...

comparación de valores audiométricos entre músicos

by user

on
Category: Documents
4

views

Report

Comments

Transcript

comparación de valores audiométricos entre músicos
UNIVERSIDAD DE CHILE
FACULTAD DE MEDICINA
ESCUELA DE FONOAUDIOLOGÍA
SEMINARIO DE INVESTIGACIÓN
COMPARACIÓN DE VALORES AUDIOMÉTRICOS ENTRE MÚSICOS QUE
UTILIZAN AMPLIFICACIÓN Y LOS PARÁMETROS DE NORMALIDAD
CORRESPONDIENTES A LA NORMA ISO 7029. 2000.
Alumnos:
María Aránguiz Torres
Darío Reyes Osorio
Gonzalo Rojas Quintano
Carolina Salazar Ponce
TUTOR PRINCIPAL:
Flgo: Fernando Valenzuela Aguilera
TUTORES ASOCIADOS:
Ing. Acústico: Juan Pablo Espina
Metodóloga: Ilse López Bravo
Santiago – Chile
2004.
Toda mi motivación, esfuerzos y logros serán por ti, mi amado Andrés.
Tu mamá: Marisa
Dedicada a nuestras familias, amigos y parejas, quienes nos apoyaron en todo
momento, dándonos ánimo en los momentos difíciles y sonriendo con nosotros en los de gloria.
Gracias por su paciencia y comprensión, sin ustedes este trabajo no hubiera sido lo mismo.
AGRADECIMIENTOS
En primer lugar, debemos agradecer a quienes fueron parte fundamental de este
estudio, los músicos. A los integrantes de Mecánica Popular, quienes fueron los primeros en
creer en nosotros; a Papanegro, por la sinceridad; a Sinergia por la tolerancia y buenas vibras;
a Cholomandinga por su buen humor; a La Rabona, gracias por hacernos sentir que íbamos por
buen camino; a Antes de Nacer por las risas y por hacernos sentir parte de ustedes; a Óvolo por
la acogida más allá de este estudio; a Matorral por la buena onda de siempre; a Santo Barrio
por la confianza; a Tsunamis por acogernos en su pequeño hogar; a Hermanos Casablanca, en
especial a Taira y Andrés; a Oscar Campos, sonidista de la sala SCD, por el entusiasmo; a
Cazuela de Pollo y a todos los músicos que anónimamente colaboraron en esta investigación.
De verdad muchas gracias por regalarnos parte de su tiempo... y por sobre todas las
cosas, gracias por la música que nos inspiró para que este trabajo saliera adelante.
A nuestros tutores Fernando Valenzuela y Juan Pablo Espina, quienes nos guiaron y
aportaron con sus conocimientos, instrumentos y materiales para lograr la presente
investigación.
A nuestra asesora metodológica, Ilse López, quien a pesar de su agenda apretada,
supo orientarnos en los momentos más complicados, ayudándonos a salir adelante.
A las docentes del Departamento de Audiología de la Escuela de Fonoaudiología, de la
Facultad de Medicina de la Universidad de Chile (Ximena Hormazabal y Pamela Tomicic), por
ayudarnos y facilitarnos el material necesario para poder llevar a cabo nuestras evaluaciones.
También debemos agradecer a todos aquellos que siempre estuvieron ahí para
tendernos la mano desinteresadamente ante cualquier dificultad y facilitar el proceso de
desarrollo de este trabajo.
A nuestras familias por ayudarnos y apoyarnos durante las largas horas de trabajo que
tuvimos que enfrentar.
INDICE
Contenidos
Pág.
Resumen………………………………………………………………………………… ...1
Introducción...............................................................................................................2
Anatomía y fisiología del oído……………………………………………………………4
Audición Normal…………………………………………………………………………..8
Sonido, Ruido y Música………………………………………………………………….8
Pérdida Auditiva……………………………………………………………………...….11
Pérdida Auditiva Por Exposición a Ruido...............................................................13
Legislación Chilena en Relación al Ruido…………………………………………….16
Distribución Estadística de Umbrales de Audición en Función de la Edad……….19
Hipótesis…………….……………………………………………………………………21
Objetivos…………….……………………………………………………………………22
Material y Método….…………………………………………………………………….23
Resultados….………………………………………………………………………….…32
Discusión….………………………………………………………………………………40
Conclusiones……………………………………………………………………………..44
Referencias Bibliográficas………………………………………………………………47
Anexos y Apéndices……………………………………………………………………..50
1
RESUMEN
El propósito de esta investigación es dejar en evidencia el alto riesgo de adquirir una
pérdida auditiva irreversible en aquellos músicos que utilizan amplificación a elevados niveles
de intensidad sonora durante sus ensayos. Se seleccionó una muestra de 36 sujetos, la cual se
describió según las siguientes características: tiempo de exposición a música amplificada, en
horas semanales; antecedentes familiares de hipoacusia sensorial; consumo de ototóxicos; uso
de protectores auditivos; antecedentes de enfermedad auditiva y asistencia a discotecas. A
cada sujeto se le realizó un estudio audiométrico con emisión de tonos puros, registrándose los
umbrales mínimos de audición para las frecuencias de 1.000, 2.000, 3.000, 4.000, 6.000 y 8.000
Hz. Posteriormente se compararon los umbrales obtenidos con los descritos por el Organismo
Internacional de Normalización (ISO 7029, 2000) con lo cual se buscaba una diferencia
significativa en las frecuencias 4000 y 6000 Hz.
Los resultados obtenidos muestran la existencia de una diferencia estadísticamente
significativa para la frecuencia de 6.000 Hz. en ambos oídos, sin embargo tal diferencia no se
pudo apreciar en la frecuencia 4000 Hz. Y que presentan pérdida auditiva correspondiente al
perfil audiométrico de exposición a ruido.
Por otro lado, se realizó una correlación entre el tiempo estimado de exposición a
música amplificada, con la magnitud de la pérdida auditiva, no encontrando relación alguna.
A modo de conclusión, se pudo apreciar que los sujetos de la muestra exceden los
tiempos máximos permitidos para la cantidad de decibeles a las que se encuentran expuestos,
según los datos descritos en la legislación chilena vigente.
2
INTRODUCCIÓN
Los efectos que ocasiona la exposición a sonidos de altas intensidades sobre el sistema
auditivo humano, ha sido objeto de diversas investigaciones, la gran mayoría de las cuales se
ha centrado en el ámbito industrial y/o en el marco de las condiciones de seguridad laboral de
sujetos considerados en situación de riesgo por su exposición a altos niveles de ruido.
De los resultado obtenidos en dichas investigaciones, tanto en nuestro país como en el
extranjero, se han elaborado y puesto en marcha políticas preventivas dentro de las que es
factible encontrar legislación precisa en cuanto a dosis y tiempo de exposición compatibles con
la salud.
De esta forma, un grupo de posible riesgo es el conformado por músicos que trabajan
con amplificación, que al igual que los trabajadores de industrias, están expuestos a altos
niveles de energía acústica en el ejercicio de su actividad. Sin embargo, actualmente en nuestro
país existe carencia teórica, investigativa y sobre todo preventiva en cuanto a éste tema.
La exposición a la música amplificada puede acarrear como consecuencia una pérdida
de audición del tipo sensorioneural, la cual corresponde a un daño que puede llegar a ser
irreversible si las células ciliadas son destruidas4. Por esta causa, se hace necesario la
realización de estudios que acrediten esta información, con el fin de crear conciencia sobre el
tema y así establecer medidas preventivas pertinentes para mantener fuera de riesgo la salud
de la población.
Para lograr los objetivos propuestos en esta investigación se desarrollarán los
siguientes temas: descripción de la anatomía y fisiología normal del sistema auditivo; concepto
de audición normal; definición de sonido, ruido y música; se hará referencia a la pérdida auditiva
y lo que esto significa; se explicará la pérdida de audición ocasionada por exposición a ruido, se
3
expondrá lo planteado por la legislación chilena en cuanto a exposición al ruido y se hará una
breve reseña del Organismo Internacional de Normalización (ISO 7029, 2000).
Continuando esta investigación, se estudiará un grupo de músicos que trabajan con
amplificación, para lo cual se asistirá a los ensayos de estos y sus bandas, con el fin de medir la
intensidad de sonido a la cual se encuentran expuestos durante cada sesión de ensayo;
además, se realizará una audiometría tonal a cada integrante del grupo de estudio con el fin de
conocer sus umbrales auditivos. Posteriormente se establecerá si existe daño auditivo asociado
a la exposición a altas intensidades de sonido, comparando los datos obtenidos con los valores
definidos para sujetos normales en la norma ISO 7029 (2000).
Con el desarrollo de este seminario de investigación, pretendemos lograr caracterizar la
audición de un grupo de músicos que trabajan usando sonido amplificado. Se espera que los
resultados obtenidos sean una contribución directa a las investigaciones referidas al tema, y de
forma indirecta, que sean un aporte a la salud de la población chilena, logrando sensibilizar en
cuanto a la importancia de la prevención sobre posibles factores que pueden alterar la calidad
de vida de los sujetos.
4
Anatomía y Fisiología del Oído.
El oído es uno de los órganos sensoriales que nos permite percibir los estímulos a
distancia, es decir, acceder a la información procedente del medio ambiente que llega a
nosotros como ondas sonoras producidas por una gran variedad de fuentes, entre ellas:
maquinaria, artefactos, vehículos, objetos, instrumentos musicales, la voz humana, entre otros.
En muchas ocasiones, gracias a la audición, podemos proteger nuestro cuerpo de diversas
agentes nocivos, generando conductas de alerta o evitación ante un sonido que nos indica el
peligro. Además de interaccionar de manera más eficiente con nuestro entorno, la audición nos
facilita crear relaciones interpersonales con nuestros semejantes; nos permite la comunicación,
proporcionando un canal de entrada para el lenguaje oral, así como la retroalimentación de
nuestra propia producción de habla. Por estas razones, resulta de suma importancia la
indemnidad tanto del órgano de la audición, como la de estructuras del sistema nervioso central
que permiten la interpretación de los estímulos sonoros. 7,11,13
Topográficamente, el oído humano se subdivide en:
Oído externo: Constituido por el pabellón auricular y el conducto auditivo externo. El
pabellón auricular, funciona como un receptor de sonidos, los concentra y los dirige hacia el
conducto auditivo externo. El conducto auditivo externo, se encuentra ubicado entre la
excavación del pabellón auricular y la superficie externa de la membrana timpánica, actúa como
un resonador, aumentando la concentración de las ondas sonoras que provocan cambios en la
presión aérea que ingresa al conducto auditivo externo. 7,11,13
Oído medio: Se encuentra ubicado entre el oído externo y oído interno. Está formado
por las celdas mastoideas y una cavidad (caja timpánica) que contiene en su interior la
membrana timpánica (que limita con el oído externo); la cadena de huesecillos denominados
martillo, yunque y estribo, los cuales se articulan y se encuentran dispuestos de exterior a
5
interior en el mismo orden; y los músculos del martillo y del estribo. Cuando la onda sonora se
desplaza desde el oído externo, provoca cambios en la tensión y la forma de la membrana
timpánica y se comporta como un resonador, vibrando y desplazando a la cadena de
huesecillos que transmite el movimiento sobre la ventana oval, funcionando como un sistema de
palancas. En la pared lateral interna, se encuentran la ventana oval (mencionada anteriormente)
y la ventana redonda. Además en la cavidad timpánica se encuentra el orificio de salida de la
trompa de Eustaquio, que comunica a la caja del tímpano con la nasofaringe. 7,11,13
Oído interno: Está situado en el espesor del peñasco del hueso temporal, constituido
en su región anterior por el órgano auditivo o coclear y en su región posterior, por el órgano del
equilibrio o vestibular. El órgano auditivo que involucra al órgano de Corti (ver Fig. 1. A y B) se
encuentra alojado dentro de la cóclea o caracol desde el ápice hasta la base, específicamente
en el piso del conducto coclear sobre la membrana basilar y está formado por células nerviosas
llamadas células ciliadas que se disponen en cuatro filas; tres de células ciliadas externas,
ubicadas lateralmente al túnel formado por los pilares de Corti y cuyos estereocilios contactan
con la membrana tectoria; y una de células ciliadas internas con ubicación medial al mismo
túnel. En torno a la base de las células ciliadas, se encuentran terminaciones dendríticas de las
neuronas bipolares cuyo cuerpo se encuentra en el ganglio espiral ubicado en el interior del
modiolo. 7,11,13
6
Figura 1. El órgano de Corti
A. Ubicación del órgano de Corti.
1. caracol 2. rampa vestibular 3.rampa timpánica 4. Conducto coclear
5.membrana basilar 6. membrana tectoria 7. membrana de Reissner 8.
órgano de Corti 9.Modiolo
B. Corte transversal del órgano de Corti.
1. Membrana tectoria 2. Espacio de Nuel 3. Cel. ciliada externa 4. túnel
externo 5.Cél. de Hensen 6. Cél. de Claudio 7. Membrana basilar 8.célula
falángica externa 9. células basilares 10. fibras nerviosas 11.cél. falángica
interna 12. cél. ciliada interna 13 cél. Marginal.
(Adaptado de Otorrinolaringología y Afecciones Conexas. Diamante. 1992)7
7
Los movimientos del estribo contra la ventana oval producen ondas en los líquidos del
oído interno, provocando la deflexión de las membranas, entre ellas la membrana basilar,
entonces se produce un movimiento que dobla los cilios de las células ciliadas internas, siendo
ellas las que transducen la estimulación mecánica en impulsos eléctricos y generan el potencial
de acción en el nervio auditivo. 7,11,13
A medida que la onda viajera asciende por la cóclea, aumenta su tamaño al máximo y
luego disminuye rápidamente, la distancia desde la base al ápice de la cóclea en que alcanza
esta altura máxima varía dependiendo de la frecuencia de la vibración que inicia la onda. Los
sonidos de tonos altos generan ondas que alcanzan altura máxima cercanos a la base y los de
tono bajo, lo hacen cerca del ápice.7,11
La vía auditiva es el recorrido de la información acústica desde que abandona el oído
interno hasta llegar a la corteza cerebral donde esta información es interpretada como sonido,
música, habla, etc. Los axones de las neuronas bipolares forman la rama auditiva del nervio
vestíbulococlear, y terminan en los núcleos cocleares dorsal y ventral del bulbo raquídeo
(núcleos bulboprotuberanciales). Posteriormente se dirige a los núcleo olivares superiores, ya
sea contralaterales o del mismo lado, para luego continuar hacia arriba formando el lemnisco
lateral, allí se divide en un fascículo ipsilateral y otro contralateral o cruzado. El lemnisco lateral
termina en el cuerpo geniculado interno o medial, desde donde parten haces hacia la corteza
auditiva primaria ubicada en el fondo de la cisura de Silvio (áreas de Heschl) y hacia las áreas
auditiva de asociación que la rodean.7,11
8
Audición Normal.
La capacidad auditiva contempla un rango de intensidades que van desde los 0 dB HTL
a los 140 dB HTL. El nivel mínimo de audición (0 dB HTL) ha sido determinado mediante
procesos de normalización, lo que quiere decir, que la mayoría de las personas que no
presentan patologías auditivas, escuchan como mínimo a dicha intensidad. Sin embargo,
pueden existir personas más sensibles, que poseen la capacidad de escuchar estímulos
sonoros a intensidades menores que 0 dB HTL. Se considera normal, además, según criterios
clínicos, todo aquel umbral de audición que se encuentre bajo 20 dB HTL para todas las
frecuencias.
Por otro lado, es sabido que existe una disminución de los umbrales auditivos normales
a medida que aumenta la edad, en este sentido se han formulado normas como la ISO 7029
(2000) que contempla el paso del tiempo y el descenso normal de los umbrales.
Sonido, Ruido y Música.
Sonido, en términos amplios, es el fenómeno mediante el cual una onda mecánica
longitudinal, que se origina en un foco sonoro emisor, viaja a través de un medio elástico (aire,
gas o agua) para generar sensación auditiva en el hombre3. Esta sensación auditiva se da en
ondas con frecuencias comprendidas entre 16Hz y 20 KHz3. Cuando una onda sonora tiene
frecuencias menores o mayores a las mencionadas, no pueden ser captadas por el oído
humano y se denominan infrasonidos y ultrasonidos respectivamente.
Es posible separar dos aspectos en torno al concepto de sonido: El puramente físico y
el psicoacústico o subjetivo. Desde el punto de vista físico pueden mencionarse las
características de frecuencia y amplitud. La frecuencia considera los fenómenos de compresión
9
y rarefacción de las moléculas del medio en que se propaga la onda dando lugar a variaciones
periódicas de presión. Estas variaciones se dan de forma cíclica y al ser medidas en el tiempo,
la unidad de medida corresponde a los ciclos por segundo o Hertz (Hz). La amplitud se
relaciona con la energía que transporta la onda, siendo ésta el desplazamiento máximo de una
molécula en el medio conductor. La unidad de medida es el decibel (dB), que por medio de una
escala logarítmica otorga una medida física relativa de la intensidad.
En términos psicoacústicos, al sonido pueden atribuírsele tres cualidades: Intensidad,
tono y timbre. Todas estas cualidades se relacionan con las características físicas
mencionadas, sin embargo, lo que predomina para hacer su definición son las percepciones del
oyente.
La intensidad es percibida como la sonoridad. Un sonido puede ser fuerte o débil, lo que
dependerá de la amplitud de la onda, sin embargo, la percepción del oído no es proporcional a
la magnitud física. Existe por un lado la unidad de intensidad física llamada dB, y por el otro la
unidad de sensación sonora, cuya característica es ser invariable subjetivamente y muy variable
físicamente en toda la gama de frecuencias, el Fon. Sólo en la frecuencia 1000 Hz ambas
coinciden, es decir la magnitud física coincide con la subjetiva, pero en frecuencias bajas, se
requiere gran potencia física para generar una débil sensación sonora. Un ejemplo claro se da a
los 100 Hz en que 50 dB producen solo 10 fones de sonoridad. Cada frecuencia, por lo tanto,
tiene una determinada forma de percibir la intensidad.
La frecuencia es percibida como tonalidad, diferenciándose cualitativamente en tonos
graves, medios y agudos. Como en la intensidad, la percepción de tono no siempre es
proporcional a la frecuencia de la onda. Esto se da principalmente en frecuencias muy altas o
muy bajas en que la intensidad afecta la percepción del tono.
El timbre es la respuesta perceptual a las ondulaciones resultantes de la suma de varios
movimientos periódicos correspondientes a tonos puros superpuestos a una frecuencia
10
fundamental. Estos tonos son armónicos de esta última, es decir, sus frecuencias son múltiplos
de la fundamental. El timbre es, por ejemplo, para quien escucha, el que otorga las cualidades
distintas al sonido de las voces de cada persona, aún siendo que éstas son emitidas en la
misma frecuencia.
El ruido es definido en oposición a lo que es un sonido periódico, es decir, un conjunto
indeterminado de frecuencias sin existir un patrón dado de proporciones3. Subjetivamente ha
sido descrito como un sonido cuya percepción es desagradable para un sujeto, sin serlo
necesariamente para otro.
La música, en oposición al ruido, es una sensación compleja proveniente de una
sucesión o combinación agradable de diferentes tonos y el ordenamiento de tales tonos para
formar una estructura de melodía, armonía y ritmo aceptables8.
Es importante destacar que a pesar de que los conceptos de música y ruido son
opuestos, esta oposición se da mayormente en el plano subjetivo, y que nuestro estudio utiliza
técnicas objetivas para medir los efectos de la música en la audición de las personas, bajo la
consideración teórica de que no por ser la música del agrado de quien la ejecuta, va a ser
inofensiva para el aparato auditivo en condiciones en que efectivamente se reconoce que esa
persona ha estado sometida a niveles riesgosos de energía sonora.
El ruido puede ser medido por un aparato especialmente diseñado para este fin, el
sonómetro. Dicho aparato cuenta con una diversidad de componentes electrónicos, sin
embargo solo se destacarán dos: El micrófono, ya que su sensibilidad determina la calidad de la
señal captada, y el ponderador, amplificador o atenuador que es el componente que da las
características requeridas en relación a los objetivos de la medición.
Existen variadas maneras de medir el ruido, por lo tanto, debe realizarse una elección
adecuada de los parámetros que se utilizaran en la medición. De la gama de posibilidades
existentes, son de nuestro interés: el “Nivel de presión sonora global (Lp)” que mide el nivel de
11
presión sonora global sin ponderación en particular, en el margen de frecuencias audibles; El
“Nivel de presión sonora ponderada A, Lp (A)”, que incorpora filtros eléctricos que asemejan la
respuesta del sonómetro a la respuesta del oído humano, (existen también otras redes de
ponderación B, C y D que modifican la señal filtrando la señales medias, altas y graves
respectivamente); y El “Nivel sonoro equivalente (Leq, A)”, que utiliza la red de ponderación A,
pero además representa los niveles de sonido continuo que existirían con el total de energía
fluctuante medida durante un periodo de tiempo.
Aunque sólo se han mencionado tres, existen otros parámetros que consideran, por
ejemplo, las fluctuaciones de ruido durante los distintos momentos del día y los niveles de
contaminación acústica. En otros casos más complejos el sonómetro es utilizado para
mediciones en aeropuertos o barrios urbanos en relación al tráfico vial.
Pérdida Auditiva
La pérdida auditiva se define como el aumento del umbral tonal, por sobre de lo que se
considera como normal, vale decir, para los efectos de este estudio, los valores considerados
sobre la norma estandarizada (ISO 7029, 2000) que será revisada más adelante. Para este
aumento en el umbral existen diversas etiologías, como también distintos grados de pérdida, lo
que se ha denominado hipoacusia.
Las hipoacusias se pueden clasificar de distintas formas, en relación a la zona de la
lesión (conductiva, sensorial, neural o mixta), referente al estadio del lenguaje (prelocutiva,
postlocutiva), evolutivamente al tiempo de aparición del cuadro (congénita o adquirida), en
grado de severidad (leve, moderada, severa o profunda), en la condición del oído afectado
(unilateral, bilateral), en el tipo de curva presentada (ascendente, descendente, plana, en
12
meseta o en batea), y por último en la relación existente entre las curvas de ambos oídos
(simétrica o asimétrica)3.
Para revisar la etiología de las hipoacusias, debemos describir las patologías que
afectan a los distintos segmentos del oído.
Entre las patologías más conocidas que provocan hipoacusia de conducción podemos
encontrar: patologías congénitas, entre estas cabe destacar la microtia, la atresia de conducto
auditivo, la agenesia de conducto y pabellón auditivo, ausencia de la cadena de huesecillos,
deformación o fusión de alguno de los huesecillos. Las patologías adquiridas que se pueden
observar son: la obstrucción del conducto auditivo externo, la otitis externa, los crecimientos
óseos del conducto (osteatoma y exostosis), la otitis media serosa, otitis media aguda, la otitis
media crónica y la perforación de la membrana timpánica12.
La etiología de las hipoacusias sensorioneurales es de variada índole, pudiéndose
apreciar patologías de tipo genético o congénito, dentro de las que se observan las de causas
virales, la toxoplasmosis, incompatibilidad sanguínea Rh, la sífilis congénita y las lesiones
tóxicas. Otro tipo de hipoacusia sensorioneural son las de carácter neonatales, perinatales y
postnatales, donde la lesión puede ser producida por ictericia neonatal, traumatismos
obstétricos,
anóxia
cerebral,
prematuridad,
infecciones,
medicamentos
ototóxicos
y
enfermedades metabólicas. Existen otras patologías que provocan hipoacusia, de carácter
adquirido, y que se clasifican en dos grupos: el primer grupo incorpora las patologías de
etiología desconocida, tales como la enfermedad de Ménière y la hipoacusia súbita. Y el
segundo grupo corresponde a las patologías de origen conocido, como la presbiacusia, la
ototoxicidad, el trauma acústico de origen mecánico y la pérdida auditiva por exposición a ruido
de alta intensidad3. Es en este último en el que centraremos nuestra atención, ya que
corresponde al motivo de nuestro estudio y será analizado más adelante.
13
Pérdida Auditiva por Exposición a Ruido.
La perdida auditiva por exposición a ruido se define como el daño que se produce a
nivel de la cóclea después de que un sujeto ha estado en contacto con ruido o sonidos a
intensidades muy elevadas.
El ruido puede afectar la audición de distintas formas. A niveles bajos (50 dB.
aproximadamente), puede interferir con la comunicación sin causar daños en el sistema
auditivo, mientras que a intensidades mayores el ruido puede causar pérdidas temporales en
los umbrales de audición, normalizándose éstos poco tiempo después del cese de la
exposición. Si la intensidad del ruido alcanza niveles críticos,
puede causar daño en las
estructuras internas de la cóclea, causando descensos permanentes en el umbral auditivo, y
además, puede producir daño a nivel de los mecanismos periféricos como en la membrana
timpánica y en la cadena oscicular. En algunos casos también puede existir un daño en niveles
más centrales del sistema auditivo12.
El daño producido por exposición a ruido se relaciona con la intensidad de la señal y la
duración de ésta principalmente. La naturaleza del ruido, el espectro de éste y la presencia de
ototóxicos también juegan un papel importante.
Existen tres tipos de cambios en la audición que pueden ocurrir tras la exposición a
ruido. Estos cambios estén definidos como: Cambio temporal de umbral inducido por ruido
(NITTS), cambio permanente de umbral producido por ruido (NIPTS) y trauma acústico12.
El cambio temporal de umbral inducido por ruido es lo que normalmente se considera
como fatiga auditiva, dándose como características una reducción de la sensibilidad, sensación
de oídos tapados y tinitus. Los síntomas pueden durar desde una hora hasta varias horas o
incluso días. Las células ciliadas se ven afectadas en cuanto a su metabolismo, sin poder
mantener su función, éstas se edematizan, con lo que puede ocurrir un cambio en la orientación
14
de su estereocilio en relación con la membrana tectoría. La recuperación de la audición en este
tipo de cambio de umbral inducido por ruido, se logra con un “reposo auditivo” con lo que las
células se “desinflaman” volviendo a su posición original12.
En cuanto a la pérdida auditiva permanente inducida por ruido, ésta se produce
histológicamente por la ruptura del penacho ciliar, torsión y desaparición de los cilios, fusión de
los estereocilios con formación de macrocilios, lesión en el soma de las células ciliadas
externas, internas y de sostén, con acumulación de lisozima intracelular, edematización
mitocondrial, alteraciones en el retículo endoplásmico con atrofia y torsión de los cuerpos
celulares. Si el daño es progresivo, puede derivar en una degeneración de las fibras del nervio
auditivo e incluso provocar cambios a nivel del sistema auditivo central12.
Estudios han demostrado que el espectro de frecuencias de la señal de ruido afecta
principalmente a la banda de frecuencia siguiente12, es conocido que el oído externo es un
resonador natural para las frecuencias 2000 y 3000 Hz. amplificando 10 o más dB la intensidad
de dichas frecuencias, por lo que las frecuencias comprendidas entre 2000 y 3000 Hz. llegan al
oído interno con mayor intensidad que las frecuencias más altas o más bajas5, lo que daría
como resultado un daño a nivel de las frecuencias 4000 y 6000 Hz. Además, la asimetría del
movimiento de la membrana basilar, la restricción de su movimiento en su extremo más basal al
ser más corta y más gruesa, y la falta de amplificación de los sonidos de más de 4000 Hz. y
menos de 1000 Hz. se unen para producir la máxima amplitud del movimiento del órgano de
Corti a unos 10 mm. de la ventana oval, que es la zona donde se ubican los receptores
correspondientes a los 4000 Hz. Esto, junto al hecho de que en esta zona la vascularización
coclear es más pobre, hace que sea el lugar donde las lesiones son más intensas5.
Si bien es cierto, existe un reflejo de protección acústica que se produce a nivel de los
músculos del oído medio, con lo que se logra una atenuación de aproximadamente 10 dB., es
del todo cuestionable, porque su tiempo de latencia no impide la llegada de las ondas sonoras
15
al órgano de Corti, y debido a su fatigabilidad no sería eficaz en los sonidos continuos y
repetitivos. Otro reflejo de protección es el que se produce en las células ciliadas externas,
moderando la amplitud de movimiento del desplazamiento de las estructuras cocleares, pero su
tiempo de latencia y su fatigabilidad es significativamente menor.
El llamado trauma acústico es el que se produce por la exposición a un ruido de altísima
intensidad, una sola vez y de forma repentina, como puede ser una explosión. Esto provoca un
daño directamente en la cóclea, siendo éste permanente. Sin embargo, el trauma acústico,
también puede causar daño en la membrana timpánica, y fracturar la cadena de huesecillos12.
En la exploración funcional de la pérdida auditiva permanente por exposición a ruido se
han descrito cinco estadios audiométricos en relación a la audiometría liminar tonal5:
1.
Acostumbramiento: la audiometría suele ser normal, pero si se practica
tiempo después del estímulo nocivo se puede apreciar un aumento del
umbral en alrededor de 10 dB., sobre todo en las frecuencias cercanas a
4000 Hz.
2.
Sordera latente: aparece un aumento en el umbral tonal, sensorial, sobre la
frecuencia 4000 Hz. alrededor de los 30 dB. que puede traducirse en
trastornos de la audición en ambiente ruidoso y fenómenos de distorsión al
escuchar música, pero por lo general pasa desapercibido por el paciente.
3.
Sordera debutante: la pérdida auditiva se profundiza, extendiéndose a las
frecuencias vecinas. Subjetivamente el paciente nota el déficit, encontrando
dificultad de comprensión en las conversaciones en ambientes ruidosos.
4.
Sordera confirmada: la pérdida auditiva se extiende a las frecuencias 1000 y
8000 Hz. aumentando su umbral en más de 30 dB. Los acúfenos son
frecuentes y la dificultad en la inteligibilidad es evidente, originando graves
problemas en la comunicación.
16
5.
Sordera severa: todas las frecuencias se ven alteradas, dificultando la
percepción y comprensión de la palabra.
La discriminación de la palabra se muestra normal en los dos primeros estadios
audiométricos, y en el resto de los estadios refleja rendimiento típico de las afecciones
cocleares (56% a 88%). La impedanciometría descarta la presencia de patología de oído medio
y confirma la presencia de reclutamiento. Los potenciales evocados de tronco cerebral son de
utilidad en el diagnóstico diferencial con las lesiones retrococleares al encontrarse estos
alterados.
La evolución de este tipo de patología depende del nivel sonoro al que está expuesto, la
duración de la exposición y la edad del sujeto expuesto. Cabe destacar que no existe un
tratamiento médico ni quirúrgico en este tipo de afección.
Legislación Chilena en Relación al Ruido.
En nuestro país, en cuanto a la legislación chilena existente referida al ruido,
encontramos el decreto supremo N° 594, creado por la Asociación Chilena de Seguridad
(ACHS) en conjunto con el Ministerio de Salud, el cual se refiere a las condiciones sanitarias y
ambientales básicas en los lugares de trabajo. Este decreto nace con el fin de velar porque en
los lugares de trabajo existan condiciones sanitarias y ambientales que resguarden la salud y el
bienestar de las personas que allí se desempeñan, incorporando los adelantos técnicos y
científicos ocurridos desde el momento de la última disposición vigente encargada de esto.
El párrafo III del mencionado decreto hace referencia a los agentes físicos que se
pretenden mediar, dentro de los cuales se encuentra en primera instancia el ruido, ocupando
así, los artículos del 70° al 82°, en los cuales se realiza una división entre ruido estable o
17
fluctuante y ruido impulsivo. Se entiende por ruido estable aquel que presenta fluctuaciones del
nivel de presión sonora instantáneo inferiores o iguales a 5 dB (A) lento, durante un período de
observación de un minuto. Por otro lado, el ruido fluctuante corresponde a aquel ruido que
presenta fluctuaciones a nivel de presión sonora instantáneo superiores a 5 dB (A) lento,
durante un período de observación de un minuto. El ruido impulsivo es aquel ruido que presenta
impulsos de energía acústica de duración inferior a un segundo a intervalos de tiempo
superiores a un segundo. Para la medición de ruido estable, ruido fluctuante y ruido impulsivo
se hace uso de un sonómetro integrador o bien un dosímetro que cumpla las exigencias
señaladas para los tipos 0, 1 ó 2, establecidas en las normas: ICE 651-1979, IEC 804-1985 Y
ANSI S. 1.4-1983.
En este estudio, abordaremos aquella normativa que involucra al ruido estable o
fluctuante, para lo cual se deberá medir el nivel de presión sonora continuo equivalente (NPSeq
o Leq), el que se expresa en decibeles ponderados “A”, con respuesta lenta, es decir, en dB (A)
lento. Así, nos encontramos con cinco artículos (del 73° al 77°) que hacen referencia a esto
pero siempre en relación con una exposición ocupacional orientada más a lo que es el trabajo
industrial, sin uso de protectores auditivos. Bajo estas características se establece que para una
jornada de 8 horas diarias, ningún trabajador podrá estar expuesto a un nivel de presión sonora
continuo equivalente superior a 85 dB (A) lento, medidos en la posición del oído del trabajador.
Por otro lado, los niveles de presión sonora continua equivalente diferentes a 85 dB (A)
lento, se normarán de acuerdo a los valores de tiempo de exposición que se muestran a
continuación en la tabla nº 1, los que son válidos para trabajadores expuestos sin uso de
protección auditiva personal.
18
NPSeq
[dB (A) lento]
80
81
82
83
84
85
86
87
88
89
90
91
92
93
94
95
96
97
98
99
100
101
102
103
104
105
106
107
108
109
110
111
112
113
114
115
Horas
24.00
20.16
16.00
12.70
10.08
8.00
6.35
5.04
4.00
3.17
2.52
2.00
1.59
1.26
1.00
Tiempo de Exposición por Dia
Minutos
Segundos
47.40
37.80
30.00
23.80
18.90
15.00
11.90
9.40
7.50
5.90
4.70
3.75
2.97
2.36
1.88
1.49
1.18
56.40
44.64
35.43
29.12
TABLA I: Relación entre nivel de presión sonora y tiempo máximo de exposición16.
19
Finalmente se establece que en ningún caso se permitirá que trabajadores sin uso de
protección auditiva se encuentren expuestos a niveles de presión sonora superiores a 115 dB
(A) lento, esto independiente del tiempo de trabajo que el sujeto en cuestión tenga16
Distribución Estadística de Umbrales de Audición en Función de la Edad.
Estándares internacionales ISO 7029:2000(E)
ISO es la sigla en inglés de International Organization for Standardization, es decir,
Organismo Internacional de Normalización. Esta institución agrupa diversos institutos
internacionales de normalización y emite normas luego de someterlas a la votación de sus
miembros. Estas normas son el resultado del trabajo de diversos comités técnicos, en los que
participan representantes de diversos organismos. Una vez que un comité elabora un borrador
(draft), éste pasa a consideración de sus miembros, y finalmente a votación. Los procedimientos
de aprobación son severos y se requiriere una mayoría del 75% para que un borrador se
transforme en norma.
Las normas correspondientes a la acústica son preparadas y discutidas por el comité
técnico ISO/TC 43 Acoustics, que ha emitido una considerable cantidad de normas
internacionales. Muchas de las cuales establecen procedimientos de medición que garantizan
resultados correctos y repetibles cuando los mismos son aplicados por diversas personas o
laboratorios. Otras normas, como la que nos ocupa, se refiere a los efectos esperables cuando
se aplican determinados estímulos al ser humano.
Para su trabajo, este comité reúne resultados de numerosos trabajos científicos, los
compara y compatibiliza, obteniendo relaciones que gocen del máximo consenso o acuerdo
posible en un determinado asunto considerado.
20
Estos estándares internacionales están basados en una cuidadosa revisión de la
literatura en relación a los cambios de audición por edades en poblaciones entre 18 y 70 años,
otológicamente normales (estado de salud normal, libre de signos y síntomas de deficiencia
auditiva y obstrucción del canal auditivo, y que no tienen historia de exposiciones al ruido
indebido, posibles ototóxicos ni antecedentes hereditarios de pérdidas auditivas). Se
consideraron aquellas evaluaciones en las que se usaron tonos puros trasmitidos por audífonos
al oído, en un rango de frecuencias de 125 a 8000 Hz. Se considera la media de umbrales
auditivos de personas de 18 años como valor referencial de normalidad.
21
HIPÓTESIS
Los músicos que utilizan amplificación presentan una caída en el audiograma en las
frecuencias 4000 Hz o 6000 Hz de su audición, en comparación con los sujetos normales
representados en la norma ISO 7029 (2000).
22
OBJETIVOS
Objetivo General:
Analizar
los resultados audiométricos de músicos que trabajan con amplificación y
compararlos con la norma ISO 7029 (2000).
Objetivos Específicos:
1. Estimar la intensidad sonora aproximada a la cual los músicos estilo rock están
sometidos durante los ensayos.
2. Determinar en horas, el tiempo total de exposición a la música amplificada en los
sujetos de estudio.
3. Describir las características audiométricas del grupo en estudio según:
♦
Presencia de deficiencia auditiva
♦
Magnitud de la deficiencia auditiva
4. Comparar las características audiométricas del grupo en estudio, con la norma ISO
7029 (2000).
5. Relacionar tiempo de exposición a música amplificada con las características
audiométricas del grupo en estudio.
6. Describir a los sujetos según las siguientes características relacionadas con la
audición:
•
Antecedentes de consumo de sustancias ototóxicas
•
Ocupación paralela que implique exposición a alta intensidad sonora
•
Uso de protectores auditivos
•
Antecedentes familiares
•
Hábitos de concurrencia a discotecas
•
Antecedentes de enfermedades otológicas.
23
MATERIAL Y MÉTODO
Tipo de diseño:
Diseño analítico de corte transversal.
Variables:
Dependiente:
1. Presencia de pérdida auditiva en frecuencias 4000 Hz y/o 6000 Hz, la que
se ha considerado para este estudio, como una variación de 10 dB HL con
respecto al umbral más alto pesquisado en cualquiera de las otras
frecuencias.
Independientes:
1. Intensidad Sonora de exposición: datos en dB que surgen de la medición,
realizada por medio de un sonómetro (ponderación A), de los niveles de
ruido producidos durante los ensayos de una porción del total de los
sujetos
en
estudio.
Los
datos
obtenidos
en
esta
medición
se
complementarán con los obtenidos en otros trabajos en que se ha medido
la intensidad sonora de bandas con similares características, ya que
nuestro interés es obtener una noción aproximada de la intensidad en las
sesiones de ensayo de los músicos, para poder corroborar que
efectivamente el uso de aparatos de amplificación eleva los niveles de
intensidad sonora por sobre los límites recomendados para no dañar el
aparato auditivo (85dB)16
24
2. Tiempo de exposición a música amplificada: Se ha considerado la
estimación del tiempo total que el sujeto ha dedicado a ensayar, según los
datos que él mismo refiere. Es decir, corresponde al producto de la
multiplicación entre las horas de ensayo semanales, el número de
semanas que conforman un año (52) y los años de pertenencia a una
banda que presenta ensayos de forma periódica.
3. También fueron consideradas otras características de los sujetos, no
relacionadas con el uso de amplificación en la actividad musical, tales
como: exposición a ruido en actividades paralelas a las relacionadas con la
banda, entre ellas, actividades laborales y recreativas como la asistencia a
discotecas, factor hereditario, uso de protectores auditivos, padecimiento
de enfermedades cuyo tratamiento implique el uso de ototóxicos
y
antecedentes de problemas otológicos.
Universo o Población:
Músicos que utilicen música amplificada, de la Región Metropolitana durante el año
2004.
Grupo de Estudio:
36 sujetos entre 20 y 30.11 años, integrantes de bandas musicales, expuestos a música
amplificada, con una frecuencia de ensayos mayor a una hora semanal y con un año como
mínimo de dedicación a la música.
25
Procedimiento para la obtención de datos:
La obtención de datos se realizó en tres etapas:
En la primera etapa, se asistió a los lugares de ensayo de los posibles integrantes del
grupo en estudio, previo contacto telefónico. En esa oportunidad se explicó la naturaleza el
estudio, entregándose un boletín informativo, con el fin de lograr participación voluntaria.
Para recopilar los datos que no son factibles de medir, debido a que corresponden a
información sobre el pasado de los sujetos, se confeccionó una pauta de entrevista compuesta
tanto por preguntas de respuesta abierta como cerrada. Dicha entrevista se realizó en forma
individual, por uno de los integrantes del estudio, ya que era de suma importancia que el
investigador estuviera disponible para contestar posibles dudas de los sujetos y acotar las
respuestas a los datos de interés.
Las variables abordadas a través de preguntas de respuesta abierta son:
♦
Tiempo de exposición a música amplificada por aparatos electrónicos de alta potencia. Se
consulta sobre las horas de ensayo semanal y los años que lleva utilizando amplificación. El
entrevistador debe asegurarse que se incluyan todas las instancias de ensayo que se
desarrollen de forma periódica, así como también, dejar bien claro que no se estudia a la
banda, si no que a al sujeto como individuo y que debe incluir, por ejemplo, los ensayos con
otra banda paralela, en caso que existan.
♦
Antecedentes familiares de hipoacusia sensorial: Este dato busca un factor hereditario que
pudiera estar influyendo en los casos en que se ha pesquisado un déficit auditivo. Puede
suceder que el sujeto refiera tener familiares con problema auditivo, sin embargo, se hace
necesario ahondar en este tema para asegurarse que no se trata de patologías del oído
que no tienen carácter hereditario.
26
♦
Asistencia a Discotecas: Se busca determinar de modo aproximado, la frecuencia en la cual
los sujetos están expuestos al ruido de las discotecas, dando cuenta del número de veces
que estos asisten durante el mes.
Las variables pesquisadas a través de repuesta cerrada son:
♦
Antecedentes de las siguientes enfermedades: Diabetes, Meningitis, Accidente Vascular
Encefálico, Tumores cerebrales, Traumatismos encéfalo craneanos y Enfermedades
Autoinmunes.
♦
Uso de protectores auditivos.
♦
La variable antecedentes de enfermedad en el oído se plantea de modo cerrado, sin
embargo, si la respuesta es positiva, se consulta sobre la naturaleza del problema y el
tiempo transcurrido desde que éste se presentó.
La entrevista es sencilla y de corta duración por lo que el lugar y contexto de aplicación no
es de gran relevancia. Los datos obtenidos fueron registrados de forma escrita en los espacios
asignados para ello en la misma pauta de entrevista.
La segunda etapa consistió en determinar los umbrales auditivos de cada sujeto. Dicha
tarea se efectuó en el Hospital Clínico de la Universidad de Chile José Joaquín Aguirre,
mediante una audiometría tonal en las frecuencias 1, 2, 3, 4, 6 y 8 KHz. Se utilizó un audiómetro
clínico marca Interacoustics modelo AC33 y una cámara silente (Sonoamortiguada). El
procedimiento se comenzó revisando el conducto auditivo externo de cada sujeto, mediante una
otoscopía. Luego de esto se le hacía pasar a la cámara silente y se le entregó las instrucciones
correspondientes. La pesquisa comenzaba a 40 dB, disminuyendo la intensidad de los
estímulos en intervalos de 5 dB hasta que el paciente dejara de dar respuesta, la cual era
27
efectuada a través de un pulsador. Para registrar los datos obtenidos, se utilizó un protocolo
convencional, donde los datos son dispuestos sobre un eje de coordenadas en que las abscisas
corresponden a la frecuencia tonal evaluada y las ordenadas al umbral tonal encontrado. Este
proceso se realizó de igual forma para cada oído. Es importante mencionar, que al momento del
examen los sujetos debían presentar un reposo auditivo de por lo menos 10 horas, el que fue
considerado como ausencia de exposición a altas intensidades de sonido, ya sea producto de
conciertos, ensayos, visitas a pubs y/o discotheques, uso de personal estéreo, etc.
La tercera etapa de recolección de datos, se realizó con el fin de obtener los niveles de
intensidad de sonido a la cual se encuentran expuestos los músicos durante los ensayos. Para
esto, se contó con la participación de un Ingeniero Acústico, el que efectuó mediciones durante
el transcurso de la sesión de ensayo de cada grupo, haciendo uso de un sonómetro con red de
ponderación A, ya que es ésta la que nos entregará nociones sobre la dosis de ruido a que
nuestros sujetos de estudio (Músicos) se exponen durante los ensayos.
28
Procedimientos para el Análisis de datos:
Variable: Rendimiento Audiométrico
Descripción del rendimiento auditivo del grupo de estudio
Para conocer el rendimiento
audiológicamente
auditivo del grupo de estudio, se evaluó
de manera individual y de los audiogramas, se obtuvo el promedio del
rendimiento auditivo, expuesto en dB, para cada frecuencia tonal (1, 2, 3, 4, 6 y 8 KHz.), dando
una visión general del rendimiento grupal.
Considerando la frecuencia en la que se necesitaba menor intensidad sonora en dB HL
para generar sensación sonora como la ideal para cada sujeto, se contabilizó la cantidad de
sujetos que presentan deficiencia auditiva, definida como una diferencia de 10 o más dB con
respecto a la frecuencia de mejor rendimiento, en concordancia con la definición de la variable
dependiente planteada anteriormente.
Luego de realizada la totalidad de la audiometrías, se calculó el promedio y desviación
estándar de los umbrales audiométricos para cada frecuencia por oído. Con estos datos se
aplico la prueba de hipótesis T student, con el fin de averiguar si las diferencias obtenidas entre
las media del grupo de estudio y las otorgadas por la norma ISO 7029 (2000) son significativas
con un grado de significancia α=0.05 %.
Para realizar la comparación cualitativa del rendimiento auditivo del grupo en
estudio con norma ISO 7029 (2000): Se utilizaron los datos arrojados en el percentil 0.25 por la
norma ISO 7929.2000 (se ha utilizado el perecentil 0.25 debido a que el rendimiento promedio
del grupo en estudio mostró que las frecuencias de mejor rendimiento presentaban medias más
cercanas al percentil mencionado que al percentil 0.5). Entonces, para cada sujeto, se le
comparó con su umbral auditivo en cada una de las frecuencias tonales, otorgando la categoría
29
de normal (N) si el umbral es igual o mejor que el considerado como Norma y bajo la Norma
(BN) si el umbral del sujeto es peor.
Comparación cualitativa del rendimiento auditivo del grupo en estudio con
norma ISO 7029 (2000).
Utilizando los datos arrojados en el percentil 0.25 por la norma ISO 7929 (2000), se
comparó, para cada sujeto, el umbral auditivo para cada una de las frecuencias tonales,
otorgando la categoría de normal (N) si el umbral es igual o mejor que el considerado como
Norma y bajo la Norma (BN) si el umbral del sujeto es peor. Esto se realizó en cada frecuencia
tonal pesquisada.
Luego se calculó para cada frecuencia el porcentaje de la muestra que presenta la
categoría BN, lo cual se tabuló en una tabla de tipo univariada.
Nota: se ha utilizado el perecentil 0.25 debido a que el rendimiento promedio del grupo
en estudio mostró que las frecuencias de mejor rendimiento presentaban medias más cercanas
al percentil antes mencionado que al percentil 0.5.
Determinar la intensidad sonora a la que se encuentran expuestos los músicos.
Los niveles de intensidad sonora son presentados tal cual fueron pesquisados, a través
del uso de sonómetro, sin mediar mayor análisis.
30
Determinar en los sujetos de estudio, el tiempo total de exposición a la música
amplificada en horas
Para determinar el tiempo estimado de horas de ensayo, durante el período de
dedicación a la música amplificada de cada sujeto del grupo estudio, se hicieron los siguientes
cálculos:
T.E.A.. = H.S x S.A x A.E
De donde:
T.E.A. = Aproximación en horas, del total del tiempo de exposición durante los años de
dedicación a la música amplificada.
H.S. = Horas de ensayo semanal.
S.A. = Número de semanas por año.
A E.
= Años de exposición a la música amplificada, considerando aquellos años de
mayor tiempo de exposición en promedio de horas semanales.
Relacionar tiempo de exposición a música amplificada con las características
audiométricas del grupo en estudio.
En todos los sujetos que presentaron pérdida auditiva, se tabuló en el eje X las horas de
ensayo con amplificación (variable independiente) y en el eje Y la magnitud de la pérdida
auditiva. Con estos datos se calculó el coeficiente de correlación de Pearson.
31
Describir factores que podrían influir en la audición de los sujetos.
Para las características “enfermedades otológicas”, “otra actividad con exposición” y
“pariente con hipoacusia sensorial”, se contabilizo la frecuencia de aparición de cada una y
luego expreso en porcentaje.
Luego se determino la frecuencia con que los sujetos presentaban 1, 2, 3 o tres de las
características mencionadas. Estos datos, luego, también fueron expresados en porcentaje.
Respecto al uso de “protectores auditivos”, se procedió del mismo modo, es decir, se
obtuvo la frecuencia de las opciones “sí”, “a veces” y “no” para luego transformar estos datos a
porcentaje.
Por último, para la variable “frecuencia de asistencia a discotecas (por mes)”, se
categorizó las respuestas en “0 - 1 vez”, “2 - 3 veces”, “4 - 5 veces”, “6 o más veces”. Se
determinó la frecuencia para cada categoría, y como en los casos anteriores, estos resultados
se llevaron a porcentaje6.
32
RESULTADOS
Objetivo 1:
Estimar la intensidad sonora aproximada a la cual los músicos
están sometidos durante los ensayos.
Tabla II. Intensidad sonora medida durante los ensayos del grupo en estudio.
Grupo
Grupo 1
Grupo 2
Grupo 3
Grupo 4
Promedio
Leq
L máximo L mínimo
104,6
114,5
72,1
100,7
107
70,2
109,14
115,2
89,7
106,8
109,3
92,3
105,31
116,3
81,1
En la tabla II, observamos que el nivel equivalente para todos los grupos musicales, los
que se han complementado con estudios anteriores, supera ampliamente los 100 dB, llegando
hasta a 109, con un promedio de 105,31 dB.
33
Objetivo 2:
Determinar en horas, el tiempo total de exposición a la música
amplificada en los sujetos de estudio.
Gráfico 1:
Porcentaje de Sujetos según Horas de Exposicion Total
25,00
Porcentaje (%)
20,00
15,00
10,00
5,00
0,00
2000 o
menos
2001-3000 3001-4000 4001-5000 5001-6000 6001-7000 7001-8000 8001-9000
900110000
10000 o
más
Tiempo de Exposición Aproximada (Hrs)
En el gráfico 1, se observa que un 22.22% de los sujetos han ensayado 2000 horas o
menos. Le sigue un porcentaje de 16.67% del total del grupo estudio, equivalente a horas de
ensayo que van entre las 2001 y las 3000 horas; un 19,44% ha ensayado entre 3001 y 4000
horas,. Con esto podemos decir que un 58,33% del total de los sujetos estudiados ha ensayado
con música amplificada no más de 4.000 horas a lo largo de su vida. Se observa también, que
11,11% ha ensayado entre 4001 y 5000 horas; un 22.2% de los sujetos ha ensayado entre 5001
y 10.000 horas y el 8.33% ha ensayado 10.000 horas o más.
34
Objetivo 3:
Describir las características audiométricas del grupo en estudio.
Gráfico 2:
Promedio de Umbrales Auditivos
18
16
Umbral (dB)
14
12
10
8
6
4
2
0
1000
2000
3000
4000
6000
8000
Frecuencia (Hz)
Oído Izquierdo
Oído Derecho
El gráfico 2 muestra el promedio de los umbrales auditivos encontrados para el oído
izquierdo y el oído derecho en las frecuencias 1, 2, 3, 4, 6 y 8 KHz. respectivamente. A simple
vista se puede ver que la frecuencia 6 KHz. presenta aumentado los mínimos umbrales
auditivos, tanto en el oído derecho como en el izquierdo, con valores que van desde 12.08 dB
para el oído derecho, hasta 16.25 dB en el izquierdo.
35
Tabla III. Porcentajes del Rendimiento Auditivo Agrupado Según Tipo de Pérdida y
Normalidad
Tipo de Pérdida
Normales
Bilateral
Unilateral OD
Unilateral OI
Total
N
5
17
4
10
36
%
13.89
47.22
11.11
27.78
100
La tabla III nos indica que de los 36 sujetos de estudio, el 13,9% equivalente a 5
sujetos, obtuvo resultados audiométricos normales para ambos oídos; mientras que en un
86.1% encontramos pérdida auditiva, la que se manifestó principalmente de forma bilateral, con
un 47% de los sujetos. En el oído derecho,
la cantidad de sujetos con pérdida auditiva
corresponde al 11.1%, siendo este mismo resultado en el oído izquierdo de 27.8% del total del
grupo estudio.
Objetivo 4:
Comparar las características audiométricas del grupo en estudio,
con la norma ISO 7029 (2000).
Tabla IV. Porcentajes de Sujetos Normales y Bajo la Norma ISO 7029 (2000) para los
Umbrales Audiométricos del Oído Derecho.
Oído
Derecho
n
%
1000
2000
N
BN
N
BN
22
14
25
11
61,11 38,89 69,44 30,56
3000
N
BN
27
9
75
25
4000
6000
8000
N
BN
N
BN
N
BN
27
9
13
23
20
16
75
25 36,11 63,89 55,56 44,44
36
En la tabla IV, observamos los porcentajes de sujetos normales y bajo la norma ISO
7029, donde se puede apreciar que para el oído derecho en la frecuencias 1000, 2000, 3000,
4000 y 8000 Hz existe un mayor número de sujetos normales, desde un 55,56% hasta un 75%,
en cambio para la frecuencia 6000 Hz encontramos que el número de sujetos que se
encuentran bajo la norma, sobrepasan a los sujetos “normales”, con un 63,89% contra un
36,11%.
Tabla V. Porcentajes de Sujetos Normales y Bajo la Norma ISO 7029 (2000) para los
Umbrales Audiométricos del Izquierdo.
Oído
Izquierdo
n
%
1000
2000
3000
4000
6000
8000
N
BN
N
BN
N
BN
N
BN
N
BN
N
BN
21
15
26
10
28
8
24
12
11
25
23
13
58,33 41,67 72,22 27,78 77,78 22,22 66,67 33,33 30,56 69,44 63,89 36,11
Relativamente similar se encuentran los sujetos de la muestra en cuanto a las
mediciones audiométricas realizadas en el oído izquierdo, donde en las frecuencias 1000, 2000,
3000, 4000 y 8000 Hz se observa una mayor cantidad de sujetos normales, observándose
desde un 58,33% hasta un 77,78%. Para la frecuencia 6000 Hz al igual que en la muestra del
oído derecho, se encuentra un mayor número de sujetos bajo la norma ISO 7029, con un
69,44% de sujetos bajo la norma contra un 30,56% de sujetos “normales”.
Tabla VI. Diferencia entre Resultados Obtenidos en el Oído Derecho para la Muestra y la
Norma ISO 7029 (2000)
Oído Derecho
Dif. Significativa
1000
No
2000
No
3000
No
4000
No
6000
Si
8000
No
37
En la tabla VI se describe si la comparación estadística realizada entre la muestra de 36
sujetos con la norma ISO 7029, y se pudo apreciar que la diferencia en la media de las
frecuencias 1000, 2000, 3000, 4000 y 8000 Hz para el oído derecho no fueron significativas, en
cambio, en la frecuencia 6000 Hz si se encontró una diferencia significativa entre las medias.
(para mayor información, consultar el apéndice I)
Tabla VII. Diferencia entre Resultados Obtenidos en el Oído Izquierdo para la Muestra y la
Norma ISO 7029 (2000)
Oído Izquierdo
Dif. Significativa
1000 2000 3000 4000 6000 8000
Si
No
No
No
Si
No
En la tabla VII se analiza la diferencia significativa entre la muestra y la norma ISO,
observándose que en las frecuencias 2000, 3000, 4000 y 8000 Hz, la diferencia de las medias
no es significativa, a diferencia con lo encontrado en las frecuencias 1000 y 6000 Hz, donde la
diferencia de las medias de la muestra con las de la norma ISO si es significativa. (para mayor
información, consultar el apéndice I)
Objetivo 5:
Relacionar tiempo de exposición a música amplificada con las
características audiométricas del grupo en estudio.
Diagrama de dispresión entre tiempo total de
exposición a música amplificada y magnitud de la
pérdida auditiva en oído izquierdo
16000
14000
12000
10000
8000
6000
4000
2000
0
Horas de Exposición
Horas de Expsición
Diagrama de dispersión entre tiempo total de
exposición a música amplificada y magnitud de la
pérdida auditiva en oído derecho
14000
12000
10000
8000
6000
4000
2000
0
0
20
40
Decibeles de pérdida
60
80
0
20
40
Decibeles de pérdida
60
80
38
El cálculo del producto r de Pearson, tanto en el oído derecho como en el oído izquierdo
corresponde a 0, lo que se interpreta como ausencia de relación entre el tiempo de exposición
música amplificada y magnitud de la pérdida auditiva.
Objetivo 6:
Describir a los sujetos según las siguientes características
relacionadas con la audición.
Tabla VIII. Porcentaje de sujetos que presentan características que pudieran influir en la
audición.
Característica
Enfermedades otológicas
Otra actividad con exposición
Pariente con hipoacusia sensorial
Si
9,00
7,00
12,00
%
25,00
19,44
33,33
No
27,00
29,00
24,00
%
75,00
80,56
66,67
Total
36
36
36
%
100
100
100
Como se aprecia en la Tabla VIII los antecedentes de enfermedad otológica se
presentan en un 25 % de los sujetos. El poseer un pariente con hipoacusia sensorial se
presenta como el de mayor importancia ya que se da en un 33% de los casos y solo en un 19%
de los casos existe una exposición a ruido en otra actividad que no está relacionada con la
banda de Rock.
Tabla IX. Porcentaje de sujetos por cantidad de características de riesgo para la audición.
Cantidad de características
presentadas por los sujetos
0
1
2
3
Total
N
%
16
13
6
1
36
44,44
36,11
16,67
2,78
100
39
Del total de sujetos entrevistados podemos ver que el 44% no presenta ninguna de las
características mencionadas en la tabla X, en contraste con un 2,8% (sólo un sujeto),que sí
presenta todas ellas. Aproximadamente un 19,45% de los sujetos presentan dos o más
características que pueden afectar su desempeño auditivo.
Tabla XI. Porcentaje de sujetos según hábitos de uso de protector auditivo
Uso de protector
auditivo
si
4,00
%
11,11
A veces
9,00
%
25,00
no
23,00
%
63,89
total
36
%
100
El 63,89% de los sujetos no utiliza protección auditiva. Por otro lado solo un 11% de los
sujetos si los utiliza habitualmente. Aproximadamente una cuarta parte del grupo estudiado los
utiliza ocasionalmente.
XII. Porcentaje de sujetos según hábitos de concurrencia a discotecas
Frecuencia de
asistencia a discotecas
0-1
%
2-3
%
4-5
%
6 o más
%
Total
%
15
41,67
9
25
9
25
3
8,33
36
100
Un 41,67% de los estudiados no asiste, o asiste sólo una vez al mes a Discotecas, La
mitad de los sujetos lo hace entre 1 y 5 veces y tan sólo el 8,33% lo hace con una frecuencia
igual o superior a 6 veces por mes.
40
DISCUSIÓN
Los niveles de normalidad han sido abordados en este estudio desde dos perspectivas.
Por un lado se ha considerado como normal los umbrales auditivos contenidos en la norma ISO
7090 (2000), pero además, bajo el "manto" teórico que indica que las deficiencias causadas por
ruido se dan en frecuencias agudas, y específicamente en las frecuencias 4000 Hz y 6000 Hz,
se han considerado como normales, para cada sujeto, también los umbrales de las frecuencias
que presentan mejor rendimiento. Este aspecto relativiza el término normalidad, y flexibiliza los
criterios utilizados en esta investigación, ya que éstos dejan de estar dados exclusivamente por
la norma, si no más bien comienzan a depender de la relación entre los umbrales de un mismo
sujeto.
La definición de pérdida auditiva, en efecto, no se dio en relación a la norma, si no que
en base a diferencia de umbrales en cada sujeto. Con este criterio, el grupo de estudio presentó
gran cantidad de casos con pérdida auditiva, alcanzando el 86% de un grupo de 36 sujetos. Un
estudio similar llevado a cabo por Bray y cols.6 en un grupo de 23 DJs entre 21 y 41 años de
edad, mostró que en el 13% de los audiogramas se existía evidencia de pérdida auditiva
inducida por ruido; el 17%, evidenció signos tempranos de pérdida auditiva neurosensorial y el
61% de la muestra fue considerado con rangos de audición normales. El 9% restante presentó
antecedentes de patología conductiva. Entre el 13% que presentó pérdida auditiva y el 61% de
los casos sanos, existe una gran diferencia, la que puede deberse, entre otras cosas, a los
criterios utilizados en la investigación para determinar la presencia de daño auditivo, siendo
posiblemente más exigentes los utilizados en nuestra investigación.
41
Otra explicación es que ambos grupos son efectivamente distintos en cuanto a
condiciones de riesgo. Puede ser que en el estudio de Bray y cols.6 hayan estado más
controladas las variables que producen pérdida auditiva, así como también, puede estar
relacionado con el hecho de que los promedios de intensidad sonora de la bandas rock
pesquisados en el presente estudio se encuentran alrededor de los 105 dB, lo que es bastante
mayor que el promediado a 91dB para los DJs.
Por otro lado, investigaciones han demostrado que la audición decae proporcionalmente
a los periodos de exposición a ruido de altas intensidades1,16. La claridad con respecto a esto es
tal, que se ha llegado a establecer una estimación del periodo de exposición que es permisible
para cada intensidad sonora (ver tabla I en marco teórico). Lo esperable en este estudio era
encontrar, a través del coeficiente de relación de Pearson, una correlación positiva entre las
horas de exposición total, referidas por los músicos, y la caída de sus umbrales en la frecuencia
6000 Hz. Los resultados, en cambio, demostraron que para los datos recopilados no existe
relación alguna. La explicación más posible guarda relación con los sesgos producidos en el
proceso de estimar el tiempo que cada músico ha estado expuesto. Si bien los umbrales
auditivos tienen alguna posibilidad de error debido a que la audiometría es una prueba subjetiva
y a otros motivos que se explicarán mas adelante, es posible que en el tiempo de exposición
sea en el que se concentra la mayor cantidad de error. En este caso en particular, se ha
intentado cuantificar las horas totales de ensayo a las que cada sujeto se había sometido desde
que ejercía la actividad musical en una banda de rock de modo sistemático. Este proceso
depende de la memoria y cooperación del músico, lo que constituye un problema en si mismo,
pero además no permite cuantificar todas aquellas actividades que implican exposición a ruido
que no se realizan sistemáticamente, tales como uso de personal estéreos,
frecuentar
discotecas o recitales, etc. Se desprende de todo esto que, posiblemente los datos de tiempo
42
de exposición recopilados son mayores. Es evidente también que los umbrales auditivos
recopilados son influenciados por factores de difícil control cuando el grupo de estudio es
pequeño, como en este caso. Aspectos como el uso de protectores auditivos, antecedentes
médicos de enfermedad otológica y muchos que ni siquiera han sido considerados influyen en
el rendimiento audiométrico de igual manera que la exposición a altos niveles sonoros. El
presente estudio, en este sentido, ha revelado que mas del 50 % de los sujetos presenta 1 ó 2
de las siguientes características: Antecedentes de enfermedades otológicas, alguna otra
actividad donde expuesto a ruidos de alta intensidad y antecedente familiar de hipoacusia
sensorial. Los protectores auditivos no son muy utilizados, como arrojaron las cifras que indican
que solo un 11% de los sujeto los usa. El hábito de asistir a discotecas tiene una gran
relevancia, ya que más del 50% de los sujetos asiste habitualmente ellas 2 o más veces por
mes, constituyéndose este factor como importante, pero difícil de controlar. Todo lo mencionado
anteriormente describe a un grupo de personas difíciles de comparar sólo por características
aisladas, lo que ciertamente lleva a cometer errores. Por lo dicho puede decirse que el diseño
de corte transversal impide un buen manejo de la variables, sobretodo relacionado con una
variable temporal como lo es el tiempo de exposición a ruido, haciéndose mas óptimo un
estudio de tipo prospectivo.
Los resultados audiométricos fueron los esperados, la frecuencia 6000 Hz fue sin lugar
a dudas la frecuencia mas baja tanto en el oído derecho como en el izquierdo presentándose
alrededor del 65% de las veces bajo lo esperado según la norma ISO y que ante las pruebas
estadísticas fue significativamente menor en ambos oídos concordando con los estudios
revisados, como es el caso de la investigación realizada por Carnicelli, M. (1988)1 sobre la
audiología preventiva en la salud del trabajador textil, en el cual se confluyó que la frecuencia
que presentó umbrales más bajos fue la frecuencia 6000 Hz, seguida por la frecuencia 4000 Hz.
43
Dentro de la literatura revisada, encontramos un estudio realizado en trabajadores de
metalurgia por Almeida, S. (1999)1, en el cual, los resultados arrojaron curvas audiométricas
asimétricas entre ambos oídos, lo que se contrapone con lo expuesto en nuestro trabajo, al
revisar las curvas audiométricas promedio de cada oído por separado, encontrando que entre
ellas no existe asimetría, lo que en otras palabras significa que no existen diferencias mayores a
10 dB entre un oído y otro.
Respecto a los datos audiométricos encontrados, existe la posibilidad de encontrar un
sesgo en el grupo de estudio, debido principalmente a la subjetividad del examen, asociado a
las condiciones en las que este fue realizado, como por ejemplo, el ruido externo al box de
atención, las características de la cabina audiométrica y la calibración de los equipos. Otro
aspecto que vale la pena destacar, es la entrevista que fue realizada al grupo en estudio, donde
la veracidad de los datos que fueron entregados por cada uno de los músicos influye
directamente en los resultados del estudio. Uno de los resultados que pueden ser atribuidos,
por un lado, a las características mencionadas anteriormente, corresponde a la caída en el
audiograma de la frecuencia 1000 Hz, ya que en la literatura revisada no aparecen datos que
respalden este resultado, salvo por el estudio realizado por Almeida, S. (1992)1 sobre la historia
natural de la pérdida auditiva inducida por ruido industrial y sus implicancias médico legales, en
el cual, luego de estudiar 222 casos de hipoacusia neurosensorial ocupacional por ruido, se
constató que la frecuencia más afectada fue la 1000 Hz., sin embargo, a nuestro parecer, los
resultados encontrados no pueden ser corroborados, ya que nuestra búsqueda no indicaba un
grado de pérdida en dicha frecuencia.
44
CONCLUSIONES
Tras la realización de este estudio y una vez que los objetivos propuestos fueron
cumplidos, se puede concluir que al estimar una intensidad sonora aproximada, observamos
que como promedio, los músicos evaluados se encontraban expuestos a 105,3 dB, nivel que
según la legislación permite solamente 4,7 minutos diarios de exposición. Por lo que este valor
o nivel de intensidad queda muy por encima de los 85 dB descritos en la legislación chilena
vigente referida a la exposición a ruido. Cabe destacar que la mayor cantidad de sujetos se
encuentran concentrados entre los rangos de 2000 o menos horas y 4001-5000 horas de
tiempo de exposición, si esto lo asociamos al párrafo anterior se puede concluir que la dosis de
ruido a la que está expuesto cada uno de los sujetos es bastante alta, existiendo una mayor
probabilidad de presentar una pérdida auditiva en un corto plazo. Además, si recordamos lo
expuesto en el marco teórico, el daño producido por la exposición a ruidos de alta intensidad es
progresivo y acumulable constituyendo una pérdida auditiva permanente.
Al describir las características audiométricas de los músicos se pudo apreciar que la
frecuencia 6000 Hz presentó valores de umbrales mayores que en el resto de las frecuencias,
para ambos oídos, lo que significa que la pérdida auditiva en los músicos puede ser atribuible a
las altas intensidades de sonido a las que están expuestos.
Con la comparación realizada entre las características audiométricas del grupo en
estudio con la norma ISO 7029 (2000), los porcentajes encontrados arrojaron como resultado
que de las frecuencias evaluadas, existe un mayor número de sujetos que poseen pérdida
auditiva en la frecuencia 6000 Hz, además se encontró un mayor número de sujetos bajo la
norma en la frecuencia 1000 Hz para el oído izquierdo. Al comparar estos valores, y realizar las
respectivas pruebas estadísticas para definir si la diferencia encontrada era realmente
45
significativa, encontramos que en la frecuencia 6000 Hz existía una diferencia significativa, lo
que nos permitió corroborar nuestra hipótesis, dando cuenta de una pérdida auditiva al menos
en la frecuencia 6000 Hz.
Tras la correlación realizada entre los valores dados por las horas de exposición total y
los decibeles de pérdida auditiva, los resultados obtenidos no dieron cuenta de tal efecto. Esto
significa que, según lo observado en este estudio, la pérdida auditiva no dependería
necesariamente de la cantidad de tiempo de exposición, o bien esta variable podría estar
influyendo hasta cierto punto, quedando así, la pérdida auditiva a expensas de otros factores
que pudieran estar provocándola.
Otros factores que pudieran estar afectando el rendimiento auditivo, como es el caso de
las enfermedades otológicas, el realizar otras actividades en las que pudiesen estar expuestos
a ruido y el tener un pariente con hipoacusia, no tuvieron mayor relevancia dentro de la
presencia de pérdida auditiva, ya que la mayoría de los sujetos no presentaban estas
características, lo que nos permite concluir que estos datos no serían un factor agregado que
pudiera estar afectando el rendimiento auditivo de los sujetos evaluados. Por otro lado, lo que
se refiere al uso de protectores auditivos, puede estar influyendo en el rendimiento, ya que
posiblemente si hubiera un uso masivo de estos dispositivos, podríamos haber encontrado una
menor cantidad de individuos con pérdida auditiva. Esta afirmación podría ser un poco
apresurada de nuestra parte, por lo que sería conveniente realizar un estudio más acabado de
esta situación.
Lo que respecta a la asistencia a discotecas la mayor parte de los sujetos no asiste a
estos lugares o lo hace con un máximo de 3 veces al mes, lo que nos permite descartar a este
factor como un responsable de la pérdida auditiva.
Finalizado el estudio, conocidos los resultados y siendo la pérdida auditiva inducida por
ruido (PAIR) un hecho avalado por la literatura, podemos decir que a pesar de esto, hoy en día
46
no es visto como un problema real de salud, lo que en cierta medida puede ser causa de la
desinformación existente en la población, incluyendo dentro de esta a los grupos con mayor
riesgo de PAIR. De este modo, podemos decir que el trabajo del Fonoaudiólogo como agente
informativo, contribuye a la prevención primaria de deterioros del sistema de escucha de la
población, principalmente al dirigirlo a grupos con mayor riesgo como es el caso de los músicos
que trabajan con amplificación, entregando opciones de medidas de prevención colectiva e
individual contra los efectos de la exposición a ruido.
Es importante considerar que no basta sólo con informar, sino que más bien se debe
crear conciencia real del problema que puede acarrear la exposición voluntaria a altas
intensidades (como es el caso de los músicos), ya que por más medidas de higiene auditiva que
se enseñen y que se den a conocer, el resultado positivo de éstas sólo dependerá de la
disposición que tengan los sujetos por adquirir estos hábitos, lo que será más fácil de lograr si el
sujeto ha comprendido que se le está hablando de un problema que podría afectar su salud y
en muchos casos, al ejercicio de su profesión.
47
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. ALENCAR, A.; ANDRADE, E.; SELIGMAN, J.; NIELSEN, R. (2001). Perda Auditiva
Inducida pelo ruido. Río de Janeiro: Editorial Revinter.
2. AMARAL, M.; CÁVALO, A.; EMPINOTTI, M.; FERREIRA, V. (2002). Estudo
retrospectivo sobre a audiçào de trabalhadores expostos ao ruído. Revista CEFAC,
V.4. n.2. Maio/ Agosto. pp. 145 - 148.
3. ANGULO, A.; BLANCO, J. L.; MATEOS, F. (1997). Audioprótesis: Teoría y Práctica.
Barcelona: Editorial Masson.
4. ARAVENA, M.; LÓPEZ, E.;PACHECO, C.; ROMERO, P.; VERA, D. (2001) “Estudio
sobre variables relacionadas con el fenómeno de fatiga auditiva en músicos de estilo
docto y rock”. Seminario de investigación para optar al título de Licenciado en
Fonoaudiología. Universidad de Chile.
5. BARTUAL, J; PÉREZ, N. (1999).Traumatismos Acústicos, El Sistema Vestibular y sus
Alteraciones. Tomo II. Barcelona: Editorial Masson.
6. BRAY, A ; SZIMANSKI, M ; MILLS, R. (2004). Noise induced hearing loss in dance
music disc yockeys and an examination of sound levels in nightclubs. The Journal of
Laryngology & Otology. Vol. 118. February. pp. 123 – 128.
48
7. DIAMANTE, V. (1992). Otorrinolaringología y Afecciones Conexas. Buenos Aires:
Editorial Promedicina.
8. EFRON, A. (1971). Exploring Sound. Buenos Aires: Ediciones Bell.
9. FERREIRA, V ; PEREIRA, L. (2002). A importancia do reuposoauditivo na realizaçao
das audiometrías ocupacionais. Revista CEFAC. V.4. n.2. Maio/Agosto. pp. 161 - 166.
10. FORTES, A.; FERREIRA, V. (2001) Perda auditiva em funcionarios de uma empresa
metalúrgica após a norma regulamentadora nº 7 de 29/12/1994. . Revista CEFAC. V.3.
n.2. Julho/Dezembro. pp. 187 - 190.
11. GANONG, W. (2001). Fisiología Médica. México: Editorial Manual Moderno.
12. KATZ, J. (2002). Handbook of Clinical Audiology. Estados Unidos: Editorial Lippincott
Williams & Wilkins.
13. ROUVIERE, H.; DELMAS, A. (1999). Anatomía Humana, Descriptiva, topográfica y
funcional. Tomo I . Cabeza y cuello. Barcelona: Editorial Masson.
14. SERWAY, R. (1992). Física. Tomo I. México: Mc Graw Hill.
15. SUAREZ, H.; VELLUTI, R. (2001). La Cóclea, Fisiología y Patología. Montevideo:
Ediciones TRILCE.
49
16. ACHS. (2001) Decreto Supremo Nº 594, Sobre Condiciones Sanitarias y Ambientales
Básicas en los Lugares de Trabajo.
17. INTERNATIONAL STANDARS ORGANISATION. Acoustic Statistical Distribution of
Hearing Threshold as a Function of Age. ISO 7029. 2000.
50
ANEXOS Y APÉNDICE
Anexo I. Modelo de entrevista aplicada:
UNIVERSIDAD DE CHILE
FACULTAD DE MEDICINA
ESCUELA DE FONOAUDIOLOGÍA
ID:______
Instrumento de Selección del Grupo en Estudio
Instrucciones: Lea detenidamente las preguntas que se le presentan a continuación, se
le agradecerá veracidad en los datos aquí entregados. Recuerde que todo lo que responda, es
de estricta confidencialidad.
1. Identificación Personal:
Nombre: _________________________________________________ Edad: ______________
Fecha de Nac.: ___________________ Teléfono: ____________________________________
Fecha de Entrevista:____________________________________________________________
Dirección: ___________________________________________________________________
E-mail: ______________________________________________________________________
Nombre del grupo musical o banda a la que pertenece: ________________________________
2. Antecedentes Médicos:
- Ha recibido tratamiento por alguna de las siguientes enfermedades?
-
Infecciones Renales
Si ( ) No ( )
Cuándo_______________________________________________________________
-
Tuberculosis
Si ( ) No ( )
Cuándo_______________________________________________________________
-
Cáncer (Quimioterapia)
Si ( ) No ( )
Cuándo_______________________________________________________________
51
- Ha padecido alguna de las siguientes enfermedades?
-
Diabetes
Si ( ) No ( )
Tipo_____________
-
Desde cuándo__________________
Meningitis
Si ( ) No ( )
Cuándo__________________
-
Accidente vascular encefálico
Si ( ) No ( )
Cuándo__________________
-
Tumores de cráneo
Si ( ) No ( )
-
Traumatismos encéfalo craneanos
Si ( ) No ( )
-
Enfermedades auto inmunes
Si ( ) No ( )
Cuáles__________________________________
Desde cuándo____________________________
- Tiene o ha padecido alguna enfermedad en el oído?
-
Si ( ) No ( )
Si su respuesta anterior fue Si, indique cuál(es) y cuándo.
3. Antecedentes Laborales
-
Cuándo ensaya, lo hace:
Amplificado:
_______
No amplificado:
_______
-
Utiliza protectores auditivos:
Si ( ) A veces ( ) No ( )
-
Cuanto tiempo semanal (en horas) dedica a sus ensayos?
______________________________________________________________________
-
¿Cuántos años lleva dedicado a la música usando amplificación?
-
¿ Ha tenido o tiene alguien de su familia una pérdida auditiva?, ¿Quién?, ¿Por qué?.
52
Modelo de Audiograma aplicado:
53
Apéndice I. Valores Estadísticos para la muestra
Tabla I. Valores Estadísticos para la muestra en la frecuencia 1kHz del Oído Derecho
Estadísticos para una muestra
N
OD 1
36
Media
5,97
Desviación
típ.
6,073
Error típ. de
la media
1,012
Prueba para una muestra
Valor de prueba = 4
OD 1
t
1,948
gl
35
Sig. (bilateral)
,059
Diferencia
de medias
1,97
95% Intervalo de
confianza para la
diferencia
Inferior
Superior
-,08
4,03
En la tabla se observan los resultados de la prueba t para la comparación de la media
de la muestra con la norma ISO 7200 para el oído derecho en la frecuencia 1kHz. Donde la
media es igual a 5,97 dB, con una desviación de 6,073 dB. Tras la aplicación de la prueba t
para la muestra OD1 encontramos que la t(35) = 1.948 tiene probabilidad <= 0.059 ( es decir,
mayor que 0.05), esto nos permite decir que la muestra (de media 5.97) si pertenece a la
población de “OD1”
de media 4. El intervalo de confianza es una manera alternativa de
comprobar lo mismo. Si el intervalo de confianza no incluye el valor cero la muestra no
pertenece a la población de media dada. Si el intervalo de confianza incluye el valor cero la
muestra pertenece a la población de media dada. En este caso presente el intervalo incluye el
cero, variando del -0,08 al 4,03, por lo tanto se acepta la hipótesis nula: Media = 4
54
Tabla II. Valores Estadísticos para la muestra en la frecuencia 2kHz del Oído Derecho
Estadísticos para una muestra
N
OD 2
36
Media
5,14
Desviación
típ.
6,916
Error típ. de
la media
1,153
Prueba para una muestra
Valor de prueba = 5
t
OD 2
gl
,120
35
Sig. (bilateral)
,905
Diferencia
de medias
,14
95% Intervalo de
confianza para la
diferencia
Inferior
Superior
-2,20
2,48
En la tabla se observan los resultados de la prueba t para la comparación de la media
de la muestra con la norma ISO 7200 para el oído derecho en la frecuencia 2kHz. Donde la
media es igual a 5,14 dB, con una desviación de 6,916 dB. Si el resultado no es significativo
(Significancia mayor que 0.05), se concluye que la muestra si pertenece a la población de
media 5 (de la norma).En nuestra muestra la t(35) = 0,120 tiene probabilidad <= 0.905 ( es
decir, mayor que 0.05), con lo que podemos decir que la muestra (de media 5.14) si pertenece a
la población de “OD2” de media 5. En este caso, para comprobar el valor no significativo de la
muestra, utilizando el intervalo de confianza, podemos ver que éste incluye el valor cero,
variando del -2,20 al 2,48, por lo tanto se acepta la hipótesis nula: Media = 5
55
Tabla III. Valores Estadísticos para la muestra en la frecuencia 3kHz del Oído Derecho
Estadísticos para una muestra
N
OD 3
36
Media
4,17
Desviación
típ.
11,619
Error típ. de
la media
1,936
Prueba para una muestra
Valor de prueba = 5
OD 3
t
-,430
gl
35
Sig. (bilateral)
,670
Diferencia
de medias
-,83
95% Intervalo de
confianza para la
diferencia
Inferior
Superior
-4,76
3,10
En la tabla se observan los resultados de la prueba t para la comparación de la media
de la muestra con la norma ISO 7200 para el oído derecho en la frecuencia 3kHz. Donde la
media es igual a 4,17 dB, con una desviación de 11,619 dB. Si el resultado no es significativo
(Significancia mayor que 0.05), se concluye que la muestra si pertenece a la población de
media 5 (de la norma).En nuestra muestra la t(35) = -0,430 tiene probabilidad <= 0.670 ( es
decir, mayor que 0.05), con lo que podemos decir que la muestra (de media 4,17) si pertenece a
la población de “OD3” de media 5. En este caso, para comprobar el valor no significativo de la
muestra, utilizando el intervalo de confianza, podemos ver que éste incluye el valor cero,
variando del -4,76 al 3,10, por lo tanto se acepta la hipótesis nula: Media = 5
56
Tabla IV. Valores Estadísticos para la muestra en la frecuencia 4kHz del Oído Derecho
Estadísticos para una muestra
N
OD 4
36
Media
5,83
Desviación
típ.
15,834
Error típ. de
la media
2,639
Prueba para una muestra
Valor de prueba = 6
OD 4
t
-,063
gl
35
Sig. (bilateral)
,950
Diferencia
de medias
-,17
95% Intervalo de
confianza para la
diferencia
Inferior
Superior
-5,52
5,19
En la tabla se observan los resultados de la prueba t para la comparación de la media
de la muestra con la norma ISO 7200 para el oído derecho en la frecuencia 4kHz. Donde la
media es igual a 5,83 dB, con una desviación de 15,834 dB. Si el resultado no es significativo
(Significancia mayor que 0.05), se concluye que la muestra si pertenece a la población de
media 6 (de la norma).En nuestra muestra la t(35) = -0,063 tiene probabilidad <= 0.950 ( es
decir, mayor que 0.05), se concluye que la muestra (de media 5.83) si pertenece a la población
de “OD4” de media 6. En este caso, para comprobar el valor no significativo de la muestra,
utilizando el intervalo de confianza, podemos ver que éste incluye el valor cero, variando del 5,52 al 5,19, por lo tanto se acepta la hipótesis nula: Media = 6
57
Tabla V. Valores Estadísticos para la muestra en la frecuencia 6kHz del Oído Derecho
Estadísticos para una muestra
N
OD 6
36
Media
12,08
Desviación
típ.
11,794
Error típ. de
la media
1,966
Prueba para una muestra
Valor de prueba = 7
OD 6
t
2,586
gl
35
Sig. (bilateral)
,014
Diferencia
de medias
5,08
95% Intervalo de
confianza para la
diferencia
Inferior
Superior
1,09
9,07
En la tabla se observan los resultados de la prueba t para la comparación de la media
de la muestra con la norma ISO 7200 para el oído derecho en la frecuencia 6kHz. Donde la
media es igual a 12,08 dB, con una desviación de 11,794 dB. Si el resultado no es significativo
(Significancia mayor que 0.05), se concluye que la muestra si pertenece a la población de
media 7 (de la norma).En nuestra muestra la t(35) = 2,586 tiene probabilidad <= 0.014 ( es
decir, menor que 0.05), se concluye que la muestra (de media 12,08) no pertenece a la
población de “OD6” de media 7. En este caso, para comprobar el valor no significativo de la
muestra, utilizando el intervalo de confianza, podemos ver que éste no incluye el valor cero,
variando del 1,09 al 9,07, por lo tanto se rechaza la hipótesis nula: Media = 7
58
Tabla VI. Valores Estadísticos para la muestra en la frecuencia 8kHz del Oído Derecho
Estadísticos para una muestra
N
OD 8
36
Media
6,39
Desviación
típ.
9,755
Error típ. de
la media
1,626
Prueba para una muestra
Valor de prueba = 7
OD 8
t
-,376
gl
35
Sig. (bilateral)
,709
Diferencia
de medias
-,61
95% Intervalo de
confianza para la
diferencia
Inferior
Superior
-3,91
2,69
En la tabla se observan los resultados de la prueba t para la comparación de la media
de la muestra con la norma ISO 7200 para el oído derecho en la frecuencia 8kHz. Donde la
media es igual a 6,39 dB, con una desviación de 9,755 dB. Si el resultado no es significativo
(Significancia mayor que 0.05), se concluye que la muestra si pertenece a la población de
media 7 (de la norma).En nuestra muestra la t(35) = -0,376 tiene probabilidad <= 0.709 ( es
decir, mayor que 0.05), se concluye que la muestra (de media 6,39) si pertenece a la población
de “OD8” de media 7. En este caso, para comprobar el valor no significativo de la muestra,
utilizando el intervalo de confianza, podemos ver que éste incluye el valor cero, variando del 3,91 al 2,69, por lo tanto se acepta la hipótesis nula: Media = 7
59
Tabla VII. Valores Estadísticos para la muestra en la frecuencia 1kHz del Oído Izquierdo
Estadísticos para una muestra
N
OI 1
36
Media
7,50
Desviación
típ.
7,319
Error típ. de
la media
1,220
Prueba para una muestra
Valor de prueba = 4
OI 1
t
2,869
gl
35
Sig. (bilateral)
,007
Diferencia
de medias
3,50
95% Intervalo de
confianza para la
diferencia
Inferior
Superior
1,02
5,98
En la tabla se observan los resultados de la prueba t para la comparación de la media
de la muestra con la norma ISO 7200 para el oído izquierdo en la frecuencia 1kHz. Donde la
media es igual a 7,50 dB, con una desviación de 7,319 dB. Si el resultado no es significativo
(Significancia mayor que 0.05), se concluye que la muestra si pertenece a la población de
media 4 (de la norma).En nuestra muestra la t(35) = 2,869 tiene probabilidad <= 0.007 ( es
decir, menor que 0.05), se concluye que la muestra (de media 7,50) no pertenece a la población
de “OI1” de media 4. En este caso, para comprobar el valor no significativo de la muestra,
utilizando el intervalo de confianza, podemos ver que éste no incluye el valor cero, variando del
1,02 al 5,98, por lo tanto se rechaza la hipótesis nula: Media = 4
60
Tabla VIII. Valores Estadísticos para la muestra en la frecuencia 2kHz del Oído Izquierdo
Estadísticos para una muestra
N
OI 2
36
Media
4,72
Desviación
típ.
6,755
Error típ. de
la media
1,126
Prueba para una muestra
Valor de prueba = 5
OI 2
t
-,247
gl
35
Sig. (bilateral)
,807
Diferencia
de medias
-,28
95% Intervalo de
confianza para la
diferencia
Inferior
Superior
-2,56
2,01
En la tabla se observan los resultados de la prueba t para la comparación de la media
de la muestra con la norma ISO 7200 para el oído izquierdo en la frecuencia 2kHz. Donde la
media es igual a 4,72 dB, con una desviación de 6,755 dB. Si el resultado no es significativo
(Significancia mayor que 0.05), se concluye que la muestra si pertenece a la población de
media 5 (de la norma).En nuestra muestra la t(35) = -0,247 tiene probabilidad <= 0,807 ( es
decir, mayor que 0.05), se concluye que la muestra (de media 4,72) si pertenece a la población
de “OI2” de media 5. En este caso, para comprobar el valor no significativo de la muestra,
utilizando el intervalo de confianza, podemos ver que éste incluye el valor cero, variando del 2,56 al 2,01, por lo tanto se acepta la hipótesis nula: Media = 5
61
Tabla IX. Valores Estadísticos para la muestra en la frecuencia 3kHz del Oído Izquierdo
Estadísticos para una muestra
N
OI 3
36
Media
5,00
Desviación
típ.
11,711
Error típ. de
la media
1,952
Prueba para una muestra
Valor de prueba = 5
t
OI 3
gl
,000
35
Sig. (bilateral)
1,000
Diferencia
de medias
,00
95% Intervalo de
confianza para la
diferencia
Inferior
Superior
-3,96
3,96
En la tabla se observan los resultados de la prueba t para la comparación de la media
de la muestra con la norma ISO 7200 para el oído izquierdo en la frecuencia 3kHz. Donde la
media es igual a 5,00 dB, con una desviación de 11,711 dB. Si el resultado no es significativo
(Significancia mayor que 0.05), se concluye que la muestra si pertenece a la población de
media 5 (de la norma).En nuestra muestra la t(35) = 0,000 tiene probabilidad <= 1,000 ( es
decir, mayor que 0.05), se concluye que la muestra (de media 5,00) si pertenece a la población
de “OI3” de media 5. En este caso, para comprobar el valor no significativo de la muestra,
utilizando el intervalo de confianza, podemos ver que éste incluye el valor cero, variando del 3,96 al 3,96, por lo tanto se acepta la hipótesis nula: Media = 5
62
Tabla X. Valores Estadísticos para la muestra en la frecuencia 4kHz del Oído Izquierdo
Estadísticos para una muestra
N
OI 4
36
Media
5,69
Desviación
típ.
10,833
Error típ. de
la media
1,806
Prueba para una muestra
Valor de prueba = 6
OI 4
t
-,169
gl
35
Sig. (bilateral)
,867
Diferencia
de medias
-,31
95% Intervalo de
confianza para la
diferencia
Inferior
Superior
-3,97
3,36
En la tabla se observan los resultados de la prueba t para la comparación de la media
de la muestra con la norma ISO 7200 para el oído izquierdo en la frecuencia 4kHz. Donde la
media es igual a 5,69 dB, con una desviación de 10,833 dB. Si el resultado no es significativo
(Significancia mayor que 0.05), se concluye que la muestra si pertenece a la población de
media 6 (de la norma).En nuestra muestra la t(35) = -0,169 tiene probabilidad <= 0,867 ( es
decir, mayor que 0.05), se concluye que la muestra (de media 5,69) si pertenece a la población
de “OI4” de media 6. En este caso, para comprobar el valor no significativo de la muestra,
utilizando el intervalo de confianza, podemos ver que éste incluye el valor cero, variando del 3,97 al 3,36, por lo tanto se acepta la hipótesis nula: Media = 6
63
Tabla XI. Valores Estadísticos para la muestra en la frecuencia 6kHz del Oído Izquierdo
Estadísticos para una muestra
N
OI 6
36
Media
16,25
Desviación
típ.
13,436
Error típ. de
la media
2,239
Prueba para una muestra
Valor de prueba = 7
OI 6
t
4,131
gl
35
Sig. (bilateral)
,000
Diferencia
de medias
9,25
95% Intervalo de
confianza para la
diferencia
Inferior
Superior
4,70
13,80
En la tabla se observan los resultados de la prueba t para la comparación de la media
de la muestra con la norma ISO 7200 para el oído izquierdo en la frecuencia 6kHz. Donde la
media es igual a 16,25 dB, con una desviación de 13,436 dB. Si el resultado no es significativo
(Significancia mayor que 0.05), se concluye que la muestra si pertenece a la población de
media 7 (de la norma).En nuestra muestra la t(35) = 4,131 tiene probabilidad <= 0.000 ( es
decir, menor que 0.05), se concluye que la muestra (de media 16,25) no pertenece a la
población de “OI6” de media 7. En este caso, para comprobar el valor no significativo de la
muestra, utilizando el intervalo de confianza, podemos ver que éste no incluye el valor cero,
variando del 4,70 al 13,80, por lo tanto se rechaza la hipótesis nula: Media = 7
64
Tabla XII Valores Estadísticos para la muestra en la frecuencia 8kHz del Oído Izquierdo
Estadísticos para una muestra
N
OI 8
36
Media
4,44
Desviación
típ.
9,984
Error típ. de
la media
1,664
Prueba para una muestra
Valor de prueba = 7
OI 8
t
-1,536
gl
35
Sig. (bilateral)
,134
Diferencia
de medias
-2,56
95% Intervalo de
confianza para la
diferencia
Inferior
Superior
-5,93
,82
En la tabla se observan los resultados de la prueba t para la comparación de la media
de la muestra con la norma ISO 7200 para el oído izquierdo en la frecuencia 8kHz. Donde la
media es igual a 4,44 dB, con una desviación de 9,984 dB. Si el resultado no es significativo
(Significancia mayor que 0.05), se concluye que la muestra si pertenece a la población de
media 7 (de la norma).En nuestra muestra la t(35) = -1,536 tiene probabilidad <= 0,134 ( es
decir, mayor que 0.05), se concluye que la muestra (de media 4,44) si pertenece a la población
de “OI8” de media 7. En este caso, para comprobar el valor no significativo de la muestra,
utilizando el intervalo de confianza, podemos ver que éste incluye el valor cero, variando del 5,93 al 0,82, por lo tanto se acepta la hipótesis nula: Media = 7
65
Apéndice II: Documento instructivo para los Músicos
Universidad de Chile
Facultad de Medicina
Escuela de Fonoaudiología
“COMPARACIÓN DE VALORES AUDIOMÉTRICOS ENTRE MÚSICOS QUE UTILIZAN
AMPLIFICACIÓN Y LOS PARÁMETROS DE NORMALIDAD
CORRESPONDIENTES A LA NORMA ISO 7029. 2000.”
¿Por qué es necesaria tu cooperación?
El efecto que puede ocasionar la exposición a sonidos de altas intensidades sobre el
sistema auditivo humano ha sido objeto de diversas investigaciones, la gran mayoría de las
cuales se ha centrado en el ámbito industrial. en el marco de las condiciones de seguridad
laboral de sujetos considerados en situación de riesgo por su exposición a altos niveles de
ruido.
De los resultados obtenidos en dichas investigaciones, tanto en nuestro país como en
el extranjero, se han elaborado y puesto en marcha políticas preventivas, dentro de las que
es factible encontrar legislación precisa en cuanto a dosis y tiempo de exposición
compatibles con la salud.
Por otro lado, otro grupo de riesgo considerable es el conformado por músicos que
trabajan con amplificación, ya que, al igual que los trabajadores industriales están
expuestos a altos niveles de energía acústica en el ejercicio de su actividad. Sin embargo,
actualmente en nuestro país existe carencia teórica, investigativa y sobre todo preventiva
en cuanto a éste tema.
66
La exposición a la música amplificada puede acarrear como consecuencia una
pérdida de audición del tipo sensorioneural, la cual corresponde a un daño irreversible en el
órgano de la audición). Por esta causa, se hace necesario la realización de estudios que
avalen ésta información, con el fin de establecer medidas preventivas pertinentes para
mantener fuera de riesgo la salud de la población expuesta.
¿Qué deberías hacer tú para colaborar con nosotros?
Lo primero es responder una pequeña entrevista sobre tu actividad laboral,
actividades no laborales y antecedentes de salud relevantes para lograr los objetivos del
estudio. Dicha encuesta nos entregará información apropiada para fines de conformación
del grupo de estudio.
En el caso de ser incluido en nuestra investigación, el paso a seguir es posibilitarnos
la asistencia a uno de los ensayos de tu banda, en el cual, con la ayuda de un ingeniero en
sonido y haciendo uso de un sonómetro, realizaremos mediciones de los niveles de
intensidad sonora producidos durante la sesión.
Por último, sólo resta hacer el estudio de tu propia audición y completar unos datos
mediante una breve entrevista. En esta etapa deberás asistir al hospital José Joaquín
Aguirre, ubicado en Avda. Santos Dumont con Independencia, donde se realizarán exámenes
de tu audición (audiometría tonal). El procedimiento no dura más de 30 minutos por persona.
Eso si, antes de dichos exámenes es necesario que no hayas estado expuesto a grandes
niveles de ruido durante las 12 horas anteriores al examen, esto incluye ensayos, recitales,
fiestas, personal stereo, etc.
Las fechas en que se realizarían las mediciones, tanto de intensidad sonora (en tu
ensayo) como audiométricas (hospital), serán convenidas según los horarios y disponibilidad
de las personas involucradas.
67
¿Qué ganas tú?
☺ Acceso a información importante y útil para el cuidado de tu sistema auditivo.
☺ Realización de exámenes gratuitos, que en forma particular poseen un alto costo.
☺ Nuestro eterno agradecimiento por haber sido parte de nuestra formación profesional,
ya que la realización de esta investigación, es requisito necesario e indispensable para
nuestro proceso de titulación.
☺ La satisfacción de cooperar con un proyecto mayor, a cargo de nuestro docente guía Flgo.
Fernando Valenzuela A., que busca ser un aporte para prevenir daño auditivo en los músicos
chilenos.
Fly UP