...

El OHS recuerda la importancia de vigilar la hidratación durante la

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

El OHS recuerda la importancia de vigilar la hidratación durante la
_________________________________________________
“El Decálogo de Hidratación” recoge las pautas básicas para
mantener el organismo correctamente hidratado
El OHS recuerda la importancia de vigilar la
hidratación durante la Semana Santa
•
Diversos estudios del Observatorio de Hidratación y Salud (OHS) ponen
de manifiesto la falta de concienciación de los españoles sobre la
importancia de
beber lo necesario y prevenir los riesgos de la
deshidratación. Así, en situaciones de calor o actividad física, la mitad de
los españoles afirma no aumentar el consumo de líquidos, y un 34%
pasa largos periodos en la playa sin beber.
•
Al participar activamente en una procesión, al hacer deporte o durante
una jornada de playa, se puede llegar a perder un litro de líquidos
corporales.
•
No reponer estas pérdidas puede causar cansancio, dolor de cabeza,
dificultad de concentración, malestar general, calambres musculares,
sensación de nausea, aumento del ritmo cardíaco, etc.
•
En el “Decálogo de Hidratación” se dan las pautas para mantener el
organismo correctamente hidratado. Consumir variedad de bebidas,
incluyendo además de agua, infusiones, refrescos, zumos, lácteos, etc.
ayuda a beber lo necesario. El sabor de las bebidas también hace más
fácil la hidratación.
Madrid, 29 de marzo de 2010.- Estar bien hidratado es fundamental
durante todo el año y, más aún, en momentos en que aumenta el riesgo de
deshidratación, como ahora en Semana Santa. Al llegar estos días de
vacaciones es frecuente pasar largas horas al volante, dirigirse a destinos
de playa o montaña, aprovechar para practicar deporte o participar en las
tradicionales procesiones. Estas situaciones, junto con el progresivo
aumento de las temperaturas, hacen que se pierdan líquidos corporales
que, si no se reponen, pueden provocar una deshidratación. Beber cada
poco tiempo, y variar el consumo de diversas bebidas como agua,
infusiones, refrescos, zumos, lácteos, caldos, etc. ayuda conseguir una
adecuada hidratación. El sabor de las bebidas también hace más fácil beber.
Estas y otras recomendaciones se recogen en el “Decálogo” del
Observatorio de Hidratación y Salud (OHS), que pretende mejorar la
www.hidratacionysalud.es
información y favorecer la adopción de hábitos que permitan mejorar el
estado de hidratación de los españoles.
Es necesario beber de 2 a 3 litros al día. Es situaciones de calor, humedad o
al realizar diversas actividades que impliquen esfuerzo físico, pueden
aumentar estas necesidades. Sin embargo, diversos estudios y campañas
del OHS indican que los españoles no se hidratan adecuadamente ya que la
mayoría bebe menos de lo necesario y el 60% sólo lo hace cuando tienen
sed, señal de que ya existe cierta deshidratación. Además, en situaciones
de calor o actividad física la mitad de los españoles afirma no aumentar el
consumo de líquidos. El 30% tampoco presta atención a aglomeraciones,
fiestas, conciertos, etc.
Una mínima deshidratación puede influir en el buen funcionamiento del
organismo y en las capacidades mentales, provocando cansancio, dolor de
cabeza, dificultad de concentración, malestar general, calambres
musculares, sensación de nausea, aumento del ritmo cardíaco, etc.
Precaución en las procesiones
Conducir, hacer turismo, practicar deporte, participar en procesiones, ir a la
playa, son algunas de las actividades frecuentes durante estos días y que
pueden hacer que se pierdan líquidos. Así, por ejemplo, las personas que
forman parte de las cofradías y hermandades -especialmente en el sur de
España, donde hace más calor- pueden llegar a perder un litro de estos
líquidos, debido al esfuerzo físico, las temperaturas primaverales y el
empleo de los trajes típicos, que dificultan la transpiración de la piel y
favorecen la sudoración.
Hidratación y conducción
La conducción es otra de las actividades que requiere de una adecuada
hidratación. En estos días se producirán más de 15 millones de
desplazamientos por carretera, según la DGT. Si no se bebe lo necesario
puede aumentar el cansancio y disminuir la capacidad de atención, la
concentración o la agudeza visual. Por eso, es recomendable conducir
descansado
y
mantener
una
buena
hidratación
durante
los
desplazamientos, haciendo descansos periódicos y aprovechando para
ingerir alguna bebida.
Actividad física, calor y riesgo de deshidratación
También hay que prestar atención a la hidratación cuando se realizan
actividades físicas prolongadas, sobre todo en condiciones de calor y
humedad. Con el esfuerzo aumenta la temperatura corporal y se suda, por
lo que se pierden líquidos y electrolitos (sales minerales). Esto hace que
disminuya la resistencia y la capacidad de realizar esfuerzos. Para evitarlo,
hay que beber antes, durante y después de practicar deporte.
Las jornadas de playa son otras de las situaciones de riesgo. Según los
estudios de “Hábitos de hidratación de la población Española” del OHS, el
34% de los encuestados puede pasarse horas al sol sin beber. Para facilitar
www.hidratacionysalud.es
el consumo de líquidos, es recomendable beber cada poco tiempo y tener
cerca alguna botella de una bebida que recuerde la necesidad de beber.
www.hidratacionysalud.es
Decálogo de la Hidratación
1. Estar bien hidratado es siempre esencial para la salud, se realice o no actividad
física y en cualquier época del año.
2. El balance hídrico de nuestro organismo debe ser equilibrado: la cantidad de
líquido aportada tiene que ser la misma que la perdida y eliminada.
3. Si se realizan actividades y esfuerzo físicos notables conviene aumentar estas
cantidades, o si se vive en zonas húmedas con clima cálido.
4. Es preciso beber al menos 2,5 litros de líquido al día. Diariamente perdemos entre
2y 3 litros de líquido a través del sudor, la orina, la respiración y la transpiración
de la piel.
5. Evitar las pérdidas excesivas de líquidos y no pasar largos periodos de tiempo sin
ingerir bebidas. En épocas de calor no exponerse al sol innecesariamente ni
realizar ejercicio físico en las horas centrales del día.
6. Los niños son muy vulnerables a la deshidratación: hay que asegurar que beban
en abundancia agua y otras bebidas.
7. Las personas mayores, al presentar una menor sensación de sed, y las personas
dependientes, también son especialmente sensibles. Hay que controlar que
ingieren líquidos regularmente.
8. Las personas que pertenezcan a un grupo de población con un estado fisiológico
particular: niños, mujeres embarazadas y personas mayores; o que realicen
actividad física, deben ingerir líquidos, preferentemente en forma de agua, de
manera frecuente y recordar no consumir bebidas alcohólicas para mantener una
correcta hidratación.
9. Incluir el mayor número de bebidas posible ayuda a que la ingesta total de líquidos
sea la adecuada. Para las personas sanas y dependiendo de la edad y de la
actividad física, además de agua, consumir infusiones, refrescos, zumos, lácteos,
caldos, etc. puede ayudarles a beber la cantidad de líquidos que necesitan. El
sabor de las bebidas también estimula un mayor consumo de líquidos.
10.
Preguntar a los especialistas de la salud, la dietética y la nutrición sobre
cómo hidratarse correctamente, especialmente en el caso de niños pequeños,
mujeres embarazadas, personas mayores y personas enfermas.
www.hidratacionysalud.es
Fly UP