...

INFORME FINAL Recursos en el Derecho Comparado, un estudio

by user

on
Category: Documents
25

views

Report

Comments

Transcript

INFORME FINAL Recursos en el Derecho Comparado, un estudio
RECURSOS EN EL
DERECHO COMPARADO
Un estudio para la reforma procesal civil en Chile
EQUIPO INVESTIGADOR
PABLO BRAVO HURTADO
Jefe de Proyecto
JORDI DELGADO CASTRO
IVÁN DÍAZ GARCÍA
Procesal Senior
Constitucional Senior
DARÍO PARRA
SEPÚLVEDA
EDUARDO CASTILLO
VIGOUROUX
Derecho Civil
Derecho Constitucional
ALEJANDRO PREUSS
LAZO
Derecho Procesal
TABLA DE CONTENIDO
INTRODUCCIÓN ................................................................................................. 7
Presentación .............................................................................................................................. 7
Objetivos..................................................................................................................................... 8
Metodología ............................................................................................................................... 9
Equipo ....................................................................................................................................... 12
Agradecimientos ..................................................................................................................... 14
RECURSOS ANTE LAS CORTES DE APELACIONES EN EL
DERECHO COMPARADO ............................................................................... 16
JORDI DELGADO CASTRO
I.A. MODELO DE RECURSO Y RELEVANCIA DE LA PRIMERA INSTANCIA......... 17
I.A.1. Segunda-primera instancia ....................................................................................... 18
I.A.2. Apelación ....................................................................................................................... 19
I.A.3. Nulidad .......................................................................................................................... 21
I.B. ELEMENTOS RELEVANTES EN EL MODELO DE APELACIÓN ........................ 21
I.B.1. Filtro de acceso ............................................................................................................ 22
I.B.2. Ejecución provisional ................................................................................................. 23
I.B.3. Caución previa.............................................................................................................. 25
I.B.4. Suspensión de la ejecución ........................................................................................ 26
I.B.5. Impugnación de los hechos ....................................................................................... 27
I.B.6. Inmediación en la Corte............................................................................................. 27
I.B.7. Efectos de la resolución ............................................................................................. 30
I.B.8. Tramitación .................................................................................................................. 31
I.C. PERSPECTIVA GENERAL ...................................................................................... 32
I.C.1. Propuesta de reforma en perspectiva comparada ............................................... 33
I.C.2. Ventajas y desventajas ............................................................................................... 34
RECURSOS ANTE LAS CORTES DE APELACIONES EN CHILE... 37
JORDI DELGADO CASTRO
II.A. JUSTICIA CIVIL ACTUAL ..................................................................................... 37
II.A.1. Descripción ................................................................................................................. 37
II.A.2. Clasificación en el Derecho Comparado .............................................................. 39
II.A.3. Análisis crítico ........................................................................................................... 39
II.A.4. Coherencia con los demás recursos ...................................................................... 41
II.B. JUSTICIA PENAL ................................................................................................... 41
II.B.1. Descripción ................................................................................................................. 41
II.B.2. Clasificación en el Derecho Comparado .............................................................. 43
II.B.3. Análisis crítico ............................................................................................................ 45
II.B.4. Coherencia con los demás recursos ...................................................................... 46
3
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Un estudio para la reforma procesal civil en Chile
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
II.C. JUSTICIA DE FAMILIA ......................................................................................... 46
II.C.1. Descripción ................................................................................................................. 47
II.C.2. Clasificación en el Derecho Comparado .............................................................. 47
II.C.3. Análisis crítico............................................................................................................ 48
II.C.4. Coherencia con los demás recursos ...................................................................... 48
II.D. JUSTICIA LABORAL .............................................................................................. 48
II.D.1. Descripción ................................................................................................................. 48
II.D.2. Clasificación en el Derecho Comparado .............................................................. 49
II.D.3. Análisis crítico ........................................................................................................... 50
II.D.4. Coherencia con los demás recursos ...................................................................... 51
II.E. REFORMA PROCESAL CIVIL .............................................................................. 52
II.E.1. Descripción ................................................................................................................. 52
II.E.2. Clasificación en el modelo de Derecho Comparado .......................................... 53
II.E.3. Análisis crítico............................................................................................................ 55
II.E.4. Coherencia con los demás recursos ...................................................................... 58
II.E.5. Efectos de la supletoriedad del PCPC .................................................................. 61
RECURSOS ANTE LA CORTE SUPREMA EN EL DERECHO
COMPARADO ...................................................................................................... 63
PABLO BRAVO HURTADO
III.A. ROL DE LAS CORTES SUPREMAS .................................................................... 64
III.A.1. Tercera Instancia..................................................................................................... 65
III.A.2. Casación de Ley ....................................................................................................... 68
III.A.3. Corte de Precedentes .............................................................................................. 70
III.A.4. Cambios de modelo en Chile................................................................................. 73
III.B. PAÍSES REPRESENTATIVOS .............................................................................. 76
III.B.1. Francia – Pourvoi en cassation ............................................................................ 76
III.B.2. España – Casación civil .......................................................................................... 78
III.B.3. Italia – Ricorso per cassazione ............................................................................. 79
III.B.4. Alemania – Revision ............................................................................................... 80
III.B.5. Suecia – Överklagande ........................................................................................... 83
III.B.6. Estados Unidos – Writ of Certiorari .................................................................. 85
III.B.7. Chile – Recurso extraordinario ............................................................................ 86
III.B.8. Análisis global .......................................................................................................... 89
III.C. VALOR DEL PRECEDENTE ................................................................................ 92
III.C.1. Grados de valor ........................................................................................................ 93
III.C.2. Fuentes del Derecho y Tradiciones Jurídicas .................................................. 94
III.C.3. Cantidad de casos .................................................................................................... 97
III.C.4. Chile antes de la reforma ....................................................................................... 98
III.C.5. Chile después de la reforma ................................................................................ 100
III.C.6. Otros factores Institucionales ............................................................................ 104
III.D. FILTROS DE ACCESO ....................................................................................... 105
III.D.1. Introducción ........................................................................................................... 105
III.D.2. Manifiesta falta de fundamento ......................................................................... 106
III.D.3. Summa gravaminis ............................................................................................... 108
III.D.4. Derechos fundamentales ..................................................................................... 109
III.D.5. Trascendencia jurisprudencial ........................................................................... 112
III.D.6. Certiorari: discrecionalidad sin rendición de cuentas .................................. 119
III.D.7. Evolución de los filtros en Chile: ¿hacia el certiorari? ................................ 127
4
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Un estudio para la reforma procesal civil en Chile
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
III.E. CRÍTICA A LOS FILTROS RESTRICTIVOS ..................................................... 134
III.E.1. Un derecho a recurso ............................................................................................ 134
III.E.2. Igualdad ante la ley ............................................................................................... 136
III.E.3. Politización de la Corte Suprema ...................................................................... 140
III.F. ÁMBITO DE REVISIÓN ..................................................................................... 142
III.F.1. Aplicación del Derecho ........................................................................................ 142
III.F.2. Verificación de los hechos.................................................................................... 143
III.F.3. Vicios procesales .................................................................................................... 145
III.F.4. Problemas jurisprudenciales ............................................................................... 146
III.F.5. Constitucionalidad ................................................................................................. 147
III.F.6. ¿Certiorari? ............................................................................................................. 148
III.F.7. La reforma chilena ................................................................................................. 149
RECURSOS ANTE LA CORTE SUPREMA EN CHILE ...................... 152
PABLO BRAVO HURTADO
IV.A. DESCRIPCIÓN DE LOS RECURSOS PRINCIPALES. ....................................... 152
IV.A.1. Civil actual – Casación en la Forma y Fondo ................................................. 152
IV.A.2. Penal – Recurso de Nulidad ................................................................................ 156
IV.A.3. Familia – Casación en el Fondo ......................................................................... 159
IV.A.4. Laboral – Recurso de Unificación de Jurisprudencia ................................... 162
IV.A.5. Civil reforma – Recurso Extraordinario .......................................................... 164
IV.B. SUPLETORIEDAD DEL PCPC ......................................................................... 167
IV.B.1. La cuestión de las denominaciones .................................................................... 168
IV.B.2. Características comunes y supletoriedad ......................................................... 168
IV.B.3. El problema del recurso extraordinario civil .................................................. 169
IV.C. COMPATIBILIDAD Y COHERENCIA INTERNA ............................................. 171
IV.C.1. Ejecución provisional ............................................................................................ 171
IV.C.1.1. Regla general ...................................................................................................................... 171
IV.C.1.2. Caución previa .................................................................................................................... 173
IV.C.1.3. Suspensión de la ejecución .............................................................................................. 173
IV.C.2. Filtros de acceso ..................................................................................................... 174
IV.C.2.1. Tribunal a quo .................................................................................................................... 174
IV.C.2.2. Filtros secundarios ............................................................................................................ 175
IV.C.2.3. Filtro principal ................................................................................................................... 177
IV.C.2.4. Votación de la admisibilidad........................................................................................... 178
IV.C.3. Ámbitos de revisión ............................................................................................... 179
IV.C.3.1. Prueba ................................................................................................................................... 179
IV.C.3.2. Hechos .................................................................................................................................. 179
IV.C.3.3. Vicios procesales ................................................................................................................ 182
IV.C.3.4. Legislación y jurisprudencia........................................................................................... 183
IV.C.4. Efectos de la sentencia .......................................................................................... 184
IV.C.4.1. Reenvío ................................................................................................................................. 184
IV.C.4.2. Reemplazo ........................................................................................................................... 186
IV.C.5. Tramitación ............................................................................................................. 188
IV.C.5.1. Plazo ...................................................................................................................................... 188
IV.C.5.2. Sentencias recurribles ...................................................................................................... 189
IV.C.5.3. Alegato de abogados ......................................................................................................... 190
IV.C.6. Tribunal Constitucional ....................................................................................... 191
IV.C.6.1. Derechos fundamentales ................................................................................................. 191
IV.C.6.2. Control de constitucionalidad ........................................................................................ 192
IV.D. HACIA LA ARMONIZACIÓN ............................................................................. 193
5
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Un estudio para la reforma procesal civil en Chile
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
IV.D.1. Leyes adecuatorias ................................................................................................ 193
IV.D.2. Denominación común. .......................................................................................... 196
IV.E. SITUACIÓN DE LOS RECURSOS SECUNDARIOS ........................................... 197
IV.E.1. Visión general ......................................................................................................... 197
IV.E.2. Acción de Revisión ................................................................................................ 197
IV.E.3. Recurso de Hecho .................................................................................................. 198
IV.E.4. Recurso de Queja ................................................................................................... 198
EL DERECHO A RECURSO EN LA JURISPRUDENCIA................... 200
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
V.A. NOCIÓN DE DERECHO A RECURSO ................................................................. 200
V.A.1. Dos sentidos .............................................................................................................. 201
V.A.2. Sobre el derecho a recurso .................................................................................... 202
V.A.3. Fundamento jurídico .............................................................................................. 204
V.A.4. Visiones críticas ....................................................................................................... 209
V.B. TRIBUNAL CONSTITUCIONAL CHILENO ....................................................... 211
V.B.1. Reforma a la casación civil de 1995..................................................................... 212
V.B.2. Reforma procesal penal .......................................................................................... 215
V.B.3. Reforma procesal de familia .................................................................................. 219
V.B.4. Reforma procesal laboral ....................................................................................... 220
V.C. TRIBUNALES INTERNACIONALES .................................................................. 224
V.C.1. Corte Interamericana de Derechos Humanos .................................................. 224
V.C.2. Tribunal Europeo de Derechos Humanos ........................................................ 228
V.D. TRIBUNALES CONSTITUCIONALES EXTRANJEROS ................................... 232
V.D.1. Alemania .................................................................................................................... 232
V.D.2. Italia ............................................................................................................................ 237
V.D.3. España ........................................................................................................................ 242
CONCLUSIÓN .................................................................................................... 250
A.
B.
C.
D.
Recursos ante las Cortes de Apelaciones ............................................................. 250
Recursos ante la Corte Suprema ............................................................................. 253
Derecho a recurso....................................................................................................... 257
Recomendaciones ....................................................................................................... 261
BIBLIOGRAFÍA ................................................................................................. 263
6
INTRODUCCIÓN
Presentación
El presente documento es un estudio realizado en cumplimiento de la licitación
“Análisis comparado en materia de recursos de apelación o mérito, casación y/o
nulidad, incluyendo sistemas reformados en Chile” solicitada por el Ministerio de
Justicia. Esta licitación fue adjudicada por la Universidad Católica de Temuco a
través de su Facultad de Ciencias Jurídicas.
Nuestra Universidad fue fundada originalmente para servir al desarrollo de la
Región de La Araucanía. Pero con más de cincuenta años de evolución, ahora
amplía sus aportes a nivel nacional. Consecuentemente, las distintas Escuelas
han tomado un giro desde la docencia hacia la investigación.
La Facultad de Ciencias Jurídicas, en específico, lleva desarrollando múltiples
actividades en esa dirección desde sus orígenes. Que la reforma procesal penal
comenzara a implementarse precisamente en la Región de La Araucanía abrió
una oportunidad. En 1999 nuestra universidad se adjudicó un proyecto
financiado por la William and Flora Hewlett Foundation para construir una sala de
litigación oral. Con ella se impartió el 2000, 2001 y 2002 un Diplomado sobre
Problemas Actuales del Derecho Penal y Derecho Procesal Penal, destinado a
adiestrar a los abogados chilenos, acostumbrados a la tramitación escrita, en las
destrezas que requiere la nueva justicia. Estas actividades de educación continua,
más una serie de actividades de extensión e investigación, posicionaron a nuestra
Escuela como el referente en materia procesal penal en la macro zona sur.
Trece años después, ambicionamos repetir ese éxito con la reforma procesal civil.
Para lograrlo, el año 2012 nuestra Facultad ha fijado para sí un Plan de
posicionamiento y liderazgo a cuatro años. En docencia de pregrado se realiza el
optativo de profundización “Reforma Procesal Civil” para alumnos de quinto año
semestralmente desde el 2010. En educación continua, este año se impartió la
primera versión del diplomado “Reforma Procesal Civil: Litigación Oral y
Negociación”, que se replicará año a año. En extensión, desde el 2012 nuestros
7
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Introducción
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
académicos han sido invitados a dar conferencias fuera de nuestra Facultad en
cuatro oportunidades, tanto dentro de Chile como en el extranjero. Hemos
realizado en Temuco seminarios el 2010, 2011 y el 2012. Respecto a la
investigación en materia de reforma procesal civil, desde el año pasado se han
publicado dos artículos en el extranjero1, dos a nivel nacional2, están publicados
dos artículos en revistas indexadas ISI3, sin perjuicio de otros en prensa o en
proceso de evaluación por pares.
Todo esto demuestra que nuestra Facultad está cumpliendo sistemáticamente
cada una de sus metas de extensión, investigación, docencia en pregrado y
educación continua. Postular y adjudicarnos un estudio licitado sobre un tema
específico de nuestro Plan de Reforma Procesal Civil –como éste sobre los
recursos en el Derecho Comparado– fue el siguiente paso que correspondía.
Objetivos
El objetivo general de este estudio es conocer los sistemas recursivos, tanto a
nivel nacional como comparado, y su vinculación con el derecho a recurso. Ese
objetivo general puede ser desglosado en los siguientes objetivos específicos:
1) Análisis comparado del sistema recursivo en el Derecho extranjero.
2)
1
2
3
a)
Examinar la influencia que tiene la estructura orgánica del
poder judicial sobre la amplitud de los recursos que caben
contra la primera instancia.
b)
Analizar cómo la función institucional que se asigna a la
Corte Suprema determina el tipo de recurso que se
contempla ante ella.
c)
Proponer un modelo de Derecho Comparado que permita
clasificar los recursos contra la primera instancia y ante la
Corte Suprema entre los distintos países.
Estudio normativo, doctrinario y de la jurisprudencia de las cortes
internacionales y extranjeras sobre el derecho al recurso.
BRAVO HURTADO, P., “Hacia la reforma del proceso civil en Chile”, Revista General
de Derecho Procesal, vol. 29, 2013; BRAVO HURTADO, P., “Recursos ante las Cortes
Supremas en el civil law y en el common law: dos vías a la uniformidad”,
International Journal of Procedural Law / Revue internationale de droit processuel, vol.
2, no. 2, 2012, págs 323–339.
DELGADO CASTRO, J., “El recurso extraordinario en la reforma procesal civil”, Ius
et Praxis, vol. 18, no. 2, 2012, págs 125–146; DELGADO CASTRO, J., “La casación
en la reforma procesal civil”, Revista de Ciencias Sociales (Valparaíso), vol. 60, 2012,
págs 153–176.
DELGADO CASTRO, J., “Argumentos para debatir sobre las tasas judiciales”,
Revista chilena de derecho, vol. 40, no. 2, 2013; BRAVO HURTADO, P., “Hacia los
precedentes en Chile: Reforma procesal civil y fuentes del Derecho”, Revista
chilena de derecho, vol. 40, no. 3, 2013.
8
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Introducción
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
3)
a)
Diferenciar el derecho a recurso en el proceso civil como un
derecho autónomo o derivado del debido proceso penal,
acceso a la justicia o igualdad ante la ley.
b)
Identificar los grados y amplitud de impugnación que debe
contemplar el legislador para satisfacer el derecho a recurso
según la jurisprudencia.
Análisis del sistema recursivo chileno actual.
a)
Clasificar el sistema actual de recursos en Chile dentro del
modelo de Derecho Comparado propuesto anteriormente.
b)
Identificar los cambios orgánicos que necesitan ir
aparejados la reforma a los recursos contra la primera
instancia.
c)
Analizar el nuevo rol institucional que requiere asumir la
Corte Suprema con la reforma del recurso ante ella.
Metodología
El presente estudio fue realizado entre julio y octubre del 2013. Para su
desarrollo se contemplaron básicamente tres metodologías: una investigación
bibliográfica, un estudio de Derecho Comparado y un análisis jurisprudencial.
Investigación bibliográfica. Este estudio se realizará principalmente a partir de
una investigación bibliográfica comparada. Ahora bien, cualquier análisis que
abarca literatura de distintos países debe ser cauteloso de las diferencias con que
un mismo tema es abordado localmente. Esto es especialmente cierto en la
materia objeto de esta licitación; los recursos procesales reciben un tratamiento
disímil en cantidad y enfoques entre una u otra tradición jurídica.
La literatura sobre medios de impugnación es abundante en la tradición jurídica
europeo continental. En el civil law las publicaciones que concentran mayor
producción de los académicos del Derecho procesal civil son precisamente los
recursos. La atención se distribuye entre la apelación contra la primera instancia
y la casación ante la Corte Suprema. Las obras que marcan la cúspide del
procesalismo de comienzos del siglo XX son precisamente sobre estos temas. Es
así como el tratado de dos tomos Cassazione Civile (1920) consolidó a Piero
CALAMANDREI (1889-1956) como el procesalista italiano por antonomasia.
Esta prioridad sobre los recursos que existe en nuestra tradición no tiene un
parangón en el common law. La literatura sobre medios de impugnación,
producida por los propios académicos de Derecho, es más bien escasa. Esto tiene
básicamente dos explicaciones. Por una parte, el Derecho Procesal Civil en
general recibe una escasa atención en las universidades. A diferencia de
Latinoamérica –donde los cursos de Derecho procesal suelen tomar tres años del
total de cinco que dura la carrera– en Inglaterra o Estados Unidos las mallas
curriculares contemplan como máximo un solo curso electivo de un semestre o
9
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Introducción
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
menos sobre procedimientos civiles porque el adiestramiento en la tramitación
de los juicios es entendida como una tarea post-universitaria. Por la otra, la baja
producción de material bibliográfico es allá directamente proporcional con la
baja relevancia que tienen los recursos procesales en la práctica forense. El
respeto al veredicto del jurado y la deferencia al juez del Trial vuelven en
extremo infrecuente que una Court of Appeals revoque un fallo de primera
instancia. Sin probabilidades de éxito interponiendo un recurso, entonces, los
abogados pierden interés práctico y académico por ellos.
Estudio de Derecho Comparado. Este estudio abarcó 14 casos de estudio,
entre países del civil law4, common law5, Latinoamérica6 y Chile7. Con todo –
dada esta gran cantidad de casos en estudio– fue necesario que los informes
finales se enfocaran sólo en los países más representativos de cada modelo.
El análisis comparado se desarrolló en base a reportes parciales por países. En
primer lugar se confeccionó un cuestionario de cuarenta preguntas que cubriera
tanto aspectos orgánicos como procesales. En los aspectos orgánicos se
abordaron cuestiones como los rasgos generales del órgano y su nombramiento8,
la distribución de tareas entre distintas salas de la Corte9 y su carga de casos10.
En los aspectos procesales, a su turno, en el cuestionario se preguntaron las
características generales del recurso11, la ejecución provisional12, los filtros de
4
5
6
7
8
9
10
11
12
Alemania, Francia, Italia, España, Holanda y Suecia.
Inglatera y Estados Unidos (sistema federal y California).
Argentina (sistema federal, ciudad de Buenos Aires, provincia de Buenos Aires y
Santa Fe) Brasil, Colombia, Perú, Uruguay, el Código Modelo para Iberoamérica.
Procedimiento civil actual, Reforma Procesal Penal, Nuevos Tribunales de
Familia, Nueva Justicia Laboral y, principalmente, la Reforma Procesal Civil.
A. Aspectos Orgánicos: A.1. ¿Cuál es el nombre en el idioma local de los
Tribunales de jerarquía intermedia [o máxima]? – A.2. ¿Cuántas Cortes [de
Apelaciones / Suprema] existen en el sistema judicial? – A.3. ¿Cuántos jueces
integran cada Corte y cuántos a nivel nacional? – A.4. ¿Cómo es el procedimiento
de nombramiento de sus jueces? ¿En qué medida participa el Poder Judicial, el
Ejecutivo y el Legislativo?
A.5. Sobre las salas: A.5.1. ¿La Corte [de Apelaciones / Suprema] está dividida en
Salas? – A.5.2. ¿Cuántas Salas existen y cuántos jueces integran cada una? –
A.5.3. ¿Están especializadas las Salas por materias? – A.5.4. ¿Cuántas Salas están
dedicadas a materias civiles? – A.5.5. ¿Existe un recurso ante un Pleno (panel
mayor de jueces de la Corte)? ¿En qué hipótesis se puede acudir ante él?
A.6. Sobre la carga de casos: A.6.1. ¿Cuántos recursos, aproximadamente, se
presentan ante la Corte anualmente? – A.6.2. ¿Cuántas fallos sobre el fondo dicta
anualmente? (no cuentan las inadmisibilidades) – A.6.3. ¿Cuántas causas quedan
pendientes de un año a otro? – A.6.4. ¿Cuánto tiempo toma en promedio un
recurso hasta el fallo?
B. Aspectos Procesales: B.1. ¿Cuál es el nombre en el idioma local de el/los
principal/es recursos que se interponen ante la Corte [de Apelaciones /
Suprema]? – B.2. ¿Dónde se encuentran regulados ese/esos recurso/s? – B.3.
¿Cómo está definido el objeto, fin o función del recurso?
B.4. Ejecución provisional: B.4.1. ¿Continúa la ejecución del fallo impugnado
mientras está pendiente el recurso? – B.4.2. ¿Se exige caución previa para la
ejecución provisional? – B.4.3 ¿El tribunal ad quem puede suspender la ejecución
del fallo impugnado?
10
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Introducción
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
acceso 13 , ámbitos de revisión 14 , efectos de la sentencia 15 y otras cuestiones
relacionadas con la tramitación16.
Para que fuese aplicable a sistemas distintos, el cuestionario necesitaba diseñarse
en términos neutrales. Por lo tanto en la formulación de las preguntas se evitó
utilizar una terminología jurídica estrictamente nacional. Obviamente, algunos
ajustes fue necesario realizar en el cuestionario a medida que progresaba el
catastro de información.
Una vez contestados los cuestionarios por cada caso de estudio, estos se
analizaron en conjunto. A partir de esos múltiples reportes parciales se
elaboraron cuatro informes generales. Los informes se dividen entre los que
analizan el sistema de recursos ante las Cortes de Apelaciones (a cargo de Jordi
Delgado Castro) de aquellos otros que analizan los recursos ante la Corte
Suprema (a cargo de Pablo Bravo Hurtado). Respecto de ambos, también se
dividen entre los que analizan el sistema recursivo a nivel del Derecho
Comparado, por una parte, y aquellos que contrastan los recursos a nivel interno,
entre las distintas áreas reformadas en Chile.
RECURSOS ANTE
13
14
15
16
CORTES DE APELACIONES
CORTE SUPREMA
DERECHO COMPARADO :
Capítulo I
Capítulo III
CHILE :
Capítulo II
Capítulo IV
B.5. Filtros de acceso: B.5.1. ¿Qué aspectos evalúa el tribunal a quo? – B.5.2. ¿Qué
aspectos evalúa el tribunal ad quem? – B.5.3. ¿Qué tipo de filtros se contemplan?
B.6. Ámbito de revisión: B.6.1. ¿Es posible formular nuevas pretensiones o se
revisan sólo las formuladas en la instancia anterior? – B.6.2. ¿Es posible rendir
prueba en el recurso? B.6.3. ¿Es posible impugnar los hechos establecidos por el
tribunal a quo? – B.6.4. ¿Es posible impugnar vicios procesales cometidos en la
instancia anterior? – B.6.5. ¿Está permitido alegar la incoherencia del fallo
impugnado con la jurisprudencia? – B.6.6. ¿Es posible impugnar la aplicación del
Derecho realizada en la sentencia definitiva?
B.7. Efectos de la resolución del recurso: B.7.1. ¿Cuándo sólo anula el fallo y
reenvía al tribunal inferior? – B.7.2. ¿Cuándo dicta una sentencia de reemplazo? –
B.7.3. ¿En qué grado sus fallos son seguidos por los demás tribunales? – B.7.4.
¿Puede declarar la inconstitucionalidad de una ley del Parlamento, un reglamento
o decreto del Ejecutivo? ¿Sólo para el caso particular o con efectos generales?
B.8. Tramitación: B.8.1. ¿Contra qué resoluciones se puede interponer el recurso?
– B.8.2. ¿Cuál es el plazo para interponerlo? – B.8.3. ¿Se permiten alegatos orales
de los abogados? ¿por cuánto tiempo? B.8.4. ¿Existe una audiencia en que se rinda
prueba frente a las partes? ¿o la prueba es evaluada “en cuenta” sólo ante los
jueces? – B.8.5. ¿Aproximadamente cuánto tiempo toma la tramitación del recurso
hasta el fallo? – B.9. Diagnóstico local ¿cuál es la opinión que tienen los autores
analizados acerca del buen o mal funcionamiento del recurso?
11
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Introducción
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
Análisis jurisprudencial. El capítulo final –sobre el derecho a recurso, a cargo
de Iván Díaz García y Pablo Bravo Hurtado– fue desarrollado a partir de un
análisis bibliográfico y jurisprudencial, además de consultar los textos
normativos vigentes. El análisis bibliográfico cubrió los libros y artículos que
trataban el punto. Mientras que para el análisis jurisprudencial, a su turno, se
consultaron las bases de fallos que los diversos tribunales suelen tener a
disposición. Así se hizo particularmente respecto de la Corte Interamericana de
Derechos Humanos, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Tribunal
Constitucional chileno.
Equipo
El equipo para el estudio de la licitación estuvo compuesto por académicos que
sostienen visiones heterogéneas en materia de recursos. Respecto de la Corte
Suprema, por ejemplo, algunos integrantes plantean que se debe restringir el
acceso a ella convirtiéndola en una Corte de precedentes (PBH, IDG) mientras
que otros miembros sostienen la visión de que es necesario mantener la casación
con un acceso amplio a ella (JDC, APL). Esta heterogeneidad de perspectivas
permitió elaborar un informe balanceado que contempla las posturas a favor y en
contra respecto de cada tema.
Además, dada la estrecha imbricación entre las materias procesales y sustantivas,
hemos estimado pertinente incluir en el equipo profesional un académico de
Derecho civil (DPS).
PABLO BRAVO HURTADO (Jefe de Proyecto). Abogado, Universidad de Chile –
Doctor (c) en Derecho, Maastricht Universiteit, Holanda – Candidato a doctor
en Derecho, PUCV, Chile – Ex abogado asesor del Departamento de Asesoría y
Estudios, División Jurídica, Ministerio de Justicia – Ex secretario del Foro para
la Reforma Procesal Civil, Ministerio de Justicia – Profesor de pregrado y
postgrado en Derecho Procesal Civil, Historia del Derecho y Reforma Procesal
Civil, UC Temuco (2010-2013) – Coordinador del Programa Reforma Procesal
Civil, UC Temuco. Actualmente investigador de PhD en la Ius Commune
Onderzoekschool, Holanda.
El profesor BRAVO HURTADO tiene diversas publicaciones nacionales e
internacionales en materia de recursos procesales y reforma procesal civil. Entre
ellas: “Los recursos ante la Corte Suprema en el civil law y common law: Dos
vías a la uniformidad” (2012, IJPL, Bélgica/Reino Unido); “Hacia la reforma del
proceso civil en Chile” (2013, Iustel, España); “Hacia los precedentes en Chile:
Reforma Procesal civil y fuentes del Derecho” (2013, DChD-PUC).
JORDI DELGADO CASTRO (Procesal Senior). Abogado, Universidad de Barcelona
– Doctor en Derecho, Universidad de Barcelona, España – Director Revista
Chilena de Derecho y Ciencia Política – Desde el 2008 al 2013 fue profesor de
Derecho Procesal UC Temuco en la Universidad Católica de Temuco –
Actualmente es profesor de Derecho Procesal en la Universidad de Talca.
El profesor DELGADO CASTRO tiene múltiples publicaciones nacionales en el
área de reforma procesal y recursos en materia civil y laboral, constituyendo
12
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Introducción
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
precisamente su especialidad. Entre ellas podemos señalar: “Principios del Nuevo
Proceso Laboral Chileno” (2008, Rev.Der., UC Temuco); “La Historia de la
Casación Civil Española: Una experiencia que aconseja no avanzar en el modelo
de la unificación de doctrina” (2009, Rev.Der., PUCV); “El certiorari: Un agente
extraño en manos de nuestra Corte Suprema” (2010, Actualidad Jurídica);
“Examen crítico del recurso de unificación de jurisprudencia” (2011, Rev.Der.,
UCN); “La unificación de la jurisprudencia como objeto de los recursos
procesales. Una referencia a la experiencia española en materia laboral” (2011,
Rev. Ciencias Sociales, Univ. Valparaíso); “Aproximaciones a los principios de la
reforma procesal civil” (2011, Rev. Der. y Ciencia Política, UC Temuco); “La
unificación de jurisprudencia pretendida por el recurso extraordinario. Ventajas
y Problemas.” (2011, Rev.Der. UCN); “La casación en la Reforma Procesal Civil”
(2012, Rev. Ciencias Sociales, Univ. Valparaíso); “El Recurso Extraordinario en
la Reforma Procesal Civil” (2012, Ius et Praxis, Talca)
IVÁN DÍAZ GARCÍA (Constitucional Senior). Abogado, Pontificia Universidad
Católica de Chile – Doctor en Derecho por la Universidad Carlos III –
Diplomado de especialización en Derecho constitucional y Ciencia política – ex
Director de la Escuela de Derecho UC Temuco – Profesor de pregrado en
Derecho constitucional y Derecho del trabajo.
El profesor DÍAZ GARCÍA tiene diversas publicaciones nacionales en materia de
Derecho Constitucional y recursos. Entre ellas: “Igualdad en la aplicación de la
ley. Concepto, iusfundamentalidad y consecuencias” (2012, Ius et Praxis, Talca);
“El Poder Judicial, ¿juzgador, legislador y constituyente?” (2011, Abeledo
Perrot, Chile) y el artículo en conjunto con el profesor DELGADO CASTRO
(procesal senior de esta postulación) titulado “La unificación de jurisprudencia
pretendida por el recurso extraordinario. Ventajas y problemas” (2011, RCN,
Coquimbo).
Por último, el profesor DÍAZ se adjudicó en el 2012 el proyecto FONDECYT
especialmente pertinente para este estudio. “Seguimiento del precedente por la
Corte Suprema en unificación de jurisprudencia laboral” (nº 11121310) que
desarrollará hasta el 2014.
ALEJANDRO PREUSS LAZO (Derecho Procesal). Abogado, Universidad Central –
– Magister en Reforma Procesal Penal y Comunicación Forense por la
Universidad Central – Magister en Derecho con mención en Derecho Procesal
Civil por la Universidad de Génova y Universidad Católica de Temuco.
Actualmente es coordinador del programa de Clínicas Jurídicas, UC Temuco.
Además de sus dos tesis de magister, el profesor PREUSS LAZO ha concentrado
su interés académico en la noción de debido proceso y su aplicación en diversas
áreas procesales. Entre sus publicaciones se puede señalar “El procedimiento de
resolución de controversias en el Decreto MOP N° 900 en relación al debido
proceso” (2012, Rev.Der. Ciencia Política. UC Temuco).
EDUARDO CASTILLO VIGOUROUX (Derecho Constitucional). Abogado,
Universidad de Chile – Magister en Derecho con mención en Derecho
Constitucional, por la Universidad de Génova y Universidad Católica de Temuco
– Diplomado en Ciencia Política por el Instituto de Ciencia Política de la Univ.
13
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Introducción
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
de Chile – Es profesor de Derecho constitucional, Derecho administrativo y
actualmente se desempeña como Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas, UC
Temuco.
Además de su tesis de magister, el profesor CASTILLO VIGOUROUX ha enfocado
sus publicaciones en materia de Derecho administrativo, constitucional e
indígena. Entre ellas podemos señalar: “Regulación Jurídica del Término del
Empleo a Contrata en la Administración Pública” (2011, Rev.Der. y Ciencia
Política, Temuco) y “Chile ¿Legislación indígena?” (1986, Rev.Der y
Antropología, Univ. de Vienna) entre otros.
DARÍO PARRA SEPÚLVEDA (Derecho Civil). Abogado, Universidad Católica de
Temuco. Master en Derecho por la Universidad Carlos III. Candidato a doctor
por la Universidad Carlos III, Madrid. Actualmente es profesor de planta en la
Facultad de Ciencias Jurídicas, UC Temuco y coordinador del programa de
diplomado sobre responsabilidad civil.
El profesor PARRA SEPÚLVEDA cuenta con diversas publicaciones nacionales y
en España sobre temas de Derecho civil y responsabilidad. Entre ellas se pueden
mencionar: “Algunas consideraciones sobre inmisiones y responsabilidad civil de
la industria: a propósito de la Sentencia del Tribunal Supremo Español de 12 de
junio de 2008” (2010, España, en coautoría con Carolina Acum); “Los daños
Corporales y su Valoración, una mirada desde el Derecho español” (2011,
Rev.Der. Ciencia Política, UC Temuco); “La Negociación Cooperativa, una
aproximación al modelo Harvard de Negociación” (2012, Rev.Der.Ciencia
Política, UC Temuco); “El danno alla salute y el llamado danno biológico a la luz
de los daños corporales” (2013, Ars Boni et Aequi, España).
Agradecimientos
Este ambicioso estudio de Derecho Comparado no habría sido posible sino
gracias a la participación de diversas personas. A nombre de la Facultad de
Ciencias Jurídicas de la Universidad Católica de Temuco agradecemos, en primer
lugar, al equipo de ayudantes de investigación UC Temuco que colaboraron con
nosotros en la elaboración de cada uno de los reportes parciales: PATRICIA
CAMPOS REYES (Suecia, Alemania e Inglaterra), FRANCISCO DANKE GÓMEZ
(California e Inglaterra), MARÍA ELENA FUENTEALBA LAGOS (Reforma Procesal
Penal), JUAN CARLOS GUAJARDO PUGA (Tribunales de Familia), GRACIELA
HERMOSILLA RIOBÓ (Estados Unidos), SORAYA HERRERA BASCUR (Rosario,
Brasil), ROBERTO ITURRA MARÍN (Holanda), PAULINA KETTERER CÁRCAMO
(Argentina), DIEGO MUÑOZ MARDONES (España), ANGÉLICA REYES BARRÍA
(Reforma Procesal Laboral), ARANTXA RÍOS ECHEVERRÍA (Ciudad y Provincia
de Buenos Aires), NATALY SAAVEDRA VÁSQUEZ (Procedimiento Civil Actual),
VIVIANA SOTO YÁÑEZ (Colombia, Uruguay, Código Modelo y Perú) y NATALIA
ZAVALA MONTEIRO (Francia). Agradecemos asimismo a los ayudantes de
universidades extranjeras que colaboraron con los reportes de sus respectivos
países: ALESSIA MINIERI (Univ.Pavia, Italia) y PAULA PESSOA (Univ. Federal do
Paraná, Brasil).
14
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Introducción
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
Agradecemos también a las profesoras de Derecho Civil, MÓNICA BAEZA LEIVA
y SCARLETTE LAGOS FUENTES, por su asistencia en el proceso de postulación a
esta licitación. También fueron valiosos los comentarios a los borradores de cada
capítulo que hicieron los profesores de UC Temuco ALEJANDRO PREUSS LAZO,
EDUARDO CASTILLO VIGOUROUX y DARÍO PARRA SEPÚLVEDA. Y, en general,
reconocemos el apoyo del resto de los profesores de planta de nuestra Facultad.
Los agradecimientos se extienden a nuestra contraparte en el Ministerio de
Justicia, a saber, la Dirección de Gestión y Modernización de la Justicia.
Particularmente agradecemos a PAOLA BOLIVAR CASTILLO, PAULINA
SEPÚLVEDA BAZAES, RODRIGO SILVA GOÑI, CÉSAR ABUSLEME MARDONES,
MÓNICA NARANJO LOPEZ y NICOLÁS FRÍAS OSSANDÓN por sus comentarios y
observaciones a las versiones preliminares del informe.
A título personal, agradezco al profesor holandés C.H. (REMCO) VAN RHEE
(Univ. Maastricht) y al académico español MANUEL ORTELLS RAMOS (Univ.
València) por sus orientaciones y aportes bibliográficos acerca de los recursos en
Europa. Este estudio tampoco habría sido posible sin la confianza que depositó el
decanato de nuestra Facultad. Por último, agradezco a JORDI DELGADO CASTRO
(U. Talca) e IVÁN DÍAZ GARCÍA (UC Temuco) por su compromiso en la
confección de cada uno de los capítulos que se les encargó y por su paciencia con
las modificaciones que les solicitaba.
PABLO BRAVO HURTADO
Jefe de proyecto
Temuco, Noviembre del 2013
15
RECURSOS ANTE LAS CORTES DE
APELACIONES EN EL DERECHO COMPARADO
JORDI DELGADO CASTRO*
Objetivos. El objetivo general del capítulo I de este informe es realizar un
análisis comparado del sistema de recursos contra la primera instancia que caben
ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho extranjero. Los objetivos
específicos son, por una parte, examinar la influencia que tiene la estructura
orgánica del poder judicial sobre la amplitud de los recursos que caben contra la
primera instancia y, por la otra, proponer un modelo de Derecho Comparado que
permita clasificar los distintos tipos de recurso de cada país.
Introducción. Es admitido sin discusiones en la doctrina procesal señalar que el
fundamento de los recursos es la falibilidad humana17. El juez, como todo ser
humano, no está libre de cometer errores en la actividad jurisdiccional y, por lo
tanto, es necesario conceder a las partes un mecanismo de reconsideración de
eventuales fallas. Además, la posibilidad de impugnación sería un elemento del
debido proceso 18 . Sin embargo, no ha sido tan sencillo definir al recurso de
apelación: encontramos el pleno19 y el limitado (beschränkte Berufung) y toda una
serie de matices intermedios. Durante años, los ordenamientos europeos se
*
17
18
19
Abogado, Universidad de Barcelona. Doctor en Derecho por la Universidad de
Barcelona, España. Ex profesor de Derecho Procesal en UC Temuco (2008–2013).
Actualmente es profesor de Derecho Procesal Civil en la Universidad de Talca.
([email protected])
MOSQUERA, M.; MATURANA, C., Los recursos procesales, Jurídica de Chile, Santiago
de Chile, 2010. pág. 30. CASARINO, M., Manual de Derecho Procesal Civil (Derecho
Procesal Civil), Tomo IV, Ed. Jurídica de Chile, 2009, pág. 133.
VARGAS VIVANCOS, J. E.; FUENTES MAUREIRA, F., “Régimen recursivo para la
reforma a la justicia civil”, en Francisco Leturia (ed.) Justicia civil y comercial. Una
reforma ¿cercana?, Libertad y Desarrollo, Santiago de Chile, 2011, págs. 343-355.
ROSENBERG-SCHWAB, Zivilprozessrecht, Munich, 1986, pág. 982.
16
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
decantaron por uno u otro sistema, que serán referidos en los próximos
apartados.
I.A. MODELO DE RECURSO Y RELEVANCIA DE LA PRIMERA INSTANCIA
Objetivo. Este primer apartado está destinado a formular los modelos de
recurso contra la primera instancia que exhibe el Derecho Comparado, de
acuerdo con el objeto del recurso, las resoluciones apelables, los ámbitos de
revisión, los efectos de la sentencia entre otros vectores, además de las ventajas y
desventajas de cada uno.
Origen histórico. El momento decisivo en el que nos encontramos, nos conduce
oportunamente a preguntarnos qué tipo de modelo queremos para el recurso que
ha de solventar las dificultades de la primera instancia. Desde los estudios
doctrinales más clásicos20 que, prácticamente, parten de la cognitio extra ordinem21
hemos podido atisbar que cuanto mayores son las potestades entregadas al juez
que conoce del recurso, menor es la confianza depositada en los jueces de
primera instancia y, a la inversa, el hecho de entregar potestades menores cuanto
mayor es la jerarquía del órgano jurisdiccional, demuestra una gran confianza en
los jueces de primer grado. Confianza que, por cierto, requiere de órganos muy
especializados y altamente capacitados, éste determina algunas funciones que
ejercidas en exclusiva por el juez de primera instancia que no permiten que todo
llegue a la segunda. Por otra parte, la apelación tuvo un gran avance histórico a
tenor de la influencia del Derecho Canónico22. Es en este momento cuando surge
la idea de que la apelación deriva del Derecho natural a la justa defensa del
derecho propio23. Posteriormente, serán las Partidas las que nos comiencen a
mostrar luces sobre estas formas de apelación con carácter pleno o semipleno, en
función del grado de admisión de prueba en la segunda instancia24.
Básicamente, los modelos iberoamericanos tienen su origen en Las Partidas y
pocos han sido los cambios sustanciales desde entonces: el recurso de apelación
es un recurso limitado que abre una revisión por parte de un tribunal superior
cuyo objetivo es enjuiciar la correcta aplicación del Derecho realizada por el
tribunal de instancia a los aspectos resultantes de la discusión de las partes. De
este modo, con cambios más o menos notorios como la ampliación de las
resoluciones recurribles, modificaciones en algún extremo del procedimiento y el
debate acerca de cuánto se puede probar en el recurso, nos movemos dentro de
parámetros, más o menos conocidos. Quizá llama la atención positivamente, en la
reforma, el retorno a los orígenes de la apelación entregando un valor más
20
21
22
23
24
CHIOVENDA, G., Romanésimo e Germanésimo del proceso civile, Bolonia, 1904;
ORESTANO, L’apello civile in diritto romano, Turin, 1952.
La cognitio extra ordinem es la evolución del Derecho Procesal romano que creó
un procedimiento fuera del proceso ordinario para responder de forma más ágil a
los conflictos.
MOREL, Le recour au roi dans les pays du sud-ouest de la mouvance aux XIII et
XIV siècle, Annales de la Faculté
DELIA ROCA, Saggi di diritto processuale canonico, Padua, 1961
GÓMEZ ORBAJEJA y HERECE QUEMADA, Derecho Procesal civil, Madrid, 1969
17
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
específico a la corrección de los vicios in procedendo que el actual Código de
Procedimiento Civil entregaba al recurso de casación en la forma25. Además, de
esta forma se atiende a una circunstancia muy habitual hoy día ya que la
apelación, atendido a que corrige vicios en el fondo, está en prevalencia sobre la
casación en la forma y, por otra parte, no deja de ser parte de un proceso más
desformalizado –como el oral– que requiere de priorizar el conocimiento del
fondo del asunto por sobre la discusión formalista.
Por su parte los procesos como el austríaco han preferido un modelo más
limitado rechazando el modelo germánico pleno de apelación26.
I.A.1. Segunda-primera instancia
Ideal. El modelo de segunda-primera instancia o modelo de apelación plena se
caracteriza por conceder un amplio margen de revisión al juez de segunda
instancia, quien puede incorporar nuevas pretensiones y valorar e incorporar
nuevo material probatorio. En este sistema, llama la atención la posibilidad de la
reformatio in peius. Sería un novum iudicium (nuevo juicio) por el que no se trata de
revisar la sentencia de primera instancia, sino de obtener un nuevo
pronunciamiento sobre el fondo del asunto. No se trata de una revisión para la
revocación o enmienda de lo obrado en primera instancia, sino, derechamente, de
un nuevo proceso27.
En realidad este modelo pleno total, no ha sido acogido por ningún sistema de
Derecho Comparado ya que todos imponen algunas limitaciones bien sea solo
permitiendo hechos nuevos tras la sentencia de primera instancia, o bien
permitiendo alegar solamente aquellos hechos que no se conocían en primera
instancia. El rasgo característico de este sistema en su estado puro es la plena
libertad de aportación de hechos o solicitud de rendición de prueba sin importar
si se pudieron o no rendir en primera instancia.
Ventajas y desventajas. Por lo tanto, la principal ventaja es que permite a las
partes emplear toda sus armas procesales sin limitaciones. Sin embargo, resta
credibilidad a la primera instancia y torna ineficaz la resolución y en sí todo el
enjuiciamiento, puesto que es ampliamente revisado e incluso pudiéramos hablar
de otro proceso puesto que se realiza con nuevos hechos y quizá nuevas pruebas.
25
26
27
Esta misma evolución natural se tuvo en el modelo español desde las leyes de
enjuiciamiento de 1855 y 1885 hasta consagrar una apelación que corrige vicios
en la forma en la LEC 1/2000.
Así lo hacía patente FAIRÉN, El Proyecto de Ordenanza Procesal Civil austriaca vista
por Franz Klein, Revista de Derecho Procesal, 1950, Nº 2, pág. 12.
CONSOLO, Profili della nuova disciplina delle impugnazione con una rinnovata
critica all’apello chiuso ai nova”, La reforma del proceso civile, Padua, 1992, pág.
184.
18
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
Ha sido cometario por parte de la doctrina 28 que en los modelos orales los
recursos deben considerarse algo extraordinario y, en ningún caso, una
repetición de la primera instancia. Sin embargo, no es menos cierto que el
recurso de apelación, tradicionalmente, ha sido concebido en términos amplios
como medio de remediar la falibilidad humana y contribuir a completar el
ordenamiento jurídico interpretando y concretando el sentido y alcance de las
leyes.
Finalmente, hay que señalar que en este modelo no existe reenvío y que el juez
de segunda instancia debe resolver sobre el fondo del asunto.
Dispersión. Este modelo es el que tienen países como Francia y Holanda. Se
caracteriza por adoptar un modelo de amplia revisión que permite –mediante un
conocimiento total de los hechos y el Derecho– un nuevo pronunciamiento que,
eventualmente pudiera producir efectos desfavorables a quien presentó el
recurso. Además, se suelen citar las reformas de 1935, 1942 y 1945 en el país
galo como aquellas por las que se introdujeron sanciones pecuniarias para
castigar a los litigantes que utilizaran los medios de impugnación con fines
dilatorios. Por lo tanto, pese a lo ambiguo del texto normativo francés 29 se
considera unánimemente por la doctrina que la apelación permite una nueva
interposición de peticiones por ambas partes siempre que digan relación con el
objeto material tratado en la primera instancia30. Este modelo considera un éxito
acorde a una formulación realista el permitir todas las alegaciones y defensas
posibles, para, de una vez por todas, finalizar con el conflicto y no postergarlo a
nuevos procedimientos con cambios, por ejemplo, en la causa de pedir que
permitan soslayar el efecto de la cosa juzgada.
I.A.2. Apelación
Ideal. El modelo de apelación es una versión intermedia entre el más restringido
y el más amplio31. Lo más relevante es que se revisan los hechos y el Derecho,
pero no todos, sino que el recurrente delimita el ámbito de actuación al señalar
cuáles son los que impugna para un mejor conocimiento. En este sistema,
solamente se puede rendir la misma prueba que ya se rindió en primera instancia
y no se pueden formular nuevas pretensiones. Sin embargo, el Tribunal puede
realizar una valoración diferente de la prueba, con el límite de la reformatio in
28
29
30
31
MATURANA, Los recursos ante los tribunales colegiados en un procedimiento
oral, Revista de Derecho Procesal, nº 22, 2012, pág. 419.
Literalmente se llega a afirmar (art. 564 CPCP): “Las partes no pueden someter a
la Corte nuevas pretensiones si no es para oponer compensación, para hacer
rechazar pretensiones adversas o hacer juzgar las cuestiones derivadas de la
intervención de un tercero o de la aparición o revelación de un hecho”.
PERROT, “Le príncipe du doble degré de juridiction et son evolution en droit
judiciarie privé français” en Studi in onore di Enrico Tullio Liebman, Milán, 1979,
vol. III, pág. 1986.
Específicamente, el modelo alemán denominado novernrecht sería el ejemplo de un
sistema flexible: RIMMELSPACHER, Münchener Comentar zur ZPO, Munich, 1992,
pág. 528.
19
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
peius como horizonte. Este modelo apuesta por tratar de garantizar un razonable
equilibrio entre el mejor interés general y un sistema de recursos realmente
eficaz.
Existe una auténtica revisio prioris instantiae (revisión de la primera instancia)
que, por contraposición al modelo de segunda-primera instancia, cuenta con todo
el material instructorio y la decisión de la primera instancia para emitir su
valoración sobre los fundamentos del mismo. En este caso, el objeto de la
apelación no es la relación jurídico litigiosa sino, la sentencia y el procedimiento
de primera instancia. Normalmente, no se admite prueba y de admitirse es muy
excepcional.
Sin embargo, este sistema también suele no ser tan ideal como el ejemplo
descrito y manifiesta excepciones que lo van convirtiendo en un modelo híbrido:
así, muchas veces, se permite prueba sobre los hechos producidos tras la
sentencia, bien porque son nuevos o de nueva noticia, o por no haberse podido
probar en primera instancia. Incluso, se permite que el juez de segunda instancia
se pronuncie sobre aquello que no se pronunció el juez de primera, dando paso a
un nuevo juicio, más que a uno revisorio. A su vez, encontramos otro tipo de
fórmulas intermedias en que se permite rendir prueba en segunda instancia si es
que no estaban sometidos a plazo determinado (en sistemas carentes de
preclusión general) y siempre que a criterio del tribunal no se produzca un
atraso grave en la resolución de la contienda32.
Entre los distintos modelos, podríamos encontrar, también, la alternativa en que
se permite formular reconvención y compensación siempre que la parte contraria
lo acepte o el tribunal lo estime pertinente33.
Ventajas y desventajas. La ventaja es que el tribunal de segunda instancia
puede adoptar una decisión sensiblemente más rápida ya que no ha de entrar en
profundidad a generar todo el material fáctico y probatorio. Por otra parte, se
demuestra una mayor confianza en los jueces de primera instancia y su actividad
jurisdiccional, ya que la revisión se basa en el trabajo que ellos han realizado.
Quizá puede generar un cierto grado de frustración de los mismos al revocarse
sus decisiones, precisamente, en base a los mismos (idénticos) antecedentes que
ellos tuvieron a la vista; y, finalmente, pudiéramos decir que se limitan los
derechos del recurrente y del eventual adherente a la apelación, en tanto no
existe una absoluta libertad probatoria y fáctica.
Incluso, podríamos, señalar alguna desventaja en este modelo si tenemos en
cuenta que el dar acceso generalizado produce colapso y retraso judicial.
Además, corremos el riesgo de desacreditar la primera instancia ya que pudiera
convertirse en un nuevo juicio y que, en definitiva, solamente una repetición
completa de la primera instancia. Sin embargo, puede resultar oportuno citar
supuestos como el italiano que del sistema pleno de apelación influenciado por el
Derecho común, codificado ya en Francia, transitó a una apelación limitada hasta
32
33
RIMMELSPACHER, “Tatsachen und Beweismittel in der Berufungsinstanz”, en
ZZP, Nº 107, 1994, pág. 425.
ROSENBERG, SCHWAB, GOTTWALD, ZivilprozeBrecht, Munich, 1993, pág. 842.
20
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
la década de 194034, que cambió a una apelación plena en 195035, para volver a
una apelación bien limitada en 1990 que excluye las excepciones no alegadas en
primera instancia, igual que los medios de prueba, salvo por excepción muy
justificada36.
Dispersión. En este modelo encuadraríamos los sistemas de España, Italia,
Argentina, Brasil, Colombia, Uruguay y también así lo establecía el Código
Procesal Civil Modelo para Iberoamérica.
I.A.3. Nulidad
Ideal. El modelo de nulidad es el modelo más de corte anglosajón. En este
sistema, se revisa el Derecho y causales específicas para la corrección de
determinados vicios procesales. Sin embargo, es el modelo más restrictivo en
cuanto al conocimiento del juez superior, en tanto, no se reevalúa la prueba
rendida en primera instancia, no se pueden formular nuevas pretensiones y
solamente se rendiría prueba respecto de las causales específicas de nulidad.
Además, a diferencia de los anteriores, en caso de acoger la sentencia que dicta es
de reenvío (no de remplazo). En este sistema predomina lo que los austríacos
denominaron neuerungsverot o prohibición de innovar37.
Ventajas y desventajas. Probablemente, es el modelo más alejado de lo que
nosotros conocemos por apelación y tiene la evidente desventaja de no permitir
una revisión amplia sino muy encuadrada en ciertos límites que no nos resultan
familiares culturalmente. Por otra parte, es un modelo mucho más rápido,
técnico, especializado y que responsabiliza mucho más específicamente a los
jueces de primera instancia en la generación de la decisión final de asunto
controvertido.
Dispersión. Este es el ejemplo revisado para California y, en términos generales,
para aquellos países que se clasifican dentro del sistema de Common Law.
I.B. ELEMENTOS RELEVANTES EN EL MODELO DE APELACIÓN
Objetivo. Este segundo apartado tiene por objeto analizar distintos rasgos
específicos en la regulación del recurso de apelación. Se abordarán cuestiones
como la amplitud de los filtros de acceso, la ejecución provisional, la exigencia de
caución junto a la posibilidad de que el tribunal ad quem la suspenda. Asimismo,
se analizará el grado en que la Corte reexamina la prueba rendida en primera
instancia.
34
35
36
37
FERRI, Profili dell´apello limitato, Padua, 1979, pág. 5.
SATTA, Punzi, Diritto Processuale Civile, Padua, 1992, pág. 7.
SASSANI, Comentario alla riforma del processo civile, Milán, 1996, pág. 381.
FASCHING, Die Wiederaufnahme wegen neuer Tatsachen und Beweismittel im
Zivilprocess, Viena, 1993, pág. 799.
21
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
Introducción. Ha sido tradicional en los procesos civiles como el nuestro que se
mantenga, por una reminiscencia histórica, un proceso eminentemente escrito en
el que protocolizando las actuaciones se pueda, posteriormente, reenviar el
expediente al superior jerárquico para que este lo pueda revisar sin necesidad de
mucha actividad, puesto que todo está escrito. El cambio a un procedimiento
destacadamente oral produce la necesidad de repensar el sistema de recursos38.
Efectivamente, varias son las opciones: se podría grabar toda la primera instancia
y visionarla por el tribunal superior; se puede decidir solamente revisar los
asuntos de Derecho; se podría optar por analizar vicios procedimentales, etc. En
este apartado describimos algunos elementos que modifican y configuran el
modelo de apelación por el que un sistema de recursos puede optar.
I.B.1. Filtro de acceso
Descripción. Dentro del sistema limitado de apelación, varios son los
requerimientos que han impedido un enjuiciamiento pleno. En primer lugar, cabe
filtrar restringiendo los ámbitos de revisión. Por ejemplo, podemos hablar de la
revisio prioris instantiae39 como la facultad de revisar solamente lo resuelto por el
juez a quo y no la relación jurídico material litigiosa. En segundo lugar, las
restricciones al ius novorum40 es decir, existe una preclusión a lo alegado y al
material probatorio introducido, que no permite en segunda instancia innovar en
este extremo. Finalmente, ambas características nos conducirán a la mera
revisión negativa del pronunciamiento de primera instancia para devolver el
asunto. Es decir, cuanto más fuerte sea el filtro menos poderes tendrá el juez de
segunda instancia y, probablemente, conduzca a la anulación y reenvío del
asunto.
Además, otro de los filtros más comunes (como en el modelo francés) es la
imposición de una cuantía mínima para acceder al recurso. Otro tipo de filtro
económico sería la imposición de tasas judiciales que se incrementan a medida
que se asciende en los recursos41.
Ventajas y desventajas. Los filtros a la revisión producen, según la óptica desde
la que lo analicemos ventajas y desventajas. La principal ventaja que producen es
la obtención de una respuesta definitiva rápida y, por lo tanto, ejecutable sin
posibilidades de retrotraer lo obrado, consiguiendo, de este modo, un ahorro en
los recursos procesales y económicos al evitar el gasto en la Administración de
38
39
40
41
MATURANA, C., “Los recursos ante los tribunales colegiados en un procedimiento
oral”, Revista de Derecho Procesal (U.de Chile), vol. 22, 2012, págs. 433 y ss,
CHIOVENDA, G., Instituciones de Derecho Procesal Civil, vol. III, traducción de E.
Gómez Orbaneja, Revista de Derecho Privado, Madrid, 1940, pág. 382.
Así lo definía CARNELUTTI, F., Sistema de Derecho Procesal Civil, UTHEA, B.
Aires, 1944, pág. 722: “la exclusión en la apelación del llamado ius novorum, o sea
del derecho de la parte a modificar las razones y las pruebas deducidas en el
primer grado, debe en principio considerarse completamente irracional”.
VARGAS VIVANCOS, J. E.; FUENTES MAUREIRA, F., “Régimen recursivo para la
reforma a la justicia civil”, en Francisco Leturia (ed.) Justicia civil y comercial. Una
reforma ¿cercana?, Libertad y Desarrollo, Santiago de Chile, 2011, págs. 361
22
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
Justicia y las expensas en las que los particulares han de incurrir si se opta por
uno u otro modelo. Sin embargo, esta opción se aleja de lo dispuesto en multitud
de tratados ratificados e incorporados al ordenamiento nacional42. Por otra parte,
existen razones para sostener que los filtros evitan la revisión de los asuntos por
tribunales más experimentados y cualificados, así como se produce una
frustración en las expectativas de los justiciables que, en los recursos, albergan la
esperanza de que el Poder Judicial pueda enmendar los errores de los órganos
jurisdiccionales para conceder las peticiones que legítimamente fueron
interpuestas43.
El límite fundado en la cuantía es poco comprensible para el justiciable y, quizá,
pudiera entrar en contradicción con nuestro sistema de justicia que es,
eminentemente, gratuito. Sin embargo, viéndolo como ventaja, puede generar
automáticamente una descarga considerable de recursos. Modelos como el
alemán, por ejemplo, eliminaron casi totalmente la cuantía mínima para recurrir
(600 euros) y, a su vez, establecieron que los recursos que no cumplan con ese
mínimo pudieran interponerse por otros motivos como tener especial relevancia,
contribuir al perfeccionamiento del Derecho o asegurar la unidad de la
jurisprudencia, de modo que, finalmente, el límite monetario se convierte en algo
más simbólico que real (Parágrafo 511 del ZPO-RG)44.
I.B.2. Ejecución provisional
Descripción. La ejecución provisional consiste en la posibilidad de ejecutar las
sentencias definitivas dictadas en un procedimiento declarativo, a pesar de
encontrarse expedita la vía de algún recurso. Hoy en día en Chile encontramos la
posibilidad contemplada en el artículo 231 del Código de Procedimiento Civil en
sede de cumplimiento incidental a raíz de las sentencias que causan ejecutoria. De
este modo, y con el claro objetivo de la celeridad procesal en la fase de ejecución
se avanza en los actos tendientes a la ejecución de la sentencia definitiva a pesar
de que su contenido pueda ser modificado o revocado ante un órgano superior.
42
43
44
Expresamente, PALOMO VÉLEZ así lo ha señalado: “Junto con tratarse de una
propuesta nada razonable, la supresión de la doble instancia para reemplazarla por
un recurso extraordinario que se concentre en la revisión del juicio jurídico
aparece como contraria al estándar impuesto por la Constitución y los Tratados
internacionales de Derechos humanos. De acuerdo a lo dispuesto en ellos, y en
especial de conformidad a lo que la Jurisprudencia de la CIDH ha venido
sosteniendo, el derecho al recurso no se satisface de cualquier modo, sino que
impone la posibilidad de una revisión lo suficientemente amplia in facto et in iure”
(“Apelación, Doble Instancia y Proceso Civil oral. A propósito de la reforma en
trámite”, Estudios Constitucionales, vol. 8, nº 2, 2010, pág. 522)
Diáfano es el ejemplo de Alemania, en que la comunidad jurídica ha valorado las
ventajas y los inconvenientes de todo sistema de recursos, concluyendo que lo
más importante es que las partes puedan comprobar si la sentencia impugnada es
correcta como medio de incrementar la confianza en el sistema de justicia. Así,
ARENS, P., Zivilprozessrech. Erkenntnisverfahren. Zwangsvolls-treckung, Verlag, C.H.
Beck, München, 1988, págs. 261 y 262.
MURRAY, P. L.; STÜRNER, R., German civil justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004. pág. 374
23
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
Esta no es una decisión fácil y no está exenta de polémicas, sin embargo, la
oralidad, la celeridad, la agilidad procesal y, en definitiva, modelos comparados
que han resultado exitosos en este extremo aconsejan la adopción de este
modelo. Incluso desde el análisis de la estadística judicial y de la cultura jurídica
del litigante, se observa como resulta muy frecuente que las decisiones sean
confirmadas en apelación45.
Ventajas y desventajas. Principalmente, la doctrina ha señalado que la
ejecución provisional pudiera producir daños y perjuicios (si se revoca el sentido
del fallo impugnado y ejecutado); permite la insolvencia del vencedor, entendido
como la actitud de mala fe que puede adoptar quien, una vez obtenido un
pronunciamiento favorable en primera instancia, realiza actos de disposición de
sus bienes tendientes a distraer su patrimonio, fundado en la legitimidad de una
resolución judicial que, aparentemente, le confería la razón en un asunto
litigioso. Según la Corte Suprema, además, la ejecución provisional pudiera
generar gastos inútiles para el Poder Judicial derivados de las actuaciones que se
debieran realizar para revocar los actos realizados y, por otra parte, realizar
actos contrarios46. Así pues, probablemente debamos destrabar un embargo para
realizar otro; puede llegar a generar auténticas situaciones de injusticia,
producidas por la ejecución automática en contra de una parte que resulte
especialmente débil. No debemos olvidar, que muchos de los procedimientos son
de cobranza bancaria, en situaciones que no siempre permiten una fácil
reparación de un error judicial; junto con la ejecución de sentencias incorrectas
(que es el riesgo en sí mismo), y la consecuente inseguridad jurídica, pudiendo
generar un modelo que pueda atraer un más alto número de litigios.
Por otra parte, las ventajas más significativas son: en primer lugar, se aumenta la
celeridad en la ejecución de las decisiones judiciales, siendo éste el principal
problema del que adolece hoy el sistema procesal de justicia. Además, se
propendería a elevar el estándar de lo que debe entenderse por un debido proceso
y de lo que se conoce como tutela judicial verdaderamente efectiva47. Según la
Corte Suprema, con la ejecución provisional la segunda instancia pierde su
sentido48. Sin embargo, en nuestra opinión, tal sentido no se pierde puesto que
solamente se propende a generar mayor confianza en primera instancia, sin
restar autoridad a la segunda o crear supuestos de incerteza de la decisión
definitiva. Parecieran pocas las ventajas, sin embargo, resultan altamente más
significativas. El hecho de generar una rápida ejecución tras un procedimiento
declarativo es un objetivo que no escapa a ningún sector de la comunidad
jurídica y que, probablemente, amerite la opción de riesgo de este modelo. A su
45
46
47
48
“[E] entre el año 2005 y julio del año 2007, en la Corte de Apelaciones de
santiago fueron confirmadas 8.216 sentencias apeladas, mientras que sólo 461
fueron revocadas”. SILVA, O., “La ejecución provisional de las sentencias”, Revista
de derecho (Valparaíso), vol. 31, 2008, pág. 378.
CORTE SUPREMA, Informe Proyecto de Ley que Establece un Nuevo Código Procesal
Civil (Oficio No 24-2013), Poder Judicial, Santiago de Chile, 2013, pág. 15.
SILVA, O., “La ejecución provisional de las sentencias”, Revista de derecho
(Valparaíso), vol. 31, 2008, pág. 377.
CORTE SUPREMA, Informe Proyecto de Ley que Establece un Nuevo Código Procesal
Civil (Oficio No 24-2013), Poder Judicial, Santiago de Chile, 2013, pág. 3.
24
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
vez, se dispondrá de la orden de no innovar como contrapeso a este sistema y
como medio de evitar situaciones de injusta ejecución temprana. Probablemente,
el aumento en este mecanismo procesal sea el mayor mal que el sistema va a tener
que sufrir a consecuencia de una opción legislativa como la propuesta.
I.B.3. Caución previa
Descripción. Uno de los requisitos que las legislaciones en Derecho Comparado
han adoptado para acceder a la ejecución provisional, es la consignación de una
suma de dinero cuyo objetivo es responder de los eventuales daños y perjuicios
ocasionados al tener que deshacer todo lo obrado, si es que la resolución que se
ejecutó provisionalmente se revoca o modifica por el órgano superior al que le
corresponde resolver del recurso. Sin embargo, varios son los ejemplos que han
terminado por admitir la ejecución provisional sin necesidad de consignar
montos destinados al efecto, como el caso español. Los países que sí exigen
caución lo hacen como, por ejemplo, en el modelo francés prescribiendo un
monto suficiente que determinará el juez49; este mismo sistema es empleado en
Holanda 50 , o en el modelo uruguayo 51 . Por lo tanto, al ser discrecional y
dependiente del caso, las leyes rituarias no indican los rangos o criterios más allá
de la genérica “suficiencia” para responder de los eventuales daños y perjuicios.
Ventajas y desventajas. La exigencia de caución previa es un llamado a la
prudencia y quizá una forma de morigerar un cambio tan drástico en la práctica
forense. Actualmente, observamos como fenómeno consustancial al sistema
jurídico que las normas son frecuentemente evaluadas y reformadas. De este
modo, pudiera proponerse un modelo de ejecución provisional con caución
previa52, o bien, con decisión del tribunal sobre la conveniencia o no de caucionar
los eventuales daños y perjuicios y, una vez evaluado su funcionamiento se
podría retornar a un modelo más conservador o, derechamente, dar el paso
definitivo hacia la ejecución provisional general sin necesidad de prestar caución.
Sin duda, la principal ventaja de la exigencia de caución previa es la
disponibilidad inmediata del dinero para responder ante los eventuales daños y
perjuicios que se pudieran haber generado, por otra parte. Por otra parte,
entrando en las desventajas, pudiera ocasionar situaciones de desigualdad, o bien,
suponer una carga pecuniaria inasumible para determinados sujetos y, a su vez,
generar daños y perjuicios irreparables en quien debe consignar esta cantidad.
Ejemplos. El Código Modelo para Iberoamérica consideraba la ejecución
provisional, pero la condicionaba a la consignación de los recursos suficientes a
juicio del Tribunal. Este mismo ejemplo fue seguido por: Francia, Holanda, la
49
50
51
52
Code de procédure civile, Article 517: L'exécution provisoire peut être
subordonnée à la constitution d'une garantie, réelle ou personnelle, suffisante
pour répondre de toutes restitutions ou réparations.
Artikle 233. Wetboek van Burgerlijke Rechtsvordering
Artículo 260 del CGP uruguayo.
ROMERO, A., “¿Ejecución provisional sin caución? (el proceso y los dados)”, en
Maite Aguirrezabal (ed.) Justicia civil: Perspectivas para una reforma en la legislación
chilena, Univ. Los Andes, Santiago de Chile, 2013, págs. 173-196.
25
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la llamada Provincia de Buenos Aires o
Uruguay. No exigen caucionar países como: España o Italia; Existiendo otros
ejemplos que no exigen caución pues no contemplan ejecución provisional como,
en nuestros reportes, lo que hemos llamado Argentina Federal, Brasil, Colombia,
Rosario.
I.B.4. Suspensión de la ejecución
Descripción. En otros modelos, incluido en términos generales el nuestro, la
ejecución queda en suspenso mientras estén pendientes los recursos ordinarios o
extraordinarios correspondientes con el objetivo de que solamente se puedan
ejecutar las resoluciones judiciales firmes. Por ejemplo, en países como Francia u
Holanda no opera automáticamente, sino que es la ley o el juez quien establecen
si procede ejecución provisional. En otros, como Uruguay, procederá la ejecución
provisional a solicitud de parte y condicionada a la prestación de la caución
suficiente.
En los modelos en que se consagra la ejecución provisional se establecen
mecanismos para morigerar sus efectos, o bien, para que la parte que ha de sufrir
la ejecución en su contra pueda, de algún modo, detener ese procedimiento que,
por seguro, a su juicio es altamente injusto en tanto la decisión no es
completamente definitiva y tiene sus esperanzas depositadas en el conocimiento
y revocación por el superior jerárquico. Así por ejemplo, en el modelo español el
ejecutado se puede oponer a la ejecución provisional y en el caso italiano esa
oposición, que determina la no aplicación de la ejecución provisional, deberá
demostrar que se trata de un motivo justificado o bien, justificando, la
eventualidad de que la parte ejecutada provisionalmente pudiera sufrir un
perjuicio53.
Ventajas y desventajas. Evidentemente, este hecho determina la dilación del
proceso en aras a la defensa de los intereses, solamente, de una de las partes. De
hecho, la reflexión del asunto nos lleva a afirmar que sin mayores justificaciones
una de las dos partes debe soportar la no ejecución provisional de las
resoluciones siendo que teóricamente se encuentra en una posición de igualdad
respecto de su contendor.
Principalmente, como ya hemos señalado, esta modalidad tiene la ventaja de
evitar la ejecución de fallos erróneos, o que posteriormente sean revocados por
un Tribunal Superior. Por otra parte, evita la generación de daños y perjuicios
que pudiera sufrir la persona contra quien se ejecuta la resolución.
Enunciada también, la principal desventaja es la demora en la consecución de la
efectiva ejecución que debe sufrir el demandante quien ya tuvo un procedimiento
declarativo de lato conocimiento que se pudo perpetuar por un largo periodo de
tiempo.
53
Art. 351 CPC.
26
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
Si la ley adopta el modelo de ejecución provisional debiera, también, defenderlo y
tratar de potenciarlo, evitando en la medida de lo posible la suspensión de las
ejecuciones provisionales. Quizá, podrían establecerse causales determinadas que
vayan más allá de la mera oposición. Por ello la doctrina más autorizada en
ejecución provisional enuncia que las principales causales de suspensión deben
atender a la imposibilidad de retrotraer los efectos y a que la solvencia del
ejecutante no permita, posteriormente, cumplir con lo decretado54. La fórmula,
en nuestro entorno, sería la evaluación de estas circunstancias en un
procedimiento tendiente a otorgar orden de no innovar.
Por último, que se decrete una orden de no innovar puede implicar cierto grado
de prejuzgamiento del caso. Para ello es preferible, entonces, que dicha facultad
sea ejercida por una sala distinta a la que revisará el fondo.
I.B.5. Impugnación de los hechos
Descripción. Uno de los modelos por los que se puede optar a la hora de definir
un régimen de impugnación es el de limitar el conocimiento de los hechos por el
órgano que ha de resolver. Como comentamos, en el polo opuesto, existe otro
modelo que opta por permitir una apelación totalmente abierta en tanto el
órgano jurisdiccional llamado a resolver pueda conocer de los hechos sin
perjuicio de que hayan o no sido probados, en primera instancia.
Ventajas y desventajas. El limitar o no los hechos es fuente de ventajas y
desventajas. Sin duda, el permitir el conocimiento de los hechos en una segunda
instancia es demostrativo de una mayor ponderación de la búsqueda de la
verdad, en tanto se permite continuar indagando en los temas que se vieron en
primera instancia e incluso aquellos que no se tuvieron en cuenta, para dirimir el
conflicto intersubjetivo. Además, permite que sean enjuiciados por un órgano de
mayor jerarquía y, por lo tanto, experiencia para su valoración. Por otra parte,
limitar el conocimiento de los hechos permite una decisión más rápida, una
confianza mayor en la labor jurisdiccional de órgano de primera instancia y la
evitación de una “réplica” prácticamente idéntica a lo celebrado en la primera
instancia. Finalmente, es justo señalar que la obligación de una muestra
temprana de todas las armas con las que se cuenta permite un mejor
enjuiciamiento por parte del juez de primera instancia y consecuentemente se
propende a que el juez de segundo grado se convierta en un órgano más bien , de
carácter revisor de la actividad de su antecesor.
I.B.6. Inmediación en la Corte
Descripción. La protocolización de las actuaciones permitió crear el expediente,
un legajo de papeles que posibilita revisar todo el procedimiento por el órgano
superior jerárquico. Con un procedimiento estrictamente escrito el órgano
superior puede revisar todo lo obrado mediante la lectura del legajo. Así puede
54
CABALLOL ANGELATS, L. La ejecución provisional en el proceso civil, Bosch,
Barcelona, 1993, pág. 202.
27
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
observar si existe congruencia y coherencia en la forma en que actuó el órgano
de primera instancia.
Por otra parte, muchos son los sistemas que cuentan con una primera instancia
oral, o en la que existen componentes de oralidad. En realidad, todo sistema
limitado teóricamente debería realizar reenvío en la sentencia impugnada, por el
propio carácter de limitado. Sin embargo, la tendencia más consolidada nos
indica que en los modelos alemán, español, francés e italiano el tribunal de
apelación dicta un pronunciamiento sobre el fondo del asunto. Solamente, el
modelo austríaco apostaría, derechamente, por el reenvío55.
Consecuentemente, los diferentes recursos de apelación no permiten la rendición
de prueba en segunda instancia (en forma absoluta lo niega, por ejemplo, Brasil),
o bien lo hacen de forma muy limitada. De este modo, se trata de asegurar que el
órgano ad quem se concentre en la corrección de la primera instancia y no se
desarrolle un nuevo juicio completo. Así, por ejemplo, en el modelo español se
puede rendir prueba. Según señala el artículo 460 LEC se podrán acompañar
aquellos documentos que no pudieron adjuntarse en primera instancia y, además,
los siguientes supuestos:
1) Las que hubieren sido indebidamente denegadas en la primera instancia,
siempre que se hubiere intentado la reposición de la resolución denegatoria o se
hubiere formulado la oportuna protesta en la vista.
2) Las propuestas y admitidas en la primera instancia que, por cualquier causa no
imputable al que las hubiere solicitado, no hubieren podido practicarse, ni
siquiera como diligencias finales.
3) Las que se refieran a hechos de relevancia para la decisión del pleito ocurridos
después del comienzo del plazo para dictar sentencia en la primera instancia o
antes de dicho término siempre que, en este último caso, la parte justifique que
ha tenido conocimiento de ellos con posterioridad.
Finalmente, hay que considerar que el demandado declarado en rebeldía que, por
cualquier causa que no le sea imputable, se hubiere personado en los autos
después del momento establecido para proponer la prueba en la primera
instancia podrá pedir en la segunda que se practique toda la que convenga a su
derecho. Además, se podrá proponer toda la prueba que se considere oportuna.
Sin embargo, quedará a la discreción del Tribunal admitirla en el plazo de 10
días (art. 464 LEC).
En la misma línea el procedimiento italiano prohíbe, como norma general la
introducción de nuevas pruebas en el recurso de apelación, pero a su vez,
autoriza rendir aquellas que no se pudieron rendir debido a factores ajenos a la
propia parte que las propone.
A su turno, el art. 260 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación
Argentina permite que se rindan las medidas probatorias denegadas en primera
55
IGLESIAS MACHADO, Salvador, El recurso de apelación por cuestiones de fondo,
Dykinson, Madrid, 2012, pág. 71.
28
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
instancia o respecto de las cuales hubiese mediado declaración de negligencia,
que tengan interés en replantear en los términos de los artículos 379 y 385
Presentar los documentos, de fecha posterior a la providencia de autos para
sentencia de primera instancia, o anteriores, si afirmaren no haber tenido antes
conocimiento de ellos; confesión judicial de la parte contraria sobre hechos que
no hubiesen sido objeto de esa prueba en la instancia anterior.
En el procedimiento colombiano, también se admite en forma limitada: El
artículo 361 del CPC colombiano lo autoriza cuando se trata de apelación de
sentencia, en el término de ejecutoria, como señala el tenor literal del texto
normativo, del auto que admita el recurso para los siguientes casos:
1. Cuando todas las partes las pidan de común acuerdo.
2. Cuando decretadas en la primera instancia, se dejaron de practicar sin culpa de
la parte que las pidió, pero sólo con el fin de practicarlas o de cumplir requisitos
que les falten para su perfeccionamiento.
3. Cuando versen sobre hechos ocurridos después de transcurrida la oportunidad
para pedir pruebas en primera instancia, pero solamente para demostrarlos o
desvirtuarlos.
4. Cuando se trate de documentos que no pudieron aducirse en la primera
instancia por fuerza mayor o caso fortuito, o por obra de la parte contraria.
5. Si con ellas se persigue desvirtuar los documentos de que trate el ordinal
anterior.
Si las pruebas fueren procedentes se fijará término para practicarlas, que no
podrá exceder de diez días (…).
En el caso del Código Modelo y de Uruguay los supuestos son extremadamente
similares. Es decir, se admite prueba, pero de forma excepcional y taxativa:
1) Si se tratare de producir la prueba regulada por los artículos 148 y 153, con
referencia a hechos que no hubieren sido objeto de esa misma probanza en la
instancia anterior;
2) Si se tratare de presentar documentos de fecha posterior a la de conclusión de
la causa o anteriores, cuando en este último caso se afirmare, bajo juramento, no
haber tenido antes conocimiento de los mismos; circunstancia que el Tribunal
apreciará, pudiendo requerir información sumaria que la acredite.
3) Si se tratare de acreditar hechos nuevos, conforme con lo dispuesto por el
artículo 121.2.
En todos los casos, se solicitará el diligenciamiento de la prueba correspondiente,
conforme con lo prescripto por el artículo 118 (este artículo trata de la prueba en
la demanda).
Más radical pudiera parecernos los modelos francés y holandés en el que se
permite aportar nuevas pruebas en segunda instancia. En este caso, la radicalidad
29
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
residiría en que nuestro sistema de litigación no permite, como norma general, la
rendición de prueba en segunda instancia y, menos todavía, rendir nuevas
pruebas que fueron, por graficarlo de algún modo, guardadas para la segunda
instancia. Por lo tanto, pareciera que un cambio en el modelo que permita
aportar nuevas pruebas sería bien distinto a la prescripción del artículo 207 del
actual Código de Procedimiento Civil.
Por su parte, en coherencia con un modelo que solo revisa el Derecho, no puede
rendirse prueba en el procedimiento californiano (como en general en los
procedimientos en los EE.UU.), aunque sí se permite la valoración de la rendida
en primera instancia.
Pudiera ser, entonces, muy provechoso que en segunda instancia se rinda
excepcionalmente aquella prueba que no se pudo rendir en primera instancia
(porque fue injustamente desestimada, porque no se pudo rendir oportunamente,
o porque no se conocía de su existencia) permitiendo la inmediación de la Corte
con el material probatorio. Sin embargo, no parece prudente realizar una
repetición completa del juicio de primera instancia, puesto que lo
desnaturalizaría y debido a que culturalmente estamos acostumbrados, en el
orden interno nacional, a que si bien el recurso de apelación es de carácter
ordinario, tiene algunas limitaciones, como por ejemplo la rendición de prueba en
segunda instancia.
Ventajas y desventajas. La ausencia de inmediación y, por lo tanto, instancias
de inmediatez y celeridad determina la posibilidad de un mayor grado de
reflexión y profundidad a la hora de analizar y revisar lo obrado en primera
instancia. Además, permiten un análisis más concienzudo y fuera de dudas al
poder leer y releer las veces que resulte necesario toda la documentación que
permite formar un juicio profundo del asunto. Esta circunstancia, incluso,
pudiera llevar a la consecuencia de generar más rapidez al poder revisar un alto
número de casos en un día y sin necesidad de coordinar varios asuntos y
audiencias orales que, además, pudieran generar interferencias unas con otras si
es que, como sucede, deben realizarse varias el mismo día.
La principal de las desventajas es que el tribunal no tiene contacto directamente
con el material fáctico y probatorio y por lo tanto puede perder fidelidad a lo
sucedido. Además, el órgano jurisdiccional no podrá sentir percepciones
personalmente y, en ocasiones, le resultará difícil tomar decisiones en asuntos
complejos que requieren de momentos de reflexión profundos. Si bien esta ha
sido la crítica fundamental realizada por la doctrina56, no es menos cierto que
tradicionalmente, el recurso de apelación no se caracteriza por ser una repetición
del de primera instancia y que si repetimos las pruebas de la misma, deberíamos
conceder libertad plena y, por lo tanto, acoger otro sistema más pleno de
revisión que quizá no sea familiar con nuestra concepción jurídico-cultural.
I.B.7. Efectos de la resolución
56
MATURANA MIQUEL, C., “Los recursos ante los tribunales colegiados en un
procedimiento oral”, Revista de Derecho Procesal, obr. cit. , pág. 442.
30
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
Descripción. La resolución del recurso de apelación puede tener varios alcances,
principalmente: pudiera anular y dictar una sentencia de remplazo y, por otra
parte, pudiera dejar sin efecto lo obrado en primera instancia para que el mismo
tribunal (o el que designe el órgano jurisdiccional superior) continúe con el
proceso.
Habitualmente, en un sistema en que se dé un recurso de apelación convertido en
una repetición de la primera instancia, debería dictarse una nueva resolución
sobre el fondo. Al contrario, si el tribunal solamente revisa la actividad del
órgano a quo deberá anular y reenviar el asunto para que, indicando el vicio, el
propio órgano pueda emitir un nuevo fallo a la luz de la corrección.
Como nos damos cuenta, nuestro sistema, así como la mayoría del Derecho
Comparado, ha optado por una solución que no resulta lógica aparentemente. El
órgano ad quem no reenvía el asunto, sino que directamente falla. Este es otro de
los motivos, por los que no podemos hablar plenamente de un sistema de
apelación puro.
Ventajas y desventajas. La opción legislativa por el modelo de reenvío u otro
modelo se justifica en atención a varios elementos a considerar, sin embargo,
daremos solamente dos razones resumidas que resultan especialmente diáfanas
en este punto. Por una parte, si existe reenvío el tribunal ya está en conocimiento
de los antecedentes, puede fundar de mejor manera su decisión y probablemente
no necesite de un tiempo muy extenso para emitir una decisión con la que ya se
encuentra, en algún grado, familiarizado.
Además, si la Corte de Apelaciones no va a tener la inmediación con la prueba, es
preferible que se dicte sentencia de reenvío. De ese modo la definición positiva de
los hechos que se tendrán por probados se mantendrá a cargo de un tribunal que
sí tiene inmediación.
Sin embargo, si por el contrario el superior jerárquico dicta directamente la
decisión final estará dotado de mayor objetividad, ante un procedimiento sin
vicios y evitará la demora propia del reenvío. Probablemente, nos cueste menos
jurídico-culturalmente hablando pensar en una dictación de una sentencia de
remplazo, que una de reenvío. Y es que sea como fuere, en ningún caso podemos
justificar un modelo que, con la debida ponderación del debido proceso, está
pensando en otorgar altas cuotas de celeridad.
I.B.8. Tramitación
Descripción La tramitación del recurso de apelación depende del modelo que
estudiemos. En algunos casos, existe vista de la causa y alegatos de los abogados
y en otros solamente se revisan los escritos.
Por ejemplo, en el modelo uruguayo, como en nuestro entorno cultural, se
interpone este recurso contra sentencias definitivas o autos interlocutorios que
ponen fin al procedimiento, en un plazo de 15 días, se permitirá oír a las partes y
se resolverá en un plazo aproximado de seis meses.
31
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
Las mismas características generales tiene el modelo colombiano, aunque detalla
mucho más las causales de interposición del recurso y declara específicamente el
tiempo de alegatos fijándolo en treinta minutos.
Los demás países estudiados tienen, también características generales, con
alguna particularidad, como los diez días que se dan de plazo de interposición en
Brasil; los cinco días y la evaluación de la prueba solamente por los jueces en el
caso argentino; los treinta días en el caso italiano; o los tres meses que se
conceden para impugnar sentencias definitivas o interlocutorias en que la prueba
es evaluada solamente por los jueces, en el ejemplo holandés.
Ventajas y desventajas. Teniendo en cuenta que en este aspecto, también, se
encuentran comprometidos valores como la búsqueda de la verdad, la seguridad
jurídica y la celeridad procesal observemos algunos de los principales hitos.
Existen modelos, como el español, en que solamente se pueden revisar las
pretensiones enunciadas en primera instancia, contemplan una revisión de la
actividad probatoria limitada, existe vista de la causa para poder rendir esta
prueba y no hay reenvío sino sentencia de remplazo. En el ejemplo anglosajón de
California no se permite rendir prueba, ni debatir nuevos hechos y solamente se
resuelven errores de derecho, además existe el límite de la jurisprudencia
anterior vinculante. En general, ambos modelos tienen unos tiempos de
respuesta parecidos en la realidad práctica por lo que no se puede constatar si
existe una decisión más justa o rápida.
I.C. PERSPECTIVA GENERAL
Objetivo. Este apartado final se reserva para nuestros comentarios globales
acerca del recurso contra la primera instancia ante las Cortes de Apelaciones.
Después de analizar las divergencias en el Derecho Comparado sobre esta
materia, se analizará en qué ubicación se encuentra la reforma chilena dentro de
ese panorama. Por último, examinaremos las ventajas y desventajas que nos
parecen más relevantes de la propuesta de nuevo código.
Hacia la reforma. Actualmente, contamos con una primera instancia escrita que
ha sido objeto de muchas críticas. El secretismo, la dilación excesiva de las
actuaciones, la falta de contacto entre el juez y el material probatorio, la
decepción del justiciable que no conoce el rostro de quien ha de enjuiciar su
causa, el exacerbado formalismo, el entorpecimiento tecnicista y, en definitiva, la
mala administración de justicia y de los recursos de la justica son los motivos
que ameritan de una reforma profunda como la que se ha planteado en otras
materias de nuestro ordenamiento. Efectivamente, hoy se requieren algunas
modificaciones en materia procesal penal, y los cambios al procedimiento laboral
también requirieron de ajustes. Sin embargo, no es prudente continuar con un
sistema que no responde a un Estado moderno con las aspiraciones de cumplir
con los más altos estándares de los países miembros de la OCDE.
Divergencias. Los ejemplos que hemos estudiado nos permiten concluir que
cada modelo tiene sus particularidades y que, probablemente, todas sean válidas
en su entorno jurídico cultural. Hacemos esta afirmación entendiendo que no
32
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
existen modelos que sean más justos o más eficaces que otros y, por lo tanto,
solamente su pertinencia sociocultural los valida como recursos válidos.
De este modo, encontramos modelos como el de California que restringe el
acceso, el conocimiento y en el que la comunidad entiende que es muy difícil
ganar una apelación. Pasando por otros, como el español que permite en todo
caso la ejecución provisional de sentencias definitivas sin necesidad de prestar
caución. Y otros, intermedios, más parecidos a lo que hoy tenemos como el
previsto en el Código Modelo en que se reevalúa lo obrado en primera instancia,
con una admisión de prueba limitada y preceptuando una ejecución provisional
sujeta a la consignación de una garantía de caución para cubrir los daños y
perjuicios derivados de la revocación de la sentencia por el superior jerárquico.
I.C.1. Propuesta de reforma en perspectiva comparada
El recurso de apelación en el Proyecto de Código Procesal Civil está en sintonía
con los modelos de Derecho Comparado. Quizá a nosotros nos llama la atención
que se refundan las causales de casación en la forma con las clásicas de apelación,
pero es una opción extendida en el Derecho Comparado.
Ejecución provisional. El modelo chileno opta por la ejecución provisional
como en su día hiciera el legislador español en la Ley de Enjuiciamiento Civil
1/2000, además de forma más o menos limitada es también un ejemplo seguido
por el Estado de California que contempla la ejecución provisional e incluso la
excepcional la permite si es que se consigna una cantidad suficiente de fondos. El
ejemplo californiano, también contempla, como el chileno, la posibilidad de
contrarrestar esto con la dictación de orden de no innovar. Por su parte, el
Código Modelo para Iberoamérica también contemplaba la ejecución provisional
previa consignación de caución para responder de daños y perjuicios. En el
ejemplo francés se enuncia como algo limitado y excepcional y queda sujeto, en
muchas ocasiones a la prestación de caución real o personal.
Hechos y prueba. Otra característica es la limitación a la rendición de prueba y
de proposición de hechos nuevos. Esta característica también es contemplada en
el ejemplo argentino o brasileño. Como en el ejemplo uruguayo o italiano los
límites a la prueba apuestan por la mera presentación de prueba documental que
se acompañe con anticipación suficiente a la vista de la causa, pero la norma
general diría que no se permiten nuevos medios de prueba. Solamente el sistema
holandés permite rendir prueba incluso no rendida en primera instancia, si es que
se solicita. Es interesante destacar que la reforma al proceso alemán también
quiso huir de una segunda instancia plena y se limitó la fijación de hechos a los
debatidos en primera instancia para conseguir un ahorro de tiempo y recursos en
la segunda57.
Filtros de acceso. Además, el recurso chileno, como prácticamente todos los
demás, están filtrando exclusivamente por motivos formales el acceso a la
57
LÛKE, W., Zivilprozessrecht, 8. Auflage, Verlag, C.H. Beck, München, 2003, Rdnr.
393a.
33
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
apelación convirtiéndolo en un modelo amplio de apelación en que se revisan las
peticiones y excepciones formuladas en primera instancia. En términos muy
parecidos a lo dispuesto en el Código Modelo de Iberoamérica o en el
procedimiento colombiano en que se admite una competencia igual de amplia a la
que tuvo el órgano de primera instancia
Reenvío o reemplazo. Por otra parte, como otros modelos, puede dictar
sentencia de remplazo o bien puede anular lo obrado retrotrayendo las
actuaciones al momento en que se originó el vicio para que se continúe desde ese
momento el procedimiento. De este modo, adopta el sistema más característico
de reenvío propio del common law, cuando existe un vicio de nulidad y, sin
embargo, dicta sentencia de reemplazo como es propio de nuestro sistema
cuando estamos ante un error en la interpretación del Derecho aplicable en
primera instancia. Así mismo el Código Modelo, los diferentes medios de
impugnación del ejemplo argentino, preveían tanto el control de fondo como la
nulidad del procedimiento.
I.C.2. Ventajas y desventajas
Ventajas. La principal ventaja que tiene este modelo es que cumple con el perfil
de un proceso moderno dotado de eficacia, al desterrar la escrituración como
principal técnica que, en la práctica, ha demostrado convertirse en un proceso
civil anacrónico e ineficaz. El hecho de tener que aportar todas las pretensiones y
medios de prueba al inicio genera un proceso necesariamente más rápido y de
mejor solución. Desde el primer momento es necesario mostrar todas las armas
ante el proceso con el objetivo de no dilatar en el tiempo su resolución.
En tanto la apelación tiene altos elementos de similitud con el Derecho
Comparado, pocas han sido las críticas y prácticamente solo podemos hablar de
las ventajas. En este sentido es importante señalar que se simplifica el sistema de
recursos al reconvertir las causales del recurso de casación en la forma y,
además, de este modo adquiere más sentido esta nueva apelación que conoce
tanto de infracciones en la interpretación como en las formas del procedimiento.
Por otra parte, concede una apelación amplia, como ha sido tradicional en
nuestro sistema y lo es en el Derecho Comparado. No resulta un detalle baladí si
tenemos en cuenta los cambios que se producen en sede de recursos ante la Corte
Suprema pudieran ser calificados de mucho más novedosos y que, sin duda,
restringen el modelo hoy imperante en el que prácticamente todo llega a la Corte
Suprema. Sin embargo, afortunadamente es una apelación amplia, pero no
totalmente plena. En ese caso, la plenitud provoca un perjuicio a la imagen y
funciones de la primera instancia: así, se pierde el interés del órgano
jurisdiccional a quo por resolver el fondo del asunto, se vulneran las
declaraciones universales de doble grado jurisdiccional y gráficamente una buena
y justa sentencia de primera instancia se convierte en inútil si se pueden realizar
nuevas alegaciones58.
58
KLEIN-ENGEL, Zivilprozess Oesterreichs, Mannheim, 1927, pág. 404.
34
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
Es una característica destacable el hecho de que se revisa lo obrado en primera
instancia y limita la prueba en aras a la celeridad. De este modo, se aúnan
tradición y modernidad. Con ello, a su vez, se agrega la ventaja de poder revisar
todo el conflicto tanto en la primera como en la segunda instancia, sin reservas
para la apelación.
Quizá es el momento de señalar que además de nuestras reticencias culturales o
de tradición, es cierto que de poco vale la primera instancia si las partes pueden,
deliberadamente o no, reservar acciones y peticiones para la apelación59.
Finalmente, es imprescindible destacar que las disposiciones comunes impiden la
reforma en perjuicio del recurrente (art. 363 PCPC) por lo que se respeta la
opción tradicional de nuestro sistema.
Finalmente, y creemos que es un acierto, no se condiciona el acceso al recurso a
una summa gravaminis como en el modelo francés de 4.000€.
Desventajas. Como principales desventajas en este modelo, pudiéramos señalar,
precisamente, aquellos aspectos que el legislador no ha incluido. Quizá no
puedan ser presentados, estrictamente, como desventaja al guardar notas
comunes a prácticamente todos los modelos y respetar los principios
tradicionales de la apelación chilena.
Antes de ello, pudiera ser oportuno explicar cómo un sistema rígido como el
austríaco, en el que no se permite más que una revisión de los errores del juez de
primera instancia, funciona. Es la doctrina la que ha señalado que debe
entregarse un amplio poder de dirección al juez de primera instancia, conceder
un recurso extraordinario de revisión si existen hechos nuevos influyentes tras la
fase de alegaciones y, quizá lo más importante, permitiendo interponer nuevas
demandas basadas en hechos surgidos tras dictarse la sentencia de primera
instancia60.
En primer lugar, pudiéramos señalar que estamos ante un recurso que se ocupa
de facetas bien diferenciadas. El mismo recurso puede entrar a evaluar aspectos
de fondo y de forma siendo único.
Por otra parte, no establece filtros de acceso, por lo que lo convertirán en un
recurso ordinario de general aplicación con el consiguiente riesgo de colapsar las
Cortes de Apelaciones. Ni tan siquiera se consideró la reformatio in peius que sin
ser estrictamente un filtro de acceso si puede llegar a determinar una
autocensura a la hora de interponer un recurso evaluando el riesgo que puede
significar la revisión y sentencia del caso por un superior jerárquico no
constreñido a perjudicar más la posición del recurrente.
59
60
PRIETO-CASTRO, “Limitaciones de la apelación”, en Trabajos y orientaciones de
Derecho Procesal Civil, Madrid, 1964, pág. 351.
FASCHING, Die Wiederaufnahme wegen neuer Tatsachen und Beweismittel im
Zivilprocess, Viena, 1993, pág. 799.
35
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO I
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en el Derecho Comparado
JORDI DELGADO CASTRO
Otra de las desventajas es la imposición de límites a la prueba y a la revisión de
hechos. Esto es un claro ejemplo de una revisión de carácter más técnico y
especializado, que una auténtica búsqueda de la verdad a través del proceso.
También debemos señalar que se genera una sobrecarga y confianza absoluta en
la primera instancia que puede desechar justas alegaciones y que con un rígido
sistema de preclusión de las actuaciones puede impedir que las peticiones sean
ajustadas a todos los elementos que las conforman. Existe una capital
importancia en el rol del juez de primera instancia que va a determinar cuáles
son los hechos y estos van a ser evaluados así en la segunda instancia.
Finalmente, la no consignación de una caución y la permisión de la ejecución
provisional puede acarrear situaciones de injusticia y gravámenes para el
perdedor de la primera instancia quien sin que el fallo haya sido revisado por el
superior jerárquico deberá soportar los perjuicios derivados de la ejecución como
si fuera un asunto definitivo.
36
RECURSOS ANTE LAS CORTES DE
APELACIONES EN CHILE
JORDI DELGADO CASTRO*
Objetivos. El objetivo del capítulo II es realizar un análisis de los recursos ante
las Cortes de Apelaciones. El estudio abarca las siguientes áreas procesales
reformadas: penal, laboral y familia. Además, se analizará la compatibilidad entre
ellas, por una parte, y el nuevo recurso de apelación propuesto por el NCPC, por
la otra.
II.A. JUSTICIA CIVIL ACTUAL
II.A.1. Descripción
El sistema de recursos ante las Cortes de Apelaciones en el proceso civil se
compone por el recurso de apelación como recurso paradigmático y el recurso de
casación en la forma.
El actual recurso de apelación civil se caracteriza por ser ordinario. Es decir,
procede contra la generalidad de las resoluciones ya que en nuestra cultura
jurídica está instalada la idea que toda decisión debe ser susceptible de enmienda
por un tribunal superior, en tanto esta genere agravio para la parte que la
pretende reformar 61 . De esta forma, entonces, se conseguiría una justicia de
mayor calidad en la decisión al permitir una revisión que irremediablemente
*
61
Abogado, Universidad de Barcelona. Doctor en Derecho por la Universidad de
Barcelona, España. Ex profesor de Derecho Procesal en UC Temuco (2008–2013).
Actualmente es profesor de Derecho Procesal en la Universidad de Talca.
([email protected])
CHAGNEAU DEL CAMPO, A., Tramitaciones en las Cortes de Apelaciones, Editorial
Jurídica de Chile, Santiago, 2012, pág. 123.
37
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
pueda revisar lo obrado. Más si cabe, al ser conocido por un tribunal superior
jerárquicamente, la decisión debería ser realmente de mayor calidad62. Este es el
mecanismo por el que se constituye la llamada segunda instancia en que se
vuelven a revisar los hechos y el Derecho para entregar una segunda decisión
respecto de un planteamiento ya debatido en una primera instancia.
Principalmente, tiene la ventaja de entregar una decisión más autorizada y
replanteada, pero supone la necesaria inversión de recursos materiales y
humanos al tener que repetir lo obrado. Además, produce la consecuencia de una
falta de confianza en la labor de los jueces de primera instancia, al ser su trabajo
(a grandes rasgos) eminentemente revocable63.
La apelación civil, como recurso tradicional, procede contra la generalidad de las
sentencias interlocutorias y la sentencia definitiva, salvo que la ley indique señale
lo contrario. El objetivo de este recurso es que el tribunal superior enmiende, en
su caso, la resolución dictada por un tribunal inferior en base a un nuevo
conocimiento de los hechos y los fundamentos de Derecho que se tuvieron a la
vista a la hora de adoptar la decisión impugnada.
El esquema de funcionamiento del recurso se compone de una primera fase ante
el mismo órgano que dictó la resolución quien realiza una revisión,
eminentemente formal, de los requisitos de interposición y una segunda fase ante
el superior jerárquico en que, tras una segunda revisión de los requisitos de
interposición, se realizará un análisis general del caso (incluso pudiera llegar a
existir participación de los abogados de las partes) para fallar sobre el mismo.
Por su parte, el recurso de casación en la forma es un recurso extraordinario
caracterizado por tratarse de un recurso de nulidad que busca invalidar la
sentencia que se impugna en los casos previstos por la ley. Se trata de un recurso
formalista que busca la nulidad procesal y, en ningún caso constituye instancia64.
Al tratarse de un recurso extraordinario que busca la nulidad de la resolución
(sentencias definitivas y sentencias interlocutorias) tiene un catálogo taxativo de
causales que parecen apuntar a vicios in procedendo. Sin embargo, en rigor,
debemos señalar que las causales están pensando tanto en vicios que afectan al
procedimiento, como vicios que afectan a la sentencia y al propio tribunal. En
suma, esta institución también se constituye como un medio contra resoluciones
62
63
64
PALOMO VÉLEZ, D., obr, cit, nota 18, pág. 469: PEREIRA ANABALÓN , H. (1999).
"Oralidad e instancia única o doble en el proceso penal", en Revista Gaceta
Jurídica (N° 233), pág. 16. Pereira, refiriéndose a la reforma procesal penal,
señaló: "Ha sido cuestionada la existencia del recurso de apelación por quienes observan
que la mayor expedición y celeridad del proceso requiere de una sola instancia y que no hay
razón de lógica jurídica para atribuir mayor valor a la decisión del juez de la alzada que
el que tiene el fallo del juez inferior; pero no reparan en que el proceso no solamente
requiere decisiones prontas sino también —y especialmente— resoluciones justas, justicia
que se satisface mejor con la revisión del fallo de primer grado por el fallo de segundo
grado, siendo además muy relevante la percepción de la comunidad, del pueblo en general,
en orden a que el sistema judicial se organiza para satisfacer a cabalidad ese trascendente
valor"
TARUFFO, Michelle, La prueba de los hechos, Trotta, Madrid, 2008, pág. 330.
CASARINO VITERBO, M., Manual de Derecho Procesal. Derecho Procesal Civil, Tomo
IV, Editorial Jurídica de Chile, Santiago, 2009, pág. 159.
38
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
dictadas en primera instancia, pero su objetivo no es realizar una revisión
general de la instancia (revisar de nuevo los hechos y el Derecho) sino que surge
con el específico objetivo de revisar el procedimiento. Por lo tanto, la primera
instancia queda totalmente sujeta a revisión tanto de fondo, como de forma.
II.A.2. Clasificación en el Derecho Comparado
El actual recurso de apelación civil responde al modelo de apelación descrito en
Derecho Comparado. Es un recurso amplio, pero que no llega en ningún caso a
cumplir con la revisión casi absoluta que postulan los modelos de segundaprimera instancia.
No existe un novum iudicium (nuevo juicio) sino una revisio prioris instantiae
(revisión de la instancia previa). Es la versión intermedia entre la absoluta
libertad en la proposición y rendición de nueva prueba y la mera revisión de
Derecho por determinadas causales.
En el modelo actual de apelación civil se va a revisar tanto los hechos como la
aplicación a los mismos y, limitadamente se permite rendir algunas pruebas. El
objetivo es poder revisar una resolución que causa agravio a la parte que la
impugna y mediante este procedimiento poder fiscalizar las decisiones judiciales
de la primera instancia, bajo la premisa de que los jueces, al ser humanos, pueden
equivocarse.
El recurso de casación en la forma no podría ser catalogado en el sistema
descrito ya que no encajaría con ninguno de los modelos de apelación al no
revisar la instancia y, tampoco en el modelo de nulidad que, en realidad, corrige
vicios de fondo y solamente en algunos casos y de forma secundaria problemas
de forma. En todo caso, como describimos en aquel momento ha habido una
tendencia en Derecho Comparado a que la apelación se haga cargo de los vicios
in procedendo y responde de mejor forma a pensar en un proceso más informal,
gobernado por la oralidad, en que adquiere especial relevancia el valor del fondo
del asunto.
II.A.3. Análisis crítico
Las principales críticas a nuestro modelo de apelación y segunda instancia
hicieron experimentar una evolución en nuestro sistema que con la reforma
procesal civil parece dar marcha atrás. Es decir, pareciera que volviéramos al
modelo más clásico con elementos reformados en atención a tratar de entregar
una justicia más ágil y eficaz65.
Principalmente, este modelo recibe la crítica de la lentitud. El permitir que las
resoluciones sean impugnables por lo general, produce una dilación en el
procedimiento que genera frustración para el justiciable y para la Administración
65
NÚÑEZ OJEDA, R., El sistema de recursos procesales en el ámbito civil en un
estado democrático deliberativo, Ius et Praxis, Año 14, Nº 1, pág. 203.
39
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
de Justicia, más si cabe cuando las resoluciones impugnadas generan el llamado
efecto suspensivo en el procedimiento. Sin embargo, en estricto rigor los análisis
de la tramitación de las causas nos indican que el núcleo más crítico se encuentra
en la primera instancia, gobernada por un modelo escrito que genera una
insoportable demora temporal66.
También es cierto que el sistema demuestra un menor grado de confianza en los
jueces de primera instancia al considerar que todas sus decisiones, o al menos las
más importantes, son apelables para revisar si es que realizaron bien su trabajo.
Afortunadamente, esta característica está planteada para que el ciudadano, quien
corre con los gastos de la Administración de Justicia, tenga una respuesta lo más
ajustada a Derecho posible.
La permisión de impugnaciones indiscriminadas contra todo tipo de resoluciones
acarrea una avalancha de recursos y, probablemente, ese colapso conduzca a una
menor efectividad en la respuesta judicial. Pero si acordamos que la interposición
de recursos contra todas las incidencias del procedimiento debería controlarse,
debemos apostar por una concesión amplia de recurso contra la sentencia
definitiva que permita revisar la decisión en su conjunto.
Una apelación como la que hoy tenemos se sustenta en el modelo de juicio
escriturado y en la protocolización de las actuaciones. En un modelo oral, lo más
probable es que no pudieran revisarse las pruebas tal y como se puede revisar a
través del expediente y del sistema de prueba legal o tasada.
Por otra parte, es habitual señalar que no hay ningún motivo para no seguir
revisando en sucesivas instancias y que, por lo mismo, pudiera existir una
tercera, cuarta y todas las instancias que se nos ocurran fundadas en el temor a
que la decisión no sea del todo correcta y que un órgano más especializado
pudiera encontrar la verdad y la respuesta más justa67.
Finalmente, es también cierto, como se ha dicho, que cuanto más amplia es la
apelación y más en segunda-primera instancia se convierte, más se banaliza68 la
primera instancia y menos importancia y sentido tiene.
Probablemente, los problemas que podemos señalar hoy para la apelación civil
tengan su origen en la lentitud general de la Justicia Civil más que en la opción
recursiva imperante, que por cierto, siempre será mejorable.
66
67
68
DELGADO CASTRO, J., “Aproximaciones a los principios de la Reforma Procesal
Civil”, Revista Chilena de Derecho y Ciencia Política, vol. 2, Nº 2, 2011, pág. 206: “Y
quizás es totalmente aplicable al día de hoy: no son los escritos lo que nos molesta, sino la
paralización eterna que provocan los incidentes. Si unimos ese estancamiento a la ausencia
de la presencia del juez, encontramos que un procedimiento escrito en estos términos es
insostenible”.
Véase el acertado análisis sobre las ventajas y desventajas de la segunda instancia
en el clásico estudio: AGUILERA DE PAZ, E., El Derecho Judicial Español, Editorial
Reus, Madrid, 1940, págs. 687 a 717.
HORVITZ, María Inés; LÓPEZ, Julián, Derecho procesal penal chileno, obr.cit., pág.
370.
40
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
II.A.4. Coherencia con los demás recursos
El recurso de apelación civil es coherente con todos los demás recursos de
apelación. Probablemente, porque todos están inspirados en sus principios y
porque en algunos casos la remisión es prácticamente absoluta. Son quizá, como
veremos, algunas de las características de los demás recursos las que los alejan
de la plena coherencia y consistencia con el modelo recursivo. Al plantearnos la
coherencia de los recursos deberemos, en especial, observar si estos surgen para
corregir en términos generales el procedimiento en su conjunto basado en el
análisis de los hechos y el Derecho o, si por el contrario, tienen restricciones que
los acercan más al modelo de nulidad.
El recurso de casación en la forma, por su parte, también parece tener cierta
coherencia con los recursos de nulidad. Aunque mucho más acotado (solamente
vicios in procedendo) parece responder a una lógica de funcionamiento similar.
Efectivamente, existen diferencias importantes, que consideramos pasan por la
forma en cómo se ha concebido la apelación en los sistemas reformados.
Nominalmente se han creado recursos de apelación como el penal o, como en el
procedimiento laboral que responden a otras formas de entender el
enjuiciamiento valorando más la primera instancia y restringiendo el
conocimiento del superior jerárquico.
II.B. JUSTICIA PENAL
II.B.1. Descripción
En el ámbito penal encontramos dos recursos en la esfera de lo que podríamos
identificar como primera instancia o primer conocimiento por parte de un
tribunal. Dada las características propias del proceso penal resulta complejo
trasladar los conceptos del proceso civil. Sin embargo, observaremos qué se ha
regulado como recurso de apelación y en qué casos procede el llamado recurso de
nulidad que, en verdad, es el recurso destinado a revisar aspectos de la primera
fase de enjuiciamiento.
La apelación en el orden penal se configuró, desde su reforma, como una
apelación mucho más acotada, restringida, pudiendo afirmarse que ya no se trata
del recurso ordinario que procede contra todo tipo de resoluciones y de forma
general 69 . Al contrario, en materia penal el recurso de apelación solamente
procede contra determinadas resoluciones del Juez de Garantía y, en ningún caso
se contempla la posibilidad de conceder este recurso para el supuesto de las
resoluciones dictadas en sede de juicio oral por el Tribunal Oral en lo Penal. En
esta conformación del recurso tuvo gran influencia la concepción de que no se
podía repetir la primera instancia y que la oralidad e inmediación del tribunal
que enjuicia en primer término no permite un recurso tan amplio, ya que de lo
69
CAROCCA PÉREZ, A., El nuevo sistema procesal penal, Lexis Nexis, Santiago, 2005,
pág. 269.
41
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
contrario significa volver a realizar todas las actuaciones, para que el juez revisor
pueda tener a la vista los mismos elementos que el juez que emitió la resolución
que se pretende impugnar70.
De este modo, observamos como la apelación procede contra las sentencias que
proviniendo de un Juez de Garantía pusieren fin al procedimiento o hicieren
imposible su continuación y en los casos que la ley expresamente lo señale, vale
decir los artículos 115, 120, 149, 158, 237, 239, 247, 253, 271, 277 y 414 del
Código Procesal Penal.
La antigua apelación penal respondía a un modelo de control “burocrático” que
pretendía la dirección de los funcionarios inferiores71. Era apelable como norma
general la sentencia definitiva y muchas de las resoluciones adoptadas en la etapa
de investigación; además, existía el mecanismo de consulta y el ámbito de
revisión de las resoluciones alcanzaba a los hechos y al Derecho y,
contrariamente a lo que sucede hoy, se permitía expresamente la posibilidad de la
reformatio in peius72.
En ese contexto, surge una apuesta por la eliminación de la doble instancia como
forma paradigmática de control de la sentencia definitiva 73 . Se rediseñó el
sistema por completo y se abrió el debate acerca del derecho al recurso de
apelación o a un recurso de revisión de lo obrado en la fase de enjuiciamiento74.
Como quiera que se vea ese debate, lo cierto es que se cautelaron garantías
procesales suficientes para entregar un proceso racional y justo: con este objetivo
se reformó el primer conocimiento, que pasa a ser responsabilidad de un órgano
colegiado y, de este modo, se incrementa la calidad de la decisión. Además, se
incorporó el principio de la “doble conformidad judicial” 75 al configurarse un
recurso de nulidad amplio que permita la revisión integral de lo resuelto en el
juicio oral.
Finalmente, resultó una apelación que lo era nominalmente, pero con
características diferentes a lo que se ha entendido por la clásica apelación, en
especial respecto a la procedencia de la impugnación. En primer lugar, como
decíamos, porque solamente son impugnables algunas de las resoluciones
dictadas por los jueces de garantía, por la Corte de Apelaciones cuando actúe
como tribunal de primera instancia, o por un Ministro de la Corte Suprema
desempeñándose como tribunal unipersonal; en segundo lugar, se conforma un
70
71
72
73
74
75
Consecuencia que, probablemente, proviene de una errónea lectura de lo que se ha
llamado los principios consecuencia: VÁZQUEZ SOTELO, J. L., “Los principios del
derecho civil”, Revista Justicia, III, 1992, pág. 612.
MAIER, J., Derecho Procesal Penal. Parte General, Editores del Puerto, Buenos
Aires, 2004, pág. 58.
CAROCCA PÉREZ, A., El nuevo sistema procesal penal, obr.cit., págs. 297 a 306.
HORVITZ, María Inés; LÓPEZ, Julián, Derecho procesal penal chileno, obr.cit., pág.
356.
Un ejemplo de ello puede consultarse en la Historia de la Ley, específicamente en
el Segundo Informe de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y
Reglamento al Senado en que se produce una interesante discusión entre los
destacados procesalistas Pereira Anabalón, Riego y Tavolari Oliveros.
AGUILERA DE PAZ, Derecho Judicial, obr. cit., págs. 687 a 717.
42
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
régimen diferente respecto a la renuncia y desistimiento; debe interponerse por
escrito y debe ser un recurso fundado; en lo demás, sí podemos señalar que se
acerca a nuestro modelo clásico, en gran medida por la supletoriedad y remisión
de las normas del CPP al CPC.
Se interpondrá ante el órgano que dictó la resolución para que conozca el
superior jerárquico y se somete a un doble control de admisibilidad. Si se
concede el recurso, como norma general solo se otorgará en el mero efecto
devolutivo76. Una vez ingresada la causa en el tribunal ad quem se seguirán las
etapas más clásicas que conocemos. Se producirá el segundo examen de
admisibilidad, se producirá la vista del recurso siempre en audiencia pública y el
tribunal de alzada debe entregar el fallo de inmediato77.
El recurso de nulidad es el recurso extraordinario contra la sentencia definitiva
que resulta del procedimiento ordinario, simplificado o de acción penal privada,
cuyo objetivo es que el superior jerárquico conozca e invalide la sentencia o el
juicio oral en su totalidad. En la base de este recurso, que contempla la
corrección tanto por vicios in iudicando como in procedendo, está la clara apuesta
por defender garantías y derechos consagrados en la Constitución y en los
tratados internacionales ratificados y vigentes para el supuesto que se hubiera
dictado con una errónea aplicación del Derecho que afectase a lo dispositivo del
fallo. El primer supuesto, no debe llamarnos en este momento la atención, puesto
que es materia de conocimiento por la Corte Suprema.
Por lo tanto, en realidad, el recurso contra el enjuiciamiento de primera instancia
sería este recurso de nulidad. Ahora bien, como observamos en el proceso penal
no podemos hablar de primera instancia puesto, que por lo definido se puede
comprender que el recurso de nulidad no revisa por segunda vez los hechos y el
Derecho, sino solamente la corrección de la respuesta judicial en el fallo dictado.
El modo de diseñar este modelo apostó por una primera instancia (grado de
conocimiento) reforzado por un tribunal colegiado que permitiera una mayor
calidad en la decisión y por lo tanto un menor grado de error. De este modo, se
restringe el conocimiento del superior jerárquico a la aplicación concreta del
Derecho, puesto que existe un alto grado de cautela en el primer conocimiento y,
teóricamente la falibilidad del órgano de primer grado será menor al tratase de
un cuerpo colegiado.
II.B.2. Clasificación en el Derecho Comparado
El recurso de apelación penal no podría clasificarse como modelo “puro” de los
descritos anteriormente. Pero podemos hacer algunos alcances para observar en
qué categoría encaja de mejor forma.
76
77
Art. 368 PCPC
Puede consultarse para mayor profundidad: CHAHUÁN SARRÁS, Sabas, Manual del
nuevo procedimiento penal, Abeledo Perrot Thompson Reuters, Santiago, 2012, pág.
291 y ss.
43
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
Sin duda, no podemos señalar que se trata de una segunda-primera instancia
puesto que en ningún caso se revisan resoluciones dictadas en lo que pudiéramos
considerar instancia. El recurso de apelación penal está diseñado para revisar
algunas resoluciones pronunciadas por el Juez de Garantía y, dejando de lado los
procedimientos especiales ante este órgano jurisdiccional, todavía no se ha
realizado la fase de enjuiciamiento que se producirá ante el Tribunal de Juicio
Oral en lo Penal, de modo que no podemos hablar de revisión de la instancia.
Tampoco podríamos catalogarlo como modelo de nulidad. La razón más evidente
es que en el sistema procesal penal existe otro recurso que responde a esa
denominación y, probablemente, a ese modelo 78 . Pero, además, porque no
responde, como lo describimos, a una mera revisión del Derecho y porque, pese a
sus restricciones, el CPP ha querido dejar en una indeterminación con vocación
de apertura las resoluciones impugnables: siendo aquellas que “pusieren término al
procedimiento, hicieren imposible su prosecución o la suspendieren por más de treinta
días”. Si bien es cierto que comparte una característica bien definitoria de este
modelo, en tanto no se permite rendir prueba.
De modo que, clasificaremos al recurso de apelación penal como un recurso que
responde al modelo de apelación. Tal y como comentamos en su oportunidad
será un modelo híbrido, es decir con una serie de particularidades propias que
acabamos de describir en el apartado anterior.
Principalmente, responde a las características de una revisio prioris instantiae
(revisión de la instancia previa) de modo que el tribunal de alzada revisa la
corrección y ajuste de la resolución del inferior a Derecho. Como modelo de
apelación su objetivo responde a la revisión de la resolución y no al fondo del
asunto y, como señalamos, no se admite prueba79.
Por otra parte, encontramos alguna característica que lo aleja del modelo de
apelación: en concreto, no se trata de una revisión de instancia en su globalidad
sino más bien de una revisión concreta a un pronunciamiento determinado; de
hecho, no ha habido instancia y, por lo tanto, no se produce una revisión de la
sentencia definitiva80. Esta característica, en sí misma, bastaría para que parte de
la doctrina pudiera considerar que no estamos realmente ante un recurso que
pudiéramos clasificar dentro del modelo de apelación.
En conclusión, por las singularidades particulares del diseño de este medio de
impugnación resultaría difícil encasillarlo en alguno de los modelos descritos en
Derecho Comparado. Lo más oportuno sería establecer que se corresponde con el
modelo de apelación construido sobre peculiaridades propias.
78
79
80
Véase, CAROCCA PÉREZ, A., El nuevo sistema procesal penal, obr.cit., pág. 146.
Consúltese una interesante reflexión al respecto en: UTMAN SUÁREZ, F.,
“Oportunidades probatorias no reglamentadas explícitamente en los nuevos
procedimientos laborales”, Revista Chilena de Derecho, vol. 38, Nº 3, pág. 639.
PALOMO VÉLEZ, D., “Apelación, Doble Instancia y Proceso Civil Oral. A
propósito de la reforma en trámite”, Revista de Estudios Constitucionales,
Universidad de Talca, Año 8, Nº 2, pág. 483.
44
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
Por su parte, el recurso de nulidad encaja de mejor forma en lo que describimos
como recursos de nulidad. Efectivamente, su principal función es revisar la
correcta aplicación del Derecho y en menor medida vicios procesales
sustanciales. En ningún caso se reevalúa la prueba rendida en el primer grado y
solamente corregirá los vicios cuando sean esenciales (art. 375 CPP). Además,
como recurso de nulidad puede valerse del mecanismo del reenvío, aunque si lo
que anula es la sentencia definitiva dictará una de reemplazo, por tanto, sin
reenvío.
El recurso de nulidad supone, sin duda, una nueva forma de entender el sistema
de recursos en que se restringe el amplio conocimiento del ordinario recurso de
apelación civil tradicional.
II.B.3. Análisis crítico
El recurso de apelación penal fue una auténtica revolución en la forma de
concebir la apelación en Chile. El cambio más importante realizado al sistema
recursivo fue la nueva concepción en la que se abandona el concepto tradicional
que considera que la generalidad de las resoluciones son impugnables81.
La principal crítica, entonces, que se puede realizar a esta nueva forma de
entender la impugnación es la limitación de las resoluciones recurribles. Sin
embargo, en seguida debe hacerse un análisis sobre esta afirmación.
La etapa de investigación está bajo la custodia de un Juez de Garantía y el
Ministerio Fiscal actúa bajo el principio de objetividad, de modo que existe un
procedimiento garantista y, además, existe un recurso de apelación que, pese a
estar limitado legalmente, permite la impugnación de las principales
resoluciones.
La etapa de enjuiciamiento no permite la apelación en ninguna de sus fases. Sin
embargo, el legislador introdujo el llamado recurso de nulidad que viene a
colmar esa función y que se constituye como uno de los modelos descritos en
Derecho Comparado.
El principal problema que comporta este recurso es que está regido por causales
específicas y solamente se avoca a la corrección de la errónea aplicación del
Derecho o la infracción de derechos o garantías pareciendo, en este caso, algo
más cercano a la casación en el fondo que al recurso de apelación82.
No deberíamos señalar como desventaja del recurso de nulidad la lejanía en
nuestra tradición puesto que lleva instalado suficientes años como para haber
creado una auténtica cultura jurídica. Pero no es menos cierto que rompe la
coherencia del sistema de recursos y que requiere de un alto grado de
81
82
HORVITZ, María Inés; LÓPEZ, Julián, Derecho procesal penal chileno, obr.cit., pág.
370.
DELGADO CASTRO, J. “Examen crítico del recurso de unificación de
jurisprudencia”, Revista de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de
Valparaíso, XXXVI, Nº 1, 2011, pág. 477.
45
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
especialización y técnica en la interposición del mismo. Por otra parte, resulta
una materia especialmente sensible que, si bien es cautelada bajo diferentes
elementos, ameritaría una revisión general y amplia del pronunciamiento del
Tribunal Oral en lo Penal que permita asegurar las garantías del imputado ante
las consecuencias jurídicas más graves que prevé nuestro ordenamiento jurídico.
II.B.4. Coherencia con los demás recursos
Por lo expuesto hasta el momento es dable afirmar que la apelación –y el sistema
recursivo penal en general– produce un quiebre en la tradición jurídico-cultural
y se erige en una nueva forma de concebir los recursos. Como fue señalado en
Chile imperaba un sistema de apelación ordinaria y “automática” y la Reforma
Procesal Penal abrió el camino para una nueva concepción en el sistema
recursivo.
Por otra parte, el legislador es libre de realizar el diseño que considere oportuno
con el único límite de la Constitución y los Tratados Internacionales ratificados
y vigentes, de modo que no existirían, aparentemente, problemas jurídicos
derivados de esa sensible incoherencia.
Sin perjuicio de lo que se señalará a propósito de la Reforma Procesal Civil existe
una nueva forma de concebir la apelación que se aleja de lo que conocíamos hasta
el momento, pero no hay una tensión irreconciliable entre los diferentes cuerpos
normativos procesales.
La apelación penal es un recurso diferente que quizá no se pueda comparar con la
apelación civil. Principalmente, porque atienden a momentos jurisdiccionales
diferentes, en tanto la apelación penal está destinada a la corrección de la fase de
investigación, anterior a la primera fase civil de discusión.
El recurso de nulidad penal es el recurso que puede utilizarse para corregir los
agravios surgidos en la fase de enjuiciamiento. Guarda parecido con la nulidad y
apelación del procedimiento laboral. Pero como vemos en el proceso laboral
existe una apelación, diferente a la tradicional, pero más cercana a la civil y el
recurso de nulidad laboral es más parecido al recurso de casación en la forma y al
recurso de nulidad penal.
Lo anterior significa que el camino comenzado por los recursos en el proceso
penal, fueron medianamente acogidos en la reforma al proceso del trabajo, pero
no dicen relación con lo dispuesto en el procedimiento de familia, ni civil actual o
reformado.
No deberían producirse problemas de incompatibilidades legales, pero no es
menos cierto, que con las diferentes reformas cada orden judicial tiene sus
particularidades procesales propias.
II.C. JUSTICIA DE FAMILIA
46
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
II.C.1. Descripción
La apelación en materia del procedimiento de Familia “rompe” con las diferentes
apelaciones reformadas. Efectivamente, en términos generales podemos observar
que, justificado por la influencia de la oralidad y la inmediación, en mayor o
menor medida todos los recursos de apelación han ido modificando el régimen
más tradicional y de ser un recurso ordinario que procede en la generalidad de
los supuestos, se ha ido instalando una concepción más restringida. Sin embargo,
la Ley Nº19.968 realizó una remisión general al Código de Procedimiento Civil
con algunas prevenciones como que sólo serán apelables la sentencia definitiva
de primera instancia, las resoluciones que ponen término al procedimiento o
hacen imposible su continuación, y las que se pronuncien sobre medidas
cautelares; que la apelación deberá entablarse por escrito o que los abogados de
las partes podrán dividir el tiempo de sus alegatos para replicar al de la otra
parte. Es decir, se mantuvo la versión más clásica de nuestra apelación83.
Por otra parte, la Ley que crea los Tribunales de Familia también contempla en
su regulación la posibilidad de acudir al recurso de casación en la forma, en su
versión clásica. La remisión es prácticamente completa al Código de
Procedimiento Civil y, solamente, se contemplan algunas prescripciones
especiales. En primer lugar, se acotan las resoluciones impugnables y solamente
lo serán la sentencia definitiva de primera instancia y aquellas interlocutorias de
primera instancia que pongan fin al procedimiento o hagan imposible su
continuación84. Además, en cuanto a los vicios de procedimiento y del tribunal se
mantienen los mismos con la salvedad de haber sido dictada en apelación
legalmente declarada desierta, prescrita o desistida (art. 768.8ª CPC) y debe
cumplir con los requisitos contemplados para la sentencia definitiva en el
procedimiento de familia. Finalmente, se agiliza la forma de constitución del
patrocinio.
En definitiva, conviven los recursos clásicos (apelación y casación en la forma) en
su configuración más tradicional y apegada al actual Código de Procedimiento
Civil.
II.C.2. Clasificación en el Derecho Comparado
La apelación en el procedimiento de familia se corresponde con el modelo de
apelación. Para su análisis nos remitimos a lo que ya señalamos al tratar el
recurso de apelación en el Código de Procedimiento Civil ya que en lo esencial se
trata del mismo recurso con pequeñas particularidades.
La casación en la forma en el procedimiento de familia, también se corresponde
con la actual casación en la forma contemplada en el Código de Procedimiento
83
84
CORREA SELAME, J.D., Procedimiento ante los Juzgados de Familia, Thompson
Reuters Punto Lex, Santiago, 2006, pág. 116.
Excluyéndose, de este modo, aquellas sentencias interlocutorias dictadas en
segunda instancia con ausencia de emplazamiento o de señalamiento del día para
la vista de la causa que sí contempla el art. 766 CPC.
47
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
Civil y, por el mismo motivo, consideramos que este punto ya fue desarrollado en
sede de sistema civil actual.
II.C.3. Análisis crítico
Para su análisis nos remitimos a lo referido al tratar el recurso de apelación y el
recurso de casación en la forma en el Código de Procedimiento Civil ya que en lo
esencial se trata de los mismos recursos con pequeñas particularidades que no los
convierten en instituciones diferentes.
II.C.4. Coherencia con los demás recursos
El recurso de apelación en el procedimiento ante los Tribunales de Familia es
coherente con el modelo clásico y en gran medida con el recurso de apelación
contemplado en el Proyecto de Código Procesal Civil. Supone, al contrario, un
distanciamiento claro respecto a los demás modelos de apelación reformada. En
términos generales, desde la reforma procesal penal, parecía haberse adoptado
una apelación más restringida y parecida al modelo de nulidad y, sin duda, el
recurso de apelación en el procedimiento ante los Tribunales de Familia se
aparta de esa corriente.
Quizá la explicación más sencilla sea pensar que, en el fondo y pese a las
particularidades propias que ameritaban crear un orden propio, no hay nada más
propio del Derecho Civil que el Derecho de Familia y por ello este recurso
guarda una estrecha relación con los recursos en materia civil.
El recurso de casación en la forma también tiene la particularidad de alinearse
coherentemente con la mayoría de los recursos. Efectivamente, es totalmente
coherente con el sistema actual normado en el Código de Procedimiento Civil y
también es coherente con el Proyecto de reforma. Solo con la particularidad que
ahora no será otro recurso diferenciado de la apelación, sin embargo, se mantiene
su esencia en la nueva apelación. Por otra parte, también tiene grandes
similitudes con los recursos de nulidad en el orden penal y laboral, con la
diferencia que solamente se analizan cuestiones de forma. Por lo tanto, este
recurso pudiera –pese a estar desapareciendo de nuestro ordenamiento– ser el
más común a todos los órdenes jurisdiccionales. Observamos, entonces, que
nuestro modelo recursivo, en general, está transitando de la segunda-primera
instancia morigerada a un modelo de apelación que parecía haber desembocado
en un modelo de nulidad. Esta afirmación, empero, debe ser revisada a la luz del
nuevo recurso de apelación civil proyectado.
II.D. JUSTICIA LABORAL
II.D.1. Descripción
La apelación en el proceso laboral también se conformó de manera menos amplia
a lo que prescribe el CPC. Este tipo de impugnación procede por tres causales
48
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
específicas y excluye la sentencia definitiva de primera instancia, de modo que el
recurso modifica su función más tradicional de convertirse en una segunda
instancia revisora de hechos y del Derecho 85 . En lo concreto, la apelación
procede contra sentencias interlocutorias de primera instancia que pongan fin al
juicio o hagan imposible su continuación; también, contra aquellas resoluciones
sobre medidas cautelares; y, finalmente, contra las resoluciones que fijen el
monto de las liquidaciones o reliquidaciones de beneficios de la seguridad
social86.
El Código del Trabajo no contiene mayores previsiones específicas acerca del
recurso de apelación. Por ello que según establece el artículo 474 del mismo
cuerpo normativo se aplica supletoriamente el CPC y por este motivo, podemos
concluir que el recurso de apelación se aproxima al modelo más clásico, pero con
la importante salvedad de no permitir revisar la sentencia definitiva. Se
convierte, de este modo, al recurso en un medio de impugnación mucho más
acotado y, por otra parte, se entrega la impugnación de la sentencia definitiva al
recurso de nulidad.
Por otra parte, contra la primera instancia es posible impetrar el recurso de
nulidad. Es más, como señalamos, las sentencias definitivas solamente pueden
impugnarse mediante el recurso de nulidad siempre que en la dictación de la
sentencia o en el procedimiento se hubieren vulnerado sustancialmente derechos
o garantías constitucionales, o se hubiera dictado con infracción de ley que
influyere en lo dispositivo del fallo. Este recurso creó una pequeña casación 87 o, en
nuestro modelo de Derecho Comparado, algo parecido al modelo de nulidad que
procede para corregir vicios formales relevantes e infracciones legales que
afecten a lo dispositivo del fallo. Abandonando, de este modo, la clásica apelación
en sintonía con lo obrado en la Reforma Procesal Penal.
II.D.2. Clasificación en el Derecho Comparado
Pese a realizarse una remisión específica al CPC, lo cierto es que el recurso de
apelación laboral, dista mucho de poder enmarcarse de dentro del modelo de
apelación, o por lo menos no en el modelo puro. Entonces, también está lejos de
poder ser clasificado del mismo modo que el CPC puesto que sus fines y formas
aunque parecieran semejantes, no lo son.
Lo más importante para clasificar esta apelación es remarcar que la sentencia
definitiva no es objeto del recurso de apelación, ya que, en ese caso, solamente
será procedente el recurso de nulidad.
85
86
87
SILVA MONTES, R., Manual de procedimiento laboral, Editorial Jurídica de Chile,
2009, pág. 52.
POBLETE JIMÉNEZ, C., Derecho Procesal del Trabajo, en Manual de Derecho del
Trabajo, Tomo IV, Editorial Jurídica de Chile, 2009, pág. 321.
DELGADO CASTRO, J. “Examen crítico del recurso de unificación de
jurisprudencia”, obr.cit., pág. 477.
49
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
Nos hallamos ante un recurso que procede para la generalidad de los casos,
menos para impugnar la sentencia definitiva siendo esta, precisamente, la
resolución más importante del juicio.
Por lo tanto, deberíamos encasillar esta apelación dentro del modelo de apelación
descrito, pero como un modelo especial que no contempla la revisión de la
sentencia definitiva de primera instancia. En cambio, conviene destacar que el
resto de elementos que manifiesta corresponden con un modelo clásico de
apelación.
Por otra parte, encontramos algunas particularidades que, no excluyéndolo del
modelo de apelación, lo hacen especial: las causas laborales gozan de preferencia.
Incluso si existen dos Salas y hay atraso una debe abocarse por completo a este
tipo de causas.
El resto de elementos fueron ya tratados a propósito del recurso de apelación en
el Código de Procedimiento Civil. Básicamente, la apelación laboral se
caracteriza, entonces, por revisar en su generalidad la resolución impugnada, en
base a una primera instancia en la que ya se realizó la producción del caso y cuyo
objeto no es la relación jurídico material, sino la corrección de la resolución o del
procedimiento.
El recurso de nulidad laboral sí podría ser encasillado dentro del modelo de
nulidad descrito. Principalmente, porque su objetivo más claro es revisar lo
obrado en la instancia desde la revisión del Derecho (infracción de ley) y nunca
resultará un medio para enjuiciar hechos. El único elemento que pudiera alejarlo
del modelo de nulidad descrito es la prescripción, más bien el abuso en la
interpretación, del artículo 478.b) CT que permite revisar la apreciación de la
prueba en conformidad a las reglas de la sana crítica. Sin duda este resquicio
puede abrir una auténtica revisio prioris instantiae que permita a la Corte de
Apelaciones adentrarse en la revisión tanto de la quaestio facti (elementos de
hecho) como en la quaestio iuris (elementos de Derecho). Abriéndose,
paradójicamente, la posibilidad que pretendía desterrarse por los legisladores, en
los recursos reformados: ¿puede el juez que revisa cambiar la valoración judicial
de las pruebas que se rindieron con inmediatez ante otro?88
II.D.3. Análisis crítico
La principal crítica que se puede realizar a la apelación laboral es la exclusión de
la sentencia definitiva entre sus resoluciones impugnables. Efectivamente, el
recurso de apelación tradicional contempla una amplitud en la revisión de la
instancia inferior, cuyo objetivo es revisar todo lo obrado para lograr una
correcta decisión que redunde en una mayor calidad en la administración de
Justicia.
88
Un análisis detallado en: PICÓ I JUNOY, J., “Valoración de la prueba y segunda
instancia civil: hacia la búsqueda del equilibrio”, Revista Jurídica de Catalunya, Nº
3, 2009, pág. 55.
50
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
Realizada esta crítica, es justo que señalemos que no se omite la posibilidad de
impugnar la sentencia definitiva, sino que se configuró otro medio de otorgar
una segunda revisión al efecto. Es más, continuando con la senda abierta en la
Reforma Procesal Penal, se creó un recurso destinado exclusivamente a la
corrección del procedimiento y de la sentencia definitiva.
El recurso de nulidad procederá contra sentencias definitivas (menos aquellas
que tengan su origen en un recurso de nulidad) que se funden en alguna de las
causales específicamente previstas al efecto.
En este sentido, el recurso de nulidad se corresponde con el modelo de nulidad
descrito en sede de Derecho Comparado. Es un recurso de Derecho estricto que
solamente procede por las causales específicas del artículo 478 del Código del
Trabajo; y no contempla una revisión tan amplia como la tradicional apelación, si
bien es cierto que algunas causales permiten inevitablemente una revaluación
más amplia de lo que pareciera: así, es inevitable que cuando se valore la
infracción de normas sobre apreciación de la prueba, vuelvan a traerse a colación
el análisis de los hechos.
Este sistema, entonces, puede adolecer de una escasez en la revisión general del
caso, en especial de la revisión de los hechos y la generación de prueba en
segunda instancia. Pero permite la revisión del caso en sus diferentes momentos
y, en especial, se ha previsto un mecanismo de revisión de la sentencia y de la
instancia.
II.D.4. Coherencia con los demás recursos
La apelación laboral rompe con el tradicional modelo de apelación. Sin embargo,
podemos observar cierta coherencia con el modelo procesal penal.
Evidentemente hay muchas diferencias derivadas de, por ejemplo, que en el
modelo procesal penal existen diferentes fases de tratamiento del caso, incluso
siendo la fase de investigación imposible de trasladar a los demás órdenes. Pero
podemos observar características comunes.
Por otra parte, el modelo laboral está inspirado en la necesaria resolución rápida
del conflicto ya que, habitualmente, los trabajadores no están en condiciones de
soportar dilaciones excesivas y su posición como débil podría conducirlos a
preferir malas negociaciones que procedimientos largos.
La Reforma Procesal Civil acarrea una consolidación de la apelación más
tradicional que, entonces, genera incoherencia con este modelo.
Por otra parte, la nulidad está ordenada como continuadora de la nulidad
diseñada en el proceso penal. Se abandona el clásico modelo de apelación o de
segunda-primera instancia, para revisar solamente el Derecho y los vicios
procedimentales más relevantes. Por lo tanto, se aparta de lo establecido en sede
de apelación, pero guardando algunas notas comunes con el recurso de casación
en la forma, pudiéramos encontrar también puntos de encuentro con la apelación
prevista en la reforma procesal civil. Como, al final, todos los recursos vemos que
tiene sus similitudes y puntos irreconciliables con los demás recursos. Quizá lo
51
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
que más llama la atención es que cada orden tiene su propio sistema y no parece
ser posible, bajo la lógica del legislador, encontrar una fórmula única.
II.E. REFORMA PROCESAL CIVIL
II.E.1. Descripción
La reforma procesal civil consagra un recurso de apelación clásico y amplio, con
alguna particularidad que era desconocida hasta ahora en nuestro sistema. El
legislador chileno ha optado por una apelación contra sentencias definitivas y
sentencias interlocutorias que pongan fin al juicio o hagan imposible su
continuación consagrando una apelación clásica. Además, se permite interponer
este recurso contra la resolución que se pronuncie sobre la intervención de un
tercero, la que condena en costas por un monto inferior a cien UTM, la que
deshecha la competencia, la que resuelve sobre la inhabilidad de un juez o la falta
de emplazamiento y, aquellas que se pronuncien en materia de medidas
cautelares. De este modo, se expresan con mayor detalle las resoluciones
recurribles y se excluyen todas las demás.
Por otra parte, en esta nueva forma de entender la apelación se han integrado las
causales del hasta ahora conocido recurso de casación en la forma y de este
modo, el texto consagra el recurso en el caso de vulnerarse derechos o garantías
procesales podrá fundarse en alguna de las siguientes causales: En primer lugar,
se hace referencia a la sentencia dictada por juez que tenga algún grado de
incompetencia; también, cuando la sentencia se pronuncie contra otra anterior
que cuente con la autoridad de la cosa juzgada y se haya manifestado así en el
procedimiento; siempre que se omitan requisitos formales de la sentencia como la
exposición de los hechos, la valoración de la prueba, los preceptos vulnerados y
la decisión controvertida, además de la falta de fundamentación en el caso de las
sentencias interlocutorias; cuando la sentencia se hubiera dictado ultra o
extrapetita; en el supuesto de que la sentencia tenga decisiones o fundamentos
contradictorios; cuando se omita el emplazamiento, la citación a audiencia
preliminar o a audiencia de juicio; si se rechazaron diligencias probatorias
ofrecidas oportunamente; y, como cláusula de cierre, si no se hubieren respetado
los derechos y garantías procesales de las partes, al punto de generar
indefensión. Finalmente, debemos señalar que existe incompatibilidad entre la
apelación de sentencia interlocutoria y su posterior apelación como sentencia
definitiva.
El resto de la nueva regulación contempla las mismas previsiones que
conocemos hoy: debe interponerse en 10 días en caso de la sentencia definitiva,
cinco en el resto de resoluciones; se debe interponer por escrito; una vez
interpuesto, no podrán realizarse modificaciones; se interpone ante el mismo
órgano que dictó la resolución que se pretende recurrir quien realiza un primer
examen de admisibilidad, y quizá llama muy positivamente la atención que se
permite como norma general la ejecución provisional y que, a tenor de lo
dispuesto en el artículo 391 PCPC el o los recurridos pueden manifestar lo que a
52
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
su derecho consideren oportuno antes de que la Corte de Apelaciones se
pronuncie sobre la admisibilidad del recurso.
II.E.2. Clasificación en el modelo de Derecho Comparado
Dentro del modelo de Derecho Comparado descrito podemos señalar que el
recurso de apelación proyectado está entre la segunda-primera instancia y lo que
llamamos modelo de apelación. Como señalamos en su momento, ningún modelo
es absolutamente puro y por ello todos intercambian elementos, o bien, están
muy próximos en los límites que conforman sus fronteras conceptuales.
Afirmamos que el recurso de apelación en el Proyecto de Código Procesal Civil
se corresponde con la clasificación segunda-primera instancia ya que, en
términos generales, observamos una apelación plena y de amplio margen de
revisión.
Efectivamente, la definición del objeto del recurso (artículo 379 PCPC) permite
concluir que el contenido literal del precepto pretende señalar un margen de
amplitud que describa una apelación plena y, por lo tanto, acorde con nuestra
tradición. Así las cosas, el objeto del recurso es enmendar o revocar las
resoluciones del tribunal inferior, consolidándose la idea que el objetivo es contar
con una segunda instancia que permita adoptar una decisión de alta calidad al
entregar un nuevo conocimiento a un tribunal de mayor jerarquía y, por lo tanto,
experiencia.
Además, como pasa en los modelos de segunda-primera instancia, está prohibida
la reformatio in peius en virtud de lo establecido en el artículo 363 PCPC. Sin
embargo, el mismo precepto nos deja en claro que esa prohibición de reforma en
perjuicio del recurrente cederá siempre que la otra parte también hubiera
promovido un recurso.
Ahora bien, tal y como señalamos al describir la segunda-primera instancia, en
rigor ningún modelo de Derecho Comparado ha optado por su implantación pura
y, por lo tanto, todas las variantes que nos encontramos nos permiten afirmar
que técnicamente el recurso de apelación del PCPC es un recurso de los llamados
modelos de apelación. La razón principal para llegar a esta afirmación es que el
Título III del Libro III del PCPC diseña un recurso de revisión de la actividad
jurisdiccional de la primera instancia y no un novum iudicium (nuevo juicio) que
esté desprovisto del material procesal se produjo en el primer conocimiento sino
que, al contrario, el propio artículo 379 PCPC establece las acciones “enmendar” o
“revocar”, por lo que la tarea se enfocará a lo enjuiciado y no a un nuevo juico que
parta de cero.
Podemos concluir, entonces, que el modelo de apelación proyectado se
corresponde con nuestra categoría de modelo de apelación. Se trata de un
recurso amplio, que no constituye un nuevo juicio y que si bien se desmarca del
camino restrictivo del proceso penal, es cierto que tiene sus propios confines.
Para comenzar, el primer límite viene dado por la función de enmienda o
revocación que le corresponde al órgano jurisdiccional que conozca del recurso.
53
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
Resulta significativo que se declare un objetivo determinado ya que circunscribe
la función del órgano de apelación. De este modo, el tribunal ad quem que
conozca del recurso de apelación no podrá abocarse a cuestiones que no hayan
sido objeto de debate en la causa que le da origen. Se consigue, sin duda, un
equilibrio entre los esfuerzos económicos (no solamente monetarios, sino de
tiempo y de recurso material) del sistema de justicia y las exigencias de los
tratados internacionales y el interés de los ciudadanos particulares en obtener
una respuesta realmente autorizada y eficaz.
Por lo tanto, podemos afirmar que el sistema de apelación se condice con lo que
tradicionalmente se ha venido en denominar revisio prioris instantiae o revisión de
la instancia anterior.
Siguiendo con las características que señalamos a propósito de la descripción del
modelo observamos que en el diseño de la nueva apelación se permite la revisión
de los hechos y el Derecho. El artículo 382 PCPC establece como exigencias de
interposición que el recurso se presente por escrito con indicación de los
fundamentos de hecho, de Derecho y las peticiones concretas que se sometan a
consideración. Del mismo modo que en el modelo descrito como apelación se
permite la revisión de hechos y de Derecho, sin embargo, no de todos sino
solamente aquellos que ya han sido expuestos. Para cumplir con esta
característica el artículo 379 PCPC se hace cargo señalando que el objeto de
debate de la apelación debe tener su base precisa en las pretensiones, excepciones o
defensas formuladas en su caso, ante el tribunal inferior. Solamente, podrá enjuiciarse
lo que ya ha sido objeto de juicio, de lo contrario sucedería que las partes
pudieran “guardar” sus mejores argumentos para la apelación y, en un primer
momento, despreciasen el conocimiento del primer tribunal cumpliendo
meramente como trámite, esperando a lo que, desde ese punto de vista, pudiera
considerarse la auténtica instancia.
Continuando con el análisis del modelo y sin entrar en consideraciones críticas
que se verán posteriormente, el recurso contemplado en el PCPC norma
específicamente los límites a la actividad probatoria. Decíamos, al caracterizar el
modelo, que en el sistema de apelación solamente se puede someter a
conocimiento del superior jerárquico la misma prueba que se hubiera rendido en
la primera instancia. El artículo 396 PCPC, en concordancia con lo señalado por
los artículos 289, 371 y 391, impone un régimen probatorio limitado para el
segundo grado jurisdiccional: como norma general solo se admite prueba
documental y siempre y cuando esta no hubiere podido ser ofrecida
oportunamente, acompañándose hasta diez días antes de la fecha fijada para la
audiencia y, finalmente, cumpliendo con oírse a la contraparte sobre la
admisibilidad de la misma.
Observamos, claramente, que hay una restricción diáfana a la prueba en segundo
grado. De esta forma, parece más estricto que el actual régimen del 207 del
Código de Procedimiento Civil que pese a que entrega un mensaje de prohibición
absoluta de la prueba en segunda instancia, sí ha creado un régimen probatorio
que pudiéramos calificar de mesurado, en tanto no es un régimen excesivamente
54
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
permisivo, pero tampoco es exclusivo89. Al describir los modelos, y buen ejemplo
paradigmático podría resultar el actual proceso civil chileno comentamos que no
existen modelos puros, sino más bien regímenes híbridos entre la prohibición
absoluta de prueba y su permisión completa.
Desde una perspectiva teórica del modelo, empero, pudiéramos ver en el PCPC
un avance significativo hacia el régimen de apelación, pues bien conviene
recordar que su principal misión es la revisio prior instantiae (revisión de la
instancia previa) y por este motivo, no tiene sentido valorar nueva prueba,
puesto que el principal objetivo es enjuiciar cuán ajustada a Derecho fue la
resolución objeto de impugnación.
En términos muy similares, se cumple con otro de los principios del llamado
modelo de apelación: el objeto de la apelación es la corrección de la resolución
impugnada o del procedimiento y no, o solo reflejamente, la relación litigiosa.
Desde el primer artículo que regula la apelación queda perfectamente establecido
así en el PCPC. Incluso llegando a señalarse específicamente que la apelación
también está destinada a garantizar la infracción de normas que consagran
derechos o garantías procesales. Esta es una característica central del modelo, ya
que debemos recordar que la apelación surge para corregir el agravio que genera
la dictación de una resolución, no para ver el fondo del asunto.
Finalmente, solo nos resta reiterar –en concordancia con las notas definitorias
del modelo– que como norma general no se admite prueba y si se admite es muy
excepcional90, afirmación que en este momento damos por justificada con nuestro
discurso anterior.
II.E.3. Análisis crítico
En este apartado trataremos de mostrar algunos aspectos que podrían ser
susceptibles de crítica independientemente que suscribamos una u otra postura,
la que indicaremos al tratar los tópicos.
89
90
Para una correcta inteligencia de este tema puede resultar muy útil revisar la
literatura en esta materia: PEREIRA ANABALÓN, H., “La prueba en el Recurso de
Apelación Civil”, Revista de Derecho y Jurisprudencia, t. 67, págs. 111 a 123; OTERO
LATHROP, M., “La prueba en segunda instancia”, en Nuevas orientaciones de la
Prueba, Editorial Jurídica de Chile, Santiago, 1981, pág. 109 a 132; y más
recientemente resulta exclarecedor: BALBONTÍN RETAMALES, A., “El régimen
probatorio en el recurso de apelación civil”, Anuario da Facultade Dereito da
Universidade da Coruña, Nº 8, 2004, págs. 95-118.
La rendición de prueba en la apelación del PCPC pareciera ser bastante menos
excepcional de lo que, a simple vista, estamos afirmando, por dos razones. En
primer lugar, se permite “excepcionalmente” la prueba documental pero que,
como sabemos, es la prueba más importante y abundante en los juicios civiles. Y,
segundo, el PCPC define como documento no sólo los escritos sino toda
representación de pensamiento humano, incluyendo así los videos y audios. En
consecuencia, al permitir “excepcionalmente” los documentos, se podrán rendir en
segunda instancia también videos y audios configurándose un régimen probatorio
que pudiera no ser tan excepcional, como lo declara la letra de la Proyecto.
55
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
En primer lugar, se han unido en un solo recurso vicios de fondo, con vicios de
forma. Quizá pudiera haber sido más claro mantener los recursos separados, sin
embargo, nos parece más oportuno que se unifique una sola vía de impugnación
que sea multipropósito. La finalidad del recurso es la obtención de una
modificación en la resolución que causa perjuicio y, por este motivo, el gravamen
puede provenir tanto de la aplicación de normas sustantivas como de Derecho
rituario. Sin embargo, pareciere excesivo el inciso segundo del artículo 379
PCPC, bastando señalar que la enmienda de un vicio en el procedimiento podrá
ser consecuencia de retrotraer las actuaciones al momento de la producción del
vicio91.
El proyecto regula con acierto las resoluciones recurribles. En el modelo de
apelación se restringe, en algunos casos más que en otros, el grado de
profundidad del conocimiento del órgano superior jerárquico. Sin embargo, una
de las características esenciales es permitir la interposición del recurso contra la
generalidad de las resoluciones. Esta generalidad debe entenderse restringida en
tanto existan otros recursos ante el mismo órgano y, en realidad, se está
haciendo alusión a que las sentencias, definitivas o interlocutorias, sean
susceptibles de apelación. A su vez, se incorporan algunos casos especiales
derivados de la casuística, quizá hubiera sido más prudente no realizar una
enumeración taxativa para permitir que otros supuestos pudieran ser
incorporados en el futuro. Pero, pareciera quererse restringir en algún modo la
impugnabilidad absoluta de todas las resoluciones. De forma que, al menos se
encuentran reguladas las más importantes.
Como decíamos, una de las novedades más importantes es la fusión del recurso
de casación en la forma en el recurso de apelación. En realidad, resulta bien
complejo afirmar que en la práctica un supuesto solamente plantea vicios
formales o vicios sustantivos. Al contrario, esa división es más bien dogmática.
Por ello muchos modelos en Derecho Comparado abandonaron esa distinción
entre recursos solamente por motivo o quebrantamiento de la forma, o normas
adjetivas 92 . Siendo que se mantiene esta distinción en la configuración del
recurso, quizá hubiera sido el momento oportuno para reducir sus causales
atendido a lo dispuesto en la ordinal novena del artículo 768 del Código de
Procedimiento Civil93, que se traspasa con mayor amplitud –si cabe– a la letra h
91
92
93
Basta una lectura a este enunciado normativo para comprender que puede resultar
excesivo y confuso: “Podrá alegarse además, o bien exclusivamente, la infracción a
normas que consagren derechos o garantías procesales cometidas en primer grado
jurisdiccional, para obtener la invalidación del juicio y de la resolución respectiva o
solamente de ésta, y ello por las causales específicas señaladas en este Título. En este
último caso el recurrente expresará en capítulos separados los motivos que justifiquen la
enmienda o revocación, de aquellos que justifiquen la invalidación del juicio y de la
resolución respectiva o sólo de esta. Con todo, la pretensión de enmienda o revocación, sólo
se podrá hacer valer en subsidio de la de invalidación”.
VÁZQUEZ SOTELO, J.L., “Ineficacia de la casación bajo el peso de la dogmática”,
Justicia. Revista de Derecho Procesal, Año 2010, Nº 3-4, pág. 112.
En haberse faltado a algún trámite o diligencia declarados esenciales por la ley o a
cualquier otro requisito por cuyo defecto las leyes prevengan expresamente que
hay nulidad
56
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
del artículo 381 del PCPC que literalmente indica “Que, en general, no se hubiere
respetado los derechos y garantías procesales de las partes, dejándolas en indefensión”.
La nueva fórmula pudiere haberse empleado, incluso, en la definición del objeto
del recurso ya que parece una oración muy próxima a lo que entendemos por
agravio. Por otra parte, si se contempla una causal amplia que permite extender
a todos los demás casos la interposición del recurso, quizá resulte más prudente
eliminar las anteriores causales. El PCPC no debe ser el lugar para realizar
dogmática a través de la casuística, puesto que, mal interpretada, sólo hace que
los órganos de apelación puedan confundir sus inadmisiones en motivos que
consideran taxativos.
El plazo y forma de interposición es adecuado y además se corresponde con la
tradición judicial que inspira nuestra cultura jurídica.
Uno de los aspectos que también pudiera haberse considerado de forma diferente
a cómo se regula es el órgano ante el que se interpone y los diferentes caminos
procedimentales y tareas de los tribunales. En primer lugar, hubiera sido
deseable que la interposición, tal y como se regula en sede de recurso
extraordinario, fuera directamente ante el órgano que va a conocer del asunto.
De este modo se evitan duplicidades en tareas y, finalmente, es el órgano que
resuelve el que fundadamente tendrá que observar si lo concede o no.
Afortunadamente, en la regulación proyectada el control de admisibilidad se
realiza en aspectos objetivos y poco sustanciales: observar si la resolución es de
aquellas declaradas impugnables y si se interpone en el plazo que la ley concede
al efecto. Por el mismo motivo, podemos sostener que es un trámite innecesario.
El PCPC no confía mayores poderes que la mera revisión formal de dos aspectos
puntuales, entendiendo que el fondo del asunto y, la actividad más importante de
la tramitación del recurso, corresponde al órgano ad quem. Por lo tanto, sería
mucho más acorde con la lógica procesal y económica que solamente se regulara
una tramitación ante el órgano de apelación, más cuando existe un recurso de
hecho que pudiera dilatar una incidencia como es la fase de control de la
admisibilidad.
El tribunal ad quem volverá a revisar si es una resolución recurrible y si se ha
interpuesto en plazo. Sin duda, resulta un esfuerzo absurdo destinar recursos a
este trámite. A su vez, revisará si existen fundamentos de hecho, de Derecho,
peticiones concretas, la invocación de las causales en la vulneración de normas
procesales, o la reclamación oportuna de las mismas. En términos generales, se
trata de una acuciosa revisión que ha de servir de filtro para los recursos
infundados y, lo más importante, es que se exige que sea una resolución
fundamentada.
Se regula, también entre los cometidos del órgano ad quem, la posibilidad de
ejercer una especie de recurso de casación en la forma de oficio que si bien no
parece vaya generar mucha aplicación práctica (el tribunal por sí mismo y sin
impulso de las partes velando por la correcta aplicación de la ley) si destaca la
preocupación del Proyecto por un proceso justo.
57
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
Otro de los aciertos del PCPC y que tiene su coherencia en la regulación del
recurso de apelación es la regulación del instituto de la ejecución provisional94.
Así, la apelación solamente contempla efecto suspensivo en los casos en que la
ley lo señale y, de notable manera el PCPC indica que en caso de omisión del
señalamiento de los efectos, no se debe presuponer, más bien al contrario, el
efecto suspensivo. Entonces, en la generalidad de los casos el tribunal inferior
deberá desarrollar en conjunto con el Oficial de Ejecución las diligencias
tendientes a ejecutar la resolución objeto de recurso.
Evidentemente, ante el riesgo que puede producir la ejecución provisional el
PCPC concede, en aras a la mejor igualdad de armas, la posibilidad de que el
recurrido interponga ante el tribunal de alzada una orden de no innovar.
En relación a los derechos del recurrido y a la igualdad de oportunidades
observamos de forma positiva que el apelado puede solicitar la inadmisibilidad
del recurso, formular sus observaciones y, como ya conocíamos, adherirse a la
apelación. Sin duda, es una forma de velar por el equilibrio de las posiciones
procesales y que denota una evolución hacia un Derecho Procesal más moderno
y acorde a un ordenamiento jurídico más preocupado por la igualdad ante la ley.
El resto de las normas contempladas no plantean importantes críticas. Solo
queremos destacar que se regula expresamente que pese a tramitarse lo que
entendíamos hasta hoy como casación en la forma de oficio, el proyecto cautela
que no significa su inmediata concesión; que se prevé intencionadamente la
posibilidad de anular el juicio y/o la sentencia y, finalmente, que resulta muy
curiosa la forma en la que el proyecto señala los eventuales recursos que
proceden contra la resolución que resuelve la apelación. El proyecto habla en su
artículo 399 de “improcedencia de recursos” en forma negativa, cuando el contenido
señala que podrá impetrarse el recurso extraordinario.
II.E.4. Coherencia con los demás recursos
El recurso de apelación del PCPC parece abandonar la coherencia que se había
generado en el sistema de recursos y que, solamente, había sido abandonada por
el recurso en el procedimiento ante los Tribunales de Familia.
Varias son las reformas que desde el año 1995 se han producido con el objeto de
mejorar la función jurisdiccional en relación a la eficacia y los tiempos de
respuesta. Habitualmente, se han concentrado en mayor medida en la función de
la Corte Suprema, pero lo cierto es que ha habido una preocupación constante.
La Ley Nº 19.374, que modificaba los Códigos Orgánico de Tribunales, de
Procedimiento Civil, y de Procedimiento Penal, en lo relativo a organización y
funcionamiento de la Corte Suprema, Recurso de Queja y Recurso de Casación,
94
Puede consultarse: PALOMO VÉLEZ, D., “La ejecución provisional de las
sentencias en el Proyecto del nuevo CPC”, Cuadernos de Extensión Jurídica, Nº 23,
2013; ROMERO SEGUEL, A., “¿Ejecución provisional sin caución? (El proceso y los
dados)”, Cuadernos de Extensión Jurídica, Univesidad de los Andes, Nº 23, 2013.
58
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
comenzó a cambiar el modo de ejercer la jurisdicción de la Corte Suprema. En
aquella ocasión se modificó el Código Orgánico de Tribunales para entregar un
nuevo rol a la Corte Suprema. Este hito tiene la importancia de comenzar a
considerar como función primordial de la Corte Suprema el mantenimiento de
una jurisprudencia uniforme que, por otra parte, determina una nueva forma de
concebir el sistema de recursos95.
La reforma procesal penal avanzó notablemente en el desarrollo de esta idea. La
huida del procedimiento inquisitivo y las ideas de destacados operadores
jurídicos como Damaška o Maier generaron las condiciones para querer
abandonar un modelo en que esencialmente eran recurribles de apelación la
generalidad de las resoluciones96 para implementar un régimen recursivo más
restrictivo basado en el principio de que la inmediación no permite un nuevo
conocimiento sino es repitiendo todo el procedimiento, supuesto que a todas
luces parece irracional, antieconómico y dilatorio. En lo concreto se configuró un
recurso de apelación distinto que difiere del recurso del proyecto.
La incoherencia más evidente se produce en la impugnabilidad en la fase de
enjuiciamiento ya que el recurso de apelación penal declara inapelables las
resoluciones dictadas por el tribunal de juicio oral en lo penal97. Por su parte,
precisamente la apelación civil proyectada se dirige a atacar los eventuales
errores que se pudieran cometer en la fase de enjuiciamiento por el juez civil. La
principal discrepancia, entonces, es que en el proceso penal se ha abandonado el
principio de doble instancia y el proceso civil proyectado parece apuntar hacia
algo muy parecido a una doble instancia (aunque pueda contemplarse alguna
limitación).
De este modo, las Cortes de Apelaciones realizarán una función diferente al
conocer de un recurso de apelación civil y uno de apelación penal. Además de
esta diferencia conceptual importante, existen otra serie de aspectos que
pudieran generar discrepancias, siendo que la apelación civil siempre va a
representar el instituto supletorio.
En primer lugar, las resoluciones recurribles son diferentes en cada caso. Al
hablar de apelación civil vimos que el proyecto establece un régimen amplio e
incluso podríamos seguir afirmando que la apelación se produce para la
generalidad de los casos, quizá deberíamos decir casos importantes (sentencias
interlocutorias y definitivas). Sin embargo, sabemos que el recurso de apelación
penal es mucho más restringido: para empezar solamente procede respecto de
resoluciones dictadas por el Juez de Garantía y ni tan siquiera podemos decir que
procede contra la generalidad en esos casos98. Pudiéramos señalar que se trata de
naturalezas distintas. Así en el proceso civil hablamos de un recurso ordinario y
en el proceso penal es un recurso claramente extraordinario.
95
96
97
98
DELGADO CASTRO, J., “El recurso extraordinario en el Proyecto de Código
Procesal Civil”, Revista Ius et Praxis, Año 18, Nº 2, 2012, págs. 125 y ss.
HORVITZ, María Inés; LÓPEZ, Julián, Derecho procesal penal chileno, obr.cit., pág.
350.
Art. 364 CPP.
Art. 370 CPP.
59
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
Existen otras diferencias como que los plazos para la interposición civil solo
coinciden parcialmente con los 5 días que se concede en el procedimiento penal;
no existe deserción por falta de comparecencia en la apelación penal, o que se
puede producir el abandono del recurso si el apelante no concurre a apelar.
Sin embargo, sí existen puntos de encuentro, como la alineación respecto a la
ejecución. Con la reforma procesal civil, tanto el orden civil como penal van a
tener un recurso de apelación que se concede solamente en el efecto devolutivo
como norma general.
En conclusión, respecto de la apelación, no sabemos si se puede hablar de
coherencia o incoherencia en tanto que, por todo lo señalado, podemos afirmar
que se trata de recursos distintos con objetivos diferentes. Pese a que
nominalmente sean la misma institución, no parecen términos de comparación
ideales, puesto que apuntan a lógicas diferentes.
Por otra parte, el recurso de nulidad penal cuando ha de ser conocido por la
Corte de Apelaciones tiene un mayor grado de compatibilidad con la apelación
civil proyectada. Efectivamente, el recurso de nulidad en lo referente al artículo
373.b) y 374 CPP guarda mayor similitud con el actual recurso de casación en la
forma y, por lo tanto, con el recurso de apelación contemplado en el Proyecto de
Código Procesal Civil. Básicamente, motivos como el tribunal incompetente; la
ausencia de requisitos esenciales en la sentencia definitiva; cuando se hubiera
producido incongruencia; o bien, cuando se vulnere la cosa juzgada, son
muestras de un recurso que pese a llamarse apelación civil, tiene notas idénticas
al recurso de nulidad penal y al hoy llamado recurso de casación en la forma que
es de aquellos recursos llamados de nulidad.
En relación al procedimiento ante los Tribunales de Familia la nueva regulación
no debiera producir ningún tipo de incoherencia ya que el artículo 67 de la Ley
Nº 19.968 realiza una remisión al Código de Procedimiento Civil que deberá
entenderse ahora al Código Procesal Civil (deberá dictarse alguna disposición
para corregir esto) y que solamente establece diferenciaciones cuando los
principios del procedimiento de familia así lo exijan. Al reformarse, también, los
principios del proceso civil, la compatibilidad y coherencia entre ambos es
todavía mayor.
Diferente es la situación de la remisión al recurso de casación en la forma ya que
este desaparece en el PCPC. En este caso, atendido a que el nuevo recurso de
apelación guarda puntos en común muy parecidos al recurso de casación en la
forma, bastaría con que la remisión de la Ley que crea los Tribunales de Familia
sea exclusivamente realizada a la apelación civil (reformada).
Finalmente, respecto al proceso laboral tampoco podemos afirmar una especial
incoherencia, debido a que es un recurso totalmente diferente a la tradicional
apelación. Sí existe un recurso de apelación y si tuviera que guardar coherencia,
pareciera más a lo regulado para el proceso penal. El artículo 476 del Código del
Trabajo declara como apelables: “las sentencias interlocutorias que pongan término al
juicio o hagan imposible su continuación, las que se pronuncien sobre medidas cautelares
y las que fijen el monto de las liquidaciones o reliquidaciones de beneficios de seguridad
social”. Expresamente el Código del Trabajo en el artículo 477 excluye a la
60
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
sentencia definitiva del régimen de apelación y, solamente, podrá impugnarse
por recurso de nulidad. Deberíamos destacar que ese recurso de nulidad cumple
uno de los objetivos de la apelación civil, ya que al haberse incorporado en ésta la
tradicional casación en la forma, cumple con el objetivo de invalidar el
procedimiento o la sentencia igual que destacamos para la apelación civil. Por lo
tanto, la apelación no produce incoherencias al tratarse de un recurso que no
admite término de comparación y la nulidad es compatible con esa nueva
apelación civil que incluye lo que tradicionalmente ha sido el recurso de casación
en la forma.
En todo lo demás el recurso de apelación en el proceso laboral se rige por las
normas contempladas en el Código de Procedimiento Civil. No podemos, en
ningún caso, hablar de coherencia sistemática puesto que no guardan notas
mínimas de igualdad, si bien en lo que tienen parecido poseen una articulación
perfecta.
Por lo tanto, en términos generales podemos señalar que la reforma al proceso
civil guarda una línea coherente con lo que ha sido tradicionalmente la apelación
incorporando algunos ajustes que pudiéramos calificar de menores. Pero en el
contexto de la evolución del recurso de apelación en términos generales y en
comparación, especialmente, a los procesos penal y laboral, debemos señalar que
no existe coherencia en lo que podemos entender por apelación ya que no se
tratan del mismo recurso, ni responden a las mismas –siquiera parecidas–
finalidades.
II.E.5. Efectos de la supletoriedad del PCPC
Como hemos podido observar la supletoriedad que produce el CPC y en el futuro
el actual PCPC es determinante. Así, prácticamente hay una remisión general en
todas las normas rituarias especiales que van a determinar la aplicación
supletoria general. A su vez, el artículo 14 del PCPC también declara
expresamente su supletoriedad. Pero parece justo destacar que los recursos
tramitados ante las Cortes de Apelaciones, al tramitarse en forma
mayoritariamente oral, tienen la ventaja de producir una mejor coherencia con
un modelo de primera instancia oral.
En lo concreto no se van a producir tensiones generales puesto que, como hemos
podido observar, solamente existen divergencias conceptuales que van a permitir
tener bien delimitados los campos limítrofes. Es decir, los diferentes
ordenamientos han restringido algunas de las resoluciones recurribles de
apelación, atendiendo a que disponen de otros medios de impugnación para
valorar la corrección de la sentencia definitiva, normalmente llamado recurso de
nulidad. Respecto a las demás resoluciones se continuarán impugnando por
recurso de apelación y este es plenamente compatible con las demás previsiones
procesales especiales.
Por tanto, la inclusión del nuevo recurso viene a modernizar el recurso de
apelación civil y, en realidad, a generar un mayor grado de coherencia y afinidad
con los recursos de apelación ya reformados que verán, de este modo, una mejor
imbricación de su texto normativo y el previsto en la reforma procesal civil.
61
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO II
Recursos ante las Cortes de Apelaciones en Chile
JORDI DELGADO CASTRO
Si bien es cierto, que hay que reconocer que el recurso de apelación civil
proyectado tiene un corte más clásico y, especialmente, responde al modelo de
instancias y de revisión de lo obrado por los tribunales inferiores como medio de
garantizar la respuesta judicial más oportuna y de mayor calidad para el
justiciable.
En el proceso penal, la nulidad de la que conoce la Corte de Apelaciones no ha de
generar incompatibilidades con un recurso de apelación que, como el primero,
tiene una fuerte inspiración en la casación en la forma. Por su parte, el recurso de
apelación penal y en atención a lo restringido de su aplicación, tampoco debería
generar problemas con la aplicación supletoria de la apelación civil puesto que el
objeto del recurso penal va a ser tan acotado que, difícilmente, se hayan de
producir contravenciones entre normas.
En el procedimiento de familia solamente hay dos opciones: o bien el legislador,
mantiene la vigencia del actual Código de Procedimiento Civil para casos como
la apelación y, especialmente, para el recurso de casación en la forma en el
procedimiento de Familia, o bien –y parece lo más probable– se derogue el CPC
y se modifiquen todas las normas conexas, para que, en adelante, la remisión al
CPC se entienda al futuro Código Procesal Civil. Especialmente, se tiene que
reformar la remisión de la casación en la forma. Como ya señalamos la nueva
apelación adopta las clásicas causales de esa especie de la casación, por lo tanto
sería sencillo realizar una remisión genérica al recurso de apelación del PCPC.
Finalmente, respecto al proceso laboral también podemos señalar un alto grado
de afinidad entre la apelación civil proyectada y el recurso de nulidad por su
inspiración en la casación en la forma. Y, para las sentencias objeto de apelación,
podemos señalar lo mismo que en el proceso penal. Es tan determinado su
objeto, que difícilmente puedan producirse incompatibilidades.
62
RECURSOS ANTE LA CORTE SUPREMA EN EL
DERECHO COMPARADO
PABLO BRAVO HURTADO*
Objetivos. El objetivo general del capítulo III de este informe es realizar un
análisis comparado del sistema de recursos ante la Corte Suprema en el Derecho
extranjero. Los objetivos específicos son, por una parte, examinar cómo la
función institucional que se asigna a la Corte Suprema determina el tipo de
recurso que le compete conocer y, por la otra, proponer un modelo de Derecho
Comparado que permita clasificar los distintos tipos de recurso ante la Corte
Suprema de cada país.
Estructura. Esta sección está estructurada en seis partes. En las primeras dos se
expondrán los principales modelos de Corte Suprema que existen, y los países
cuya regulación es más representativa. La tercera examina la relación que hay
entre el recurso ante la Corte Suprema y el valor que tiene el precedente. En la
cuarta se examinarán los distintos tipos de filtros que se contemplan en el
Derecho Comparado para acceder ante la Corte Suprema. A continuación, en el
quinto apartado, se abordan ciertas críticas en contra de los filtros restrictivos,
como un supuesto derecho a la Corte Suprema, la protección de la igualdad ante
la ley y el rol político de la Corte Suprema. Y, por último, en la sexta parte se
analizan los distintos tipos de recurso según los ámbitos de revisión que
permiten.
Terminología. Los tribunales que se encuentran en la cúspide de la estructura
judicial reciben distintos nombres en el Derecho Comparado: Supreme Court, Cour
*
Abogado, Universidad de Chile. Doctor (c) en Derecho, Maastricht Universiteit,
Holanda. Candidato a doctor, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso,
Chile. Profesor de Derecho Procesal en UC Temuco (2010-2013). Actualmente es
investigador de PhD en el Ius Commune Onderzoekschool, Holanda.
([email protected])
63
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
de Cassation, Corte di Cazzasione, Tribunal Supremo, Hooge Raad, etc. Para
referirse a ellos este informe utilizará indistintamente la expresión “Corte
Suprema”.
Son asimismo distintos los nombres de los recursos ante ellas. En los apartados
siguientes, para referirnos a cada uno de estos recursos no buscaremos una
traducción al español única sino que –siguiendo el consejo de GEEROMS 99 –
mantendremos su denominación en el idioma original cuando pudiera prestarse
para confusiones. Si utilizáramos un término común para referirnos tanto a la
Revision alemana, como a la pourvoi en Cassation francesa y el Writ of Certiorari
estadounidense se pasarían por alto matices importantes que subsisten hasta el
día de hoy entre unos y otros.
III.A. ROL DE LAS CORTES SUPREMAS
Objetivo. Este primer apartado está destinado a formular los modelos de Corte
Suprema que exhibe el Derecho Comparado, de acuerdo con su rol institucional
y el objeto que se asigna a su recurso. Además de las ventajas y desventajas de
cada uno, se harán advertencias acerca de la aplicación de estos modelos ideales
sobre casos reales.
Clasificaciones. Son numerosas las tipologías que se han desarrollado para
clasificar a las Cortes Supremas. Además, dichas clasificaciones han ido
cambiando a medida que el Derecho Comparado evoluciona. Distintos énfasis se
depositan sobre unas u otras características, de modo que las clasificaciones de
varios autores terminan traslapándose entre sí. En el clásico Il vertice ambiguo
(1991) TARUFFO diferenciaba entre dos extremos, Tercera Instancia/Corte
Suprema 100 . Después hizo una triple distinción entre casación
pura/revisión/mixta. Ya en sus últimas obras TARUFFO prefirió hablar de
modelos angloamericano/alemán/franco-italiano 101 . A su turno, JOLOWICZ
distinguía originalmente entre Apelación/Casación/Amparo102. Posteriormente,
el mismo autor modificó en algo su distinción, refiriéndose ahora a
99
100
101
102
“[S]ystems of cassation, revision and appeal as final review differ dramatically in
their respective historical roots. The jurisdiction over questions of fact and law,
the degree of respect for the trial court's decision, and access to the court are just
a few examples showing that historical differences continue to have their
reflections. It is thus possible to conclude that, despite the trend of convergence
witnessed among cassation, revision, and appeal as systems of final review, their
enduring differences dictate that they still be properly and distinctly designated
and employed.” GEEROMS, S. M. F., “Comparative Law and Legal Translation:
Why the Terms Cassation, Revision and Appeal Should Not Be Translated ...”,
American Journal of Comparative Law, vol. 50, 2002, pág. 228.
TARUFFO, M., “Funzioni e problemi attuali della Corte di Cassazione”, en Il vertice
ambiguo: saggi sulla cassazione civile, Il Mulino, Bologna, 1991, págs. 158-159.
TARUFFO, M., “Las funciones de las cortes supremas”, en Páginas sobre la Justicia
Civil, Marcial Pons, Madrid, 2009, págs. 93-106.
JOLOWICZ, J. A., “Appeal, Cassation, Amparo and all that: what and why?”, en On
civil procedure, Cambridge University Press, 2000, págs. 299-327.
64
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Casación/Revisión/Tercera Apelación aclarando que, en rigor, hoy en día los
países se diferencian bastante menos de lo que la distinción sugiere103.
Estas clasificaciones son desarrolladas para poner orden entre las regulaciones
divergentes que exhibe el Derecho Comparado. Para ello se elaboran 'modelos
ideales' que reunirían un núcleo de características que comparten un grupo de
países y no otros. Estos modelos son asimismo simplificaciones. Por lo tanto, en
rigor ninguna jurisdicción real se corresponde completamente con los rasgos de
cierto modelo. Los países son, por así decirlo, siempre casos 'impuros'. Por esa
razón es aconsejable sólo prestar una atención inicial a estos modelos, para
después enfocarse mayormente en los casos reales.
Hecha esta advertencia, aquí se utilizará la triple distinción Tercera
Instancia/Casación de Ley/Corte de Precedentes104. El principal vector que las
diferencia es el ámbito de materias o fuentes sobre los que Corte Suprema tiene
competencia, a saber, los hechos del caso, la ley o la jurisprudencia. En el
apartado siguiente el estudio se enfocará más bien en los países con sus
tribunales y recursos tal como efectivamente se configuran.
III.A.1. Tercera Instancia
Ideal. En el primer modelo la Corte Suprema entiende su rol como tercera
instancia. Esto significa que idealmente reúne tres rasgos. (a) Verificación de lo
hechos. El objeto del recurso no se limita sólo a revisar si el Derecho fue
correctamente aplicado sino que, esto es lo característico, además la valoración
de la prueba. (b) Acceso amplio. La Corte se vuelve parte del circuito ordinario
de impugnaciones porque los litigantes tienen un acceso prácticamente
irrestricto al recurso. (c) Ius litigatoris. El problema que se debe resolver es el
agravio en el interés privado del recurrente y, en consecuencia, la función de la
Corte es 'hacer justicia material' con una sentencia de reemplazo en la causa.
Dispersión. Hoy en día en el Derecho Comparado prácticamente no existen en
funcionamiento modelos de tercera instancia que reúnan estos tres rasgos. Suecia
y los países de common law suelen tener una habilitación explícita para los
puntos de hecho del conflicto. Sin embargo, los analistas señalan que dicha
facultad suele ser ahí escasamente ejercida y además tienen filtros de acceso
restrictivos. En los demás países de civil law analizados, a su turno, fueron
derogadas las habilitaciones sobre los hechos, si es que dicha habilitación alguna
vez la tuvieron. Tal es el caso de España al menos durante un periodo de ocho
103
104
JOLOWICZ, J. A., “Introduction. Recourse against civil judgements in the
European Union: a comparative survey”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.)
Recourse Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union
Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs. 2-3.
Distinción seguida por MATURANA, C., “Los recursos ante los tribunales
colegiados en un procedimiento oral”, Revista de Derecho Procesal (U.de Chile), vol.
22, 2012, págs. 449-451 citando a BRAVO HURTADO, P., “Unificación de
jurisprudencia y recurso extraordinario en el proyecto de ley que establece un
nuevo código procesal civil”, 2011, Univ. de Chile, Santiago de Chile. págs. 21-23.
65
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
años. Si bien la versión original de la LEC/1881 permitía la revisión de los
hechos en hipótesis sumamente estrictas, la reforma de 1984 habilitó
expresamente a la Corte Suprema para modificar el juicio de hecho sobre pruebas
documentales 105 . Sin embargo en 1992 tal facultad se derogó. Durante ese
periodo, entonces, la Corte Suprema española habría sido propiamente una
tercera instancia106.
Las Cortes de Casación suelen limitar su revisión al Derecho. Sin embargo
pueden terminar potenciando el ius litigatoris y un acceso amplio al modo de
tercera instancia. Además, por diversas vías una Corte de Casación puede
terminar revisando los hechos. Directamente, con una habilitación explícita para
controlar las cuestiones de hechos de la causa. Indirectamente, cuando está
facultada para revisar la fundamentación del fallo (como en Italia antes de la
reforma del 2012), por una parte, o cuando está fijada por ley la valoración de la
prueba, por la otra. Por último, puede ser el resultado de alguna distorsión o
mala praxis tolerada por el propio tribunal.
Este habría sido el caso de Italia. Antes del 2012 la Corte Suprema, que se llama
de “Cassazione”, en la práctica revisaba los hechos so pretexto de examinar la
fundamentación del fallo. Además la constitución política garantizaba un acceso
amplio a la Corte, reuniendo así dos de los rasgos más importantes de la tercera
instancia. Con la reforma del 2012 se la facultó expresamente para revisar los
hechos en casos precisos (por lo tanto ya no será una práctica subrepticia) pero al
mismo tiempo intenta restringir el acceso al recurso, separándose esos dos
rasgos que ahí configuraban el modelo.
Ventajas y desventajas. La virtud que se asignaría a la tercera instancia
consiste en que vuelve a la Corte Suprema una última oportunidad adicional para
'hacer justicia material'. Sus competencias amplias sobre los hechos y el Derecho
le darían flexibilidad para configurar la solución justa del caso. Los propios
jueces de la Corte tienen cierta tendencia, no del todo explicitada, hacia ver su
responsabilidad como evitando se consolide una injusticia mayor107.
105
106
107
El artículo señalaba que la casación podía fundarse en “error en la apreciación de
la prueba basado en documentos que obren en autos que demuestren la
equivocación del juzgador sin resultar contradictorios con otros elementos
probatorios” art. 1692 nº4 Ley de Enjuiciamiento Civil 1881, reforma de 1984.
ASENCIO MELLADO, J. M., “Spain”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.) Recourse
Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union
Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, pág. 297. Con todo,
hay ciertos autores españoles que aún así se resistían llamar a esto “tercera
instancia” MORÓN, M., “El control de los hechos en la casación civil”, en
Ministerio de Justicia Español (ed.) Jornadas sobre la reforma del proceso civil,
Centro de Publicaciones, Madrid, 1990, pág. 225
Esto pareciera ser especialmente cierto en materia penal. En el Fondecyt de
COUSO & MERA se hizo una entrevista anónima a un ministro de la Corte
Suprema el cual señaló: “[A]hora en justicia penal es más necesario hacer una
justicia material uno trata con seres humanos y cosas importantes como las
privaciones de libertad y se piensa en ello, por lo mismo hay veces en que uno le
dobla la mano a la ley cuando no se le ocurre otra cosa para lograr una sentencia
66
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Además algunos resaltan el énfasis en el interés particular de este modelo. Dado
que la administración de justicia está orientada al servicio de las personas, una
Corte Suprema como Tercera Instancia mantendría esa orientación personal. Un
abogado practicante, por lo pronto, podría estar cercano a calificar esto como una
virtud.
Los analistas suelen resaltar más bien las críticas a este modelo. Una Corte de
Tercera Instancia termina priorizando las soluciones particularizadas para cada
caso, a costa de perder criterios estandarizados. Esto contaría como un defecto
por varias razones. Primero, la pérdida de criterios estándar implica perder
previsibilidad sobre la conducta de la Corte. Segundo, tolerar soluciones ad hoc
para cada caso deja un espacio fácil para que los jueces fallen en su propia
equidad, pasando por alto la legislación. Tercero, la disparidad de criterios
incentiva la presentación de recursos porque los litigantes ‘prueban suerte’
interponiéndolos108. Cuarto, como consecuencia de este incentivo se genera una
sobrecarga de casos que arriesgan el colapso del tribunal. Por último, un ámbito
de revisión tan amplio en la Corte Suprema, y un acceso fácil a ella, vuelve más o
menos irrelevante el trabajo realizado por las instancias anteriores.
Las críticas resaltadas por los autores son tantas que, en rigor, la 'tercera
instancia' pareciera haber terminado cargada de una connotación peyorativa en
el civil law. Dicha expresión suele utilizarse no para referirse neutralmente a un
modelo de recurso sino que para denunciar la desnaturalización de la casación109.
Cuesta encontrar autores que defiendan abiertamente la tercera instancia110, los
108
109
110
más justa, uno le ve la cara a los relatores cuando uno le ha dicho blanco y luego
le dice gris, contra incluso lo que yo he sostenido en mis libros yo renuncio por
que el dolor de la pena lo merece y eso lo hice... aunque el ideal es que se tratare
de uniformar para lograr una coherencia hacia el exterior, pero fíjese que dentro
de la cárcel se agradece eso, porque la gente sabe que a una persona le aplicaron
menos pena pero lo acepta por que a quién se favoreció es padre de familia, la
gente entiende a veces la diferencia, que desde el punto de vista jurídico puro no
debiera existir“ COUSO, J.; MERA, J., “El rol uniformador de la jurisprudencia en la
sala penal de la corte suprema: Estudio empírico”, Ius et Praxis, vol. 13, n.o 1, 2007,
pág. 352.
“[L]a giurisprudenza di merito, priva di attendibili punti di riferimento, diventa
caotica e casuale; le parti, di fronte ad una Corte imprevedibile, non vi si rivolgono
per ottenere certezza, ma per sfruttare a proprio vantaggio la generale
incertezza.” TARUFFO, M., “Linee per una riforma della cassazione civile”, en Il
vertice ambiguo: saggi sulla cassazione civile, Il Mulino, Bologna, 1991, pág. 173.
Por ejemplo “A pesar de las continuas declamaciones de los legisladores
nacionales ensalzando el rol público del recurso de casación, especialmente en lo
referido a la búsqueda de la uniformidad de la jurisprudencia, en la práctica la
regulación de este instrumento se ha orientado a la protección de los intereses
individuales como una tercera instancia” SILVA PRADO, J. P., “Consideraciones
sobre los fines de la casación civil y el recurso extraordinario en el proyecto de
código procesal civil chileno”, en Francisco Leturia (ed.) Justicia civil y comercial.
Una reforma ¿cercana?, Libertad y Desarrollo, Santiago de Chile, 2011, págs. 397,
Entre ellos TAVOLARI, R., “Bases y criterios para el nuevo proceso civil chileno”,
en Andrés De La Oliva, Diego Palomo, (eds.) Proceso Civil. Hacia una Nueva
Justicia Civil, Jurídica de Chile, Santiago, 2005, págs. 51. “[E]s llegada, pues, la
hora de pensar –sin temores– en eliminar la casación y reemplazarla por una
67
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
artículos académicos suelen referirse a ella más bien para concluir a una crítica.
Es importante no confundir este uso peyorativo a la hora de analizar las
desventajas de la tercera instancia para evitar caer en caricaturizaciones o trabar
una discusión con una postura que nadie defiende.
III.A.2. Casación de Ley
Ideal. En el segundo modelo la Corte Suprema entiende su rol como casación de
ley. Aquí el objeto del recurso está limitado a la legislación ordinaria y sólo a
otras normas que tengan un rango similar. Por lo pronto, no puede revisar
directamente la jurisprudencia como fuente en sí. A la Corte de Casación también
le está dogmáticamente vedado el análisis de los hechos. Que no son tercera
instancia es una cuestión defendida con celo y su rol es de guardián de la
legislación. Aquí el agravio particular (ius litigatoris) no es relevante en sí mismo.
Es un medio para denunciar infracciones a la ley que este ente fiscalizador debe
supervisar (ius constitutionis). Su función, entonces, se limita a corregir errores
puntuales en casos concretos. Y como la Corte de Casación francesa fue
concebida como un órgano político al lado del parlamento, y no como un tribunal
propiamente jurisdiccional, también le estaba estrictamente vedado dictar la
sentencia del caso sino que debía limitarse a anular y siempre reenviar el proceso
a un tribunal inferior para que sea fallado en definitiva.
Las Cortes Supremas que operan como casación de ley terminan conociendo una
gran cantidad de casos. A la Corte Suprema italiana (Corte di Cassazione) se le
presentaron aproximadamente 25.000 recursos ese año, de las cuales se
decidieron sólo 20.000, acumulando un retraso de 5.000 o más casos
anualmente.111 A su turno, la Corte Suprema francesa (Cour de Cassation) decidió
20.613 casos de los 22.700 recursos que se le presentaron.112
Desde un punto de vista orgánico, una corte de casación está compuesta por un
equipo numeroso de jueces. Para no caer en colapso con el gran flujo de casos, se
requiere más de un centenar de jueces a cargo. Obviamente, estas cortes
numerosas no operan en conjunto, sino que se dividen el trabajo entre equipos
más pequeños, de cinco jueces usualmente.
111
112
sumple impugnación que permita al tribula superior conocer de todas las
cuetiones de hecho y de derecho comprendidas en el asunto y que le obligue a
fundar debidamente sus resoluciones, sea al acoger el recurso o al denegarlo”.
TROCKER N.; y V. VARANO. V. ‘Concluding Remarks’, en: de los mismos (eds.),
The Reforms of Civil Procedure in Comparative Perspective, G.Giappichelli, Torino,
2005, pág. 264
FERRAND, F. ‘The Respective Rol of the Judge and the Parties in the Preparation
of the Case in France’, en: N. Trocker y V. Varano (eds.), The Reforms of Civil
Procedure in Comparative Perspective, G.Giappichelli, Torino, 2005. pág. 14, nota al
pié 30..
68
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Dispersión. Es en extremo difícil delinear con mayor exactitud este modelo.
TARUFFO lo veía como un punto intermedio, un pivote o vértice, entre las
características de otros dos extremos. El problema radica en que muchos países
llaman a su recurso ante la Corte Suprema como ‘casación’. Esto es
especialmente cierto en Latinoamérica. Países como Chile, Uruguay, Colombia,
Cuba, El Salvador, Guatemala, Perú, Venezuela, República Dominicana y
Ecuador tienen en sus sistemas procesales regulada una casación 113 . Sin
embargo, cada uno ha seguido determinadas tendencias provenientes de Francia,
España e Italia, que, como veremos, tienen marcadas diferencias entre sí. Sin
embargo, la regulación procesal que hay tras ese mismo nombre es
completamente desigual.
A la inversa de la tercera instancia, la casación está cargada de una fuerte
connotación positiva asociada a su pedigree en la revolución francesa. La palabra
'casación' tiene una carga de legitimidad que pareciera ser la que llevó a distintos
legisladores a bautizar sus recursos locales con ese mismo nombre, a pesar que
sus regulaciones se distanciaban en puntos esenciales con la versión original.
Una solución común –que es el que aquí se siguió– consiste en atender al modelo
francés al momento de su fundación en 1791. Sin embargo, esta opción tiene sus
propios costos: ningún país, ni siquiera Francia desde 1837, tampoco siguen hoy
esa regulación original que dio nombre al recurso.
Esta regla absoluta del reenvío –que es clave en la comprensión original–
actualmente no es seguida por ningún país. Francia hoy en día mantiene el
reenvío sólo como regla general, mas reconoce la hipótesis de excepción en que
puede dictar sentencia de reemplazo cuando los hechos que se tuvieron por
probados bastan para aplicar correctamente el Derecho. Alemania –cuyo recurso
no se llama ‘casación’ sino que ‘Revision’– en materia de reemplazo/reenvío
actualmente tiene una regla general y una excepción similar a la francesa, siendo
que algunos los consideraban modelos opuestos.
También las casaciones actuales suelen ampliar sus ámbitos de revisión. A través
de vías indirectas –como las señaladas anteriormente, del control de la
fundamentación o la valoración legal de la prueba– terminan revisando los
puntos de hechos. De este modo ellas traicionan, más o menos subrepticiamente,
el característico dogma de que no son tercera instancia. Por último, amplían con
mayor o menor medida las fuentes del Derecho que les empecen. Ya no sólo la
legislación ordinaria y afines, sino que también la costumbre, los principios
generales, la Constitución y la jurisprudencia pero nunca de un modo
explícitamente reconocido.
Ahora bien, sería incorrecto creer que el modelo de casación es exclusivo del civil
law. Vistas sus características en abstracto –recurso ante una Corte Suprema,
que anula y reenvía el caso, revisando la aplicación del Derecho y no de los
hechos– también es posible encontrarla en el common law. JOLOWICZ nos aclara
113
FERRER, E.; SIMONS, A., “Los recursos en el proceso civil. Una mirada desde
Iberoamérica”, en Raúl Tavolari (ed.) Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de
las XXII jornadas iberoamericanas de derecho procesal, vol. I, Punto Lex - Thomson
Reuters, Santiago de Chile, 2010, pág. 699.
69
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
que, en efecto, el antiguo Writ of Error en Inglaterra tenía rasgos similares a la
Casación francesa original114.
Ventajas y desventajas. La casación de ley tiene la ventaja de un mejor control
sobre los jueces de los tribunales inferiores. Porque puede revisar entrando al
fondo un gran número de casos –como vimos, tanto en Francia como Italia la
Corte Suprema entra a conocer veinte mil casos aproximadamente–, más jueces
pueden estar bajo su ámbito de supervisión. Pero este gran número de casos se
vuelve, al mismo tiempo, la desventaja de este modelo. Con tantas sentencias
anteriores que recordar, más temprano que tarde la Corte pierde su ‘consistencia
interna’. Por ‘consistencia interna’ nos referimos a que la Corte debe ser capaz de
seguir sus propios criterios anteriores.
La Corte, entonces, no es capaz de desarrollar la función de unificación
de jurisprudencia, y tampoco de garantizar un grado razonable de
seguridad jurídica, debido a su jurisprudencia excesiva y de un nivel de
calidad medio no muy elevado.115
Con más y más casos cada año, la Corte de Casación finalmente tiene una base de
datos excesivamente numerosa de sus propios fallos. Se vuelve muy difícil, y
costoso, encontrar lo que se está buscando en una base de datos tan grande, con
una gran cantidad de información caótica o incluso criterios previos
contradictorios. Por así decirlo, la Corte pierde su memoria. Para el beneficio de
las decisiones uniformes no sirve revisar un gran número de casos si la Corte
Suprema en sí no será capaz de aplicar criterios uniformes cuando ella misma
revisa los casos inferiores.
III.A.3. Corte de Precedentes
Ideal. En el tercer modelo la Corte Suprema entiende su rol como una Corte de
Precedentes o unificadora de jurisprudencia. Aquí el objeto del recurso son los
fallos de los tribunales como una fuente jurídica en sí misma. La función de la
Corte se limita, entonces, a tomar partido en determinadas contradicciones
jurisprudenciales. Dictará una sentencia que, con mayor o menor influencia, se
espera que sea seguida por los demás tribunales. Por lo tanto será necesario un
filtro que le permita enfocarse en pocos casos, sólo en aquellas materias
puntuales donde tales contradicciones surgen.
Las Cortes de common law, que operan como corte de precedentes, terminan
conociendo un número bastante bajo. Ese mismo año la antigua Corte Suprema
de Inglaterra (House of Lords) conocía sólo 68 de las 269 peticiones que le
114
115
JOLOWICZ, J. A., “Appeal, Cassation, Amparo and all that: what and why?”, en On
civil procedure, Cambridge University Press, 2000, págs. 300-301.
“La Corte, poi, non è in grado di svolgere la funzione di unificazione della
giurisprudenza , e quindi di garantire un grado ragionevole di certezza del diritto,
perché una sua giurisprudenza quantitativamente eccessiva y de livello qualitativo
mediamente non elevato”. TARUFFO, M., “Linee per una riforma della cassazione
civile”, en Il vertice ambiguo: saggi sulla cassazione civile, Il Mulino, Bologna, 1991,
págs. 172.
70
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
presentaban. La Corte Suprema canadiense decidió 96 de 658 postulaciones. 116
Por último, en la Supreme Court de Estados Unidos se presentan 8.023 casos, de
los cuales sólo 88 los decidió en el fondo117.
Orgánicamente, una corte de precedentes suele estar compuesta de un grupo
compacto de jueces. Con un flujo menor de recursos que fallar, pero con un
análisis más profundo para cada uno de ellos, se vuelve funcional al modelo que
no más de una docena de magistrados integren permanentemente la Corte.
Además, su número reducido permite que la totalidad de los jueces de la Corte
intervengan, en conjunto, caso por caso.
Dispersión. Típicamente este tipo modelo se encuentra en el common law. En
efecto, las Cortes Supremas de Estados Unidos e Inglaterra entran a conocer
sólo aquellos casos de materias especialmente disputadas y sus fallos son
cuidadosamente seguidos por los tribunales inferiores. Sin embargo, en el último
tiempo también países de civil law se han sumado a una Corte de Precedentes
(Alemania y Suecia) pero con particularidades que suelen pasarse por alto.
TARUFFO instaló la idea que tercera instancia y corte unificadora son dos
extremos opuestos. Por lo tanto acercarse a un modelo sería, al mismo tiempo,
alejarse del otro. Lo característico de la tercera instancia es la competencia para
examinar los hechos. Si la Corte de Precedentes fuera su opuesto, entonces a las
Cortes Supremas de common law les debería estar vedado revisarlos. Sin
embargo, eso es incorrecto. En el common law las Cortes Supremas sí están
habilitadas para examinar los hechos y la prueba. Luego, los tres modelos
(Tercera Instancia/Casación de Ley/Corte de Precedentes) no deben ser
representados como un continuo entre dos extremos opuestos, sino más bien en
una relación triangular.
Ventajas y desventajas. En este modelo el pequeño número de casos –como
vimos, menos de cien casos tanto en Inglaterra, Canadá y Estados Unidos–, le da
a la Corte Suprema una mejor oportunidad para preservar su consistencia
interna. Con una base de datos más pequeña de fallos, es más fácil seguir la pista,
trazar la línea de los criterios previos. Pero este pequeño número de casos se
vuelve, al mismo tiempo, la desventaja de la Corte de Precedentes porque no
permite un buen control sobre los demás jueces. Un juez-presidente de la US
Supreme Court en su momento denunció esta situación con las siguientes
palabras:
La Court no puede revisar una porción suficientemente significativa de
las decisiones de cualquier Corte federal de apelación para mantener su
autoridad de supervisión […] no es suficiente para asegurar que las
116
117
LE SUEUR, A. ‘Panning for Gold: Choosing Cases for Top-Level Courts’, en él
mismo (ed.) Building the UK’s New Supreme Court: National and Comparative
Perspectives, Oxford University Press, New York, 2004, pág. 271.
WHEELER, R.R. ‘Intermediate Courts of Appeals and Their Relations with Toplevel Courts: the US Federal Judicial Experience’, en Andrew Le Sueur (ed.)
Building the UK’s New Supreme Court: National and Comparative Perspectives,
Oxford University Press, New York, 2004, pág. 248.
71
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
visiones de la Supreme Court en varias áreas del Derecho prevalecerán a
largo plazo.118
Entonces un pequeño número de casos permite a la vía del common law
preservar su propia consistencia interna. Pero sin suficientes casos bajo revisión,
los tribunales inferiores pueden sentirse libres de desobedecer. Para el beneficio
de las decisiones uniformes no sirve preservar bien la consistencia interna de la
Corte Suprema misma si los tribunales inferiores no van a seguir sus criterios.
Como podemos ver, las debilidades de la casación de civil law son las fortalezas
del certiorari de common law y viceversa. Mientras la casación es fuerte en
control sobre los jueces, es débil en su consistencia interna. Por otra parte,
mientras el certiorari puede ser fuerte en su consistencia interna, será débil en
control sobre los jueces.119
Si ambos modelos tienen ventajas y defectos simétricos, entonces cabe
preguntarse por qué los países terminan optando por uno u otro. En ambas
opciones pareciera haber distintos presupuestos culturales acerca de la conducta
de la judicatura. En una Corte de Precedentes se confía en que los jueces de los
tribunales inferiores no son potenciales rebeldes con su propia agenda política, y
voluntariamente seguirán los criterios fijados por su Corte Suprema. En la
Casación de civil law también hay un presupuesto, pero distinto. Se tiene más
control sobre los jueces inferiores porque se desconfía de ellos, pero, al mismo
tiempo, se necesita confiar que la Corte Suprema misma será capaz, o estará
dispuesta a, seguir sus propios fallos a la hora de fiscalizar a los demás jueces.
Con todo, en el civil law pareciera haberse iniciado una tendencia hacia un
modelo de precedentes en ciertos aspectos procesales. Sin embargo, dicha
tendencia es menos evidente si atendemos, en cambio, a las características
orgánicas.
Desde el punto de vista procesal, la tendencia es especialmente nítida si nos
enfocamos en la regulación del acceso a la Corte Suprema. Los países europeo
continentales están incluyendo filtros restrictivos –más o menos discrecionales,
como se discutirá en supra III.D.5 y III.D.6– que aspiran a que la Corte se
enfoque sólo en los casos con un valor como precedente (España, Italia,
Alemania y Suecia, la excepción es Francia). De este modo, el efecto de reducir la
cantidad de casos que son fallados año a año es precisamente un acercamiento al
modelo de precedentes.
118
119
“The Court cannot review a sufficiently significant portion of the decisions of any
federal court of appeals to maintain the supervisory authority […] is simply not
enough to assure that the views of the Supreme Court in various areas of the law
shall, over the long run, prevail”, REHNQUIST, W. H., “Plea for Help: Solutions to
Serious Problems Currently Experienced by the Federal Judicial System, A”,
Saint Louis University Law Journal, vol. 28, 1984, págs. 4-5.
BRAVO HURTADO, P., “Recursos ante las Cortes Supremas en el civil law y en el
common law: dos vías a la uniformidad”, International Journal of Procedural Law /
Revue internationale de droit processuel, vol. 2, no 2, 2012, pág. 336.
72
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Con todo, la reducción de casos nunca llega a ser tan dramática como en el
common law (en España, Alemania, Italia y Francia, los casos se cuentan por
miles, mientras que en Inglaterra, Estados Unidos y Canadá no son más de cien).
Aún así, esta tendencia pareciera demostrar que aquellos presupuestos culturales
del civil law están cambiando120. Una reducción en la desconfianza histórica en
sus jueces, permite reducir la cantidad de casos que debe supervigilar la Corte
Suprema. Además, la tendencia a la sobrecarga que enfrentan los países121 vuelve
a los filtros restrictivos una necesidad práctica ineludible.
Desde el punto de vista orgánico, en cambio, la misma tendencia es difícil de
observar. Una Corte de precedentes suele estar compuesta de un grupo compacto
de jueces, no más de una docena. Sin embargo, en los países civil law no existe
una tendencia generalizada hacia la reducción de la cantidad de magistrados que
integran sus Cortes Supremas. Francia, España, Italia o Alemania poseen cerca
de un centenar de jueces o más y, en vez de reducirlos, las reformas tienden a
agregar más jueces o al menos no alterar su número actual. De este modo, el
aumento o mantención en la cantidad de ministros que componen las Cortes
Supremas en el civil law vuelve difícil justificar un acercamiento al modelo de
precedentes. La excepción aquí es Suecia que pasó de 28 a 16 ministros en el
último tiempo. Pero del mismo que la sola excepción del caso francés no permite
negar que haya una tendencia generalizada hacia filtros cada vez más
restrictivos; la sola excepción del caso sueco tampoco permite sostener, por sí
solo, que hay una tendencia en Europa continental hacia una corte de
precedentes, al menos en sus rasgos orgánicos.
III.A.4. Cambios de modelo en Chile
Desde la década de los noventa Chile lleva a cabo un ciclo de reformas judiciales.
Este movimiento se ha denominado ‘Modernización de la Justicia’. Hasta el
momento se han reformado ya distintas áreas, penal, familia, laboral, libre
competencia, tributario. A futuro, es de esperar, se reformará también la justicia
civil. Cada una de estas reformas ha afectado, de uno u otro modo, el modelo de
Corte Suprema en Chile.
Tercera Instancia. Durante la década de los ochenta la Suprema desarrolló un
criterio extremadamente formalista acerca de los requisitos de admisibilidad de
la casación en el fondo. El resultado fue que se volvió un recurso al cual era muy
difícil acceder. Como válvula de escape se terminó distorsionando el uso de la
queja disciplinaria en contra de los jueces.
Para los litigantes tenía ventajas claras: la queja era menos formalista, más
rápida y fácil de acceder. En vez de buscar la revocación de la sentencia con la
120
121
TROCKER, N.; VARANO, V., “Concluding remarks”, en Nicolò Trocker, Vicenzo
Varano (eds.) The Reforms of Civil Procedure in Comparative Perspective,
G.Giappichelli, Torino, 2005, pág. 264.
Sobre la tendencia generalizada a la sobrecarga de los tribunales, véase: FIXFIERRO, H., Courts, Justice, and Efficiency: A Socio-Legal Study of Economic
Rationality in Adjudication, Hart Publishing, Oxford, 2003.
73
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
casación, que era lo que correspondía, los litigantes buscaban el mismo objetivo
utilizando la queja disciplinaria como excusa. Con el tiempo, la Suprema toleró y
adhirió abiertamente esta práctica. La gran mayoría de los casos eran resueltos
mediante queja y no en casación. Como la queja estaba escasamente regulada, la
Suprema operaba como una tercera instancia sobre los hechos. Pero más grave
aún, con la queja la Corte se permitía ser un verdadero tribunal de equidad,
pasando por alto la legislación 122 . Si bien este aspecto fue reformado, según
Fernando ATRIA los rasgos que vuelven a la casación chilena una tercera
instancia se mantienen hasta el día de hoy123.
Casación de Ley. Primero en 1995, además de crearse la Academia Judicial, se
modificó el recurso de casación, la queja y el funcionamiento de las salas de la
Corte Suprema. Esta reforma fue una reacción en contra de las malas prácticas
que había desarrollado la Corte. Lo que hizo la reforma fue, primero, regular la
queja para restringir su uso. Y, segundo, relajar los requisitos de admisibilidad
de la casación para reconducir nuevamente hacia ella el flujo de casos. Esta parte
de la reforma tuvo éxito. La cantidad de recursos de queja disminuyó y la
casación recuperó su protagonismo124.
La misma reforma además especializó a las Salas de la Corte Suprema. Antes las
Salas de la Corte tenían competencias comunes. Esto, se pensaba, genera
jurisprudencias de baja calidad porque la composición del tribunal que veía el
caso era variable y los jueces se dedicaban a demasiadas áreas sin poder dominar
alguna en concreto. La reforma, en consecuencia, estabilizó la composición de las
Salas y les asignó materias específicas (Civil, Penal, Laboral y AdministrativoConstitucional). Esta otra parte de la reforma, en cambio, no tuvo el éxito que se
esperaba. Los estudios de COUSO & MERA demostraron que –analizando la
jurisprudencia de la Sala Penal del 1995 al 2002– el grado de uniformidad de la
interpretación jurisprudencial no mejoró considerablemente con la
especialización de las Salas125.
Corte de Precedentes. Después tuvo lugar la reforma del proceso penal y el
recurso ante la Corte Suprema también fue modificado. Antes, la Corte conocía
122
123
124
125
“[La ley 19.374 de 1995] buscaba desformalizar el recurso [de casación] para
hacer frente a un problema similar pero más grave, que era la generalización de
recurso de queja que había transformado a la Corte Suprema no sólo en una
tercera instancia, sino que en una tercera instancia de equidad” ATRIA, F.,
“Proceso civil (La casación como problema)”, Revista de Derecho de la Universidad
Adolfo Ibáñez, vol. 2, 2005, pág. 267.
“En el caso chileno, la crisis de identidad de la casación se produce porque ella
está diseñada sobre la base de un modelo de casación en sentido estricto, no de
tercera instancia, pero diversos factores la han llevado de un modo que en
definitiva ha llegado a ser inevitable hacia el modelo de la tercera instancia. Esos
factores incluyen modificaciones legislativas y prácticas de la propia Corte.”
ATRIA, F., “Proceso civil (La casación como problema)”, Revista de Derecho de la
Universidad Adolfo Ibáñez, vol. 2, 2005, pág. 275 y ss.
Estas reformas de 1995 fueron diseñadas en el seno del CENTRO DE ESTUDIOS
PÚBLICOS (CEP (1991) págs.29 y ss.
COUSO, J.; MERA, J., “El rol uniformador de la jurisprudencia en la sala penal de la
corte suprema: Estudio empírico”, Ius et Praxis, vol. 13, n.o 1, 2007, págs. 315-392.
74
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
un recurso de casación penal. Acorde con ese modelo, era un recurso
relativamente fácil de acceder, con el que la Corte conocía muchos casos, por la
causal amplia del error (‘infracción’) en la aplicación de la ley. La reforma redujo
drásticamente el acceso a la Corte Suprema, limitándola a pocos casos en que se
infringía un derecho fundamental o, aquí está lo importante, a sólo aquellos casos
en que existieran jurisprudencias contradictorias126.
La reforma al proceso laboral tuvo una evolución similar respecto de la Corte
Suprema. Además de la oralización de los procedimientos de primera instancia,
también se remplazó el recurso de casación laboral que conocía la Corte. El
nuevo ‘recurso extraordinario’ limita el acceso y las competencias de la Corte a
sólo aquellos casos en que existieran jurisprudencias contradictorias en juego127.
La reforma en materia de justicia de familia es una excepción, ya que se optó por
no alterar el sistema de recursos. Se oralizaron una vez más los procedimientos
de primera instancia, mas contra la sentencia definitiva del juez cabe apelación y
casación según las reglas generales del procedimiento civil128.
Por último, la reforma del proceso civil –si bien aún está en fase de discusión en
el Congreso– también propone cambios la Corte Suprema. La tradicional
casación será remplazada por un especial recurso extraordinario. La Corte
Suprema dejaría de ejercer una casación legalista de muchos casos y se reemplaza
por una Corte de precedentes más preocupada de resolver casos puntuales de
jurisprudencias contradictorias y afectación de derechos fundamentales
excepcionalmente graves.
Conclusión. Descartando el caso de familia, podemos ver una tendencia en
Chile. Se observa que tres de las cuatro materias de reforma procesal apuntan en
direcciones similares respeto al modelo de recurso ante la Corte Suprema. Los
movimientos de reforma, como vimos, han restringido ese acceso. La reforma
penal, laboral y la que se proyecta en materias civiles tienden a remplazar la
casación chilena por recursos ante la Corte Suprema enfocados principalmente
en los casos de jurisprudencia contradictoria (Penal, Laboral y Civil) y además en
casos graves de afectación de derechos fundamentales (Penal y Civil) 129 . Los
errores en la aplicación de la ley, sin más, ya no tendrán llegada a la Corte. En
Chile, entonces, la tendencia se dirige hacia una Corte de Precedentes.
La Corte Suprema chilena, al comentar el proyecto de código, advierte que hay
un cambio de modelo y se opone a él:
126
127
128
129
CPP/2000 – Art. 376 inciso 3º.
CT/1994 – Art. 493 + 493-A.
LTF/2005 – Art. 61.
CPP/2000 – Art. 376 inciso 3º; CT/1994 – Art. 483 + 493-A.
75
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Respecto de este recurso [extraordinario] el Tribunal Pleno advierte su
inconveniencia, toda vez que limitaría las atribuciones que por esencia le son
propias […].130 (énfasis agregado)
Sin embargo, un cambio de atribuciones no cuenta como una crítica sin más. Qué
atribuciones ‘por esencia’ le son propias depende del modelo de Corte Suprema
que se trate. Si se sigue defendiendo el modelo de casación de ley –que es la
postura de la Corte Suprema chilena– restringir sus atribuciones contará como
un defecto. Pero si se defiende el modelo de corte de precedentes, entonces
limitar esas atribuciones cuenta no como una crítica sino que como su virtud. El
problema que queda abierto es si acaso una corte de precedentes puede o no
funcionar adecuadamente teniendo dentro de sí jueces que siguen adhiriendo al
modelo de casación legalista.
III.B. PAÍSES REPRESENTATIVOS
Objetivo. Este segundo apartado está destinado a analizar a grandes rasgos las
características orgánicas que tienen las principales Cortes Supremas en el
Derecho Comparado, por una parte, y la configuración procesal del recurso más
importante que se interpone ante ella, por la otra. Al final se analizará desde una
perspectiva general cuales son las divergencias y convergencias que sea posible
observar.
III.B.1. Francia – Pourvoi en cassation
Tribunal. En Francia la Corte Suprema se llama Cour de Cassation 131 y está
compuesta en total por 197 jueces que cumplen funciones diversas132. Ella conoce
no sólo asuntos civiles, sino también laborales y criminales. Las materias
administrativas, en cambio, están reservadas para el Consejo de Estado. Sus
jueces son nombrados por el Presidente de la República de entre los candidatos
que le propone el Consejo Superior de la Magistratura. También es importante
la participación de los fiscales públicos que representan el interés general e
intervienen para velar por la interpretación de la ley133.
La Corte Suprema francesa tiene seis salas y las tres primeras se dedican a temas
civiles. Cada una puede trabajar en conjunto o a su vez dividida en secciones. La
composición de cada sala es también variable. La sala Social, por ejemplo, tiene
23 jueces propiamente tales. Cuando se han dado soluciones divergentes, o se
trata de una materia en que se podrían dar, se pueden conformar salas mixtas. El
Pleno134 en realidad está compuesto sólo por los presidentes de cada sala, y a él
se acude cuando se discute acerca de principios, si el procurador general lo
130
131
132
133
134
CORTE SUPREMA, Informe Proyecto de Ley que Establece un Nuevo Código
Procesal Civil (Oficio No 24-2013), Poder Judicial, Santiago de Chile, 2013, pág.
15.
http://www.courdecassation.fr
Los jueces se llaman “magistrats du siège”.
El nombre francés de estos fiscales públicos es “magistrats du parquet”.
Se denomina “assemblées plénières” a esta reunión.
76
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
solicita y cuando el tribunal inferior al que se reenvió la causa previamente
casada no cumple la sentencia de la sala.
Cada sala está asistida por consejeros 135 . Ellos son una suerte de jueces sin
derecho a voto pero que participan de la deliberación. Realizan tareas de
investigación y resumen de las sentencias.
Recurso. El recurso que se interpone ante la Corte Suprema se llama pourvoi en
cassation136. El código francés define que su objeto es "atacar las sentencias que
sean dictadas en violación a las reglas de Derecho". El recurso sólo conoce del
Derecho, más precisamente la ley, y no de los hechos ni se puede rendir
prueba. Tampoco esta permitido alegar la incoherencia del fallo impugnado con
la jurisprudencia. La jurisprudencia puede ser utilizada por las partes en apoyo
de sus pretensiones y por el tribunal como base para sentencia, mas no
directamente como fuente.
Se pronuncia únicamente con el fin de señalar si la sentencia casada es conforme
o no a las normas de Derecho, no se inicia un nuevo juicio. Por lo tanto, si casa la
sentencia, anula el fallo y devuelve la causa a un tribunal de la misma naturaleza
(reenvío), éste dictara una nueva sentencia, pudiendo considerar o no lo
pronunciado por la Corte de Casación. Excepcionalmente, la propia Corte de
Casación dictará sentencia de reemplazo cuando no requiere pronunciarse sobre
el fondo del asunto, o cuando los hechos están claramente establecidos y
comprobados, lo que le permite aplicar la norma apropiada de inmediato.
Para efectuar un examen de admisibilidad del caso, se reúnen tres magistrados
de la sala respectiva, quienes a través de un procedimiento rápido y simplificado,
examinan el caso y decidirán no acogerlo a tramitación, cuando el recurso sea
inadmisible, por una parte, o cuando no esté lo suficientemente fundado, por la
otra. Incluso se puede solicitar que se deseche el recurso cuando el recurrente no
justifica haber cumplido con la sentencia.
Carga de trabajo. Al año 2009 se presentaron 19.617 recursos ante la Corte
Suprema francesa. El 2010 incrementó en un 3,4% su carga hasta 20.306
recursos137. En el año 2010, de la totalidad de los recursos presentados, un 23 %
son casados por la Corte, un 25 % son denegados y un 19 % son declarados
inadmisibles.
Duración. La tramitación del recurso al año 2009 duraba 15,4 meses. El 2012
redujo levemente la duración a 15,2. En promedio, entonces, la casación francesa
toma un año y tres meses desde la interposición del recurso hasta su fallo138.
135
136
137
138
Su nombre es “conseillers référendaires”.
Code de Procédure Civile – art. 604-639; 973-1037.
COUR DE CASSATION, L’activité de la Cour en chiffres, Statistiques 2010, disponible
on-line en :
http://www.courdecassation.fr/institution_1/activite_cour_chiffres_58/statistiq
ues_2010_21705.html#
ANNUAIRE STATISTIQUE DE LA JUSTICE, edition 2011-2012, pág.27 disponible online en :
77
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
III.B.2. España – Casación civil
Tribunal. En España la Corte Suprema se llama Tribunal Supremo 139 y está
compuesta de 80 jueces nombrados por el Consejo General del Poder Judicial,
cuyos miembros son magistrados de carrera pero designados por el Poder
Ejecutivo. El tribunal Supremo está asistido por Secretarios judiciales que se
dedican a estudios más una Secretaría de Gobierno.
El Tribunal Supremo trabaja dividido en cinco salas (a su vez divididas en
secciones) de las cuales la primera se dedica a materias civiles. El Presidente de
la Sala puede convocar al pleno de la misma "atendiendo la función unificadora y
de creación de doctrina jurisprudencial".
Recurso. En España el recurso en materias civiles ante la Corte Suprema se
llama ‘casación’140. A pesar del nombre similar, lo cierto es que tiene diferencias
que en ciertos puntos llegan a parecer opuestas con la casación francesa. Antes
de 1992, la casación española era propiamente una tercera instancia revisora no
sólo del Derecho, sino también de los hechos (cuestión que es abiertamente
excluida del recurso francés). Después de la reforma de ese año, pasó a ser un
tribunal propiamente de Derecho. Con todo, conservaba algún grado de revisión
de los hechos cuando su valoración estaba tasada por ley. Con la reforma del
2000, gran parte de las reglas de valoración tasada de la prueba fueron
reemplazadas por el estándar de sana crítica y, en consecuencia, ese grado de
revisión de los hechos que le quedaba a la casación española fue
significativamente reducido. Otra diferencia con Francia es que la dictación de
sentencia de reemplazo en España no es la excepción sino la regla general,
prácticamente absoluta. Por último, la casación francesa permitía la impugnación
no sólo de Derecho material aplicado en el caso, sino también de vicios
procesales. En España tradicionalmente también se podían alegar ambas
cuestiones ante la Corte Suprema –a partir de la distinción entre casación por
infracción de ley o por quebrantamiento de forma, simétrica a la distinción
chilena entre casación en el fondo o en la forma– pero con la reforma del 2000
ambas cuestiones se volvieron incompatibles una con la otra. La casación del
Derecho material se mantuvo ante la Corte Suprema; pero los vicios procesales
(llamado ‘recurso extraordinario por infracción procesal’) fue bajado a lo que ahí
equivale a nuestras Cortes de Apelaciones.
El acceso a la casación española está mediado por un filtro de tres causales. La
primera es la summa gravaminis. Si el caso supera la cuantía, o se trata de alguna
materia que la ley presume de cuantía mayor, entonces la causa podrá acceder a
la Corte sin restricciones (art. 477.2.2). Si el caso no supera esa cuantía, sólo
quedan la segunda y tercera causal. La segunda refiere a que se trate de tutela
civil de derechos fundamentales (art. 477.2.1). Y, la tercera, que el caso despierte
un ‘interés casacional’ (art. 477.2.3). Acto seguido el interés casacional se define
en base a tres hipótesis: (i) que el fallo impugnado se oponga a la doctrina
139
140
http://www.justice.gouv.fr/budget-et-statistiques-10054/annuaires-statistiquesde-la-justice-10304/annuaire-statistique-de-la-justice-23263.html
http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Poder_Judicial/Tribunal_Supremo
Ley de Enjuiciamiento Civil – art. 477-489
78
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
jurisprudencial de la Corte Suprema; (ii) que sea una cuestión donde exista
contradicción en la jurisprudencia y (iii) que se esté aplicando una regulación
nueva, esto es, con menos de cinco años de vigencia y, por lo tanto, en que la
Corte todavía no haya sentado alguna doctrina jurisprudencial (art. 477.3).
Carga de trabajo. Al año 2012 se presentaron 4.238 recursos a la sala civil. De
ese total, llegaron a una sentencia sobre el fondo un 18,6% (792: 225 acogidos +
567 rechazados), el 42,7% fueron declarados inadmisibles preliminarmente y el
38,7% restante (1.811) fueron declarados desiertos, desistidos u otro tipo de
términos misceláneos141.
Duración. En España la tramitación de la casación civil es aproximadamente 12
meses al año 2012142. En el año 2012 quedaron pendientes 3984 asuntos para el
año siguiente.
III.B.3. Italia – Ricorso per cassazione
Tribunal. La Corte Suprema en Italia se llama “Corte Suprema di Cassazione”143 y
es la de mayor tamaño que se encuentra en el Derecho Comparado. Actualmente
tiene en ejercicio 296 jueces de un total de 394 que deberían estar instalados
según la planta orgánica. Aproximadamente 126 se dedican a materias civiles.
Sus miembros son nombrados por concurso público decidido por el Consejo
Superior de la Magistratura. Requieren once años de experiencia para entrar a la
Corte de Apelaciones y ocho años más para ascender a la Corte Suprema.
La Corte está dividida en catorce Salas (sezioni), de las cuales seis se dedican a
temas civiles. A su vez, cada sala conoce los casos en grupos de cinco jueces
(collegio giudicante). En los casos más importantes, o cuando existen
contradicciones entre los collegio giudicante, se reúnen nueve jueces de la Sala
para decidir el caso. Los jueces son asistidos por distintos funcionarios144, entre
ellos un consultor técnico.
Recurso. En Italia, el principal recurso ante la Corte Suprema se llama “Ricorso
per Cassazione” 145 y tiene diversos ámbitos de revisión (art. 360). Por vicios
procesales (falta de competencia, nulidad del procedimiento o la sentencia)
además del error en la aplicación del Derecho. Desde la reforma del 2012 se
incluyó el examen de los hechos, pero sólo cuando dicho examen no fue realizado
por el tribunal a quo a pesar de haber sido debatido por las partes.
141
142
143
144
145
SERVICIO DE ESTADÍSTICA JUDICIAL. Disponible on-line en:
http://www5.poderjudicial.es/estad/inicio.htm
PODER JUDICIAL ESPAÑOL, Indicadores clave del conjunto de las jurisdicciones 2012.
Disponible on-line en:
http://www.poderjudicial.es/stfls/CGPJ/ESTAD%C3%8DSTICA/INFORMES
%20ESTAD%C3%8DSTICOS/DOCUMENTOSCGPJ/20130417%20INDICAD
ORES%202012.PDF
http://www.cortedicassazione.it
Por ejemplo los cancelliere, ufficiale giudiziario, custode
Codice di Procedura Civile – art. 360-394.
79
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Uno de los rasgos más característicos del recurso italiano es que la Constitución
misma garantiza acceso a la Corte Suprema146. Los analistas suelen atribuir a
este derecho constitucional la responsabilidad por el grave colapso de la Corte
Suprema. Por la misma razón diversos intentos de reformas para solucionar su
sobrecarga se habrían frustrado por el control de constitucionalidad. Sin
embargo, recientemente (2009) se logró aprobar una reforma restrictiva. El
nuevo artículo 360bis permite declarar inadmisible un recurso en dos hipótesis
importantes. Por una parte, cuando la sentencia impugnada está conforme a la
jurisprudencia (y tampoco existan razones para cambiar esa tendencia) y, por la
otra, cuando está manifiestamente infundada la alegación de la violación del
debido proceso. Esta reforma es demasiado reciente como para evaluar sus
resultados.
Carga de trabajo. Al año 2012 se presentaron 51.614 recursos penales y 25.012
civiles ante la Corte Suprema italiana (en total 76.626). La casación civil tiene un
filtro acceso poco excluyente, sólo un 12% no lo superan por inadmisibilidad. A
la inversa, cerca del 79% llega a un pronunciamiento sobre el fondo (19.759
casos: 39% son aceptados y un 40% rechazados)147.
Duración. En Italia la tramitación de la casación civil es extremadamente
demorosa. Al año 2011 duraba 36,7 meses. El 2012 redujo levemente la duración
a 34,1. Estos datos parecieran sugerir que la reforma del 2012 ha mejorado el
retraso, pasando de tres años a dos años y ocho meses148.
III.B.4. Alemania – Revision
Tribunal. En Alemania la Corte Suprema competente para materias civiles se
llama Bundesgerichtshof 149 la cual también tiene competencia para materias
criminales. Está compuesta de 127 jueces y dividida en 26 salas (senates)
integradas por cinco jueces cada una. De ellas doce se dedican a materias civiles,
cinco a criminales y cuatro a otros temas misceláneos. Las salas civiles están
especializadas por materias como familia, comercial, daños, etc. En el evento de
contradicción es posible acudir a un Pleno de la Corte Suprema civil 150 para
mantener criterios unificados.151
146
147
148
149
150
151
Art. 111 – Costituzione della Repubblia Italiana: “Contro le sentenze e contro i
provvedimenti sulla libertà personale, pronunciati dagli organi giurisdizionali o
speciali, è sempre ammesso ricorso in Cassazione por violazione di legge.”
LUPO E., Relazione sull’amministrazione della giustizia nell’anno 2012, Roma, 15 de
Enero del 2013, pag. 71 y ss. Disponible on-line en:
http://www.cortedicassazione.it/Documenti/Relazione_anno_giudiziario_2012.p
df
IBID, pág. 116 y ss.
http://www.bundesgerichtshof.de
Llamada “Grosser Senat für Zivilsachen”.
MURRAY, P. L.; STÜRNER, R., German Civil Justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004. pág. 60.
80
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Descontando el Tribunal Constitucional152, Alemania en rigor tiene cinco Cortes
Supremas divididas por materias153. Junto a la Corte Suprema en materias civiles
y criminales –que es la que nos importa en este estudio– también existen otras
cuatro: en asuntos de previsión social 154 ; de Derecho Laboral 155 ; en materias
tributarias156; y para lo contencioso-administrativo157.
Recurso. En Alemania se llama ‘Revision’ el recurso ante la Corte Suprema en
materias civiles158. Con él se controla la aplicación del Derecho (§545.1) y no de
los hechos respecto de la Corte de Apelaciones (Oberlandesgericht). Además, la
Revisión se prevé contra ciertos vicios procesales tasados por ley (§547). Dado
que Alemania es un sistema federal, el recurso ante la Corte Suprema está
previsto contra la violación del Derecho a su vez federal y no contra la
legislación interna de cada Estado. Si el fallo es revocado, la regla general en la
Revisión alemana es muy similar a la casación francesa, a saber, que la Corte
Suprema reenviará el caso a un tribunal inferior para que sea resuelto.
Excepcionalmente, tanto en Alemania como en Francia podrá dictar ella
sentencia de reemplazo cuando los hechos del caso sean suficientes para dictar la
nueva decisión.
Ahora bien, el acceso al recurso fue reformado de un modo importante en el año
2001. Antes de la reforma se establecía un filtro de summa gravaminis. Si el caso
no superaba dicha cuantía, el acceso a la Corte Suprema dependía de que el
tribunal inferior lo permitiera 159 . Pero si efectivamente tenía una cuantía
superior, entonces no era necesario el permiso del tribunal a quo. Sin embargo,
aunque la cuantía fuera superada –a diferencia de la summa gravaminis en
España– la Corte Suprema podía aún así rechazar entrar a conocer el recurso si
consideraba que no concurría un interés público significativo en él, sin ulterior
definición (ex §554.b).160
Con la reforma del 2001 se eliminó este filtro de summa gravaminis. A partir de
entonces, para que un recurso pueda acceder a la Corte es necesario que el caso
despierte al menos una de dos causales. Por una parte, cuando la causa tenga un
significado fundamental (§543.2.1) o, por la otra, cuando la intervención del
tribunal sea necesaria para el perfeccionamiento del Derecho o el aseguramiento
152
153
154
155
156
157
158
159
160
Bundesverfassungsgericht.
STÜRNER, R., “The New Role of Supreme Courts in a Political and Institutional
Context from the German Point of View”, Annuario di diritto comparato e di studi
legislativi, vol. 2011, págs. 339-340.
Bundessozialgericht.
Bundesarbeitsgericht.
Bundesfinanzhof.
Bundesverwaltungsgericht
Zivilprocessordnung – §542-§566
STÜRNER, R.; SCHUMACHER, R., “Germany, Austria, Switzerland and Hungary”,
en Pelayia Yessiou-Faltsi (ed.) The Role of The Supreme Courts at the National and
International Level, Sakkoulas publications, Thessaloniki, Greece, 1998, págs. 205222.
KOCH, H., “Germany”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.) Recourse Against
Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union Europeenne, 1,
Kluwer Law International, The Hague, 1999, pág. 165.
81
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
de una jurisprudencia unificada (§543.2.2). Ahora bien, lo realmente
característico de la reforma alemana es que este filtro está sujeto a un doble
control jerárquico. Primero del propio tribunal a quo, si estima que alguna de
estas dos causales concurre (§543.1.1), entonces será obligatorio para la Corte
Suprema entrar a conocer el caso. Si el tribunal a quo estima lo contrario,
entonces al litigante aún le queda la oportunidad de una queja directamente ante
la Corte Suprema (recurso de hecho) solicitando que reconsidere si concurre
alguna de las dos causales (§544.1)161. Por lo tanto, para que un Alemania un
caso civil no alcance la Corte Suprema es necesario que fracasen estos dos
canales, esto es, que tanto la Corte de Apelaciones como la Suprema estén
contestes en que las causales no concurren.
Carga de trabajo. La suma de los dos flujos determina la carga total de casos de
la Corte Suprema alemana en materias civiles. Por una parte, los recursos que
son presentados directamente ante el tribunal a quo y éste le concede el permiso
para recurrir (permiso que es vinculante para la Corte Suprema). De este primer
flujo las Cortes de Apelaciones admitieron a revisión 696 casos en el 2006 y 790
en el 2007. Los analistas alemanes concluyen que por esta primera vía la
cantidad de casos que llega a la Corte Suprema va constantemente en
crecimiento162.
El segundo flujo son los recursos que se presentan directamente ante la Corte
Suprema, después que el tribunal a quo rechazó el permiso para recurrir (lo que
nosotros llamaríamos “recurso de hecho”). En el año 2007 se interpusieron 2.479
recursos de este tipo. De ese total, la Corte Suprema aceptó a tramitación el
18.4% (329 casos). De los demás casos que no lograron acceder (2.150), un 67%
(1.457) fueron rechazados porque la Corte Suprema estimaba que no se cumplía
el estándar de interés público del caso. El 33% restante (693) no logra acceder ya
sea por deserción del recurrente o por vicios procesales163.
Por lo tanto, sumando ambos flujos, al año 2007 la Corte Suprema alemana entró
a conocer en el fondo un total de 1.119 casos. De este total, un 70,5%
corresponde al primer flujo, esto es, recursos que la Corte Suprema
obligatoriamente debe entrar a conocer debido a que el tribunal a quo concedió el
permiso vinculante para recurrir. Sólo el 29,5% restante corresponde a los
“recursos de hecho” en que la Corte Suprema tuvo algún margen para decidir si
entraría a conocer el caso o no.
161
162
163
GOTTWALD, P., “Review appeal to the German Federal Supreme Court after the
reform of 2001”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en
Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs.
87-96.
GOTTWALD, P., “Review appeal to the German Federal Supreme Court after the
reform of 2001”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en
Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, pág.
94.
IBID. pág. 95.
82
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Duración. En general la etapa recursiva ante las Cortes Alemanas se extiende a
menos de un año en el 93% de los casos. Durante el año 2010 sólo quedaron
pendientes para el año 2013 el 1.4% de causas presentadas164.
III.B.5. Suecia – Överklagande
Tribunal. En Suecia la Corte Suprema en materias civiles y penales se denomina
Högsta Domstolen165. La cantidad de jueces que la integran ha ido disminuyendo
paulatinamente desde los 24 magistrados hasta los 16 que actualmente están en
ejercicio. Para los asuntos administrativos se contempla un tribunal distinto166. El
nombramiento de los magistrados lo realiza el Poder Ejecutivo de entre los
candidatos que le propone la Comisión de Designación de los Puestos
Jurisdiccionales167.
La Corte Suprema sueca trabaja en tres salas, de cinco a siete jueces cada una. En
los casos menos complejos, en cambio, la sala podrá trabajar con sólo tres. Si
bien no existe especialización estricta de las salas, usualmente una se encargará
de asuntos civiles, otros penales y la última de los asuntos misceláneos
(extradiciones, Derecho Ambiental, etc.). Es posible acudir al Pleno –ya sea del
total de ministros o una menor de 9 miembros– cuando una sentencia se oponga
a lo fallado por la propia Corte.
La Corte Suprema sueca cuenta con la asistencia alrededor de treinta secretarios
que tienen básicamente dos funciones. Primero evalúan al inicio si un recurso
reviste de interés para ser concedido; sin perjuicio que la admisibilidad será
después declarada por la Corte Suprema en definitiva. Y, segundo, analizan en
detalle las causas admitidas para informarlas a la Corte.
Recurso. Al igual que Italia, Suecia también consagra en su Constitución un
derecho a la Corte Suprema. El recurso que se interpone ante ella se llama
Överklagande. Se trata propiamente de un ‘apelación’ con una configuración muy
similar a la que se interpone ante las Corte de Apelaciones. Esto hace que la
Corte Suprema sueca sea, desde el punto de vista reglamentario, una tercera
instancia abierta a la revisión no sólo del Derecho sino también de los hechos.
Esta revisión de los hechos, con todo, está limitada. La Corte Suprema sueca sólo
podrá revisarlos si la Corte de Apelaciones le dio a los hechos del caso una
calificación jurídica distinta a la que le dio la primera instancia. A la inversa, si
164
165
166
167
BUNDESGERISCHTSHOF, The Federal Court of Justie, Karlsruhe, 2010, pág. 21.
Disponible on-line en:
http://www.bundesgerichtshof.de/SharedDocs/Downloads/EN/BGH/brochure.
pdf?__blob=publicationFile
http://www.hogstadomstolen.se
El “Högsta förvaltningsdomstolen”.
LINDBLOM, H., “The role of Supreme Courts in Scandinavia”, Scandinavian Studies
in Law, vol. 39, 2000, págs. 361-362.
83
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
tanto la primera como la segunda instancia están contestes en la calificación
jurídicos de los hechos, la Corte Suprema no podrá revisarlos.
Será posible rendir prueba sólo cuando no se pudo rendir en la instancia anterior
o las partes tuvieron razones graves para abstenerse de presentarla. Dicha
prueba será rendida en una audiencia, por regla general y excepcionalmente en
cuenta cuando el caso no supera determinada cuantía, cuando el recurso está
manifiestamente infundado, etc.
Esta competencia amplia para revisar los hechos y el Derecho no implica que en
Suecia haya un acceso amplio al recurso. Ahí la Corte contempla un filtro de
acceso bastante restrictivo, que la limita a aquellos casos que son de “importancia
para establecer un criterio orientador a los tribunales inferiores”. Dicha selección
debería ser realizada por una panel de tres jueces trabajando en conjunto, pero
en la práctica los recursos estarían siendo filtrados por cada juez
individualmente. Además, estas inadmisibilidades raramente suelen ser
fundamentadas 168 . Con todo, tanto el Ombudsman parlamentario como el
Canciller de Justicia tienen derecho a presentar sus recursos ante la Corte
Suprema, sin necesidad de pasar por la autorización de la propia Corte. Por
último, la jurisprudencia no es estrictamente vinculante en Suecia, las partes
pueden recurrir ante el Pleno para que unifique jurisprudencias que se han
vuelto contradictorias.
Carga de trabajo. Al año 2010 se presentaron 6.010 casos ante la Corte
Suprema sueca. Pero sólo 133 (2,2%) superaron el filtro de acceso de la propia
Corte, que atiende a la importancia precedencial del caso. Con todo, su carga de
casos también está compuesta por un conjunto importante de casos que
obligatoriamente deben ser conocidos por la Corte, sin necesidad de superar el
filtro de importancia precedencial (los presentados por el Ombudsman y por el
Canciller Judicial), que en total fueron 753 (12,5%)169. Por lo tanto, aquí la Corte
entró a conocer en el fondo un total de 886 casos, del cuál un 85% corresponde a
los recursos que obligatoriamente debió entrar a conocer y en el 15% restante la
Corte tuvo algún margen para decidir si entraría a conocerlo o no.
Duración. Si bien no es posible encontrar datos exactos acerca de la duración del
recurso ante la Corte Suprema sueca, los autores suelen afirmar que la
tramitación es lenta. Esta duración excesiva se mantendría a pesar que durante
los últimos años ha habido una descarga en cuanto al trabajo de las Cortes. En el
año 2008 quedaron pendientes 1.318 recursos. El 2009 aumentaron hasta 1.418.
Pero el 2010 volvió a bajar hasta el mismo nivel del 2008170.
168
169
170
IBID. págs. 352.
DOMSTOLVERKET, Court statistics. Official statistics of Sweden 2010. pág. 17.
Disponible on- line en:
http://www.domstol.se/Publikationer/Statistik/court_statistics_2010.pdf
IBID.
84
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
III.B.6. Estados Unidos – Writ of Certiorari
Tribunal. La U.S. Supreme Court171 es el máximo tribunal del sistema judicial
federal de Estados Unidos. Tiene la última palabra en materias federales y
constitucionales, a diferencia de los asuntos estrictamente internos de un Estado
que serán competencia de la Corte Suprema local. La Corte Suprema está
compuesta de nueve miembros. Es un tribunal demasiado pequeño como para
trabajar divido en salas y, por lo tanto, todos los casos son conocidos por el pleno
de jueces. También debido a su número pequeño, las identidades y posturas de
los jueces alcanzan a ser abiertamente conocidas por la opinión pública. Los
jueces se nombrar a propuesta del Presidente de la República con acuerdo del
Senado, y no necesariamente provienen de la carrera judicial. Cada juez suele
estar asistido por un grupo de tres o más “secretarios judiciales” (law clerk) que se
reclutan entre los mejores alumnos de cada facultad de Derecho.
Recursos. La Corte Suprema conoce de distintos tipos de recursos regulados por
las Rules of the Supreme Court of the States cuya última modificación es del uno de
julio del 2013. El más importante de ellos es el Writ of Certiorari172. En general el
sistema de ‘writs’ –que podríamos traducir como ‘acciones judiciales específicas’,
al modo del agere per formulas romano– es propio de los países del common
law173. De los múltiples writs que hay disponibles, uno de ellos es el certiorari en
cuya virtud el tribunal superior solicita que se ponga en su conocimiento
(cerciorare) los antecedentes de un juicio llevado ante otro tribunal.
Lo más relevante de este recurso es la dificultad para acceder a la Corte. La
Regla 10 establece que el certiorari ‘no es un derecho sino una discrecionalidad
judicial’. De las más de ocho mil peticiones de certiorari que recibe anualmente, la
Corte termina revisando no más de cien. La razón por la cual este filtro es tan
restrictivo radica en su procedimiento. El total de peticiones es primero
repartida entre los secretarios judiciales (law clerks), que de entre los casos más
importantes elaboran informes para su juez. De esos informes, cada juez
selecciona algunos para someterlos después a consideración del resto de la Corte.
Los magistrados discuten las peticiones previamente seleccionadas en una
reunión que es secreta.
La costumbre señala que para seleccionar un caso ahí aplican una ‘regla de
cuatro’174. De los nueve miembros, si al menos cuatro están de acuerdo en revisar
el caso (que es menos de la mayoría) entonces la Corte entrará a conocerlo. Pero
dado que la reunión es secreta, en rigor nunca se sabe qué peticiones alcanzaron
a llegar hasta esa etapa, ni menos cuántos ni qué jueces votaron a favor o en
contra. El pacto de silencio suele ser respetado por los jueces.
171
172
173
174
http://www.supremecourt.gov
Rules of The Supreme Court of the United States – Rule 10-16
BAKER, J. H., An Introduction to English Legal History, 4, New York, Oxford
University Press, 2005. págs. 57-69. PLUCKNETT, T. F. T., A concise history of the
common law, Liberty Fund, Indianapolis, 2010. págs. 354- y ss.
REHNQUIST, W. H., The Supreme Court, Vintage, New York, 2002. pág. 233.
85
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Por último, el rechazo de una petición de certiorari no sólo es secreta sino que
tampoco requiere fundamentación. Por lo tanto el recurrente no recibe razones
de por qué su caso no fue conocido. Además, la propia Corte ha sido enfática en
que del hecho que una petición de certiorari sea rechazada no se puede deducir
que la Corte está de acuerdo con lo fallado en la instancia anterior.
Carga de trabajo. En el año 2001 se presentaron 8.023 recursos para revisión
de casos ante la Corte Suprema. Esta cantidad con el tiempo aumenta levemente
y en la actualidad son aproximadamente 9.000 peticiones. En el 2001 la Corte
falló 88 casos. Esta cifra puede variar de un año a otro, pero nunca son más de
cien. En consecuencia, la Corte termina conociendo cerca del 1% del total de
casos que se le presentan175.
Duración. Desde que se presenta la petición para revisión pasan alrededor de 6
semanas para que la Corte se pronuncie si oirá el caso. Si el certiorari es
concedido, entre 6 meses a un año toma que el caso sea presentado, argumentado
oralmente y finalmente decidido por la Corte Suprema176.
III.B.7. Chile – Recurso extraordinario
Tribunal. La Corte Suprema chilena177 está compuesta de 21 jueces y trabaja
dividida en cuatro salas de cinco miembros. Desde el año 1995 las salas se
especializaron por materias, a saber, en civil, penal, constitucional-administrativa
y laboral-previsional. Sus jueces son nombrados por acuerdo entre el Presidente
de la República y el Senado, de entre una quina propuesta por la propia Corte.
No existe un "Consejo General de la Magistratura" aparte y, en consecuencia, las
funciones disciplinarias, administrativas y económicas las realiza directamente la
Corte. Desde el año 2004 a la Corte Suprema se le sustrajeron las facultades de
control de constitucionalidad para casos concretos, las cuales fueron trasladas al
Tribunal Constitucional chileno.
El nuevo código procesal civil no incluye un cambio en la estructura de la Corte
Suprema. Si bien los cambios orgánicos han sido tomados en cuenta, en rigor aún
no se ha presentado al Congreso ningún proyecto de ley al respecto. Por lo
tanto, de no haber reformas orgánicas, el recurso seguirá siendo conocido, por
regla general, por la sala civil de cinco jueces.
Con todo, el acercamiento a un modelo de precedentes requeriría considerar
ciertas modificaciones orgánicas. Si bien este es un tema altamente complejo, es
175
176
177
WHEELER, R. R., “Intermediate Courts of Appeals and Their Relations with Toplevel Courts: the US Federal Judicial Experience”, en Andrew Le Sueur (ed.)
Building the UK’s New Supreme Court: National and Comparative Perspectives,
Oxford University Press, New York, 2004, pág. 248.
“The decision-making process has now run full circle: A case in which certiorari
was granted somewhere from six months to a year ago has been briefed, orally
argued, and now finally decided by the Supreme Court of the United”
REHNQUIST, W. H., The Supreme Court, Vintage, New York, 2002. pág. 266.
www.poderjudicial.cl
86
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
posible hacer algunos comentarios según las experiencias de reforma en otros
países.
Comparado con los modelos de precedentes, la Corte Suprema chilena es, a
primera vista, demasiado grande. En efecto, sus veintiún miembros
prácticamente duplican el tamaño de una Corte Suprema de common law (Reino
Unido: 12 – Estados Unidos: 9 – California: 7). Si nos quedáramos sólo con esta
observación, entonces cabría concluir preliminarmente que las reformas deberían
ir en la dirección de reducir su tamaño, tal como sucede en Suecia.
Sin embargo, la Corte Suprema chilena no es lo suficientemente grande como
para tener en paralelo varios paneles de jueces (salas) que se encarguen de un
mismo tipo de asuntos (como sí sucede en Alemania, Francia, Italia y España).
En Chile, en cambio, sus veintiún jueces alcanzan sólo para una única sala de
cinco magistrados por cada materia. Por lo tanto, vista la Corte Suprema no
como un todo sino que dividida en cada una de sus cuatro salas especializadas,
llegaríamos a una conclusión distinta. Los cinco miembros de una sala sí es un
panel suficientemente pequeño al modo de una corte de precedentes. Visto desde
otra perspectiva, no sería necesario alterar la cantidad de miembros de la Corte,
sino que sólo estabilizar la integración de la sala civil. Las reformas, entonces,
deberían reducir los factores que vuelven variable la composición del panel. En
esta línea irían, por ejemplo, la eliminación de los abogados integrantes, por una
parte, y la eliminación de la facultad del Presidente de la Corte de modificar año
a año la composición de las salas o de, en los hechos, redistribuir las materias,
por la otra.
Recurso. Tradicionalmente la Corte Suprema en Chile ha conocido un recurso
que se llama ‘casación en el fondo’ 178 pero que desde un punto de vista
comparado en realidad no es Casación francesa. La ‘casación’ chilena no sólo
anula y reenvía la sentencia –que sería el modelo genuinamente francés– sino
que dicta una nueva sentencia de remplazo por sí179, acercándose más al modelo
de Casación española antes de la reforma del 2000180. Además la casación civil
chilena, en proporción al tamaño del país, conoce muchos casos al año (más de
3000)181; en contraste con el certiorari de la Corte Suprema de Estados Unidos,
que termina conociendo y fallando no más de 100182.
La reforma del proceso civil está en fase de discusión en el Congreso. El recurso
ante la Corte Suprema es, de entre todos, el tema más sensible de la reforma. El
178
179
180
181
182
Código de Procedimiento Civil (CPC/1903) – Art. 764-808.
CPC/1903 – Art. 785.
Sobre los modelos de recursos ante la Corte Suprema, véase GEEROMS (2002)
págs. 201–212.
Para más MUÑOZ, S., “Presente y futuro de la casación civil”, en Raúl Tavolari
(ed.) Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII jornadas iberoamericanas
de derecho procesal, vol. I, Punto Lex - Thomson Reuters, Santiago de Chile, 2010,
págs. 90-182.
WHEELER, R. R., “Intermediate Courts of Appeals and Their Relations with Toplevel Courts: the US Federal Judicial Experience”, en Andrew Le Sueur (ed.)
Building the UK’s New Supreme Court: National and Comparative Perspectives,
Oxford University Press, New York, 2004, pág. 248.
87
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
proyecto de código procesal civil contempla un nuevo ‘recurso extraordinario’183.
Lo característico es el nuevo régimen de acceso al recurso. Los vicios de forma –
que con la casación actual son el motivo principal de inadmisibilidades– no
justifican desechar el recurso sino un plazo para subsanar el vicio (art.410). La
posibilidad de no entrar a conocer el requiere consideraciones de fondo.
En concreto, el tribunal reserva su participación para aquellos casos que
despiertan un ‘interés general’. Ahora bien, el interés general tiene una definición
doble. Por una parte, si se trata de la afectación grave de derechos fundamentales
(art. 409.a). Y, por la otra, en aquellos casos que sea necesario fijar, aclarar,
unificar o modificar una doctrina jurisprudencial (art.409.b). Después en el fallo
la Corte deberá rendir cuentas de por qué consideró admisible el caso en estos
términos (art.413).
La Corte concluye con una sentencia de reemplazo. En ella deberá fundamentar
la infracción del derecho fundamental (si entró a conocer el caso por la primera
causal de ‘interés general’) o el criterio jurisprudencial que deberá ser aplicado,
en el caso de la segunda causal. Un rasgo interesante es el modo en el cuál se
aborda el overruling. En el evento que la sala cambie una jurisprudencia propia,
sin haber señalado explícitamente que estaba modificándola, los litigantes
podrán acudir después del fallo al Pleno de la Corte para que anule el fallo de la
sala civil (art. 413).
Carga de trabajo. Bajo la regulación actual, en el año 2011 se presentaron ante
la Corte Suprema 3.697 de estos recursos y en el año 2012 se redujo en un 17%
las casaciones civiles, pasando a 3.045. Mientras la reforma procesal civil no
entre en vigencia, no será posible medir el cambio en la carga de casos de la
Corte Suprema en virtud del nuevo recurso extraordinario. Hacer una predicción
precisa requería de un estudio de mayor envergadura, que excede al actual.
Sin embargo, el aumento en las restricciones del filtro de admisibilidad –de un
modo similar al recurso de unificación de jurisprudencia en materia laboral–
permiten suponer una tendencia a la disminución de los recursos que se
interponen. Pero, por otro lado, el recurso extraordinario civil posee la causal de
infracción de derechos fundamentales, ausente en materias laborales, que podría
tener una tendencia inversa a aumentar la carga de la Corte.
Con la casación civil actual (2011) un 65% de los casos son fallados en el fondo
(9% se acoge y un 56% se rechaza). Los recursos declarados inadmisibles son
cerca del 19%. El estado preliminar de la reforma tampoco permite aún
recolectar datos sobre la proporción de casos que llegan a un fallo sobre el fondo
y cuántos son declarados inadmisibles.
Pero si continuamos el patrón del recurso de unificación de jurisprudencia
laboral –que es similar pero no del todo igual al recurso extraordinario porque
183
Proyecto de Ley que Establece un Nuevo Código Procesal Civil (Boletín nº
CPC/2012 art. 405-416. En detalle ver DELGADO CASTRO, J., “El recurso
extraordinario en el proyecto de código procesal civil”, Ius et Praxis, vol. 18, no 2,
2012, págs. 125-146
88
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
éste posee además la causal de derechos fundamentales– sería posible suponer
que aumentará la proporción de inadmisibilidades hasta componer el resultado
mayoritario en la tramitación de los recursos. Comparado con la casación de
familia y civil actual, este aumento en las inadmisibilidades sería a costa de
disminuir en la misma proporción los rechazos en el fondo, hasta igualarlos con
la pequeña proporción de casos acogidos.
Duración. La Cuenta Pública no desglosa el tiempo que toma la casación civil en
específico. Tan sólo señala que el promedio de tramitación de los recursos es de
145 días, es decir, cuatro meses y medio, tomando como base todo tipo de
recurso que se presenta ante la Corte Suprema.
Dado que la reforma aún no se implementa, no es posible medir la duración del
nuevo recurso en el tiempo. Tampoco existen estudios que analicen trayectoria
que tendría el nuevo recurso extraordinario o que proyecten su duración
estimada. Con todo, un filtro de admisibilidad altamente restrictivo permite
suponer que con una menor cantidad de casos, asimismo disminuiría el retraso.
Pero, a la inversa, la necesidad de un mayor análisis jurisprudencial para resolver
el recurso, es de esperar que el tiempo invertido en cada caso aumentará.
En ausencia de datos empíricos que recolectar, la determinación de la cantidad de
casos pendientes que resultarán del recurso extraordinario es sólo susceptible de
suposiciones. Si el retraso tiende a ser inversamente proporcional a la carga de
casos, entonces el nuevo filtro de admisibilidad, considerablemente más
excluyente que la casación civil actual, debería tender a reducir la cantidad de
recursos y, en consecuencia, el retraso de la Corte.
III.B.8. Análisis global
Diversidad. A primera vista, se piensa que en cada sistema jurídico existe un
tribunal único que ocupa indiscutidamente la cúspide en la pirámide judicial184.
Sin embargo, el panorama que se observa en el Derecho es más complejo.
Alemania, como vimos, tiene cinco Cortes Supremas divididas por materias. En
los países de Europa Continental, como Italia y España, las Cortes Supremas
suelen entrar en pugna con un Tribunal Constitucional que también reclama
superioridad para sí. Incluso en Estados Unidos, la Supreme Court federal –si bien
concentra la atención de un observador extranjero– lo cierto es que comparte su
protagonismo a la par con las demás Cortes Supremas estatales que integran la
federación.
184
“En todos los países de cultura occidental existe una Corte Suprema destinada a
resolver en forma definitiva la aplicación de la ley sustantiva a los hechos
determinados en una sentencia de segunda instancia, como también, a revisar si
ales hechos han sido o no determinados conforme a las normas de valoración de la
prueba” OTERO, M., “Los recursos y la Corte Suprema”, en Maite Aguirrezabal
(ed.) Justicia civil: Perspectivas para una reforma en la legislación chilena, vol. 23,
Univ. Los Andes, Santiago de Chile, 2013, págs. 263.
89
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
También son diversas las características orgánicas que tienen las Cortes
Supremas. La diferencia más evidente está en sus tamaños. Por una parte, se
encuentran Estados Unidos e Inglaterra con nueve y doces jueces
respectivamente y, por la otra, España y Alemania con Cortes Supremas
numerosas (de más de ochenta miembros). Italia es un caso extraordinario.
Actualmente tiene 296 jueces y aún faltan cien cargos por llenar. La explicación
de este crecimiento fuera de proporciones sería que, dadas las restricciones
constitucionales, en Italia no se puede solucionar la sobrecarga con filtros de
acceso restrictivos sino sólo aumentando una y otra vez la cantidad de jueces.
Otra diferencia relevante son los sistemas de nombramientos. Los países que
terminaron entendiendo la separación de poderes como un ‘peso-y-contrapeso’
tienen sistemas de nombramiento en que coparticipan el poder ejecutivo con el
senado. Mientras que si la separación de poderes fue entendida como una estricta
aislación, entonces ahí los nombramientos de la Corte Suprema son el resultado
de una carrera funcionaria estrictamente interna al Poder Judicial.
Los recursos que se interponen ante ellas también son diversos. Francia, Bélgica,
Grecia, Italia, Luxemburgo, Los Países Bajos y España tienen un recurso de
Casación (Cassation) que, al menos en su versión original, sólo anula la decisión
pero no dicta una nueva por sí, reenviándola a un tribunal inferior.185 Alemania,
Austria y Suiza, a su turno, tienen un recurso de Revisión (Revision)que, en su
versión original nuevamente, no sólo anula, como en la Casación, sino que dicta
una nueva decisión del caso186. Además la Casación y la Revisión juntas, por una
parte, tienen en común que sólo revisan cuestiones de Derecho; a diferencia de
Inglaterra,187 Irlanda, Dinamarca, Finlandia y Suecia188 que tienen un recurso de
Tercera Apelación (Third Appeal) que además revisa cuestiones de hechos.
185
186
187
188
TARUFFO, M., “Civil Law Countries”, en Pelayia Yessiou-Faltsi (ed.) The Role of
The Supreme Courts at the National and International Level, Sakkoulas publications,
Thessaloniki, Greece, 1998, págs. 99-126.
STÜRNER, R.; SCHUMACHER, R., “Germany, Austria, Switzerland and Hungary”,
en Pelayia Yessiou-Faltsi (ed.) The Role of The Supreme Courts at the National and
International Level, Sakkoulas publications, Thessaloniki, Greece, 1998, págs. 205222.
GOLDSTEIN, S., “Common Law countries”, en Pelayia Yessiou-Faltsi (ed.) The
Role of The Supreme Courts at the National and International Level, Sakkoulas
publications, Thessaloniki, Greece, 1998, págs. 279-359.
LINDBLOM, H., “Scandinavian countries”, en Pelayia Yessiou-Faltsi (ed.) The Role
of The Supreme Courts at the National and International Level, Sakkoulas
publications, Thessaloniki, Greece, 1998, págs. 224-277.
90
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Convergencia.
Sin
embargo,
muchas
reformas
importantes
han ocurrido respeto a
REV I SI ON
estas cuestiones. Por
ejemplo, la reforma
CASSATI ON
alemana del 2001 cambió
las
reglas
de
Third APPEAL
admisibilidad de su
recurso de Revisión
alemán en el párrafo 533
del Código Procesal
Civil alemán 189 como la
sustitución en el Reino
Unido de la House of
Lords por una nueva Supreme Court 190 . La Casación francesa ha reconocido
excepciones en donde no sólo reenvía sino que además dicta una nueva decisión
por sí, por ejemplo, cuando no hay nuevas cuestiones de hecho que investigar. La
Revisión alemana también ha reconocido excepciones en donde deja de decidir
por sí, sólo anulando y reenviando. Además, tanto la Casación francesa como la
Revisión alemana, que originalmente se enfocaban sólo en el Derecho, con el
tiempo han tolerado explícita o implícitamente algún grado de revisión de los
hechos. El profesor JOLOWICZ notó esta tendencia en la década del noventa:
Source: Jolowicz, J.A. Introduction. A comparative survey
(Recourse against Judgements in the European Union – 1999) p.2
Hoy en día la Casación en muchos países europeos se ha movido tan
lejos de su modelo original post-revolucionario francés que las
diferencias entre la Casación, por una parte, y la Revisión o incluso la
Apelación, por la otra, se han reducido significativamente. 191
Por supuesto que las Cortes Supremas de cada país europeo siguen siendo
diferentes. Pero resta algo de espacio para hacer generalizaciones. Esto depende
de la ‘distancia comparativa’ que tomemos para el análisis. Si contrastamos de
cerca la Corte Suprema alemana (Bundesgerichtschof) alemana lado-a-lado con la
Corte Suprema francesa (Cour of Cassation), de seguro encontraremos una serie
189
190
191
GOTTWALD, P., “Review appeal to the German Federal Supreme Court after the
reform of 2001”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en
Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs.
87-106.
LEE, J. (ed.), From House of Lords to Supreme Court: Judges, jurists and the process of
judging, Hart Publishing, Oxford, 2011. También véase LE SUEUR, A. (ed.),
Building the UK’s New Supreme Court: National and Comparative Perspectives,
Oxford University Press, New York, 2004.
‘[C]assation in many European countries today has moved so far from the original
model of post-Revolutionary France that the differences between cassation on the
one hand, and Revision or even Appeal on the other, are significantly reduced.’,
JOLOWICZ, J. A., “Introduction. Recourse against civil judgements in the
European Union: a comparative survey”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.)
Recourse Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union
Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs. 2-3.
91
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
de diferencias.192 Pero si agregamos más distancia al punto de vista y analizamos
la Corte alemana y francesa juntas, por una parte, con la Corte Suprema
estadounidense, por la otra, probablemente la Corte alemana y francesa ahora se
verán con orígenes distintos pero convergiendo hacia un centro. MERRYMAN,
por último, también había notado esta convergencia de funciones más allá de las
particularidades entre los recursos:
A pesar que hay muchas diferencias importantes entre la Revisión y el
recurso de Casación, estas instituciones cumplen funciones similares. Un
tribunal superior en la cúspide de la judicatura ordinaria tiene el poder
de revisar las decisiones de los tribunales inferiores para determinar si
acaso ellos interpretaron y aplicaron correctamente el Derecho. Al igual
que en el caso francés, las cortes supremas de Austria, Alemania y Suiza
también son responsables por asegurar la interpretación uniforme del
Derecho. En consecuencia, a pesar de que en teoría sus decisiones no son
vinculantes sobre ellas mismas o sobre los tribunales inferiores, ellas son
la última palabra acerca del sentido que se debe dar a las disposiciones de
la ley a lo largo de la judicatura ordinaria. 193
III.C. VALOR DEL PRECEDENTE
Objetivo. Este tercer apartado tiene por objeto analizar la relación que pudiera
haber entre el recurso ante la Corte Suprema, por una parte, y el valor que tienen
los precedentes, por la otra.
Para abordar este tema se utilizará el estudio de MACCORMICK & SUMMERS
(1997). Este estudio demuestra que en el Derecho Comparado la relevancia que
tienen los precedentes no es una diferencia categórica (“todo-o-nada”) entre los
países que los reconocen como fuente formal del Derecho versus aquellos otros
que no les reconocen tal estatus. Al observar las prácticas interpretativas de diez
países americanos y europeos, dan cuenta que las diferencias son más bien
graduales, entre países que les asignan un mayor o menor valor en la práctica de
sus tribunales (según cierta escala que se detallará a continuación).
La principal conclusión a la que ellos arriban es que en los países de civil law la
jurisprudencia tiene un alto valor en la práctica judicial, y este alto valor se da
incluso a pesar que no se les reconoce formalmente como fuente del Derecho.
192
193
FERRAND, F., Cassation française et révision allemande, Presses Universitaires
France, Paris, 1993.
“Although there are many important differences between revision and recourse of
cassation, this institutions serves similar functions. A high court at the apex of
the ordinary judiciary has the power to review decisions of the lower courts to
determine whether they have correctly interpreted and applied the law. As in the
French case, the Austrian, German, and Swiss courts are also responsible for
ensuring the uniform interpretation of the law; consequently, although in theory
their decisions are not binding on themselves or on lower courts, theirs is the
final voice on the meaning to be given to provisions of law throughout the
ordinary courts”. MERRYMAN, J. H.; PÉREZ-PERDOMO, R., The Civil Law
Tradition: An Introduction to the Legal Systems of Europe and Latin America, 3,
Stanford University Press, California, 2007. pág. 122
92
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Esta conclusión será relevante para la reforma procesal civil porque permite
comprender que es posible aumentar el valor de la jurisprudencia en Chile, sin
necesidad de que pase a ser formalmente fuente del Derecho. Es decir, el recurso
extraordinario del proyecto de PCPC no atenta, ni requiere reformar, el artículo
3 del Código Civil.
III.C.1. Grados de valor
Escala MACCORMICK & SUMMERS. La cuestión central que aquí se busca
contestar es: ¿Un cambio en la configuración procesal del recurso ante la Corte
Suprema podría aumentar o disminuir la influencia de sus fallos? Para contestar
esta pregunta se utilizará el estudio Interpreting Precedents: A comparative study
(1997) elaborado por Neil MACCORMICK (Univ. Edinburgh) junto a Robert
SUMMERS (Univ. Cornell). Se trata del estudio de Derecho Comparado más
ambicioso que se ha realizado en materia de argumentación jurídica. Los países
que cubre son Alemania, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Italia,
Noruega, Polonia, Reino Unido, Suecia. Estos dos coautores elaboraron una
escala para medir los grados de valor o importancia que pueden tener los
precedentes en un país y luego encargaron a los principales autores de cada
nación elaborar un reporte a partir de esa escala194. La escala reconoce cuatro
grados de valor que a su vez se subdividen del siguiente modo:
1º)
Vinculación formal. Una sentencia que no respeta la obligatoriedad del
precedente no está conforme a Derecho y, en consecuencia, está sujeta a
revocación por un recurso procesal.
(a)
(b)
Vinculación formal inmodificable (sin overruling)195.
(i)
‘Vinculación estricta’ – debe ser aplicado a todos los
casos, sin excepción.
(ii)
‘Vinculación derrotable’ – debe ser aplicado en todos los
casos a menos que sea aplicable una excepción (las
excepciones pueden estar bien definidas o no)
Vinculación formal (con o sin excepciones) que está sujeta a
overruling o modificación.
(2º)
Sin vinculación formal pero tiene fuerza. Una sentencia que no respeta la
fuerza de un precedente, aunque es conforme a Derecho, está sujeta a
194
Entre otros, Robert ALEXY, Michele TARUFFO, Jerzy WROBLEWSKI, Aulis
AARNIO, Zenon BANKOWSKI, Michet TROPER, etc.
‘Overruling’ es la facultad que tiene la Corte Suprema en el common law de
modificar una tendencia jurisprudencial en atención a que han cambiado los
contextos históricos, sociales o culturales. BANKOWSKI, Z.; MACCORMICK, N.;
MARSHALL, G., “Precedent in the United Kingdom”, en Neil MaCormick, Robert
S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A comparative study, Aldershot, Darmouth
Publishing, 1997, págs. 342-345; MARINONI, L. G., Precedentes obrigatórios, Revista
dos Tribunais, Sao Paulo, 2010. págs. 388 y ss.
195
93
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
críticas sobre esta base, y puede estar sujeta a revocación sobre esta base
también.
(a)
Fuerza derrotable – debe ser aplicado a menos que entren en
juego excepciones (las excepciones pueden estar bien definidas o
no)
(b)
Fuerza compensable – debe ser aplicado a menos que sean
aplicables razones contrarias.
(3º)
Sin vinculación formal ni tiene fuerza (como se define en (2)) pero provee
un apoyo adicional. Una sentencia que falta al precedente sigue estando
conforme a Derecho y puede estar justificada, pero no tan bien justificada
como si invocara un precedente, por ejemplo, para mostrar que la decisión
tomada es armónica con el precedente.
(4º)
Un mero valor ilustrativo o de otro tipo.196
III.C.2. Fuentes del Derecho y Tradiciones Jurídicas
Fuentes del Derecho. A primera vista podría considerarse que no existe una
relación entre valor de los precedentes y la configuración procesal de los
recursos. Tal sería el caso si se sostuviera que el valor de los precedentes en un
país depende exclusivamente de si son reconocidos o no como fuente del
Derecho. Visto de este modo, una reforma procesal podría aumentar el valor del
precedente sólo si contemplara una regla expresa que le asignara tal valor. A la
inversa, un cambio en la configuración procesal del recurso –pero que no altera
las reglas sustantivas sobre fuentes del Derecho– no podría o no debería
incrementar el valor de los precedentes.
Este último sería el caso de Chile con la reforma procesal civil. En efecto, el
proyecto de nuevo código procesal cambia el recurso ante la Corte Suprema pero
no propone modificar el artículo 3 del Código Civil. Los académicos de Derecho
civil consideran esto como una crítica:
La regulación prevista para este nuevo recurso presenta importantes
repercusiones en el sistema de Derecho Civil, por cuanto de sus
disposiciones parece deducirse que el precedente de la Corte Suprema
tendrá el carácter de vinculante y general, cuestión que atenta contra la
regla asentada en nuestro Derecho, establecida en el artículo 3º del
196
MACCORMICK, N.; SUMMERS, R. S. (eds.), Interpreting precedents: A comparative
study, Aldershot, Darmouth Publishing, 1997. págs. 554-555. El primero en
utilizar esta escala en Chile fue COUSO, J., “El rol uniformador de la jurisprudencia
en la sala penal de la corte suprema: Anatomía de un fracaso”, Revista de derecho
(Valdivia), vol. 20, no 2, 2007, págs.151-152.
94
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Código Civil, que dispone que los efectos de la sentencias judiciales sólo
serán vinculantes para el caso particular. 197
Sin embargo, MACCORMICK & SUMMERS arribaron a la conclusión que el valor
que tienen los precedentes en un país está bastante menos atado a su
reconocimiento formal como fuente de lo que pudiera parecer a primera vista:
La primera gran similitud es que el precedente ahora juega una parte
significativa en la toma de decisiones judiciales y en el desarrollo del
Derecho en todos los países y tradiciones que han sido revisadas. Esto es
así incluso si los precedentes son o no reconocidos oficialmente como
formalmente vinculantes o solamente como teniendo otra fuerza
normativa en cierto grado.198
Esta conclusión estaría denunciando que abordar la relación entre recursos
procesales y precedentes desde este punto de las fuentes del Derecho genera
malos entendidos. La teoría de fuentes, notemos, fue formulada ‘binariamente’ –
como un todo o nada, es o no es fuente– sin admitir grados intermedios. No se
trata que la jurisprudencia sería ‘menos’ fuente o tendría ‘menor’ peso relativo.
Sin embargo, es bastante obvio que, tal cual como se da en la práctica judicial, los
fallos tienen algún grado de importancia. Mas la teoría de fuentes, así formulada
binariamente, sería burdamente ciega frente a esos grados. MACCORMICK &
SUMMERS denunciaron nuevamente esta situación.
Los precedentes no tienen una validez al modo todo-o-nada
característico de los actos realizados bajo los requisitos de la formalidad
procesal. La validez, o mejor dicho la ‘firmeza’ (soundness), en efecto, la
‘obligatoriedad’ o la ‘fuerza’ del precedente no es una cuestión de todo-onada.199
Tradiciones Jurídicas. Otra respuesta posible a nuestra pregunta –acerca de la
relación entre recursos procesales y valor de la jurisprudencia– es que el trato de
los precedentes está relacionado exclusivamente con una u otra tradición
jurídica. No sólo si es reconocido formalmente como fuente del Derecho, sino
que además por un trasfondo de otros factores –como la deferencia cultural por
los jueces, el modo de enseñar el Derecho o las distintos arreglos entre las
instituciones políticas– harían que los precedentes tengan un fuerte valor en el
common law y no en el civil law. Dado que este contexto social es imposible de
cambiar sino a largo plazo y paulatinamente, algunos podrían sostener que no
sería aconsejable intentar aumentar el valor de los procedentes en el civil law
(como Chile) donde un trasfondo de tales características no existe.
Nuevamente, MACCORMICK & SUMMERS refutaron esta correlación fuerte entre
valor del precedente y tradiciones jurídicas. En efecto, las diferencias observables
197
198
199
V.V.A.A., “Carta Comentarios al Proyecto de Ley que establece el Código
Procesal Civil (Boletín No 8197-07”, Revista de Derecho Procesal (U.de Chile), vol.
22, 2012, págs. 587-588.
MACCORMICK, N.; SUMMERS, R. S., “Further general reflections and conclusions”,
en Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A
comparative study, Aldershot, Darmouth Publishing, 1997, págs. 531-532
IBÍD, pág. 544
95
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
no son de un todo-o-nada sino más bien de grados. Si bien los países de common
law conceden el grado de valor más alto a los precedentes; se observa que en los
países de civil law los precedentes tienen un valor no muy inferior en la práctica.
En efecto, MACCORMICK & SUMMERS aplicaron esta escala para observar el
Derecho Comparado. Bajo esta perspectiva, los países de common law están en el
grado más alto200. Allá los precedentes establecidos por las Cortes Supremas son
formalmente vinculantes para los tribunales inferiores (1º), incluyendo a las
Cortes de Apelaciones. Cuando un tribunal inferior no sigue el precedente del
superior, entonces su sentencia no está conforme a Derecho y será
necesariamente revocada en el recurso procesal201.
Sin embargo, incluso en el common law no llega nunca a ser una ‘vinculación
estricta’ (1º.a.i.) porque los tribunales inferiores siempre conservan algún grado
al menos de derrotabilidad (1º.a.ii) y las Cortes Supremas mismas también se
reservan la posibilidad de modificar posteriormente (overruling) el precedente
(1º.b) 202 . De este modo la jurisprudencia en el common law no petrifica el
Derecho.
Aplicando ahora la escala al civil law afirman MACCORMICK & SUMMERS ‘la
imagen caricaturesca de los sistemas de civil law como libres de los grilletes del
precedente, en contraste con el common law esclavizado a su propio pasado (o
“preservando el buen viejo orden”), ciertamente ya no es ni remotamente precisa,
si alguna vez lo fue’203. Entre las dos tradiciones no hay una marcada dicotomía –
dicen los autores– sino un continuum.
En los sistemas de civil law –aunque los tribunales rara vez lo admitan,
denuncian MACCORMICK & SUMMERS– en la práctica generalmente se reconoce
que los precedentes al menos tienen una gran fuerza (2º) aunque derrotable (2º.a)
o compensable (2º.b)204. Además, en el civil law la jurisprudencia suele ser citada
para proveer un apoyo adicional (3º) especialmente para aquellas decisiones que,
por sí solas, parecieran sostenerse sobre una base jurídica demasiado endeble
200
201
202
203
204
“The conception of the force of precedent that now prevails in England is the
most extreme on any to be found in the modern world.” DAWSON, J., The oracles of
the law, University of Michigan, New York, 1986. pág.80.
MACCORMICK, N.; SUMMERS, R. S., “Further general reflections and conclusions”,
en Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A
comparative study, Aldershot, Darmouth Publishing, 1997, págs. pág.532.
IBÍD.
IBÍD.
Existirían buenas razones para que en el civil law la jurisprudencia no alcance el
nivel (1º) de la vinculación formal al modo del common law. “[A] doctrine of
formally binding precedent would be far more rigid in Continental than in the
common-law institutional framework. The primary reason is not so much the
greater spirit of obeisance to superiors in the former than in the latter as the
different understanding of precedent.” DAMAŠKA, M. R., The Faces of Justice and
State Authority: A Comparative Approach to the Legal Process, Yale University Press,
New Haven, 1986. pág.37 nota al pie 37.
96
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
sino es por el precedente que las complementa.205.
III.C.3. Cantidad de casos
Teorema de TARUFFO. La siguientes respuesta es considerar que efectivamente
existe una relación estrecha entre la configuración procesal de un recurso y el
valor que adquiere la jurisprudencia. Tal es la opinión de TARUFFO en los
siguientes términos:
La experiencia de las Cortes Supremas que operan efectivamente como
Corte de Precedentes muestra claramente que la fuerza de los
precedentes es inversamente proporcional a su número [...] El número
de precedentes depende evidentemente de la existencia de un método de
selección de recursos destinados a ser decididos en el fondo, y de los
criterios que se aplican para hacer esta selección.206
TARUFFO nos está proponiendo un teorema: que a menor número de fallos que
dicta una Corte Suprema, mayor el valor como precedente de cada uno (y
viceversa). Si este teorema es cierto, entonces lo que relaciona el recurso procesal
con el valor del precedente es el filtro de acceso. Si el filtro está regulado de un
modo excluyente, entonces menos casos alcanzarán a la Corte y aumentará el
valor de sus fallos. Si el filtro, a la inversa, es inclusivo, muchos recursos
sobrecargarán a la Corte y sus fallos disminuirían de valor.
En su opinión buena parte del valor de los precedentes en Estados Unidos se
debe a que en su filtro de acceso, el certiorari, es en extremo excluyente 207 .
Gracias a él la US Supreme Court se limita a conocer no más de cien casos al año.
Alemania también sería un ejemplo interesante para él. La reforma del 2001
restringió el acceso a la Corte Suprema, reduciendo el número de casos y eso
habría mejorado el valor de su jurisprudencia208. La experiencia opuesta sería
Italia, donde el acceso a la Corte Suprema está garantizado por al constitución
política. Eso conlleva una sobrecarga inmanejable de recursos que, como efecto
colateral, vuelve en extremo caótica la jurisprudencia italiana.
Este teorema de TARUFFO es importante para la reforma en Chile. La Corte
Suprema chilena, al comentar el proyecto de código, propone consagrar la
obligación de uniformar la jurisprudencia 209 . Del mismo modo, el profesor
205
206
207
208
209
MACCORMICK, N.; SUMMERS, R. S., “Further general reflections and conclusions”,
en Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A
comparative study, Aldershot, Darmouth Publishing, 1997, pág. 532.
TARUFFO, M., “Le funzioni delle Corti supreme. Cenni generali”, Annuario di
diritto comparato e di studi legislativi, vol. 2011, págs. 29-30.
IBÍD, pág. 30.
IBÍD, pág. 30-31.
“En definitiva, La Corte Suprema se inclina por mantener la casación en términos
similares a la regulación actual, consagrándose la obligación de uniformar
jurisprudencia […]” CORTE SUPREMA, Informe Proyecto de Ley que Establece un
Nuevo Código Procesal Civil (Oficio No 24-2013), Poder Judicial, Santiago de Chile,
2013, pág. 15.
97
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
TAVOLARI tiene una propuesta propia, a saber, mantener la casación actual (y su
acceso amplio) pero agregando una cláusula similar de unificación
jurisprudencial 210 . Pero si el teorema es cierto, entonces no basta con que la
Corte esté obligada a unificar jurisprudencia, sino que además es necesario que
tenga una cantidad acotada de casos que le permita lograrlo.
Si bien las obras de TARUFFO suelen ser las más influyentes en la academia,
corresponde dar cuenta que no todos los autores comulgan con este teorema. Tal
es el caso de Jordi NIEVA que en su opinión: “[La existencia] de jurisprudencia
contradictoria es fruto de las deficiencias en el modo de trabajar de los Altos
tribunales, y no per se de la existencia de esa pluralidad de asuntos”211. Con todo,
también corresponde dar cuenta que la postura de NIEVA es minoritaria. Él,
contra la corriente, está a favor de potenciar el ius litigatoris en la Casación para
acercarla a una tercera instancia y, consecuentemente, desde tal modelo formula
esta contracrítica.
III.C.4. Chile antes de la reforma
Casación en el fondo. Tradicionalmente la Corte Suprema en Chile ha conocido
un recurso que se llama ‘casación en el fondo’212 La casación ha acostumbrado a
los abogados chilenos a que cotidianamente pueden plantear sus casos ante la
Corte. Esto porque la casación garantiza un acceso amplio para presentar el
recurso cada vez que, en opinión del perdedor, hay una errónea aplicación
(‘infracción’) de la ley213.
El efecto secundario es una jurisprudencia abundante y caótica. Es relativamente
fácil encontrar fallos a favor y en contra respecto a un mismo tipo de caso. Por
eso tanto los litigantes como los jueces inferiores (y a veces a los propios
ministros de la Corte Suprema) tampoco se toman en serio la jurisprudencia de
casación214. La facultad de recurrir al Pleno para unificar jurisprudencias si bien
se contempla215, en la práctica no se utiliza216. Según el Teorema de TARUFFO,
210
211
212
213
214
215
TAVOLARI, R., “La eliminación de la casación civil: Una marcha contra los
tiempos”, 2013, Santiago de Chile, pág. 16. Disponible on-line en:
http://derecho-scl.udd.cl/files/2013/06/La-eliminación-de-la-casación-civil.pdf.
NIEVA, J., “La relevancia social de la casación: importancia del ius litigatoris”, en
El recurso de casación, Abeledo Perrot, Santiago de Chile, 2010, págs. 50.
CPC/1903 – Art. 764-808.
CPC/1903 – Art. 767.
"[E]l principal escollo para un sustancial desarrollo de la jurisprudencia proviene,
a nuestro entender, de una opción política que la Corte Suprema todavía no hace
(o no quiere hacer) [...] nuestro máximo tribunal sigue formulando declaraciones
que sólo denotan la falta de voluntad para ejercer -de una vez por todas- el rol de
órgano unificador de jurisprudencia’ ROMERO, A., La jurisprudencia de los tribunales
como fuente del derecho. Una perspectiva procesal, Ed. Jurídica de Chile, Santiago,
2004. pág. 96.
CPC/1903 – Art. 780.
98
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
entonces, sería de esperar que en Chile actualmente la jurisprudencia tenga poco
valor.
Efectos en el valor del precedente. Si usamos la escala de MACCORMICK &
SUMMERS para describir a Chile hoy ¿en qué grado nos encontraríamos
actualmente? Lo primero que notaríamos es que no estamos en el grado más
alto. A diferencia del common law donde los precedentes sí tienen vinculación
formal (1º) –eso los sitúa en el grado más alto en la escala– en Chile está
descartada esa vinculación. El artículo tres del Código Civil chileno, y la
tradición tras ese artículo, niega de antemano el reconocimiento de la
jurisprudencia como fuente formal del Derecho. Con el artículo tres vigente,
ninguna sentencia en Chile será, en estricto rigor, ‘contraria a Derecho’ por el
sólo hecho de contradecir cierta jurisprudencia.
Descartado el grado más alto, aún quedan otros tres grados inferiores. Cabe la
posibilidad de que los fallos anteriores tengan una fuerza especial (2º), sirvan de
apoyo adicional relevante (3º) o sean un mero dato ilustrativo (4º). ¿En cuál de
esos otros escalones restantes se encuentra Chile? Especialmente si observamos
las prácticas interpretativas en materia civil, sería exagerado afirmar que en
Chile los fallos ‘tienen una fuerza’ especial (2º). A la inversa, está instalada la idea
que la independencia judicial significa que el juez inferior es libre de tener su
propio criterio jurídico, distinto al de los superiores, y que no es criticable por
eso. En consecuencia, no se da el elemento del grado (2º) de que el fallo que se
aparte del precedente ‘esté sujeto a críticas sobre esa base’.
Entonces nos restarían sólo los grados (3º) y (4º). Aquí sí pareciera encontrarse
Chile, en algún punto intermedio entre ambas217. En efecto, los fallos son usados
por los tribunales como un apoyo adicional (3º). Al igual que en el resto del civil
law, los jueces chilenos echan mano a fallos anteriores especialmente cuando
sienten que la postura jurídica que buscan posicionar es endeble por sí sola. Así,
encontrar un fallo de un tribunal superior que vaya en la misma línea sirve para
legitimar una decisión que, sin otro antecedente, aparece jurídicamente débil.
Sin embargo, si la postura puede ser sólida sólo en base a los estatutos legales
involucrados, el juez no gastará tiempo en buscar fallos sobre el asunto. En esa
situación de una base legal sólida, podría darse que el juez cite un fallo con un
valor meramente ilustrativo (4º). Más eso, si bien se puede dar en Chile, será
vista como un lujo para jueces sobrecargados de casos218.
216
217
218
ROMERO, A., La jurisprudencia de los tribunales como fuente del derecho. Una
perspectiva procesal, Ed. Jurídica de Chile, Santiago, 2004. pág.110.
BRAVO HURTADO, P., “Hacia los precedentes en Chile: Reforma procesal civil y
fuentes del Derecho”, Revista chilena de derecho, vol. 40, n.o 2, 2013, pág. 562.
La doctrina pareciera reconocer más el aporte en términos generales: ‘Un
panorama de la evolución del derecho privado nacional [chileno] no puede
olvidar el rol de la jurisprudencia y la doctrina en la interpretación de las normas
del Código Civil, en la elaboración de teorías generales ya de categorías que
permitieron a este texto adaptarse a la evolución social’. TAPIA, M., Código Civil
(1855-2005). Evolución y perspectivas, Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 2005.
pág. 471.
99
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
III.C.5. Chile después de la reforma
Recurso Extraordinario. La descripción del nuevo recurso propuesto por la
reforma procesal civil ya fue realizada anteriormente (supra III.B.7). En lo que
interesa enfocarse aquí es en las repercusiones que tendrán estos cambios
procesales. La primera es que la jurisprudencia tendrá, al menos, un mayor valor
estratégico para el litigante. Con la casación, para el que recurría era irrelevante
tener o no jurisprudencia a su favor para poder acceder a la Corte. Con o sin ella
lograría que su caso entre a ser conocido. Con el nuevo recurso extraordinario,
por el contrario, el litigante deberá tomarse en serio la jurisprudencia porque si
no tiene alguna que citar a su favor, su caso podrá ser visto en primera o segunda
instancia, pero no llegará a ser conocido por la Corte Suprema.
La segunda repercusión es en los filtros. La casación anterior garantizaba un
acceso relativamente amplio para que los litigantes pudieran presentar su caso
ante la Corte. El nuevo tipo de recurso extraordinario restringe ese acceso,
volviendo difícil al litigante acceder a ella. La segunda es la cantidad de casos.
Como la casación garantiza un acceso más amplio, la Corte termina conociendo
una gran cantidad. Con , como el acceso es restringido, la Corte termina
conociendo una cantidad reducida de casos. Según el Teorema de TARUFFO,
entonces, sería de esperar que con la reforma procesal civil en Chile la
jurisprudencia aumentara su valor.
Efectos en el valor del precedente. Si utilizamos la misma teoría gradual para
predecir el escenario futuro –después de la reforma procesal civil– notaremos
que la jurisprudencia tampoco pasará a ser fuente del Derecho. Con los cambios a
los recursos ante la Corte Suprema –el remplazo de la casación por el recurso
extraordinario– la importancia de la jurisprudencia aumentará en Chile. Pero si
aplicamos la escala de MACCORMICK & SUMMERS para observar la reforma
notaremos que no se busca alcanzar el grado (1º) de vinculación formal (lo que sí
sería propiamente ‘fuente del Derecho’ y requeriría reforma del artículo tres del
Código Civil). Para demostrarlo veamos los siguientes tres puntos.
El primero es observar hacia el delito de prevaricación. Si la jurisprudencia
pasara al estatus de fuente formal del Derecho, entonces debería cambiar la
tipificación de la prevaricación219. Si la jurisprudencia es genuinamente Derecho,
entonces el juez que a sabiendas fallara contra un precedente –y no sólo contra
‘ley expresa’ como dice la tipificación actual– cometería también prevaricación.
Pero ese no es el caso. La reforma procesal civil no propone ampliar la
tipificación de la prevaricación.
El segundo punto es observar los requisitos de fundamentación. Si la
jurisprudencia pasara a ser fuente formal, entonces la jurisprudencia debería
estar explícitamente señalada en los requisitos de la sentencia definitiva, en
219
CP/1874 – Art. 223: ‘Los miembros de los tribunales de justicia colegiados o
unipersonales y los fiscales judiciales, sufrirán las penas de inhabilitación absoluta
perpetua para cargos y oficios públicos, derechos políticos y profesiones titulares
y la de presidio o reclusión menores en cualesquiera de sus grados:- 1° Cuando a
sabiendas fallaren contra ley expresa y vigente en causa criminal o civil.’
100
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
aquella parte que prescribe cómo el juez debe fundamentar el Derecho que aplica
al caso. Pero ese no es el caso. El artículo 206 del PCPC/2012 menciona a la ley,
la constitución, los tratados internacionales e incluso a los principios jurídicos,
pero omite a la jurisprudencia220.
El tercer y último punto para demostrar que la reforma no busca volver a la
jurisprudencia fuente formal es comparar la propuesta del 2008 del ministro de
la Corte Suprema Sergio MUÑOZ221, por una parte, con el proyecto de código del
2012.
Propuesta MUÑOZ – 2008: “Art. ##. La decisión que se adopte en
cuanto a la cuestión jurídica planteada será obligatoria para todos los
Ministros y Salas de la Corte Suprema […]”.
Proyecto de CPC – 2012: “Art. 413. Fallo del Recurso. En la sentencia la
Corte Suprema deberá exponer […] la manera en la cual deberá ser
interpretada o aplicada una determinada norma o principio jurídico
[…]”.
Si bien las redacciones son distintas, parecieran referir a lo mismo. Ambas hablan
sobre la resolución de la Corte (‘La decisión’ – ‘En la sentencia’); ambas refieren a
la interpretación del Derecho (‘cuestión jurídica’ – ‘interpretada o aplicada una
determinada norma o principio jurídico’) y ambas utilizan una expresión
imperativa respecto de ella (‘será obligatoria’ – ‘deberá ser’). Esos tres elementos
comunes harían concluir, en una lectura apresurada, que las dos redacciones
denotan hacia lo mismo. Pero no. Si ponemos atención notaremos que entre
ambas redacciones hay una diferencia fundamental: la primera contradice el
artículo tres del Código Civil, la segunda no; la primera dice que la
jurisprudencia será fuente del Derecho y la segunda no lo dice.
La razón es que, en rigor, uno y otro regulan cuestiones distintas. Mientras la
propuesta MUÑOZ regula los efectos de la sentencia de la Suprema (‘será’, tendrá
el efecto de ser ‘obligatoria para los…’); el proyecto del 2012 regula el contenido
de esa sentencia (‘la sentencia de la Corte Suprema deberá exponer’). La
diferencia es importante porque de los deberes de contenido de la sentencia no se
derivan los efectos de la sentencia con ese contenido. Sería excesivo concluir que,
porque la Suprema tiene el deber de señalar en su sentencia cuál es –en su
opinión– la interpretación que debería seguirse, que esa interpretación ahí
señalada deberá seguirse. De que la sentencia deba contener la postura de la
Corte respecto de cuál interpretación debería prevalecer, no se deriva el efecto de
220
221
PCPC/2012 – Art. 206: Requisitos de la sentencia definitiva. Las sentencias
definitivas que ponen término al primer grado jurisdiccional se dictarán siempre
por escrito y deberán contener: 5. Los preceptos constitucionales, legales y los
contenidos en tratados internacionales vigentes, y, en su defecto, los principios
generales de derecho y de equidad con arreglo a los cuales se pronuncia la
sentencia, y el razonamiento jurídico que justifica su aplicación.
‘La decisión que se adopte en cuanto a la cuestión jurídica planteada será
obligatoria para todos los Ministros y Salas de la Corte Suprema’ MUÑOZ, S.,
Unificación de Jurisprudencia (Asunto Administrativo) Rol AD-168-2008, Corte
Suprema, Santiago de Chile, 2008, foja 62.
101
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
que esa postura de la Corte sea obligatoria para los demás. El artículo 473 del
proyecto es un deber para la Suprema de posicionarse, de tomar partido
explícitamente, en el debate interpretativo; pero no es un deber para los demás
tribunales de cuadrarse con esa posición (como sí lo es la propuesta MUÑOZ).
En consecuencia, para que la jurisprudencia sí pasara a ser fuente formal del
Derecho con el proyecto de código procesal –además del artículo que ya está con
el deber para la Corte de posicionarse en el contenido de su fallo– sería necesario
otro artículo que le atribuyera efectos obligatorios a ese fallo. Pero ese no es el
caso. El proyecto no tiene un símil a la propuesta MUÑOZ que regule los efectos
del fallo de la Suprema. Y sin una regla especial sobre efectos de la sentencia en
el nuevo código procesal, entonces sigue rigiendo la regla general del Código
Civil sobre efectos de las sentencias: las sentencias judiciales seguirán sin tener
fuerza obligatoria sino respecto de las causas en que actualmente se
pronunciaren.
Estos tres puntos sirven para demostrar que la reforma no busca llegar al grado
más alto de la vinculación formal, como temen los académicos de Derecho civil.
La reforma busca, en cambio, subir la importancia de la jurisprudencia a un
punto intermedio entre los grados (2º) y (3º). La jurisprudencia dejará de ser un
dato meramente ilustrativo (4º) porque ahora las contradicciones entre fallos
anteriores tienen un efecto práctico, permitir o no el acceso del litigante a la
Corte Suprema.
Mas que la sentencia del tribunal inferior contradiga un precedente no significa
que el fallo deberá necesariamente ser revocado –que sería lo propio del grado
(1º)– sino que hay una posibilidad no-necesaria de que sea revocado, que es lo
propio del grado (2º). El artículo 409 (b) del PCPC/2012, recordemos, establece
criterios de admisibilidad pero no criterios para el fallo en el fondo. Es decir, el
409 (b) establece criterios para que la Suprema decida si entrar o no entrar a
conocer un caso; pero no establece los criterios conforme a los cuales deberá
decidirlo, si accedió a entrar a conocerlo. Por lo tanto, que el fallo contradiga un
precedente contará como una buena razón para que la Corte entre a conocer el
caso; pero la Corte puede finalmente decidir confirmar o revocar ese fallo por
consideraciones de otro orden.
La jurisprudencia deja de ser un dato meramente ilustrativo (4º) también porque
si un fallo se aparta de ella, si bien no lo vuelve contrario a Derecho, la hace
objeto de críticas, que es lo propio de (2º). Un juez inferior que se aparta de la
jurisprudencia que explícitamente unificó la Suprema ya no puede esgrimir una
libertad de conciencia. Deberá dar razones de por qué decidió de otro modo
sabiendo de antemano que, por el hecho de apartarse en sí, sus razones podrían
llegar a ser revisadas por la misma Corte Suprema que unificó.
Además, se incrementa el rol de apoyo a las decisiones (3º). Un fallo que cita
explícitamente la jurisprudencia anterior con la que ella es consistente adquiere
un peso adicional. Que la sentencia sí está conforme con la jurisprudencia
anterior cierra la posibilidad de que entre a ser revisada por la Corte Suprema.
En suma, con la reforma la jurisprudencia dejará de ser un dato meramente
ilustrativo (4º) y pasará a tener alguna fuerza propia (2º) o al menos aumentará
su valor como apoyo adicional a la decisión débil (3º). Con la reforma procesal
102
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
civil la jurisprudencia no se volverá fuente del Derecho porque la reforma busca
aumentar su importancia en grados menores a la vinculación formal222.
Conclusión. Este cambio procesal puede alterar la práctica interpretativa de la
Suprema. Con la casación la Corte se abocaba a revisar cómo se interpretó la ley.
Con el nuevo tipo de recurso extraordinario la Corte estará abocada a revisar
cómo se interpretó la jurisprudencia.
Ahora bien, la Corte Suprema está ubicada en una posición clave. Tiene la última
palabra en cada caso (res iudicata), sus fallos tienen un mayor peso relativo y
ejerce un fuerte control disciplinario respecto del resto del Poder Judicial. Por
eso los cambios a la Suprema tienen repercusiones en el resto del sistema
jurídico. Si el nuevo régimen procesal cambia la práctica interpretativa de la
Corte Suprema ¿cambiarán las prácticas interpretativas del resto de los
operadores?
A partir de ahora la Corte entrará a conocer un caso sólo si hay un conflicto de
jurisprudencias que sea necesario zanjar. Un error en la aplicación o
interpretación de la ley, por sí solo, ya no permitirá acceder a ella. Además el
fallo señalará explícitamente por cuál, de entre las tendencias jurisprudenciales
en conflicto, tomará partido la Corte. La tendencia jurisprudencial ahí escogida
será la que contará a futuro para evaluar si hay o no alguna contradicción entre
jurisprudencias que permita acceder nuevamente a la Corte para plantear un
nuevo caso.
Esto implica que el valor de la jurisprudencia aumentará en Chile. Pero de ahí no
se sigue que el precedente será estrictamente obligatorio, como temen los
académicos de Derecho civil. Existen países con un alto valor de su
jurisprudencia pero sin una regla que las vuelva estrictamente vinculante.
Alemania y Suecia son países cuyas Cortes Supremas entran a conocer pocos
casos y, en gran medida por ello, su jurisprudencia tiene un alto valor sin ser
estrictamente obligatoria para los demás tribunales. La reforma procesal civil
requerirá abandonar la concepción binaria de las fuentes del Derecho. La
profesora Daniela ACCATINO advirtió que esta es, en rigor, la dificultad que se
requiere sortear:
[E]l obstáculo lo pone, en una importante medida, la creencia que la
alternativa en relación al precedente judicial es entre todo o nada (razón
mínima suficiente o razón sólo permitida / vinculación absoluta o
ninguna carga argumentativa) y que nuestra tradición jurídica nos
encadena a la segunda opción. Mientras esa creencia perdure me parece
difícil que se consoliden cambios en nuestras prácticas de decisión y de
argumentación, pues cualquier desplazamiento (desde nada hacia el todo)
será recibido como una especie de traición a las bases fundamentales de
nuestro sistema legal.223
222
223
BRAVO HURTADO, P., “Hacia los precedentes en Chile: Reforma procesal civil y
fuentes del Derecho”, Revista chilena de derecho, vol. 40, n.o 2, 2013, pág 571.
ACCATINO, D., “El precedente judicial en la cultura jurídica chilena”, Anuario de
Filosofía Jurídica y Social, vol. 20, 2002, págs. 575-576.
103
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
III.C.6. Otros factores Institucionales
Con todo, sostener que el valor de los precedentes depende tan sólo de cuan
restrictivo es el filtro de acceso a la Corte Suprema sería en extremo simplista.
En rigor, existen otros factores que influyen.
Jerarquía. Los tribunales suelen estar estructurados de forma piramidal. Ese es
un factor relevante porque el valor del precedente está desigualmente distribuido
en ella. En virtud del principio de jerarquía, los fallos de los tribunales superiores
tiene mayor peso sobre los inferiores.224
Justicia especial. Además, la judicatura suele estar especializada. Existen
sistemas de tribunales aparte que se dedican por completo a cierta materia. Este
otro factor también importa porque el fallo de un tribunal especializado suele
tener poco peso en las demás. 225
Estados Federados. También influye la forma federal del Estado. Ahí coexistirán
dos sistemas judiciales, el propiamente federal y el interno de cada Estado
miembro. Esto afecta el valor del precedente porque, al igual que la justicia
especializada, los precedentes de la justicia federal no se trasvasan sin más a los
tribunales internos.226
Control de Constitucionalidad. El efecto erga omnes del control de
constitucionalidad también es importante. En los países con un control
centralizado en un Tribunal Constitucional, los fallos de ésta tendrán un valor
por sobre los fallos de los tribunales ordinarios. Cuando el control es difuso, en
cambio, los fallos de los tribunales ordinarios no tienen una desventaja.227
Tamaño del tribunal. Las Cortes Supremas en el Derecho Comparado son
variopintas en cuanto al número de jueces que las componen. Por una parte,
existen tribunales pequeños, de no más de diez miembros como Estados Unidos
y Argentina. Por la otra, aquellas numerosas con más de 80, como España y
Francia. Tribunales pequeños estarían en mejor pié para asegurar
jurisprudencias estables. Mientras que las Cortes numerosas terminarían con
criterios más disímiles debido a la multiplicidad de salas y a las distintas
composiciones que puede tener cada una.228
Orientación. Un factor importante en es la orientación que tiene el modo de
fundamentar. Retrospectiva, si las razones esgrimidas se limitan a dar por
probado ciertos hechos acaecidos en el pasado. O prospectiva, si el tribunal
además considera las repercusiones que podría tener su fallo sobre otros casos
224
225
226
227
228
TARUFFO, M., “Institutional factors influencing precedents”, en Neil
MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A comparative study,
Ashgate/Darmouth, Aldershot-Brookfield-Singapure-Sydney, 1997, págs. 437438.
IBÍD, págs. 439.
IBÍD, págs. 440-442.
IBÍD, págs. 442-443.
IBÍD, págs. 446-448.
104
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
futuros. Los fallos tienen mayor utilidad como precedentes si han sido orientados
prospectivamente en su fundamentación.229
Citación. En qué medida los fallos hacen referencia explícita a fallos anteriores
puede ser importante. En el common law las Cortes acostumbran mencionar los
precedentes que utilizan y discuten latamente acerca de su pertinencia al caso.
Mientras que en Francia, en el extremo opuesto, la cita de fallos no está
permitida. A pesar que ahí no pueden ser citados, los analistas están de acuerdo
en que los precedentes juegan un rol importante en Francia. En Chile la Corte
Suprema tampoco cita fallos en específico. O se refiere genéricamente la
'jurisprudencia aceptada por esta Corte' (sin referirse a un fallo en concreto), o
literalmente copian y pegan segmentos de sentencias anteriores. Y si la cita es
escasa, la discusión acerca de su pertinencia también lo es. En el civil law, el
hábito de citar puntual y específicamente se da en mayor medida en los
Tribunales Constitucionales.230
Educación. También influye el modo en que el Derecho es enseñado. En qué
medida el análisis de fallos está inserto en las metodologías pedagógicas, influirá
en el grado que esos estudiantes después utilizarán los precedentes durante su
ejercicio. A la inversa, una enseñanza limitada a la legislación dejará en segundo
plano el uso sofisticado de la jurisprudencia en la práctica.231
Publicidad. Para que los precedentes puedan tener influencia necesitan ser
conocidos. Por lo tanto otro factor que influye, entonces, el grado de publicidad
que reciben los fallos. Por una parte, puede suceder que la recopilación sea sólo
una iniciativa académica más bien privada. Por la otra, el propio tribunal puede
estar obligado a publicar, los de una u otra forma. En algunos casos este deber de
publicación cubre la totalidad de los fallos, en otros el tribunal conserva cierta
discrecionalidad para decidir publicar unos y no otros.232
III.D. FILTROS DE ACCESO
Objetivo. Este apartado analizará los principales filtros de acceso que exhibe el
Derecho Comparado para restringir el acceso a la Corte Suprema. A
continuación se hará una introducción de por qué estos filtros son necesarios.
Después se examinarán uno a uno, comenzando por una breve descripción y los
países representativos que lo utilizan. Por último se analizarán sus ventajas y
desventajas.
III.D.1. Introducción
229
230
231
232
IBÍD, págs. 444-445.
IBÍD, págs. 454-456.
IBÍD, págs. 457.
IBÍD, págs. 450-454. Para un análisis de estos factores en materia penal en Chile,
véase COUSO, J., “El rol uniformador de la jurisprudencia en la sala penal de la
corte suprema: Anatomía de un fracaso”, Revista de derecho (Valdivia), vol. 20, no 2,
2007, págs. 155-160.
105
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Tendencia a la sobrecarga. El interés privado de los litigantes propende a
utilizar los recursos. Para el perdedor de la instancia es una oportunidad para
revertir su fallo desfavorable. A pesar que las probabilidades de lograr la
revocación no sean las predominantes, y si los montos en juego son elevados,
para el que perdió es más conveniente al menos probar suerte ante la Corte de
Apelaciones. Este razonamiento suele ser replicado por muchos otros litigantes
en la misma situación perdedora. El efecto agregado de esta suma de estrategias
individuales es una tendencia a la sobrecarga de los tribunales superiores. Del
mismo modo que contra los fallos de primera instancia, los litigantes que
perdieron nuevamente ante la Corte de Apelaciones pujarán por una tercera
chance. Como la conducta estratégica se reproduce en la segunda instancia, la
tendencia a la sobrecarga también alcanza a la Corte Suprema. Especialmente en
Iberoamérica, estos tribunales suelen enfrentarse a una carga de casos que
superan sus capacidades233.
Soluciones a la sobrecarga. Para evitar su colapso, se proponen distintas
soluciones 234 . Algunos proponen instaurar tasas judiciales que aumentan a
medida que se asciende en la jerarquía judicial 235 . La mayoría de los países
experimentan con filtros de acceso cada vez más restrictivos 236 . Estos
mecanismos buscan que la Corte termine conociendo no todos los casos que se le
presentan, sino que sólo aquellos más importantes. El Derecho Comparado
exhibe diversos tipos: summa gravaminis, trascendencia del caso, control
preventivo del fondo, certiorari, etc. Las diferencias entre ellos se explican, en
buena medida, en una distinta comprensión acerca de qué entiende en cada país
por casos ‘más importantes’237. Dichos filtros serán analizados a continuación.
III.D.2. Manifiesta falta de fundamento
233
234
235
236
237
“De las estadísticas reportadas se puede apreciar una especie de colapso de las
Cortes Supremas de Justicia [en Iberoamérica] dada la cantidad excesiva de
recursos que son interpuestos, y que, en los hechos, las han convertido en órganos
de tercer grado. Para muestra apreciemos algunas cifras por año, de algunos
países: Argentina: 1.274; Chile 3.757; España 5.000; y Perú 2.818” FERRER, E.;
SIMONS, A., “Los recursos en el proceso civil. Una mirada desde Iberoamérica”, en
Raúl Tavolari (ed.) Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII jornadas
iberoamericanas de derecho procesal, vol. I, Punto Lex - Thomson Reuters, Santiago
de Chile, 2010, pág. 700.
JOLOWICZ, J. A., “Managing overload in appellate court: «Western» countries”, en
On civil procedure, Cambridge University Press, 2000, págs. 328-352.
VARGAS VIVANCOS, J. E.; FUENTES MAUREIRA, F., “Régimen recursivo para la
reforma a la justicia civil”, en Francisco Leturia (ed.) Justicia civil y comercial. Una
reforma ¿cercana?, Libertad y Desarrollo, Santiago de Chile, 2011, pág. 361.
SILVESTRI, E., “Access to the court of last resort. A comparative overview”, Civil
justice quarterly, vol. 5, 1986, págs. 304-320.
“In order to discern how the Court builds its agenda it is essential to forge a
better understanding of what leads each Justice to decide that certain cases are
“important” enough to warrant plenary review” CORDRAY, M. M.; CORDRAY, R.,
“Philosophy of Certiorari: Jurisprudential Considerations in Supreme Court Case
Selection, The”, Washington University Law Quarterly, vol. 82, 2004, págs 389-452.
106
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Descripción. El criterio más cercano es atender a la probabilidad de éxito del
recurso. El filtro fija un estándar de fundamentación que es evaluado en las
etapas preliminares del procedimiento ante la Corte, el peso de los argumentos a
primera vista. Dicho estándar suele ser bastante bajo, esto es, excluye a aquellos
casos con un peso argumentativo liviano que, de un modo más o menos patente,
no alcanzarían para lograr la adhesión de la Corte. Este déficit evidente en la
fundamentación debe ser consensuado por los miembros de la sala
Ejemplos. La reforma del 2009 en Italia incluyó la posibilidad declarar
inadmisible un recurso si el vicio procesal que se alega esta ‘manifiestamente
infundado’ (art.360bis). Francia también la sala declarará inadmisible el recurso
si está insuficientemente fundado (art.1014). Asimismo Chile incluyó este filtro
con la reforma de 1995 (art.782). En Alemania, por último, el Tribunal
Constitucional estableció que el filtro de acceso a la Corte Suprema que existía
antes de la reforma del 2001 –summa gravaminis con posibilidad de rechazo
cuasidiscrecional– sólo podía utilizarse para excluir casos que tampoco tenían
probabilidad de éxito238.
Este criterio de selección no es exclusivo de la casación de civil law. Las Cortes
Supremas de common law, en la práctica, también terminan considerando el peso
de la argumentación de fondo de la causa a al hora de decidir si entrar o no a
conocer el caso. Los estudios de CORDRAY & CORDRAY han demostrado que un
factor influyente para superar el certiorari en Estados Unidos es, precisamente,
el mérito de la causa239.
Ventajas. El control preventivo del fondo es un filtro que despierta consensos.
Es razonable excluir del acceso a la Corte Suprema aquellos casos que, bastando
un primer análisis, se puede anticipar que no tendrán posibilidad alguna de éxito.
Dado que los litigantes tienen incentivos para interponer impugnaciones
espurias, una evaluación anticipada del peso de sus argumentos permite liberar a
la Corte de una porción de su sobrecarga.
Desventajas. Sin embargo, el control preventivo pone en duda la imparcialidad.
Dado que se evalúa preliminarmente el fondo de la petición, se podría sostener
que en el en evento que dicho filtro sea superado la sala habrá prejuzgado
favorablemente el caso. Sin embargo, las estadísticas dicen lo contrario. Si
superar el filtro implicara un prejuzgamiento favorable, entonces la mayoría de
los casos que entran a ser conocidos en el fondo deberían ser finalmente acogidos
por la Corte. Pero en Chile, la Corte Suprema igualmente rechaza en definitiva
cerca del 80% de los recursos que superan el filtro de la manifiesta falta de
238
239
MURRAY, P. L.; STÜRNER, R., German Civil Justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004. pág. 389. GOTTWALD, P., “Review appeal to the German Federal
Supreme Court after the reform of 2001”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante
Tribunales Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión
Jurídica, Madrid, 2008, págs. 88
CORDRAY, M. M.; CORDRAY, R., “Strategy in Supreme Court Case Selection: The
Relationship between Certiorari and the Merits”, Ohio State Law Journal, vol. 69,
2008, págs 1-51.
107
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
fundamentación240.
III.D.3. Summa gravaminis
Descripción. Uno de los criterios más utilizados históricamente ha sido filtrar
según el valor monetario en juego. La summa gravaminis, entonces, consiste en
fijar una cuantía mínima que debe superar el caso para poder acceder a la Corte.
Este filtro suele ir acompañado de reglas especiales. En ellas se define ex ante que
ciertas materias serán consideradas como si fueran de cuantía mayor para efectos
del recurso, a pesar que su valor monetario real no lo sea.
Ejemplos. España es el principal país que mantiene un filtro de summa
gravaminis241. Sin embargo, se mantuvo a condición de ser complementado por
otros dos tipos de filtros (derechos fundamentales y trascendencia). Los casos
que superan una cuantía de €600.000 –o que la ley declare directamente de
cuantía mayor, como las sociedades anónimas– tendrán derecho a acceder a la
Corte Suprema sin más. A pesar que la cuantía fuere inferior, aún así se podrá
acceder a la Corte Suprema siempre y cuando el caso despierte un "interés
casacional" o se trata de un proceso para la tutela de derechos fundamentales242.
También hay importantes casos de países que tenían summa gravaminis pero que
hoy en día la han abandonado. El primero es Alemania. En efecto, hasta antes de
la reforma del 2001, el Código Procesal Civil alemán (ZPO) contemplaba un
filtro de cuantía. Pero la diferencia con España es que superar aquel filtro de
summa gravaminis no garantiza totalmente el acceso al recurso243. A pesar que el
caso sea de cuantía mayor, la Corte Suprema podía rechazar entrar a conocer el
caso244. Con la reforma del 2001, Alemania derogó el filtro de summa gravaminis
y se quedó solamente con los otros filtros de derechos fundamentales y
trascendencia jurisprudencial.
240
241
242
243
244
Al año 2009, la casación en el fondo en materias civiles acogió 260 casos, rechazo
1564 y declaró inadmisible por manifiesta falta de fundamento 300 recursos.
CORTE SUPREMA, Cuenta Pública 2010. Resumen labor jurisdiccional Corte Suprema.
Estadísticas relativas a ingresos, términos y causas pendientes del año 2009, Poder
Judicial, Santiago de Chile, 2010, pág. 4.
SÁNCHEZ POS, M. V., “La summa gravaminis como presupuesto de procedibilidad
del recurso de casación. Particular referencia a sus especialidades en la casación
foral”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El recurso de casación civil,
Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 511-515.
GIMENO, V., “El recurso español de casación civil: Perspectiva de reforma”, en
Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en Europa: Appeals to
Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs. 144-145.
GOTTWALD, P., “Review appeal to the German Federal Supreme Court after the
reform of 2001”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en
Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs.
87-88.
MURRAY, P. L.; STÜRNER, R., German Civil Justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004. pág. 61.
108
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
En Chile la summa gravaminis también fue derogada en 1995. En su reemplazo se
estableció el filtro de manifiesta falta de fundamento (supra III.D.2). Sin
embargo, la Corte Suprema, al informar el proyecto de nuevo CPC, propone
reintroducirla en los siguientes términos:
En definitiva, La Corte Suprema se inclina por mantener la casación
[…] exigiéndose una cuantía mínima de 2750 unidades tributarias
mensuales aproximadas (equivalente a 5000 unidades de fomento) para
interponer el recurso.245
Ventajas. Es bastante predecible la aplicación de la summa gravaminis. Si bien los
litigantes pueden tener incentivos perversos para aumentar artificialmente la
cuantía de su caso (y así poder acceder a la Corte), lo cierto es que son puntuales
las dificultades para aplicar este filtro. Y si la aplicación es predecible, entonces
los propios litigantes se abstendrán de presentar el recurso desde un comienzo
dado que pueden anticipar bien los criterios de su aplicación. Además, si la
sobrecarga reaparece, el filtro es fácilmente ajustable, se aumenta la cuantía
requerida.
Desventajas. Si bien se trata de un filtro fácil de aplicar, enfocarse sólo en el
valor monetario pareciera ser un criterio demasiado tosco para discernir cuáles
casos son importantes. Un caso puede tener un alto valor monetario involucrado
y al mismo tiempo ser irrelevante para la uniformidad de la jurisprudencia.
Viceversa, un caso puede ser en extremo relevante a pesar de su cuantía menor.
De ahí que, como vimos, la summa gravaminis suele ser derogada o al menos
complementada por reglas especiales. Este sistema complementario requiere
depositar bastante confianza en que los legisladores serán capaces para
identificar, de antemano, los casos que podrían llegar a tener una importancia no
monetaria. Sin embargo, un caso puede llegar a ser importante en base a
cuestiones en extremo heterogéneas, difíciles de anticipar incluso para un
parlamento.
III.D.4. Derechos fundamentales
Descripción. Otro criterio para definir la importancia es en base al catálogo de
derechos contenidos en las constituciones nacionales. Con este filtro quedan
excluidos aquellos conflictos que no tienen una arista ius fundamental
involucrada. A la inversa, sólo si un derecho fundamental está afectado, entonces
el caso tendrá un acceso garantizado a la Corte Suprema.
Ejemplos. En primer lugar, poseen este tipo de filtro los países en que el control
de constitucionalidad está depositado en la propia Corte Suprema, típicamente el
common law. Los casos de derechos fundamentales, en la práctica, son donde
usualmente reservan su participación. De este modo, los casos más famosos en
245
CORTE SUPREMA, Informe Proyecto de Ley que Establece un Nuevo Código Procesal
Civil (Oficio No 24-2013), Poder Judicial, Santiago de Chile, 2013, pág. 11.
109
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
donde la Corte Suprema de Estados Unidos ha intervenido es, precisamente,
cuando están involucrados cuestiones como el debido proceso penal, derecho a la
vida, libertad de expresión, etc. En estos sistemas, entonces, un caso que afecta
un derecho fundamental de un modo crítico, tiene mayores probabilidades de
acceder a la Corte.
La situación es distinta en los países que, en cambio, han entregado el control de
constitucionalidad a un tribunal especializado. Ahí la última palabra en materia
ius fundamental la tiene, obviamente, el Tribunal Constitucional. Sin embargo
sucede que los tribunales ordinarios, entre ellos la Corte Suprema también,
conservan algún grado de participación en casos de derechos constitucionales. La
primera hipótesis es que las acciones constitucionales propiamente tales
(protección, amparo, habeas corpus, etc.) sean competencia de los jueces de
primera instancia o de las Cortes de Apelaciones. Aquí la Corte Suprema entrará
a conocer un tema de derechos fundamentales no por la particular regulación de
su recurso procesal, sino por la materia misma que viene siendo impugnada.
La segunda hipótesis, que es la que nos interesa, consiste en que en la propia
regulación del recurso se establezca un filtro de acceso tal. España es un caso
explícito. Si no se supera la summa gravaminis, el caso podrá aún así acceder a la
Corte Suprema si es un procedimiento de tutela civil de derechos
fundamentales 246 . Alemania es otro ejemplo aunque algo menos explícito. La
primera causal de Revisión alemana es que el caso posea "un significado
fundamental" (§543.2.1). Si bien ahí el Código Procesal Civil no dijo
expresamente que se trata de "derechos", en la práctica la jurisprudencia de la
Corte Suprema alemana ha entendido que los temas de significación fundamental
son principalmente los de derechos fundamentales.247
Ventajas. Los derechos fundamentales son un buen criterio para definir la
importancia. En efecto, el rango constitucional de ese catálogo despierta el
consenso que afectarlos es grave y, por lo tanto, merecerían recursos adicionales.
Además, es una ventaja desde el punto de vista de los sistemas de tribunales
internacionales de derechos humanos (Interamericana, Europea, etc.). Que el
recurso contemple infracción de derechos fundamentales permite que el
246
247
CABAÑAS GARCÍA, J. C., “Reforma de la casación civil y tutela de los derechos
fundamentales sustantivos”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El
recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 391412. BELLIDO PENADÉS, R., “La protección de los derechos fundamentales en el
recurso de casación civil”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El
recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 351390.
“This new process of screening virtually all review appeals based on the
significance of the legal issue may present constitutional questions [...] An
infringement of a constitutional right that could support a constitutional appeal
to Federal Constitutional Court may also fulfill the requirement of "fundamental
significance" or "securing of a unified case law (Federal Supreme Court, 56 NJW
65 (2003); 56 NJW 754 (2003)” MURRAY, P. L.; STÜRNER, R., German civil justice,
Carolina Academic Press, Durham, 2004. págs. 389-390.
110
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
agotamiento de la vía interna, antes de acudir a ellos, se centralice en la Corte
Suprema nacional248.
Desventajas. Sin embargo, este filtro es menos excluyente de lo que pudiera
parecer. Dado que los catálogos constitucionales están redactados con cláusulas
amplias, no es difícil elaborar una construcción interpretativa que exagere la
arista ius fundamental que pudiera tener cualquier conflicto. Si la propia Corte no
sigue una interpretación restrictiva de los derechos fundamentales, entonces
muchos casos superarán este estándar y podrán acceder al recurso. Que sea, de
este modo, un filtro poco excluyente cuenta como un defecto porque no
solucionaría la sobrecarga.
Esta desventaja es especialmente pertinente para Chile en materias civiles. Como
sabemos, la Constitución chilena garantiza el derecho fundamental de propiedad
incluso sobre bienes incorporales (art.19 nº 24)249. A su turno, el artículo 576 del
Código Civil define que las cosas incorporales son los derechos reales 250 y
derechos personales o créditos 251 . Ahora bien, en prácticamente todas las
materias civiles –salvo que se esté litigando no un ‘derecho’ sino un ‘interés
legítimo’– estará involucrado algún derecho real o personal. Por lo tanto, en
prácticamente todas las materias civiles está involucrada, directa o
indirectamente, la propiedad constitucional sobre esos bienes incorporales. Si
esto es así, se concluye, prácticamente todas las materias civiles podrían acceder
a la Corte Suprema. El proyecto de ley contempla como filtro la infracción de
derechos fundamentales. Pero con la propiedad constitucional sobre bienes
incorporales que existe en Chile, este sería un filtro en extremo fácil de superar.
Otra desventaja, relacionada a la anterior, es la pérdida de los contornos precisos
de ciertas instituciones debido a que se reconducen a temas constitucionales.
Este fenómeno ha sido llamado peyorativamente “vulgarización” 252 . Los
académicos de Derecho Civil advierten que un filtro de derechos fundamentales
expandiría la vulgarización al Derecho Civil también:
248
249
250
251
252
MATURANA, C., “Los recursos ante los tribunales colegiados en un procedimiento
oral”, Revista de Derecho Procesal (U.de Chile), vol. 22, 2012, págs. 432-433.
GUZMÁN BRITO, A., Las cosas incorporales en la doctrina y en el derecho positivo, vol.
I, Editorial Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 2006. CORRAL TALCIANI, H.,
“Propiedad y cosas incorporales. Comentarios a propósito de una reciente obra del
profesor Alejandro Guzmán Brito”, Revista chilena de derecho, vol. 23, no 1, 1996,
págs. 13-18.
Código Civil – Artículo 577 enumera los derechos reales, a saber, “el de dominio,
el de herencia, los de usufructo, uso o habitación, los de servidumbres activas, el
de prenda y el de hipoteca”.
Código Civil – Artículo 578 define los derechos personales como aquellos que
“sólo pueden reclamarse de ciertas personas, que, por un hecho suyo o la sola
disposición de la ley, han contraído las obligaciones correlativas; como el que
tiene el prestamista contra su deudor por el dinero prestado […]”.
ATRIA, F., “La hora del Derecho: los «derechos humanos» entre la política y el
Derecho”, Estudios Públicos, vol. 91, 2003, págs. 57 y ss. También véase CORREA,
R., “Vulgarización por constitucionalización”, Revista Derecho y Humanidades, vol.
11, 2005, págs. 161-175.
111
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
[El recurso extraordinario] exige que concurra un “interés general” que
justifique la intervención de la Corte, debiendo existir para ello una
infracción de garantías constitucionales, lo que no hace sino ahondar en
el fenómeno denominado “vulgarización del Derecho Civil” […].253
III.D.5. Trascendencia jurisprudencial
Descripción. Otro criterio atiende a si el recurso posee repercusiones más allá
del caso sub lite. El filtro excluye aquellos recursos que sólo tienen una relevancia
para las partes estrictamente involucradas. A la inversa, este criterio se satisface,
por ejemplo, cuando el caso es representativo de una disputa de criterios
judiciales. Aquí la Corte se abocará el conocimiento del recurso precisamente
para zanjar esa disputa y poner orden en la jurisprudencia. Concretamente, este
filtro consistirá en una regla de admisibilidad que contempla una cláusula
abstracta que refiere a cierta trascendencia jurisprudencial del caso y que el
tribunal debe fundamentar su concurrencia.
Esta cláusula suele consagrarse, por una parte, como la suma de varios conceptos
amplios pero separados; o, por la otra, suele ir acompañada de una definición
posterior acerca de qué se entenderá por dicha trascendencia, con mayor o menor
detalle. Además, este filtro puede estar redactado de un modo positivo o
negativo. Esto es, afirmando que la Corte se abocará el conocimiento del recurso
cuando el caso efectivamente despierta la trascendencia jurisprudencial
(positivo); o, a la inversa, cuando se redacta en términos que la Corte podrá
desechar preliminarmente el recurso si el caso no despierta una trascendencia tal
(negativo).
Ahora bien, sea como sea que dicha cláusula esté redactada, un elemento
importante de este filtro es la exigencia de fundamentación (este elemento es el
que marcará la diferencia con el certiorari, infra III.D.6.). La Corte debe justificar
la resolución por la cual estima que el caso despierta o no la trascendencia. La
motivación puede estar exigida para la resolución que deniega la admisibilidad o
para la que justifica su acogimiento. Con todo, las regulaciones procesales suelen
contemplar un estándar de fundamentación menos exigente para este rechazo
preliminar, menor en contraste con el que se exige para la sentencia definitiva.
Ejemplos. En prácticamente todas las regulaciones del recurso ante la Corte
Suprema, de civil law y common law, es posible encontrar alguna referencia a
este tipo de trascendencia jurisprudencial. Las redacciones locales pueden variar.
Por ejemplo, Alemania: “necesidad de unificar la jurisprudencia y desarrollo del
Derecho”; España: “importancia para la uniformidad de la doctrina
jurisprudencial”; Italia; “cuestión de Derecho conforme a la jurisprudencia o
motivos para cambiarla”; Suecia: “importancia para establecer un criterio
orientador a los tribunales inferiores”; Inglaterra: “Importancia pública general”
e incluso Estados Unidos: “cuestión de importancia federal por la contradicción
253
V.V.A.A., “Carta Comentarios al Proyecto de Ley que establece el Código
Procesal Civil (Boletín No 8197-07”, Revista de Derecho Procesal (U.de Chile), vol.
22, 2012, pág. 588.
112
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
de jurisprudencias estatales”, etc. Claramente todas estas cláusulas refieren a la
misma idea, pero los requisitos procesales que hay tras cada una son diferentes.
Por lo tanto, las comparaciones no pueden ser delineadas entre países en que el
valor precedencial del caso se toma en consideración y otros en que no. Es
necesario atender a otros aspectos.
En primer lugar, difieren en el requisito de fundamentación. Alemania, Italia
España –e incluso el recurso ante la nueva Corte Suprema británica (Appeal)–
exigen que se fundamente la resolución que decide la admisibilidad, al menos de
un modo conciso. En cambio en Estados Unidos y en la práctica Suecia no lo
exigen, quedando ahí el rechazo preliminar sin justificación.
Esta diferencia es tan importante que, en rigor, no permite tratar ambos grupos
de países bajo el mismo rótulo. Según si el filtro exige o no justificar la
admisibilidad, dependen cuestiones demasiado importantes como la rendición de
cuentas de la Corte y la posibilidad de anticipar los criterios de selección de
casos. La exigencia de fundamentación, entonces, marca una diferencia no de
grado sino que cualitativa en la discrecionalidad del filtro. Por lo tanto, los países
que no la exigen (Estados Unidos y Suecia) recibirán aquí un tratamiento aparte,
a título de “certiorari” en infra III.D.6.
La segunda diferencia radica, en rigor, en el momento en el cual se considera esta
cláusula. La exigencia de trascendencia puede estar ubicada al comienzo, como
filtro para acceder a la Corte Suprema; o al final, como un filtro para acceder al
Pleno de la Corte frente a las contradicciones entre las propias salas que la
integran. La tendencia que se puede observar en el Derecho Comparado es
ubicar este filtro de trascendencia al comienzo. En el common law –donde las
Cortes Supremas son pequeñas y por lo tanto siempre trabajan en Pleno– este
tipo de filtro necesariamente está al inicio.
Mientras que en el civil law –cuyas Cortes Supremas suelen ser numerosas y
divididas por salas– las reformas parecieran adelantar este filtro. Si bien tal
trascendencia antes se exigía para acudir al Pleno, ahora se exige también
preliminarmente para presentar el recurso ante la sala. Alemania lo exige como
requisito inicial y asimismo para acudir al pleno 254 . España desde el 2000
requiere la trascendencia jurisprudencial como requisito para iniciar el recurso si
es que no se supera la summa gravaminis y antes era un requisito sólo para acudir
al Pleno. En Italia, la reforma reciente permite declarar inadmisible un caso por
falta de oposición a la jurisprudencia255 y además mantiene la contradicciones de
criterios como causal para acudir al Pleno. Francia –excepcionalmente dentro de
este contexto comparado– no dio el paso de exigir trascendencia como requisito
inicial del recurso, sino que sólo lo mantiene como motivo para que el Pleno
conozca una contradicción entre las salas256.
Y la tercera variante radica en el modo que la cláusula interactúa con los otros
254
255
256
§132(1) – Gerichtsverfassungsgesetz. MURRAY, P. L.; STÜRNER, R., German civil
justice, Carolina Academic Press, Durham, 2004. pág. 60
Art. 360bis – Code di Procedura Civile
Art. L421 – Code de l’Organisation Judiciaire.
113
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
filtros de la Corte. En España la trascendencia jurisprudencial es un
complemento para acceder a la Corte si es que el caso no supera por sí solo la
summa gravaminis. En Alemania actualmente la trascendencia jurisprudencial se
aplica en conjunto con un filtro de derechos fundamentales. Y en Italia, la falta
de trascendencia es una causal en paralelo con la manifiesta falta de fundamento
de un vicio procesal.
Ventajas. Por una parte, la concurrencia de esta cláusula requiere ser justificada.
Este mecanismo hace que se exhiban públicamente las razones por las cuales se
seleccionó un caso. Por lo tanto, filtrar casos según la trascendencia
jurisprudencial debidamente justificada, mejora la rendición de cuentas
(accountability) de la Corte Suprema.
Por la otra, filtrar los casos a partir de su trascendencia es claramente un criterio
menos tosco que la summa gravaminis. Dado que son heterogéneas las cuestiones
que determinan la importancia de un caso como precedente, disponer de una
regla con una cláusula amplia otorga flexibilidad para adaptarse a esa
heterogeneidad.
Desventajas. Bajo ciertos presupuestos culturales, la flexibilidad no es vista
como una herramienta útil. En el civil law suele existir un énfasis tal a favor de
la seguridad jurídica que cualquier grado de discreción que se otorgue a los
jueces, para adaptarse a las particularidades de cada caso, es considerado un
defecto sin más. MERRYMAN (al observar la tradición jurídica europeocontinental desde el common law) llama la atención acerca de nuestra obsesión
por crear un Derecho “a prueba de jueces”257. En este contexto, incluso pequeños
grados de flexibilidad despiertan críticas sobre el impacto que tendría dicha
discreción en desmedro de la seguridad.
Esta aprehensión en contra de las facultades flexibles de los jueces se replica
respecto de los recursos. Las cláusulas amplias despiertan suspicacias de
discrecionalidad; y un filtro de trascendencia jurisprudencial lo que hace es
instalar una cláusula amplia en el acceso a la Corte Suprema. En efecto, un filtro
de trascendencia es menos fácil de predecir si se lo contrasta con la aplicación
matemática de la summa gravaminis. Con todo, el Derecho Comparado exhibe
diversos mecanismos para reducir la discrecionalidad de la Corte Suprema al
aplicar un filtro de trascendencia.
En primer lugar se encuentra la fundamentación. El deber de esgrimir razones
hace que la Corte quede paulatinamente atada a sus propios criterios. Los
litigantes podrán anticipar mejor las chances de éxito de su recurso y, por lo
tanto, decidir informadamente si recurrir o no. Esto es especialmente nítido si se
contrasta el caso de Estados Unidos con el de la nueva Corte Suprema del Reino
Unido. En ambos países el tribunal estima que supera el filtro una cantidad
similar de casos: al año 2011 fueron 66 en Estados Unidos y 64 en el Reino
Unido. Sin embargo la diferencia es importante si se compara, en cambio, la
257
MERRYMAN, J. H.; PÉREZ-PERDOMO, R., The Civil Law Tradition: An Introduction
to the Legal Systems of Europe and Latin America, 3, Stanford University Press,
California, 2007. pág. 42.
114
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
cantidad de recursos que se presentaron: 8.952 en Estados Unidos258 y 249 en el
Reino Unido259. Dicho de otro modo, en ambos países la cantidad de litigantes
que logran tener éxito en acceder a la Corte es la misma, pero en Estados Unidos
por cada uno que lo logra, otros 130 fracasaron. Mientras que en el Reino Unido
sólo tres litigantes fracasan por cada uno que tiene éxito.
¿Qué podría explicar esta gigantesca diferencia en el número de recursos que se
interponen en vano? Obviamente, ningún litigante está dispuesto a costear una
impugnación que no tiene probabilidades de éxito. Por lo tanto, si es previsible
que las chances de superar el filtro son escasas, entonces es de esperar que menos
recursos se interpongan. Estos datos demostrarían, entonces, que en Estados
Unidos los litigantes tienen serias dificultades para identificar sus posibilidades
reales de acceder a la Corte Suprema. A su turno, que en el Reino Unido la
proporción de recursos que se interponen en vano sea menor, pareciera indicar
que los litigantes ingleses tienen más información para anticipar los criterios de
la Corte y, por lo tanto, pueden abstenerse de recurrir a tiempo.
Ahora bien, estas Cortes Supremas son cercanas en varios aspectos. Están
insertas en la misma tradición jurídica, sus fallos tienen un alto valor como
precedentes y además son orgánicamente similares: se trata de tribunales
pequeños en donde una docena de jueces se hacen cargo de un centenar de casos.
Por lo tanto, el factor que incide en la predictibilidad del acceso a la Corte debe
encontrarse en otro lugar. En efecto, el writ of certiorari estadounidense y el leave
to appeal inglés se diferencian precisamente en este punto, que la inadmisibilidad
en aquel no requiere ser fundamentada y en éste sí. En el Reino Unido la Corte
Suprema publica mes a mes la lista de casos presentados, y en los que no fueron
admitidos se resume la fundamentación del rechazo260. Esto hace que se forme un
stock de ejemplos que los litigantes ingleses pueden consultar antes de tomar la
decisión de recurrir. Mientras que en Estados Unidos, la inadmisibilidad sin
fundamentación no permite aprender de los casos anteriores y, sin información
útil, para los litigantes futuros interponer el recurso será más una prueba de
suerte.
En segundo lugar, disminuye la discrecionalidad agregar a la cláusula amplia
una definición que desarrolle su contenido. Uno de los ejemplos de esta medida
es España. Ahí el “interés casacional” está desarrollado del siguiente modo:
Se considerará que un recurso presenta interés casacional cuando la
sentencia recurrida se oponga a doctrina jurisprudencial del Tribunal
Supremo o resuelva puntos y cuestiones sobre los que exista
jurisprudencia contradictoria de las Audiencias Provinciales o aplique
258
259
260
US SUPREME COURT, Cases on Docket, Disposed of, and Remaning on Docket at
Conclusion of October Terms, 2007 through 2011. pág. 1. Disponible on-line en:
http://www.uscourts.gov/uscourts/Statistics/JudicialBusiness/2012/appendices
/A01Sep12.pdf
UK SUPREME COURT, Annual Report 2012-2013. Pág. 20. Disponible on-line en:
http://www.supremecourt.gov.uk/docs/annual-report-2012-13.pdf
Por ejemplo, UK SUPREME COURT, Permissions to Appeal results – July 2013.
Disponible on-line en:
http://www.supremecourt.gov.uk/docs/permission-to-appeal-2013-07.pdf
115
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
normas que no lleven más de cinco años en vigor, siempre que, en este
último caso, no existiese doctrina jurisprudencial del Tribunal Supremo
relativa a normas anteriores de igual o similar contenido. (Art. 477.2.3)
Como vemos, aquí la cláusula amplia de trascendencia resultó desarrollada en
tres hipótesis más específicas. Primero, que la sentencia recurrida se oponga a la
jurisprudencia anterior. Segundo, que la jurisprudencia anterior sea
contradictoria entre sí. Y, tercero, que se trate de un tema nuevo donde aún no
hay jurisprudencia. Ahora bien, en España Andrés DE LA OLIVA sostiene que
definida la trascendencia en estos términos, se solucionaría la discrecionalidad.
Dicho en sus propias palabras:
[U]n legislador con autoridad y libertad hará bien, me parece, en
establecer con criterios objetivos, precisos y claros el interés casacional y
en legislar del mismo modo acerca de la admisibilidad del recurso de
casación. Impedirá así el legislador que la casación dependa de un
arbitrio [léase, “discrecionalidad”] conferido a quienes no es seguro
esperar que hagan buen uso de él. […Respecto de la definición del art.
477.2.3] Me parece que estamos ante un modo concreto, claro y seguro
de establecer, con criterios objetivos poco discutibles, cuándo existe
interés casacional.261
Alemania también tuvo una evolución interesante en el mismo sentido. Antes de
la reforma del 2001, la Corte Suprema podía declarar inadmisible el recurso, a
pesar de superar la summa gravaminis, si el caso carecía de interés público o
“significación fundamental” sin más (ex §554.b). La Corte terminó entendiendo
por esta cláusula cuestiones en extremo diversas, al punto que su sola sobrecarga
contaba como un argumento para abstenerse de entrar a conocer un caso. Con el
tiempo empezó a surgir una conciencia crítica, que la Corte estaba ejerciendo
esta facultad con una discrecionalidad más allá de lo tolerable. El propio
Tribunal Constitucional alemán reprochó que esta clausula amplia no podía ser
invocada contra un caso que tuviera méritos de fondo262. Esta conciencia crítica
es la que habría desembocado en la reforma del 2001, que precisamente buscó
resolver esa discrecionalidad. En las palabras de Peter GOTTWALD:
Esta cláusula [de la sola “significación fundamental” antes de la reforma
del 2001] involucró, por un largo tiempo, cierta discrecionalidad de la
Corte de Apelaciones para plantear cuestiones de Derecho ante la Corte
Suprema y, respectivamente, cierta discrecionalidad de la propia Corte
Suprema para aceptar o no aceptar a revisión esos casos. En el debate de
la ley del 2001, sin embargo, aumentó la opinión de que esa regla era
demasiado vaga y que la Corte debería estar sujeta a una regla más
precisa.263
261
262
263
DE LA OLIVA, A., “Un modelo de casación civil eficaz para el tribunal supremo de
España”, Annuario di diritto comparato e di studi legislativi, vol. 2011, págs. 275-276.
MURRAY, P. L.; STÜRNER, R., German Civil Justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004. pág. 389.
“Even according to the system which was valid till 2001, the regional courts of
appeal could grant permission of final appeal due to general public importance of
the case. This term involved for a long time a certain discretion of the court to
116
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
De ahí entonces que la reforma alemana del 2001 definió con más detalle la
clausula de trascendencia. Además de la significación fundamental del caso, se
agregaron otras dos causales. Por una parte, que la intervención de la Corte
Suprema sea necesaria para el desarrollo del Derecho y, por la otra, para
proteger la uniformidad de la jurisprudencia 264 . Del 2002 a la fecha, la
jurisprudencia de la propia Corte Suprema ha detallado qué se entenderá por
cada una de estas tres subcausales265. Si bien al comienzo pudo haber problemas,
señala GOTTWALD, “después de un tiempo corto la mayoría de los puntos
cruciales pudieron ser aclarados y los jueces tuvieron éxito en estabilizar el
acceso a la Corte Suprema”266.
Una tercera solución que el Derecho Comparado exhibe para reducir la
discrecionalidad es incluir un doble control jerárquico. Esto consiste en que el
filtro de trascendencia ya no será una facultad privativa de un solo tribunal sino
que compartida con otro.
Tal es el caso, primero, de Alemania. Ahí el recurso de Revisión contempla una
cláusula amplia para acceder. Mas la concurrencia de dicha trascendencia no es
evaluada exclusivamente por la Corte Suprema, sino que también por la Corte de
Apelaciones. Si el tribunal inferior considera que el caso sí tiene trascendencia,
entonces la Corte Suprema pierde toda discrecionalidad para decidir si entrar a
conocer o no ese caso. Dicho de otro modo, si el tribunal a quo concede la
autorización para recurrir, para el tribunal ad quem no será discrecional, sino que
obligatorio (§543)267, entrar a revisarlo en el fondo268.
264
265
266
267
268
present some open questions of law to Federal Supreme Court, respectively some
discretion of the Federal Supreme Court to accept or not accept such cases for
review on appeal. Within the debate on the bill of 2001 however the opinion
increased that such rule was too vague and that the court should be bound by a
more precise rule.” GOTTWALD, P., “Review appeal to the German Federal
Supreme Court after the reform of 2001”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante
Tribunales Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión
Jurídica, Madrid, 2008, pág. 90.
§543.2 – Die Revision ist zuzulassen, wenn: (1) die Rechtssache grundsätzliche
Bedeutung hat oder (2) die Fortbildung des Rechts oder die Sicherung einer einheitlichen
Rechtsprechung eine Entscheidung des Revisionsgerichts erfordert.
GOTTWALD, P., “Review appeal to the German Federal Supreme Court after the
reform of 2001”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en
Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, pág.
90-93.
“Within the first year this change of the system made troubles for parties and their lawyers
at the Federal Supreme Court, but caused also some debate among the judges of the
Federal Supreme Court on the correct interpretation of the new law. However, after a
short time most of the crucial points could be clarified and the judges were successful in
stabilizing the access to the Federal Supreme Court and reducing the case load at least
slightly”. IBID, pág. 89.
“La Corte Suprema está vinculada por la autorización otorgada por el tribunal
inferior /Das Revisionsgericht ist an die Zulassung durch das Berufungsgericht
gebunden” §543 – ZPO
“[E]l Supremo Tribunal Federal [léase, BGH – Corte Suprema] se encuentra
vinculado y obligado (en relación) a la decisión de admisión que fuera pronunciada
117
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Ahora bien, si la Corte de Apelaciones considera que el caso no tiene una
trascendencia tal, al litigante aún le queda la oportunidad de acudir directamente
a la Corte Suprema para que reconsidere la trascendencia jurisprudencial269. Por
lo tanto, y aquí está lo importante, al litigante sólo le basta la anuencia de uno de
los dos tribunales –el del a quo o el ad quem, pero no necesita la de ambos– para
acceder a la Revision. De este modo, el filtro de trascendencia alemán no
depende de la sola discrecionalidad de la Corte Suprema. Para que un caso no
logre acceder a la Revisión es necesario que fracasen los dos canales. No sólo el
ad quem sino que también el a quo debe estar conteste en que el caso no despierta
una trascendencia tal270.
Para comprender cuál es el impacto que tiene este doble control jerárquico sobre
la discrecionalidad, es necesario conocer las proporciones de recursos de uno y
otro tipo que entran a ser conocidos. Si fuera insignificante la porción de
recursos en que la Corte de Apelaciones concede la autorización –los únicos en
que después será obligatorio para la Suprema entrar a conocerlos– entonces, se
podría concluir, la discrecionalidad de la Corte Suprema se mantendría intacta.
Esto porque la gran mayoría seguirían siendo los recursos que se interponen
directamente ante ella (por la denegación de autorización del inferior) cuyo filtro
continúa estando a cargo de la propia Corte Suprema. Sin embargo, los datos
demuestran lo contrario.
Como vimos (infra III.B.6) la carga de trabajo de la Corte Suprema alemana es la
suma de estos dos flujos. El primer canal son los recursos que vienen con
autorización de la Corte de Apelaciones (en cuyo caso la Corte Suprema no tiene
discrecionalidad para rechazar conocerlos). El segundo canal son los recursos
que se interponen directamente ante ella, en que sí conservaría algún grado de
269
270
por el Superior Tribunal de Justicia del Estado [Corte de Apelaciones]. El
recurso es interpuesto por ante el BGH [Corte Suprema] y como fue dicho supra
a derogación de la revisión por el monto obsta a todo mecanismo de denegatoria
discrecional.” PÉREZ RAGONE, A.; ORTIZ PRADILLO, J. C., Código Procesal Civil
Alemán (ZPO): Traducción con un estudio introductorio al proceso civil alemán
contemporaneo, Konrad Adenauer Stiftung, Montevideo, 2006. pág. 130.
GOTTWALD, P., “Review appeal to the German Federal Supreme Court after the
reform of 2001”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en
Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs.
294-296. MURRAY, P. L.; STÜRNER, R., German Civil Justice, Carolina Academic
Press, Durham, 2004. pág. 388-389.
“Al derogar la revisión por el monto de la causa, el recurso concedido por el
tribunal inferior por admisión o por el propio BGH [Corte Suprema] por queja
interpuesta (§543 apartado 1 ZPO), ya no estará sujeto a ningún filtro
discrecional para denegar la avocación en Revision-casación para determinadas
causas.- Por lo tanto, con la reforma se reducen a dos los canales a través de los
cuales el recurso de Revision puede ser concedido: bien por un juicio de
admisibilidad positivo de concesión por el tribunal de alzada, o bien mediante un
juicio positivo del BGH [Corte Suprema] en respuesta al recurso de queja por
Revision denegada interpuesto por la(s) parte(s).” PÉREZ RAGONE, A.; ORTIZ
PRADILLO, J. C., Código Procesal Civil Alemán (ZPO): Traducción con un estudio
introductorio al proceso civil alemán contemporaneo, Konrad Adenauer Stiftung,
Montevideo, 2006. pág. 129.
118
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
discrecionalidad para rechazarlos dependiendo si concurre o no la trascendencia.
Ahora bien, al año 2007 la Corte Suprema en total entró a conocer en el fondo
1.119 casos. De ese total, 790 casos provienen del primer canal y 329 provienen
del segundo271.
Esto significa, entonces, que del total de casos que entra a conocer en el fondo la
Corte Suprema alemana, sólo un 29,5% corresponde al segundo canal donde
conserva algún grado de discrecionalidad (debido a la cláusula amplia de
trascendencia que ella administra). Mientras que en la gran mayoría de los casos
(70,5%) la Corte Suprema careció de discrecionalidad para decidir si entrar a
conocer o no el caso, sino que le fue obligatorio entrar a conocerlos, debido al
permiso vinculante concedido por el tribunal a quo al recurso. En suma, el doble
control jerárquico hace que, de cada siete casos, en cinco la Corte Suprema
alemana no tenga discrecionalidad para determinar si el caso accederá a ella.
III.D.6. Certiorari: discrecionalidad sin rendición de cuentas
Descripción. El filtro de acceso que recibe mayor atención en los análisis de
Derecho Comparado es el writ of certiorari de Estados Unidos. El aspecto que
despierta tal interés es la discrecionalidad que produce. Con este filtro la U.S.
Supreme Court puede seleccionar por sí, sin contrapeso, qué casos entrará a
conocer y cuáles no. El procedimiento permite esto porque se realiza en secreto y
sin fundamentación 272 . Ambas cuestiones definen el elemento realmente
característico. El secreto y la falta de fundamentación permiten a la Corte
Suprema de Estados Unidos seleccionar casos sin rendir cuentas. CORDRAY &
CORDRAY –una de las duplas académicas más reconocidas en el estudio del
funcionamiento práctico del certiorari– señalan lo siguiente:
Los votos [para seleccionar los recursos] típicamente se mantienen en
secreto, lo que significa no sólo que la decisión del Tribunal sobre el
certiorari se mantiene mayormente sin explicación, sino también que en
las decisiones individuales de los jueces falta una rendición de cuentas
para el caso particular y respecto de un caso al siguiente.273
271
272
273
GOTTWALD, P., “Review appeal to the German Federal Supreme Court after the
reform of 2001”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en
Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, pág.
94-95.
ULMER, S., “The decision to grant certiorari as indicator of decision «on the
merits»”, Polity, vol. 4, n.o 4, 1972, págs. 432-433. “Secret decision making
without explanation is, of course, sufficiently frustrating to attorneys and
students of the Court to cause widespread complaint. But in addition, the
historical use of prerogative writs by English kings for political purposes
contributes to the suspicion with which such practices are viewed in a democratic
political system”.
“[A]t the threshold stage votes typically are kept secret—meaning not only that
the Court’s certiorari decisions are largely unexplained, but also that the Justices’
individual decisions lack accountability in the particular case and from one case to
the next” CORDRAY, M. M.; CORDRAY, R., “Philosophy of Certiorari:
119
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Por lo tanto, visto el modelo en detalle, no se puede llamar “certiorari” a todo
filtro que otorgue cualquier grado de discrecionalidad y por cualquier causa.
Primero, la causa de la discrecionalidad del certiorari estadounidense es una en
específico: la falta de rendición de cuentas por sus criterios de selección (debido
al secreto y la falta de fundamentación). Y, segundo, por esa causa se otorga
discrecionalidad no en cualquier grado, sino que en su máximo posible. Tener
certiorari significa, en rigor, que la Corte Suprema selecciona casos sin control
alguno, sin ningún órgano que haga contrapeso, sin rendir cuentas siquiera a la
ciudadanía por su selección. Retener en mente este elemento característico será
relevante después para analizar en qué medida los países de civil law han
importado o no a sus sistemas algún símil al “certiorari” estadounidense.
Ejemplos. Como vimos, el sistema general de acciones judiciales específicas o
Writs es propio del common law274. De ahí que, entre ellos el Writ of Certiorari, es
posible encontrarlo en países que comparten esa tradición. El caso más llamativo
es el sistema federal de Estados Unidos, pero también posee certiorari Canadá,
como asimismo el estado de California (aunque normalmente evita este tipo de
latinazgos).
En Inglaterra es hoy un caso aparte. En ella se encuentra el origen histórico de
estos Writs y por ello están distribuidos en esos otros países que fueron sus
colonias. Con todo, su integración a la Unión Europea ha hecho que desde el
2000 el Reino Unido paulatinamente abandone algunos de sus rasgos
tradicionales de common law y se acerque al civil law. “Inglaterra dejó de ser
una isla” separada de Europa-continental, señala ANDREWS275, y eso hace que
figuras típicamente de common law (entre ellas, el certiorari) ya no sean
fácilmente reconocibles.
Ahora bien, en qué medida países del civil law han importado el certiorari
estadounidense a sus sistemas judiciales es algo bastante menos claro. Algunos
autores nacionales al observar las Cortes Supremas extranjeras creen que la sola
presencia de una cláusula, más o menos amplia, que refiera al valor como
precedente de un caso –que, como vimos, las hay en prácticamente todos los
países, pero acompañados de distintos filtros, con posiciones y roles diversos
(supra III.D.5)– permitirían una discrecionalidad al modo del certiorari. Si esta
interpretación de Derecho Comparado fuese aceptada, entonces deberíamos
observar una tendencia hacia el certiorari en cualquier dirección a la que
apuntemos. Diversas reformas en países de civil law –como la alemana del 2002,
la española del 2000, la italiana del 2009 y a futuro la reforma procesal civil
chilena, como cree nuestra Corte Suprema276– deberían ser entendidas como un
274
275
276
Jurisprudential Considerations in Supreme Court Case Selection, The”,
Washington University Law Quarterly, vol. 82, 2004, pág. 405.
PLUCKNETT, T. F. T., A concise history of the common law, Liberty Fund,
Indianapolis, 2010. págs. 354- y ss. BAKER, J. H., An Introduction to English Legal
History, 4, New York, Oxford University Press, 2005. págs. 57-69.
ANDREWS, N., “Inglaterra dejó de ser una isla: Influencia europea sobre el proceso
civil inglés”, Ius et Praxis, vol. 17, n.o 2, 2011, págs 371-390.
“La regulación que se propone entrega una atribución discrecional que puede
equipararse a la institución del ‘certiorari’.” CORTE SUPREMA, Informe Proyecto de
120
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
acercamiento al modelo de common law, una tendencia a trasplantar certiorari
en la tradición europeo-continental. Mas si observamos, en cambio, el modo en
que los autores extranjeros describen sus propias realidades nacionales
arribaremos a una conclusión distinta.
Comencemos por España. La nueva Ley de Enjuiciamiento civil del 2000 incluyó
el “interés casacional” –definido, a grandes rasgos, en términos de oposición o
contradicción a la jurisprudencia y temas recientemente legislados– como causal
para acceder a la Corte Suprema (supra III.B.2.). Desde nuestra perspectiva, este
énfasis en casos con valor de precedente nos pudiera parecer un acercamiento al
certiorari. Sin embargo, Andrés DE LA OLIVA –profesor de la Universidad
Complutense de Madrid, reconocido como el principal autor de la Nueva Ley de
Enjuiciamiento Civil (2000)– no sólo no describe “como certiorari” la nueva
regulación de la casación civil española, sino que abiertamente se opone a su
trasplante al civil law277.
En Italia, a su turno, la reciente reforma del 2009 permite a la Corte Suprema no
entrar a conocer aquellos casos en que la sentencia impugnada está conforme a la
jurisprudencia (supra III.B.3.). Una vez más, esto nos pudiera parecer un paso
decidido en Italia hacia un certiorari. Sin embargo Michele TARUFFO –profesor
de la Universidad de Pavia y uno de los autores más influyentes en
Latinoamérica sobre estas materias– a pesar de ser un fuerte partidario de
importar las cortes de precedentes en el civil law, expresamente niega que esto
sea una “discrecionalidad total como la de la Corte Suprema de Estados Unido”
(es decir, certiorari). Él es más bien escéptico respecto de la reforma italiana y
con extrema cautela señala que sólo “con un esfuerzo de imaginación” podría
verse en esto “el embrión de un intento” de acercarse a una corte de precedentes
en Italia278.
El caso del “ex certiorari alemán” es ilustrativo. Según los autores alemanes
habría existido certiorari en el pasado, pero la reforma del 2001 lo derogó. Como
vimos (supra III.B.4.), antes de la reforma del 2001 la superación de la summa
gravaminis no garantizaba el acceso a la Revisión. La Corte Suprema alemana de
entonces se reservaba la facultad de no entrar a conocer el recurso incluso por
razones de sobrecarga de trabajo no contempladas en la ley. Este rechazo se
producía a través de una resolución rutinaria, sin una fundamentación real sino
que sólo citando la falta de “significación fundamental” del artículo §554b, sin
más, que le autorizaba a hacerlo279. De ahí que Rolf STÜRNER –profesor titular
de la Universidad de Freiburg y visitante en Harvard– consideraba que esta
277
278
279
Ley que Establece un Nuevo Código Procesal Civil (Oficio N o 24-2013), Poder Judicial,
Santiago de Chile, 2013, pág. 11.
DE LA OLIVA, A., “Un modelo de casación civil eficaz para el tribunal supremo de
España”, Annuario di diritto comparato e di studi legislativi, vol. 2011, págs. 271 y ss.
TARUFFO, M., “Le funzioni delle Corti supreme. Cenni generali”, Annuario di
diritto comparato e di studi legislativi, vol. 2011, págs. 31.
GOTTWALD, P., “Review appeal to the German Federal Supreme Court after the
reform of 2001”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en
Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, pág.
88.
121
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
situación anterior (previa a la reforma del 2001) “llegó a parecerse a una especie
de certiorari”280.
La reforma alemana del 2001 lo que hizo fue precisamente derogar ese antiguo
§554.b, esto es, derogar la disposición a la que la Corte Suprema acudía para
ejercer un certiorari281. Así, el ex certiorari alemán alcanzó a estar 26 años en
funcionamiento, desde 1975 al 2001. En su reemplazo, la cláusula de
trascendencia fue detallada en tres hipótesis que la Corte debía fundamentar.
Primero, que el caso tenga una significación fundamental. Segundo, que sea
necesaria la intervención de la Corte Suprema para unificar la jurisprudencia o,
tercero, para desarrollar el Derecho.
Si nos quedáramos con la perspectiva nacional –en que cualquier filtro de
discrecionalidad constituye certiorari– entonces deberíamos concluir que no sólo
Alemania antes del 2001 lo poseía, sino que incluso después de la reforma lo
seguía teniendo. Sin embargo, ni Rolf STÜRNER como tampoco Peter
GOTTWALD –profesor de la universidad de Regensburg, vicepresidente de la
asociación alemana de Derecho Procesal– al explicar el actual recurso de
Revisión alemán, posterior reforma del 2001, ninguno hace referencia al
certiorari para describirlo282.
En suma, TARUFFO (Italia), DE LA OLIVA (España), STÜRNER y GOTTWALD
(Alemania) –todos comparativistas refinados que conocen bien el modelo de
estadounidense– ninguno hace referencia al certiorari para describir el recurso
ante la Corte Suprema actualmente vigente en su país. Por lo tanto, si nos
quedamos con el modo en que los propios autores extranjeros describen sus
sistemas nacionales –y no con la impresión que nosotros, desde fuera, nos
formamos respecto de aquellos– necesariamente se llega a la conclusión opuesta:
que no existe una tendencia generalizada a trasplantar el certiorari en la
tradición jurídica europeo-continental.
Cabe preguntarse, entonces ¿por qué ninguno de estos autores llega a afirmar
que en su país exista actualmente “certiorari” a pesar que sus nuevos filtros
280
281
282
“As the caseload of appeals to the Federal Supreme Court burgeoned in recent
years, more and more frequent use was made of this provision for discretionary
rejection of appeals. The preliminary stages of most appeals to the Federal
Supreme Court came to resemble a kind of certiorari proceeding” MURRAY, P. L.;
STÜRNER, R., German Civil Justice, Carolina Academic Press, Durham, 2004. pág.
389.
“La reforma del 2002 eliminó la denominada revisión por el monto del §554b
ZPO. Con ello eliminó la norma a la cual recurría el BGH [Corte Suprema
alemana] para hacer uso de un mecanismo de certiorari” PÉREZ RAGONE, A.;
ORTIZ PRADILLO, J. C., Código Procesal Civil Alemán (ZPO): Traducción con un
estudio introductorio al proceso civil alemán contemporaneo, Konrad Adenauer
Stiftung, Montevideo, 2006. pág. 128.
MURRAY, P. L.; STÜRNER, R., German Civil Justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004. pág. 386-408. GOTTWALD, P., “Review appeal to the German
Federal Supreme Court after the reform of 2001”, en Manuel Ortells (ed.) Los
recursos ante Tribunales Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in Europe,
Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs. 87-96.
122
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
apelan a una clausula amplia que, nos pareciera obvio, entregan algún grado de
discrecionalidad? La razón es que en la literatura europea la expresión
“certiorari” se reserva sólo para una figura particular y extrema de
discrecionalidad, a saber, la máxima posible debido a la ausencia de rendición de
cuentas en la selección de casos, al modo de Estados Unidos. Entendido en esos
términos precisos, es totalmente correcto que TARUFFO, DE LA OLIVA y
GOTTWALD, ninguno refiera al certiorari cuando describen los actuales recursos
ante la Corte Suprema de sus países; en rigor ninguno de éstos establece una
selección de casos sin rendición de cuentas.
Del mismo modo, cabe preguntarse, ¿por qué STÜRNER denomina “certiorari”
sólo a la situación alemana anterior a la reforma y no a la actualmente vigente?
La razón es, una vez más, que lo que se está entendiendo por certiorari ahí es
sólo la discrecionalidad total debido a la falta de rendición de cuentas. La
situación alemana anterior a la reforma devino en certiorari –y es correcto que
STÜRTNER lo llame así– porque en aquel entonces la resolución que declaraba
inadmisible el recurso terminó teniendo una fundamentación tan pobre que
equivalía a la ausencia de fundamentación, a no rendir cuenta con razones por
esa decisión. Mientras que a partir de la reforma del 2001, con el nuevo recurso
de revisión el tribunal sí debe fundamentar seriamente la selección. Porque sí
hay esta diferencia en la rendición de cuentas con razones, es que se entiende que
STÜRNER llame “certiorari” a la situación alemana anterior a la reforma, pero no
a la posterior a ella.
Ahora bien, que incluir filtros de discrecionalidad sin rendición de cuentas no sea
la tendencia generalizada, no significa que en el civil law no existan algunos
casos puntuales donde se encuentre algo similar. En Argentina, por ejemplo,
cabe un “recurso de apelación extraordinaria” ante la Corte Suprema federal
(Corte Suprema de Justicia de la Nación). El principal filtro de acceso está
regulado en el artículo 280 del Código Procesal Civil argentino, que señala:
La Corte, según su sana discreción, y con la sola invocación de esta
norma, podrá rechazar el recurso extraordinario, por falta de agravio
federal suficiente o cuando las cuestiones planteadas resultaren
insustanciales o carentes de trascendencia.
Diversos autores trasandinos, entre ellos OTEIZA, suelen describir esto como el
“certiorari argentino” 283 . El artículo entrega algunos parámetros para ejercer
dicha facultad de exclusión, a saber, falta de agravio federal, cuestiones
insustanciales o falta de trascendencia. Mas lo relevante aquí es que la Corte
Suprema argentina no necesita fundamentar el ejercicio de esta facultad; le basta
con citar el artículo 280 (“con la sola invocación de esta norma” – del mismo
modo que en el ex certiorari alemán tan sólo se citaba el §554b) para poder
ejercerla. Por lo tanto, con el recurso extraordinario argentino –a pesar de que
mencione cláusulas de trascendencia u otros– en definitiva la Corte no está
rindiendo cuenta con razones de por qué se resta de entrar a conocer unos casos
283
OTEIZA, E., “El certiorari y el uso de la discrecionaliad por la Corte Suprema de
Justicia de la Nación sin un rumbo preciso”, Revista Jurídica de la Universidad de
Palermo, vol. 3, n.o 1, 1998, págs 71-86.
123
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
y no otros, porque se limita a citar el artículo 280. De este modo se explica que
los autores argentinos denominan correctamente “certiorari” a su recurso ante la
Corte Suprema.
De entre los países europeos, Suecia es el país que estaría teniendo un
acercamiento más serio al certiorari. Como vimos (véase supra III.B.5), ahí la
Corte Suprema tiene un filtro de casos según la “importancia para establecer un
criterio orientador a los tribunales inferiores”. Sin embargo, a diferencia de
España y Alemania, dicha cláusula no está acompañada de una ulterior definición
que reduzca la discrecionalidad. Tampoco existe un doble control jerárquico, la
superación del filtro lo evalúa exclusivamente el tribunal ad quem. Y, lo más
importante, en la práctica la declaración de inadmisibilidad es rara vez
fundamentada284. Esto implica que en Suecia, al igual que en Estados Unidos, la
Corte Suprema tampoco rinde cuentas de su selección de casos, que es el
elemento distintivo del certiorari. También desde el punto de vista orgánico,
Suecia está teniendo un acercamiento al modelo de common law, acercamiento
que no se observa en el resto de los países europeo-continentales. A diferencia de
Italia, Francia, España y Alemania (que tienden a mantener o aumentar el
tamaño de sus Cortes Supremas), Suecia va paulatinamente disminuyendo la
cantidad que la integran. Anteriormente poseía 24 y ahora tiene 16. Comparado
con las Cortes Supremas de civil law, compuesta de centenares de jueces, la
Corte Suprema sueca está así más cerca de los nueve de la US Supreme Court.
Ventajas. De entre todos los filtros, este es, sin duda, el que mejor resuelve el
problema de la sobrecarga. En efecto, las Cortes Supremas en países de common
law no superan los cien casos al año tal como demuestra la siguiente tabla:
PAÍS – 2001
RECURSOS PRESENTADOS
SENTENCIAS
PORCENTAJE
COMMON LAW
Inglaterra – House of Lords
269
68
25,27%
Canadá – Supreme Court
658
96
14,58%
EEUU – Supreme Court
8.023
88
1,09%
Otra ventaja –que para un observador de civil law puede resultar paradójica– es
que, según los jueces de la propia U.S. Supreme Court, esta discrecionalidad juega
un rol positivo en la protección de la uniformidad de la jurisprudencia. Las
palabras de la jueza O’CONNOR son elocuentes:
Una de las funciones más importantes de la Supreme Court –y quizás la
más importante– es supervisar todo el sistema de Derecho federal, con
un ojo puesto en crear y preservar la uniformidad de la interpretación
[…] Es precisamente por la importancia de esta función de unificación
284
LINDBLOM, H., “The role of Supreme Courts in Scandinavia”, Scandinavian Studies
in Law, vol. 39, 2000, págs. 352.
124
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
que la jurisdicción de la Supreme Court de los Estados Unidos se ha
vuelto más y más discrecional a lo largo de los años. 285
Desventajas. Del mismo modo que el certiorari recibe la mayor atención
comparada, al mismo tiempo es objeto de las críticas más severas. Las principales
objeciones apuntan a los efectos que tendría esta selección totalmente
discrecional sobre aspectos como el derecho a recurso, la igualdad ante la ley o la
politización de la Corte Suprema. Estas cuestiones serán abordadas con más
detalle en el apartado siguiente (II.E.). Ahora nos enfocaremos en otro tipo de
críticas que formulan los autores de Derecho Comparado.
En primer lugar, existe una aprehensión habitual respecto de trasplantar
instituciones de common law al civil law (o viceversa). Si bien algunos autores
sostienen que se está dando cierta convergencia entre las tradiciones jurídicas286,
otros son más escépticos acerca de que estos trasplantes en el proceso civil sean
realmente posibles o convenientes 287 . Esta misma aprehensión general se
despierta respecto del certiorari. Una discrecionalidad total pudiera ser adecuada
dentro del contexto estadounidense; pero no, se cree, en contextos tan diversos
como los de los países europeo continentales288.
En segundo lugar, en el civil law existe la suspicacia cotidiana en contra de la
discreción judicial. Debido a un fuerte énfasis en la seguridad por sobre la
flexibilidad, dicha preocupación se despierta incluso desde las potestades que
están reguladas por medio de conceptos amplios o con opciones enumeradas pero
no taxativas. Si las aprehensiones por la seguridad jurídica ya se gatillan con
grados de discrecionalidad moderada (como en la selección en virtud de una
cláusula definida de trascendencia jurisprudencial, III.D.5), el sólo hecho de
nombrar la discrecionalidad absoluta del certiorari pareciera detonar un
escándalo. Más allá de si esta aprehensión general en contra de las
285
286
287
288
“One of the Supreme Court’s most important functions – and perhaps the most
important function – is to oversee the systemwide elaboration of federal law, with
an eye toward creating and preserving uniformity of interpretation.” O’CONNOR,
S. D., “Our Judicial Federalism”, Case Western Reserve Law Review, vol. 35, 1984,
págs. 5.
TROCKER, N.; VARANO, V., “Concluding remarks”, en Nicolò Trocker, Vicenzo
Varano (eds.) The Reforms of Civil Procedure in Comparative Perspective,
G.Giappichelli, Torino, 2005, pág. 244-247.
LANGBEIN, J., “The German Advantage in Civil Procedure”, The University of
Chicago Law Review, vol. 52, n.o 4, 1985, págs 823-866.
“Que, en los EE.UU. de América, nueve Magistrados vitalicios, designados por el
Presidente, decidan aquello que les va a ocupar y desechen lo que no les parezca
de interés [esto es, certiorari], me parece admisible y aceptable, aunque sólo sea
porque veo que así les parece a la mayoría de los juristas estadounidenses. Pero no
conviene pretender introducir esa pieza del complejo ordenamiento jurídico
americano-estadounidense, al servicio de una muy singular y compleja sociedad,
en el engranaje de otros ordenamientos con piezas, tradiciones e inspiraciones
diferentes, generados en sociedades muy distintas, para utilidad de los miembros
de esas sociedades” DE LA OLIVA, A., “Un modelo de casación civil eficaz para el
tribunal supremo de España”, Annuario di diritto comparato e di studi legislativi, vol.
2011, págs. 273-274.
125
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
discrecionalidades está justificada o no, dar cuenta de esta este rasgo cultural
permite anticipar una fuerte oposición de los abogados de la plaza en contra de
diversas discrecionalidades que otorga la reforma procesal civil, oposición que
será especialmente aguda respecto de introducir certiorari en la etapa de acceso a
la Corte Suprema.
En tercer lugar, el rechazo absolutamente discrecional no permite a los litigantes
tomar buenas decisiones porque no pueden anticipar razonablemente si su caso
tiene probabilidades de entrar a ser conocido por la Corte. El certiorari es así una
especie de caja negra, donde sólo se ve lo que entra y lo que sale, pero no lo que
sucede dentro. Debido a esta incertidumbre total, a los litigantes no les cabe sino
‘probar suerte’ a la hora de decidir si recurrir o no. Esto implica que los
litigantes desperdician su presupuesto interponiendo recursos sin probabilidades
de éxito, y la propia Corte malgasta su tiempo rechazando casos espurios.
Con todo, esta crítica es más bien aplicable al sistema de Estados Unidos y no así
a otros países de common law, como Inglaterra. Como vimos en la tabla anterior,
ambos países poseen en común que, de entre los recursos que se interponen ante
la Corte Suprema, terminan entrando a conocer en el fondo menos de cien casos
al año (88 y 68 respectivamente). Sin embargo, Estados Unidos difiere
notoriamente precisamente respecto de la cantidad total de recursos que los
litigantes interponen. El 2001 en Inglaterra los litigantes interpusieron 269
recursos; mientras que en el mismo periodo en Estados Unidos se interpusieron
casi treinta veces más (8.026)289. La razón por la cual en Inglaterra los litigantes
son más moderados a la hora de recurrir radica en que la Corte Suprema inglesa
(en aquel entonces House of Lords) fundamentaba las selecciones de casos: hay
jurisprudencia desde la cual extraer los criterios que utiliza290 y, por lo tanto, los
litigantes pueden tomar una decisión más informada acerca de si recurrir o no.
Mientras que en Estados Unidos el secreto y la falta de fundamentación no
permite a los litigantes anticipar los criterios de selección. Luego, ahí se
presentan una gran cantidad de casos debido a que, a falta de información, los
recurrentes no saben cuándo abstenerse de recurrir por falta de probabilidades
de éxito.
Por último, desde el propio common law ciertos autores reconocen defectos al
certiorari. En su momento el juez REHNQUIST admitió que la Corte Suprema de
289
290
En otras palabras, en Estados Unidos el 2001 la Corte Suprema conoció el 1% de
los casos que se le presentaron, mientras que en Inglaterra fue 25%. Esta
diferencia en los porcentajes no se debe a que en Inglaterra la Corte Suprema
haya conocido una cantidad sustancialmente mayor de casos ese año. La diferencia
se explica por el trasfondo de total de recursos que se presenta. En Inglaterra se
entra a conocer una proporción mayor de casos porque, desde un comienzo, se
presentan ante la Corte un universo bastante más reducido de casos si se lo
contrasta con Estados Unidos.
“De su jurisprudencia [de la House of Lords] es posible extraer criterios de
admisión como: la relevancia pública general del caso, las posibilidad de éxito del
recurso y la intensidad de la discusión jurídica que haya provocado la resolución
recurrida.” DE LA FUENTE, N. “El Certiorari en el Proyecto de Código de
Procedimiento Civil”, en Francisco Leturia (ed.) Justicia civil y comercial. Una
reforma ¿cercana?, Libertad y Desarrollo, Santiago de Chile, 2011, págs. 367-384.
126
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Estados Unidos conoce una cantidad tan reducida de casos que no es posible
mantener un control sobre los jueces inferiores. Se trataría de una cantidad
insuficiente para “asegurar que las visiones de la Corte Suprema en varias áreas
del Derecho prevalecerán a largo plazo” 291. Como vimos (supra III.A.3) este es
un defecto propio del modelo de la Corte de Precedentes. Un peor control sobre
los jueces es la contracara de una mejor consistencia interna.
III.D.7. Evolución de los filtros en Chile: ¿hacia el certiorari?
Antes de la reforma. Hasta el año 1995 la Corte Suprema chilena tenía un filtro
de summa gravaminis y una serie de exigencias formales de precisión en el
recurso (cuestión que habría potenciado el uso de la queja, como alternativa).
Con la reforma de ese año se eliminó la summa gravaminis, se relajaron las
exigencias formales, se introdujo un filtro de control preventivo del fondo
("manifiesta falta de fundamento") y se intentó agregar otro de trascendencia
jurisprudencial ("interés casacional"). Sin embargo, el filtro de trascendencia fue
declarado inconstitucional292 y, en consecuencia, sólo la falta de fundamentación
llegó a entrar en vigencia. Al 2009, cerca del 19% recursos son declarados
inadmisibles por este filtro293.
Según las reglas actuales, la trascendencia jurisprudencial es un requisito para
acceder al Pleno de la Corte Suprema (art.790) y no un filtro para el recurso. Sin
embargo, el fondecyt de ROMERO, AGUIRREZABAL & BARAHONA demostró que
puede ser distinto en las práctica. Ellos concluyeron, entre otras cosas, que la
Corte suele declarar inadmisible por concepto de ‘manifiesta falta de fundamento’
cuando se intenta impugnar un fallo que está correctamente en línea con la
jurisprudencia294. Por lo tanto, si bien la trascendencia jurisprudencial no está
establecida en las reglas de la casación, la sala civil en la práctica lo exige.
291
292
293
294
“The Court cannot review a sufficiently significant portion of the decisions of any
federal court of appeals to maintain the supervisory authority […] is simply not
enough to assure that the views of the Supreme Court in various areas of the law
shall, over the long run, prevail”, REHNQUIST, W. H., “Plea for Help: Solutions to
Serious Problems Currently Experienced by the Federal Judicial System, A”,
Saint Louis University Law Journal, vol. 28, 1984, págs. 4-5.
Tribunal Constitucional, Rol nº 205 – 01/02/1995.
CORTE SUPREMA, Cuenta Pública 2010. Resumen labor jurisdiccional Corte Suprema.
Estadísticas relativas a ingresos, términos y causas pendientes del año 2009, Poder
Judicial, Santiago de Chile, 2010, pág. 4. Declaró inadmisible 300 recursos de un
total de un total de 2824 (sumando acogidos 260 y rechazados 1564).
“A los anteriores requerimientos, que están contempladas expresamente en la ley,
se deben agregar otras de directa creación jurisprudencial, a saber:[...] 7º) La no
contradicción con una doctrina jurisprudencial de la sala que conocerá del recurso,
sin perjuicio que esta declaración se haga preventivamente en el estudio de
admisibilidad, declarando que el recurso es inadmisible por manifiesta falta de
fundamentos por esta circunstancia, conforme al art. 782 del CPC” ROMERO, A.;
AGUIRREZABAL, M.; BARAONA, J., “Revisión crítica de la causal fundante del
recurso de casación en el fondo en materia civil”, Ius et Praxis, vol. 14, n.o 1, 2008,
127
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Esto pareciera no pasar desapercibido para la Corte. Al informar el proyecto de
nuevo CPC ella estimó inconveniente introducir certiorari discrecional. La razón
que esgrime es que precisamente con la manifiesta falta de fundamento ya
poseería tal herramienta de discrecionalidad para seleccionar casos 295. Resulta
sorprendente para un observador que la Corte asuma abiertamente que dicha
facultad la ejerce discrecionalmente siendo que nunca fue ese su propósito.
Después de la reforma. El proyecto de código procesal civil, tanto el del 2009
como el del 2012, propone remplazar la casación chilena por un mismo tipo de
recurso ‘extraordinario’296. En ambos la participación de la Corte Suprema se
reserva para cinco tipos de casos: (a) que existan jurisprudencias contradictorias;
(b) el fallo actual ha contradicho una jurisprudencia anterior; (c) no existe
jurisprudencia alguna sobre la materia; (d) que sea necesario cambiar la
tendencia jurisprudencial 297 ; y, por último (e) la infracción de derechos
fundamentales en el fallo o en el procedimiento298.
Sin embargo entre los dos proyectos hay diferencias. El del 2009 incluía
expresamente la facultad de la Corte para seleccionar los casos que conoce según
si hay o no algún interés “público” involucrado en su opinión (que llamaba
“certiorari” al modo de la US Supreme Court)299. El proyecto del 2012 prefiere
hablar de un interés “general”. Ninguna de las dos versiones señala
expresamente que la selección sea discrecional, pero ambas mantienen una
redacción suficientemente amplia y flexible acerca de qué se entiende por ese tipo
de interés300.
Además, ambos proyectos tratan de un modo distinto los cambios en la tendencia
jurisprudencial (overruling). El proyecto del 2009 señalaba expresamente que la
Sala Civil de la Corte Suprema podía, por sí, cambiar la tendencia jurisprudencial
si ‘nuevos contextos históricos, sociales o culturales’ lo justificaren301. Mientras
que el proyecto del 2012, si bien permite asimismo el cambio de tendencia
jurisprudencial, no señala la causal (la frase ‘nuevos contextos históricos…’ fue
eliminada)302. A cambio, el proyecto del 2012 somete los cambios de tendencia
jurisprudencial no a la Sala Civil sino que al Pleno de la Corte Suprema303-304.
295
296
297
298
299
300
301
302
303
págs. 231-232. En el mismo sentido PAILLÁS, E., El recurso de casación: derecho
chileno y comparado, Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 2008. pág. 164.
“En relación a la discrecionalidad en la selección de los asuntos que va a conocer,
se hace presente que en la actualidad el máximo tribunal cuenta ya con dicha
atribución a través de la facultad de rechazar la casación en el fondo por
manifiesta falta de fundamento.” CORTE SUPREMA, Informe Proyecto de Ley que
Establece un Nuevo Código Procesal Civil (Oficio N o 24-2013), Poder Judicial,
Santiago de Chile, 2013, pág. 11.
PCPC/2009 – Art. 353-362; PCPC/2012 – Art. 405-416.
PCPC/2009 – Art. 354 (a) (b) (c) (d); PCPC/2012 – Art. 409 (b).
PCPC/2009 – Art. 353 inciso 2º; PCPC/2012 – Art. 409 (a).
PCPC/2009 – Art. 359.
PCPC/2012 – Art. 409.
PCPC/2009 – Art. 354 (d).
PCPC/2012 – Art. 409 (b).
PCPC/2012 – Art. 414 inciso 2º.
128
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Comparación – ¿Hacia el certiorari en Chile?. Suele sostenerse que el recurso
extraordinario equivale a introducir un símil al certiorari estadounidense305. Esta
interpretación de Derecho Comparado se debe a que en los círculos nacionales se
ha terminado instalando que certiorari es cualquier filtro que concede
discrecionalidad, sin distinguir en qué grado o por cuál causa. En Chile,
discrecionalidad y certiorari se volvieron sinónimos. Por lo tanto, si el recurso
extraordinario entrega algún grado de discrecionalidad, se precipita la
conclusión de que constituiría certiorari.
Sin embargo, lo que en Chile se ha entendido como “certiorari” no es lo que en la
literatura de Derecho Comparado se entiende por tal. Como vimos (II.D.6.), los
autores europeos al describir sus recursos nacionales, a pesar de tener filtros que
parecieran dar algún grado de discrecionalidad, no llaman a eso “certiorari”.
Obviamente no se debe a que desconozcan la institución. No se refieren a sus
recursos de ese modo porque entienden por “certiorari” una figura más precisa, a
saber, un filtro de máxima discreción –la “discrecionalidad total”, como decía
TARUFFO– a causa de la falta de rendición de cuentas. Los países europeos
poseen cláusulas amplias pero mantienen el deber de la sus Cortes Supremas de
motivar la resolución de la admisibilidad (Alemania, Italia, España, Francia,
salvo Suecia). Entonces, como hay rendición de cuentas a través de la
fundamentación, ellos no llaman “certiorari” a sus recursos.
Esto demuestra que en Chile existen serios mal entendidos acerca de qué es el
certiorari y, posteriormente, acerca de si la reforma procesal civil sería o no un
acercamiento a aquel. Pareciera haber desconocimiento respecto de, entre todo el
procedimiento del writ of certiorari, qué es en especifico lo que produce tal
discrecionalidad. El articulado del recurso extraordinario apela a cláusulas
amplias (como “interés general”) y esa amplitud generarían algún grado de
discreción.
Pero discrecionalidad en razón de cláusulas amplias no cuenta como certiorari.
De hecho, el artículo 10 de las Rules of the Supreme Court of the United States (que
304
305
En la propuesta original del ministro Sergio MUÑOZ el overruling se regularía del
siguiente modo “La decisión adoptada en relación al recurso pendiente no afectará
a los casos anteriores definitivamente resueltos. Por el contrario, dicha decisión
tendrá efectos perentorios para los nuevos casos; sin embargo, la Corte Suprema
podrá, transcurridos tres años y por razones fundadas, alterar la jurisprudencia”
foja 62. MUÑOZ, S., Unificación de Jurisprudencia (Asunto Administrativo) Rol AD168-2008, Corte Suprema, Santiago de Chile, 2008, fojas 52 a 63.
“Como puede advertirse, el concepto de ‘interés general’ es extraordinariamente
amplio y su determinación quedará entregada en último término a los Ministros
de la Corte Suprema […] En otras palabras, cada sala elegirá discrecionalmente
qué casos conocer […] esta noción de discrecionalidad entregada al tribunal que
se encuentra en la cúspide de un ordenamiento jurídico, existe desde hace bastante
tiempo en el Derecho Comparado. El caso de Estados Unidos, cuyo sistema legal
está además basado en las decisiones jurisdiccionales, resulta una excelente
plataforma para reflexionar sobre el ‘certiorari’ chileno”. SEPÚLVEDA GUZMÁN, J.,
“La Corte Suprema en el nuevo código procesal civil: Una perspectiva desde el
derecho norteamericano”, Revista de Derecho Procesal (U.de Chile), vol. 22, 2012,
págs. 398.
129
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
es el que regula este recurso) no contiene una cláusula amplia sino que bastante
detallada de las hipótesis en que la Corte debe entrar a conocer un caso 306. Por lo
tanto, el certiorari es discrecional no por la vaguedad de la cláusula que debe
aplicar para seleccionar casos sino por el procedimiento mismo de selección.
En rigor, entonces, certiorari es un filtro discrecional por una causa concreta, a
saber, la falta de rendición de cuentas debido al secreto del procedimiento y la
ausencia de fundamentación. Esta precisión es clave porque el proyecto de nuevo
código en Chile no propone un procedimiento secreto de selección ni tampoco
libera a la Corte Suprema de fundamentar la admisibilidad. Por lo tanto, la
reforma procesal civil no plantea introducir una discrecionalidad sin rendición de
cuentas, que es lo que en el Derecho Comparado se entiende por “certiorari”.
Desanudar esta incorrecta homologación entre cualquier discrecionalidad y
certiorari, permite aclarar tres confusiones que se han dado en Chile.
La primera confusión se encuentra en el proyecto anterior de código procesal
civil (Boletín nº 6567-07, 2009). En él se llamaba “certiorari” al filtro de acceso
del recurso extraordinario, sin serlo. El articulado señalaba:
Art. 359. Certiorari. Con todo, la Corte Suprema seleccionará para su
conocimiento sólo aquellos casos que, cumpliendo con los requisitos
anteriores, revistan interés público a juicio de a lo menos tres de sus
ministros.
Acto seguido, el mismo proyecto exigía que la Corte Suprema fundamentara ese
interés público en la selección del caso:
306
Rule 10. Considerations Governing Review on Certiorari. Review on a writ of
certiorari is not a matter of right, but of judicial discretion. A petition for a writ of
certiorari will be granted only for compelling reasons. The following, al- though
neither controlling nor fully measuring the Court’s discretion, indicate the
character of the reasons the Court considers:
(a) a United States court of appeals has entered a decision in conflict with the
decision of another United States court of appeals on the same important matter;
has decided an important federal question in a way that conflicts with a decision
by a state court of last resort; or has so far departed from the accepted and usual
course of judicial proceedings, or sanctioned such a departure by a lower court, as
to call for an exercise of this Court’s supervisory power;
(b) a state court of last resort has decided an important federal question in a way
that conflicts with the decision of another state court of last resort or of a United
States court of appeals;
(c) a state court or a United States court of appeals has decided an important
question of federal law that has not been, but should be, settled by this Court, or
has decided an important federal question in a way that conflicts with relevant
decisions of this Court.
A petition for a writ of certiorari is rarely granted when the asserted error
consists of erroneous factual findings or the misapplication of a properly stated
rule of law.
130
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Art. 361. Fallo del recurso. […] En la sentencia, sea que acogiere o no el
recurso, el tribunal deberá exponer los fundamentos que sirvieren de
base a la selección del caso […].
Como se ha demostrado, certiorari es una selección discrecional sin rendición de
cuentas. Si bien el proyecto anterior llamaba “certiorari” a su filtro, después
exigía fundamentación. Luego, el filtro del proyecto anterior no constituía
propiamente certiorari porque, través de la fundamentación, sí había rendición de
cuentas a.
La segunda confusión se encuentra en el informe de la Corte Suprema, evacuado
en la tramitación legislativa del actual proyecto de código (Boletín 8197-07,
2012). En él la Corte emite su opinión desfavorable al proyecto por las siguientes
razones:
La regulación que se propone entrega una atribución discrecional que
puede equipararse a la institución del "certiorari" […] Respecto de este
recurso el Tribunal Pleno advierte su inconveniencia, toda vez que
limitaría las atribuciones que por esencia le son propias, puesto que
podrá conocer asuntos a través del recurso extraordinario bajo la
exigencia de un concepto genérico y vago, como resulta ser el "interés
general". 307
Esta opinión de nuestra Corte es un ejemplo nítido de los malos entendidos a los
que lleva homologar certiorari con discreción. Por una parte, sostiene que el
recuso extraordinario sería equiparable al certiorari. Sin embargo, el proyecto
actual (de un modo similar al del 2009) también exige fundamentación de la
selección:
Art. 413.- Fallo del recurso. […] En la sentencia la Corte Suprema
deberá exponer los fundamentos que se tuvieron presente para declarar
la admisibilidad del recurso […]
Por lo tanto, el proyecto de ley –contrario a lo que cree nuestra propia Corte– no
propone una institución equiparable al certiorari. El recurso extraordinario, a
pesar de apelar a una cláusula amplia, requerirá fundamentar la admisibilidad.
Eso implica que la Corte deberá rendir cuentas de su selección de casos, cuestión
que no sucede en el certiorari estadounidense y marca la diferencia.
Por otra parte, dado que nuestra Corte homologa certiorari con discreción, ella
cree que este filtro puede ser reemplazado por otros que cumplan la misma
función.
En relación a la discrecionalidad en la selección de los asuntos que va a
conocer [que previamente llamó “certiorari”], se hace presente que en la
actualidad el máximo tribunal cuenta ya con dicha atribución a través de
307
CORTE SUPREMA, Informe Proyecto de Ley que Establece un Nuevo Código Procesal
Civil (Oficio No 24-2013), Poder Judicial, Santiago de Chile, 2013, pág. 11.
131
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
la facultad de rechazar la casación en el fondo por manifiesta falta de
fundamento. 308
Francia existe un símil al rechazo chileno por falta de fundamentación (ausencia
de motivos serios de casación, art 1.014) y esto nunca lo llamarían “certiorari”309.
Nuevamente, el filtro de la falta de fundamentación manifiesta no es una
discrecionalidad sin rendición de cuentas, no es certiorari. Ahí la Corte también
debe explicitar las razones que tuvo en cuenta respecto de las inadmisibilidades
que declara por este concepto.
En suma, en su informe la Corte Suprema chilena comete un doble error de
Derecho Comparado. Primero cree que la cláusula de interés general (con
fundamentación) del recurso extraordinario equivale a certiorari, sin serlo. Y,
segundo, cree que el filtro de manifiesta falta de fundamento de la casación actual
cumpliría una función similar al filtro del recurso extraordinario (que creía
“certiorari”), sin que sean equiparables.
La tercera confusión que podemos despejar atiende a la extrapolación de las
desventajas. Como vimos (II.D.6), introducir selección discrecional sin rendición
de cuentas –esto es, certiorari– posee críticas severas: la complejidad de
trasplantar instituciones de una tradición jurídica a otra, la fuerte oposición
cultural a las facultades discrecionales, la imprevisibilidad del funcionamiento del
filtro para los litigantes y el escaso control sobre los jueces inferiores. Hacia la
discrecionalidad sin límites apuntan las objeciones310.
Si se homologa fácilmente certiorari con discreción, entones las críticas terminan
apuntando –a título de “certiorari”– contra cualquier filtro de acceso que pudiera
generar algún grado de discrecionalidad para la Corte, independientemente de
cuál sea su causa311. Acto seguido se instalará que si el recurso extraordinario
otorga algún grado de discreción, entonces equivale a certiorari. Y, se terminaría
por concluir, esas cuatro desventajas serían extrapolables contra la reforma
procesal civil también.
Sin embargo, el recurso extraordinario no propone discrecionalidad sin rendición
de cuentas. El proyecto de código le exige a la Corte Suprema explicitar las
razones que motivaron la admisibilidad del recurso (art. 413). Y eso marca la
diferencia en el rasgo principal: el recurso extraordinario tiene rendición de
cuentas y el certiorari no. Esto nos permite despejar que las críticas que se
formulan en el Derecho Comparado contra el certiorari estadounidense no son
extrapolables, sin más, contra de la reforma chilena.
308
309
310
311
IBID. pág. 11.
Por ejemplo Soraya AMRANI MEKKI nunca refiere al “certiorari” al describir el
procedimiento francés de selección de casos. En su ‘La sélection des pourvois à la
cour de cassation’, en José Bonet Navarro y José Martín Pastor (eds.), El recurso de
casación civil, Aranzadi, Valencia, 2010, págs. 629-656.
DE LA OLIVA, A., “Un modelo de casación civil eficaz para el tribunal supremo de
España”, Annuario di diritto comparato e di studi legislativi, vol. 2011, págs. 273-275.
DELGADO, J., “El certiorari: un agente extraño en manos de nuestra Corte
Suprema”, Actualidad Jurídica, vol. 22, 2012, págs 361-375.
132
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Descartado Estados Unidos, entonces, cabe preguntarse ahora a qué otro modelo
se acerca el proyecto de código. Los países nunca son completamente iguales
pero tampoco son del todo distintos. El acceso a la Corte Suprema de cada uno
suele estar mediado no por un único filtro sino que por una combinación de dos o
tres. Por lo tanto, para encontrar el caso más similar a Chile es necesario no
analizar uno a uno cada filtro sino que observar de qué otro tipo filtros lo
acompañan. Desde el punto de vista del Derecho Comparado, el recurso
extraordinario tiene dos filtros de acceso: uno de derechos fundamentales y otro
de trascendencia jurisprudencial. Los países que poseen esos dos filtros son
España y Alemania. A continuación examinaremos ambos casos para identificar
las similitudes y diferencias con la propuesta de reforma en Chile.
Tradicionalmente Chile ha seguido de cerca el Derecho Procesal español. En
efecto, la actual casación chilena (en el fondo y la forma) es evidentemente
similar a la casación de la antigua Ley de Enjuiciamiento Civil española (1881).
Sin embargo, con la reforma del 2000 España reformó su proceso civil,
modificando también el recurso ante la Corte Suprema. ¿Al día de hoy Chile
sigue esta influencia? ¿El nuevo recurso extraordinario chileno se asemeja a la
nueva casación civil española?
Los recursos ante la Corte Suprema en España actualmente y en la reforma en
Chile poseen en común tres elementos. En primer lugar, el filtro de derechos
fundamentales está presente en ambos. En segundo lugar, poseen en común una
cláusula de trascendencia jurisprudencial. Por último, en los dos países dicha
cláusula está definida en hipótesis subespecíficas y requiere ser fundamentada.
Sin embargo, tienen una diferencia relevante: la summa gravaminis. En efecto, en
España el filtro de derechos fundamentales y el de trascendencia jurisprudencial
operan como un complemento para los casos que no superan la cuantía
requerida. Mientras que en la reforma chilena no se contempla summa
gravaminis y, en consecuencia, los otros dos filtros se aplicarán a todos los casos,
independientemente de su cuantía.
Los recursos ante la Corte Suprema alemana y la reforma en Chile también
poseen estos dos filtros. Alemania en el pasado tenía además summa gravaminis,
pero la derogó el 2002, distanciándose así de España. A cambio, se quedó con los
otros dos filtros, el de derechos fundamentales y la trascendencia jurisprudencial,
de un modo semejante a la reforma chilena.
En efecto, el recurso de Revisión alemán también contempla dos causales
amplias. Por una parte, que la causa tenga un significado fundamental (ZPO
§543.2.1) y tanto la doctrina como la jurisprudencia han entendido "un tema
fundamental" refiere a la afectación de derechos fundamentales312. Esta primera
causal alemana tiene un símil evidente con la primera causal del recurso
extraordinario del proyecto chileno (art. 409 letra "a" – "afectación de derechos
fundamentales en la sentencia o procedimiento"). Y, por la otra, la Revisión
alemana contempla la causal de que sea necesario la intervención de la Corte
312
MURRAY, P. L.; STÜRNER, R., German civil justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004. págs. 389-390.
133
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Suprema para lograr una jurisprudencia unificada o el desarrollo del Derecho
(ZPO §543.2.2). Esta segunda causal alemana se asemeja a la segunda causal del
recurso extraordinario (PCPC/2012 art. 409 letra “b”). En efecto, la necesidad de
“fijar, uniformar, aclarar” los criterios en la jurisprudencia a la que refiere
proyecto chileno equivale a la “necesidad de una jurisprudencia unificada” de la
actual Revisión. Mientras que el elemento dinámico, que el Código Procesal Civil
alemán denomina "desarrollo del Derecho", en el recurso extraordinario sería el
“modificar una doctrina jurisprudencial”. Por último, en ambos países la Corte
Suprema debe fundamentar su decisión en el ejercicio de este filtro de
trascendencia.
Con todo, entre ambos existe una diferencia importante, a saber, el doble control
jerárquico. Como vimos, en Alemania no sólo la Corte Suprema evalúa si se
cumple o no el filtro de acceso. Sino que dicho filtro también es evaluado por la
Corte de Apelaciones. Si el tribunal a quo considera que el filtro sí se satisface,
entonces será obligatorio para el tribunal ad quem entrar a conocer el caso. A la
inversa, si la Corte de Apelaciones alemana considera que el filtro no se satisface,
al litigante aún le queda la alternativa de presentar el recurso directamente ante
la Corte Suprema 313 . En el proyecto chileno, en cambio, dicha evaluación la
realizaría exclusivamente la Corte Suprema. La Corte de Apelaciones no
participa del funcionamiento del filtro porque el recurso se presenta
directamente ante el tribunal ad quem.
III.E. CRÍTICA A LOS FILTROS RESTRICTIVOS
Objetivo. Este tercer apartado analizará las principales objeciones que se han
formulado en contra de los filtros que restringen el acceso a la Corte Suprema.
Primero cada crítica será descrita brevemente. Y después se dará respuesta a
cada objeción a partir de lo que se observa en el Derecho Comparado.
III.E.1. Un derecho a recurso
Crítica. Las reformas que buscan restringir el acceso a la Corte reciben críticas
desde varios flancos. Por una parte, se cuestiona qué tan eficientes serán los
nuevos filtros para resolver el problema de la sobrecarga. Y, por la otra, se
cuestiona que si esos filtros terminan siendo demasiado excluyentes, se estaría
afectando un “derecho a la Corte Suprema” que derivaría de la cláusula de debido
proceso, por una parte, o de la garantía general de acceso a la justicia, por la otra.
Estas dos críticas no tienen el mismo peso. Si existe un derecho en un sentido
fuerte para acceder a la Corte entonces, siguiendo a Dworkin, constituye una
313
MURRAY, P. L.; STÜRNER, R., German Civil Justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004. pág. 388-389., P., “Review appeal to the German Federal Supreme
Court after the reform of 2001”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante
Tribunales Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión
Jurídica, Madrid, 2008, págs. 94-96.
134
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
carta de triunfo sobre los argumentos de eficiencia314. A pesar que un filtro pueda
ser completamente eficiente para solucionar la sobrecarga, si infringe un derecho
en un sentido fuerte al recurso entonces dicha reforma no debería ser aprobada.
La pregunta central del debate es, obviamente, si acaso existo o no un “derecho a
la Corte Suprema” como tal.
Respuesta. Si bien este tema será tratado con más detalle en el Capítulo V (“El
derecho a recurso en la jurisprudencia”) de este informe, aquí expondremos las
principales respuestas que se han dado a esa pregunta en el Derecho Comparado.
Existen países que dan una respuesta explícita. En Estados Unidos la famosa
Rule 10 niega tal derecho, señala que el certiorari expresamente “no es un derecho
sino que una discreción judicial”315. Italia también da una respuesta explícita,
pero la opuesta, que sí existe un derecho tal. Ahí el artículo 111 de la
Constitución señala que “[c]ontra las sentencias y contra las medidas privativas
de libertad personal, pronunciadas por órganos jurisdiccionales o especiales, será
siempre admisible recurso de casación por violación de la ley”316. Prácticamente
todos los analistas italianos culpaban a esta disposición constitucional por el
fracaso de los intentos de reforma que buscan introducir filtros a la
extremamente sobrecargada Corte di Cazzasione 317 . Sin embargo, la reforma
italiana del 2009 logró introducir ciertos filtros de acceso restrictivos de dudosa
constitucionalidad318. Quizás el endémico colapso en Italia, y el sucesivo fracaso
de las reformas, promovió cierta lenidad respecto de este artículo 111.
Suecia también consagra un derecho a la Corte Suprema en su Constitución, sin
embargo ésta habilita a la legislación ordinaria para establecer restricciones319.
Por eso la Högsta Domstolen ha logrado tener, si se la compara con Italia, una
carga de casos bastante más razonable320. El caso sueco demostraría entonces
que un derecho constitucional a la Corte Suprema no es una causa del todo
determinante de su sobrecarga. La cantidad de recursos que se presentan
también depende de otros factores –como la gran deferencia al juez del fondo y
una cultura general poco litigiosa, como en Suecia– factores que, sin embargo,
pueden ser tanto o más difíciles de alterar que una reforma constitucional.
314
315
316
317
318
319
320
DWORKIN, R., Taking rights seriously, Harvard University Press, Cambridge, 1977.
págs. 190-195.
“[I]s not a matter of right, but a judicial discretion” Regla 10 – Rules of the Supreme
Court of the United States.
“Contro le sentenze e contro i provvedimenti sulla libertà personale, pronunciati dagli
organi giurisdizionali o speciali, è sempre ammesso ricorso in Cassazione por violazione
di legge” Art. 111 inciso séptimo – Costituzione della Repubblica Italiana.
TARUFFO, M., “Recent and currently reforms of civil procedure in Italy”, en
Nicolò Trocker, Vicenzo Varano (eds.) The Reforms of Civil Procedure in
Comparative Perspective, G.Giappichelli, Torino, 2005, págs. 217-232.
TARUFFO, M., “Le funzioni delle Corti supreme. Cenni generali”, Annuario di
diritto comparato e di studi legislativi, vol. 2011, págs. 31
LINDBLOM, H., “The role of Supreme Courts in Scandinavia”, Scandinavian Studies
in Law, vol. 39, 2000, págs. 362.
De los cerca de 5000 recursos se presentan, en Suecia superan el filtro de la Corte
Suprema aproximadamente sólo 150. SVERIGES DOMSTOLAR, Court Statistics 2011.
Official Statistics of Sweden, Domstolsverket, Suecia, 2012, pág. 17.
135
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
La gran mayoría de los países, entre ellos Chile, no tienen una respuesta
explícita. Sus Constituciones obviamente consagran el “debido proceso” con
redacciones locales. Pero de esa cláusula general no se deduce, sin más, que
exista un derecho a recurso y que éste alcance hasta la Corte Suprema. Por lo
tanto, en estos países el “derecho a la Corte Suprema” es más bien una discusión
dogmática en curso. La diferencia radicaría en qué lado del debate reúne más
adeptos.
Quizás la diferencia en la utilización de los recursos que se da la práctica forense
–donde en el common law las apelaciones son infrecuentes y en el civil law
cotidianas321– explica estas diferentes en las actitudes predominantes sobre el
derecho a la Corte Suprema entre una y otra tradición jurídica. En los abogados
de common law, la opinión generalizada es que los recursos –tanto contra la
primera instancia como aquellos ante la Corte Suprema– no son una cuestión a la
que ellos tengan derecho (“a matter of right”), sino que pueden invocarlos sólo
cuando la ley lo concede expresamente 322 . En el civil law, en cambio, los
abogados suelen sentirse fuertemente empoderados para invocar recursos, como
una cuestión a la que tienen acceso porque es su derecho 323 . Con todo, las
sucesivas reformas que han sucedido en Europa-continental encaminadas a
restringir el acceso a la Corte Suprema (España/2000, Alemania/2001,
Italia/2009, etc.) parecieran indicar que las cosas están cambiando324. En el civil
law los recursos ante la Corte Suprema han dejado de ser una cuestión de
derechos o, al menos, ya no lo son en un sentido fuerte.
III.E.2. Igualdad ante la ley
Crítica. Otro argumento importante es esgrimir la igualdad ante la ley. La
crítica consistiría en que, si el acceso al recurso se ve restringido, entonces la
Corte no podrá controlar si en el caso se aplicó correctamente la ley o no. Sin esa
vía de impugnación, se cree, los tribunales inferiores podrían terminar fallando
conforme a criterios disímiles. El efecto final, entonces, sería que algunas
personas terminarían siendo juzgadas bajo un criterio y otras por otro. Un
ejemplo de esta crítica es la formulada en Chile por los académicos de Derecho
civil:
321
322
323
324
DAMAŠKA, M. R., The Faces of Justice and State Authority: A Comparative Approach to
the Legal Process, Yale University Press, New Haven, 1986. pág. 48-50, 58-60
JOLOWICZ, J. A., “England and Wales”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.)
Recourse Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union
Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs. 84
“In fact, the civil law tradition has always considered access to the Supreme Court
for violation of the law as a matter of right” TROCKER, N.; VARANO, V.,
“Concluding remarks”, en Nicolò Trocker, Vicenzo Varano (eds.) The Reforms of
Civil Procedure in Comparative Perspective, G.Giappichelli, Torino, 2005, pág. 264.
“Until recently, the situation of other supreme courts within the civil law
tradition was quite similar [big workload and backlog as consequence of access as
a right]. None of them, for reasons deeply rooted in our history and culture, had
any discretionary case selection power. Things are changing in this respect […]”
IBÍD, pág. 264
136
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
[L]a regulación propuesta profundiza la actual carencia en la
uniformidad en la aplicación de la ley, desde el momento en que el
recurso se concibe como completamente excepcional en lo que respecta a
su procedencia y diseñado para que la Corte Suprema pueda seleccionar
sólo un muy reducido conjunto de casos sobre los cuales pronunciarse. 325
Respuesta. Hoy en día la igualdad ante la ley es un valor de consenso entre los
países. No existen Estados contemporáneos que no la consagren. Todas las
Cortes Supremas –tanto del civil law326 como del common law327– sitúan a este
valor dentro de sus prioridades. Sin embargo, el Derecho Comparado nos
muestra que no hay sólo una modo para protegerla. En realidad existen dos vías
con virtudes y defectos simétricos328.
La primera vía para proteger la igualdad ante la ley es la de una Corte Suprema
que conoce muchos casos, corrigiendo errores puntuales y que sus decisiones
tienen sólo efectos particulares sobre cada uno por separado. Esto es lo que
sucede típicamente en países de civil law como España, Italia, Francia y la
casación en el fondo actualmente vigente en Chile329.
La virtud de esta vía es que tiene un mayor control sobre los jueces inferiores. Si
más casos pueden llegar a la Corte, mayor será el grado de fiscalización. Pero al
mismo tiempo tiene un defecto grave: la Corte pierde su consistencia interna. En
otras palabras, no logra ser estable en sus propios criterios de revisión a la hora
325
326
327
328
329
V.V.A.A., “Carta Comentarios al Proyecto de Ley que establece el Código
Procesal Civil (Boletín No 8197-07”, Revista de Derecho Procesal (U.de Chile), vol.
22, 2012, pág. 588.
“[E]l canon de la igualdad de todos los ciudadanos en el Estado, establecido en la
base del nuevo ordenamiento por la Revolución Francesa, fue uno de los
coeficientes del nacimiento del Tribunal de Cassation … [Hoy en Italia la]
Cassazione está en estrecha conexión con este principio [de igualdad], y que
incluso constituye una de las pocas, si no la única, sanción real.” CALAMANDREI,
P., La Cassazione Civile. Disegno Generale dell’istituto, Fratelli Bocca, Torino, 1920.
pág. 63.
“Una de las funciones más importantes de la Supreme Court –y quizás la más
importante– es supervisar todo el sistema de Derecho federal, con un ojo puesto
en crear y preservar la uniformidad de la interpretación.” O’CONNOR, S. D., “Our
Judicial Federalism”, Case Western Reserve Law Review, vol. 35, 1984, págs. 5.
(traducción propia)
BRAVO HURTADO, P., “Recursos ante las Cortes Supremas en el civil law y en el
common law: dos vías a la uniformidad”, International Journal of Procedural Law /
Revue internationale de droit processuel, vol. 2, no 2, 2012, pág. 323-339.
Ver supra III.B. En Francia la Corte Suprema, en todas las materias, entra a
conocer en el fondo (sumando acogidos y rechazados) 9. 411 casos; En materias
civiles, el Tribunal Suprema español entra a conocer 792 recursos y a la Corte
Suprema italiana 19.759 casos. En Chile, la casación civil ante la Corte Suprema
entra a conocer en el fondo 1.824 casos. CORTE SUPREMA, Cuenta Pública 2010,
Santiago de Chile, pág. 4. Disponible on-line en:
http://www.poderjudicial.cl/PDF/Prensa_Com/CuentaPublica/discurso2010/1
_Resumen_Labor_Jurisdiccional_de_la_Corte_Suprema.pdf?opc_menu=5&opc_it
em=8
137
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
de revisar los criterios de los otros tribunales330. Dado que se entra a conocer
una gran cantidad de casos, se forma una base de datos numerosa y caótica de
fallos previos y, con poco tiempo para fallar cada nueva causa, a la Corte se le
vuelve en extremo difícil saber cuál era la línea de criterios anteriores y seguirla
(supra III.A.2).
Para resolver la sobrecarga, sin restringir el acceso a la casación, los países
terminan aumentando el número total de jueces de la Corte y dividiendo el
trabajo en varias salas. Y esto, en vez de solucionar el problema de la igualdad
ante la ley, lo replica. La discrepancia de criterios entre las Corres de
Apelaciones pasa a ser la discrepancia de criterios entre las propias salas de la
Corte Suprema. Y la forma de resolver esta nuevo problema sería, a su turno,
crear un nuevo meta-tribunal o Pleno que zanje las discrepancias de las propias
salas que la integran. DAMAŠKA había identificado este riesgo:
[En el civil law] siempre estuvo presente el peligro que salas separadas
pudieran ellas mismas entregar opiniones contradictorias sobre el mismo
punto de Derecho. Para evitar esto, se han desarrollado varios
mecanismos para asegurar la consistencia interna, una que deriva de la
doctrina anterior; si una sala del tribunal de última instancia
(usualmente también una sala de las Cortes de Apelaciones) pretendía
apartarse de la opinión ya anunciada por otra sala de la Corte Suprema,
el asunto debía ser certificado por un ‘superpanel’ [Pleno] para una
decisión obligatoria sobre todos los jueces de la Corte Suprema. 331
Sin embargo, dicha facultad de recurrir al Pleno se utiliza escasamente332. De
este modo la alternativa de aumentar los jueces de la Corte replica el problema:
la práctica de no acudir al pleno deja sin resolver la discrepancia que surgirá de
las propias salas creadas. Por lo tanto, restringir el acceso a la Corte Suprema no
infringe la igualdad ante la ley sin más. Mantener un acceso amplio al recurso
puede ser la causa, y no la solución, al problema de la dispersión de criterios.
La otra vía para proteger la igualdad ante la ley es una Corte Suprema que
conoce pocos casos, sólo tomando partido en disputas jurisprudenciales y que sus
fallos sirvan de orientación para otros casos. Esto es lo que sucede típicamente
en los países de common law –por ejemplo, Inglaterra y Estados Unidos (supra
III.A.3)– y también se acerca al modelo de recurso extraordinario que plantea la
330
331
332
TARUFFO, M., “Linee per una riforma della cassazione civile”, en Il vertice ambiguo:
saggi sulla cassazione civile, Il Mulino, Bologna, 1991, págs. 172.
“[En el civil law] the danger was always present that separate panels would
deliver themselves of conflicting opinions on the same point of law. To prevent
this, various mechanism were developed to ensure internal consistency, one of
which deviated from the above doctrine: if a panel of the court of last resort (often
also a panel of a intermediate appellate court) wished to deviate from an opinion
already announced by any panel of the supreme court, the matter had to be
certified so a superpanel for a decision binding on all judges of the supreme
court.” DAMAŠKA, M. R., The Faces of Justice and State Authority: A Comparative
Approach to the Legal Process, Yale University Press, New Haven, 1986. pág.37-38
nota al pié 39
MATURANA, C., “Los recursos ante los tribunales colegiados en un procedimiento
oral”, Revista de Derecho Procesal (U.de Chile), vol. 22, 2012, págs. 423.
138
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
reforma procesal civil en Chile (supra III.A.4). El defecto de esta vía es que, al
revisar pocos casos, hay menos poder de supervisión sobre los tribunales
inferiores333. Pero este defecto es al mismo tiempo su virtud. Al revisar pocos
casos, posee una base de datos manejable y más tiempo para dedicarle a cada
causa. Por lo tanto aquí la Corte Suprema está en mejor pié para preservar su
consistencia interna.
Este dilema por optar entre una u otra vía para lograr la uniformidad no es
exclusiva de Chile. Se trata de una cuestión que enfrentan en general las
casaciones en el Derecho Comparado. Loïc CADIET –Presidente de la Asociación
Internacional de Derecho Procesal– resume correctamente como incluso la
Casación en Francia también debe enfrentar este dilema:
Hoy, la Cour de Cassation se debate entre estas dos funciones, de un
lado la disciplinaria y de otro la normativa. La función jurisprudencial y
normativa no tiene verdadero sentido más que si la Cour de Cassation
puede realizar una obra pedagógica en sus decisiones, lo que supone que
pueda tener tiempo para dictar sentencias con una motivación extensa
con ocasión de una serie de asuntos que tengan un valor ejemplar,
mientras que la función jurisdiccional y disciplinaria le impone por el
contrario la necesidad de conocer todos los recursos que ante ella se
interpongan, lo que la enfrenta a una masa de expedientes que la obliga a
un tratamiento en cadena y a una racionalización de sus
procedimientos.334
Cambio de vía en Chile. La reforma al proceso civil en Chile puede ser vista
como un tránsito desde una vía a la otra. Cabe preguntarse, entonces, cuál de
estas dos vías sería la mejor. Es una pregunta que no tiene respuestas sencillas
porque depende de cuestiones culturales. Por una parte, del grado en que los
propios tribunales inferiores efectivamente siguen los precedentes sin necesidad
de una supervigilancia directa de los superiores y, por la otra, el grado de
confianza que el resto de los observadores depositamos en que ellos los seguirán.
En el common law los tribunales inferiores consideran que su principal tarea es
honrar los precedentes y los ciudadanos confían bastante en que así lo harán. En
el civil law seguir los precedentes no es un valor abiertamente reconocido335, sin
perjuicio que los tribunales inferiores en la práctica igualmente los sigan336. Pero
más gravitante pareciera ser la desconfianza arraigada en los abogados que si los
tribunales no son controlados de cerca mediante recursos, éstos utilizarán esa
libertad para imponer criterios personales. Estas cuestiones culturales poseen
333
334
335
336
REHNQUIST, W. H., “Plea for Help: Solutions to Serious Problems Currently
Experienced by the Federal Judicial System, A”, Saint Louis University Law
Journal, vol. 28, 1984, págs. 4-5.
CADIET, L., “El sistema de la casación francesa”, en Manuel Ortells (ed.) Los
recursos ante Tribunales Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in Europe,
Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs. 29-30.
ROMERO, A., La jurisprudencia de los tribunales como fuente del derecho. Una
perspectiva procesal, Ed. Jurídica de Chile, Santiago, 2004. pág. 46-49.
MACCORMICK, N.; SUMMERS, R. S., “Further general reflections and conclusions”,
en Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A
comparative study, Aldershot, Darmouth Publishing, 1997, págs. 531-532.
139
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
una inercia que las vuelve difícil de alterar, pero no del todo imposible. De ahí
que una reforma tal no pasa sólo por un nuevo articulado del recurso, sino que
requiere también adiestrar a nuestros jueces en el respeto voluntario de los
precedentes.
III.E.3. Politización de la Corte Suprema
Crítica. Un último argumento que se esgrime es la politización de la Corte
Suprema. Esta crítica suele reservarse contra los filtros que permiten una
selección discrecional. El certiorari estadounidense –el caso que se tiene a la vista
cuando se plantea esta crítica– permite que la Supreme Court defina su propia
agenda337. Esta discreción, se cree, será utilizada para seleccionar los casos que
son políticamente afines con la ideología de los miembros del tribunal. El efecto
final sería que la Corte dejará de apegarse a las normas legales y empezaría a
fallar conforme a criterios políticos338.
Respuesta. Es cierto que para un observador de civil law la Corte Suprema de
Estados Unidos aparece como altamente politizada. En efecto, no es difícil
catalogar de “demócratas” o “conservadores” a sus distintos periodos según los
cambios en los integrantes 339 . Sin embargo, sería un error creer que dicha
politización de la Supreme Court se debe al certiorari o que la politización es una
cuestión necesariamente adscrita a una Corte de Precedentes.
Alemania pareciera demostrar que es posible pasar hacia un modelo de Corte de
Precedentes sin politizar a la Corte Suprema. La reforma del 2001 restringió el
acceso a la Revisión a sólo aquellos casos que tienen una significación
fundamental o sirven para la unificación y desarrollo del Derecho. Con todo, los
analistas alemanes no observan una politización de la Corte con la reforma. En
concreto, Rolf STÜRNER (Univ. Friburgo y visitante en Univ. Harvard) sostiene:
La cultura legal y política en Alemania no personifica las decisiones
atribuyéndolas a los jueces o abogados; como sucede en los Estados
Unidos, donde a veces se toma una exagerada admiración o adoración
personal. La mayoría de los fallos que determinan asuntos significativos
social y públicamente están bajo la influencia de una larga discusión
337
338
339
CORDRAY, M. M.; CORDRAY, R., “Setting the Social Agenda: Deciding to Review
High-Profile Cases at the Supreme Court”, University of Kansas Law Review, vol.
57, 2008, págs. 313-349.
“Nos parece además que, dada nuestra cultura, este [writ of certiorari] será un
mecanismo fácilmente politizable, de suerte que en definitiva los casos
seleccionados sean no aquellos que signifiquen una real protección del
ordenamiento jurídico, sino aquellos que interesen al gobierno de turno, o se trate
de situaciones puntuales de alto impacto público” SILVA PRADO, J. P.,
“Consideraciones sobre los fines de la casación civil y el recurso extraordinario en
el proyecto de código procesal civil chileno”, en Francisco Leturia (ed.) Justicia
civil y comercial. Una reforma ¿cercana?, Libertad y Desarrollo, Santiago de Chile,
2011, págs. 385-399.
SEGAL, J. A.; SPAETH, H. J., The supreme court and the attitudinal model revisited,
Cambridge University Press, New York, 2002. págs. 115-164.
140
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
académica y pública. Las decisiones judiciales son emitidas por el
tribunal colegiado como un todo, a las minorías no se les permite
publicar su opinión disidente [...] Algunos observadores
angloamericanos prefieren caracterizar como 'burocrática" a esta forma
de toma de decisiones, que tiene la ventaja de un razonamiento legal
balanceado, que no se ve influenciado por los intentos de los jueces
individuales por hacerse notar políticamente. 340
Esta diferencia entre Alemania y Estados Unidos nos estaría demostrando el
tránsito a una Corte de Precedentes no implica una politización del tribunal. Por
lo tanto, la politización de una Corte Suprema depende de factores anteriores al
certiorari, por ejemplo, factores históricos y culturales341. Tampoco sería correcto
asociar esta politización en general con el common law. Salvo el caso
estadounidense, los analistas suelen afirmar que en los demás países de esta
tradición, como Inglaterra e Israel, los jueces son más bien profesionales que
políticos342.
Hay mejores explicaciones que dan cuenta de por qué la US Supreme Court
aparece como altamente politizada en contraste con las Cortes Supremas de civil
law. La primera es que en Estados Unidos la Corte Suprema es al mismo tiempo
Tribunal Constitucional. Dado que las materias constitucionales son altamente
“políticas”, un tribunal que decide sobre ellas termina siendo un tribunal político
indirectamente. Luego, las Cortes Supremas de civil law aparecerían menos
politizadas porque no lidian regularmente con temas constitucionales.
La segunda explicación está en el sistema de nombramiento. La Constitución
Política de Estados Unidos establece que para ser nombrado juez de la Corte
Suprema es necesario que el Presidente de la República proponga un candidato –
que no necesariamente ha seguido la carrera judicial– el cual logre el acuerdo de
la mayoría del Senado343. Esta participación directa de los órganos políticos en el
trámite de nombramiento aumenta la politización de la selección. Las alianzas
ideológicas del candidato son públicamente consideradas por el Presidente, el
Senado, la prensa y la opinión pública344. Este sistema de nombramiento tiene
como resultado que a la Corte Suprema de Estados Unidos llegan jueces en
virtud de sus posturas políticas y se espera de ellos que sigan fallando conforme
a esas posturas por las cuales fueron electos.
340
341
342
343
344
STÜRNER, R., “The New Role of Supreme Courts in a Political and Institutional
Context from the German Point of View”, Annuario di diritto comparato e di studi
legislativi, vol. 2011, pág. 343.
GARAPON, A.; PAPADOPOULOS, I., Juzgar en Estados Unidos y en Francia: Cultura
jurídica francesa y common law, Legis, Colombia, 2006. págs. 23-34.
GOLDSTEIN, S., “Common Law countries”, en Pelayia Yessiou-Faltsi (ed.) The
Role of The Supreme Courts at the National and International Level, Sakkoulas
publications, Thessaloniki, Greece, 1998, págs. 298.
Artículo 2 – The Constitution of the United States.
GOLDSTEIN, S., “Common Law countries”, en Pelayia Yessiou-Faltsi (ed.) The
Role of The Supreme Courts at the National and International Level, Sakkoulas
publications, Thessaloniki, Greece, 1998, págs. 296-298
141
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
En otros países, en cambio, no existe una participación directa de los órganos
políticos –o al menos no a ese extremo– en los nombramientos judiciales. En
España, Francia y Alemania, por ejemplo, designan a sus jueces de la Corte
Suprema según el dictamen de un órgano colegiado interno y estable, a saber, un
“Concejo General de la Judicatura” u otra institución similar. Esto hace que el
nombramiento de los jueces sea menos politizado. Ahora bien, sería un error
creer que en estos países el sistema de nombramiento está del todo despolitizado.
La razón es que quienes integran este Concejo General lo suele definir, a su
turno, el Ejecutivo y Legislativo. Si bien aquí los órganos políticos no nombran a
los jueces, finalmente son ellos los que eligen a los que los eligen.
III.F. ÁMBITO DE REVISIÓN
Objetivo. Este apartado examinará el grado de amplitud con que la Corte
Suprema puede revisar el conflicto judicializado. Primero se describirá
brevemente cada ámbito de revisión junto a los países que lo representan.
III.F.1. Aplicación del Derecho
Descripción. El ámbito mínimo es el Derecho. En su virtud, la Corte Suprema
revisa la aplicación de las fuentes jurídicas, usualmente no todas pero sí las más
importantes. Ahora bien, su intervención no se limita a verificar si una fuente
pertinente al caso fue aplicada o no por el tribunal inferior, sino que también si
fue correctamente interpretada.
Ejemplos. A primera vista, la revisión de la aplicación del Derecho es común a
todas las Cortes Supremas en los distintos países. Sin embargo, visto con más
detalle, este es un elemento menos común de lo que parece. La razón es que, si
bien todas comparten la competencia para revisar el Derecho aplicado al caso,
cada tribunal está inserto en una cultura jurídica que entiende por “Derecho”
algo diferente a la otra. Así por ejemplo, que la Corte Suprema revise la
“aplicación del Derecho” sería algo muy distinto, por una parte, en un país de
common law con una concepción del Derecho en base a precedentes vinculantes;
a como sería, por la otra, en un país de civil law donde tradicionalmente no se
reconoce a la jurisprudencia como fuente.
Las casaciones europeo-continentales tienen un énfasis en la legislación. Con
todo, por dos razones sería un exceso creer que lo propio o característico de la
casación de civil law es revisar sólo la legislación. La primera es que, se admita
explícitamente o no, las cortes de casación también hacen un uso intensivo de los
precedentes para interpretar esa legislación345. Y segundo, en el common law,
contrario a la caricatura que se suele dibujar, la legislación no juega un rol
secundario. Cualquier Estado norteamericano puede tener tanta o más
345
SUMMERS, ROBERT S., Z.; TARUFFO, M., “Interpretation and comparative
analysis”, en Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting statutes: A
comparative study, Darmouth, Aldershot-Brookfield-Hong Kong-SingapureSydney, 1991, págs. 487-490.
142
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
legislación que en países de civil law y los jueces, incluidos los de la Corte
Suprema, efectivamente le atribuyen superioridad a la ley cuando entra en
colisión con un precedente346. Hacer una distinción fuerte entre Cortes Supremas
que revisan la aplicación de la legislación y otras que no, nos llevaría a equívocos
comparados.
También marca una diferencia la forma de Estado. En los países federales, las
Cortes Supremas se limitan a controlar sólo el Derecho a su vez federal (Estados
Unidos, Alemania, Brasil) y no las legislaciones internas de cada Estado
miembro. A diferencia de un país con una forma de Estado unitario en que la
Corte Suprema será competente para revisar todo el Derecho de la nación (Italia,
Francia, Chile).
III.F.2. Verificación de los hechos
Descripción. Otro ámbito de revisión son los hechos de la causa. El tribunal
examina la prueba rendida en juicio o el valor que se le hubiere asignado. En
consecuencia, si este ámbito le es conferido, la Corte Suprema podrá tener por
probado una versión de los hechos distinta a la que los tribunales inferiores
dieron por establecida. A las cortes que tienen este ámbito de revisión de un
modo amplio se las llama ‘tercera instancia’.
Ejemplos. Aquí las diferencias son más bien a nivel de reglas y no de las
prácticas judiciales. La regulación procesal en países como Estados Unidos,
Inglaterra y Suecia expresamente permiten la revisión de los hechos. A la
inversa, países como Francia, España (después de 1992) y Alemania no lo
permiten en sus códigos. Italia, contra la corriente, incluyó recientemente (2012)
la posibilidad de revisar los hechos pero en una hipótesis específica.347
Pero si observamos las prácticas judiciales, las diferencias aparecen menos
acentuadas. Estados Unidos, Inglaterra y Suecia, si bien la regulación les permite
revisar los hechos, se trata de una facultad que ejercen escasamente. El derecho
al jurado y en general la gran deferencia al juez del fondo, vuelve a las Cortes
Supremas de este primer grupo sumamente cautelosas de no alterar la versión de
los hechos fijada en la primera instancia, salvo en casos excepcionales 348 . El
siguiente fallo de la US Supreme Court sintetiza esa idea:
El fundamento para tener deferencia con la verificación de los hechos
hecha en la primera instancia [finder of fact] no es sólo la posición
superior del juez del fondo [trial judge] para determinar la credibilidad.
346
347
348
MERRYMAN, J. H.; PÉREZ-PERDOMO, R., The Civil Law Tradition: An Introduction
to the Legal Systems of Europe and Latin America, 3, Stanford University Press,
California, 2007. pág. 27
Codice di Procedura Civile – Art. 360 “Le sentenze pronunciate in grado d'appello o
in unico grado possono essere impugnate con ricorso per cassazione: […] 5) per
omesso esame circa un fatto decisivo per il giudizio che è stato oggetto di
discussione tra le parti.”
JOLOWICZ, J. A., “Appeal, Cassation, Amparo and all that: what and why?”, en On
civil procedure, Cambridge University Press, 2000, págs. 304-305.
143
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
El rol principal del juez del fondo es la determinación de los hechos, y
con la experiencia que gana cumpliendo ese rol se vuelve un experto.
Duplicar esa función del juez del fondo en la Corte de Apelaciones
probablemente contribuirá de un modo insignificante a la exactitud de la
determinación de los hechos, a un costo enorme en la asignación de
recursos.349
Hoy en día las Cortes Supremas de los demás países del civil law suelen no
revisar los hechos del caso. El dogma de que la casación no es instancia suele ser
respetado con tal celo. Sin embargo, persisten dos vías para revisar los hechos y
aparecer como si se estuviera respetando el dogma. Dado que la casación se
limita a las infracciones "de ley", la primera vía consisten en que la Corte podrá
revisar los hechos si la valoración probatoria está definida por la legislación
también. España antes de la reforma del 2000 tenía una casación legalista y, al
mismo tiempo, una primera instancia con la prueba tasada por ley. La segunda
vía –que fue lo que sucedía en Italia hasta antes de la reforma del 2012– consiste
en cambiar la valoración de la prueba so pretexto de revisar la fundamentación de
la sentencia 350 . Por cualquiera de estas dos vías, la Corte de casación podría
llegar a tener en la práctica un grado de revisión de los hechos incluso mayor
que en los países del primer grupo, los cuales permitían expresamente pero que
por deferencia no la ejercían.
Esta convergencia hacia una revisión bastante acotada de los hechos, pero al
menos presente, pareciera deberse a un consenso. Concretamente, tanto los
analistas de unos u otros países están de acuerdo en que la distinción misma
hechos/Derecho es bastante más problemática de lo que parece 351 . No son
fácilmente escindibles, por una parte, las circunstancias fácticas del caso y, por la
otra, la legislación que se aplica sobre esas circunstancias. Luego, si bien el rol
principal de las Cortes Supremas es la revisión de la aplicación de Derecho, eso
necesariamente conlleva –de un modo abiertamente permitido o
subrepticiamente– algún grado de reconsideración de los hechos.
349
350
351
“The rationale for deference to the original finder of fact is not limited to
superiority of the trial judge's position to make determinations of credibility. The
trial judge's major role is the determination of fact, and with experience in
fulfilling that role comes expertise. Duplication of the trial judge's efforts in the
court of appeals would very likely contribute only negligibly to the accuracy of
fact determination at a huge cost in diversion of judicial resources”.
WAINWRIGHT v. SYKES, 433 U.S. 72, 90 (1977).
TARUFFO, M., “Il controllo sulla motivazione della sentenza civile”, en Il vertice
ambiguo: saggi sulla cassazione civile, Il Mulino, Bologna, 1991, págs. 135-156.
“If it is difficult to find any satisfactory criterion for distinguishing a question of
law form one of fact, the difficulty is often compounded by jurisprudential
developments, which stem less form rigorous analysis of the distinction than from
considerations of judicial policy retaining to the category of question which, it is
felt, should, or should not, be brought within the higher court's powers of
control” JOLOWICZ, J. A., “Appeal, Cassation, Amparo and all that: what and
why?”, en On civil procedure, Cambridge University Press, 2000, págs. 302. En el
mismo sentido LINDBLOM, H., “The role of Supreme Courts in Scandinavia”,
Scandinavian Studies in Law, vol. 39, 2000, pág. 345.
144
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Prueba. Esta convergencia hacia una revisión en extremo excepcional de los
hechos hace, al mismo tiempo, que las posibilidades de rendición de prueba estén
tanto o más restringidas en el Derecho Comparado. Obviamente, cuando la
Corte Suprema tiene la competencia para revisar vicios procesales, algún
material probatorio será admisible para acreditar ese vicio. Pero respecto de la
decisión de fondo, en el civil law países como Francia, Argentina, Brasil
derechamente no la admiten. Los países del common law –que en rigor tienen
competencia para revisar los puntos de hecho y de Derecho– tampoco permiten
la rendición de prueba ante la Corte Suprema (Estados Unidos, Inglaterra,
California). Suecia –que es una tercera instancia en el civil law donde se esperaría
una apertura mayor a la rendición de prueba– sólo permite la prueba que fue
imposible rendir anteriormente.
III.F.3. Vicios procesales
Descripción. El cumplimiento de ciertos trámites judiciales en las instancias
anteriores del juicio también pueden ser objeto de control. Sin embargo, no todo
aspecto procedimental amerita revisión. El recurso se reserva sólo para las
infracciones procesales más importantes. Los aspectos que deben ser controlados
por la Cortes Supremas son aquellos que tienen un importante componente de
debido proceso involucrado. De este modo, un defecto en la composición del
tribunal, la recusación de algún juez o un error en la representación legal de la
parte, comúnmente son motivos para acceder al recurso. La dogmática casacional
reserva el término error in procedendo para referirse a causal.
Ejemplos. Las Cortes Supremas suelen revisar los vicios procesales aunque por
distintas vías. Cuando tienen competencia para materias constitucionales, en
especial sobre derechos fundamentales, ahí los vicios procesales serán revisados
por la Corte Suprema a título de infracción general al debido proceso352.
Cuando una competencia general sobre los derechos fundamentales no existe, la
Corte entrará a revisar los vicios porque existe una habilitación legal específica.
Aquí los códigos establecen un catálogo más o menos taxativo de causales. En
algunos países estas causales procesales son controladas en único recurso común
que también revisa la aplicación del Derecho (Alemania, Francia). En otros, en
cambio, los vicios procesales deben impugnarse a través de un recurso distinto y
aparte. Cuando se da esta dualidad de recursos, suele ser compatible interponer
ambos conjuntamente, uno en subsidio del otro. España, en cambio, llegó al
extremo de volver incompatibles el recurso de Derecho con el recurso (casación)
por vicios procesales (recurso extraordinario por infracción procesal). Ahí el
litigante deberá optar por uno u otro, no podrá intentar ambos.
Aún sin una habilitación específica para asuntos procesales, la última vías es a
través de la función general de una Corte de Casación. Dado que su competencia
352
BONET NAVARRO, J., “En torno al control de los derechos fundamentales de
carácter procesal por la sala civil del Tribunal Supremo”, en José Bonet Navarro,
José Martín Pastor (eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters,
Valencia, 2010, págs. 339-350.
145
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
se enfoca a las infracciones de la ley, se suele entender que ahí legalidad
protegida no es sólo el Derecho sustantivo sino también procesal aplicado al
juicio.
III.F.4. Problemas jurisprudenciales
Descripción. Otro ámbito de revisión es la consistencia de los criterios de
decisión judicial. Aquí el recurso está destinado a corregir contradicciones o
vacíos jurisprudenciales. Se espera de la Corte Suprema que resuelva el problema
estableciendo un precedente orientador para los casos futuros. Y se espera
asimismo de los tribunales inferiores que sigan, con mayor o menor fuerza
vinculante, los precedentes fijados.
Ejemplos. En rigor, todos los países están preocupados por mantener una
jurisprudencia uniforme. Criterios judiciales iguales para todos es un requisito
universal del Estado de Derecho353. Por lo tanto las diferencias no pueden ser
dibujadas entre Cortes Supremas que tienen la uniformidad como meta y otros
que no354. El uso de los precedentes, demostró el estudio de MACCORMICK &
SUMMERS, no es una diferencia de todo-o-nada sino gradual (supra III.C.1)355. Un
cuadro más preciso sería entre jurisdicciones en que la regulación del recurso
encarga a la Corte Suprema la revisión de la coherencia jurisprudencial de un
modo directo o indirecto.
El modo directo consiste en que la Corte Suprema tiene como ámbito de revisión
explícito la contradicción de precedentes. Usualmente la presentación misma del
recurso exige acompañar los fallos que se citan con criterios discordantes. Los
tribunales de common law han históricamente lidiado con precedentes de este
modo directo.
Sin embargo, la revisión de fallos contradictorios ha dejado de ser un rasgo
exclusivo del common law. Países de civil law han dado el paso de revisar
directamente la uniformidad de la jurisprudencia por sus Cortes Supremas. El
caso más importante es Alemania. La segunda causal de la Revisión alemana,
como vimos, es que la intervención del tribunal sea necesaria para el
perfeccionamiento del Derecho o el aseguramiento de una jurisprudencia
unificada (§543.2.2). España también sigue esta tendencia. Ahí la Corte Suprema
es competente para conocer recursos que despiertan un interés casacional que es
definido como aquellos casos en que hay contradicciones, oposiciones o vacíos en
la doctrina jurisprudencial (LEC/2000 art. 477.3).
353
354
355
BINGHAM, T., The Rule of Law, Penguin Global, London, 2011. págs.
BRAVO HURTADO, P., “Recursos ante las Cortes Supremas en el civil law y en el
common law: dos vías a la uniformidad”, International Journal of Procedural Law /
Revue internationale de droit processuel, vol. 2, no 2, 2012, pág. 331.
MACCORMICK, N.; SUMMERS, R. S., “Further general reflections and conclusions”,
en Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A
comparative study, Darmouth Publishing, Aldershot, 1997, pág. 544.
146
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Los demás países, podemos decir, tienen un modo indirecto de control sobre la
coherencia de criterios judiciales. La casación francesa carece de la habilitación
para controlar contradicciones entre fallos, sus competencias se limitan a las
infracciones específicas de la ley caso a caso. Del mismo modo en Italia, el ricorso
per cassazione tampoco puede abocarse a conocer las contradicciones
jurisprudenciales en sus propios términos. Es un modo indirecto porque si bien
no puede revisarlo en sí mismo por la sala civil, se espera que la uniformidad de
la jurisprudencia sea un efecto colateral del buen funcionamiento del recurso
caso a caso. En estos países los problemas jurisprudenciales no serán conocidos
por la sala civil de la Corte Suprema, sino por un Pleno de jueces que
excepcionalmente se reúne.
III.F.5. Constitucionalidad
Descripción. Hoy en día prácticamente todos los países tienen algún tipo de
control de constitucionalidad –tanto de la afectación de derechos fundamentales
como de otras reglas que definen competencias políticas– sobre los actos del
Poder Ejecutivo y Legislativo. Sin embargo, difieren respecto de qué órgano
debe realizar ese control. Una alternativa es crear un “Tribunal Constitucional”
autónomo, especializado en estas materias. La otra consiste en que el control de
constitucionalidad sea ejercido por la propia Corte Suprema de la judicatura
ordinaria. Aquí analizaremos esta segunda alternativa.
Ejemplos. Comúnmente se ha entendido que esta es una diferencia entre las
tradiciones jurídicas. Lo propio de los países de common law sería confiar el
control de constitucionalidad en su Corte Suprema ordinaria. Mientras que en
los países de civil law lo propio sería tener un Tribunal Constitucional abocado a
esas materias.
Esta generalización es correcta sólo respecto del common law. En efecto, EEUU,
Canadá y Australia –en esto Inglaterra es un caso excepcional porque, en rigor,
no tiene una constitución escrita– no poseen un tribunal constitucional aparte.
Por lo tanto, en estos países no cabe sino depositar el control de
constitucionalidad por completo en la Corte Suprema ordinaria.
Cuando dicha generalización se aplica al civil law se omiten puntos intermedios.
Es correcto que en Europa continental sí existen Tribunales Constitucionales
propiamente tales. Pero sería una simplificación imprecisa creer que ahí donde
existen estos tribunales especiales, ellos necesariamente monopolizan todas los
asuntos constitucionales. Tal simplificación podría aplicar a Francia, donde la
Corte Suprema (Cour de Cassation) efectivamente no tiene ninguna competencia
en materias constitucionales. Eso se explica porque en general en Francia no hay
control de constitucionalidad a posteriori, ni aún el Consejo de Estado, que sería
lo más cercano ahí a un tribunal constitucional.356
356
STONE SWEET, A., The birth of judicial politics in France: the Constitutional Council in
comparative perspective, Oxford University Press, New York, 1992.
147
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
Mas hay dos casos relevantes de civil law donde esta simplificación no aplica:
Alemania y España. En efecto, ahí las Corte Supremas en materias civiles –tanto
la Bundesgerichtshof como el Tribunal Supremo– conservan algún grado de control
de asuntos constitucionales, particularmente sobre afectación de derechos
fundamentales. Recordemos que desde la reforma alemana del 2001 el recurso de
Revisión alemán restringió el acceso a dos causales, a grandes rasgos,
trascendencia y derechos fundamentales (supra III.D.4 y III.D.5). De un modo
similar la reforma española del 2000 agrega a la casación la tutela civil de
derechos fundamentales 357 . Por lo tanto, en eso países los derechos
fundamentales no son competencia exclusiva del Tribunal Constitucional sino
que es una materia compartida con la Corte Suprema ordinaria. Ahí la
declaración de inconstitucionalidad estará a cargo del Tribunal Constitucional,
mas las Cortes Supremas ordinarias pueden anular o enmendar un fallo si afecta
tales derechos. Puede ser, entonces, que materias constitucionales de
delimitación de competencias políticas sean tarea exclusiva del Tribunal
Constitucional, pero respecto de la tutela de derechos fundamentales la
responsabilidad es compartida con las Cortes Supremas ordinarias.
III.F.6. ¿Certiorari?
La asociación que se hace entre common law y certiorari es tan estrecha que
llegan homologarse. Por una parte, suele creerse que incluir certiorari
estadounidense necesariamente implica traer las demás características de una
Corte Suprema de common law, como el stare decisis, la politización de los jueces
o incluso sus ámbitos de revisión. Por la otra, suele creerse que para acercar a
una Corte Suprema de civil law a alguno de los rasgos de common law
necesariamente pasa por introducir certiorari estadounidense. Una asociación tal
exagera en ambos sentidos.
Problemas jurisprudenciales. Al hacer esta asociación se cree que si en el civil
law se busca aumentar el valor de los precedentes –incluyendo los problemas
jurisprudenciales en el ámbito de revisión de la Corte Suprema de un modo
similar al common law– necesariamente se importará el certiorari también 358 .
Viceversa, algunos sostienen que el certiorari tendría sentido sólo en las
tradiciones jurídicas donde la jurisprudencia es vinculante359. No es el caso. Es
357
358
359
BELLIDO PENADÉS, R., “La protección de los derechos fundamentales en el
recurso de casación civil”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El
recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 351390. CABAÑAS GARCÍA, J. C., “Reforma de la casación civil y tutela de los derechos
fundamentales sustantivos”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El
recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 391412.
Por ejemplo: “[A]quellos que pregonan los beneficios del precedente, del valor de
la jurisprudencia y, por lo tanto, de la selección discrecional de asuntos por parte
de la Corte [Suprema…]” DELGADO CASTRO, J., “El recurso extraordinario en el
proyecto de código procesal civil”, Ius et Praxis, vol. 18, no 2, 2012, pág. 144.
“Este sistema [writ of certiorari] ideado como otros para evitar el colapso de los
Tribunales Supremos, tiene sentido y ha funcionado en países en que la
148
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
cierto que para llegar a un modelo de Corte de Precedentes se requiere pasar de
una jurisprudencia abundante y caótica a otra menos numerosa y más ordenada.
Para lograr esta disminución de casos se requiere un filtro suficientemente
restrictivo, pero eso no implica certiorari discrecional. Alemania, en virtud de su
doble control jerárquico, logra reducir la cantidad de casos sin discrecionalidad.
En este nuevo escenario los fallos de la Corte Suprema tampoco serán
estrictamente obligatorios, sin embargo apartarse de ellos –siendo que su
doctrina es clara– será altamente criticable y susceptible de revocación (infra
III.C.1.).
Constitucionalidad. Dado que en el common law no hay tribunales
constitucionales especializados, ahí son las Cortes Supremas ordinarias las que
ejercen el control de constitucionalidad. Ahora bien, dado que las Cortes
Supremas de common law tienen certiorari, eso lleva a pensar que incluir las
materias constitucionales dentro del ámbito de revisión requiere certiorari
discrecional. Esto tampoco es el caso. Es cierto que las Cortes de common law,
en la práctica, terminan seleccionando unos pocos casos de relevancia
constitucional. Mas lo que suele suceder en el civil law es que los tribunales
constitucionales tienen definidas explícitamente sus competencias de un modo
detallado. Luego, no pueden decidir, o tienen considerablemente menos margen
de discreción sobre, qué casos entrarán a conocer. De hecho, la prueba que los
tribunales constitucionales de civil law no tienen certiorari es que éstos suelen
estar bastante sobrecargados con miles de casos, la diferencia de una Corte
Suprema de common law que, en virtud del certiorari, conocen no más de cien.
Verificación de los hechos. Según el modo en que suele dibujarse el modelo de
Corte de Precedentes atado al certiorari, suele sostenerse que esta tiene excluida
de sus ámbitos de revisión los hechos de la causa. También es incorrecta esta
asociación. Las cortes de common law sí están habilitadas para revisar las
cuestiones de hecho de la causa y al mismo tiempo contemplan certiorari.
III.F.7. La reforma chilena
Casación en la forma y fondo. Actualmente la Corte Suprema es competente
para conocer, por separado o conjuntamente, tanto la casación en la forma como
en el fondo. Por lo tanto, su ámbito de revisión es una combinación de ambos
recursos.
jurisprudencia es la base obligatoria de su derecho (sistemas de common law). Esos
países necesitan un tribunal en el vértice de la pirámide jurisdiccional que anule
las sentencias que no sigan el precedente, pues debe marcar con fuerza vinculante
la línea a seguir. No extraña por ello que los tribunales anglosajones no se
preocupen, salvo excepciones, por la justicia del caso concreto, toda vez que sus
decisiones son dictadas para la generalidad, lo que justifica la discrecionalidad (es
una actuación propiamente legislativa).” SILVA PRADO, J. P., “Consideraciones
sobre los fines de la casación civil y el recurso extraordinario en el proyecto de
código procesal civil chileno”, en Francisco Leturia (ed.) Justicia civil y comercial.
Una reforma ¿cercana?, Libertad y Desarrollo, Santiago de Chile, 2011, págs. 396.
149
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
En virtud de la casación en la forma se revisan vicios procesales. Si bien
prácticamente todas las Cortes Supremas revisan vicios procesales, Chile en esto
se acerca a España antes de la reforma del 2000. En efecto, en ambos casos los
vicios procesales estaban definidos en un catalogo que no es del todo taxativo
(art. 768)360. Y si bien es un recurso aparte, puede interponerse conjuntamente de
un modo similar a España ante de la reforma del 2000.
La casación en el fondo, a su turno, es el recurso que revisa la aplicación del
Derecho. Nuevamente, este ámbito de revisión es prácticamente común a todas
las Cortes Supremas. La diferencia radica en las fuentes del Derecho que se
revisan. Dado que en Chile la jurisprudencia no es fuente del Derecho según el
Código Civil (art.3), los precedentes judiciales no son analizados por la Corte, o
no lo son explícitamente.
La causal de la casación en el fondo es la "infracción de ley". La Corte ha
entendido por tal principalmente la legislación ordinaria u otras normas de
rango similar 361 . En algún grado también se incluyen los tratados
internacionales que han sido incorporados a la legislación interna362. Respecto de
los contratos entre particulares, en doctrina la Corte en principio no debería
entrar a conocerlos. Sin embargo, en la práctica tiene una conducta algo errática
respecto de cuándo revisar la interpretación de un contrato o no363.
Según la jurisprudencia de la propia Corte, la constitución también quedaría
fuera del concepto de "ley" de la casación y por eso la ella no revisa su aplicación
directamente 364 . Desde el 2004 los asuntos de constitucionalidad son
competencia del Tribunal Constitucional. Antes de dicha reforma, la Corte
Suprema tenía un ámbito de revisión constitucional. Concretamente, podía
declarar inaplicable a un caso, sin efecto erga omnes, una ley por ser contraria a la
Constitución. Con la reforma, entonces, la Corte Suprema ordinaria fue privada
de esa facultad constitucional.
Recurso extraordinario. La reforma al proceso civil busca cambiar los ámbitos
de revisión de la Corte Suprema. Comparado con la casación actual, el recurso
360
361
362
363
364
MOSQUERA, M.; MATURANA, C., Los recursos procesales, Jurídica de Chile, Santiago
de Chile, 2010. pág. 256-258.
MOSQUERA, M.; MATURANA, C., Los recursos procesales, Jurídica de Chile, Santiago
de Chile, 2010. pág. 297. PAILLÁS, E., El recurso de casación: derecho chileno y
comparado, Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 2008. pág. 62-67.
PAILLÁS, E., El recurso de casación: derecho chileno y comparado, Jurídica de Chile,
Santiago de Chile, 2008. pág. 67-75
MOSQUERA, M.; MATURANA, C., Los recursos procesales, Jurídica de Chile, Santiago
de Chile, 2010. pág. 297-298. PAILLÁS, E., El recurso de casación: derecho chileno y
comparado, Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 2008. pág. 83-89.
“Corresponde reiterar la reflexión que se ha mantenido de forma permanente,
estampándose en numerosas sentencias, en el sentido de lo redundante que
deviene fundar una casación en normas constitucionales –que como se sabe, se
limitan a establecer derechos de orden general– cuando tales derechos o garantías
tienen consagración y protección en reglas de rango inferior […]” CORTE
SUPREMA, Rol Nº 2898-2006; Rol Nº 3085-2001.
150
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO III
Recursos ante la Corte Suprema en el Derecho Comparado
PABLO BRAVO HURTADO
extraordinario tiene un ámbito de revisión que se amplia en un aspecto y se
restringe en otro.
Por una parte, se amplia respecto de las materias constitucionales. La casación
actual no revisa cuestiones de constitucionalidad ni derechos fundamentales, o al
menos no lo hace en sí mismo. El recurso extraordinario, si bien no otorga
competencias constitucionales generales, entrega a la Corte Suprema
competencias directas para subsanar infracciones de derechos fundamentales, en
la sentencia o en el procedimiento. Actualmente España y Alemania también
otorgan una competencia directa similar a sus Cortes Supremas sobre derechos
consagrados en la Constitución.
Por la otra, se restringe respecto de la aplicación del Derecho. La casación actual
extiende sus competencias a cualquier error en la aplicación de la legislación.
Con el recurso extraordinario, ya no cualquier error de Derecho será conocido
por la Corte, sino sólo aquellos que importen un problema jurisprudencial. De
este modo, si el litigante intenta impugnar una sentencia que está en línea con la
jurisprudencia la Corte Suprema chilena –al igual que en Suecia, Alemania e
Italia con la reforma del 2009– no entrará a conocer su caso. Esta específica
restricción en el ámbito de revisión a los problemas jurisprudenciales es lo que
nos permite afirmar que la reforma procesal civil en Chile se dirige hacia un
modelo de Corte de Precedentes.
151
RECURSOS ANTE LA CORTE SUPREMA EN
CHILE
PABLO BRAVO HURTADO*
Objetivos. El objetivo del capítulo IV es realizar un análisis de los recursos ante
la Corte Suprema en Chile. El estudio abarca las siguientes áreas procesales
reformadas: penal, laboral y familia. Además, se analizará la compatibilidad entre
ellas, por una parte, y el nuevo recurso extraordinario propuesto por el NCPC,
por la otra.
IV.A. DESCRIPCIÓN DE LOS RECURSOS PRINCIPALES.
Objetivo. Este primer apartado está destinado a describir los recursos ante la
Corte Suprema en Chile. Se analizarán en orden cronológico. Se comienza con la
actual casación civil en la forma y fondo; después el recurso de nulidad penal;
sigue la casación en el fondo en materias de familia, el recurso de unificación de
jurisprudencia laboral y finalmente el recurso extraordinario de la reforma
procesal civil.
IV.A.1. Civil actual – Casación en la Forma y Fondo
Fuente. En materias civiles, actualmente el principal recurso que cabe ante la
Corte Suprema es la casación en sus dos versiones, a saber, en la forma y en el
*
Abogado, Universidad de Chile. Doctor (c) en Derecho, Maastricht Universiteit,
Holanda. Candidato a doctor, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso,
Chile. Profesor de Derecho Procesal en UC Temuco (2010-2013). Actualmente es
investigador de PhD en el Ius Commune Onderzoekschool, Holanda.
(pablo.bravohurtado[email protected])
152
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
fondo365. Se encuentra regulado en el Título XIX del Código de Procedimiento
Civil, desde los artículos 764 al 809. Dicho recurso es conocido y resuelto por la
Sala Civil (Primera) y se pueden interponer conjuntamente o por separado.
La casación en el fondo sólo puede ser interpuesta ante la Corte Suprema. La
casación en la forma, en cambio, no es exclusiva de la Corte Suprema sino que
también puede ser interpuesta ante la Corte de Apelaciones en determinados
casos.
Objeto. El código actual señala que “[e]l recurso de casación [sin distinguir si
es de forma o fondo] se concede para invalidar una sentencia en los casos
expresamente señalados por la ley.” Con todo, la casación chilena no sólo anula y
reenvía, sino que además dicta sentencia de reemplazo366.
La casación en el fondo, en específico, tendría por objeto invalidar (y reemplazar)
una sentencia definitiva de segunda instancia “siempre que se hayan pronunciado
con infracción de ley y esta infracción haya influido substancialmente en lo
dispositivo de la sentencia”367. Y la casación en la forma, a su turno, tendría por
objeto invalidar (y reemplazar) sentencias definitivas o interlocutorias en virtud
de la infracción de un vicio procesal tasado por la ley.368
Ejecución provisional. Por regla general, la resolución impugnada en casación
continuará su ejecución mientras pende la tramitación del recurso. El tribunal
que dictó la resolución será el que seguirá conociendo de esa ejecución
provisional. Sin embargo, la ejecución provisional podrá suspenderse cuando el
cumplimiento de haga imposible llevar a efecto lo que se resuelva si se acoge el
recurso369.
Por último, la parte vencida puede solicitar que se rinda caución (fianza de
resultas) para proceder a la ejecución provisional contra él370. Obviamente, si
dicha solicitud es concedida por el tribunal, y el ganador no cumple con otorgar
la fianza, se suspenderá la ejecución.
Filtros de acceso. El tribunal a quo debe examinar solamente dos cuestiones.
Por una parte, si el recurso se ha opuesto dentro del plazo establecido por la ley.
Y, por la otra, si ha sido patrocinado por abogado habilitado para el ejercicio de
la profesión, que no sea procurador del número.371
365
366
367
368
369
370
371
En rigor, el recurso más interpuesto ante la Corte Suprema es la apelación del
recurso de protección en los casos de alzas de las Isapres.
CPC1903 – Art. 764.
CPC1903 – Art. 767.
MOSQUERA, M.; MATURANA, C., Los recursos procesales, Jurídica de Chile, Santiago
de Chile, 2010. págs. 231-324. Específicamente sobre la casación en el fondo,
véase PAILLÁS, E., El recurso de casación: derecho chileno y comparado, Jurídica de
Chile, Santiago de Chile, 2008.
CPC1903 – Art. 773.
CPC1903 – Art. 773.
CPC1903 – Art. 776.
153
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
El tribunal ad quem, en cambio, ejerce un control de admisibilidad bastante más
exigente. En la casación en la forma evalúa diversas cuestiones, a saber: (a) si la
sentencia objeto del recurso es de aquellas contra las cuales lo concede la ley; (b)
si en el recurso se expresan en qué consiste el o los errores de Derecho de que
adolece la sentencia recurrida; (c) si se señala de qué modo ese o esos errores de
Derecho influyen en lo dispositivo del fallo; (d) si se ha interpuesto dentro del
plazo y (e) si ha sido patrocinado por abogado habilitado372.
En la casación en el fondo, además de estos requisitos de forma, se contempla un
importante filtro de control preventivo del mérito del recurso. En concreto, la
Corte Suprema podrá rechazar entrar a conocer un caso si adolece de “manifiesta
falta de fundamento”. Con todo, para ejercer este rechazo preliminar requiere de
la unanimidad de la Sala Civil373.
Ámbito de revisión. Una vez presentado el recurso de casación en la forma o en
el fondo, no será posible formular nuevas pretensiones. Sin embargo, desde la
instauración de la casación de oficio, la Corte Suprema puede extender, por sí, el
ámbito de revisión de la casación a aspectos no alegados por las partes.
(a) Prueba y hechos. El ámbito de revisión de la casación en el fondo son
exclusivamente las cuestiones de Derecho y no de los hechos. Luego, queda
excluido de dicha versión de la casación la revisión de los hechos fijados por el
tribunal inferior, y menos la rendición de prueba para intentar desacreditarlos.
Indirectamente, los hechos de la causa podrán ser revisados por la casación en el
fondo sólo si pueden ser reconducidos a una cuestión de Derecho, por ejemplo,
cuando se infringe la carga de la prueba o una ley que tasa anticipadamente el
valor que tendrá un medio de prueba.
La casación en la forma, a su turno, tampoco tiene como ámbito de revisión en sí
mismo las cuestiones de hecho (como sí sucedería con una apelación). Sin
embargo, puede llegar a ser procedente la rendición de prueba en esta versión de
la casación cuando sea necesaria para la acreditación del vicio procesal que se
invoca374.
(b) Vicios procesales y derechos fundamentales. Los vicios procesales son el
principal ámbito de revisión de la casación en la forma. Concretamente, el
artículo 768 detalla las causales específicas. Por ejemplo, tribunal incompetente,
juez implicado, ultra petita, incumplimiento de los requisitos de la sentencia, falta
de notificación válida de la demanda (emplazamiento), cosa juzgada, decisiones
contradictorias o faltar otro trámite esencial definido por ley, etc.
Ninguna de las dos versiones de la casación civil está contemplada para revisar
en sí misma la violación de derechos fundamentales. Con todo, podría
argumentarse que las causales de la casación en la forma y fondo afectan
indirectamente derechos de ese rango, a saber, el debido proceso y la igualdad
ante la ley.
372
373
374
CPC1903 – Art. 781.
CPC1903 – Art. 782.
CPC1903 – Art. 799.
154
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
(c) Legislación y jurisprudencia. La legislación es el principal ámbito de revisión
de la casación en el fondo. En ese sentido el artículo 767 refiere a la “infracción
de ley”. La jurisprudencia, en cambio, normalmente quedará fuera del ámbito de
revisión de la Sala Civil. Citar jurisprudencias contradictorias serviría, en último
término, para solicitar que el conocimiento del recurso se radique en el Pleno de
la Corte (art. 780). Sin embargo, esto escasamente sucede.
(d) Constitucionalidad. Antes de la reforma del 2005, la Corte Suprema podía
declarar inconstitucional una ley para un caso concreto (inaplicabilidad). Con la
reforma de ese año, en cambio, dicha facultad le fue expropiada a la Corte. A
partir de entonces, las declaraciones de inconstitucionalidad, sean con efectos
particulares o generales, corresponden exclusivamente al Tribunal
Constitucional.
Efectos de la sentencia. En rigor, lo propio de un modelo de casación es que la
Corte Suprema sólo anule el fallo y reenvíe el caso a un nuevo tribunal inferior.
Sin embargo, la sentencia de la casación en el fondo, a final de cuentas, no es un
reenvío sino que un reemplazo. Esto termina siendo de este modo porque el
código señala que la Corte dictará una sentencia que anula la resolución
impugnada e inmediatamente otra, supuestamente distinta, donde resuelve por sí
el caso375.
En rigor, sólo en la casación en la forma habrá únicamente sentencia de reenvío
cuando se anula parte del procedimiento del tribunal inferior376.
Tramitación. El plazo para interponer la casación ante la Corte Suprema (sea en
la forma o en el fondo) es normalmente de quince días contados desde la
notificación de la resolución que se impugna377.
Visto a grandes rasgos, la casación se concede contra las sentencias definitivas o
las sentencias interlocutorias que ponen término al procedimiento. La casación
en la forma, en específico, cabe contra dichas sentencias, sean de primera o
segunda instancia. Si se impugna mediante casación una sentencia de primera
instancia, entonces el tribunal competente para resolver la casación en la forma
será la Corte de Apelaciones. Si lo que se impugna, en cambio, es una sentencia
de segunda instancia, entonces el tribunal competente para resolver la casación
en la forma será la Corte Suprema.
La casación en el fondo, en términos simples, también cabe contra dichas
sentencias definitivas o interlocutorias, pero sólo si son de segunda instancia
(inapelables). Por lo tanto, sólo se interpone contra las resoluciones dictadas por
una Corte de Apelaciones y el tribunal competente para resolver la casación en el
fondo siempre será la Corte Suprema.
Durante su tramitación se permiten alegatos orales de los abogados (vista de la
causa). El código establece como tiempo máximo para su exposición dos horas en
375
376
377
CPC1903 – Art. 785.
CPC1903 – Art. 786 inc. 1º.
CPC1903 – Art. 770.
155
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
la casación en el fondo y una hora para la casación en la forma378. Ahora bien,
este plazo máximo se reserva sólo para los casos más importantes. Normalmente
los alegatos duran menos tiempo y el presidente de la Sala puede incluso
acortarlos sobre la marcha.
No existe una audiencia de rendición de prueba en la casación en el fondo debido
a que los hechos del caso quedan excluidos de su ámbito de revisión. En la
casación en la forma, en cambio, excepcionalmente se podría rendirse prueba
para acreditar el vicio procesal.
IV.A.2. Penal – Recurso de Nulidad
Fuente. El principal recurso que cabe ante la Corte Suprema en materias penales
se denomina ‘Recurso de Nulidad’. Se encuentra regulado en el Libro Tercero,
Titulo IV del Código Procesal Penal. Este recurso es conocido y resuelto por la
Sala Penal (Segunda).
Objeto. Según el Código Procesal Penal, el recurso de nulidad tiene por objeto
invalidar el juicio oral y la sentencia definitiva, o solamente ésta, por las causales
expresamente señaladas en la ley379.
En rigor, el recurso de nulidad penal puede ser competencia tanto de la Corte de
Apelaciones como de la Corte Suprema. Será conocido por la Corte Suprema
cuando se alegue la causal de infracción de derechos fundamentales (art. 373,
letra ‘a’) o si existe contradicción en la jurisprudencia de los tribunales
superiores (art. 376, inciso segundo). En los demás casos –a saber, cuando se
alega un vicio procesal (art. 374) o un error en la aplicación del Derecho sin más
(art. 373, letra ‘b’) el conocimiento del recurso corresponderá a la Corte de
Apelaciones380.
Ejecución provisional. Mientras esté pendiente un recurso, el fallo impugnado
podrá ser ejecutado provisionalmente dependiendo de si la sentencia es
condenatoria o no. Por una parte, si el fallo impugnado corresponde a una
sentencia “condenatoria”, se suspenden los efectos de la sentencia. Y, por la otra,
si el fallo impugnado “no” corresponde a una sentencia condenatoria, la
interposición de un recurso no suspenderá la ejecución de la decisión 381 . En
materia penal no se contempla caución previa para la ejecución provisional de la
sentencia.
En materia penal el tribunal ad quem –refiriéndonos aquí a la Corte Suprema– no
puede suspender la ejecución del fallo impugnado. En este caso, no se requiere
un pronunciamiento del Tribunal ad quem, porque la suspensión de la ejecución
está expresamente reglamentada en la ley.
378
379
380
381
CPC1903 – Art. 783.
CPP – Art. 372.
HORVITZ, M. I.; LÓPEZ, J., Derecho procesal penal chileno, Jurídica de Chile,
Santiago de Chile, 2004. págs. 392-446. MATURANA, C., Los recursos procesales,
Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 2010. págs. 325-380.
CPP – Art. 355.
156
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
Filtros de acceso. En el recurso de nulidad penal ante la Corte Suprema el
tribunal a quo no será la Corte de Apelaciones, como sucede en el resto de las
áreas, sino el Tribunal Oral en lo Penal en la primera instancia., En el examen de
admisibilidad del recurso, el tribunal a quo deberá evaluar dos cosas: 1) que el
recurso se hubiese interpuesto en contra de resolución impugnable por este
medio (recurso de nulidad). 2) que se hubiese interpuesto dentro de plazo382.
La Corte Suprema será el tribunal ad quem en virtud de la competencia per
saltum. En esta hipótesis del recurso de nulidad se pasa directamente desde la
primera instancia a la Corte Suprema, saltándose la Corte de Apelaciones. Aquí
el tribunal ad quem se debe pronunciar en cuenta acerca de la admisibilidad. Lo
declarará inadmisible si concurrieren las razones contempladas en el artículo 380
(las mismas que evalúa el tribunal a quo). Sin embargo, la Corte Suprema además
evalúa en admisibilidad si el escrito de interposición careciere de fundamentos de
hecho y de Derecho, de peticiones concretas o si el recurso no se hubiere
preparado oportunamente en los casos que así se requiera383.
En suma, el recurso de nulidad penal contempla filtros de acceso a la Corte
Suprema. En primer lugar están restringidas las causales (infracción de derechos
fundamentales y contradicción de jurisprudencias). Segundo, existe una
evaluación preventiva del fondo, al menos si carece de fundamentos. Y, por
último, excluye en sede de admisibilidad los recursos cuya causal no fue alegada
durante la primera instancia (preparación).
Ámbito de revisión. Interpuesto el recurso, no podrán invocarse nuevas
causales. Con todo, la Corte, de oficio, podrá acoger el recurso que se hubiere
deducido “en favor del imputado” por un motivo distinto del invocado por el
recurrente, siempre que aquél fuere alguno de los señalados en el artículo 374384
(causales absolutas de nulidad).
(a) Prueba y hechos. En el recurso de nulidad penal está permitido rendir prueba.
Concretamente, el art 359 señala que “[p]odrá producirse prueba sobre las
circunstancias que constituyeren la causal invocada, siempre que se hubiere
ofrecido en el escrito de interposición del recurso. Con todo, no se pueden
controvertir los hechos establecidos en la primera instancia por el Tribunal Oral
en lo Penal. Concretamente, no se pueden impugnar los hechos establecidos “en
el Auto de Apertura de Juicio Oral”, por esta vía385.
(b) Vicios procesales y derechos fundamentales. En principio, en el recurso ante
la Corte Suprema no se puede alegar un vicio procesal por sí solo. Si el vicio
procesal es alegado sin más, la competencia del recurso de nulidad será, en
cambio, de la Corte de Apelaciones. Sin embargo, un vicio procesal podría llegar
a ser conocido por la Corte Suprema si es que va acompañado de alguna de las
dos causales que sí le son propias (afectación de derechos fundamentales y
contradicción de jurisprudencias). Con todo, esto es una situación frecuente, toda
382
383
384
385
CPP – Art. 380.
CPP – Art. 383.
CPP – Art. 379 inc. 2º.
CPP – Art. 277.
157
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
vez que al cometerse un vicio procesal en la primera instancia, suele esgrimirse
que al mismo tiempo ese vicio implica una infracción del derecho fundamental al
debido proceso.
Los derechos fundamentales, en cambio, sí pueden ser esgrimidos por sí solos
cuando son afectados en el procedimiento judicial impugnado. En concreto, el
artículo 373 letra ‘a’ señala que:
Procederá la declaración de nulidad del juicio oral y de la sentencia: a)
Cuando, en cualquier etapa del procedimiento o en el pronunciamiento
de la sentencia, se hubieren infringido sustancialmente derechos o
garantías asegurados por la Constitución o por los tratados
internacionales ratificados por Chile que se encuentren vigentes […]
Luego el código agrega que es la Corte Suprema el tribunal competente para
conocer del recurso de nulidad cuando se fundare en esta causal prevista en el
artículo 373, letra a).
(c) Legislación y jurisprudencia. Un error en la aplicación de la legislación, sin
más, es competencia de la Corte de Apelaciones y no de la Corte Suprema. Para
ser conocido por ésta, requiere que el error de Derecho que se alega deba ir
acompañado de una contradicción de jurisprudencias sobre la materia. En
concreto, el art. 376 inciso tercero señala:
No obstante lo dispuesto en el inciso precedente, cuando el recurso se
fundare en la causal prevista en el artículo 373, letra b) –a saber, una
errónea aplicación del Derecho– y respecto de la materia de Derecho
objeto del mismo existieren distintas interpretaciones sostenidas en
diversos fallos emanados de los tribunales superiores, corresponderá
pronunciarse a la Corte Suprema.
En consecuencia, el recurso de nulidad penal ante la Corte Suprema está más
bien enfocado a la revisión de asuntos jurisprudenciales, en vez de la sola
infracción de la legislación.
(d) Constitucionalidad. En el recurso de nulidad penal ante la Corte Suprema no
está permitido alegar la inconstitucionalidad de una ley, reglamento o decreto.
Lo que no quiere decir que no se pueda invocar con ocasión de un recurso de
nulidad, sólo que deberá hacerse por la acción de inaplicabilidad por
inconstitucionalidad que corresponde ser revisada por el Tribunal
Constitucional386.
Efectos de la sentencia. La Corte Suprema anulará el fallo y reenviará al
tribunal inferior si la causal invocada se refiere a formalidades del juicio, a los
hechos y circunstancias que se hubieren dado por probados387.
En cambio deberá dictar sentencia de reemplazo cuando la causal de nulidad se
debiere a que el fallo hubiere calificado de delito un hecho que la ley no
386
387
CPol – Art. 93 nº 6.
CPP – Art. 385–386.
158
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
considerare tal, aplicado una pena cuando no procediere aplicar pena alguna, o
impuesto una superior a la que legalmente corresponda388.
Tramitación. La resolución impugnable en virtud del recurso de nulidad penal
ante la Corte Suprema es la sentencia definitiva de un juicio oral 389 . Deberá
interponerse dentro de los 10 días siguientes a la notificación de dicha
sentencia390. Este recurso es conocido y tramitado por la Sala Penal de la Corte
Suprema.
Se contemplan alegatos orales de los abogados. Con todo, no se contempla en la
ley el tiempo que deberán durar aunque en la práctica la Sala Penal imita a las
Sala Civil en la duración que permite. Ante la Corte Suprema, entonces, se
aceptará rendición para la acreditación de la infracción de un derecho
fundamental o un vicio procesal. La prueba se rinde en esa audiencia pública de
vista del recurso, en conformidad a las reglas de recepción de la prueba del juicio
oral391 (en presencia de las partes que asistan).
IV.A.3. Familia – Casación en el Fondo
Fuente. En materia de familia la regulación de los recursos se remite en su
mayor parte al Código de Procedimiento Civil salvo ciertas reglas especiales392.
Respecto de los recursos ante la Corte Suprema existe, precisamente, una regla
especial. Actualmente en materias civiles, como vimos, cabe ante la Corte
Suprema tanto la casación en la forma como en el fondo. Sin embargo, la ley que
crea los Tribunales de Familia señala que la casación en la forma procederá
solamente contra las sentencias de primera instancia (que es resuelta por las
Cortes de Apelaciones) y, a contrario sensu, no contra las de segunda (que
hubieren sido resueltos por la Corte Suprema393.
Luego, a diferencia de las materias civiles –donde cabe casación en la forma y
también en el fondo– en materia de familia solamente cabe casación en el fondo
ante la Corte Suprema. A continuación, en vez de remitirnos a lo señalado
anteriormente sobre la justicia civil actual (supra V.A.1), se explicará nuevamente
la casación en el fondo en lo pertinente a la justicia de familia
Objeto. La casación de familia tiene por objeto revisar una sentencia definitiva
de segunda instancia siempre que se hayan pronunciado con infracción de ley y
esta infracción haya influido substancialmente en lo dispositivo de la sentencia394.
Ejecución provisional. Según las reglas generales, la sentencia impugnada por
la casación de familia podrá ser ejecutada provisionalmente durante la
tramitación del recurso. Al igual que la casación civil, esta ejecución de la
388
389
390
391
392
393
394
CPP – Art. 385.
CPP – Art. 372 inc. 2º
CPP – Art. 372 inc. 2º
CPP – Art. 359 inc. 2º
LTF – Art. 67.
LTF – Art. 67 núm. 6 letra A.
CPC1903 – Art. 767.
159
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
sentencia impugnada en la casación de familia podrá suspenderse en la hipótesis
que el cumplimiento haga imposible llevar a efecto lo que se resuelva si se acoge
el recurso 395 . Además, la parte vencida podrá asimismo pedir al tribunal la
exigencia de fianza de resultas (caución) previo a continuar con la ejecución
provisional396. También se suspenderá la ejecución si, obviamente, dicha caución
no es otorgada por la parte vencedora.
Ahora bien, en el área civil actual la ejecución de la sentencia de primera
instancia se suspende con la apelación. En materias de familia, en cambio, la
apelación contra la primera instancia no suspende la ejecución de la sentencia.
Luego, si bien tanto en la casación en el fondo civil como en la casación de
familia poseen en común ninguna suspende la ejecución durante su tramitación
en la Corte Suprema; se diferencian en que en materias civiles la sentencia
definitiva comienza a ejecutarse sólo una vez terminada la segunda instancia,
mientras que en materias de familia, la sentencia se comienza a ejecutar desde
antes, una vez terminada la primera.
Filtros de acceso. En la casación de familia la Corte de Apelaciones (tribunal a
quo) examinará sólo dos aspectos. Primero, si el recurso se ha interpuesto dentro
del plazo establecido por la ley. Y, segundo, si el recurso ha sido correctamente
patrocinado397. Ahora bien, en materias civiles actuales la casación en el fondo
requiere un patrocinio especial de abogado. Mientras que en materias de familia
existe una regla especial en cuya virtud da por satisfecho el requisito con el
patrocinio general del abogado de la causa398.
La Corte Suprema (tribunal ad quem) es la que realiza un control de
admisibilidad mayormente exigente en la casación de familia. Al igual que en la
casación civil, las cuestiones que se evalúan son: (a) si la sentencia objeto del
recurso es de aquellas contra las cuales lo concede la ley; (b) si en el recurso se
expresan en qué consiste el o los errores de Derecho de que adolece la sentencia
recurrida; (c) si se señala de qué modo ese o esos errores de Derecho influyen en
lo dispositivo del fallo; (d) si se ha interpuesto dentro del plazo y (e) si ha sido
patrocinado por abogado habilitado399.
Ahora bien, la casación de familia también posee el filtro de “manifiesta falta de
fundamento”400. En consecuencia, la Corte Suprema podrá excluir aquellos casos
según un control preventivo del mérito de fondo del recurso.
Ámbito de revisión. Una vez presentado el recurso de casación de familia no
está permitido formular nuevas pretensiones.
(a) Prueba y hechos. Las cuestiones de Derecho son el ámbito de revisión
exclusivo de la casación de familia. Por lo tanto, queda excluida la revisión de los
395
396
397
398
399
400
CPC1903 – Art. 773.
CPC1903 – Art. 773.
CPC1903 – Art. 776.
LTF – Art. 68 núm. 7.
CPC1903 – Art. 781.
CPC1903 – Art. 782.
160
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
hechos fijados por la Corte de Apelaciones. De ahí se sigue que en asuntos de
familia no cabe rendir prueba ante la Corte Suprema.
(b) Vicios procesales y derechos fundamentales. Ni vicios procesales como
tampoco los derechos fundamentales pertenecen al ámbito de revisión de la
casación de familia. Los vicios procesales son el ámbito propio de la casación en
la forma que, a diferencia de las materias civiles actuales, en familia está
reservado para la impugnación de las sentencias de primera instancia ante las
Cortes de Apelaciones401, no ante la Corte Suprema.
(c) Legislación y jurisprudencia. El principal ámbito de revisión de la casación de
familia es la legislación. Tal como en materias civiles, aquí la Corte Suprema se
enfocará en corregir las “infracción de ley”402.
Normalmente quedará excluida la revisión de la jurisprudencia en sí misma en la
casación de familia. Al igual que en materias civiles, la contradicción de
jurisprudencias podrá servir para acudir al Pleno de la Corte. Pero la ausencia de
tal contradicción de fallos de tribunales superiores no obsta a la casación en
materias de familia.
(d) Constitucionalidad. Desde la reforma del 2005, se excluyó la facultad de la
Corte Suprema para declarar inconstitucional una ley en el caso concreto. Pero
aún antes de la reforma constitucional de ese año, cuando la Corte Suprema sí
tenía esa facultad, los nuevos tribunales de familia aún no se implementaban.
Dicha facultad ahora está radicada exclusivamente en el Tribunal Constitucional.
Efectos de la sentencia. La casación de familia no es un modelo de casación
puro que sólo anula el fallo y reenvía el caso a un tribunal superior para su fallo
en su mérito. Por extensión de la casación civil, en materias de familia la Corte
Suprema dicta sentencia de reemplazo como si fuera una sentencia
inmediatamente posterior y aparte de la que declaró la nulidad de resolución
impugnada.
Tramitación. El recurso de casación de familia tiene un plazo de quince días
para ser interpuesto. Siguiendo las reglas generales, dicho plazo se contabiliza
desde la notificación de la resolución que se impugna403.
Las resoluciones impugnables por medio de la casación de familia son las
sentencias definitivas y las interlocutorias que ponen término al procedimiento,
siempre y cuando sean dictadas por una Corte de Apelaciones y que sean a su vez
inapelables (en segunda instancia).
En materias de familia también se contempla una vista de la causa ante la Corte
Suprema donde permiten alegatos de abogados. La duración de dichos alegatos
no podrá exceder las dos horas404. En dicha audiencia no se rinde prueba dado
401
402
403
404
LTF – Art. 67 núm. 6 letra A.
CPC1903 – Art. 767.
CPC1903 – Art. 770.
CPC1903 – Art. 783.
161
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
que la casación de familia, al igual que la casación en el fondo civil, es un recurso
exclusivamente enfocado en cuestiones de Derecho.
IV.A.4. Laboral – Recurso de Unificación de Jurisprudencia
Fuente. En materia laboral el principal recurso ante la Corte Suprema se
denomina ‘Recurso de Unificación de Jurisprudencia’. Se encuentra regulado en
el Código del Trabajo, desde el artículo 483 al 484. El recurso es conocido y
resuelto por la Sala Laboral y Previsional.
Objeto. El código no define expresamente el objeto del recurso. Sin embargo
define su procedencia al inicio de su regulación:
[El recurso de unificación de jurisprudencia laboral] procede
excepcionalmente contra la resolución que falla el recurso de nulidad
[dictada por una Corte de Apelaciones], cuando respecto de la materia
de Derecho objeto del juicio existieren distintas interpretaciones
sostenidas por uno o más tribunales superiores de justicia.405
Ejecución provisional. Por regla general la sentencia impugnada será
ejecutable mientras pende el recurso de unificación. Excepcionalmente, se
suspenderá la ejecución provisional en una hipótesis específica “cuando su
cumplimiento haga imposible llevar a efecto lo que se dicte si se acoge el
recurso”.406
Con todo, la parte vencida puede pedir fianza de resultas contra la ejecución de la
sentencia impugnada.407 Dicha petición la resuelve el tribunal a quo de plano.
Filtros de acceso. El recurso de unificación se interpone en la Corte de
Apelaciones para ante la Corte Suprema. Aquí el tribunal a quo solamente filtra si
el recurso se interpone o no dentro de plazo408. El filtro de acceso más exigente
está a cargo del tribunal ad quem.
En efecto, la Corte Suprema constata si (a) el recurso fue interpuesto en la Corte
de Apelaciones correspondiente; (b) ello se efectuó dentro de plazo; (c) el recurso
se encuentra fundado; (d) se han acompañado las correspondientes copias de los
fallos invocados409. Sin embargo, el filtro más importante atiente a la selección de
problemas jurisprudenciales. En concreto, el código señala que el escrito del
recurso deberá contener:
405
406
407
408
409
CTra – Art. 483. LANATA, G., El sistema de recursos en el proceso laboral chileno,
Legal publishing, Santiago, Chile, 2011. págs. 259-287. Para una visión crítica,
véase HUMERES, H.; HALPERN, C., “La intervención de la Corte Suprema en la
nueva justicia del trabajo: el recurso de unificación de jurisprudencia”, Revista
Actualidad Jurídica, vol. 21, 2010, págs 345-374.
CTra – Art. 483-A inc. 4º.
CTra – Art. 483-A inc. 4º.
CTra – Art. 483-A inc. 3º.
CTra – Art. 483-A inc. 7º.
162
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
[U]na relación precisa y circunstanciada de las distintas
interpretaciones respecto de las materias de Derecho objeto de la
sentencia, sostenidas en diversos fallos emanados de los Tribunales
Superiores de Justicia.410
Con todo, para declarar la inadmisibilidad por cualquiera de estas causales se
debe contar con la unanimidad de los votos de la Sala y fundamentar la
resolución que declara tal inadmisibilidad.
Ámbito de revisión. El recurso de unificación laboral tiene un ámbito de
revisión sumamente restringido.
(a) Prueba y hechos. En primer lugar no se pueden impugnar los hechos de la
causa, ellos no pueden ser impugnados ni aún ante las Cortes de Apelaciones. En
consecuencia, tampoco se presenta prueba en el recurso de unificación laboral,
más allá de las sentencias que se citan en contradicción.
(b) Vicios procesales y derechos fundamentales. Tampoco se pueden alegar en el
recurso ante la Corte Suprema ni vicios procesales como tampoco la afectación
de derechos fundamentales. Ambas cuestiones pueden ser revisadas por la Corte
de Apelaciones en virtud del recurso de nulidad411.
(c) Legislación y jurisprudencia. Un error en la aplicación de la legislación, por sí
solo, no es parte del ámbito de revisión del recurso de unificación laboral. Dicha
infracción de la pura ley será, nuevamente, competencia de la Corte de
Apelaciones pero no de la Corte Suprema412.
La esencia del recurso de unificación laboral radica en el análisis de la
jurisprudencia. En consecuencia su ámbito de revisión se limita a desanudar las
contradicciones en ella.
(d) Constitucionalidad. En el recurso de unificación no se puede declarar la
inconstitucionalidad de la legislación, un reglamento u otra norma. Dicha
potestad está reservada al Tribunal Constitucional, mediante una vía de
impugnación aparte.
Efectos de la sentencia. El recurso de unificación no contempla sentencia de
reenvío. En caso de pronunciarse favorablemente la Corte siempre deberá dictar
sentencia de reemplazo413.
Ahora bien, el código aclara que la sentencia sólo tendrá efectos respecto de la
causa respectiva, esto es, la que actualmente se tramita. Con esto, está al mismo
tiempo descartando que el recurso de unificación no tendrá efectos sobre otras
causas, en especial en las de las sentencias contradictorias que se citaron como
antecedente414.
410
411
412
413
414
CTra – Art. 483-A inc. 2º.
CTra – Art. 477-478.
CTra – Art. 477.
CTra – Art. 483-C inc. 2º
CTra – Art. 483-C inc. 2º
163
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
Tramitación. El recurso de unificación laboral ante la Corte Suprema solamente
cabe contra la resolución que falle (sentencia definitiva) el recurso de nulidad de
las Cortes de Apelaciones415. El plazo para interponerlo son quince días contados
desde la notificación de la sentencia recurrida416. De acuerdo a los dispuesto en el
mismo código, idealmente el recurso de unificación se debe ver y fallar en un
periodo inferior a dos meses, de no ser así, se deberán tomar medidas para que
una Sala conozca exclusivamente de ellas.417
En su tramitación se contemplan alegatos orales para los abogados en virtud de
las reglas generales de la apelación laboral. Sin embargo, el código señala
expresamente el tiempo máximo de que disponen, a saber, treinta minutos418. En
dicha audiencia no se rinde prueba dado que la naturaleza del recurso de
unificación es exclusivamente de Derecho.
IV.A.5. Civil reforma – Recurso Extraordinario
Fuente. Para referirse al recurso final ante la Corte Suprema, el proyecto de
código abandonó el nombre tradicional de “casación”. A cambio, se prefirió la
denominación “Recurso Extraordinario” para resaltar su excepcionalidad. Este
nuevo recurso se encuentra consagrado en el Libro Tercero, entre los artículos
405 a 416. Al dedicarle sólo 11 artículos, pareciera ser que la intención fue ser
especialmente concisos en su regulación.
Objeto. El objeto del recurso extraordinario está definido por el art. 403 del
proyecto en los siguientes términos:
El agraviado por una sentencia podrá ocurrir excepcionalmente ante la
Corte Suprema con los propósitos que en este Título se señalan y
cumpliéndose los requisitos que se indican, para solicitarle que se avoque
al conocimiento del asunto por estimarse afectado un interés general.
El interés general está después definido como la afectación de derechos
fundamentales o un problema jurisprudencial.
Ejecución provisional. La regla general es que la ejecución del fallo de la Corte
de Apelaciones continúa a pesar de la impugnación ante la Corte Suprema. De
este modo, el recurso extraordinario carece, por sí mismo, de efecto
suspensivo419. A diferencia del recurso contra la primera instancia –donde si hay
oposición del perdedor a la ejecución provisional, el juez está facultado para
solicitar caución al vencedor 420 – el recurso ante la Corte Suprema no exige
caución para ninguna de las dos partes.
415
416
417
418
419
420
CTra – Art. 483 inc. 1º.
CTra – Art. 483-A inc. 1º.
CTra – Art. 484 inc. 3º.
CTra – Art. 483-B.
PCPC2012 – Art. 411 inc. 1º.
PCPC2012 – Art. 238.
164
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
A pesar que esta regla general, el proyecto contempla que la Corte Suprema
pueda suspender dicha ejecución en virtud de una “orden de no innovar” incluso
ex officio. Con todo, para que esta facultad esté reservada sólo para los casos
graves, la causal para ejercerla se limita, por una parte, a la clásica imposibilidad
de cumplir el fallo impugnado si se logra la revocación y, por la otra, cuando
“existieren [otras] razones fundadas para hacerlo” que el tribunal deberá señalar
en detalle421.
Filtros de acceso. En el recurso extraordinario el tribunal a quo no realiza
ningún filtro de admisibilidad porque el recurso se interpone directamente ante
la Corte Suprema, el tribunal ad quem422.
La Corte Suprema, al decidir la admisibilidad del recurso, evalúa aspectos de
forma y fondo. Si declara inadmisible por razones de forma, deberá
fundamentarlo y dar al recurrente un plazo para subsanar el error.
El aspecto de fondo que evalúa consiste en si concurre un ‘interés general’ en el
caso. Dicho interés está definido de un modo doble:
“a) Cuando se hubiere infringido en forma esencial, en la sentencia o en
el procedimiento del cual ella emanare, un derecho o garantía
fundamental contemplado en la Constitución Política de la República o
en los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren
vigentes y;
b) En caso que considere pertinente fijar, uniformar, aclarar o modificar,
una doctrina jurisprudencial.”
La admisibilidad del recurso requiere el acuerdo de la mayoría de la Sala. En el
fallo la Corte deberá fundamentar positivamente por qué estimo admisible el
recurso en estos términos (art.413)
En consecuencia, además de las cuestiones formales, el recurso extraordinario
contempla un filtro de derechos fundamentales y otro de trascendencia amplia
del caso. Debido a la discrecionalidad que habría tras estas causales, algunos
estiman que la Corte tendrá una especie de certiorari, cuestión que ya fue refutada
anteriormente en este informe (II.D.6.).
Ámbito de revisión. Las reglas generales en materias de recursos excluyen
expresamente la posibilidad de formular nuevas pretensiones. Esto aplica tanto
para la Corte de Apelaciones, como asimismo para el recurso ante la Corte
Suprema.
(a) Prueba y hechos. La Corte Suprema conocerá del recurso en una audiencia
pública; en la cual, según las reglas generales, se permite rendición de prueba
respecto de la causal específica invocada 423 . Esta rendición de prueba podría
421
422
423
PCPC2012 – Art. 411 inc. 2º.
PCPC2012 – Art. 405.
PCPC2012 – Art. 371.
165
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
darse especialmente cuando la causal que se invoca sea la afectación de un
derecho fundamental.
En la regulación del recurso extraordinario no existe una regla que
expresamente se pronuncie respecto de la impugnación de los hechos. En
principio, dado que se trata de un recurso de Derecho, cabría concluir que los
hechos quedan fuera de revisión. Con todo, la cláusula de infracción de derechos
fundamentales tanto en la sentencia como en el procedimiento podría dejar algo
de espacio para la impugnación de la rendición de la prueba o su valoración en la
sentencia.
(b) Vicios procesales y derechos fundamentales. A diferencia de la Apelación, el
recurso extraordinario no detalla causales específicas de vicios procesales. Sin
embargo, contempla genéricamente la infracción de derechos fundamentales en
la sentencia o el procedimiento judicial (art.409.a). Por lo tanto, expresamente se
permite alegar la infracción de derechos fundamentales (art.409.a), no sólo los
contemplados en la Constitución sino también los contenidos en tratados
internacionales. La infracción puede producirse en el procedimiento o en la
sentencia misma. Con todo, debe tratarse de una infracción “en forma esencial”.
(c) Legislación y jurisprudencia. Con el recurso extraordinario la impugnación
en la aplicación de la sola legislación –una “infracción de ley”, al modo de la
casación– ya no será revisado en sí mismo. La Corte entrará a conocer una
infracción a la ley sólo si ella surge a propósito de un problema jurisprudencial.
Por lo tanto, además de los derechos fundamentales, el ámbito de revisión más
importante del recurso extraordinario son los problemas jurisprudenciales. En
tal sentido, el artículo 409.b. señala que hay interés general –y, en consecuencia,
la Corte deberá abocarse el conocimiento del asunto– cuando “considere
pertinente fijar, uniformar, aclarar o modificar, una doctrina jurisprudencial”.
(d) Constitucionalidad. Después de la reforma del 2005, la declaración de
inconstitucionalidad ex post fue traspasada de la Corte Suprema al Tribunal
Constitucional. El proyecto de código no altera esta regulación y, en
consecuencia, la Corte se mantendrá sin esta facultad.
Efectos de la sentencia. El recurso extraordinario contempla la posibilidad de
dictar sentencia no sólo de reemplazo sino que también de reenvío cuando se
anula parte del procedimiento inferior424. Tal situación se puede dar en el caso
del art. 403 letra (a), a saber, en el evento que en la tramitación del juicio a quo se
infrinja un derecho fundamental.
En los demás casos la Corte dictará sentencia de reemplazo. Primero,
obviamente, en las hipótesis de la letra (b) del art. 403, cuando se le solicita
resolver un problema jurisprudencial. Y, en segundo lugar, también cuando se
424
PCPC2012 – Art. 413 inc. 3º.
166
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
anula la sentencia definitiva por la infracción de un derecho fundamental – Art.
403, letra (a)425.
Tramitación. El recurso cabe sólo contra resoluciones de las Cortes de
Apelaciones, concretamente contra la sentencia definitiva o las interlocutorias
que pongan término anticipado al procedimiento de segunda instancia, en ambos
casos inapelables. 426 . Su plazo es de 15 días, que se cuenta a partir de la
notificación al recurrente de la resolución que se impugnará427.
El recurso extraordinario conocido por la Sala, que es la regla general,
contempla expresamente una audiencia pública para resolverlo. A la inversa, el
recurso que excepcionalmente conocerá el Pleno –cuando la Sala respectiva
contradice su propia jurisprudencia o debido a la trascendencia del caso 428 –
expresamente excluye la posibilidad de alegatos. Con todo, si el Pleno llegara a
anular el fallo de la Sala, entonces se realizará una segunda audiencia pública
ante una nueva Sala de la Corte429.
Respecto del tiempo para los alegatos, el proyecto de código no contempla una
regla especial para el recurso extraordinario. En consecuencia, se aplica la regla
general que también aplica para la Apelación, y dado que siempre se tratará de la
impugnación de sentencias definitivas, cada parte dispondrá de 30 minutos430. A
diferencia del CPC actual, que contemplaba un máximo de dos horas 431 , el
máximo de tiempo para los alegatos ante la Corte Suprema ha sido reducido a un
cuarto.
Una vez admitido a tramitación, se contempla una “audiencia de vista de la
causa” (art.412). Según las reglas generales, la vista del recurso se realiza en
“audiencia pública” en las cuales está permitido rendir prueba de la específica
causal invocada 432 . Cuando se acude al Pleno en razón que la Sala habría
modificado su propia tendencia jurisprudencial, ahí el recurso se resuelve sin
audiencia pública (art. 414 inciso 2º).
IV.B. SUPLETORIEDAD DEL PCPC
Objetivo. Este segundo apartado está destinado a analizar, en términos
generales, la posibilidad de aplicación supletoria del Proyecto de Código
Procesal Civil sobre las otras áreas reformadas anteriormente. Concretamente,
se examinará si acaso las reglas del recurso extraordinario civil podrían ser
425
426
427
428
429
430
431
432
Esta segunda regulación, en cambio, no es obvia; si la infracción afectó la
valoración de la prueba entonces también cabe la posibilidad de optar por el
reenvío dado que será un tribunal inferior y no la Corte Suprema, el con una
mejor inmediación para valorarla nuevamente.
PCPC2012 – Art. 406.
PCPC2012 – Art. 407.
PCPC2012 – Art. 412 inc. 2º y Art. 414 inc. 2º.
PCPC2012 – Art. 414 inc. 2º.
PCPC2012 – Art. 369 inc. 3º.
CPC1903 – Art. 783.
PCPC2012 – Art. 371.
167
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
aplicables a los otros recursos ante la Corte Suprema en materias penales,
laborales y de familia. Se identificarán las dificultades de esta aplicación
supletoria.
IV.B.1. La cuestión de las denominaciones
Diversos nombres. En la justicia reformada los recursos principales ante la
Corte Suprema tienen denominaciones completamente disímiles. En materia
penal es recurso ‘de nulidad’; en laboral recurso ‘de unificación de
jurisprudencia’; en familia se mantuvo supletoriamente la ‘casación en la forma’ y
supletoriamente la casación en el fondo civil. La reforma procesal civil
continuaría esta diversidad de denominaciones, contemplando una denominación
distinta al resto, a saber, recurso ‘extraordinario’.
Supletoriedad y denominación. La cuestión de los nombres tiene relevancia.
De la denominación dependerá parte importante de la supletoriedad del PCPC.
Fácilmente podría argumentarse que los recursos tienen nombres propios
porque son en realidad instituciones con naturalezas incompatibles. Y dada esa
diversidad de naturalezas, reflejada en su diversidad de nombres, se seguiría que
las reglas de uno no son aplicables al otro.
Sólo las disposiciones comunes a todos los recursos serán aplicables a las otras
áreas reformadas433. Pero en el PCPC no existe un artículo que directamente
señale que, más allá de esas disposiciones comunes, la regulación de la apelación
o del recurso extraordinario será aplicable supletoriamente en lo no regulado
anteriormente. Sólo con una regla así se podría hacer uso del articulado de la
apelación o el recurso extraordinario en el PCPC sobre las otras áreas
reformadas, independientemente de su denominación.
Sin embargo, esa regla supletoria especial no existe y, por lo tanto, en la
regulación del recurso extraordinario del PCPC no podría ser supletoriamente
aplicado a materias penales ni laborales, donde los recursos ante la Corte
Suprema tienen un nombre propio. El recurso extraordinario civil sólo aplicaría
supletoriamente en materias de familia donde la legislación se remite
directamente al CPC actual y por lo tanto el recurso ante la Corte Suprema
carece ahí de una denominación propia.
IV.B.2. Características comunes y supletoriedad
Ahora bien, la cuestión de las denominaciones podría ser salvada. Esto es, se
podría argumentar que sí es posible que las reglas del PCPC sean extrapolables a
las otras áreas reformadas, a pesar de su diferente denominación, debido a
similitudes de fondo en las características de los recursos.
Penal. En efecto, entre el recurso de nulidad penal ante la Corte Suprema y el
nuevo recurso extraordinario civil existen similitudes en los ámbitos de revisión:
433
PCPC2012 – Art. 359-372.
168
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
el uno y el otro se enfocan en la infracción de derechos fundamentales, por una
parte, y en los problemas jurisprudenciales, por la otra. A pesar de sus nombres
distintos –se podría concluir– esta similitud en los ámbitos de revisión
justificaría aplicar supletoriamente el PCPC en aquello no regulado por el
Código Procesal Penal respecto de su recurso ante la Corte Suprema.
Laboral. En materias laborales, la similitud es parcial. Nuevamente desde el
punto de vista de los ámbitos de revisión, el recurso de unificación laboral y el
recurso extraordinario civil tienen en común que ambos se enfocan en los
problemas jurisprudenciales. Sin embargo se diferencian en que sólo el recurso
extraordinario civil se enfoca, además, en las infracciones de derechos
fundamentales y el recurso de unificación laboral, a su turno, carece de ese
ámbito de revisión. Cabe preguntarse, entonces, ¿es supletoriamente aplicable el
PCPC sobre las materias laborales siendo que la similitud, si bien existe, es
solamente parcial? Existirían básicamente dos respuestas posibles.
(a) Primera respuesta – aplicación parcial. Si sólo en ciertas características son
comunes, se podría pensar, entonces el PCPC es supletoriamente aplicable sólo
en aquello que es común. De este modo, la regulación del recurso extraordinario
civil podría ser extrapolable a materias laborales sólo en aquello que tienen en
común: en la regulación procesal que aborda los problemas jurisprudenciales.
Mientras que en lo referido a la causal de derechos fundamentales –donde el
recurso ante la Corte Suprema laboral y civil difieren– la regulación del recurso
extraordinario no sería supletoria.
(b) Segunda respuesta – inaplicabilidad. Ahora bien, podría argumentarse que la
regulación de una institución es holística. El funcionamiento de un recurso
procesal no es sólo la suma de artículos individuales, sino que un conjunto de
reglas que interactúan entre sí. Luego, las similitudes y diferencias entre los
recursos de una u otra área no deben ser evaluadas uno a uno, sino que en su
conjunto. Aspectos que individualmente considerados podrían estar presentes en
uno y otro caso, podrían terminar funcionando de un modo incomparable si están
acompañados de reglas distintas con las que interactúan.
Este sería precisamente el caso al contrastar materias laborales con la reforma
procesal civil. Si bien pueden tener en común la causal de los problemas
jurisprudenciales, lo cierto es que operaría de un modo distinto en una y otra
área. En el recurso extraordinario civil ese filtro está complementado por la
causal de derechos fundamentales; mientras que en materia laboral el mismo
filtro de los problemas jurisprudenciales actúa por sí solo, sin ese complemento.
Luego, a pesar de esta similitud en un aspecto individual, las diferencias en el
funcionamiento como un todo de uno y otro recurso, se podría concluir, volvería
inaplicable el PCPC en el ámbito laboral.
IV.B.3. El problema del recurso extraordinario civil
Las consideraciones anteriores se exponen para resaltar un problema grave:
mientras los recursos ante la Corte Suprema en las distintas áreas sigan teniendo
169
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
nombres disímiles, la aplicación supletoria del recurso extraordinario será en
extremo problemática434.
En un primer escenario, su aplicación supletoria sería abiertamente rechazada.
Debido a las denominaciones diferentes, sus reglas no serían extrapolables a los
distintos recursos ante la Corte Suprema. Luego, el PCPC podría ser aplicado a
las otras áreas reformadas sólo en cuanto a las disposiciones comunes a todos los
recursos (art. 359–372). Mientras que la regulación específica del recurso
extraordinario (art. 405–416) no sería extrapolable.
En un segundo escenario, su aplicación supletoria dependería de un análisis
complejo acerca de las características de los recursos. Este análisis es complejo
en varios sentidos.
(a) Por una parte, en rigor ninguna regulación es exactamente igual a la otra.
Luego, cuántas similitudes encontramos dependerá de cuán general o específico
es nuestro nivel de análisis. Si el punto de vista es general y abstracto, entonces
encontraremos que los recursos tienen importantes similitudes. Mientras que si,
a la inversa, adoptamos una perspectiva detallada y específica, lo que pudiera
haber parecido una similitud a grandes rasgos, revela sus diferencias visto de
cerca.
Ahora bien, no existen razones para preferir a priori una perspectiva general por
sobre una específica (o viceversa) a la hora de comparar las características para
efectos de la supletoriedad. Luego, la pugna entre similitudes generales versus
diferencias específicas se replicará caso a caso.
(b) Y, por la otra, los recursos suelen ser similares en unos aspectos y diferentes
en otros. Así por ejemplo, dos recursos podrían tener ámbitos de revisión
similares. Supongamos, ambos se dedican a la revisión de la aplicación del
Derecho al caso y los dos excluyen la reconsideración de los hechos. Pero
podrían divergir en cuanto a los filtros de admisibilidad. Siguiendo con el
ejemplo, como si uno de ellos exige que existan jurisprudencias contradictorias
en la materia; mientras que el otro no exige esa contradicción jurisprudencial,
sino que sólo basta con que el recurso no sea manifiestamente infundado a
primera vista.
Luego, aunque pudiera salvarse el punto anterior (del nivel de análisis general o
específico) y se encontrara una similitud en un ámbito; aún así la cuestión de la
supletoriedad quedaría inconclusa debido a diferencias que se pudieran encontrar
no en ese sino que en otros ámbitos. Nuevamente, no existen razones para
preferir a priori ciertos ámbitos por sobre otros en la regulación de los recursos.
Qué ámbitos son los relevantes de comparar será, asimismo, un debate que se
replicará caso a caso.
434
Obviamente, si la intención del legislador es precisamente que el recurso
extraordinario no sea aplicable a las otras áreas reformadas, entonces esta
dificultad que identificamos en realidad no contaría como un problema sino que,
por el contrario, como el exacto objetivo perseguido.
170
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
IV.C. COMPATIBILIDAD Y COHERENCIA INTERNA
Objetivo. Este tercer apartado está destinado a analizar a contrastar la
regulación del recurso extraordinario con la de las otras áreas reformadas en
aspectos específicos. Concretamente, se comparará la ejecución provisional, los
filtros de acceso, ámbitos de revisión, efectos de la sentencia y tramitación. De
este modo, se podrá anticipar cómo terminarían regulados cada uno de estos
aspectos en las distintas áreas judiciales, de implementarse la reforma procesal
civil. Finalmente se señalará qué reformas a las otras habría que adoptar para
generar un sistema armónico de recursos ante la Corte Suprema. Ahora bien,
este análisis asume, por una parte, que las regulaciones al recurso ante la Corte
Suprema en materias laborales y penales se mantendrán sin modificaciones.
También asume, por la otra, que las referencias supletorias al actual Código de
Procedimiento Civil que se hacen en la regulación de los Tribunales de Familia
se entenderán reconducidas al nuevo Código Procesal Civil. Con todo, esta
reconducción no operaría por la sola dictación del nuevo código, sino que
requerirá una ley adecuatoria específica. En primer lugar, se debería reemplazar
la referencia al “Código de Procedimiento Civil” del artículo 67 inciso primero
hacia el “Código Procesal Civil”. Y, segundo, sería necesario evitar las referencias
a la “casación” –que será eliminada en el nuevo código–, eliminando los números
6 y 7 del mismo artículo. Por lo tanto, la validez de las conclusiones que aquí se
exponen sobre los recursos ante la Corte Suprema en materia de familia
dependen de la dictación de una ley adecuatoria tal; cuestión que, si bien es de
esperar, en rigor se mantiene indefinida.
IV.C.1. Ejecución provisional
IV.C.1.1. Regla general
Antes de la reforma. Actualmente, tanto las materias civiles435, de familia436 y
laborales437 poseen la misma regla general, a saber, que la ejecución del fallo de
la Corte de Apelaciones no se suspende con la interposición del recurso ante la
Corte Suprema.
A pesar de esta regla común, existe una diferencia entre las materias laborales y
civiles actuales, por una parte, y los asuntos de familia, por la otra. La diferencia
radica en que en materias civiles y laborales la ejecución del fallo comienza sólo
cuando se terminada de tramitar el recurso ante la Corte de Apelaciones. La
regla general de la apelación civil actual es que suspende la ejecución de la
sentencia definitiva de primera instancia438 como asimismo el recurso de nulidad
435
436
437
438
CPC1903 – Art. 773 inc. 1.
LTF – Art. 67 inc. 1º > CPC1903 – Art. 773 inc. 1.
CTra – Art. 438-B inc. 4º.
CPC1903 – Art. 194.
171
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
suspende la ejecución del fallo 439 . Mientras que en materias de familia 440 la
ejecución de ese fallo comienza antes, desde el fallo de primera instancia. Por lo
tanto, si bien en estas tres áreas el recurso ante la Corte Suprema no suspende la
ejecución, difieren en que en materias de familia dicha ejecución provisional había
comenzado antes, desde el término de la primera instancia; mientras que en los
asuntos civiles y laborales dicha ejecución comenzó después, recién al terminar la
segunda.
La situación en materia penal es distinta. Si la ejecución de la sentencia se
suspende o no, no depende de si se interpone un recurso sino que de la
naturaleza condenatoria o no condenatoria del fallo. La sentencia condenatoria
suspende su ejecución mientras pende el recurso. En la sentencia no
condenatoria, en cambio, la interposición del recurso no suspende su ejecución441.
PCPC. La regulación del recurso extraordinario tampoco suspende la ejecución
del fallo de la Corte de Apelaciones 442 . Ahora bien, el proyecto de código
contempla que tampoco suspenderá la ejecución la apelación contra la sentencia
de primera instancia443.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia, se
mantiene la regla general de que el recurso ante la Corte Suprema no suspende
la ejecución del fallo de la Corte de Apelaciones.
Sin embargo, si observamos también a la ejecución provisional en la instancia
anterior, la reforma deja a las materias civiles en una situación similar a las de
familia actualmente, esto es, que la ejecución comienza al terminar la primera
instancia.
En materias laborales, en cambio, seguirá regulado como en las materias civiles
actuales, esto es, que si bien el recurso ante la Corte Suprema no suspende la
ejecución del fallo, dicha sentencia definitiva sólo comienza a ejecutarse recién
cuando termina el recurso ante la Corte de Apelaciones.
Las materias penales, por último, no verán alterada su regla general, en donde la
ejecución provisional depende de si la sentencia es o no condenatoria.
Compatibilidad. En conclusión, respecto de la regla general que el recurso ante
la Corte Suprema no suspende la ejecución, la reforma procesal civil es
compatible con lo que sucede en prácticamente todas las áreas, a saber, familia,
laboral y civil actualmente; pero no con las materias penales porque tienen una
regla propia de ejecución provisional relacionada con si el fallo es condenatorio o
no.
Coherencia. Por lo tanto, con la implementación de la reforma seguirán un
sistema coherente en este aspecto en las materias civiles, laborales y de familia;
439
440
441
442
443
CTra – Art. 480 inc. 3º.
LTF – Art. 67 núm. 3º.
CPP – Art. 355.
PCPC2012 – Art. 411 inc. 1º.
PCPC2012 – Art. 234.
172
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
pero no con las penales que mantendrán una regla propia de ejecución
provisional.
IV.C.1.2. Caución previa
Antes de la reforma. Actualmente en el procedimiento civil, y en el de familia
por aplicación supletoria de las reglas de casación 444 , la parte vencida puede
solicitar fianza de resultas contra la ejecución de la sentencia impugnada en el
recurso ante la Corte Suprema 445 . El código del trabajo permite al perdedor
solicitar una caución en el recurso de unificación 446. Mientras que en el proceso
penal, en rigor, no existe un equivalente a la caución para suspender la ejecución
del fallo447.
PCPC. En el PCPC civil la posibilidad de solicitar una caución tal se mantiene
sólo respecto de la apelación en la segunda instancia 448 . Pero el recurso
extraordinario elimina por completo la posibilidad de fianza de resultas.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia, dejaría
de haber posibilidad de caución para suspender la ejecución ante la Corte
Suprema en materias civiles, de familia y penal (donde nunca existió desde
antes), pero se mantendría en materias laborales en virtud de una regla especial
del código del trabajo.
Compatibilidad. En conclusión, respecto de la exigencia de caución para la
ejecución provisional ante la Corte Suprema, la reforma procesal civil es
compatible con las materias penales donde tampoco se exige tal caución. Pero es
incompatible con lo que sucede en materias civil y de familia actuales, como
también laborales, donde dicha fianza de resultas sí es exigida.
Coherencia. Por lo tanto, con la reforma procesal civil en este aspecto se
generará un sistema coherente en materias civiles, de familia y penales; pero no
así labores que mantienen una regla propia.
IV.C.1.3. Suspensión de la ejecución
Antes de la reforma. Actualmente, la facultad de suspender la ejecución (orden
de no innovar) ante la Corte Suprema en virtud de la causal de ‘imposibilidad de
ejecución de la revocación’ es común a materias civiles449, supletoriamente en
familia 450 y también en materias laborales por regla especial del código del
trabajo451. En materias penales la Corte Suprema en rigor no tiene una facultad
444
445
446
447
448
449
450
451
LTF – Art. 67 inc. 1º > CPC1903 – Art. 411 inc. 1º.
CPC1903 – Art. 411 inc. 1º.
CTra – Art. Art. 483-A inc. 4º.
La fianza penal es una medida para garantizar la comparecencia al juicio, no un
sustituto de la pena.
PCPC2012 – Art. 238
CPC1903 – Art. 773.
LTF – Art. 67 inc. 1º > CPC1903 – Art. 773.
CTra – Art. Art. 483 inc. 4º.
173
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
tal de suspenderla porque, como vimos, la ejecución provisional está
estrictamente regulada según si el fallo es de condena o no452.
PCPC. En el proyecto de código se mantiene esta causal de imposibilidad para
suspender la ejecución. Sin embargo, el recurso extraordinario agrega otra
causal genérica, a saber, que “existieren razones fundadas para ello [decretar
orden de no innovar], las que expresará circunstanciadamente en su
resolución”453.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia, se
mantiene la causal de imposibilidad para suspender la ejecución ante la Corte
Suprema por imposibilidad, y demás se agregará esta otra causal genérica en
materias civiles y de familia. Las materias laborales, en cambio, se mantendrían
sólo con la causal de imposibilidad, sin agregar la nueva causal genérica civil.
Las materias penales, por último, mantendrían su situación en que la suspensión
está regulada según la naturaleza condenatoria del fallo.
Compatibilidad. En conclusión, respecto de la posibilidad de la Corte Suprema
de suspender la ejecución provisional en razón de imposibilidad, la reforma
procesal civil es compatible con lo que sucede en materias laborales, civiles y de
familia. Con todo, la reforma agrega la causal genérica de “existir razones
fundadas…” que sería incoherente con esas tres áreas dado que en ellas
actualmente no está. La reforma procesal civil también sería incoherente con las
materias penales donde, como vimos, la ejecución provisional depende no de la
imposibilidad ni de una causal genérica tal, sino que depende de si la sentencia es
condenatoria o no.
Coherencia. En conclusión, con la reforma procesal civil se producirá un sistema
coherente en cuanto a suspensión de la ejecución por dos causales –imposibilidad
y “razón fundada”– sólo en materias civiles y de familia. La reforma dejará una
incoherencia parcial con las materias laborales (donde quedará la causal de
imposibilidad pero no la genérica) y totalmente incoherente con asuntos penales.
IV.C.2. Filtros de acceso
IV.C.2.1. Tribunal a quo
Antes de la reforma. Actualmente, es una regla común en todas las áreas
(civil454, familia455, laboral456 y penal457) que el tribunal a quo evalúa al menos si el
recurso fue interpuesto dentro de plazo. Dicho control mínimo lo realiza la Corte
de Apelaciones, en cuanto tribunal a quo, en materias civiles, laborales y de
familia. En los asuntos penales, en cambio, el control del plazo lo realiza el
452
453
454
455
456
457
CPP – Art. 355.
PCPC2012 – Art. 411 inc. 2º.
CPC1903 – Art. 776. Inc. 1º.
LTF – Art. 67 inc. 1º > CPC1903 – Art. 776 inc. 1º.
CTra – Art. 483-A inc. 3º.
CPP – Art. 380.
174
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
Tribunal Oral en lo Penal porque será éste, y no la Corte de Apelaciones, el
tribunal a quo contra el cual se interpone per saltum el recurso ante la Corte
Suprema.
En materias civiles actuales y familia, la Corte de Apelaciones además verifica si
el recurso ante la Corte Suprema fue correctamente patrocinado. Ahora bien, en
materias civiles este patrocinio debe ser dado por un abogado especialmente
otorgado para la casación458; mientras que en familia se cumple este patrocinio si
es el mismo abogado que ha tramitado la causa en las instancias anteriores459.
PCPC. En el proyecto de código el tribunal a quo, que sería la Corte de
Apelaciones, en rigor no ejerce ningún tipo de filtro. La razón es que el recurso
extraordinario se interpone directamente ante el ad quem, la Corte Suprema460.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia, las
Cortes de Apelaciones en materias civiles y de familia ya no ejercerán ellas este
control mínimo del plazo, como tampoco del patrocinio, porque dejarán de
recibir ellas los recursos para ante la Corte Suprema.
En el área penal y laboral, en cambio, mantendrán sus ámbitos de control los
tribunales a quo (la Corte de Apelaciones en materia penal y el Tribunal Oral en
lo Penal en asuntos penales).
Compatibilidad. En consecuencia, respecto de los filtros que ejerce el Tribunal
a quo en el recurso ante la Corte Suprema, la reforma procesal civil no es
compatible con ningún área. En todas las áreas el tribunal a quo conserva al
menos el control del plazo (civil actual, familia, laboral y penal); y en familia y
civiles actuales además el patrocinio. Sin embargo, la reforma no contempla
ningún filtro ante el tribunal a quo porque el recurso extraordinario se interpone
directamente ante el ad quem, la Corte Suprema.
Coherencia. Por lo tanto, con la reforma procesal civil habrá un sistema
coherente en este aspecto sólo entre materias civiles y de familia porque en
ninguna habrá control alguno del a quo. La reforma será incoherente con
materias laborales y penales donde el tribunal a quo seguirá ejerciendo algún
grado de control, al menos del plazo.
IV.C.2.2. Filtros secundarios
Antes de la reforma. Actualmente, en todas las áreas la Corte Suprema, en
cuanto tribunal ad quem, ejerce un control de admisibilidad formal más exigente
que los respectivos tribunales a quo. En primer lugar, se reitera la verificación de
si acaso el recurso se interpuso dentro de plazo. Pero se agregan otras cuestiones
comunes a los tribunales ad quem, como si se trató o no de una resolución
recurrible, si se mencionaron precisamente las causales invocadas, si tiene
peticiones concretas, etc.
458
459
460
CPC1903 – Art. 772 inc. final.
LTF – Art. 67 núm. 7.
PCPC2012 – Art. 405.
175
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
Otros requisitos formales, pero que son menos comunes entre las áreas, son: si
acaso el recurso fue correctamente patrocinado (civil actual461 y familia462); si se
acompañaron los fallos contradictorios (laboral463) o la falta de preparación en la
instancia anterior del vicio impugnado (penal464).
En todos estos casos, si se incumple uno de estos requisitos, la reacción de la
Corte será rechazar la tramitación del recurso, terminarlo prematuramente, por
inadmisible.
PCPC. El proyecto de código establece requisitos formales similares –mención
de la causal, el agravio, peticiones, etc.– salvo la exigencia de patrocinio especial,
que no fue contemplada. La diferencia radica en la reacción del tribunal frente al
incumplimiento de uno de estos requisitos formales. Si lo que se incumple es un
requisito formal, la Corte Suprema no puede simplemente rechazar el recurso
sino que, fundadamente, debe dar un plazo al recurrente (5 días) para subsanarlo.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia, las
Cortes Supremas evaluarán requisitos formales análogos (sentencia recurrible,
plazo, peticiones concretas, etc.). La diferencia radicará en que ya no en todas las
áreas el tribunal podrá reaccionar con rechazo a la tramitación frente al
incumplimiento de alguno de ellos. Dicho rechazo preliminar continuará en
materia laboral y penal, pero en asuntos civiles y de familia se reemplazará por
un plazo para subsanar.
Compatibilidad. Visto desde los requisitos formales que se exigen, la reforma
procesal civil es mayoritariamente compatible con las demás áreas, donde se
formulan exigencias similares. Mas poniendo atención a la reacción del tribunal
que propone el proyecto de código (plazo para subsanar), aquí la reforma es
incompatible con todas las áreas actualmente, donde en ninguna se contempla
plazo para subsanar sino rechazo a tramitación.
Coherencia. En conclusión, la reforma generará un sistema coherente entre las
distintas áreas respecto de los requisitos formales que evalúa el tribunal ad quem.
La incoherencia se encontrará en la reacción del tribunal frente al
incumplimiento de esos requisitos. En este punto, la reforma generará un
sistema coherente sólo entre materias civiles y de familia, donde frente a una
inadmisibilidad formal se otorgará plazo para subsanar. Mientras que la reforma
quedará incoherente con las áreas laborales y penales donde frente al
incumplimiento de requisitos formales, en vez de plazo para subsanar, continuará
el rechazo preliminar a tramitación.
461
462
463
464
CPC1903 – Art. 781.
LTF – Art. 67 inc. 1º > CPC1903 – Art. 781.
CTra – Art. 483-A inc. 7º > inc. 2º.
CPP – Art. 383 inc. 2º.
176
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
IV.C.2.3. Filtro principal
Antes de la reforma. Actualmente, el filtro principal en materias de familia465 y
civiles 466 es la “manifiesta falta de fundamento”, esto es, una evaluación
preliminar del peso argumentativo del recurso. En materia laboral, en cambio, el
filtro principal es la restricción de su ámbito de revisión a sólo los casos que
despiertan problemas jurisprudenciales 467 . El filtro principal de las materias
penales también es la restricción de los ámbitos que revisa, a saber, afectación de
derechos fundamentales y problemas jurisprudenciales468.
PCPC. El principal filtro que contempla el proyecto de código es lo que
denomina “interés general”. La definición de tal interés es doble. Por una parte,
se entienden de interés general aquellos casos en que se afecta un derecho
fundamental en el procedimiento judicial o la sentencia misma469. Y, por la otra,
cuando el caso despierta un problema jurisprudencial470. Después en la sentencia
la Corte Suprema deberá fundamentar por qué estimó que el caso despertaba un
interés general, en estos términos, que justificaba abocarse a su conocimiento471.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia, en todas
las áreas habrá al menos un filtro que selecciona casos según si plantea un
problema jurisprudencial. El filtro de gravedad por afectación de derechos
fundamentales estará presente en materias civiles, de familia y penales, pero
ausente en asuntos laborales.
Compatibilidad. El filtro principal de la reforma procesal civil solamente es
compatible por completo con las áreas penales. En ambos hay una selección
según si el caso despierta un problema jurisprudencial o la afectación de un
derecho fundamental. La reforma en áreas civiles será sólo parcialmente
compatible con la justicia laboral, dado que ésta posee el filtro de problemas
jurisprudenciales pero no el de derechos fundamentales.
Por último, la reforma es incompatible con las materias de familia y civiles
actuales. En ella se contempla un filtro de manifiesta falta de fundamento, que
está erradicado por la reforma.
Coherencia. En conclusión, la reforma generará un sistema de filtros principales
casi totalmente compatible en las distintas áreas. Será completamente compatible
en materias civiles, de familia y penal dado que en los tres habrá un filtro doble
de derechos fundamentales y problemas jurisprudenciales. Sólo con la justicia
465
466
467
468
469
470
471
LTF – Art. 67 inc. 1º > CPC1903 – Art. 782 inc. 2º.
CPC1903 – Art. 782 inc. 2º.
CTra – Art. 483-A inc. 7º > inc. 2º.
CPP – Art. 383 inc. 3º > Art. 372 letra A y B.
PCPC2012 – Art. 409 letra A “Cuando se hubiere infringido en forma esencial, en
la sentencia o en el procedimiento del cual ella emanare, un derecho o garantía
fundamental contemplado en la Constitución Política de la República o en los
tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes”.
PCPC2012 – Art. 409 letra B. “En caso que considere pertinente fijar, uniformar,
aclarar o modificar, una doctrina jurisprudencial”.
PCPC2012 – Art. 413 inc. 2º.
177
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
laboral la reforma será parcialmente compatible porque en aquella se contempla
sólo uno de los dos filtros, a saber, el de problemas jurisprudenciales Y no el de
derechos fundamentales.
IV.C.2.4. Votación de la admisibilidad
Antes de la reforma. Actualmente, las materias civiles 472 y de familia 473
requieren de la unanimidad de los cinco jueces de la Sala para rechazar
preliminarmente en razón de manifiesta falta de fundamento. Las materias
laborales también requieren unanimidad para rechazar un caso por falta de
relevancia jurisprudencial.
Las materias penales carecen de una regla especial acerca de la votación de la
admisibilidad en el recurso de nulidad. Luego, no cabe sino aplicar las reglas
generales del COT sobre los acuerdos en los tribunales colegiados, que exigen
mayoría.
PCPC. En el proyecto de código la decisión acerca de si el filtro de interés
general se cumple o no se toma por regla de mayoría, esto es, al menos tres votos
a favor de cinco jueces de la Sala para que el recurso sea admisible474.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia, la
votación para lograr la admisibilidad en materias laborales, de familia y civiles
será más exigente. En éstas actualmente es necesaria la unanimidad para
rechazar el recurso y, a la inversa, basta con un voto a favor para que se supere el
filtro de admisibilidad. Mientras que en la reforma la votación será por mayoría
y, dado que la Sala está compuesta de cinco miembros, se requerirán no sólo uno
sino que tres votos a favor para superar el filtro. En comparación con las
materias penales, la reforma mantendrá la misma votación por mayoría de la
admisibilidad, que según las reglas generales desde antes aplicaba en aquella.
Compatibilidad. La reforma procesal civil es incompatible con las materias de
familia, laborales y civiles actuales (que exigen unanimidad). La reforma es
compatible, en cambio, con las materias penales donde también se decide la
admisibilidad por mayoría.
Coherencia. En conclusión, respecto de la votación de la admisibilidad, la
reforma generará un sistema coherente entre las áreas civiles de familia y penales
donde en todas la admisibilidad se votará por mayoría. Quedará incoherente con
las materias laborales donde la admisibilidad se seguirá votando por unanimidad
para el rechazo.
472
473
474
CPC1903 – Art. 782 inc. 2º.
LTF – Art. 67 inc. 1º > CPC1903 – Art. 782 inc. 2º.
PCPC2012 – Art. 409 inc. 1º.
178
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
IV.C.3. Ámbitos de revisión
IV.C.3.1. Prueba
Antes de la reforma. Actualmente, es posible rendir prueba ante la Corte
Suprema sólo en materias civiles y penales. En ambos casos se trata de medios de
prueba para acreditar un vicio procesal, ya sea mediante la casación en la forma
civil 475 o el recuso de nulidad penal 476 . En materias de familia y laboral, en
cambio, actualmente no se rinde prueba ante la Corte Suprema. Tanto el recurso
de unificación laboral como la casación de familia son recursos exclusivamente
sobre cuestiones de Derecho.
PCPC. Según las disposiciones comunes a los recursos, el proyecto de código
permitirá rendir prueba ante la Corte Suprema sólo para acreditar la causal
específica477. Como vimos, el recurso extraordinario contempla dos causales: los
problemas de jurisprudencia y la afectación de derechos fundamentales. La causal
de problemas de jurisprudencia son cuestiones puramente de Derecho que no
requerirían rendición de prueba alguna, más allá de acompañar los fallos que se
citan. La causal de derechos fundamentales, en cambio, es más compleja y podría
requerir prueba para demostrar la afectación.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia, se podrá
rendir prueba ante la Corte Suprema –aunque sólo para acreditar la causal
específica de vicios procesales o afectación de derechos fundamentales, según el
caso– en materias civiles, de familia y también penales según las reglas propias
del recurso de nulidad. Las materias laborales se mantendrían como las únicas
donde no será posible rendir prueba ante la Corte Suprema en absoluto.
Compatibilidad. En conclusión, respecto de la rendición de prueba ante la Corte
Suprema, la reforma procesal civil es compatible con lo que sucede actualmente
en materias penales y civiles (donde se puede rendir para acreditar la causal);
pero no así con los asuntos laborales y de familia actuales (donde, en cambio, no
es posible rendir prueba alguna).
Coherencia. Por lo tanto, la reforma procesal civil generará en este aspecto un
sistema coherente entre las materias civiles, de familia y penales porque en las
tres se podrá rendir prueba para acreditar la causal. Pero las materias laborales
se mantendrán incoherentes con el resto debido a que, por sus reglas especiales,
no habrá rendición de prueba alguna.
IV.C.3.2. Hechos
Antes de la reforma. Actualmente, en ningún área está expresamente permitido
impugnar ante la Corte Suprema la versión de los hechos que se tuvo por
acreditada en la instancia anterior. Sin embargo, en la mayoría de ellas existiría
al menos un modo indirecto para impugnarlos. En materias civiles, la casación en
475
476
477
CPC1903 – Art. 799.
CPP – Art. 359.
PCPC2012 – Art. 371.
179
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
la forma permitiría lograrlo a través de impugnar como vicio procesal el
incumplimiento de los requisitos de la sentencia, específicamente la
fundamentación de los hechos 478 o uno de aquellos vicios taxativamente
señalados en la ley que afecte la producción de la prueba que sustenta ese
hecho 479 . En la casación en el fondo civil, en cambio, el modo indirecto de
impugnar los hechos sería alegando una inversión ilegal de la carga probatoria o
el incumplimiento de la valoración legal de un medio probatorio por parte del
juez inferior.
En materias penales, de un modo similar a la casación en la forma civil, se
pueden impugnar los hechos por medio de alegar el incumplimiento de los
requisitos de fundamentación de la sentencia 480 o alegando una de los vicios
absolutos de nulidad, también taxativamente señalados en el código, que
afectaren la producción de la prueba que llevó a tener por probado ese hecho481.
Con todo, en materias penales se agregaría una tercera alternativa indirecta, que
es alegando la violación de un derecho fundamental en el procedimiento,
violación que hubiere afectado la determinación de los hechos (i.e. la prueba
ilícita)482. Obviamente, por estas vías indirectas la Corte no podrá ella misma
fijar una versión distinta de los hechos, sino que debe reenviar la causa para que
el tribunal inferior vuelva a valorar la prueba.
En materias laborales y de familia pareciera no quedar ni una vía, siquiera
indirecta, para impugnar los hechos en los recursos ante la Corte Suprema.
Tanto en el recurso de unificación laboral como en la casación de familia no
existe la posibilidad impugnar vicios procesales (que era la vía indirecta de la
casación en la forma civil) ni alegar la infracción de derechos fundamentales (que
era la vía indirecta de la nulidad penal). En ambos se trata de recursos
exclusivamente de Derecho. Pero a diferencia de la actual casación en el fondo
civil –que también es un recurso de Derecho donde se podían impugnar
indirectamente los hechos alegando la infracción de una regla legal que
predeterminaba el peso probatorio de un medio– la valoración de la prueba en el
área de familia y laboral se rigen por la sana crítica. En consecuencia, en estas
áreas no hay reglas legales que pudieran ser infringidas en la valoración de la
prueba y, por lo tanto, en ambas tampoco hay reglas legales sobre la prueba que
pudieran ser fiscalizadas por el recurso de Derecho ante la Corte Suprema.
PCPC. El proyecto de código tampoco permite explícitamente la impugnación
de los hechos en el recurso ante la Corte Suprema. Sin embargo, sí sería posible
encontrar al menos una de las vías indirectas. El recurso extraordinario no
contempla la impugnación por vicios procesales (la vía de la casación en la forma
queda descartada). La otra causal, de problemas jurisprudenciales, tampoco
dejaría espacio a la impugnación de los hechos –en principio, como veremos– al
modo del recurso de unificación laboral. Pero la regulación del PCPC contempla
478
479
480
481
482
CPC1903 – Art. 768 núm. 5 > Art. 170 núm. 4.
CPC1903 – Art. 768 núm. 9 > Art. 795.
CPP – Art. 374 letra E > Art. 342 letra C.
CPP – Art. 374.
CPC – Art. 373 letra A > Art. 276 inc. 4º.
180
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
la infracción de derechos fundamentales que, como vimos en materias penales,
podría indirectamente permitir la impugnación de los hechos.
Una cuestión más compleja es si acaso con la reforma procesal civil se podrá o no
impugnar los hechos ante la Corte Suprema a través de la vía indirecta de la
actual casación en el fondo civil, esto es, alegando la infracción de reglas legales
de valoración de prueba. A diferencia de las materias de familia, penales y
laborales, donde el legislador dio un paso decidido hacia la sana crítica, el
proyecto de código en gran medida mantiene vigente la prueba legal tasada del
Código Civil483. Por lo tanto, a pesar que la reforma también propone un recurso
ante la Corte Suprema exclusivamente de Derecho, las materias civiles
mantendrán reglas de Derecho acerca de la valoración de la prueba que (a
diferencia de la casación de familia, la unificación laboral y la nulidad penal) sí
podrían ser revisadas por el recurso extraordinario. Es decir, en el recurso
extraordinario –en cuanto recursos sobre cuestiones de Derecho– se podrían
impugnar los hechos cuando (art. 409 letra B) sea ‘pertinente fijar, uniformar,
aclarar o modificar, una doctrina jurisprudencial’ acerca de las leyes reguladoras
de la prueba.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia,
comenzará a haber una vía indirecta de impugnación de los hechos en materia de
familia (a través de la violación de un derecho fundamental). En materias civiles
se terminará la impugnación indirecta de los hechos a través de los vicios
procesales (ya no habrá casación en la forma), se agregará la vía de los derechos
fundamentales y se podría mantener, como se advirtió, a través de la
impugnación de la jurisprudencia de la prueba legal tasada.
Las materias laborales ante la Corte Suprema se mantendrían sin vía alguna de
impugnar los hechos dado que el recurso de unificación seguirá siendo de
Derecho y el proceso laboral sin reglas legales de valoración, sino que según la
sana crítica.
Asimismo en materias penales tampoco se podrán impugnar los hechos a través
de la revisión del Derecho dado que en materia penal también rige la sana crítica
como régimen de valoración probatoria. Sin embargo, se mantendrá la vía
indirecta de alegación de derechos fundamentales, que antes de la reforma
procesal civil era exclusiva de las materias penales ante la Corte Suprema; pero
después de ella será común a materias civiles, penales y de familia.
Compatibilidad. La reforma procesal civil, en conclusión, respecto de la revisión
de los hechos no es completamente compatible con ninguna de las áreas
actualmente. Es totalmente incompatible con las materias laborales y de familia
donde no hay ningún grado de revisión, ni directo ni indirecto, de los hechos y
con la reforma sí habrá al menos indirecto.
Las materias penales serían parcialmente compatibles con la reforma. En
aquellas hay un modo indirecto de revisar los hechos, a través de la infracción de
derechos fundamentales en la producción de la prueba de esos hechos, modo
483
PCPC2012 – Art. 276 inc. 1º > CC – Art. 1698 y ss.
181
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
indirecto que también está incluido en el recurso extraordinario. Sin embargo,
difieren en que las materias penales tienen el modo indirecto de revisar los
hechos a través de las causales de vicios procesales (que la reforma no tiene). Y la
reforma procesal civil podría revisar indirectamente a través de su recurso de
Derecho sumado a que se mantiene la prueba legal tasada (que en materia penal
fue sustituida por la sana crítica).
Coherencia. Por lo tanto, una vez implementada la reforma procesal civil
generará un sistema completamente coherente sólo en materias civiles y de
familia. En las dos quedará la posibilidad indirecta de revisión de los hechos a
través de los derechos fundamentales y la revisión de Derecho a través de las
reglas tasadas de valoración. La reforma será sólo parcialmente coherente con
materias penales dado que compartirán la posibilidad de revisión indirecta de los
hechos a través de la afectación de derechos fundamentales; pero difieren en
cuanto las materias penales no tendrán la prueba legal tasada –y, por lo tanto,
revisable por una Corte Suprema de Derecho– que sí habrá en materias civiles.
Y, viceversa, las materias civiles no tendrán las causales de vicios procesales que
sí existen en materia penal.
IV.C.3.3. Vicios procesales
Antes de la reforma. Actualmente, ante la Corte Suprema es posible alegar
vicios procesales en materias civiles y penales. En las primeras a través de las
causales de la casación en la forma484 y en las segundas a través de los motivos
absolutos del recurso de nulidad485. Con todo, en materias penales dicho vicio
procesal debe ir acompañado de un problema jurisprudencial o la infracción de
un derecho fundamental para ser conocido por la Corte Suprema. Si el vicio
procesal es invocado por sí solo, en cambio, será competencia de las Cortes de
Apelaciones486.
En materias de familia y laborales, en cambio, es posible alegar vicios procesales
ante las Cortes de Apelaciones pero no ante la Corte Suprema. En materias de
familia procede casación en la forma ante las Cortes de Apelaciones y sólo
casación en el fondo –encargada de evaluar la aplicación del Derecho pero no
vicios procesales– ante la Suprema487. Del mismo modo, en materias laborales
podrán impugnarse vicios procesales ante las Cortes de Apelaciones en virtud del
recurso de nulidad488; pero ante la Suprema no será posible dado que el recurso
de unificación laboral exclusivamente de Derecho.
PCPC. En el proyecto de código los vicios procesales de la casación en la forma
ahora son parte del recurso de apelación contra la primera instancia. Pero ante la
Corte Suprema misma, en rigor, no se contemplan los vicios procesales como
causal en sus propios términos.
484
485
486
487
488
CPC1903 – Art. 768.
CPP – Art. 374.
CPC1903 – Art. 376 inc. 2º.
LTF – Art. 67 núm. 6 letra A.
CTra – Art. 478.
182
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
Con todo, aparte
contempla como
procedimiento o
alegación de un
procesales.
de los problemas jurisprudenciales, el recurso extraordinario
causal la infracción de un derecho fundamental en el
la sentencia. Por lo tanto, indirectamente, a través de la
derecho fundamental infringido, podrán impugnarse vicios
Después de la reforma. En consecuencia, con la reforma ya no será posible
alegar vicios procesales en sus propios términos en materias laborales, de familia
ni civiles. Por lo tanto sólo quedarán las materias penales con ese ámbito de
revisión directamente.
A cambio, mediante la infracción de un derecho fundamental en el procedimiento
en el recurso extraordinario, será un modo indirecto de alegar los vicios
procesales en materias civiles y de familia. Este modo indirecto también se
encontraba en materias penales dado que el recurso de nulidad es competencia de
la Corte Suprema precisamente cuando se infringen derechos fundamentales489.
En materias laborales sería el único lugar donde no se pueden alegar los
derechos fundamentales ante la Corte Suprema, quedando esa área sin un modo
directo como tampoco indirecto de impugnar vicios procesales.
Compatibilidad. En conclusión, respecto de la posibilidad de alegar vicios
procesales específicos ante la Corte Suprema, la reforma procesal civil es
completamente compatible con lo que sucede en materias penales, donde los
vicios procesales no pueden ser alegados directamente pero sí indirectamente en
virtud de la afectación de un derecho fundamental en el procedimiento judicial.
Respecto de las materias laborales y de familia es sólo parcialmente compatible
porque en estas dos áreas los vicios procesales no son alegables ante la Corte
Suprema ni directa ni indirectamente. Por último, la reforma es completamente
incompatible con las materias civiles actuales donde los vicios procesales pueden
ser alegados directamente en virtud de la casación en la forma, alegación directa
que no contempla la reforma
Coherencia. Por lo tanto, la reforma generará en este aspecto un sistema
coherente entre las materias civiles, de familia y penales. No será posible alegar
directamente los vicios procesales pero en los tres restará la posibilidad de
alegarlos indirectamente a través de la afectación de un derecho fundamental.
Las materias laborales, en cambio, quedarán incoherentes respecto del resto
porque no habrá siquiera este modo indirecto de alegar aquellos vicios.
IV.C.3.4. Legislación y jurisprudencia
Antes de la reforma. Actualmente, las materias civiles490 y de familia491 ante la
Corte Suprema revisan solamente la aplicación de la legislación ("infracción de
ley"). En ambas no es necesario presentar un problema jurisprudencial para
poder acceder a la Sala de la Corte. Con todo, las cuestiones jurisprudenciales
489
490
491
CPP – Art. 376 inc. 1º.
CPC1903 – Art. 767.
LTF – Art. 67 > CPC1903 – Art. 767
183
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
podrían, aunque escasamente sucede, llevar a que el caso sea conocido no por la
Sala sino que por el Pleno de la Corte Suprema.
En materiales penales y laborales, a su turno, la Corte Suprema no revisa los
errores en la aplicación en la legislación por sí sola; sino que sólo con ocasión de
un problema jurisprudencial. Entonces, a diferencia de las materias civiles y de
familia actuales, la ausencia de un problema jurisprudencial sí impide el acceso a
la Corte Suprema en la justicia penal492 y laboral493.
PCPC. El proyecto de código propone los problemas jurisprudenciales como una
de las dos causales de acceso a la Corte Suprema. En efecto, el recurso
extraordinario define el “interés general” –aparte de la afectación de un derecho
fundamental, como un caso en que “sea necesario fijar, uniformar, aclarar o
modificar la jurisprudencia”494.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia, ya en
ningún área será posible interponer el recurso ante la Corte Suprema alegando
sólo el error en la aplicación de la legislación. Tanto en materias civiles, penales,
laborales y de familia será necesario esgrimir un problema jurisprudencial para
poder acceder a ella.
Compatibilidad. En conclusión, respecto de la revisión ante la Corte Suprema
de la jurisprudencia y no de la legislación por sí sola, la reforma procesal civil es
compatible con lo que sucede actualmente en materias laborales y penales; pero
no así con la regulación actual en civil y familia.
Coherencia. Sin embargo, con la reforma se volverán coherentes en este aspecto
todas las áreas reformadas, civil, familia, laboral y penal ya que en las cuatro la
competencia de la Corte Suprema se limita a la revisión de problemas
jurisprudenciales.
IV.C.4. Efectos de la sentencia
IV.C.4.1. Reenvío
Antes de la reforma. Actualmente existe sentencia de reenvío –esto es, que el
tribunal superior en vez de resolver por sí cuál sería la solución correcta del caso,
delega tal decisión a un tribunal inferior– en ciertas hipótesis de materias civiles
y penales. En ambos casos el reenvío procede al menos porque se ha anulado
parte del procedimiento del tribunal inferior debido a un vicio procesal tasado
por ley. En materias civiles esto ocurre en virtud de la casación en la forma495, no
en el fondo. Mientras que en materias penales, además de la causal del vicio
procesal si se infringió un derecho fundamental en el procedimiento, la Corte
492
493
494
495
CPP – Art. 376 inc. 3º.
CTra – Art. 483 inc. 2º.
PCPC2012 – Art. 409 letra B.
CPC1903 – Art. 786 inc. 1º.
184
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
Suprema dictará sentencia de reenvío si se hubieren revocado los hechos que se
tuvieron por probados496.
Por el contrario, la casación en el fondo civil497, la casación de familia498 y el
recurso de unificación laboral 499 no dictan sentencia de reenvío, sino que
finalmente de reemplazo.
PCPC. Con el proyecto de código se dictará sentencia de reenvío, igualmente,
cuando en su virtud se anula parte del procedimiento inferior. Tal situación para
el reenvío podría darse en el recurso extraordinario ante la Corte Suprema en
sólo una de sus dos causales, a saber, en la infracción de derechos fundamentales
(art. 409 letra A). Así por ejemplo, cabrá sentencia de reenvío si durante la
tramitación ante el tribunal inferior se cometiera un acto que afectare un derecho
fundamental, usualmente un vicio procesal de tal envergadura que se estima
viola el debido proceso.
En la otra causal –de problemas jurisprudenciales (art. 409 letra B)–corresponde
dictar sentencia de reemplazo, no de reenvío.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia,
comenzará a haber sentencia de reenvío en materias de familia (donde antes no
existía porque se regía supletoriamente por la casación en el fondo civil que no la
contemplaba). En materias civiles también continuará la posibilidad de sentencia
de reenvío pero no frente a cualquier vicio procesal, como era con la casación en
la forma, sino que más restringidamente sólo cuando tal vicio afecta un derecho
fundamental.
Las materias laborales ante la Corte Suprema continuarán sin reenvío en virtud
de la regla expresa del código del trabajo.
En materias penales terminará siendo el ámbito donde hay más espacio para
sentencia de reenvío. Cabrá en general contra vicios procesales tasados por ley
(que ya no se podrán alegar en materias civiles mediante la casación en la forma);
y además dictará reenvío cuando se impugnaren los hechos que se tuvieron por
probados –hipótesis que nunca estuvo prevista en los recursos ante la Corte
Suprema en las otras áreas– respetando así la inmediación que tuvo el Tribunal
Oral en lo Penal.
Compatibilidad. En conclusión, respecto de dictación de sentencia de reenvío, la
reforma procesal civil es parcialmente compatible con las materias penales. En
ambas anulará y dictará sentencia de reenvío cuando un derecho fundamental
fuese afectado durante el procedimiento. Sin embargo, las materias penales
tienen una causal de reenvío que la reforma no tendrá, cuando se revocaren los
hechos que se tuvieron por probados en la primera instancia. Además, la reforma
es parcialmente compatible con el proceso civil actual. En ambos será finalmente
posible dictar sentencia de reemplazo cuando se infringen vicios procesales. Sin
496
497
498
499
CPP – Art. 386.
CPC1903 – Art. 785 inc. 1º
LTF – Art. 67 inc. 1º > CPC1903 – Art. 785 inc. 1º.
CTra – Art. 438-C inc. 2º.
185
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
embargo, en materias civiles actuales esos vicios procesales, que dan lugar a
reenvío, se alegan directamente en virtud de un catálogo de vicios500. Mientras
que con la reforma, dicho reenvío por vicios procesales, se produce
indirectamente por la afectación de derechos fundamentales en el procedimiento.
Coherencia. Por lo tanto, la reforma generará en este aspecto un sistema
coherente entre las materias civiles, de familia y parcialmente penales (donde
quedará la causal adicional de revocación de los hechos). Las materias laborales
se mantendrán incoherentes con el resto debido a regla especial del código del
trabajo que establece siempre el reemplazo, y no el reenvío.
IV.C.4.2. Reemplazo
Antes de la reforma. Actualmente, las materias civiles y penales en algunas
hipótesis pueden concluir en sentencia de reenvío y en otras de reemplazo. En
materias civiles, para comenzar, la casación en el fondo siempre concluye en
sentencia de reemplazo501. En la casación en la forma, a pesar de que la regla
general es el reenvío, cuando el vicio procesal se encuentra en el fallo mismo –a
saber, en caso de ultra petita, afectación de una cosa juzgada previa o
incumplimiento de un requisito de la sentencia– dictará un reemplazo502.
En materias penales, ahora, el recurso ante la Corte Suprema concluirá en
reemplazo cuando la impugnación no versa sobre un vicio procesal, no se alteran
los hechos que se tuvieron por probados en la primera instancia o si el error dice
relación exclusivamente con la aplicación del Derecho o la uniformidad de la
jurisprudencia503. Estos errores puramente de Derecho en materia penal, donde
la Corte Suprema debe dictar reemplazo, se dan cuando se califica como delito un
hecho que la ley no califica como tal, si se aplicare una pena cuando no
procediere pena alguna o se haya impuesto una pena superior a la que
correspondía.
Siempre se concluye en sentencia de reemplazo ante la Corte Suprema en
materias de familia y laborales. La casación de familia necesariamente concluirá
en reemplazo en virtud de su remisión a la casación civil en el fondo504. Mientras
que el recurso de unificación laboral también concluye siempre en sentencia de
reemplazo pero por una regla propia del código del trabajo505.
PCPC. El proyecto de código contempla sentencia de reenvío y de reemplazo
para fallar el recurso extraordinario. El reenvío se reserva para la anulación del
procedimiento del tribunal inferior, que se podría dar cuando se infringe en él un
derecho fundamental. Pero si el vicio afecta a la sentencia misma, o se trata de un
error de Derecho en virtud del interés jurisprudencial, dictará necesariamente
sentencia de reemplazo.
500
501
502
503
504
505
CPC1903 – Art. 768.
CPC1903 – Art. 785.
CPC1903 – Art. 786 inc. 3.
CPP – Art. 385.
LTF – Art. 67 inc. 1º > CPC1903 – Art. 785.
CTra – Art. 438-B inc. 2º.
186
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia, ya no
siempre las materias de familia concluirán en sentencia de reemplazo, sino que en
casos de infracciones de derechos fundamentales un recurso ante la Corte
Suprema en materias de familia podría concluir en reenvío (cuestión que no
procede actualmente dado a la completa remisión a la casación en el fondo). En
materias civiles la práctica actual –donde se dicta sentencia de reemplazo en la
mayoría de los casos en virtud del solo error en cuestiones de Derecho de la
casación en el fondo (pero se conserva un espacio para el reenvío por vicios
procesales por casación en la forma)– se mantendrá con la reforma.
En materias penales también se mantendrá una práctica similar respecto de la
sentencia de reemplazo. Los errores de Derecho concluirán con reemplazo
mientras que los vicios procesales, y la impugnación de los hechos, en reenvío.
Sólo las materias laborales se mantendrán exclusivamente dictando reemplazos.
El código del trabajo tiene una regla propia que así lo señala para el recurso de
unificación, excluyendo el reenvío.
Compatibilidad. En conclusión, respecto de la dictación de sentencia de
reemplazo por la Corte Suprema, la reforma procesal civil sería parcialmente
incompatible con las materias laborales y de familia. En éstas siempre se
concluye con sentencia de reemplazo. Siempre es así porque en ellas el ámbito de
revisión es el fallo mismo del tribunal inferior. Mientras que en la reforma
procesal civil no siempre se concluye en sentencia de reemplazo. En la reforma
también habrá sentencia de reemplazo cuando la revisión atiende al fallo mismo
(como en familia y laboral); pero también tiene hipótesis donde no hay
reemplazo, sino reenvío, porque la reforma extiende el ámbito de revisión de la
Corte Suprema a cuestiones que no están actualmente dentro de los ámbitos de
familia y laboral, a saber, los vicios procesales a través de la infracción de
derechos fundamentales.
A su turno, la reforma procesal civil es mayormente compatible con las materias
penales y civiles actuales. En ambas la sentencia de reemplazo se reserva, por
una parte, para el error en la aplicación del Derecho (sea la pura legislación o la
jurisprudencia) o, por la otra, para los vicios procesales que afectan a la sentencia
misma.
Con todo, las materias penales contemplan reenvío, y no reemplazo, cuando se
revocó la versión de los hechos. Dicha posibilidad no se contemplaría
explícitamente en la reforma procesal civil, ni en el proceso civil actual, porque
ahí los recursos ante la Corte Suprema –recurso extraordinario y casación en el
fondo, respectivamente– son puramente de Derecho y, por lo tanto, no habría
revisión de los hechos en absoluto (y, en consecuencia, no habría necesidad de
dictar sentencia, ni de reemplazo ni de reenvío, respecto de ellos).
Sin embargo, como vimos, indirectamente habrá revisión de los hechos en un
recurso de Derecho cuando la valoración de la prueba está regulada asimismo
por ley. Como el procedimiento civil actual posee un sistema de prueba legal
tasada, y la reforma procesal civil en buena medida la mantiene, los recursos ante
la Corte Suprema podrían indirectamente revisar los hechos. Ahora bien, tanto la
casación en el fondo como el recurso extraordinario en esta hipótesis (error de
187
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
Derecho) dictan sentencia de reemplazo. Por lo tanto, cuando se revisan los
hechos –indirectamente, en virtud de la revisión del Derecho que regula la
valoración de la prueba– la Corte Suprema con la reforma procesal civil
continuaría dictando sentencia de reemplazo cuando se revocan los hechos;
cuestión donde la reforma sería incompatible con las materias penales donde ante
revocación de los hechos ordena sentencia de reenvío para respetar la
inmediación del juez de primera instancia.
Coherencia. En conclusión, la reforma procesal civil en este aspecto –un
régimen mixto de sentencias de reemplazo para la impugnación del fallo mismo
y reenvío para la impugnación del procedimiento– generará un sistema
coherente en materia civil y de familia. Con las materias penales será
parcialmente coherente debido a esta diferencia respecto de la revocación de los
hechos, donde en materia penal explícitamente exige reenvío y la reforma
indirectamente dictará reemplazo. Por último, las materias laborales quedarán
parcialmente incompatibles con el resto. En ellas siempre se dictará sentencia de
reemplazo cuando el vicio afecta al fallo mismo. Pero en la justicia del trabajo no
habrá casos de reenvío ante la Corte Suprema –como sí habrá en civil, penal y de
familia– debido a que no se revisan vicios procesales.
IV.C.5. Tramitación
IV.C.5.1. Plazo
Antes de la reforma. Actualmente, el plazo para interponer el recurso ante la
Corte Suprema es el mismo en materias civiles506, de familia507 y laborales508, a
saber, quince días. Solamente en materias penales el plazo es algo menor, diez
días509.
PCPC. El proyecto de código también contempla un plazo de quince días para
interponer el recurso extraordinario que, tal como la regla general, se cuenta
desde la notificación de la sentencia impugnada.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia, no
cambiará en absoluto el plazo para interponer el recurso ante la Corte Suprema.
Tanto en materias civiles, de familia y laborales seguirá siendo de quince días al
igual que con el CPC actual. Las materias penales, a su turno, seguirán con el
plazo menor de diez días en virtud de la regla especial del Código Procesal
Penal.
Compatibilidad. En conclusión, respecto al plazo para interponer el recurso
ante la Corte Suprema, la reforma procesal civil es coherente con las materias
laborales, de familia y civiles actuales porque en todas ellas el plazo es de 15 días.
506
507
508
509
CPC1903 – Art. 770
LTF – Art. 67 inc. 1º > CPC1903 – Art. 770
CTra – Art. 483-A inc. 1º.
CPP – Art. 372 inc. 2º.
188
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
Será incompatible, en cambio, con el área penal donde el plazo será menor, de 10
días.
Coherencia. Por lo tanto, la reforma generará en este aspecto un sistema
coherente entre las áreas civiles, laborales y de familia. Las materias penales, en
cambio, se mantendrán incoherentes dado la regla especial en el Código Procesal
Penal que establece un plazo menor.
IV.C.5.2. Sentencias recurribles
Antes de la reforma. Actualmente, en materia laboral sólo se permite
interponer el recurso de unificación de jurisprudencia contra la sentencia
definitiva de la Corte de Apelaciones (que a su vez conocía del recurso de nulidad
laboral) 510 . Mientras que en materias civiles y de familia –además de esa
sentencia definitiva de segunda instancia– el recurso ante la Corte Suprema
también puede ser interpuesto contra la sentencias interlocutorias de término
(que pone fin o hace imposible la continuación del juicio). Tal es el caso de la
casación civil en la forma cuando cabe ser conocida por la Corte Suprema511, de la
casación civil en el fondo512 y supletoriamente en la casación de familia513.
En materias penales la cuestión es distinta. Ahí el recurso de nulidad ante la
Corte Suprema no revisa la sentencia definitiva de una Corte de Apelaciones,
como sucede en las otras áreas, sino que revisa la dictada en primera instancia en
el juicio oral (llamado ‘competencia per saltum’)514.
PCPC. El proyecto de código contempla que el recurso extraordinario se
interpone contra la Corte de Apelaciones. En específico, contra su sentencia
definitiva o las interlocutorias de término, inapelables, dictadas en segunda
instancia.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia, seguirán
siendo recurribles las mismas sentencias que lo son actualmente en materias
civiles y de familia (definitivas e interlocutorias de término, inapelables, dictadas
por Cortes de Apelaciones). En materias laborales, en cambio, seguirán siendo
sólo las sentencias definitivas de las Cortes de Apelaciones –y no sus
interlocutorias de término como agregaría el PCPC o el CPC actual– en virtud
de la regla especial del Código del Trabajo. Asimismo, en materias penales
continuarán siendo impugnables ante la Corte Suprema per saltum sólo las
sentencias del juicio oral de primera instancia.
Compatibilidad. En conclusión, respecto de las sentencias recurribles ante la
Corte Suprema, la reforma procesal civil es compatible con las materias
laborales, de familia y civiles actuales. En todas ellas las sentencias impugnables
serán la definitiva o interlocutoria de término dictada por una Corte de
510
511
512
513
514
CTra – Art. 483
CPC1903 – Art. 766.
CPC1903 – Art. 767.
LTF – Art. 67 inc. 1º > CPC1903 – Art. 767.
CPP – Art. 372 inc. 2º.
189
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
Apelaciones. La reforma es incompatible, en cambio, con las materias penales
dado que en estas las sentencias recurribles son no las de las cortes de
apelaciones sino que las del juicio oral en primera instancia.
Coherencia. Por lo tanto, la reforma procesal civil en este aspecto generará un
sistema compatible entre materias laborales, de familia y civiles, pero no penales.
IV.C.5.3. Alegato de abogados
Antes de la reforma. Actualmente, en todas las áreas se permiten alegatos de
los abogados en sus respectivos recursos ante la Corte Suprema. Sin embargo,
difieren en la duración máxima que se permite para su realización. Los más
extensos se permiten en materias civiles actuales 515 y familia 516 , donde se
permiten alegatos orales hasta por dos horas en los casos más importantes.
En la nueva justicia laboral, en cambio, la duración de los alegatos ante la Corte
Suprema fue restringida a treinta minutos517. Mientras que en la justicia penal la
duración de los alegatos orales ante la Corte Suprema no están expresamente
regulados, pero en la práctica se asemejan a las materias civiles donde el juez
presidente puede acortar los tiempos solicitados.
PCPC. El proyecto de código contempla una audiencia pública para el recurso
extraordinario cuando es conocido en Sala. Ésta carece de una regla especial de
duración en este recurso y, por lo tanto, se aplica la regla general que también es
aplicable para la apelación, a saber, treinta minutos.
Sin embargo, cuando el recurso extraordinario es conocido en Pleno –en casos de
especial importancia o cuando la Sala contradice su propia jurisprudencia– el
PCPC señala que el recurso se resolverá sin audiencia.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia, seguirán
existiendo alegatos orales de los abogados en la tramitación de los recursos ante
la Corte Suprema. Sin embargo, se reducirá la duración máxima en materias
civiles y familias, de dos horas a treinta minutos. Por lo tanto, a partir de
entonces los alegatos tendrán una duración común de media hora en las áreas
civiles, familias y laboral. En materias penales, en cambio, la duración de los
alegatos se mantendría desregulada dado que el recurso extraordinario no sería
supletorio. Pero si en la práctica en materias civiles se acortan los alegatos, es de
esperar que en materias penales se imite esa conducta.
Compatibilidad. En conclusión, la reforma procesal civil es compatible con
todas las áreas en cuanto contempla alegatos orales de abogados. Las
incompatibilidades están más bien en la regulación de su duración. En principio,
la reforma sería compatible sólo con las materias laborales, donde en ambas la
duración es media hora. Mas sería incompatible con las materias de familia,
515
516
517
CPC1903 – Art. 783.
LTF – Art. 67 inc. 1º > CPC1903 – Art. 783.
CTra – Art. 483-B.
190
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
civiles actuales y la práctica penal donde se permiten alegatos de duración
mayor.
Coherencia. Por lo tanto, la reforma generará en un sistema coherente entre
todas las áreas en cuanto a la posibilidad de alegatos. Respecto de la duración de
los mismos, la coherencia se extenderá a las áreas civiles, de familia y laborales.
Las materias penales, en cambio, podrían mantenerse incoherentes en cuanto se
mantendrían sin regulación de la duración.
IV.C.6. Tribunal Constitucional
Introducción. En este apartado, además de analizar la coherencia del PCPC con
las otras áreas reformadas, se analizará su competencia con las atribuciones del
Tribunal Constitucional chileno. Los temas constitucionales que pueden ser
relevantes para este análisis son básicamente dos. Por una parte, el tratamiento
de las afectaciones a derechos fundamentales consagrados en la Constitución y,
por la otra, la facultad de declarar inconstitucional, y por lo tanto dejar de aplicar
con efectos particulares o generales, la legislación, reglamento u otros actos
estatales.
IV.C.6.1. Derechos fundamentales
Antes de la reforma. Actualmente, solamente en materias penales la Corte
Suprema tiene competencias para revisar, en sus propios términos, la afectación
de derechos fundamentales en el procedimiento inferior518. En materias civiles y
de familia, en cambio, los derechos fundamentales no están contemplados como
causal de revisión en los recursos, ni ante la Corte Suprema como tampoco ante
las Cortes de Apelaciones. En materias laborales, por último, tampoco son
competencia de la Corte Suprema, pero sí respecto de las Cortes de
Apelaciones519.
PCPC. El proyecto de código propone que se pueda revisar ante la Corte
Suprema la infracción de derechos fundamentales en el procedimiento judicial.
Con todo, el recurso extraordinario restringe esta revisión a solamente aquellas
infracciones que lo sean “de forma esencial”520.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia, la
revisión ante la Corte Suprema de la afectación de derechos fundamentales en los
procedimientos judiciales ya no será una cuestión exclusiva del ámbito penal,
sino que también podrá ser revisado en materias civiles y de familia. Las materias
laborales seguirán sin revisar los derechos fundamentales ante las Cortes
Supremas en virtud de las reglas propias del Código del Trabajo.
Compatibilidad. En conclusión, respecto de la posibilidad de alegar la infracción
de un derecho fundamental en el procedimiento judicial impugnado, la reforma
518
519
520
CPP – Art. 374 inc. 1º => CPP – Art. 373 letra A
CTra – Art. 477 inc. 1º.
PCPC2012 – Art. 409 letra A.
191
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
procesal civil es compatible sólo con las materias penales, donde dicha facultad
también se contempla. Pero es incompatible con las materias laborales, de familia
y civiles actuales donde la Corte Suprema carece, en sus propios términos, de una
causal tal de derechos fundamentales.
Coherencia. Por lo tanto, la reforma generará en este aspecto un sistema
coherente entre las áreas penales, de familia y civiles. Esto porque junto a las
materias penales se agregarán, con la reforma, las materias civiles y de familia en
la revisión de los derechos fundamentales ante la Corte Suprema. Las materias
laborales, en cambio, se mantendrán incoherentes porque las reglas especiales
del Código del Trabajo no contemplan como causal la sola afectación de derechos
fundamentales en el recurso de unificación ante la Corte Suprema.
Relación con el Tribunal Constitucional. El Tribunal Constitucional tiene la
facultad de resolver cuestiones sobre la constitucionalidad –y por lo tanto de la
afectación de los derechos fundamentales consagrados en la Constitución– en
una serie de actos legislativos 521 y actos administrativos 522 . Sin embargo, el
Tribunal Constitucional carece la facultad de resolver de cuestiones sobre la
constitucionalidad, y por lo tanto de derechos fundamentales, de los actos
jurisdiccionales o procedimientos judiciales. Carece de esa competencia porque el
artículo 93 de la Constitución, que taxativamente señala sus facultades, no lo
consagra.
En consecuencia, que con la reforma procesal civil se agregue la infracción de
derechos fundamentales en el procedimiento judicial en materias de familia y
civiles no afecta las facultades del Tribunal Constitucional porque éste carecía
desde antes de la facultad de revisar la constitucionalidad de los procedimientos
judiciales también. Por esta misma razón la reforma procesal –que también
consagró la infracción de derechos fundamentales en el procedimiento como
competencia de la Corte Suprema– tampoco atentó contra las facultades del
Tribunal Constitucional en su momento.
IV.C.6.2. Control de constitucionalidad
Antes de la reforma. Antes de la reforma constitucional del 2005, la Corte
Suprema poseía la facultad de declarar, por sí misma, inaplicable al caso un
precepto legal considerado inconstitucional. Antes de esa reforma el Tribunal
Constitucional sólo poseía la facultad de declaración de inconstitucionalidad de
un modo preventivo, durante la tramitación del proyecto de ley, antes de su
entrada en vigencia. Pero con la reforma constitucional dicha facultad de
inaplicabilidad por inconstitucional fue extraída a la Corte Suprema y entregada
al Tribunal Constitucional, no sólo con efectos particulares sino también
generales.
Por lo tanto, desde el 2005 hasta hoy la Corte Suprema carece de facultades de
declaración de inconstitucionalidad tanto en materias civiles, laborales, penales y
de familia
521
522
CPol – Art. 93 núm. 1, 2, 3.
CPol – Art. 93 núm. 9.
192
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
PCPC. El proyecto de código no propone agregar la facultad de declaración de
inconstitucionalidad en el recurso extraordinario ante la Corte Suprema.
Después de la reforma. Con la reforma procesal civil, en consecuencia, todas de
las áreas –sean penal, laboral, de familia y civil– seguirán sin la facultad de
declaración de inconstitucionalidad.
Compatibilidad. En conclusión, respecto de la facultad de declarar
inconstitucional una ley o reglamento, la reforma procesal civil es compatible
con todas las demás áreas (penal, laboral, de familia y civil actual) dado que en
ninguna de ellas se contempla esta facultad y el proyecto de código no propone
agregarla.
Coherencia. Por lo tanto, la reforma generará en este aspecto un sistema
coherente entre las materias penales, laborales, de familia y civiles dado que
todas continuarán sin esta facultad de declaración de inconstitucionalidad.
Relación con el Tribunal Constitucional. Con la reforma del 2005 el Tribunal
Constitucionalidad
concentra
la
facultad
de
declaración
de
inconstitucionalidad 523 , tanto con efectos particulares como generales. La
reforma procesal civil, por lo tanto, no es incompatible con esa facultad porque
no propone otorgar a la Corte Suprema esa facultad de declaración de
inconstitucionalidad.
IV.D. HACIA LA ARMONIZACIÓN
Una de las metas de la reforma procesal civil es unificar el régimen de recursos
ante la Corte Suprema. Actualmente, como vimos, dichos recursos tienen
denominaciones y características disímiles. Con el nuevo recurso extraodrinario
civil múltiples características ahora serán comunes entre las áreas. Con todo, con
la sola dictación del nuevo código se mantendrán ciertos aspectos puntuales con
divergencias. En consecuencia, para lograr un régimen sistemático de recursos
ante la Corte Suprema será necesario dictar leyes adecuatorias específicas.
El siguiente cuadro, elaborado apartir del análisis del apartado anterior, sintetiza
la coherencia sistémica que generaría el proyecto de código por sí solo. Los
cuadros oscuros representan los aspectos que pasarán a tener una regulación
común entre las áreas. Mientras que los cuadros en blanco destacan aquellos
puntos que se mantendrían con una regulación divergente y que, por lo tanto,
requerirían una ley adecuatoria específica. Después se enumeran las reformas que
serían necsarias, área por área, para lograr la armonización y cuál sería la mejor
denominación común para el recurso.
IV.D.1. Leyes adecuatorias
COHERENCIA
523
CPol – Art. 93 núm. 6, 7.
193
CIVIL
FAMILIA
LABORAL
PENAL
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
Ejecución provisional
Sí
Sí
Sí
Sí
Caución
No
No
Sí
No
Suspensión ejecución
Sí
Sí
Sí
No
Infracción de ley
No
No
No
No
Jurisprudenia
Sí
Sí
Sí
Sí
Derechos fundamentales
Sí
Sí
No
Sí
Vicios procesales
No
No
No
No
Reemplazo
No
No
Reenvío
Causal
Causal
No
Causal
No
No
No
No
Votación admisibilidad
Mayoría
Mayoría
Unánime
Mayoría
Reemplazo/Reenvío
Ambos
Ambos
Reemplazo
Ambos
15
15
15
10
Sentencias recurribles
C. Apel.
C.Apel.
C.Apel
TOP
Duración alegatos
30 min.
30 min.
30 min.
Sin regla
Revaloración Hechos
Rendición Prueba
Inconstitucionalidad
Plazo
Reformas–Familia. Para armonizar el sistema recursos ante la Corte Suprema,
sería necesario hacer las siguientes modificaciones en materia familia:
a. Reemplazar la referencia al “Código de Procedimiento Civil” del artículo 67
inciso primero, hacia el “Código Procesal Civil”.
b. Eliminar los números 6 y 7 del mismo artículo 67 para evitar las referencias
a la “casación”.
Reformas–Laboral. Las siguientes modificaciones serían necesarias en materia
laboral:
a. Eliminar la posibilidad de exigir caución contra la ejecución provisional ante
la Corte Suprema.
b. Permitir la revisión de afectación de derechos fundamentales en la sentencia
o procedimiento inferior.
c. Permitir la rendición de prueba de las causales del recurso.
d. Cambiar la regla de votación de la admisibilidad, desde la unanimidad hacia
la mayoría de la Sala.
e. Permitir no sólo sentencia de reemplazo, sino que también de reenvío
cuando se anula el procedimiento inferior.
194
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
Reformas–Penal. No todos los aspectos del proceso penal deberían armonizarse
con las otras áreas. Hay ciertos rasgos que se justifican por los diferentes
principios que rigen en materias penales. A continuación separaremos los
aspectos que deberían armonizarse, de aquellos otros que no.
Diferencias que no deberían armonizarse:
a. Suspensión de la ejecución. La materia penal es la única donde la Corte
Suprema no tiene la facultad de suspender la ejecución. Sin embargo esto se
debe a la regla de que sólo se ejecuta provisionalmente la sentencia
absolutoria, no la condenatoria, en virtud de la presunción de inocencia. Lo
más similar sería la posibilidad de suspender las medidas cautelares
personales, que a su vez tiene reglas propias. Dada la distinta naturaleza del
proceso penal en este punto, entonces, estimamos que no se debe intentar
armonizar la regla sobre suspensión de la ejecución.
b. Sentencia recurrible. En materia penal se impugnan ante la Corte Suprema
directamente las sentencias del Tribunal Oral en lo Penal, que es un tribunal
colegiado en la primera instancia como garantía del imputado. En la otras
áreas, en cambio, las primeras instancias no son colegiadas sino que
unipersonales. En ellas se impugna ante la Corte Suprema lo fallado por la
Corte de Apelaciones, donde el tribunal colegiado está en la segunda
instancia. Dada la distinta estructura de la primera instancia en el proceso
penal, entonces, estimamos que no se debe armonizar la regla sobre
sentencias recurribles.
c. Revaloración de la prueba. En materia penal cuando la Corte Suprema
estima incorrecta la valoración de la prueba, y se debe reconsiderar la
versión de los hechos, no puede dictar sentencia de reemplazo por sí sino que
reenvío. Esta regla se explica, nuevamente, por la garantía del imputado a un
tribunal colegiado en la primera instancia (TOP) que aprecie con
inmediación la prueba en su contra. Esta garantía al TOP justifica que esta
diferencia no sea armonizada.
Diferencias que sí podrían ser armonizadas:
a. Aumentar el plazo del recurso, de 10 a 15 días.
b. Regular la duración de los alegatos en 30 minutos.
Reformas–PCPC. Por último, serían necesarias las siguientes modificaciones en
el proyecto de código procesal civil para lograr la meta de armonización:
a. Revaloración de la prueba. En el resto de las áreas reformadas se pasa a un
sistema probatorio de sana crítica (sin reglas legalas de tasación) y, en
consecuencia, la revaloración de la prueba no está permitida en los recursos
de Derecho ante la Corte Suprema. En el PCPC, en cambio, se mantiene el
sistema de tasación legal y, en consecuecnia, la valoración de la prueba sigue
siendo una cuestión de Derecho que podría ser revisada en el recurso ante la
Corte Suprema. Si se quisiera armonizar en este aspecto, cabrían dos
alternativas.
195
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
i.
Eliminar la prueba legal tasada de la primera instancia; o
ii.
Establecer una excepción explícita en el recurso extraordinario que
excluya la revisión de las reglas legales de valoración de la prueba.
IV.D.2. Denominación común.
Una vez hechas estas modificaciones, los recursos ante la Corte Suprema
tendrían rasgos suficientemente similares como para considerar una
denominación común. En todas las áreas se trataría de un recurso encargado de
revisar solamente problemas jurisprudenciales y afectación de derechos
fundamentales.
Ahora bien, existen básicamente cinco posibles denominaciones al recurso ante la
Corte Suprema: Revisión, Casación, Recurso de Nulidad, Recurso de Unificación
de Jurisprudencia y Recurso Extraordinario. A continuación se analizará cuál
sería más adecuado:
–
“Revisión” es el nombre del recurso ante la Corte Suprema en Alemania.
Dicho nombre no aparece como adecuado para Chile toda vez que dicho
término ya tiene aquí otro uso, a saber, como acción de impugnación de una
cosa juzgada fraudulenta.
–
“Casación” es el nombre que tradicionalmente han tenido los recursos ante la
Corte Suprema en el civil law. Sin embargo, la casación se caracteriza por
revisar ampliamente la alegación de cualquier infracción a la legislación,
independientemente si conlleva o no tras de sí un problema jurisprudencial.
Sin embargo, los nuevos recursos ante la Corte Suprema en Chile tienen
competencias restringidas a no cualquier infracción de ley sino que limitada
sólo a problemas jurisprudenciales. En consecuencia, mantener el nombre
“casación” sería inadecuado dado que no da cuenta del carácter
considerablemente más restringido de los nuevos recursos, en contraste con
la amplia casación tradicional.
–
“Recurso de Nulidad” es el nombre del recurso ante la Corte Suprema en
materia penal. Existen dos razones por las cuales sería inadecuada esta
denominación. La primera es que tiene el mismo nombre el recurso ante la
Corte de Apelaciones en esa misma área como en asuntos laborales. Por lo
tanto, utilizar este nombre, tal como se utiliza an Chile, no daría cuenta de
las diferencias que existen entro los recursos ante las Cortes de Apelaciones
y la Corte Suprema. La segunda es que los recursos ante la Corte Suprema
no solamente “anulan” el juicio inferior, lo que implicaría sentencia de
reenvío; sino que además enmiendan, en cuyo caso el recurso concluye en
sentencia de reemplazo, cuestión que sería contradictoria con el rótulo de
“nulidad”.
–
“Recurso de Unificación de Jurisprudencia” es la denominación en materias
laborales. Este nombre resulta completamente adecuado para esta área tal
cual está regulada actualmente dado que sólo se dedica a ese ámbito de
revisión. Sin embargo, la tendencia hacia la armonización debería incluir la
196
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
revisión de derechos fundamentales ante la Corte Suprema, cuestión que
quedaría invisibilizada con esta denominación.
–
“Recurso Extraordinario” es, por último, la denominación que propone el
proyecto de código. Esta pareciera ser la más adecuada para la armonización
por las siguientes razones. En primer lugar, no se restringue sólo a la
“Unificación de Jurisprudencia”, como en materia laboral, y por lo tanto
permite dar cuenta que dentro de sí puede haber otro tipo de causal, como la
afectación de derechos fundamentales. En segundo lugar, no denota que el
tipo de sentencia deba ser necesariamente un reenvío –defecto que tendría la
denominación “de Nulidad”– sino que no prejuzga que pueda ser también de
enmienda. Y, por último, recurso “extraordinario” da cuenta de la
excepcionalidad que producen los filtros excluyentes de esta tendencia hacia
la armonización. A diferencia de “casación” que, de mantenerla, se prestaría
para confusión dado que ésta garantizaba un acceso amplio que los nuevos
recursos no tienen.
IV.E. SITUACIÓN DE LOS RECURSOS SECUNDARIOS
Objetivo. Este último apartado está destinado a analizar los demás recursos que
pueden interponerse ante la Corte Suprema, pero que tienen una relevancia
menor. De este modo, se examinará qué impacto tendría la reforma procesal civil
sobre los recursos de revisión, hecho y queja.
IV.E.1. Visión general
Ante la Corte Suprema no solamente caben los recursos principales analizados
anteriormente. Se contemplan asimismo otros recursos, que podemos llamar
‘secundarios’ dado que su utilización es considerablemente más escasa o están
contemplados para situaciones residuales. Entenderemos por tales los recursos
de hecho, queja y revisión.
Denominación. A diferencia de los recursos principales ante la Corte Suprema
(donde su denominación es disímil) existe nombres comunes para referirse a
estos recursos secundarios. En efecto, la ‘queja’, ‘revisión’ y ‘hecho’ son
admisibles, bajo una misma denominación, tanto entre las materias penales como
laborales, de familia y civiles.
Supletoriedad. Esta denominación común, como vimos, vuelve posible la
supletoriedad del código procesal en materias civiles sobre las otras áreas
reformadas. En efecto, parte importante de la tramitación actual de los recursos
secundarios se regula por el Código de Procedimiento Civil vigente. Sin
embargo, con la reforma procesal civil cambia la situación de estos recursos
secundarios.
IV.E.2. Acción de Revisión
197
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
Con el CPC actual la (acción de) revisión es competencia de la Corte Suprema.
Con la reforma procesal civil, en cambio, su tramitación ya no será competencia
de ella. El PCPC entrega su tramitación a las reglas generales del juicio sumario,
es decir, ante los jueces de primera instancia.
Ahora bien, en materia laboral y de familia no existen reglas especiales acerca de
la revisión. Luego, su tramitación se rige supletoriamente por el código procesal
de materias civiles. La reforma procesal civil implica, entonces, que la revisión
dejará de ser competencia de la Corte Suprema no sólo en materias civiles, sino
también en el ámbito laboral y de familia.
En materia penal la situación es distinta. El Código Procesal Penal contempla
reglas propias sobre la revisión (art. 473-480). En ellas se contempla
expresamente que es la Corte Suprema la competente para la resolver la revisión
(art. 473). En consecuencia, la supletoriedad del NCPC no afectará la
competencia de la Corte Suprema sobre la revisión en materia penal debido a que
priman las reglas especiales del Código Procesal Penal.
IV.E.3. Recurso de Hecho
El recurso de hecho no posee diferencias importantes entre el código de
procedimiento civil actual y el proyecto de código. Luego, no existirán cambios
importantes en la regulación de este recurso tanto en materias civiles como en
las otras áreas reformadas en general, incluidos los recursos ante la Corte
Suprema
Con todo, existirá un cambio específico para materias civiles. A saber, el nuevo
recurso extraordinario se interpone directamente ante la Corte Suprema. De este
modo, no habrá intervención de la Corte de Apelaciones que pudiera rechazar
preliminarmente la tramitación del recurso. Por lo tanto, sin la posibilidad que el
tribunal inferior pueda oponerse al recurso, pierde sentido contemplar un
recurso de hecho contra él.
IV.E.4. Recurso de Queja
El recurso de queja disciplinaria, en rigor, no se verá afectado por la reforma
procesal civil. La razón es que su regulación no se encuentra en el código de
procedimiento civil sino que en el código orgánico524.
Ahora bien, es necesario tomar en cuenta lo que ha sucedido con este recurso en
la historia de la casación civil, antes de la reforma de 1995, y en las otras áreas
reformadas, especialmente laboral especialmente. En ambos casos se observa una
tendencia consistente en que, a medida que se restringen los recursos ante la
Corte Suprema, al mismo tiempo aumenta el uso del recurso de queja.
524
COT – Art. 545.
198
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO IV
Recursos ante la Corte Suprema en Chile
PABLO BRAVO HURTADO
Cabe suponer que este mismo patrón se repita con la reforma procesal civil. La
queja solamente procede cuando “no sean susceptibles de recurso alguno,
ordinario o extraordinario” contra la sentencia que se impugna. Dado que el
recurso ante la Corte Suprema del proyecto de código tiende hacia un filtro más
restrictivo en virtud de la exigencia de un “interés general”, entonces una mayor
cantidad de casos quedarán excluidos de acceder al recurso ante ella. Por lo
tanto, los casos que no despiertan un interés general –esto es, no hay derechos
fundamentales afectados o no involucran un problema jurisprudencial– quedarán
en situación de queja porque efectivamente no cabrá recurso alguno. Por lo
tanto, a medida que el recurso extraordinario sea cada vez más restrictivo con la
cantidad de casos que entra a conocer, es de esperar que aumente el uso del
recurso de queja.
199
EL DERECHO A RECURSO EN LA
JURISPRUDENCIA
IVÁN DÍAZ GARCÍA*
PABLO BRAVO HURTADO**
Objetivos. El objetivo general del capítulo V de este informe es realizar un
estudio normativo, doctrinario y de la jurisprudencia de las cortes
internacionales y extranjeras sobre el derecho a recurso. Los objetivos
específicos son, por una parte, diferenciar el derecho a recurso en el proceso civil
como un derecho autónomo o derivado del debido proceso penal, acceso a la
justicia o igualdad ante la ley. Y, por la otra, identificar los grados y amplitud de
impugnación que debe contemplar el legislador para satisfacer el derecho a
recurso según la jurisprudencia.
V.A. NOCIÓN DE DERECHO A RECURSO
Objetivo. Este primer apartado está destinado a aclarar preliminarmente qué
debemos entender por “derecho a recurso” en el contexto de este estudio.
Primero se despejarán las ambigüedades del término “recurso” para después
enfocarnos en la relevancia, fundamento jurídico y críticas generales contra la
titularidad de un derecho a aquellos.
*
**
Abogado, Pontificia Universidad Católica de Chile. Doctor en Derecho,
Universidad Carlos III, España. Actualmente es profesor de Derecho
Constitucional y Derecho del Trabajo en la Universidad Católica de Temuco.
([email protected])
Abogado, Universidad de Chile. Doctor (c) en Derecho, Maastricht Universiteit,
Holanda. Candidato a doctor, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso,
Chile. Profesor de Derecho Procesal en UC Temuco (2010-2013). Actualmente es
investigador de PhD en el Ius Commune Onderzoekschool, Holanda.
([email protected])
200
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
V.A.1. Dos sentidos
Para comprender la jurisprudencia sobre el derecho a recurso es necesario
despejar primero los dos sentidos en que el término ‘recurso’ suele ser utilizado,
a saber, como medio de impugnación dentro del proceso o como acción de tutela
de derechos fundamentales.
Medio de impugnación intra-procesal. Por una parte, se entiende por ‘recurso’
un medio de impugnación de que disponen los litigantes contra las resoluciones
dictadas por un juez dentro de un proceso judicial, que se interpone usualmente
ante un tribunal jerárquicamente superior (ej. recurso de apelación, recurso de
casación, etc.). Es en este sentido que la dogmática procesal reserva el uso del
término.
Acción de tutela de derechos fundamentales. Por otra parte, la voz ‘recurso’
también es posible encontrarla empleada para referirse a algo distinto, a saber,
ciertas acciones judiciales de que disponen los ciudadanos para obtener de los
tribunales de justicia la protección de sus derechos fundamentales en contra de
violaciones cometidas por otros órganos del Estado, usualmente la
administración pública (ej. recurso de protección, recurso de amparo, habeas
corpus, habeas data, etc.). Este uso de la voz ‘recurso’ suele ser empleado más
bien por la dogmática constitucional como sinónimo de ‘acción constitucional’.
Polisemia en los Tratados Internacionales. Ambas cuestiones –un medio de
impugnación intra-procesal y una acción de tutela de derechos fundamentales–
son relevantes desde el punto de vista constitucional y de los tratados
internacionales. De hecho, la Convención Americana sobre Derechos Humanos
se refiere a una y otra en artículos distintos.
En primer lugar, en las Garantías Judiciales penales (art. 8.2) cuando señala que:
Durante el proceso, toda persona [inculpada por un delito] tiene
derecho, en plena igualdad, a las siguientes garantías mínimas: (h)
derecho de recurrir del fallo ante el juez o tribunal superior.
Aquí la expresión ‘recurrir’ está utilizada en el primer sentido, a saber, como
medio de impugnación intra-procesal. Por lo tanto, el ‘derecho a recurso’ en el
artículo 8.2 exige disponer de algún “recurso” (sea uno de nulidad, apelación,
casación u de otro tipo) contra las propias resoluciones del tribunal.
En segundo lugar, cuanto trata de la Protección Judicial (art. 25) cuando señala
que todas las personas tienen derecho a un:
[R]ecurso efectivo ante los jueces o tribunales competentes, que los
ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales […] aún
cuando tal violación sea cometida por personas que actúen en ejercicio
de sus funciones oficiales.
Aquí la expresión ‘recurso’ está utilizada en el segundo sentido, como acción de
tutela de derechos fundamentales. Por lo tanto, en el artículo 25 el ‘derecho a
recurso’ exige otra cuestión, a saber, la disponibilidad de acciones para que los
201
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
tribunales protejan derechos fundamentales violados por otros órganos del
Estado.
Asimismo, la Convención Europea de Derechos Humanos incurre en esta
polisemia en la versión en español y francés525. En el artículo 13 consagra el
derecho a:
Derecho a un recurso efectivo. Toda persona cuyos derechos y libertades
reconocidos en el presente Convenio hayan sido violados tiene derecho a
la concesión de un recurso efectivo ante una instancia nacional, incluso
cuando la violación haya sido cometida por personas que actúen en el
ejercicio de sus funciones oficiales.
Al igual que el artículo 25 de la Convención Americana, aquí la Convención
Europea está utilizando el término ‘recurso’ en el segundo sentido, esto es, como
acción de tutela de derechos fundamentales. En consecuencia, un país europeo
cumple con la convención si dispone de una acción efectiva (no necesariamente
jurisdiccional, sino que también puede ser administrativa) para proteger la
violación de tales derechos.
Separación de jurisprudencias. Es importante mantener esta distinción. Las
razones que giran en torno a si reconocer o no un derecho, y con qué extensión,
sobre los medios de impugnación jerárquica contra las propias resoluciones de
los jueces inferiores (recurso intra-procesal) son distintas a las que giran en
torno a si reconocer o no, y con qué extensión, un derecho a la protección
judicial en contra de las actuaciones de la administración pública (recurso como
acción de tutela de derechos fundamentales).
Si esto es así, entonces debemos mantener separadas nuestras conclusiones
respecto del derecho a recurso en un sentido y a las que arribamos respecto del
otro. Por ejemplo, lo que el articulado de Convención Americana exija respecto
del derecho al ‘recurso efectivo’ (acción de tutela) no puede ser extrapolado, sin
más, a lo que exige respecto del ‘derecho a recurrir’ (recurso intra-procesal). Por
lo tanto, la jurisprudencia de la Corte Interamericana sobre el artículo 25
(Protección Judicial) no se puede intercambiar con su jurisprudencia sobre el
artículo 8.2.h (Garantía Judicial).
V.A.2. Sobre el derecho a recurso
Derecho a recurso intra-procesal en materia civil. Dado que este es un
estudio enfocado en la reforma a los medios de impugnación en la reforma
procesal civil chilena, el sentido en el cual aquí será analizado el derecho a
recurso será en cuanto recurso-procesal (en este sentido será utilizada la
expresión “derecho a recurso”, sin adjetivos, en lo que sigue). En consecuencia,
525
Esta confusión no se produce en la versión en inglés y alemán donde se utilizan
otros términos. En inglés se utiliza la voz “remedy” que es distinto al genérico
“appeal”. Y en alemán se utiliza la expresión “Beschwerde” que es distinto al
“Rechtmittel”.
202
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
en principio quedan fuera de este análisis la jurisprudencia sobre el derecho a
recurso acción constitucional.
Además, dado que se trata de una reforma procesal en materias civiles, aquí nos
abocaremos a examinar si existe o no un derecho a recurso-procesal en específico
para materias civiles. Por lo tanto, este estudio no se agota en descubrir si existe
un derecho a recurso en otras áreas, como en el proceso penal. Pero de haberlo,
continuará analizando en qué medida el derecho a recurso en esas otras áreas es
extrapolable a materias civiles.
Derecho a recurso como límite a las reformas. Ahora bien, el derecho a
recurso se vuelve relevante en el contexto de las reformas judiciales. Elucidar
acerca de en qué medida las personas somos o no titulares de un derecho a
recurso, y con qué extensión, es pertinente cuando el legislador busca modificar
el régimen de impugnaciones. Más precisamente, tal derecho, de existir, podría
llegar a ser afectado no cuando las reformas buscan ampliar el régimen recursivo
sino que, a la inversa, se pone en peligro cuando se busca restringirlo526.
Diversas razones de eficiencia pueden motivar al legislador para restringir los
recursos: disminuir el retraso, aliviar la sobrecarga de los tribunales superiores,
reducir costos judiciales, potenciar las instancias inferiores, etc. Pero si somos
titulares de un derecho a recurso “en un sentido fuerte” –como lo entiende
DWORKIN– entonces este derecho opera como una carta de triunfo que
derrotaría a esas razones de eficiencia527. Dicho de otro modo, si realmente existe
un derecho a recurso, en cuanto derecho fundamental, entonces al legislador le
está prohibido restringir el régimen de recursos más allá del mínimo que exige
este derecho, a pesar que pudiera tener buenas razones de eficiencia para
continuar restringiéndolos.
Derecho a recurso y extensión de la revisión. Ahora bien, de existir un
derecho a recurso no se sigue, inmediatamente, cuáles son las características que
debería tener ese medio de impugnación. No exige necesariamente que el
tribunal superior deba estar abierto a revisar todas las resoluciones judiciales del
juez inferior (no sólo la definitiva sino que también las interlocutorias) como
tampoco exige necesariamente que la revisión deba abarcar todos los aspectos
del conflicto, a saber, los hechos, el Derecho y los vicios del procedimiento.
Dicho de otro modo, un derecho a recurso no exige un estándar máximo de
revisión. Derecho a recurso no es sinónimo de derecho a una apelación amplia.
526
527
En la literatura de common law la expresión “right to appeal” no refiere, como en
el civil law, a un límite constitucional a las reformas. Ahí la expresión tiene un uso
distinto. A saber, el litigante dispone de un recurso “as of right” cuando no es
necesario un permiso especial del tribunal a quo (leave to appeal) para
interponerlo. Por lo tanto, cuando ellos señalan que tienen un “right to appeal” no
están sosteniendo que son titulares de un derecho en contra de las reformas
restrictivas. En realidad están afirmando algo bastante concreto: que pueden
interponer el recurso sin necesidad de permiso del tribunal, cuestión que es la
excepción en el common law, pero la regla general en el civil law.
Sobre los derechos en un sentido fuerte, véase DWORKIN, R., Taking rights
seriously, Harvard University Press, Cambridge, 1977. pág. xi y ss.
203
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
La garantía puede quedar satisfecha si el sistema procesal consagra medios de
impugnación menos extensos, como la casación o la nulidad.
Luego, en la discusión sobre el derecho a recurso no basta con elucidar si acaso
existe un derecho tal. También es necesario analizar cuál es la extensión de
impugnación que exige para verse satisfecho. Por lo tanto, la pregunta crucial –a
la que se aboca este capítulo– es si acaso efectivamente existe tal derecho, si
somos titulares o no de él y, de haberlo, qué tipo o extensión de recursos exige
como mínimo. De esa pregunta dependerán los márgenes de acción de que
dispone el legislador para reformar el régimen de impugnaciones.
Derecho a recurso y reforma procesal civil. Esto explica porqué el debate
acerca del derecho a recurso se despierta intensamente en Chile sólo cuando
están en juego restricciones, y no ampliaciones, a los medios de impugnación. Así
por ejemplo, la discusión se ha dado intensamente a propósito de la reforma
procesal penal 528 , laboral 529 pero no así con los nuevos tribunales de familia.
Claro, la reforma penal y laboral restringieron dramáticamente las alternativas
de impugnación –excluyendo la posibilidad de revisión general de los hechos
contra la primera instancia, por una parte, y limitando el acceso a la Corte
Suprema, por la otra– mientras que en familia se mantuvo relativamente intacto
el régimen amplio de recursos del antiguo Código de Procedimiento Civil.
Este mismo fenómeno se observa para la reforma procesal civil. El proyecto de
código propone un sistema amplio de impugnación contra la primera instancia, a
cambio de una restricción importante del recurso ante la Corte Suprema. Y, en
efecto, la discusión acerca del derecho a recurso se ha planteado más
intensamente respecto del recurso ante la Corte Suprema (que es el que está
siendo restringido con el nuevo recurso extraordinario) y no así respecto del
recurso contra la primera instancia (cuya apelación se mantiene amplia
sumándose las causales de casación en la forma).
Nuevamente, de si acaso existe un derecho (fundamental o en un sentido fuerte)
al recurso-procesal en materias civiles, dependerá si estas nuevas regulaciones
que propone el proyecto de código superan o no el estándar de
constitucionalidad.
V.A.3. Fundamento jurídico
Desde un punto de vista estrictamente jurídico, sólo caben dos alternativas para
fundamentar el derecho a recurso. Expresamente, cuando está consagrado en sus
propios términos, utilizando la voz “derecho a recurrir” u otro término análogo.
528
529
DEL RÍO FERRETTI, C., “Estudio sobre el derecho a recurso en el proceso penal”,
Estudios constitucionales, vol. 10, n.o 1, 2012, págs. 245-288.
PALOMO VÉLEZ, D.; VALENZUELA VILLALOBOS, W., “Declaraciones de
inadmisibilidad del recurso de nulidad laboral como restricción indebida al
derecho a recurso: Jurisprudencia correctiva de la E. Corte Suprema”, Revista de
derecho (Coquimbo), vol. 18, n.o 2, 2011, págs. 399-415.
204
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
O tácitamente, cuando se infiere a partir de otra cláusula distinta pero
relacionada (por ejemplo, “debido proceso”, “tutela judicial efectiva”, etc.).
Si estuviera consagrado expresamente, entonces bastará con invocar la
disposición que lo señala para fundamentar la limitación al legislador. Pero si se
sostuviera, en cambio, que su consagración es solamente tácita, entonces no
basta con invocar la disposición de la clausula relacionada. Será necesario además
exhibir aquella jurisprudencia en que precisamente se haga el razonamiento en
que el derecho a recurso es inferido a partir de la cláusula relacionada.
Si ninguna de estas dos alternativas es posible –esto es, no hay una disposición
expresa que invocar, ni tampoco jurisprudencia que lo infiera a partir de otra
cláusula– entonces no cabe sino concluir que el derecho a recurso no existe.
Viceversa, de existir una disposición que lo consagre expresamente para materias
civiles, o jurisprudencia que lo infiere, entonces la conclusión sería que
efectivamente existe un derecho a recurso como límite a las reformas.
¿Consagración expresa?. La primera conclusión, y la más importante, es que la
Constitución chilena no consagra expresamente un derecho a recurso-procesal
en materias civiles (tampoco penales). En términos del profesor TAVOLARI:
En afán conclusivo, y parcial por lo que más adelante agrego [sobre el
fundamento supranacional], estimo que, de la lectura literal de la
Constitución [chilena], no resulta posible concluir un derecho a
impugnar las resoluciones judiciales les reconozca allí acogida. Por
decirlo de otra forma, no prosperaría una pretensión de
inconstitucionalidad, en contra de una ley que previese un juzgamiento
no recurrible.530
Asimismo, no consagran expresamente un derecho a recurso en materias civiles
los tratados internacionales sobre esta materia. Si bien consagran el derecho a
recurso como acción de tutela de derechos fundamentales, ni la Convención
Americana de Derechos Humanos (vigente y ratificada por Chile) como tampoco
la Declaración Europea de Derechos Humanos consagran un derecho a medios
de impugnación intra-procesal en materias civiles. La Convención Americana, no
así la Europea, lo consagra en materias penales531.
En la mayoría de las Constituciones extranjeras analizadas (Alemania, España,
Francia, Italia, Suecia, Estados Unidos y Latinoamérica) en prácticamente
ninguno existe consagrado expresamente un derecho a recurso en general,
menos en materias civiles. Un caso excepcionalísimo es Ecuador cuya
constitución señala:
Art. 76.- En todo proceso en el que se determinen derechos y
obligaciones de cualquier orden, se asegurará el derecho al debido
proceso que incluirá las siguientes garantías básicas: El derecho de las
530
531
TAVOLARI, R., “Hacia una teoría general de la impugnación”, en Comentarios
procesales, Edeval, Valparaíso, Chile, 1994, pág. 42
Art. 8.2. La Convención Europea consagra un derecho a recurso en materias
penales en cuanto acción de tutela de derechos, a saber, habeas corpus (Art. 5.4),
pero no como medio de impugnación intra-procesal
205
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
personas a la defensa incluirá las siguientes garantías: m) Recurrir el
fallo o resolución en todos los procedimientos en los que se decida sobre
sus derechos.
En Latinoamérica la preocupación de los constituyentes pareciera haber sido la
opuesta. En vez de consagrar un derecho a recurso para asegurar un sistema
recursivo amplio, las disposiciones constitucionales que se encuentran buscan
más bien restringir los recursos. En la lectura de FIX-ZAMUDIO:
[S]on varias las Leyes Fundamentales Latinoamericanas que limitan
expresamente las instancias a dos o tres, según estimen que el recurso de
casación pueda dar lugar a una instancia o a una etapa diversa al
proceso.- En esta dirección podemos señalar los siguientes textos
constitucionales: artículo 200 de la Carta Fundamental de Ecuador,
artículo 245 de Guatemala; artículo 215 de Honduras y el artículo 232
de Nicaragua.532
Italia y Suecia, asimismo, son países cuyas constituciones consagran, de algún
modo, un derecho explícito a recurso aplicable también a materias civiles. Sin
embargo, en ninguna se trata de un derecho a recurso en general (que incluya a
las Cortes de Apelaciones) sino que en específico para acceder a la Corte
Suprema. En Italia el artículo 111 de la Constitución consagra un derecho a la
casación, que es exclusivamente conocida por la Corte Suprema italiana (ver infra
III.D.2). En Suecia, el artículo primero del capítulo XI de la Constitución
consagra que la Corte Suprema es la última instancia jurisdiccional. Sin
embargo, a diferencia de Italia, ahí también se agrega que la legislación ordinaria
puede establecer restricciones. Luego, si bien en Suecia está consagrado un
derecho a recurrir ante la Corte Suprema, éste no constituye un límite a las
reformas restrictivas del legislador.
Por último, el Estado norteamericano de California también consagra
constitucionalmente el derecho a recurso pero en un caso específico: permite
recurso ante la Corte Suprema en casos de pena capital.
Derecho a recurso penal. Dado que no existe una consagración expresa del
derecho a recurso, sólo queda buscar inferirlo a partir de otras cláusulas. Una
alternativa es utilizar las garantías del proceso penal. Como vimos, si bien la
mayoría de los países y tratados no consagran un derecho a recurso en materias
civiles, aún así algunos lo consagran al menos en materias penales, como
garantía del condenado. Aquí la inferencia se construye a partir de una premisa:
que las garantías del proceso penal son extrapolables al proceso civil.
La dogmática procesal de inicios de finales del siglo XIX y comienzos del XX
promovía la idea de la “Teoría Unitaria del Proceso”. En su virtud, proceso penal
y civil serían simplemente dos especies de una misma disciplina “el Derecho
Procesal”. La clásica distinción proceso/procedimiento servía precisamente para
mantener esta unidad. Si bien las materias civiles y penales pueden tener
“procedimientos” diferentes, se sostenía desde la teoría unitaria, ambos siguen
532
FIX-ZAMUDIO, H., Constitución y proceso civil en Latinoamérica, UNAM, México,
1974. Pág. 102
206
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
siendo partes del mismo “proceso”. Por lo tanto, si procedimiento civil y penal
pertenecen a una misma raíz conceptual, no sería el trasvasije de garantías de
uno a otro.
Sin embargo, en la segunda mitad del siglo XX se perdió interés en desarrollar
una teoría unitaria. Las diferencias entre proceso civil y penal quedaron de
manifiesto. La diferencia principal consiste en que en el proceso civil el Estado
ocupa una única posición: la de juez (tercero imparcial) que dirime un conflicto
entre una acción iniciada por un particular (demandante) y dirigida contra otro
particular (demandado). Mientras que en el proceso penal el Estado ocupa una
posición doble. No sólo es el juez, sino que también ocupa la posición del que
inicia la acción (fiscalía).
Desde esta otra perspectiva no sería posible, sin más, el trasvasije de garantías
(incluido el derecho a recurso) de una materia a otra. El Derecho Procesal Penal
posee ciertas garantías –por ejemplo la presunción de inocencia, el principio de
objetividad en la investigación y entre ellas el derecho a recurso– porque se trata
de una regulación que necesita mantener bajo control a dos órganos del Estado,
no sólo al juez sino que también a la fiscalía que impulsa la acción. Mientras que
el Derecho Procesal Civil, al necesitar controlar a sólo un órgano del Estado, el
juez, su regulación también consagra garantías, pero distintas a las del proceso
penal. TAVOLARI hace precisamente esta distinción:
En síntesis, reconocemos que en el Derecho chileno no puede negarse, al
inculpado del delito, el derecho a recurrir del fallo ante un juez o
tribunal superior […] la exigencia se satisface con el establecimiento de
un recurso de casación y aventuramos que hoy, la irrecurribilidad de las
sentencias civiles no contraría principios ni disposiciones legales.533 (cursivas
agregadas)
Debido proceso general. Prácticamente todas las Constituciones consagran
una cláusula amplia de debido proceso. La pregunta que sigue es qué rasgos
concretos del procedimiento son exigibles en virtud de esta cláusula amplia.
Existe un contenido mínimo que está fuera de discusión. En primer lugar las
garantías del tribunal, concretamente, el derecho a ser juzgado por un tribunal
imparcial, independiente y establecido con anterioridad por la ley (juez natural).
Y, en segundo lugar, las garantías del procedimiento, a saber, por una parte el
derecho a ser juzgado dentro de un plazo razonable y, el derecho a ser oído (o
derecho a defensa).
¿Los medios de impugnación intra-procesal (recursos) caben subsumirlos dentro
de las garantías del procedimiento que exige el debido proceso? COUTURE, por
ejemplo, en el proceso civil no incluía los recursos dentro del due process of law534.
533
534
TAVOLARI, R., “Hacia una teoría general de la impugnación”, en Comentarios
procesales, Edeval, Valparaíso, Chile, 1994, pág. 44
COUTURE, E. J., Estudios de Derecho procesal civil. vol. I – La constitución y el
proceso civil, 3º, Depalma, Buenos Aires, 1979. págs. 59 y ss: “Pero no todos los
actos son indispensables para la defensa. Algunos de ellos se pueden suprimir sin
desmedro de la garantía constitucional”. Siguiendo a la Corte Suprema
207
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
El Tribunal Constitucional chileno, en cambio, sí deduce un derecho un recurso
en específico a partir del debido proceso. Con todo, su mención refiere tan sólo al
recurso de casación, no un derecho a recurso general. Concretamente, en su fallo
de 1995:
El citado artículo [art. 19 nº3] señala que toda sentencia de un órgano
que ejerza jurisdicción debe fundarse en un proceso previo legalmente
tramitado, y agrega que corresponde al legislador establecer las
garantías de un racional y justo procedimiento. La procedencia del
recurso de casación en el fondo es uno de los instrumentos más
importantes para dar eficacia a este derecho constitucional.535
Derecho a defensa. En opinión del profesor TAVOLARI, en cambio, los recursos
‘complementarían’ el derecho a defensa del debido proceso. En sus palabras:
Finalmente –en mi opinión– el Derecho a la defensa se complementa con
el reconocimiento explícito del derecho de impugnación a través de los
recursos.536
La única forma de conciliar esta opinión del profesor TAVOLARI con las otras dos
oportunidades anteriores en que negó el derecho a recurso es que aquí se esté
refiriendo exclusivamente a materias penales donde, como vimos, sí es más
frecuente encontrar consagraciones expresas de él. 537 Pero aún dentro del
proceso civil, dista de ser obvio que el derecho a recurso pueda deducirse del
derecho a defensa o a ser oído.
No existen razones para sostener que, en principio, el derecho a defensa es un
particular derecho que se satisface sólo si se consagran al menos dos
oportunidades para ejercerlo (ante la primera instancia y ante el tribunal
superior). Dicho de otro modo, el derecho a ser oído no implica, por sí mismo, un
derecho a ser oído dos veces.
El derecho a defensa puede quedar satisfecho con una única oportunidad amplia
para ejercerlo. El common law es un buen ejemplo que el derecho a defensa no
permite deducir un derecho a recurso. Ahí el equivalente a nuestro derecho a
defensa es el “one day in court”. Y, precisamente, esta garantía se satisface
otorgando una única oportunidad amplia, “un día en la Corte”, para esgrimir sus
razones y rendir sus pruebas.
Acceso a la justicia. El acceso a la justicia es consagrado como un derecho de
primera generación, es decir, exigible inmediatamente y no sujeto a un programa
535
536
537
estadounidense, COUTURE señala diversos actos que sí estarían incluidos, como
una adecuada notificación, una oportunidad de emplazamiento, tribunal imparcial,
etc., pero no señala los recursos.
Sentencia del Tribunal Constitucional chileno. Rol nº 205 del año 1995.
Considerando 8º, letra (b).
TAVOLARI, R., “Proceso pactos internacionales”, en Comentarios procesales, Edeval,
Valparaíso, Chile, 1994, págs. 136.
De los cuatro párrafos de ese apartado sobre a derecho a recurso, éste es el
primero y en los tres siguientes TAVOLARI refiere al proceso penal.
208
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
de desarrollo. Ahora bien, cabría argumentar que la restricción al acceso a los
recursos implicaría, al mismo tiempo, una restricción del acceso a la justicia.
Nuevamente, no es evidente que un derecho a la tutela de los tribunales implica,
necesariamente, un derecho a acceder a todas las jerarquías del Poder Judicial.
En otras palabras, requeriría mayor fundamentación que el acceso a la justicia no
se satisface con sólo una primera instancia adecuada, sino que requiera
necesariamente reconsideraciones por un segundo o tercer tribunal.
Igualdad ante la ley. El recurso de casación pareciera ser un caso aparte.
Tendría un fundamento propio, independiente del derecho a recurso en general.
Concretamente, la casación se fundamentaría directamente en la igualdad ante la
ley. CALAMANDREI lo señaló del siguiente modo:
[E]l canon de la igualdad de todos los ciudadanos en el Estado,
establecido en la base del nuevo ordenamiento por la Revolución
Francesa, fue uno de los coeficientes del nacimiento del Tribunal de
Cassation … [Hoy en Italia la] Cassazione está en estrecha conexión con
este principio [de igualdad], y que incluso constituye una de las pocas, si
no la única, sanción real.538
En el mismo sentido lo entendió el Tribunal Constitucional chileno en el año
1995:
8°. Que, mediante el recurso de casación en el fondo, el sistema procesal
da eficacia al principio de legalidad y al de igualdad ante la ley,
garantizados ambos plenamente por la Constitución Política […]. 539
El análisis detallado de esta jurisprudencia se realizará en el siguiente apartado
(infra III.B.1). La discusión entre la relación en el Derecho Comparado entre el
acceso a la Corte Suprema y la igualdad ante la ley fue discutida anteriormente
en este estudio (supra Capítulo III.E.2).
V.A.4. Visiones críticas
Derecho a revancha. Los abogados litigantes suelen sentirse empoderados por
un derecho a recurso. La experiencia de la derrota genera un impulso intenso a
favor de exigir una oportunidad de revancha. Esto hasta el punto que algunos
sostienen que el fundamento de los recursos sería tan sólo satisfacer ese deseo
natural. Nuevamente el profesor TAVOLARI ha señalado:
El fundamento de la impugnación debe encontrarse en la inquietud de
perenne insatisfacción con que la naturaleza ha dotado al ser humano
[…] Agazapado, tras la actividad impugnativa, se esconde el deseo de
justicia que todos portamos y que asume características de mayor
intensidad y urgencia cuando el punto nos atañe directamente […] Así
538
539
CALAMANDREI, P., La Cassazione Civile. Disegno Generale dell’istituto, Fratelli
Bocca, Torino, 1920. pág. 63.
Sentencia del Tribunal Constitucional chileno. Rol nº 205 del año 1995.
Considerando 8º.
209
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
pues, tendrá el derecho de impugnar, raíces que la psicología puede
procesar con mayor aptitud que el Derecho […].540
¿Un derecho a perder? Sin embargo, una comprensión tal del derecho a recurso
es objeto de críticas severas. Principalmente Henrik LINDBLOM541 ha sostenido:
[E]l derecho a recurso puede ser cuestionado desde la perspectiva del
puro propósito privado. La parte perdedora probablemente va a perder
de nuevo, dado que este es el típico resultado. En consecuencia, el
perdedor “promedio” será un perdedor repetitivo, y sus costos serán
duplicados o triplicados.542
En otras palabras, el único que se beneficia de un derecho a recurso es aquel que
logra revertir el fallo impugnado. Sin embargo, siempre son sólo una pequeña
minoría los recurrentes que finalmente logran algún resultado favorable. En
Chile, las Cortes de Apelaciones revocarían sólo un 19% de los casos543. Mientras
que del total de recursos de casación que se presentan ante la Corte Suprema,
cerca del 7% son acogidos544. En Suecia la Corte Suprema entra a conocer menos
del 2,2% de los recursos que se le presentan (133 de los 6010 que se
interpusieron)545, es decir, el 97,8% de los casos no logran superar siguiera la
etapa preliminar. Y de esa pequeña porción que entra a conocer en el fondo, la
Corte Suprema acoge menos del 10% de los casos546. Es suma, cerca de un 0,2%
de los recursos presentados tendrán alguna posibilidad de éxito.
Por esa razón, sostiene LINDBLOM, “[e]l sistema de recursos, como una lotería,
se mantiene vivo por la [sic] esperanza irracional del litigante privado de que él
540
541
542
543
544
545
546
TAVOLARI, R., “Hacia una teoría general de la impugnación”, en Comentarios
procesales, Edeval, Valparaíso, Chile, 1994, pág. 38.º
Profesor emérito de la Facultad de Derecho de la Universidad de Uppsala, Suecia.
Profesor visitante en Cambridge.
LINDBLOM, H., “The role of Supreme Courts in Scandinavia”, Scandinavian Studies
in Law, vol. 39, 2000, págs. 341.
CENTRO DE LA JUSTICIA PARA LAS AMÉRICAS, Estudio de análisis de trayectoria de
las causas civiles en los tribunales civiles de Santiago. Informe Final (Santiago de Chile,
Ministerio de Justicia, 2012), págs. 46, 106. Disponible on-line en:
http://rpc.minjusticia.gob.cl/es/estudios-y-documentos/file/213-estudio-deanalisis-de-trayectoria-de-las-causas-civiles-en-los-tribunales-civiles-de-santiago
CORTE SUPREMA, Resumen de la Labor Jurisdiccional de la Corte Suprema.
Estadísticas relativas a ingresos, términos y causas pendientes del año 2009
(Cuenta Pública 2010). pág. 4. Se acogieron 260 de 3.559 casaciones civiles que se
presentaron en el año 2009.
Disponible on-line en:
http://www.poderjudicial.cl/PDF/Prensa_Com/CuentaPublica/discurso2010/1
_Resumen_Labor_Jurisdiccional_de_la_Corte_Suprema.pdf?opc_menu=5&opc_it
em=8
DOMSTOLVERKET, Court statistics. Official statistics of Sweden 2010. pág. 17.
Disponible on- line en:
http://www.domstol.se/Publikationer/Statistik/court_statistics_2010.pdf
LINDBLOM, H., “The role of Supreme Courts in Scandinavia”, Scandinavian Studies
in Law, vol. 39, 2000, págs. 341.
210
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
pertenecerá a esa pequeña minoría que logrará que la sentencia impugnada sea
revertida”547. El derecho a recurso, entendido como revancha, lleva al recurrente
a sobreestimar sus probabilidades de éxito. Pero el litigante incurre en ingentes
gastos en abogados, y el sistema judicial utiliza su presupuesto, en una gran
mayoría de casos en que ningún error es encontrado ni corregido. La apelación,
concluye, es irracional en sentido económico a pesar que pueda tener algunos
beneficios psicológicos, como cuando el litigante quiere sentir que se hicieron
todos los intentos para que el sistema garantice justicia para todos548.
Invertir en la primera instancia como igualdad. A cambio, sugiere
LINDBLOM, los recursos deberían ser restringidos para focalizar el gasto de
presupuesto público en la primera instancia. Esto es preferible –sostiene él–
desde el punto de vista de la igualdad: todos los casos se benefician de los
recursos invertidos en la primera instancia, pero sólo los casos impugnados se
benefician del sistema de apelaciones, y no existe garantía de que la apelación
será solamente utilizada en los casos correctos (esto es, contra una sentencia
incorrecta)549.
El arbitraje, concluye, muestra que cuando la calidad que ofrecen los
procedimientos de primera instancia es suficientemente buena, un sistema de
única instancia puede ser preferido por ambas partes, al menos hasta el momento
en que la sentencia es dictada550.
V.B. TRIBUNAL CONSTITUCIONAL CHILENO
Objetivo. Este segundo apartado está destinado a analizar la jurisprudencia
sobre derecho a recurso del Tribunal Constitucional chileno. Se examinarán las
reformas procesales más importantes de los últimos veinte años y la intervención
que ha tenido el TC en ellos. A partir de ese análisis, se concluirá qué
repercusiones tendría la jurisprudencia constitucional de cada una de esas áreas
sobre la reforma procesal civil.
Introducción. En el ordenamiento jurídico constitucional chileno no existe el
derecho a recurso como un derecho directamente estatuido en la Constitución551.
Sin embargo, y como acertadamente sostiene Carlos Del Río, “la existencia de un
derecho a recurso aparece naturalmente exigido por el justo proceso en cuanto
medio procesal-epistémico dispuesto en el proceso para la obtención de
547
548
549
550
551
IBÍD.
IBÍD.
IBÍD.
IBÍD.
En el mismo sentido, BORDALÍ SALAMANCA, Andrés, los recursos en el proceso
civil chileno, en Tavolari Oliveros, Raúl (coordinador), Derecho Procesal
Contemporáneo. Ponencias de las XXII Jornadas Iberoamericanas de Derecho
Procesal, tomo II, Jurídica de Chile, PuntoLex y Thomson Reuters, Santiago de
Chile, 2010, pág. 727.
211
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
decisiones correctas o justas”552. Por ello en lo que sigue se analiza el modo en
que la jurisprudencia constitucional y la doctrina entienden configurado el
derecho a recurso en los ámbitos civil, penal, de familia y laboral, y, en particular,
el rol que cabe a la Corte Suprema en cada uno de ellos.
V.B.1. Reforma a la casación civil de 1995
Objetivo de la reforma. El proyecto de ley que dio lugar a la ley 19.374, tuvo
dos finalidades esenciales: resolver el “notable atraso en el conocimiento de las
causas” por parte de la Corte Suprema y permitir que la misma Corte generara
jurisprudencia uniforme 553 . Para cumplir la primera finalidad se restringe el
recurso de queja (ampliándose, en cambio, el de casación), las salas se
especializan y se permite que cada sala sesione extraordinariamente dividida en
dos salas. Para lograr la segunda finalidad se proponía la especialización de las
salas, la permanencia de los Ministros en las mismas de acuerdo con sus
preferencias por un plazo de 5 años y que la sala extraordinariamente dividida
pueda reunirse en Pleno para conocer de aquellas materias en las que existan
diversas interpretaciones jurídicas o en los casos en que se quiera cambiar una
doctrina ya asentada554.
Durante el primer trámite constitucional, la Comisión de Constitución del
Senado, por unanimidad, propuso dos modificaciones al Código de
Procedimiento Civil de especial importancia para efectos del presente estudio.
Por una parte, se traspasó al pleno el conocimiento de aquellas materias en las
que existan diversas interpretaciones jurídicas (nuevo artículo 780) 555 . Su
propósito era “contribuir a lograr una uniformidad de la jurisprudencia”556. Por
otra parte, se estableció que los recursos de casación serían evaluados tanto en el
cumplimiento de los requisitos formales para su interposición, como en cuanto a
si tenían relevancia para la interpretación y aplicación del Derecho (nuevo
artículo 782, inciso segundo)557. El objetivo de esta propuesta fue permitir que la
Corte Suprema inadmitiera un recurso de casación si carecía de dicha relevancia,
552
553
554
555
556
557
Aunque el texto de este autor se refiere al proceso penal, la cita transcrita resulta
aplicable a toda clase de proceso judicial. Ver Del Río Ferretti, Carlos, Estudios
sobre el derecho al recurso en el proceso penal, en Estudios Constitucionales, vol.
10, número 1, 2012, pág. 249, págs. 245/288.
En este documento se explicitan las finalidades del proyecto de ley. Tavolari,
atendiendo a la ley desde sus orígenes, su tramitación y el texto en definitiva
aprobado, sostiene que la “razón de ser” de esta ley (ya no sólo del proyecto) fue
promover el fácil acceso a la justicia, fortalecer un principio general de economía,
destacar la necesidad de contradicción o bilateralidad, realzar el principio de la
doble instancia, evitar las contradicciones en los pronunciamientos
jurisprudenciales y delimitar los roles de los recursos procesales. Ver Tavolari
Oliveros, Raúl, Recursos de casación y queja. Nuevo régimen, Conosur, Santiago
de Chile, 1996, pág. 8.
Mensaje presidencial incluido en Biblioteca del Congreso Nacional, Historia de la
ley 18.374, págs. 4 y 5.
Biblioteca del Congreso Nacional, Historia de la ley 19.374, pág. 67.
IBÍD, págs. 54 y 67.
IBÍD, pág. 68.
212
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
en cuyo caso debía así declararse por unanimidad558. En íntima relación con esta
segunda propuesta, se proponía modificar el Código de Procedimiento Penal para
aplicar subsidiariamente las reglas de la casación civil, incluyendo esta
posibilidad de declarar la inadmisibilidad por falta de relevancia.
Intervención del Tribunal Constitucional. Mediante sentencia de 1° de
febrero de 1995, recaída en la causa rol 205, el Tribunal Constitucional declaró la
inconstitucionalidad del artículo 782, inciso segundo, propuesto en el proyecto.
Al respecto sostuvo que mediante el recurso de casación se da eficacia a los
principios de legalidad e igualdad ante la ley. En ese entendido, añadió, la
constitucionalidad de esa disposición debe evaluarse desde los siguientes
principios fundamentales de jerarquía constitucional. a) Jurisdicción de Derecho,
en virtud del cual, “impulsada la jurisdicción por la parte afectada por el vicio
propio de la sentencia, el tribunal tiene el deber de fallar el recurso que ha sido
sometido a su juzgamiento”. b) Debido proceso, que “significa que los afectados
que estimen que los tribunales de la instancia no han aplicado correctamente la
ley que regula su conflicto, tienen derecho a que esos errores sean corregidos por
el máximo tribunal de la República”. c) Igualdad, en virtud de la causal ni la ley
ni autoridad alguna podrán establecer diferencias arbitrarias. d) Recursos
procesales, que son una de las principales garantías que tienen las partes en el
proceso y el recurso de casación en el fondo ha sido establecido para anular
sentencias dictadas con error de Derecho559. En este sentido, añadió el Tribunal
Constitucional, “el Estado es el garante de que los referidos conflictos se fallen
de acuerdo a la ley”560.
Reforzando esta línea de argumentación, el Tribunal Constitucional sostuvo que
“conociendo de un recurso de casación en el fondo, debe distinguirse claramente
entre la declaración de su admisibilidad o inadmisibilidad y la decisión contenida
en la sentencia que acoge el recurso o lo rechaza”. La primera se limita a
controlar la concurrencia de requisitos formales561.
Por último, el Tribunal Constitucional declaró que el artículo 782, inciso
segundo, propuesto era contrario al artículo 74 de la Constitución, por cuanto la
indeterminada y vaga causal de carencia de relevancia jurídica no cumple con la
exigencia constitucional de establecer por ley las atribuciones de los tribunales
de justicia 562 . También era contrario al artículo 73 que consagra a nivel
constitucional el principio de inexcusabilidad563.
En definitiva, sostuvo que la disposición cuestionada violentaba los artículos 6°,
7°, 19, números 2 y 3, 73 y 74, de la Constitución564.
558
559
560
561
562
563
564
IBÍD, pág. 69.
Sentencia del Tribunal Constitucional de 1° de febrero de 2005, recaída en la
causa rol 205, considerando 8°.
IBÍD, considerando 9°.
IBÍD, considerando 12°.
IBÍD, considerando 14°.
IBÍD, considerando 15°.
IBÍD, considerando 15°.
213
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
Derecho a recurso. La reforma al recurso de casación introducida al Código de
Procedimiento Civil por la ley 19.374 no contiene aspectos relevantes sobre el
derecho a recurso. El Tribunal Constitucional, por su parte, se limitó a expresar
que los recursos son una de las principales garantías que tienen las partes en el
proceso565. Esta vaga afirmación ha sido precisada por posteriores sentencias en
las que se ha sostenido que el derecho a recurso forma parte del derecho
fundamental al proceso justo 566 , pero ello no implica el derecho a la doble
instancia y ni siquiera el derecho a que la sentencia sea revisada por un tribunal
superior. En realidad el derecho a recurso se satisface incluso con un recurso de
reconsideración ante el mismo tribunal que dicta la sentencia impugnada567.
Al respecto se puede leer en la sentencia rol 1448, considerando cuadragésimo
tercero que “si bien la exigencia de un justo y racional procedimiento establecida
en la Constitución importa que se consagre la revisión de las decisiones
judiciales, ello no significa que se asegure perentoriamente el derecho a recurso y
a la doble instancia, esto es, a la apelación, para cualquier clase de
procedimiento”.
Conclusiones para la reforma procesal civil. Lo expresado por el Tribunal
Constitucional en su sentencia rol 205 de 1995 no parece aplicable al recurso
extraordinario regulado en el proyecto de Código Procesal Civil por las
siguientes razones:
a) El razonamiento del Tribunal se realiza sobre el supuesto de que se limita el
acceso al recurso de casación, en cuanto recurso a través del cual se da eficacia a
los principios de legalidad (correcta aplicación de la ley) e igualdad (respecto de
lo decidido en otros casos). Los principios constitucionales invocados por el
Tribunal Constitucional señalados en las letras b), c) y d) del apartado 3, se
limitan a reiterar estas mismas ideas. Sin embargo, no son esos los objetivos del
recurso extraordinario. Su objetivo es que la Corte Suprema actúe cuando exista
un interés general (artículos 405 y 408 del proyecto de Código Procesal Civil).
De este modo, como el objetivo del recurso extraordinario no es la vigencia de
los principios de legalidad e igualdad, no le resulta aplicable la doctrina sentada
en la sentencia que se analiza.
b) El principio a) del mismo apartado 3, “jurisdicción de Derecho”, no provoca
problemas al recurso extraordinario porque dicho principio se funda en que la
Corte Suprema debe fallar todo recurso en que la parte ha señalado el vicio de la
sentencia. En este caso la Corte Suprema sí conocerá del recurso si la parte
señala el vicio que la afecta en relación con el interés general.
c) No se puede objetar al recurso extraordinario una supuesta indeterminación
que vulnere la exigencia constitucional de establecer por ley las atribuciones de
565
566
567
IBÍD, considerando 8°.Sentencia
Considerando cuadragésimo de la sentencia rol 1448, de 7 de septiembre de 2010,
en la que se citan en igual sentido las sentencias roles 376, 389, 478, 481, 821,
934, 986 y 1432.
Sentencia del Tribunal Constitucional de 7 de septiembre de 2010, recaída en la
causa rol 1448, considerandos cuadragésimo primero y cuadragésimo octavo.
214
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
los tribunales, porque se precisa el significado de la expresión “interés general”
(artículo 409 del proyecto de Código Procesal Civil), a diferencia de la expresión
“relevancia para la interpretación o aplicación del Derecho” que se contenía en el
proyecto que dio origen a la ley 19.374.
d) El recurso extraordinario no atenta en contra del principio de inexcusabilidad,
pues la Corte Suprema sólo dejará de conocer aquellas causas en las que no se
haya reclamado su intervención en la forma legal (artículo 410 del proyecto de
Código Procesal Civil).
En relación a este último aspecto, podría generar algún problema la siguiente
expresión “del artículo 409, letra b): “En caso que considere pertinente”, la que
podría sustituirse por “En caso que sea pertinente”, con la finalidad de
reemplazar el carácter discrecional de la disposición por una redacción
prescriptiva, sin afectar la regulación del recurso.
Por último, conviene advertir que la sentencia recaída en la causa rol 205 de la
que se viene tratando contiene una afirmación que permite suponer que existe un
derecho a acceder a la Corte Suprema en todo caso. Al respecto se expresa lo
siguiente en el considerando 8, letra b):
La Constitución en el artículo 19, N° 3, asegura a todas las personas la igual
protección de la ley en el ejercicio de sus derechos. Esto significa que los
afectados que estimen que los tribunales de la instancia no han aplicado
correctamente la ley que regula su conflicto, tienen derecho a que esos errores sean
corregidos por el máximo tribunal de la República, siendo únicamente ellos los que
pueden calificar el agravio y perjuicio que le causa el vicio que afecta a la
sentencia dictada con error de Derecho (lo escrito en cursiva se ha agregado para
destacar lo relevante).
Aquella idea se contrapone a lo ocurrido con posterioridad en el ámbito penal
con la introducción del recurso de nulidad. Según se verá inmediatamente, el
acceso a la Corte Suprema queda limitado a aquellos casos en los que existe
errónea aplicación del Derecho y, además, dispersión jurisprudencial. Si no se
cumple este último requisito, el caso debe ser resuelto por la Corte de
Apelaciones sin que sea posible acceder al máximo tribunal. Esta contradicción
puede resolverse admitiendo un cambio en la jurisprudencia del Tribunal
Constitucional o entendiendo que la sentencia recaída en la causa rol 205 se
refiere únicamente a aquellos procesos en los que se ha incluido el recurso de
casación.
V.B.2. Reforma procesal penal
215
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
Objetivo de la reforma. Desde el punto de vista recursivo, la reforma procesal
penal importó una radical modificación del sistema imperante568. En palabras de
HORVITZ & LÓPEZ, se transitó de “un intenso régimen de recursos” a “un
régimen de recursos que restringe las posibilidades de impugnación de las
resoluciones de primera instancia y limita el ámbito del control superior en los
términos necesarios para asegurar el principio de inmediación”569. Coincidiendo
con los anteriores, J. CRISTÓBAL NÚÑEZ explica que el CPP modificó
drásticamente el sistema de recursos, “en el sentido de limitar la procedencia de
éstos como manera de evitar la gran cantidad de controles verticales” imperantes
en el antiguo proceso penal570.
Ahora bien, y en lo que esencialmente interesa a efectos del presente estudio, el
objetivo del sistema recursivo diseñado por el Código Procesal Penal fue
configurar a la Corte Suprema como un tribunal encargado esencialmente de dos
cosas. En primer lugar, de asegurar el respeto de los derechos fundamentales en
las causas penales (artículo 373, letra a) del CPP) 571 . En segundo lugar, de
uniformar la interpretación del Derecho penal cuando existe infracción de ley en
la sentencia recurrida y diversas interpretaciones respecto de la materia de
Derecho objeto del juicio (artículo 373, letra b), respecto del artículo 376, del
CPP)572.
Por ello el Código Procesal Penal aprobado el año 2000 sustituyó el recurso de
casación por el recurso de nulidad y estableció para este último dos causales. Una
de ellas es prácticamente idéntica a la del Código de Enjuiciamiento Civil573. En
568
569
570
571
572
573
“La concepción básica que inspira el régimen de recursos que el proyecto propone
implica un radical cambio en el sistema de controles de la actividad de los jueces
penales”, expresaba el mensaje presidencial con el que se enviaba el entonces
proyecto que dio lugar a la ley 19.696, que establece el Código Procesal Penal.
Ver Biblioteca del Congreso Nacional, Historia de la ley 19.696, Establece Código
Procesal Penal, pág. 30.
HORVITZ LENNON, María Inés, y LÓPEZ MASLE, Julián, Derecho procesal penal
chileno, tomo II, Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 2005, págs. 348 a 350. La
idea se profundiza en las págs. 351 a 353.
NÚÑEZ VÁSQUEZ, J. Cristóbal, Tratado del proceso penal y del juicio oral, tomo
II, Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 2003, pág. 289.
En este mismo sentido, Horvitz y López señalan que se confía a la Corte Suprema
“la función de asegurar el respeto de esos derechos en las causas criminales”. Ver
HORVITZ LENNON, María Inés, y LÓPEZ MASLE, Julián, Derecho procesal penal
chileno, tomo II, Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 2005, pág. 430.
Esta segunda finalidad es reconocida expresamente en los textos de CORTEZ
MATCOVICH, Gonzalo, El recurso de nulidad. Doctrina y jurisprudencia,
LexisNexis, Santiago de Chile, segunda edición, 2006, pág. 96; HORVITZ LENNON,
María Inés, y LÓPEZ MASLE, Julián, Derecho procesal penal chileno, tomo II,
Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 2005, pág. 431; Ver DUCE J. Mauricio, y
RIEGO R, Cristián, Proceso penal, Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 2009, pág.
526; y HALPERN MONTESINO, Cecily; HUMERES NOGUER, Héctor, (2010) “La
intervención de la Corte Suprema en la nueva justicia del trabajo: el recurso de
unificación de jurisprudencia”. Actualidad Jurídica Universidad del Desarrollo,
Año XI, N° 21, enero 2010, págs. 345-374, pág. 348.
El Código Procesal Penal fue aprobado mediante ley 19.696 y publicado en el
Diario Oficial de 12
de octubre de 2000. Disponible en:
216
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
efecto, de conformidad con los artículos 373, letra b), y 376, corresponde a la
Corte Suprema conocer del recurso de nulidad penal si (a) la sentencia recurrida
ha incurrido en una errónea aplicación del Derecho que ha influido
sustancialmente en lo dispositivo del fallo 574 , y (b) respecto de la materia de
Derecho objeto del recurso existieren distintas interpretaciones sostenidas en
diversos fallos emanados de los tribunales superiores575. Como se puede apreciar,
el primero de los requisitos es propio de la casación, mientras el segundo deriva
de la dispersión jurisprudencial, y ambas se presentan en el diseño del recurso de
casación civil del artículo 780 del Código de Procedimiento Civil. Por cierto, si
no se cumple esta última condición, el recurso será conocido por la Corte de
Apelaciones respectiva.
Intervención del Tribunal Constitucional. El Tribunal Constitucional ha
debido pronunciarse en diversas ocasiones respecto de la constitucionalidad del
recurso de nulidad introducido por el Código Procesal Penal. Esto se debe a que,
mediante diversos recursos de inaplicabilidad, se ha sostenido que su
configuración atenta en contra del derecho a recurso, que es un derecho
fundamental de todo condenado. En particular se ha sostenido que la
inconstitucionalidad derivaría de lo estricto de las causales que lo hacen
procedente y de los requisitos de preparación y de admisibilidad que dificultan su
uso576.
En respuesta a esta pretensión, el Tribunal Constitucional ha sostenido, como
punto de partida de su doctrina constitucional, que el derecho fundamental al
proceso racional y justo que confiere el artículo 19, número 3, inciso sexto de la
Constitución incluye “la facultad de interponer recursos para revisar las
574
575
576
http://www.leychile.cl/N?i=176595&f=2012-06-02&p=. [Consulta: 23 abril
2013].
El artículo 373, letra b), del Código Procesal penal, dispone que procede la
nulidad del juicio oral y de la sentencia “b) Cuando, en el pronunciamiento de la
sentencia, se hubiere hecho una errónea aplicación del derecho que hubiere
influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo”.
El artículo 376 del Código Procesal penal establece que por regla general
corresponde a las Cortes de Apelaciones conocer del recurso de nulidad fundado
en el artículo 373, letra b). Sin embargo, “cuando el recurso se fundare en la causal
prevista en el artículo 373, letra b), y respecto de la materia de derecho objeto del
mismo existieren distintas interpretaciones sostenidas en diversos fallos
emanados de los tribunales superiores, corresponderá pronunciarse a la Corte
Suprema”.
En la sentencia recaída en la causa rol 1432, de 9 de julio del 2009, se expresa del
siguiente modo lo esencial de la pretensión de la parte recurrente: “Plantean los
requirentes que los artículos 372 a 383 y 387 del Código Procesal Penal
establecen causales precisas y determinadas para la procedencia del recurso,
requisitos de preparación del medio de impugnación en algunos casos así como de
admisibilidad, que en muchas ocasiones provocan que el recurso ni siquiera sea
conocido por el tribunal superior jerárquico; asimismo prohíben la interposición
de otro tipo de recursos en contra de la resolución que falla el de nulidad, todo lo
cual debe considerarse contrario a la Carta Fundamental, toda vez que no se
respeta ni garantiza a las partes que el recurso sea accesible, sea ordinario y,
además, que tenga el carácter de eficaz”.
217
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
sentencias dictadas por tribunales inferiores”577. En otras palabras, “el derecho a
recurso forma parte integrante del derecho al debido proceso”578.
Sin embargo, el Tribunal Constitucional ha precisado también que el derecho a
recurso no equivale al derecho a la doble instancia, de modo que no incluye un
derecho a recurso de apelación. Por ello, ha sostenido que establecer
procedimientos de única o doble instancia es una opción de política legislativa
que no tiene incidencia constitucional 579 . Una configuración recursiva que
excluye el recurso de apelación en contra de las sentencias definitivas no coloca
en la indefensión a alguna de las partes, pues el Código Procesal Penal incluso
incluye como causal del recurso de nulidad la infracción de derechos
fundamentales estatuidos tanto en la Constitución como en los tratados
internacionales580.
Derecho a recurso. Según explican DUCE & RIEGO, la regulación del sistema
recursivo en el ámbito penal debe conciliar dos “principios del debido proceso”.
Uno de ellos es la “centralidad del juicio oral”, el que, a menos que se consagre
un sistema de apelación basado en la repetición, exige que se establezca un
sistema de revisión restringido. El otro es la necesidad impuesta por el Derecho
internacional de establecer una posibilidad de revisión del fallo a lo menos si es
condenatorio581.
Para cumplir con ambas exigencias el Código Procesal Penal eliminó la apelación
como recurso procedente en contra de la sentencia definitiva que proviene de un
juicio oral. En su lugar se estableció el recurso de nulidad, que es conocido por la
Corte Suprema o por la Corte de Apelaciones, dependiendo del caso según se ha
explicado más arriba.
Conclusiones para la reforma procesal civil. Las dos causales del recurso de
nulidad penal de competencia de la Corte Suprema resultan coherentes con las
pretensiones del recurso extraordinario del proyecto de Código Procesal Civil.
En efecto, el significado atribuido a la expresión “interés general” en el artículo
409, inciso segundo, letra b) de dicho texto presenta una finalidad coincidente
577
578
579
580
581
Esta doctrina se encuentra en las sentencias recaídas en las causas roles 376, 389,
478, 481, 821, 934, 986 y 1432.
Sentencia recaída en la causa rol 1432, de 9 de julio del 2009 2010, considerando
décimo segundo.
Textualmente sostuvo el Tribunal Constitucional en la sentencia recaída en la
causa rol 986, de 30 de enero de 2008, considerando vigésimo sexto: “dentro de
los principios informadores del proceso penal se encuentra la configuración del
mismo en base a la única o a la doble instancia, opción de política legislativa que
corresponde al legislador decidir”. Esta doctrina se reitera en la sentencia recaída
en la causa rol 1432, de 9 de julio del 2009, considerando décimo cuarto).
Al respecto expresó el Tribunal Constitucional en la sentencia recaída en la causa
rol 1432, de 9 de julio del 2009, considerando vigésimo, que “justamente el
recurso de nulidad establece como una de sus causales que “se hubieren infringido
sustancialmente derechos o garantías asegurados por la Constitución o por los
tratados internacionales ratificados por Chile que se encuentren vigentes”.
DUCE J. Mauricio, y RIEGO R, Cristián, Proceso penal, Jurídica de Chile, Santiago
de Chile, 2009, págs. 508 y 509.
218
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
con el objetivo de la causal del artículo 373, letra a) del CPP. Por su parte, el
significado de la expresión “interés general” en el artículo 409, inciso segundo,
letra b), presenta una finalidad coincidente con el objetivo de la causal expresada
en el artículo 373, letra b), respecto del artículo 376 del CPP, específicamente en
lo relativo a la expresión “uniformar”.
En el segundo caso el recurso extraordinario va más lejos, al entender que el
interés general existe no sólo cuando sea necesario “uniformar” la doctrina
jurisprudencial, sino también cuando sea necesario fijarla, aclararla o modificarla.
Sin embargo, estos añadidos no parecen presentar dificultades constitucionales
adicionales a la noción de “uniformar”, la que, según se ha visto, no presenta
objeciones de constitucionalidad.
Por último, de la doctrina asentada por el Tribunal Constitucional resulta
posible concluir que el derecho a recurso es un derecho fundamental implícito en
el derecho al proceso racional y justo del artículo 19, número 3, inciso sexto,
pero que este derecho no es sinónimo de derecho a un recurso de apelación, por
cuanto es una facultad privativa del legislador determinar cómo será el recurso
que proceda en contra de la sentencia definitiva de un juicio oral.
V.B.3. Reforma procesal de familia
Objetivo de la reforma. Escribían GLORIA BAEZA & JAIME PÉREZ en la época
en que se proyectaba la reforma a la justicia de familia: “la justicia de menores
que hoy existe en nuestro país posee una inspiración conceptual y una estructura
procedimental que no se condice ni con la especial naturaleza compleja y
sistémica del conflicto familiar, ni, tampoco, con las exigencias que el Derecho
Internacional de los derechos humanos contempla en materia de niñez” 582 .
Precisamente por ello, en el año 2004 se reformó la justicia de familia mediante
la ley 19.968.
En lo relativo a los recursos procesales, el mensaje del proyecto de ley que dio
lugar a la mencionada ley 19.968 expresaba que se regulaban los de aclaración,
reposición, apelación y casación583. De este modo se distanciaba de la ley 16.618,
de menores, en cuyo artículo 37 se concedían los recursos de reposición,
apelación y queja, pero no los de casación. En consecuencia, hay un doble
movimiento de ampliación de la oferta recursiva y de acercamiento al sistema
recursivo del Código de Procedimiento Civil.
En definitiva el artículo 67 de la ley 19.968 prescribió expresamente que las
resoluciones judiciales son impugnables a través de los recursos que establece el
Código de Procedimiento Civil, aunque con las modificaciones que la misma
582
583
BAEZA CONCHA, Gloria, y PÉREZ CABRERA, Jaime, Los nuevos tribunales de
familia. Procedimiento ordinario, LexisNexis, Santiago de Chile, 2005, pág. 5.
Mensaje presidencial incluido en Biblioteca del Congreso Nacional, Historia de la
ley 19.968, pág. 13.
219
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
disposición establece. En consecuencia, resultan procedentes los recursos de
reposición, apelación, casación en la forma, casación en el fondo, aclaración y
queja. En todo caso, los tres primeros presentan importantes modificaciones
respecto de su regulación en el proceso civil, en lo relativo a procedencia y
tramitación. En el caso de la casación en el fondo, por su parte, no hay alteración
de las reglas de tramitación y, por tanto, en el modo en que la Corte Suprema
interviene al conocer del mismo584.
Intervención del Tribunal Constitucional. El Tribunal Constitucional se
pronunció respecto del proyecto de ley que dio lugar a la ley 19.968, sobre
tribunales de familia, mediante sentencia recaída en la causa rol 418, de 13 de
agosto de 2004. Sin embargo, no emitió opinión sobre la constitucionalidad de
ninguna de las disposiciones que regulaban lo relativo a los recursos procesales
en dicho proyecto. Esto no es extraño si se considera que, según se ha expresado,
a la justicia de familia se aplica el sistema de recursos establecido en el Código de
Procedimiento Civil, con las escasas modificaciones introducidas por la ley
19.968.
Derecho a recurso. La asimilación el sistema recursivo de familia al sistema
recursivo del Código de Procedimiento Civil hace aplicables al procedimiento de
familia las reflexiones formuladas en el apartado V.C.1, sobre la reforma a la
casación civil de 1995.
Conclusiones para la reforma procesal civil. Según se ha expresado, el recurso
de casación en el fondo regulado en el Código de Procedimiento Civil en la forma
establecida por la ley 19.374, de 1995, se aplica sin modificación alguna al
proceso de familia. En consecuencia, resultan aplicables las conclusiones
ofrecidas en el apartado V.C.1, sobre la reforma a la casación civil de 1995.
V.B.4. Reforma procesal laboral
Objetivo de la reforma. El Código del Trabajo vigente con anterioridad a la
reforma procesal laboral disponía expresamente que procedían todos los recursos
contemplados en el Código de Procedimiento Civil y que se aplicaban sus reglas
en todo lo no regulado por el primero. El Código del Trabajo, por su parte,
regulaba los recursos de reposición y apelación, pero de manera fragmentaria585.
Este sistema fue sustancialmente modificado por las leyes 20.087 y 20.260. La
primera de ellas estableció un nuevo procedimiento laboral, mientras la segunda
incorporó importantes “perfeccionamientos” a la primera y, además, creó el
recurso de unificación de jurisprudencia laboral586.
584
585
586
El artículo 37 de la ley 16.618, de menores, sólo concedía los recursos de
reposición, apelación y queja en los procedimientos de menores.
En el mismo sentido, LANATA FUENZALIDA, Gabriela, “El sistema de recursos en
el proceso laboral chileno”, segunda edición, Abeledo Perrot y Thomson Reuters,
Santiago de Chile, 2011, pág. 4.
El mensaje presidencial en el que se presenta el proyecto de ley que dio origen a la
ley 20.260 califica sus propuestas como “perfeccionamientos” a la ley 20.087. Ver
220
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
El diagnóstico respecto del sistema procesal laboral vigente con anterioridad a la
reforma se expresa en las siguientes palabras contenidas en el mensaje
presidencial del proyecto de ley que dio lugar a la ley 20.087: “El sistema
vigente, caracterizado por la excesiva tardanza en la tramitación de los procesos
laborales, producto tanto de la insuficiente cobertura de los tribunales como por
la propia conformación del procedimiento, plantean serias dificultades en
relación con el debido acceso a la justicia por parte de los trabajadores”. Es por
ello que se propuso, según el mismo documento, contar con procedimientos
jurisdiccionales “que se caractericen por la celeridad, la inmediatez y la
concentración”587.
En lo relativo a los recursos procesales, el proyecto de ley que originó la ley
20.087 mantenía hasta la fecha lo dispuesto, en cuanto a que en los juicios
laborales proceden los mismos recursos que en el procedimiento ordinario en lo
civil y se le aplican las mismas reglas en lo no modificado por el Código del
Trabajo588. Sin embargo, tales modificaciones eran sustanciales. Así, el mensaje
reconocía una importante modificación del recurso de apelación que, en realidad,
se parecía más bien a un recurso de casación simultáneamente en la forma y en el
fondo, si se consideran las causales que lo hacía procedente589. En definitiva, el
texto aprobado mantuvo estrecha cercanía con el proyecto original en lo relativo
a tales causales, según se advierte en el artículo 477 del Código del Trabajo
modificado por la ley 20.087, de 2006. Sin embargo, la ley 20.260 sustituyó el
recurso de apelación por un recurso de nulidad similar a los recursos de casación
en la forma y en el fondo del proceso civil y todavía más parecido al recurso de
nulidad del proceso penal, el que se mantiene actualmente vigente.
Por otra parte, la modificación más importante al modo en que la Corte Suprema
debe intervenir en el proceso laboral se produjo con la ley 20.260, que incorporó
el recurso de unificación de jurisprudencia. En las explicaciones ofrecidas por los
asesores del Gobierno y de la oposición durante la tramitación del respectivo
proyecto de ley se precisa el significado de este recurso. Desde los técnicos del
Ejecutivo se indicó que “estas normas consagran un recurso de Derecho estricto,
cuya finalidad no es sanear un vicio como acontece con el recurso de nulidad,
sino que su objetivo es unificar la jurisprudencia emanada de los tribunales
superiores de justicia. De ahí que, para interponerlo, es necesario invocar la
existencia de otros fallos, sea que provengan de las Cortes de Apelaciones o de la
propia Corte Suprema, referidos a los mismos puntos de Derecho, pero cuyas
fundamentaciones jurídicas son contradictorias con las de la sentencia que se
pretende impugnar”. En este sentido, se explicó que la finalidad era establecer un
precedente respecto del modo en que se debía interpretar una determinada
587
588
589
Mensaje presidencial incluido en Biblioteca del Congreso Nacional, Historia de la
ley 20.260, pág. 5.
Mensaje presidencial incluido en Biblioteca del Congreso Nacional, Historia de la
ley 20.087, pág. 8.
Artículo 390 propuesto por el proyecto de ley.
Las causales de esta singular apelación eran, según se declaraba en el mensaje que
precedía al proyecto de ley, la infracción de normas, infracción de reglas de la sana
crítica y errónea calificación jurídica de los hechos. Mensaje presidencial incluido
en Biblioteca del Congreso Nacional, Historia de la ley 20.087, págs. 23 y 24.
221
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
materia de Derecho590. En similar sentido se pronunció uno de los asesores de la
oposición, quien sostuvo que este recurso “es muy similar a otros consagrados en
el Derecho Comparado, como la casación francesa o el recurso que se interpone
ante la Suprema Corte de Estados Unidos de América para uniformar los fallos
de tribunales estatales”591.
Intervención del Tribunal Constitucional. El Tribunal Constitucional se
pronunció respecto del proyecto de ley que dio lugar a la ley 20.087, relativo al
nuevo proceso laboral, mediante sentencia recaída en la causa rol 463, de 9 de
diciembre de 2005. Sin embargo, no emitió opinión sobre la constitucionalidad de
ninguna de las disposiciones que regulaban lo relativo a los recursos procesales
en dicho proyecto. La misma situación se produce en la sentencia del Tribunal
Constitucional recaída en la causa rol 1054, de 26 de marzo de 2008, en la que se
controla preventivamente la constitucionalidad de la ley 20.260, que incorporó el
recurso de unificación de jurisprudencia.
Derecho a recurso. Ni la reforma al sistema de recursos introducida al Código
del Trabajo por las leyes 20.087 y 20.260, ni la jurisprudencia del Tribunal
Constitucional sobre estos proyectos de ley contienen aspectos relevantes sobre
el derecho a recurso.
Sin perjuicio de ello, conviene señalar que los autores coinciden en que la
finalidad del recurso de unificación de jurisprudencia es uniformar la
interpretación del Derecho. Así, por ejemplo, HUGO FÁBREGA explica que el
recurso de unificación de jurisprudencia “posee la cualidad procesal de establecer
“unificado” algún criterio jurisprudencial en alguna materia jurídico-laboral en el
cual han existido opiniones divergentes sobre el particular por parte de los
Tribunales Superiores de Justicia”592. En el mismo sentido, FERNANDO HALIM
entiende que con él se pretende, al igual que en el recurso de casación en el fondo
del procedimiento civil, unificar las interpretaciones judiciales existentes 593 .
HALPERN y HUMERES señalan que el objetivo del recurso de unificación de
jurisprudencia laboral “es la revisión, por parte de la Corte Suprema, del Derecho
objetivo aplicado en la sentencia emitida por la Corte de Apelaciones al resolver
un recurso de nulidad”594, y, como su denominación lo señala, la unificación de
jurisprudencia 595 . CAMILA ODETTE, acudiendo a la historia fidedigna, explica
590
591
592
593
594
595
Historia de la ley 20.260, pág. 283.
Estas explicaciones fueron vertidas por Rodrigo Delaveau, abogado vinculado a
Libertad y Desarrollo, uno de los centros de estudios asesores de la oposición de
Derecha. Ver Historia de la ley 20.260, pág. 272.
FÁBREGA (2010) págs. 530 y 531.
HALIM MUÑOZ, Fernando Andrés, El recurso de unificación de jurisprudencia
laboral, PuntoLex y Thomson Reuters, Tomo I, Santiago de Chile, 2011, pág. 90.
HALPERN MONTESINOS, Cecily, y HUMERES NOGUER, Héctor (2010) “La
intervención de la Corte Suprema en la nueva justicia del trabajo: el recurso de
unificación de jurisprudencia”. Actualidad Jurídica Universidad del Desarrollo,
Año XI, N° 21, enero 2010, págs. 345-374, pág. 346.
HALPERN/HUMERES (2010), pág. 350. En el mismo sentido, insisten en la pág.
367 que “el recurso en comentario tiende a unificar criterios en la aplicación de las
normas jurídicas, premisa altamente positiva”.
222
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
que el objetivo del recurso es “unificar la jurisprudencia de nuestros Tribunales
Superiores de Justicia”596.
Conclusiones para la reforma procesal civil. La causal del recurso de
unificación de jurisprudencia laboral que hace procedente la intervención de la
Corte Suprema resulta coincidente con uno de los significados atribuidos a la
expresión “interés general” por el artículo 409, inciso segundo, letra b) del
proyecto de Código Procesal Civil, y que hace procedente el recurso
extraordinario. En efecto, la mencionada letra b) torna procedente el recurso
extraordinario cuando existe necesidad de fijar, uniformar, aclarar o modificar
una doctrina jurisprudencial, y es con el segundo de estos aspectos que existe la
señalada coincidencia. De este modo, si el Tribunal Constitucional no tuvo
objeciones respecto del recurso de unificación de jurisprudencia laboral, parece
posible sostener que tampoco existe duda alguna de la constitucionalidad del
recurso extraordinario en el aspecto indicado.
Conviene advertir que la reforma procesal laboral profundiza las diferencias con
el tradicional modelo casacional como mecanismo para la intervención de la
Corte Suprema, enfatizando el alejamiento iniciado con la reforma procesal
penal. En efecto, corresponde a la Corte Suprema conocer del recurso de nulidad
penal si (a) la sentencia recurrida ha incurrido en una errónea aplicación del
Derecho que ha influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo 597 , y (b)
respecto de la materia de Derecho objeto del recurso existieren distintas
interpretaciones sostenidas en diversos fallos emanados de los tribunales
superiores598. Como se puede apreciar, el primero de los requisitos es propio de la
casación, mientras el segundo deriva de la dispersión jurisprudencial. Si no se
cumple esta última condición, el recurso será conocido por la Corte de
Apelaciones respectiva. En el ámbito del recurso de unificación de jurisprudencia
laboral desaparece totalmente la referencia a la infracción de ley (según versión
del Código de Procedimiento Civil) o a la errónea aplicación del Derecho (según
versión del Código Procesal Penal), subsistiendo únicamente la referencia a la
dispersión jurisprudencial ya contemplada en los Códigos Procesal Civil y
Procesal Penal.
596
597
598
La autora agrega que a esa finalidad se añade la declaración de nulidad de la
sentencia recurrida y “la enmienda o corrección de las distintas interpretaciones
sobre la materia de derecho objeto del juicio”. Ver ODETTE CÁRCAMO, Camila,
Recurso de unificación de jurisprudencia desde el Derecho Comparado. Actualidad
Jurídica Universidad del Desarrollo, Año XIV, N° 27, enero 2013, págs. 437-473,
pág. 444.
El artículo 373, letra b), del Código Procesal penal, dispone que procede la
nulidad del juicio oral y de la sentencia “b) Cuando, en el pronunciamiento de la
sentencia, se hubiere hecho una errónea aplicación del derecho que hubiere
influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo”.
El artículo 376 del Código Procesal penal establece que por regla general
corresponde a las Cortes de Apelaciones conocer del recurso de nulidad fundado
en el artículo 373, letra b). Sin embargo, “cuando el recurso se fundare en la causal
prevista en el artículo 373, letra b), y respecto de la materia de derecho objeto del
mismo existieren distintas interpretaciones sostenidas en diversos fallos
emanados de los tribunales superiores, corresponderá pronunciarse a la Corte
Suprema”.
223
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
V.C. TRIBUNALES INTERNACIONALES
Objetivo. Este tercer apartado está destinado a analizar la jurisprudencia sobre
derecho a recurso de los tribunales internacionales de derechos humanos. Se
examinarán, en específico, las doctrinas más relevantes asentadas por la Corte
Interamericana y por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Al final de
cada apartado se concluirá si la reforma procesal civil chilena cumple o no los
estándares fijados por aquellas cortes internacionales.
V.C.1. Corte Interamericana de Derechos Humanos
Descripción del tribunal. El sistema interamericano de protección a los
derechos humanos está integrado por dos instrumentos y por dos órganos. Esos
instrumentos son la Declaración Americana sobre Derechos Humanos y la
Convención Americana sobre derechos humanos. Los órganos, por su parte, son
la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de
Derechos Humanos.
La Corte Interamericana, que es la que esencialmente interesa a efectos del
presente trabajo, está integrada por siete jueces, nacionales de los países
miembros de la Organización de Estados Americanos, “elegidos a título personal
entre juristas de la más alta autoridad moral, de reconocida competencia en
materia de derechos humanos”599. El quórum requerido para sus deliberaciones,
es decir, para adoptar sus decisiones es de cinco jueces a lo menos600.
Descripción del procedimiento ante el tribunal. La Corte Interamericana
cuenta con una competencia contenciosa y con una competencia consultiva.
La competencia contenciosa faculta a la Corte para conocer de infracciones a las
normas de la Convención Americana. Sólo los Estados miembros de la
Organización de Estados Americanos y la Comisión Interamericana pueden
presentar casos ante la Corte601. La acción se conoce en única instancia, pues no
proceden recursos en contra de la resolución adoptada por la Corte. Esta
competencia contenciosa se extiende únicamente respecto de Estados que hayan
suscrito dicha Convención y, además, hayan reconocido la competencia de la
Corte Interamericana602. Si la Corte resuelve que hubo violación de un derecho
protegido en la Convención Americana, dispondrá que se garantice al lesionado
en el goce de su derecho conculcado. Además, debe disponer, si resulta
procedente, que se reparen las consecuencias de la medida o situación que ha
configurado la vulneración de esos derechos y el pago de una justa
indemnización a la parte lesionada603.
599
600
601
602
603
Convención Americana de Derechos Humanos. Art. 52.1.
IBÍD. Art. 56.
IBÍD. Art. 61.
Convención Americana de Derechos Humanos. Arts. 33 y 62.
IBÍD. Art. 63.1.
224
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
La competencia consultiva opera respecto de cualquier Estado miembro de la
Organización de Estados Americanos por dos vías 604 . De un lado, mediante
consultas que se le pueden formular respecto de la interpretación de las normas
de la Convención Americana o de cualquier otro tratado de derechos humanos.
De otro lado, mediante opiniones que se le pueden formular respecto de la
compatibilidad entre sus disposiciones de Derecho interno y las normas de la
Convención o de los tratados recién mencionados605.
Derecho a recurso. Marco normativo. El marco normativo desde el cual se
formula la jurisprudencia de la Corte Interamericana en materia de derecho a
recurso se encuentra, esencialmente, en el artículo 8 de la Convención Americana
de Derechos Humanos606. Esta disposición, que se denomina garantías judiciales,
prescribe lo siguiente:
1. Toda persona tiene derecho a ser oída, con las debidas garantías y
dentro de un plazo razonable, por un juez o tribunal competente,
independiente e imparcial, establecido con anterioridad por la ley, en la
sustanciación de cualquier acusación penal formulada contra ella, o para
la determinación de sus derechos y obligaciones de orden civil, laboral,
fiscal o de cualquier otro carácter.
2. Toda persona inculpada de delito tiene derecho a que se presuma su
inocencia mientras no se establezca legalmente su culpabilidad. Durante
el proceso, toda persona tiene derecho, en plena igualdad, a las
siguientes garantías mínimas:
a) derecho del inculpado de ser asistido gratuitamente por el traductor o
intérprete, si no comprende o no habla el idioma del juzgado o tribunal;
b) comunicación previa y detallada al inculpado de la acusación
formulada;
c) concesión al inculpado del tiempo y de los medios adecuados para la
preparación de su defensa;
d) derecho del inculpado de defenderse personalmente o de ser asistido
por un defensor de su elección y de comunicarse libre y privadamente
con su defensor;
604
605
606
IBÍD. Art. 64.
En palabras de Sergio García, la competencia consultiva es un “criterio relevante
para la interpretación de disposiciones internacionales aplicables en los Estados
americanos”. Ver GARCÍA RAMÍREZ, Sergio, El debido proceso en la
jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en, Raúl
(coordinador), Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII Jornadas
Iberoamericanas de Derecho Procesal, tomo I, PuntoLex y Thomson Reuters,
Santiago de Chile, 2010, págs. 1 y 2, págs. 1-72.
Este es el marco normativo esencial, pues adicionalmente la jurisprudencia de la
Corte Interamericana de Derechos Humanos recibe influencia normativa desde la
Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos
Civiles y Políticos e incluso la Declaración Americana de Derechos Humanos.
225
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
e) derecho irrenunciable de ser asistido por un defensor proporcionado
por el Estado, remunerado o no según la legislación interna, si el
inculpado no se defendiere por sí mismo ni nombrare defensor dentro
del plazo establecido por la ley;
f) derecho de la defensa de interrogar a los testigos presentes en el
tribunal y de obtener la comparecencia, como testigos o peritos, de otras
personas que puedan arrojar luz sobre los hechos;
g) derecho a no ser obligado a declarar contra sí mismo ni a declararse
culpable, y
h) derecho de recurrir del fallo ante juez o tribunal superior.
Aplicación del párrafo 2 del artículo 8 al ámbito civil. El tenor literal del
párrafo 2 del artículo 8 de la Convención Americana conduce a suponer que las
garantías judiciales en él enumeradas sólo son aplicables al ámbito penal, desde
que se emplea la expresión “persona inculpada de delito”. Sin embargo, la Corte
Interamericana se ha encargado de precisar que lejos de ello, tales garantías son
aplicables a los ámbitos civil, laboral, fiscal o cualquier otro, en lo que resulten
compatibles con estos últimos.
En este sentido se pronunció en la Opinión Consultiva 11/90, de 10 de agosto de
1990, en la que sostuvo lo siguiente: “En materias que conciernen con la
determinación de [los] derechos y obligaciones de orden civil, laboral, fiscal o de
cualquier otro carácter el artículo 8 no especifica garantías mínimas, como lo hace
en el numeral 2 al referirse a materias penales. Sin embargo, el concepto de
debidas garantías se aplica también a esos órdenes y, por ende, en ese tipo de
materias el individuo tiene derecho también al debido proceso que se aplica en
materia penal”607.
En similar sentido, en el caso Baena Ricardo y otros v. Panamá textualmente
sostuvo lo siguiente: “el elenco de garantías mínimas establecido en el numeral 2
del artículo 8 de la Convención se aplica a los órdenes mencionados en el
numeral 1 del mismo artículo, o sea, la determinación de derechos y obligaciones
de orden “civil, laboral, fiscal o de cualquier otro carácter”. Esto revela el amplio
alcance del debido proceso; el individuo tiene el derecho al debido proceso
entendido en los términos del artículo 8.1 y 8.2, tanto en materia penal como en
todos estos otros órdenes”608.
Más ampliamente, la Corte sostuvo en el caso Ivcher Bronstein que “tanto los
órganos jurisdiccionales como los de otro carácter que ejerzan funciones de
naturaleza materialmente jurisdiccional, tienen el deber de adoptar decisiones
justas basadas en el respeto pleno a las garantías del debido proceso establecidas
607
608
Corte Interamericana de Derechos Humanos, Opinión Consultiva OC 11/90, de
10 de agosto de 1990, Excepciones al agotamiento de los recursos internos (art.
46.1, 46.2.a y 46.2.b Convención Americana sobre Derechos Humanos), párrafo
28.
Corte Interamericana de Derechos Humanos, caso Baena Ricardo y otros contra
Panamá, de 2 de febrero de 2001, párrafo 125.
226
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
en el artículo 8 de la Convención Americana”609. Adviértase que en este caso la
Corte ha querido extender los derechos del artículo 8 no sólo a todo
procedimiento, sino en general a todo órgano que ejerza jurisdicción.
Las decisiones transcritas permiten concluir que los derechos relativos al
proceso justo, también llamadas garantías procesales, del artículo 8.2 también
son aplicables a los ámbitos no penal a que se refiere el artículo 8.1 y
particularmente al proceso civil. Conviene, por tanto, determinar qué ha dicho la
Corte Interamericana sobre el derecho a recurso del artículo 8.2, letra h).
Derecho a recurso. Jurisprudencia. El artículo 8.2, letra h), de la Convención
Americana en lo pertinente dispone lo siguiente: “Durante todo el proceso, toda
persona tiene derecho, en plena igualdad, a las siguientes garantías mínimas: h)
Derecho a recurrir del fallo ante un juez o tribunal superior”. Se trata, según el
Tribunal Constitucional chileno, de una disposición vigente en Chile, de
conformidad con lo dispuesto en el artículo 5°, inciso segundo, de la
Constitución610.
Respecto de la amplitud de la competencia otorgada por el recurso al tribunal
que ha de conocer del mismo, la Corte Interamericana sostuvo en el caso Herrera
Ulloa que se requiere un recurso ordinario611, “accesible, sin requerir mayores
complejidades que tornen ilusorio este derecho” 612 , y que “garantice una (sic)
examen integral de la decisión recurrida”613. Como destaca Carlos Del Río614,
respecto de este último requisito la Corte siguió el criterio establecido por el
Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas que incluye precisamente
dicha exigencia al proceso penal 615 . Sobre la base de tales criterios, la Corte
Interamericana concluyó que el recurso de casación estatuido en el proceso penal
de Costa Rica, que era el Estado denunciado en este caso, no satisfacía tales
estándares.
Conclusiones para la reforma procesal civil. La revisión de la jurisprudencia
de la Corte Interamericana sobre el derecho a recurso permite concluir que no
existen pronunciamientos expresos relativos al rol que debe desempeñar la Corte
Suprema en el sistema recursivo procesal civil, ni respecto de una posible
exigencia de doble instancia en este ámbito. Esto resulta coherente con la
609
610
611
612
613
614
615
Corte Interamericana de Derechos Humanos, caso Ivcher Bronstein v. Perú, de 6
de febrero de 2001, párrafo 104. En la respectiva nota al pie hay referencia a
jurisprudencia de la Corte Interamericana en el mismo sentido.
Tribunal Constitucional, sentencia recaída en la causa rol 1432, de 9 de julio del
2009, considerando décimo tercero.
Corte Interamericana de Derechos Humanos, caso Herrera Ulloa, 2004, párrafo
161.
IBÍD, párrafo 164.
IBÍD, párrafo 165.
DEL RÍO FERRETTI, Carlos, Estudios sobre el derecho al recurso en el proceso
penal, en Estudios Constitucionales, vol. 10, número 1, 2012, pág. 257, págs. 245288.
Ver Corte Interamericana de Derechos Humanos, caso Herrera Ulloa, 2004, que
en su párrafo 166 transcribe lo pertinente de la decisión emitida por el Comité de
Derechos Humanos de Naciones Unidas.
227
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
Constitución chilena, que no contiene normas directamente estatuidas en su
texto relativas al derecho a recurso616, lo que por cierto se encuentra en sintonía
con lo que ocurre en la generalidad de los países Iberoamericanos617.
Por otra parte, en el ámbito penal la Corte Interamericana ha exigido la
existencia de un recurso que, entre otras características, garantice un examen
integral de la decisión recurrida. Sin embargo, y como precisa el ex miembro y
ex Presidente de la Corte Interamericana, SERGIO GARCÍA RAMÍREZ, “la Corte
no ha especificado que ese recurso deba ser el de casación o el de apelación, ni ha
precisado qué alcance deba tener, específicamente, cada uno de estos medios de
impugnación. Estas precisiones corresponden al Derecho interno”618. Estas ideas
serían aplicables, de conformidad con la jurisprudencia de la Corte
Interamericana, al proceso civil.
Conclusión de todo lo dicho es que en el ámbito interamericano no existen
exigencias específicas respecto de la participación de la Corte Suprema en el
sistema recursivo que se diseñe, ni respecto de la clase de recurso que deba
establecerse o su alcance o configuración.
V.C.2. Tribunal Europeo de Derechos Humanos
Descripción del tribunal. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos 619 ha
sido creado por el Convenio Europeo de Derechos Humanos620, en el marco del
Consejo de Europa 621 . Está integrado por un número de jueces igual a la
cantidad de Estados parte en el mencionado Convenio, los que deben “gozar de
la más alta consideración moral y reunir las condiciones requeridas para el
616
617
618
619
620
621
BORDALÍ SALAMANCA, Andrés, Los recursos en el proceso civil chileno, en
TAVOLARI OLIVEROS, Raúl (coordinador), Derecho procesal contemporáneo.
Ponencias de las XXII Jornadas Iberoamericanas de Derecho Procesal, tomo II,
PuntoLex y Thomson Reuters, Santiago de Chile, 2010, pág. 727, págs. 727-743.
FERRER MACGREGOR, Eduardo, y SIMÓN PINO, Adrián, Los recursos en el
proceso civil. Una mirada desde Iberoamérica, en TAVOLARI OLIVEROS, Raúl
(coordinador), Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII Jornadas
Iberoamericanas de Derecho Procesal, tomo II, PuntoLex y Thomson Reuters,
Santiago de Chile, 2010, págs. 688 y 689, págs. 687-707.
GARCÍA RAMÍREZ, Sergio, El debido proceso en la jurisprudencia de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos, en Tavolari Oliveros, Raúl (coordinador),
Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII Jornadas
Iberoamericanas de Derecho Procesal, tomo I, PuntoLex y Thomson Reuters,
Santiago de Chile, 2010, pág. 35, págs. 1-72.
Los idiomas oficiales de este Tribunal son el inglés y el francés, por lo que su
nombre oficial en el primero de ellos es European Court of Human Rights y en el
segundo Cour Européenne des Droits de L´Homme.
El que habitualmente se conoce como Convenio Europeo de Derechos Humanos
en realidad se denomina Convenio para la protección de los Derechos Humanos y
de las Libertades Fundamentales.
El Consejo de Europa es un organismo internacional de carácter regional,
fundado en 1949, que integra 47 Estados de Europa.
228
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
ejercicio de altas funciones judiciales o ser jurisconsultos de reconocida
competencia”622.
El Tribunal Europeo puede conocer de los asuntos que se le encomienden en
formación de juez único, en comisiones de tres jueces, en salas de siete jueces o
en una gran sala de diecisiete jueces623. La competencia de los jueces únicos y de
los comités de jueces se limita a la evaluación de admisibilidad de las demandas
individuales (no deducidas por un Estado) cuando no se requiera un examen
complementario, aunque el comité de jueces también puede resolver tal clase de
demandas cuando el Tribunal cuenta con jurisprudencia consolidada en la
materia624. El Tribunal conoce en sala de la admisibilidad y del fondo de las
demandas individuales e interestatales en los demás casos 625, a menos que se
trate de un problema grave de interpretación o que pueda producir
jurisprudencia contradictoria, o que le sea presentada por el Consejo de
Ministros o se trate de una opinión consultiva626.
Descripción del procedimiento. El Tribunal Europeo, al igual que la Corte
Interamericana, cuenta tanto con competencia contenciosa como consultiva. La
competencia contenciosa deriva de demandas deducidas ante el Tribunal, las que
pueden ser tanto individuales como interestatales. Son individuales las deducidas
por personas naturales, organismos no gubernamentales o por un grupo de
particulares que se considera víctima de una violación de sus derechos estatuidos
en el Convenio Europeo por parte de alguno de los Estados miembros627. Son
demandas colectivas las deducidas por un Estado parte en contra de otro estado
parte en el Convenio Europeo628. La competencia consultiva, por su parte, opera
previa solicitud del Comité de Ministros629.
Jurisprudencia sobre el derecho a recurso. El artículo 6.1 del Convenio
Europeo, relativo a un proceso equitativo, no se refiere expresamente al derecho
a recurso630. De acuerdo con la perspectiva del Tribunal Europeo, y en palabras
622
623
624
625
626
627
628
629
630
Convenio Europeo de Derechos Humanos, art. 21.1.
IBÍD, artículo 26.1.
IBÍD, art. 27 y 28, en relación con el art. 34.
IBÍD, art. 29, en relación con los arts. 33 y 34.
IBÍD, art. 30 y 31, en relación con los arts. 33, 34, 43, 46 y 47.
IBÍD, art. 34.
IBÍD, art. 33.
IBÍD, art. 47.
El artículo 6.1 del Convenio Europeo, que es el que interesa a efectos del presente
trabajo, dispone: “Toda persona tiene derecho a que su causa sea oída equitativa,
públicamente y dentro de un plazo razonable, por un Tribunal independiente e
imparcial, establecido por la Ley, que decidirá los litigios sobre sus derechos y
obligaciones de carácter civil o sobre el fundamento de cualquier acusación en
materia penal dirigida contra ella. La sentencia debe ser pronunciada
públicamente, pero el acceso a la Sala de Audiencia puede ser prohibido a la
prensa y al público durante la totalidad o parte del proceso en interés de la moralidad, del orden público o de la seguridad nacional en una sociedad democrática,
cuando los intereses de los menores o la protección de la vida privada de las
partes en el proceso así lo exijan o en la medida considerada necesaria por el
229
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
de JESÚS-CHACÓN, FRANCO & RAMOS, esta disposición no obliga a los estados
firmantes a crear tribunales de apelación o de casación pero, si un Estado ha
creado tribunales de este tipo, tiene la obligación de velar para que los
justiciables gocen ante ellos de las garantías fundamentales del Art. 6 del
Convenio, especialmente en lo que garantiza al litigante un derecho efectivo de
acceso a los tribunales para las decisiones relativas a sus derechos y obligaciones
civiles631.
Por lo anterior parece interesante remitirse también al artículo 13 del Convenio
Europeo, que se refiere, de acuerdo con la traducción al español de las versiones
en las lenguas oficiales de funcionamiento del Tribunal Europeo, al derecho a un
recurso efectivo. Sin embargo, la palabra “recurso” debe ser entendida en el más
amplio sentido de mecanismo de protección de derechos fundamentales (como las
acciones de protección o de amparo) y no bajo la estrecha idea de medio de
impugnación de resoluciones judiciales (como la apelación o la casación)632.
En ese entendido, resulta interesante destacar que el Tribunal Europeo
reiteradamente ha sostenido que el citado artículo 13 establece como exigencia
que en el Derecho interno de los países exista un recurso que permita la efectiva
tutela de los derechos estatuidos en el Convenio Europeo, cualquiera sea la forma
en que los mismos se encuentren asegurados en el ordenamiento jurídico
nacional633. En otras palabras, el efecto del artículo 13 es requerir la provisión de
un recurso doméstico adecuado para asegurar la defensa de una pretensión
justificada (arguable complaint)634. Por ello el Tribunal ha precisado, por una
parte, que no se satisface esta exigencia de un recurso eficaz si en el
631
632
633
634
Tribunal, atando en circunstancias especiales la publicidad pudiera ser perjudicial
para los intereses de la justicia”.
JESÚS-CHACÓN, M.; FRANCO, J.; RAMOS, F., “Los recursos en el proceso civil
español”, en Tavolari (ed.) Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII
jornadas iberoamericanas de derecho procesal, vol. 2, Punto Lex - Thomson Reuters,
Santiago de Chile, 2010, págs. 800-832.
El artículo 13 del Convenio Europeo confiere el “derecho a un recurso efectivo” en
los siguientes términos: “Toda persona cuyos derechos y libertades reconocidos
en el presente Convenio hayan sido violados, tiene derecho a la concesión de un
recurso efectivo ante una instancia nacional, incluso cuando la violación haya sido
cometida por personas que actúen en el ejercicio de sus funciones oficiales”
Textualmente ha expresado el Tribunal Europeo lo siguiente: “As the Court has
held on many occasions, Article 13 of the Convention guarantees the availability
at national level of a remedy to enforce the substance of the Convention rights
and freedoms in whatever form they may happen to be secured in the domestic
legal order”. Tribunal Europeo de Derechos Humanos, caso Kuric and others v.
Eslovenia, 26828/06, de 26 de junio de 2012, párrafo 369, que incluye referencia a
una sentencia anterior. En el mismo sentido, caso Souza Ribeiro v. France,
22.689/07, de 13 de diciembre de 2012, párrafo 78; caso El-Masri v. The former
Yugoslav Reppublic of Macedonia, 39.630/09, de 13 de diciembre de 2012,
párrafo 255; y Zabiyeva and others v. Russia, 35052/04, de 17 de septiembre de
2009, párrafo 140.
Tribunal Europeo de Derechos Humanos, caso Finger v. Bulgaria, 37346/05, de
10 de mayo de 2011, párrafo 83 (b); caso Stanev v. Bulgaria, 36760/06, de 17 de
enero de 2012, párrafo 217; caso Kuric and others v. Slovenia, 26.828/06, de 26 de
junio de 2012, párrafo 369.
230
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
ordenamiento jurídico interno de un Estado se carece de un mecanismo o
instrumento (como las acciones de protección o de amparo) que cumpla las
exigencias de accesibilidad y eficacia (“accessibility and effectiveness”)635. Y, por
otra parte, que la exigencia del artículo 13 sólo se satisface si el recurso es
efectivo tanto en términos legales (o teóricos), como en la práctica636.
De manera más específica, el Tribunal Europeo ha declarado que se vulnera el
mencionado artículo 13 si en virtud del recurso deducido el órgano jurisdiccional
nacional se limita a evaluar la legalidad de la deportación a su país del
recurrente, si la persona afectada ha alegado que tal decisión la coloca en grave
riesgo de sufrir tratos crueles, inhumanos o degradantes en dicho país. Además,
en ese riesgoso contexto, el exiguo plazo de cinco días establecido para deducir
dicho recurso, ya vencido al momento de interponerlo, resulta discordante con la
tutela del artículo 3 del Convenio Europeo, que precisamente se refiere a la
integridad personal637.
Conclusiones para la reforma procesal civil. La jurisprudencia asentada por el
Tribunal Europeo de Derechos Humanos presenta a lo menos dos interesantes
aportes de relevancia a efectos del presente trabajo.
En primer lugar, y según confirma la doctrina, el Tribunal carece de
pronunciamientos que establezcan el derecho a recurso, en el sentido de un
medio de impugnación de resoluciones judiciales, como un derecho implícito o
adscrito al artículo 6 del Convenio para la Protección de los derechos humanos y
de las libertades fundamentales.
En segundo lugar, el Tribunal exige que los Estados cuenten con recursos, en el
sentido de mecanismos, que permitan la efectiva tutela de los derechos incluidos
en la referida Convención. Pues bien, el proyecto de Código Procesal Civil
chileno se encuentra en sintonía con esta exigencia, desde que contempla como
causal del recurso extraordinario precisamente la vulneración de derechos
fundamentales establecidos tanto en la Constitución como en tratados ratificados
y vigentes en el ordenamiento jurídico chileno638.
635
636
637
638
Tribunal Europeo de Derechos Humanos, caso Finger v. Bulgaria, 37346/05, de
10 de mayo de 2011, párrafo 82.
Tribunal Europeo de Derechos Humanos, caso Stanev v. Bulgaria, 36760/06, 17
de enero de 2012, párrafo 217; caso Souza Ribeiro v. France, 22.689/07, de 13 de
diciembre de 2012, párrafo 80; caso Hirsi Jamaa and others v. Italy, 27.765/09, de
23 de febrero de 2012, párrafo 197; caso El-Masri v. The former Yugoslav
Reppublic of Macedonia, 39.630/09, de 13 de diciembre de 2012, párrafo 255.
En el caso se trató de una mujer iraní que había sido acusada de adulterio y, frente
al riesgo de ser condenada a la pena de lapidación, intentó huir hacia Canadá con
pasaporte falso de este país, vía Turquía y Francia. Sin embargo, fue detenida en
Francia y enviada a Turquía, donde se decidió su deportación a Irán, decisión
administrativa que precisamente dio origen a este caso. Ver Tribunal Europeo de
Derechos Humanos, caso Jabari v. Turquía, 40035/98, de 11 de julio de 2000,
párrafo 40, 41 y 50.
A los derechos fundamentales en el sentido explicado se alude al dotar de
significado atribuido a la expresión “interés general” en el artículo 409, inciso
231
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
V.D. TRIBUNALES CONSTITUCIONALES EXTRANJEROS
Objetivo. Este cuarto apartado está destinado a analizar la jurisprudencia sobre
derecho a recurso de los Tribunales Constitucionales en ciertos países.
Concretamente, se examinarán con mayor detalle el caso de Alemania, Italia y
España. La razón por la cual se han escogido estos tres es porque son los países
cuyos sistemas de recursos pueden tener ciertos puntos de encuentro con Chile
actual y la reforma procesal civil y, en consecuencia, que las consecuencias sean
extrapolables.
V.D.1. Alemania
Es un principio en el procedimiento civil alemán que la parte agraviada por una
decisión judicial generalmente tiene el derecho a apelar con el objetivo de lograr
una revisión de la resolución. Algunas veces esto se deriva de la garantía
constitucional a una protección judicial efectiva, la que también estaría
garantizada contra las sentencias incorrectas que causan agravio. Según KOCH,
este argumento parece débil toda vez que la garantía de protección judicial en el
artículo 19 (4) de la Constitución de Bonn estaba prevista para controlar la
autoridad pública, y no para movilizar al poder judicial contra el propio poder
judicial639.
Reforma al recurso de apelación (Berufung). La justicia civil alemana
tradicionalmente ha ofrecido numerosas alternativas de recursos a las partes
agraviadas por la investigación judicial, resoluciones o sentencias definitivas en
prácticamente cualquier etapa del procedimiento. En casi cualquier caso un
recurrente tiene al menos potencialmente dos niveles más allá de la primera
instancia en los procedimientos ante los tribunales locales. De hecho, el gran
número de resoluciones de tribunales inferiores susceptibles de apelación, el
amplio ámbito de revisión y además la facilidad con que los recursos pueden ser
interpuestos, todo esto ha tendido a producir un retraso en algunos casos,
especialmente aquellos en que una parte recalcitrante insiste en agotar todas las
opciones de recursos640.
Por mucho tiempo en Alemania la academia, el colegio de abogados y la
legislatura han debatido acerca de la conveniencia de reformas diseñadas para
acelerar la estructura de recursos y limitar el ámbito de revisión en muchas
materias. En julio del 2001 este debate culminó en una legislación
(Zivilprozessreformgesetz) que implementa algunas, pero no todas, las propuestas
de reforma641.
639
640
641
segundo, letra a), del proyecto de Código Procesal Civil en actual tramitación en
el Congreso Nacional.
KOCH, H., “Germany”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.) Recourse Against
Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union Europeenne,
Kluwer Law International, La Haya, 1999, págs. 155-173.
MURRAY, P. L.; Stürner, R., German civil justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004. pág. 367
IBÍD.
232
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
Esta, en cierto sentido excesiva abundancia de recursos puede parecer extrema a
un observador extranjero. En algunos casos el uso frecuente que los abogados
hacen de los recursos puede resultar en retraso. Sin embargo, uno debe ser
cauteloso respecto de este sistema y de considerarlo una redundancia que pudiera
ser fácilmente abreviada o recortable642. Los jueces de primera instancia actúan
con una relativa rapidez y eficiencia procesando el caso desde la demanda hasta
la sentencia. Esta eficiencia les da a los litigantes el beneficio de una decisión
temprana de su caso. La disponibilidad de recursos de apelación comprehensivos
proveen a los litigantes con una segunda mirada en aquellos casos en que la
relativa rapidez de la resolución de primera instancia podría no haber dado la
debida atención a un hecho de importancia o un detalle de Derecho. Dicho de
otro modo, la calidad garantizada por un sistema robusto de recursos hace
posible una ruta relativamente breve y barata hacia una decisión inicial. Muchos
litigantes consideran aceptable la decisión de primera instancia, en cuyo caso se
ahorrará tiempo y dinero. Los recursos de apelación proveen tiempo extra y
atención judicial adicional para esa minoría de casos en los cuales en que al
menos una de las partes cree que no han sido atendidas correctamente por la
decisión inicial expedita643.
Por esta razón las propuestas de reforma diseñadas para reducir los
procedimientos de apelación y sus consecuencias en costos y retraso, deben
tomar en consideración al procedimiento de primera instancia. Sería beneficioso
–señalan MURRAY & STÜRNER– si mayores esfuerzos y debate se gastaran en
todos los casos en la instancia inicial con el objeto de compensar una potencial
reducción de las opciones de apelación644. Esta interrelación, concluyen, podría
ser la razón por la cual las reformas en el procedimiento de apelación que se
promulgaron en julio del 2001 fueron relativamente modestas y no redujeron
seriamente ni acortaron opciones de apelación en la mayoría de los casos civiles.
Ahora bien, una apelación –entendida como recurso de segunda instancia–
tradicionalmente en Alemania ha sido considerada como una nueva oportunidad
para reexaminar los hechos y el Derecho. Es una segunda chance en que
prácticamente todo lo que se presentó ante el tribunal de primera instancia está
sujeto a reconsideración por la Corte de Apelaciones645. En los términos de la
doctrina alemana tradicional, se ha dicho, el objetivo de la apelación de los
hechos y el Derecho ha sido:
[N]o sólo la corrección de errores del tribunal inferior en asuntos de
hecho o Derecho, sino que por completo una nueva decisión de la
controversia a través de la continuación de la argumentación y con ius
novorum, esto es, la admisibilidad de nueva evidencia en apoyo de la
acción o defensa.646
642
643
644
645
646
IBÍD. pág. 368
IBÍD.
IBÍD. pág. 369.
IBÍD. pág. 373.
“[N]icht nur die Korrektur von Fehlern des Untergerichts in tatsächlicher oder
in rechtlicher Beziehung, sondern eine völlig neue Entscheidung des Rechtstreits
durch Fortsetzung und Erneuerung der Verhandlung und mit dem ius novorum,
233
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
También ha sido fácil plantear ante la Corte de Apelaciones cierto material
probatorio que se vuelve conocido o relevante después que el procedimiento de
primera instancia ha terminado. Tradicionalmente la Corte de Apelaciones ha
sido libre para tener por probados los hechos o extraer inferencias fácticas
diferentes de aquellas que fueron encontradas por el tribunal de primera
instancia647.
Una vez dicho eso –advierten MURRAY & STÜRNER– el ámbito del recurso de
segunda instancia y la competencia de la Corte de Apelaciones para considerar
nuevas versiones de los hechos o aceptar la presentación de nuevos elementos de
prueba ha estado sujeta a una reducción gradual a lo largo del tiempo,
culminando en la reforma más reciente de julio del 2001. 648 Bajo el estándar
actual de impugnación, a la Corte de Apelaciones se le exige aceptar los hechos
que tuvo por probado el tribunal de primera instancia:
[E]n la medida que no haya un indicio claro que haga dudar de la
corrección o completitud de los materiales para la determinación de los
hechos en la resolución y, por lo tanto, que requiera una nueva
determinación de los hechos.649
En consecuencia, actualmente las Cortes de Apelación alemanas –a diferencia de
como lo entendía la doctrina tradicional– ya no están para reexaminar los hechos
por regla general, sino que sólo cuando están seriamente en disputa o sólo
cuando hay una probabilidad de un resultado diferente. Por otra parte, si el
recurrente puede plantear una duda real acerca de la averiguación de los hechos
en el tribunal inferior, la Corte de Apelaciones puede reexaminar los hechos ex
novo, y de ser necesario, recibir nuevamente la prueba rendida a quo o incluso
recibir prueba no considerada por el tribunal de primera instancia. Si bien la
Corte de Apelaciones, de este nuevo modo, puede evaluar nueva prueba, o
reconsiderar la ya rendida anteriormente, esto sucede en una minoría de casos650.
Reforma al recurso ante al Corte Suprema (Revision). Para comprender la
jurisprudencia del Tribunal Constitucional alemán sobre el recurso ante la Corte
Suprema es importante no confundir la situación anterior a la reforma del 2001,
de la posterior a ella.
(Pre-2001). Antes de la reforma del 2001, el recurso ante la Corte Suprema
(Revision) estaba sujeto a un requisito de summa gravaminis. Si el caso no
647
648
649
650
d.h. der grundsätzlichen Zulässigkeit neuer Angriffs- und Verteidigungsmittel”
ROSENBERG, L.; SCHWAB, K. H.; GOTTWALD, P., Zivilprozessrecht, C.H. Beck,
München, 1993. pág. 802.
MURRAY, P. L.; Stürner, R., German civil justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004. pág. 373
IBÍD.
“[D]ie vom Gericht des ersten Rechtszuges festgestellten Tatsachen, soweit
nicht konkrete Anhaltspunkte Zweifel an der Richtigkeit oder Vollständigkeit der
entscheidungserheblichen Feststellungen begründen und deshalb eine erneute
Feststellung gebieten” Código Procesal Civil alemán, ZPO §513(1) §529(1)(1)
MURRAY, P. L.; STÜRNER, R., German civil justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004. pág. 374
234
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
superaba la cuantía, el tribunal a quo debía autorizar la interposición del recurso.
Si el caso sí superaba dicha cuantía, el recurso podía ser interpuesto sin necesidad
de la autorización del a quo. Sin embargo, en este último caso (cuando sí se
supera la summa gravaminis) la Corte Suprema conservaba la facultad de no
entrar a conocer el recurso de Revisión si el caso no tenía una importancia
pública general o significación jurídica fundamental (§554.b). Este sistema
cambió sustancialmente en 1980 debido a una decisión del pleno del tribunal
constitucional 651 . En ella se estableció que la Corte Suprema debería aceptar
entrar a conocer un recurso de Revisión si había un error individual en la
sentencia apelada652.
En otras palabras, antes de la reforma del 2001, incluso si el caso involucraba
más de 60.000 marcos alemanes, la Corte Suprema civil podía rechazar el recurso
si la sala consideraba que “el asunto jurídico del caso no tenía una significación
fundamental”. El tribunal constitucional estableció que esta disposición
solamente podía ser aplicada constitucionalmente a los casos que tengan una
poca probabilidad de éxito sobre sus méritos de fondo. De este modo, el Tribunal
Constitucional protegió a las partes que tenían casos con alto mérito de fondo
pero sin una significación jurídica fundamental decidida en base a una
arbitrariedad judicial653.
(Post-2001). Después de la reforma del 2001 se eliminó el requisito de summa
gravaminis. Ahora todos los recursos deben superar el filtro de trascendencia
jurisprudencial, independientemente de su cuantía. Este nuevo sistema contiene
–según GOTTWALD–una decisión realmente política en el sentido de establecer
un acceso igualitario a la Corte Suprema654. Los casos comerciales que tienen una
alta cuantía en disputa ya no podrán acceder a la tercera instancia si no
involucran una cuestión general de importancia pública. A la inversa, disputas
económicamente pequeñas ahora pueden ser presentadas ante la Corte Suprema
si ellas despiertan un problema de significación fundamental655.
Ahora bien, este nuevo proceso de selección de casos, que se basa en la
significación del asunto jurídico, puede presentar cuestionamientos de
constitucionalidad656.
651
652
653
654
655
656
GOTTWALD, P., “Review appeal to the German Federal Supreme Court after the
reform of 2001”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en
Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs.
89.
BVerfGE 54, 277, 285 f. NJW 1981, 39.
MURRAY, P. L.; Stürner, R., German civil justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004. pág. 61
GOTTWALD, P., “Review appeal to the German Federal Supreme Court after the
reform of 2001”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en
Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs.
89.
IBÍD.
MURRAY, P. L.; Stürner, R., German civil justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004. pág. 389
235
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
La regulación anterior a la reforma del 2001 establecía una aceptación
discrecional de la Revisión para los casos que tenían una cuantía inferior a los
60.000 marcos alemanes, basado en un estándar similar de significación
fundamental del asunto jurídico. El tribunal constitucional alemán estableció –en
la lectura que hacen MURRAY & STÜRNER– que aplicar un estándar que requiere
un mínimo de significación jurídica a sólo algunos casos, pero no a todos los
recursos, puede violar el derecho al debido proceso657. La constitución permitiría
que la Corte Suprema rechace un caso que no tiene significación jurídica sólo si
tampoco tiene chances basado en sus méritos de fondo658. El pleno del tribunal
constitucional después decidió que el antiguo artículo §554.b del Código
Procesal Civil Alemán (el que autorizaba a la Corte Suprema a rechazar por su
falta de significación a pesar de superar la cuantía de 60.000 marcos alemanes)
debe ser interpretado como una base para el rechazo de los recursos sin mérito
de fondo por sobre un proceso discrecional para aceptar unos recursos y no
otros659.
La nueva regulación de la Revisión somete a todos los recursos,
independientemente de la cuantía involucrada, al mismo estándar de selección
según el criterio de significación jurídica. Esta circunstancia, concluyen
MURRAY & STÜRNER, debería ser suficiente para diferenciar la regulación actual
de aquella anterior a la reforma que despertaba la preocupación del Tribunal
Constitucional660.
Con todo, los mismos autores reconocen que no es predecible el desarrollo que
tenga esta cuestión a futuro. Es posible, señalan, que la Corte Suprema se vea
influenciada por los comentarios críticos de los académicos, los abogados
practicantes o incluso por futuras decisiones del Tribunal Constitucional ya
adopte una interpretación más amplia de los requisitos de admisibilidad de la
Revisión. La interpretación actual es bastante restringida y, advierten, puede
crear injusticias e insatisfacción661.
Conclusiones para la reforma procesal civil. En nuestra opinión, es posible
extraer básicamente tres lecciones del caso alemán. La primera es que un país
puede llegar a tener abundantes medios de impugnación sin necesidad de
consagrar explícitamente un derecho a recurso en su Constitución. La razón por
la cual se llega a tener un sistema recursivo múltiple pareciera deberse más bien
a presiones culturales y no a un mandato constitucional.
La segunda lección apunta a que incluso en un sistema jurídico donde la
abundancia de medios de impugnación llega a ser parte de la cultura, aún así fue
posible establecer reformas que los restrinjan. Como vimos, la reforma del 2001
657
658
659
660
661
MURRAY, P. L.; Stürner, R., German civil justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004. pág. 389
49 BVergGe 148 (1979).
54 BVerfGe 277 (1981).
MURRAY, P. L.; Stürner, R., German civil justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004. pág. 389
IBÍD. pág. 390
236
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
limitó sus ámbitos de revisión y la procedencia de los mismos, alterando la visión
alemana tradicional que se tenía respecto de la función amplia de los recursos.
La última lección nos orienta respecto de la reforma a los recursos ante la Corte
Suprema. La preocupación del Tribunal Constitucional alemán era que la
Revisión anterior a la reforma del 2001 infringiría el debido proceso porque
hacía una distinción entre los casos de mayor y menor cuantía, en donde a sólo
los segundos se les exigía un requisito adicional de “significación fundamental”
para poder acceder a la Corte y a los primeros no. El nuevo recurso de Revisión
(post-2001) salvaría este problema de constitucionalidad –en la lectura de
MURRAY & STÜRNER– porque el requisito de “significación fundamental” a
partir de la reforma se exigiría igualitariamente tanto para los casos de menor
como también para los de mayor cuantía.
Visto de este modo, entonces, el recurso extraordinario de la reforma procesal
civil chilena satisface el estándar alemán. El nuevo recurso chileno, al igual que
la Revisión alemana post-2001, exige al requisito de “interés general” para todos
los casos, independientemente de su cuantía. A diferencia de la nueva casación
civil española –que exige el “interés casacional” sólo para los casos que no
superan la summa gravaminis– y que, por lo tanto, sería inconstitucional desde
el punto de vista de la jurisprudencia alemana.
V.D.2. Italia
Retraso indebido. Con los años se ha vuelto un lugar común tanto para los
italianos como para los comentadores extranjeros que el sistema de
procedimiento civil introducido por el código de 1940 –en vigor desde 1942, y
reformado en 1950– es, en el mejor de los casos, ineficiente662. De hecho, a pesar
de que el retraso pareciera caracterizar, en mayor o menor grado, la mayoría de
los sistemas jurídicos contemporáneos, el retraso que se alcanza en Italia se ha
vuelto intolerable, hasta el punto de llegar a una verdadera denegación de
justicia663.
La demora de su procedimiento civil llega a tal punto que violaría artículo 6 § 1
de la Convención Europea de Derechos Humanos, a saber, el derecho a un juicio
dentro de un plazo razonable. Por esa razón el Tribunal Europeo de Derechos
Humanos ha condenado a Italia en múltiples oportunidades, por nombrar
algunos casos: Capuno v. Italia (1991) 13 THDR 271; Santalli v. Italia (1992) 14
THDR 421; Massa v. Italia (1994) 18 THDR 266; Paccione v. Italia (1995) 20
THDR 396.664
Los aspectos del procedimiento civil que contribuyen sustancialmente a esta
excesiva duración incluyen la predominancia de elementos escritos sobre los
662
663
664
BARSOTTI, V.; VARANO, V., “Italy”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.) Recourse
Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union
Europeenne, Kluwer Law International, La Haya, 1999, págs. 207.
IBÍD.
IBID, pág. 207 np. 3
237
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
orales, la falta de inmediación con las fuentes de prueba, el carácter
desconcentrado del procedimiento, la falta de ejecución de la sentencia de
primera instancia y –agregan BARSOTTI & VARANO– “la naturaleza de la
apelación como un enjuiciamiento ex novo del caso, permitiendo la introducción
de nuevas defensas y nueva prueba”.665
Reformas a la casación. De ahí que las modificaciones al procedimiento de
casación han sido en Italia un evento histórico y han devenido en los últimos
años una verdadera rutina666. Sin embargo, la posibilidad de imponer una barrera
al acceso –y así solucionar la sobrecarga de la Corte– había sido usualmente vista
como una solución incompatible con la carta constitucional italiana que coloca el
recurso de casación como una garantía del proceso: el artículo 111 asegura el
recurso de casación contra todas las “sentencias” (según la lectura extensiva que
la propia jurisprudencia habría impuesto).
En su momento se intentó derogar ese derecho constitucional a la casación, sin
éxito. La posibilidad de una reforma constitucional que quita del medio la
garantía del recurso de casación –de manera que permita una reducción
fuertísima del número de los recursos– según CHIARLONI se “encuentra [sic]
sepultado” en los trabajos de la comisión bicameral para las reformas
constitucionales del 2002, en el texto base sobre el sistema de garantías, con la
propuesta de una reforma que admite el recurso de casación para la sentencia
sólo en los casos previstos en la ley667.
¿Qué hacer para obtener menos recursos, si la garantía constitucional no había
sido tocada? Se podía introducir sólo algún paliativo. La reforma del 2006 habría
sido precisamente un conjunto de reformas pequeñas, restringiendo la casación
per saltum y limitarla a las sentencias definitivas y no las interlocutorias. Solución
paliativa, que según CHIARLONI, a final de cuentas habría implicado un aumento
de los recursos por sobre el ahorro que se había estimado668. En el año 2006,
entonces, se introdujeron nuevas reglas sobre el control de la casación que
pretendían solucionar su disfunción crónica, según las cuales el objetivo primario
era recuperar el “rol nomofiláctico”, siempre perseguido por una Corte fatigada,
insegura y perpetuamente atrasada debido a la enorme mole de recursos669.
No se habían alcanzado a metabolizar los cambios de la reforma del 2006, cuando
la reforma del 2009 vino a introducir un nuevo filtro de acceso. La reforma del
2009 introduce un nuevo artículo 360bis en el código procesal civil italiano. Su
665
666
667
668
669
IBÍD, pág. 207 np. 2.
SASSANI, B., “In nome della «nomofilachia»: il ricorso per cassazione dal «quesito»
al «filtro»”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El recurso de casación
civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 657.
CHIARLONI, S., “Tareas fundamentales de la corte suprema de casación, la
heterogeneidad de los fines surgida de la garantía constitucional del derecho al
recurso y las recientes reformas”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante
Tribunales Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión
Jurídica, Madrid, 2008, pág. 67
IBÍD. págs. 68-69
IBÍD.
238
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
finalidad fue intentar un reforzamiento de las barreras de acceso a la casación
respecto del número siempre excesivo de recursos y un evidente abuso de este
remedio670. Concretamente, con este nuevo filtro la Corte Suprema italiana puede
rechazar en admisibilidad un caso si está conforme con la jurisprudencia, por una
parte, o está manifiestamente infundado el vicio procesal.
La reforma del 2009, entonces, logró lo que no pudieron las anteriores.
Introducir una barrera de acceso. Esto plantea el problema de la conformidad
con la constitución italiana que tendría el nuevo filtro del artículo 360bis. Como
señala SASSANI, “[l]a doctrina está absolutamente dividida”.671
Derecho a recurso. Introducción. El caso italiano es uno de los más
interesantes desde el punto de vista del derecho a recurso. La razón es que, si
bien no posee derecho a impugnación contra la primera instancia en sus propios
términos, su Constitución sí consagra un derecho a la casación ante la Corte
Suprema. Por lo tanto, en el análisis que se hace a continuación es importante no
confundir las cuestiones que abordan a la casación misma de aquellas otras que
refieren a los demás recursos de rango inferior.
Derecho a la apelación. El derecho a apelación en el sistema jurídico italiano en
rigor no tiene sustento constitucional. El tribunal constitucional mismo, en
diversos obiter dicta, expresamente ha excluido cualquier fundamento
constitucional para un derecho a apelar (i.e. Sentencia nº 54 del 29 de mayo de
1968)672.
Sin embargo, señalan BARSOTTI & VARANO, el derecho a
enraizado en la tradición que puede ser considerado, como
europeos, una garantía fundamental del debido proceso, cuya
improbable 673 . El único autor italiano que se habría opuesto
CAPPELLETTI674.
apelar está tan
en otros países
abolición parece
abiertamente es
Derecho a la casación. A diferencia de la apelación contra la primera instancia,
el recurso ante la Corte Suprema italiana (Corte di Cassazzione) si posee un
fundamento constitucional, el artículo 111:
670
671
672
673
674
IBÍD. pág. 658.
SASSANI, B., “In nome della «nomofilachia»: il ricorso per cassazione dal «quesito»
al «filtro»”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El recurso de casación
civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 657.
Disponible en Giuizprudenza Costituzionale 13 (1968) págs. 831-832.
<www.cortecostituzionale.it>
BARSOTTI, V.; VARANO, V., “Italy”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.) Recourse
Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union
Europeenne, Kluwer Law International, La Haya, 1999, pág. 212.
En su Parere iconoclástico sulla reforma del proceso civile italiano, en
Giurizprudenza Italiana Vol. 121, nº 4 (1969) pags. 81-88.
239
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
Contra las sentencias y contra las medidas privativas de libertad
personal, pronunciadas por órganos jurisdiccionales o especiales, será
siempre admisible recurso de casación por violación de la ley. 675
Resulta hasta este punto fácil –sostiene CHIARLONI– darse cuenta de la principal
razón por la cual el constituyente de 1948 habría establecido esta garantía del
recurso de casación por violación de la ley respecto de todas las sentencias. Se
trataba de garantizar el respeto al principio de igualdad de los ciudadanos
involucrados en procesos de cualquier tipo. Con relación al proceso civil, y el
juez de mérito decide una controversia distanciándose de los precedentes
uniformes de la corte de casación, el derrotado ve violada la paridad de
tratamiento en la aplicación de la ley con las partes de otros procesos que han
visto a otros jueces de mérito uniformarse a dichos precedentes. La garantía del
recurso de casación en una situación de tal índole tiene la función de reparar la
violación del principio de igualdad sufrido por el derrotado676.
En consecuencia, en Italia la abolición de la casación no depende sólo de superar
una tradición, sino que también requiere lograr los quórum para derogar normas
constitucionales. Esto no significa, sin embargo, que la casación italiana no
pueda ser en algún grado reformada. De hecho, la regulación actual excede el
mínimo que exige la Constitución. El código de procedimiento civil permite que
la Corte revise no sólo la “violación de la ley” que, recodemos, es el mínimo
constitucional, sino que también contempla los vicios procedimentales y en
alguna medida la valoración de la prueba. En consecuencia, el legislador tendría
algún espacio para restringir los ámbitos de revisión de la casación677.
Pero ya no respecto de los ámbitos de revisión, sino que respecto de los filtros de
acceso a la Corte Suprema, las posibilidades de reforma estarían fuertemente
restringidas por la constitución italiana.
Críticas contra el derecho a la casación. Sin embargo, señala CHIARLONI:
“[sic] Las vías del infierno están integradas de buenas intenciones”678. El autor
hace este diagnóstico crítico porque, según él, la garantía del recurso contra
675
676
677
678
“Contro le sentenze e contro i provvedimenti sulla libertà personale, pronunciati
dagli organi giurisdizionali o speciali, è sempre ammesso ricorso in Cassazione
por violazione di legge” Art. 111 inciso séptimo – Costituzione della Repubblica
Italiana.
CHIARLONI, S., “Tareas fundamentales de la corte suprema de casación, la
heterogeneidad de los fines surgida de la garantía constitucional del derecho al
recurso y las recientes reformas”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante
Tribunales Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión
Jurídica, Madrid, 2008, pág. 59.
BARSOTTI, V.; VARANO, V., “Italy”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.) Recourse
Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union
Europeenne, Kluwer Law International, La Haya, 1999, pág. 212.
CHIARLONI, S., “Tareas fundamentales de la corte suprema de casación, la
heterogeneidad de los fines surgida de la garantía constitucional del derecho al
recurso y las recientes reformas”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante
Tribunales Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión
Jurídica, Madrid, 2008, pág. 60.
240
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
todas las sentencias ha determinado la imposibilidad para la corte de casación de
asegurar la uniforme interpretación y aplicación de la ley:
La razón es simple y puede estar contenida en un dicho de la sabiduría
popular: hay tantas opiniones como personas (tot capita tot sentenciae).
Desde hace muchos años los recursos son demasiado numerosos y están
en progresiva vía de aumento, ya han superado más de 10 veces respecto
de los que se presentaban en los años cincuenta del siglo pasado, de
manera que también son demasiado numerosos y en progresiva vía de
aumento los jueces llamados a conocerlos.679
La consecuencia, según él, está a la vista de todos. Agregando el desorden
jurisprudencial al desorden legislativo que caracteriza la actividad de los
parlamentos modernos, la Corte Suprema italiana presenta un panorama de
pronunciamientos divergentes entre sala y sala, entre sesiones individuales y
sesiones en pleno, y a menudo, además, también el interior de la sala misma680.
Esto consolidaría un círculo vicioso. Cuanto más aumentan los recursos, tanto
más aumentan los contrastes tanto por la dificultad para los jueces llamados a
decidir de tener conocimiento de los precedentes más recientes a causa de “la
[sic] elefantiasis de la corte y de su interno desorden organizativo”, como por las
incontenibles divergencias respecto de los valores que sustentan la
interpretación jurídica, que se verifican en las valoraciones de las diferentes
integraciones de jueces que rotan en las salas. Pero cuanto más la jurisprudencia
de la corte se asemeja a un [sic] supermercado donde el derrotado en el juicio de
mérito también encuentra precedentes favorables, tanto más aumentan los
recursos681.
Sin embargo, la reforma del 2009, a diferencia de las anteriores, introdujo un
filtro de acceso que permite a la Corte Suprema excluir aquellos casos que están
conformes con la jurisprudencia. Con todo, TARUFFO asegura que esta reforma
es de “incierta legitimidad constitucionalidad” por su oposición al art. 111 de la
Constitución que sigue sin ser alterado682. Cabe preguntarse, entonces, ¿cómo
fue posible que en Italia finalmente se instaurara un barrera de acceso a la Corte
Suprema que pareciera oponerse, de un modo mas o menos evidente, a su
derecho constitucional a la casación?
En nuestra opinión, una explicación posible está en las numerosísimas condenas
a Italia por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Como vimos, la excesiva
duración de su proceso civil en buena medida se debe a la facilidad y demora con
los recursos. Luego, pareciera ser que el 2009 logró instaurar un filtro de acceso
a la casación –a pesar de su artículo 111 de la Constitución interna– en
cumplimiento de los fallos que condenan a Italia por infracción del juicio dentro
de un plazo razonable.
679
680
681
682
IBÍD.
IBÍD.
IBÍD. pág. 61
TARUFFO, M., “Le funzioni delle Corti supreme. Cenni generali”, Annuario di
diritto comparato e di studi legislativi, vol. 2011, pág. 31.
241
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
Conclusiones para la reforma procesal civil. Del caso italiano podemos
extraer una importante advertencia. La consagración a nivel constitucional de un
derecho a recurso ante la Corte Suprema (Art. 111 – casación) –si bien puede
estar fundamentado en buenas intenciones, como decía CHIARLONI– a largo
plazo lleva al colapso. Por una parte, una interpretación cada vez más extensiva
de la cláusula constitucional hace que las reglas de admisibilidad se relajen y la
sobrecarga de casos del tribunal aumente. Por la otra, la misma cláusula
constitucional termina operando como una barrera a las reformas que buscan
solucionar esa sobrecarga. Sin la posibilidad de implementar filtros que excluyan
casos según cierto criterio de importancia, para solucionar la sobrecarga al
legislador sólo le queda la alternativa de aumentar la dotación de jueces. Pero
con una cantidad de jueces cada vez mayor, mayor será la disparidad de criterios
al interior de la propia Corte Suprema.
La Constitución chilena no contempla un “derecho a la casación” al modo que lo
hace la Constitución italiana. Luego, el legislador chileno gozaría de mayor
flexibilidad que en Italia para experimentar con filtros que restrinjan el acceso al
recurso, para aliviar la sobrecarga de la Corte Suprema y mejorar cumplimiento
de sus funciones. Derogar por completo la casación –como propone el proyecto
de código procesal civil– y sustituirlo por un nuevo “recurso extraordinario” de
características distintas, sería algo completamente inconstitucional en Italia,
pero no en Chile.
Por último, la reforma del 2009 –que introdujo el nuevo filtro del importancia
jurisprudencial del caso (350bis)– demostraría que, una vez superado el retraso
judicial más allá del debido proceso (plazo razonable), incluso la exigencia
constitucional de un derecho a recurso debe ser relajada para implementar
soluciones a la sobrecarga.
V.D.3. España
Tutela judicial efectiva. La vigente Constitución española de 1978 se sumó a la
corriente abierta por otras Constituciones europeas promulgadas tras la segunda
guerra mundial, de manera que, al igual que habían hecho, por ejemplo, la
Constitución italiana de 1947 y la Ley Fundamental de Bonn de 1949, la
Constitución española también incorporó en su texto, y sobre todo en su artículo
24, la proclamación de un amplio catálogo de derechos y garantías procesales683.
Por otra parte, hay que tener en cuenta que la constitucionalización de los
principios y garantías del proceso no termina con la mención de los mismos en el
texto constitucional. Por el contrario, esa formulación se debe completar con las
declaraciones de derechos procesales que se efectúan en los Convenios y textos
683
JESÚS-CHACÓN, M.; FRANCO, J.; RAMOS, F., “Los recursos en el proceso civil
español”, en Raúl Tavolari (ed.) Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las
XXII jornadas iberoamericanas de derecho procesal, vol. 2, Punto Lex - Thomson
Reuters, Santiago de Chile, 2010, pág. 800
242
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
internacionales suscritos por España 684 . En este sentido, el Art. 10.2 de la
Constitución española establece:
Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que
la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la
Declaración Universal de Derechos Humanos y los Tratados y acuerdos
internacionales sobre las mismas materias ratificados por España.
Ahora bien, entre los diversos derechos y garantías procesales reconocidos en la
Constitución española, hay uno de ellos que ha alcanzado, sin duda, la máxima
relevancia: el derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el
ejercicio de los derechos e intereses legítimos. En aras a la brevedad, se suele
utilizar la denominación, más concisa, de derecho a la tutela judicial efectiva para
hacer referencia a ese derecho fundamental685.
Desde sus primeras Sentencias, el Tribunal Constitucional español ha venido
dotando de una gran amplitud al derecho a la tutela judicial efectiva,
reconduciéndolo a otros derechos procesales expresamente proclamados en la
Constitución, e incluyendo en el contenido de dicho derecho algunas garantías
procesales que carecen de un reconocimiento explícito en el texto
constitucional686.
Por ello el Tribunal Constitucional español, al poco de entrar en funcionamiento,
debió pronunciarse acerca de una cuestión de extraordinaria trascendencia, a
saber: si el derecho a recurso, es decir, el derecho a impugnar las resoluciones
judiciales, tiene o no el carácter constitucional o fundamental en el sistema
procesal español. Dada la fuerza expansiva que el tribunal constitucional había
comenzado a otorgar al derecho a la tutela judicial efectiva, se trataba de
determinar si el derecho a recurso estaba o no incluido en aquel derecho
fundamental687.
Derecho a la apelación. No resulta del todo un punto exento de complejidad –
señala ASCENCIO MELLADO– indagar acerca de la existencia en España de un
derecho a los recursos que pueda asignarse rango constitucional toda vez que la
jurisprudencia del Tribunal Constitucional –máximo intérprete de la Carta
Magna–, es en este punto un tanto oscilante en sus últimas resoluciones. En la
doctrina de este órgano se observa que, a pesar de mantener esencialmente los
mismos postulados, varían notablemente los matices de su discurso688.
La mencionada complejidad es mayor si se atiende al dato objetivo de la
inexistencia en la Constitución española de 1978 de norma alguna que
684
685
686
687
688
IBÍD.
IBÍD.
IBÍD.
IBÍD.
ASENCIO MELLADO, J. M., “Spain”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.) Recourse
Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union
Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs. 281.
243
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
expresamente sancione el derecho de los intervinientes en un proceso a recurrir
las resoluciones en el mismo pronunciadas689.
El precepto, pues, alrededor del cual se ha articulado la doctrina del Tribunal
Constitucional en materia de recursos es el art. 24.1 el cual viene a consagrar el
denominado ‘derecho a la tutela judicial efectiva’, precepto éste de enorme
amplitud en su configuración e interpretación inicial y que, paulatinamente ha
venido experimentando sucesivas conformaciones que lo han reconducido
sustancialmente a la protección del clásico derecho de acción en su acepción
abstracta690.
Durante los años ochenta del siglo pasado y en la primera parte de la década de
los noventa del mismo siglo, la jurisprudencia constitucional española hizo un
uso amplio del criterio interpretativo pro actione en el ámbito del derecho al
acceso al sistema de recursos establecidos por la ley. De acuerdo con el principio
pro actione, el Tribunal Constitucional español entendió, durante aquella época,
que los requisitos procesales que dan acceso a los recursos legalmente
establecidos debían ser interpretados en el sentido más favorable para la
efectividad del derecho a la tutela judicial, por lo que los tribunales –en la lectura
de JESÚS-CHACÓN, FRANCO & RAMOS– a la hora de pronunciarse sobre la
admisibilidad a trámite de un recurso, debían preferir aquella interpretación que
resultara más favorable para la admisión del recurso691.
Pero ya en la segunda parte de la década de los noventa del siglo pasado, el
Tribunal Constitucional español introdujo un cambio drástico de criterio en lo
referente al derecho de acceso a los recursos legalmente previstos. La nueva
orientación se ha mantenido hasta la actualidad, e incluso se ha acentuado en
algunos aspectos 692 . A pesar de que la jurisprudencia constitucional sigue
afirmando que el derecho a utilizar los recursos establecidos en la ley forma
parte del derecho fundamental a la tutela judicial efectiva, considera que el
principio pro actione, si bien ha de ser aplicado en cuanto al acceso a la
jurisdicción, no resulta aplicable cuando, obtenida una resolución judicial, se
intenta acceder a ulterior recursos jurisdiccionales para conseguir la revisión de
la resolución en una instancia superior. Dicho en otros términos, el tribunal
constitucional español, después del cambio de doctrina incorporado en esta
esfera, considera que el principio hermenéutico pro actione opera en la fase inicial
del proceso, para acceder al sistema judicial, pero no en las sucesivas , una vez
que se ha conseguido una primera respuesta judicial a la pretensión, ya que,
según el propio Tribunal Constitucional ––concluyen JESÚS-CHACÓN, FRANCO
& RAMOS– la sustancia medular y el contenido esencial del derecho a la tutela
judicial efectiva consisten en que las pretensiones de las partes obtengan una
689
690
691
692
IBÍD.
IBÍD. pág. 282
JESÚS-CHACÓN, M.; FRANCO, J.; RAMOS, F., “Los recursos en el proceso civil
español”, en Raúl Tavolari (ed.) Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las
XXII jornadas iberoamericanas de derecho procesal, vol. 2, Punto Lex - Thomson
Reuters, Santiago de Chile, 2010, pág. 801
IBÍD. pág. 802
244
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
respuesta, pero no importa que ésta sea única o múltiple, lo que dependerá de las
normas procesales ordinarias que regulen el sistema de recursos693.
Así, el derecho a los recursos ha sido encuadrado por el Tribunal Constitucional
en el marco de este derecho a la obtención de la tutela judicial efectiva, si bien
con importantes y decisivos correctivos694. Se afirma, en este sentido, que, y a
salvo de lo que resulta de aplicación al proceso penal, en el cual sí es
constitucionalmente exigible una instancia superior revisora de los hechos objeto
de condena, el derecho a los recursos sólo lo es a aquellos que hayan sido
legalmente establecidos o, lo que es lo mismo, dicho derecho únicamente alcanza
rango constitucional en tanto el legislador ordinario establezca un determinado
recurso de forma expresa. Una vez el recurso haya sido creado por el legislador
ordinario, alcanzarán rango y serán susceptibles de protección constitucional las
limitaciones o interpretaciones que en este orden de ideas coarten su ejercicio o
lo supediten a exigencias inadmisibles695.
En definitiva, en el ámbito civil la creación o establecimiento de recursos es
materia cuya competencia corresponde al legislador ordinario, el cual puede, si lo
estima oportuno por razones de política procesal, configurar una segunda
instancia, suprimir las existentes o crear nuevos recursos más amplios que los
actualmente vigentes696. Sería, como sostiene el Tribunal Constitucional (STC
138/1995), posible en abstracto la inexistencia de recursos o su
condicionamiento al cumplimiento de determinados y ciertos requisitos.
Tribunal Constitucional entiende que es perfectamente imaginable y posible que
el sistema procesal no ofrezca medios de impugnación contra las resoluciones
judiciales o contra algunas de ellas. En el mismo sentido –en la lectura de JESÚSCHACÓN, FRANCO & RAMOS– el Tribunal Constitucional afirma que no puede
encontrarse en la Constitución española ninguna norma o principio que imponga
la necesidad de una doble instancia o de unos determinados recursos, siendo
posible en abstracto su inexistencia o condicionar su admisibilidad al
cumplimiento de ciertos requisitos697.
En coherencia con lo anterior, el Tribunal Constitucional español considera que
pertenece al ámbito de libertad del legislador determinar la configuración de los
diversos recursos que pueden ser utilizados para impugnar las resoluciones
judiciales; asimismo el legislador es libre para especificar los supuestos en los que
resulta procedente la interposición de los distintos recursos; e igualmente
693
694
695
696
697
IBÍD.
ASENCIO MELLADO, J. M., “Spain”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.) Recourse
Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union
Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs. 282.
IBÍD.
IBÍD.
JESÚS-CHACÓN, M.; FRANCO, J.; RAMOS, F., “Los recursos en el proceso civil
español”, en Raúl Tavolari (ed.) Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las
XXII jornadas iberoamericanas de derecho procesal, vol. 2, Punto Lex - Thomson
Reuters, Santiago de Chile, 2010, pág. 801.
245
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
corresponde a las leyes procesales reguladoras de los diferentes órdenes
jurisdiccionales concretar los requisitos de admisibilidad de los recursos698.
Sin embargo, una vez establecido el recurso por la ley, la posibilidad de utilizarlo
entra a formar parte del “derecho la tutela judicial efectiva”, que puede ser
protegido mediante el amparo constitucional, pero, incluso en este nivel, los
estándares de control del tribunal constitucional sobre las decisiones de los
tribunales ordinarios han evolucionado hacia un mayor respeto al ámbito propio
de decisión de estos699.
“[Corresponde] a los órganos judiciales el control de la concurrencia de
los requisitos materiales y procesales para la admisión de los recursos,
siendo sus decisiones revisables en sede constitucional únicamente
cuando la resolución judicial de inadmisión se funde en un manifiesto
error o en una causa legal inexistente o en la aplicación no justificada ni
razonable de alguna de las causas legales de inadmisión”.700
Ahora bien, el legislador en la tarea aludida no puede fijar arbitrariamente tales
requisitos al margen de la naturaleza del proceso en el que se sustancia el
recurso y del fin que justifica el mencionado presupuesto (STC 32/1991), ni los
órganos jurisdiccionales pueden interpretar dichos requisitos de forma arbitraria
o irrazonada y con abstracción del fin que justificó su establecimiento. Si ello
sucede, se infringiría el derecho a los recursos que entonces sí adquiriría rango y
protección constitucional701.
En suma, la actual situación española presidida por el principio de la doble
instancia civil no es –sostiene ASCENCIO MELLADO– incompatible con la
proliferación, cada vez más acentuada, de excepciones a dicho principio,
excepciones que tienen su origen y justificación en diversas causas entre las
cuales han de señalarse la necesidad de respeto de los derechos del recurrido a la
efectividad de la sentencia obtenida en primera instancia y la sobrecarga de
trabajo de los órganos jurisdiccionales a los que corresponde la resolución de los
recursos, ambos extremos íntimamente ligados entre sí702.
Derecho a la casación. La influencia del tribunal constitucional en la reforma
de los sistemas de selección en la casación ante el Tribunal Supremo español ha
sido doble y muy diferente. Por un lado, ha reconocido claramente al legislador
ordinario un ámbito de libertad de configuración normativa en esta materia. Por
otro lado, ha apuntado orientaciones para el diseño de las reglas de selección.
698
699
700
701
702
IBÍD.
ORTELLS, M., “La casación en España: Selección de recursos y carga de trabajo
del tribunal supremo”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El recurso
de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 41-42.
STC 201/1994, 4 de julio, Fj. 2º; STS 37/1995, 7 de febrero, Fj. 5º
ASENCIO MELLADO, J. M., “Spain”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.) Recourse
Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union
Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs. 282.
IBID.
246
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
El artículo 123 de la Constitución española –según el cual el Tribunal Supremo
tiene jurisdicción en toda España y es el órgano jurisdiccional superior de todos
los órdenes, salvo en materia de garantías constitucionales– impone, sin duda, la
previsión legal de algún recurso ante este tribunal. Cuestión diferente es que,
con la excepción del proceso penal, el tribunal constitucional considera que no
existe ninguna norma constitucional que imponga al legislador ordinario la
previsión de una determinada clase de recurso o una determinada configuración
de los múltiples componentes del recurso que el legislador haya decidido
establecer, ni que reconozca un derecho fundamental a un recurso menos con
específica configuración 703 . Específicamente, el tribunal constitucional señaló
respecto de la casación:
“[L]a Constitución no impone […] la existencia o procedencia de un
recurso de casación y […] el legislador es libre de determinar los casos
en que procede, limitar las causas o motivos de impugnación de esta
instancia y prescribir las demás exigencias materiales y formales para su
admisión y tramitación”.704
“[La ley] puede establecer restricciones al recurso de casación –dado su
carácter– por razones cualitativas o cuantitativas”.705
“[La selección de] los asuntos más importantes para hacer posible en la
práctica su reconsideración en un segundo grado jurisdiccional, provoca
que el legislador utilice distintos criterios selectivos, unos directos como
puede ser la naturaleza del asunto y alguno indiciario, entre los cuales se
encuentra la cuantía de la retención”.706
Ahora bien, como vimos, una vez establecida la casación por la ley, su posibilidad
de uso integra el “derecho la tutela judicial efectiva” con protección en virtud del
amparo constitucional. Sin embargo, inclusive a nivel de la casación, los criterios
del Tribunal Constitucional sobre el control de las decisiones del Tribunal
Supremo español ha sido en extremo cauteloso. Por ejemplo, el tribunal
constitucional señaló:
[No es posible] imponer en los casos en los que existe ya un
pronunciamiento en la instancia una concreta interpretación de la norma
procesal que permita el acceso recurso de casación […] salvo que, como
hemos señalado en muchas ocasiones, la interpretación nueva aplicación
de la norma que se adopte sea arbitraria, manifiestamente infundada o
producto de un error patente.707
703
704
705
706
707
ORTELLS, M., “La casación en España: Selección de recursos y carga de trabajo
del tribunal supremo”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El recurso
de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 41-42.
STC 81/1986, 20 de junio, Fj.2º; en el mismo sentido STS 109/1987, 29 de junio,
Fj. 2º.
ATS 433/1985, 3 de julio, Fj. 3º.
STS 93/1993, 22 de marzo, Fj. 1º.
STC 119/1998, 4 de junio, Fj. 2º; STC 138/1995, 25 de septiembre, Fj. 3º; STC
162/1998, 14 de julio, Fj. 3º, STS 63/2000, 13 de marzo, Fj. 2º; STC 225/2005,
247
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
[P]or discutible que pueda considerarse la fundamentación que ha
conducido a la inadmisión del recurso de casación, la densidad del
control que puede ejercerse sobre las decisiones judiciales de la
inadmisión de recursos por la vía del recurso de amparo constitucional
en el que se enfoque del artículo 24.1 CE no habilita a este tribunal a
revisar resoluciones como la aquí impugnada. 708
Conclusiones para la reforma procesal civil. La Constitución chilena no
consagra la garantía de “tutela judicial efectiva” al modo de la Constitución
española. Pero si consideramos homologable nuestro “procedimiento racional y
justo” (art. 19. nº 3) a aquella cláusula, entonces la discusión constitucional
española permitiría extraer algunas lecciones para Chile.
La primera lección sería mantener claramente separado el acceso a la justicia del
derecho a recurso. La garantía de acceso a la justicia puede ser entendida en
términos de un derecho a presentar una acción ante los tribunales. Pero ese
derecho a presentar una acción –simplificadamente, un derecho a demandar– no
conlleva un derecho a interponer recursos contra lo fallado en la primera
instancia. Por así decirlo, respetar el derecho a acción en la primera instancia (pro
actione) –al modo que lo terminó entendiendo el Tribunal Constitucional español
desde la década de los noventa en adelante– no se proyecta hacia los grados
jurisdiccionales superiores. Visto desde el estándar español, entonces, el
legislador chileno no infringiría el acceso a la justicia, visto como derecho a la
acción, si restringiera los recursos contra la primera instancia.
La segunda lección es que una vez que la ley establece ciertos recursos, estos
pasan a formar parte de la garantía constitucional. Dicho de otro modo, el
individuo no tiene derecho a una determinada configuración legal de los
recursos; mas una vez establecidos legalmente, ellos adquieren protección
constitucional. Por lo tanto, si bien el legislador chileno goza de cierta libertad
para regular los medios de impugnación, una vez que el nuevo código procesal
entre en vigencia los recursos en él contenidos pasarían a formar parte –visto
desde la jurisprudencia constitucional española– de la garantía de debido
proceso.
En tercer lugar, las garantías para el proceso penal no son extrapolables, sin
más, al proceso civil. Al igual que la Convención Interamericana de Derechos
Humanos, la Constitución Española contempla expresamente un derecho a
recurso para materias penales. Pero a pesar de esa consagración en el ámbito
criminal, el Tribunal Constitucional español no ha llegado a concluir que exista
un derecho a recurso también en materias civiles. Luego, las conclusiones
constitucionales a las que se pudieran haber arribado respecto de los recursos
para la reforma procesal penal en Chile tampoco serían extrapolables a la
reforma procesal civil.
708
12 de septiembre, Fj. 2º; STS 251/2000, 30 de octubre, Fj. 4º; STC 13/2002, 28
de enero, Fj. 8º.
STC 164/2004, 4 de octubre, Fj. 3º.
248
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO – CAPÍTULO V
El derecho a recurso en la jurisprudencia
IVÁN DÍAZ GARCÍA / PABLO BRAVO HURTADO
En cuarto lugar, tanto en Chile como en España la Corte Suprema está
consagrada en la Constitución. Ahora bien, que esté consagrado en la
Constitución exigiría que algún tipo de recurso se debe contemplar ante ella.
Pero –concluyó el Tribunal Constitucional español– eso no significa que
necesariamente deba ser un recurso de casación el que se contemple. Luego, bajo
el estándar español, al legislador chileno le estaría permitido derogar la casación,
como lo hace con el proyecto de código, a condición de que lo reemplace por otro
recurso.
Y, por último, el Tribunal Constitucional español señaló que “el legislador es
libre de determinar los casos en que procede [el recurso ante el Tribunal
Supremo], limitar las causas o motivos de impugnación de esta instancia y
prescribir las demás exigencias materiales y formales para su admisión y
tramitación” (STC 81/1986, 20 de junio). Si extrapolamos esta jurisprudencia
española a Chile, concluiríamos que es perfectamente constitucional que el
recurso extraordinario del proyecto de código se separe de la tradicional
casación. Optar por una configuración distinta –particularmente por una regla de
acceso restrictiva al interés general– caería dentro de esa libertad de
configuración que el Tribunal Constitucional español reconoce al legislador.
249
CONCLUSIÓN
A.
Recursos ante las Cortes de Apelaciones
1. En el Derecho Comparado existen básicamente tres modelos de recursos
contra la primera instancia ante las Cortes de Apelaciones709:
a. Segunda-primera instancia (Francia, Holanda). Es el modelo de
recurso más amplio, que se caracteriza por ser un verdadero nuevo
juicio sobre el fondo, esto es, conceder un amplio margen de revisión
al tribunal superior, quien puede incorporar nuevas pretensiones,
valorar e incorporar material probatorio adicional y concluye siempre
con sentencia de reemplazo, no de reenvío710.
b. Nulidad (common law, Chile penal y laboral). Es el modelo de recurso
más restringido dado que sólo se revisa la aplicación del Derecho y
causales específicas de vicios procesales. No se pueden formular
nuevas pretensiones y tampoco se reevalúa la prueba rendida en
primera instancia, sino que solamente se rendirá prueba respecto de
las causales específicas de nulidad. A la inversa de los otros modelos,
en caso de acoger, la sentencia que dicta es de reenvío, no de
remplazo711.
c. Apelación (civil law). Es una versión intermedia entre los dos
extremos anteriores. En él se revisan tanto los hechos y el Derecho.
Pero el tribunal superior no analiza todo el conflicto sino que sólo el
ámbito delimitado por la impugnación de la parte. No se pueden
formular nuevas pretensiones. Sólo excepcionalmente se admite
prueba y el tribunal superior puede realizar una valoración de la
709
710
711
I.A. Modelo de recurso y relevancia de la primera instancia, pág. 19.
I.A.1. Segunda-primera instancia / Ideal, pág. 20.
I.A.3. Nulidad / Ideal, pág. 24.
250
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Conclusión
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
rendida en primera instancia. Este ha sido el modelo más común en
nuestra tradición jurídica712.
El modelo de apelación es el actualmente vigente en Chile en materias
civiles 713 y el que continuaría la reforma procesal civil aunque agrega los
vicios procesales propios del modelo de nulidad714.
2. Estos tres modelos tienen ventajas y desventajas simétricas dependiendo de a
qué extremo se acercan:
a. Los recursos más amplios (segunda-primera instancia y apelación)
tienen la ventaja de una mejor revisión de lo fallado por el juez
inferior por un tribunal colegiado y con más experiencia que corrija
sus errores. A la inversa, un recurso amplio tiene la desventaja de
prolongar la duración del procedimiento, tiende a sobrecargar al
tribunal superior y disminuye la importancia de la primera
instancia715-716.
b. A la inversa, los recursos más restringidos (nulidad) tienen la ventaja
de acortar la duración del procedimiento, reducir la sobrecarga de los
tribunales superiores y aumentar la importancia del juez del fondo.
Pero poseen la desventaja de una menor posibilidad de corrección de
errores por el tribunal superior717.
3. En la tradición jurídica del civil law, en general, el acceso al recurso ante la
Corte de Apelaciones es amplio y está poco filtrado salvo por cuestiones
formales. Sin embargo, en el Derecho Comparado se observan una serie de
filtros que se utilizan para un uso más racional del sistema de recursos:
cuantía mínima, tasas judiciales, preclusión de actuaciones que no han sido
excesivamente adoptados en nuestro sistema, pero que tienen éxito en
Derecho Comparado718.
El recurso de apelación en el PCPC no contempla tales filtros salvo requisitos
formales719.
4. La ejecución provisional de la sentencia definitiva mientras pende la apelación
incrementa la confianza en los jueces de instancia. Asimismo, provoca otros
beneficios como la celeridad general del sistema o la disminución de los
recursos infundados que solamente tienen fines dilatorios720. Si pareciere un
712
713
714
715
716
717
718
719
720
I.A.2. Apelación / Ideal, pág. 22.
II.A.2. Justicia civil actual / Clasificación en el Derecho Comparado, pág. 44.
II.E.2. Reforma procesal civil / Clasificación en el Derecho Comparado, pág. 60.
I.A.1. Segunda-primera instancia / Ventajas y desventajas, pág. 21.
I.A.2. Apelación / Ventajas y desventajas, pág. 23.
I.A.3. Nulidad / Ventajas y desventajas, pág. 24.
I.B.1. Filtros de acceso, pág. 25.
I.C.1. Propuesta de reforma en perspectiva comparada / Filtros de acceso, pág. 38.
I.B.2. Ejecución provisional, pág. 27.
251
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Conclusión
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
cambio muy radical, se puede llegar a morigerar exigiendo la prestación de
caución previa por parte del ejecutante provisional721.
El recurso de apelación en el PCPC contempla ejecución provisional como
regla general y el tribunal superior podrá suspender. Tampoco se exige
caución por regla general aunque si hay oposición el juez podrá solicitarla722.
5. La impugnación y revisión ante la Corte de Apelaciones de los hechos que se
tuvieron por establecidos en la primera instancia es un rasgo ampliamente
consolidado en nuestra tradición jurídica del civil law:
a. Cuando el procedimiento de primera instancia es escrito, la revisión
por el tribunal de alzada de la prueba rendida en primera instancia se
facilita dado que simplemente se traslada el expediente723.
b. Mientras que si el procedimiento de primera instancia es, en cambio,
oral y con inmediación del juez, se puede dificultar la revisión de la
prueba por el tribunal de alzada dada la falta de inmediación de éste
en contraste con aquel. Sin embargo, lo usual en el Derecho
Comparado es que las Cortes de Apelaciones dicten sentencia de
reemplazo sobre los hechos, a pesar de carecer de dicha inmediación,
y no que reenvíen el caso al juez inferior que sí la poseería724.
El PCPC contempla un recurso en procedimiento oral de primera instancia y
un recurso de apelaciones con competencia para impugnar los hechos725. La
Corte dictará normalmente sentencia de reemplazo; salvo que se hubiere
alegado un vicio del procedimiento, en cuyo caso anula y reenvía726.
6. Si bien en el Derecho Comparado es común que ante la Corte de Apelaciones
se pueda impugnar la valoración de la prueba hecha por el juez de primera
instancia; al mismo tiempo es prácticamente unánime que no se permite
volver a rendir ante la Corte de Apelaciones la misma prueba que ya fue
rendida en primera727. La posibilidad de rendir prueba en la segunda instancia
suele estar limitada a sólo aquella que no pudo rendirse anteriormente o
sobre hechos nuevos.
El PCPC no permite rendir nuevamente la misma prueba ante la Corte de
Apelaciones. Solamente permite prueba para acreditar la causal y
excepcionalmente prueba documental –aunque entendida de un modo amplio
721
722
723
724
725
726
727
I.B.3. Caución previa, pág. 28.
I.C.1. Propuesta de reforma en perspectiva comparada / Ejecución provisional,
pág. 38.
I.B.5. Impugnación de los hechos / Descripción, pág. 31.
I.B.7. Efectos de la sentencia, pág. 35.
I.C.1. Propuesta de reforma en perspectiva comparada / Hechos y prueba, pág. 38.
I.C.1. Propuesta de reforma en perspectiva comparada / Reenvío o reemplazo,
pág. 38.
I.B.6. Inmediación de la Corte / Descripción, pág. 31.
252
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Conclusión
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
que incluye no sólo los escritos, sino también el audio y video– sobre hecho
nuevo o que no pudo presentarse anteriormente728.
7. La tendencia en las áreas reformadas en Chile (laboral729 y penal730) era que la
apelación –con la posibilidad de impugnar los hechos– quedaba limitada a las
sentencias interlocutorias. La sentencia definitiva de la primera instancia, en
cambio, sólo era impugnable mediante un recurso de nulidad que permite
impugnar vicios procesales, la aplicación del Derecho, pero no los hechos ni
volver a valorar directamente la prueba.
El PCPC va en contra de esa tendencia toda vez que permite contra la
sentencia definitiva de primera instancia apelación con impugnación de los
hechos731.
8. Una vez que entre en vigencia el PCPC, su régimen de apelación contra la
sentencia definitiva –de impugnación de vicios procesales, los hechos y el
Derecho– regirá en materias civiles y de familia. Sobre las materias laborales
y penales, en cambio, la regulación del PCPC sólo sería supletoriamente
aplicable al recurso de apelación que en esas otras áreas se contemplan contra
ciertas sentencias interlocutorias. La apelación del PCPC no sería aplicable
supletoriamente a los recursos de nulidad –que son de otra naturaleza dado
que revisan vicios procesales, la aplicación del Derecho pero no de los
hechos– que en esas otras materias se contemplan contra la sentencia
definitiva732.
B.
Recursos ante la Corte Suprema
1. Todas las Cortes Supremas en el Derecho Comparado comparten la misma
meta: proteger la uniformidad de los criterios de decisión judicial733. Y, a la
vez, todas ellas comparten el mismo problema: una tendencia endémica a la
sobrecarga de casos734.
2. El Derecho Comparado exhibe básicamente dos vías para solucionar este
problema (sobrecarga) y cumplir esa meta (uniformidad):
a. Por una parte, una gran Corte Suprema (entre 80 a 300 jueces) que
sin filtros excluyentes termina revisando una cantidad numerosa de
casos (más de 2000 al año), dando una solución particular a cada uno.
Por ejemplo Francia, Italia, España735.
728
729
730
731
732
733
734
735
I.C.1. Propuesta de reforma en perspectiva comparada / Hechos y prueba, pág. 38.
II.D.1. Justicia laboral / Descripción, pág. 55.
II.B.1. Justicia Penal / Descripción, pág. 47.
II.E.4. Reforma Procesal Civil / Coherencia con los demás recursos, pág. 66.
II.E.5. Efectos de la supletoriedad, pág. 70.
III.E.2. Igualdad ante la ley / Respuesta, pág. 156.
III.D.1. Introducción / Tendencia a la sobrecarga, pág. 120.
III.A.2. Casación de Ley / Ideal, Dispersión, pág. 78.
253
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Conclusión
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
b. Por la otra, una Corte Suprema pequeña (no más de 15 jueces) que
con filtros excluyentes selecciona una porción menor de aquellos
casos que tengan alguna importancia jurisprudencial (no más de 150),
cuyos fallos sirvan de pautas generales para casos futuros. Por
ejemplo EEUU, Inglaterra y Suecia736.
3. Ambas vías poseen ventajas y desventajas simétricas:
a. La vía de una gran Corte Suprema tiene la ventaja de un mejor
control sobre los tribunales inferiores porque una mayor cantidad de
casos están bajo su fiscalización. Pero, al mismo tiempo, esa gran
cantidad de casos se convierte en su desventaja. Una base de datos
gigantesca de fallos previos es difícil de manejar para la gran Corte e
inevitablemente, al fiscalizar a los inferiores, se vuelve inconsistente
con sus propios criterios737.
b. Esta es precisamente la ventaja de la otra vía a la uniformidad. Una
pequeña Corte Suprema, en cambio, está en mejor pié para mantener
su consistencia interna porque con menos casos bajo revisión, la base
de datos de fallos previos se vuelve más manejable. Pero, al mismo
tiempo, esa cantidad menor de casos implica la desventaja de una
fiscalización menos intensa sobre los tribunales inferiores738.
4. Visto en perspectiva comparada, entonces, la reforma procesal civil en Chile
no debe ser entendida sólo como un cambio de reglas procesales específicas;
sino como parte de una tendencia mayor hacia el cambio de modelo de Corte
Suprema. La reforma nos propone el tránsito desde una vía a la uniformidad
a la otra. Abandonando la gran Corte que revisa muchos casos en reemplazo
por una pequeña Corte que revisa sólo unos pocos con importancia
jurisprudencial739.
5. Cuál solución es mejor para Chile depende de nuestras expectativas acerca
del comportamiento de los jueces:
a. Los filtros excluyentes de la pequeña Corte de Precedentes –como los
que propone el proyecto de código– le permiten una mejor
consistencia interna pero a costa de un menor control sobre los
tribunales inferiores. Sin embargo, esta disminución de control no
será una desventaja grave si confiamos que los tribunales inferiores
seguirán voluntariamente los precedentes uniformadores de la Corte
Suprema, a pesar de no tener una fiscalización intensa sobre sí740.
b. Pero si –a la inversa, por falta de una fiscalización directa– nuestra
expectativa es que los jueces impondrán criterios personales y
disímiles, entonces menos casos bajo revisión (como consecuencia de
736
737
738
739
740
III.A.3. Corte de Precedentes / Ideal, Dispersión, pág. 80.
III.A.2. Casación de Ley / Ventajas y desventajas, pág. 80.
III.A.3. Corte de Precedentes / Ventajas y desventajas, pág. 81.
III.A.4. Cambios de modelo en Chile, pág. 84.
III.E.2. Igualdad ante la ley / Respuesta, pág. 156.
254
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Conclusión
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
un filtro excluyente) sí contará como un defecto grave. Si no
confiamos que los jueces seguirán voluntariamente los precedentes,
entonces la mejor solución para Chile es la otra vía: aumentar la
capacidad fiscalizadora, haciendo a la Corte Suprema cada vez más
grande.
6. Esta solución de aumentar el número de jueces de la Corte Suprema se ha
intentado muchas veces en el Derecho Comparado: llegaron a 80 en
España741; se detuvo en 130 en Alemania742; llegaron a cerca de los 200 en
Francia743 y, por último, Italia en los próximos años alcanzará una Corte
Suprema de 400 jueces744. Sin embargo, llegados a cierto punto, aumentar el
tamaño de la Corte en vez de solucionar el problema, lo replica. Un tribunal
integrado de tantos jueces no puede actuar en conjunto, sino que tiene que
dividirse en múltiples Salas. Luego, la disparidad de criterios entre las
Cortes de Apelaciones (que se pretendía solucionar aumentando el tamaño
del tribunal superior a ellas) se transforma en la disparidad de criterios entre
las Salas de la propia Corte Suprema745.
7. Si nos enfocamos en las Cortes Supremas que, como en Chile, tienen alguna
especialización en materias civiles –Francia, Alemania, España e Italia–
notaremos una tendencia mayoritaria hacia incluir filtros que seleccionan
recursos según la trascendencia jurisprudencial del caso746. España refiere a
que el recurso despierte un “interés casacional” que después es definido como
aquellos casos en que hay oposición, contradicción o vacío en la doctrina
jurisprudencial 747 ; En Alemania, a su turno, aluden a que exista una
“necesidad de unificar la jurisprudencia y desarrollo del Derecho” 748 y
recientemente en Italia un caso no podrá llegar a la Corte Suprema si en el
fallo impugnado “la cuestión de Derecho está conforme a la jurisprudencia o
no hay motivos para cambiarla”749. Todas estas redacciones en el Derecho
Comparado apuntan a la misma idea que el proyecto de código chileno al
regular el filtro de acceso al recurso ante la Corte Suprema: “sea necesario
fijar, aclarar, unificar o modificar una doctrina jurisprudencial”750. Se puede
concluir, desde un punto de vista comparado, que la reforma procesal civil va
en la misma dirección de la mayoría de las Cortes Supremas de Europa
continental que, como en Chile, se especializan en materias civiles751.
8. En los foros nacionales se ha instalando una visión simplificada en que
cualquier filtro que entregue algo de discrecionalidad –en mayor o menor
741
742
743
744
745
746
747
748
749
750
751
III.B.2. España – Casación civil / Tribunal, pág. 89.
III.B.4. Alemania – Revision / Tribunal, pág. 92.
III.B.1. Francia – Pourvoi en Cassation / Tribunal, pág. 87.
III.B.3. Italia – Ricorso per Cassazione / Tribunal, pág. 90.
III.E.2. Igualdad ante la ley / Respuesta, pág. 156.
III.D.5. Trascedencia jurisprudencial / Ejemplos, pág. 128.
Ley de Enjuiciamiento Civil – Art. 433.3
Zivilprozessordnung – §543.2.2
Codice di Procedura Civile – Art. 360bis
PCPC2012 – Art. 409 letra B.
III.D.7. Evolución de los filtros en Chile ¿Hacia el certiorari?, pág. 145.
255
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Conclusión
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
grado, sea por la causa que sea– contaría como “certiorari”. Sin embargo, en
la literatura de Derecho Comparado se entiende por tal una figura bastante
específica del sistema estadounidense: un mecanismo de discrecionalidad
máxima, a causa de que el procedimiento de selección es secreto, sin
fundamentación y, por lo tanto, sin rendición de cuentas en absoluto.
Entendido en estos términos precisos, sería incorrecto concluir que exista
una tendencia hacia el certiorari en el civil law. La razón es que las reformas
en Alemania, Francia, Italia, España, si bien todas incluyen filtros más
excluyentes, en rigor también todas mantienen algún grado de rendición de
cuentas a través de la exigencia de fundamentación por la selección en virtud
de la definición de la causal. La reforma procesal civil, del mismo modo, no
va en la dirección del certiorari porque no postula una selección sin
rendición de cuentas; sino que, como en los demás países europeo
continentales, propone un filtro que mantiene la exigencia de
fundamentación según la causal definida. Obviamente, qué tan relevante sea
esta diferencia depende de qué tan en serio se tome nuestra Corte Suprema
su deber de fundamentar752.
9. Además de la trascendencia jurisprudencial, el proyecto de código contempla
una segunda causal para el recurso extraordinario, a saber, la afectación de
derechos fundamentales. La conjunción de ambas causales también se
encuentran en España (complementando la summa gravaminis) y en
Alemania. Sin embargo, en Chile la misma causal –en vez de servir para
filtrar sólo los casos más graves, como se espera en el Derecho Comparado–
terminaría siendo bastante inclusiva. La razón es que la Constitución chilena
reconoce un derecho (fundamental) de propiedad también sobre los bienes
incorporales 753 . Acto seguido, el Código Civil entiende por bienes
incorporales “derechos reales o personales”754. Ahora bien, los litigios civiles
siempre tratan precisamente acerca de derechos reales o personales, es decir,
por definición involucran “bienes incorporales” al modo del Código Civil.
Luego, en un litigio civil siempre estaría afectado el derecho fundamental de
propiedad sobre esos bienes incorporales (derechos reales o personales) que
se litigan. Si esto es así, no cabría sino concluir que potencialmente cualquier
litigio civil podría llegar a la Corte Suprema porque se cumple la causal de la
afectación de un derecho fundamental755.
10. Introducir filtros de trascendencia jurisprudencial no implica que se pasará a
un sistema de fuentes del Derecho en que la jurisprudencia es estrictamente
vinculante (de paso alterando el sistema del Código Civil). El estudio de
MACCORMICK & SUMMERS demostró que la diferencia entre los países en el
uso de los fallos anteriores para decidir casos actuales no es de todo-o-nada
sino que una diferencia gradual (1º Vinculación formal – 2º Tiene fuerza – 3º
Apoyo adicional – 4º Valor ilustrativo). Con la reforma procesal civil en
Chile no se pasará al grado más alto (1º) en que los precedentes son
formalmente vinculantes (lo que sí implicaría volverlos fuente del Derecho y
752
753
754
755
III.D.6. Certiorari: discrecionalidad sin rendición de cuentas, pág. 136.
CPol – Art.19 nº 24
CC – Art. 576
III.D.4. Derechos fundamentales, pág. 125.
256
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Conclusión
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
requeriría reforma del Código Civil). En cambio, el valor de la jurisprudencia
aumentará pero en grados inferiores. Dejará de (4º) tener un mero valor
ilustrativo (como es actualmente) y pasará a (3º) servir de apoyo adicional o
(2º) tener una gran fuerza. El aumento en estos grados inferiores no implica
que la jurisprudencia será fuente formal y, por lo tanto, no violenta el
artículo tres del Código Civil756.
11. En comparación con las demás áreas reformadas en Chile, el recurso
extraordinario del PCPC se asemeja en mayor medida al recurso de nulidad
en materias penales. Cuando dicho recurso corresponde ante la Corte
Suprema, las causales son básicamente las mismas que en el recurso
extraordinario, a saber, afectación de derechos fundamentales y problemas
jurisprudenciales757.
12. Dada las diversas denominaciones de los recursos, el PCPC
(“extraordinario”) no será supletoriamente aplicable a los recursos ante la
Corte Suprema en materia laboral (“de unificación de jurisprudencia”) y
penal (“de nulidad”)758.
13. A pesar de esta disparidad de denominaciones, con la entrada en vigencia del
PCPC existirá un sistema bastante coherente de recursos ante la Corte
Suprema. En las cuatro áreas reformadas (civil, familia, laboral y penal) la
Corte ya no entrará a conocer cada error que se alegue en la aplicación de la
legislación sino sólo aquellos que implican al mismo tiempo un problema
jurisprudencial759. Además, tres de las cuatro áreas reformadas (civil, familia
y penal), otorgarán a la Corte Suprema competencia para revisar la
afectación de derechos fundamentales en el procedimiento judicial. En esto
sólo las materias laborales quedarán sin competencia de revisión de derechos
fundamentales ante la Corte Suprema760.
14. La posibilidad de impugnar los hechos ante la Corte Suprema –que en la
casación actual se permite indirectamente alegando la infracción de las leyes
reguladoras de la prueba– no quedará del todo excluida con la reforma
procesal civil. Dado que en gran medida el PCPC mantiene la prueba legal
tasada, en el recurso extraordinario se podría impugnar la valoración de la
prueba en un caso de contradicciones jurisprudenciales en la interpretación
de los artículos sobre la prueba de las obligaciones del Código Civil761.
C.
756
757
758
759
760
761
Derecho a recurso
III.C.5. Chile después de la reforma, pág. 113.
IV.C.2.3. Filtro principal, pág. 201.
IV.B. Supletoriedad del PCPC, pág. 190.
IV.C.3.4. Legislación y jurisprudencia, pág. 208.
IV.C.6.1. Derechos fundamentales, pág. 217.
IV.C.3.2. Hechos / PCPC, pág. 204.
257
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Conclusión
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
1.
Es necesario mantener separados dos sentidos de la expresión ‘derecho a
recurso’ porque se trata de garantías distintas cuya jurisprudencia no es
extrapolable entre sí762:
a. Por una parte ‘recurso’ como medio de impungación de resoluciones
judiciales ante un tribunal superior (recurso de apelación, nulidad,
casacón) 763;
b. Y, por la otra, ‘recurso’ como acción de tutela de derechos
fundamentales (recurso de protección, amparo, habeas corpus) 764.
2.
Los tratados internacionales utilizan esta expresión en esos dos sentidos765:
a. El derecho a un ‘recurso efectivo’ –al que en cierta parte refieren la
convención interamericana 766 y el tratado europeo 767 – no es un
derecho a un ‘medio impugnación-ante-un-tribunal-superior efectivo’
(primer sentido); sino que, en rigor, es un derecho a una ‘acción-detutela-de-derechos-fundamentales efectiva’ (segundo sentido) que
puede quedar suficientemnte satifecha con un procedimiento de
primera instancia.
b.
3.
El derecho a recurso como medio de impugnación ante un tribunal
superior (primer sentido) sólo lo consagra en sus propios términos
para asuntos penales la convención interamericana (art. 8.2 “derecho
a recurrir”) mientras que el tratado europeo no lo contempla. Sería un
error intentar complementar la garantía del derecho ‘a recurrir’ como
medio de impugnación (primer sentido) con aquella otra
jurisprudencia sobre la garantía a un ‘recurso efectivo’ que refiere a la
exigencia de una acción de derechos fundamentales (segundo sentido).
La Constitución chilena tampoco consagra expresamente, en sus propios
términos, un derecho a recurso como medio de impugnación768. La doctrina
nacional –por ejemplo Tavolari– niegan expresamente que exista un
derecho tal en la constitución chilena:
“En afán conclusivo, y parcial por lo que más adelante agrego [sobre
el fundamento supranacional del derecho a recurso], estimo que, de
762
763
764
765
766
767
768
V.A.1. Dos sentidos / Separación de jurisprudencias, pág. 228.
V.A.1. Dos sentidos / Medio de impugnación intra-procesal, pág. 227.
V.A.1. Dos sentidos / Acción de tutela de derechos fundamentales, pág. 227.
V.A.1. Dos sentidos / Polisemia en los Tratados Internacionales, pág. 227.
Art. 25. Protección Judicial. [Derecho a un] “recurso efectivo ante los jueces o
tribunales competentes, que los ampare contra actos que violen sus derechos
fundamentales [...] aún cuando tal violación sea cometida por personas que
actúen en ejercicio de sus funciones oficiales.”
Art. 13. “Derecho a un recurso efectivo. Toda persona cuyos derechos y libertades
reconocidos en el presente Convenio hayan sido violados tiene derecho a la
concesión de un recurso efectivo ante una instancia nacional, incluso cuando la
violación haya sido cometida por personas que actúen en el ejercicio de sus
funciones oficiales.”
V.A.3. Fundamento jurídico / ¿Consagración expresa?, pág. 231.
258
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Conclusión
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
la lectura literal de la Constitución [chilena], no resulta posible
concluir un derecho a impugnar las resoluciones judiciales les
reconozca allí acogida. Por decirlo de otra forma, no prosperaría una
pretensión de inconstitucionalidad, en contra de una ley que previese
un juzgamiento no recurrible”.769
4.
El Tribunal Constitucional ha sostenido que el derecho al recurso forma
parte del derecho fundamental al debido proceso, pero ello no implica el
derecho a la doble instancia y ni siquiera el derecho a que la sentencia sea
revisada por un tribunal superior . En consecuencia, este derecho se
satisface incluso con un recurso de reconsideración ante el mismo tribunal
que dicta la sentencia impugnada770.
5.
El año 1995 el Tribunal Constitucional sostuvo que existía el derecho
constitucional de acceder a la Corte Suprema para corregir los errores de
los tribunales de instancia a través del recurso de casación771. Sin embargo,
la falta de objeción a la configuración recursiva de los procesos penal772 y
laboral773 (conforme a los cuales sólo se accede a la Corte Suprema para
uniformar la jurisprudencia o en caso de infracción a derechos
fundamentales) permite concluir que dicha afirmación ha sido modificada
por su propia jurisprudencia posterior. Según su jurisprudencia actual
(2010), el Tribunal Constitucional muestra deferencia para con el legislador
en la configuración de los recursos procesales en general
“[S]i bien la exigencia de un justo y racional procedimiento
establecida en la Constitución importa que se consagre la revisión de
las decisiones judiciales, ello no significa que se asegure
perentoriamente el derecho a recurso y a la doble instancia, esto es, a
la apelación, para cualquier procedimiento” (Rol nº 1447/2010 Cons.
43º).774
6.
La tendencia legislativa nacional de transformar a la Corte Suprema en un
tribunal encargado de uniformar la jurisprudencia y tutelar los derechos
fundamentales no pugna con el derecho al recurso reconocido por el
769
Continúa TAVOLARI “[…] la irrecurribilidad de las sentencias civiles no contraría
principios ni disposiciones legales” en su “Hacia una teoría general de la
impugnación”, en Comentarios procesales, Edeval, Valparaíso, Chile, 1994 págs. 42 y
44. En el mismo sentido BORDALÍ SALAMANCA, Andrés, los recursos en el proceso
civil chileno, en Tavolari Oliveros, Raúl (coordinador), Derecho Procesal
Contemporáneo. Ponencias de las XXII Jornadas Iberoamericanas de Derecho
Procesal, tomo II, Jurídica de Chile, PuntoLex y Thomson Reuters, Santiago de
Chile, 2010, pág. 727.
V.B.1. Reforma a la casación civil de 1995 / Derecho a recurso, pág. 241.
V.B.1. Reforma a la casación civil de 1995 / Intervención del Tribunal
Constitucional, pág. 240.
V.B.2. Reforma procesal penal / Intervención del Tribunal Constitucional, pág.
245.
V.B.4. Reforma procesal laboral / Intervención del Tribunal Constitucional, pág.
251.
V.B.1. Reforma a la casación civil de 1995 / Derecho a recurso, pág. 241.
770
771
772
773
774
259
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Conclusión
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
Tribunal Constitucional. Así lo muestran la configuración del recurso de
nulidad penal775 y el recurso de unificación de jurisprudencia laboral776.
7.
Aunque la Convención Americana de Derechos Humanos establece un
conjunto de específicos derechos en el ámbito penal (uno de los cuales es el
derecho al recurso), la jurisprudencia de la Corte Interamericana de
Derechos Humanos los ha extendido a los demás ámbitos procesales777.
8.
La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha sostenido que el recurso
que se establece en la Convención Americana debe ser un recurso ordinario,
accesible, sin requerir mayores complejidades que tornen ilusorio este
derecho, y que garantice un examen integral de la decisión recurrida778. Sin
embargo, la Corte no ha especificado que ese recurso deba ser el de casación
o el de apelación779 .
9.
La Corte Interamericana no tiene pronunciamientos expresos relativos al
rol que debe desempeñar la Corte Suprema en el sistema recursivo procesal
civil, ni respecto de una posible exigencia de tercera instancia en este
ámbito780.
10. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos carece de pronunciamientos
que establezcan el derecho al recurso en el sentido de medio de impugnación
de resoluciones judiciales 781 . Pero una vez que el legislador consagra un
recurso, ha entendido que éste debe cumplir las exigencias comunes al
debido proceso782.
11. El Tribunal Constitucional español ha sostenido que a partir de la garantía
de acceso a la justicia (pro actione) no se deduce un derecho a que el sistema
procesal contemple recursos contra la primera instnacia 783 . Además,
expresamente el Tribunal Constitucional ha reconocido que es competencia
del legislador regular los recursos ante la Corte Suprema y que, por lo
775
776
777
778
779
780
781
782
783
V.B.2. Reforma procesal penal / Objetivo de la reforma, pág. 244.
V.B.4. Reforma procesal laboral / Objetivo de la reforma, pág. 249.
V.C.1. Corte Interamericana de Derechos Humanos / Aplicación del párrafo 2 del
artículo 8 al ámbito civil, pág. 255.
V.C.1. Corte Interamericana de Derechos Humanos / Derecho a recurso.
Jurisprudencia, pág. 256.
V.C.1. Corte Interamericana de Derechos Humanos / Conclusiones para la
reforma procesal civil, pág. 257.
V.C.1. Corte Interamericana de Derechos Humanos / Aplicación del párrafo 2 del
artículo 8 al ámbito civil, pág. 255.
V.C.2. Tribunal Europeo de Derechos Humanos / Jurisprudencia sobre el derecho
a recurso, pág. 259.
JESÚS-CHACÓN, M.; FRANCO, J.; RAMOS, F., “Los recursos en el proceso civil
español”, en Tavolari (ed.) Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII
jornadas iberoamericanas de derecho procesal, vol. 2, Punto Lex - Thomson Reuters,
Santiago de Chile, 2010, pág. 804.
V.D.3. España / Derecho a la apelación, pág. 275.
260
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Conclusión
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
tanto, debe ser deferente para con los requisitos más o menos restrictivos
que se pudieran establecer784.
D.
1.
Recomendaciones
Inexcusabilidad. En el artículo 409, letra b): sustituir la expresión “En caso
que considere pertinente”, por “En caso que sea pertinente”. El objetivo es
modificar el carácter discrecional de la disposición sin afectar la regulación
del recurso. De este modo se resolvería la objeción de inconstitucionalidad
por infracción de la inexcusabilidad.
Art. 409. Interés general. […] Sólo podrá estimarse que concurre
un interés general para avocarse al conocimiento del asunto en los
siguientes casos:
b) En caso que considere sea pertinente fijar, uniformar, aclarar o
modificar, una doctrina jurisprudencial.
2.
Doble control jerárquico. Para disminuir la discrecionalidad en la
evaluación del “interés general” del recurso extraordinario, se podría
instalar un doble control jerárquico al modo alemán. Esto es, que no sólo la
Corte Suprema, sino que también la Corte de Apelaciones evalúe si el caso
despierta un interés general, y de estimar que sí concurre, dicha
admisibilidad sea vinculante para la Corte Suprema. Modificaciones
necesarias:
Art. 407.- “Plazo de interposición. El recurso deberá interponerse
[ante la Corte de Apelaciones respectiva para] ante la Corte
Suprema…”
Art. 410.- “Admisibilidad del recurso. La Corte Suprema [de
Apelaciones] admitirá para su conocimiento [a tramitación]
sólo aquellos recursos que, cumpliendo con los requisitos formales,
revistan interés general, conforme a lo previsto en el artículo
anterior. Si la Corte de Apelaciones lo declarare inadmisible, el
recurrente podrá solicitar directamente a la Corte Suprema
que reconsidere la admisibilidad e interés general del caso.
Cuando la Corte de Apelaciones estimare que el caso reviste
interés general, la Corte Suprema no podrá rechazar entrar a
conocer el recurso por la falta del mismo.
3.
Votación de admisibilidad por “minoría absoluta”. La regla de votación de la
admisibilidad en el recurso extraordinario debería bajar de tres a dos
miembros (art. 409). Tres miembros es mayoría en una Sala de cinco jueces
784
V.D.3. España / Derecho a la casación, pág. 279. “[L]a Constitución no impone
[…] la existencia o procedencia de un recurso de casación y […] el legislador es
libre de determinar los casos en que procede, limitar las causas o motivos de
impugnación de esta instancia y prescribir las demás exigencias materiales y
formales para su admisión y tramitación”. STC 81/1986, 20 de junio, Fj.2º; en el
mismo sentido STS 109/1987, 29 de junio, Fj. 2º.
261
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Conclusión
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMUCO
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
y, por lo tanto, la votación de admisibilidad termina siendo una anticipación
en la votación del fondo. Además, la mayoría puede evitar pronunciarse en
los temas en que no quiere sentar un precedente. Mientras que una regla de
“minoría absoluta” de dos votos (equivalente al rule of four de EEUU) la
votación de la admisibilidad deja de ser un anticipo de la votación sobre el
fondo, y así las minorías pueden forzar a las mayorías a pronunciarse sobre
ciertos temas. Modificaciones necesarias:
Art. 409.- “Interés general. La Corte Suprema determinará
avocarse al conocimiento del asunto cuando la mayoría de [al
menos dos de] los miembros de la sala respectiva estime que
concurre un interés general que haga necesaria su intervención.
4. Supletoriedad en los recursos. Se recomienda considerar las disposiciones
normativas adecuadas para redirigir a las normas del Código Procesal Civil.
Por ejemplo, eliminar la referencia al recurso de casación en la forma en el
procedimiento ante los tribunales de familia.
262
BIBLIOGRAFÍA
ACCATINO SCAGLIOTTI, D., “La Fundamentación de las sentencias : ¿Un rasgo
distintivo de las judicatura moderna?”, Revista de derecho (Valdivia), vol. 15,
2003, págs. 9–35.
ACIERNO, M.; CURZIO, P.; GIUSTI, A., La Cassazione civile : lezioni dei magistrati
della Corte suprema italiana, Cacucci, Bari, 2011.
ADAMS, M.; TANGHE, F., “Legitimacy and Democracy through Adjudication:
Comparative Reflection on the Argumentative Practice of the French and
Belgium Cour de cassation”, en Maurice Huls, Maurice Adams, Jacco
Bomhoff (eds.) The Legitimacy of Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations
and Beyond, T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009, págs. 197–223.
AGUILERA DE LA PAZ, E., El Derecho Judicial Español, Editorial Reus, Madrid,
1940.
ALEXY, R., Teoría de los derechos fundamentales, Centro de Estudios Políticos y
Constitucionales, Madrid, 1993.
ALEXY, R., Una teoría de la argumentación jurídica, 2, Centro de Estudios Políticos
y Constitucionales, Madrid, 2007.
ALEXY, R.; DREIDER, R., “Precedent in the Federal Republic of Germany”, en
Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A
comparative study, Ashgate/Darmouth, Aldershot-Brookfield-SingapureSydney, 1997, págs. 17–64.
ALEXY, R.; Dreider, R., “Statutory interpretation in Federal Republic of
Germany”, en Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting
statutes: A comparative study, Darmouth, Aldershot-Brookfield-Hong KongSingapure-Sydney, 1991, págs. 73–122.
ALMAGRO, J., “Situación de la casación civil en España”, en Manuel Ortells (ed.)
Los recursos ante Tribunales Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in
Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs. 247–260.
AMRANI MEKKI, S., “La sélection des pourvois à la cour de cassation”, en José
Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El recurso de casación civil,
Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 629–656.
AMRANI-MEKKI, S.; CADIET, L. (eds.), La sélection des pourvois à la Cour de
cassation, Économica, Paris, 2005.
263
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
ANDERSON, D., “The Law Lords and the European Courts”, en Andrew Le
Sueur (ed.) Building the UK’s New Supreme Court: National and Comparative
Perspectives, Oxford University Press, New York, 2004, págs. 199–220.
ANDREWS, N., “Inglaterra dejó de ser una isla: Influencia europea sobre el
proceso civil inglés”, Ius et Praxis, vol. 17, no. 2, 2011, págs 371–390.
ANDREWS, N., “The United Kingdom’s Supreme Court: Four Hopes (Individual
Modesty; Institutional Neutrality; A Diverse Case Load; Clear and Succinct
Judgments)”, Annuario di diritto comparato e di studi legislativi, vol. 2011,
págs 129–154.
ANTONIO, F. R., “La función casacional y la unificación de la doctrina
jurisprudencial”, La Ley: Revista jurídica española de doctrina, jurisprudencia y
bibliografía, no. 4, 1982, págs 1144–1164.
ARENDS, P., Zivilprozessrech. Erkenntnisverfahren., C.H. Beck, München, 1988.
VAN ARKEL, E. G., “A Comparison Between Wrongful Dismissal Cases in The
Netherlands and California: A Quest for Transparency of Judicial
Decisions”, en Maurice Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The
Legitimacy of Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and Beyond,
T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009, págs. 323–342.
ARNULL, A., “Keeping Their Heads Above Water? European Law in the House
of Lords”, en James Lee, (ed.) From House of Lords to Supreme Court: Judges,
jurists and the process of judging, Hart Publishing, Oxford, 2011, págs. 129–
148.
ARNULL, A., The European Union and its Court of Justice, Oxford University
Press, Oxford; New York, 1999.
ASENCIO MELLADO, J. M., “Spain”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.)
Recourse Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans
l’Union Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs.
281–303.
ATRIA, F., “Proceso Civil (la casación como problema)”, Revista de Derecho de la
Universidad Adolfo Ibañez, vol. 2, 2005, págs 249–353.
BAEZA CONCHA, G., PÉREZ CABRERA, J., Los nuevos tribunales de familia.
Procedimiento ordinario, LexisNexis, Santiago de Chile, 2005.
BAJONS, E.-M., “Austria”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.) Recourse Against
Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union Europeenne,
1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs. 25–47.
BAJONS, E.-M., “Civil procedure for Austria revisited. An outline of recent
austrian civil procedure reforms”, en Nicolò Trocker, Vicenzo Varano (eds.)
The Reforms of Civil Procedure in Comparative Perspective, G.Giappichelli,
Torino, 2005, págs. 115–130.
BANKOWSKI, Z.; MACCORMICK, N., “Statutory interpretation in the United
Kingdom”, en Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting
statutes: A comparative study, Darmouth, Aldershot-Brookfield-Hong KongSingapure-Sydney, 1991, págs. 359–406.
BANKOWSKI, Z.; MacCormick, N.; MARSHALL, G., “Precedent in the United
Kingdom”, en Neil MaCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting
precedents: A comparative study, Ashgate/Darmouth, Aldershot-BrookfieldSingapure-Sydney, 1997, págs. 315–354.
BANKOWSKI, Z.; MACCORMICK, N.; MORAWSKI, L.; RUIZ MIGUEL, A.,
“Rationales for Precedent”, en Neil MaCormick, Robert S. Summers (eds.)
264
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
Interpreting precedents: A comparative study, Ashgate/Darmouth, AldershotBrookfield-Singapure-Sydney, 1997, págs. 481–502.
BANKOWSKI, Z.; MACCORMICK, N.; SUMMERS, R. S.; WROBLEWSKI, J., “On
Method and Methodology”, en Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.)
Interpreting statutes: A comparative study, Darmouth, Aldershot-BrookfieldHong Kong-Singapure-Sydney, 1991, págs. 9–28.
BARCELÓ, J. J., “Precedent in European Community Law”, en Neil MacCormick,
Robert S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A comparative study,
Ashgate/Darmouth, Aldershot-Brookfield-Singapure-Sydney, 1997, págs.
407–436.
BARKHUYSEN, T.; Van Emmerik, M., “Legitimacy of European Court of Human
Rights Judgements: Procedural Aspects”, en Maurice Huls, Maurice Adams,
Jacco Bomhoff (eds.) The Legitimacy of Highest Courts’ Rulings: Judicial
Deliberations and Beyond, T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009, págs. 437–
450.
BARSOTTI, V.; VARANO, V., “Presentazione. Il nuovo ruolo delle Corti supreme
nell’ordine politico e istituzionale: una prospettiva comparatistica”, Annuario
di diritto comparato e di studi legislativi, vol. 2011, págs 7–10.
BAUM, L., The Supreme Court, 10th, CQ Press, Washington, 2009.
BAUMGARDT, R., “The Perspective of a Cassation Attorney in Criminal Cases”,
en Maurice Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The Legitimacy of
Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and Beyond, T.M.C.Asser Press,
The Hague, 2009, págs. 251–256.
BELLIDO PENADÉS, R., “La protección de los derechos fundamentales en el
recurso de casación civil”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.)
El recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010,
págs. 351–390.
BERGHOLTZ, G.; PECZENIK, A., “Precedent in Sweden”, en Neil MacCormick,
Robert S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A comparative study,
Ashgate/Darmouth, Aldershot-Brookfield-Singapure-Sydney, 1997, págs.
293–314.
BERMEJO, E., “Los recursos en el proceso civil argentino”, en Raúl Tavolari (ed.)
Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII jornadas iberoamericanas
de derecho procesal, vol. I, Punto Lex - Thomson Reuters, Santiago de Chile,
2010, págs. 687–707.
BETH NIELSEN, L., “The need of multi-method in empirical legal research”, en
Peter Cane, Herbert M. Kritzer (eds.) The oxford handbook of empirical legal
research, Oxford University Press, New York, 2010, págs. 951–975.
BIONDI, A., “Minimum, adequate or excessive protection? The impact of EC Law
on national procedural law”, en Nicolò Trocker, Vicenzo Varano (eds.) The
Reforms of Civil Procedure in Comparative Perspective, G.Giappichelli, Torino,
2005, págs. 233–242.
BLAKE, C.; DREWRY, G., “The Role of the Court of Appeal in England and
Wales as an Intermediate Court”, en Andrew Le Sueur (ed.) Building the
UK’s New Supreme Court: National and Comparative Perspectives, Oxford
University Press, New York, 2004, págs. 221–236.
BLOM-COOPER, L. J.; Dickson, B.; Drewry, G., The Judicial House of Lords 18762009, Oxford University Press, Oxford; New York, 2009.
265
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
BOMHOFF, J., “Comparing Judicial Reasoning on a Formalism/Policy Axis:
Problematizing and Contextualizing “Formalism” in Mitchel Lasser’s
Judicial Deliberations”, en Nick Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.)
The Legitimacy of Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and Beyond,
T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009, págs. 77–90.
BONET, J., “La introducción del material fáctico en el proceso civil. Delimitación
y forma de las alegaciones”, en Raúl Tavolari (ed.) Derecho procesal
contemporáneo. Ponencias de las XXII jornadas iberoamericanas de derecho
procesal, vol. I, Punto Lex - Thomson Reuters, Santiago de Chile, 2010,
págs. 198–235.
BONET, J., “En torno al control de los derechos fundamentales de carácter
procesal por la sala civil del Tribunal Supremo”, en José Bonet Navarro,
José Martín Pastor (eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson
Reuters, Valencia, 2010, págs. 339–350.
BONET, J.; MARTÍN PASTOR, J. (eds.), El recurso de casación civil, Aranzadi,
Thomson Reuters, Valencia, 2010.
BONNEAU, T., La Cour de cassation et l’application de la loi dans le temps, Presses
universitaires de France, Paris, 1990.
BORDALÍ, A., “Los recursos en el proceso civil chileno”, en Raúl Tavolari (ed.)
Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII jornadas iberoamericanas
de derecho procesal, vol. I, Punto Lex - Thomson Reuters, Santiago de Chile,
2010, págs. 727–743.
BORDALÍ, A., “La unidad en la intepretación jurisdiccional de los derechos
fundamentales: una tarea pendiente en el derecho chileno”, Revista chilena de
derecho, vol. 34, no. 3, 2007, págs 517–538.
BORRAJO, I., “Adjudicating in Divisions of Powers: the Experiencie of the
Spanish Constitutional Court”, en Andrew Le Sueur (ed.) Building the UK’s
New Supreme Court: National and Comparative Perspectives, Oxford University
Press, New York, 2004, págs. 145–176.
BRAUN, A., “Judges and Academics: Features of a Partnership”, en James Lee,
(ed.) From House of Lords to Supreme Court: Judges, jurists and the process of
judging, Hart Publishing, Oxford, 2011, págs. 227–254.
BRAVO HURTADO, P., “Hacia la reforma del proceso civil en Chile”, Revista
General de Derecho Procesal (Iustel, España), vol. 29, 2013.
BRAVO HURTADO, P., “Hacia los precedentes en Chile: Reforma procesal civil y
fuentes del Derecho”, Revista chilena de derecho, vol. 40, no. 2, 2013, págs.
549-576.
BRAVO HURTADO, P., “Recursos ante las Cortes Supremas en el civil law y en el
common law: dos vías a la uniformidad”, International Journal of Procedural
Law, vol. 2, no. 2, 2012, págs 323–339.
BRENNER, S., “Granting Certiorari by the United States Supreme Court: An
Overview of the Social Science Studies”, Law Library Journal, vol. 92, 2000,
págs 193–201.
BRIGGS, A., “The Development of Principle by a Final Court of Appeal in
Matters of Private International (Common) Law”, en James Lee, (ed.) From
House of Lords to Supreme Court: Judges, jurists and the process of judging, Hart
Publishing, Oxford, 2011, págs. 149–168.
BROWN, L. N.; JACOBS, F. G., The Court of Justice of the European Communities,
Sweet & Maxwell, London, 1977.
266
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
BRUINSMA, F., “A Socio-Legal Analysis of the Legitimacy of Highest Courts”, en
Nick Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The Legitimacy of Highest
Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and Beyond, T.M.C.Asser Press, The
Hague, 2009, págs. 61–76.
CABALLOL ANGELATS, L., La ejecución provisional en el proceso civil, Bosch,
Barcelona, 1993.
CABAÑAS GARCÍA, J. C., “Reforma de la casación civil y tutela de los derechos
fundamentales sustantivos”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor
(eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia,
2010, págs. 391–412.
CADIET, L., “El sistema de la casación francesa”, en Manuel Ortells (ed.) Los
recursos ante Tribunales Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in
Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs. 21–46.
CADIET, L., “Le rôle institutionnel et politique de la Cour de cassation en
France: tradition, transition, mutation?”, Annuario di diritto comparato e di
studi legislativi, vol. 2011, págs 183–222.
CADIET, L., “The system of french cassation (Abridged version)”, en Manuel
Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en Europa: Appeals to
Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs. 47–54.
VAN CAENEGEM, R. C., European law in the past and the future: unity and diversity
over two millennia, Cambridge University Press, New York, 2002.
VAN CAENEGEM, R. C., Judges, legislators & professors: Chapters in European legal
history, Cambridge University Press, New York, 1987.
VAN CAENEGEM, R. C., Legal history: A European perspective, The Hamblendon
Press, London, 1991.
VAN CAENEGEM, R. C., “The common law is different: ten illustrations”, en
Judges, legislators & professors: Chapters in European legal history, Cambridge
University Press, New York, 1987, págs. 1–66.
VAN CAENEGEM, R. C., “The different paths of the common law and civil law”,
en Judges, legislators & professors: Chapters in European legal history,
Cambridge University Press, New York, 1987, págs. 113–126.
VAN CAENEGEM, R. C., “The English common law seen from the European
continent”, en Legal history: A European perspective, The Hamblendon Press,
London, 1991, págs. 165–184.
VAN CAENEGEM, R. C., “The holy books of law”, en European law in the past and
the future: unity and diversity over two millennia, Cambridge University Press,
New York, 2002, págs. 54–72.
VAN CAENEGEM, R. C., “The mastery of the law: judges, legislators and
professors”, en Judges, legislators & professors: Chapters in European legal
history, Cambridge University Press, New York, 1987, págs. 67–112.
VAN CAENEGEM, R. C., “Which is best, case law, statute law or book law?”, en
Judges, legislators & professors: Chapters in European legal history, Cambridge
University Press, New York, 1987, págs. 127–168.
CAIRNS, J. W., “Development of comparative law in Great Britain”, en Mathias
Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of comparative
law, Oxford University Press, New York, 2006, págs. 131–174.
CALAMANDREI, P., La Cassazione Civile. Disegno Generale dell’istituto, Fratelli
Bocca, Torino, 1920.
267
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
CÁMARA RUIZ, J., “La casación civil de Aragón”, en José Bonet Navarro, José
Martín Pastor (eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters,
Valencia, 2010, págs. 551–566.
CAMERON, C. M.; KORNHAUSER, L. A., “Appeals Mechanism, Litigant Selection,
and the Structure of Judicial HIerarchies”, en James R Roger, Roy B
Flemming, Jon R Bon (eds.) Institutional Games and the United States Supreme
Court, pág. 174–.
CAMPOS, G. J. B., La Corte Suprema, el tribunal de las garantías constitucionales,
EDIAR, 1984.
CANE, P.; KRITZER, H. M. (eds.), The oxford handbook of empirical legal research,
Oxford University Press, New York, 2010.
CAPPALLI, R., “Procedimiento civil comparado: Estados Unidos, Chile y
Sudamérica”, Revista chilena de derecho, vol. 19, no. 2, 1992, págs 203–275.
CAPPELLETTI, M., El proceso civil en el Derecho Comparado, ARA, Perú, 2006.
CAPPELLETTI, M.; Garth, B., El Acceso a la justicia: la tendencia en el movimiento
mundial para hacer efectivos los derechos, Fondo de Cultura Económica,
México, D.F., 1996.
CARMICHAEL, P.; DICKSON, B., The House of Lords : its parliamentary and judicial
roles, Hart Pub. , Portland, Or., 1999.
CARNELLUTTI, F., Sistema de Derecho Procesal Civil, UTHEA, B. Aires, 1944.
CARO, E.; GARCÍA, J., Reforma a la justicia civil y comercial en Chile, Libertad y
Desarrollo, Santiago de Chile, 2012.
CAROCCA PÉREZ, A., El nuevo sistema procesal penal, Lexis Nexis, Santiago, 2005.
CARPENTER, W. L., “Courts of Last Resort”, Yale Law Journal, vol. 19, no. 4,
1910, págs 280–292.
CARRASCO POBLETE, J., “La nulidad procesal como técnica protectora de los
derechos y garantías de las partes en el derecho procesal chileno”, Revista de
derecho (Coquimbo), vol. 18, no. 1, 2011, págs 49–84.
CASARINO, M., Manual de Derecho Procesal Civil, Tomo IV, Ed. Jurídica de Chile,
2009.
DE CASTRO MARTÍN,, R. M.; González Velasco, J.-P., “El trámite de la admisión
del recurso de casación civil en España, según la sala primera, de lo civil, del
Tribunal Supremo”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El
recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs.
155–230.
CENTRO STUDI GIURIDICI E POLITICI; Centro Internazionale Magistrati “Luigi
Severini” (eds.), Le Corti Supreme, Giuffré, Milano, 2001.
CHAGNEAU DEL CAMPO, A., Tramitaciones en las Cortes de Apelaciones, Editorial
Jurídica de Chile, Santiago, 2012.
CHARTIER, Y., La Cour de Cassation, Dalloz, Paris, 2001.
CHASE, O. G., “Reflections in civil procedure reform in the United States: What
has been learned? What has been acomplished?”, en Nicolò Trocker,
Vicenzo Varano (eds.) The Reforms of Civil Procedure in Comparative
Perspective, G.Giappichelli, Torino, 2005, págs. 163–184.
CHASE, O. G.; WALKER, J. E., Common law, civil law and the future of categories,
Lexis Nexis, Ontario, 2010.
CHAUÁN SARRÁS, S., Manual del nuevo procedimiento penal, Abeledo Perrot
Thompson Reuters, Santiago, 2012.
268
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
CHEIM, F., Teoria Geral dos Recursos Cíveis, 4, Revista dos Tribunais, Sao Paulo,
2009.
CHIARLONI, S., “Fundamental tasks of the Corte di cassazione. Heterogenous
objectives arosen from the constitutional right to appeal and recent reforms
(abridged version)”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales
Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica,
Madrid, 2008, págs. 77–86.
CHIARLONI, S., “Tareas fundamentales de la corte suprema de casación, la
heterogeneidad de los fines surgida de la garantía constitucional del derecho
al recurso y las recientes reformas”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante
Tribunales Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión
Jurídica, Madrid, 2008, págs. 55–76.
CHIOVENDA, G., Institutciones de derecho procesal civil, vol. 1, Valletta, Buenos
Aires, 2005.
CHIOVENDA, G., Romanésimo e Germanésimo del proceso civile, Bolonia, 1904.
CLARK, D. S., “Development of comparative law in the United States”, en
Mathias Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of
comparative law, Oxford University Press, New York, 2006, págs. 215–236.
CLAYTON, C. W.; Gillman, H., “Beyond judicial attitudes: Institutional
approaches to Supreme Court decision-making”, en Cornell W. Clayton,
Howard Gillman (eds.) Supreme Court decision-making. New institionalist
approaches, University of Chicago Press, Chicago – London, 1999, págs. 1–
14.
CLAYTON, C. W.; Gillman, H. (eds.), Supreme Court decision-making. New
institionalist approaches, University of Chicago Press, Chicago – London,
1999.
CLERMONT, K. M.; Eisenberg, T., “Litigation realities”, Cornell Law Review, vol.
88, 2002, págs 119–154.
COLOMA, R.; PINO, M.; CARMEN, M., “Fundamentación de las sentencias
judiciales y atribución de calidad epistémica a la declación de testigos en
materia penal”, Revista de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de
Valparaíso, vol. 33, 2009, págs 303–344.
COMOGLIO, L. P.; FERRI, C.; TARUFFO, M., Lezioni sul processo civile. I. Il proceso
ordinario di cognizione, Il Mulino, Bologna, 1995.
COMOGLIO, L. P.; FERRI, C.; TARUFFO, M., Lezioni sul processo civile. II.
Procedimenti speciali, cautelari ed esecutivi, Il Mulino, Bologna, 1995.
CONSOLO, C., “Profili della nuova disciplina delle impugnazione con una
rinnovata critica all’apello chiuso ai nova”, La reforma del proceso civile,
Padua, 1992.
COOTER, R.; ACCIARRI, H. A. (eds.), Introducción al análisis económico del Derecho,
Thomson Reuters, Santiago de Chile, 2012.
CORDRAY, M. M., “Setlement Agreement and the Supreme Court”, Hasting Law
Journal, vol. 48, 1996, págs 9–74.
CORDRAY, M. M.; CORDRAY, R., “Philosophy of Certiorari: Jurisprudential
Considerations in Supreme Court Case Selection, The”, Washington
University Law Quarterly, vol. 82, 2004, págs 389–452.
CORDRAY, M. M.; CORDRAY, R., “Setting the Social Agenda: Deciding to
Review High-Profile Cases at the Supreme Court”, University of Kansas Law
Review, vol. 57, 2008, págs 313–349.
269
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
CORDRAY, M. M.; CORDRAY, R., “Strategy in Supreme Court Case Selection:
The Relationship between Certiorari and the Merits”, Ohio State Law
Journal, vol. 69, 2008, págs 1–51.
CORDRAY, M. M.; CORDRAY, R., “The calendar of the Justices: How Supreme
Court’s Timming afect Decision-making”, Arizona State Law Journal, vol.
36, 2004, págs 183–256.
CORDRAY, M. M.; CORDRAY, R., “The Supreme Court’s Plenary Docket”,
Washington and Lee Law Review, vol. 58, 2001, págs 737–794.
CORREA SELAME, J.D., Procedimiento ante los Juzgados de Familia, Thompson
Reuters Punto Lex, Santiago, 2006.
CORSTENS, G., “The Legitimacy of the Decisions of the Dutch Supreme Court in
Criminal Cases”, en Maurice Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.)
The Legitimacy of Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and Beyond,
T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009, págs. 227–234.
CORTEZ MATCOVICH, G., El recurso de nulidad. Doctrina y jurisprudencia, 2,
LexisNexis, Santiago de Chile, 2006.
CORTEZ MATCOVICH, G., “Reflexiones sobre la evolución de la casación en el
proceso civil”, Revista de Derecho (U. de Concepción), vol. LXX, no. 211, 2002,
págs 165–178.
COTTERRELL, R., “Comparative law and legal culture”, en Mathias Reinmann,
Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of comparative law, Oxford
University Press, New York, 2006, págs. 709–738.
COUSO, J., “El rol uniformador de la jurisprudencia en la sala penal de la corte
suprema: Anatomía de un fracaso”, Revista de derecho (Valdivia), vol. 20, no.
2, 2007, págs 147–172.
COUSO, J., “El uso de precedentes en materia penal: retórica y realidad en
perspectiva”, Revista General de Derecho Penal, vol. 5, 2006.
COUSO, J.; Mera, J., “El rol uniformador de la jurisprudencia en la sala penal de
la corte suprema: Estudio empírico”, Ius et Praxis, vol. 13, no. 1, 2007, págs
315–392.
COUSO, J.; Mera, J., Precedentes y justicia penal, Universidad Diego Portales,
Santiago de Chile, 2011.
COUTURE, E. J., Fundamentos del derecho procesal civil, 3 (póstuma), De Palma,
Buenos Aires, 1958.
COUTURE, E. J., Introducción al estudio del proceso civil, 2, De Palma, Buenos Aires,
1988.
CROSS, S. R.; Harris, J. W., Precedent in English Law, 4, Oxford University Press,
USA, 1991.
CUCARELLA GALIANA, L.-A., “Aspectos relativos al depósito para recurrir
previsto por la disposición adicional decimoquinta de la ley orgánica
1/2009, de 3 de noviembre”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor
(eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia,
2010, págs. 473–486.
CUCARELLA GALIANA, L.-A., “Reforma de la oficina judicial e incidencia en la
regulación del recurso de casación”, en José Bonet Navarro, José Martín
Pastor (eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters,
Valencia, 2010, págs. 459–472.
CUEVAS, E., “Proyecto de reforma del Título VI Capítulo III – Pruebas Sección I
Reglas Generales del Código de Procedimiento Procesal Ciivl para
270
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
Iberoamérica”, en Raúl Tavolari (ed.) Derecho procesal contemporáneo.
Ponencias de las XXII jornadas iberoamericanas de derecho procesal, vol. I, Punto
Lex - Thomson Reuters, Santiago de Chile, 2010, págs. 319–364.
CURRAN, V. G., “Comparative law and languaje”, en Mathias Reinmann,
Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of comparative law, Oxford
University Press, New York, 2006, págs. 675–708.
DAMAŠKA, M. R., Las caras de la justicia y el poder del estado. Análisis comparado del
proceso legal, Ed. Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 2000.
DAMAŠKA, M. R., The Faces of Justice and State Authority: A Comparative Approach
to the Legal Process, Yale University Press, New Haven, 1986.
DANNEMANN, G., “Comparative law: Study of similarities of differences?”, en
Mathias Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of
comparative law, Oxford University Press, New York, 2006, págs. 383–420.
DAVIDS, W. J. M., “Judicial Reasoning and Legitimacy of the Dutch Supreme
Court”, en Maurice Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The
Legitimacy of Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and Beyond,
T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009, págs. 223–226.
DAWSON, J., The oracles of the law, University of Michigan, New York, 1986.
DELGADO, J., “Aproximaciones a los principios de la reforma procesal civil”,
Revista chilena de derecho y ciencia política, vol. 2, no. 2, 2011, págs 197–210.
DELGADO, J., “El certiorari: un agente extraño en manos de nuestra Corte
Suprema”, Actualidad Jurídica, vol. 22, 2012, págs 361–375.
DELGADO, J., “Examen crítico del recurso de unificación de jurisprudencia”,
Revista de derecho (Valparaíso), no. 36, 2011, págs 473–494.
DELGADO, J., “La historia de la casación civil española: una experiencia que
aconseja no avanzar en el modelo de unificación de la doctrina”, Revista de
derecho (Valparaíso), no. 33, 2009, págs 345–367.
DELGADO, J.; DÍAZ, L. I., “La unificación de jurisprudencia pretendida por el
recurso extraordinario: ventajas y problemas.”, Revista de derecho (Coquimbo),
vol. 18, no. 2, 2011, págs 275–304.
DEL RÍO FERRETTI, Carlos, “Estudios sobre el derecho al recurso en el proceso
penal”, en Estudios Constitucionales, vol. 10, número 1, 2012, págs. 245-288.
DELIA ROCCA, Saggi di diritto processuale canonico, Padua, 1961.
DICKSON, B., “Close Calls in the House of Lords”, en James Lee, (ed.) From House
of Lords to Supreme Court: Judges, jurists and the process of judging, Hart
Publishing, Oxford, 2011, págs. 283–302.
DÍEZ-PICAZO, I., “The principal innovation of Spain’s recent civil procedure
reform”, en Nicolò Trocker, Vicenzo Varano (eds.) The Reforms of Civil
Procedure in Comparative Perspective, G.Giappichelli, Torino, 2005, págs. 33–
66.
DINAMARCO, C., “Latin American countries”, en Pelayia Yessiou-Faltsi (ed.) The
Role of The Supreme Courts at the National and International Level, Sakkoulas
publications, Thessaloniki, Greece, 1998, págs. 361–378.
DONAHUE, C., “Comparative law before the Code Napoleón”, en Mathias
Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of comparative
law, Oxford University Press, New York, 2006, págs. 3–34.
DRAGICH, M., “Uniformity, inferiority and the law of the circuit doctrine”,
Loyola Law Review, no. 56, 2010.
271
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
DUCE J. M., RIEGO R, C., Proceso penal, Jurídica de Chile, Santiago de Chile,
2009.
DUXBURY, N., The Nature and Authority of Precedent, Cambridge University
Press, 2008.
DWORKIN, R., Law’s empire, Belknap Press of Harvard University Press,
Cambridge, 1986.
DWORKIN, R., “The model of rules I”, en Taking rights seriously, Harvard
University Press, Cambridge, 1977, págs. 14–45.
EPP, C. R., The rights revolution : lawyers, activists, and supreme courts in comparative
perspective, University of Chicago Press, Chicago, 1998.
EPSTEIN, L.; MARTIN, A. D., “Quantitative approach to empirical legal
research”, en Peter Cane, Herbert M. Kritzer (eds.) The oxford handbook of
empirical legal research, Oxford University Press, New York, 2010, págs.
901–925.
FÁBREGA, H., “Asignaciones de colación y movilización. Unificación
jurisprudencial en materia laboral”, en Actualidad jurídica, año 11, N° 22,
2010, págs. 527-532
FAIRÉN, “El Proyecto de Ordenanza Procesal Civil austriaca vista por Franz
Klein”, Revista de Derecho Procesal, Nº 2, 1950.
FAIRLIE, J. A., “The Doctrine of Stare Decisis in British Courts of Last Resort”,
Michigan Law Review, vol. 35, no. 6, 1937, págs 946–967.
FARNSWORTH, W., The legal analyst: A toolkit for thinking about the Law,
University Of Chicago Press, Chicago, 2007.
FASCHING, Die Wiederaufnahme wegen neuer Tatsachen und Beweismittel im
Zivilprocess, Viena, 1993.
FAUST, F., “Comparative law and economic analysis of law”, en Mathias
Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of comparative
law, Oxford University Press, New York, 2006, págs. 837–868.
FAUVARQUE-COSSON, B., “Development of comparative law in France”, en
Mathias Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of
comparative law, Oxford University Press, New York, 2006, págs. 35–68.
FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, M. Á., “Constitución y casación? de la falta de
aplicación al monopolio constitucional?”, Estudios constitucionales: Revista del
Centro de Estudios Constitucionales, vol. 3, no. 1, 2005, págs 97–118.
FERRAND, F., Cassation française et révision allemande, Presses Universitaires
France, Paris, 1993.
FERRAND, F., “The respective rol of the judge and the parties in the preparation
of the case in France”, en Nicolò Trocker, Vicenzo Varano (eds.) The
Reforms of Civil Procedure in Comparative Perspective, G.Giappichelli, Torino,
2005, págs. 7–32.
FERRARI, M. F., “Nuevo recurso de unificación de jurisprudencia”, Manual de
Consultas Laborales y Previsionales, no. 286, 2009.
FERRER, E.; SIMONS, A., “Los recursos en el Brasil”, en Raúl Tavolari (ed.)
Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII jornadas iberoamericanas
de derecho procesal, vol. I, Punto Lex - Thomson Reuters, Santiago de Chile,
2010, págs. 687–707.
FERRER, E.; SIMONS, A., “Los recursos en el proceso civil. Una mirada desde
Iberoamérica”, en Raúl Tavolari (ed.) Derecho procesal contemporáneo.
272
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
Ponencias de las XXII jornadas iberoamericanas de derecho procesal, vol. I, Punto
Lex - Thomson Reuters, Santiago de Chile, 2010, págs. 687–707.
FERRER, J., La valoración racional de la prueba, Marcial Pons, Madrid, 2007.
FERRI, Profili dell´apello limitato, Padua, 1979.
FIX-FIERRO, H., Courts, Justice, and Efficiency: A Socio-Legal Study of Economic
Rationality in Adjudication, Hart Publishing, Oxford, 2003.
FLETCHER, G. P.; Sheppard, S., American law in global context: The basics, Oxford
University Press, New York, 2005.
FON, V.; PARISI, F., “Judicial precedents in civil law systems: a dynamic analisis”,
International Review of Law and Economics, vol. 26, 2006, págs 519–535.
FORTEA, F. J. J., El Recurso de Casación para la Unificación de Doctrina Laboral:
Problemas Fundamentales, Universitat de València, 1999.
FRANK, J., Law and the modern mind, Coward-MacCann, New York, 1949.
FRÉDÉRIQUE, F., “Les cas d’ouverture à cassation en Droit Français”, en José
Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El recurso de casación civil,
Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 589–628.
GALIC, A., “The role of the Supreme Court in creating precedents in Slovenian
civil procedure”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales
Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica,
Madrid, 2008, págs. 261–274.
GARCÍA, J., La justicia civil y comercial chilena en crisis (parte II). Buenas prácticas,
instituciones exitosas y el rol de las familias legales, Libertad y Desarrollo,
Santiago de Chile, 2006.
GARCÍA, J. F.; Leturia, F. (eds.), Justicia civil y comercial. Una reforma pendiente,
Libertad y Desarrollo, Santiago de Chile, 2006.
GARCÍA, J.; LETURIA, F., “Justicia civil: Diagnóstico, evidencia empírica y
lineamientos para una reforma”, Revista chilena de derecho, vol. 33, no. 2,
2006, págs 345–384.
GARCÍA, J.; LETURIA, F., La justicia civil y comercial chilena en crisis. Bases para el
diseño de su reforma, Libertad y Desarrollo, Santiago de Chile, 2006.
GARCÍA, S., “El debido proceso en la jurisprudencia de la Corte Interamericana
de Derechos Humanos”, en Raúl Tavolari (ed.) Derecho procesal
contemporáneo. Ponencias de las XXII jornadas iberoamericanas de derecho
procesal, vol. I, Punto Lex - Thomson Reuters, Santiago de Chile, 2010,
págs. 1–72.
GARLICKI, L., “Judicial Deliberations: The Strasbourg Perspective”, en Maurice
Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The Legitimacy of Highest Courts’
Rulings: Judicial Deliberations and Beyond, T.M.C.Asser Press, The Hague,
2009, págs. 389–398.
GARNER, B. A. (ed.), Black’s Law Dictioanary, West, St. Paul, 2009.
GASCÓN, M., Los hechos en el Derecho. Bases argumentales de la prueba, Marcial
Pons, Madrid, 1999.
GEEROMS, S., Final review on foreign law: a comparative and functional analysis,
1999, Harvard Law School.
GEEROMS, S., Foreign law in civil litigation. A comparative and functional analysis,
Oxford University Press, New York, 2004.
GEEROMS, S. M. F., “Comparative Law and Legal Translation: Why the Terms
Cassation, Revision and Appeal Should Not Be Translated...”, American
Journal of Comparative Law, vol. 50, 2002, págs 201–212.
273
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
GERARDS, J., “Judicial Deliberations in the European Court of Human Rights”,
en Maurice Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The Legitimacy of
Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and Beyond, T.M.C.Asser Press,
The Hague, 2009, págs. 407–436.
GERHARDT, M. J., The Power of Precedent, Oxford University Press, USA, 2008.
GIMENO SENDRA, V.; CABEZUDO BAJO, M. J.; ALMAGRO NOSETE, J., El
Tribunal Supremo, su doctrina legal y el recurso de casación : estudios en homenaje
del profesor Almagro Nosete, Iustel, Madrid, 2007.
GIMENO, V., “El recurso español de casación civil: Perspectiva de reforma”, en
Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en Europa: Appeals
to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs. 117–152.
GIMENO, V., “The Spanish civil casación: Perspectives for reform (Abridged
version)”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en
Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008,
págs. 153–162.
GLENDON, M. A.; CAROZZA, P.; PICKER, C., Comparative legal traditions, 3, West
Publishing, St. Paul, 2008.
GLENN, H. P., “Comparative legal families and comparative legal traditions”, en
Mathias Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of
comparative law, Oxford University Press, New York, 2006, págs. 421–440.
GLOSSET-MARCHAL, G., “Belgium”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.)
Recourse Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans
l’Union Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs.
49–70.
GOETSCHALCKX, B., “’In good faith’: Re-imagining Comparative Law
Discourse”, en Nick Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The
Legitimacy of Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and Beyond,
T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009, págs. 91–110.
GOLDING, M. P., Legal Reasoning, Encore, Broadview Press, 2001.
GOLDSTEIN, S., “Common Law countries”, en Pelayia Yessiou-Faltsi (ed.) The
Role of The Supreme Courts at the National and International Level, Sakkoulas
publications, Thessaloniki, Greece, 1998, págs. 279–359.
GÓMEZ ORBAJEJA, HERECE QUEMADA, Derecho Procesal civil, Madrid, 1969.
GONZÁLEZ CASTILLO, J., “La fundamentación de las sentencias y la sana crítica”,
Revista chilena de derecho, vol. 33, no. 1, 2006, págs 93–107.
GONZÁLEZ GARCÍA, J. M., “Recurso de casación civil e interpretación uniforme
del Derecho: Algunos instrumentos de Derecho Comparado y de Derecho
interno (del avis al amicus curiae)”, en José Bonet Navarro, José Martín
Pastor (eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters,
Valencia, 2010, págs. 259–338.
GOODALL, K., “Ideas of “Representation” in UK Court Structures”, en Andrew
Le Sueur (ed.) Building the UK’s New Supreme Court: National and
Comparative Perspectives, Oxford University Press, New York, 2004, págs.
49–66.
GORDLEY, J., “Comparative law and legal history”, en Mathias Reinmann,
Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of comparative law, Oxford
University Press, New York, 2006, págs. 753–774.
GORDON, R., “The Relationship between the Bar and the House of Lords”, en
Andrew Le Sueur (ed.) Building the UK’s New Supreme Court: National and
274
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
Comparative Perspectives, Oxford University Press, New York, 2004, págs.
315–328.
GOTTWALD, P., “El recurso ante el Tribunal Supremo Federal alemán (revisión)
tras la reforma del 2001 (Versión abreviada)”, en Manuel Ortells (ed.) Los
recursos ante Tribunales Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in
Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs. 107–116.
GOTTWALD, P., “Review appeal to the German Federal Supreme Court after the
reform of 2001”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales
Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica,
Madrid, 2008, págs. 87–106.
GRANDE, E., “Development of comparative law in Italy”, en Mathias Reinmann,
Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of comparative law, Oxford
University Press, New York, 2006, págs. 107–130.
GRAVELLE, H., “Rationing trials by waiting: welfare implications”, International
Review of Law and Economics, vol. 10, 1990, págs 255–270.
GRAZIADEI, M., “Comparative law as the study of transplants and receptions”,
en Mathias Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of
comparative law, Oxford University Press, New York, 2006, págs. 441–476.
GREENHOUSE, L., The U.S. Supreme Court. A very short Introduction, Oxford
University Press, New York, 2012.
GRIVART DE KERSTRAT, F., “France”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.)
Recourse Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans
l’Union Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs.
113–153.
GUZMAN BRITO, A., La codificación civil en Iberoamérica, Aranzadi, Navarra,
2006.
HALIM, F., El recurso de unificación de jurisprudencia laboral, vol. I, Punto Lex Thomson Reuters, Santiago de Chile, 2010.
HALPERN MONTECINO, C.; HUMERES NOGUER, H., “La intervención de la Corte
Suprema en la nueva justicia del trabajo: el recurso de unificación de
jurisprudencia”, en Actualidad Jurídica, Año XI, N° 21, 2010, págs. 345-374.
HALL, K., The Oxford companion to the Supreme Court of the United States, Oxford
University Press, New York, 1992.
HAZARD, G.; TARUFFO, M., La justicia civil en Estados Unidos, Aranzadi,
Navarra, 2006.
HELFMAN, H. M.; GARDNER, E. S., “Review of The Court of Last Resort”, The
Journal of Criminal Law, Criminology, and Police Science, vol. 44, no. 6, 1954,
págs 785–786.
HELMKE, G.; RIOS-FIGUEROA, J. (eds.), Courts in Latin America, Cambridge
University Press, New York, 2011.
HINOJOSA SEGOVIA, R.; PALOMO VÉLEZ, D., “La apuesta de la nueva Ley de
Enjuiciamiento Civil Española por la revalorización de la importancia del
enjuiciamiento de primer grado: La nueva regulación de la ejecución
provisional de las sentencias”, Ius et Praxis, vol. 12, no. 2, 2006, págs 123–
162.
HORVITZ, M. I.; LÓPEZ, J., Derecho procesal penal chileno, Jurídica de Chile,
Santiago de Chile, 2004.
HUALDE LÓPEZ, I., “El interés casacional como criterio de admisión del recurso
en la doctrina de los tribunales superiores de justicia”, en José Bonet
275
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
Navarro, José Martín Pastor (eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi,
Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 523–536.
HULS, N., “Introduction: From Legitimacy to Leadership”, en Nick Huls,
Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The Legitimacy of Highest Courts’
Rulings: Judicial Deliberations and Beyond, T.M.C.Asser Press, The Hague,
2009, págs. 3–32.
HULS, N.; BOMHOFF, J.; ADAMS, M. (eds.), The Legitimacy of Highest Courts’
Rulings: Judicial Deliberations and Beyond, T.M.C. Asser Press, 2009.
HULS, N. J. H.; ADAMS, M.; BOMHOFF, J., The legitimacy of highest courts’ rulings :
judicial deliberations and beyond, T.M.C. Asser Press ; Cambridge University
Press, La Haya, Países Bajos; West Nyack, NY, 2009.
HUMERES, H.; HALPERN, C., “La intervención de la Corte Suprema en la nueva
justicia del trabajo: el recurso de unificación de jurisprudencia”, Actualidad
Jurídica, no. 21, 2010, págs 345–374.
HUNTER AMPUERO, I., “Rol y poderes del juez civil: Una mirada desde la
eficiencia del proceso”, Revista de derecho (Coquimbo), vol. 18, no. 2, 2011,
págs 73–101.
HUYBRECHTS, L., “A Commentary on Lasser’s Analysis from the Belgian Court
of Cassation’s Perspective”, en Nick Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff
(eds.) The Legitimacy of Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and
Beyond, T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009, págs. 189–196.
IGLESIAS MACHADO, S., El recurso de apelación por cuestiones de fondo, Dykinson,
Madrid, 2012.
INSTITUTO DE ESTUDIOS COMPARADOS EN CIENCIAS PENALES (Argentina);
CENTRO DE ESTUDIOS DE JUSTICIA DE LAS AMÉRICAS, Cortes supremas.,
CEJA ; INECIP, Santiago de Chile; Ciudad Autónoma de Buenos Aires,
Argentina, 2007.
JACOB, J. I. H., The reform of civil procedural law and other essays in civil procedure,
Sweet & Maxwell, London, 1982.
JAGTENBERG, R.; De Roo, A., “From Traditional Judicial Styles to Veredict
Industries inc.”, en Maurice Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The
Legitimacy of Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and Beyond,
T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009, págs. 301–322.
JANSEN, N., “Comparative law and comparative knowledge”, en Mathias
Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of comparative
law, Oxford University Press, New York, 2006, págs. 305–338.
JESÚS-CHACÓN, M.; FRANCO, J.; RAMOS, F., “Los recursos en el proceso civil
español”, en Tavolari (ed.) Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las
XXII jornadas iberoamericanas de derecho procesal, vol. 2, Punto Lex Thomson Reuters, Santiago de Chile, 2010, págs. 800-832.
JOLOWICZ, J. A., “England and Wales”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.)
Recourse Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans
l’Union Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs.
83–98.
JOLOWICZ, J. A., “General Report”, en Pelayia Yessiou-Faltsi (ed.) The Role of
The Supreme Courts at the National and International Level, Sakkoulas
publications, Thessaloniki, Greece, 1998, págs. 37–63.
JOLOWICZ, J. A., “Introduction. Recourse against civil judgements in the
European Union: a comparative survey”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee
276
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
(eds.) Recourse Against Judgements in the European Union. Voies De Recours
Dans l’Union Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999,
págs. 1–23.
JOLOWICZ, J. A., “Managing overload in appellate court: “Western” countries”,
en On civil procedure, Cambridge University Press, 2000, págs. 328–352.
JOLOWICZ, J. A., On civil procedure, Cambridge University Press, 2000.
JOLOWICZ, J. A.; VAN RHEE, C. H. (eds.), Recourse Against Judgements in the
European Union:Voies De Recours Dans l’Union Europeenne, Kluwer Law
International, The Hague, 1999.
KAVANAGH, A., “From Appellate Committee to UK Supreme Court:
Independence, Activism and Transparency”, en James Lee, (ed.) From House
of Lords to Supreme Court: Judges, jurists and the process of judging, Hart
Publishing, Oxford, 2011, págs. 35–56.
KERR, A., “Ireland”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.) Recourse Against
Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union Europeenne,
Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs. 191–206.
KESSLER, D. P.; RUBINFELD, D. L., “Empirical study of civil justice systems”, en
A. Mitchell Polinsky, Steven M. Shavell (eds.) Handbook of Law and
Economics, Volume 1, North-Holland, Amstardam, 2007, págs. 259–342.
KIRBY, M., “A Darwinian Reflection on Judicial Values and Appointment Final
National Courts”, en James Lee, (ed.) From House of Lords to Supreme Court:
Judges, jurists and the process of judging, Hart Publishing, Oxford, 2011, págs.
9–34.
KLEIN-ENGEL, Zivilprozess Oesterreichs, Mannheim, 1927.
KLEINHEISTERKAMP, J., “Development of comparative law in Latin America”, en
Mathias Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of
comparative law, Oxford University Press, New York, 2006, págs. 261–304.
KLOOSTERHUIS, H., “Formal and Substantial Justification in Legal Decisions:
Some Critical Questions from an Argumentative Perspective”, en Nick
Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The Legitimacy of Highest Courts’
Rulings: Judicial Deliberations and Beyond, T.M.C.Asser Press, The Hague,
2009, págs. 111–124.
KOCH, H., “Germany”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.) Recourse Against
Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union Europeenne,
1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs. 155–173.
KOUSSOULIS, S., “Greece”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.) Recourse
Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union
Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs. 175–189.
KRAMER, X. E.; Van Rhee, C. H. (eds.), Civil Litigation in a Globalizing World,
T.M.C. Asser Press, 2012.
DE LA OLIVA, A., “Un modelo de casación civil eficaz para el tribunal supremo
de España”, Annuario di diritto comparato e di studi legislativi, vol. 2011, págs
249–280.
DE LA OLIVA, A.; Palomo, D. (eds.), Proceso Civil. Hacia una nueva justicia civil,
Jurídica de Chile, Santiago, 2005.
LAJOIE, A., “Possible Means for an Impossible Task: Accommodating Regional
Differences through Judicial Design – The Canadian Experience”, en
Andrew Le Sueur (ed.) Building the UK’s New Supreme Court: National and
277
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
Comparative Perspectives, Oxford University Press, New York, 2004, págs.
95–114.
LANATA, G., El sistema de recursos en el proceso laboral chileno, Legal publishing,
Santiago, Chile, 2011.
LANDES, W.; POSNER, R. A., “An Economic Analysis of the Courts”, Journal of
Law and Economics, vol. 15, no. 1, 1971, págs 61–107.
LANDES, W.; POSNER, R. A., “Legal Precedent: A Theoretical and Empirical
Analysis.”, Journal of Law and Economics, vol. 19, no. 2, 1979, págs 249–307.
DE LANGE, R., “Judicial Deliberations and Human Rights Adjudication”, en
Maurice Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The Legitimacy of
Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and Beyond, T.M.C.Asser Press,
The Hague, 2009, págs. 451–470.
LASSER, M. de S.-O. -l’E., Judicial Deliberations: A Comparative Analysis of
Transparency and Legitimacy, Oxford University Press, USA, 2009.
LASSER, M. de S.-O. -l’E., “Transforming Deliberation”, en Nick Huls, Maurice
Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The Legitimacy of Highest Courts’ Rulings:
Judicial Deliberations and Beyond, T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009,
págs. 33–54.
LEE, J. (ed.), From House of Lords to Supreme Court: Judges, jurists and the process of
judging, Hart Publishing, Oxford, 2011.
LEE, J., “Inconsiderate Alterations in our Laws: Legislative Reversal of Supreme
Court Decisions”, en James Lee, (ed.) From House of Lords to Supreme Court:
Judges, jurists and the process of judging, Hart Publishing, Oxford, 2011, págs.
71–100.
LEE, J., “Introduction”, en James Lee, (ed.) From House of Lords to Supreme Court:
Judges, jurists and the process of judging, Hart Publishing, Oxford, 2011, págs.
1–8.
LEMMENS, K., “But Pasteur was French: Comments on Mitchel Lasser’s “The
European Pasteurization of French Law””, en Nick Huls, Maurice Adams,
Jacco Bomhoff (eds.) The Legitimacy of Highest Courts’ Rulings: Judicial
Deliberations and Beyond, T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009, págs. 146–
174.
LESAFFER, R., European Legal History: A Cultural and Political Perspective,
Cambridge University Press, New York, 2009.
LETURIA, F. (ed.), Justicia civil y comercial. Una reforma ¿cercana?, Libertad y
Desarrollo, Santiago de Chile, 2011.
LIENHARD, A.; KETTIGER, D., “Research on the caseload management of courts:
methodological questions”, Utrecht Law Review, vol. 7, no. 1, 2011, págs 66–
73.
LILE, W. M., “One-Judge” Decisions in Courts of Last Resort”, Virginia Law
Register, vol. 20, no. 1, 1914, págs 1–11.
LINDBLOM, H., “Scandinavian countries”, en Pelayia Yessiou-Faltsi (ed.) The
Role of The Supreme Courts at the National and International Level, Sakkoulas
publications, Thessaloniki, Greece, 1998, págs. 224–277.
LINDBLOM, H., “The role of Supreme Courts in Scandinavia”, Scandinavian
Studies in Law, vol. 39, 2000, págs 325–366.
LINDBLOM, P. H., “Sweden”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.) Recourse
Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union
Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs. 305–317.
278
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
LLOBREGAT, J. G., Apelacion y casacion en el proceso civil, Editorial Colex, 1994.
LOONSTRA, K.; QUIST, J., “The Dutch Supreme Court versus the Lower Courts:
Summary Dismissal and the Catalogue of Viewpoints”, en Maurice Huls,
Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The Legitimacy of Highest Courts’
Rulings: Judicial Deliberations and Beyond, T.M.C.Asser Press, The Hague,
2009, págs. 343–368.
LÓPEZ SÁNCHEZ, J., “La reforma de la casación civil en España: propuestas y
prospectiva”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El recurso de
casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 87–126.
LOTH, M. A., “Courts in a Quest for Legitimacy: A Comparative Approach”, en
Maurice Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The Legitimacy of
Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and Beyond, T.M.C.Asser Press,
The Hague, 2009, págs. 267–288.
DE LUCCHI LÓPEZ-TAPIA, Y., “El reinstaurado depósito para recurrir en
casación civil”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El recurso
de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 487–500.
LUKE, W., Zivilprozessrecht, 8, C.H. Beck, München, 2003.
MACCORMICK, N.; SUMMERS, R. S., “Further general reflections and
conclusions”, en Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting
precedents: A comparative study, Ashgate/Darmouth, Aldershot-BrookfieldSingapure-Sydney, 1997, págs. 531–550.
MACCORMICK, N.; SUMMERS, R. S. (eds.), Interpreting precedents: A comparative
study, Ashgate/Darmouyh, Aldershot-Brookfield-Singapure-Sydney, 1997.
MACCORMICK, N.; Summers, R. S., “Introduction”, en Neil MacCormick, Robert
S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A comparative study,
Ashgate/Darmouth, Aldershot-Brookfield-Singapure-Sydney, 1997, págs.
1–16.
MACCORMICK, N.; Summers, Robert S., M., “Interpretation and justification”, en
Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting statutes: A
comparative study, Darmouth, Aldershot-Brookfield-Hong Kong-SingapureSydney, 1991, págs. 511–544.
MACDONALD, R. A., “Access to civil justice”, en Peter Cane, Herbert M. Kritzer
(eds.) The oxford handbook of empirical legal research, Oxford University
Press, New York, 2010, págs. 492–521.
MACKINNON, F.; WEILER, P., “Review of In the Last Resort: A Critical Study of
the Supreme Court of Canada”, Canadian Journal of Political Science / Revue
canadienne de science politique, vol. 8, no. 4, 1975, págs 568–570.
MAIER, J., Derecho Procesal Penal. Parte General, Editores del Puerto, Buenos
Aires, 2004.
MAK, E., “Another Turn of the Screw: an Evaluation of Lasser’s Judicial
Deliberations in the Light of the Practices of Constitutional Review in
France, Germany and the United States”, en Maurice Huls, Maurice Adams,
Jacco Bomhoff (eds.) The Legitimacy of Highest Courts’ Rulings: Judicial
Deliberations and Beyond, T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009, págs. 289–
300.
MALLESON, K., “Selecting Judges in the Era of Devolution and Human Rights”,
en Andrew Le Sueur (ed.) Building the UK’s New Supreme Court: National and
Comparative Perspectives, Oxford University Press, New York, 2004, págs.
294–314.
279
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
MARINONI, L. G., Precedentes obrigatórios, Revista dos Tribunais, Sao Paulo,
2010.
MARINONI, L. G.; CRUZ ARENHART, S., Prova, Revista dos Tribunais, Sao Paulo,
2009.
MARINONI, L. G.; MITIDIERO, D., Repercussao geral no recurso extraordinario, 2,
Revista dos Tribunais, Sao Paulo, 2010.
MARINONI, L. G.; PÉREZ RAGONE, A.; NÚÑEZ OJEDA, R., Fundamentos del
proceso civil. Hacia una teoría de la adjudicación, Abeledo-Perrot, Santiago de
Chile, 2010.
MARSHALL, G., “What is binding in a precedent”, en Neil MacCormick, Robert
S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A comparative study,
Ashgate/Darmouth, Aldershot-Brookfield-Singapure-Sydney, 1997, págs.
503–518.
MARTÍ PAYÁ, V., “Casación autonómica y principio de igualdad”, en José Bonet
Navarro, José Martín Pastor (eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi,
Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 537–550.
MARTÍN PASTOR, J., “La personación en los recursos extraordinarios y los
efectos de su no realización en la LECiv/2000”, en José Bonet Navarro, José
Martín Pastor (eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters,
Valencia, 2010, págs. 413–434.
MARTORELL ZULUETA, P., “La fase de preparación e interposición del recurso
ante el órgano jurisdiccional “a quo””, en José Bonet Navarro, José Martín
Pastor (eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters,
Valencia, 2010, págs. 127–154.
MASCARELL, M. J., “La necesaria reforma del recurso de queja en el proceso
civil”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en
Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008,
págs. 275–290.
MASSMANN BOZZOLO, N., “La admisibilidad del recurso de inaplicabilidad: A
tres años de la reforma”, Ius et Praxis, vol. 15, no. 1, 2009, págs 263–293.
MATTEI, U., “Civil law and common law: toward convergence?”, en Keith E.
Whittington, R. Daniel Kelemen, Gregory A. Caldeira (eds.) Oxford
handbook of law and politics, Oxford University Press, New York, 2008, págs.
267–280.
MATTEI, U., “What do we Lack”, en Nick Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff
(eds.) The Legitimacy of Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and
Beyond, T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009, págs. 55–60.
MATURANA, C., “Presentación del anteproyecto de código procesal civil”, Revista
de Estudios de la Justicia, vol. 8, 2006, págs 41–45.
MATURANA, C., “Los recursos ante los tribunales colegiados en un
procedimiento oral”, Revista de Derecho Procesal (U.de Chile), vol. 22, 2012.
MATURANA, C.; MONTERO, R., Derecho procesal penal, Abeledo-Perrot, Santiago
de Chile, 2010.
MENDOZA, J., “Los recursos en el proceso civil cubano”, en Derecho procesal
contemporáneo. Ponencias de las XXII jornadas iberoamericanas de derecho
procesal, vol. I, Punto Lex - Thomson Reuters, Santiago de Chile, 2010,
págs. 744–7444.
MENESES PACHECO, C., “Fuentes de prueba y medios de prueba en el proceso
civil”, Ius et Praxis, vol. 14, no. 2, 2008, págs 43–86.
280
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
MENKEL-MEADOW, C. J., “Dispute resolution”, en Peter Cane, Herbert M.
Kritzer (eds.) The oxford handbook of empirical legal research, Oxford
University Press, New York, 2010, págs. 596–624.
MENKEL-MEADOW, C. J.; Garth, B. G., “Civl procedure”, en Peter Cane, Herbert
M. Kritzer (eds.) The oxford handbook of empirical legal research, Oxford
University Press, New York, 2010, págs. 679–704.
MERA, J., “Convicciones de los jueces y precedentes: La ardua tarea en la
construcción de estándares para la uniforme aplicación del derecho penal”,
en Jurisprudencia penal de la Corte Suprema, Lexis Nexis, Santiago de Chile,
2007, págs. 1–96.
MERA, J.; CASTRO, Á., Jurisprudencia penal de la Corte Suprema, Lexis Nexis,
Santiago de Chile, 2007.
MERRYMAN, J. H.; PÉREZ-PERDOMO, R., The Civil Law Tradition: An
Introduction to the Legal Systems of Europe and Latin America, 3, Stanford
University Press, California, 2007.
MERY, R., “Análisis económico del Derecho procesal. Economía de la litigación”,
en Robert Cooter,, Hugo A. Acciarri (eds.) Introducción al análisis económico
del Derecho, Thomson Reuters, Santiago de Chile, 2012, págs. 225–259.
MEVIS, P., “The Perspective of the Annotator: Some Observations About the
Organisation and Format of the Judgments and Decisions of the Criminal
Division of the Supreme Court of the Netherlands, and the Role of the
Annotator”, en Maurice Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The
Legitimacy of Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and Beyond,
T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009, págs. 235–250.
MICHAELS, R., “The functional method of comparative law”, en Mathias
Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of comparative
law, Oxford University Press, New York, 2006, págs. 339–382.
MICHELMAN, F. I., “The Supreme Court and Litigation Access Fees: The Right
to Protect One’s Rights. Part I”, Duke Law Journal, vol. 1973, no. 6, 1974,
págs 1153–1215.
MIDON, G. E. de, La Casacion: Control del Juicio de Hecho, Rubinzal-Culzoni,
2001.
MIRA, M. J. I., El recurso de casacion para la unificacion de doctrina (Coleccion
laboral), Tirant lo Blanch, 1997.
MONTERO AROCA, J., El recurso de casación civil : (casación e infracción procesal),
Tirant o blanch, Valencia, 2009.
MONTERO AROCA, J. (ed.), Proceso civil e ideología, Metropolitana, Santiago de
Chile, 2008.
MONTERO, J.; FLORS, J., Los recursos en el proceso civil, Tirant lo Blanch, Valencia,
2001.
MOREL, “Le recour au roi dans les pays du sud-ouest de la mouvance aux XIII et
XIV siècle”, en Annales de la Faculté de Droit, Tolouse, 1955.
MORELLO, A. M., Estudio de La Casacion Civil Española: Ley No. 1 - 2000,
Libreria Editorial Platense, 2001.
MORELLO, A. M., La Corte Suprema en accion, Abeledo-Perrot, 1989.
VON MOSCHZISKER, R., “Stare Decisis in Courts of Last Resort”, Harvard Law
Review, vol. 37, no. 4, 1924, págs 409–430.
MOSQUERA, M.; MATURANA, C., Los recursos procesales, Jurídica de Chile,
Santiago de Chile, 2010.
281
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
MUIR WATT, H., “Globalization and comparative law”, en Mathias Reinmann,
Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of comparative law, Oxford
University Press, New York, 2006, págs. 579–608.
MUÑOZ, S., “Presente y futuro de la casación civil”, en Raúl Tavolari (ed.)
Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII jornadas iberoamericanas
de derecho procesal, vol. I, Punto Lex - Thomson Reuters, Santiago de Chile,
2010, págs. 90–182.
MURRAY, P. L.; STÜRNER, R., German civil justice, Carolina Academic Press,
Durham, 2004.
MYLES, G., The Court of Justice of the European Communities, Northern Ireland
Solicitors’ European Group, [Belfast?], 1978.
NICKEL, R., “The German Federal Constitutional Court: Present State, Future
Challenges”, en Andrew Le Sueur (ed.) Building the UK’s New Supreme Court:
National and Comparative Perspectives, Oxford University Press, New York,
2004, págs. 175–198.
NIEVA FENOLL, J., El recurso de casación civil, Editorial Ariel, Barcelona, 2002.
NIEVA, J., El recurso de casación, Abeledo Perrot, Santiago de Chile, 2010.
NIEVA, J., “La relevancia social de la casación: importancia del ius litigatoris”, en
El recurso de casación, Abeledo Perrot, Santiago de Chile, 2010, págs. 41–74.
NOVOA, P.; AVALOS, W., “Recurso de nulidad y unificación de jurisprudencia”,
Revista laboral chilena, no. 18, 2008.
NÚÑEZ OJEDA, R., “Crónica sobre la reforma del sistema procesal civil chileno.
Fundamentos, historia y principios”, en Andrés De La Oliva, Diego Palomo,
(eds.) Proceso Civil. Hacia una Nueva Justicia Civil, Jurídica de Chile,
Santiago, 2005, págs. 677–695.
NÚÑEZ OJEDA, R., “El sistema de recursos procesales en el ámbito civil en un
Estado democrático deliberativo.”, Ius et Praxis, vol. 14, no. 1, 2008, págs
199–223.
NÚÑEZ OJEDA, R., “Hacia un nuevo proceso civil en Chile. Un estudio sobre el
movimiento de reforma de la justicia civil al sur del mundo”, Actualidad
Jurídica, vol. 17, 2008, págs 29–47.
NÚÑEZ VÁSQUEZ, J. C., Tratado del proceso penal y del juicio oral, tomo II, Jurídica
de Chile, Santiago de Chile, 2003.
O’CONNOR, S. D., “Our Judicial Federalism”, Case Western Reserve Law Review,
vol. 35, 1984, págs 1–12.
O’NEILL, A., “Judging Democracy: the Devolutionary Settlement and the
Scottish Constitution”, en Andrew Le Sueur (ed.) Building the UK’s New
Supreme Court: National and Comparative Perspectives, Oxford University
Press, New York, 2004, págs. 23–48.
ODETTE CÁRCAMO, C., “Recurso de unificación de jurisprudencia desde el
Derecho Comparado”, en Actualidad Jurídica, Año XIV, N° 27, enero 2013,
págs. 437-473
ORESTANO, L’apello civile in diritto romano, Turin, 1952.
ORTELLS, M., “La casación en España: Selección de recursos y carga de trabajo
del tribunal supremo”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El
recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs.
31–86.
ORTELLS, M., “La selección de asuntos para su acceso a la casación en Derecho
Español: las técnicas de “unificación de doctrina” y de “interés casacional””,
282
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales Supremos en Europa:
Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs.
163–232.
ORTELLS, M. (ed.), Los recursos ante Tribunales Supremos en Europa: Appeals to
Supreme Courts in Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008.
ORTELLS, M., “Presentación”, en Manuel Ortells (ed.) Los recursos ante Tribunales
Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in Europe, Difusión Jurídica,
Madrid, 2008, págs. 11–14.
ORTELLS, M., “The selection of cases subject to access to the right of casación in
Spanish Law: Techniques ?in order to unify doctrine“ and ”of interest
regarding casación" (Abridged version)”, en Manuel Ortells (ed.) Los
recursos ante Tribunales Supremos en Europa: Appeals to Supreme Court in
Europe, Difusión Jurídica, Madrid, 2008, págs. 233–246.
ORTIZ PRADILLO, J. C., “Casación y tutela cautelar: la necesidad de una doctrina
legal uniforme en matera de medidas cautelares”, en José Bonet Navarro,
José Martín Pastor (eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson
Reuters, Valencia, 2010, págs. 435–446.
OTEIZA, E., La Corte Suprema: entre la justicia sin política y la política sin justicia,
Libreria Editora Platense, 1994.
OTERO LATHROP, M., “La prueba en segunda instancia”, en Nuevas orientaciones
de la Prueba, Editorial Jurídica de Chile, Santiago, 1981.
OTERO LATHROP, M., Derecho procesal civil, Jurídica de Chile, Santiago de Chile,
2000.
PAILLÁS, E., El recurso de casación: derecho chileno y comparado, Jurídica de Chile,
Santiago de Chile, 2008.
PALOMO VÉLEZ, D., “Apelación, doble instancia y proceso civil oral. A propósito
de la reforma en trámite”, Estudios constitucionales, vol. 8, no. 2, 2012, págs
465–524.
PARRA, J., “Los recursos en el proceso civil colombiano”, en Derecho procesal
contemporáneo. Ponencias de las XXII jornadas iberoamericanas de derecho
procesal, vol. I, Punto Lex - Thomson Reuters, Santiago de Chile, 2010,
págs. 744–7444.
PARTINGTON, M., “Empirical legal research and policy-making”, en Peter Cane,
Herbert M. Kritzer (eds.) The oxford handbook of empirical legal research,
Oxford University Press, New York, 2010, págs. 1002–10024.
PASTOR PRIETO, S., ¡Ah de la justicia!, política judicial y economía, Civitas, Madrid,
1993.
PATTERSON, A., “Does Advocacy Matter in the Lords?”, en James Lee, (ed.)
From House of Lords to Supreme Court: Judges, jurists and the process of judging,
Hart Publishing, Oxford, 2011, págs. 255–283.
PECZENIK, A., “The binding force of precedent”, en Neil MacCormick, Robert S.
Summers
(eds.)
Interpreting
precedents:
A
comparative
study,
Ashgate/Darmouth, Aldershot-Brookfield-Singapure-Sydney, 1997, págs.
461–480.
PECZENIK, A.; BERGHOLTZ, G., “Statutory interpretation in Sweden”, en Neil
MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting statutes: A comparative
study, Darmouth, Aldershot-Brookfield-Hong Kong-Singapure-Sydney,
1991, págs. 311–358.
283
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
PEKKANEN, P.; ERONEN, M.; SEPPÄLÄ, P.; PIRTTILÄ, T., “Designing and
Implementing Delay Reduction Projects in Courts”, International Journal for
Court Administration, vol. 9, 2012, págs 94–103.
PELLEGRINI, A.; ALVIM, T., “Los recursos en el Brasil”, en Raúl Tavolari (ed.)
Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII jornadas iberoamericanas
de derecho procesal, vol. I, Punto Lex - Thomson Reuters, Santiago de Chile,
2010, págs. 720–726.
PEREIRA ANABALÓN, H., “La prueba en el Recurso de Apelación Civil”, Revista
de Derecho y Jurisprudencia, t. 67, págs. 111 a 123.
PÉREZ DANDÍ, V., “El anteproyecto de ley de recurso de casación en materia de
Derecho civil en Catalunya”, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor
(eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia,
2010, págs. 567–588.
PÉREZ-RAGONE, Á.; PALOMO VÉLEZ, D., “Oralidad y prueba: comparación y
análisis crítico de las experiencias reformadoras del proceso civil en
Alemania y España”, Revista de derecho (Valparaíso), no. 32, 2009, págs 363–
406.
PERROT, “Le príncipe du doble degré de juridiction et son evolution en droit
judiciarie privé français” en Studi in onore di Enrico Tullio Liebman, Milán,
1979, vol. III.
PICÓ I JUNOY, J., “Valoración de la prueba y segunda instancia civil: hacia la
búsqueda del equilibrio”, Revista Jurídica de Catalunya, Nº 3, 2009.
PINNA, A., “Filtering Applications, Number of Judgments Delivered and Judicial
Discourse by Supreme Courts: Some Thoughts Based on the French
Example”, en Nick Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The
Legitimacy of Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and Beyond,
T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009, págs. 175–189.
DU PLESSIS, J., “Comparative law and the study of mixed legal systems”, en
Mathias Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of
comparative law, Oxford University Press, New York, 2006, págs. 477–512.
POBLETE JIMÉNEZ, C., Derecho Procesal del Trabajo, en Manual de Derecho del
Trabajo, Tomo IV, Editorial Jurídica de Chile, 2009.
POLINSKY, A. M.; Shavell, S. (eds.), Handbook of Law and Economics, Volume 1,
North-Holland, Amstardam, 2007.
POSNER, R., “Appel and consent”, The new republic, 1999, págs 36–50.
POSNER, R. A., El análisis económico del derecho, Fondo de Cultura Económica,
Mexico, 1998.
POSNER, R. A., The economics of justice, Harvard University Press, Cambridge,
1981.
PRIEST, G. L., “Regulating the Content and Volume of Litigation: An Economic
Analysis”, Supreme Court Economic Review, vol. 1, 1982, pág 163.
PRIETO-CASTRO, J.M., “Limitaciones de la apelación”, en Trabajos y
orientaciones de Derecho Procesal Civil, Madrid, 1964.
PRÜTTING, H., “Fundamentos y tendencias actuales en el desarrollo del derecho
procesal civil europeo”, en Raúl Tavolari (ed.) Derecho procesal contemporáneo.
Ponencias de las XXII jornadas iberoamericanas de derecho procesal, vol. I, Punto
Lex - Thomson Reuters, Santiago de Chile, 2010, págs. 183–197.
RAMOS, F. (ed.), Para un proceso civil eficaz, Univ. Autónoma de Barcelona,
Barcelona, 1982.
284
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
REHNQUIST, W. H., “Changing Role of the Supreme Court, The”, Florida State
University Law Review, vol. 14, 1986, pág 1.
REHNQUIST, W. H., “Plea for Help: Solutions to Serious Problems Currently
Experienced by the Federal Judicial System, A”, Saint Louis University Law
Journal, vol. 28, 1984, págs 1–10.
REHNQUIST, W. H., The Supreme Court, Rev Upd, Vintage, 2002.
REIMANN, M. (ed.), Cost and fee allocation in civil procedure, Springer, Dordrecht,
2012.
REIMANN, M., “Cost and fee allocation in civil procedure: A synthesis”, en
Mathias Reimann (ed.) Cost and fee allocation in civil procedure, Springer,
Dordrecht, 2012, págs. 3–58.
REINMANN, M.; Zimmermann, R. (eds.), The oxford handbook of comparative law,
Oxford University Press, New York, 2006.
RESNIK, J., Processes of the Law: Understanding Courts and Their Alternatives,
Foundation Press, 2003.
VAN RHEE, C. H. (ed.), European Traditions in Civil Procedure, Intersentia,
Antwerp, 2005.
VAN RHEE, C. H., “Evolución del proceso civil en Europa. Cómo el juez activo se
volvió lo normal”, Revista de Derecho y Ciencia Política, vol. 2, no. 2, 2011,
págs 11–40.
VAN RHEE, C. H. (ed.), Judicial Case Management and Efficiency in Civil Litigation,
Intersentia, Antwerp, 2008.
VAN RHEE, C. H., “The Law’s Delay: An introduction”, en C. H. Van Rhee (ed.)
The Law’s Delay: Essays on Undue Delay in Civil Litigation, Intersentia,
Antwerp, 2004, págs. 1–21.
VAN RHEE, C. H. (ed.), The Law’s Delay: Essays on Undue Delay in Civil Litigation,
Intersentia, Antwerp, 2004.
VAN RHEE, C. H., “The Netherlands”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.)
Recourse Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans
l’Union Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs.
239–260.
VAN RHEE, C. H.; UZELAC, A. (eds.), Civil Justice between Efficiency and Quality:
From Ius Commune to the CEPEJ, Intersentia, Antwerp, 2008.
VAN RHEE, C. H.; UZELAC, A. (eds.), Enforcement and Enforceability: Tradition and
Reform, Intersentia, Antwerp, 2010.
RIBEIRO MENDES, A., “Portugal”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.) Recourse
Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans l’Union
Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs. 261–280.
RICCI, G. F., Il giudizio civile di cassazione, G. Giappichelli, Torino, 2012.
RIEUTORD ALVARADO, A.; Juica Arancibia, M., El recurso de nulidad en el nuevo
proceso penal, Editorial Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 2007.
RIGAUX, F., La nature du contrôle de la Cour de cassation, E. Bruylant, Bruxelles,
1966.
RILES, A., “Comparative law and socio-legal studies”, en Mathias Reinmann,
Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of comparative law, Oxford
University Press, New York, 2006, págs. 775–814.
RIMMELSPACHER, Münchener Comentar zur ZPO, Munich, 1992.
RIMMELSPACHER, “Tatsachen und Beweismittel in der Berufungsinstanz”, en
ZZP, Nº 107, 1994.
285
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
DEL RÍO FERRETTI, C., “Estudio sobre el derecho a recurso en el proceso penal”,
Estudios constitucionales, vol. 10, no. 1, 2012, págs 245–288.
ROACH ANLEU, S.; MACK, K., “Trial courts and adjudication”, en Peter Cane,
Herbert M. Kritzer (eds.) The oxford handbook of empirical legal research,
Oxford University Press, New York, 2010, págs. 545–570.
ROBERTSON, D., “Appellate courts”, en Peter Cane, Herbert M. Kritzer (eds.)
The oxford handbook of empirical legal research, Oxford University Press, New
York, 2010, págs. 571–598.
RODIN, R., “Functions of Judicial Opinion: A View from a Post-Communist
European State”, en Maurice Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.)
The Legitimacy of Highest Courts’ Rulings: Judicial Deliberations and Beyond,
T.M.C.Asser Press, The Hague, 2009, págs. 369–388.
RODRÍGUEZ, P., Procedimiento Civil. Juicio Ordinario de Mayor Cuantía, 7a,
Jurídica de Chile, Santiago de Chile, 2009.
ROGERS, W. D.; WRIGHT-CAROZZA, P., La Corte Suprema de Justicia y la
seguridad jurídica, Editorial Abaco de Rodolfo Depalma, 1995.
ROHDE, D. W.; SPAETH, H. J., Supreme Court decision making, W.H. Freeman,
San Francisco, 1975.
ROJAS SEPULVEDA, M., “El rol de la Corte Suprema en el proyecto del nuevo
Código Procesal Civil”, Actualidad Jurídica, vol. 22, 2010, págs 313–360.
ROMÁN, F., “El nuevo recurso de unificación de jurisprudencia en la reforma al
proceso laboral (un extraño recurso de nulidad con nombre de fantasía)”,
Actualidad Jurídica, no. 18, 2008, págs 535–538.
ROMERO, A., “¿Ejecución provisional sin caución? (el proceso y los dados)”, en
Maite Aguirrezabal (ed.) Justicia civil: Perspectivas para una reforma en la
legislación chilena, Univ. Los Andes, Santiago de Chile, 2013.
ROMERO, A., La jurisprudencia de los tribunales como fuente del derecho. Una
perspectiva procesal, Ed. Jurídica de Chile, Santiago, 2004.
ROMERO, A., “La sentencia como medio de prueba”, Revista chilena de derecho, vol.
39, no. 2, 2012, págs 251–276.
ROMERO, A.; AGUIRREZABAL, M.; BARAONA, J., “Revisión crítica de la causal
fundante del recurso de casación en el fondo en materia civil”, Ius et Praxis,
vol. 14, no. 1, 2008, págs 225–259.
ROSSENGER, SCHWAB, GOTTWALD, Zivilprozessrecht, Munich, 1993.
RUIZ MIGUEL, A.; LAPORTA, F., “Precedent in Spain”, en Neil MacCormick,
Robert S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A comparative study,
Ashgate/Darmouth, Aldershot-Brookfield-Singapure-Sydney, 1997, págs.
259–292.
RUMP CHRISTENSEN, G., “Denmark”, en J.A. Jolowicz, C.H. Van Rhee (eds.)
Recourse Against Judgements in the European Union. Voies De Recours Dans
l’Union Europeenne, 1, Kluwer Law International, The Hague, 1999, págs.
71–81.
RUSSELL, M., Reforming the House of Lords : lessons from overseas, Oxford
University Press, Oxford; New York, 2000.
RUSSELL, P. H., “Judicial recruitment, training, and careers”, en Peter Cane,
Herbert M. Kritzer (eds.) The oxford handbook of empirical legal research,
Oxford University Press, New York, 2010, págs. 522–544.
SÁNCHEZ POS, M. V., “La summa gravaminis como presupuesto de
procedibilidad del recurso de casación. Particular referencia a sus
286
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
especialidades en la casación foral”, en José Bonet Navarro, José Martín
Pastor (eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters,
Valencia, 2010, págs. 511–522.
SANTELICES ARIZTÍA, F., “Contradicción, imparcialidad e inmediación en la ley
de enjuiciamiento civil española: algunos problemas para la consolidación de
estos principios en la práctica”, Ius et Praxis, vol. 18, no. 1, 2012, págs 187–
248.
SATTA, PUNZI, Diritto Processuale Civile, Padua, 1992.
SASSANI, B., “In nome della “nomofilachia”: il ricorso per cassazione dal “quesito”
al “filtro””, en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El recurso de
casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 657–662.
SASSANI, B., Comentario alla riforma del processo civile, Milán, 1996.
SCHAUER, F., Thinking like a lawyer. A new introduction to legal reasoning, Harvard
University Press, Cambridge, 2009.
SCHWENZER, I., “Development of comparative law in Germany, Switzerland and
Austria”, en Mathias Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford
handbook of comparative law, Oxford University Press, New York, 2006,
págs. 69–106.
SEGAL, J. A.; SPAETH, H. J., “The influence of stare decisis on the votes of
United States Supreme Court justices,”, American Journal of Political Science,
vol. 40, 1996, págs 971–1004.
SEGAL, J. A.; Spaeth, H. J., The supreme court and the attitudinal model, Cambridge
University Press, New York, 1993.
SEGAL, J. A.; SPAETH, H. J., The supreme court and the attitudinal model revisited,
Cambridge University Press, New York, 2002.
SHAPIRO, M., Courts: A Comparative and Political Analysis, University Of Chicago
Press, Chicago, 1986.
SHAVELL, S., Foundations of Economic Analysis of Law, Harvard University Press,
Belknap, 2004.
SHAVELL, S., “The Appeals Process and Adjudicator Incentives”, Journal of Legal
Studies, vol. 35, no. 1, págs 1–29.
SHAVELL, S. M., “The appeals process as a means of error correction”, Journal of
Legal Studies, vol. 24, 1995, págs 379–426.
SHAVELL, S. M., “The level of litigation: Private versus social optimality”,
International Review of Law and Economics, vol. 19, no. 1, 1999, págs 99–115.
SIGÜENZA LÓPEZ, J., “Ni el recurso de casación es una tercera instancia, ni su
único fin es la unificación de jurisprudencia”, en José Bonet Navarro, José
Martín Pastor (eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters,
Valencia, 2010, págs. 247–258.
SILVA, O., “La ejecución provisional de las sentencias”, Revista de derecho
(Valparaíso), vol. 31, 2008. págs. 369-402.
SILVA MONTES, R., Manual de procedimiento laboral, Editorial Jurídica de Chile,
2009.
SILVESTRI, E., “Access to the court of last resort. A comparative overview”, Civil
justice quarterly, vol. 5, 1986.
SMITH, C., “Legitimacy if the Rulling: A Formal Approach”, en Maurice Huls,
Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The Legitimacy of Highest Courts’
Rulings: Judicial Deliberations and Beyond, T.M.C.Asser Press, The Hague,
2009, págs. 257–266.
287
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
SMITS, J. M., “Comparative law and its influence on national legal systems”, en
Mathias Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of
comparative law, Oxford University Press, New York, 2006, págs. 513–538.
SOLIMINE, M. E.; GELY, R., “Supreme Court and the Dig: An Empirical and
Institutional Analysis, The”, Wisconsin Law Review, vol. 2005, 2005, págs
1421–1478.
SONELLI, S., L’accesso alla Corte suprema e l’ambito del suo sindacato : un contributo al
dibattito sulla Cassazione civile in un’ottica comparatistica, G. Giappichelli,
Torino, 2001.
SONGER, D.; SEGAL, J. A.; CAMERON, C., “The Hierarchy of Judicature: Testing
the Principal-Agent Model of Supreme Court”, American Journal of Political
Science, vol. 38, no. 3, 1994, págs 673–696.
SPAETH, H. J., An introduction to Supreme Court decision making: Revised edition,
Chandler Publishing, New York, 1972.
SPAETH, H. J.; SEGAL, J. A., Majority rule or minority will: Adherence to precedent on
the U.S. supreme court, Cambridge University Press, New York, 1999.
SPECTOR, P. L., “Financing the Courts through Fees: Incentives and Equity in
Civil Litigation”, Judicature, vol. 58, 1975, pág 330–.
SPIER, K. E., “Litigation”, en A. Mitchell Polinsky, Steven M. Shavell (eds.)
Handbook of Law and Economics, Volume 1, North-Holland, Amstardam,
2007, págs. 259–342.
STANTON, K., “Use of Scholarship by the House of Lords in Tort cases”, en
James Lee, (ed.) From House of Lords to Supreme Court: Judges, jurists and the
process of judging, Hart Publishing, Oxford, 2011, págs. 201–226.
STERNBERG, J., “Deciding Not to Decide: The Judiciary Act of 1925 and the
Discretionary Court”, Journal of Supreme Court History, vol. 33, no. 1, 2008,
págs 1–16.
STRECK, L. L., Súmulas do direito brasileiro. Eficácia, poder e funçap, Livraria do
Advogado, Porto Alegre, 1998.
STÜRNER, R., “The New Role of Supreme Courts in a Political and Institutional
Context from the German Point of View”, Annuario di diritto comparato e di
studi legislativi, vol. 2011, págs 335–358.
STÜRNER, R.; SCHUMACHER, R., “Germany, Austria, Switzerland and Hungary”,
en Pelayia Yessiou-Faltsi (ed.) The Role of The Supreme Courts at the National
and International Level, Sakkoulas publications, Thessaloniki, Greece, 1998,
págs. 205–222.
LE SUEUR, A. (ed.), Building the UK’s New Supreme Court: National and
Comparative Perspectives, Oxford University Press, New York, 2004.
LE SUEUR, A., “Panning for Gold: Choosing Cases for Top-Level Courts”, en
Andrew Le Sueur (ed.) Building the UK’s New Supreme Court: National and
Comparative Perspectives, Oxford University Press, New York, 2004, págs.
271–294.
LE SUEUR, A., “The Conception of the UK’s New Supreme Court”, en Andrew
Le Sueur (ed.) Building the UK’s New Supreme Court: National and
Comparative Perspectives, Oxford University Press, New York, 2004, págs.
3–22.
SUMMERS, R. S., “Departure from precedent”, en Neil MacCormick, Robert S.
Summers
(eds.)
Interpreting
precedents:
A
comparative
study,
288
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
Ashgate/Darmouth, Aldershot-Brookfield-Singapure-Sydney, 1997, págs.
519–530.
SUMMERS, R. S., “Introduction”, en Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.)
Interpreting statutes: A comparative study, Darmouth, Aldershot-BrookfieldHong Kong-Singapure-Sydney, 1991, págs. 1–8.
SUMMERS, R. S., “Precedent in the United States (New York state)”, en Neil
MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A comparative
study, Ashgate/Darmouth, Aldershot-Brookfield-Singapure-Sydney, 1997,
págs. 355–406.
SUMMERS, R. S., “Statutory interpretation in United States”, en Neil
MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting statutes: A comparative
study, Darmouth, Aldershot-Brookfield-Hong Kong-Singapure-Sydney,
1991, págs. 407–460.
SUMMERS, Robert S., Z.; TARUFFO, M., “Interpretation and comparative
analysis”, en Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting
statutes: A comparative study, Darmouth, Aldershot-Brookfield-Hong KongSingapure-Sydney, 1991, págs. 461–510.
SUNSTEIN, C. R., One Case at a Time: Judicial Minimalism on the Supreme Court,
Harvard University Press, 2001.
TAPIA, M., Código Civil (1855-2005). Evolución y perspectivas, Jurídica de Chile,
Santiago de Chile, 2005.
TARUFFO, M., La prueba de los hechos, Trotta, Madrid, 2008.
TARUFFO, M., “Civil Law Countries”, en Pelayia Yessiou-Faltsi (ed.) The Role of
The Supreme Courts at the National and International Level, Sakkoulas
publications, Thessaloniki, Greece, 1998, págs. 99–126.
TARUFFO, M., Il vertice ambiguo. Saggi sulla Cassazione civile, Il Mulino, Bologna,
1991.
TARUFFO, M., “Institutional factors influencing precedents”, en Neil
MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A comparative
study, Ashgate/Darmouth, Aldershot-Brookfield-Singapure-Sydney, 1997,
págs. 437–460.
TARUFFO, M., “Las funciones de las cortes supremas”, en Aramburo (tran.)
Páginas sobre la Justicia Civil, Marcial Pons, Madrid, 2009, págs. 93–106.
TARUFFO, M., “Le funzioni delle Corti supreme. Cenni generali”, Annuario di
diritto comparato e di studi legislativi, vol. 2011, págs 11–36.
TARUFFO, M., “Recent and currently reforms of civil procedure in Italy”, en
Nicolò Trocker, Vicenzo Varano (eds.) The Reforms of Civil Procedure in
Comparative Perspective, G.Giappichelli, Torino, 2005, págs. 217–232.
TARUFFO, M.; La Torre, M., “Precedent in Italy”, en Neil MacCormick, Robert
S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A comparative study,
Ashgate/Darmouth, Aldershot-Brookfield-Singapure-Sydney, 1997, págs.
141–188.
TAVOLARI, R., Recursos de casación y queja. Nuevo régimen, Conosur, Santiago de
Chile, 1996.
TAVOLARI, R., “Bases y criterios para el nuevo proceso civil chileno”, en Andrés
De La Oliva, Diego Palomo, (eds.) Proceso Civil. Hacia una Nueva Justicia
Civil, Jurídica de Chile, Santiago, 2005.
TAVOLARI, R., Comentarios procesales, Edeval, Valparaiso, Chile, 1994.
289
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
TAVOLARI, R. (ed.), Derecho procesal contemporáneo. Ponencias de las XXII jornadas
iberoamericanas de derecho procesal, Punto Lex - Thomson Reuters, Santiago
de Chile, 2010.
TAVOLARI, R., “El proceso civil chileno: Lectura desde el debido proceso y la
eficacia de la jurisdicción de cara a la reforma”, en Comentarios procesales,
Edeval, Valparaiso, Chile, 1994, págs. 81–113.
THOMASSEN, W., “Judicial Legitimacy in an International World”, en Maurice
Huls, Maurice Adams, Jacco Bomhoff (eds.) The Legitimacy of Highest Courts’
Rulings: Judicial Deliberations and Beyond, T.M.C.Asser Press, The Hague,
2009, págs. 399–406.
THOMPSON, D. C.; WACHTELL, M. F., “Empirical Analysis of Supreme Court
Certiorari Petition Procedures: The Call for Response and the Call for the
Views of the Solicitor General, An”, George Mason Law Review, vol. 16,
2008, págs 237–302.
LA TORRE, M.; PATTARO, E.; TARUFFO, M., “Statutory interpretation in Italy”,
en Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting statutes: A
comparative study, Darmouth, Aldershot-Brookfield-Hong Kong-SingapureSydney, 1991, págs. 213–257.
TROCKER, N.; VARANO, V., “Concluding remarks”, en Nicolò Trocker, Vicenzo
Varano (eds.) The Reforms of Civil Procedure in Comparative Perspective,
G.Giappichelli, Torino, 2005, págs. 243–267.
TROCKER, N.; VARANO, V., “Opening remarks”, en Nicolò Trocker, Vicenzo
Varano (eds.) The Reforms of Civil Procedure in Comparative Perspective,
G.Giappichelli, Torino, 2005, págs. 1–5.
TROCKER, N.; VARANO, V. (eds.), The Reform of Civil Procedure in Comparative
Perspective, G. Giappichelli, Torino, 2005.
TROPER, M.; GRZEGORCZYK, C., “Precedent in France”, en Neil MacCormick,
Robert S. Summers (eds.) Interpreting precedents: A comparative study,
Ashgate/Darmouth, Aldershot-Brookfield-Singapure-Sydney, 1997, págs.
103–140.
TROPER, M.; GRZEGORCZYK, C.; GARDIERS, R. S., “Statutory interpretation in
France”, en Neil MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting statutes:
A comparative study, Darmouth, Aldershot-Brookfield-Hong KongSingapure-Sydney, 1991, págs. 171–212.
TUSHNET, M., “Comparative constitutional law”, en Mathias Reinmann,
Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of comparative law, Oxford
University Press, New York, 2006, págs. 1225–1258.
UTMAN SUÁREZ, F., “Oportunidades probatorias no reglamentadas
explícitamente en los nuevos procedimientos laborales”, Revista Chilena de
Derecho, vol. 38, Nº 3. págs. 639-644.
UZELAC, A.; VAN RHEE, C. H. (eds.), Access to Justice and the Judiciary: Towards
New European Standards of Affordability, Quality and Efficiency of Civil
Adjudication, Intersentia, Antwerp, 2009.
UZELAC, A.; VAN RHEE, C. H. (eds.), Public and Private Justice: Dispute Resolution
in Modern Societies, Intersentia, Antwerp, 2007.
UZELAC, A.; VAN RHEE, C. H. (eds.), The Landscape of the Legal Professions in
Europe and the USA: Continuity and Change, Intersentia, Antwerp, 2011.
290
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
VARGAS VIVANCOS, J. E.; FUENTES MAUREIRA, F., “Régimen recursivo para la
reforma a la justicia civil”, en Francisco Leturia (ed.) Justicia civil y comercial.
Una reforma ¿cercana?, Libertad y Desarrollo, Santiago de Chile, 2011.
VARGAS VIANCOS, J. E.; PEÑA, C.; CORREA, J., El rol del estado y el mercado en la
justicia, UDP, Santiago, 2001.
VÁSQUEZ SOTELO, J. L., “Ineficacia de la casación bajo el peso de la dogmática”,
en José Bonet Navarro, José Martín Pastor (eds.) El recurso de casación civil,
Aranzadi, Thomson Reuters, Valencia, 2010, págs. 231–246.
VÁSQUEZ SOTELO, J. L., “Los principios del derecho civil”, Revista Justicia, III,
1992.
VERKERK, R., Fact-Finding in civil litigation. A comparative perspective, Intersentia,
Intersentia, Antwerp, 2010.
VÉSCOVI, E., La reforma de la justicia civil en Latinoamérica, Temis, Bogotá, 1996.
VIDMAR, N., “Lay decision-makers in the legal process”, en Peter Cane, Herbert
M. Kritzer (eds.) The oxford handbook of empirical legal research, Oxford
University Press, New York, 2010, págs. 625–651.
VILLAMIL, E., “La independencia judicial en Iberoamérica: Una perspectiva
colombiana. Judicatura y política”, en Raúl Tavolari (ed.) Derecho procesal
contemporáneo. Ponencias de las XXII jornadas iberoamericanas de derecho
procesal, vol. I, Punto Lex - Thomson Reuters, Santiago de Chile, 2010,
págs. 73–89.
VOGENAUER, S., “Sources of law and legal method in comparative law”, en
Mathias Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of
comparative law, Oxford University Press, New York, 2006, págs. 869–898.
VOGENAUER, S.; TULIBACKA, M.; HODGES, C. J. S. (eds.), The Costs and Funding
of Civil Litigation: A Comparative Perspective, Hart Publishing, Oxford, 2010.
WADA, H.; ITOH, H., A comparative overview of the Japanese Supreme Court,
Institute of Social Sciences, Meiji University, Tokyo, Japan, 1978.
WALDO, J. F. C., “Supreme Court of France”, American Bar Association Journal,
vol. 7, 1921, pág 171.
WALTER, G., “The german civil procedure reform act 2002: Much ado about
nothing?”, en Nicolò Trocker, Vicenzo Varano (eds.) The Reforms of Civil
Procedure in Comparative Perspective, G.Giappichelli, Torino, 2005, págs. 67–
89.
WARREN, C. A. B.; MORSE, S. J.; ZUSMAN, J., The court of last resort : mental illness
and the law, University of Chicago Press, Chicago, 1982.
WEBER, J.-F., La Cour de cassation, La Documentation française, Paris, 2010.
WEBLEY, L., “Qualitative approach to empirical legal research”, en Peter Cane,
Herbert M. Kritzer (eds.) The oxford handbook of empirical legal research,
Oxford University Press, New York, 2010, págs. 926–950.
WERFF, T. J. van der, “Word Corner – The Court of Last Resort”, Consulting to
management., vol. 14, no. 4, 2003, pág 47.
WHEELER, R. R., “Intermediate Courts of Appeals and Their Relations with
Top-level Courts: the US Federal Judicial Experience”, en Andrew Le Sueur
(ed.) Building the UK’s New Supreme Court: National and Comparative
Perspectives, Oxford University Press, New York, 2004, págs. 237–270.
WHITE, B., “The Work of the Supreme Court: A Nuts and Bolts Description”,
New York State Bar Journal, 1982.
291
RECURSOS EN EL DERECHO COMPARADO
Bibliografía
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TEMIUCO
WHITTINGTON, K. E.; KELEMEN, R. D.; CALDEIRA, G. A. (eds.), The oxford
handbook of law and politics, Oxford University Press, New York, 2008.
WRIGHT, C. A.; MILLER, A. R.; COOPER, E. H., Federal Practice and Procedure,
vol. 16, 2, West Publishing, St. Paul, 1996.
YESSIOU-FALTSI, P. (ed.), The Role of The Supreme Courts at the National and
International Level: Reports for the Thessaloniki International Colloquium,
Sakkoulas publications, Thessaloniki, Greece, 1998.
YIANNOPOULOS, A. N., “The historical aspect”, en Pelayia Yessiou-Faltsi (ed.)
The Role of The Supreme Courts at the National and International Level,
Sakkoulas publications, Thessaloniki, Greece, 1998, págs. 67–98.
YNTEMA, H., “Legal science and reform”, Columbia Law Review, vol. 34, no. 2,
1934, págs 207–229.
YOWELL, P., “Legislación, common law y la virtud de la claridad”, Revista chilena
de derecho, vol. 39, no. 2, págs 481–512.
ZEKOLL, J., “Comparative civil procedure”, en Mathias Reinmann, Reinhard
Zimermann (eds.) The oxford handbook of comparative law, Oxford University
Press, New York, 2006, págs. 1327–1362.
ZIMMERMANN, R., “Comparative law and the europeanization of private law”, en
Mathias Reinmann, Reinhard Zimermann (eds.) The oxford handbook of
comparative law, Oxford University Press, New York, 2006, págs. 539–578.
ZOPPELLARI, M., “Casación y nomofilaxis: el principio de derecho en el interés
de la ley y el pronunciamiento a sesione unite”, en José Bonet Navarro, José
Martín Pastor (eds.) El recurso de casación civil, Aranzadi, Thomson Reuters,
Valencia, 2010, págs. 663–675.
ZUCKERMAN, A. (ed.), Civil Justice in Crisis: Comparative perspectives on civil
procedure, Oxford University Press, Oxford, 1999.
ZUCKERMAN, A. A. S.; CRANSTON, R. (eds.), Reform of Civil Procedure: Essays on
“Access to Justice”, Oxford University Press, USA, 1996.
ZULETA-PUCEIRO, E., “Statutory interpretation in Argentina”, en Neil
MacCormick, Robert S. Summers (eds.) Interpreting statutes: A comparative
study, Darmouth, Aldershot-Brookfield-Hong Kong-Singapure-Sydney,
1991, págs. 29–72.
ZWEIGERT, K.; KOTZ, H., An introduction to comparative law, 3, Clarendon Press,
Oxford, 1998.
292
Fly UP