetivos y Metas…………....……………………………..…...37
Resultados y Discusión de las Encuestas………...…………….38
Situación Socioeconómica y Demográfica……..………….38
Tierra……………………………………………………….43
Venta y Consumo de Productos………...…….……………53
Agroquímicos………………………………………………54
Ganadería…………………………………………………..56
Agua y Salud………………...……………………………..61
Alimentación……………………………………………….65
Medio Ambiente: Inundaciones…………...……………….68
Medio Ambiente: Bosque……………...…………………..71
Medio Ambiente: Problemas………..……………………..74
Apertura al Cambio y Conocimientos Actuales….………...77
Resultados del Taller Comunitario y Recomendaciones para el
Futuro Desarrollo Sostenible del Uso del Suelo….......…….....87
Apéndice 1: Preguntas de las Encuestas……...……….......…..95
1
Apéndice 2: Mapa de las Estaciones Hidrometeorológicas de la
Empresa de Transmisión Eléctrica (ETESA) en la Cuenca del
Río Chico………...……………………..……………………......97
Apéndice 3: Hidrógrafos de un Acontecimiento de Creciente
del Río Chico (ETESA)……………......………….………….....98
Apéndice 4: Carta del Ministerio de Obras Públicas
(MOP)............................................................................................99
Apéndice 5: Fotografías del Área en el Corregimiento de Las
Huacas……………...…………………………………………..100
Referencias…………………………………………………......104
2
Lista de Menciones y Agradecimientos
•
Los campesinos de los pueblos de Las Huacas del Quije, El Quije y La Culebra en
el corregimiento de Las Huacas, Coclé
•
Javier Bonagas, Coordinador Académico, Centro del Agua del Trópico Húmedo
para América Latina y el Caribe (CATHALAC)
•
Eric Flores, ingeniero agrónomo, Santiago de Veraguas
•
Pedro Barrios y su familia, Representante del Corregimiento de Las Huacas,
Provincia de Coclé, Panamá
•
Roberto Ibáñez, profesor ENVR 451, Universidad McGill y Universidad de
Panamá
•
Mark Brooks, asistente-profesor, ENVR 451, Universidad McGill
Les agradecemos mucho a todos la ayuda que nos proporciaron en la
publicación de este informe. La investigación no hubiera sido posible sin su apoyo,
por corregir y editar; por abastecer alojamiento, alimentación y transporte; por
participar en las encuestas y el taller comunitario; y por darnos consejos.
3
Tiempo Invertido en el Proyecto
Tiempo en el campo: 18 días completos
Las Huacas del Quije: 10 días completos
• 2 días de conocimiento del área (encuentro con el Representante)
• 5 días de entrevistas
• 2 días de publicidad para la reunión comunitaria
• 1 día para la reunión comunitaria
El Quije: 5 días completos
• 1 día de conocimiento del área (encuentro con la voluntaria del Cuerpo de Paz)
• 3 días de entrevistas
• 1 día de publicidad para la reunión comunitaria
La Culebra: 3 días completos
• 2 días caminando
• 1 día de entrevistas
Tiempo para investigar documentación: 18 días
• 4 días en la Contraloría
• 2 días en Río Hato (ANAM), Penonomé (ANAM, Centro de Salud, Contraloría,
MIDA)
• 4 días en Santa Fe para participar en un taller sobre el agua y encontrar a Eric Flores,
ingeniero agrónomo que ayudó para llevar a cabo la reunión comunitaria
• 3 días en ANAM, Ciudad de Panamá
• 2 días para preparar las entrevistas
• 2 días en la Biblioteca Nacional
• ½ día en MIDA, Ciudad de Panamá
• ½ día en STRI, Ciudad de Panamá
Tiempo para escribir, analizar y preparar las presentaciones: 17 días
•
•
•
•
1 día para preparar la presentación informal
2 días para preparar la presentación formal
6 días para analizar los resultados de las encuestas
8 días para escribir el informe final
4
Descripción del Instituto Anfitrión
Historia, misión y estrategia
El instituto anfitrión, una organización autónoma regional, se llama el Centro del
Agua del Trópico Húmedo para América Latina y el Caribe (CATHALAC).
Fue
establecido en 1992 por un acuerdo entre el Gobierno de Panamá y la Organización de las
Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), a través de
colaboración gubernamental e institucional. De hecho, UNESCO tenía el próposito de
“[facilitar] una gestión adecuada de los recursos hídricos y [de fomentar] un desarrollo
sostenible en todas las regiones del mundo y de esta forma enfrentar los emergentes
cambios ambientales globales” (CATHALAC 2004) cuando cooperó con el gobierno de
Panamá para fundar CATHALAC.
Ya CATHALAC sirve como “una institución
ejecutora de programas y proyectos de investigación y desarrollo de interés para los
países de la región de América Latina y el Caribe”. (CATHALAC 2004) Actualmente,
“la nueva estrategia programática de CATHALAC ... la componen tres ejes
fundamentales: investigación aplicada, extensión del conocimiento para el fomento de
capacidades y el desarrollo y aplicación de políticas. Estos no [son] áreas aisladas del
trabajo sino elementos integrantes de una única estrategia, que se [apoyan] e [enriquecen]
mutuamente.” (CATHALAC 2004)
Fondos
La financiación de CATHALAC es proporcionada directamente por el Gobierno
de Panamá, la UNESCO y otras organizaciones internacionaloes, como el PNUMA, el
IAI, el GEF-PNUD, por medio de la ejecución de proyectos conjuntos. Comprende
apoyo de la Asociación Mundial para el Agua, la Asociación Internacional de las
Ciencias Hidrológicas (IAHS) y la Asociación Internacional de los Recursos Hídricos
(IWRA).
Actividades
CATHALAC lleva a cabo el manejo de varios proyectos y la coordinación de
investigaciones y actividades de capacitación. El instituto trabaja en los campos de:
5
interacciones entre aire, océano y tierra; estudios de procesos hidrológicos; manejo de
recursos hídricos para pequeñas islas; manejo integrado de recursos hídricos en centros
urbanos; control de la calidad de agua; evaluación de recursos hídricos; manejo y
conservación general; y transferencia de conocimientos, informaciones y tecnologías.
“Una contribución fundamental del Centro ha sido la promoción de una nueva
cultura y ética del agua, a través del desarrollo de programas, proyectos, investigaciones
y eventos de alcance regional como lo son, entre otros, el Dialogo Interamericano sobre
la Gestión Integrada de los Recursos Hídricos; la Feria del Agua de Centroamérica y el
Caribe; la Visión del Agua para América Central y el Caribe para el Siglo XXI, y el
Primer Foro Regional Centroamericano de Previsión Climática.” (CATHALAC 2004)
6
Introducción: Descripción de la Cuenca del Río Chico
La provincia de Coclé está situada al centro de Panamá y la ciudad capital de la
provincia es Penonomé (Figura 1). La cuenca del río Chico de Natá está ubicada en la
provincia de Coclé, con su nacimiento en la división de la Cordillera Central, y sus
finales en la costa del océano Pacífico (IDAAN 1987). La ciudad de Natá se ubica entre
Penonomé y Aguadulce en la carretera Interamericana. A la cabecera del río se ubica el
corregimiento de Las Huacas (Figura 2). El área de drenaje de la cuenca es de 403 km2, o
40,300 ha (IDAAN 1987). Los pueblos en la parte alta del corregimiento de Las Huacas,
que comprenden Las Huacas del Quije, El Quije, La Sardinosa y La Culebra, entre otros
(Figura 2), se encuentran a una elevación alrededor de 600 a 700 metros, cerca del río
Chico y sus afluentes. Sin embargo, los cerros cerca de la cabecera del río alcanzan una
altura de 1,600 metros. Durante el año, el promedio de temperatura máxima es de 32ºC
en marzo y abril, en la época seca, y de 28ºC en octubre hasta diciembre, en la época
lluviosa (IDAAN 1987). El promedio de humedad de todo el año es de 87% (IDAAN
1987). En la parte baja de la cuenca se encuentran manglares, pantanos y llanura.
Subiendo la cuenca, se destacan algunos pequeños afluentes que corren por cañones, y
varias quebradas (IDAAN 1987). Los cerros de la parte alta de la cuenca son de roca
ígnea de superficie plana o redondeada (IDAAN 1987). La mayoría de las rocas en el
área son porfiritas basálticas granuladas medianamente de un color oscuro, del plioceno
(IDAAN 1987).
Figura 1. Mapa del país de Panamá (Holt, Rinehart y Winston 2002).
7
Figura 2. Mapa de la cuenca del río Chico, provincia de Coclé (Departamento de Cartografía, Contraloría General de la
República de Panamá 2004).
8
Con respecto al agua, el informe de 1987 del IDAAN indica que ésta es
moderadamente suave, con una cifra sobre dureza total de 28 a 77 mg/l. El mismo
informe muestra un margen de alcalinidad entre 24 y 50 mg/l, pocos sólidos suspendidos,
entre 1 y 36 mg/l, y niveles aceptables de hierro y manganeso. La precipitación pluvial
anual en la cuenca del río Chico varía mucho, depende del año y de la parte de la cuenca.
Por ejemplo, el promedio en la parte baja (estación hidreometeorológica El Cortezo) de la
cuenca entre 1955 y 1998 era de 1779 mm; mientras que, el promedio en la parte alta
(estación hidreometeorológica Las Huacas del Quije) de la cuenca era de 3116 mm entre
1972 y 2003 (ETESA 1955-2002). Además, en la parte alta, la precipitación pluvial
anual varía aproximadamente entre 2,300 mm y 4,600 mm. Por último, el promedio del
caudal anual del río fue de 15.50 m3/s entre 1955 y 1998, y varió entre 1 m3/s durante la
época seca y 70 m3/s durante la época lluviosa (ETESA 1955-2002).
A lo largo de la cuenca del río Chico se encuentran productores agropecuarios
diferentes: en la parte alta, agricultores marginales; en la parte media, los que practican la
ganadería extensiva; y en la parte baja, los agricultores que emplean varias tecnologías
agrícolas para abastecer productos crudos a las empresas procesadoras en el área
(González et al. 1992). De hecho, toda la población de la cuenca se dedica a diferentes
tipos de agricultura, o para subsistir o para empleo.
La región de esta cuenca es
sumamente importante del punto de vista económico para Panamá, porque produce
aproximadamente el 50% del azúcar refinado que se consume en el país, y produce el
segundo volúmen de hortalizas más grande en el país (González et al. 1992). Para refinar
el azúcar y para regar las hortalizas, se necesita más agua del río Chico cada año, debido
al aumento de la producción agropecuaria en la región (González et al. 1992).
En 1987 y 1993, los principales usuarios del río Chico eran La Compañía
Azucarera La Estrella, La Compañía Panameña de Alimentos (Nestlé) y unos 100 otros
usuarios particulares (IDAAN 1987, González et al. 1992). Además, existían tomas de
agua en la parte baja de la cuenca para los pueblos de Natá y Aguadulce, y también una
en el distrito de Olá (IDAAN 1987, González et al. 1992). Todos estos usuarios y tomas
de agua todavía existen y algunos han aumentado su demanda. Eso es importante, porque
en un estudio de 1970 por la Firma Binnie y Partners, fue demostrado que el río Chico no
tenía la capacidad para servir a todos los usuarios que querían regar en los llanos de
9
Coclé (IDAAN 1987), lo que implica que hoy en día el río Chico no pueda proveer
bastante agua a todos los usuarios. Casi el cien porciento de los usuarios del río se ubica
en la parte baja, lo cual es importante en este estudio debido a que un gran número de
personas es afectado por las acciones de pocas personas en la parte alta de la cuenca.
Puesto que hay tantos usuarios en la parte baja de la cuenca, algún cambio del caudal del
río que causen sequías e inundaciones, podría afectar a mucha gente y tendría
repercusiones económicas enormes para las compañías, los agricultores y los pueblos que
dependen del agua del río.
Según la Dirección de Ingeniería del IDAAN, los problemas más serios que se
presentaban en la cuenca del río Chico hasta 1987 comprendían la deforestación, el mal
uso de agua para riego, la industrialización y la contaminación del agua. En un informe
de 1992 de INRENARE, CINAP y MIPPE, se destacan también los problemas del
deterioro de los suelos, resultado de una mayor erosión, y la disminución del caudal
mínimo del río, de un promedio de 2.025 m3/s entre 1995 y 1961, hasta un promedio de
0.96 m3/s entre 1984 y 1990, lo que presenta un déficit estacional del agua respecto a
todas las demandas en la parte baja de la cuenca. De hecho, la erosión de suelos en la
parte alta de la cuenca provoca la deposición de los sedimentos en la parte baja,
provocando no sólo desbordamientos en la época lluviosa, sino también disminución
aguda del caudal en la época seca (González et al. 1992). Por último, la falta de títulos de
propiedad en la región de la cuenca disminuye la posibilidad de resolver estos graves
problemas (González et al. 1992). Además, los agricultores no tienen acceso a las
tecnologías para aumentar su producción, y así parar de cortar árboles y quemar, o para
evitar la erosión.
Justificación del Estudio
El río Chico, aunque tiene una pequeña área de drenaje, influye mucho en la vida
de los pequeños productores de la parte alta, tanto como en las actividades de la gente y
las grandes empresas de la parte baja de la cuenca. Las condiciones físicas y climáticas de
la parte alta, combinadas con el uso de suelo de los productores agropecuarios de la
región y las presiones demográficas, comprometen la sostenibilidad de esta área. Por
estas razones, hay una necesidad de proteger y administrar mejor la cuenca.
10
Situación Socioeconómica y Demográfica
Durante los últimos 50 años, la población del corregimiento de Las Huacas ha
aumentado considerablemente, pasando de menos de 500 hasta más de 1500 habitantes
(Gráfica 1). Sin embargo, este crecimiento no fue igual en cada pueblo del área (Gráfica
1). En el pueblo principal (Las Huacas del Quije) la población creció hasta el año 1990,
mientras que en El Quije, el segundo pueblo más poblado del corregimiento, el
crecimiento de la población empezó solamente en el año 1980. En el caso de La Culebra,
parece que el pueblo no fue reconocido por el Censo nacional antes del año 1980, y en el
año 2000 vivían más de 70 personas allá. Puesto que el pueblo de Las Huacas del Quije
es el único de los tres que tiene acceso a la carretera y que los otros pueblos (El Quije y
La Culebra) quedan respectivamente a una hora y media y cuatro horas de distancia de la
carretera a pie, la mencionada secuencia de crecimiento demográfico se puede explicar
por una migración desde Las Huacas del Quije hasta El Quije causada por una
disminución de tierra disponible. De hecho, la densidad de población ha pasado de 5
hasta 15 habitantes por kilómetro cuadrado durante los últimos cincuenta años (Gráfica
2), lo que podría también indicar que sigue aumentando el número de personas que
buscan tierras desocupadas distantes de la carretera. En el caso de La Culebra, parece que
la gran mayoría de sus habitantes nacieron en la provincia de Veraguas y migraron del
otro lado del río Chico por presiones demográficas en sus lugares de origen a causa del
aumento de la ganadería en su provincia. Heckadon (1997) explica que este fenómeno es
muy frecuente en Panamá.
.
11
1600
1400
población
1200
1000
800
600
400
200
0
1950
1960
1970
1980
1990
2000
año
Las Huacas (CORREGIMIENTO)
El Quije
La Sardinosa
Las Huacas del Quije
La Culebra
Gráfica 1. Cambio de población a lo largo de los 50 últimos años en el corregimiento de Las Huacas y 4 de
sus pueblos (datos: Censo nacional de Panamá 1950-2000).
(personas/km )
30
2
densidad de población
35
25
20
15
10
5
0
1950
1960
1970
1980
1990
2000
año
Las Huacas (CORREGIMIENTO)
Natá (DISTRITO)
Gráfica 2. Cambio de densidad de población a lo largo de los 50 últimos años en el corregimiento de Las
Huacas y el distrito de Natá (datos: Censo nacional de Panamá 1950-2000).
12
En los pueblos del Corregimiento de Las Huacas, las condiciones de vida son
poco desarrolladas comparadas a las de la población en la parte baja de la cuenca. Por
ejemplo, el porcentaje de gente analfabeta ha disminuido considerablemente en el
corregimiento desde el año 1960 pero todavía está más alto que el promedio del distrito
de Natá (Gráfica 3).
100
porcentaje de la población
90
80
70
60
50
40
30
20
10
0
1960
1970
Natá (DISTRITO)
Las Huacas del Quije
La Culebra
1980
año
1990
2000
Las Huacas (CORREGIMIENTO)
El Quije
La Sardinosa
Gráfica 3. Porcentaje de la población que estaba analfabeta a lo largo de los últimos 40 años en el Distrito
de Natá, el Corregimiento de Las Huacas y 4 de sus pueblos (datos: Censo nacional de Panamá 1950-2000).
Con respecto al acceso a los servicios sanitarios y el agua potable, parece también
que la situación del corregimiento se ha mejorado durante los últimos 40 años, pero las
condiciones todavía no son tan buenas como las del resto del distrito de Natá (Gráficas 4
y 5). Por último, no había electricidad en ningún pueblo del corregimiento en el año 2000
(Gráfica 6). Lo que es interesante es que en casi cada caso mencionado, se ve que la
situación en el pueblo de Las Huacas del Quije siempre es mejor que el promedio del
corregimiento de Las Huacas, aunque la situación en todos los otros pueblos es peor que
este mismo promedio. Este asunto se puede explicar otra vez por la distancia de la
carretera y el tamaño del pueblo. Las Huacas del Quije es el pueblo principal del
corregimiento y tiene la mayoría de los servicios públicos (el centro de salud, el
representante del corregimiento, las tiendas). Por otro lado, no hay ninguna tienda ni
13
centro de salud en los pueblos más lejos del Quije, y entonces la gente tiene que caminar
hasta El Quije o Las Huacas del Quije para conseguir cualquier cosa.
porcentaje de la población
120
100
80
60
40
20
0
1960
1970
Natá (DISTRITO)
Las Huacas del Quije
La Culebra
1980
año
1990
2000
Las Huacas (CORREGIMIENTO)
El Quije
La Sardinosa
Gráfica 4. Porcentaje de viviendas sin servicio sanitario a lo largo de los últimos 40 años en el Distrito de
Natá, el Corregimiento de Las Huacas y 4 de sus pueblos (datos: Censo nacional de Panamá 1950-2000).
porcentaje de la población
120
100
80
60
40
20
0
1960
1970
Natá (DISTRITO)
Las Huacas del Quije
La Culebra
1980
1990
2000
año
Las Huacas (CORREGIMIENTO)
El Quije
La Sardinosa
Gráfica 5. Porcentaje de viviendas sin agua potable a lo largo de los últimos 40 años en el Distrito de Natá,
el Corregimiento de Las Huacas y 4 de sus pueblos (datos: Censo nacional de Panamá 1950-2000).
14
porcentaje de la población
120
100
80
60
40
20
0
1960
1970
Natá (DISTRITO)
Las Huacas del Quije
La Culebra
1980
1990
2000
año
Las Huacas (CORREGIMIENTO)
El Quije
La Sardinosa
Gráfica 6. Porcentaje de viviendas sin luz eléctrica a lo largo de los últimos 40 años en el Distrito de Natá,
el Corregimiento de Las Huacas y 4 de sus pueblos (datos: Censo nacional de Panamá 1950-2000).
Perfil Agropecuario
La gran mayoría de los habitantes del corregimiento de las Huacas son
campesinos y practican la agricultura de subsistencia. Además, una gran parte de las
tierras de la cuenca alta del río Chico quedan en pendientes y son bastante pobres en
cuanto a la fertilidad del suelo. Un estudio de CATAPAN (1970) muestra que en la
cuenca del río Chico el 85.2% de los suelos son de la clase VIII, lo que significa que
tienen muy poco potencial para el uso agropecuario porque son pobres en materia
orgánica. Además, esta clasificación de tierra suele incluir áreas sin bosque, cubiertas de
hierba, con pendientes de mas del 60% (CATAPAN 1970). Esta clasificación se aplica al
área cerca del río Chico y dos de sus afluentes, el río Gaital, que se ubica cerca del pueblo
Las Huacas del Quije, y el río Codo, que se ubica cerca del pueblo El Quije (Figura 3).
Ambos pueblos se encuentran en el corregimiento de Las Huacas.
15
Río Codo
Río Chico
VIII
Río Gaital
Figura 3. Mapa de tipo de suelo en la región de Veraguas y Coclé (CATAPAN 1970).
16
Por eso, muchos campesinos queman sus tierras cada año para suplementarlas con
nutrimentos y “limpiarlas” antes de sembrar. Con el aumento de la población ya
mencionado, no sorprende que la cantidad y la intensidad de la agricultura en el
corregimiento hayan crecido según el mismo ritmo durante los últimos 50 años. La
superficie total de las explotaciones en el corregimiento de Las Huacas ha pasado de 500
hectáreas en el año 1950 a más de 3,000 hectáreas en el año 2000 (Gráfica 7). Esto se
debe a un aumento del número de explotaciones (Gráfica 9) pero también a un
crecimiento del tamaño promedio de cada explotación (Gráfica 8).
Por supuesto, el tamaño de 40,300 ha del corregimiento no ha cambiado durante
este período.
Aunque esto quiere decir que solamente el 7.4% de la tierra del
corregimiento estaba empleada para la agricultura en 2000, todavía hay presiones
ambientales relacionadas con la ocupación de tierras fértiles. De hecho, lo que presiona a
la gente, especialmente a los hijos de los habitantes del área, es el hecho de que tienen
emplearse tierras de menos y menos fértiles porque las explotaciones siempre están
subiendo las montañas. Este fenómeno, combinado con la práctica de la tumba y quema
de la tierra, ha contribuido a la disminución de la fertilidad de tierra, lo que puede además
explicar por qué el tamaño de cada explotación ha aumentado en los últimos 50 años.
4000
superficie (ha)
3500
3000
2500
2000
1500
1000
500
0
1950
1960
1970
1980
1990
2000
año
Gráfica 7. Cambio de superficie total de las explotaciones a lo largo de los últimos 50 años en el
Corregimiento de Las Huacas (datos: Censo agropecuario nacional de Panamá 1950-2000).
17
14
superficie (ha)
12
10
8
6
4
2
0
1950
1960
1970
1980
1990
2000
año
Gráfica 8. Cambio de tamaño mediano de las explotaciones a lo largo de los últimos 50 años en el
Corregimiento de Las Huacas (datos: Censo agropecuario nacional de Panamá 1950-2000).
número de explotaciones
350
300
250
200
150
100
50
0
1950
1960
1970
1980
1990
2000
año
Gráfica 9. Cambio de número de explotaciones a lo largo de los últimos 50 años en el Corregimiento de
Las Huacas (datos: Censo agropecuario nacional de Panamá 1950-2000).
También es importante considerar la titulación de la tierra porque se promueve el
uso del suelo más sostenible cuando el campesino o propietario de tierra sabe que tiene
derechos legales con respecto a sus terrenos, como lo menciona Tekle (1999). En el
distrito de Natá, a lo largo de los últimos 30 años, la superficie total de las explotacions
18
sin título de tierra ha bajado, mientras que la superficie total de las explotaciones con
título de tierra ha aumentado (Gráfica 10). Por otro lado, existe un fenómeno menos
progresivo con respecto a la tierra del corregimiento de Las Huacas. En efecto, aunque la
supeficie total de las explotaciones con título de tierra ha aumentado un poco dentro de
este tiempo, la superficie total de las explotaciones sin título de tierra también ha
aumentado, y ha alcanzado un total mucho más grande (Gráfica 10). Así, existe la
necesidad de promover la titulación de la tierra en el Corregimiento de Las Huacas, para
que disminuya la superficie de explotaciones sin título de tierra en el futuro, y aumente
much más la superficie de explotaciones tituladas.
18000
16000
superficie (ha)
14000
12000
10000
8000
6000
4000
2000
0
1970
1980
1990
2000
año
Las Huacas: sin título
Las Huacas: en arrendamiento
Las Huacas: con título
Natá: sin título
Natá: en arrendamiento
Natá: con título
Gráfica 10. Cambio en la superficie total de las explotaciones según tipo de propiedad en el corregimiento
de Las Huacas y en el distrito de Natá en los últimos 30 años (datos: Censo agropecuario nacional de
Panamá 1950-2000).
Hay una disminución en la fertilidad de la tierra, lo que es indicada por el cambio
de producción de dos cosechas tradicionales, el ñame y el arroz (Gráficas 11 y 12). El
arroz necesita mucha agua para crecer y los campesinos, cuando pueden, lo siembran en
los bajos cerca del río, donde la tierra es bastante fértil a causa de la sedimentación del río
(Young et al. 1971). En este caso, es menos necesario quemar para agregar nutrimentos al
19
suelo. La producción por explotación y la superficie sembrada de cada explotación con
respecto al arroz no ha cambiado mucho durante los últimos 50 años (Gráfica 12), lo que
quiere decir que la fertilidad de la tierra en los bajos se ha conservado bien durante este
0.09
6.4
0.08
6.2
0.07
superficie (ha)
6.6
0.06
6
0.05
5.8
0.04
5.6
0.03
5.4
0.02
5.2
0.01
5
producción (quintales)
período.
0
1970
1980
1990
2000
año
PRODUCCIÓN POR EXPLOTACIÓN (QUINTALES)
SUPERFICIE SEMBRADA POR EXPLOTACIÓN (HA)
Gráfica 11. Cambio de superficie sembrada con ñame por explotación y cambio de producción de ñame por
explotación en el Corregimiento de Las Huacas a lo largo de los últimos 30 años (datos: Censo
agropecuario nacional de Panamá 1950-2000).
Por otro lado, el ñame es una raíz que crece bastante bien en las tierras altas y no
necesita tanta agua como el arroz (Young et al. 1971). Entonces, los campesinos
generalmente siembran el ñame en las lomas, y en este caso, es más necesario quemar
cada año antes de sembrar. Aunque la superficie por explotación dedicada a la siembra de
ñame ha aumentado a lo largo de los últimos 30 años, la cantidad de ñame producida por
explotación ha disminuido claramente (Gráfica 11). Una causa posible de este fenómeno
pueda ser la pérdida de fertilidad del suelo por uso de tierras menos adaptadas a la
agricultura, como se produjo en otros lugares como Brasil (Collins 1995).
20
0.9
14
0.8
12
0.7
0.6
10
0.5
8
0.4
6
0.3
4
0.2
2
0.1
0
producción (quintales)
superficie (ha)
16
0
1950
1960
1970
1980
1990
2000
ano
PRODUCCIÓN POR EXPLOTACIÓN
SUPERFICIE SEMBRADA POR EXPLOTACIÓN (HA)
Gráfica 12. Cambio de superficie sembrada con arroz por explotación y cambio de producción de arroz por
explotación en el Corregimiento de Las Huacas a lo largo de los últimos 50 años (datos: Censo
agropecuario nacional de Panamá 1950-2000).
Como en todo el país, la cantidad de animales en el corregimiento ha aumentado
de manera significativa a lo largo de los últimos 50 años. Cada clase de animal es más
numerosa hoy en día que hace 50 años excepto el ganado porcino (Gráfica 13). Lo más
importante es el aumento de ganado vacuno, porque este animal necesita una gran
cantidad de tierra para sostenerse (aproximadamente una hectárea por vaca) (Coomes, O.
2004, comunicación personal).
En 1960, había aproximadamente 200 vacas en el
corregimiento, aunque hoy, hay cerca de 1000 (Gráfica 13). Es cierto que en 2000, la
densidad de ganado vacuno en el corregimiento era solamente de 0.1 vaca por hectárea,
lo que debería ser sostenible.
Sin embargo, no toda la tierra puede convertirse en
potreros sin la deforestación completa de la región; además, hay muchas lomas y
montañas en la región que impiden la ganadería en todo el corregimiento. Así que la
verdadera densidad de ganado vacuno en la tierra disponible para hacer ganadería de una
manera sostenible dentro del corregimiento debe ser más del 0.1 vaca por hectárea
antedicho.
21
1000
900
número de ganado o aves
800
700
600
500
400
300
200
100
0
1950
1960
1970
1980
1990
2000
ano
Vacuno
Porcino
Caballar
Mular
Cabrío
Patos
Pavos
Gallinas (NOTA: EL NÚMERO ESTÁ SIEMPRE DIVIDIDO POR 10)
Gráfica 13. Cambio de número de tipos diferentes de ganado y aves de corral en el Corregimiento de Las
Huacas a lo largo de los últimos 50 años (datos: Censo agropecuario nacional de Panamá 1950-2000).
Examinando la distribución de la edad para los agropecuarios y las agropecuarias
en el año 2000, se pueden encontrar algunas diferencias entre el modo de producción en
Las Huacas al modo de producción en todo el Distrito de Natá. La diferencia más grande
entre los dos lugares consiste en la participación de las mujeres (Gráficas 14 y 15). De
hecho en 2000, había 3117 productores agropecuarios en Natá, el 30% de los cuales eran
mujeres, mientras que en el corregimiento de Las Huacas en 2000, había 290 productores
agropecuarios según el censo agropecuario, el 13% de éstos eran mujeres. Así, podriía
existir una potencial fuente de mano de obra entre las campesinas en el Corregimiento de
Las Huacas, lo que podría ser importante para cualquier programa de desarrollo
sostenible en la región, si la población sintiera que faltaba gente para trabajar. De hecho,
puesto que las condiciones socioeconómicas son menos desarrolladas en el
Corregimiento de Las Huacas que en todo el distrito, tiene sentido que las mujeres sean
menos informadas y menos participativas en las actividades económicas. Así, cualquier
programa de desarrollo en el área debe dirigirse a la capacitación de las mujeres tanto
como de los hombres.
22
También se puede ver que generalmente, las personas de la categoría de edad de
45 a 54 años trabajan más que otra gente (Gráficas 14 y 15). En general, los jóvenes de
menos de 21 años trabajan más en el Corregimiento de Las Huacas que en todo el Distrito
de Natá, lo que podría indicar que este grupo, al nivel del distrito, pasa más tiempo
invirtiendo en su propia educación, que los jóvenes de este grupo en el Corregimiento de
Las Huacas. Por último, se ve que generalmente la distribución de la edad de los
productores agropecuarios es más triangular al nivel del corregimiento que al nivel del
distrito. Esto podría indicar mejor salud entre los productores viejos del distrito que son
número de personas
hombres, comparado a este grupo para el corregimiento.
500
450
400
350
300
250
200
150
100
50
0
<21
21-24
25-34
35-44
45-54
55-64
65+
categoría de edad
hombres
mujeres
Gráfica 14. Distribución de edad para los productores y productoras agropecuarios del Distrito de Natá,
2004 (datos: Censo agropecuario nacional de Panamá 1950-2000).
23
número de personas
70
60
50
40
30
20
10
0
<21
21-24
25-34
35-44
45-54
55-64
65+
categoría de edad
hombres
mujeres
Gráfica 15. Distribución de edad para los productores y productoras agropecuarios del Corregimiento de
Las Huacas, 2004 (datos: Censo agropecuario nacional de Panamá 1950-2000).
Cobertura Boscosa
La deforestación en la cuenca del río Chico no es nueva. Por ejemplo, en 1992,
solamente existían unas 1,000 hectáreas de bosque primario natural sobre las 40,300
hectáreas de superficie de la cuenca; además, todas las áreas que contenían bosque se
econtraban en la parte alta (González et al. 1992). Sin embargo, a causa de presiones
demográficas y agropecuarias, la deforestación ha aumentado durante los últimos años.
El bosque primario que existía en 1992 está disminuyendo, porque en 2000 se retiró la
frontera entre bosque natural e impacto humano (Figura 4). El bosque no se regenera
porque los campesinos siguen quemando las lomas y montes para practicar la agricultura
extensiva, sembrando maíz sobretodo. Además, la ganadería está subiendo lentamente
desde la cuenca media hacia la cuenca alta; la presencia de vacas, en particular, promueve
indefinidamente la ausencia de árboles y la compactación del suelo.
24
Leyenda
bosque primario
1992
bosque primario
2000
Figura 4. Cambio de cobertura boscosa entre 1992 y 2000 en el Corregimiento de Las Huacas, Coclé (mapa
adaptado de mapas de ANAM 1992 y ANAM 2000).
25
Precipitaciones
Tal como ya se ha mencionado, la cuenca alta del río Chico está ubicada en la
parte este de la cordillera central de Panamá. Como todo el resto del Arco Seco, esta área
experimenta dos estaciones durantes las cuales las precipitaciones varían mucho
(Gráficas 16 y 17). Aproximadamente el 94% de todas las precipitaciones ocurren
durante la época lluviosa, dejando solamente el 6% de las precipitaciones a la época seca,
durante los meses de diciembre hasta abril. Sin embargo, la parte alta, distinta de la parte
baja de la cuenca, recibe una gran cantidad de agua durante el invierno a causa de su
altura. En Las Huacas del Quije, entre 1973 y 2002, el promedio anual de precipitaciones
era de 3,115 mm. Los meses de octubre y septiembre reciben la mayor cantidad de las
precipitaciones con un promedio mensual entre 550 y 575mm. El problema es que
algunos años, las precipitaciones son anormalmente abundantes durante estos meses, así
que se cae una cantidad fenomenal de lluvia durante este tiempo. Por ejemplo, en el año
2001, lo que cual fue el más húmedo desde 1973, casi dos metros de lluvia cayeron en la
región de Las Huacas del Quije sólo durante los meses de septiembre y octubre (datos:
800.0
600.0
400.0
200.0
0.0
2000
1997
1994
1991
1988
1985
1982
1979
1976
1973
precipitaciones (mm)
ETESA 1955-2002).
año
Gráfica 16. Promedio mensual de precipitaciones durante la época lluviosa (mayo hasta noviembre) entre
1973 y 2002, estación hidreometeorológica Las Huacas del Quije (apéndice 2) (datos: ETESA 1955-2002).
26
100
80
60
40
20
0
2000
1997
1994
1991
1988
1985
1982
1979
1976
1973
precipitaciones (mm)
120
año
Gráfica 17. Promedio mensual de precipitaciones durante la época seca (diciembre hasta abril) entre 1973 y
2002, estación hidreometeorológica Las Huacas del Quije (apéndice 2) (datos: ETESA 1955-2002).
precipitaciones (mm)
700
600
500
400
300
200
100
Diciembre
Noviembre
Octubre
Septiembre
Agosto
Julio
Junio
Mayo
Abril
Marzo
Febrero
Enero
0
año
Gráfica 18. Promedio mensual de precipitaciones entre 1973 y 2002, estación hidreometeorológica Las
Huacas del Quije (apéndice 2) (datos: ETESA 1955-2002).
La época seca también causa problemas (Gráficas 17 y 18), específicamente
durante los meses de enero, febrero y marzo, que son particularmente secos. Durante los
últimos 30 años, ninguna precipitación fue registrada en la estación hidrometeorológica
27
de Las Huacas del Quije el 50%, 83% y 50% del tiempo durante los meses de enero,
febrero y marzo respectivamente (ETESA 1955-2002).
Caudal del Río Chico
En último lugar, lo que es el más importante para la gente de las partes alta y baja
de la cuenca del río Chico es la cantidad de agua que afluye en el río. Los pequeños
productores agropecuarios del corregimiento de Las Huacas tanto como los más grandes
de la parte baja, necesitan agua para poder sembrar sus cultivos. Al mismo tiempo, las
grandes empresas tales como Calesa y Nestlé necesitan el agua para el buen
funcionamiento de sus actividades y, en el caso de Calesa, para regar sus cultivos de caña
de azúcar. Por último, las ciudades de Natá y Aguadulce tienen tomas de agua potable en
el mismo río para el abastecimiento municipal. Todos estos usos del agua del río Chico
reflejan la importancia de proteger esta fuente de agua. No obstante, todos los factores
mencionados, sean la presión demográfica, el aumento de la ganadería, la deforestación
o la irregularidad anual de las precipitaciones, contribuyen a cambiar el caudal del río. El
aumento de la población y de la ganadería causa más deforestación y uso de suelo menos
adaptado para la agricultura. Además, la falta de árboles causa sedimentación en el río y
posiblemente aumenta las sequías porque el agua se queda menos tiempo en el suelo
(McDonald et al. 2002).
Destino
Beneficiarios
Uso doméstico
Ciudades de
Natá/Aguadulce
---------
CALESA
Uso agropecuario
(grandes empresas)
Pequeños
productores
agricultores
Uso agroindustrial
TOTAL
Superficie
(ha)
Demanda
(l/s)
13
Aparente (m³/s)
1726
1910
1.910
100 productores
600
900
0.9
NESTLE
---------------
100
0.1
2923
2.923
0.013
Cuadro 1. Uso del agua del río Chico por varios usuarios (González et al. 1992).
28
La cantidad de la toma de agua del río Chico varía según el tipo de usuario
(Cuadro 1). Las ciudades de Natá y Aguadulce representan la mayor población pero
solamente necesitan 0.013 m³/s. Otro estudio por IDAAN (1987) indica que la demanda
de agua de Aguadulce solo es de 0.018m3/s; aunque este valor es más grande que lo del
estudio del MOP para ambos Natá y Aguadulce, todavía es muy bajo. Por otro lado, el
uso agropecuario, lo que incluye Calesa y 100 pequeños productores, comprende casi
toda el agua tomada del río Chico (2.81 m³/s). Todos los sectores conjuntos necesitan
2005
2000
1995
1990
1985
1980
1975
1970
1965
1960
1955
10.00
8.00
6.00
4.00
2.00
0.00
1950
caudal
(m3/s) (m³/s)
Caudal
2.923 m³/s al año.
Año
año
marzo
Marzo
abril
Abril
caudal minimo
mínimo necesitado
requerido
Caudal
Gráfica 19. Caudal promedio durante los meses de marzo y abril en comparación con el caudal mínimo
requerido por varios usuarios del agua del río Chico, estación hidrometeorológica El Cortezo (apéndice 2)
(datos: ETESA 1955-2002, González et al. 1992).
El caudal promedio de los meses de marzo y abril es relativamente pequeño
(Gráfica 19). En este gráfica, la línea roja representa el caudal mínimo requerido para los
varios sectores mencionados. La gráfica muestra claramente que durante la mayoría de
los meses de marzo y abril de los últimos 50 años, el caudal promedio fue menos de los
2.923 m³/s necesarios. Esto quiere decir que durante estos meses, esta gente tiene que
reducir su consumo de agua. Es importante mencionar también que la sedimentación
puede llenar el cauce del río y empeorar el problema de la falta de agua.
29
6
3
caudal mínimo (m /s)
7
5
4
3
2
1
0
1955
1960
1965
1970
1975
1980
1985
1990
1995
2000
año
Gráfica 20. Caudal mínimo anual entre 1955 y 2002, estación hidreometeorológica El Cortezo (apéndice 2)
(datos: ETESA 1955-2002).
El caudal mínimo anual ha disminuido en los últimos 50 años (Gráfica 20), lo que
amenaza aun más los usuarios de agua en la cuenca del río Chico, porque el
mantenimiento de un caudal adecuado en la época seca no es seguro.
Pero no es solamente la falta de agua que representa un problema en la cuenca del
río Chico. Como ya se mencionó, las precipitaciones son abundantes durante el invierno
en las montañas del Corregimiento de Las Huacas. Evidentemente, el caudal del río
aumenta durante esta época, pero la falta de árboles y la sedimentación pueden aumentar
considerablemente los caudales máximos durante las lluvias fuertes. Cuando no hay
árboles, el agua se va más rápidamente en el río sin penetrar en el suelo. Ese fenómeno se
puede ver en el hidrógrafo del río Chico del 20 de octubre de 2003, día de creciente
significativa (apéndice 3). El caudal máximo fue muy alto y el período de precipitación
fue muy corto, ambos que indican una falta de árboles para absorber el agua que cayó
muy rápidamente (Bonnell, R. 2004, comunicación personal). Al mismo tiempo, un tal
acontecimiento de precipitación rápida aumenta la erosión del suelo y la sedimentación
en el río. Estos sedimentos acumulan en el río y suben su cauce, aumentado aun más el
nivel del agua durante las lluvias fuertes (McDonald et al. 2002; Tekle 1999).
30
3
caudal máximo (m /s)
1000
900
800
700
600
500
400
300
200
100
0
1955 1960 1965 1970 1975 1980 1985 1990 1995 2000
año
Gráfica 21. Caudal máximo instantáneo anual de 1955 hasta 2002, estación hidreometeorológica El
Cortezo (apéndice 2) (datos: ETESA 1955-2002).
Este fenómeno se puede ver en el aumento del caudal máximo instantáneo anual
del río Chico de 1955 hasta 2002 (Gráfica 21). Los caudales máximos, que correspondan
a las precipitaciones más fuertes del invierno, han crecido de manera significativa en los
últimos 50 años. Este crecimiento de los caudales máximos causa inundaciones en la
carretera Panamericana, que se empeoran cada año. Eso claramente representa un
problema para los usuarios de la carretera y los habitantes de la ciudad de Natá.
Por último, se puede ver que en general, el caudal promedio mensual ha
aumentado desde 1955 durante la época lluviosa (mayo hasta noviembre) y ha
disminuido durante la época seca (enero hasta abril) (Gráfica 22). El mes de diciembre
no se incluye porque representa un mes de transición entre la época seca y la época
lluviosa, con respecto al caudal del río.
Estos fenómenos contrarios destacan la
magnificación de los dos extremos estacionales en el caudal del río, afectada por el uso
del suelo en la cuenca.
31
45.00
12.00
40.00
10.00
30.00
3
8.00
25.00
6.00
20.00
15.00
4.00
caudal (m3/s)
caudal (m /s)
35.00
10.00
2.00
5.00
0.00
0.00
2000
1995
1990
1985
1980
1975
1970
1965
1960
1955
año
promedio de los caudales promedios mensuales de la época lluviosa
promedio de los caudales promedios mensuales de la época seca
Gráfica 22. Promedio de los caudales promedios mensuales durante la época seca (enero hasta abril) y
durante la época lluviosa (mayo hasta noviembre) entre 1955 y 2002, estación hidrometeorológica El
Cortezo (apéndice 2) (datos: ETESA 1995-2002).
Estas inundaciones y esta falta de agua representan las principales justificaciones
para hacer este estudio. El estudio se dirige a encontrar soluciones para mejorar las
condiciones ambientales y socioeconómicas en la cuenca alta del río Chico con el
objetivo último de proteger la fuente de agua para el río. Desde los puntos de vista
científico y socioeconómico, el estudio actual es también justificado por la falta de
relaciones y comunicación entre la parte alta y la parte baja de la cuenca del río Chico.
Por ejemplo, hasta este momento, ningún estudio científico ha mirado en detalle las
consecuencias de la deforestación y el uso de suelo mal adaptado al ambiente en la parte
alta de la cuenca, que comprenden la sedimentación, las inundaciones y el nivel bajo del
río durante la época seca en la parte baja de la cuenca. Existe una necesidad de relacionar
las dos partes de la cuenca con teorías científicas antes de poder encontrar soluciones a
los problemas actuales. Además, al nivel socioeconómico, no existe actualmente un
diálogo desarrollado entre los grandes poderes económicos de la parte baja de la cuenca
(tales como Calesa y Nestlé), y los agricultores marginados económicamente de la parte
32
alta de la cuenca. Para poder encontrar soluciones a los problemas actuales, es necesario
que haya un diálogo entre estos dos grupos.
Así que existe un gran potencial para el desarrollo socioeconómico en la región
alta, lo que podría lograr beneficiar mutuamente a los dos grupos principales de usuarios
del río Chico. Por ejemplo, un programa integrado de reforestación sostenible con
especies nativas, promoción de ecoturismo, modernización de técnicos de cultivo,
producción en la parte plana del valle de vegetales para mejorar la nutrición de los
moradores y para la venta, todos combinados con apoyo financiero y desarrollo de
infraestructura en el Corregimiento de Las Huacas. Esto no sólo beneficiaría a los
campesinos pobres y marginados de la parte alta de la cuenca, sino también beneficiaría a
los poderes económicos y sociales en la parte baja de la cuenca al eliminar el problema
del mal uso del suelo. Así, un mejoramiento del estado del ambiente podría ser realizado,
al mismo tiempo que se disminuye la diferencia entre las condiciones socioeconómicas
actuales entre la parte alta y la parte baja de la cuenca.
33
Metodología y Limitaciones
El proyecto fue planificado en función de los recursos humanos y materiales
disponibles y en atención a los intereses de la Universidad McGill y de CATHALAC. Por
eso, sólo se pretendió realizar un diagnóstico preliminar, básico, que sirva como
indicador de realidades y como base para investigaciones más completas en el futuro.
La metodología inició con una fase de investigación documental de estudios
previos, mapas, datos científicos, historia y geografía de la región de la cuenca del río
Chico y recolección de contactos e instituciones. Estas investigaciones fueron realizadas
a través de la ayuda y de los recursos proporcionadas por las siguientes personas e
instituciones:
Biblioteca Nacional
Contraloría General de la República de Panamá
Ministerio de Desarrollo Agropecuario
Empresa de Transmisión Eléctrica S.A. (Agustín Ameglio N., Hidrólogo)
Eric Flores (Ingeniero agrónomo en Santiago de Veraguas)
Autoridad Nacional del Ambiente: en la Ciudad de Panamá, Eduardo E. Reyes G.
(Coordinador del Programa Nacional de Cambio Climático); en Aguadulce, Rúben Correa;
en Farallón, Carlos Sánchez (Ingeniero); en Penonomé, Marta Ramírez (Licenciada)
Ministerio de Obras Públicas, Panamá
Representante del Corregimiento de las Huacas (Pedro Barrios)
Calesa, Azucarera la Estrella en Natá (Ingeniero Ramón Guerra)
Centro para la Promoción de la Salud, Laboratorio de Calidad de Agua, Natá
(Licenciada Daysi Fernández y Doctora Maanly Bullen)
Instituto Geográfico Nacional Tommy Guardia
Cuerpo de Paz en El Quije (Kimber Stachler)
Recursos de Internet de la Universidad McGill
Puesto que la región de estudio está aislada y poco estudiada del punto de vista
científico, y puesto que el estudio se llevó a cabo solamente en un período de cuatro
meses, hubo que depender solamente de los datos y estudios científicos (con respecto a
las precipitaciones, la calidad de agua, la cobertura boscosa, el tipo de suelo, el uso del
suelo y el caudal del río) que ya existen. De esta manera, en este estudio no se llevó a
cabo nuevas experiencias científicas para investigar más exhaustivamente estos factores.
Se decidió concentrarse sobre los aspectos socioeconómicos que influyen en el medio
ambiente en la región, para poder lograr hacer una investigación bien desarrollada,
tomando en cuenta los recursos humanos, económicos y temporales disponibles.
34
En una segunda fase se realizó una visita de campo para la toma de contacto con
las autoridades locales y personas con liderazgo en el corregimiento de Las Huacas y para
validar la preparación de las encuestas.
Estas encuestas (apéndice 1), destinadas a
obtener información directa y actualizada de las interacciones entre los pobladores de la
cuenca y los recursos naturales de ésta, se aplicaron a aproximadamente el 35% de los
hogares proporcionalmente representativos de los diferentes segmentos de la población
en los pueblos de Las Huacas del Quije, El Quije y La Culebra. De hecho, CATHALAC
pidió que se investigara este porcentaje de la población, y la opción es justificada por la
buena representación de los pobladores que se llevó a cabo durante la investigación. Para
visitar bien todos los hogares ocupados, se consultó con residentes locales de cada pueblo
para saber donde se ubicaban cada casa. Puesto que cada familia no estaba siempre en la
casa, se hizo la encuesta con cada familia que estaba, lo que representó aproximadamente
el 35% de la población. Se llevaron a cabo 36 encuestas en Las Huacas del Quije, 24
encuestas en El Quije y 8 encuestas en los pueblos arriba del Quije (La Sardinosa, La
Iguana y La Culebra) (Cuadro 2).
(Nota que en la parte donde se presentan los
resultados, se refiere a estos tres últimos pueblos simplemente como La Culebra). Se
investigaron solamente estos pueblos en el corregimiento por falta de tiempo para
investigar o toda la cuenca o aun todo el corregimiento. Se escogieron estos pueblos
porque se ubican más cerca al nacimiento del río Chico, donde hay más deforestación
actual y más necesidad de cuidar el bosque primario que todavía existe.
Lugar
Número de
viviendas
visitadas
36
Número de viviendas en 2000
(datos: Censo nacional de
Panamá 1950-2000)
101
Porcentaje de las
viviendas visitadas (según
los datos de 2000)
36%
El Quije
24
68
35%
La Culebra
8
8
100%
Las Huacas
del Quije
Cuadro 2. Número y porcentaje de las viviendas visitadas en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas,
2004.
Es importante mencionar que se visitó a un mayor porcentaje de las viviendas
cuando el pueblo era más pequeño (por ejemplo, La Culebra), porque así los resultados
35
encontrados son más significativos. También, de lo que se entendió hablando con los
campesinos, el número de viviendas ha aumentado mucho más en La Culebra desde el
año 2000 (cuando se llevó a cabo el último censo nacional) que en Las Huacas del Quije
o El Quije, y entonces el porcentaje calculado en este cuadro quizás es más alto que el
verdadero porcentaje, con respecto a La Culebra.
Los resultados de las encuestas fueron organizados y discutidos en una reunión
comunitaria en Las Huacas del Quije que tuvo lugar el 7 de abril, a fin de complementar
la validez de sus hallazgos y de ampliarlos. La reunión fue organizada en este pueblo
porque la mayor parte de la población investigada vive en este lugar, y la gente interesada
del Quije pudo caminar hasta Las Huacas del Quije para venir a la reunión. No había
bastante tiempo para llevar a cabo otras reuniones en La Culebra o El Quije. Los
pobladores de La Culebra no pudieron venir a la reunión, y menos gente decidió
presentarse del Quije. Así, la reunión no fue representativa de la región completa. No
obstante, sirvió para discutir sobre posibilidades futuras de cumplir el desarrollo
sostenible en las comunidades a través de cambios de uso del suelo y movilización de los
pobladores para cooperar más entre ellos. Sirvió también para publicitar el deseo de
CATHALAC de regresar a Las Huacas en el futuro, lo que fue importante para que la
gente llegue a capacitaciones futuras. Las limitaciones de la reunión comunitaria son
discutidas más profundamente en la última sección del informe.
Por último, se procedió a preparar el informe final con los resultados de las
investigaciones de la documentación existente, las encuestas y la reunión comunitaria.
36
Objetivos y Metas
El objetivo final y general de este estudio tiene dos aspectos. En primer lugar, era
de hacer propuestas con respecto al desarrollo sostenible del uso del suelo en la parte alta
del corregimiento de Las Huacas del Quije (que comprenden los pueblos Las Huacas del
Quije, El Quije, La Culebra, La Sardinosa y La Iguana) en la cuenca superior del río
Chico, tomando en cuenta el bienestar ambiental del río, del bosque y de los suelos en la
región, además del bienestar socioeconómico de la población. En segundo lugar, era de
determinar los roles potenciales que podrían tener CATHALAC y otras organizaciones
tales como las grandes empresas en la parte baja de la cuenca para cumplir este desarrollo
sostenible del uso del suelo en la parte alta de la cuenca del río Chico.
Del punto de vista más específico, había algunas metas definitivas para cumplir
antes de poder realizar los objetivos generales. En primer lugar, se quería determinar el
uso del suelo y la situación socioeconómica en la región mencionada. En segundo lugar,
se quería determinar los problemas ambientales y sociales asociados con este uso del
suelo y esta situación socioeconómica, es decir, determinar el impacto del uso del suelo
de la parte superior de la cuenca del río Chico a lo largo de la cuenca.
37
Resultados y Discusión de las Encuestas
Situación Socioeconómica y Demográfica
Para las encuestas, se investigó una muestra de 19 hombres y 17 mujeres en Las
Huacas del Quije, 15 hombres y 9 mujeres en El Quije, y 6 hombres y 2 mujeres en La
Culebra. Si se incluye todos los miembros de las familias investigadas, se aplicó la
encuesta aproximadamente al 53% de la población de Las Huacas del Quije, al 46% de la
población del Quije y al 69% de la población de La Culebra (que incluye La Sardinosa y
La Iguana, en esta seccióm del estudio). La edad promedia de los sujetos de las encuestas
era de 45.1 anos en Las Huacas del Quije, 42.0 en El Quije y 40.5 en La Culebra. El
número promedio de personas por familia investigada era de 6.5 en Las Huacas del Quije,
6.6 en El Quije y 6.0 en La Culebra.
La mayor parte de la gente que vive en los tres pueblos investigados trabaja como
productor agropecuario por la mayor parte del año, es decir, los pobladores son
campesinos (Gráfica 23). En La Culebra, nadie tiene otro empleo, mientras que en El
Quije una pequeña proporción de la población es dueño de tienda, y en Las Huacas del
Quije, hay algunos dueños de tienda y una persona que se dedica parcialmente a ser
ebanista (Gráfica 23). De hecho, no debe sorprender que hay algún aumento en la
diversidad de empleo desde La Culebra hacia Las Huacas del Quije; es así porque Las
Huacas del Quije comprende la mayor población y está ubicado más cerca a la carretera,
aunque esta última no está en buenas condiciones.
Sin embargo, los dueños de tienda en cada lugar diferente suelen ser las únicas
personas que ganan la vida de manera diferente que los campesinos. Por ejemplo, el
dueño de tienda en El Quije también produce 2000 libras de café cada año que vende en
Santiago de Veraguas, y tiene carro para llevarlo al mercado. Así, le importa mucha la
mala condición de la carretera. Al contrario del dueño de tienda entrevistado en El Quije,
los dos dueños de tienda entrevistados en las Huacas del Quije no tienen tierra para
cultivar. Es posible que sea más necesario aumentar el ingreso para un dueno de tienda
38
en El Quije con otra producción que en Las Huacas del Quije, porque se vende menos en
El Quije a causa de ser una población más pequeña.
Es importante mencionar que haya algunas relaciones negativas entre Las Huacas
del Quije, El Quije y La Culebra. Por ejemplo, hay varias personas que opinaron que los
fondos del gobierno y de instituciones no-gubernamentales se invertían más en Las
Huacas del Quije que en otros sitios.
Las Huacas del Quije
dueño de
tienda
6%
ebanista y
campesino
3%
El Quije
campesino
91%
dueño de
tienda
4%
La Culebra
campesino
96%
campesino
100%
Gráfica 23: Tipo de trabajo de la gente en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
39
Con respecto al trabajo de temporada en otros lugares, hay 79% de las familias en
El Quije que tienen miembros que viajan a otros sitios para trabajar durante el verano
(Gráfica 24). Al contrario, solamente el 53% de las familias en Las Huacas del Quije y el
50% de las familias en La Culebra muestran este fenómeno (Gráfica 24). Se piensa que
la situación en El Quije es tan diferente por algunas razones complicadas. En primer
lugar, como se mostró en la introducción, la gente en Las Huacas del Quije ya tiene
mejores condiciones de vida, lo que indica un mayor ingreso que la gente en El Quije o
en La Culebra. Así, menos personas necesitan viajar a otros sitios durante parte del año
para suplementar su ingreso anual. Además, aunque existe buenas tierras alrededor de
los hogares en El Quije para cultivar cerca de los ríos Chico, Codo y Gaital, a menudo la
gente de Las Huacas del Quije tienen estas tierras. Así, la gente que vive en El Quije se
siente a veces marginada. Al contrario, la gente en La Culebra no sólo se encuentra más
lejos y así tiene que ser más autosuficiente, sino también puede cultivar mejor durante
todo el año porque las condiciones climáticas en la parte más alta de la cuenca del río
Chico proveen lluvias casi todo el año.
También es interesante examinar a dónde va a trabajar la gente durante el verano.
Hay una mayor diversidad de lugares a los que la gente va a hacer trabajo temporada
durante la época seca entre los trabajadores de Las Huacas del Quije, que entre los del
Quije o de La Culebra. Los trabajadores temporadas que van más lejos para encontrar
empleo de verano son de Las Huacas del Quije. También, en general, hay más hombres
que van a trabajar en otros sitios que mujeres, y una mayor diversidad de empleos
practicados por los hombres que por las mujeres. La mayor parte de las mujeres de cada
pueblo consiguen empleos domésticos si buscan trabajo de temporada durante la época
seca, excepto una mujer que es maestra y que va a Santiago de Veraguas para enseñar
durante la época seca. Esta mujer viene de una familia de Las Huacas del Quije a la que
pertenece una tienda hace dos generaciones. Este ejemplo es interesante porque muestra
que cuando una familia puede diversificar su “producción económica”, tiene más
opciones para educarse.
Todas estas observaciones más amplias con respecto al trabajo de temporada
también apoyan el hecho de que existen mejor educación y gama de opciones económicas
en Las Huacas del Quije que en los otros dos pueblos. También, el hecho de que hay
40
pocos lugares a los que van a trabajar los hombres y las mujeres de La Culebra destaca la
situación más independiente de los productores en este último pueblo.
Las Huacas del Quije
no
47%
sí
53%
El Quije
no
21%
La Culebra
no
50%
sí
79%
sí
50%
Gráfica 24: Porcentaje de familias con miembros que van a hacer trabajo de temporada en otros sitios
durante la época seca en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
41
Con respecto al lugar de origen de la gente que vive en La Culebra, todo el mundo
viene de la Provincia de Veraguas, de pueblos tales como San Juan, Iguerilla y Chitra.
La familia de La Iguana (un pequeño pueblo, usualmente incluida con la población de La
Culebra) viene de San Juan, Veraguas, mientras que la familia de La Sardinosa (también
un pequeño pueblo, incluida usualmente con la población de La Culebra), además de sus
familiares, que comprenden las otras familias en este lugar, vienen de Las Huacas del
Quije mismo. La mayor parte de la gente en El Quije y Las Huacas del Quije nació allí.
Sin embargo, hay familias que vienen de otros lugares de origen en Coclé del sur y
Veraguas.
Puesto que el tiempo de habitación en los lugares diferentes disminuye desde Las
Huacas del Quije hasta La Culebra (Gráfica 25), todas estas observaciones muestran que
hay mayor migración en el norte del corregimiento de Las Huacas, desde Veraguas hasta
La Culebra. Aunque El Quije recibe menos inmigrantes que La Culebra, parece que da la
bienvenida a nuevas familias que Las Huacas del Quije. De hecho, es posible que
familias de Las Huacas del Quije que ya no tienen tierra migren hacia El Quije o La
Culebra. Todas estas observaciones coinciden bien con la discusión de los datos de la
tiempo (años)
Contraloría ya presentados en la sección anterior sobre la justificación del estudio.
45.0
40.0
35.0
30.0
25.0
20.0
15.0
10.0
5.0
0.0
Las Huacas
del Quije
El Quije
La Culebra
pueblo
Gráfica 25: Tiempo promedio de habitación en tres pueblos del
Corregimiento de Las Huacas, 2004.
42
Tierra
Para este estudio se clasificó la tierra en tres categorías posibles diferentes:
montaña, medio o bajos. En Las Huacas del Quije y El Quije, la mayor parte de las
tierras cultivadas se comparten más o menos igualmente entre cada categoría (Gráfica
24). Sin embargo, la situación se encuentra diferente en La Culebra. En esta comunidad,
la mayor parte de las tierras se ubican en las montañas (Gráfica 26) por la geografía
diferente cerca de la cabecera del río Chico.
Allá, las pendientes son mucho más
escarpadas que en El Quije y en Las Huacas del Quije, así existe menos tierra para
sembrar en los bajos.
En cuanto a los cultivos, mucha gente dijo que los cultivos crecían mejor en la
parte plana del valle entre las lomas, cerca de los ríos Gaital, Chico y Codo, y que era
posible sembrar vegetales allá tales como pepino y tomate. Hay varias familias que
opinaron que el problema principal en cuanto a los cultivos de este tipo de vegetal era la
falta de agua durante la época seca, así se necesitaba sistemas de riego tales como tubería
y bombas. El problema, otra vez, era la falta de los recursos económicos necesarios para
comprar este equipo. Un señor que vive en El Quije dijo que la tierra era más fértil
anteriormente y que ya había menos bosque porque la población, que está creciendo en
particular en El Quije (Gráfica 1), necesita tierra para sembrar cultivos. Sin embargo,
irónicamente esta misma persona estaba de acuerdo con la ganadería en El Quije,
propagada sobretodo por gente del Cortezo.
43
Las Huacas del
Quije
bajos
37%
montaña
36%
El Quije
medio
27%
bajos
28%
montaña
36%
La Culebra
bajos
9%
medio
3%
medio
36%
montaña
88%
Gráfica 26: Ubicación de la tierra de los campesinos en tres comunidades del Corregimiento de Las
Huacas, 2004.
44
En general, hay mucha más igualdad en la distribución de la tierra en La Culebra
que en los dos otras comunidades. Por ejemplo, la mayor parte de la gente en La Culebra
tiene entre 1 y 5 hectáreas, mientras que hay más familias que tienen solamente 1
hectárea o menos o 15 hectáreas y más en ambos Las Huacas del Quije y El Quije
(Gráfica 27).
Las Huacas del Quije
10
9
8
número de familias
7
6
5
4
3
2
1
0
1 ha o menos
1.01-5ha
5.01-14.99ha
15ha y más
cantidad de tierra (ha)
El Quije
9
8
número de familias
7
6
5
4
3
2
1
0
1 ha o menos
1.01-5ha
5.01-14.99ha
15ha y más
5.01-14.99ha
15ha y más
cantidad de tierra (ha)
La Culebra
7
número de familias
6
5
4
3
2
1
0
1 ha o menos
1.01-5ha
cantidad de tierra (ha)
Gráfica 27: Distribución de la tierra por familia en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
45
Además, la categoría de familias que tienen 15 hectáreas o más de terrenos
controla la mayoría de la tierra en El Quije, y la menor tierra en La Culebra (Gráfica 28);
de hecho, estas familias controlan el 58% de la tierra en La Culebra, el 65% de la tierra
en Las Huacas del Quije y el 80% de la tierra en El Quije. Conjuntamente es preciso
destacar que hay sólo una familia que tiene mucha tierra en esta categoría en La Culebra,
pero vive en La Sardinosa, un pequeño pueblo de 4 o 5 hogares entre La Culebra y El
Quije. Este asunto implica que la distribución de tierra en La Culebra misma, sin
considerar los pequeños pueblos de La Sardinosa y La Iguana, aún es más equitativa,
porque no hay familias que controlan 15 hectáreas o más de terreno.
En El Quije, la desigualdad en la distribución de la tierra se destaca aún más
porque casi no existe una clase de familias que tienen tierra de 5 a 15 hectareas, mientras
que en Las Huacas del Quije, al menos el 22% de las familias se encuentran en esta
categoría. Se puede pensar de esta categoría como una “clase media”, que se está
desarrollando más en Las Huacas del Quije que en El Quije, porque las condiciones
económicas son mejores en la primera comunidad que en la segunda. En La Culebra, al
otro lado, las condiciones económicas son más iguales pero peores.
Sin embargo, no se debe olvidar de que las condiciones climáticas en La Culebra
son mejores porque hay más lluvias durante todo el año, lo que pueda prometer a los
agricultores sembrar menos tierra con el mismo resultado que en las comunidades más
secas que comprenden Las Huacas del Quije y El Quije. Así, es posible que el hecho de
que siembran menos tierra los productores en La Culebra no es seguramente indicativo de
más pobreza. Es cierto que estas observaciones con respecto a la fertilidad de las tierras
y las condiciones climáticas son un poco subjetivas; sin embargo, casi todo el mundo en
cada comunidad mencionó de una manera u otra durante las encuestas que existía una
clase de gradiente desde La Culebra hasta Las Huacas del Quije. De hecho, el clima se
pone más seco bajando este gradiente.
46
Las Huacas del
Quije
cinco ha o
menos
(18
familias);
13%
5.0114.99ha
(5 familias);
22%
El Quije
15ha y más
(5 familias);
65%
cinco ha o
menos
(14 familias)
16%
5.01-14.99ha
(1 familia)
4%
La Culebra
15ha y más
(6 familias)
80%
cinco ha o
menos
(7 familias)
42%
15ha y más
(1 familia)
58%
Gráfica 28. Porcentaje de la tierra total poseída por 3 grupos de campesinos diferentes (familias con 5 ha o
menos / familias con 5-14.99 ha / familias con más de 15 ha) en tres comunidades del Corregimiento de
Las Huacas, 2004.
47
Con respecto al riego, una familia en La Sardinosa (incluida en esta sección con
La Culebra), tiene más de 15 hectáreas, con un sistema de riegos con aspersores. Sin
embargo, la mayor parte de la gente en La Culebra no riega (Gráfica 29), porque hay
bastantes lluvias para los cultivos durante todo el año. Hay más gente que no riega en
Las Huacas del Quije que en El Quije (Gráfica 29) porque las tierras en El Quije están
más cerca de fuentes de agua, así es más fácil regarlas por sistemas de tubería que
aprovechan de la gravedad.
Las Huacas del Quije
riega
29%
El Quije
no riega
71%
riega
42%
La Culebra
no riega
58%
riega
25%
no riega
75%
Gráfica 29: Porcentaje de familias que riegan sus tierras, por pueblo investigado en el Corregimiento de las
Huacas, 2004.
48
En todos los pueblos investigados, entre 82 y 87% de las familias queman su
tierra (Figuras 7 y 8: apéndice 5) cada año (Gráfica 30). Esto indica que hay un potencial
para mejorar las técnicas agrícolas con respecto al uso del suelo, porque el detener la
quema en conjunción con otras prácticas más sostenibles puede aumentar la producción
de la tierra y ayudar a restaurar la fertilidad del suelo (Alegre et al. 1996).
Las Huacas del Quije
no quema
15%
quema a
veces
3%
El Quije
quema
82%
no quema
8%
quema a
veces
8%
La Culebra
quema
84%
no quema
13%
quema
87%
Gráfica 30: Porcentaje de la gente que quema su tierra en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas,
2004.
49
No se preguntó específicamente cuánto tiempo la gente dejaba su tierra descansar
todo el tiempo porque esta pregunta no hacía parte de la encuesta original, así no se
puede hacer conclusiones definidas sobre este asunto. Sin embargo, se preguntó de vez
en cuando y es interesante ver las respuestas porque muestran que el ciclo de agricultura
actualmente practicado en esta región no es sostenible.
En particular, se hizo esta
pregunta a todas las familias en la región que incluye La Culebra, La Sardinosa y La
Iguana; el promedio de tiempo para dejar la tierra en descanso es de 5 años
aproximadamente, y la mayor parte de la población cambia de tierra de un año al otro
(Gráfica 31). Dos familias no dejan descansar su tierra, pero una de estas familias no
quema la tierra. De todos modos, este tiempo no es sostenible, según los agrónomos debe
ser alrededor de 15 años (Coomes, O. 2004, comunicación personal). En El Quije y Las
Huacas del Quije se hizo esta pregunta mucho menos. Sin embargo, en El Quije y Las
Huacas, la mayor parte de la gente dijo que no cambiaba de tierra para quemar cada año
(Gráfica 31), lo que implica que no dejan a descansar su tierra durante mucho tiempo.
Solamente se preguntó a 6 familias en El Quije sobre el descanso de tierra. El tiempo
promedio de descanso es de 2 años aproximadamente, aún menos que en La Culebra.
Hay una familia en El Quije que explicó que no quema la tierra que utiliza cada año,
solamente de vez en cuando. Solamente se hizo esta pregunta a 4 familias en Las Huacas
del Quije, y el tiempo promedio de descanso de tierra allí es de 1.5 años. En este pueblo,
un señor dijo que no quemaba porque esto eliminaría la materia orgánica. Esta persona
utiliza la misma tierra en la montaña cada año. Es ebanista, así siembra árboles tales
como caoba, cedro y pino y los tumba para utilizar más tarde. Así, tiene una buena razón
para no quemar.
Con respecto a la titulación de tierra, otra vez no se preguntó a todo el mundo si
tenía título de tierra o no, porque esta pregunta no hacía parte de las encuestas. Sin
embargo, de curiosidad, de vez en cuando se hizo esta pregunta a algunas familias. Por
consiguiente, se sabe que en la región arriba del Quije, sobre las 5 veces que se hizo esta
pregunta, todas las 5 familias no tenían título. En El Quije, sobre las 10 veces que se hizo
la pregunta, 8 familias no tenían título. Otra familia del Quije tiene una parcela de tierra
en las montañas de La Culebra, lo que puede indicar la presión de la población sobre la
tierra cerca del Quije, porque la gente está subiendo el valle para encontrar tierra libre
más cerca de la cabecera del río Chico. Esta observación coincide con observaciones
50
precedentes. En Las Huacas del Quije, sobre las 18 veces que se hizo la pregunta, 15
familias no tenían título, y 3 lo tenían.
Estas observaciones con respecto a la titulación de tierra muestran que las
condiciones socioeconómicas y legales son menos desarrolladas en La Culebra que en El
Quije y Las Huacas del Quije. En los dos últimos lugares, el programa de titulación de
tierra ha llegado, pero todavía no existe en el primer lugar.
Las Huacas del Quije
cambia de
tierra
29%
misma
tierra
71%
El Quije
cambia de
tierra
30%
La Culebra
misma
tierra
70%
misma
tierra
14%
cambia de
tierra
86%
Gráfica 31: Porcentaje de la gente que cambia de tierra versus la gente que siempre utiliza la misma tierra
en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
51
La mayor parte de las familias en cada comunidad investigada tiene tierra con
acceso a una fuente de agua (una quebrada, una afluente del río Chico, o el río Chico
mismo) (Gráfica 32). Sin embargo, hay más gente en Las Huacas del Quije que en El
Quije que tiene tierra con acceso a una fuente de agua (Gráfica 32). Este asunto es
importante porque no sólo implica que la gente de Las Huacas del Quije debe tener la
mayor parte de las buenas tierras, sino también implica que tiene estas tierras cerca del
Quije, donde existen la mayor parte de las fuentes de agua. La situación en La Culebra se
encuentra entre las situaciones en Las Huacas del Quije y El Quije, con el 75% de las
familias con terrenos con acceso a una fuente de agua, lo que es el 82% en Las Huacas
del Quije y el 71% en El Quije (Gráfica 32).
Las Huacas del Quije
sin
acceso a
una
fuente de
agua
18%
con
acceso a
una
fuente de
agua
82%
La Culebra
sin
acceso a
una
fuente de
agua
25%
El Quije
sin
acceso a
una fuente
de agua
29%
con
acceso a
una fuente
de agua
71%
con
acceso a
una
fuente de
agua
75%
Gráfica 32: Tierras que tienen acceso a una fuente de agua en tres pueblos del Corregimiento de Las
Huacas, 2004.
52
Venta y Consumo de Productos
Puesto que no hay carretera de buena calidad y que es necesario gastar unas dos
horas para subir o bajar entre Las Huacas del Quije y Natá, la mayor parte de la gente en
el Corregimiento de Las Huacas no tiene acceso al mercado así que no venden sus
cultivos. De hecho, entre el 75 y el 88% de las familias investigadas en cada pueblo sólo
utilizan sus cultivos para consumo propio (Gráfica 33). Según las encuestas, la mayor
parte de la venta, cuando existe, es de café, y se vende dentro del corregimiento mismo.
Puesto que el café crece mejor en La Culebra, después El Quije, y último Las Huacas del
Quije, no debe sorprender que hay menos venta de cultivos en Las Huacas del Quije, un
poco más en El Quije, y lo más en La Culebra (Gráfica 33), aunque la carretera no
proporciona acceso a un mercado en Natá o Aguadulce.
El Quije
Las Huacas del Quije
come y
vende
12%
vende
come y 4%
vende
13%
come
88%
come
83%
La Culebra
come y
vende
25%
come
75%
Gráfica 33: Consumo y venta de los productos en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
53
Agroquímicos
En El Quije, el 100% de las familias investigadas se emplean de agroquímicos
para cultivar sus tierras, comparado con el 91% en Las Huacas del Quije y el 75% en La
Culebra (Gráfica 34). Hay varias razones posibles para explicar estas diferencias. En
Las Huacas del Quije, ya ha llegado más influencia exterior que en El Quije. Por
ejemplo, tres representativos del Cuerpo de Paz ya han vivido en Las Huacas del Quije,
aunque no hay uno actualmente, para ayudar a enseñar nuevas técnicas que excluyen el
uso de agroquímicos. Por la primera vez, ya hay un representante del Cuerpo de Paz en
El Quije, pero la gente todavía no se ha acostumbrado a practicar esas nuevas técnicas
como la gente en Las Huacas del Quije. En La Culebra, hay menos utilización de
agroquímicos posiblemente porque para esta población sea más difícil conseguirlos. De
hecho, si no fuera tan lejos ir a comprar químicos, esta gente utilizaría más herbicidas y
pesticidas porque el clima es más lluvioso, lo que causa un mayor crecimiento de malezas
y existencia de plagas.
Algunos químicos utilizados en el corregimiento de Las Huacas incluyen:
Gramoxone, Propanil, 2,4-D, Paraquat, Tordon, Kuron, Rando, Flash, Tila y Glifosato.
La alta utilización de estos agroquímicos podría afectar la salud de los campesinos. Por
ejemplo, aunque no se sabe seguramente si el ácido 2,4-dichlorophenoxyacetic, un
pesticida muy utilizado por los campesinos en el Corregimiento de Las Huacas, es
carcinogenético o no (Acquavella et al. 2003), sí se sabe que la exposición a largo plazo a
pesticidas, tales como éste, podría dañar a la genoma humano (Garaj-Vrhovac y Zeljezic
2002), lo que podría dirigir al cáncer. De hecho, hay evidencia de que Propanil, otro
agroquímico muy utilizado en el corregimiento, es carcinogenético (Acquavella et al.
2003). Se sabe que Paraquat, otro agroquímico muy utilizado, es un herbicida que causa
fibrosis pulmonar después de exposiciones a dosis alta (Dalvie et al. 1999). Pero además,
se encontró que hay efectos negativos en el ser humano a largo plazo aún si la dosis es
pequeña. De hecho, la habilidad de hacer ejercicio disminuye porque la fisiología del
ejercicio es afectada (Dalvie et al. 1999).
54
Las Huacas del Quije
no utiliza
químicos
9%
utiliza
químicos
91%
El Quije
utiliza
químicos
100%
La Culebra
no utiliza
químicos
25%
utiliza
químicos
75%
Gráfica 34: Porcentaje de los campesinos que utilizan químicos (herbicidas) en tres pueblos del
Corregimiento de Las Huacas, 2004.
55
Ganadería
Es importante mencionar el estado de la ganadería en cada lugar. En la Culebra,
una familia dijo que a menudo vendían las vacas por $180 pero compraban vacas por
$300. Así, pierden mucho dinero. Cuando venden ganado es porque necesitan plata para
comprar comida durante la época seca. Como menciona Tekle et al. (1999), la ganadería
representa un tipo de seguro para los años difíciles. Entonces, la gente del corregimiento
vende su ganado. Hay mucha gente que dijo que varios dueños de otros lugares tenían
tierra en el Corregimiento de Las Huacas para ganadería comercial nacional o
internacional. Esto puede ser un problema para algunas familias, porque el ganado se
come los cultivos que siembran, y también porque los potreros disminuyen la cantidad de
tierra libre. No obstante, de vez en cuando no le molesta a la gente la presencia de estos
grandes dueños.
De hecho la actitud positiva o negativa de cada familia hacia su
presencia depende del ingreso o de la falta de ingreso que cada familia recibe de estos
grandes dueños. De vez en cuando, estas fuerzas externas provocan relaciones negativas
internas, porque algunas personas aprovechan de la presencia de dueños de ganado de
otros lugares, mientras que otras personas sufren.
Generalmente, todo el mundo querría aumentar el número de cabezas de ganado
vacuno que tiene. Sin embargo, puede ser difícil porque siempre es necesario venderlas
por razones financieras. En efecto, la gente suele vender las vacas a la primera persona
que está dispuesta para comprarlas, poco importa el precio. Además, la gente sabe que el
ganado puede afectar el ambiente de una manera negativa. Por ejemplo, una persona en
Las Huacas del Quije no quería revelar que tenía ganado, pero después de que se explicó
el proyecto en muchos detalles, explicó que tenía 2 a 3 vacas, y un poco después, 10
vacas.
Es interesante ver que existen más familias que tienen ganado vacuno en Las
Huacas del Quije que en otros lugares. El 39% por ciento de la población tiene ganado,
mientras que en El Quije, el 33% por ciento lo tiene, y en La Culebra, solamente el 13%
lo tiene (Gráfica 35). Estas observaciones muestran que la ganadería está subiendo la
cuenca del río Chico poco a poco entre los campesinos, pero todavía no ha llegado con
tanta fuerza a la región de la cabecera del río. De hecho, es más difícil tener ganado en
56
La Culebra que en otros sitios porque las pendientes son muy escarpadas, así que la tierra
no se convierte muy eficientemente en potreros.
Se ve que hay más tierra dedicada a la ganadería en total, hay más tierra dedicada
a la ganadería por campesino, y hay más ganado vacuno por hectárea en Las Huacas del
Quije, después El Quije, y por último La Culebra (Gráfica 36). Estos fenómenos se
pueden explicar porque la población de Las Huacas del Quije está en mejor estado
económico que la del Quije y La Culebra, y porque Las Huacas del Quije se ubica más
cerca de la parte baja de la cuenca del río Chico, que es la fuente de ganado vacuno para
la parte alta de la cuenca.
Las Huacas del Quije
hace
ganadería
39%
no hace
ganadería
61%
El Quije
hace
ganadería
33%
no hace
ganadería
67%
La Culebra
hace
ganadería
13%
no hace
ganadería
87%
Gráfica 35: Porcentaje de los campesinos que se dedican a la ganadería en tres pueblos del Corregimiento
de Las Huacas, 2004.
57
cantidad total de tierra (ha)
70
60
50
40
30
20
10
0
Las Huacas del Quije
El Quije
La Culebra
por familia(ha)
cantidad
dede
tierra
cantidadpromedia
promedia
tierra
por familia (ha)
pueblo
20
15
10
5
0
Las Huacas del Quije
El Quije
La Culebra
pueblo
número de animales por ha
2.50
2.00
1.50
1.00
0.50
0.00
Las Huacas del Quije
El Quije
La Culebra
pueblo
Gráfica 36: Cantidad de tierra total dedicada a la ganadería, cantidad de tierra promedia por familia
dedicada a la ganadería, y número de animales por hectárea en tres pueblos del Corregimiento de Las
Huacas, 2004.
58
Se ve que no hay nadie que tenga ganado en las montañas en La Culebra, porque
la mayor parte de las pendientes son demasiado escarpadas (Gráfica 37). Esto podría
implicar que sería más difícil aumentar las cabezas de ganado vacuno en la región en el
futuro entre los campesinos. Ya existe una empresa privada que ocupa todos los potreros
en las montañas, como ya ha sido explicado. El ganado en Las Huacas del Quije está
ubicado un poco más en la parte media que en los bajos, comparado al Quije (Gráfica
37). Es cierto porque Las Huacas del Quije se encuentra a una mayor altura que El Quije,
así hay más lomas y menos tierra plana cerca de los ríos. También, los dos lugares más
grandes no tienen mucho ganado vacuno ubicado en las montañas (Gráfica 37). Es cierto
porque hay más potencial para hacer potreros en la parte media y los bajos alrededor de
Las Huacas del Quije y El Quije, comparado a La Culebra. Esto es un problema porque
las mejores tierras para cultivar se encuentran en los bajos, según todo el mundo, y según
el hecho de que hay inundaciones casi cada año en esta región, lo que implica que los
suelos son aluviales.
El Quije
Las Huacas Del Quije
montaña
15%
montaña
13%
medio
47%
medio
60%
bajos
27%
bajos
38%
La Culebra
medio
50%
bajos
50%
Gráfica 37: Ubicación de la ganadería en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
59
Cada familia en cada comunidad deja beber su ganado vacuno el agua del río
Chico mismo, de una afluente o de una quebrada que se va en un río (Gráfica 38). Esto
es normal, pero puede ser un problema si la gente toma el agua más baja en el río que las
vacas, sin agregar cloro.
Las Huacas del Quije
tienen
acceso a
una
fuente de
agua
100%
La Culebra
El Quije
tienen
acceso a
una
fuente de
agua
100%
tienen
acceso a
una
fuente de
agua
100%
Gráfica 38: Acceso de la ganadería a una fuente de agua en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas,
2004.
60
Agua y Salud
Se ve claramente que hay más infraestructura con respecto a los recursos hídricos
en Las Huacas del Quije que en El Quije o en La Culebra, y que hay más en El Quije que
en La Culebra, porque en primer lugar, 100% de la gente toma agua de un pozo o del
acueducto o de ambos, mientras que es el 85% en El Quije y el 62% en La Culebra
(Gráfica 39).
Estas cifras no reflejan exactamente los datos de la Contraloría ya
presentados; se piensa que existen algunas diferencias porque a menudo se dañan la
tubería de los acueductos en varios lugares. Aunque el censo nacional indica que hay
infraestructura para proporcionar agua si existe un acueducto, a menudo la gente tiene
que tomar agua directamente de un río o de una quebrada si la infraestructura está en
malas condiciones, o de un pozo si tiene suerte y tiene acceso. De hecho, se sabe según
los resultados de las encuestas que existe un comité de campesinos organizado por el
Representante del Corregimiento en Las Huacas del Quije que hace reparaciones al
acueducto cuando se daña; sin embargo, un tal comité autosuficiente todavía no se ha
formado en El Quije o en La Culebra, porque el Representante no influye tanto en estos
dos lugares. El MINSA debe ser responable para estas reparaciones, pero en realidad,
éste no es el caso.
Con respecto a las enfermedades, la diarrea parece ser peor en El Quije que en
otros lugares (Gráfica 40). De hecho, el 92% de la población del Quije dijo sufrir de
diarrea de vez en cuando, pero es el 75% en La Culebra y el 61% en Las Huacas del
Quije (Gráfica 40). Aunque estas cifras son subjetivas, es posible que muestren dos
fenómenos diferentes. El primer es que hay más cloro agregado con consistencia al agua
de Las Huacas del Quije que en otros lugares, así la gente debe sufrir menos de
enfermedades tales como la diarrea. Además, en la parte más alta de la cuenca del río
Chico, donde se ubica La Culebra, hay menos ganado y más bosque (Figuras 2 y 3) que
en otros lugares, así hay menos posibilidades de contaminación de agua.
Dijo la gente en La Culebra que la diarrea ocurría más en mayo, durante el cambio
de temporada. La gente en El Quije y en Las Huacas del Quije dijo que de vez en cuando
había gusanos en las plumas donde salía el agua del acueducto. Había gente en varios
lugares que dijo que sufría de vómitos además de diarrea de vez en cuando durante el
61
año. En general, la gente elegía un mejor servicio de salud como más importante que
otros servicios públicos si sufriera de alguna enfermedad o si tuviera hijos enfermos.
Es importante notar que el Ministerio de Salud (MINSA) hizo algunos análisis del
agua en la región de la cuenca del río Chico en el año 2003. A partir de estos análisis se
encontró que había algunos coliformes totales (300 UFC/100 ml) en una muestra de agua
del Quije, de la pluma de una casa que depende del acueducto, en el Corregimiento de
Las Huacas, en enero 2003 (MINSA 2003). Este mismo mes, se tomó una muestra de la
pluma de una casa en Natá, en la parte baja de la cuenca, y no había ningún coliforme
(MINSA 2003). Sin embargo, según dos muestras de agua tomadas del río Chico mismo
en Natá, había muchos coliformes totales (>20, 050 UFC/100 ml) en el agua (MINSA
2003).
Los coliformes totales indican contaminación por excrementos humanos o
animales en el río; en el agua, no debe haber ninguna bacteria coliforme para que sea
potable (Universidad Wilkes 2004). Entonces, estos resultados indican que aunque hay
contaminación del agua en el río Chico cerca de Natá, probablemente por el alto nivel de
ganadería que existe en la región, hay buen tratamiento del agua potable en Natá. Sin
embargo, en El Quije, el único lugar analizado para la potablidad del agua del acueducto,
había algunas bacterias coliformes. Aunque estos resultados no son muy amplios, porque
solamente existen para dos lugares y para un mes del año pasado, todavía muestran que
hay una posibilidad de más contaminación de agua potable en la parte alta de la cuenca
por el mal manejo de la infraestructura en cuanto a los recursos hídricos.
Los coliformes totales pueden causar enfermedades gastrointestinas (Universidad
Wilkes 2004). La presencia de coliformes totales en el agua potable en el Distrito de
Natá debe ser un problema, porque en los años 2001 y 2002, la primera causa de
enfermedad transmisible era la enfermedad diarréica, con 1035 casos en 2001 y 866 casos
en 2002 (Epidemiología Regional de Coclé 2001 y 2002). Entonces, el alto nivel de
sufrimiento de diarrea en los tres pueblos investigados (Gráfica 40) indica la presencia de
bacterias, tales como coliformes totales, en el agua que debe ser potable y que la gente
toma.
62
Las Huacas del Quije
pozo
3%
pozo y
acueducto
55%
acueducto
42%
El Quije
pozo y
acueducto
15%
La Culebra
pozo
11%
río
15%
acueducto
59%
río
38%
acueducto
62%
Gráfica 39: Origen del agua potable en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
63
Las Huacas del Quije
no sufren
de diarrea
39%
sufren de
diarrea
61%
El Quije
no sufren
de diarrea
8%
sufren de
diarrea
92%
La Culebra
no sufren
de
diarrea
25%
sufren de
diarrea
75%
Gráfica 40: Incidencia de la diarrea en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
64
Alimentación
En general, la gente en La Culebra come más vegetales tales como lechuga y
tomate que la gente en Las Huacas del Quije o El Quije (Gráfica 41). De hecho, el 25%
de la población de La Culebra come este tipo de verdura con frecuencia, pero es el 21%
en El Quije y el 6% en Las Huacas del Quije. Además, se ve que hay más familias en La
Culebra que siembra este tipo de vegetales que en Las Huacas del Quije o El Quije
(Gráfica 42). Así, en general, la gente que come vegetales o verduras de esta clase con
frecuencia también suele sembrarlos. Hay dos razones diferentes por las cuales La
Culebra tiene un mayor consumo de este tipo de vegetales. En este lugar, el clima es más
adecuado para este tipo de cultivo. En segundo lugar, la mayor parte de la gente que vive
en La Culebra viene de Veraguas, en particular de San Juan y Chitra. Se notó durante las
encuestas una actitud diferente que existe entre los campesinos en La Culebra que en Las
Huacas del Quije y El Quije; en general, los campesinos en La Culebra mostraron una
base de conocimientos más desarrollados en cuanto a temas diferentes, tales como el
ambiente y los huertos de casa.
Así, es posible que en el lugar de origen de los
campesinos en La Culebra, es más común sembrar legumbres de esta clase, y la gente ha
conservado esta práctica después de migrar al Corregimiento de Las Huacas.
Algunas familias del Quije tienen apoyo de Kimber Stachler, del Cuerpo de Paz,
para hacer huertos de casa. Esto puede ayudar a explicar el hecho de que existe mayor
consumo de vegetales en El Quije que en Las Huacas del Quije, actualmente. Así, la
presencia del Cuerpo de Paz para iniciar proyectos y motivar la gente a cambiar sus
técnicas de cultivo, es importante.
Por último, es preciso mencionar que cuando la gente tiene que comprar
vegetales, baja hasta Natá para conseguirlos, o tiene que esperar que un carro de venta
suba. Hay algunos empresarios que vienen de tan lejos como Chiriquí para vender
vegetales en Las Huacas; esto no tiene sentido cuando la población podría sembrar sus
propios cultivos.
65
Las Huacas Del Quije
con
frecuencia
nunca 6%
8%
a veces
86%
El Quije
nunca
33%
con
frecuencia
21%
a veces
46%
La Culebra
nunca
25%
con
frecuencia 25%
a veces
50%
Gráfica 41: Porcentaje de las familias que comen vegetales no típicos (por ejemplo, lechuga, tomate,
pepino, apio), y la frecuencia con que los comen en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
66
60%
50%
porcentage de familias
40%
30%
20%
10%
0%
apio
lechuga
pimentón
tomates
pepinos
ají
zanahorias
repollo
cebolla
tipo de vegetal
Las Huacas del Quije
El Quije
La Culebra
Gráfica 42: Algunos tipos de vegetales no tradicionales y el porcentaje de las familias que los siembran en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
67
Medio Ambiente: Inundaciones
Entre el 68 y el 87% de la población en cada lugar no cree que actualmente hay
más o menos agua durante la época lluviosa en el río que hace algunos años (Gráfica 43).
Esto tiene sentido porque es muy difícil identificar un cambio sin medir científicamente
el caudal del río a lo largo del tiempo. La mayor parte de la gente dijo que dependía del
año cuánta agua había en el río en la época lluviosa, así es difícil decir si hay más o
menos. Así se puso esta gente en la categoría de gente que no piensa que hay cambio del
caudal del río en la época lluviosa. Es importante también mencionar que la gente que
dijo que había más o menos agua que hace tiempo justificó lo que pensaba muy
subjetivamente. Esta gente a menudo se acordaba sólo de cierto año cuando hubo mucha
agua, u otro cierto año cuando no hubo mucha.
Las Huacas del Quije
más agua
que
anteriormente
8%
misma
cantidad
de agua
que
anteriormente
75%
menos
agua que
anteriormente
17%
no sabe
8%
La Culebra
misma
cantidad
de agua
que
anteriormente
87%
El Quije
misma
cantidad
de agua
que
anteriormente
66%
más agua
que
anteriormente
13%
menos
agua que
anteriormente
13%
más agua
que
anteriormente
13%
Gráfica 43: Percepción del cambio de intensidad de las inundaciones durante la época lluviosa en tres
pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
68
La mayor parte de todo el mundo en cada comunidad opinó que el alto nivel del
agua en el río durante la época lluviosa, que puede causar inundaciones, era un problema
(Gráfica 44). Sin embargo, solamente el 69% de la población en Las Huacas del Quije
opinó así, comparado al 83% en El Quije y al 87% en La Culebra (Gráfica 44). De
hecho, las inundaciones no son tan problemáticas en Las Huacas del Quije como en otros
sitios porque la gente en Las Huacas del Quije no tiene que cruzar el río a menudo. Por
otro lado, la gente en El Quije y en La Culebra tiene que cruzar el río a menudo, para ir a
la escuela, para ir a la tienda o para ir a trabajar su tierra durante la época lluviosa. En
estos dos lugares la dificultad de cruzar el río es la razón principal por la cual las crecidas
del río son problemáticas (Gráfica 45). En Las Huacas del Quije, el hecho de que el
desbordamiento del río puede llevar los cultivos o puede impedir su siembra es la razón
principal por la cual las inundaciones son problemáticas (Gráfica 45).
Las Huacas del Quije
El Quije
no es un
problema
17%
no es un
problema
31%
es un
problema
83%
es un
problema
69%
La Culebra
no es un
problema
13%
es un
problema
87%
Gráfica 44: Porcentaje de la gente que percibe el alto nivel del río durante la época lluviosa, que puede
causar inundaciones, como un problema, en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
69
70%
60%
porcentage de familias
50%
40%
30%
20%
10%
0%
hay gente que
muere
no se puede
cruzar el río
es difícil
difícilsembrar hay inundaciones tiene que mover
sembrar
y
y cultivarcultivos
en su casa o
sus animales
cultivar
tienda
hay erosión
hay inundaciones el río lleva árboles
en Natá
tipo de problema
Las Huacas del Quije
El Quije
La Culebra
Gráfica 45: Problemas causados por el alto nivel del río durante la época lluviosa, y porcentaje de las familias que los mencionaron en tres pueblos del Corregimiento de
Las Huacas, 2004.
70
Medio Ambiente: Bosque
En El Quije y La Culebra, la mayor parte de la gente opinó que existía la misma
cantidad de árboles que hacía tiempo (Gráfica 46), mientras que en Las Huacas del Quije,
la mayor parte de la gente opinó que había menos (Gráfica 46). Estas observaciones son
muy subjetivas y es preciso mencionar que de vez en cuando la gente se mostraba
sospechosa cuando se hizo esta pregunta. Así, es difícil decir si estas observaciones
reflejan la verdad, o misma la verdadera percepción de la gente en cada comunidad. Sin
embargo, es interesante que solamente en Las Huacas el Quije hay un mayor
reconocimiento del cambio de la cobertura boscosa. Esto podría ser porque la frontera de
tumba y quema de árboles está más cerca de la tierra que posee la gente de Las Huacas
del Quije, o porque la gente de Las Huacas del Quije ha estado influido más por
representantes de ANAM que la gente en otros sitios.
Para la población de Las Huacas en general, hay algunas razones que menciona la
gente para ampliar y justificar la identificación de la deforestación como problema. Las
razones principales comprenden:
o sequías
o desbordamiento del río
o una falta de infiltración de agua
o erosión y sedimentación
o extremos de clima
o daño a la fertilidad de tierra
o aire menos puro
o falta de grandes árboles nativos, tales como: espavé, cedro y higuera
o más viento
o menos animales salvajes en los montes
o contaminación del acueducto
o compromiso de la sostenibilidad de la agricultura para las generaciones
futuras
o contribución a las inundaciones en Natá
71
En general, había opiniones diversas en la población, porque algunas personas
relacionaron la deforestación, en particular, con problemas específicos, y otras no
opinaron que era un verdadero problema. Hay gente que opinó que la causa de las
sequías e inundaciones era la naturaleza en general, o que Dios la controlaba así que no
se podía hacer nada para cambiar esto. Otra gente opinó que era necesario tumbar y
quemar para poder sembrar y comer, y que no había otra opción para la población porque
no había bastante tierra. Hubo gente en El Quije y en Las Huacas del Quije que dijo que
la falta de árboles era la culpa de la gente que venía de Chitra que seguía cortándolos,
mientras que había gente en La Culebra que dijo que la falta de árboles era la culpa de la
gente del Quije que subía el valle. La gente que vive en La Culebra viene de Chitra, así
que esta diversidad de opiniones destaca la existencia de algunas tensiones entre La
Culebra y ambos El Quije y Las Huacas del Quije.
También, dos veces cuando personas diferentes en El Quije dijeron que la falta de
árboles causaba extremos de sequías e inundaciones, se preguntaba si estas personas
tenían motivaciones políticas para dar una respuesta tan correcta. Por ejemplo, se sabe
que anteriormente representantes de ANAM visitaron a la gente en El Quije y en Las
Huacas del Quije. Es posible que estas visitas influyeran en el pensamiento de la
población. Además, una persona sabía que ANAM decía que el corte de árboles en la
parte alta del río Chico afectaba las inundaciones en la parte baja de la cuenca.
En cuanto a las inundaciones y las sequías mismas, una persona opinaba que las
inundaciones eran peores que antes porque no había seguridad. Ya es imposible predecir
adónde va a ir el río cada año porque se desborda en lugares diferentes cada año cerca del
Quije. Por ejemplo, el año pasado creó un nuevo cauce y por eso es casi imposible
construir un puente para cruzar el río Chico en El Quije.
72
Las Huacas Del Quije
no sabe
3%
misma
cantidad
de
árboles
que
anteriormente
39%
más
árboles
que
anteriormente
11%
El Quije
menos
árboles
que
anteriormente
47%
no sabe
4%
misma
cantidad
de
árboles
que
anteriormente
50%
más
árboles
que
anteriormente
13%
menos
árboles
que
anteriormente
33%
La Culebra
misma
cantidad
de
árboles
que
anteriormente
74%
más
árboles
que
anteriormente
13%
menos
árboles
que
anteriormente
13%
Gráfica 46: Percepción del cambio de cobertura boscosa en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas,
2004.
73
Medio Ambiente: Problemas
Los problemas más frecuentemente mencionados que existen en el Corregimiento,
con respecto al ambiente, son las inundaciones y las sequías (Gráfica 47). Sin embargo,
la deforestación tiene el tercer lugar. Es importante mencionar que la gente, en general,
que pensaba que las inundaciones y/o las sequías eran los problemas más graves, pero no
relacionó la deforestación con los dos otros problemas, aunque la falta de árboles influye
directamente en la continuación de ambos. La gente generalmente ve los problemas
inmediatos que les afectan, tales como las inundaciones y las sequías, antes de ver un
problema tal como la deforestación que afecta los otros.
En Las Huacas del Quije y en El Quije, la gente cree que las sequías son el
problema más serio, mientras que la gente en La Culebra piensa que las inundaciones son
el problema más grave (Gráfica 48). De hecho, llueve con mucho más frecuencia durante
todo el año en La Culebra, así que las sequías no son tan malas en este lugar. También, es
importante notar que durante la época seca cuando se hicieron las encuestas, los
acueductos a menudo se dañaban porque no están bien mantenidos por el gobierno, así
que la gente misma tiene que cuidarlos. Durante esta investigación, no había agua en el
acueducto en varias ocasiones, en particular en Las Huacas del Quije. Así, en este lugar,
de vez en cuando durante las encuestas, se confundió la falta de agua por la mala
condición del acueducto con las sequías. Sin embargo, no es probable que esta confusión
fuera muy seria con respecto a los resultados de las encuestas.
74
porcentage de familias que lo mencionaron
100%
90%
80%
70%
60%
50%
40%
30%
20%
10%
0%
deforestación (o falta de árboles)
inundaciones (o nivel alto del río en la
época lluviosa)
contaminación del agua que toma
sequías en la época seca
problema
Las Huacas del Quije
El Quije
La Culebra
Gráfica 47: Problemas ambientales más frecuentemente mencionados en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
75
Las Huacas del Quije
deforestación
13%
sequías
61%
inundaciones
26%
El Quije
deforestación
8%
inundaciones
23%
La Culebra
sequís
69%
iguales
13%
deforestación
12%
sequías
13%
inundaciones
62%
Gráfica 48: Problema ambiental más importante percibido por la gente en tres pueblos del Corregimiento
de Las Huacas, 2004.
76
Apertura al Cambio y Conocimientos Actuales
La mayor parte de todo el mundo en cada pueblo sabe que hay inundaciones cada
año en Natá (Gráfica 49). Sin embargo, hay menos gente en La Culebra que lo ha
escuchado. Esto tiene sentido porque hay menos comunicación entre La Culebra y la
parte baja de la cuenca que entre Las Huacas del Quije o El Quije y esta misma parte.
Puesto que la gente en La Culebra viene de Veraguas sobretodo, no debe sorprender que
conoce menos la parte sur de la Provincia de Coclé.
El Quije
Las Huacas del Quije
no sabe
que hay
inundaciones en
Natá
8%
no sabe
que hay
inundaciones en
Natá
8%
sabe que
hay
inundaciones en
Natá
92%
sabe que
hay
inundaciones en
Natá
92%
La Culebra
no sabe
que hay
inundaciones en
Natá
25%
sabe que
hay
inundaciones en
Natá
75%
Gráfica 49: Conocimiento de la gente en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas sobre la situación
de las inundaciones en la parte baja del río Chico, 2004.
77
Con respecto a las explicaciones por las inundaciones en Natá, la mayor parte de
la población en cada comunidad no hace una relación entre el uso del suelo en el
Corregimiento de Las Huacas y lo que pasa en la parte baja de la cuenca (Gráfica 50). Sin
embargo, hay más gente que hace esta relación en Las Huacas del Quije que en otros
lugares, y la mitad del porcentaje de Las Huacas del Quije que lo hace en La Culebra
(Gráfica 50).
Las Huacas del Quije
no hace la
relación
66%
El Quije
hace la
relación
32%
hace la
relación
34%
no hace la
relación
68%
La Culebra
hace la
relación
17%
no hace
la
relación
83%
Gráfica 50: Porcentaje de la gente que relaciona las inundaciones en la parte baja de la cuenca del río Chico
con lo que pasa en la parte alta de la cuenca del río Chico en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas,
2004.
78
Con respecto a la reforestación, la mayor parte de la gente en el corregimiento
piensa que ésta es una buena idea; de hecho, el 86 o 87% de cada comunidad piensa así
(Gráfica 51). Con respecto a un programa de reforestación, que siempre deja bastante
tierra a cada familia para sembrar, otra vez, la mayor parte de la gente en el corregimiento
está de acuerdo (Gráfica 52). Sin embargo, el porcentaje que está de acuerdo en El Quije
es de 67%, mientras que en Las Huacas del Quije es del 80% y en La Culebra es de 87%
(Gráfica 52). Estas observaciones muestran la actitud más cerrada de la población del
Quije, y la posibilidad de una actitud más abierta de la gente de La Culebra porque viene
de Veraguas en lugar de Coclé.
Hay varias razones por las cuales la gente del corregimiento quiere la
reforestación, que comprenden:
o cuidado de las fuentes de agua desde el punto de vista de calidad
o mantenimiento seguro de agua en los ríos
o cambio de microclimas
o fuente de madera y frutas (menos desnutrición)
Varias personas en esta región que están de acuerdo con la reforestación, no la
quieren en las montañas, solamente en el valle y cerca de las fuentes de agua. Muy poca
gente quiere sembrar árboles de madera e introducidos tales como teca y pino, porque no
hay aún acceso a un mercado de madera; así, la mayor proporción de la gente quiere
sembrar árboles frutales. Además, la mayoría de la gente que no está de acuerdo con
estos programas dijo que se necesitaba la tierra para sembrar sus cultivos. La gente dijo
que generalmente cuando había programas de reforestación, a menudo la gente que tenía
solamente parcelas pequeñas perdía más, porque no tenía bastante tierra para sembrar
árboles. Entonces, esta gente solamente podía aumentar su ingreso mientras que el
gobierno estaba, porque fueron remunerados durante la siembra de árboles. Después de
varios años el gobierno salía de la región y ningún pequeño productor tendría empleo.
Algunas personas que tenían más grandes parcelas tituladas beneficiaban de programas
de reforestación con especies maderables, porque después de la salida del gobierno,
quedaban los árboles en su tierra; esta inversión les benefiaría en el futuro. Por todas
estas razones, muchos pequeños productroes sin título de tierra tiene miedo de la
79
reforestación porque cree que van a perder su tierra y su modo de subsistencia, que
depende de la tumba y la quema y de los potreros para ganado.
Las Huacas del Quije
no
importa
3%
mala
11%
buena
86%
El Quije
mala
13%
La Culebra
buena
87%
mala
13%
buena
87%
Gráfica 51: Opinión sobre la reforestación en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
80
Las Huacas del Quije
no se
aplica (no
tiene
tierra)
6%
no sabe
3%
no de
acuerdo
11%
El Quije
de
acuerdo
80%
no sabe
4%
no de
acuerdo
29%
de
acuerdo
67%
La Culebra
no de
acuerdo
13%
de
acuerdo
87%
Gráfica 52: Opinión sobre un proyecto de reforestación, siempre dejando bastante tierra a cada familia para
sembrar, en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
81
Con respecto a los conocimientos de técnicas para disminuir la erosión del suelo,
el 100% de la gente en El Quije no tiene ninguna idea de éstas, mientras el 75% de la
gente en La Culebra no sabe y el 74% de la gente en Las Huacas del Quije no sabe
(Gráfica 53). Estos resultados reflejan una mayor falta de conocimientos sobre nuevas
técnicas para cambiar el uso del suelo en El Quije. Con respecto al deseo para cambiar,
el 100% de la población en La Culebra está dispuesta a utilizar nuevas técnicas para
disminuir la erosión del suelo (Gráfica 54). Esto tiene sentido porque las pendientes son
muy escarpadas en este lugar, así que la gente tiene más incentivos para disminuir la
erosión. El 92% de la población del Quije está dispuesta para probar nuevas técnicas,
mientras que el 94% de la población de Las Huacas del Quije querría tratarlas (Gráfica
54). A partir de estos resultados se puede concluir que hay un gran potencial para
capacitación con respecto a la conservación del suelo en el Corregimiento, lo que podría
ser eficiente y barato para la organización que la llevara a cabo.
Durante las encuestas, casi nadie reconoció la palabra erosión. Sin embargo, casi
todo el mundo entendió la idea de que cuando hay mucha lluvia, el suelo se va de las
montañas en el río y se pierde. Entre los campesinos que conocían la erosión, se
proponían las siguientes medidas para evitarla:
o sembrar y no cortar árboles, en particular cerca de las quebradas y los ríos
o hacer muros de cimiento
o parar de quemar
o abonar la tierra o renovarla con materias diversas para re-establecer la
fertilidad del suelo
o hacer surcos cerca del río
o crear barreras de hierba, caña u otros cultivos
o hacer curvas a nivel en las lomas o montes
Es importante notar que a veces, la gente se sentía muy mal cuando no podía
contestar esta pregunta sobre técnicas para evitar la erosión, porque no sabía lo que era.
Entonces, creaba respuestas o trataba de evitar la pregunta para no mostrar su falta de
educación. Por ejemplo, una persona pensaba que podría utilizar químicos para disminuir
82
la erosión del suelo, mientras que otra persona dijo que la erosión limpiaba el suelo así
que no causaba ningún problema.
Las Huacas del Quije
sí
26%
El Quije
no
74%
La Culebra
no
100%
sí
25%
no
75%
Gráfica 53: Conocimiento de técnicas para disminuir la erosión del suelo en tres pueblos del Corregimiento
de Las Huacas, 2004.
83
Las Huacas del Quije
no
6%
sí
94%
El Quije
no
8%
La Culebra
sí
92%
sí
100%
Gráfica 54: Apertura a la utilización de nuevas técnicas para disminuir la erosión del suelo en tres pueblos
del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
84
En cuanto a los servicios públicos que los lugares diferentes necesitan, es
importante notar que a veces la gente que escogió un mejor servicio de salud como el más
importante venía de una familia relativamente más pobre que otras. Esta observación se
notó durante las encuestas solamente porque a menudo esta gente tenía más niños
evidentemente enfermos, no tenía mucha tierra o tenía que sembrar tierra prestada de otra
familia, y usualmente tampoco tenía ganado tampoco. Es importante notar, también, que
la mayor parte de las personas que eligieron la carretera en primer lugar de importancia
para el desarrollo comunitario, explicó que era imposible cambiar las condiciones
actuales en el corregimiento sin inversión del Gobierno para abrir Las Huacas a otros
mercados. Fue interesante que en Las Huacas del Quije, mucha más gente opinara así
que en lugares más lejos, quizás porque una mejor carretera beneficiaría sobretodo a Las
Huacas del Quije.
Por último, en Las Huacas del Quije una persona mencionó la
necesidad de un voluntario del Cuerpo de Paz porque anteriormente tenía uno pero ya no
tiene; solamente hay una persona por la primera vez en El Quije.
En Las Huacas del Quije, la gente opina que la carretera (Figuras 5 y 6: apéndice
5) es el servicio público más necesario, mientras que la gente en El Quije opina que la
carretera y un servicio de salud son ambos importantes, y en La Culebra, un servicio de
salud es más importante (Gráfica 55). La Culebra se va a beneficiar muy poco de una
carretera porque está más cerca de Veraguas que El Quije y Las Huacas del Quije, y
también, es casi imposible que una carretera pudiera subir la cuenca del río Chico hasta
La Culebra, porque hay cañones y pendientes escarpadas.
85
porcentage de familias que lo
mencionaron
90%
80%
70%
60%
50%
40%
30%
20%
10%
0%
mejor carretera
electricidad
servicio de salud
voluntario del Cuerpo
de Paz
mejor servicio de agua incentivos económicos
en la comunidad
teléfono
problema
Las Huacas del Quije
ElQuije
La Culebra
Gráfica 55: Necesidades más importantes para la gente en tres pueblos del Corregimiento de Las Huacas, 2004.
86
Resultados del Taller Comunitario y Recomendaciones para el
Futuro Desarrollo Sostenible del Uso del Suelo
Justificación de la reunión y limitaciones para hacer las propuestas
La última parte del trabajo con CATHALAC consistió en hacer una reunión
comunitaria con la gente del Corregimiento de Las Huacas (principalmente de Las Huacas del
Quije y El Quije) para discutir sobre algunas posibilidades para cambiar el uso del suelo en la
región. Antes de hacer las encuestas, ya se sabía que había problemas de falta de agua
durante la época seca y de inundaciones durante la época lluviosa en la parte baja de la cuenca
causados al menos parcialmente por la sedimentación excesiva. Además, como lo menciona
Tekle (1999), el problema del mal uso del suelo es muy complicado porque implica los
aspectos ecológicos pero también socioeconómicos. Por eso, se decidió hacer encuestas con la
gente de la parte alta de la cuenca para entender un poco más la situación socioeconómica de
la región, que podría influir en el uso del suelo y el impacto ambiental, antes de hacer
propuestas para asegurar mejor la fuente de agua del río Chico.
Durante estas encuestas, se aprendió que había muchos problemas y aspectos de esta
área que limitarían las soluciones posibles para el desarrollo sostenible del uso del suelo. En
primer lugar, la gran mayoría de la gente del Corregimiento de Las Huacas no tiene título de
propiedad sobre la tierra, lo que limita mucho los incentivos para emplearse de un uso del
suelo más sostenible. También, hay varias familias que no tienen acceso a suficiente tierra
para sembrar. Esto limita la posibilidad de hacer reforestación en el área, especialmente
cuando se considera que cada familia tiene un promedio de 6.0 (La Culebra) hasta 6.6 (El
Quije) miembros, que deben alimentarse con tan poca tierra. Otra cosa resultó fue que las
prácticas agrícolas en el área tales como la quema y la siembra de los montes están muy
fijadas en la cultura de la gente y entonces puede ser muy difícil cambiarlas.
Al mismo tiempo, se notó que los campesinos del Corregimiento de Las Huacas, como
una gran parte de la gente del país, en particular del interior, quieren mucho hacer ganadería y
la ven como una manera de mejorar su calidad de vida. Eso también restringe la posibilidad
de conservar algunas parcelas para reforestar. Además, hay mucha gente que nació después
que se tumbó la mayor parte de los árboles cerca de los pueblos, así que nunca vio bosque
primario natural en la mayor parte de las montañas más cercas. Entonces, esta gente opina
que la falta de árboles es natural.
87
Se dio cuenta también de que para la gente del corregimiento, hay dificultades y
necesidades más urgentes que la deforestación y sus consecuencias para la parte baja de la
cuenca. Entonces, es preciso considerar estas necesidades a través de las propuestas
potenciales con respecto al desarrollo sostenible para asegurarse de que las soluciones futuras
cumplan con los deseos de la población de toda la cuenca, no solamente la de la parte baja.
Por último, se debe tener en cuenta que el estudio actual no es la primera vez que
investigadores o representantes del gobierno han intentado cambiar el uso del suelo en el
Corregimiento. Voluntarios y empleados del Cuerpo de Paz, MIDA, ANAM y otra
organización llamada Triple C han tratado o están tratando de reforestar o proponer nuevas
técnicas de agricultura.
Es importante considerar que aunque la gran mayoría de la gente está de acuerdo con
la reforestación, hay que examinar en más detalles el potencial de su fracaso. Si un programa
de reforestación no se lleva a cabo de la mejor manera posible, en colaboración con la gente,
tal como pasó cuando el ANAM, anteriormente el INRENARE, trató de hacerlo (González et
al. 1992), puede causar más problemas y comprometer el éxito del desarrollo sostenible del
uso del suelo. ANAM quería hacer la agroforestería y cambiar las técnicas agrícolas en la
región. Sin embargo, de lo que se puede ver ahora, solamente quedan algunas plantaciones de
árboles tales como pino de este proyecto. La gente dijo que se cortaron algunos árboles
sembrados anteriormente porque el pino y la teca no servían para los campesinos en esta área.
Además, se ve actualmente que las técnicas agrícolas no han cambiado.
Así que es
importante aprovechar de las experiencias pasadas de estas organizaciones para que se repita
lo que funciona y para que no se repita lo que no sirve.
Propuestas iniciales
Considerando las limitaciones anteriormente mencionadas y otras ideas encontradas en
la literatura, se decidió preparar algunas propuestas posibles para la reunión.
• Ayudar a titular la tierra
Hay empresas en la parte baja de la cuenca (Calesa, Nestlé), y los Municipios (Natá,
Aguadulce) que quieren proteger la fuente de agua del río Chico porque, como se mencionó,
utilizan esta agua diariamente para sus actividades. Se sabe también que la titulación de tierra
es un buen incentivo para que la gente proteja su tierra con técnicas sostenibles, como lo
88
menciona Tekle (1999). Entonces, si la gente del Corregimiento de Las Huacas quisiera titular
más tierra, sería posible, con la ayuda de CATHALAC como “mensajero” entre los varios
usuarios, que estas empresas y municipios apelaran ante el gobierno con respecto a la
titulación de tierra.
• Hacer capacitación sobre técnicas para disminuir la erosión
La erosión del suelo es un problema muy grave en la parte alta de la cuenca. De lo
que se aprendió durante las encuestas, la gran mayoría de la gente no utiliza técnicas para
disminuir este problema porque no conoce ninguna. Al mismo tiempo, está claro que la mayor
parte de esta gente estaría dispuesta a utilizar tales técnicas si las conociera. Por eso, si los
campesinos del Corregimiento siempre lo quieren, es posible que CATHALAC haga algunas
capacitaciones comunitarias en el futuro para enseñar estas técnicas. Varios tipos de técnicas
potenciales que podrían mejorar el uso del suelo existen: terrazas, las que requieren bastante
trabajo, o más simplemente curvas a nivel, las que pueden convertirse en terrazas después de
5 a 20 años (Tekle 1999). En un estudio hecho por Alegre et al. (1996) en Perú, se muestra
que las curvas a nivel han reducido la pérdida de suelo y de agua de 93% y de 83%
respectivamente.
• Implementar un programa de “comida por trabajo” con la mano de obra disponible
para mejorar el uso del suelo, hacer puentes y reparar la carretera.
Las encuestas revelaron que hay muchas personas que se van a trabajar en otros sitios
durante la época seca, cuando no hay bastantes lluvias para cultivar (Gráfica 24). Se sabe
también que el Ministerio de Obras Públicas ha hecho una propuesta para resolver los
problemas de inundaciones y falta de agua en la parte baja (Martínez y García R. 2003). Este
proyecto incluye el dragado del río por una distancia de un kilómetro y la construcción de un
dique para dotar de agua a los productores. El presupuesto de este proyecto sería de B/664
040.00, incluyendo B/300 000.00 solamente para dragar el cauce del río (Martínez y García
R. 2003). Parece que esta solución es de corto plazo solamente y que sin un cambio sostenible
del uso del suelo en la parte alta de la cuenca, el dragado del río tendriá que ser repetido
frecuentemente, con los costos asociados. Entonces, en lugar de estas operaciones caras y
largas, se podría proponer la implantación de un programa de “comida por trabajo”, o
simplemente de “sueldo por trabajo”. El dinero gastado para dragar el río podría servir para
pagar a los trabajadores. De hecho, podrían construir curvas a nivel y sembrar barreras verdes
vivas, lo que reduciría al mismo tiempo la erosión del suelo en la parte alta de la cuenca, la
89
sedimentación en la parte baja y la necesidad de dragar el río cerca de Natá. Los campesinos
que se van a trabajar en otros lugares durante la época seca podrían quedarse en su pueblo de
esta manera y subsistir por la comida o sueldo recibido en intercambio por su mano de obra.
La gente que se va a trabajar en la parte baja gana un promedio de B/6.00 por día. Entonces,
con el B/300 000.00 economizado, el gobierno podría pagar 50 000 días-de-trabajo. Eso
quiere decir que podría emplear 50 trabajadores del Corregimiento 5 días por semana durante
casi 4 años completos, una mano de obra que podría cumplir muchas obras durante este
tiempo. También, para el programa de “comida por trabajo”, sería necesario basarse en las
necesidades de la comunidad, porque Tekle (1999) menciona algunos casos en los que la
población abandonó cuando la ayuda alimentaria o financiera se detuvo porque no querían los
proyectos propuestos.
• Favorecer la diversificación de la economía para reducir las presiones sobre el bosque
Una de las mejores maneras de disminuir las presiones sobre el ambiente sería de
diversificar la economía del Corregimiento. Ahora, según los resultados de las encuestas, hay
más del 90% de la población de la gente que vive de la agricultura (Gráfica 23). El problema
es que esta gente necesita sus cultivos para consumo propio y que casi no tiene ningún otro
ingreso (Gráfica 33), excepto el trabajo de temporada en otros sitios durante la época seca
(Gráfica 24), lo que limita mucho su capacidad y deseo de dejar algunas parcelas en bosque.
Al mismo tiempo, cada año se pierde una gran cantidad de frutas debido a la falta de acceso a
un mercado por la mala condición de la carretera. La carretera no está pavimentada, lo que
aumenta significativamente el tiempo requerido para llegar a cualquier centro urbano, y
también que impide el turismo en la región. Según una carta del MOP (apéndice 4), el
proyecto de mejoramiento de la carretera desde El Cortezo hasta Las Huacas del Quije estará
llevado a cabo lo más rápido posible, a un cuesto de B/5 391 000.00. Esto podría divertir más
fondos hacia los campesinos y así dotarles de un mayor ingreso. No obstante, hay que
destacar la importancia de prepararse antes de abrir el área a las fuerzas del mercado
moderno. Varios estudios similares muestran que la extención de una carretera suele aumentar
el precio de la tierra y frecuentemente atrae productores ganaderos relativamente ricos que
compran la tierra del pequeño productor y que los fuerzan que mudarse a otros lugares
marginales menos fértiles (Heckadon 1997). Por ejemplo, actualmente, según los campesinos
en el Corregimiento de Las Huacas, la tierra vale entre B/100.00 y B/250.00 la ha. Por otro
lado, en Boquete y Volcán, Chiriquí, según los campesinos que viven allá, la tierra vale
90
alrededor de B/10 000.00 hasta B/35 000.00 la ha, porque es mucho más fértil; aún en la
región de Bayano, cerca de la frontera de deforestación en las Provincias de Panamá y Darién,
la tierra vale más o menos B/1 500.00 la ha, según los campesinos de la región. Así se puede
ver que sería muy fácil comprar mucha tierra tan barata en Las Huacas del Quije si uno
quisiera crecer ganado vacuno. Es cierto que la ganadería no es la mejor solución para
proteger la integredad ambiental de la cuenca del río Chico. Entonces, es importante que la
gente empiece ya a mejorar sus técnicas de agricultura y también a desarrollar otros modos de
producción tales como la piscicultura, los huertos de casa o la cría de iguanas (como algunos
productores están empezando a hacer (Figuras 11 y 12: apéndice 5)). De esta manera, cuando
llegue la carretera, se podrían desarrollar proyectos de ecoturismo, agroturismo y mercados
locales para frutas y vegetales, lo que les permitiría a los campesinos aprovechar la carretera.
En cuanto al ecoturismo mismo, hay también un gran potencial de aprovechar dos sitios
principales en la región: el camino hasta La Culebra donde se encuentra una gran diversidad
de fauna y flora, y la cascada del río Codo, un afluente del río Chico cerca del Quije. Todos
estos proyectos se podrían lograr con la ayuda técnica de organizaciones tales como
CATHALAC y también con apoyo financiero de las grandes empresas de la parte baja de la
cuenca del río Chico tales como Nestlé y Calesa.
Problemas con la planificación de la reunión comunitaria
Se explicó a todo el mundo durante las encuestas que iba a haber una reunión a los
principios de abril para presentarles los resultados de las encuestas y también para hacerles
algunas propuestas. Dos semanas antes de la reunión, se llamó al Representante del
Corregimiento para que comunicara a la gente la fecha de la reunión, incluyendo a Kimber
Stachler, una jóven que trabaja con el Cuerpo de Paz en El Quije. Ella iba a comunicarle a la
gente del Quije. Por fin, el día antes de la reunión se recogió a la gente en El Quije y Las
Huacas del Quije y se invitó a todo el mundo.
No obstante, el día de la reunión, solamente aproximadamente 25 personas llegaron.
Hay varias razones que podrían explicar la poca participación de la comunidad. En primer
lugar, ya es la época de preparación de la tierra antes de sembrar y la reunión fue planificada a
las 2:00 p.m., cuando la mayoría de la gente todavía está en el campo trabajando. También,
solamente había tiempo para hacer una sola reunión en Las Huacas del Quije (figuras 9 y 10:
apéndice 5), el pueblo más poblado, en lugar de dos, una en Las Huacas del Quije y otra en El
Quije. Algo importante, es que probablemente la mayoría de la gente todavía no se sienta
91
completamente segura de lo que representa CATHALAC en la región; sin embargo, poco a
poco se puede ver la construcción de una relación de confianza con los campesinos. Esto
necesita tiempo para desarrollarse; sólo puede esperar una mayor participación de los
campesinos en el futuro. Es probable que haya mas participación en las capacitaciones
futuras que CATHALAC llegue a cabo porque ya la gente ha visto que la organización es
seria en sus actividades en el Corregimiento. Por último, la mayor parte de la gente no tiene
relojes u otra manera de saber la hora de manera exacta; entonces, es muy difícil definir un
tiempo preciso para hacer una reunión. A pesar de estos problemas, la gente que llegó fue
bastante cooperativa y se identificó varios líderes potenciales de cada comunidad. La ayuda
de estas personas es primordial para desarrollar proyectos comunitarios (Cochrane, J. 2004,
comunicación personal).
Resultados de la reunión
La gente en general respondió positivamente a las propuestas que se hizo. En el caso
de programas como “comida por trabajo”, la gente se dijo más de acuerdo con un programa de
“sueldo por trabajo”, como se ha explicado anteriormente, a un sueldo de B/5.00 o B/6.00 por
día. Entonces, la gente preferiría quedarse con su familia durante la época seca si fuera
posible y trabajar a mejorar las condiciones de vida en su comunidad.
Una parte de la discusión trató de la posibilidad de intensificar la agricultura en la
parte plana del valle cerca del río. Según los campesinos, parece que el suelo es bastante fértil
en esta parte, pero hay dos problemas actuales que impiden la intensificación de la agricultura
en esta parte. En primer lugar, hay varias personas de otros sitios que tienen ganado en las
mejores tierras. Para proteger el bosque en las lomas y los montes, habría que conseguir
apoyo del gobierno o de las grandes empresas para ayudar de cualquiera manera posible a los
campesinos de comprar estas tierras y titularlas.
Esto permitiría de sembrar la misma
cantidad de legumbres en una menor cantidad de tierra, o sea, instensificar la agricultura
extensiva de los campesinos.
El segundo problema con respecto a la siembra de los bajos durante todo el año es la
falta de agua durante la época seca. La gran mayoría de la gente mencionó la necesidad de
conseguir tubería para regar, pero ya parece muy difícil conseguirla individualmente. Esto
empezó una discusión sobre la necesidad de trabajar cooperativamente. Como dijo un hombre
del Quije en la reunión, los Panameños son muy individualistas y por eso no funcionan muy
92
bien las asociaciones. Por otro lado, si la gente del Corregimiento quiere conseguir tubería u
otro tipo de ayuda, la solución es de organizarse en grupos, los que tienen mucho más poder
que un sólo individuo. Por ejemplo, este hombre ya tiene arroz en fangueo con peces, pero los
peces se mueren porque ya no tienen suficiente agua y el hombre no puede conseguir la
tubería necesaria. Entonces, si hubiera una asociación de campesinos en el área, sería más
fácil convencer al MIDA, por ejemplo, de venir hasta Las Huacas del Quije para proporcionar
el apoyo que se necesita.
Al final de la reunión, se habló un poco de capacitación y de talleres comunitarios.
También, se dieron ejemplos de técnicas orgánicas que existen en la provincia de Chiriquí
(Cerro Punta). La gente pareció muy interesada en la idea de participar en talleres o de viajar,
por ejemplo, a ver otras técnicas que son utilizadas en otras regiones del país y que podrían
ser utilizadas en el Corregimiento de Las Huacas.
Conclusión y recomendaciones
Este estudio demostró la suma importancia de la colaboración entre los varios niveles
de la sociedad. En este caso, un río une un grupo de campesinos marginados en la parte alta
de la cuenca con los municipios, grandes productores agropecuarios y empresas en la parte
baja. El problema es que muchas veces, cada parte trata de resolver sus problemas
individualmente, sin considerar como se podría colaborar con otros usuarios implicados o en
el desarrollo sostenible o en la destrucción indefinativa de los recursos.
De lo que se aprendió hablando con los campesinos del Corregimiento de Las Huacas,
los ingenieros de la empresa Calesa y los representantes del MOP, estas soluciones existen. Se
hicieron las propuestas siguientes en la reunión comunitaria, con la meta a largo plazo de
desarrollar de manera sostenible el uso del suelo en el Corregimiento de Las Huacas, a través
de apoyo gubernamental, empresarial y no-gubernamental.
Para Calesa, Nestlé y los municipios de Aguadulce y Natá
•
Favorecer la titulación de tierra para los campesinos de la parte alta de la cuenca del
río Chico, apelando ante el Gobierno central panameño para llevar a cabo un tal
programa
93
•
Invertir los fondos que serían dirigidos hacia proyectos de dragamiento y desviación
del río hacia los campesinos de la parte alta de la cuenca del río Chico, para mejorar su
uso del suelo y así resolver el verdadero problema.
•
Apelar ante el Gobierno nacional panameño para terminar el proyecto de
mejoramiento de la carretera que va a Las Huacas.
Para las autoridades del Corregimiento de Las Huacas
•
Incitar a los campesinos de juntarse en asociaciones y organizar reuniones
comunitarias. Este tipo de organización ha disminuido los problemas de mal uso de
suelo y ha aumentado la producción considerablemente en un estudio hecho por Tekle
(1999).
•
Solicitar la colaboracion de voluntarios del Cuerpo de Paz para Las Huacas del Quije
y El Quije respectivamente.
Para CATHALAC:
•
Hacer talleres comunitarios para capacitar a los campesinos, en gestión integral de sus
recursos hídricos y apoyando la cooperación y el ensayo de nuevas técnicas
agropecuarias. Es importante hacer la publicidad a través de las estaciones de radio
más frecuentemente escuchadas; a través de afiches en las varias tiendas locales; a
través de incentivos prácticos, tales como el don de árboles frutales a los participantes
y la provisión gratis de comida durante el taller.
•
Si posible, organizar viajes para que algunas personas de la comunidad (los líderes de
cada pueblo) aprendan nuevas formas de gestión del agua y técnicas de cultivos que
son utilizadas en otras partes del país.
•
También, como las autoridades del Corregimiento de Las Huacas, incitar a los
campesinos de juntarse en asociaciones y organizar reuniones y asociaciones
comunitarias.
•
Promover la comunicación entre los campesinos del Corregimiento de Las Huacas y
los usuarios del agua del río Chico en la parte baja de la cuenca, explicando los
intereses de cada grupo al otro grupo.
94
Apéndice 1: Preguntas de las Encuestas
Centro del Agua del Trópico Húmedo para América Latina y el Caribe, CATHALAC
Universidad McGill - Canadá
Diagnóstico Preliminar sobre la Cuenca Alta del Río Chico (Natá) – Panamá
ENCUESTA COMUNITARIA
PUEBLO (O PUEBLO MÁS CERCA):__________________________________________________________
HOMBRE O MUJER
1.)
2.)
3.)
4.)
5.)
6.)
¿Cuantos años tiene Ud.?___________________________________________________________
¿Cuántas personas hay en su familia? _________________________________________________
¿Hace cuánto tiempo que vive aquí? __________________________________________________
¿ Si no nació aquí, de dónde viene Ud.? _______________________________________________
¿Qué tipo de trabajo hace Ud.? ______________________________________________________
Si es productor agropecuario, haga las preguntas 7 hasta 11; si se dedica a la ganadería, haga las
preguntas 12 hasta 14; si no es ninguno, pase a la pregunta número 15.
¿Sale Ud. u otro miembro de su familia a trabajar fuera de esta área algún tiempo durante el año? Sí
/ No
Si es así, ¿qué hace(n), por qué, y dónde va(n) cuando no está(n) aquí y por qué
período?_________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________
Productores Agropecuarios:
7.)
8.)
9.)
10.)
11.)
¿Qué cultiva Ud.?_________________________________________________________________
________________________________________________________________________________
¿Vende Ud. esos cultivos, o los utiliza solamente para comer?
¿Cuánta tierra tiene Ud.? ___________________________________________________________
¿Dónde queda? (montaña / parte intermedia / parte plana del valle) ¿Tiene Acceso al agua su
terreno? Sí/No, ¿de qué Río/Quebrada?________________________________________________
¿Quema Ud. su tierra cada año? Sí / No
¿Quema la misma tierra todos los años o cambia de tierra cada año? Explique.
________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________
¿Riega Ud. sus cultivos? Sí / No ¿De dónde viene el agua para regar?
________________________________________________________________________________
¿Utiliza Ud. herbicidas u otros agroquímicos para cultivar su tierra? Sí / No ¿Qué
tipo(s)?_________________________________________________________________________
Gente que se dedica a la ganadería:
12.)
13.)
14.)
¿Se dedica Ud. a la ganadería? Sí / No ¿Cuánto terreno dedicado a la ganadería tiene Ud? _______
¿qué tipo y cuántos animales tiene? ___________________________________________________
¿Hace cuánto tiempo que hace ganadería? _____________ ¿Ahora tiene más ganado que antes? Sí /
No/Igual cantidad ¿Podría explicar? __________________________________________________
________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________
¿Dónde tiene Ud. su ganado? (montaña / parte intermedia / bajos) Si tiene Ud. ganado en los bajos
¿tienen sus animales acceso directo al río? Sí / No
95
Salud:
15.)
16.)
17.)
18.)
19.)
¿Come su familia verduras, por ejemplo: yuca, ñame, otoe, ñampí?
¿ Come su familia arroz, maíz, frijoles o guandú regularmente?
¿Y legumbres como lechugas, tomates, pepinos, ají, zanahorias, repollo o apio? ¿Si no, por
qué?____________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________
¿Bebe Ud. el agua del río, del acueducto o tiene un pozo propio?
¿Sufren de diarrea los niños o los adultos en su familia? Sí / No
Estado del Medio Ambiente:
20.)
21.)
22.)
23.)
24.)
25.)
26.)
¿En su vida o en el tiempo que Ud. ha vivido aquí, ha notado si hay más, menos, o la misma
cantidad de bosque en las montañas cerca de su pueblo?
Cada año, ¿nota Ud. alguna diferencia en el río durante la época lluviosa y la época seca? Sí / No
¿Podría describir Ud. esta diferencia, por ejemplo: el agua es de color diferente o hay más agua
aquí? ___________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________
¿Ha notado Ud. en su vida on en el tiempo que ha vivido aquí si hay más, menos o la misma
cantidad de agua en el río durante la época lluviosa?
Si la persona dice que hay inundaciones o demasiado agua en el invierno ¿es un problema para Ud.
ese exceso de agua? Sí / No, ¿por qué?, explique
________________________________________________________________________________
¿Sabe Ud. que hay inundaciones cada año cerca de Natá? Sí / No ¿Cuál piensa usted que es (son)
la(s) causa(s) de esas inundaciones? __________________________________________________
¿Cree Ud. que son problemas en esta área: la deforestación, las inundaciones, la contaminación de
agua y/o las sequías? ¿Cuál es el más importante de los cuatro y por qué? ____________________
________________________________________________________________________________
¿Sabe Ud. si hay personas aquí que vienen de otras regiones para: 1) cultivar tierras; o para 2)
hacer la ganadería? Si es así, ¿qué opina Ud. de eso?
________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________
Apertura al Cambio:
27.)
28.)
29.)
30.)
31.)
32.)
Si fuera fácil y posible cultivar otros tipos de vegetales más nutritivos, ¿usted y los miembros de su
familia los comerían? Sí / No
¿Qué piensa Ud. de la reforestación? Explique. _________________________________________
________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________
Si fuera posible reforestar dejando a Ud. y a su familia bastante tierra para cultivar, ¿estaría Ud. de
acuerdo con un programa de reforestación? Sí / No
Conoce sobre algunas técnicas o formas de evitar la erosión en sus
terrenos?________________________________________________________________________
¿Estaría usted dispuesto a utilizar alguna técnica para disminuir la pérdida de suelo por erosión?
Sí/No, ¿Cuál? ____________________________________________________________________
¿Qué servicio público piensa Ud. serviría más para mejorar la condiciones de vida de su familia y
su pueblo? (Por ejemplo: una mejor carretera, la electricidad, mejor servicio de salud, u otro
______________________________________________________________________________ )
96
Apéndice 2: Mapa de las Estaciones Hidrometeorológicas de la Empresa de Transmisión
Eléctrica (ETESA) en la Cuenca del Río Chico
97
Apéndice 3: Hidrógrafos de un Acontecimiento de Creciente del
Río Chico (ETESA)
98
Apéndice 4: Carta del Ministerio de Obras Públicas (MOP)
99
Apéndice 5: Fotografías del Área en el Corregimiento de Las
Huacas
Figura 5. La mala condición de la carretera que va a Las Huacas, 2004.
Figura 6. Un río que la carretera de Natá debe cruzar para llegar a Las Huacas, 2004.
100
Figura 7. Una quema en la región de Las Huacas, 2004.
Figura 8. Tras la quema, 2004.
101
Figura 9. La gente en Las Huacas del Quije, 2004.
Figura 10. Algunas personas en la reunión comunitaria en Las Huacas del Quije, el 7 de abril de 2004.
102
Figura 11. Un ejemplo de un huerto de casa en Las Huacas del Quije, 2004.
Figura 12. Un ejemplo de una cría de iguanas en Las Huacas del Quije, 2004.
103
Referencias
Acquavella, J., Doe, J., Tomenson, J., Chester, G., Cowell, J., Bloemen, L. 2003.
Epidemiologic studies of occupational pesticide exposure and cancer: Regulatory risk
assessments and biologic plausibility. Annals of Epidemiology 13(1): 1-7.
Alegre, J.C., Rao, M.R. 1996. Soil and water conservation by contour hedging in the humid
tropics of Peru. Agriculture Ecosystems & Environment 57: 17-25.
ANAM. 1992. Cobertura Boscosa 1992, Corregimiento Las Huacas, Distrito de Natá,
Provincia de Coclé. Autoridad Nacional del Ambiente, Dirección Nacional de Evaluación y
Ordenamiento Ambiental, Departamento de Información Ambiental.
ANAM. 2000. Cobertura Boscosa 2000, Corregimiento Las Huacas, Distrito de Natá,
Provincia de Coclé. Autoridad Nacional del Ambiente, Dirección Nacional de Evaluación y
Ordenamiento Ambiental, Departamento de Información Ambiental.
CATAPAN. 1970. Catastro Rural de Tierras y Agua de Panama. Joint Venture of
International Resources and Geotechnics, Inc., International Engineering Company, Inc., The
Jacobs Company y United States Agency for International Development.
CATHALAC. 2004. El Centro del Agua del Trópico Húmedo para América Latina y el
Caribe. www.cathalac.org, consultado el 16 de abril de 2004.
Censo agropecuario nacional de Panamá. 1950-2000. Dirección de Estadística y Censo,
Sección de Servicio de Publicaciones, Contraloría General de la República de Panamá.
Censo nacional de Panamá. 1950-2000. Dirección de Estadística y Censo, Sección de
Servicio de Publicaciones, Contraloría General de la República de Panamá.
Collins, J.L. 1995. “Smallholder settlement of tropical South America: the social causes of
ecological destruction”, En: V.K. Pillai and L.W. Shannon (Eds), Developing Areas: A Book
of Readings. Berg: Oxford, Pp. 453-467.
Dalvie, M.A., White, N., Raine, R., Myers, J.E., London, L., Thompson, M., Christiani, D.C.
1999. Long term respiratory health effects of the herbicide, paraquat, among workers in the
Western Cape. Occupational and Environmental Medicine 56(6): 391-396.
Departamento de Cartografía, Contraloría General de la República de Panamá. 2004. Mapa
de la cuenca del río Chico, provincia de Coclé.
Epidemiología Regional de Coclé. 2001. Casos y Tasas de las 10 primeras Causas de
Enfermedades Transmisibles en el Distrito de Natá.
Epidemiología Regional de Coclé. 2002. Casos y Tasas de Incidencia de las 10 principales
Morbilidades del Distrito de Natá.
ETESA. 1955-2002. Total mensual de precipitación, Las Huacas del Quije; Caudal promedio
mensual, mínimo anual y máximo instantáneo anual, El Cortezo. Empresa de Transmisión
Eléctrica, S.A. Gerencia de Hidrometeorología y Estudios, Departamento de Hidrología.
104
Garaj-Vrhovac, V., Zeljezic, D. 2002. Assessment of genome damage in a population of
Croatian workers employed in pesticide production by chromosomal aberration analysis,
micronucleus assay and Comet assay. Journal of Applied Toxicology 22(4): 249-255.
González, F., Hernández, M., Sánchez Borbón, C. 1992. Proyecto Básico de Manejo de la
Cuenca Hidrográfica del Río Chico. Programa Regional Forestal para Centro América:
Santiago, Veraguas, Panamá. Pp 1-32.
Heckadon-Moreno, S. 1997. “Spanish rule, independence and the modern colonization
frontiers” En: Central America: A Natural and Cultural History. A. Coates (ed.). Yale
University Press: New Haven. Pp. 177-214.
Holt, Rinehart y Winston. 2002. World Atlas, Mapquest.
http://go.hrw.com/atlas/span_htm/panama.htm, consultado el 10 de abril de 2004.
IDAAN. 1987. Río Chico, provincial de Coclé. Dirección de Ingeniería, Instituto de
Acueductos y Alcantarillados Nacionales. Pp 1-8.
Martínez, M. y García R., C.A. 2003. Propuesta técnica para restablecer el agua como fuente
de riego para los productores de Chumungú en el distrito de Natá, provincia de Coclé.
Ministerio de Obras Públicas. Pp 1-9.
McDonald, M.A., Healey, J.R., Stevens, P.A. 2002. “The effects of secondary forest clearance
and subsequent land-use on erosion losses and soil properties in the Blue Mountains of
Jamaica.” Agriculture Ecosystems & Environment 92: 1-19.
MINSA. 2003. Resultados bacteriológicos de agua. Ministerio de Salud, Región de Salud de
Cocle, Departamento de Calidad de Agua, Laboratorio de Calidad de Agua.
Tekle, K. 1999. “Land degradation problems and their implications for food shortage in South
Wello, Ethiopia.” Environmental Management 23: 419-427.
Universidad Wilkes. 2004. Water Testing Bacteria, Coliform, Nuisance Bacteria, Viruses,
and Pathogens in Drinking Water. Wilkes University Center for Environmental Quality,
GeoEnvironmental Sciences and Engineering Department.
http://wilkes1.wilkes.edu/~eqc/bacteria.htm, consultado el 12 de abril de 2004.
Young, P.D. 1971. Ngawbe: Tradition and change among the western Guaymi of Panama.
University of Illinois Press: Urbana. Pp 57-81.
105
Fly UP