...

islas remotas, territorios vírgenes y bellísimos espacios naturales

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

islas remotas, territorios vírgenes y bellísimos espacios naturales
LEJOS DEL RUIDO
130 – MAN – CLUB PRIVADO
FEBRERO 2010 – 131
ISLAS REMOTAS, TERRITORIOS VÍRGENES Y BELLÍSIMOS
ESPACIOS NATURALES PARA HUIR DEL ALBOROTO Y
DISFRUTAR DE UNA DESCONEXIÓN TOTAL.
TEXTO LUCILA ESPINOSA
Recluirse en la reserva natural de
NamibRand, Namibia.
En un territorio que casi dobla la extensión de España pero donde no viven ni dos millones de personas, es fácil perderse del mundo y olvidarse de
todo por unos días. Namibia es conocida por la
belleza de sus paisajes, y en las 170.000 hectáreas de la reserva privada de NamibRand se puede encontrar desde las arenas rojas de las dunas
de Sossusvlei hasta el aire inhóspito de la Costa
de los Esqueletos. Los viajeros que llegan hasta
aquí encuentran en Wolwedans una excepcional
base donde soltar las maletas y quitarse el reloj.
Con una capacidad máxima para 42 huéspedes,
tanto la decoración como el diseño de cada uno
de los alojamientos están pensados para que las
dunas, las llanuras y las montañas Nubib sean las
protagonistas. Lo mejor es detenerse aquí al menos tres noches. Desde 2.700 nad (dólares de Namibia), (245 €) por persona y noche.
www.wolwedans-namibia.com.
132– MAN – CLUB PRIVADO
FEBRERO 2010 – 133
Olvidarse del reloj en el
Atlas, Marruecos.
A poco más de media hora de Marrakech, se levanta
la cadena montañosa del Atlas. En ella, los viajeros encuentran numerosas posibilidades para hacer actividades al aire libre, aunque también pequeños pueblos
bereberes y rincones exquisitos que merecen la pena
por sí mismos. La Kasbah Tamadot, a una hora de Marrakech y próxima a Asni, es un lujoso refugio que lleva
la firma del magnate Richard Branson, quien en 1998
adquirió este bello edificio de estilo tradicional tras sobrevolar la zona en globo. De sus 24 habitaciones, seis
se encuentran en cuidadas tiendas de estilo bereber
con soberbias vistas al Atlas y una pequeña piscina en
la terraza. Relajarse en su hamman, pasear en burro
por la zona o abandonarse a la lectura en sus terrazas
son algunas actividades que pueden realizarse en este
refugio del que cuesta mucho irse. Habitación doble
desde 360 €. www.kasbahtamadot.virgin.com.
Navegar por la bahía de
Phang Nga, Tailandia.
Perderse a las puertas del desierto de Rub al Khali, Abu Dhabi.
Su nombre significa “territorio vacío” y fue una de
las últimas regiones del mundo en ser explorada
por el hombre blanco. Con sus 1.000 kilómetros de
largo y 500 de ancho, es uno de los desiertos de
arena más grandes del planeta. Y también de los
más duros, ya que en verano las temperaturas rozan los 55 grados centígrados. Sobre su belleza, su
inhospitalidad y la vida de sus habitantes, los be-
duinos, habló el explorador y escritor británico Sir
Wilfred Thesiger en su libro Arenas de Arabia después de recorrer este arduo territorio entre 1945 y
1950. En uno de los límites de este vasto desierto y
situado en la ladera de una duna del oasis de Liwa,
a 150 kilómetros de Abu Dhabi, se encuentra el lujoso Ksar Al Sarab Desert Resort. Sus 154 habitaciones y sus 52 villas están dispuestas como si de una
antigua fortaleza se tratara, imitando la arquitectura tradicional de los ksar (fortalezas) de Arabia. Y
desde sus balcones y terrazas es posible observar
las bellas dunas circundantes y ejemplares de la
fauna local como el oryx de Arabia. Habitación doble desde 1.700 aed (dirhams de los Emiratos Árabes Unidos) por noche (315 €).
www.qsaralsarab.anantara.com.
Desde que James Bond pusiera los pies en este rincón del Mar de Andamán allá por los años 70, la bahía
de Phang Nga ha atraído a numerosos viajeros en
busca de sus aguas esmeraldas salpicadas de 42 farallones de piedra caliza, algunos de ellos con cerca de
300 metros de altura. El hombre de la pistola de oro
dejó su huella, y a una de las rocas se la conoce con el
nombre del mítico agente británico. El resto conserva
los nombres originales, que suelen hacer alusión a sus
formas, como Koh Ma Chu, Isla del perro pequeño.
Pero la bahía también es célebre por sus playas, entre
las que destaca Phra Nang, una de las más bellas del
mundo. El exclusivo resort Rayavadee es conocido
por su privilegiada ubicación, ya que está rodeado por
ella y por dos playas más y sólo se puede acceder a
sus 98 pabellones y 4 villas a través del mar. Pabellones desde 22.300 thb (Bahts) (460 €) y villas desde
72.000 thb (1.480 €) por noche www.rayavadee.com.
134 – MAN – CLUB PRIVADO
FEBRERO 2010 – 135
Huir a la frontera natural de de
Iguazú, Brasil y Argentina.
La Garganta del Diablo, la más impresionante de las
cataratas de Iguazú con sus 150 metros de ancho en
forma de herradura, hace de frontera natural entre
Brasil y Argentina, los dos países desde donde es posible admirar este espectáculo natural. Su nombre en
guaraní significa “aguas grandes”, y no es para menos,
ya que aquí se encuentran 275 saltos de agua cuya altura máxima llega a los 80 metros. Dos tercios de ellas
se encuentran en territorio argentino, al que es posible
acceder sin problemas a través de senderos, ferries
o autobuses, para poder observar las cataratas desde ambas vertientes. En semejante escenario se encuentra el Hotel Das Cataratas, ahora en propiedad de
la lujosa compañía Orient-Express, que acaba de abrir
sus puertas tras una profunda restauración de dos
años de duración. La excepcional ubicación de este
elegante hotel de estilo colonial permite a sus clientes
acceder cada mañana a las cascadas antes de que el
Parque Nacional de Iguazú abra sus puertas a las nueve. Habitación doble desde 375 $ (250 €), por noche.
www.hoteldascataratas.com.
Abandonar el estrés en las aguas turquesas de Bora Bora, Polinesia Francesa.
Apenas llega a los 30 kilómetros cuadrados, pero a pesar de su reducido tamaño, está considerada como una de las islas más bellas del mundo. Este
atolón, del que sobresalen los dos picos volcánicos Pahia y Otemanu, forma
parte de las Islas Sociedad, entre las que se encuentran otros exclusivos
destinos como Tahití o Tahaa. Lo mejor para admirar la belleza de Bora Bora
es llegar a ella en avioneta, y así descubrir la increíble gama de azules que tienen las aguas de su laguna. En uno de los motus o pequeños islotes que con-
Descubrir la mítica Shangri-La, China.
Desde que el escritor James Hilton publicara en
1933 su libro Horizontes perdidos, muchos son los
que han ido en busca de aquel paraíso terrenal que
tanto fascinó al autor inglés. No son pocos los lugares que se adjudican ese honor, aunque los que
más se asemejan a los paisajes de la novela son
el reino de Bhután y la prefectura autónoma tibetana de Diqing, situada ésta en la provincia china
de Yunnan. De hecho, el pueblo de Zhongdian fue
oficialmente renombrado Shangri-La hace ocho
años, convirtiéndose así en una nueva meca turística para los viajeros chinos, amantes de la estampa rural tradicional. Muy cerca, a unos 45 minutos
de Lijiang, la ciudad de los 300 puentes declarada
Patrimonio de la Humanidad, se encuentra el lujoso
Banyan Tree Ringha, un refugio perfecto para los
amantes de los destinos remotos. Situado a 3.200
metros sobre el nivel del mar, el complejo está for-
mado por cuatro edificios que conservan la arquitectura tradicional de las granjas tibetanas, y donde se distribuyen el spa, con todo el refinamiento
de la marca Banyan Tree, y los 32 espaciosos lodges y suites, todos con vistas al valle de Ringha, el
río Shu Du Gang y las montañas Hengduan. Suite a
partir de 1.300 cny (yuanes, 130 €) y logde a partir
de 2.800 cny (280 €), en temporada baja.
www.banyantree.com/ringha/.
forman la barrera de coral, se encuentra el lujoso Bora Bora Lagoon Resort &
Spa, con 48 bungalows sobre el agua y otros 27, cinco de ellos villas y suites,
repartidos por entre la vegetación del resto de sus instalaciones. Descender
directamente a las aguas de la laguna por la escalera del bungalow o ponerse
las gafas y descubrir peces trompeta, ángel, loro o napoleón son algunas de
las experiencias para volver de la Polinesia Francesa completamente nuevo.
Bungalow desde 480 € por noche. www.boraboralagoon.com.
El pueblo tibetano de Zhongdian fue oficialmente reonombrado
Shangri-La hace ocho años, convirtiéndose en nueva meca turística
136 – MAN – CLUB PRIVADO
FEBRERO 2010 – 137
Bucear entre los corales de Vamizi, Mozambique.
El último paraíso para los amantes del buceo se encuentra en el espectacular archipiélago de Quirimbas, formado por 32 islas de coral paralelas a la costa norte de Mozambique a lo largo de 100 kilómetros. Este conjunto de islotes está unido parcialmente al continente a través de bancos de arena, barreras de coral y manglares, lo que ofrece una maravillosa imagen cuando se sobrevuela la costa en avioneta. En la pequeña isla de
Vamizi, de sólo 12 kilómetros de largo y dos de ancho, se encuentran las 13 villas que conforman el resort ecológico homónimo, un lugar perfecto para recluirse y olvidarse de la rutina mientras se bucea o se descansa
tumbado sobre la finísima arena blanca de su playa. Aquí no hay televisores ni aires acondicionados, aunque
sí la posibilidad de ver desovar a las tortugas verdes, o de bucear entre 350 especies de peces diferentes,
además de encontrar 16 puntos de inmersión distintos, aptos tanto para principiantes como para submarinistas experimentados. Villas desde 560 $ (380 €) por persona, incluyendo comidas, bebidas y actividades.
www.vamizi.com
Apagar el móvil en el Parque Nacional
Torres del Paine, Chile.
El paisaje de esta región virgen ubicada entre la Cordillera de Los Andes y la Patagonia chilena deja sin
respiración. Formado por casi 180.000 hectáreas
de lagos, ríos, glaciares y montañas graníticas, su
sobrecogedora belleza bien merece las casi cinco
horas que se tarda en llegar desde la ciudad de Punta Arenas. A orillas del lago Pehoe y con vistas a dos
de las tres torres de granito rosa conocidas como
los Cuernos de Paine, se encuentra el Hotel Salto
Chico, una antigua base de exploración convertida
en el perfecto alojamiento para desconectar –literalmente, aquí los móviles no funcionan- y disfrutar de
la naturaleza. El cliente puede optar por las increíbles
vistas que se observan desde su piscina climatizada
o descubrir los alrededores a través de más de 240
kilómetros de senderos y 20 expediciones diarias,
donde seguro asomarán ejemplares de la fauna local como el cóndor andino, el ñandú, el guanaco o el
puma. Habitación doble 3.920 $ por persona, programa de 4 noches, ó 7.016 $ programa de 8 noches.
www.explora.com
Respirar el aire puro del Himalaya, India.
El Hotel Salto Chico de Chile es el perfecto alojamiento para
desconectar literalmente. Aquí los móviles no funcionan
El aire fresco de este rincón de los Himalayas indios convirtió a Shimla y sus alrededores en la capital veraniega de los británicos residentes en el país desde prácticamente el comienzo de su administración colonial. Los pinos, rododendros, robles y cedros que salpican toda la zona atrajeron, entre otros, al reconocido militar y político Lord Kitchener, que convirtió el que hoy es el Wildflower Hall en su residencia de descanso. Situado a 45 minutos de Shimla y a 2.500 metros de altura, y rodeado
de nueve hectáreas de bosques, desde sus habitaciones se tienen unas vistas excepcionales de los Himalayas, al igual que desde su piscina climatizada. Aparte de
disfrutar de una amplia variedad de tratamientos en su spa, se puede practicar golf en uno de los campos más altos de Asia, o senderismo por sus alrededores. Habitación doble desde 22.500 INR (rupias indias) por noche, (330 €). www.oberoihotels.com
Fly UP