...

la real expedición filantrópica de la vacuna (1803

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

la real expedición filantrópica de la vacuna (1803
EN EL NOMBRE
DE LOS NIÑOS:
LA REAL EXPEDICIÓN
FILANTRÓPICA
DE LA VACUNA (1803-1806)
Emilio Balaguer Perigüell
Rosa Ballester Añón
ÍNDICE
PRÓLOGO ............................................................................................
7
PRESENTACIÓN ................................................................................
13
INTRODUCCIÓN ................................................................................
17
1. INTRODUCCIÓN............................................................................
1. 1.1. El problema de la viruela y las estrategias preventivas frente a
la enfermedad ............................................................................
1. 1.2. Los estudios históricos sobre la imagen de Balmis y de la Expedición de la Vacuna ..................................................................
19
19
26
2. LOS NIÑOS EN LA ESPAÑA DEL ANTIGUO RÉGIMEN: CIENCIA, ACTITUDES SOCIALES Y POLÍTICAS DE PROTECCIÓN
A LA VIDA ......................................................................................
1. 2.1. Población, utilitarismos y filantropía ........................................
1. 2.2. La medicina de los niños en el contexto europeo ....................
1. 2.3. Los conocimientos médicos y su aplicación al cuidado de la infancia en España ........................................................................
1. 2.4. Los niños expósitos en la España Ilustrada ..............................
1. 2.5. Los niños que participaron en la Expedición ............................
45
55
63
3. EL VIAJE DE BALMIS EN EL MARCO DE LAS EXPEDICIONES
CIENTÍFICAS DE LA ESPAÑA ILUSTRADA ............................
64
4. VIRUELA Y VACUNACIÓN EN ESPAÑA Y EN LOS TERRITORIOS COLONIALES DE ULTRAMAR ANTES DE LA LLEGADA
DE LA EXPEDICIÓN ......................................................................
1. 4.1. El problema sanitario de la viruela ............................................
1. 4.2. La inoculación antivariólica en España y en las colonias de Ultramar ........................................................................................
1. 4.3. La introducción de la vacunación jenneriana ..........................
29
31
32
77
77
81
86
5. LA REAL EXPEDICIÓN FILANTRÓPICA DE LA VACUNA Y
SU SIGNIFICADO HISTÓRICO .................................................. 103
1. 5.1. Los preliminares del viaje .......................................................... 103
1. 5.2. Los protagonistas ...................................................................... 113
5
1.
1.
1.
1.
1.
1.
5.3.
5.3.
5.3.
5.3.
5.3.
5.4.
Itinerario o derrotero: diario de viaje ........................................
5.3.1. La ruta común ................................................................
5.3.2. La Expedición se divide ..................................................
5.3.2. 5.3.2.1. La Expedición de José Salvany y Lleopart ......
5.3.2. 5.3.2.2. La Expedición de FX. Balmis y Berenguer ......
Los acontecimientos posteriores a la llegada de Balmis a España
130
130
144
146
153
173
BIBLIOGRAFÍA .................................................................................... 177
ANEXO .................................................................................................. 181
Andrés Bello, «Venezuela consolada» (ca. 1804) .................................. 181
MAPAS .................................................................................................. 187
6
PRÓLOGO
Es para mí una satisfacción poder
presentar un libro tan oportuno y riguroso, como sanitario.
na –de aquí el nombre–) podía proteger al hombre contra la temible
viruela humana, realizado por Jenner en 1796, la humanidad se encontraba indefensa contra esta enfermedad, de la que casi nadie se
libraba y alcanzaba una letalidad
media del 30%, por lo que se solía
decir «que un niño no era de su madre hasta que había superado la viruela». Los aislamientos, cuarentenas, expurgos y fumigaciones al uso
resultaban inútiles contra esta endemia. La técnica preventiva de la
inoculación de las viruelas «benig»
practicada en algunos países desde la
antigüedad y extendida en Europa
en el siglo XVIII, resultaba insegura
y hasta peligrosa.
Es oportuno porque viene a coincidir con el segundo centenario de
la Real Expedición Filantrópica de
la Vacuna, dirigida por Balmis, que,
como es sabido zarpó de La Coruña
el 30 de noviembre de 1803, en que
se dio a la vela la corbeta María Pita
con viento favorable y mar propicia.
Y porque ha sido impulsado por la
Asociación Española de Pediatría,
que, preocupada por los problemas
sociales de la infancia, ha asumido,
una vez más, su defensa en esta magnífica monografía.
Es riguroso porque ha sido realizado con estudio, documentación
exhaustiva y paciencia por dos historiadores profesionales con un brillante curriculum en el campo de la
Historia de la Sanidad.
Las Familias Reales no eran ajenas al problema, al haber padecido
esta enfermedad varios de sus miembros. Reyes, infantes y príncipes herederos murieron de viruela (El
Príncipe Baltasar Carlos en 1746,
José I de Alemania en 1711, Luis I
de España en 1724), lo que determinó cambios sustanciales en el curso
de la historia.
Y sobre todo es sanitario, pues
trata la historia inicial de la Inmunización, que es la técnica fundamental de la Prevención primaria, prioridad de cualquier actividad de salud
pública.
Jenner publica sus trabajos en
1798 y ya en diciembre de 1800, la
vacuna había llegado a España, con-
Hasta el descubrimiento de que
la viruela de las vacas (viruela vacu7
cretamente a Puigcerdá, de la mano
del Dr. Piguillem. Tanta celeridad,
en un tiempo en que las noticias viajaban a caballo o en barco de vela,
no es de extrañar, dada la gravedad
señalada.
1805 se promulga la Real Cédula
mandando que en todos los hospitales se destine una sala para conservar el fluido vacuno. Y el mismo año
la Junta Superior Gubernativa publica una Instrucción detallada.
Años más tarde la Ley Orgánica de
Sanidad de 1855 organiza la Sanidad Marítima (Sanidad exterior) y
dedica el Capítulo XIX a la vacunación, recordando «la obligación de
cuidar sean vacunados oportuna y
debidamente todos los niños». Por
R.O. de 24 de julio de 1871, que firma D. Amadeo de Saboya, se crea el
Instituto Nacional de la vacuna.
Cinco años después de la publicación de este descubrimiento, en
1803, el Rey de España, Carlos IV,
mandó organizar esta Expedición Filantrópica, para extender la vacuna
a todos los dominios de Ultramar,
que comprendían: Canarias, nuestras Indias del Continente Americano y Filipinas, que se extendería
también a Macao y Cantón, y de
vuelta para España, a la Isla de Santa Elena, siendo por tanto esta empresa la primera acción humanitaria
de ámbito universal que se realizó en
el mundo. Y con unos medios precarios: un barco de vela, cuatro facultativos, seis enfermeros y unos cuantos niños, pues los adultos no eran
aptos para esta empresa, pues casi
todos habían padecido la viruela y
no resultaban receptivos.
En 1885, con ocasión de la cuarta epidemia de cólera, Ferrán pone a
punto una vacuna contra el cólera,
pero los responsables sanitarios no
autorizaron su extensión por considerarla insegura.
En 1899, a poco de que Behring
descubriera la sueroterapia, por R.
D. del 28 de octubre, que firma la
Reina Regente Doña María Cristina
y D. Eduardo Dato como Ministro,
se crea el Instituto de Sueroterapia,
Vacunación y Bacteriología «Alfonso XIII», verdadera «casa mater» de
la Sanidad de España y se nombra
director a Ramón y Cajal. En el
«Alfonso XIII», además de desarrollar las técnicas de Desinfección, se
elaboraban vacunas antivariólicas y
antirrábicas y sueros equinos contra
la difteria y el tétanos, consiguiendo
Ya entonces varias voces pronosticaron el fin de la viruela, gracias a
la vacunación.
Pero las cosas no fueron tan rápidas como era de desear, pues la ignorancia y una mal entendida libertad,
impidieron imponer la vacuna con
carácter general. Sin embargo, se
inicia el desarrollo de la inmunización en España. El 21 de abril de
8
controlar la enorme mortalidad de
estas enfermedades.
meningitis, etc. Hoy día se puede
afirmar sin hipérbole, que la cobertura alcanza a más del 95% de la población. Y prueba de ello es la desaparición total de la difteria, el
sarampión, la poliomielitis y otras.
Obviamente, la Sanidad actual tiene vocación preventiva, como se reafirma en la Constitución de 1978 y
especialmente en la Ley General de
Sanidad de 1986.
No obstante, en 1900 todavía se
contabilizaron 6.497 fallecidos por
viruela. Hasta 1903 no se consiguió
promulgar un Real Decreto, que se
decidía por la obligatoriedad. Gracias a la tenacidad de los responsables de la Sanidad en esta época se
logró alcanzar una pre-erradicación
en 1929 (con sólo dos fallecidos).
Se puede afirmar rotundamente
que la eficacia de las vacunaciones,
en especial las sistemáticas, han sido
la causa fundamental de la extraordinaria disminución de la incidencia de las enfermedades correspondientes, y que su costo, en la
mayoría de lo casos, es asumible por
los servicios sanitarios.
Otras vacunas se fueron implantando paulatinamente, primero
contra la fiebre tifoidea y después
contra la tuberculosis (BCG). En
1943 se declara obligatoria la vacuna contra la difteria. Y la Ley de Sanidad Nacional de 1944 dedica su
Base 4ª a la Lucha contra las enfermedades infecciosas.
***
El viaje de la vacuna se entiende
en el contexto de lo que fue la ciencia española en el siglo XVIII y dentro del conjunto de las expediciones
científicas que tuvieron lugar en los
reinados de Carlos III y Carlos IV,
que tanto contribuyeron a la incorporación de España a la ciencia
europea. No corrían vientos bonancibles para España en los comienzos
del siglo XIX, ni habían sido mejores
al final del XVIII, pero como señala
un ilustre comentarista de la historia
sanitaria española, esta empresa recogería el espíritu de las tres grandes
creaciones de este mencionado si-
Hubo un rebrote de viruela con
la guerra civil, pero se alcanzó la
erradicación total en España en
1955.
En 1978, la Organización Mundial de la Salud conseguía certificar
la erradicación a nivel mundial. Es
ésta la primera enfermedad que se
consigue desterrar del mundo, gracias a la técnica sanitaria.
En la década de los sesenta se generalizó la triple vacuna (difteria,
tétanos y tos ferina), además de la
vacuna contra la poliomielitis. Más
tarde la vacuna de la rubéola, el sarampión, la parotiditis, la hepatitis,
9
glo: el «hombre sensible», «la ilustración» y la «filantropía». Con el
conmovedor título de «Expedición
filantrópica», se trata de un proceso
beneficiario y partícipe de las reformas científicas, sociales, políticas,
administrativas y culturales favorecidas por la dinastía Borbónica.
ciedad, así como el establecimiento
de las «Casas de Vacunación Públicas». Cada una de las Juntas tendría
un reglamento propio, circunstancia
que tuvo gran importancia en el
proceso de la independencia con la
creación de comunidades científicas
nacionales en los territorios de los
Virreinatos.
La preocupación por la amenaza
de las epidemias había determinado
que se crease, en 1721, la Junta Suprema de Sanidad, órgano central,
cuya principal función era evitar
que aquéllas pudieran difundirse por
las vías marítimas, a cuya labor colaboraban las Diputaciones de salud o
Juntas de Sanidad de los Puertos y
las Juntas de Sanidad locales y regionales, que se ocupaban de estos
problemas.
Hay que mencionar, no obstante,
que la vacuna no llega a América
exclusivamente de la mano de la Expedición. La rápida divulgación de
la práctica jenneriana facilitó un
ambiente favorable a la vacunación
y, por otra parte, la permanente
amenaza de epidemias de viruela, su
contagio fácil y rápido, la causa desconocida, el tratamiento inseguro y
la muerte probable, determinó que
se llevasen a cabo iniciativas locales
para disponer de la vacuna con urgencia, incluso antes de la arribada
de esta expedición. Pero fue a partir
de la Real Orden del 4 de agosto de
1803, anunciando la expedición,
cuando se intensifican las gestiones
vacunales.
Llama la atención la claridad de
los objetivos técnicos perseguidos
por Balmis, que consistían en: difundir el beneficio de la vacuna de
Jenner a los países de Ultramar, de
los Virreinatos previstos en el derrotero de la Expedición, la de instruir
a los médicos y personas interesadas
por esta cuestión en las poblaciones
visitadas y la creación de las «Juntas
de Vacunación», y en alguna ocasión, Juntas Sanitarias, para que se
encargasen de conservar el fluido
vacuno activo a través del tiempo,
buscando para ello la participación y
el compromiso en su funcionamiento de personajes destacados de la so-
Los niños que habrían de llevar
en sus brazos el tesoro del viaje, el
fluido vacunal, fueron los que hicieron posible que la Expedición llegase a buen término; por tanto, los
protagonistas y los principales beneficiarios de la empresa. Este hecho, y
las especiales circunstancias que
concurrieron en su participación,
10
justifica sobradamente que en esta
publicación se lleve a cabo un profundo y acertado análisis sobre la
naturaleza de la infancia en el estado de salud y de enfermedad y, esencialmente, de la herencia que en
esta materia la medicina moderna
recibió del mundo clásico. La evocación histórica a los antecedentes en
la medicina antigua y medieval,
autores y fuentes escritas más representativas de la Medicina de los niños en los ámbitos europeos y especialmente en el hispano, centrado
en los siglos XV al XVIII, la descripción por primera vez de muchas de
la enfermedades infantiles de forma
individualizada, la difusión de textos, doctrinas y la implantación de
instituciones, así como las manifestaciones de la sensibilidad hacia esta
cuestión en el período ilustrado,
marcan los orígenes de la pediatría
en el sentido moderno. Factores que
convergieron a lo que, posteriormente, se denominó el «descubrimiento del niño», que cristalizaría, a
su vez, en la aparición de profesionales con un cuerpo y doctrinas propios dedicados a esta atención médica a partir de la primera mitad del
siglo XIX.
ante esta situación, con la creación
en Europa de centros caritativos
destinados a recoger los niños abandonados, en donde se mezclaban
niños sanos y enfermos, con el denominador común de pobreza y desamparo, y, es en este movimiento,
donde mejor encaja el concepto de
Filantropía. Esto es, el desarrollo de
un elaborado sistema de instituciones caritativas con el objeto de mitigar las pésimas condiciones de vida
de la mayoría de la población en el
período preindustrial.
Es excitante el relato de las previsiones adoptadas para organizar el
viaje para extender la vacuna, efectuadas en el corto período de tiempo
de poco más de ocho meses, considerando, además, las limitaciones de
toda naturaleza existentes de aquellos tiempos, por otra parte azarosos
y difíciles, que se asemeja a una
complicada aventura, en donde los
hechos se sucedieron vertiginosamente: las distintas entidades y personajes que intervinieron tanto en
la organización, en la toma de decisiones, en su financiación, elección
del personal o en las contrataciones
de los barcos. Sorprende y apasiona
seguir de la mano de los autores de
esta obra la complejidad de los
acontecimientos que tuvieron lugar
en el transcurso de los desplazamientos, en donde las vicisitudes,
dificultades, penalidades y trabajos
fueron incontables, poniendo a
En este análisis se considera el
escándalo moral y económico de las
causas que determinaban las elevadísimas y aterradoras cifras de mortalidad infantil; la reacción institucional, tanto pública como privada
11
prueba la constancia, el tesón y laboriosidad de los expedicionarios,
que tuvieron que superar, entre
otras, la enorme extensión de los territorios recorridos, la inclemencia y
rigurosidad de los variados climas, la
aspereza de las tierras casi salvajes y
los peligros de la navegación a vela.
zano Pérez. Enfermeros Basilio Bolaños, Pedro Ortega y Antonio Pastor,
la nombrada por primera en nuestra
historia sanitaria con el cargo de enfermera, Isabel Sendales y Gómez,
Rectora de la Casa de Expósitos, que
desempeñó una singular labor en el
cuidado de los niños y los niños vacuníferos procedentes de la península o de las provincias de Ultramar,
en muchos casos innominados –y en
algún momento con esclavos–, que
hicieron posible una de las más bellas y honrosas páginas de nuestra
historia sanitaria.
Es impresionante recordar los
antecedentes y el comportamiento
que tuvieron las personas que protagonizaron directamente las actividades para la propagación de la vacunación. Por ser un grupo tan
reducido, y en su homenaje en este
año que se celebra el Bicentenario
de aquellos hechos, procede enunciar, una vez más, sus nombres: los
de los responsables directos de las
dos partes en que se dividió la Expedición, Xavier de Balmis y Berenguer y José Salvany Lleopar, la persona más entregada, sufrida y
olvidada; los también cirujanos Manuel Julián Grajales y Antonio Gutiérrez Robledo. Los practicantes
Francisco Pastor Balmis y Rafael Lo-
El recuerdo también para el Dr.
José Felipe Flores, gran impulsor y
primer redactor del derrotero de la
Expedición y a Pedro del Barco y España, capitán de la Corbeta María
Pita.
Como alguien hizo notar: ¡Extraños pasajeros y curiosa expedición!
Excma. Sra. Ministra
de Sanidad y Consumo
Dra. Ana Pastor
12
PRESENTACIÓN
La viruela es una de las enfermedades infecciosas conocidas desde la
Antigüedad y que durante siglos
causó las peores plagas que ha sufrido la Humanidad. La primera epidemia de la que se tienen noticias debió ocurrir en el año 135 antes de
J.C., durante la guerra entre los
egipcios y los hititas. La viruela no
respetaba edades ni clases sociales.
Según comenta Frank Fenner en su
libro «Smallpox and its eradication» a finales del siglo XVIII, en
Europa, morían unas 400.000 personas al año como consecuencia de la
Viruela y aproximadamente la tercera parte de los supervivientes se
quedaban ciegos.
minó a gran parte de pueblos y comunidades, causando gravísimos estragos en la población de México.
En el siglo XVIII la Viruela era
considerada una enfermedad con un
importante componente social, ya
que cursaba con elevadas cifras de
morbi-mortalidad, tenía una importante repercusión laboral y al mismo
tiempo creaba una extraordinaria
alarma social.
Hubo un hecho que no pasó desapercibido a los Médicos de la época al observar que los supervivientes
que superaban la Viruela, quedaban
indemnes (inmunizados) y no volvían a padecerla. Esto condujo a pensar que inoculando la enfermedad
padecida por un enfermo en sus formas más leves, a otra persona, se evitaría la enfermedad y de esta manera se protegería a los individuos
sanos. Esta práctica de «variolización» se conocía y realizaba en China y en India, desde muchos siglos
atrás y se extendió posteriormente a
Oriente Medio. Un personaje fundamental en la difusión de la variolización fue Lady Mary Wo r t h e y
Montagu, esposa del embajador bri-
La propagación de la Viruela tras
la llegada de los descubridores al
Nuevo Mundo era un hecho inevitable, dada la situación en Europa.
De hecho en 1518 tras la llegada de
los conquistadores a «La Española»,
la actual isla que comparten la República Dominicana y Haití, se produjo un brote de Viruela, enfermedad hasta entonces desconocida,
que diezmó a la población autóctona. A partir de este foco la Viruela se
extendió por las Américas y exter13
tánico en Constantinopla, que sometió a su hijo a la variolización y
que difundió y apoyó esta técnica a
su vuelta a Londres en 1721, coincidiendo con una epidemia de Viruela, que en esta época asoló a la capital británica. En 1722, tras
comprobar los efectos beneficiosos
de la variolización en varios sujetos
condenados a muerte, se practicó la
variolización en los hijos de la familia real inglesa.
dres, la cual no los publicó al no
considerarlos de interés. De esta
manera Jenner sentó las bases modernas de la prevención mediante
«vacunaciones» (palabra procedente de vacuna), cuyos beneficios
han sido y siguen siendo de una extraordinaria trascendencia.
Como consecuencia de los estragos que la Viruela producía en los territorios de ultramar de la Corona de
España (América y Filipinas) el 1 de
Septiembre de 1803, el rey Carlos IV de España, que había perdido
un hijo como consecuencia de la Viruela, emitió un edicto dirigido a todos los funcionarios de la Corona y a
las Autoridades civiles y religiosas
de sus dominios de Asia y América
en el cual se anunciaba la llegada de
una expedición y ordenaba el pleno
apoyo a la misma, la cual tenía como
principales funciones: 1) vacunar
gratuitamente a toda la población;
2) enseñar a preparar la vacuna antivariólica en los dominio de ultramar y 3) organizar Juntas Municipales de vacunación para llevar a cabo
un registro de las vacunas realizadas
y mantener suero para vacunaciones
futuras.
Otro personaje clave en la historia de la Viruela y promotor de la
prevención de enfermedades infecciosas a través de las vacunas fue
Edward Jenner (1749-1823). Este
médico rural observó en su pueblo
natal, Gloucestershire, que las muchachas que trabajaban en las granjas ordeñando vacas y que habían
padecido una enfermedad llamada
vacuna, nunca enfermaban de Viruela. Esta observación tan simple y
lógica, como extraordinaria por su
trascendencia, impulsó a Jenner a
inocular al niño James Phipps, en
1796, con la linfa procedente de la
mano de una moza de establo, llamada Sarah Nelmes, que padecía
vacuna, comprobando con inoculaciones posteriores de Viruela al
citado niño, que éste estaba protegido y que era inmune a la enfermedad. Estos experimentos y conclusiones fueron enviados por
Jenner a la Royal Society de Lon-
Esta expedición que fue dirigida
por el Dr. Francisco Xavier Balmis,
siendo el vicedirector el Dr. José
Salvany, partió del puerto de La Coruña, el 30 de noviembre de 1803,
en la corbeta María Pita y constitu14
ye una de las empresas de salud pública más extraordinarias de toda la
historia de la Humanidad. Sus objetivos, su aplicación, su trascendencia social y sanitaria, sus dificultades
y su universalidad constituyeron
una epopeya gigantesca, nunca superada y por lo tanto un argumento
indiscutible de que fueron muchas
más las luces que las sombras en
el complejo proceso del descubrimiento y colonización del Nuevo
Mundo.
lantrópico y social existía un evidente rigor científico.
Balmis da una serie de consejos
antes de que los expedicionarios se
dirijan a los distintos destinos del
Imperio Español tales como: 1) la
necesidad de observar la influencia
de la vacuna en las enfermedades
comunes y de fijar aquellos resultados con la máxima exactitud posible; 2) observar también, junto a aspect os relativos a Medicina y
Botánica, aquellos referidos a la historia natural, la industria y el arte,
en una especie de estudio antropológico, 3) recoger cuáles eran las
enfermedades típicas de cada país,
sus síntomas y los regímenes curativos. Junto a este tipo de recomendaciones teóricas, dio una serie de
consejos prácticos destinados a buscar la máxima eficacia en la conservación y la difusión de la vacuna,
llegando a detallar hasta los aspectos más nimios.
La «María Pita» llega a Puerto
Rico en Febrero de 1804, tras la
obligada escala en el archipiélago
canario, que aprovechó para realizar
vacunaciones en Tenerife, llevando
a bordo 22 niños de la casa de Expósitos de La Coruña acompañados de
su directora Dña. Isabel Sendales y
Gómez. La vacuna se mantenía por
inoculaciones de brazo a brazo entre
los niños a lo largo de la travesía y
también se transportó una carga de
suero de la vacuna guardada entre
placas de vidrio sellado. Asimismo
Balmis llevaba miles de ejemplares
de un Tratado en el cual se recogía
como se debía vacunar y como había
que conservar el suero. Este libro fue
sin duda alguna el primer Manual de
Vacunas del que se dispuso en el
mundo.
De esta manera se lleva a cabo
una Expedición que partiendo de La
Coruña, hace escala en Tenerife y
llega a Puerto Rico pasando seguidamente a Venezuela, donde la Expedición se divide en una encomendada a Salvany que se dirige a Santa Fe
de Bogotá, Perú, Buenos Aires, etc.
muriendo Salvany en Apequipa en
1808. Por su parte Balmis se dirige a
Cuba y de allí pasa a Yucatán, extiende la vacuna por México en lu-
La actitud de Balmis, como Director de la Expedición pone de manifiesto que junto al componente fi15
gares tan alejados como Sonora,
Chihuahua, Texas, etc. El 7 de Febrero de 1805 Balmis abandona el
continente americano y pone rumbo a Filipinas, Macao y Cantón. El
15 de Junio de 1806 llega a la isla de
Santa Elena, un mes después a Lisboa y de allí a Madrid, donde la Expedición tras sufrir múltiples penalidades, muchas incomprensiones, y
superar extraordinarias dificultades,
pone el punto final de una epopeya
tan extraordinaria y grandiosa como
poco conocida, a la cual el mundo
científico y sanitario rinde su admi-
ración y reconocimiento en su bicentenario.
La Asociación Española de Pediatría, con el patrocinio de Wyeth Farma, quiere a través de este libro rendir
un modesto pero emocionado homenaje a esta gesta sin precedentes, que
España brindó a la Humanidad.
Prof. Alfonso Delgado Rubio.
Catedrático de Pediatría
y Puericultura de la Universidad
del País Vasco.
Presidente de la Asociación
Española de Pediatría.
16
INTRODUCCIÓN
El descubrimiento de Jenner se
ha presentado tradicionalmente
como una de las aportaciones científicas que de forma más clara han
dado un vuelco a las condiciones de
vida de la humanidad. El objeto de
esta monografía es el estudio histórico de cómo un determinado país en
un determinado momento histórico,
la España tardoilustrada, afrontó un
formidable reto: la eliminación de la
viruela en las colonias españolas de
Ultramar a través de una medida
preventiva, la vacunación antivariólica.
ya se estaban dando los pasos para la
creación de una ciencia autónoma.
El libro está concebido para un
lector culto, pero no necesariamente profesional de la historia de la
medicina, ni siquiera de la historia.
Hemos intentado acercarnos a la
gran aventura que fue la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna,
con un lenguaje sencillo, pero buscando siempre el rigor histórico y,
sobre todo, contextualizando el proceso en las coordenadas indispensables para no aislar los hechos y evitar las actitudes excesivamente
panegíricas o descalificadoras de la
figura de Balmis y de la de los otros
personajes. No olvidemos que en los
años de la Expedición y en los inmediatamente posteriores, se están
produciendo acontecimientos tan
importantes que cambiarán el panorama político y social tanto en la
metrópoli como en las colonias.
La intervención preventiva sirvió a muy diferentes intereses científicos, ideológicos, económicos y
políticos, pero tuvo un trasfondo
humanitario innegable. Desde la
perspectiva de la historia de la medicina preventiva y de la salud pública, ayudó a consolidar en las colonias de Ultramar unas estructuras
organizativas de gran interés y contribuyó a la formación de profesionales y a su capacitación en este terreno, lo que tenía gran importancia
en un momento inmediatamente
previo a la Independencia, cuando
Sobre la Expedición se ha publicado mucho, casi diríamos que demasiado, en el sentido del viejo refrán
de que tanto árbol ocultaba el bosque. De hecho en la investigación sobre el tema se puede destacar tres hi17
tos: el discurso de Eduardo Moreno
Caballero en el Instituto Médico Valenciano en 18851; la síntesis de
Gonzalo Díaz de Yraola2 y la reciente
monografía de Susana María Ramírez
Martín3. Posiblemente sea esta última, por tratarse de una consistente
profesional de la historia, la más matizada. Sin embargo, era necesario,
sin renunciar al rigor metodológico,
ofrecer una síntesis en la que los múltiples factores ideológicos, sociales,
políticos, económicos y sanitarios,
que estuvieron motivando el evento,
fueran considerados en su auténtica
dimensión. Éste ha sido nuestro objetivo. ¿Lo habremos conseguido? Los
lectores darán su veredicto.
sucede en la actualidad, son un indicador especialmente sensible para
medir lo mejor y lo peor de una sociedad, su grado de desarrollo y su
visión de futuro. A estos niños, unos
conocidos, los más anónimos, de entonces y de ahora, que han experimentado y padecen el sufrimiento y
a los médicos y pediatras que les han
aliviado y a todos aquellos que, desde el siglo XVIII, han luchado por la
dignidad del niño en el mundo laboral, de la enseñanza y de la sanidad
en un sentido amplio, queremos
rendir este pequeño homenaje.
Finalmente, deseamos agradecer
a la Asociación Española de Pediatría, en la persona de su presidente,
el doctor Alfonso Delgado, su amable invitación para llevar a cabo este
trabajo. Nuestro amigo de tantos
años y tantas luchas, el doctor Francesc Asensi, ha sido una persona
clave para que el libro llevara a buen
término. Consuelo Nicolás desde
los Laboratorios Wyeth, ha sabido
estar en todo momento atenta en la
siempre farragosa tarea de edición.
Finalmente, la ayuda de José L.
Duro Torrijos ha sido inestimable
para la elaboración de los mapas y el
diseño de la portada. A todos ellos,
nuestra gratitud.
En todo el libro hemos querido,
ya desde el título, dar un protagonismo especial a los niños, precisamente porque han sido tradicionalmente los más olvidados, no sólo en esta
historia, sino en todas las historias.
Afortunadamente, su presencia está
siendo cada vez más valorada por los
historiadores porque, como también
1
MORENO CABALLERO, E. Sesión Apo logética dedicada al Dr. D. Francisco Xavier de
Balmis y Berenguer, Valencia, Imp. de Ferrer
de Orga, 1885.
2
DÍAZ DE YRAOLA, G., La vuelta al mun do de la Expedición de la Vacuna, Escuela de
Estudios Hispano-Americanos, 1948.
3
RAMÍREZ MARTÍN, S. M., La salud del
Imperio. La Real Expedición Filantrópica de la
Vacuna, Madrid, Doce Calles/ Fundación
Jorge Juan, 2002.
Xàtiva, marzo de 2003
18
1. INTRODUCCIÓN
1.1. El problema de la viruela y las
estrategias preventivas frente
a la enfermedad
lestar general con fiebre, vómitos o
dolor lumbar graves, sino, sobre
todo, por la aparición, primero de
un exantema, y más tarde de lesiones dermatológicas en forma de pústulas purulentas que cubren todo el
cuerpo, que se ulceran y se infectan
con gran facilidad. Las pústulas a veces confluyen formando lesiones
que ocupan amplias extensiones de
la piel y no en pocas ocasiones queda afectada la visión por la afectación de la córnea. Más tarde se desecan las pústulas y caen las costras,
dejando una huella indeleble en el
rostro con las características dermatológicas con que los profanos identifican a los variolosos como «picados» de viruela. La letalidad en las
personas no vacunadas oscila entre
el 30 al 60%.
Vista con perspectiva histórica,
la viruela y la vacunación contra
esta enfermedad representan la doble cara de la tragedia y la esperanza
humanas. Un artículo reciente rotulaba así la reflexión de los autores
sobre pasado y presente de la enfermedad, «Viruela: el triunfo sobre el
más terrible de los ministros de la
muerte»4, título, por otro lado, tomado de la obra de un autor inglés,
Macaulay, escrita en 1800. Este carácter emblemático lo ha adquirido
también por tratarse, como es bien
conocido, de la primera enfermedad
infecciosa erradicada formalmente
en el Planeta por la Organización
Mundial de la Salud. Las manifestaciones clínicas de la enfermedad en
su versión más característica de la
viruela clásica o verola maior, ofrecen una imagen muy espectacular,
no sólo por la sintomatología de ma-
El conocimiento que hoy poseemos de la etiología y fisiopatología
del proceso nos permite entender retrospectivamente la historia natural
de la enfermedad y la eficacia de la
vacunación como medida preventiva, en clave genética e inmunológica. El poxvirus (variola virus) que
sólo puede desarrollarse en la especie humana, ya que no se conocen
4
BARQUET, N., DOMINGO, P. Smallpox: the triumph over the most terrible of
the ministers of death. A n n . I n t e r. M e d. ,
1997, 127, pp. 635-642.
19
reservorios animales, está genéticamente emparentado tanto con el virus de la vacuna (cowpox virus)
como con el del productor de la viruela de los simios (monkeypox vi rus). La sintomatología causada por
estos tres agentes causales es muy
parecida y la existencia de una inmunidad cruzada parece darnos la
clave doctrinal de la práctica jenneriana, basada en un empirismo clínico refinado propio del momento
histórico en el que vivió el médico
inglés. La peculiaridad de tratarse de
una infección específicamente humana, en el caso de la patología causada por el variola virus, ha hecho
posible la erradicación al ser el virus
incapaz de sobrevivir fuera de dicho
huésped humano.
orientan en el establecimiento de su
cronología. Es dudosa la presencia
de la enfermedad en restos paleopatológicos de momias del Egipto Antiguo de la XX Dinastía (ca. 1200
a.C.) y, por el contrario, hay muchas
evidencias de su existencia en la
China de los primeros años de nuestra era, en el siglo I. En el mundo
europeo parece constatada a partir
del siglo VI en los países ribereños
del Mediterráneo, no estando clara
su presencia en la cultura helénica o
romana anteriores. Durante toda la
Edad Media se verifica la aparición
de enfermos de viruela, y testimonios clínicos como los que aporta
Rhazes, autor de una monografía
consagrada a la viruela y el sarampión, De variolis et morbilis y de
Avicena, quien remarca su contagiosidad, muestran que no era precisamente desconocida. Las Cruzadas
favorecieron también su expansión.
Sin embargo, es a partir del periodo
m oderno, en el Renacimiento,
cuando alcanzó caracteres de enfermedad catastrófica.
La excelente y sintética revisión
histórica que Carreras Panchón5 ha
hecho del tema entre nosotros, nos
5
CARRERAS PANCHÓN, A. Miasmes i
retrovirus. Quatre capítols de la història de les
malalties transmissibles. Barcelona, Fundació
Uriach 1838, [Col.lecció Històrica de Ciències de la Salut, nº 2], 1991. Allí nos remitimos para la muy extensa bibliografía que sobre la historia de la viruela y de la
vacunación a nivel internacional se ha generado. A destacar, como estudios de conjunto, el clásico trabajo de ACKERKNECHT, E.H. History and geography of the
most important diseases. New York, Hafner,
1965 y el más reciente de HOPKINS, D.R.,
Princes and Peasants. Smallpox in history. Chicago, The University of Chicago Press,
1983.
¿Qué elementos confluyeron
para el despunte tan espectacular de
la viruela en el periodo moderno entre los siglos XV a XVIII? Una de las
claves hay que buscarla en las migraciones que se produjeron en
Europa en relación con las guerras
de religión surgidas tras la irrupción
de la Reforma protestante y la pos20
terior Contrarreforma. El trasiego
de personas debió favorecer las
transmisiones. En segundo lugar, la
difusión de la viruela a nivel planetario está indisolublemente unida a
los descubrimientos geográficos que
se produjeron en la Edad Moderna.
El descubrimiento de América desplazó hacia las Indias Occidentales
una gran cantidad de colonizadores,
españoles y portugueses y gente de
varios países europeos que penetraron en un espacio inmenso, de Alaska a la Tierra de Fuego, que vivían
en un ecosistema muy diferente del
euroasiático. S. Watts6, haciendo un
largo recorrido histórico sobre la viruela en el Nuevo Mundo, sintetiza
el proceso como «desde el holocausto a la erradicación». En efecto, muchos epidemiólogos e historiadores
admiten que, al no encontrarse en el
Nuevo Mundo la viruela, la población no había tenido oportunidad
de desarrollar mecanismos inmunitarios para luchar contra la enfermedad. Aunque se trata de una discusión no cerrada, ciertamente
tenemos muchos datos que confirman el holocausto del que habla el
historiador inglés. Parece demostrado que la viruela penetró en la Isla
de La Española (Santo Domingo)
en 1516 como consecuencia de la
llegada a la isla de esclavos negros
infectados en un barco portugués.
En México llega con las tropas que
auxiliaron a Hernán Cortés en 1520
y en 1525 al reino Inca a través de la
expedición de Pizarro al Perú. Entre
1558 y 1560 llega al Río de la Plata
y en 1562 al Brasil. La catástrofe demográfica posterior es difícilmente
imaginable. De los 18 millones de
habitantes con los que contaba México a la llegada de los conquistadores, en 1600 se convirtieron en poco
más de un millón. Esta tragedia no
puede ser achacada únicamente a las
guerras u otras formas de explotación, sino también a este tipo de patologías que apenas afectaban a los
conquistadores que eran la mayor
parte de ellos inmunes a la enfermedad por haberla pasado en su infancia o juventud. Esta situación producía, además, un incremento de la
desmoralización de las comunidades
indígenas, por la percepción de debilidad «natural» frente a la mayor
fortaleza «natural» de los europeos
para resistir la enfermedad.
En Europa la viruela no tuvo las
consecuencias tan funestas que hemos visto en tierras americanas, aunque su expansión en el siglo XVII fue
muy extensa. Los brotes epidémicos
surgidos en la Inglaterra de la segunda mitad del siglo XVII, fueron el
acicate para la elaboración de muy
6
WATTS, Sh. Epidemics and History. Disea se, Power and Imperialism. New Haven/ London, Yale University Press, 1997.
21
importantes estudios como los llevados a cabo por Thomas Sydenham.
en la que presentaba sus propias experiencias con la inoculación: de las
50 personas que había inoculado, 46
sufrieron la enfermedad de forma
atenuada y el resto no está claro que
la padecieran pero ninguno de ellos
murió. Timoni había aprendido la
técnica de dos mujeres que se dedicaban en Estambul a esta práctica,
destinada sobre todo a prevenir las
deformaciones que a causa de la viruela se producían en la cara de las
mujeres y que se utilizaba con un objetivo estrictamente estético.
Variolización y vacunación
La variolización fue el primer intento conocido para prevenir la enfermedad. El método era usado en la
medicina tradicional china, al menos desde el siglo X, y en sus orígenes la práctica consistía en insuflar
en la cavidad nasal de una persona
sana, costras pulverizadas procedentes de la última fase de la enfermedad de un paciente que la hubiera
sufrido. También hay indicios de dicha práctica en la medicina india
tradicional y en otros lugares como
en algunas zonas del imperio Turco y
en Estambul fue llevada por gentes
procedentes del Cáucaso.
Aquí es donde entra en escena
lady Mary Wortley Montagu quien
había arribado a Turquía en 1717
acompañando a su marido que iba
como embajador a una misión diplomática de pacificación entre Austria
y el imperio Turco. Muy sensibilizada por haber sufrido en sus propias
carnes la enfermedad de la que, además, había muerto un hermano suyo,
sería la gran propagandista del método de la inoculación. En su propio
rostro, picado de viruela, sin pestañas, ella que había sido una mujer
admirada por su belleza, podía sentir
diariamente los estragos que causaba
la enfermedad. En primer lugar, hizo
que inocularan a su hijo, no siendo
ajeno a esta decisión el propio Timoni. A su vuelta a Inglaterra, desarrolló una muy intensa labor de persuasión. El terreno, además, estaba
abonado para la semilla porque la vi-
En Europa la inoculación penetró, por vez primera, en la Inglaterra
del siglo XVIII a través de dos médicos que la dieron a conocer en la
prestigiosa Royal Society londinense ya que, aunque nunca la habían
visto con sus propios ojos, sabían de
ella por medio de las informaciones
suministradas por corresponsales de
la Sociedad en Oriente. En 1714 un
médico griego formado en Padua y
en Oxford, con residencia en Estambul, Emmanuel Timoni, publicó una
comunicación en el órgano de expresión de la Royal Society, las famosas Philosophical Transactions,
22
Fig. 1. Retrato de Lady Wortley Montagu (1689-1762), vestida a la
usanza oriental, símbolo de su estancia en Turquía donde conoció la
práctica de la vacuna.
ruela representó en el siglo XVIII lo
que la peste o la sífilis en siglos anteriores. Nadie se libraba de pasarla,
fuera rico o pobre. También la padecieron miembros de alguna de las familias reales, como Luis XV, el zar
Pedro II o la reina María de Inglaterra. En este último país, la repercusión política fue enorme: la muerte
por viruela del duque de Gloucester,
heredero del trono, eliminó a la dinastía Estuardo y dio paso a los Hannover. En la segunda mitad del siglo
XVIII se impone en muchos lugares
y no es ajena a esta difusión la sensibilidad de las cortes europeas, donde
se sucedían las muertes por viruela
de los pequeños príncipes. Se estima
que entre 1766 y el final del siglo se
inocularon en Gran Bretaña más de
200.000 personas.
En este contexto se produjo la
entrada, en la lucha contra la viruela de Edward Jenner (1749-1823),
un cirujano nacido en Berkeley,
23
Fig. 2. Retrato de Edward Jenner (1749-1823). Autor: J.
Raphael Smith, 1800. Wellcome Historial Medical Museum.
condado de Gloucester, en 1749. Se
había formado en calidad de cirujano con el prestigioso John Hunter,
pero su actividad profesional se había desarrollado en su localidad natal, lejos de los círculos intelectuales
londinenses. Su capacidad de observación científica se puso de relieve
en la comunicación presentada a las
Philosophical Transactions sobre un
tema de historia natural. El interés
despertado entre los médicos por la
viruela también alcanzó a Jenner. A
través de su experiencia como inoculador, observó que aquellas personas que habían sufrido la viruela de
las vacas, cuando recibían el pus
procedente de un varioloso, no presentaban ningún síntoma o, como
mucho, un ligero enrojecimiento de
la piel. Ello le impulsó a comprobar
de manera rigurosa la creencia po24
pular según la cual quien había padecido el cow pox, no padecía la viruela. Cuando comunicó su propósito al gran Hunter, éste le contestó
de forma lapidaria: «No pienses más,
ensaya; sé paciente y exacto». Ya en
B e r k e l e y, observó durante varios
años los hechos de los que le habían
hablado y el 14 de mayo de 1796
procedió a la primera inoculación
experimental en el cuerpo del niño
James Phipps. Usó para ello linfa
procedente del brazo de una lechera
afecta de cow pox. Pocos días más
tarde, el 1 de junio, inoculó a James
Phipps pus de viruela humana y
pudo comprobar la total inmunidad
del niño «vacunado». Ese resultado
y el de veintidós ensayos más fueron
publicados en el libro An Inquiry
into the Causes and Effects of the Va riolae Vaccinae (1798). La obra de
Jenner produjo honda y rápida impresión en Europa y América. Pronto hubo panegiristas y detractores.
El Parlamento inglés votó a favor de
Jenner créditos por valor de 30.000
libras esterlinas y poetas como el español Manuel Quintana exaltaron
su figura:
«A tan inmenso don agradecida
la Europa toda, en ecos de alabanza,
con el nombre de Jenner se recrea...»
Fig. 3. El héroe Jenner vence a sus oponentes. Grabado de Isaak Cruikshank (1764-1811).
25
Jenner murió en Londres, de
donde había sido nombrado ciudadano de honor, después de regalar a
James Phipps un cottage y de haber
plantado en él, con su propia mano,
los rosales del jardín. Una estatua en
Trafalgar Square testimonia el recuerdo de sus compatriotas.
cia el descubrimiento de América
por Cristóbal Colón»
[Chinchilla, Anastasio. Historia
de la Medicina Española, vol. IV, Valencia, Imprenta de José Mateu y
Cervera, 1846, pp.185-186].
La imagen que han proyectado
los historiadores que se han acercado a la Expedición y a su Director y
que llega al gran público, ha variado sensiblemente dependiendo no
sólo de modas o tendencias historiográficas, sino también de otros
elementos. El juicio que hoy nos
merece la obra de Balmis es el resultado de más de un centenar de
años de trabajos históricos; la instalación social y científica de cada investigador y su propia ideología explican la visión que sobre este
personaje se ha proyectado. Por
otro lado, es imposible aislar la
imagen de Balmis de la de la Real
Expedición, aspecto éste mucho
más cuidadosamente estudiado que
otro tipo de actividades desarrolladas en el curso de su vida, como el
hecho de que fuera cirujano militar
o que interviniera como uno de los
introductores de la materia médica
americana e intentara aplicarla en
la terapéutica de determinadas
dolencias como la sífilis. Esta circunstancia se explica teniendo en
cuenta la espectacularidad y el significado de la Expedición de la Vacuna. El muy elevado número de
Los efectos de la vacunación –un
término que con Pasteur pasará a
designar cualquier forma de inmunización activa– se observaron pronto
en toda Europa. Durante el siglo
XIX, la vacunación se hizo obligatoria, por precepto legal, en la mayor
parte de los países europeos. En
1959, con el impulso director de la
Organización Mundial de la Salud,
se planteó el ambicioso programa de
erradicación de la enfermedad. El 8
de mayo de 1980, la organización sanitaria internacional declaró solemnemente la erradicación mundial de
la viruela.
1.2. Los estudios históricos sobre
la imagen de Balmis y de la
Expedición de la Vacuna
«Puede asegurarse que Balmis y
sus compañeros han sido los médicos que más servicios han hecho a la
humanidad y que más gloria reportaron al buen nombre español [...]
Tanto honor hace esta empresa a la
medicina Española, como a la mili26
trabajos, la inmensa mayoría de
ellos en tono divulgativo y con muchas repeticiones, hace que no tenga demasiado sentido incorporar
aquí, exhaustivamente, toda la bibliografía que sobre este tema se ha
generado. La publicación de la reciente monografía de Susana M.
Ramírez Martín (2002)7 ha supuesto
un hito fundamental en el conocimiento histórico de la Expedición
por su rigor y su impecable trabajo
en fuentes originales. Es, en este
momento, el estudio más completo.
A lo largo de los diferentes capítulos, aparecerán a pie de página algunos de los estudios que estamos
comentando y también en la bibliografía final. Un aspecto concreto, la
introducción de la vacunación antivariólica en España ha merecido
una revitalización en cuanto al número de estudios y, sobre todo, a la
calidad de los mismos, en los últimos años8.
Por otro lado, toda una línea de
estudios sobre la historia de la Independencia de las colonias americanas en relación con los aspectos
científicos, es de gran interés y nos
sirve para contextualizar también
nuestra Expedición. La tesis mantenida por J.L Peset9, de que, para
explicar el proceso de Independencia, no sólo hay que tener en cuenta aspectos sociales o económicos
sino también otros de índole cultural y científica, con la creación de
comunidades científicas nacionales
en el territorio de los Virreinatos y
tradiciones propias, es muy sugestiva. Figuras como Andrés Bello o
Hipólito Unanue que veremos aparecer a lo largo del recorrido de la
Expedición, están detrás de este
proceso y la vacuna representó para
estos científicos autóctonos un símbolo del progreso y de una nueva
era emancipadora que ya se apuntaba.
Finalmente, otro tipo de investigaciones que nos pueden dar claves
7
RAMÍREZ MARTÍN, S.M. La salud del
Imperio. La Real Expedición filantrópica de la
Vacuna. Madrid, Doce Calles / Fundación
Jorge Juan, 2002. Esta monografía es uno de
los resultados más importantes de su Tesis
Doctoral, dirigida por José Luis Peset . El trabajo obtuvo en 2001 el Premio Internacional «Jorge Juan».
8
Véase entre otros trabajos de los mismos
autores: OLAGÜE DE ROS, G., ASTRAIN GALLART, M. Propaganda y filantropismo: los primeros textos sobre la vacuna Jenneriana en España. Medicina e
Historia, Tercera época, 1994, nº 56. Para pe-
riodos posteriores, ver el excelente trabajo
de CAMPOS MARÍN, R. La vacunación
antivariólica en Madrid en el último tercio
del siglo XIX. Entre el especialismo médico
y el mercantilismo. Medicina e Historia,
Cuarta época, 2001, nº4.
9
PESET, J.L. Ciencia e independencia en la
América española. En: Lafuente, A., Elena,
A., Ortega, M.L. Mundialización de la ciencia
y cultura nacional. Madrid, Doce Calles,
1993, pp. 195-217.
27
para entender el significado de la
Expedición, son las relativas al papel del ejército en la ciencia10 y la
organización y contenidos de la
Sanidad naval11 en el periodo ilustrado.
10
11
BALAGUER PERIGÜELL, E., GIMÉNEZ, E. (eds.). Ejército, ciencia y sociedad en
la España del Antigüo Régimen. Alicante, Instituto de Cultura «Juan Gil Albert», 1995.
ASTRAIN GALLART, M. Barberos, ci rujanos y gente de mar: la sanidad y la profesión
quirúrgica en la España ilustrada. Madrid, Ministerio de Defensa, 1996.
28
2. LOS NIÑOS EN LA ESPAÑA DEL
ANTIGUO RÉGIMEN: CIENCIA,
ACTITUDES SOCIALES Y POLÍTICAS
DE PROTECCIÓN A LA VIDA
La vacunación contra la viruela
se planteó en la Europa del siglo
XVIII como uno de los pocos procedimientos eficaces para luchar contra la mortalidad infantil, el primero
desde el punto de vista de la medicina preventiva. Los niños van a ser,
pues, protagonistas destacados en
esta historia. Parecería que en el siglo XVIII se hubieran aunado dos
elementos de cambio fundamentales que acabaron por transformar el
panorama de lo que había sido tradicionalmente el destino de gran parte de la infancia: la muerte temprana e inevitable que conducía a una
actitud fatalista. Estos nuevos elementos fueron, por un lado, la nueva actitud social frente a la infancia
y, por otro, las novedades científicas
en el campo de la medicina infantil
y, de modo preferente, el descubrimiento de la vacuna. Por otro lado,
fueron niños los que posibilitaron
que la expedición balmisiana pudiera llegar a término. Los niños coruñeses no eran cualquier tipo de ni-
ños, eran de un tipo especial, eran
niños expósitos. Esto nos obliga a
hacernos las siguientes preguntas:
¿Cuál fue el cambio de actitudes
frente a la infancia a la que aludíamos arriba? y ¿qué significaba formar
parte del colectivo de expósitos en
la España del periodo en el que se
llevó a cabo la expedición? A estos
dos interrogantes vamos a intentar
contestar en este capítulo. Para ello,
vamos a valernos de testigos excepcionales, los propios médicos, en los
testimonios privilegiados que nos
han llegado a través de sus escritos.
Pero no sólo ellos. Cuando hablemos de los niños expósitos tendremos también la opinión de otro tipo
de personajes de la sociedad de
aquellos momentos, porque el problema afectaba a toda la comunidad
por igual.
Por otro lado, una rigurosa novedad, las monografías sobre la salud y
enfermedad de los niños en el periodo moderno, entre los siglos XV
29
a XVIII, cumplieron una doble función. Por un lado, allí, entre sus páginas, estaban depositados los saberes –los tradicionales y los nuevos
surgidos de las orientaciones modernas– pero, además, estudiantes y
médicos noveles, podían aprender el
difícil oficio práctico de cómo manejarse en situaciones reales, tantas
veces imprevisibles en el caso de los
niños, ejemplificando las normas de
actuación en casos clínicos concretos. Recordemos que estamos en un
momento en el cual no se ha producido todavía la institucionalización
de la pediatría como especialidad
médica.
conmiseración y de objeto de conocimiento científico. La importancia
del trabajo del médico y su creciente faceta de experto en estos temas,
acabará cristalizando en la creación, en el periodo inmediatamente
posterior, de una nueva especialidad médica, la Pediatría. La especialización nació en las salas de los
hospitales creados por la Revolución Francesa, pero los orígenes de
la misma, hay que buscarlos también en las monografías publicadas
en el periodo moderno y, como comentaremos más adelante, en los
hospicios e inclusas ilustradas.
Más adelante y fuera del mundo
de los profesionales sanitarios, el
símbolo del gobierno de los niños ha
sido, sobre todo en el periodo contemporáneo, los libros12. Los niños
debían estar acompañados siempre
«con su libro». El libro simboliza el
refinamiento de la civilización y la
importancia concedida a los libros y
a la lectura, se convirtieron en la
clave de la formación de las generaciones futuras. Los que en este trabajo vamos a analizar, cumplieron
también, de algún modo, esta función. Y muchas más.
Ciertamente, las obras pediátricas de los siglos XV a XVIII, han
sido estudiadas sobre todo desde el
punto de vista de sus contenidos y
no tanto desde su papel en la configuración de una nueva área de profesionalización de los médicos, pero
es evidente que, a través de sus páginas, asistimos a los cambios que a
lo largo de estos siglos se estaban
experimentando desde el punto de
vista de las perspectivas de los médicos y que la finalidad de su publicación iba, en muchas ocasiones,
como en el caso de las obras sobre
expósitos, mucho más allá de la
pura transmisión de saberes y prácticas. El niño, como materia altamente sensible, aparece a la mirada
de los médicos en su doble faceta de
12
BALLESTER AÑÓN, R. Los libros sobre
salud y enfermedad de los niños en la España Moderna. In: GRACIA, D. (ed.). De me dicorum scientia. Seis disertaciones en torno al
libro histórico-médico. Madrid, Universidad
Complutense, 2001, pp. 119-170.
30
2.1. Poblacionismo, utilitarismo y
filantropía
de poblar y llenar el recinto». El interés por parte del estado de mantener un número elevado de ciudadanos explica la protección de los niños
ilegítimos. Por otro lado, dentro del
optimismo pedagógico propio de la
ideología ilustrada, en el que la tarea
educativa era primordial y en el caso
de los niños abandonados dirá el ministro Floridablanca que «la autoridad se encargará de la educación de
aquellos niños cuyos padres no cumplan con esta obligación».
Como es bien sabido, la expedición balmisiana fue una empresa típicamente ilustrada. No es posible
comprender su significado sin explicar algunos de los aspectos demográficos y sociales del contexto en el
que se llevó a cabo. A lo largo del siglo XVIII se inició un cambio en la
población europea que finalizará
con la instauración de un régimen
demográfico moderno dentro del
proceso denominado «transición sanitaria de la población europeo-occidental» caracterizada por el aumento progresivo de la población
debido a la desaparición paulatina
de las crisis de mortalidad y el aumento de la esperanza de vida. El
conocimiento de la estadística favorecerá la aparición de los estudios
demográficos y la aparición de los
censos constituía una herramienta
de primer orden en el plano político.
Junto a ello, un objetivo irrenunciable para las clases dirigentes: que
los ciudadanos sean útiles para el Estado. Había que evitar el ocio y favorecer el desarrollo de los individuos
ya que los recursos humanos eran la
base de la riqueza de los países. A esta
consideración se une la nueva sensibilidad que el ilustrado posee y que
culminará en el periodo romántico,
con la sustitución paulatina del principio de caridad por el principio de filantropía. La promulgación de los
Derechos del Hombre por la Asamblea Constituyente Francesa de 1789
fue el resultado final de reconocimiento del valor del ser humano.
La peculiar ideología política de
la Ilustración despertó la preocupación inmediata de los dirigentes por
la situación demográfica de sus pueblos. El testimonio de Federico II a
Voltaire no puede ser más expresivo:
«El número de hombres hace la riqueza de los Estados[ ... ] considero a
los hombres como una manada de
ciervos en el parque de un gran señor
porque no tienen otra función que la
Pocas etapas históricas como ésta
son tan proclives al optimismo. Se
cree en la capacidad de los seres humanos para mejorar el mundo. Esta
confianza en el hombre se basa sobre
todo en el valor concedido a la razón, liberada de muchos prejuicios
31
que tan negativos habían sido. Es
paradigmática la imagen metafórica
que aparece en una de las obras de
Diderot: se representa un mundo tenebroso y decadente del cual surge
un niño sano y fuerte que va creciendo y dominando esta estructura
hasta que la derrumba. Este niño es
la razón, que romperá las tinieblas y
hará posibles las «luces».
ción teorética sobre la naturaleza de
la infancia en estado de salud y enfermedad, es la herencia cultural
que la medicina moderna recibió del
mundo clásico a través del complejo
proceso de transmisión de la ciencia
antigua y tradicional. Desde el escrito hipocrático Sobre la naturaleza del
niño a las obras de Galeno y de Sorano de Éfeso y los escritos medievales bizantinos, islámicos y latinos, se
contaba con un conjunto de documentos muy variados en los que lo
usual era la inclusión de informaciones aisladas, a veces simples noticias, otras bastantes extensas y generalmente dentro de una obra en
forma de capítulo o capítulos específicos. La existencia de auténticas
monografías pediátricas fue un fenómeno más tardío como han señalado entre nosotros López Piñero y
Bujosa14 –a los que vamos a seguir en
esta parte de la exposición por haber
clarificado de forma muy precisa numerosos errores que sobre estas primeras obras se iban arrastrando de
unas a otras historias de la pediatría– siendo una excepción el titulado Sobre el tratamiento de las puérpe ras y de los niños, del médico
helenístico anterior al siglo II, Damnastes, estudiado por Sudhoff en
¿Cuál fue el papel que jugó la medicina en este proceso de «descubrimiento» e interés por el niño? Vamos a verlo.
2.2. La medicina de los niños en el
contexto europeo13
La tradición de la medicina antigua y
medieval y las primeras monografías
del siglo XV
La existencia de elementos propios y de una elaborada construc13
Para la elaboración de este capítulo hemos
utilizado trabajos nuestros anteriores donde el
lector interesado puede ampliar la información: BALLESTER AÑÓN, R. Factores biológicos y actitudes vigentes frente a la infancia
en la sociedad española del Antiguo Régimen.
Asclepio, 1983, 35, 307-318; La historia clínica
pediátrica durante el siglo XIX. Zaragoza, Universidad, 1977; Ethicall perspectives in the
care of infants in 16th-17th Century Spain. In:
KOTTEK, S., GARCÍA BALLESTER, L.
Medical ethic problems in Medieval and Early
modern Spain: an interfaith perspective. Jerusalen, The Magness press, 1994, pp.188-213.
14
LÓPEZ PIÑERO, J.M., BUJOSA HOMAR, F. Los tratados sobre enfermedades in fantiles en la España del Renacimiento. Valencia, Cátedra de Historia de la Medicina,
1982.
32
1925, quien estableció de forma precisa los avatares de la obra que fue
recogida por Sorano de Efeso en su
Gynaecia, así como de las modificaciones y variantes del nombre del
autor en diferentes ediciones y manuscritos.
de Europa latina, siendo Pablo de
Egina y Rhazes en los siglos VII y
IX respectivamente los más interesantes y, como veremos más tarde,
unos de los más citados en las fuentes renacentistas y del siglo XVII.
El caso de la obra de Rhazes merece
un comentario aparte porque la traducción latina de su tratado pediátrico realizada en el Toledo del siglo XII y que circuló en forma
manuscrita bajo títulos que hacían
referencia a las enfermedades infantiles (De agretudinibus puerorum,
De curis puerorum in prima etate) antes de que viera la luz como obra
impresa en 1481. Gracias a la erudita labor de Sudhoff, conocemos
otros dos escritos monográficos medievales anónimos que aparecen en
numerosos manuscritos de los siglos
XII al XV, con los títulos de Practi ca puerorum adhuc in cunabulis ja centium y Practica Galeni de passio nibus puerorum . Realmente son
compilaciones de datos procedentes de fuentes anteriores, claramente empobrecidas con respecto a sus
originales griegos, latinos, bizantinos o árabes. Las dos tradiciones
anteriores, materno-infantil y pediátrica, tuvieron continuación en
el Renacimiento. De este modo, el
Scwangern frawen un hebammen
Rossgarten (Jardín de rosas para embarazadas y comadronas) del alemán Eucharius Roesslin (1513),
significa la continuación de la pri-
La P u e r i c u l t u r a de Sorano de
Éfeso (s.II) es la primera de las
obras que ha llegado hasta nosotros. Se trata de un anexo pediátrico a su conocida obra tocoginecológic a e inaugura rá la lar ga
tradición de literatura materno-infantil. Dicho anexo fue traducido al
latín en el siglo V por Celio Aureliano y en el VI por Muscio quien
además le dio un formato en forma
de manual con preguntas y respuestas que tuvo una amplia repercusión. En la cultura árabe y también
dentro de esta tradición de unir las
enfermedades de las mujeres con la
de los niños, se hallan dos autores
del siglo X. Junto a esta línea que
acabamos de citar, se desarrolló de
forma paralela otra con un enfoque
estrictamente pediátrico. A ella
pertenecería Sobre la curación de los
niños de Rufo de Éfeso (s. II), dada
a conocer por Ulmann en 1975 sobre la base de fuentes bizantinas e
islámicas. En el periodo medieval,
esta línea que acabamos de señalar
estuvo representada en el marco de
los tres escenarios paradigmáticos:
las medicinas bizantina, islámica y
33
mera de las líneas mientras que las
obras de Paolo Bagellardo, Libellus
de aegritudinibus infantium (1472),
Bartholomäus Metlinger, Ein Regi ment der jungen Kinder (1473) y el
Opusculum aegritudinum puerorum
(1485) de Cornelius Röelans, se
encuadrarían en la línea pediátrica.
Realmente al menos dos de ellas, de
gran difusión, las de Bagellardo y
Roesslin, eran reelaboraciones de
los tratados de Rhazes y Muscio.
Ciertamente y como señalan López
Piñero y Bujosa, falta todavía un
estudio riguroso que analice en profundidad mediante métodos filológicos e historiográficos adecuados
estas primeras fases de la literatura
pediátrica europea.
perspectivas que, sin solución de
continuidad, veremos que alcanzarán su madurez durante el siglo
XVIII.
Una característica diferencial de
las obras pediátricas, en estos momentos, es el enriquecimiento, muchas veces sólo cuantitativo, de la
práctica totalidad de los capítulos y
la ampliación del número de libros
en varios países europeos. A los incunables que hemos citado procedentes de Italia (Bagellardo), Alemania (Metlinger) y Países Bajos
(Röelans), siguieron pronto las
obras de Thomas Phayer en Inglaterra (1545), Ferrarius en Italia
(1577) y Simon de Vallambert en
Francia (1565), además de las españolas que veremos más adelante de
forma separada.
Los nuevos libros sobre enfermedades
infantiles en los siglos XVI y XVII. Los
tratadistas europeos
Luis Mercado como modelo de acerca miento de los médicos renacentistas a la
pediatría
El fenómeno de proliferación de
obras monográficas sobre tema pediátrico en el mundo moderno, a
partir del siglo XVI, hay que entenderlo en clave de los importantes
cambios que marcaron la sociedad y
cultura europeas en las que el humanismo y las nuevas corrientes pedagógicas por un lado, y el papel creciente de los estados en los
problemas de salud, por otro, son
elementos a tener en cuenta. En realidad, será el punto de partida de
Dos obras representativas van a
marcar el tránsito hacia un tipo de
monografías con una elaboración
teórica mucho más compleja y con
intención sistemática: el Tratado so bre enfermedades de los niños del italiano Girolamo Mercuriale y la obra
de Luis Mercado. Vamos a utilizar a
este último como testimonio privilegiado en esta etapa de no existencia de especialización, para analizar
34
cómo se enfrenta a la herencia de la
Antigüedad, el modo como se sirve,
o cree servirse de ella y cómo de hecho plantea y soluciona el problema
de la tradición.
cunstancias excepcionales las que
hicieron que Mercado se ocupara de
estos problemas. En primer lugar,
porque su aspiración fundamental
fue el ofrecer una reestructuración
del saber médico tradicional para lo
cual proyectó desde muy joven una
ambiciosa exposición sistemática
del mismo y en este sentido, siguiendo la ordenación más comúnmente
utilizada por la medicina tradicional, se incluyen los principios para
la conservación de la salud. En segundo término porque, como profesional de la medicina, no fue ajeno,
como señala J. Riera, a la práctica de
la Pediatría. Finalmente, destaquemos un tercer aspecto, la situación
demográfica, social y económica de
la España de la época y la privilegiada posición de Mercado. En diversas
ocasiones el autor se refiere al interés que tiene el preservar la vida de
los niños desde el momento del nacimiento y las normas que recomienda van, de hecho, en esa línea.
No obstante en ningún momento
pretende una vulgarización del
tema; no escribe en lengua vulgar,
sino en latín y su público son los médicos de su tiempo a los que en diferentes ocasiones tacha de poco versados en la materia.
La monografía de J. Riera15 sobre
Mercado es un referente obligado
para acercarse a este autor, una figura compleja y que se ocupó en su
densa obra de la infancia. Dispuestas
cronológicamente hay que señalar,
en primer lugar, los últimos capítulos pertenecientes al libro IV de su
conocida obra tocoginecológica
(1579) las pequeñas anotaciones
existentes en las Institutiones Medi cae iussu Regio... (1594), la doctrina
general de la conservación de la salud con un apartado referido a los
niños en el tomo I de la Opera omnia
(1604) y, sobre todo, la más extensa
y sistematizada monografía de Mercado dedicada a la edad infantil
(1611) principalmente en el libro
primero que está dividido en dos
partes: la primera en la que ofrece
una serie de normas para la lactancia; en la segunda, referida a la educación y el cuidado de los niños,
analiza las «sex res non naturales» y
su uso en el niño. También el libro
segundo, consagrado a la patología
infantil, lleva algunas referencias de
interés para el tema. No fueron cir-
En los escritos de Mercado consagrados a temas pediátricos, apoya
sus tesis fundamentales en la opinión de lo que llama unas veces «antiguos» y otras «autores», autores en
15
RIERA, J. Vida y obra de Luis Mercado. Salamanca, Seminario de Historia de la Medicina Española, 1968.
35
el sentido de que son los que hacen
autoridad. ¿Quiénes son estas autoridades? Fundamentalmente las procedentes de la Antigüedad Clásica:
Hipócrates, Aristóteles y Galeno.
mente mayor. Varios de los Aforis mos son también citados y, en menor
proporción, recurre también a otros
textos hipocráticos, aunque indirectamente, a través de los comentarios
galénicos
Los escritos de Mercado están
llenos de conceptos hipocráticos,
fundamentalmente de tipo antropológico, siendo el más utilizado el titulado Sobre la naturaleza del niño.
Pero, en otro orden de cosas, recoge
asimismo algunas nociones básicas
contenidas en Sobre el alimento; recuerda así, por ejemplo, que el primer alimento que recibe el ser humano es la sangre catamenial
retenida en el útero gestante. Dicho
humor, que se genera del alimento,
baja por periodos naturales a la matriz, eliminándose después normalmente, excepto en el periodo de gestación. En el útero grávido dicha
sangre permanece y se acumula en
torno al embrión, posibilitando de
este modo su formación, su alimentación y la diferenciación de sus distintas partes, fenómeno regido por
el principio de «lo semejante hacia
lo semejante». También las reglas
por las que se rige la alimentación
infantil más allá del periodo de lactancia están presididas por la noción
hipocrática de que, debido al crecimiento, estos organismos consumen
más calor innato y necesitan por
tanto, en relación con los adultos,
un grado de nutrición proporcional-
No menos importante es la utilización de la obra de Aristóteles
principalmente Sobre la generación
de los animales e Historia de los ani males. Existen también referencias a
autores de la Baja Antigüedad como
al discípulo de Herófilo, Apolonio,
del que recoge observaciones de tipo
práctico como la utilización de sal
en el caso de que escasee la leche de
nodriza. Son también conocidas por
Mercado las normas fundamentales,
de tipo práctico, dadas por médicos
bizantinos como Aecio de Amida y
Pablo de Egina. A través del Tetrabi blon del primero, nuestro autor se familiariza con las normas generales
sobre lactancia (algunas de ellas no
originales de Aecio sino de Sorano
de Éfeso y de Muscio, autor este último también citado por Mercado).
La dietética de las embarazadas y de
los niños, presente en la obra ginecológica de Pablo de Egina, es comentada por el autor como en los
casos precedentes, es decir como
normas puramente prácticas.
Por su especial interés vamos a
detenernos en la influencia que la
obra de Galeno ejerce sobre Mercado. Su galenismo, puesto de relieve
36
por todos los autores que han estudiado la obra del médico vallisoletano, es también patente aquí. Aunque, de hecho, utiliza varios textos
galénicos principalmente de tipo
anatomofisiológico como Sobre el
uso de las partes, será la doctrina general sobre higiene infantil aquella
en la que se va a apoyar de modo inmediato. Su objetivo parece ser el
hacer conocer a los médicos estas
normas galénicas, actualizándolas
con adiciones de autores posteriores
y, sobre todo, con su propia experiencia. Es precisamente esta última
la que, a nuestro juicio, le obliga a
introducir una serie de novedades
con respecto al primitivo texto galénico y estas novedades se harán
especialmente evidentes en el De
puerorum educatione obra perteneciente a la etapa más madura de su
producción científica.
contenida en el Canon, que sinteti za las fuentes griegas y latinas y añade nuevos datos, influenció enormemente las numerosas publicaciones
dedicadas al tema a partir del siglo
XV y es muy evidente en autores del
siglo XVI como Lobera de Ávila.
En síntesis, en la obra pediátrica
del autor que hemos tomado como
testigo, dos notas obligan, de algún
modo, a matizar la imagen excesivamente rígida que Mercado ofrece en
sus obras más doctrinales: 1) en varias ocasiones, el autor polemiza
abiertamente con los autores árabes,
fundamentalmente Avicena, insistiendo en que este autor se equivocó. Pero además se observa también
en la fase más madura de su producción científica una vuelta a la lectura de los textos galénicos y aristotélicos, revisión que puede hacerle
cambiar de opinión en algunos aspectos concretos. En definitiva, el
criterio de autoridad de los clásicos
no aparece aquí como inmutable
sino sujeto a revisión, aunque se trate de pequeños matices. 2) Frente a
un tema muy concreto, el grado de
consistencia de la leche como indicador de calidad y su posible medición, tópico recurrente desde la
Antigüedad y que se repite miméticamente, casi sin variaciones, desde
Sorano, Aecio, Pablo de Egina o
Avicena, hasta textos renacentistas
como los de Damián Carbó o Lobe-
Es escasa la presencia de fuentes
árabes y no sólo por la parquedad de
citas, sino porque, efectivamente, el
peso cualitativo de estos autores es
mínimo. Ello llama la atención especialmente si tenemos en cuenta
no sólo que Mercado fue durante
veinte años catedrático de Prima de
Avicena en Valladolid, ciudad en la
que, como comenta López Piñero, el
avicenismo parece haber prolongado su vigencia mucho más tiempo
que en otros lugares como Salamanca o Alcalá; si no porque la doctrina
37
ra de Ávila, no se limita Mercado a
reproducir los procedimientos habituales, sino que llega, incluso, a realizar un sencillo experimento de su
invención. No obstante, habría que
matizar que su actitud frente al experimento fisiológico no es moderna
y no puede considerársele, por tanto, como un precursor de las investigaciones analíticas sobre la leche
que se llevarán a cabo desde finales
del siglo XVIII, pero sí que es muy
importante la postura adoptada por
el autor, con la que finaliza sus comentarios sobre la lactis probatio: «Es
necesario aprender a examinar detenidamente la leche, con lo cual se
cometerán menos errores». Es decir,
una vez más, la observación directa
de la realidad a través de los sentidos, será, en último extremo, lo más
aconsejable.
con un cuerpo doctrinal propio y
unos profesionales dedicados ex pro feso a este quehacer, a partir de la primera mitad del siglo XIX en la escuela anatomoclínica de París. La
preocupación científica por la infancia tuvo unas claras raíces de tipo social acordes con el entramado ideológico de la época. El «Siglo de las
Luces» tuvo como lema la confianza
y el optimismo en la razón humana.
La razón procede de la naturaleza y
ésta será otra de las nociones más importantes mediante la decisiva influencia de Rousseau a través de una
de sus obras emblemáticas, el Emilio
un auténtico método mediante el
cual se debe regir la educación infantil, otro de los elementos fundamentales de la época, con las figuras de
Locke y Pestalozzi como referentes.
Ligados estrechamente a dichas
orientaciones ideológicas estuvieron
los profundos cambios en los campos
demográfico, político y económico.
Lo cierto es que la filantropía, por un
lado, y el pragmatismo, por otro, hicieron que la salud y la enfermedad se
convirtieran en problemas centrales
para la sociedad ilustrada.
Los inicios de una nueva era. La pedia tría europea en el Siglo de las Luces: li bros, doctrinas, instituciones, sensibili dades
El periodo ilustrado marca los orígenes de la Pediatría en sentido moderno ya que todo lo existente con
anterioridad, sin negar su indudable
importancia, hay que considerarlo
como meros antecedentes. Se trata,
por otro lado, de una etapa típica de
transición, cuyo final será la cristalización de la especialidad pediátrica,
En este panorama, todos los factores convergieron hacia el «descubrimiento del niño», frase feliz acuñada hace ya cuarenta años por
Philippe Ariès 16. Aunque la tesis de
16
ARIÈS, Ph. L´enfant et la vie familliale dans
l´Ancien Régime. Paris, Seuil, 1960.
38
Eduard Seidler18, no es infrecuente
la aparición de escritos de pediatría
popular, reflejo, en temas infantiles,
de la tradición de la literatura de popularización y divulgación médica.
En esta línea, Brouzet en su Essai sur
l´éducation médicinale (1759) pone
de relieve la inexperiencia de los
médicos en el manejo de las enfermedades infantiles y que su tratamiento, por ello, debería dejarse en
manos de las madres, poseedoras de
la sabiduría popular transmitida de
generación en generación. Este
punto de vista no era, sin embargo,
la norma sino una excepción; lo
usual, por el contrario, era seguir la
tendencia propia de los escritos de
popularización escritos por médicos,
cada vez más expertos según su percepción, para las madres, ocupando
con su actividad profesional, los espacios que tradicionalmente habían
estado en manos de las mujeres, es
decir, medicalizando de forma creciente el área del cuidado de los niños en estado de salud y de enfermedad, de manera análoga a lo en otros
campos, como la Obstetricia y Ginecología se estaba produciendo.
Un clásico ya tardío es el libro de
C.W. Hufeland, Guter Rath an Mut ter (1799) cuya finalidad, en pala-
Ariès, la inexistencia de una delimitación clara del concepto de infancia, en coincidencia con la escasa
preocupación social por estas etapas
de la vida, antes del periodo ilustrado, historiadores como Wilson, Holmes o Shahar17, entre otros, encuentran numerosos testimonios de la
situación contraria, en periodos anteriores. El conocido libro de Lloyd
de Mause, se hace eco de un cierto
grado de sacralización de la obra de
Ariès. Lo que resulta difícilmente
discutible es que la elevadísima mortalidad infantil comenzó a ser considerada, en términos generales, como
un escándalo moral y económico.
Las cifras no podían ser más aterradoras y haciéndose eco de esta situación, Diderot, en la voz «Enfant» de
la Encyclopédie française, señalaba
que una cuarta parte de la población
infantil moría durante el primer año
de vida, un tercio en los dos primeros años y por lo menos la mitad en
los tres primeros años.
La infancia personificaba la «belleza natural» que debía ser conservada por medio de la educación y
protegida de la dañina influencia de
la civilización. La meta común de la
literatura consagrada a los niños,
tanto la realizada por médicos como
por personas ajenas a la medicina,
era la pedagogía. Como hizo notar
18
SEIDLER, E. El desarrollo de la pediatría
moderna. In: LAÍN ENTRALGO, P. (dir).
Historia Universal de la Medicina. Barcelona,
Salvat, 1973, vol. VI, pp. 203-215.
17
SAHAR, S. Childhood in the Middle Ages.
London, Rotledge, 1992.
39
bras del autor, «no es hacer médicos
a las madres, sino dar algunos conceptos fundamentales sobre los incidentes ordinarios que suceden en la
infancia y decirles cuáles de éstos
son peligrosos y cuáles no lo son».
bó transformándose, ya a principios
del siglo XIX, en el primer hospital
especializado en pediatría del mundo: el Hôpital des Enfants Malades.
Más tarde nos ocuparemos de la situación de los niños expósitos en el
contexto español a través de las
obras publicadas, pero adelantemos
que también aquí el fenómeno del
surgimiento de inclusas fue una realidad. Muchas de ellas no eran de
nueva creación como sucedía, por
ejemplo, con la que es posiblemente
la mejor estudiada en todo el país, la
Inclusa de Madrid, que funcionaba
desde 1572 aunque en el periodo
ilustrado experimentó cambios significativos en consonancia con lo
que era el espíritu de la época. Existen también excelentes estudios locales en diversos lugares como Valladolid, Santiago de Compostela o
Sevilla entre otros.
La reacción institucional, tanto
privada como pública, tuvo como
resultado la creación, en toda Europa, de espacios arquitectónicos destinados a recoger los niños abandonados u otros lugares similares
donde se mezclaban niños sanos y
enfermos con el denominador común de la pobreza y el desamparo.
La inclusa de Londres, por ejemplo,
se inauguró en 1741, siendo el objeto del libro de William Cadogan publicado en 1741. El trabajo de
Armstrong (1767) precedió en dos
años a la apertura de un «Dispensary
for Children Poor». En Viena, el
primer hospicio creado en dicha ciudad data de 1787. En Francia, en
1785, y a instancias de Luis XIV, una
comisión de la Académie des Sciences preparó un informe sobre la situación sanitaria de l´Hôtel Dieu,
donde podían encontrarse en la misma cama hasta ocho o diez niños,
siendo la mortalidad casi del 100%
de los allí ingresados. Tres años más
tarde, Tenon elaboró su famoso informe con recomendaciones para la
reforma de los hospitales. Uno de los
resultados fue que el asilo conocido
como Maison de l´Enfant Jesus, aca-
Los saberes sobre patología y clínica infantiles siguieron los mismos
avatares que los correspondientes a
la edad adulta, sobre todo, porque
en estos momentos no existía un límite definido de separación entre
Medicina Interna y Pediatría que no
existirá como tal especialidad hasta
el siglo XIX. Sobre la base de la nueva nosología inductiva y notativa
apoyada en la experiencia que había
lanzado Sydenham, se observa en la
patología ilustrada un gran desarrollo del empirismo clínico que se tra40
dujo en Pediatría, como en los demás campos, en el elevado número
de contribuciones de tipo nosográfico y semiográfico. De hecho, muchas de las enfermedades infantiles
fueron descritas por primera vez e
individualizadas durante el siglo
XVIII. La difteria fue cuidadosamente estudiada por John Fothergill
(1748), J.B.L. Homel (1765) y Francis Home (1765). R. Whytt se ocupó de la meningitis tuberculosa
(1768) y G. Armstrong de la estenosis hipertrófica de píloro (1777).
M.Underwood del esclerema neonaturum (1784) y de las malformaciones cardíacas congénitas (1789)
y así hasta una larga lista de autores
y descripciones, recogidas en todas
las clásicas historias de la pediatría.
Desde el punto de vista de los sistemas patológicos vigentes, podemos
encontrar, ya en los inicios del Setecientos, una clara actitud frente a las
enfermedades infantiles en la obra
de los grandes sistematizadores del
Barroco que, como es bien sabido,
incorporaron a la patología toda la
gama de conocimientos existentes
en su tiempo. Nos referimos naturalmente a Boerhaave, Stahl y Hoffmann. En la obra de los tres se encuentran referencias a la patología
infantil, utilizándola para ejemplificar sus planteamientos teóricos. De
este modo el De infantium affectibus
(1703) de G.E. Stahl es un claro exponente de las concepciones ani-
mistas del autor que tanto influyeron en las corrientes vitalistas posteriores. F. Hoffmann, incluye en su
Praxis clinica morborum infantum
(1715), los conceptos fundamentales de sus patologías –la atonía y la
hipertonía de las fibras– y de su sistema terapéutico. Otro tanto habría
que decir del eclecticismo del gran
Hermann Boerhaave. Por otro lado,
el interés de sus contribuciones radica asimismo en la repercusión que
tuvieron en la visión de los problemas patológicos infantiles.
En la segunda mitad del siglo
XVIII, las tendencias dominantes
fueron, por un lado, la patología sistemática de tipo vitalista y las no
menos importantes –aunque quizá
no suficientemente subrayadas en el
mundo pediátrico– corrientes antisistemáticas que mantuvieron una
oposición dialéctica con los sistemas
y que configuraron gran parte de la
medicina de estos momentos y de su
evolución posterior. Las bases principales del vitalismo eran, por un
lado, el animismo de Stahl y, por
otro, la doctrina de la irritabilidad
de Haller.
Un elemento importante es la situación de las patologías infantiles
dentro de los sistemas nosotáxicos
del siglo XVIII estudiados entre nosotros por López Piñero. De hecho la
nosotaxia histórico-natural iniciada
por Sauvages cuya base principal era
41
el síntoma, había ido perdiendo rango científico por la variabilidad del
criterio adoptado. Las consecuencias inmediatas fueron de dos tipos:
la primera fue la reducción de la nosotaxia «more botanico» a un mero
esquema didáctico. La segunda, insistía en buscar bases sólidas para la
clasificación. En el primero de los
casos aludidos, uno de los síntomas
de la pérdida de rango patológico de
la nosotaxia fue la introducción de
puntos de vista especializados. De
este modo, el sistema de David Mac
Bride (1778) incluía en una de sus
cuatro «clases» las enfermedades infantiles. Posiblemente los motivos
que le impulsaron a ello fueron de
tipo pragmático: si los médicos contaban, de hecho, entre sus pacientes
con un número elevado de niños,
era lógico que esto se reflejara de algún modo en los sistemas clasificatorios. Sin embargo, otra lectura posible sería aquella que tuviera en
cuenta que la presencia específica y
propia de este grupo taxonómico
significaba también el reflejo de la
personalidad que dicha área médica
iba adquiriendo paulatinamente
hasta desgajarse del tronco común.
a otros idiomas. En ambos, la clasificación de las patologías infantiles
no sigue sino un criterio puramente
práctico: afecciones más importantes o bien aquellas en las que el autor ha adquirido mayor práctica en
primer lugar. Después, una serie de
reglas y preceptos higiénicos ordenados por los síntomas más significativos o por el viejo sistema «a capite ad calces». Esta ordenación se
mantuvo hasta que pudieron encontrarse bases más firmes, fundamentadas en la anatomía patológica y
cuyo exponente más claro fue la
obra de Charles M. Billard, Traité
des Maladies des enfants nouveau-nés
et à la mamelle (1828), sin duda la
obra fundacional de la pediatría
contemporánea y de la que nos hemos ocupado en otro lugar.
Junto a las nosotaxias, los contenidos de las obras y las tendencias
doctrinales, es llamativa la presencia de una fuerte influencia de la patología vitalista de la Escuela de
M o n t p e l l i e r, formulada, como es
bien sabido, por Bordeu y Marthez y
una de las raíces más hondas de la
medicina hospitalaria y la mentalidad anatomoclínica. En Pediatría,
esta corriente se manifestó más tardíamente en la obra de los autores
franceses François Rilliet y Eugène
Barthez, ya en pleno siglo XIX. Por
el contrario, el vitalismo escocés y el
germánico tuvieron un influjo in-
Entre las monografías específicamente pediátricas, dos destacaron
por su difusión y vigencia, la del británico Michel Underwood (1784) y
la del sueco Rosen von Rosenstein
(1778) muy rápidamente traducidas
42
mediato y directo en el campo que
nos ocupa y el Guter Rath an Mutter
über die wichtigsten Punkte der physis chen Erziehung der kinder in der Ers ten Jahren de C.W. Hufeland (Berlín, 1799) el libro más significativo
que refleja esta tendencia. En Gran
Bretaña, la doctrina de W. Cullen,
uno de los principales seguidores,
como es sabido, del vitalismo de la
Escuela de Edimburgo, a la hora de
concretar en qué consistía la «vis vitalis» no se redujo a consideraciones
abstractas sino que desplazó dicho
principio al sistema nervioso, en
una suerte de vitalismo que se denominó «neuralpatología». En ella, el
sistema nervioso era la pieza clave
en la que se fundamentaba todo el
fisiologismo y toda la patología ya
que, según sus ideas, todas las enfermedades eran, de algún modo, nerviosas. Otra corriente que no dejó
de estar presente en las interpretaciones patogénicas de la patología
infantil fue el brownismo.
desarrollo, se considera que puede
hacer más sencillo, a la mirada del
médico, la comprensión de los mecanismos etiológicos y patogénicos
del enfermar que el adulto. Pero a la
vez, esta utilización pragmática,
tuvo un efecto inesperado, puesto
que el focalizar la atención hacia el
niño, comenzó a hacerse visible e
importante para la ciencia el cuerpo
infantil, no sólo como referente, y a
comenzar a estudiar sus peculiaridades.
Lo cierto es que, debido a todas
estas corrientes, se dejan de lado ya
las interpretaciones humoralistas y
conceptos como la «fragilidad natural» de los niños por su especial
complexión, sustituyéndose por
otros esquemas que subrayan la excitabilidad del organismo infantil, la
importancia extraordinaria del sistema nervioso y su fácil irritabilidad
y, sobre todo, la peculiaridad de la
respuesta generalizada frente a cualquier proceso morboso local, a veces
mínimo (trastornos digestivos, dentición, gusanos) debido a la cerrada
«simpatía» existente entre las diversas partes del cuerpo a través del
sistema nervioso. Con pequeñas variantes, éstos son los tópicos presentes en las obras pediátricas del siglo
XVIII.
¿Qué significado tuvieron las diferentes corrientes y sistemas dieciochescas para el desarrollo de la Pediatría? La respuesta radica en la
utilización del cuerpo del niño
como «laboratorio de pruebas» de
las mismas. Aunque a partir de la segunda mitad del siglo XIX este punto de vista se afianzará, en el siglo
XVIII, el organismo infantil, al encontrarse en las primeras fases del
Sin embargo, no es posible dejar
de lado lo que, en el día a día de la
práctica diaria, debió ser la regla,
43
aunque no se fuera consciente de
ello. Nos referimos al peso de las corrientes antisistemáticas, cuya principal base era el método inductivo
moderno y el atenimiento a una medicina basada en la observación clínica y en la experimentación. Su
programa, profundamente ecléctico,
reunía elementos procedentes de
varias tendencias, asimilando lo más
aprovechable de cada una de ellas.
En el campo pediátrico, podemos
personificar esta actitud entre los
componentes de la Alte Wi e n e r
Schule, muchos de los cuales hicieron aportaciones relevantes en este
terreno. De este modo los Commen taria in Hermanni Boerhaave Aphoris mos de cognoscendi et curandi morbis
(1765) de G. Van Swieten, incluye
un tratado sobre enfermedades infantiles. Otro tanto sucede con las
obras de Plenck y J. Peter Frank
quien, además de sus contribuciones
a la salud pública, realizó interesantes acercamientos a problemas como
el raquitismo en 1786.
blema que se plantea es saber si
hubo unas pautas distintas en el caso
de que el paciente fuese un niño ya
que, como hemos indicado al principio, no existe todavía desde el punto de vista de su institucionalización, una separación neta entre la
Pediatría y la Medicina Interna. En
segundo lugar, se trata de ver en qué
consistieron estas diferencias, si es
que las hubo. El análisis de las historias clínicas pediátricas, nos da la
clave para ver cómo esto sucedió, de
hecho, en la práctica.
Los clínicos exigentes que incluyeron patografías pediátricas en los
libros de patología, o en las numerosas monografías que hemos comentado arriba, lo hacen con una
finalidad muy concreta: «sugerir a
los médicos que no han tenido ocasión de adquirir mucha experiencia
en las enfermedades infantiles, algunas ideas sobre las mismas», indica Underwood. De la descripción
de varias enfermedades individuales podrá pasarse a la nosografía de
una determinada entidad nosológica, de un tipo determinado de enfermar. Estos ejemplos pueden ser,
además, de utilidad a los médicos,
ya que es casi universal la creencia
de que las enfermedades que afectan a los niños, aunque aparentemente más complicadas que las de
los adultos, se pueden reducir, en la
práctica, a un pequeño número de
Los libros de pediatría europeos
del siglo XVIII incluyen otros elementos de gran importancia práctica. De hecho, en línea con lo que estaba sucediendo en otras áreas,
empieza a configurarse un apartado,
dentro de las obras, que cumplía las
funciones de manual de métod o
para el clínico con unas pautas concretas de actuación. El primer pro44
especies morbosas. Uno de los modos de conocer estas afecciones es a
través de la lectura de casos clínicos
representativos de cada una de
ellas. Este modo de ver las cosas en
el que las patografías, de las cuales
hay numerosísimos ejemplos en las
monografías pediátricas, dio lugar a
que se acabaran perfilando una serie de normas metódicas en el acto
clínico pediátrico que, tomando
como base el patrón de Boerhaave,
magistralmente estudiado por Laín
Entralgo, añade elementos nuevos
como cautelas en la exploración,
pistas para recoger los datos de la
anamnesis a través de las personas
que rodean al niño, interpretación
de los signos que aparecen. En definitivo, un conjunto de elementos
que procedían en realidad de la tradición práctica de la medicina de
los niños aunque con la novedad de
una actitud metódica cada vez más
rigurosa y un intento de recopilación sistemática. Desde nuestro
punto de vista, fue este aspecto de
la clínica y no tanto el de las variables interpretaciones doctrinales, el
que está en las raíces de la especialidad en sus inicios. Si ésta no cristalizó en el siglo XVIII fue por la
ausencia de fundamentos de mayor
solidez como los que la naciente
Anatomía Patológica iba a proporcionar en los primeros pases de la
naciente especialidad en el Ochocientos.
2.3. Los conocimientos médicos y
su aplicación al cuidado de la
infancia en España
Los estudios históricos sobre la Pedia tría en la España moderna
Desde hace ya varias décadas, la
historiografía médica española ha
dado a conocer lo que son, para el periodo moderno, los autores y las fuentes escritas más representativas de la
pediatría hispana. En cuanto al tipo
de acercamiento historiográfico es
destacable el fuerte componente hagiográfico que caracterizó a gran parte de los primeros estudios y la no
menos intensa participación, aún a
pequeña escala, en la «polémica de la
ciencia española» de parte de los autores. También aquí se habla de una
suerte de edad de oro de la Pediatría
española y a los tratadistas del garrotillo se les considera poco menos que
sus héroes más significativos. Unido
a ello, la reivindicación, como puede
verse en la frase siguiente de una de
las figuras más importantes de la Pediatría española de los inicios del siglo XX, Andrés Martínez Vargas, de
la Pediatría como un producto de origen genuinamente español.
«Debemos hacernos dignos de
ella. España ha sido la primera nación en Europa que implantó la enseñanza oficial y obligatoria de la Pediatría, tal y como si respondiera con
esta medida, a su intuición científica
45
y a su abolengo. No ignoréis que España ha dado en los tiempos pretéritos la más copiosa literatura sobre
enfermedades de los niños: recordemos a los médicos árabes de la escuela cordobesa y otros que durante los
siglos XVI y XVII dieron a la luz los
únicos libros del mundo acerca de las
enfermedades de los niños. Por estos
precedentes históricos, carece de
fundamento la afirmación de que la
Pediatría es un arte genuinamente
francés». Martínez Vargas, A., Historia de la Pediatría Española. Acta
Pediátrica, 25-26, 1945, pp. 1-70.
apartado especial y las investigaciones sobre instituciones hospitalarias
que iremos citando oportunamente,
son otros tantos lugares donde es posible encontrar información.
Desde la vertiente heurística en
este caso, como en otros muchos,
nos ha sido de una gran utilidad la
Bibliographia Medica Hispanica, que
permite la localización de las obras y
de su ubicación.
Autores, obras y contenidos
Las principales figuras que protagonizaron la tarea de incorporar a
España, a través de sus escritos, dentro del movimiento que hemos visto
en el epígrafe anterior desarrollarse
en Europa, son bien conocidas a través de los estudios de Granjel. Por
ello, no vamos a volver a transcribir
aquí dichos datos sino intentar profundizar en el análisis del contenido
de las obras en su conjunto. Creemos que esta posibilidad es legítima
porque los libros pediátricos españoles de los siglos XVI a XVIII constituyen un cuerpo doctrinal coherente y con un alto grado de
homogeneidad con respecto al
tema. Los criterios utilizados para
incluir uno u otro libro, vienen dados por las palabras clave que aparecen en los escritos y que corresponden, en primer lugar, a un núcleo
básico de obras relativas a «enferme-
No son, en todo caso, muy abundantes los estudios históricos sobre la
Pediatría española del periodo moderno, aunque sí establece un capítulo importante dentro de obras de
conjunto como la de Granjel19 que
constituye, todavía hoy, la única síntesis existente entre nosotros. De su
escuela derivan, por otro lado, la mayor parte de estudios sobre este periodo. Más reciente es la monografía
de A. Orozco con una amplia cobertura temporal, aunque limitada espacialmente a Andalucía y Extremadura. Ya hicimos mención con
anterioridad al estudio de López Piñero y Bujosa Homar sobre la Pediatría renacentista. Los estudios sobre
expósitos a los que dedicaremos un
19
GRANJEL, L.S. Historia de la pediatría es pañola. Salamanca, Publicaciones del Seminario de Historia de la Medicina, 1965.
46
dades de los niños», «regimiento de
la salud y conservación de la salud
de las criaturas», «arte de las comadres y partos», así como textos médicos generales que ofrecen datos de
gran utilidad para completar el panorama, sobre todo si, como hemos
dicho, estamos en un momento en
el cual no existe la institucionalización de la especialidad pediátrica.
sible hablar de la existencia de un
modelo de rasgos bien definidos sobre estas edades de la vida que, al ser
ampliamente aceptado, influirá mucho más allá del ámbito puramente
médico, en otras esferas de la vida
intelectual y social. Dicho modelo,
de procedencia escolástica, experimentará algunas variaciones a lo largo del periodo moderno e incluye
una serie de lugares comunes o tópicos que a continuación vamos a
analizar: edades de la vida, naturaleza del niño en estado de salud y enfermedad, conservación de la salud
de los niños y terapéutica. Estos tópicos representan puntos de vista
sintéticos casi idénticos en los que el
lenguaje tiene la función de comentar, interpretar y preservar los textos
y, aunque aparecen obras originales
que no son pura exégesis o comentario de autoridades, en líneas generales estos lugares comunes se mantienen a lo largo de todo el periodo.
La distribución de las publicaciones médicas que contienen aspectos
pediátricos, muestra un crecimiento
notable a lo largo de todo el periodo.
Los primeros textos sistemáticos
proceden de la primera mitad del siglo XVI (Damián Carbó, Lobera de
Ávila); un aumento significativo se
da en las últimas décadas del siglo
XVI y los primeros años del XVII,
siendo en esta etapa las obras de Pérez Cascales y Luis Mercado las de
mayor carga doctrinal y, en el caso
de Mercado, sin duda la más influyente y citada. Los idiomas utilizados son latín y castellano. Esta última lengua predomina en los escritos
orientados desde el punto de vista
práctico con reglas terapéuticas sencillas y consejos higiénicos elementales. En una ocasión, un mismo
texto se edita en ambas lenguas
(Cristóbal Pérez de Herrera). Un
tema monográfico destaca sobre los
demás, el garrotillo o angina diftérica, quince obras entre 1598 y 1630,
pueden contabilizarse. Con este material como base, creemos que es po-
Las edades de la vida del hombre20
La temporalidad es una constante en el pensamiento científico eu20
BALLESTER AÑÓN, R. Edades de las
mujeres edades de la vida del hombre. Tópicos y lugares comunes en la crianza médica
antigua y tradicional. In: PÉREZ CANTÓ,
P., ORTEGA LÓPEZ, M. (eds.). Las edades de
las mujeres. Madrid, Universidad Autónoma
de Madrid, / Instituto de la Mujer, 2002.
47
ropeo-occidental. Hay dos formas
del tiempo que es útil distinguir: el
tiempo histórico y el tiempo personal o tiempo biográfico. Es evidente
que el tiempo es continuo pero también lo es que la continuidad no excluye la articulación. El tiempo histórico está articulado en dos
sentidos. Por un lado, tienen una articulación menor que son las generaciones, y una articulación mayor,
una especie de macroestructura que
son las épocas. Algo parecido ocurre
en la vida: la vida es también continua desde el nacimiento hasta la
muerte pero está articulada en edades. Y ello ha sido evidente siempre,
desde las culturas más antiguas se ha
reconocido la pluralidad de las edades y se ha tratado de definirlas. En
nuestro análisis queremos referirnos
a dos aspectos: por un lado, ver
cómo en los textos pediátricos aparece el tema de las edades de la vida
y, en segundo lugar, el intentar verificar la hipótesis de partida de que
existen diferencias significativas en
la conceptualización de las edades
de la vida, dependiendo de si se trata de uno u otro sexo. Si ello es así se
añadiría evidencia a los resultados
de los estudios que hablan de la existencia, desde los esquemas de la
ciencia antigua y tradicional, de dos
modelos distintos y jerarquizados.
riadores de la infancia y que vamos a
retomar aquí. Como se dijo, dicha
polémica parte de la conocida tesis
de Philippe Ariès formulada en los
años 60 sobre la inexistencia de una
delimitación clara del concepto de
infancia, en coincidencia con la escasa preocupación social por estas
etapas de la vida, antes del periodo
ilustrado. Por el contrario, historiadores como Shahar, Stephen Wilson o Holmes entre otros, encuentran numerosos testimonios de lo
contrario en fuentes muy variadas.
Desde nuestro punto de vista y circunscribiéndonos a las fuentes histórico-médicas, parecen más plausibles las tesis citadas en segundo
lugar. En otro tipo de estudios realizados en los últimos años en nuestro
país sobre historia de la infancia en
el Antiguo Régimen, se suelen mantener las tesis de Ariès, si bien es
verdad que el tipo de fuentes utilizadas son de otras áreas diferentes a las
del presente trabajo, como por
ejemplo mantienen: Santaolaria
Sierra, F. Marginación y educación.
Historia social en la España Moderna
y Contemporánea. Barcelona: Ariel,
1997 y Delgado B. [Historia de la in f a n c i a. 2ª ed., Barcelona: Ariel,
2000]. Sin duda la influencia de
Ariès entre nosotros ha sido fundamental. En ciertas áreas, por ejemplo, la Revista de Educación le dedicó
un número monográfico a la «Historia de la infancia y de la juventud»,
Ya hemos comentado antes la
polémica existente entre los histo48
nº 281, cuyo primer artículo era del
autor francés. La traducción de su
obra al castellano (Madrid: Taurus,
1987) así como la de De Mause
(Madrid: Alianza ed., 1982) han
contribuido, como indica B. Delgado, a aumentar el interés por estos
temas entre nosotros.
Aunque a veces parece un poco forzada esta correspondencia, no deja
de tener su interés como si el viejo
tema de las edades fuera como un
Guadiana que tiene sus fases de interés/desinterés, en función de los
conocimientos y de las herramientas
de análisis disponibles.
La existencia de un bien delimitado conjunto de saberes y prácticas,
propias y específicas del periodo infantil, que dichas peculiaridades
pueden rastrearse perfectamente en
el arquetipo de las edades de la vida,
así lo confirman, aunque ciertamente la ambivalencia de las actitudes
de padres y madres, médicos y familiares y, de la sociedad en su conjunto, es la norma, sobre todo si nos referimos al tema de la percepción de
la muerte de los niños. Desde los trabajos que se han ocupado del tema
de las edades de forma directa o indirecta, habría también que señalar
las aportaciones novedosas de historiadores como Shulamith Shahar
que constituyen una importante
base de reflexión. Para esta autora,
las edades de la vida que aparecen
en las obras médicas, literarias y didácticas antiguas y tradicionales, se
corresponden con la observación
empírica a lo largo de siglos, de las
etapas en la formación de la personalidad del niño verificada en el siglo XX por los trabajos de Jean Piaget y Erik Erikson entre otros.
Los orígenes del tópico
Martín Martínez, en su Medicina
Escéptica (1748) pone en boca de los
personajes ficticios que polemizan
en la conversación sexta de la obra,
relativa a «que sean las edades y
cuántas», el hipocrático, el galénico
y el químico un interesante resumen
de las ideas que sobre este lugar común tienen cada uno de ellos. El hi p o c r á t i c o, desde una perspectiva
poco dogmática, dice las siguientes
palabras:
«No gastéis tiempo en eso (en
ver el número de edades) pues según
los fines que se han propuesto los autores, han dividido tan variadamente las edades que apenas hay número que no tenga su protección: tal
vez, edad se toma por aetas y esto es
todo el curso de la vida; tal vez por
los dos extremos: mozos y viejos; tal
vez por los tres estados de Aristóteles; tal por cuatro como Hipócrates,
tal por cinco con Platón; otros dan
seis edades, otros ocho partiendo la
vejez en vejez y decrepitud y la me49
nor edad en infancia y puericia y
también es de Hipócrates esta división. Los astrólogos dan siete por la
fingida correspondencia a los planetas, hay quien de siete en siete años
admite una edad y hasta doce edades
no faltan patronos...»
los cambios corporales con una interpretación doctrinal proviniente
de los esquemas propios de la iatroquímica.
No es posible entender estos
puntos de vista si no nos remontamos a los orígenes. ¿De dónde procede el tópico de las edades de la
vida del hombre? Sin ningún género
de dudas su punto de partida hay que
buscarlo en la Antigüedad Clásica y,
como sucede con el resto del conjunto de saberes biológicos y médicos, en el contexto armonizador que
era la teoría humoral. Dicho concepto va a ser vehiculizado en el largo y complejo proceso de transmisión de la ciencia clásica occidental
tras pasar por el tamiz de la ciencia
árabe y del mundo bizantino y volver a la Europa Occidental a través
de ellos. Al exponer la doctrina de
las edades de la vida del hombre tras
el estudio de las cosas naturales o fisiológicas, la Isagoge de Ioannitius,
el texto escolar más importante de
la historia del galenismo, dice:
Por el contrario, el galénico ofrece el entramado doctrinal más común:
«Las edades son los varios temperamentos o mutaciones que por
todo el espacio de la vida inducen
en el viviente las causas necesarias
e inevitables. Son varios los temperamentos o mutaciones que por el
espacio de la vida (inducen en el viviente las causas necesarias e inevitables). El temperamento que sacó
el viviente de los principios de la generación es el temperamento innato; éste se distingue (diferencia) en
la(s) edad(es) porque en la vejez ya
se ha resuelto y borrado el temple
que contrajo el viviente en la generación... La causa del aumento en
el niño es la mucha humedad y ternura de las partes que, al menor ímpetu del jugo nutritivo, cede y se
dilata»
«Cuatro son las edades, a saber,
adolescencia, juventud, senectud y
decrepitud. La a d o l e s c e n c i a es de
complexión cálida y húmeda, en
ella crece y aumenta el cuerpo hasta
llegar a los veinticinco o treinta
años. A ella le sigue la juventud, que
es cálida y seca y que conserva en su
perfección el cuerpo sin disminución de sus fuerzas; ésta acaba a los
Finalmente, el químico se refiere
hasta a siete edades distintas, a saber: infancia, puericia, pubertad,
adolescencia, juventud, virilidad y
senectud. Las diferencias entre una
y otra se realizan con un criterio procedente de la pura observación de
50
treinta y cinco o cuarenta años. A
continuación viene la senectud, fría
y seca, en la que el cuerpo empieza a
disminuir y decrecer algo, sin que
falte, no obstante, la fuerza; dura
hasta los cincuenta y cinco o sesenta años. Le sucede la decrepitud, con
su concurrencia de humor flemático
frío y húmedo; en ella se hace presente la carencia de fuerza y ella,
con el transcurso de los años, pone
fin a la vida».
años– es «perfecto», porque en él ha
finalizado ya el proceso de crecimiento y no se ha iniciado todavía
el de disminución o decrecimiento.
En términos aristotélicos, la juventud es el periodo de la vida del ser
humano que transcurre entre el final
del proceso de «generación» y el inicio del de «corrupción». Ahora
bien, en la filosofía aristotélica y,
por extensión, en toda la filosofía
antigua, la «naturaleza» de un ser o
una cosa sólo existe perfecta una vez
finalizada la generación y aún no
iniciada la corrupción. Lo cual plantea un grave problema, el de si el
niño es un ser natural, es decir, el de
qué sentido tienen la expresión «naturaleza» aplicada al niño.
A través del fino análisis que sobre este tema hizo Diego Gracia21,
podemos seguir el razonamiento sobre las edades de la vida y la naturaleza del niño en la Antigüedad clásica. Por su especial interés, vamos a
reproducir sus palabras. En el texto
citado arriba se dice que la juventud
sigue a la adolescencia, que es cálida
y seca, perfectum sine diminutione vi rium corpus conservans, conservando
el cuerpo sin disminución de sus
fuerzas. La expresión, tan escueta,
no es fácil de entender. ¿Cuál es su
significado? Por el contexto, comenta Gracia, deducimos que hasta
los cuarenta años, una vez acabada
la juventud, empieza la «disminución «, el «decrecimiento» del cuerpo humano, en tanto que la adolescencia, por el contrario, el cuerpo
«aumenta». Parece que el periodo
de la juventud –entre los 25-40
La generación del ser humano no
finaliza en el momento del nacimiento sino mucho después, cuando
se alcanza la madurez biológica y
psicológica entre los veinticinco y
los treinta años. Sólo entonces el
hombre es un «ser natural», es decir,
en la plenitud de sus potencias y facultades, tanto corpóreas como anímicas; sólo entonces el hombre puede alcanzar su «perfección», la salud
y belleza en el cuerpo y la bondad en
el alma. Al hombre le pertenecen
por «naturaleza» estas propiedades,
la bondad, la belleza, la salud. Más
aún, en la naturaleza humana hay
una correlación perfecta entre cuerpo y alma y sólo en un cuerpo sano y
bello puede existir un alma buena.
21
GRACIA, D. ¿Es el niño un ser enfermo?
Jano, 662, 11- 23.
51
Hasta que el hombre alcanza la
madurez y su naturaleza logra la perfección, no puede considerarse ni
como sano, ni como bello ni como
bueno. El niño, no es, en primer lugar, sano, ya que su complexión carece de temperancia. Como consecuencia, tampoco es bello. El niño,
en fin, no es bueno. Las cualidades
del alma se hallan determinadas, en
toda la tradición socrática, por la
complexión humoral: no puede haber un alma buena en un cuerpo intemperado. Al niño no le pertenece
la virtud como nota constitutiva de
su naturaleza y, mucho menos, a la
niña. Por ello, es fundamental la pai deia, tanto del cuerpo como del espíritu. En el primer caso, la díaita con
la adecuada regulación de las cosas
que el galenismo definió como sex
res non naturales: medio ambiente,
comida y bebida, movimiento y reposo, sueño y vigilia, excreciones y
secreciones y afectos del ánimo.
También es necesario ejercitarse en
combatir la ignorancia y el vicio mediante el conocimiento y la virtud.
idea de que el estatus del niño no es
ni natural ni contranatural sino
neutro. Así la naturaleza del niño se
caracteriza por su n e u t r a l i d a d, un
tipo especial de intemperancia que
le hace muy propenso a evolucionar
fácilmente hacia el estado de enfermedad, que de alguna manera le aleja de la salud y que requiere una cuidadosa paideia desde el nacimiento.
La naturaleza del niño en estado de salud
Ya nos hemos referido en un epígrafe anterior a cómo la tradición
aristotélico-galénica considera al
niño como una versión todavía imperfecta del hombre adulto por ser
su complexión cálida y húmeda, lo
que le hace estar sujeto a la máxima
corruptibilidad. Frente a la mujer,
también imperfecta, el niño es perfectible, puesto que conforme va
creciendo el calor persiste pero la
humedad, cuyo exceso es muy perjudicial sobre todo para el cerebro, va
aminorándose. Su complexión es
delicada y por ello «tienen los nervios débiles y molificados». Esta debilidad se pone de manifiesto en
muchos capítulos de las obras pediátricas y así se habla, por ejemplo, de
«débiles osezillos... y sujetos tan flacos por su ternura y débil complexión» de blandura de los huesos de
la calota que posibilita la aparición
de hidrocefalia; de debilidad en las
El análisis de Gracia apunta a lo
que constituye el elemento nuclear:
la naturaleza del niño en estado de
enfermedad. Es decir, si por su naturaleza intemperada, de hecho, ser
niño equivale a estar enfermo; en
otras palabras, el periodo de la infancia es, en sí mismo, contranatural. La solución viene dada por la
52
túnicas que componen la estructura
del ojo, etc.
blo de Egina o Avicena (éste último,
por ejemplo, muy presente en la
obra de Lobera), pero a finales del
siglo XVI se observa la incorporación de la nueva anatomía vesaliana: «el rechinar los dientes cuando
hay lombrices intestinales, se debe a
que los músculos que abren y cierran
el ano se relacionan con el vientre y
el cerebro como sabemos desde Vesalio». Al margen de las descripciones embriológicas, la primera vez
que el niño aparece tal como es, es
más tardía, hacia 1680 con una visión geométrica, plenamente moderna, del cuerpo del niño. Es quizá
uno de los primeros lugares por donde se irá resquebrajando el modelo
escolástico al no establecerse diferencias cualitativas entre la naturaleza del niño y la del adulto.
Por otro lado, las potencias racionales –imaginación, pensamiento y memoria– están muy poco desarrolladas al nacer. Sólo a partir de
los siete años puede decirse que el
niño ha entrado en la «edad de la razón». Tienen una fuerte virtud natural necesaria para el crecimiento. El
que crece necesita mucho alimento,
lo que les hace muy voraces (Valles,
Mercado Lobera de Ávila así lo afirman).
Íntimamente ligado a la complexión natural del niño, los autores
ofrecen lo que son las características
más significativas de la psicología
infantil y que podemos resumir del
modo siguiente: hasta los siete años,
no pueden entender ni distinguir el
bien del mal. Tienen gran facilidad
para aprender pero les resulta muy
difícil retener lo aprendido ya que su
mente está demasiado ocupada en
juegos y alegrías. Se mueven mucho
y aman sólo a quienes les consienten
sus caprichos. Lloran, ríen y hablan
mucho. No son prudentes ni constantes. Ellas, las niñas, tienen un aspecto más agradable y risueño, pero
son ligeras y envidiosas y tienen el
corazón mudable y engañoso.
Las enfermedades infantiles y la prácti ca médica
Aquí los tópicos podemos agruparles en torno a las respuestas dadas
a tres cuestiones: ¿Por qué son tan
frecuentes las enfermedades de los
niños?; ¿cuáles son sus causas?; ¿por
medio de qué señales se manifiestan?
A estas tres preguntas añadiríamos
una cuarta y es la de desvelar qué tipo
de patología aparece en los textos.
En general, las observaciones
anatomofisiológicas son glosas y comentarios a Aristóteles, Galeno, Pa-
Enferman más los niños que los
adultos, sobre todo en los primeros
días de la vida y durante la lactan53
cia, por su complexión humoral reiteradamente citada: «Todos los males en ellos proceden del exceso de
humedad, cualidad que con el calor
hace que estos cuerpos sean tan propensos a la enfermedad. Padecen
con facilidad enfermedades por
cualquier causa, tanto interna como
externa y además influyen en ellos
los accidentes que han padecido en
el interior del útero y en los trabajos
del parto. Casi en cada autor se repiten frases parecidas a la siguiente:
«Y porque así son sin número, si todas las enfermedades las tuviera que
escribir, sería muy prolijo»; «Innumerables enfermedades son las que
he visto en lactantes y niños» (Núñez de Oria); «Hay mil afecciones
que afligen al niño» (Mercado). En
estas frases se observa una gran imprecisión, un temor a equivocarse, a
internarse en un terreno resbaladizo
y lleno de dificultades y conjeturas.
madres porque desconocen las causas, ya que es precisamente este conocimiento por causas el que distingue al médico científico.
Los libros contienen una pormenorizada descripción de las sex res
non naturales como causa de enfermedad y se alude, asimismo, a las
causas internas como los diferentes
temperamentos individuales. La
etiología más comúnmente aceptada en los niños más pequeños es la
mala calidad de la leche de la madre
o nodriza, su consumo excesivo o su
ritmo inadecuado. Por ello, la alteración inicial que produce la enfermedad en la mayor parte de los casos, es decir, la causa sinéctica, es la
corrupción inicial del alimento en
el tubo digestivo que provoca, secundariamente, una afectación del
cerebro –hacia el que ascienden los
vapores nocivos– que comunica, a
su vez, su daño a otras partes del
cuerpo.
La doctrina de las causas tienen
una factura claramente galénica,
aunque desarrollada en algunos
puntos: «Es una gran verdad que la
humedad en los niños es todo aquello que llamamos causa» No obstante, el médico tiene que distinguir
entre lo que debe ser húmedo en la
naturaleza del niño, lo cual es saludable y necesario, de lo que efectivamente predisponga a las enfermedades. No pueden dejarse las
dolencias infantiles en manos de co-
En lo que concierne a las señales
de enfermedad, señala Mercado que
algunos de los que consideran el arte
y método de curar las enfermedades
de los niños, confunden las causas
que las incitan con las señales con
las que se dan a conocer. De los tres
recursos principales que señala Laín
Entralgo al estudiar el diagnóstico
en la medicina galénico-tradicional:
exploración sensorial, comunicación verbal y razonamiento, sólo
54
parcialmente podrán ser aplicados
en el caso del paciente-niño. Frecuentemente se repiten frases como
la siguiente, correspondiente a Pérez
de Herrera: «No pueden manifestar
(las enfermedades) con quejas ni
mostrar enteramente por pulso, orina u otras señales y excrementos que
suelen en los adultos dar indicios de
ellas». No por ello, pese a este marcado pesimismo, dejaron de utilizar
la observación sensorial y, sobre
todo, recurrir a la experiencia, piedra de toque de los autores de las
monografías. Puesto que el niño no
sabe decir ni dar a entender sus molestias, en este combate contra la enfermedad, los médicos de poca experiencia yerran. Pérez de Herrera
llega a decir que muchos niños mueren porque padecen dolor y aflicción
«por no saber quejarse» y que «es
cosa de gran peligro aver de curar
sólo por conjeturas cosas tan escuras
y dudosas». Todos los tratadistas, sin
excepción, mencionan su trayectoria profesional como garantía de conocimiento práctico de la realidad
de las enfermedades infantiles.
obras clásicas ya citadas, incluso
con idéntica ordenación. Una excepción a valorar: la angina diftérica o garrotillo, auténtica novedad en la literatura renacentista
española.
– Excepto algunas especies morbosas
(sarampión, viruela, difteria, epilepsia), el resto de capítulos son una
mera enumeración de síntomas:
tos, vómitos, hipo, estornudos.
– Se estudian las enfermedades más
comunes y no se plantea en las
obras hacer listados nosológicos
exhaustivos. Estas enfermedades
frecuentes se refieren principalmente a lo que podríamos englobar bajo el rótulo de trastornos digestivos y errores dietéticos en los
lactantes. En los niños más mayores hay mayor frecuencia de patología infectocontagiosa.
– Solamente cuando a finales del siglo XVI aparece de forma epidémica la difteria, 1613 es denominado
«el año de los garrotillos», es cuando surgen estudios monográficos relativos a este tema como los clásicos
y ya citados antes de Mercado, Pérez Cascales o Ruizes de Fontecha.
Pero volvamos a la pregunta inicial: ¿Qué enfermedades aparecen en
los textos y cómo se tipifican? Son
destacables los aspectos siguientes:
2.4. Los niños expósitos en la España Ilustrada
– La escasa novedad de los distintos
capítulos que enumeran la patología infantil. Generalmente se trata de meras repeticiones de las
La existencia de monografías sobre expósitos en la España moderna,
55
es una clara expresión de algo que
fue vivido como un problema por la
sociedad de la época, muy en particular en las publicadas en las últimas
décadas del siglo XVIII. Contamos
con excelentes trabajos que nos han
hecho conocer las dimensiones del
problema y alguno de ellos como el
de Carreras22, el más completo desde
el punto de vista de la historia de la
medicina, cuenta, entre las fuentes
manejadas, con las de tipo impreso.
No es necesario insistir demasiado
en la enorme relevancia de las mismas para cuestiones fundamentales
de tipo demográfico y social como el
estudio de la pobreza. Junto a otro
tipo de fuentes no impresas, son indispensables para poder reconstruir
con precisión la gravedad de la situación en lo tocante a la cuestión
de la morbilidad y mortalidad infantiles.
¿Quiénes fueron los autores de las
obras sobre infancia abandonada?.
Eclesiásticos, políticos, filántropos y
médicos se reparten las autorías. Los
precursores, como señala A. Carreras, hay que buscarlos en el siglo
XVII, en la obra de dos médicos,
Cristóbal Pérez de Herrera (1604) y,
sobre todo, en Luis Brochero
(1626). Junto a ellos, un clérigo,
Fray Tomás Montalvo, publicó una
Práctica política y económica de expósi tos... (1700) tomando como base el
manuscrito del Rector del Hospital
de Expósitos de Granada, quien falleció antes de que la obra viera la
luz. Sin embargo, el grueso de las publicaciones están concentradas en
las últimas décadas del siglo XVIII,
dato coherente, como es bien sabido, con lo que fue la preocupación
demográfica y toda la constelación
de elementos que constituyen la
Ilustración en España y que, como
ha sido repetidamente señalado por
todos los historiadores de la infancia, aúna la sensibilidad prerromántica frente a la infancia con la visión
utilitarista de hacer de cada individuo una persona útil a la sociedad.
Pero también jugaron un papel relevante las circunstancias locales de
un determinado país; en el caso que
nos ocupa, la mayor parte de las
obras se publicaron durante el reina-
22
CARRERAS PANCHÓN, A. El proble ma del niño expósito en la España Ilustrada. Salamanca, Instituto de Historia de la Medicina Española, 1977. Otros excelentes
trabajos sobre expósitos son los siguientes:
SANTALO, G. Marginación social y mentali dad en Andalucía Occidental: expósitos en Se villa (1613-1910). Sevilla, 1980. OROZCO
ACUAVIVA, A. Historia médico-social del
niño en Andalucía Occidental y Extremadura.
Sevilla, Sociedad de Pediatría Occidental y
Extremadura, 1990. SHERWOOD, J. Po verty in Eighteenth Century Spain. The Wo men and Children of the Inclusa. Toronto,
University of Toronto Press, 1988. VIDAL
GALACHE, F., VIDAL GALACHE B.
Bordes y bastardos. Una historia de la Inclusa
de Madrid. Madrid, Compañía Literaria,
1995.
56
Fig. 4. Grabado representando un torno tradicional para la recogida de los niños abandonados en un hospital o en un hospicio.
do de Carlos IV y el gobierno de Godoy fue especialmente sensible a estos problemas, ya que como Carreras
indica y es fácilmente evidenciable,
durante su privanza autores como
Uriz, Iberti o Murcia, le dedicaron
sus obras. En este sentido, las referencias a expósitos están reflejadas
en la actividad llevada a cabo por
personajes fundamentales en la España ilustrada como Feijóo, Sarmiento, Jovellanos o Cabarrús, aunque aquí nos vamos a limitar a los
trabajos monográficos sobre expósitos que, como comentábamos antes,
tuvieron diferentes procedencias en
consonancia con lo que fue una pre-
ocupación compartida por amplias
esferas sociales. En las obras dieciochescas aparecen políticos (Alberto
Megino), responsables organizativos
de hospicios (Tomás Anzano), clérigos (Juan Antonio de Trespalacios,
Joaquín Xavier de Uriz, Antonio
Arteta) y médicos (Santiago García
Jaime Bonells, José Iberti). De otros
tratadistas sobre expósitos de gran
trascendencia, como Ignacio M.
Ruiz de Luzuriaga sólo nos ha llegado su obra manuscrita.
El paternalismo fue el tipo relación que se establecía entre el poder
político y religioso y los ciudadanos
57
en el contexto del despotismo ilustrado. El rey era el padre del pueblo y
el Papa el representante de Cristo en
la Tierra. La iglesia consideraba a sus
miembros como formando parte de
la familia cristiana y el estado consideraba a sus súbditos como hijos que
debían obediencia y lealtad. En el
Antiguo Régimen se desarrolló un
elaborado sistema de instituciones
caritativas con objeto de mitigar las
pésimas condiciones de vida de
la mayoría de la población en el
p e r i odo preindustrial. Los pobres
cumplían, en este contexto, una importante función al ofrecer oportunidades de ejercer sobre ellos la caridad
cristiana y la generosidad. Las inclusas dependían de la iglesia, del estado
o de particulares que veían a los pobres en los términos que acabamos de
comentar. En el caso de España, además, la protección de los expósitos
tenía además otro componente en
relación con otros países europeos: el
honor de la familia dependía, en
gran medida, de la honestidad de las
mujeres que la componían y que los
hombres estaban obligados a proteger. Así, la inclusa era una forma de
proteger dicho honor, puesto que el
hijo ilegítimo no tenía cabida en una
familia honorable. Por medio de estos establecimientos, el rey, o la autoridad eclesiástica, tomaba bajo su
supervisión y cuidado estos niños,
bajo su manto protector con una paternidad subrogada.
El expósito como víctima y el expósito como paciente son dos de los
rasgos que en estas obras se pueden
rastrear y que van indisolublemente
unidos: tratadistas médicos y autores
ajenos a la medicina, no dejan de subrayarlo. Como veremos en un epígrafe posterior, la especial relación
que entre médicos y niños enfermos
se produce, está marcada por la compasión, sentimiento que en el caso
de la infancia abandonada es todavía más marcado. Sobre todas las
obras, sin excepción, está pesando
una realidad: la dimensión de las cifras de mortalidad para la que se utilizan adjetivos muy variados, siendo
el de «aterradora» uno de los más
frecuentes. Los testimonios de ello
son tan abundantes en las fuentes de
la época, que no parece que quepa la
menor duda de que, como decía Antonio Bilbao, «exponer a esos niños
era la misma cosa que matarlos». Los
datos que ofrece Ignacio María Ruiz
de Luzuriaga en un documento escalofriante por lo que allí se contiene,
Estadística Político-Médica o estado
comparativo de los Xenodochios... o
sea Casas de Amparo u Hospicios de
Maternidad, Inclusas y Casas de
Huérfanos o Desamparados de Espa ña, dispuesta según el orden de los ar zobispados y obispados con la mira de
perfeccionar estos Establecimientos se gún las mejoras de las demás naciones
de Europa (Mss. en 5 volúmenes escrito entre 1817 y 1819 y que se
58
conserva en la Real Academia Nacional de Medicina de Madrid), el
hospicio de Santiago de Compostela contaba con 733 expósitos en
1803, de los cuales murieron 558,
siendo la tasa de mortalidad infantil
de 761.2 por mil nacidos vivos. Para
los médicos constituía todo un reto,
una de las fronteras que la enfermedad ponía al arte de los galenos. En
definitiva, la exposición no era sólo
un tremendo problema social, también era un problema médico. Las
condiciones de los hospicios fueron
un motivo más para que la medicalización de la actividad del cuidado de
los niños se produjera en los términos que hemos comentado arriba.
Estas instituciones, donde docenas
de niños enfermaban y morían, eran
una excelente oportunidad para
aprender clínica infantil, para observar las patologías más variadas,
probar remedios y desarrollar nuevas
técnicas. Como ha sido señalado por
los estudiosos del tema, podría darse
la paradoja de que estos lugares, acusados con mucha razón de ser ellos
mismos parte del problema, jugaran
un papel positivo en el posterior desarrollo de la actividad pediátrica,
ciertamente mediante un elevadísimo precio. No son pocos los ejemplos en el mundo europeo de transformación de un hospicio o casa de
misericordia, en un hospital pediátrico. La propia Inclusa de Madrid es
un ejemplo de esta evolución. Las
huellas de la nueva medicina para
los niños que estaba gestándose sobre todo en la Francia del siglo
XVIII, iba calando hondo en los escritos de los médicos autores de libros sobre infancia abandonada.
Un elemento a destacar, aunque
desconocemos en qué medida se dio
aquí, donde presumiblemente lo hiciera a menor escala que en el mundo francés, fue la utilización de los
expósitos como cobayas humano
para experimentar diversos tipos de
leches animales como sustitutas de
la leche humana. Autores españoles
como Santiago García citan trabajos foráneos como el experimento
llevado a cabo en Rouen, donde se
crearon las mejores condiciones de
limpieza y cuidado para lactantes
pero a los que se suministró, para ver
los resultados, leche de vaca, lo que
fue una auténtica catástrofe. O los
ensayos hechos en l´Hôpital des En fants Trouvés parisino administrando mercurio a las madres para tratar
la sífilis hereditaria.
Un caso aparte, del que sí tenemos constancia, es el de la vacunación antivariólica, utilizada en los
niños expósitos como una contribución de los mismos al progreso de la
ciencia, lo que añadía utilidad a sus
vidas. El ejemplo paradigmático fueron los niños que partieron desde la
Inclusa de La Coruña en la expedición de Balmis. En la polémica desa59
tada en torno a la vacuna también
terciaron los responsables de las inclusas y no siempre hubo una concordancia de puntos de vista entre
ellos mismos. Por ejemplo, parece
ser que en principio se pensó que alguno de los niños expósitos del viaje de Balmis proviniera de la inclusa
madrileña, estando de acuerdo los
médicos. Pero como indicó hace
unos años Paula Demerson, la actitud de la Junta de Damas del hospicio madrileño, que dirigía la marcha
de la institución, se mostró contraria a esta situación; con un criterio
distinto al de los médicos, considerando que los peligros que acarreaba
el viaje no podían compensar la hazaña filantrópica de Balmis y Salvany, cuando el bien que a los niños
se les reportaba era prácticamente
nulo. Es importante señalar el magnífico trabajo realizado en la inclusa
madrileña por esta Junta de Damas
que dirigió la condesa de Montijo.
Con su dedicación a los niños abandonados, ayudaron mucho a mejorar
sus condiciones de vida. Muy recientemente, Susana Ramírez ha
exhumado una serie de interesantísimos documentos que el médico
cubano Tomás Romay y Chacón,
una de las figuras centrales, como
veremos, de la introducción de la
vacuna en América, remitieron a la
Inclusa madrileña y que podrían servir como guía de actuación para las
actividades llevadas a cabo en los lo-
cales del establecimiento madrileño, sobre todo teniendo en cuenta
la propia experiencia de Romay
como médico de un establecimiento
benéfico cubano donde también se
recogían niños abandonados.
Sin embargo, en otros muchos
más casos, sabemos de la influencia
de las obras de los médicos en la
marcha de las inclusas. Este es el
caso, por ejemplo, tanto de la primera, como de la nueva y aumentada edición de la obra de Santiago
García titulada Instituciones sobre la
crianza y física de los niños expósitos
que, como señalan Florentina y Benicia Vidal, tuvieron una gran influencia en las reformas llevadas a
cabo en la Inclusa de Madrid por la
Junta de Damas de Honor y Mérito.
La penosa situación de los niños
en las Inclusas o en los espacios destinados a los mismos en los hospitales nos es familiar a través de no pocos estudios que se han ocupado del
tema. Las patologías prevalentes
aparecen en ocasiones en las obras
impresas, aunque hay que decir que
las fuentes de archivo son mucho
más relevantes para este tema. Una
enfermedad que aparece frecuentemente es la sífilis y la pretendida
transmisión de la misma del niño sifilítico a la nodriza, causaba temor,
repugnancia y rechazo a llevarse el
niño a su propia casa, pese a la necesidad económica. Las infecciones
60
oftalmológicas eran muy frecuentes
y se atribuían en ocasiones a la enfermedad venérea. Procesos micóticos como el muguet y otro tipo de
aftas bucales causaban muchas
muertes por desnutrición, al ser dolorosa la ingestión de leche y negarse a la lactancia. Sarna y tiña eran
dos acompañantes asiduas de los expósitos, lo mismo que otras muchas
afecciones dermatológicas. En ocasiones, el tratamiento dado a determinadas afecciones podía ser, en sí
mismo el causante de efectos negativos, como señala Ruiz de Luzuriaga con respecto a la agresiva acción
curativa destinada a hacer desaparecer la tiña, que causaba con posterioridad no pocas calvicies. Las
afecciones más graves, en este oscuro panorama eran las de tipo respiratorio y gastrointestinal, causadas,
en no pocas ocasiones, por patología infectocontagiosa de etiología
diversa, como difteria, sarampión o
viruela. A este respecto, las Institu ciones sobre la crianza física de los ni ños expósitos de Santiago García,
uno de los mayores conocedores de
estos establecimientos, es muy interesante ya que, como parte del proceso de medicalización que hemos
mencionado, planeaba un tipo de
hospicio que quedaba, al menos en
parte, sometido a las reglas de un
hospital para niños enfermos. Por
ejemplo, establecía no menos de
dieciocho diferentes salas, dentro de
una de las dos grandes divisiones del
establecimiento: una, destinada a
los niños sanos y otra sala para niños enfermos con habitaciones separadas para albergar niños que padecieran diferentes enfermedades
(patología ordinaria no grave, y enfermedades contagiosas como las de
tipo respiratorio, gálicos, sarnas,
herpéticos, aphtas, glositis, sarampión y viruela).
Un capítulo fundamental en muchas de las obras sobre expósitos y
monografías enteras están dedicadas
a la lactancia y a la utilización de las
nodrizas. Los médicos y administradores de los hospicios defienden con
dureza la necesidad de vigilar muy
de cerca las acciones de las nodrizas,
figuras clave para mantener la vida
de los niños. Santiago García elabora todo un programa de tareas a realizar con los niños destinadas a las
n odrizas que permanecían en los
hospicios: debían levantarse a las 5
de la mañana en verano y a las 6 en
invierno, lavarlos con agua templada, cambiarlos tres o cuatro veces al
día y alimentarlos seis veces al día.
Sus habitaciones tenían que permanecer limpias y utilizar parte de su
tiempo en preocuparse de la ropa de
los niños. Cuando se les autorizaba a
salir, siempre acompañadas, debían
ir en grupos de cuatro y sólo podían
conversar con sus maridos o familiares o con alguien que fuera conocido
61
por los supervisores. Mucho más frecuentes en las obras son los listados
sobre las características de una nodriza perfecta, como el haber sido
madre una vez y haber criado un
hijo sano, tener buena dentadura y
buena complexión, entre otras muchas cualidades, físicas y morales,
que difícilmente se encontraban en
la realidad diaria de las nodrizas de
las inclusas. La lactancia artificial
era otro de los temas discutido por
los médicos, sobre todo a finales del
siglo XVIII por influencia de las
prácticas realizadas, sobre todo, en
los establecimientos franceses para
niños abandonados y algunos se
mostraban entusiasmados por las
novedades técnicas en materia de
lactancia, ora con la mezcla de uno
u otro tipo de leche animal con
otros alimentos, ora con los ensayos
hechos mediante diferentes artilugios ideados con el objeto de que la
leche llegara a las bocas de los lactantes directamente, como planteó
García, partidario de la utilización
de la leche de cabra. Junto a García,
que hemos elegido como testigo,
otros autores como Iberti o Bonells
son decididos defensores de la alimentación artificial a base de papillas.
en las inclusas. Puesto que en estos
niños la lactancia materna, la deseable y estimadísima por todos los
autores de las obras, encabezados
por Jaime Bonells, era imposible, la
lactancia artificial debía ser ensayada para evitar la lactancia mercenaria, denostada en los tratadistas ilustrados por los abusos que en dicha
situación podían darse y que redundaban en el empeoramiento de la situación de los niños abandonados.
Los principios generales que regían
la educación de los niños expósitos
eran similares a los que no lo eran,
esto es, el retorno a la naturaleza y el
evitar todo aquello que coarta el desarrollo del individuo como persona. Por ello, desde el primer momento, ya en la lactancia, se
suprimen fajas y corpiños que, como
había dicho Rousseau, hacían parecer a los niños «como crucificados
colgados de sus fajas, con el rostro
amoratado, el pecho fuertemente
comprimido privando la circulación
de la sangre».
Tras la lactancia, cesaba en muchas ocasiones la atención de los poderes públicos como se denuncia sistemáticamente y no era infrecuente
que cuando llegaban a los cinco o
seis años, estuvieran en la calle pidiendo limosna. A. Carreras reproduce el testimonio coetáneo de Meléndez Valdés: «Tendidos [los niños]
por las calles y plazas, comiendo in-
La búsqueda de nuevas formas de
alimentar a lo expósitos era, en realidad, una manera de evitar la dependencia absoluta de las nodrizas
62
distintamente cuanto les viene en
mano, durmiendo, ya al sereno, ya al
sol, sin abrigo ni reparo alguno, incapaces de cuidar de sí mismos ni
conocer lo que puede dañarlos... yo
he visto con dolor a muchos que parecían cadáveres».
fueron diez los que partieron de Madrid 23. Los que partieron de La Coruña, por su parte, fueron escogidos
directamente por las altas autoridades eclesiásticas y también por el cirujano de mayor categoría y experiencia del Hospital Real de
Santiago. Por otro lado, los requisitos exigidos desde el punto de vista
técnico por el Director de la Expedición es que tuvieran entre 8 y 10
años y que no hubieran pasado las
viruelas naturales. En el proyecto
inicial se requería la presencia de
una docena de niños o poco más,
cada 25 a 30 días. No siempre se
cumplió la condición de la edad y se
recurrió a niños más pequeños o más
mayores cuando hubo necesidad y
tampoco el número de niños teóricamente necesarios, pues la cifra fue
más reducida en general. En el trayecto más largo, desde Acapulco a
Filipinas, también fué más elevado
el número de niños, alcanzando la
cifra de veintiséis. Finalmente, no
todos eran niños expósitos sino que,
Poco a poco se abrieron dos caminos que significaban una mejora
en esta horrible situación: podían
ser adoptados por alguna familia o
bien, volver a la Inclusa a aprender
un oficio. La salida definitiva del establecimiento se hacía entre los diez
y los catorce años.
2.5. Los niños que participaron en
la Expedición
Es difícil aventurar de forma
exacta la cifra total de niños que
participaron en uno u otro momento de la Expedición. Se habla siempre de los veintidós niños que partieron en la María Pita, pero fueron,
de hecho, muchos más los que, a lo
largo del viaje, se incorporaron al
proyecto en las zonas donde la Expedición iba pasando. Para empezar,
como acabamos de comentar, desde
la Inclusa madrileña se planteó el
tema de escoger los que serían los
primeros que irían a La Coruña. La
necesidad de su presencia venía avalada por no tener constancia de que
la vacunación estuviera introducida
en la ciudad gallega. Finalmente
23
En el Archivo General de Indias, Indiferente General, 1558-A, aparece este tipo de
información. S. Ramírez (2002,), Op. cit., p.
112-113) que ha manejado, además, fuentes
procedentes del Archivo Universitario de
Santiago de Compostela sobre el Hospital
Provincial de Santiago, considera que si de
Madrid salieron diez niños y de ellos solamente volvieron seis a la Inclusa, es de suponer que los otros cuatro embarcaron con
Balmis o fallecieron por el camino.
63
a lo largo del viaje, muchos de ellos
eran cedidos por sus familias, a las
que se indemnizaba por dicha cesión. En un tramo del viaje –entre
La Habana y el Puerto de Sisal– no
hubo niños sino esclavos para transportar la vacuna.
tica. Quizá sucumbieron en la pobreza y la marginación como tantos
otros niños abandonados. Algún historiador ha puesto en boca de Balmis
un sentimiento de tristeza porque las
promesas que se habían hecho desde
los poderes públicos antes de la Expedición y que están presentes en la
carta que Balmis escribió al ministro
de Gracia y Justicia José Caballero,
en cuanto a su cuidado, manutención, educación y empleo, no se habían cumplido. El Siglo de las Luces
que acababa de terminar había hecho visible el problema de la infancia desvalida, pero las políticas de
protección social y la lucha contra la
pobreza y las desigualdades, no habían hecho más que empezar.
Ésta, en definitiva, es la historia
de expósitos como los que partieron
con Balmis y Salvany. ¿Qué sucedió
finalmente con los primeros veintidós niños cuando fueron devueltos a
España? No lo sabemos, pero no es
aventurado afirmar que, tras haber
cumplido la función para la que habían sido elegidos, la sociedad se olvidó de ellos. Quizá aprendieron algún oficio y pudieron incorporarse a
la sociedad de forma menos traumá-
64
3. EL VIAJE DE BALMIS
EN EL MARCO DE LAS
EXPEDICIONES CIENTÍFICAS
DE LA ESPAÑA ILUSTRADA
Si queremos explicar de forma
adecuada el significado de la Real
Expedición Filantrópica, sin recurrir
a viejos tópicos de la historiografía
romántica, es necesario que intentemos dar sentido al viaje para extender la vacuna en el contexto de lo
que fue la ciencia española y el conjunto de expediciones científicas de
los reinados de Carlos III y Carlos
IV. Ciertamente, conocemos mucho
mejor las del primer monarca que las
del segundo, en el que la coincidencia con un acontecimiento político
que marcará un «antes» y un «después» tanto en Europa como en las
colonias americanas, la Revolución
Francesa, hace que sean estas facetas
político-sociales las más destacadas
y no tanto las de tipo científico. Sin
embargo, en la Corona española el
reinado de Carlos IV supone mucho
desde el punto de vista científico:
por una parte, la madurez de algunos
proyectos nacidos en el periodo anterior; por otro, el comienzo de una
crisis que acabaría con los sueños
ilustrados. Además, el proceso de
militarización imparable de la renovación científica española, no puede separarse del protagonismo de ese
grupo social en todos los acontecimientos de calado científico24.
En la historia de la ciencia española, el siglo XVIII significa la plena
incorporación de nuestro país a lo
que la historiografía ha llamado
«Revolución Científica», proceso
por el que se crean los fundamentos
epistemológicos de la llamada ciencia moderna. Sin duda es el segundo
esfuerzo más importante en nuestra
historia moderna por desarrollar una
ciencia propia que, a su vez, proporcionará la tecnología adecuada que
permitiera un mejor aprovechamiento de los recursos. El primer
intento lo protagonizó Felipe II
cuando quiso enfrentarse al reto de
24
Una visión de conjunto puede encontrarse en PESET REIG, J.L. y LAFUENTE, A.
(eds) Carlos III y la ciencia de la Ilustración,
Madrid, Alianza ed., 1988.
65
conquistar, conocer las características y explorar las posibilidades del
nuevo imperio. Desde las más altas
instancias del estado se planearon
meticulosamente expediciones y se
crearon instituciones para que los
científicos desarrollaran su actividad, siempre, claro está, al servicio
de la Corona en una sociedad cerrada e incontaminada como la programó Felipe II a partir de 1559. «Que
no se atreva nadie a inventar nada»,
afirma el conservador Juan Robles
en El culto sevillano, siguiendo las
consignas oficiales. Concuerda esto
con el retroceso de la burguesía, sustrato social de la ciencia moderna, y
la renovación de los poderes señoriales.
la aparición de una política económica premercantilista, el control de
los problemas sanitarios y de la realización de obras públicas, la racionalización y tecnificación del ejército, la intervención gubernamental
de la imprenta y la atención estatal
a la enseñanza.
La renovación científica en España hay que situarla, como indican
Antonio Lafuente y José Luis Peset
(1988) entre 1689 y 1789, periodo
en el cual se incorpora la ciencia española a la europea en varias etapas
con significado diverso en las que
ésta se fue abriendo paso, no sin dificultades. Tras una primera etapa, estudiada por López Piñero, en la que
hubo importantes enfrentamientos
entre los que postulaban una postura
tradicional, de rechazo a las novedades, hasta los llamados «novatores»,
a través de los cuales la nueva ciencia se fue abriendo camino.
A pesar de ello, el poder real no
dejó de intervenir en la organización de la actividad científica desde
el punto de vista de los orígenes del
Estado Moderno. Tareas como la
unificación de pesos y medidas, el
interés por aspectos cuantitativos y
cualitativos de la población, por la
organización interna de las comunicaciones y por los estudios acerca de
los demás países, corresponde igualmente a la nueva organización del
poder político. La ampliación de los
fines de la organización política supuso nuevas actividades de gobierno, directa o indirectamente relacionadas con el cultivo de la
ciencia. Las más importantes fueron
La segunda etapa podría fijarse
hacia 1748, fecha de la fundación
del Colegio de Cirugía de Cádiz, la
publicación de los resultados de la
primera expedición geodésica hispanofrancesa a Quito por Jorge Juan
(1713-1773) y Antonio de Ulloa
(1716-1795) el relanzamiento de la
política naval aplicada por Ensenada y el mejoramiento de las arcas públicas derivado del incremento de la
plata americana. En ella se consolidan algunas instituciones que facili66
tan una difusión más sosegada de las
nuevas ideas y algunas personas logran tanta influencia y eficacia en
sus propuestas, que casi cabría considerarlas como instituciones de la
vida cultural y científica española.
En medicina, la influencia de los
galenos extranjeros llegados con Felipe V e Isabel de Farnesio, se hizo
notar en cirugía con un notable aumento de su consideración social,
frente al médico formado en las viejas universidades. La principal demanda de profesionales cualificados
procede de la armada, que, en sintonía con los planes de reforma,
reestructura, reorganiza o crea los arsenales, los hospitales departamentales o de campaña y la formación de
oficiales pilotos o cirujanos. En el
control del intrusismo en las profesiones sanitarias, que tanto preocupaba a las autoridades municipales,
se aprecian indicios de que el Protomedicato pueda ser un eficaz instrumento de reforma en manos del poder central contra la estructura
gremial y corporativa de boticarios y
cirujanos. En este periodo todavía se
detecta el peso de la Inquisición que,
durante el reinado de Felipe V, tomó
un nuevo empuje debido al apoyo
que el rey necesitaba de la Iglesia
frente a los partidarios del archiduque Carlos. El caso de Jorge Juan es
paradigmático, ya que sus Observa ciones astronómicas y físicas (1746),
según sus propias palabras «respira a
favor del sistema copernicano»; sin
embargo, como solución de compromiso se vio obligado a referirse al
movimiento de la tierra como hipótesis, a pesar de lo cual, cualquier
lector atento puede advertir el rango
no de hipótesis sino de teoría científica que le otorga. Lógicamente el libro estuvo a punto de suprimirse y
sólo la intervención del jesuita padre Burriel (1719-1762) logró autorizar su impresión.
Poco a poco se fue produciendo
el proceso de recuperación científica y hacia 1750 se consolidó el proceso de militarización de la ciencia
española, uno de los rasgos más destacados de nuestra Ilustración. La
geometría, que fue el fundamento
lógico y metodológico más utilizado
en las academias e instituciones militares para el conocimiento y dominio de la naturaleza, será sustituida
por la física experimental. La anterior identificación entre ciencia moderna y utilidad se enriquece y ensancha al campo experimental, lo
que permite ampliar el círculo de sus
animadores y consumidores al clero
y la nobleza provinciana.
En esta etapa se intensifica el intercambio frecuente de hombres
con el exterior, ya sea por la vía de
las becas de estudios, las comisiones
con misión de espionaje industrial o
la simple contratación de técnicos o
científicos extranjeros. La expulsión
67
de los jesuitas, con la que se cierra
este periodo, suponía la adquisición
de un rico patrimonio cultural, bibliográfico e inmobiliario, sobre el
que emprender la reforma educativa
en España; pero al mismo tiempo
dejaba un vacío importante en los
proyectos de renovación. La reactivación profesional, económica, técnica y científica de los ejércitos era
un firme apoyo para la entrada de los
nuevos saberes, su colaboración o
competencia con la Compañía, les
preparaba para ser sus sustitutos en
muchas disciplinas y en diversas instituciones. Ciertamente que con
ello se conseguía un acelerado proceso de secularización de la ciencia y
que el ejército y la marina eran instituciones más fáciles de mover y
controlar desde el aparato central
del Estado. Sus programas de renovación exigían técnicos capacitados
para desarrollar tareas prácticas,
pero tanto los potenciales alumnos
de las academias como las altas jerarquías militares tendían a contraponer utilidad con ciencia teórica,
dando como fruto un hombre de
ciencia severamente jerarquizado y
f o rzado, en muchas ocasiones, a
ocuparse en tareas urgentes o necesarias. Los profesores nunca sintieron que su labor fuese respetada por
los oficiales y cadetes, quienes invadían con frecuencia las competencias del director y maestro; por otra
parte, la pugna entre los distintos
cuerpos arruinó en sólo tres años la
original fórmula institucional representada por la Sociedad Matemática-Militar de Madrid. Cualquier
proyecto era realizado con un método de ejecución práctica paradigmático: selección de hombres que en
misión secreta y de espionaje recorrían las cortes europeas; vinculación preferente a intereses militares;
contratación de extranjeros y establecimiento de una nueva unidad
docente que casi nunca sobrevivía
lo suficiente como para preparar al
personal autóctono de reemplazo.
En la última etapa, la educación
sería el gran reto que abordaría
nuestra Ilustración. La reforma pretende llegar a todas las instituciones
docentes, antiguas y de nueva creación, aunque sea la universidad la
más necesitada. Un extranjero en
1755 quedó asombrado al ver, en Sigüenza, cómo se sostenía una tesis
de medicina y anatomía en que la
principal cuestión «fue saber de qué
utilidad o de qué perjuicio sería al
hombre tener un dedo de más o un
dedo de menos». Sin embargo, no
debemos generalizar, ya que no en
todas partes y en todas los saberes la
enseñanza universitaria era tan anquilosada. En medicina y por no pesar sobre alguna de sus doctrinas una
prohibición explícita que la condenara, la novedad tenía una mayor
presencia. Por ejemplo en los Tea 68
tros anatómicos de la Regia Sociedad
de Medicina y Otras Ciencias de Sevilla, el existente en Madrid, o los
de Zaragoza y Valencia, se enseñaba
anatomía práctica. Salvo contumaces defensores del galenismo, cada
vez era más difícil ajustarse a los textos ordenados, y por ello, en 1772,
los catedráticos de Medicina de Valencia solicitan autorización para
enseñar la «medicina mod e r n a » .
Claro está que, en la medicina y sus
saberes afines, era posible un eclecticismo difícilmente defendible en
otras ciencias.
nica. En esta onda hemos de considerar las escuelas de agricultura de
las sociedades patrióticas, donde se
enseñaría la botánica, agronomía,
veterinaria o zootecnia. En este sentido nos encontramos con dos corrientes: una, basada en el más puro
despotismo ilustrado; y otra descentralizadora, basada en el interés de la
Corona por promover el desarrollo
social y económico de una amplia
capa social que, en las grandes ciudades y en la periferia demandaba su
clase burguesa. Esta última corriente
tendrá una gran importancia en las
provincias de Ultramar y fue la más
común y con gran calado entre los
ilustrados criollos, convencidos de
su madurez intelectual y deseosos de
una actitud menos tutelante de la
metrópoli. La influencia de la burguesía intelectual americana en el
desarrollo de la Expedición de la vacuna e incluso antes, ante el problema de la viruela, es evidente. Por el
contrario, la tendencia centralizadora tendrá como máximos representantes a miembros del estamento
militar, Balmis incluido, que jamás
llegó a comprender las demandas
autonomistas de los pueblos hispanoamericanos.
La experiencia institucional más
emblemática en estos años será la
generalización a todo el territorio
español de las Sociedades Patrióticas, experiencia iniciada por la Vascongada en 1765. Desde el Consejo
de Castilla, Aranda, Campomanes y
Floridablanca, impulsan una iniciativa tendente a situar junto a los
problemas locales y específicos de
cada provincia una organización
que pudiera comprometer a la nobleza periférica y al clero rural en un
programa de reforma educativa y de
renovación de la tecnología agraria
y de extracción y aprovechamiento
de recursos naturales. Pero este empuje público se ve en algunos lugares
secundado con el que surgía en manufacturas y comercios, en especial
periféricos; que aparecían también
como demandantes de ciencia y téc-
Las instituciones, generalmente
en manos de militares, procuraron
cubrir las demandas de la Corona en
unos casos, como la reforma de la
enseñanza de los Colegios de Ciru69
gía en 1791, unificando el título de
médico y cirujano ante la resistencia
de la mayoría de las Universidades
ante cualquier cambio en profundidad. Sin embargo, la profunda desideologización de una parte considerable de nuestros científicos y las
persistentes y obsesivas declaraciones de la utilidad de sus conocimientos, no siguió un compromiso
de reforma de las estructuras sociales, políticas y productivas del país.
Las expediciones dieciochescas, de
hecho, fueron, prácticamente todas,
no sólo en España sino en el resto de
países europeos, financiadas por el
estado. Incluso aquellas que, como
la del barón prusiano Alejandro
Humboldt (1767-1835), fue enteramente privada, requirieron la autorización previa de la Corona española. De alguna manera, todos los
viajes formaban parte de un mismo
proyecto de política científica avant
la lettre, de apertura al exterior, de
conexión con personalidades e instituciones científicas europeas de
prestigio. A este respecto, la pertenencia, por ejemplo, de Jorge Juan a
la prestigiosa Royal Society de Londres, cuna de la ciencia moderna y
donde trabajaron figuras emblemáticas en la historia de la ciencia
como Newton, es muy significativa.
La brillante tradición renacentista
española que había decaído en gran
medida durante el siglo de la Revolución Científica, se retoma y se llena de contenido.
Las Expediciones Científicas
Como ha comentado J. L. Peset,
la renovación del país pasaba por las
aulas, los laboratorios, las colecciones de historia natural o las expediciones científicas 25. Es decir, que,
pese a lo variado de los objetos de
estudio de dichos viajes, existió un
elemento vertebrador en todos ellos
que fue el hecho de que jugaron un
papel fundamental en los intereses
tanto políticos como científicos de
los monarcas ilustrados españoles.
En la larga historia de expediciones y exploraciones europeas inauguradas a finales del siglo XV por españoles y portugueses, los realizados
en el periodo que nos ocupa tienen
caracteres nuevos. No se trata ya
sólo de descubrir, conquistar y poblar, como había sucedido en las exploraciones de los inicios de la modernidad en los siglos XV y XVI,
25
En las dos últimas décadas, coincidiendo
en parte con el bicentenario de la muerte de
Carlos III, los viajes científicos en la España
de la Ilustración han sido objeto de especial
atención. Contamos en estos momentos con
excelentes estudios globales, además del ya
citado de PESET REIG, J. L. y LAFUENTE,
A. (eds.), Op. cit.; cabe destacar el de PUIG
SAMPER, M. A., Las expediciones científicas
en la España del siglo XVIII, Madrid, Akal,
1991.
70
sino de observar y describir para una
adecuada explotación. El conocimiento científico es fuente de poder,
en la medida que, su utilización,
ofrece nuevos recursos y mejores
medios para su aprovechamiento.
contrados, como era el sistema de
Linneo. El estado, incluso, pretendió contratar al propio Linneo
(1707-1778) quien, aunque no
aceptó, recomendó a su discípulo
Loefling (quien se incorporó a una
de las expediciones). En lo tocante a
las instituciones, el Jardín Botánico
fue una espléndida realidad como
lugar de centralización de actividades de enseñanza y de investigación
de la flora española y americana.
Un bloque importante de los viajes científicos fueron las expediciones botánicas. La flora americana
fue un objeto de interés preferente
en las últimas décadas del siglo
XVIII y ello fue debido a la necesidad que se planteaba desde la metrópoli de controlar la producción, y
explotar luego las riquezas naturales
de las colonias. El sentido utilitario
que marcó el proceso hizo que se privilegiaran las plantas útiles en la industria, la medicina y el comercio,
para, de ese modo, renovar el arsenal de medicamentos, y utilizar nuevos materiales para la construcción
naval o la manufactura textil. Otro
objetivo prioritario era el introducir
en España semillas o plantas vivas
para aclimatarlas aquí. Pero para
que esta aplicabilidad se diera, era
necesario disponer de una base teórica y unas instituciones científicas
adecuadas. La base teórica la proporcionó la incorporación a la botánica española de las nuevas corrientes científicas entre las que fue
fundamental la adopción de un nuevo sistema clasificatorio que permitía ordenar, de forma muy funcional,
la gran variedad de especímenes en-
Los resultados de los trabajos botánicos dieron lugar a numerosas colecciones y a la elaboración de miles
de dibujos de la flora característica
de tierras americanas. Por otro lado,
como ha señalado E. Estrella, la presencia de las expediciones fue un
notable estímulo para el progreso
científico local y amplió el horizonte formativo con la creación de las
cátedras de Botánica de Lima o de
México y, reforzando la valoración
de la realidad nativa, surgió lentamente, entre algunos intelectuales,
una actitud crítica frente a la situación colonial. De hecho, muchos de
dichos intelectuales participaron en
la serie de cambios políticos que
acabaron llevando a la independencia a las colonias americanas.
La expedición Botánica del Perú
entre 1777 y 1815 fue el resultado
más brillante de este proceso. Fue
realmente una empresa franco-española. La riqueza de la flora peruana
71
era conocida desde el siglo XVI, sobre todo en lo relativo al árbol del
quino. Dos botánicos españoles, Hipólito Ruiz (1754-1816) y José Pavón (1754-1840), ambos, además,
con conocimientos en farmacia,
junto a dos pintores que debían reproducir la flora, fue la aportación
española en una aventura que duró
treinta y ocho años, tiempo durante
el cual se investigó la flora de Chile,
Perú y Ecuador.
Los resultados de estos viajes han
sido, sin embargo, conocidos posteriormente de forma limitada ya que
se publicó poco y todavía quedan
materiales inéditos. Desgraciadamente, la complicada situación política de la España de los inicios del
siglo XIX, debilitaron las instituciones culturales y, por otro lado, la ausencia de un programa de protección real del patrimonio nacional,
hizo que muchos manuscritos, láminas y herbarios estén dispersos sobre
todo en diversas instituciones europeas o en manos de particulares.
La otra importante expedición
botánica recaló en el Reino de Nueva Granada 1783 y 1816 y fue liderada por Celestino Mutis y Bosio
(1732-1808), médico, naturalista y
divulgador científico. La enorme
cantidad de material de dibujos de
plantas que Mutis acumuló en la
zona subtropical de Mariquita y en
la vegetación de la sabana de Bogotá y otros lugares, está siendo editada desde 1952 por los gobiernos colombiano y español. Esta Flora de la
Real Expedición Botánica del Nuevo
Reino de Granada, está previsto que
alcance una cincuentena de volúmenes, con reproducción de las láminas a tamaño original y la descripción botánica mod e r n a .
Finalmente, la tercera de las expediciones botánicas recaló en Nueva
España (1787-1803), siguiendo la
estela de la obra del primer expedicionario español todavía en el reinado de Felipe II, Francisco Hernández.
La expedición geodésica francoespañola al Reino de Quito de 1736
es, posiblemente, el más conocido
de todos los viajes científicos y según todos los estudiosos, fue el modelo a seguir para posteriores empresas de interés público, como indicó
Voltaire. Un grupo de astrónomos
franceses propone a su academia de
ciencias un programa de mediciones
geodésicas en el Virreinato de Perú;
el estado francés avala el proyecto y
establece los contactos diplomáticos
oportunos en la corte española de
Felipe V. Desde España se considera
oportuno el viaje pero se determina
indispensable la presencia de dos españoles con formación en matemáticas y astronomía. Finalmente, los
guardiamarinas Jorge Juan y Santacilla y Alejandro Ulloa serán los elegidos.
72
La vertiente científica del viaje
era muy importante. Se trataba de
realizar in situ la medición de un grado de meridiano terrestre sobre el
ecuador o sus proximidades. Con
este experimento crucial se podía
dilucidar definitivamente la viva
polémica sobre la figura de la Tierra
en la que habían intervenido multitud de astrónomos y matemáticos
europeos. Consideraban algunos,
sobre todo los miembros de sociedades científicas inglesas bajo la influencia de la obra de Newton, que
la forma era aplanada por los polos y
en forma de elipse; para los astrónomos franceses, sin embargo, la figura
achatada por el ecuador se acercaba
más a algunas mediciones ya realizadas. Es muy interesante el seguimiento de esta polémica que iba más
allá de la pura discusión científica
entre la física cartesiana y la newtoniana, para extenderse a otros elementos ideológicos y culturales nacionales propios de uno y otro
marco geográfico. La doctrina newtoniana estaba llena de connotaciones que repugnaban a la ortodoxia
católica posterior a Trento, bastante
arraigada en Francia. El propio Voltaire, que formaba parte de un grupo
de disidentes de la doctrina oficial
francesa (los «jóvenes geometras»)
terció en la discusión y defendió públicamente el newtonismo. Tod o
ello dio gran popularidad a la expedición.
Por otro lado, se han señalado,
muy acertadamente, las grandes diferencias en los puntos de partida de
los expedicionarios franceses y españoles. En el caso de los primeros, la
iniciativa tenía fundamentalmente
un carácter académico y científico,
aunque pronto el estado se sumó a la
empresa. Por parte española, el impulso vino del estado directamente y
tuvo una conexión directa con los
intereses de la metrópoli respecto de
las colonias americanas, especialmente cuando se resentía el comercio por la competencia británica.
Era necesario conocer, del mod o
más pormenorizado posible, tanto
aspectos geográficos, como astronómicos o de historia natural de las Indias, como de ingeniería naval. De
hecho, los expedicionarios no sólo
se ocuparon del tema geodésico con
técnicas de exploración astronómica, sino que, como es bien sabido, se
hicieron importantes observaciones
sobre la flora, la geografía e, incluso,
sobre aspectos de antropología física
y de folklore.
La expedición geodésica, más que
resolver una polémica científica,
tuvo efectos políticos e institucionales muy importantes: la exploración
americana podía hacerse desde supuestos del método científico lo que
confería al estado colonial un conocimiento más sensible y objetivo
ante las nuevas necesidades de la
73
cultura europea. Además hubo también una influencia positiva en el
desarrollo del gobierno y la sociedad
coloniales. La introducción de las
novedades científicas europeas fueron también influencias positivas y
sentaron las bases para que pudiera
desarrollarse una ciencia autóctona.
Este aspecto no fue un rasgo aislado
puesto que en la segunda expedición
hispanofrancesa (1769), consagrada
en este caso a medir el Paso de Venus, se impulsó también la ciencia
novohispana, no sólo por el apoyo
del Virrey al estudio de la astronomía sino también por la incorporación de científicos locales, en este
caso, mexicanos, a la empresa.
cos claves, tuviera un sistema más liberalizador en el que se permitiera la
existencia de gobiernos locales por
los propios aborígenes. Desde el ángulo estrictamente científico, se trataba de un proyecto muy ambicioso
en el que, por un lado, se enfatizaban las áreas de estudios marítimos y
de historia natural y, por otro, se
concedió una gran importancia a la
calidad y número de instrumentos y
de documentos científicos, además
de lo que había sido una constante
en viajes anteriores: la preparación
científica de los exploradores.
La condición política de los viajes es explícita en el propio plan que
redactó Malaspina y que fue aprobado por el monarca. Así, junto a la
vertiente científica, los viajeros tenían también que contemplar otros
dos aspectos: el estudio de tod o s
aquellos datos que sirvieran para la
mejora del comercio (por ejemplo la
realización de cartas hidrográficas y
derroteros navales) y, en segundo
término, el aspecto político que
contemplaba multitud de consideraciones como cuál era la situación
para la defensa de cada reino o la
cuantía de los efectivos humanos en
caso de conflicto armado.
El último de los viajes científicos
ilustrados fue la llamada Expedición
Malaspina (1789-1794) que tomó el
nombre del navegante italiano Alejandro Malaspina (1754-1809), capitán de fragata de la Armada española. Andrés Galera ha estudiado
los rasgos más característicos no sólo
del detalle erudito de la empresa
sino, sobre todo, de su significado.
Lo que fue la última de las exploraciones realizadas bajo el reinado de
Carlos III y la primera que llevada a
cabo en el de Carlos IV tuvo el objetivo político que pretendía transformar la política colonial tradicional en un modelo distinto que,
aunque permaneciera bajo el control de España en enclaves geográfi-
El viaje, finalmente, fue extraordinariamente complicado, recorriendo en cinco años, a bordo de las corbetas Descubierta y Atrevida, mares y
tierras de tres continentes (América,
74
Asia y Oceanía). Pero ésta sería la última de las empresas ilustradas. De
hecho, la vuelta de los expedicionarios fue triste porque el nuevo monarca no compartía ya el espíritu que
había animado a Carlos III. El propio
Malaspina cayó en desgracia en círculos cortesanos por su enemistad
con el primer ministro Manuel Godoy, fue acusado de revolucionario y
condenado a diez años de prisión,
siéndole conmutada la pena por el
destierro a su país natal, Italia.
embargo, no se quedó en un mero observador y recogedor de datos, sino
que se especializó en dos aspectos
concretos de la fauna del territorio,
los pájaros y los cuadrúpedos. Cuando llegó a Sudamérica, Azara carecía
de preparación específica de naturalista, aunque pronto comenzó a informarse a través de lecturas como la
Histoire Naturelle de Buffon (17071788) y más tarde, a su regreso, marcharía a Paris, donde entró en relación con los principales naturalistas
franceses de la época como George
Cuvier y Geoffroy de Saint-Hilaire
(1772-1844). Lo más novedoso de su
obra es que no se limitó al plano descriptivo sino que aprovechó las observaciones para formular una serie
de hipótesis acerca de cuestiones biológicas fundamentales como, por
ejemplo, las variaciones de los animales en libertad o domesticidad, su
distribución geográfica, las relaciones
entre presa y depredador y entre
huésped y parásito, por el origen de
las especies peculiares del Nuevo
Mundo y por el proceso de selección
artificial. Fue también el primero que
utilizó el concepto de «mutación»
para designar la aparición súbita de
caracteres singulares en individuos
nacidos de padres comunes, aunque
su interpretación del fenómeno no
coincide, por supuesto, con la vigente en el siglo XX.
Aunque, como indica Puig Samper (1991), en gran medida muchas
de las expediciones españolas tuvieron como objetivos la contención de
la expansión territorial de otras potencias y la delimitación de los espacios que correspondían a las posesiones españolas, hubo un tipo
específico de viajes –las conocidas
como expediciones de límites– destinadas a la fijación de fronteras entre
los dominios portugueses y españoles
en América. De todas ellas, la expedición a la América meridional
(1781-1801) es especialmente interesante desde el punto de vista científico, porque dio lugar a una de las
obras más interesantes en la historia
natural española del siglo XVIII, la
del aragonés Félix de Azara por sus
estudios y observaciones de corte
evolucionista. En su obra Viajes por la
América meridional, incluía detalles
muy numerosos de la historia natural
del Paraguay del Río de la Plata. Sin
Con caracteres propios y diferenciados de lo que fueron las expedi75
ciones científicas que arriba comentábamos, destaca la relativa a la expedición de la vacuna. Balmis formó
parte, de forma paradigmática, de la
última generación de ilustrados y,
como muchos de sus colegas, no sólo
se preocupó de obtener una formación moderna y rigurosa, sino que
también mantuvo un interés constante por los problemas concretos de
la comunidad. Desplegó una actividad científica diversa, con un interés especial en la materia medica, es
decir, en todos aquellos elementos
naturales –en especial los provenientes del reino vegetal– que pudieran ser utilizados desde el punto
de vista de la terapéutica, pero su
personalidad como científico ha
quedado indisolublemente unida a
la expedición vacunal. Dicha expedición puede considerarse como la
última aportación universal de la
corona española, muy en la línea de
los proyectos y viajes espectaculares
que hemos relatado arriba.
Corona para contrarrestar los movimientos independentistas26.
De todos modos, la Expedición de
la Vacuna tuvo unas peculiaridades
que la diferencian del resto de los viajes científicos. No puede comprenderse una empresa como la que nos
ocupa sin contextualizarla dentro de
la ideología ilustrada en su vertiente
filantrópica. Balmis pertenecía a
aquella burguesía naciente descrita
por el historiador José Antonio Maravall, animada por un sentido de reforma, deseosa de participar y de ser
protagonista de su época. Como decía Marañón: «El verdadero sentido
de la gesta de Balmis y de Salvany no
radica en aquello que tiene de proeza
hispánica, sino como una representación arquetípica del espíritu del siglo
XVIII... Las tres grandes creaciones
de ese siglo: el «hombre sensible»,
«la ilustración» y «la filantropía», se
acercaron al ideal de lo que ha de ser
la sociedad humana mucho más que
lo hicieron otras tentativas de hombres anteriores y posteriores... Quizá
el hecho más representativo del entusiasmo humanitario y progresivo
del siglo sea el viaje de Balmis que tenía el conmovedor título de «expedición filantrópica».
Es cierto que, en conjunto, las
expediciones ilustradas no tuvieron
los resultados que cabía esperar ante
este despliegue tan importante de
recursos; no es óbice, sin embargo,
para reconocer su importancia científica, entre otras razones porque
contribuyeron a crear en las colonias una tradición científica autónoma y propia. No hay que dejar
tampoco de lado que las Expediciones fueron un intento fallido de la
26
DÍEZ TORRE, A., MALLO, T., PACHECO FERNÁNDEZ, D. (coord.). De la ciencia ilustrada a la ciencia romántica. Actas de
las II Jornadas sobre «España y las expediciones
científicas en América y Filipinas». Madrid,
Doce calles, 1995.
76
4. VIRUELA Y VACUNA EN ESPAÑA
Y EN LOS TERRITORIOS
COLONIALES DE ULTRAMAR ANTES
DE LA LLEGADA DE LA EXPEDICIÓN
4.1. El problema sanitario de la viruela
desinteresaran de ella». Pero en el
contexto del siglo XVIII, la percepción de la misma es muy distinta.
Uno de los defensores de la inoculación, el médico irlandés afincado
en España, Timoteo O’Scanlan, escribía en 1792 refiriéndose a las viruelas: «son una guadaña venenosa
que siega sin distinción de clima,
rango, ni edad, la cuarta parte del
género humano, constando por repetidas observaciones que la décima cuarta parte de cuantos anualmente pier den la vida s on
sacrificadas a esta cruel hydra» 29.
Las epidemias determinan el discurso de la sociedad y será suficiente la noticia de que en la ciudad de
Lérida se había padecido una epidemia de viruela y que para su curación los médicos de esa ciudad
pusieron en práctica los métodos
A p artir del s iglo XVII, el
aumento de la virulencia de la enfermedad variolosa supuso una preocupación sanitaria d e primer
orden, es decir se transformó en
un a a uténtic a «e nfermedad
s o c i a l » 2 7 en todo el continente
Europeo y en el Americano. Hasta
entonces, como señalo Haeser 28
«no fue la rareza de la virulencia,
sino su presencia ininterrumpida lo
que hizo que los epidemiólogos se
27
Utilizamos el concepto de enfermedad social en el sentido que le otorga la epidemiología histórica a ese término: es un tipo de
enfermedad con repercusiones objetivas y
subjetivas alarmantes para la sociedad.
28
La cita pertenece al discurso de Amalio
GIMENO en la Solemne sesión celebrada
en la Real Academia Nacional de Medicina
el 25 de marzo de 1923 para conmemorar la
muerte de E. Jenner, Madrid, Ed. El Siglo
Médico, 1923, p. 87. y se refiere al Hanbuch
del gran historiador Haeser sobre historia de
las enfermedades.
29
O’SCANLAN, T. Ensayo apologético de la
inoculación o demostración de lo importante
que es al particular y al Estado. Madrid, Imp.
Real, 1792 pp. XV-XVI.
77
del Dr. Masdevall30, informando al
Conde de Floridablanca que «con el
método se habían conseguido los
más portentosos y maravillosos
efectos, sin que muriesen de sus resultas, sino los muchachos que
rehusaron a tomar dichos remedios»31; para que Carlos III dispusiera que el mencionado médico fuera
a Cartagena, donde se sufría una situación similar. La Gaceta de Madrid
se hace eco de todas las repercusiones que las epidemias tuvieron en la
sociedad y por ejemplo, el 4 noviembre de 1800 publica que «...el
día 31 de octubre se anunció la suspensión del curso académico en las
universidades de Salamanca y Alcalá para evitar la concurrencia de estudiantes andaluces y extremeños
hasta que se disipe la epidemia que
aflige las dos provincias».
Las noticias sobre las epidemias
en los territorios coloniales hispanos
durante la conquista son inciertas y
a esto hay que añadir la falta de criterio de los cronistas de los siglos
XVI y XVII. A finales del siglo
XVIII, José Felipe Flores, médico de
Cámara de Carlos IV, afirma que la
viruela «era una enfermedad exótica
en aquellos países y enteramente
desconocida de sus antepasados»32.
A finales del Setecientos, era sentir
general que se trataba de una de las
grandes calamidades públicas y «la
causa que ha contribuido a disminuir la población del territorio español de todo el mundo»33.
32
José Felipe Flores (1751-1814) era natural
de Chiapas, Guatemala, llegando a ser en
1781 catedrático de Prima en la Facultad de
Medicina de San Carlos. En 1797, becado
por la Corona viaja al extranjero y en Florencia conoce a Galván y al constructor de
modelos anatómicos de cera Felice Fontana.
En Francia contacta con Laplace y a su vuelta a España mantiene relaciones frecuentes
con Antonio de Gimbernat para presentar
un informe a la Junta de Cirujanos de Cámara, sobre la necesidad de una campaña de
vacunación en América, respaldada por el
gobierno: Proyecto de Expedición del Dr.
Flores, fechado en Madrid el 28 de febrero
de 1803. Archivo General de Indias, Sección: Indiferente General, leg. 1558-A.
33
PINEDA, A. Memoria sobre la vacuna,
Santo Domingo. Imp. de la Capitanía General, 1814, p. 10.
30
José Masdevall (m. 1801), fue médico de
Carlos III y Carlos IV, inspector de epidemias del Principado de Cataluña y miembro
de varias academias extranjeras. Gozó de
gran renombre por su actividad en diversas
epidemias de «calenturas malignas» como
por la invención de un remedio compuesto
por sales de amoníaco, ajenjo, tártaro emético y quina. Los efectos del mismo en la epidemia de Cataluña de 1783, en la de Cartagena en 1786 y en otras posteriores de Italia
y México, fueron considerados muy satisfactorios
31
Citado por Joaquín de VILLALBA. Epi demiología Española o Historia cronológica de
las pestes, contagios, epidemias y epizootias,
que han acaecido en España desde la venida de
los cartagineses hasta el año 1801. Madrid,
Imp. Fermín Villalpando, 1803, p. 159.
78
Se admite que la viruela en América fue introducida por un esclavo
negro de Pánfilo de Narváez, cuando
sus tropas perseguían en 1520 a Hernán Cortés, aunque en el conjunto
arqueológico de Tiahuanaco (Bolivia), en el Templo de las Cabezas,
aparecen representaciones de enfermedades en diferentes rostros humanos y hay una cabeza con la cara plagada de granos-marcas que se
atribuye a las viruelas; además de la
presencia, en varios códices mexicanos, de caras con lesiones que bien
podrían ser variolosas. Sea cierto o
no, lo que es evidente es el incremento de la virulencia de la enfermedad durante y después de la conquista. Esta tesis es la que mantuvo el
Dr. Flores y en su Proyecto de Expedi ción desarrolla un relato auténticamente pintoresco: «Les acometió
cuando en una catástrofe inaudita
veían desaparecer sus antiguas constituciones, y rodar los Tronos de sus
Príncipes: cuando unos hombres
blancos y peludos, montados en
grandes animales, los atropellaban y
Fig. 5. Carlos IV y su esposa María Luisa. Grabado de Rafael Esteve copiando
los retratos de Goya, 1799. Colección Excmo. Ayuntamiento de Valencia.
79
tallaban: Cuando veían disparar a sus
enemigos, relámpagos y truenos, que
los despedazaban, y asombrados con
el estruendo, les parecía que el cielo
entero se desplomaba para sepultarles. En este desastre se les comunicó
el virus fatal: la fiebre violenta que les
rendía»34. Lo que muestran las fuentes es que las epidemias de viruela
afectaban con mayor virulencia a los
organismos de los indígenas, pero no
por la debilidad de su constitución
sino por las costumbres y modos de
vida que contribuían a la propagación y el contagio. Por otra parte, las
mismas fuentes afirman que las epidemias eran cíclicas y a ello se referían varias autoridades de la época.
Humboldt, en su Voyage aux régions
équinoxiales du Nouveau Continent,
fait en 1799-180435, hace una notable
observación acerca de los ciclos epidémicos de la viruela: «En 1766 la
población de Caracas y del hermoso
valle en que esta ciudad está situada
había sufrido inmensamente de una
cruel epidemia de viruelas. La mortalidad se elevó en la ciudad a seis u
ocho por mil: desde esta época memorable, la inoculación se ha generalizado, y la he visto practicar sin ayuda de médicos. En la provincia de
Cumaná, donde las comunicaciones
con Europa son menos frecuentes, no
se tenía en mucho tiempo un solo
caso de viruela desde hacía quince
años, mientras que en Caracas esta
cruel enfermedad era de continuo temida, porque ella se mostraba siempre allí esporádicamente en varios
puntos a un tiempo; digo esporádicamente, porque en la América Equinoccial, donde los cambios de la atmósfera y los fenómenos de la vida
orgánica parecen sujetos a una periodicidad notable, la viruela antes de la
introducción tan benéfica de la vacuna, no ejercía en sus estragos (si se
puede dar fe a una creencia muy difundida) sino cada 15 ó 18 años»36.
Lo bien cierto es que, generalmente, las epidemias llegan en los
barcos, y por eso los puertos son los
lugares de primer acceso. De ahí, las
medidas de las cuarentenas, que van
a generalizarse en todo el siglo
XVIII. Como era lógico, de tod a
América, la zona más castigada por
las viruelas era el Caribe, por ser la
de mayor tráfico comercial y núcleo
fundamental de comunicación. Era
el centro de distribución del sistema
comercial de monopolio y también
el lugar de arribo del navío de permiso concedido por España a la Corona Británica, como consecuencia
del tratado de Utrech y lo que permitía la entrada de esclavos negros a
todo el continente y a ellos se les va
a identificar como la causa de mu-
34
FLORES, J.F. Op. cit., f. 2-2v.
Existe una edición en Caracas, Biblioteca
Venezolana de Cultura, 1956.
35
36
80
HUMBOLT, A.von Op. cit., T. II, p. 311.
chas epidemias de viruela, sobre
todo en la isla de Cuba37.
4.2. La inoculación antivariólica
en España y en las colonias de
Ultramar
Una última referencia a dos provincias de ultramar: Canarias y Filipinas. Como ha estudiado Bethencourt
Masieu38, las islas Canarias no se mantuvieron al margen de las epidemias.
Como en América, las viruelas llegaban en barco, sobre todo a través de
los correos que con frecuencia arribaban a sus costas, por ser éstas un lugar
de paso en el tráfico colonial. Las dos
epidemias más importante en el archipiélago se dieron, la primera, en
1780 y la última, con una altísima
tasa de mortalidad en 1798. Por lo
que respecta a Filipinas, el problema
era mayor y venía condicionada por
su proximidad a China. Porque, como
señaló Balmis, «en el Imperio chino
reinan constantemente las viruelas y
de donde siempre nos ha venido su
contagio a Filipinas causándonos la
más cruel carnicería»39.
Los comienzos de la práctica de
la inoculación antivariólica en España se desarrolla en dos etapas de
muy distinto signo. En la primera se
manifiesta un claro rechazo que impidió la penetración temprana de la
técnica, seguida de una larga polémica preludio de una posterior difusión y amplia aceptación. Fueron los
médicos de cámara los que a través
de Protomedicato se opusieron a la
vacunación y no, precisamente, por
razones conservadoras40, sino por
una actitud prudente ante una novedad que presentaba serias dudas
de su eficacia generalizada.
La polémica de la inoculación y
su introducción en España, durante
la segunda mitad del siglo XVIII,
debe considerarse como una faceta
más del proceso de renovación en la
España de Carlos III. El punto de inflexión de la disputa habría que buscarlo en los años finales del segundo
tercio de siglo. La primera etapa se
caracteriza por la prohibición en
1757, por parte del Protomedicato,
de la publicación de la Memoria so -
37
Carta de Dionisio Martínez de Venegas a
su Majestad, fechado en la Habana el 26 de
enero de 1732. Archivo General de Indias,
sección: Santo Domingo, leg. 381
38
BETHENCOURT, A. De Inoculación y
vacuna antivariólica en Canarias (17601830). In: MORALES PADRÓN, F. (Coord.) V Coloquio de Historia Canario-Ameri c a n a , Excmo. Cabildo Insular de Gran
Canaria, 1982, Vol. 2, pp. 283-284.
39
Informe de Francisco Xavier de Balmis a
José Antonio Caballero, fechado en Macao
el 30 de enero de 1806. Archivo General de
Indias, Sección: Indiferente General, leg.
1558-A.
40
Un estudio de la polémica y su significado: RIERA, J. Los comienzos de la inoculación de la viruela en España. Medicina e His toria, Tercera época, 1985, nº 8, Barcelona, J.
Uriach.
81
bre la inoculación de la vacuna de la vi ruela, de Cristian M. de La Condamine (1701-1774), traducida al castellano por Rafael de Osorio. La
obra de La Condamine marca en
Europa una nueva época en la apología de la inoculación. Las razones
del Protomedicato ya las hemos
anotado, de él formaban parte los
médicos españoles más prestigiosos
de mediados del siglo, con auténtica
proyección europea como Gaspar
Casal (1680-1759) y Andrés Piquer
(1711-1772) entre otros. A ello se
añadían motivos de tipo religioso
para prohibir y censurar el libro basados sobre todo en alusiones del
texto castellano al problema de la
confesión reformada41.
En la larga polémica sobre la
inoculación, los defensores de la
misma son generalmente los profesionales más conectados con la medicina europea de la Ilustración y
también los médicos y cirujanos extranjeros residentes en España42. Las
figuras decisivas, si juzgamos por sus
escritos, fueron el español Miguel
Germán, que se había trasladado a
Londres para aprender el método de
inoculación junto a Sutton, y dos
irlandeses afincados en España: Timoteo O’Scanlan y Bartholomé
O’Sullivan. También un grupo de
médicos vascos, entre los que destacaba Ignacio María Ruiz de Luzuriaga (1763-1822); y finalmente el insigne médico catalán Francesc
Salvà i Campillo (1751-1828), profesor de clínica en Barcelona. Todos
ellos militaron entre los partidarios
de la inoculación. Pero de todos los
tratadistas defensores de la misma,
posiblemente fue O’Scanlan quien
mejor supo expresar sus tesis en la
obra Ensayo Apologético de la Inocu lación (1792), un texto excelente
sobre la cuestión que demuestra
su evidente conocimiento de la medicina británica y francesa del
siglo XVIII.
41
La polémica entre «rigorismo» y «probabilismo» en la interpretación del pecado y por
tanto, en la penitencia, adquirió cierta importancia en el XVIII y pensadores como Pascal no dudaron en acusar a los jesuitas de la
moral relajada de los confesores. DELUMEAU, J. La confesión y el perdón, Madrid, Alianza Editorial, 1992. Es muy significativa la diferencia entre la censura eclesiástica del
Doctor Manuel Macías y Pedrejón, cura párroco de San Justo y San Pastor: «De orden de
V. A. he visto este tratado sobre la inoculación de las viruelas, y juzgo no se debe conzeder lizencias por no juzgar lícita». En cambio,
el carmelita Fray Rey y Trigueros señala que:
«No e advertido, ni hallado doctrina, ni especie alguna que se oponga a la pureza de nuestra Santa Fe y buenas costumbres , ni que
contravenga las Regalías de Su Majestad».
Archivo Histórico Nacional, Consejos, leg.
50653. Vide RIERA (1985). Op. cit., pág. II.
42
RIERA, J. Cirugía Española Ilustrada y su
comunicación con Europa, Valladolid, Universidad, 1976; y del mismo autor, Medicina
y Ciencia en la España Ilustrada. Epistolario
y documentos, Valladolid, Universidad,
1981.
82
Fig. 6. Lámina procedente de la traducción castellana de la obra F. Chaussier; Origen y
descubrimiento de la vaccina. Traducido del francés con arreglo a las últimas observacio nes hechas hasta el mes de mayo del presente año y enriquecido con varias notas por el
Dr. Pedro Hernández, médico del Real Colegio de esta Corte. Madrid, Oficina de Benito
García y Cía., 1801.
La presencia en el Archivo de
Campomanes de una gran cantidad
de papeles sobre la inoculación y de
opúsculos, notas y manuscritos sobre temas médicos y epidemiológicos, nos permite sospechar en las inquietudes sanitarias el interés del
Conde por la incidencia en la población de los problemas médicos,
incluso, quizá no sea excesivo afirmar las simpatías del político por los
defensores de la inoculación. Si fue
así, pudo influir, indudablemente,
desde su cargo de Gobernador del
Consejo de Castilla. En este orden
de inquietud es oportuno señalar el
Extracto del papel sobre la inoculación
que publicó el barón Tomás Dismdale, Consejero de Estado y Primer
Médico de la Emperatriz de Rusia,
manuscrito que fue propiedad del
Conde de Campomanes en la segunda mitad del siglo. Versión castellana que no llegó a editarse. Ade83
más, la actitud abierta mantenida
por el Consejo de Castilla ante estas
cuestiones, de acuerdo con su política sanitaria reformadora, es muy significativa. En la correspondencia de
la Secretaría de Estado de 1772,
abundan los papeles sobre la inoculación, lo que indica la buena disposición de la Corte por esta práctica y
su gran interés por resolver el problema de la viruela. Desde aquel año
no se interrumpen las noticias sobre
el progreso de la inoculación en la
corte de Dos Sicilias y Nápoles, a la
que se refiere con frecuencia la reina
Carolina, hija de Carlos III en la correspondencia mantenida con su padre43.
parecer una tercera parte de los indios: ¡pero qué tercera parte! Los
jóvenes padres con sus hijos: dos generaciones. Innumerables generaciones».44 Ante la ineficacia terapéutica, la actitud del indígena,
como ha señalado Ramírez Martín,
es huir siguiendo el refrán: «Huyr de
la pestilencia con tres eles, es buena
ciencia»45. Los nativos tomaban al
pie de la letra este proverbio y De la
Condomina, en su Viaje a la Améri ca Meridional, escribía en su diario
en diciembre de 1743: «No aproveché, como el señor Maldonado, la
oportunidad de la flota portuguesa
que partió para Lisboa el 3 de diciembre de 1743 y estuve forzosamente retenido en Pará hasta fines
del mismo mes, menos por la amenaza de los vientos contrarios [...]
que por las dificultades de reclutar
un equipo de remeros entre los indios, los cuales en su mayor parte
habían huido de las aldeas circunvecinas, temiendo el contagio de la viruela, que a la sazón hacía grandes
A pesar de este interés, hasta
1798 no se dictarían providencias
en España a favor de la inoculación,
una fecha muy tardía que se superpone a la práctica del método jenneriano de la vacunación.
Las noticias oficiales demuestran
claramente que la inoculación de
las viruelas se introdujo en América
con posterioridad al año 1775. Para
comprender el comportamiento de
los indígenas frente esta enfermedad, es necesario conocer la terrible
forma en que les afectaba. En el ya
mencionado informe del Dr. Flores,
afirma que la epidemia «hace desa-
44
FLORES, J. Op. cit., f. 3v.
Las tres eles son: luego, lejos y largo tiempo. Ver en SORAPÁN DE RIEROS, J. Me dicina española contenida en provervios vulga res de nuestra lengua. Muy provechosa para
todo género de estados para philosophos y médi cos, para teólogos y juristas, para el buen regi miento de la salud y más larga vida (1616).
Con estudio preliminar de Antonio Castillo de
Lucas. Madrid. Imp. Cosano, 1949, pp. 541555.
45
43
Más información en RIERA, J. (1985),
Op. cit., pp. 20 -25.
84
estragos.»46 Por ello, la noticia de
cualquier remedio eficaz contra la
epidemia era objeto de la máxima
atención.
Otro misionero del río Negro siguió
su ejemplo con el mismo éxito»47.
En una carta del Marqués del Socorro, publicada en la Gaceta de Ma drid el 3 de junio de 1790, afirma lo
siguiente: «El año de 1766, hallándome de Gobernador y Capitán General de la provincia de Caracas, padecía aquella capital desde el 64 una
epidemia rigurosísima de viruelas,
tanto que de ellas moría el treinta y
seis por ciento: en vista de este estrago hice venir de la isla francesa de
La Martinica, a un médico francés
acreditado en la inoculación, pero
vino enfermo y sin poder practicar
aquel remedio, fue preciso que se retirase. Luego llegó en un navío del
comercio de las Canarias D.N. Perdomo, médico muy conceptuado en
aquellas islas y de especial conocimiento en la inoculación. Al cuidado de éste hice hacer un primer ensayo en nueve muchachos de cuatro
a nueve años, el segundo en doce de
nueve-diez años, que presentaron
sus padres o amos; y el tercero, en
veintitrés personas de dieciocho a
cuarenta; y todos salieron con la
mayor felicidad: vistos estos buenos
sucesos de la inoculación, la permití
en la provincia por mano de aquel
médico, dando principio por cuatro
de mis hijos; en efecto, recibiéronla
hasta cinco mil personas de dieciocho a cuarenta y todos salieron con
Oficialmente, en 1777 se introduce la inoculación en Buenos Aires,
en 1778 en Lima, en 1792 en Santa
Fe de Bogotá y casi a finales de siglo
en la ciudad de México. Pero la realidad es que la inoculación se propagó en América al mismo tiempo que
en la metrópoli. Una vez más, La
Condamine nos hará de testigo:
«Diciembre de 1743. –La inoculación los salva a todos.– Hace 15 ó 17
años que un misionero carmelita de
las cercanías de Pará, viendo que todos los indios morían uno tras otro,
y habiendo aprendido por la lectura
de un periódico el secreto de la inoculación, que hacía furor entonces
en Europa, juzgó, prudentemente,
que utilizando este remedio podría
al menos convertirse en dudosa una
muerte que, empleando los remedios ordinarios, era demasiado cierta. [ ... ]. Este religioso fue el primero en América que tuvo el valor de
ponerla en ejecución. Había perdido ya la mitad de sus indios; otros
muchos caían enfermos diariamente; se atrevió a inyectar la viruela a
todos los que no habían sido aún
atacados y no perdió ni a uno solo.
46
LA CONDAMINE, C.M. de. Viaje a la
América Meridional, Madrid, Ed. Espasa Calpe, 1962, p. 87.
47
85
Idem, pp. 87-88.
la mayor felicidad y con tanta dicha,
que no sé que muriese otra que una
señora que se arriesgó a la operación, ocultando cierto mal que padecía...; en fin, el buen suceso general dio tanta confianza a aquel
numeroso vecindario, que para evitar el contagio de cruel natural vivían dispersos en el campo, habían
vuelto a la ciudad, y los amos llevaban la inoculación a los esclavos de
sus haciendas, y aun los padres pobres inoculaban a sus hijos por sí
mismos, todo con el más feliz suceso,
cuando dejé aquel mando en principio del año 1771.»48 En definitiva,
aunque las autoridades políticas no
reconozcan la introducción del método de inoculación hasta fechas
muy tardías, la realidad es que esta
se practicaba fuera de los cauces oficiales.
traer de París, Piguillem inició en
Puigcerdà una tanda de experimentos que más tarde continuó en Barcelona. Algunos socios de la Academia Médico-Práctica de esta ciudad,
especialmente Vicente Mitjavila Fisonell (ca 1759-1805) y Francesc
Salvà Campillo, fueron los primeros
en adoptar el nuevo método preventivo contra la viruela. Tarragona,
gracias al esfuerzo de John Smith
Sinnot (1756-1809), que hizo servir
muestras de virus enviadas entre
cristales planos de Barcelona por el
mismo Piguillem, se convirtió en un
foco activo propagador de la vacuna
jenneriana. Desde Cataluña la vacuna fue exportada a Aranjuez e inmediatamente a Madrid, pero los resultados no fueron los esperados.
Una remesa del pus varioloso llegado directamente desde Paris, hizo
posible que se llevaran a cabo los
primeros ensayos, realizados por Ignacio María Ruiz de Luzuriaga e Ignacio de Jáuregui, médicos de la familia real, a partir de abril y mayo
del año siguiente, con resultados positivos en la Corte y en la capital del
Reino.
4.3. La introducción de la vacunación jenneriana
Las primeras vacunaciones jennerianas en España, como es bien
conocido, tuvieron lugar en Cataluña en diciembre de 1800, por iniciativa de Francesc Piguillem (17701826). Con fluido vacuno que hizo
En estas primeras tentativas de
difusión del descubrimiento de Jenner en España, hay que tener en
cuenta un tercer grupo vasconavarro más disperso geográficamente,
cuyos componentes más significativos fueron Lope García de Mazarre-
48
Citada por USANDIZAGA SORALUCE, M. Los Ruiz de Luzuriaga eminentes médi cos vascos «ilustrados», Salamanca, Cuadernos de Historia de la Medicina Española,
1964, pp. 38-39.
86
Fig. 7. Libro de acuerdos de la Real Academia de Medicina Matritense
por el que se nombra a Jenner académico corresponsal extranjero (18 de
agosto de 1803).
87
do (1769-1820) en Bilbao, los cirujanos Salvador Bonor, José Antonio
de Irízar y Vicente Lubet en San Sebastián y por último, Diego de Bances de Bances y Vicente Martínez en
Navarra.
nuevo descubrimiento; un numeroso
ejército de burgueses, funcionarios
del estado, aristócratas y clérigos se
alinearon al lado de los profesionales,
incluso invirtieron dinero, tiempo y
relaciones e influencias personales,
en todos los rincones de España, en
la difusión de la nueva técnica. En
poco tiempo se estableció una línea
divisoria clara entre los pro-jennerianos, empeñados en convencer a
las altas esferas gubernamentales
para que emitieran normas favorables a la vacuna y, por otra parte, los
detractores, dedicados a desprestigiar el método basándose en los fracasos más escandalosos del mismo,
como el caso de la muerte de un aristócrata después de haber sido vacunado. Los primeros tuvieron que luchar además contra los propios
colegas que habían hecho de la inoculación un puro y simple negocio.
De esta manera, los más precoces vacunadores españoles, convertidos en
apóstoles de la causa, hicieron servir
todos los medios a su alcance para
comunicar sus resultados y difundir
el nuevo método. Antes incluso de
disponer de una casuística propia,
tradujeron algunos de los textos
franceses más significativos sobre la
vacuna, y cuando la experiencia les
permitió ofrecer información de primera mano redactaron textos de claro espíritu pedagógico y con la finalidad de enseñar a vacunar a quienes
no conocían la técnica, en los que
En general, los profesionales sanitarios, fundamentalmente los médicos, aceptaron de buen grado el
nuevo remedio por motivos científicos, pero también ideológicos. Uno
de los galenos que mejor supo expresar las razones teóricas que justificaban la acogida del nuevo método fue
Ruiz de Luzuriaga en una carta escrita en 180349. Inspirado por el pensamiento fisiocrático afirmaba que la
vacuna, con más garantías que la
inoculación, evitaba abortos involuntarios, terminaba con la causa
más importante de mortalidad infantil y por tanto, contribuía al incremento de la población sana y
apta para el trabajo, muy especialmente para la agricultura, la riqueza
de la cual era, en última instancia, el
indicador más importante de la buena salud de una nación.
Pero no fueron sólo un buen número de sanitarios los que tomaron
parte abiertamente en la defensa del
49
OLAGÜE DE ROS, G., ASTRAIN GALLART, M. «Propaganda y filantropía: los
primeros textos sobre la vacunación jenneriana en España (1799-1801)». Medicina e
Historia, Tercera época, nº. 56. Barcelona, J.
Uriach, 1995.
88
era manifiesto un mesianismo extremo: los éxitos conseguidos demostraban irrefutablemente la bondad
de la vacuna, en respuesta a los opositores y a los dudosos.
tar extraño que, tanto Mazarredo
como Smith, acudieran a las Sociedades de Amigos del País o a los
consistorios municipales con el fin
de propagar el invento de la vacuna
con sus escritos. Smith, por ejemplo,
entró en contacto con las Reales Sociedades Económicas de Valencia y
Zaragoza, si bien las muestras enviadas a Aragón no produjeron los
efectos esperados51.
Muy significativa fue la actividad
de los que, aun no perteneciendo al
mundo sanitario, tomaron parte en
las campañas a favor de la vacuna.
De éstos destacaremos el ya mencionado John Smith, ingeniero director de las obras del puerto de Tarragona, autor de un opúsculo titulado
Progresos de la vacuna en Tarragona.
De origen irlandés, se sabe que en
1776 se encontraba en el Ferrol,
donde ejercía de médico otro irlandés, O’Scanlan, a quien ya hemos
citado como gran defensor de la inoculación. Por tanto, no es aventurado el pensar que Smith y O’Scanlan
mantuvieran relaciones personales y
que el ingeniero se interesara por las
actividades inoculadoras de su compatriota médico en el Ferrol. De hecho, esta última generación de ilustrados, muy sensibilizados ante los
problemas sanitarios, desplegaron
una actividad parecida al bien conocido «movimiento sanitarista» británico, si bien compuesta sobre todo
por iniciativas individuales sin coordinación entre sí50. No puede resul-
El periodismo médico debería
haber sido el soporte idóneo para
este tipo de escritos, generalmente
breves y pensados para un consumo
rápido. Sin embargo, la mayor parte
aparecieron con folletos, muchos
sin años, traductor o impresor. En
no estaba encargada a un consejero del monarca absoluto, como en gran parte de las
monarquías del Continente europeo, sino de
la iniciativa individual y privada de un grupo de profesionales heterogéneo, todos ellos
pertenecientes a las clases medias. Basándose en la llamada New Philosophy, ideología
que supo combinar el humanitarismo con el
pragmatismo; un conjunto de médicos, magistrados y filántropos organizaron las primeras campañas de política sanitaria moderna. Sin duda, el descubrimiento de la
vacuna por Edward Jenner, guarda relación
con este movimiento.
51
Para la Sociedad valenciana: ALEIXANDRE TENA, F. Catálogo documental del Ar chivo de la Real Sociedad de Amigos del País
Valenciano: 1776-1876, Valencia, Artes
Gráficas Soler, 1978, nº 1.019: «1801 –marzo– 20; «Informe de D. Juan Smith desde Tarragona, sobre la inoculación de la vacuna
contra la viruela».
50
El sanitary movement británico nació con
las características propias de la peculiaridad
sociopolítica de la Inglaterra de la época respecto al Continente. La actividad sanitaria
89
Fig. 8. Aunque en 1798 una Real Cédula obligaba a las Casas de Expósitos y Misericordia a practicar la inoculación de las viruelas, la nueva Cédula de 1805 amplía el horizonte de la vacunación a todas las capas de la población. Archivo Real Academia Nacional de Medicina.
90
realidad fueron auténticos panfletos
de inspiración filantrópica con los
que los autores, por lo común médicos o cirujanos no relacionados con
la élite de sus profesiones respectivas, pretendían al mismo tiempo
aprovechar la distribución del fluido
vacunal para su promoción social y
científica, ya que al mismo tiempo
que se presentaban como vacunadores, establecían una potencial relación de dependencia con el lector
prometiéndole muestras de pus varioloso con garantía absoluta de
efectividad. No olvidemos que hasta
1805, el Estado, con el fin de asegurar el abastecimiento permanente
de fluido y cuantificar estadísticamente la marcha de la vacunación
en España, no estableció la obligación de habilitar salas de vacunación en los hospitales.
texto más importante de todos los
traducidos, tanto por su contenido
como por su significación, fue la versión castellana que hizo Francisco
Xavier de Balmis, en 1803, del Trai té historique et pratique de la vaccine
(1801), de Jacques-Louis Moreau de
la Sarthe (1771-1826), el primer
gran adalid y divulgador de la obra
de Jenner en Europa, y posiblemente el más conocido. Balmis fue uno
de los defensores más precoces y
entusiastas de la vacuna y la traducción de la obra no sólo tiene motivaciones divulgadoras, sino fundamentalmente pedagógicas. Se trata
de un texto con un planteamiento
metódico riguroso que si bien en su
origen es hijo del pensamiento ilustrado, encontramos en él los gérmenes de lo que, en su desarrollo a lo
largo del siglo XIX, dará lugar a distintos capítulos de la medicina contemporánea. Es, además, el texto
que el propio Balmis utilizó en la Expedición para enseñar la técnica correcta de vacunación y prevenir y
explicar las causas de sus posibles
fracasos.
El primer texto publicado en España sobre la vacuna apareció en
1799 en Barcelona y se trata de un
compendio de escritos británicos y
franceses. Pero en 1801 se produce
una auténtica explosión informativa, con la publicación de nueve folletos provacunistas52. Sin duda, el
Las constantes epidemias de viruela en América demandaban con
urgencia, a partir de 1800, la presencia de la vacuna en esos territorios.
Esta impaciencia, obligó a las auto-
52
Seis de ellos fueron traducciones de textos
franceses y uno –la versión hecha por Pedro
Hernández de una obra de un autor francés–
conoció tres ediciones en Madrid, dos en
1801 y otra en 1802; y una edición en Hispanoamérica. A esto habría que añadir la tesis doctoral en 1801 defendida en francés en
Montpellier por el médico Ramón y Mornau. Ver. G. OLAGÜE DE ROS y M. ASTRAIN GALLART (1995), Op. cit., p. 9.
91
ridades locales criollas y a los médicos más entusiastas de las bondades
del fluido vacuno, a solicitarlo a los
centros que lo poseían. La obtención de la vacuna de estos centros
difusores nos permite afirmar que la
vacuna no llega a América exclusivamente de la mano de la Expedición. En la mayor parte de las provincias de Ultramar se conocía la
vacuna y se utilizaba el fluido vacuno, que había llegado generalmente
protegido entre cristales, a la mayor
parte de ciudades importantes de la
América hispana. El terror ante la
viruela y la necesidad de hacer frente a las epidemias, crearon una corriente favorable a la vacunación.
Esta actitud positiva frente a la vacuna produjo, sin embargo, no pocos enfrentamientos y recelos en el
momento de la llegada de la Real
Expedición Filantrópica. Ya tendremos ocasión de ver cómo Balmis se
opuso críticamente a los ensayos
precursores de la práctica de la vacuna en los territorios de Ultramar.
Los expedicionarios tuvieron disgustos y decepciones por causa de
los intentos de vacunar con fluidos
desvirtuados y toda esta realidad encontrada por el Director de la Expedición a la llegada de la misma, motivó en él una actitud negativa y de
reprobación de todo lo hecho hasta
entonces por autoridades locales y
médicos. En consecuencia, las rutas
del Derrotero de la Expedición no se
siguieron estrictamente, sino que,
llevados por la necesidad del día a
día y las circunstancias cambiantes,
se iba modificando lo planeado inicialmente y se crearon itinerarios
más adecuados de distribución de la
vacuna; a la vez que tuvieron que
aparcarse muchos de los proyectos
que Balmis tenía la intención de desarrollar. Veamos, pues, cómo se implantó la vacuna en territorios
hispanos antes de la llegada de la
Expedición.
El Virreinato de Santa Fe era el
más afectado por la viruela y en consecuencia fue el más interesado por
el nuevo descubrimiento de la vacuna. La primera noticia sobre la vacuna es una carta de Antonio Nariño
al Virrey Mendinueta en la que
cuenta sus experimentos y la aplicación satisfactoria de la misma en un
muchacho durante el verano de
1802. Las noticias que llegan a la
metrópoli eran alarmantes y obligaron a enviar con prontitud la vacuna desde la Península. Aprovechando la salida del nuevo Virrey electo,
Antonio Amar, se envía a América
al médico Lorenzo Vergés para que
se traslade directamente a la ciudad
de Santa Fe. Las autoridades médicas comisionaron al mismo para que
una vez llegado a la capital de Nueva Granada «envíe otros tres profesores, uno a Nueva España, deteniéndose en La Habana, otro al Perú
92
Fig. 9. Inicio del informe presentado por Manuel de Maraball sobre la epidemia de
viruelas de Chiapas en el Virreinato de Nueva España (septiembre 1803). Archivo
Real Academia Nacional de Medicina.
93
Fig. 10. «Indio con viruelas». Lámina de la obra del obispo peruano Baltazar Jaime
Martínez Compañón, Trujillo del Perú. 1786 (Ed. de Madrid, Ed. Cultura Hispánica del
Centro Iberamericano de Estudios).
94
y otro a Buenos Ayres, debiendo ser
transportados de cuenta de la Real
Hacienda o de la renta de Correos».
El Marqués de Bajamar, el 26 de
mayo de 1803, insta en un oficio al
Dr. Vergés, a establecer «el método
y las reglas que deberían observarse
para introducir y perpetuar la vacuna en todos los reinos a los que llegue»53.
tró su presencia del 13 al 25 de febrero de 1804. La solución que se
encontró fue desplazar la población
para que fuera vacunada en la ciudad y, una vez que se tenía el pus vacuno, retornaban nuevamente a sus
lugares de origen. Las vacunaciones
públicas iniciadas por Oller, se suspenden el 9 de febrero en deferencia
a la llegada de la Real Expedición,
como consecuencia, cuando ésta
arribó no detecto ninguna actividad
vacunadora y lo que fue una deferencia acabó siendo un grave error:
se había interrumpido el ritmo de
propagación y perpetuación de la
vacuna lo que supuso duras e injustas críticas de Balmis a su llegada54.
La labor realizada por estos médicos
debió ser ejemplar porque el día 9 de
marzo de 1804 se afirma que «como
la vacuna se ha propagado tanto en
esta ciudad son raros los niños que se
encuentran sin haberse inoculado
para satisfacer al encargo de V. S. y
deseo del Sr. Director de la Real Expedición»55.
La isla de Puerto Rico se erigió
como un centro difusor de la vacuna
antes de la llegada de la Expedición.
El verdadero motor de ese proceso
fue el Brigadier Ramón de Castro,
que a fuerza de insistentes solicitudes obtuvo cristales con la vacuna
procedentes de la isla británica de
Saint Thomas. Cuando la vacuna
llegó a Puerto Rico, encargó a los
doctores Francisco Oller y Tomás
Prieto como comisionados con la finalidad de conservarla y propagarla.
Tras varias peripecias, el doctor
Oller pudo vacunar con éxito el 28
de noviembre de 1803. A partir del
17 de diciembre comenzaron sistemáticamente las vacunas públicas
en la ciudad de San Juan, al tiempo
que Oller propagaba la vacuna en el
partido de Fajardo, a doce leguas de
San Juan, donde el riesgo de epidemia era inminente, como lo demos-
En la isla de Cuba fue el médico
Tomás Romay el que comenzó las
gestiones para introducir el fluido
54
RIGAU PÉREZ, J. Introducción de la Vacuna de Viruela en el Sur de Puerto Rico.
1804. Boletín de la Asociación Médica de Puer to Rico, 1979, nº. 7, p. 147.
55
Carta de Santiago de los Ríos dirigida al
Capitán General de la Isla de Puerto Rico el
9 de marzo de 1804. Archivo General de Indias. Sección: Santo Domingo, leg. 23222.
53
Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Expediente 1., Extracto
General de la Expedición Filantrópica de la
Vacuna. Leg. 1558-A.
95
vacuno, un año antes de la llegada
de Balmis. Había solicitado a las colonias británicas en América el fluido vacuno que administró a sus hijos
con resultados negativos. Pero el 10
de febrero de 1804 llegó a la ciudad
de la Habana la señora María Bustamante, procedente de la Aguadilla
de Puerto Rico. A su partida hizo
vacunar a su hijo de diez años y a dos
mulatitas de ocho y seis años de
edad. Cuando entraron en el puerto
de la Habana después de nueve días
de su vacunación, los granos que
portaban estaban en plena sazón.
Comenzó Romay las vacunaciones
en Cuba en dos sesiones los días 12
y 13 de febrero de 1804. Se vacunaron nueve niños y «pasan de doscientas las personas vacunadas por
diferentes profesores con las pústulas de los nueve primeros niños»56.
En la ciudad de Cuba se establecieron Juntas Subalternas de Vacuna
en las ciudades de Trinidad, Villa de
Santa Clara, Santiago de Cuba y
Puerto Príncipe. En La Habana lo
original es que la Junta Central de
Vacuna se integró en la Sociedad
Económica de Amigos del País.
Dos años antes de la llegada de la
Expedición a Venezuela, el licenciado Alonso Ruiz Moreno había sido
contratado en Cádiz para transportar el fluido vacuno a la Capitanía
General venezolana. Este médico
había conseguido la vacuna en Jerez
de la Frontera y desecada en vidrios,
la trasladó a esos territorios donde
llegó totalmente inactiva. Por fin, la
vacuna llega en condiciones óptimas gracias a un envío de Oller. Según afirmaciones de Alonso Ruiz
Moreno se llegó a erradicar la viruela natural en el territorio y enviar el
fluido vacuno a otras regiones de la
Capitanía General.
56
Noticia del Dr. Romay en papel periódico
de La Habana, nº. 17, 1804. Ceferino
ALEGRÍA, en su Introducción de la vacuna
en América, Caracas, Talleres Gráficos de la
División de Educación Sanitaria, 1970; afirma que las primeras vacunaciones las realizó
Romay en abril de 1803 con un fluido vacuno procedente de Philadelphia, p. 14. Sin
embargo, en un documento enviado por
Balmis al Consejo de Indias, con declaraciones de las autoridades locales, informa que:
«en la Habana el Dr. D. Tomás Romay propagó con feliz éxito y aprobación del Protomedicato la vacuna llevada a aquellas islas
por Dña. María Bustamante...». Archivo
General de Indias. Sección: Indiferente General. Expediente 12, Extracto General de la
Expedición. Leg. 1558-A. Más detalles
El territorio de la Capitanía General de Guatemala era un territorio que tenía riesgo de sufrir un ataque de viruela, por la situación
estratégica en el comercio entre los
dos hemisferios del continente
sobre la actividad vacunadora del Dr. Rom a y, e n Sus ana María RAMÍREZ
MARTÍN, Proyección científica de las ideas
de Tomás Romay sobre la vacuna de la viruela en la inclusa de Madrid. Asclepio, vol.
LIV, fas. 2, 2002, pp. 109-128.
96
t e » 58. Después de un fracaso tras
otro, el interés por conseguir la vacuna residía en particulares que no
cesaron de solicitarla ni de remitirla. Impacientes ante tanta demora,
y agobiados por una epidemia de viruela que se declaró en la Ciudad
Real de Chiapas por contagio de la
Provincia de Tabasco, el Presidente
dirige una carta al ministro de Estado el de julio de 1803. Como a la
llegada de la carta a la Corte ya había salido la Real Expedición, el ministro de Gracia y Justicia dirige
una misiva el 16 de diciembre al
Presidente de la Capitanía General,
recomendándole que «envíe un facultativo a cualquiera de los puntos
del derrotero que lleva la Expedición para que tomase las instrucciones convenientes»; y al mismo
tiempo ordena a Balmis que «le enviase la vacuna bien fuese por medio de sus Ayudantes o del facultativo que aquel Gefe comisionase al
intento»59. Con arreglo a lo dispuesto el también protomédico José An-
americano, pero además la situación de la población aislada en las
selvas del interior del istmo, con dificultades en las comunicaciones,
convertían las epidemias en una
verdadera guadaña. Con este estado
de opinión, el día 14 de abril de
1802 se recibió en la ciudad de
Guatemala un informe del Gobernador de Chiapas en el que informa
que algunos pueblos del norte de su
provincia se hallaban contagiados
de viruelas procedentes de la provincia de Yucatán, donde hacía más
de dos años que se sufría la epidemia. Al año siguiente es informada
la Real Academia de Medicina y se
afirma que se ha utilizado para frenar la epidemia la inoculación 57. El
terror ante la posibilidad de futuras
epidemias motivó a una búsqueda
incesante del pus vacunal sea de
donde fuere. Por primera vez llegó
la vacuna procedente de Veracruz,
remitida por el gobierno de esta ciudad en un correo extraordinario por
suscripción promovida por el protomédico Narciso Esparragosa y costeada por los ciudadanos más pudientes. El correo volvió sin el pus
porque «se había encontrado iner-
58
«Proyecto de Expedición del Dr. Flores».
Madrid, 28 de febrero de 1803. Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Leg. 1558-A, f. 7v.
59
Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Extracto General de la
Expedición filantrópica de la Vacuna. Expediente 17. Carta de José Antonio Caballero,
ministro de Gracia y Justicia dirigida al Director de la Real Expedición de la Vacuna D.
Francisco Xavier Balmis. Madrid, 16 de diciembre de 1803. Leg. 1558-A.
57
«Informe de Manuel de Maraball dirigido
a Pedro Cevallos sobre la epidemia de viruelas que sufría la provincia de Chiapas y la
inoculación de la vacuna como remedio».
Ciudad Real de Chiapas 7 de septiembre de
1803. Archivo de la Real Academia de Medicina de Madrid. Leg. 14, doc. nº 821.
97
tonio de Córdoba solicitó a las autoridades de Reino de Guatemala el
establecer una expedición marítima
para que se desplazase a La Habana
a recoger el fluido vacunal que
traería la Real Expedición cuando
llegase a esas islas. En Guatemala
habían hecho una estimación de
tiempo pensando que de octubre a
noviembre de 1803 estaría la expedición en la isla de Cuba. Las autoridades locales impacientes por la
espera solicitan que «se envíe desde
La Habana el fluido vacuno». Para
ello se insta a que utilicen los buques guardacostas que cada 40 días
se relevan y que en «uno de ellos
puede remitirse la Vacuna propagada que sea en esa ciudad, al cuidado
del Cirujano de su dotación o de
otro profesor inteligente dándosele
dos muchachos que bastarán para
conservar en buen estado el fluido
en una navegación tan corta hasta
Trujillo, inoculando el uno el día de
salida, y el otro cuando mejor parezca»60.
de mayo de 1804; acompañada de
una aguja de vacunar y de instrucciones de vacunación. También el
doctor Narciso Esparragosa se aplicó
incansablemente a difundir la vacuna, no siempre con resultados felices. Pero su labor fue magnífica, de
mucho compromiso y dedicación a
la población. La ciudad de Guatemala, gracias a él, se convirtió en un
centro difusor de la vacuna, antes y
después de la llegada de la Expedición Filantrópica.
La vacuna, al igual que cualquier
otra mercancía, tomo el puerto de
Veracruz como un centro difusor
para todo el territorio de Nueva España. Se pueden establecer cuatro
rutas de penetración de la vacuna
antes de la llegada de la Expedición:
una con destino a Oaxaca, otra con
dirección a Campeche, una tercera
a las Provincias Internas y otra con
rumbo a la capital mejicana. El Virrey se hizo acompañar desde Veracruz por el médico de la Armada,
García de Arboleya, que será el verdadero motor de la vacunación antes de la llegada de Balmis, y que
nada más llegar a la capital novohispana inició la vacunación con resultados negativos. Posteriormente, el
ayuntamiento de Veracruz informa
al Virrey que el 29 de marzo de 1804
había llegado el fluido procedente
de La Habana y con éxito en sus resultados, difundiéndose desde allí a
Cuando comenzó la vacunación
a expedirse en Veracruz, donde vivía
don Ignacio Pavón y Muñoz, despachó la vacuna en correo extraordinario, que costeó él mismo, a sus
hermanos Cayetano y Manuel. Llegó la vacuna a Guatemala a los veinte días de su salida de Veracruz, el 16
60
Archivo General de Indias. Sección:
Cuba. Leg. 1691.
98
la región de Oaxaca. El 10 de abril
del mismo año llegó a Veracruz el
fluido que desde Cuba remitía el Dr.
Romay y que conservó toda su vitalidad. Por fin, la vacuna llegó a la
ciudad de México el 25 de abril del
mismo año y al instante el Virrey
mandó al doctor Arboleya que efectuase la vacunación en unos niños
expósitos. Al día siguiente continuaron las vacunaciones y en esta
sesión se vacunó al hijo del Virrey
de 21 meses de edad. El 9 de mayo,
el cirujano aragonés de la Armada,
Miguel José Monzón introduce con
éxito la vacuna en la ciudad de
Campeche y difunde el fluido sobrante, conservado entre cristales,
por los territorios por los que pasó.
nia que unieron su sentir filantrópico y se empeñaron en conseguir el
fluido vacuno». Para sacar la operación del drama que suponía a la población no instruida, establecieron
las salas de vacunación en el teatro61.
Al Virreinato del Río de la Plata
arribó el 5 de julio de 1804 una fragata llamada La Rosa del Río, procedente de Río de Janeiro, que llevaba
esclavos negros inoculados de vacuna que fueron los proveedores del
fluido con que se inicia el proceso de
vacunación en estos territorios62.
Apenas pasados veinte días ya se habían vacunado 200 personas en la
ciudad de Montevideo. El Vi r r e y
hizo pasar la vacuna desde esta ciudad a la de Buenos Aires y una vez
establecida la vacuna en ella, el
Marqués de Sobremonte remitió el
fluido en cristales y costras pulverizadas a otras zonas del Virreinato
muy atacadas por la viruela, como la
banda oriental del Río de la Plata, la
Colonia de Sacramento y a la región
de la Patagonia. Finalmente se remitió la vacuna desde un punto de vista institucional, por vía oficial entre
Una de las expediciones que salió con fluido desde Veracruz marchó a las Provincias Internas, a instancias del Comandante General de
estos territorios, el Brigadier Nemesio Salcedo; arribando a la ciudad de
Chihuahua el 21 de mayo de 1804.
Desde esta ciudad salieron un facultativo y un conjunto de niños con el
fluido vacuno en dirección a Nuevo
México; y otro destacamento, a
Nueva Vizcaya.
61
Gazeta de México, nº 22, 6 de octubre de
1804.
62
Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Leg. 1558-A. Buenos Aires, 10 de Agosto de 1805: «Carta de Virrey
al Ministro de Gracia y Justicia comunicando la introducción de la Vacuna en ese territorio.»
A la ciudad de Guadalajara de
Indias llegó la vacuna por el celo de
Vicente Garro, administrador de
Correos de la ciudad y de José Francisco Araujo, «Médico cirujano de
la Península de la Antigua Califor99
Virreyes y utilizando como transportes los barcos correos. La ruta que se
siguió fue la vuelta al cabo de Hornos, parando primero en la Capitanía General de Chile y terminando
el periplo en el puerto de El Callao.
Por tierra también se remitió la vacuna a otros territorios del Virreinato limeño como Cuzco, en este caso
utilizando niños negros que conservaban la vacuna brazo a brazo.
Al llegar la vacuna a Chile se comisionó al religioso de la Orden de
San Juan de Dios, que fue médico
del fuerte de Valdivia y Catedrático
de Prima y de Filosofía en la Universidad de Santiago, fray Manuel
Chaparro; quien vacunó a 286 personas en el pórtico del Cabildo Metropolitano. El resultado fue un absoluto éxito y de los granos maduros
que prendieron en los niños vacunados, «se guardó el fluido en cristales
que difundió en todo el territorio de
su mando63.
En 1802 llegó por primera vez la
vacuna a Lima procedente del puerto peninsular de Cádiz en el barco
mercante Santo Domingo de la Calza da, que iba rumbo a las Filipinas.
Humboldt describe este acontecimiento con gran detalle: «Al Virreinato del Perú llegó la vacuna por
primera vez en el navío mercante
Santo Domingo de la Calzada que seguía la ruta Cádiz-Manila. Un particular envió en este buque la Vacuna
a Filipinas. En Lima, Hipólito Unanúe vacunó muchos individuos con
el virus que llevaba el navío, pero no
cuajó y observó Unanúe que todas
las personas así vacunadas habían
tenido unas viruelas «sumamente
benignas» y se sirvió de la inoculación de este pus para hacer menos
funesta la epidemia de 1802 y de
esta manera encontró los efectos de
una vacuna que «había tenido por
perdida»64. Pero fue desde Buenos
Aires, como ya hemos comentado, y
mientras Salvany todavía se encontraba en la Real Audiencia de Quito, cuando llegaron a Lima unos
cristales con fluido vacunal que llegaron en perfecto estado. El Virrey
comisionó a Pedro Belomo, que era
cirujano del apostadero del puerto
del Callao y examinador de cirugía
del tribunal del Protomedicato de la
Real Audiencia, el cual inició las
primeras vacunas el 23 de octubre
de 1805 y de 36 vacunados sólo
prendió en un chico de cuatro años.
Posteriormente se utilizó el método
de brazo a brazo, consiguiendo mantener activo el fluido hasta la llegada de la Expedición. El propio Belo-
63
Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Leg. 1558-A. Expediente
22: «Carta del Gobernador de Concepción
D. Luis Alava, 14 de febrero 1806».
64
Cfr. ALEGRÍA, C. Introducción de la vacu na en América, Caracas, Talleres Gráficos de la
División de Educación Sanitaria, 1970, p. 15.
100
mo, proporcionó a Thaddäus Haenke el fluido en febrero de 1806, que
éste utilizaría para vacunar gratuitamente en la Capitanía General de
Charcas.
rras hispanoamericanas. No partían
ex novo en lo que a la vacuna se refiere, pero la necesidad de establecer
una organización metódica y rigurosa y en torno a ella, unificar esfuerzos en la consecución de un rendimiento sanitario adecuado, era sin
duda indispensable.
A grandes rasgos, ésta es la situación con la que se van a encontrar
Balmis y Savany a su llegada a tie-
101
5. LA REAL EXPEDICIÓN
FILANTRÓPICA DE LA VACUNA
Y SU SIGNIFICADO HISTÓRICO
El relato del viaje para extender
la vacuna, pese a las previsiones y la
preparación previa, se asemeja a una
complicada aventura en la que se
desbordaron muchas de las previsiones y se sucedieron vertiginosamente los acontecimientos. No era poco
cruzar el océano con un conjunto
tan variado de personas, con un número elevado de niños que, según
testimonio del propio Balmis, padecieron «continuas enfermedades» y
con un trayecto tan extenso. Pese a
haber transcurrido casi cincuenta
años desde su edición, la monografía
escrita por Díaz de Yraola (1948)
continúa siendo una fuente indispensable para seguir el proceso. Su
periodización de las etapas es muy
útil y nosotros vamos a seguirla,
como también lo hacen recientes estudios como el excelente y muy
completo de S. Ramírez (2002).
Hay que hablar, entonces, de una
primera etapa, en la cual la expedición es conjunta, que se inicia en La
Coruña y finaliza en Venezuela y de
una segunda etapa en la que se pro-
duce una subdivisión de los expedicionarios en dos rutas diferenciadas:
la que, liderada por Balmis, pasó a
México y de allí a las Islas Filipinas,
y la segunda, a cargo de Salvany, que
desciende hacia Sudamérica siguiendo inicialmente la ruta del río
Magdalena. A la vez, en cada una de
las rutas indicadas, se produjeron
constantes divisiones de los grupos
en otros más pequeños con el objetivo último de dar un mayor grado de
dinamismo a la extensión de la práctica vacunal.
5.1. Los preliminares del viaje
El 13 de marzo de 1803, por vez
primera, el Consejo de Indias comienza a solicitar informes sobre «si
se creía posible extender la vacuna a
los países de Ultramar y qué medios
serían más acertados para el intento». El 22 de marzo, Francisco Requena, miembro del mencionado
Consejo, informa sobre la utilidad
«que produciría en Ultramar la ino103
culación de la vacuna» y se solicita
un informe al médico de Cámara,
José Felipe Flores65. Con suma urgencia Flores elabora el informe y le
añade una propuesta de derrotero
general de la expedición, así como la
recomendación de una serie de medidas y disposiciones que deberían
tomarse para el mejor acierto de la
empresa y la fácil propagación de la
vacuna en los territorios de Ultramar. La complejidad de la expedición requería definir muy bien los
objetivos, y si bien es cierto que
todo se reducía a liberar de viruela
los pueblos de Ultramar, también lo
era que los medios para conseguirlo
no eran sencillos. Hacía falta, en
consecuencia, desarrollar tres actividades: primero difundir la vacuna;
segundo instruir a los médicos y personas interesadas en las poblaciones
visitadas en la práctica de la vacunación; y por último, crear «Juntas
de Vacunación» en las capitales y
principales ciudades de los Virreinatos, para que se encargasen de asegurar la conservación del fluido vacuno activo con el paso del tiempo.
orientaron en tres ejes de acción: reclutar al personal que se iba a encargar de la misma; contratar el barco
que iba a desplazar a los expedicionarios desde la Península a los territorios de Ultramar; y determinar y
elegir los criterios de conservación
de la vacuna en su óptima naturaleza para la propagación.
Previamente había sido necesario
resolver no pocos problemas. El primero, el de su financiación. En el
primer momento, Francisco Requena, en el mencionado informe, pretende el nombramiento de los cargos
de la Expedición entre voluntarios
que no percibirían sueldo ni compensación económica. Pero aunque
eso fuera así, hacía falta un equipamiento en material básico para el desarrollo de la labor que le estaba encomendada, como se demuestra con
el hecho que, cuando los nombramientos estaban resueltos, se dota a
Balmis de un presupuesto de 200 doblones y termina realizando un gasto
de 90.000 reales de vellón. Por lo demás, las pretensiones de Requena sobre el personal pronto se revelaron
como un sueño utópico. La realidad
es que había varias posibilidades para
costear la expedición desde diferentes fuentes de financiación: por un
lado, desde el Ramo de los Tributos
de los Indios, con el inconveniente
que este sistema impositivo se había
visto muy mermado por la cantidad
Los preparativos de la Expedición se realizaron durante la primavera y el verano de 1803 y de acuerdo con los objetivos mencionados se
65
Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Expediente 1: Extracto
General de la Expedición filantrópica de la
Vacuna. Leg. 1558-A.
104
Fig. 11. Nombramiento de Balmis como director de la Expedición para llevar la vacuna
a las colonias de Ultramar el 4 de agosto de 1803.
de óbitos en ese grupo poblacional;
en segundo lugar, desde la Real Hacienda, que sería la principal beneficiada de una población laboralmente útil; en tercer lugar, los Censos de
Indios, pero aunque este tipo «está
establecido en el distrito de la Audiencia, ignoro si lo hay en Nueva
España y en Lima, por cuyo motivo
no hallo proporción para que se haga
sobre él asignación, que pueda ser segura»; en cuarta, el Ramo de Propios
«y arbitrios en el Patrimonio de las
Ciudades, Villas y Lugares, que los
tienen y están destinados para sus
gastos municipales...»; y por último,
los Diezmos Eclesiásticos, «pues ade-
más de exigirlo la caridad Cristiana,
resulta el beneficio de que no decaiga con la mortalidad de sus feligreses
la gruesa de Diezmos de la dotación
de sus Iglesias ni el Real interés de
los dos novenos aplicados a S. M.
conforme a las respectivas erecciones de cada Obispado»66. Saliese de
donde fuese el dinero que financiase
la Expedición, es constante la referencia a que debería realizarse «bajo
66
Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Leg.1558-A. Expediente
para extender en América el uso de la vacuna. Dictamen del Gobernador del Consejo de
Indias, Madrid, 26 de mayo de 1803. f. 1v-2.
105
te» 68. Los gastos de la Expedición estaban generados fundamentalmente
por la financiación del barco y los
sueldos de los expedicionarios. La
realidad es que aquellas poblaciones
que fueron conscientes de la importancia de la práctica vacunal, agasajaron a los expedicionarios con un trato excelente, dotaron de alojamiento
a los miembros, vistieron a los niños y
les concedieron obsequios.
condiciones equitativas y ventajosas
para la hacienda»67.
Finalmente, las autoridades peninsulares decidieron que los gastos
de la Expedición fuesen financiados
desde la Real Hacienda y el problema estuvo presente no sólo al inicio,
sino a lo largo de todo el periplo. Por
lo demás, las medidas para cubrir los
gastos no fueron siempre las mismas,
sino que se adecuaron a las necesidades y a las posibilidades de cada
territorio, con la única condición de
que las medidas adoptadas por las
autoridades locales fuesen aprobadas por el rey.
En un primer momento se pensó
que la expedición se transportara en
buques correo de guerra por ser los
más ligeros y tener una comunicación frecuente con los territorios
americanos. Lo que se tuvo muy claro desde el principio es que el coste
para la Real Hacienda no fuese muy
gravoso. La Expedición utilizó cinco
buques para todo el desarrollo de la
travesía marítima, de unos conocemos sus nombres y de otros no. Gracias a la investigación del experto
en historia militar Parrilla Hermida
tenemos una detallada información
de la corbeta gallega María Pita»69.
La realidad es que la Expedición, a
lo largo de su recorrido, sacó el dinero de donde pudo. Nunca faltaron patricios con gran poder económico y
simpatizantes de la causa de la vacuna
en las ciudades por donde discurrió la
peregrinación vacunal. E incluso, el
propio dinero de los expedicionarios.
Como manifestó el propio Balmis a su
regreso de la Expedición, «no tiene
número las pesetas que he repartido
entre los indios para que se dejasen
vacunar, y las empleadas en juguetes
para que se entretuvieran a bordo los
niños embarcados, con otra porción
de gastos que no tengo ahora presen-
68
Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Leg. 1558-A. Informe de
cuentas que realiza Balmis a su regreso de su
labor profiláctica y envía a José Antonio Caballero. Madrid, 4 de diciembre de 1806.
69
PARRILLA HERMIDA, M. La Expedición Filantrópica de la Vacuna antivariólica
a América en 1803. El contrato de fletamiento de la Corbeta María Pita». Revista
del Instituto «José Cornide» de Estudios Coru ñenses, 1974-75, nº 10-11, pp. 203-209.
67
Archivo General de Indias. Sección Indiferente General. Leg 1558-A. Expediente 3.
Extracto General de la Expedición Filantrópica de la Vacuna. Real Orden del 30 de
agosto de 1803.
106
El criterio que motivó en toda la travesía la elección de los barcos fue la
velocidad frente a la comodidad.
Pero al hablar de los gastos del
transporte debemos diferenciar dos
aspectos: el fletamiento del barco y
la manutención durante la ruta de
los expedicionarios. El coste total
del fletamiento no está desglosado
en ningún documento, pero se sabe
que el armador de la corbeta, Tabanera y Sobrino, rebajó 400 pesos
fuertes (4000 reales) de su primera
propuesta de flete y 40 pesos fuertes
de mesa por mes70. La contrata de la
corbeta se realizó en el puerto de La
Coruña el 8 de octubre de 1803. En
un primer momento no se pensó que
la travesía fuera larga y se firmó el
contrato hasta el 27 de enero de
1804. Cuando expiró el contrato la
corbeta se encontraba todavía fondeada en el puerto de La Habana.
Balmis, para evitar los problemas
que generó la contrata en La Coruña, mantiene las mismas condiciones que en el contrato inicial con un
coste de 1.400 pesos fuertes mensuales por el fletamiento.
ratificados por la Junta de Cirujanos
de Cámara. Ambos tenían activos a
su favor: Flores por haber elaborado
el proyecto inicial de la expedición
y Balmis por ser el traductor al castellano de la obra de Moreau de la
Sarthe, y por ser uno de los médicos
que practicaba con mayor éxito, en
Madrid, la técnica de la vacunación.
José Flores se encargaría de la Expedición que iría a Cartagena y Balmis
la que marcharía a Veracruz71. En
todo caso, para elegir a los personajes que van a participar en la expedición filantrópica, se hace pública
en el Colegio de San Carlos de Madrid la Real Orden de 6 de junio en
la que se manifiesta el real deseo de
propagar la vacuna en «sus dominios de Indias»72. Después de oído el
Dictamen del Consejo de Indias y
del Consejo de Hacienda y de sus
médicos de Cámara, el monarca decide que «se envíe una expedición
marítima, compuesta de facultativos
hábiles y adictos a la empresa, dirigida por el Médico honorario de Cámara D. Francisco Xavier de
71
Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Leg. 1558-A. Informe de
la Junta de Cirujanos de Cámara, Madrid, 17
de marzo de 1803.
72
Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Leg. 1558-A. Informe de
los señores que pertenecen a la Junta, D.
Antonio Gimbernat, D. Leonardo Galli y D.
Ignacio Lacaba, Dirigida a los profesores del
Real Colegio Médico de San Carlos de Madrid. Aranjuez, 12 de junio de 1803.
Más difícil resultaba la elección
del personal cualificado, dadas las
pretensiones de gratuidad que había
indicado Francisco Requena. En
principio éste propuso como cabezas
para desempeñar la comisión a los
Doctores Flores y Balmis, que fueron
70
Idem. p. 205.
107
Balmis»73. Esta decisión del monarca reconoce y legitima el proceso seguido por Balmis para no tener que
compartir con nadie la dirección de
la Expedición, excluyendo de la
misma a José Felipe Flores74. Es cierto que la dirección en manos de Balmis significaba que pondría allí en
funcionamiento todas sus cualidades: poseía energía, tenacidad y
grandes dotes de organización que
hicieron de él un individuo único. A
diferencia del Director, el nombrado
Subdirector, José Salvany era todo
corazón, entusiasmo y valor. Éste no
destacó como organizador y su labor
tuvo menos proyección que la realizada por Balmis. El Director, progresivamente, fue concentrando poder
y autoridad al tiempo que exige un
control férreo de todas las actividades hasta el final, incluso cuando ya
estaba en España y su labor hubiera
formalmente terminado75.
Finalmente, Balmis fue elegido
para realizar la Expedición y pronto
hizo una serie de propuestas como
que el grupo se compusiera de un director, que sería él mismo y varios
profesionales que luego veremos en
detalle, amén de 15 ó 20 niños de
ocho a diez años, que no hubiesen
pasado las viruelas, a fin de vacunarlos sucesivamente durante la navegación y conservar de este modo el
fluido. Fue privilegio del Director la
elección de las personas que participarían en la expedición, siempre
que obtuvieran el visto bueno del
monarca. En la circular del Ministerio de Estado en la que se inserta la
Real Orden comunicada por el Ministro de Gracia y Justicia sobre la
Expedición de la Vacuna, sellada en
San Ildefonso en 4 de agosto de
1803, se informa del nivel intelectual y profesional de los componentes de la misma. El director sería un
Médico de Cámara de Su Majestad,
los ayudantes serían facultativos con
formación médica; los practicantes,
cirujanos y a los enfermeros no se les
73
Gaceta de Madrid, Viernes 5 de agosto de
1803.
74
Las razones de Balmis no pueden ocultar
un rasgo típico de su personalidad, convencido de sus aptitudes y de su capacidad de organización y de mando. En una carta de Balmis al Ministro de Gracia y Justicia José
Antonio Caballero, el 18 de junio de 1803,
defiendió su postura afirmando «que el mando que yo pretendía no era por arrogancia, ni
deseo de mandar, pues en mi casa dejo el
mando a los criados, sino por el celo de poder realizar una expedición tan gloriosa, que
será envidiada de todas las Naciones». Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Leg. 1558-A.
75
Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Leg. 1558-A. Expediente
23. Con motivo de su próximo paso a Nueva España, Balmis solicita que se comunique
a «los demás ayudantes y al mismo Salvany
que continuasen reconociéndole por Director».
108
exige una formación específica. A
juicio de Balmis, eran preferibles
personas que estuviesen capacitadas
para las labores sanitarias y profilácticas, más que aquellas poseedoras
de títulos.
que estar en continuas y penosas
marchas, en que la escasez y la distancia obligan a gastos tan extraord i n a r i o s . . . » 7 6. Pero además, los
transportes tanto en España como
en Indias, corren de cuenta de la
Real Hacienda durante toda la expedición marítima, pero no durante
las expediciones terrestres. En la
misma carta, Balmis solicita se especifique «si la manutención se nos
continúa también en tierra: por que
no siendo así es imposible pueda
mantenerse ningún individuo de su
cuenta con los sueldos asignados, y
que carezcan precisamente de medios para atender a otros precisos
gastos, que se han de ofrecer por más
equipados que salgan de España, de
manera que llegaría día que no Reynase entre los individuos de una expedición tan brillante más que escasez y miseria y el descontento que
acompaña a estas circunstancias»77.
Como consecuencia de esta demanda, tan lógica que no se atreven a rechazarla, la Real Hacienda asume
un gasto que asciende a 8.700 pesos
fuertes anuales en sueldos y 850 doblones en habitaciones. Además se
contrató a cinco personas en primera mesa a razón de 100 pesos fuertes
al mes, siete personas en segunda
mesa a razón de 90 pesos fuertes al
Como era de esperar, el presunto
espíritu altruista de los expedicionarios no alcanzaba los niveles de gratuidad que las autoridades esperaban, por ello el Ministro de Gracia y
Justicia José Caballero, el 4 de agosto de 1803, estableció el sueldo y la
habitación en función del reconocimiento social laboral y de la valía de
cada individuo de la Expedición.
Los gastos particulares de cada
miembro de la Expedición fueron
cubiertos por los sueldos que se asignan a cada uno de los componentes
que la conforman. El director cobraría 40 reales de vellón, el subdirector
y los ayudantes 20, los practicantes
12 y los enfermeros 10. Este dinero
se podría cobrar por los expedicionarios directamente en América, o
en América y en España cuando los
miembros de la Expedición tuvieran
familia a su cargo que mantener.
Como era de esperar pronto aparecerán las discrepancias. En opinión
de Balmis, expresada en carta al Ministro de Gracia y Justicia el 2 de julio de 1803, con este sueldo» no se
puede mantener con una mediana
decencia, aun estando avecinados
en un Pays, cuanto menos teniendo
76
Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Leg. 1558-A, f. 2v-2.
77
Idem, f. 2v-3.
109
Fig. 12. Los cirujanos de cámara, Antonio de Gimbernat, Leonardo Galli y Lorenzo Lacaba, aprueban el proyecto de Balmis.
110
mes y veintidós personas en tercera
mesa a 50 pesos fuertes al mes. Esto
supuso un gasto de 2.230 pesos fuertes cada mes78.
ciales manejados deben adecuarse a
la realidad. La principal diferencia
entre los dos proyectos era que el de
Flores indicaba la conveniencia de
establecer dos líneas de desarrollo
de la expedición y Balmis propone
que fuera una sola para los cuatro
Virreinatos y Filipinas. De tod a s
maneras, el derrotero que se siguió
fue el que determinaron las circunstancias y necesidades de los acontecimientos reales que se desarrollaron a lo largo de la accidentada ruta
de la Real Expedición Filantrópica
de la Vacuna.
Otro problema que preocupó a
las autoridades de la metrópoli era
fijar el derrotero de la Expedición.
Como ya hemos comentado, quien
tuvo por primera vez la idea de difundir la vacuna en América, mediante una expedición, fue el médico Francisco Requena. Los
Consejeros médicos de la Real Cámara dieron un dictamen positivo y
finalmente fue José F. Flores quien
trazó el primer plan para llevar a
cabo el proyecto ideado por Requena. Pero el proyecto de Flores fue
cuestionado cuando Balmis fue
nombrado director único de la Expedición. Por otro lado, cuando el
proyecto de Balmis se lleva a la
práctica, los acontecimientos desbordan con creces lo previsto e imaginado, y las actividades y viajes ini-
Determinado el derrotero, el
problema que se plantea era el lugar
idóneo para la salida de la expedición. En las primeras propuestas el
puerto elegido era el de Cádiz, por su
tradición americanista. Pero a medida que se va perfilando el proyecto
se opta por el puerto de La Coruña.
En 1764, por iniciativa del marqués
de Grimaldi se habían establecido
en este puerto los buques-correo con
destino a La Habana, Montevideo y
Buenos Aires, con salida y regreso
en la ciudad-puerto de La Coruña
exclusivamente, y que, además, trasladaban a viajeros y mercancías erigiéndose como uno de los principales medios de conexión con
América antes de la liberalización
mercantil. Desde 1765, Campomanes tiene intención de establecer un
consulado en La Coruña, como los
78
PARRILLA HERMIDA, M. (1974-75),
Op cit., pp. 206-207. Las distinciones no
sólo se hacían en los sueldos sino también en
la manutención: «que a todos se les dará al muerzo, refrescos y cena, correspondiente a
sus clases... La comida de la primera mesa
será una olla, dos o tres principios y postres
con vino y pan fresco... La comida de la segunda mesa, lo mismo que la primera, con
excepción de un principio y un postre menos... Los de la tercera mesa comerán un
buen cocido y alguna cosa más ciertos niños
enfermos y algún extraordinario algunos
días de la semana».
111
que había en Barcelona, Valencia y
Bilbao, aunque este proyecto no se
llevó a cabo hasta 1785, en que se
establece definitivamente el Real
Consulado de Comercio Marítimo y
Terrestre de La Coruña. Todo esto
supuso una mejora sustancial de las
instalaciones y el funcionamiento
de Escuelas náuticas y de comercio.
La liberalización de estas actividades generará un crecimiento de la
economía y de la población de la
ciudad. Todos estos aspectos fueron
considerados en la elección de este
puerto como punto de partida de la
Expedición.
se». Al Gobernador de Puerto Rico
le previene de que habilite al Director y a los otros miembros que componen la Expedición «con mesadas
que llevasen devengadas» y que se
«les franqueasen los auxilios necesarios para continuar su viaje, ya fuese
que se dividiese la expedición, o que
la prosiguiesen juntos». Al Gobernador de La Habana se le informa que
a la llegada de la Expedición a ese
puerto debían «satisfacer su haber
conforme a la contrata celebrada en
La Coruña» y que también facilitasen los medios para proporcionar
«un buque para la travesía a Veracruz
con escala en Campeche, si convenía», y se le encargaba así mismo,
«de proporcionar niños a Balmis».
Al Virrey de Nueva España le insta
para que «cuando llegase la expedición tuviese anticipadas las órdenes
oportunas para que se facilitasen carruajes y demás que fuese necesario ...» y para que dispusiese lo necesario para su continuación: si llegase
unida «le favoreciese el paso al
Perú» y si dividida «le favoreciese el
paso a Filipinas» y en ambos casos le
proporcionara «niños expósitos o de
otra clase, y algunos sueldos anticipados». Al Virrey de Santa Fe se le
recomienda que, sin menospreciar la
labor previa del doctor Verges, se
agasaje a la expedición y se le proporcione el número de niños necesarios para continuar su viaje; permitiéndoles vacunar en aquellos
Si bien no se podrá seguir el derrotero tal y como se había planeado,
nada podía quedar sin una planificación previa y con instrucciones concretas. En la Real Orden, circular de
1 de septiembre de 1803, por la que
se comunica la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna a todos los
territorios hispanos de Ultramar, es
conmovedora la singularidad con la
que la Corona recomienda a cada
uno de los territorios la actitud que
deben mantener ante el evento79. Al
Comandante General de Canarias se
le encarga que «procurase persuadir
con su ejemplo al buen recibimiento
de la expedición... dando las disposiciones que le dictase su celo, comunicando a su tiempo lo que resulta79
Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Leg. 1558-A.
112
pueblos del tránsito. Al Capitán General de Caracas se le insta para que,
tanto si llega la expedición junta
como dividida se le auxilie en lo necesario para continuar el viaje. Al
Presidente de Guatemala se le prevenía que seguramente la Expedición
llegaría dividida a ese territorio y se
le solicitaba un buen trato a los componentes de la misma y se les auxiliara en todo lo necesario. Al Virrey
del Perú se le solicita «que en caso de
no haber salido la Expedición de
Acapulco para Filipinas lo hiciese
desde El Callao, poniéndose de
acuerdo con el director». Al Presidente de Chile se le advierte lo mismo que al Virrey de Nueva España
pidiendo «que favorezca la vacuna
por los territorios más inhóspitos, en
Chile al meridión y en Nueva España al Septentrión». Al Virrey de
Buenos Aires se le advierte que «debiendo concluir allí su viaje la expedición, le proporcionase cuanto antes buque en que regresar a Europa,
pagando el pasaje y mes a sus individuos». Finalmente, al Capitán General de Filipinas se le informa que la
llegada de la Expedición puede proceder desde el puerto de Acapulco o
de El Callao y se solicita que favorezca el regreso a la península de los individuos que la componen80.
de evitar improvisaciones y situaciones no deseadas que pudieran hacer
fracasar el intento de acabar con un
problema sanitario de tal magnitud.
Como ya veremos, la realidad fue
otra.
5.2. Los protagonistas
Entre las personas que participaron en la Expedición, muchas de
ellas anónimas para la historia, hemos de destacar los tres pilares sobre
los que pivotó la máxima responsabilidad: los responsables de la dirección y la responsable de los niños
vacuníferos. De alguno del resto de
los embarcados daremos también
noticia, aunque su significación
fuera menor, no así su actividad y
entrega, sin la cual hubiera sido impensable una hazaña tan poco habitual81.
El Capitán de la corbeta María
Pita fue Pedro del Barco y España,
natural de Somorrostro, Vi z c a y a .
Marinero de probada valía «conducta, muy buena; inteligencia,
bastante; desempeño, bueno; subordinación, mucha; desinterés, mu81
Una visión clarificadora sobre ocupaciones y profesiones sanitarias relacionadas con
la sanidad marítima y su significado es la de
ASTRAIN GALLART, M. Barberos, ciruja nos y gente de mar. La sanidad naval y la pro fesión quirúrgica en España. Madrid, Ministerio de Defensa, 1996.
En definitiva, todo un despliegue
de recomendaciones con el objetivo
80
Idem.
113
cho»82. El viaje a bordo de la corbeta duró ocho meses y diez días y su
labor fue reconocida rápidamente a
su vuelta a España, nombrándole
Teniente de Navío en 1804, y concediéndole una pensión vitalicia de
300 pesos en marzo de 1805.
acompañó a Balmis en el viaje de febrero de 1810 a marzo de 181383.
De los practicantes, Francisco
Pastor Balmis era sobrino de Balmis,
hijo de su hermana Micaela. De él
dice su tío que era «muy instruido en
la Vacunación por haberla constantemente practicado a mi lado»; el
director de la Expedición le responsabilizó de importantes cometidos
confiado en su preparación, ya que
de «fiar este encargo a otro facultativo que no tenga la instrucción
competente, no podrá aventurarse
el éxito que tanto interesa»84. Cuando se divide la Expedición, Pastor
pasará a la sección de América Septentrional al mando de Balmis y destacará durante la vacunación en
Guatemala por sus dotes de organizador. De Rafael Lozano Pérez sabemos muy poco, Balmis lo eligió porque «se ha dedicado a esta nueva
inoculación y es cirujano aprobado»85. Por su parte, Salvany, en atención a su actividad vacunadora en la
América meridional, solicita al rey
De los tres enfermeros tenemos
escasas noticias, quizás por tratarse de
puestos de poca responsabilidad. Sabemos que los tres eran casados y que
Salvany solicitó que en agradecimiento a los servicios prestados durante su actividad vacunadora en
América meridional, se premie a Basilio Bolaño con alguna distinción y
que en febrero de 1809 todavía se encontraba en Buenos Aires en espera a
trasladarse a la Península. Perera y
Prats informa que «Balmis recomienda encarecidamente que se proteja a
los dos hijos huérfanos de su colaborador D. Pedro Ortega» y en el caso
de Antonio Pastor, que éste y su mujer estuvieron «olvidados y desamparados en méritos de sus servicios a las
dos expediciones», de lo que se supone que este enfermero también
83
PERERA Y PRATS, A. Episodios Españo les en América, Madrid, Ed. Revista Geográfica Española, 1967, p. 68.
84
Archivo General de Indias. Sección:
Cuba . Leg. 1691. Comunicación de Balmis
al Capitán General de la Isla de Cuba, La
Habana, 29 de mayo de 1804.
85
Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Leg. 1558-A. Carta de
Balmis al Ministro de Gracia y Justicia, Madrid, 2 de julio de 1803.
82
Archivo General de la Armada, D. Alvaro de Bazán. Viso del Marqués. Sección:
Cuerpo General. Leg.620-114. Exp. Pedro
del Barco y España. Informe reservado en el
ramo de matrículas, 1817. Cfr. Susana María
RAMÍREZ MARTIN (2002), Op. cit.,
quien ha rectificado, aportando documentación inédita, algún error en este nombramiento, que aparecía en PARRILLA HERMIDA, M. (1974-75), Op. cit. p. 68.
114
Fig. 13. Distintos puestos dentro del Cuerpo de Sanidad de la Armada Real (Cfr. Mikel
Astrain, Baberos, cirujanos y gente de mar. Madrid, Ministro de Defensa, 1996).
que se le distinga con los honores de
Cirujano de Cámara.
la Universidad literaria de Santiago
de Chile le confiere el grado de doctor en Medicina. Según Juan Bautista Lastre, el ayudante Grajales «es
impetuoso y poco diplomático; los
pequeños contratiempos que experimenta al propagar el fluido, le molestan y excitan». No fue una persona muy dócil al servicio de Salvany
y sus relaciones «no fueron muy
buenas»86, lo que no fue óbice para
De los dos Ayudantes, el más destacado fue sin duda Manuel Julián
Grajales, natural de Sonseca (Toledo) en 1778. En 1801, previo haber
obtenido el grado de bachiller en Filosofía por el Colegio de Cirugía
Médica de San Carlos, logra el de
bachiller en Medicina. Poco antes
de salir con la Expedición, en junio
de 1803, se licencia como CirujanoMédico en el Colegio de San Carlos
de Madrid. En América continúa
sus estudios y en 1805 el claustro de
86
LASTRE, Juan B. La salud pública y la
Prevención de la Viruela en el Perú, Lima, Imp.
Ministerio de Hacienda y Comercio, 1957.
pp. 84-85.
115
que Salvany, hombre bondadoso y
celoso de su ministerio, reconozca
los méritos de su Ayudante y solicite
para él los honores de Cirujano de
Cámara. Todo cambió a la muerte
de Salvany y como consecuencia la
Expedición se desmembra y Grajales
intenta desde Lima volver a la península. En su expediente militar
consta que sirvió como Cirujano
Mayor del Ejercito al mando del general Manuel Osorio, hasta 1837 y
que fue fiscal del Protomedicato de
Chile hasta el año 1826 87. No obstante se sabe que volvió a la Península precipitadamente el 3 de diciembre de 1824, poco antes que se
celebrasen en el Virreinato del Perú
las capitulaciones de Ayacucho, el 9
de diciembre de 1824. De todos sus
compañeros de la subexpedición vacunal a la América meridional, Grajales fue el único que logró volver
con vida a la metrópoli, habiendo
superado infinitos puntos de contagio, innumerables riesgos y las penalidades de un viaje de más de 5.000
leguas por tierra y 12.000 por mar.
dicina y Cirugía. Posteriormente y
durante poco tiempo sirvió en el
ejercito de Extremadura. Pero todos
estos méritos hubieran sido pocos si
no hubiese sido propuesto para formar parte de la Expedición Filantrópica directamente por Balmis y hay
quien opina que «era un discípulo
predilecto del Director de la Expedición»88.
Hemos afirmado más arriba que
uno de los pilares en el éxito de la
Expedición fue la Rectora de la Casa
de Expósitos de La Coruña, Isabel
Sendales Gómez. Sus apellidos siguen siendo un enigma en el sentido
que Balmis la cita en diversos documentos de forma muy diversa. En la
carta del 14 de octubre de1803 que
dirige el Secretario de Gracia y Justicia a don Ignacio Carrillo y Niebla, Presidente del Hospital de Caridad de La Coruña, de donde
dependía la Casa de Expósitos, le
manifiesta que «conforme el Rey
con la propuesta elevada sobre la expedición destinada a propagar en Indias la inoculación de la vacuna,
permite S. S. que la Rectora de la
Casa de Expósitos de esa ciudad sea
comprendida en la misma expedición en clase de enfermera»; pero en
El otro Ayudante, Antonio Gutiérrez Robredo, era hijo de un bordador de la Corte. Realizó sus estudios en el Colegio de San Carlos y
fue durante cinco años colegial interno y externo del Colegio de Me-
88
PARRILLA HERMIDA, M. «Los médicos militares españoles y la Expedición filantrópica de la vacuna antivariólica a
América y Filipinas para la lucha contra la
viruela», Ejército, 1976, nº 437, p. 6.
87
Archivo General Militar. Segovia. Sección 1ª: Expedientes personales. Leg. G3848.
116
ningún momento se cita su nombre89. El mismo Balmis se refiere a
ella de formas distintas: el 15 de
abril de 1805 en la «Lista de los individuos que componen la Real Expedición de la vacuna», cita a la
Rectora con el nombre de doña Isabel Zendala y Gómez, y en otro escrito desde Sevilla el 6 de diciembre
de 1809, al mencionarla dice doña
Isabel Gómez Sandalla90. Lo que nadie duda es de su eficacia durante la
Expedición. No hay mejor testimonio de su actitud y su dedicación a la
empresa vacunadora que las palabras del Director y mucho más, teniendo en cuenta la parvedad con
que Balmis se prodigaba en los elogios:
ne a su cuidado, del mismo modo
que lo hizo desde La Coruña y en todos los viajes y los ha asistido enteramente en sus continuadas enfermedades»91.
Uno de los protagonistas de la
Expedición Filantrópica más injustamente olvidados e incluso minusvalorados, en parte por la actitud de
Balmis hacia el mismo, es la figura
del Subdirector, José Salvany y Lleopart, nacido en 1777 ó 1778 en Cervera o Barcelona92. Después de estudiar tres años de Gramática y
posteriormente Latinidad, Retórica y
Poesía, realizó los de Filosofía en el
Convento de San Agustín de Barcelona hasta 1791, año en el que ingresa en el Real Colegio de Cirugía de
Barcelona hasta los 19 años. En 1799
ya es licenciado en Cirugía. Las primeras noticias de su actividad en el
Ejército son que prestó servicio
como cirujano interno en el cuarto
Batallón del Real Cuerpo de Guardias Walonas, y que posteriormente
ocupó la plaza de cirujano del Tercer
«La miserable Rectora que con
excesivo trabajo y rigor de los diferentes climas que hemos recorrido,
perdió enteramente su salud, infatigable noche y día ha derramado todas las ternuras de la más sensible
Madre sobre los 26 angelitos que tie89
NIETO ANTÚNEZ, P. La Rectora de la
Casa de Expósitos de La Coruña, excepcional y
olvidada enfermera en la expedición de Balmis.
La Coruña, Instituto «José Cornide» de estudios coruñeses, 1981, p. 11.
90
Idem, p. 12. Información más detallada la
ofrece RAMÍREZ MARTÍN, S.M. «Única
mujer participante en la Real Expedición Filantrópica de la vacuna. Dña. Isabel Sendales y Gómez, IX Congreso Internacional de
Historia de América, T. II, Ed. Regional de
Extremadura, 2002, pp. 271-276.
91
Informe de Balmis a José Antonio Caballero, fechado en Macao el 30 de enero de
1806. C f r. Susana María RAMÍREZ
MARTÍN, La salud del Imperio. La Real Ex pedición Filantrópica de la Vacuna, Madrid,
Fundación Jorge Juan, 2002, p. 107.
92
El acta de defunción dice que en Cervera,
pero el libro de Matrícula de latinos de la Universidad registra que nació en la ciudad de
Barcelona. Cfr. RAMÍREZ MARTÍN, S.M.
(2002), Op. cit., p. 101.
117
Fig. 14. Autógrafo de José Salvany (Cfr. Díaz de Yraola,
G. La vuelta al mundo de la Expedición de la Vacuna. Sevilla, 1948).
Batallón del Regimiento de Infantería de Irlanda. Desde el inicio de su
vida tenía una salud débil, que puso
en juego varias veces su carrera militar. Siendo ya ayudante de los Reales
Ejércitos y cirujano del Quinto Batallón del Regimiento de Infantería de
Navarra, solicita una excedencia o,
en su defecto, un traslado a algún colegio u hospital para desarrollar su
actividad a salvo de las incidencias
climáticas que tanto mermaron su
salud93. Cuando embarca en la Expedición contaba 25 ó 26 años y en
principio tenía una labor muy cómoda porque le arropaba la gran personalidad de Balmis. El protagonismo
le llegó, como veremos en detalle,
cuando la Expedición se dividió en
La Guayra a causa de las constantes y
graves epidemias que asolaban el sur
del continente. Cuando Salvany sale
de la Península tiene la esperanza de
que mejore su salud y en un principio
así fue gracias al clima tropical de
Canarias y las islas de las Antillas.
Pero a medida que se introduce en la
cordillera andina comienza a agravase su situación y según su correspondencia sufre «tercianas», «garrotillo»94, «opresión y mal de pecho» y
«fuerte mal de corazón»; y posiblemente una tuberculosis pulmonar95.
Cuando llega a la ciudad de Arequipa su situación es lamentable: en un
naufragio en el río Magdalena había
perdido el ojo izquierdo; en su tránsito por la cordillera de los Andes se
dislocó una muñeca que quedó prác94
Denominación castiza de la angina diftérica sofocante.
95
RICO-AVELLO, C. «La Expedición de
Balmis», XV Congreso Internacional de Histo ria de la Medicina. Madrid-Alcala 22-29 de
septiembre, Madrid, 1956, p. 5.
93
Archivo General Militar de Segovia. Sección 1ª: Expedientes personales. Exp. S-396.
Solicitud de José Salvany, 21 de julio de
1801. C f r. R A M Í R E Z M A RTÍN, S.M.
(2002), Op. cit., p. 102.
118
ticamente inmovilizada. Por efectos
de la altura resultó crónicamente
afectado del pecho y eran frecuentes
las hematemesis. Salvany intuye que
no podrá regresar a la Península, por
eso solicita reiteradamente al Ministro de Gracia y Justicia un cargo público en América. Por doquiera que
pasaba dejaba una huella magnífica y
los Cabildos de Puno, La Paz y Oruro expresaron públicamente su agradecimiento. Es más, tanto el Cabildo
de Puno como el de Oruro solicitaron para el subdirector de la Expedición los honores de regidor de sus
respectivos ayuntamientos96. El propio Salvany, desde la ciudad de La
Paz, agotado y sin fuerzas, solicita el
cargo de Intendente de dicha ciudad
que había quedado vacante. El silencio de las autoridades peninsulares
fue la respuesta.
na Cordillera Andina. Cuando Salvany llega a esta ciudad se agrava
nuevamente su salud y fallece el 21
de julio de 1810, siendo enterrado en
la iglesia de San Francisco.
Salvany muere completamente
olvidado y desconocido si lo comparamos con Balmis y por eso su biografía y personalidad siempre van
asociadas a este último97. Pero podemos afirmar que fue su iniciativa, tesón y laboriosidad lo que contribuyó
a la difusión de la vacuna en la
América meridional. Consciente de
la importancia de su labor, valoró
con gran generosidad la actividad
realizada por sus subalternos. En
cambio, esta apreciación tan positiva contrasta con la opinión de Balmis, que tras su regreso a la Península después de su vuelta al mundo y a
solicitud de la Secretaría de Estado,
emite un informe peyorativo de la
diligencia del subdirector.
La estancia en la ciudad de Lima,
después de más de la mitad de recorrido vacunífero por la América meridional, coincide con una etapa de
éxito profesional e intelectual de
Salvany, como luego comentaremos.
Sin embargo, no le autorizan ningún
cargo público y ante el temor a morirse de hambre si renuncia a su labor
profiláctica en la Expedición, continúa en ella. Llega en verano a la ciudad de Cochabamba, a más de 2.500
metros sobre el nivel del mar, en ple-
Sin duda, la cabeza visible de la
Real Expedición Filantrópica y su
principal protagonista fue Francisco
Xavier Balmis y Berenguer98, que en
97
RICO AVELLO, C. (1956), Op. cit., p. 6.
En la actualidad, José Luis Duro Torrijos
está llevando a cabo un estudio en profundidad de la biografía de Balmis, utilizando documentación inédita. El Club Rotary de Alicante ha creado una Fundación Balmis y
puesto en marcha una página web, donde
pueden encontrarse fuentes de archivo poco
conocidas relativas a Balmis y preparadas por
el historiador citado (http://www.balmis.org).
98
96
Archivo General de Indias. Sección: Indiferente General. Leg. 1558-A. Exp. 23.
119
su madurez, tenía cincuenta años,
no dudó en responsabilizarse de una
empresa difícil y compleja por su naturaleza. Había nacido en Alicante
el día 2 de diciembre de 1753 y a los
tres días fue bautizado en la iglesia
de Santa María, la más antigua de la
ciudad99. Hijo y nieto de cirujanosbarberos, siguiendo la tradición familiar ingresa a los 17 años el Hospital Militar de Alicante, donde
permaneció cinco años100. En 1775
zarpa en una expedición al mando
del General Conde de O´Reylli, que
la armada española envió, por mandato de Carlos III, contra Argel con
el objetivo de acabar con las incursiones de piratas berberiscos por el
levante español. Dos años después
era examinado por los cirujanos de
Cámara sangradores y protobarberos
y en 1778 aprueba en Valencia el
grado para ejercer la cirugía101. Ingresó en el cuerpo de Sanidad Militar al año de licenciarse, pues a
principios del bloqueo de Gibraltar
fue nombrado segundo ayudante de
cirugía. El 8 de abril de 1781 ascen-
dió a cirujano del ejército y fue destinado al regimiento de Zamora.
Con este regimiento marchó a
América por primera vez en la expedición del Marqués del Socorro y
tuvo que desempeñar las funciones
de médico cirujano por el fallecimiento de la mayoría de los facultativos a consecuencia de una epidemia en el ejército expedicionario.
Del puerto de Guarico se embarcó
con dirección a La Habana y de allí
a Veracruz y durante tres meses estuvo al frente del hospital de Xalapa
en calidad de médico cirujano. En el
territorio novohispano desarrolló
una intensa actividad, siendo nombrado, en 1786, cirujano mayor del
Hospital Militar de San Juan de
Dios de la capital y cuando este viejo hospital se une al de San Andrés
en 1790, Balmis aparece como director de la sala de gálicos. En reconocimiento a su labor realizada en
Nueva España el 20 de marzo de
1786, es admitido en la Real Academia Médico-Matritense y además
obtuvo el grado de Bachiller en Artes en la universidad mexicana.
99
Archivo Parroquial de la Iglesia de Santa
María. Alicante. Libro 10 de Bautizos, fol.
201.
100
MORENO CABALLERO, E. Sesión apo logética dedicada al Dr. D. Francisco Xavier de
Balmis y Berenguer. Discurso leído en el Instituto Médico Valenciano el 18 de noviembre de 1885. Valencia Imp. de Ferrer de
Orga, 1885, p. 11.
101
RICO-AVELLO, C. (1956), Op. cit., p. 4.
120
A lo largo de 1788 deja temporalmente el ejército y viaja por México
estudiando las plantas autóctonas e
investigando la materia médica tradicional utilizada por los indígenas.
Por entonces, uno de los más famosos
curanderos llamado el «Beato», difundió el uso de un remedio indígena
para las enfermedades venéreas. Una
serie de experiencias supervisadas por
el Protomedicato en el hospital de
San Juan de Dios, había persuadido a
las autoridades de las bondades del
remedio. Balmis, que conocía este remedio, dudaba de la eficacia real de
las cocciones de las raíces de pita y de
begonia, que eran los vegetales que se
hacían servir. Así pues, cuando en
1790 se hace cargo de la supervisión
de la sala de enfermedades venéreas
en el hospital de San Andrés, experimentó con ellas y al cabo del año es-
Fig. 15. Francisco Xavier de Balmis, grabado de Elías Corona.
121
Fig. 16. Portada del libro de F. J. Balmis, quien se basó en un remedio tradicional amerindio.
122
tuvo convencido de su eficacia. Eso
sí, modificó la fórmula inicial eliminando los elementos que solo tenían
un significado mágico o ritual, como
las patas anteriores de algún insecto y
otros aditivos.
gresó a México y allí recibe la aprobación de su terapéutica con un dictamen favorable de Protomedicato y
con el soporte del prelado de la diócesis mexicana. Vuelve a España en
1792, con cien arrobas de Maguey y
treinta de Begonia102 y en junio de
aquel año inició las experiencias en
los tres hospitales de la corte con la
supervisión de una comisión nombrada por el rey. Estos ensayos provocaron una viva polémica y chocaron
con la oposición del protomédico
Bartolomé Piñera y Siles, que atacó
duramente a Balmis en su opúsculo
Narraciones históricas de las observaciones o ensayos prácticos hechos
para examinar y comprobar las virtudes medicinales del ágave y la begonia103. La respuesta de Balmis no se
Conviene comentar el interés de
Balmis por la botánica, ya que formó
parte del movimiento revitalizador
de las ciencias naturales de las últimas décadas del siglo XVIII y primeras del XIX y que tuvo como consecuencia la creación de instituciones
tan importantes como el Jardín Botánico de Madrid (1755), fundado en
buena parte gracias al interés del
también cirujano militar José Quer y
Martínez (1695-1764). El estudio de
la flora americana, que había llamado la atención de los naturalistas españoles desde el Renacimiento, fue
completado durante los reinados de
Carlos III y Carlos IV. Un discípulo
de Casimiro Gómez Ortega, primer
catedrático del Jardín Botánico de
Madrid, Vicente Cervantes (17571829), fundó el Jardín Botánico de
México. Balmis conocía personalmente a alguno de estos naturalistas
con los que mantenía una fluida comunicación. Vicente Cervantes, por
ejemplo, le pidió que se hiciera cargo
del traslado a España de cuatro cajas
de plantas vivas destinadas al Jardín
Botánico de Madrid, en el viaje a la
Península que hizo el cirujano alicantino en 1791. El mismo año re-
102
GUERRA, F. Historia de la materia médica
hipanoamericana y filipina de la época colonial,
Madrid, A. Aguado, 1973. Cita sobre esta expedición dos documentos; un «Expediente
relativo a la recolección de las simples americanas Ágave y Begonia (México 22 de agosto
de 1794), que se encuentra en la Wellcome
Library de Londres, Mss. Amer, nº. 62; y una
memoria sobre el mismo tema fechada en
Aranjuez el 23 de marzo de 1794 y que se encuentra en el Archivo General de Indias.
Sección: Indiferente General. Leg. 1546.
103
El apasionado Piñera llegó en una ocasión a estar tan irritado que empezó en la
sala del hospital San Juan de Dios a dar voces: «fraude, fraude; engaño, engaño».
CHINCHILLA, A. Historia de la Medicina
Española en general y biográfico-bibliográfico
en particular, Valencia, Imp. López y Cía.,
1841-46, Vol. IV, p. 186.
123
Fig. 17. Lámina de Ágave americana L., especie botánica cuyo uso terapéutico fue estudiado por Balmis. Grabado de José Rubio.
124
hizo esperar y consistió en la redacción del informe “Demostración de las eficaces virtudes, nuevamente descubiertas, en las raíces
de las plantas de Nueva España, especies del ágave y begonia para la
curación del vicio venéreo y escrofuloso”. Madrid, Imp. de la Vda. de
D. Joaquín Ibarra, 1794. En ella
explica detalladamente cómo conoció las propiedades medicinales
de estas especies vegetales y cómo
llevó a término un estudio minucioso de cincuenta y tres observaciones clínicas. El informe incluye
un co men tario, no exento de
amargura: «Yo vine a España no
como los charlatanes y los curanderos que, vendiendo sus drogas,
han sacrificado a los pueblos para
llenarse los bolsillos, sino como un
profesor instruido en la materia,
deseoso de procurar el bien público
y de cumplir la misión importante
que se le dió para ser útil al rey, a la
patria y a la salud de los hombres, y
siempre en menoscabo de mis intereses, de mi tranquilidad y de mi
bienestar104». A pesar de las críticas, el método tuvo bastante aceptación y el mismo Papa ordenó int r oducir el tratamiento en los
hospitales romanos y como reconocimiento a Balmis por traer la
begonia a Europa la planta recibió
el nombre oficial de Begonia balmisiana, en el diccionario botánico de la Flora mexicana. En 1795
vuelve a Nueva España con objeto
de recolectar plantas, agotadas las
que ya había traído y es nombrado
Cirujano de Cámara de Carlos IV
con 6.000 reales más de sueldo. Su
ascenso social es imparable: después de los grados obtenidos en
México consigue el título de Bachiller en medicina por la universidad de Toledo (1797), y ya con la
categoría de médico-cirujano es
solicitado por la Virreina de Nueva
España y emprende un nuevo viaje
a aquellos territorios. Como él
mismo dice en un memorial: «desde entonces acá (desde que obtuvo
el grado de cirujano militar) no ha
ahorrado trabajos el suplicante, no
sólo en estudios de cirugía, sino
también en el de la química, la botánica y la medicina práctica, a
cada uno de los cuales ha dedicado
más de tres años en la Real Escuela que a expensas de VI. Se mantiene en esta Corte»105. Efectivamente había estudiado en la Real
Escuela de Medicina Práctica de
Madrid, segunda institución de es105
Memoria solicitando una plaza de médico en el ejército de Extremadura. Archivo
General de Simancas, G. M. 2.450. Ver RIERA PALMERO, J. Medicina y ciencia en la
España Ilustrada. Epistolario y documentos I,
Valladolid, Universidad 1981, p. 30-31.
104
DÍAZ DE YRAOLA, G. (1948), Op.
cit., p. 120.
125
Fig. 18. Lámina de Begonia balmisiana, especie botánica mexicana, cuyo uso terapéutico fue estudiado por Balmis. Grabado de José Rubio. Biblioteca y Museo Histórico-medicos. Valencia.
126
tas características creada en España y que comenzó a funcionar en el
Hospital General en 1795, por iniciativa de Carlos IV y con el objetivo principal de mejorar la enseñanza de la práctica clínica que se
impartía en las facultades de Medicina. El ascenso de cirujano a médico fue posiblemente una de sus
grandes satisfacciones y le permitió incorporarse, con pleno derecho, a instituciones como la Academia Médica Matritense, donde
una minoría ilustrada se había propuesto la renovación científica e
ideológica de sus miembros. En
este sentido, Balmis es un ejemplo
paradigmático del ascenso social
del cirujano a partir de la segunda
mitad del siglo XVIII.
jeto de volver a propagar la vacuna
por aquellos territorios, ya que había
noticias de que iba extinguiéndose
el fluido a causa del abandono de los
facultativos de aquella zona responsables de su conservación. A mediados de febrero de 1810 y precipitadamente por el ataque del general
francés Sebastini sobre Málaga, sale
Balmis de Cádiz rumbo a Veracruz.
Pero las circunstancias habían cambiado y el movimiento insurgente
contra la Metrópoli tomaba cuerpo
día a día. Nuestro cirujano, además,
se implicó en defensa de las tropas
españolas.
A su regreso de éste, que será su
último viaje a América, como otras
veces, trajo «un cajón de plantas
exóticas vivas, para que se aclimaten y propaguen en la Península
con utilidad»106. En España se le reconoce con varios cargos y honores
que desempeñó hasta su muerte el
12 de febrero de 1819, a los 66
años.
Su conocimiento del continente
americano y su preparación científica y técnica en lo referente a la viruela y su prevención son razones
suficientes que justifican su nombramiento como director de la Real
Expedición Filantrópica de la Vacuna entre 1803 y 1806. Pero eso lo
veremos con más detalle en otro
lugar.
106
Archivo General de la Armada, D. Alvaro de Bazán, Viso del Marqués. Sección:
Cuerpo de Sanidad. Leg. 2898-15. Exp.
Francisco Xavier de Balmis. El interés de
nuestro hombre por la botánica es extraordinario. Después de su paso por Catón y Macao recibió en agradecimiento 10 cajones de
hermosos dibujos de plantas medicinales
chinas, que donó al Gobierno a la vuelta de
Fernando VII del exilio en 1815 y que se
conservan en el jardín Botánico. MORENO
CABALLERO, E. (1885) Op. cit., p. 48.
Cuando las tropas napoleónicas
entran en España y José Bonaparte
es nombrado rey de España, Balmis
no jura acatamiento al monarca y se
traslada a Sevilla siguiendo en todo
momento a la Junta Central, que le
ordena se traslade a México con ob127
Una de las características de Balmis fue la búsqueda del perfeccionismo en sus actuaciones y, quizás, una
excesiva seguridad en sí mismo. Esto
le provocó ver a los demás como inferiores en capacidad. Como consecuencia, centralizará toda la labor
realizada por la Expedición y solamente contará con la participación
de los subalternos en contadas excepciones. No perdonaba la indiferencia ni la tibieza de las autoridades
locales ante lo que para él era tan
esencial como la propagación de la
vacuna en los territorios hispanos.
Tampoco era ajeno al poder del dinero. En la mayor parte de los documentos siempre nos encontramos
una referencia a la escasez de dinero
de las autoridades locales, al poco
pago recibido o a las veces que ha tenido que poner dinero de su propio
bolsillo. Sin embargo, no debe interpretarse el lamento como un afán
de enriquecimiento, ya que la generosidad del Estado no fue tanta en
una empresa de tal magnitud.
dominios y medios adaptados para
conseguir el objeto», un conjunto de
directivas detalladas dirigidas a los
Virreyes de Nueva España, Perú,
Buenos Aires y Santa Fe; al Comandante General de las Provincias de
Interior; a los capitanes generales de
las Islas Canarias, las Islas Filipinas y
Caracas y, finalmente, a los gobernadores de La Habana y Puerto Rico.
Retrasado por la cantidad de
asuntos que tenía que resolver, Balmis todavía estaba en Madrid a finales de agosto. Hacia el día 24 de dicho mes anunció que la Expedición
ya estaba lista y totalmente equipada para desplazarse a La Coruña. De
ese modo, presentó la lista de colaboradores, los salarios que deberían
percibir y las gratificaciones que sus
familias recibirían. Finalmente solicita le sea reservado alojamiento en
el convento de los Agustinos de La
Coruña durante todo el tiempo que
permanezca en dicha ciudad. Todavía en Madrid, el 7 de septiembre,
Balmis indica que, teniendo en
cuenta el conflicto bélico abierto
entre Francia y Gran Bretaña, es necesario también que el gobierno español les suministre salvaconductos
para evitar ser molestados durante el
viaje, cosa que sí se hizo.
5.3. Itinerario o derrotero: diario
de viaje
5.3.1. La ruta común
A principios de septiembre de
1803, el ministro Caballero envía
«La resolución del Rey sobre la propagación de la vacuna en aquellos
Los expedicionarios viajaron a La
Coruña, llegando allí el 21 de septiembre. Sin embargo, todavía tardarían en embarcar dos meses. Como se
128
Fig. 19. Portada de la traducción castellana realizada por Balmis del tratado de Moreau de la Sarthe sobre la vacuna. Biblioteca y Museo Histórico-médicos. Valencia.
129
Fig. 20 y 21. Diferentes estadíos en la evolución de los cambios experimentados en la superficie cutánea de las personas vacunadas. Grabados del artista valenciano Juan Ximeno Carrero. Biblioteca y Museo Histórico-médicos. Valencia.
ha señalado107, la principal dificultad
fue la búsqueda del navío apropiado.
El juez del puerto era el encargado de
esta función y a principios de agosto
presentó dos propuestas: la del propietario de la fragata Silph que consideraba demasiado grande para la función que tenía que cumplir y el María
107
SMITH, M: La «Expedición marítima de
la vacuna» in New Spain and Guatemala.
Transactions of the American Philosophical So ciety. [New Series, vol. 64, part 1]. Philadelphia, 1974, p. 19.
130
Pita, una corbeta de 160 toneladas
propiedad de Tavera y Sobrinos. Sin
embargo, incomprensiblemente, a finales de septiembre todavía no se había resuelto el tema. El propio Balmis
intervino en el asunto y quiso, de primera mano, inspeccionar los barcos
para ver cuál era el más apropiado;
todas las condiciones parecía reunir
la fragata San José, propiedad de Manuel de Goycoechea porque, entre
otras cosas, costaba bastante menos
que los otros barcos, pero necesitaba
ser reparado y la Expedición no podía
demorarse por más tiempo, así que el
navío elegido fue la corbeta María
Pita que, despues del San José, era la
que ofrecía mejores condiciones.
mara parte de la Expedición, protestó por ser Salvany y no él mismo, el
subdirector. Carlos IV aceptó que
Balmis prescindiera de él y además
indicó al Director que podía tomar
decisiones semejantes a ésta si se
planteaban problemas con otros
miembros de la Expedición.
Un ejemplo de que Balmis asumió desde el principio toda la responsabilidad del viaje y que para
ello contaba con el favor real es la
anécdota, sucedida poco antes de la
partida, cuando Ramón Fernández
de Ochoa, quien estaba previsto for-
De este modo, el 30 de noviembre de 1803, la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna constaba de
los miembros siguientes:
Director: Francisco Xavier Balmis y Berenguer
Subdirector: José Salvany y Lleopart
Ayudantes:
Manuel Julián Grajales
Antonio Gutiérrez Robredo
Practicantes:
Francisco Pastor y Balmis
Rafael Lozano Pérez
Enfermeros:
Basilio Bolaños
Antonio Pastor
Pedro Ortega
Rectora de la Casa de Expósitos de La Coruña: Isabel Sendales y Gómez
Niños de la Casa de Expósitos de Santiago108:
Vicente Ferrer (7 años)
Pascual Aniceto (3 años)
108
Pascual Portillo, «Lista de los niños que por Real Orden de S.M. vinieron a España con la
Expedición de la Vacuna». Archivo General de la Nación, México. Cfr. SMITH, M. (1974)
Op. cit., p. 20.
131
Martín (3 años)
Juan Francisco (9 años)
Tomás Metitón (3 años)
Juan Antonio (5 años)
José Jorge Nicolás de los Dolores (3 años)
Antonio Veredia (7 años)
Francisco Antonio (9 años)
Clemente (6 años)
Manuel María (3 años)
José Manuel María (6 años)
Domingo Naya (6 años)
Andrés Naya (8 años)
José (3 años)
Vicente María Sale y Bellido (3 años)
Cándido (7 años)
Francisco Florencio (5 años)
Gerónimo María (7 años)
Jacinto (6 años)
Benito Vélez (hijo adoptado de Isabel Sendales y Gómez)
Puerto de La Coruña-Islas Canarias (30 de noviembre de 1803-6
de enero de 1804)
Bethencourt (1982) y Susana Ramírez (2001) han estudiado esta estancia a través fundamentalmente de
los documentos del Archivo de Indias109 y de la Gaceta de Madrid.
Los primeros diez días de viaje
transcurrieron entre La Coruña y
Santa Cruz de Tenerife, donde fueron recibidos de forma calurosa. La
expedición no podía comenzar mejor. Era la primera vez que el fluido
vacunal arribaba a estos lugares y los
isleños eran bien conscientes de
ello, de tal modo que fueron obsequiados convenientemente y su estancia allí corrió a cargo de las autoridades, no faltando la celebración
de misas y pasacalles. Antonio de
Lugares visitados fueron, además
de Santa Cruz y La Laguna en Tene109
BETHENCOURT, A. de. Inoculación y
vacuna antivariólica en Canarias (17601830). En: MORALES PADRÓN, F. (coord.) V Coloquio de Historia Canario-Ameri cana, vol. II., Gran Canaria, Cabildo Insular,
1982, pp. 290-294. RAMÍREZ, S. La Vacu na o el patriotismo lanzaroteño. Cuadernos
del Ateneo de La Laguna, nº 10, 2001, pp.
188-201.
132
rife, La Palma, Gran Canaria y Lanzarote, aunque en un informe de la
Junta Superior de Medicina se señala que la vacuna alcanzó las siete islas. La estructura organizativa todavía responde a una situación
preliminar de lo que luego serán las
Juntas de Vacuna: se habilitó en Tenerife un espacio físico costeado por
los donativos de algunos lugareños,
que fue el núcleo desde donde, a través de diversos medios de propaganda –desde discursos hasta bandos– se
difundió la noticia al resto de las islas. Se indicaba también que desde
cada isla se enviaran, por un lado,
un grupo de niños con objeto de que
fueran inoculados para garantizar la
continuidad del proceso, tras la salida de los expedicionarios; en segundo lugar, personal sanitario para que
fuera instruido sobre los rudimentos
teóricos y prácticos de la vacunación. Además de efectuarse estos
desplazamientos, no pocas personas
acudieron directamente a la casa
central tinerfeña, siendo muy alta la
cifra de vacunados.
tes de todo el archipiélago que se repartiría de forma proporcional. El
Comandante de Canarias propuso
también otra fórmula que resultaba
menos convincente y que se refería
a la creación de un juego de lotería.
En definitiva, un muy buen punto
de partida para la Expedición. Pero
el viaje no había hecho más que comenzar.
Tenerife-Isla de Puerto Rico (6 de
enero de 1804-12 de marzo de
1804)
En Puerto Rico comenzó la primera de las polémicas que tuvieron
lugar durante el periplo y también
los primeros contratiempos causados por las propias circunstancias
climatológicas adversas que afectaron a las embarcaciones, tras más de
un mes de viaje oceánico.
A diferencia de lo que había sucedido en el archipiélago canario,
aquí la vacuna no era una novedad,
ya que, como comentamos con anterioridad, el médico de origen catalán, Francisco Oller Ferrer la había
ya experimentado cuando la solicitó
a la isla de Santo Tomás –perteneciente a las colonias británicas–
dada la importancia del problema
por el elevado número de casos de
viruela existentes en Puerto Rico.
En el proceso intervinieron, además
del propio Oller, su compañero To-
El alto costo de este proceso fue
asumido, en los primeros momentos,
por suscripción popular y de las propias autoridades que actuaban así de
forma ejemplarizante, aunque con
posterioridad hubo que recurrir a
fórmulas más institucionalizadas a
través de un fondo común de recursos económicos públicos proceden133
más Prieto, el Gobernador Ramón
de Castro y el Obispo de Puerto
Rico. Cuando llegó la expedición de
Balmis, la acogida, según todos los
testimonios, fue más que fría y el
problema se fue agravando conforme transcurrían los días, con duros
enfrentamientos y memoriales cruzados al Rey con acusaciones mutuas
entre el propio Balmis y Oller. ¿De
qué parte estaba la razón? No es fácil
la respuesta, pero escuchemos los argumentos de las partes y la situación
de partida.
peligro frente a la viruela, era el argumento utilizado por Oller y también por Ramón de Castro, que le
apoyaba.
Del otro lado, Balmis veía peligrar la propia Expedición si el costoso viaje se mostraba innecesario. En
varios de los documentos del Archivo General de Indias se recoge tanto el escaso entusiasmo como las
opiniones que a Balmis le merecían
los sucesos de Puerto Rico. El haber
avanzado la vacunación cuando las
autoridades eran conocedoras de la
llegada de la Expedición, la atribuye
Balmis al intento de dichas autoridades de hacer méritos más a que
una urgencia real por evitar la enfermedad. Pero además Balmis quiso
reforzar sus argumentos recurriendo
a razones de índole puramente científica. La vacunación no era una
práctica rutinaria que se pudiera
efectuar empíricamente y sin fundamentación. Desde su punto de vista,
las vacunaciones no se habían efectuado con el rigor exigido y no se
había seguido fielmente, como era
necesario para garantizar su eficacia,
el protocolo de actuación de dicha
práctica. Oller, a los ojos del médico-cirujano alicantino, había incurrido en los mismos errores que muchos facultativos europeos que se
apresuraron a practicar la vacunación en las primeras fases y que había dado lugar a innumerables polé-
Francisco Oller comenzó a vacunar, como dijimos antes al analizar
la situación de la vacunación antes
de la llegada de la Expedición, desde
finales de noviembre de 1803 y de
forma asidua, a partir de mediados
de diciembre en la ciudad de San
Juan, es decir, cuando Balmis estaba
en pleno viaje, siendo muy elevado
el número de vacunados, en cifras
que oscilaron en torno a los cinco
mil en un solo mes. La aparición de
un brote epidémico hizo que se
adoptara la estrategia de trasladar a
San Juan a la población de otros lugares de la isla, con objeto de que estos individuos actuaran como cadena vacunal y la difusión debió ser
muy grande porque a principios de
marzo prácticamente no quedaba un
solo niño por vacunar. La necesidad
de contar cuanto antes con la medida preventiva ante una situación de
134
micas sobre las «vacunaciones falsas» frente a las verdaderas110 que
sólo podían detectar los expertos
como él mismo, a través de la observación de las alteraciones dermatológicas causadas por la vacuna. La
forma de probar este aserto era volver a vacunar a los ya vacunados y
observar las diferencias.
de varios sujetos y no haberle prendido»111.
El director de la Expedición se
quejó amargamente de los «continuos desaires e insultos [que] los recibía él del Gobernador» que, a su
vez, le acusaba de insultarlo. En
cuanto al médico, opina que «Oller
es un inepto y sus vacunaciones han
sido ineficaces». El último de los enfrentamientos que tuvo con el Gobernador de la Isla de Puerto Rico112
provenía de la necesidad que tenía la
Expedición de proveerse de niños
para transportar la vacuna hasta el
siguiente territorio del Derrotero, la
Capitanía General de Venezuela.
Las vicisitudes sufridas hicieron que
Balmis reflexionara sobre la oportunidad de dividir en dos la expedición
original, lo que posibilitaría un mayor grado de rapidez en la difusión de
la vacuna a territorios tan extensos.
Puestas así las cosas, Oller defendió sus actuaciones y fue apoyado,
como acabamos de comentar, por el
propio Gobernador. Finalmente, según testimonios recogidos por Díaz
de Yraola:
«Con informes reservados de
personas «veraces e imparciales»
[entre cuyos miembros se encontraba] el Reverendo Obispo, el Deán,
los Jefes de Guarnición, etc., redacta el Gobernador un minucioso informe que acredita cómo, a los vacunados por Oller, no les prendió la
vacuna de Balmis y pruébalo asimismo el haber inoculado Oller a sus
hijos la viruela natural a presencia
Capitanía de Venezuela (20 de
marzo-8 de mayo de 1804)
Esta etapa del viaje es una de las
que ha despertado mayor interés por
parte de los historiadores latinoamericanos desde el periodo de entre-
110
Nosotros tuvimos ocasión de estudiar alguno de estos aspectos de esta polémica en
las Memorias de una de las instituciones
ilustradas más emblemáticas en el campo de
la medicina: BALLESTER AÑÓN, R. La
patología infantil y la puericultura en las publicaciones de la Regia Sociedad de Medicina y otras Ciencias de Sevilla (1736-1819).
Actas del IV Congreso Nacional de Historia de
la Medicina, vol. I, Granada, SEHM, 1975,
pp. 165-170.
111
DÍAZ DE YRAOLA, G. (1948), La vuelta al mundo de la Expedición de la Vacuna,
Anuario de estudios americanos, 1947, 17, p. 38.
112
RAMÍREZ MARTÍN, SM. (2002), Op.
cit. p. 131.
135
guerras113 hasta más recientemente,
siendo el trabajo de Ricardo Archila, publicado en 1969, uno de los
más conocidos. Por otro lado, ya relatamos antes brevemente cuál era
la situación de la vacuna en esta Capitanía con anterioridad a la llegada
de la Expedición.
pudo solucionarse el problema mediante la vacunación inmediata de
veintiocho niños «de los principales
del pueblo» y es de destacar la buena
organización local pese a lo imprevisto de la llegada.
Con amargura por todo lo sucedido y que acabamos de relatar, la Expedición zarpó de la isla portorriqueña el 12 de marzo de 1804 rumbo a
Venezuela, con menos niños de los
previstos a causa de las trabas puestas
por el Gobernador. La corbeta, además, tuvo contratiempos y el viaje se
enlenteció haciendo peligrar la potencialidad de la vacuna. Uno de los
niños no pudo ser vacunado por encontrarse en malas condiciones de
salud «llegó a verse en la mayor aflicción al hallarse sobre una costa desconocida con un solo niño con vacuna y ésta, en sazón de ser empleada
en el mismo día». Todo ello hizo que
el navío cambiara de rumbo y en lugar de atracar en La Guayra, donde
se les estaba esperando con gran expectación y entusiasmo, lo hiciera
en Puerto Cabello, ya en la Capitanía General de Venezuela 114. Allí
113
Sirva como ejemplo el artículo de
DOMÍNGUEZ, R. La Vacuna en Venezuela, Ga ceta Médica de Caracas, 1929, 36 (2), pp. 19-25.
114
RAMÍREZ MARTÍN, S. La mayor hazaña
médica de la colonia: La Real Expedición Filan trópica de la Vacuna en la Real Audiencia de
Quito. Quito, Ed. Abya-Yala, 1999, p. 344.
136
Los planes ya contemplados de
división de la Expedición en dos
trayectos diferentes se hicieron realidad. En una primera fase, casi un
ensayo, dentro de la propia Capitanía venezolana: mientras Salvany
permanecía en Puerto Cabello vacunando a la población, otros dos
grupos tenían como objetivo llegar
a Caracas desde dos vías diferentes,
segregándose los expedicionarios en
un grupo liderado por Balmis, el
ayudante Antonio Gutiérrez, el
practicante Rafael Pérez y los enfermeros Pedro Ortega y Ángel Crespo. El segundo grupo contaba con el
ayudante Manuel Julián Grajales, el
practicante Francisco Pastor y dos
niños. Estos últimos lo hicieron navegando de Puerto Cabello a La
Guayra en un barco denominado el
Rambli y más tarde, a Caracas. El
grupo de Balmis, por su parte, alcanzó la ciudad caraqueña por vía
terrestre pasando por Maracay y fue
vacunando a todas las personas que
quisieran recibirla a lo largo de todo
el camino. Finalmente, también
Salvany pasó de Puerto Cabello a
Caracas, con lo que volvían a reunirse los tres grupos de expediciona-
rios. El desdoblamiento definitivo
de la Expedición tendrá lugar, como
luego comentaremos, a partir de
principios de mayo de 1804.
Vale la pena detenerse en la forma en que fueron agasajados por
parte de la sociedad caraqueña y,
en especial, el papel que en ello
jugó Manuel Guevara y Vasconcelos, que estaba al frente de la Capitanía General de Venezuela y era
también el Gobernador, así como
el propio municipio, que corrió
con la mayor parte de los gastos. Al
margen de lo que de filantrópico
pudiera haber en el respaldo de
este personaje, no es descabellado
pensar que su actuación supuso
para él un rédito político positivo
en un momento complicado en el
que se estaban produciendo movimientos en pro de la independencia de las colonias en toda América , a part ir del re vulsi vo que
supuso la Revolución Francesa. El
tránsito del Antiguo al Nuevo Régimen se dio en América con distintos ritmos y se inició con la importación de las ideas europeas. La
estructura del Antiguo Régimen
descansaba, como es bien sabido,
sobre la desigualdad formal de los
hombres, la diferencia de sus situaciones jurídicas. A partir de la Revolución Francesa, se reconoce a
todos los ciudadanos iguales ante
la ley: igualdad teórica que con la
influencia de las doctrinas liberales, creó condiciones para el libre
desarrollo de las desigualdades naturales, aquellas derivadas de la capacidad económica y del poder so-
Son conocidos en detalle, a través de los documentos del Archivo
General de la Nación de Caracas y
del Archivo General de Indias de
Sevilla, los detalles de las vacunaciones efectuadas en la capital. Balmis llegó a Caracas el 28 de marzo.
Por la mañana hizo su entrada por
Antímano, sitio de paso para los viajeros procedentes del Valle de Aragua, siendo escoltado por una compañía de milicias de indios. Archila
reproduce el documento en el que se
relata cómo el Ayuntamiento de
Caracas «ofreció al regio comisionado una lujosa berlina que al acto
ocupó llevando a su derecha al joven vacunado que traía en sus brazos
el anhelado fluido y por entre la muchedumbre apiñada, en medio de los
vítores, la música y los fuegos de artificio, llegó a la más hermosa casa
de la ciudad, dignamente preparada
para recibirle y en donde, vestidos
de gala, le aguardaban el Capitán
General, todos los altos funcionarios y todos los grandes patricios»115.
Dos días más tarde, coincidiendo
con el viernes santo, como se subraya en las fuentes quizá por su sentido
simbólico, se efectuó una vacunación masiva.
115
ARCHILA, R (1969), Op. cit., p. 15.
137
cial116. Hay gran cantidad de pruebas sobre la influencia de la Ilustración en el proceso de independencia –la ruptura explícita política y
económica de las colonias con la
metrópoli– de las colonias españolas que no fue un proceso aislado
sino que forma parte de un proceso
muy amplio que se desarrolló en las
últimas décadas del siglo XVIII y la
primera mitad del siglo XIX. Entre
1770 y 1825 se produjeron cambios
espectaculares como la independencia de las trece colonias inglesas en Norteamérica. El pensamiento ilustrado encontró desde el
principio fuertes resistencias en la
población criolla, por ejemplo en
cuanto al tema de la esclavitud de
la población negra, que chocaba
abiertamente con las nuevas ideas.
La Revolución Francesa, que desarrolló conceptos como los de libertad, igualdad o derechos del hombre, tenía unas consecuencias
prácticas: abolición de los títulos
de nobleza y de la esclavitud, que
socavaban las bases del poder establecido y de su control sobre la sociedad. Este es el panorama que
encontró Balmis en esas élites preocupadas por los ecos que la Revolución traía y que acabamos de comentar.
La forma de homenajear a la Expedición no fue diferente de lo que
era usual en este tipo de situaciones
excepcionales, aunque, si cabe, se
extremaron los agasajos. Consistían
éstos en una serie de actos religiosos
indispensables y que conferían la
máxima solemnidad como la celebración de un Te Deum en el que
pronunció un sermón un fraile mercenario, Fray Domingo de Viana, y
al que acudió el Gobernador con el
Tribunal de la Real Audiencia, representación de todos los cuerpos
civiles y militares y una parte importante de la población de la ciudad.
La parte profana tenía un componente popular y folklórico en las
fiestas, bailes y serenatas en la calle
y un segundo componente, más refinado, en los salones de la alta sociedad caraqueña, donde se multiplicaron las tertulias a las que debió
acudir el propio Balmis.
116
PÉREZ, J., ALBEROLA, A. ( Eds). Espa ña y América. Entre la Ilustración y el liberalis mo. Alicante-Madrid, Instituto de Cultura
Juan Gil Albert, 1993. Especialmente relevantes para el tema americano son los capítulos de Lucienne Domergue (pp. 13-28),
Joseph Pérez (pp. 69-76), Marie-Laurie Rieu
(pp. 77-90) e Ives Aguila (pp. 91-107).
138
Entre los asistentes a las tertuliasse encontraba el que luego sería
el primer Rector de la Universidad
de Chile, Andrés Bello (17811865)117, quien escribió en abril de
117
COSTA-CASARETTO, C. Andrés Bello y la Expedición Filantrópica de la Vacuna. Rev. Med. Chil. 1991, 119, pp. 957-962.
1804 una Oda a la Vacuna y una breve obra teatral bajo el rótulo de Ve nezuela consolada que incluimos en
un apéndice. Es importante acercarse a la figura de este personaje como
modelo de actitud ante la vacuna
por parte de la sociedad culta de la
época. Bello fue, de hecho, uno de
los intelectuales más destacados de
todo el mundo latinoamericano a lo
largo del siglo XIX, cuya trayectoria
biográfica incluye, además de lo indicado arriba, una formación en Inglaterra, el haber formado parte de
una de las expediciones científicas
más importantes, la encabezada por
Alejandro Humboldt (1779-1859) y
Aimé Bonpland (1773-1850) y fue
también uno de los impulsores de un
código civil que fue adoptado en varios estados latinoamericanos y de
un Derecho de gentes, donde sentó
una serie de importantes principios
de derecho internacional público.
En el momento en que conoció a
Balmis en 1804 era oficial segundo
de la Capitanía General de Venezuela y tenía 23 años. Más tarde fue
nombrado secretario de la Junta
Central de Vacunación de la Capitanía General.
La vacunación, para Bello y para
muchos, era el símbolo del progreso
de la Humanidad a través de los descubrimientos científicos. De ese
modo, Bello pone en boca de uno de
los personajes de su obra teatral,
139
Neptuno, relator de la trascendencia de la medida preventiva para la
Nación, las siguientes palabras:
«Jenner... de su territorio en pocos años desterró felizmente las viruelas, el contagio vacuno propagado. ¿Qué acogida imaginas que daría
la ternura benévola de Carlos al gran
descubrimiento que liberta a sus queridos pueblos del estrago de las negras viruelas? Al momento escoge
profesores ilustrados y un sabio director cuyas fatigas llevan hasta los
puertos más lejanos de sus dominios
el precioso fluido que de viruela libra
a los humanos. Sí, Venezuela, alégrate; tus playas reciben hoy el venturoso hallazgo de Jenner, que te envía,
como muestra de su regia bondad, tu
soberano. Hallazgo que tus hijos te
asegura. Que de vivientes llena los
poblados que libran de temores la
belleza; y dando a la cultura nuevos
brazos para que en tus confines amanezcan días alegres, puros, sin nublados, el gozo te dará con la abundancia y la felicidad con el descanso».
Es muy interesante el análisis del
texto porque en él están reflejados
algunos de los tópicos del momento:
el término «contagio» utilizado aquí
en un sentido de diseminación positivo, cuando la palabra tenía una
trayectoria nefasta, ligada con la patología infectocontagiosa, aún bajo
el signo de la teoría miasmática tradicional, porque la bacteriología to-
davía tardaría en llegar. La referencia al monarca pero también la utilización del verbo «libertar» al pueblo; la vacuna parece prefigurar lo
que luego sucederá con las colonias.
O la importancia de la demografía,
tan cara a los monarcas ilustrados.
inicial llevada a cabo por Balmis,
con objeto de dar continuidad a la
práctica tras su partida a otros lugares. De hecho, la Junta de Vacuna de
Caracas fue el modelo a seguir en el
resto de los territorios del viaje. Parece oportuno que nos detengamos
un poco en analizar la ubicación de
las Juntas de Vacuna, estructura que
veremos irá consolidándose en todos los lugares por los que la Expedición pasó, dentro de lo que era el
marco de la organización sanitaria.
Por lo demás, durante la permanencia de la Expedición en la Capitanía General de Venezuela, la vacunación se extendió también a
Valencia y a Maracaibo, en este último caso, a través de personas vacunadas en Puerto Cabello. Otro lugar
que ha sido estudiado es la provincia
de Cumaná, donde ya se había intentado introducir con anterioridad,
dos años antes de la llegada de la Expedición, a través de Puerto Rico y
donde se habla que se vacunaron
20.000 indios. La Isla Margarita fue
también beneficiaria, aunque no directamente a través de los expedicionarios, sino por medio del médico
francés Estanislao la Roche, que vacunó gratuitamente a más de 2.000
personas. Por el contrario, parece ser
que no pudo llegar a la Guayana, a
donde se envió el pus desde Cumaná
debido, según dice Yraola, a la gran
distancia y la elevada temperatura.
La estructura organizativa de la sani dad española en la época de la Expedi ción y las Juntas de Vacuna
A lo largo de todo el largo periodo en el que España fue una auténtica potencia mundial, a partir de los
siglos XV y XVI hasta el siglo XVIII,
la monarquía hispánica puso en
marcha una maquinaria sanitaria
muy compleja que estaba centrada
en el Protomedicato castellano, instrumento de control del Estado Moderno en lo relativo al ejercicio y la
práctica de la medicina y la farmacia118 y en otros tipo de instituciones
En definitiva, la estancia en la
Capitanía General de Venezuela fue
muy fructífera por muchos motivos,
entre los que se cuenta la consolidación en una estructura estable, la
Junta Central de Vacuna, de la labor
118
Una puesta al día historiográfica de esta
institución puede verse en el número monográfico de la revista citada a continuación:
LÓPEZ TERRADA, M.L., MARTÍNEZ VIDAL, A. (eds.) El Tribunal del Protomedicato en la Monarquía Hispánica, Dynamis,
1996, 16.
140
propias en la Corona de Aragón y en
el Reino de Navarra. Este sistema
fue uno de los más avanzados en su
época y tuvo una influencia directa
en la organización sanitaria de la
América colonial119. La sustitución
de este sistema sanitario propio del
antiguo régimen por otro de corte liberal propio de las sociedades secularizadas posteriores a la Revolución
Francesa de 1789, tuvo lugar a lo
largo del siglo XIX en España.
En el periodo de la Expedición,
la Sanidad se entendía fundamentalmente como la parcela de las administraciones públicas dedicadas a
proteger la salud de la población
frente a las enfermedades catastróficas120. La gestión pública de la salud
se centraba, pues, en el resguardo de
la misma frente a las epidemias o enfermedades de prevalencia excesiva
119
LÓPEZ PIÑERO, J.M. Mateo Seoane y la
introducción en España del sistema sanitario li beral (1791-1870). Madrid, Ministerio de
Sanidad y Consumo [Colección Clásicos Españoles de la Salud Pública, nº 12], 1984.
120
Desde el punto de vista de la historia de
la administración sanitaria, véase:
RODRÍGUEZ OCAÑA, E. El resguardo de
la salud. Organización sanitaria española en
el siglo XVIII. Dynamis, 1987-88, 7-8, pp.
145-170. La monografía de los hermanos Peset, pese a haberse editado hace treinta años,
continúa siendo hoy un referente importante para conocer la sanidad borbónica preliberal: PESET REIG, M., PESET REIG, J.L.
Muerte en España. Política y sociedad entre la
peste y el cólera. Madrid, Hora H, 1972.
141
y no se diferenciaba de otros aspectos, siendo, pues, competencia de
los órganos gubernamentales con
predominio de los que asentaban en
los municipios, de acuerdo con lo
que era el sistema administrativo
tradicional. Una peculiaridad era
que no existía una frontera clara entre los aspectos ejecutivos y consultivos. La administración borbónica
creó una Suprema Junta de Sanidad
cuya principal función era la prevención de los contagios, especialmente los que pudieran penetrar a
través de las vías marítimas, para lo
que centralizaba y hacía acopio de
información del estado de contagiosidad de los territorios con los que
España mantenía contactos a nivel
comercial y, naturalmente, con los
de las colonias. Junto a este órgano
central, la organización sanitaria periférica se desarrolló a través de las
Diputaciones de salud o Juntas de Sa nidad de Puerto y las Juntas de Sanidad
locales y regionales.
Es precisamente este modelo jerarquizado el que adoptarán las Juntas de Vacuna. La creación de las
mismas forma parte, en realidad, de
un movimiento europeo en el que órganos similares fueron apareciendo;
así, por ejemplo, G. Olagüe y M. Astrain121, se refieren a un Comité Cen 121
OLAGÜE DE ROS, G., ASTRAIN
GALLART, M. Propaganda y Filantropismo: los primeros textos sobre la vacunación
tral de la Vaccine creado en París en
1801. Como muy bien ha estudiado
S. Ramírez122, aunque ya desde los
inicios de la programación de la Expedición comenzaron a aparecer
unas directrices, la estructura organizativa fue, en realidad, construyéndose poco a poco, a medida que se iba
adquiriendo un mayor grado de experiencia y, además, se fue adaptando a
las circunstancias propias de cada lugar. En cualquier caso, el Director de
la Expedición, o la persona en la que
delegara, era el responsable de cómo
y dónde debían crearse estas Juntas
de Vacuna. Tres rasgos a destacar: en
primer lugar, que cada una de ellas
tuvo un reglamento propio; en segundo término, que eran personajes
destacados de la sociedad los que debían estar en los cargos directivos,
siendo el papel de los médicos fundamentalmente de orden técnico; y finalmente, que cada Junta tenía una
ubicación física que incluía una Casa
de Vacunación Pública. Una observación interesante: el intento de no
utilizar a los hospitales como centros
de vacunación, para evitar la percepción negativa de la población al estar
estas instituciones ligadas a la enfermedad y la muerte. La propaganda,
para que fuera efectiva y la población
acudiera a vacunarse, tenía que tener
en cuenta, entre otras cosas, el entorno donde la práctica preventiva se
efectuaba y los adjetivos de que las
casas de vacunación debían ser «limpias» y «honestas» reflejan también
el sistema de valores que quería
transmitirse. Curiosamente, hasta
1805 el Estado no estableció para la
propia España la obligatoriedad de
habilitar salas de vacunación en hospitales, en un contexto inicial de
pugna por ver quién distribuyó el
fluido vacuno, fuente de prestigio socio-científico que algunos pretendieron monopolizar123.
Resultado de la larga experiencia
adquirida por Balmis en los tres años
de la Expedición, fue la elaboración
de dos documentos124 muy interesantes que resumen lo fundamental
de sus puntos de vista, ya no sólo
provenientes de su conocimiento
científico y técnico del tema, sino
también, como tendremos ocasión
de ver, de su dilatada y accidentada
práctica en lugares tan diversos y
con problemas tan variados.
123
jenneriana en España (1799-1801). Medici na e Historia, Tercera época, nº 56, 1995, p.
18. Allí se incluye una muy bien seleccionada bibliografía sobre el tema.
122
RAMÍREZ MARTÍN, S. (2002), Op.
cit., pp. 203.
142
OLAGÜE DE ROS. G., ASTRAIN
GALLART, M. (1995). Op. cit., p. 9.
124
Reglamento para perpetuar en las Indias la
Vacuna, del establecimiento de una Junta Cen tral y Casa de vacunación pública y Reglamen to para que se propague y perpetúe en España el
precioso descubrimiento de la Vacuna. Cfr.
RAMIREZ MARTÍN, S.M. (2002), Op.
cit., pp. 180-181.
Fig. 22. Los reglamentos estaban destinados para ser utilizados en las
Casas de Vacunación Pública e incluían todos los elementos de tipo organizativo práctico necesarios para dar continuidad a las actividades
vacunales tras la partida de la Expedición.
143
5.3.2. La expedición se divide
lado, cuatro niños acompañaron a
Salvany y seis, a Balmis. A estos niños, que fueron solicitados al gobernador Vasconcelos, se les exigía
«que sean de ocho a diez años de
edad sobre poco más o menos, que
sean robustos y sanos y que no hayan pasado las viruelas, ni sido vacunados» y se pedía, asimismo que,
a los padres que cedían a sus hijos
para este propósito, se les abonara
una gratificación de cincuenta pesos a cada uno»125.
La decisión de dividir la Expedición en dos grupos, con la idea de
que fuera más funcional y rápido el
proceso de difusión de la vacuna,
fue adoptada definitivamente por
Balmis. Posiblemente en el proceso
final de toma de decisiones influyó
la noticia del fallecimiento del médico llamado Lorenzo Vergés, que
había sido comisionado por el Virrey de Santa Fe para el desempeño
de la función de vacunar en dicho
territorio. Si se quería cumplir con
el objetivo marcado en el Derrotero
era necesario activar los siguientes
pasos a dar. Consistieron éstos en
nombrar como líder de uno de los
grupos al subdirector de la Expedición, José Salvany, quien se dirigiría
a todo el Reino de Santa Fe, Perú y
Buenos Aires a bordo del bergantín
San Luis. Junto al propio Salvany
irían el ayudante Manuel Julián
Grajales, el practicante Rafael Lozano Gómez y el enfermero Basilio
Bolaños. El segundo grupo, encabezado por el propio Balmis, llevaría
otra ruta que les llevaría a Centroamérica. Junto a él viajaron el ayudante Antonio Gutiérrez Robredo,
el practicante Francisco Pastor, los
enfermeros Ángel Crespo, Pedro
Ortega, Antonio Pastor y la directora de la Casa de Expósitos de La
Coruña. Sería la última vez que Balmis y Salvany se verían. Por otro
El 29 de abril de 1804, el director
de la Expedición daba instrucciones
a los integrantes del grupo de Salvany y les aconsejaba «la unión entre sí, la eficacia, prestreza y exactitud de las operaciones, y la atención
y deferencia debidas a los Jefes con
quienes tuvieran que entenderse...». También les indica «el mejor
modo de difundir más fácilmente la
vacuna por las provincias de su
tránsito y de conservar constantemente el fluido, sacando con este
objeto dos o más niños en cada paraje o población, de constitución
robusta y no demasiado tiernos,
pues la experiencia tiene acreditado
que además de causar esto muchas
molestias, son expuestos y peligrosos por su debilidad y por la facilidad
con la que se altera su máquina»126.
125
ARCHILA, R. (1969), Op. cit., p. 20.
Cfr. DÍAZ DE YRAOLA, G. (1948) Op.
cit., p. 39.
126
144
Vemos aquí aparecer los estereotipos que en el capítulo II comentábamos sobre la visión que del cuerpo infantil se tenía en la época de
Balmis.
ca y a la Medicina, con expresión
de las enfermedades propias de
cada país, sus síntomas y regímenes
curativos y ya que no pudiese la expedición adquirir por sí misma estas noticias, a causa de la rapidez
de su tránsito, por los diversos países a que iba destinada, deberá pedirlos a los facultativos más instruidos de ellos y demás personas
en cuyas luces pueda tener conf i a n z a » 1 2 7.
Junto a ello, les insistía en la necesidad de contar con un itinerario
cuando se adentraran en un territorio nuevo, para lo que debían recurrir a las autoridades locales y les
daba otra serie de instrucciones
prácticas. El interés del fragmento
siguiente, hace que lo reproduzcamos textualmente:
El párrafo anterior es un excelente ejemplo de lo ambicioso de la
empresa balmisiana y de la conexión directa entre este viaje y el
conjunto de expediciones científicas de la España ilustrada y cómo el
componente científico estuvo siempre presente en los objetivos del Director de la Expedición filantrópica. La observación científica
rigurosa como pieza clave para poder inferir consecuencias posteriores, como los efectos secundarios de
la vacunación. El programa que
plantea Balmis, por otro lado, se
asemeja al de las topografías y geografías médicas que tanta fortuna
tendrán, sobre todo, a partir del siglo XIX en toda Europa y es fruto de
un concienzudo programa científico, con un protocolo de actuación
perfectamente diseñado.
«Tomar de acuerdo con dicho
Jefe [la autoridad política o militar], las medidas conducentes para
comunicar el fluido a las provincias de su mando que estuviesen a
grandes distancias de la capital, ya
fuese disponiendo que acudiesen a
instruirse a ella los facultativos de
otros pueblos, o haciendo que pasasen a ellos otros instruidos en la
operación. Establecer en cada capital, de acuerdo con el Jefe de
ella, una Junta Central de Vacuna,
bajo la misma forma y reglas que
en Caracas, aunque con aquellas
modificaciones que exijan las circunstancias locales de cada una.
Observar la influencia que tiene la
vacuna en otras varias enfermedades comunes y fijar sus resultados
con la exactitud posible. Extender
sus observaciones a la Historia Natural, Industria y Arte, a la Botáni-
127
Cfr. DÍAZ DE YRAOLA, G. (1948),
Op. cit., p. 40.
145
5.3.2.1. La Expedición de José Salvany y Lleopart
reda de los caminos, traza una ruta
heroica en beneficio de la humanidad, de esta humanidad que no sabe
de él siquiera cuál fue su fin»128.
Puerto de La Guayra (8 de mayo
de 1804)-[Virreinato de Nueva
Granada]: Cartagena de Indias (24
de mayo de 1804 ) y Santa Fe (17
de diciembre 1804-8 de marzo de
1805)
El viaje129 se inicia con un naufragio al encalar el bergantín en la
desembocadura del río Magdalena,
cerca de Barranquilla, en la noche
del 13 de mayo. Afortunadamente;
consiguieron alcanzar la costa sin
pérdida de vidas humanas, estando
allí perdidos por espacio de tres días
con los cuatro niños que llevaban
desde Caracas para conservar el fluido vacunal y sufriendo en aquellas
playas «los rigores de su ingrato clima y el cruel martirio de varios insectos». Finalmente, fueron auxiliados por otra embarcación, llegando
a Barranquilla y a Soledad, donde se
iniciaron ya las primeras vacunaciones. Balmis fue informado de dicho
percance el 17 de junio cuando ya
estaba en La Habana.
La ruta que siguieron Salvany y
el resto del grupo que le acompañaba no ha generado tanta documentación como en el caso de la de Balmis, aunque también ha podido ser
reconstruida con fidelidad. En este
caso, los viajes se realizaron en otro
tipo de barco, un bergantín de nombre San Luis procedente del puerto
de La Guayra. Las dificultades y obstáculos que sufrieron, para conseguir
sus objetivos, fueron realmente extraordinarios. De forma muy gráfica
lo expresaba Díaz de Yraola (1949),
quien parece estar acompañando a
los expedicionarios en primera línea:
La entrada definitiva en Cartagena de Indias tuvo lugar el 24 de
mayo. El recibimiento no pudo ser
más apoteósico, por parte del Gobernador, del municipio y de algunos ciudadanos de elevado estatus
«Hoy, el espíritu deportivo de
nuestro siglo se asombra y sigue con
una colectiva y popular inquietud
las caprichosas o estériles peripecias
de un alpinista o de un cazador; Salvany a través de los Andes, abandonado o perseguido, entre gritos de
júbilo, naufragios y temporales, perdiendo jirones de su integridad física; manco en los Andes; mutilado
en un ojo en Guaduas, en la polva-
128
DÍAZ DE YRAOLA, G. (1948) Op. cit.,
p. 171.
129
FRÍAS NÚÑEZ, M. Enfermedad y socie dad en la crisis colonial del Antiguo Régimen
(Nueva Granada en el tránsito del siglo XVIII
al XIX: las epidemias de viruelas). Madrid,
C.S.I.C., 1992.
146
social, se costearon todos los gastos.
Se vacunaron allí un gran número
de personas, más de dos mil, y contaron con la presencia y el apoyo de
las gentes más influyentes de la ciudad y del propio Gobernador. Se repitieron aquí, como en Venezuela,
las celebraciones religiosas y el soporte de las autoridades eclesiásticas
fue total. La estancia en Cartagena
sirvió, además, para reponerse de los
quebrantos que la salud de los expedicionarios, especialmente los niños, habían experimentado. De hecho, según el propio Salvany, todas
las personas de la Expedición habían enfermado «de resultas del
naufragio».
vacunaron cien personas– Mompox
y Honda para dirigirse a la capital de
Nueva Granada, Santa Fe. Esta última ciudad era el destino último del
segundo grupo, con el ayudante
Grajales y el enfermero Lozano, que
viajaron «a través del valle del Cucutá, a las ciudades de Pamplona y
Girón y las villas de Socorro y San
Gil, dando la vuelta por Tunja y Vélez»130. En la villa de Honda, Salvany cayó enfermo de una cierta
gravedad hasta el punto que el Virrey Amar y Borbón, temeroso de lo
que pudiera pasar si Salvany fallecía,
mandó a dicho lugar a un facultativo para que tratara al médico catalán y se hiciera cargo, en su caso, de
la continuidad de la vacunación,
para lo cual, además, el facultativo
iba acompañado de varios niños.
Afortunadamente, el Subdirector de
la Expedición pudo superar el percance, aunque quedó ciego del ojo
izquierdo. Los resultados de esta primera fase fueron, por lo demás, espectaculares, con cifras que superaron las cincuenta y seis mil
vacunaciones.
Cartagena se constituyó como
un núcleo difusor, partiendo de allí
hacia Panamá, a través de un religioso con cuatro niños y también
desde allí se preocupó Salvany de
que la difusión alcanzara Buenos
Aires.
Por los mismos motivos por los
que la Expedición general se había
dividido, Salvany decidió que también aquí era oportuno establecer
dos grupos y esta situación se repetiría más de una vez. El primero de
ellos, con el propio Salvany y el enfermero Bolaños, a partir de la ciudad cartagenera, siguiendo el curso
del río Magdalena, extendieron la
vacunación en diferentes ciudades
ribereñas como Tenerife –donde se
En la capital neogranadina de
Santa Fe, donde se volvieron a reunir
los dos subgrupos de esta parte de la
Expedición de la América Meridional, se repitieron los agasajos y, sobre
todo, el apoyo decidido y explícito
130
DÍAZ DE YRAOLA, G. (1948), Op. cit.,
p. 71.
147
del Virrey. Lo más significativo de la
estancia en dicho lugar no fue, solamente, el alto número de personas
vacunadas, sino, sobre todo, una organización modélica: no solamente
se estableció aquí una Junta de Vacuna, sino que se fue más allá creándose una Junta de Sanidad que suponía
un nivel mucho más elevado y ambicioso en cuanto a sus funciones,
puesto que abarcaban no sólo aspectos relativos a esta concreta medida
preventiva, sino que se ampliaban a
todos los otros aspectos dentro de la
salud pública. Desde la metrópoli, la
Junta de Medicina valoró muy positivamente esta actuación que daba solidez y continuidad a estas intervenciones de medicina preventiva.
está enfermo, lo mismo que los niños
que le acompañaban, la mayor parte
de ellos menores de 10 años, pero no
hay tiempo para la recuperación y la
convalecencia. Desde la ciudad de
Quito, el Presidente de la Audiencia
les reclama por haberse producido un
brote epidémico de viruela. Salvany
y Lozano acuden presurosos mientras
que Grajales y Bolaños se dirigen
también a Quito por una ruta diferente, con destino al puerto de Guayaquil con el objetivo de llevar a Panamá el fluido vacunal, aunque este
último extremo no pudo realizarse
por motivos económicos132. Finalmente, la reunión de los dos grupos
tuvo lugar en Lima. A lo largo de ambos viajes, la labor de vacunación y,
sobre todo, de instrucción a los facultativos locales, no se detuvo.
Quito (16 julio-13 septiembre de
1805); Lima (23 mayo-15 octubre
1806)
A su llegada a Quito, los expedicionarios fueron recibidos como auténticos héroes. El 16 de julio, las
autoridades civiles y eclesiásticas les
esperaron en las afueras y según se
relata en las fuentes, «los niños que
conducían la vacuna eran tomados
en brazo con entusiasmo por el pueblo»133, se repitieron los actos solem-
Una vez más, dos subexpediciones se adentran en la Real Audiencia
de Quito131, tras atravesar con grandes penalidades parte de la cordillera
andina, yendo a encontrarse en Popayán dos meses después de la salida
de Santa Fe. Una vez más, Salvany
132
131
Para conocer en profundidad esta etapa del
viaje, es indispensable recurrir a la monografía
de RAMÍREZ MARTÍN, S.M. La mayor ha zaña médica de la colonia: La Real Expedición Fi lantrópica de la Vacuna en la Real Audiencia de
Quito. Quito, Ed. Abya-Yala, 1999.
148
Esta es la interpretación que ofrece
RAMÍREZ MARTÍN, S.M. (2002), Op.
cit., pp. 161-162.
133
Salvany, desde Lima, informa el 1 de octubre de 1806 de lo realizado por la Expedición desde Santa Fe. Archivo General de
Indias. Sección: Indiferente General, Leg.
1558-A.
nes y el propio Salvany leyó un discurso sobre la utilidad de la vacuna y
la importancia de su conservación
en una Junta, creada al efecto. A los
dos meses de su estancia en Quito,
sale ya más recuperado, llegando a la
villa de Cuenca, donde se repitieron
los agasajos «con tres corridas de toros y caballos, bailes de máscaras e
iluminación general durante igual
número de noches»134. El relato de
Salvany, escrito un año después, nos
informa de una serie de circunstancias interesantes: por un lado, Quito
se une al conjunto de lugares que
contaban ya con una Junta de Vacuna. Por otro lado, la necesidad de ir
rápidamente a Lima por encontrarse
esta ciudad también afectada por la
enfermedad, hacía necesario incrementar el número de niños y, para
que pudieran ser cuidados convenientemente, se une a la Expedición
el fraile Fray Lorenzo Justiniano de
los Desamparados, quien recorrió
con la misma un largo trayecto:
tinuaba moviendo al llanto y desesperación a los que no habían sido
víctimas de ella o pagando su debido
feudo»135.
Cuando llegan a Piura, el primer
punto del Virreinato de Perú pisado
por la Expedición, Salvany calcula
que, desde la salida de Santa Fe, se
habían realizado más de cien mil vacunaciones. Su salud se vuelve a resentir y él lo atribuye a los bruscos
cambios climáticos desde el frío de
los Andes a las altas temperaturas de
Piura. Antes de llegar a Lima, la urgencia de los continuos brotes de viruela en poblaciones cercanas hizo
que Salvany se desplazara a lugares
como Trujillo y Cajamarca y allí,
una vez más, se preocupó de lo que
consideraba tan importante o más
que vacunar a mucha gente: el formar a los médicos y sanitarios locales para que aprendieran a hacerlo
por ellos mismos.
Las peripecias de la Expedición
incluyeron también una serie de
acontecimientos adversos, como
cuando fueron a Lambayeque y a diversos poblados indios. Por motivos
posiblemente de índole cultural o de
percepción, por parte de la población autóctona, quizá también estimulada por los adversarios de la Expedición, de los vacunadores como
« [De] más de seiscientas leguas
con la aceleración que permite el
viajar con criaturitas y principalmente en la cordillera de los Andes,
falta de caminos, de toda comodidad
y en una estación que era aquella
muy rigurosa por la mucha lluvia y
nieve... Atravesaba aquellas regiones en plena epidemia variolosa que
había asolado familias enteras y con-
135
134
DÍAZ DE YRAOLA, G. (1948), Op. cit.,
p. 179.
Ib. idem.
149
personas peligrosas, hubo gran resistencia entre la etnia india a ser vacunada e incluso, algunos de ellos,
les llegaron a perseguir. Hasta tal
punto fue hostil el recibimiento que
en Lambayeque no tenían dónde
alojarse. Afortunadamente un vecino del lugar, José Delgado, les ayudó136 .
transformado en un negocio y su
venta hacía que gran parte de la población no pudiera acceder a este
bien por falta de medios económicos. Esta circunstancia, junto al hecho de que parte de la población ya
estuviera vacunada, puede explicar
el recibimiento poco amistoso que la
Expedición recibió por parte de las
autoridades civiles y que relata Salvany:
La llegada a Lima se produjo el 23
de mayo de 1806 y allí permanecieron por espacio de casi cinco meses.
Previamente a la llegada de la Expedición, debido a la situación agobiante creada por una crisis epidémica, solicitó el Virrey del Perú al de
Buenos Aires, el Marqués de Sobremonte, le proporcionara fluido vacunal. Con la inestimable colaboración del médico peruano Pedro
Belomo y Cervallos, se iniciaron las
primeras vacunaciones. En Cuzco, la
vacuna llegó también desde Buenos
Aires. En este caso la transmisión se
hizo a través «de negros pequeños en
quienes conservaría el fluido vacunando de brazo a brazo»137.
Una circunstancia adversa marcó, en gran medida, los inicios poco
afortunados de la Expedición en la
ciudad limeña. En el momento en
que llegaron Salvany y el resto de los
expedicionarios, la vacuna se había
«[El Cabildo de la ciudad de
Lima] no mostró mucho empeño en
el obsequio porque, habiéndose ya
en una gran parte de los moradores
propagado la vacuna, no se desdeñaban en declamar contra ella e ir públicamente diciendo que no éramos
necesarios y que cuanto podía hacer
la Expedición lo tenía hecho el Cabildo [...] el alojamiento que me destinó demostraba el escarnio y mofa
con que se nos miraba, obligando a
que se formase el más bajo concepto
de la Expedición, decayese su mérito y saliese verdadero lo que tanto
vociferaban de ser ella inútil. Todo
su aparato se reducía a tres mesas
muy viejas, una docena de sillas, un
canapé roto y cuatro catres para los
niños, los que, por estar faltos de todos los avíos necesarios, de nada sirvieron»138.
136
138
RAMÍREZ MARTÍN, S.M. (2002), Op.
cit., pp. 164-166.
137
DÍAZ DE YRAOLA, G. (1948), Op. cit.,
p. 79.
Salvany, desde Lima, informa el 1 de octubre de 1806 de lo realizado por la Expedición
desde Santa Fe. Archivo General de Indias.
Sección: Indiferente General, Leg. 1558-A.
150
La narración de Salvany recoge
también el nulo apoyo que el municipio dio a los niños, a los que teóricamente debían auxiliar, ya que los
dejaron un día entero sin comer y les
dieron un alojamiento penoso. A tales extremos llegaron las cosas que el
propio Virrey y el Arzobispo tuvieron que intervenir directamente,
pero era difícil luchar contra los intereses creados. Cuando la Expedición se aproximaba a los pueblos
más cercanos a Lima, mucha gente
les huía y no quería vacunar a sus hijos pensando que les iba a costar dinero:
Inspector o Director General de Vacuna. Asimismo, considera de justicia
solicitar a la Corona se premie con diversos honores y prebendas a sus ayudantes facultativos, subalternos y enfermero. No se tiene constancia que
esta petición llegara a buen puerto.
Otro acontecimiento contribuyó
positivamente a dar sentido y estímulo a Salvany. El prestigioso médico y profesor de anatomía, Hipólito
Unanue (1755-1833), presenta el
médico catalán al claustro de la
Universidad de San Marcos de
Lima140. Unanue fue un auténtico
humanista, con una visión abierta y
muy imbuido de la importancia de
los progresos de la ciencia. Había
«Por consiguiente, cuando llegaba a alguno de esos pueblos, discurrieron sus moradores que procedía
yo del mismo modo [exigiendo la
cantidad de cuatro pesos por cada
uno que se vacunara], no querían recibir el beneficio y clamaban contra
él [...]. Temiendo perder la vacuna,
de lo que supongo se habrían alegrado muchísimo algunos espíritus llenos de ambición y egoísmo, me vi varias veces obligado a salir de mi casa
con los muchachos que tenían los
granos en sazón e ir a la manera de un
mendigo, por las calles preguntando
si había alguno para ser vacunado»139.
140
UNANUE, H. Actuaciones Literarias de la
Vacuna en la Real Universidad de San Marcos.
Desde mediados del siglo XVIII se hizo más
evidente en el Perú la influencia del movimiento cultural europeo de la Ilustración.
Esta influencia prueba que no siempre España tuvo una influencia científica retrógrada
sobre sus colonias americanas. Una demostración de ello son las bibliotecas coloniales
como la del colegio jesuita de San Pablo, que
en 1767 tenía casi 40.000 volúmenes que incluían libros de Newton, Bacon y otros líderes de la revolución científica del siglo XVII.
En parte, gracias a la Ilustración, fue que en
el siglo XVIII monarquías y naturalistas europeos organizaron una docena de expediciones científicas al Perú como algunas de
las que hemos comentado en el capítulo correspondiente. Vide, CUETO, M. Saberes
andinos. Ciencia y tecnologías en Bolivia,
Ecuador y Perú. Lima, Instituto de Estudios
Andinos, 1995.
Pese a las contrariedades, consigue crear allí también la correspondiente Junta de Vacuna y una plaza de
139
Ib. idem.
151
nacido en Arica el 13 de agosto de
1755. Estudió teología y luego medicina, fundó el Anfiteatro Anatómico en 1792 y dirigió el Colegio de
San Fernando, precursor de la Facultad de Medicina de la Universidad de San Marcos. Participó en los
debates de la Sociedad de Amantes
del País, la versión limeña de las Sociedades de Amigos del País que era
la editora de la revista Mercurio Pe ruano, en la que colaboró con el seudónimo de «Aristo». En la época independiente fue el primer ministro
de Hacienda del General San Martín. El Congreso Constituyente de
1823 lo declaró Benemérito de la
Patria en grado eminente. La relación entre Salvany y Unanue es un
indicativo de la comunidad de intereses científicos de dos ilustrados a
uno y otro lado del Atlántico.
Arequipa-La Paz (15 de septiembre 1807). Muerte de Salvany en
Cochabamba (21 de julio 1810)
Salvany nunca volvería a España.
Su muerte tendría lugar, como ya explicamos en su breve semblanza biográfica, en Cochabamba, el 21 de julio de 1810 y le sorprendería
batallando, una vez más, para conseguir recursos económicos y apoyos
políticos para continuar su trabajo en
la Capitanía de Charcas, el germen
de lo que luego sería Bolivia. Tanto
las ciudades importantes como La
Paz, como las zonas indias de Mojos y
Chiquitos, se beneficiaron de la medida preventiva, aunque en el caso de
estas dos últimas, la vacunación se
efectuó ya tras la muerte de Salvany.
Ya hemos comentado cómo la figura de Salvany ha quedado un poco
oscurecida por la de Balmis, pero el
médico catalán fue mucho más que el
segundo de a bordo del Director de la
Expedición. Cirujano excelentemente formado en el Colegio de Cirugía
de Barcelona, uno de los más prestigiosos centros que, como es bien sabido, en esos momentos fueron instituciones decisivas para el desarrollo
científico y técnico de estos profesionales y que, en la España del momento en que estudió Salvany, tuvieron
un muy buen nivel científico141. Fue
una persona muy concienzuda y preocupada por que se desarrollaran con la
mayor precisión las vacunaciones y
fue también un agudo observador.
Tuvo siempre como norte el tomar
contacto con profesionales sanitarios,
médicos y cirujanos de los lugares
donde visitaba. Especialmente significativa, a este respecto, fue su conexión en Lima, como comentábamos
arriba, con Hipólito Unanue y la posibilidad que le ofreció la universidad
limeña de San Marcos de obtener, de
141
RIERA PALMERO, J. Cirugía española
ilustrada y su comunicación con Europa. Valladolid, Universidad, 1976.
152
forma excepcional, los títulos de Bachiller, Licenciado y Doctor en Medicina142. Su último deseo, la posibilidad
de permanecer en América, en un
puesto político que solicita primero
en Puno y más tarde en La Paz «en
atención a las graves enfermedades
que padece y casi enteramente imposibilitado de restablecerse en Europa»143, al ministro de Gracia y Justicia,
José Caballero, ya sabemos que no fue
atendida.
quedarse sin niños con las pústulas en
sazón para propagar la vacuna brazo a
brazo. Finalmente, la Expedición llega a Valparaiso, donde se instauró una
Junta de Vacuna, y más tarde, a Santiago de Chile, donde permanecieron
por espacio de ocho meses para pasar
luego a la provincia de Concepción.
Esta última parte de la ruta expedicionaria no está tan bien detallada
como las anteriores, pero se sabe que
llegaron hasta el sur, cerca del estrecho de Magallanes y que uno de los
puntos de referencia fue San Carlos,
capital de las islas Chiloé. A partir de
ahí hubo que huir rápidamente a causa de la insurrección contra la metrópoli que en esos momentos se estaba
dando. En enero de 1812 pusieron
rumbo al puerto de El Callao y más
tarde pasaron a Lima. A partir de ahí,
sin el que había sido su impulsor, este
grupo de expedicionarios finaliza su
función que no pudo incluir, como estaba previsto, el Virreinato del Río de
la Plata, donde, afortunadamente, la
vacuna era conocida y practicada antes de llegada de la Expedición a tierras americanas.
Santiago de Chile-ConcepciónValdivia-San Carlos (Islas Chilé)
(mayo 1809-enero 1812)
Salvany no llegó nunca a pisar la
Capitanía de Chile. En nombre de la
Expedición, lo hicieron el ayudante
Manuel Julián Grajales y el enfermero Basilio Bolaños desde Lima y por
mar en noviembre de 1807144. El conflicto que en aquel momento se lidiaba entre España e Inglaterra, hacía
peligrosa la travesía marítima que
hubo que emprenderse de forma muy
lenta, con el consiguiente peligro de
142
5.3.2.2. La Expedición de Francisco
Xavier Balmis y Berenguer
RAMÍREZ MARTÍN, S.M. (1999), pp.
261-263.
143
Rico-Avello aventura, en una suerte de
breve patobiografía de Salvany, que padeció
varias patologías infecciosas desde la tuberculosis pulmonar al paludismo y la difteria.
RICO-AVELLO, C. (1956), Op. cit.
144
RAMÍREZ MARTÍN, S.M. (2002), Op.
cit., pp. 172-173.
La Habana, 26 mayo de 1804-18
de junio de 1804
La muerte de uno de los niños de
la Expedición, otra más, no por coti153
diana menos dolorosa, es uno de los
acontecimientos que marcan la llegada de la vacuna a la isla caribeña
de Cuba y en lo que seguramente es
la fuente fundamental del viaje balmisiano, se comenta que otros infantes enfermaron145. Las condiciones climatológicas hicieron el viaje
muy difícil, se produjo un considerable retraso en relación con la fecha
prevista y hubo que recalar en La
Habana en vez de Santiago de Cuba,
donde estaba inicialmente previsto,
por ese motivo.
consigo a su propio hijo y a dos pequeñas criadas suyas. Dos aspectos a
destacar: por un lado, que toda la actividad de Romay estaba aprobada
por el propio Bamis, con lo que el
camino abierto por el primero fué
muy positivo para los objetivos de la
Expedición. Nada que ver con los
problemas de desconexión entre las
actividades vacunadoras llevadas a
cabo, con anterioridad a la llegada
de la Expedición, en otros lugares.
Un segundo aspecto que no podemos dejar de comentar, el papel desempeñado y menos conocido de las
mujeres, imbuidas de espíritu ilustrado, en esta empresa. La historia
de la difusión de la vacuna está repleta de estas protagonistas, mucho
menos conocidas. En el momento
de la ruta que estamos contemplando, acabamos de citar a María Bustamante, pero en la misma ciudad de
Santiago de Cuba, Nicolasa de Cuevas, esposa del abogado Francisco
Mancebo, ofreció su propia casa desinteresadamente para que pudiera
llevarse a cabo la actividad preventiva.
Ya hemos comentado con anterioridad cómo la vacuna había sido
introducida en el archipiélago caribeño un año antes de la llegada de la
Expedición y el papel fundamental
jugado por el médico Tomás Romay
en este proceso. José Rigau146 nos ha
dado a conocer cómo el médico
Oller, desde Puerto Rico, envió una
«Instrucción al Comisionado de llevar la vacuna a la Guadilla» y cómo
hacia La Habana se desplazó una
m u j e r, María Bustamante, procedente de la Aguadilla de Puerto
Rico, de donde partió en febrero de
1804 que, como ya sabemos, llevaba
145
Extracto General de la Expedición Filantrópica de la Vacuna. Archivo General de
Indias. Sección: Indiferente general, legajo
1558-A.
146
RIGAU PÉREZ, J. Introducción de la vacuna de la viruela en el sur de Puerto Rico,
1804. Boletin de la Asociación Médica de Puer to Rico, nº 71, 1979.
154
Como tantas otras veces, el relato de Balmis, en los documentos
cruzados enviados a la Corte, nos
sirven para conocer cómo fue la estancia en Cuba147. Al día siguiente
de su arribada, una comisión del
147
Cfr. DÍAZ DE YRAOLA, G. (1948), Op.
cit., pp. 42-43.
ayuntamiento acompañada de maceros, condujeron a Balmis hasta el
Cabildo. Desde allí, los niños fueron
llevados a casa del Capitán General
donde fueron agasajados. Desde el
punto de vista organizativo, se instaura en La Habana una Junta Central de Vacuna, en línea de lo que
había sucedido en otros lugares,
aunque en este caso con la peculiaridad de refundir sus actividades con
las de la ya existente Sociedad Económica de Amigos del País. Balmis
regaló a la biblioteca de la citada Sociedad varios ejemplares de su Trata do, con objeto de que pudieran ser
consultados allí por los facultativos
que quisieran. Por parte de la Económica, se nombró al Director de la
Expedición miembro honorario en
la categoría de «profesor distinguido»148. El número de vacunados en
toda la isla parece que superó las
15.000 personas.
Pese a los aspectos positivos indudables, se planteó un problema
importante, el poder encontrar relevos de niños para continuar la propagación en la escala siguiente, en el
Virreinato de México. La petición
de este material humano, cuatro niños, que Balmis había solicitado al
Capitán General de la isla, Marqués
de Someruelo, no fue aceptada y la
solución que se encontró fue la compra de esclavos, tres mujeres, y la incorporación de un niño, Miguel José
Romero, tambor del Regimiento de
Cuba, financiados por el Director de
la Expedición por 250 pesos149. Contradicciones de este momento histórico, sus luces y sus sombras. Ante
una situación de hecho, la esclavitud, el Director de la Expedición
compra y vende después, a estas personas. Evidentemente, hay que contextualizar este hecho: posiblemente, la compra-venta de estos
esclavos era el único medio para poder seguir con la práctica vacunal y
si Balmis se planteó que entrar en
ese juego era contradictorio con la
defensa de una actitud humanitarista y de derechos humanos, cosa que
no sabemos, pero que podía ser coherente con su perfil humano, debió
pensar que lo único que podía hacer
es lo que hizo.
Sisal (Península del Yucatán, Virreinato de Nueva España), 25 de
junio de 1804-Acapulco, 8 de febrero de 1805
Esta etapa del viaje tenía un significado muy especial para Balmis.
El territorio novohispano era ya
149
Balmis al Ministro Caballero, Madrid, 4
de diciembre de 1806, Archivo General de
Indias. Sección: Indiferente General, Leg.
1558-A.
148
Duque de Heredia a Balmis, 13 de Junio
de 1804. Archivo General de Indias. Sección: «Epidemias», v. 4, exp. 13.
155
bien conocido por el cirujano siendo
este conocimiento uno de los motivos por los que se le encomendó la
dirección de la Expedición. En 1781
Balmis había marchado a América
con el regimiento de Zamora en la
expedición del Marqués de Socorro,
como es bien sabido. Lo más relevante de su estancia en esos territorios coloniales fue su actividad como
cirujano en Xalapa y, más tarde en la
ciudad de México, donde llegó a ser
nombrado cirujano mayor del Hospital Militar del Amor de Dios, ocupándose de la sala de pacientes con
enfermedades de transmisión sexual,
sobre todo, los afectados de sífilis.150.
Parece ser que luego volvió a España, pero pronto retornó a México
donde hizo una labor importante
como botánico, siendo su fruto más
conocido en esta faceta suya profesional, la monografía que escribió en
1794, Demostración de las eficaces vir tudes nuevamente descubiertas en las
raíces de dos plantas de Nueva España,
especie de Ágave y Begonia para la cu ración del vicio venéreo y escrupulosos
y otras graves enfermedades que resis ten al uso del mercurio y demás reme d i o s . Madrid, Imp. de la Vda. de
Joaquín Ibarra. Antes de la Expedi150
FERNÁNDEZ DEL CASTILLO, F. Los
viajes de D. Francisco Xavier de Balmis. Notas
para la historia de la expedición vacunal de Es paña a América y Filipinas (1803-1806). México, Ed. Galas de México, 1960. RICOAVELLO, C., (1956) Op. cit.
156
ción, todavía fue otras dos veces a
territorio novohispano; la primera,
en 1795, para recolectar más plantas, y dos años más tarde, ya como
médico-cirujano, a solicitud de la
Virreina.
El puerto de Sisal, donde recaló
el María Pita, estaba relativamente
cercano a Mérida, la capital de Yucatán. Como ya comentamos, la vacuna ya se había introducido con anterioridad hacía varias semanas; por
ejemplo, en la ciudad de México, un
mes antes de la llegada de los expedicionarios, se vacunaron cinco niños procedentes de la Casa de Expósitos y otros dos de fuera y, aunque
sólo prendió en cinco de los siete,
con ellos se aseguraba la continuidad
del fluido vacunal; también sabemos
de la existencia de hasta tres médicos comisionados para velar por la
rectitud del procedimiento, que permitieron que al Virrey Iturrigaray le
llegara un completo informe de la situación en el espacio de su jurisdicción. Por otro lado, se estableció un
procedimiento para que hubiera una
constante reserva de vacuna, dividiéndose la ciudad de México en
ocho «cuarteles mayores», cada uno
de los cuales se subdividía a su vez en
cuatro «cuarteles menores». Cada
«cuartel», de forma rotatoria, tenía
que suministrar un determinado número de niños. La propagación de la
vacuna en las provincias debía seguir
un patrón similar al establecido en la
capital. Un suplemento de la Gaceta
de México de 26 de mayo de 1804,
daba una completa descripción de
los pasos dados en relación con la
vacunación desde la llegada del Virrey, con objeto de informar a la población; incluso, con este mismo objetivo y dirigido sobre todo a los
facultativos, la citada revista reimprimió completa la obrita de Pedro
Hernández, Origen y descubrimiento
de la vacuna151.
mismo, de su determinación, inteligencia y tacto para superar los obstáculos burocráticos y culturales que
podían frustrar su misión.
Mérida recibió cordialmente a la
Expedición en la persona de su Capitán General, Benito Pérez y Valdelomas, quien pasó a Balmis el informe de lo que Miguel José Monzón
había hecho en Campeche. Balmis
consideró que la actuación de Monzón había sido perjudicial para la salud pública y envió a uno de sus asistentes, Antonio Gutiérrez, para que
examinara directamente lo que se
había hecho, además de comisionarle para distribuir adecuadamente la
vacuna e instruir a los médicos locales. Gutiérrez iba acompañado por
Francisco Pastor, que tenía la misión
subsidiaria de ir a la Capitanía de
Guatemala, de acuerdo con las órdenes dadas por el Ministro Caballero.
Vamos a acercarnos un poco en detalle a esta parte lateral de la Expedición.
Smith(1974)152 sugiere que Balmis estaba especialmente interesado
en que la vacunación en México
fuera un éxito. Dicha ciudad pertenecía a la más rica e importante colonia española y la capital representaba el centro espiritual, político y
económico del vasto Virreinato. Por
tanto, se trataba aquí no sólo de
transportar la vacuna, debía ser el
lugar donde establecer una red modélica de centros de vacunación que
podían perpetuar la actividad preventiva a través de una cadena bien
reglamentada de vacunaciones. Para
ello el reto que se le presentaba a
Balmis era triple: debía instruir a la
incipiente comunidad médica mexicana, asegurarse la cooperación de
las autoridades y, finalmente, convencer a la población. El éxito o fracaso dependía en gran medida de él
151
152
La expedición de Pastor a Guatemala
El propio Gobernador de Mérida
facilitó dicha misión y suministró
los niños, la embarcación y todo lo
necesario para la empresa. Tras hacer una escala intermedia en Campeche, el viaje continuó desde la Península de Yucatán a la Laguna de
Términos, llegando a Villahermosa,
SMITH, M. (1974), Op. cit., p. 29.
Idem, p. 30.
157
capital de la provincia de Tabasco153
el 20 de julio de 1804. Una gran
ventaja fue encontrarse allí con el
cirujano Pedro Ramos Reyna, quien
pronto mostró su habilidad para
que, tras la partida de Pastor, el proceso vacunal quedara garantizado.
El siguiente paso fue la Ciudad Real
de Chiapas, localizada en una zona
de jungla muy densa del norte de la
Capitanía. El Gobernador Castro y
Araoz facilitó cuatro portadores y
pagó a sus padres cincuenta pesos
por cada niño en compensación por
los servicios que iban a prestar. Cada
niño recibiría, además, dos chaquetas, dos pantalones, dos pares de medias y un sombrero.
económica. Su composición era la
siguiente: tres miembros permanentes (el Arzobispo de Guatemala, el
Regente de la Audiencia y el Protomédico). Junto a ellos, un secretario
y varios representantes de la Iglesia,
el Municipio y el cuerpo de profesionales médicos. La Junta debería
reunirse periódicamente y allí debían abordarse, no sólo aspectos puramente organizativos, sino auténticas
discusiones científicas. Las actas de
las reuniones se recogerían en una
serie de libros, y cada seis meses el
secretario tenía que presentar al Gobernador un informe completo.
Bajo el liderazgo de Narciso Esparragosa y Gallardo, la institución tuvo
una productiva existencia que continuó hasta 1817, tras doce años de
vida, a lo largo de los cuales se llevó
a cabo un auténtico servicio de salud pública. El periodo convulso de
la independencia y la guerra civil
muy dilatada, acabaron con esta brillante actividad, no sin antes haber
sido el núcleo desde donde la vacuna se extendió a Nicaragua.
La llegada a la ciudad de Guatemala fue el inicio, no sólo de una
importante cantidad de vacunaciones, sino del establecimiento de la
correspondiente Junta Central de
Vacuna. Dicho proyecto apareció en
una publicación titulada Reglamento
para la propagación y estabilidad de la
Vacuna en el Reyno de Guatemala, en
enero de 1805. A través de la documentación existente, conocemos
con gran precisión cuáles fueron su
estructura y funciones. Planteada la
Junta de forma totalmente desinteresada, sus miembros no podían recibir ningún tipo de compensación
Camino a la capital del Virreinato
Dejábamos a Balmis preocupado
por lo que había acaecido con la vacuna en Campeche. La valoración
positiva que su ayudante Gutiérrez
hizo del trabajo de Monzón no sirvió
para mejorar su opinión de la escasa
153
Balmis a Caballero. Archivo General de
Indias. Sección: Indiferente general, leg.
1558-A.
158
profesionalidad de éste y de que su
vacuna no era la vacuna verdadera.
El 14 de julio, cuando cinco músicos
que acompañaron a Monzón a Campeche, embarcaron en el María Pita
en Sisal para volver a Veracruz, Balmis tuvo un comportamiento aparentemente arbitrario con los jóvenes músicos, obligándoles primero a
permanecer en una zona del barco
en la que estaban los animales –vacas y corderos– y, más tarde, a desembarcar. Hasta tal punto debió
llegar la irritación del Director, que
el propio capitán Pedro del Barco le
reprochó su actitud154.
tas para ser inoculadas en otras personas, pero no hubo forma de encontrar voluntarios. La situación era
crítica. Él mismo explicó al Gobernador que si no se comunicaba la
linfa inmediatamente «había un inminente peligro de perder el tesoro
que había costado tantas tribulaciones». Finalmente, la autoridad citada reclutó voluntarios procedentes
del ejército, prendiendo la vacuna
en tres de ellos.
No había nada que hacer allí y
Balmis, enfermo de disentería y
afectado moralmente, salió de Veracruz mucho antes de lo que había
previsto. Se quejaba de la indolencia de la población que rehusaba vacunar a sus hijos. Sin embargo, varios médicos locales ya estaban
instruidos en el procedimiento y varias copias de su Tratado circularon
por los círculos médicos de la ciudad. El Gobernador instó al Ayuntamiento de Veracruz para que le explicara cuáles habían sido los
motivos para el fracaso. El municipio, como contestación, dio tres
tipos de razones: la primera, la delicada salud de Balmis había distorsionado su recto juicio; en segundo lug a r, la actuación de unas pocas
mujeres, poco razonables, locas, que
se negaban a vacunar a sus hijos y
que habían dado una imagen generalizada de desinterés de toda la población. Finalmente, el éxito ante-
Tras una agotadora travesía de
diez días, el María Pita arribó a Veracruz desde Sisal el 24 de julio. Todos
los miembros de la Expedición estaban enfermos por el clima, de un calor asfixiante y húmedo y por la disentería. El propio Balmis creyó que
había contraído la fiebre amarilla 155.
El Gobernador dio a Balmis una carta del Virrey Iturrigaray dándole la
bienvenida a Nueva España, pero
una muy explícita falta de entusiasmo por la llegada de los expedicionarios influyó en el bajo estado de
ánimo del Director. Las vesículas de
los niños que había traído desde Sisal estaban en su punto álgido, pres154
SMITH, M. (1974) Op. cit., p. 31.
Balmis a Caballero. Jalapa, 1 agosto
1804. Archivo General de Indias. Sección:
Indiferente General, Leg. 1558-A.
155
159
Fig. 23. Portada del folleto de la autoridad eclesial de Puebla de los Ángeles (Virreinato de Nueva España), destinada a los feligreses en apoyo de la
vacunación.
160
rior de la vacunación antes de la llegada de la Expedición, debido a la
actuación del Ayuntamiento, habían despertado sentimientos de envidia en Balmis.
los contratiempos. La premura en la
llegada hizo que no estuvieran todavía preparados los espacios físicos
para acomodarlos; se les ofreció entonces una residencia confortable
pero el Director consideraba que era
inapropiada para un emisario del
Rey e insistió sobre la conveniencia
de ocupar una residencia oficial. La
gran preocupación del Director fue,
casi inmediatamente, conseguir que
se cumplieran, de hecho, las órdenes
del monarca sobre la responsabilidad, que recaía sobre el Virrey, de poner a los niños de la Expedición bajo
su custodia, a expensas de los fondos
públicos, hasta que pudieran mantenerse por sí mismos. Tras una conversación con la máxima autoridad
de la colonia, se nombró a Cosme de
Mier como persona responsable del
cuidado de los niños, que fueron últimamente alojados en el Real Hospicio de la ciudad, con la única excepción del hijo adoptivo de la
Rectora de la Casa de Expósitos, que
quedó bajo la custodia de su madre.
Desde Jalapa, ya con un clima
más benigno, emprendió la Expedición el largo viaje de noventa y tres
días hacia la capital, México, donde
tendría lugar una segunda confrontación.
La Expedición arriba a la ciudad de
México
El 10 de julio, el Virrey había notificado al Ayuntamiento de la ciudad de México, para que alojasen y
recibiesen a los expedicionarios.
También esta institución debía correr con los gastos de mantenimiento de los niños hasta su acomodación
definitiva de acuerdo con las instrucciones del Rey. Sin embargo, Balmis
llegó mucho antes de lo que se esperaba, y además, lo hizo ya por la noche por lo cual, unido todo ello al
hecho de que el Virrey no recibió la
notificación de su llegada, no se produjo el esperado recibimiento a la
entrada en la ciudad de la Expedición. De hecho, la primera noticia
que tuvo el Virrey de la venida de los
expedicionarios fue el momento en
que Balmis se presentó personalmente en la residencia de la citada
autoridad política. No cesaron ahí
Un detalle que muestra que la
preocupación de Balmis por los niños era realmente sentida, es el seguimiento que hizo de su situación y
de las quejas constantes porque la
estancia en el Hospicio no le parecía
adecuada para ellos, ya que allí se
mezclaban «con una multitud de
miserables, sucios y obscenos golfillos»156. Sugirió entonces que fueran
161
alojados en algún internado, preferiblemente en el dirigido por los hermanos bethlemitas e impelió al Ministro Caballero para que instara al
Arzobispo a que supervisara su cuidado y, en su caso, que alojara a los
más mayores en el Seminario. De
ese modo, los niños recibirían una
educación adecuada, este gasto ya
no se computaría a las arcas reales y
además –una vez más el espíritu utilitario del ilustrado Balmis– servirían para el estado y para la iglesia. El
Virrey, por otro lado, no tenía claro
que los gastos que los niños originaban iban a resultar rentables si no
aprovechaban aquella oportunidad
que se les daba y se comisionó a una
persona para que informara de sus
progresos. El informe del inspector
Araujo señalaba que de los 14 niños
mayores de seis años, seis acudían a
la escuela regularmente mañana y
tarde y recibían instrucción religiosa porque algunos de ellos «no sabían hacer ni siquiera el símbolo de la
cruz». Cinco de los catorce mostraban esfuerzo en el trabajo, pero el
resto eran «estúpidos». En general,
todos ellos tenían dificultad para ser
educados y a los maestros les costaba
quitarles de encima todos los malos
hábitos que habían aprendido de los
rudos marineros a lo largo del viaje.
156
Michel Smith (1974) ha podido
reconstruir parte del final de la historia personal de cada uno de estos
niños y, desde su punto de vista, su
destino fue mejor en México que lo
que hubiera sido si hubieran sido devueltos a España en unos tiempos
políticamente tan convulsos. Dos
niños, Tomás Metitón y Juan Antonio, murieron; otros permanecieron
largo tiempo en una institución pública creada en 1806, la Escuela Patriótica, y el resto fueron adoptados
por familias mexicanas.
En cuanto a la marcha de la vacunación, las expectativas iniciales
de Balmis no se cumplieron y los
obstáculos se sucedieron tras los comienzos poco afortunados que arriba
comentamos. Las primeras vacunaciones públicas en la ciudad fueron
previamente anunciadas insistiéndose en su gratuidad, pero la apatía
continuaba y la resistencia popular
frente a la vacunación persistió. El
primer día, sólo siete personas aparecieron; el segundo, sólo nueve.
Balmis, a la vista de esta «desconsoladora indiferencia», temió, una vez
más, perder el fluido y la cadena de
vacunaciones. Si únicamente antes
de su llegada se habían vacunado
479 personas, según sus cálculos,
quedaban al menos 30.000 de ellas
sin vacunar, como informa Balmis a
Iturrigaray el 29 de agosto de 1804.
Para el Virrey, que le contesta al día
Cfr. SMITH, M. (1974), Op. cit., p. 34.
162
siguiente, las cifras de vacunados
manejadas por Balmis eran inexactas y cientos de personas en la etapa
previa, gracias a la labor que él mismo había coordinado, se habrían vacunado y, además, le indicaba que
no podía imponer sanciones a los
que no querían ser vacunados. Finalmente, recordaba a Balmis que
en una carta previa, éste le había
prometido elaborar un plan con una
serie de medidas que permitieran
perpetuar y propagar la vacunación
y que todavía no lo había hecho. Dicho plan fue remitido por el Director el 6 de septiembre de 1804 e incluía dos documentos, Los medios
para el mantenimiento y la perpetua ción de la preciosa vacuna en la ciudad
de México y otro sobre el establecimiento de un centro para la vacunación pública. En estos documentos
recogía lo que en aquel momento
eran las técnicas más modernas para
la administración y preservación del
fluido vacunal. El plan, por otro
lado, tenía muchas semejanzas con
el elaborado para Caracas y La Habana. En el preámbulo de los documentos, Balmis insiste en la doble
función de su misión, introducir la
vacuna y crear la maquinaria organizativa necesaria para asegurar su perpetuación a lo largo de generaciones. Sin esta segunda parte, los
esfuerzos para llevar a cabo las vacunaciones serían baldíos. En todo el
proceso era fundamental recabar la
163
ayuda de las autoridades civiles y
eclesiásticas, puesto que éstas eran
la llave para la aceptación, por parte
de la población, de las bondades de
la vacunación. No podía haber intervención preventiva, si la comunidad no internalizaba la importancia de estas acciones.
¿Cómo diseñó Balmis la estructura organizativa para la vacunación en Nueva España? Con la experiencia adquirida en los lugares
donde antes había recalado la Expedición y tomando la capital como
referencia, allí se instauraría una
Junta Central de Vacuna y otras, de
menor rango, en el resto de ciudades importantes. Entre todas ellas
debería existir una conexión real y
un intercambio de puntos de vista y
de experiencias. Ninguno de los
miembros de las Juntas deberían recibir emolumento económico alguno. Quienes encabezaban la Junta
Central eran un regidor decano y un
procurador general como miembros
permanentes, auxiliados por dos secretarios (uno, que se ocuparía más
de labores estrictamente administrativas y otro, que debía ser médico
de profesión, cuya misión sería recoger los datos científicos concernientes a todos los aspectos de las
vacunaciones), ocho personalidades de la vida civil y militar de la
ciudad y seis médicos afamados. Un
sistema de rotación muy elaborado,
permitía que la mitad de los miembros fueran renovados anualmente.
Solamente médicos licenciados podían administrar la vacuna. La antigua variolización quedaba estrictamente prohibida. Si se prod u c í a
alguna epidemia de viruela en determinado lugar, se comisionaría inmediatamente a un médico para
que coordinara todas las acciones e
instruyera a los médicos locales.
más prestigiosos de la ciudad, entre
ellos García Arboleya, estudiando
clínicamente cada uno de los casos.
Cuando Balmis recibió los informes
escritos de cada uno de ellos y, además, estudió por su cuenta las condiciones del Hospicio, concluyó que
fueron precisamente los factores que
rodeaban la estancia en la Casa, escasa ventilación, vestimentas inadecuadas, dieta poco variada, falta de
afecto maternal y la salud crónicamente afectada de los niños pobres,
a los que había que achacar la enfermedad. Todos los niños, sin excepción, presentaban erupciones cutáneas de varios tipos. Razona luego
sobre lo que podía haberle sucedido
a cualquiera de los niños en estas
circunstancias si hubieran llegado a
contraer la viruela.
Pese la racionalidad y experiencia que estaban detrás de estos planes, el Virrey no se mostró especialmente entusiasmado y consideró
que antes de poner en marcha esta
maquinaria, era necesario conciliar
lo que en el Plan Balmis se presentaba, con los informes anteriores de
médicos locales como García Arboleya. Lo cierto es que nada de lo que
estaba previsto en el proyecto se
hizo durante la estancia de la Expedición en Nueva España.
Todos los miembros de la Comisión de investigación reforzaron el
punto de vista de Balmis y se unieron a sus denuncias sobre las deplorables condiciones en las que vivían
estos niños.
En este periodo, otro incidente
vino a complicar más la situación.
Varios de los niños vacunados por
Balmis en la Casa de Expósitos habían enfermado y algunos de ellos
habían muerto. El Virrey pidió un
informe de lo sucedido para ver si
existía alguna relación causal entre
la vacunación y estas patologías. El
presidente del Protomedicato, José
Ignacio García Jove, encabezó la investigación en la que también intervinieron otros nueve médicos, los
La Real Expedición llega a otras ciuda des de Nueva España
Cuando Balmis entregó a Iturrigaray sus propuestas concretas, su
misión en la ciudad de México podía darse por finalizada. El siguiente
punto visitado fue Puebla de los
Ángeles, donde llegó el 20 de sep164
tiembre y lugar en el que recibió una
muy buena acogida tanto por parte
de la autoridad civil, el intendente
Manuel de Flon, como del obispo
González del Campillo, el Ayuntamiento y una serie de ciudadanos
distinguidos. El Director llegó con
dos niños mayores que fueron colocados junto a la autoridad eclesiástica, mientras que Balmis iba al lado
del Intendente en una comitiva que
tenía como destino la Catedral,
donde se entonó el correspondiente
Te Deum. Un alojamiento digno
completaba la bienvenida y era la
mejor muestra del interés con que
en Puebla recibió la Expedición, interés al que no fue ajena la proclama
que el Intendente había hecho a la
población. Una vez más se verificaba la hipótesis del Director de que el
concurso de las autoridades locales
era fundamental para conseguir que
la gente se vacunara.
cial para que la empresa fuera adelante.
Cuando Balmis abandonó la ciudad hacia el 12 de octubre, el proceso estaba ya muy consolidado y hacia
mediados de diciembre, casi 12.000
personas habían recibido la vacunación. Para mantener la cadena, los
sacerdotes de las parroquias presentaban de forma rotatoria quince niños no inmunizados cada nueve días,
para que pudieran ser vacunados.
Otras rutas dentro del territorio
novohispano fueron las que llevaron
a los expedicionarios a Oaxaca
–aunque en este caso no fue el propio Balmis sino que éste sugirió se
comisionara a Alejandro García Arboleya– así como, entre otros lugares, a Guadalajara de las Indias, Zacatecas, Durango,Valladolid, San
Luis Potosí y las Provincias Internas.
Como había sido usual desde los inicios de la aventura expedicionaria,
se optó por la división de la Expedición en dos grupos cuando las circunstancias así lo aconsejaban.
La institución social creada allí,
una «Junta Central Filantrópica de
San Carlos de Puebla», aunque subordinada a la de la capital mexicana, tenía un papel preeminente en la
provincia y actuó como impulsora y
promotora de otras Juntas en otras
localidades. En esta puesta en marcha fue fundamental el papel jugado
por el obispo de Puebla quien cedió
locales del Palacio Episcopal, e incluso dio el soporte económico ini-
Tras casi dos meses de ausencia
de la capital mexicana, los expedicionarios volvieron allí para preparar el viaje a la Capitanía de Filipinas, terminando así el p eriplo
americano. Los continuos problemas con el Virrey retrasaron la partida que finalmente tuvo lugar los
primeros días de febrero de 1805. De
165
hecho, posiblemente ningún otro
suceso sea tan evidente para mostrar
las malas relaciones entre Director y
Virrey que lo acontecido con la partida de la Expedición a Filipinas. Se
trataba, por lo demás, de una etapa
prevista en el Derrotero y sancionada por el Rey. Varios documentos
muestran cómo desde la llegada a
Nueva España, Balmis pidió a Iturrigaray le facilitara el viaje a Manila.
Uno de los problemas era el buscar
un galeón suficiente para conducir
entre 40 y 48 personas. El Virrey
consideraba que era más prioritario
utilizar el galeón para las tropas que
eran necesarias para reforzar el archipiélago. Además, otro tipo de pasajeros, monjes dominicos, carmelitas y agustinos, llegados de España,
habían pospuesto su viaje a Manila
para dejar sitio a las tropas y estaban
esperando ser embarcados en el próximo viaje.
información de que la vacuna ya había sido introducida en Filipinas, entonces el viaje era innecesario; dicha
información llegó por parte del comandante de la fragata Concepción,
quien aseguró que las Islas no habían
recibido aún la medida preventiva.
Balmis insistió en que Yturrigaray
diera su autorización, ya que, en caso
contrario, el próximo embarque no
podría tener lugar hasta pasados seis u
ocho meses. Finalmente, la autorización llegó y los expedicionarios salieron hacia Acapulco el 27 de enero y
embarcaron en el Magallanes el día 8
de febrero de 1805, rumbo a Manila.
Pese a todos los obstáculos, los historiadores que se han acercado minuciosamente a esta parte de la ruta en
el Virreinato de Nueva España de la
Expedición157, consideran que puede
ser considerada un éxito en cuanto a
los resultados obtenidos, medidos éstos tanto en el número de personas
vacunadas –algunos elevan la cifra
hasta 100.000 personas en todo el territorio del Virreinato– y, muy en especial, por las infraestructas estables
que allí quedaron: las Juntas de Vacu-
Cuando Balmis volvió de Puebla,
contactó con Ángel Crespo, a la sazón comandante del Magallanes, el
próximo navío que estaba previsto se
desplazase a Manila y le aseguró que,
pese a que tenía ya comprometidos
una serie de pasajeros, haría hueco en
el barco para incluir a los expedicionarios, y se comprometió a que hubiera una alimentación adecuada y
cabinas especialmente preparadas
para ellos. El Virrey continuó poniendo obstáculos e indicó que, si se tenía
157
Sin duda, el estudio más completo de la
vacuna en Nueva España es el varias veces
citado de Michel Smith (1974), Op. cit.
Este profesor universitario norteamericano,
ha reconstruido con precisión esta etapa del
viaje.Una de las fuentes que le han dado más
juego ha sido el conjunto de documentos recogidos en la sección de «Epidemias» del
Archivo General de la Nación de México.
166
na, las redes de centros o espacios sanitarios donde se vacunaba y la formación de un alto número de profesionales de la salud que adquirieron
los conocimientos y las habilidades
técnicas necesarias para que la más
ambiciosa empresa de medicina preventiva no cayera en saco roto y tuviera continuidad.
Las cinco semanas del viaje entre
Acapulco y Manila estuvieron marcadas por las divergencias entre Balmis y el capitán del M a g a l l a n e s.
Como era de esperar, el barco iba
lleno: militares, setenta y cinco frailes, Balmis y sus seis asistentes, más
los veintiséis niños y la tripulación.
Pese a las facilidades dadas por el capitán Crespo antes de la salida de
tierras mexicanas, de que serían alojados niños y expedicionarios en
condiciones adecuadas, la realidad
es que las promesas no se cumplieron más que en una pequeña parte y
como siempre, los niños fueron los
más perjudicados. Dormían sobre el
suelo hacinados, en un lugar sucio,
con continuas sacudidas por el balanceo de la nave. Pese a los esfuerzos por mantenerlos separados, los
contactos durante el sueño causaron
muchas vacunaciones artificiales,
incluyendo siete a la vez y si no fuera porque los vientos eran favorables, es muy probable que se hubiera
roto la cadena de vacunaciones.
Balmis escribió reiteradamente al
ministro Caballero indicándole
todo lo sucedido159. La alimentación
no era mejor. La dieta de los niños
consistía en carne procedente de ganado enfermo, judías, lentejas y
unos pocos dulces y no pocas veces
debieron ayudar en la dieta las provisiones que los expedicionarios llevaban consigo y la piedad de algunos de los pasajeros del barco. Por si
fuera poco, el costo por persona era
158
159
Poco antes de la partida del Ma gallanes, una última carta de Virrey a
Director zanjaba la difícil relación
entre ambos, sin que el tono mejorara lo más mínimo. Tras indicar que
había enviado un mensaje al Gobernador de Filipinas anunciando la llegada de la Expedición, decía a Balmis que:
« Debería llevar consigo todo el
equipo de la Expedición para volver
a Europa directamente desde las Islas... No debe volver aquí puesto que
ya no es necesario para su misión. Si
lo hace, pese a estas reflexiones, deberá hacerlo a sus expensas»158.
Manila (Filipinas), 15 de abril de
1805 - Cantón - Macao (China), 7
de febrero de 1806
Cfr. SMITH, M.(1974) Op. cit., pp. 48-
Archivo General de Indias. Indiferente
General, legajo 1558-A.
49.
167
Fig. 24. Relación de los niños que efectuaron el viaje Acapulco-Filipinas con la firma autógrafa de Balmis. Archivo General de Indias de Sevilla.
168
mucho más alto, en el caso de los
miembros de la Expedición, que en
el resto de los pasajeros: mientras
que Crespo pedía trescientos pesos
por cada niño y quinientos por los
adultos, el resto del pasaje pagaban
únicamente doscientos pesos por
igual acomodo.
En cambio, el Capitán General
fue muy diligente a la hora de apoyar
la creación de la estructura organizativa tanto en la vertiente de la puesta en marcha del Consejo de la Vacuna, como en la creación de un
centro de vacunación. Fruto de esta
actividad fue la elaboración de un
Reglamento para mantener y perpetuar
la preciosa vacuna en estas Islas, que
Balmis iniciaba con las siguientes
palabras, muy similares a las escritas
en otros reglamentos anteriores:
Cuando llega el barco a la bahía
de Manila, nadie les da la bienvenida. Ansioso por desembarcar, Balmis contacta con el Capitán General de las Islas filipinas, Rafael María
de Aguilar, pidiéndole permiso para
descender a tierra y solicitando diera las órdenes convenientes para
acomodar a los expedicionarios y a
los niños. Será el Ayuntamiento el
que finalmente se hará cargo de
ellos, alojándolos en unos espacios
que Balmis califica de «indecentes y
miserables». Pero la misión por la
que allí estaban no podía demorarse
más y el 16 de abril, veinticuatro horas después de su llegada, comenzaron a vacunar. Una vez más, los altos cargos políticos y el propio
Obispo, no estuvieron por la labor,
pero en cambio, otras autoridades de
menor rango como el Dean de la
Catedral, o el Sargento Mayor de la
milicia, fueron incansables defensores de ella y su ejemplo tuvo un efecto positivo sobre la población nativa, de tal forma que a principios de
agosto ya habían sido vacunadas
unas 9.000 personas en la capital.
« Cuando la Soberana voluntad
del rey determinó el que se formase
una expedición que llevase a todos
sus dominios de América, é Islas Filipinas el precioso preservativo de
las viruelas; y cuando su fraternal
amor derramó con mano liveral i
bien hechora los caudales de su Real
Erario para que libertase a sus pueblos del azote exterminador de las
Viruelas; las angostas miras de S.M.
se extendieron hasta las generaciones futuras; por que enbano el fluido
Vacuno libertaria a quantos existen
en nuestros dias si dejase expuestos a
este peligro a todos aquellos desgraciados a quienes la suerte hizo venir
al mundo uno o dos años después...»
La salud de Balmis se había quebrantado en esos días, tras el largo
viaje, el calor de la ciudad y la disentería de la que no había terminado
de reponerse, y como no le era posible viajar inmediatamente a Nueva
169
España o a Europa, le pareció oportuno buscar un clima más saludable.
Conociendo que la vacuna no había
alcanzado China, solicitó y le fue
concedido el permiso para marchar
hacia Macao, partiendo de Manila el
3 de septiembre de 1805 con Francisco Pastor y con tres jóvenes para
conducir el fluido vacunal. El Ayudante Antonio Gutiérrez quedaba
encargado de proseguir la actividad
vacunadora en las Islas, para más tarde trasladarse nuevamente a México
con objeto de dejar a los veintiséis
niños que habían traído para transportar la vacuna a Filipinas.
mi desembarco en una pequeña canoa, llevando en mis brazos a los niños, con lo que aseguramos nuestras
vidas y la preciosa vacuna»160.
Al fin todos pudieron salvarse y, a
bordo de una pequeña embarcación
de pesca china, alcanzaron Macao.
Por vez primera se adentraba en un
país fuera de la jurisdicción del monarca español. Por ello, una vez allí,
se puso en contacto con los responsables de la comercial Real Compañía
de Filipinas, para que le facilitaran el
acceso a las autoridades locales y a su
complicadísima burocracia, aunque
con pocos resultados tangibles; en
cambio, sí que contó con el apoyo
decidido del Obispo de Macao, Miguel Arriaga Brun de la Silveira. El 5
de octubre, tras haber seguido los pasos que ya conocemos en otros lugares y haber entrenado a facultativos
locales, salieron para Cantón para,
desde allí, llevar la vacuna al resto de
China. Poco, sin embargo, pudo hacer. Las ayudas de la Compañía comercial arriba citada no se llegaron a
dar y era muy complicado sin este
auxilio, para un extranjero, acceder a
la población y a las mismas autoridades. Por el contrario, sí hubo una actitud mucho más colaboradora en los
agentes de la British East India Company, a través de los cuales se habían
producido los primeros intentos –que
El viaje hacia la colonia portuguesa, realizado a bordo de la fragata
Diligencia, fue complicado a causa de
un tifón que, en palabras de Balmis:
«...En pocas horas desmanteló la
fragata, con pérdida del palo esana,
jarcias, tres anclas, el bote, la lancha
y veinte hombres extraviados; no había uno entre nosotros que no esperase por momentos ser sepultado entre
las olas del mar ... la conservación de
la vacuna y el implora la misericordia
divina fue todo mi conato, sin que el
hallarme solo para toda clase de asistencia de los tres niños, ni mi falta de
fuerzas fuera capaz a postrarme ... llegó por fin el día dieciséis, en que empezó a serenarse el tiempo y en el momento, arrostrando los eminentes
riesgos de piratas y ladrones chinos
que inundan estos mares, verifiqué
160
Cfr. DÍAZ DE YRAOLA, G. (1948),
Op. cit., p. 96.
170
resultaron fallidos– de introducción
de la vacuna en Cantón desde Bombay, Madrás, Bengala y Malasia. Pese
a ello, nada se pudo hacer para vencer la resistencia de las autoridades
chinas y sólo se consiguió vacunar a
poco más de veinte personas161. Balmis no dejó de comentar irónicamente que los intereses comerciales
de la Corona británica habían recibido un regalo por parte del Rey español y tanto el monarca como los propios directores de la Compañía de
Filipinas se indignaron con los agentes locales de la misma por su dejadez. Sin embargo, los puntos de vista
de éstos eran muy distintos: consideraban que habían hecho todo lo que
habían podido para persuadir a los
chinos e, incluso, que habían conseguido contactar con un importante
líder de la comunidad de Cantón,
Pan Ke Kua, quien les dijo que los
oficiales tenían otras cosas mucho
más importantes de las que ocuparse.
Un suceso puntual, la muerte violenta de un ciudadano chino en la colonia portuguesa, había creado una crisis diplomática que tampoco ayudó a
mejorar la situación.
Ya no quedaba otra cosa que hacer más que volver a España, vuelta,
por otro lado, que Balmis ya estaba
preparando desde su llegada a Ma-
cao. El primer barco que salía rumbo
a Europa era el portugués Bom Jesus
de Alem, que partiría hacia Lisboa
en febrero de 1806. Con graves problemas económicos para costearse el
viaje y todos los efectos que llevaba
consigo, finalmente fue ayudado por
un agente de la Real Compañía Filipina en Cantón, quien le prestó los
2.500 pesos que necesitaban y que le
serían reembolsados por las arcas
reales a su llegada a España. Las últimas misivas de Balmis al ministro
Caballero remitidas desde Cantón
nos informan no sólo sobre sus actividades y los motivos de su prematuro regreso a España, sino también
del tiempo que había consumido en
aprender arte chino y en acercarse a
las peculiaridades de la medicina, cirugía, farmacia, física y química propias de la ciencia tradicional autóctona. También recopiló cientos de
dibujos de flora asiática y diez grandes cajas de plantas exóticas con
destino al Jardín Botánico de Madrid162. Finalmente, en dichos documentos incluyó una emocionada
mención a Isabel Sendales y Gómez,
conmovido por su generosidad y su
actuación impecable a lo largo del
viaje que la habían hecho, también
a ella, enfermar.
161
162
Balmis a Caballero. Archivo General de
Indias. Sección: Indiferente General, leg.
1558-A.
Crf. SMITH, M. ( 1974) Op. cit., p. 60.
RAMÍREZ MARTÍN, S. (2002), Op. cit.,
pp. 56-57.
171
Fig. 25. Reglamento de vacunaciones editado en Manila (1809). Archivo General
de Indias de Sevilla.
172
Santa Elena, junio de 1806 - Madrid, diciembre de 1806
traído para el Jardín Botánico y que
estaban custodiadas en la embajada
española y, naturalmente, para solicitarle ayuda financiera que le permitiera viajar a Madrid. Tras una
breve estancia en la capital lisboeta,
Balmis alquiló un carruaje y volvió a
la capital del Reino, viajando pronto a San Idelfonso, donde Carlos IV
había establecido la Corte. El 7 de
septiembre de 1806 fue recibido por
el Rey, quien se congratuló y le felicitó por el éxito de la empresa, lo
mismo que el resto de la Corte. Fue
su gran día de gloria.
Siendo conocedor de que el largo
viaje de vuelta a Portugal –unos
cuatro meses– incluía una escala en
la isla británica de Santa Elena, llevó el Director consigo una porción
de vacuna con objeto de introducirla en aquella isla. Aunque le costó
convencer al Gobernador, Robert
Patton, de la necesidad de la vacunación, tras dictar una serie de conferencias dirigidas a los médicos locales y a ciudadanos distinguidos, e
indicar que, en último caso, se trataba de una invención inglesa, finalmente la autoridad dio su autorización y se vacunaron todos los niños
de Santa Elena. La víspera de su partida, el día 16 de junio, tras una comida con Patton, éste dio a Balmis
un paquete sellado que había llegado de Inglaterra hacía ya varios
años. Dentro, al abrirlo, encontró
una porción de linfa y unas instrucciones escritas a mano por el propio
Edward Jenner que nadie había utilizado.
5.4. Los acontecimientos posteriores a la llegada de Balmis a España
Como resultado de los conflictos
armados de España con Francia e Inglaterra, el contacto de Balmis con
el resto de los compañeros de la Expedición que habían quedado en las
colonias, fue mínimo. Existe una
documentación dirigida a Gutiérrez
en la que le hace partícipe de la nueva situación política y en agosto de
1808, tras la llegada de José Bonaparte – al que Balmis se niega a jurar
acatamiento, siendo por ello proscrito y confiscados sus bienes – sugiere a su ayudante que, en el nuevo
orden de cosas, debería Gutiérrez
considerar volver a la metrópoli;
aunque tampoco se olvida allí de pe-
El 17 de junio el Bom Jesus de
Alem dejó Santa Elena rumbo a Lisboa, donde arribó la tarde del 14 de
agosto. Casi inmediatamente, Balmis escribió a Caballero para darle
cuenta de los últimos avatares del
viaje, incluyendo información sobre
los ejemplares de plantas que había
173
dirle un informe sobre cómo había
ido la vacunación en México en los
últimos tiempos. Durante la ocupación de las tropas francesas en Madrid, la casa de Balmis fue saqueada
y es posible que en ese momento se
perdiera uno de los tesoros más preciados, el diario detallado del propio
Director de la Expedición.
Iturrigaray, había sido destituido y en
su lugar estaba Francisco Xavier de
Lizanza y Beaumont, Arzobispo de
México, quien, a su vez, fue sustituido por Xavier de Venegas. Entre la
situación convulsa en la que el país
estaba inmerso y su propia participación en contra de la invasión francesa en algunas ciudades como Valladolid o Xalapa, hicieron que desde el
punto de vista de su objetivo científico, nada pudiera hacerse. Balmis
volvió a España en agosto de 1811,
según documentos que constan en
los archivos mexicanos y que estudió
M. Smith (1974), aunque Díaz de
Yraola (1947), señala que no alcanzó Cádiz hasta el 15 de febrero de
1813 y que, unos días más tarde, presentó a las Cortes españolas un informe sobre los avatares de la vacunación en Nueva España. Las
guerras independentistas destruyeron las redes de vacunación creadas
tan laboriosamente, la conservación
del fluido vacuno fue esporádica y en
la mayor parte de las ciudades no era
posible aplicar la medida preventiva
contra la viruela.
Vemos a Balmis en Sevilla y más
tarde, en Cádiz, tras su huida de Madrid. Allí fue uno de los primeros en
formar parte de la Junta Central que
asumió el control del País en ausencia del Rey. En diciembre de 1809
recibió noticias de la expedición
Salvany, una serie de breves escritos
enviados desde La Paz, donde daba
cuenta de su paso por los Virreinatos
de Perú y Nueva Granada, así como
su deseo de ir a Buenos Aires.
Pese a la ocupación y la situación
tan convulsa que se estaba viviendo
en España, el 30 de noviembre de
1809 la Junta Central autoriza al médico-cirujano alicantino a volver a
Nueva España para revisar las estructuras organizativas creadas durante
el viaje anterior. En febrero de ese
año parte precipitadamente desde
Cádiz, huyendo esta vez de los ataques británicos sobre las costas andaluzas rumbo a la colonia americana.
Pero el México al que retornaba Balmis era muy diferente de la tranquila
colonia que había dejado en 1805. El
que había sido su enemigo, el Virrey
El 11 de marzo de 1813, Balmis
informa a las Cortes que ha recibido
noticias sobre la muerte de Salvany
en La Paz. Seis años más tarde, el 12
de febrero de 1819, fallecía Balmis
en Madrid a los sesenta y seis años.
¿Qué fue del resto de los miembros de la Expedición que había par174
tido del puerto de La Coruña aquel
ya lejano día de 1803? Los datos disponibles nos dan a conocer que
Francisco y Antonio Pastor volvieron a España en 1810. Miguel Lerdo
de Tejada, quien conoció personalmente a Antonio Gutiérrez, relató
en su historia sobre la ciudad de Veracruz 163que vivió en la ciudad de
163
México hasta su muerte. Gutiérrez,
considerado uno de los más prestigiosos médicos de la ciudad de México, recibió una pensión del gobierno mexicano como Director
emérito de una de las salas del hospital de San Andrés. Isabel Sendales
y Gómez posiblemente se quedó a
vivir en Puebla de los Ángeles.
Cfr. SMITH, M. (1974), Op. cit., p. 68.
175
BIBLIOGRAFÍA
ACKERKNECHT, E.H. History and geo graphy of the most important disea ses. New York, Hafner, 1965.
ARCHILA, R. La Expedición de Balmis
en Venezuela. Caracas, 1969.
ASTRAIN GALLART, M. Barberos, ci rujanos y gente de mar: la sanidad
y la profesión quirúrgica en la Es paña ilustrada. Madrid, Ministerio de Defensa, 1996.
na, vol. II. Gran Canaria, Cabildo Insular, 1982.
CARRERAS PANCHÓN, A. El proble ma del niño expósito en la España
ilustrada. Salamanca, Instituto de
Historia de la Medicina Española, 1977.
——. Miasmes i retrovirus. Quatre
capítols de la història de les malal ties transmissibles. B a r c e l o n a ,
Fundació Uriach, 1991.
BALAGUER PERIGÜELL, E., GIMÉNEZ
LÓPEZ, E. Ejército, ciencia y socie dad en la España del Antiguo Régi men. Alicante, Instituto de Cul tura Juan Gil Albert, 1995.
COSTA CASARETTO, C. Andrés Bello y la Expedición Filantrópica
de la Vacuna. Rev. Med. Chil.,
1991, 119, 957-962.
BALAGUER PERIGÜELL, E. Balmis o
l´esperit de la Ilustració en la medi cina espanyola. València, Consell
Valencià de Cultura, 1996.
CUETO, M. Saberes andinos. Ciencia
y tecnología en Bolivia, Ecuador y
Perú. Lima, Instituto de Estudios
Andinos, 1995.
BALLESTER AÑÓN, R. Factores biológicos y actitudes vigentes frente a la infancia en la sociedad española del Antiguo Régimen,
Asclepio, 1983, 307-318.
DÍ A Z D E Y R A O L A , G. La vuelta al
mundo de la expedición de la vacu na. Sevilla, Escuela de Estudios
Hispanoamericanos, 1948.
BETHENCOURT, A. de. Inoculación y
vacuna antivariólica en Canarias
(1760-1830). In: M OR A L E S
PADRÓN, F. (coord.) V Colo quio de Historia Canario-America 177
FERNÁNDEZ DEL CASTILLO F. Los via jes de Francisco Xavier de Balmis.
Notas para la historia de la expedi ción vacunal de España a América
y Filipinas. México, Sociedad
Médica Mexicana, 1996.
FISCHER, R.B. Edward Jenner (17491 8 2 3 ) . London, A. Deustch,
1991.
FRÍAS NÚÑEZ, M. Enfermedad y so ciedad en la crisis colonial del Anti guo Régimen (Nueva Granada en
el tránsito del siglo XVIII al XIX:
las epidemias de viruelas. Madrid,
C.S.I.C., 1992.
P É R E Z , J., A L B E R O L A R O M Á , A.
(eds.) España y América. Entre la
Ilustración y el Liberalismo. Alicante, Instituto de Cultura «Juan
Gil Albert», 1993.
PESET REIG, J.L. Ciencia e independencia en la América española.
In: Lafuente, A. Elena, A., Ortega, M.L. Mundialización de la
ciencia y cultura nacional. Madrid,
Doce Calles, 1993, pp. 195-217.
HOPKINS, D.R. Princes and Peasants.
Smallpox in History. C h i c a g o ,
The University of Chicago Press,
1983.
NIETO ANTÚNEZ, P. La Rectora de la
Casa de Expósitos de La Coruña,
excepcional y olvidada enfermera
en la expedición de Balmis. La Coruña, Instituto «José Cornide»
de estudios coruñeses, 1981.
OLAGÜE
corbeta «María Pita». Revista del
Instituto «José Cornide» de Estu dios Coruñenses, 1974-75, ns. 1011, 203-209.
P E S E T R E I G , J . L ., L A F U E N T E , A .
(eds.). Carlos III y la ciencia de la
Ilustración. Madrid, Alianza Ed.,
1988.
ROS, G., ASTRAIN GALLART, M. Propaganda y filantropismo: los primeros textos sobre
la vacuna jenneriana en España.
Medicina e Historia. Tercera épo ca, 1994, nº 56.
DE
——. La introducción de la vacunación jenneriana en España
(1799-1805). In: BARONA, J.L.
(ed.) Malaltia i Cultura. Trobades
del Seminari d´estudis sobre la
Ciència. València, 1994.
PUIG SAMPER, M.A. Las expediciones
científicas en la España del siglo
XVIII. Madrid, Akal, 1991.
RAMÍREZ MARTÍN, S.M. La mayor
hazaña médica de la colonia: la
Real expedición Filantrópica de la
Vacuna en la Real Audiencia de
Q u i t o . Quito, Ed. Abya-Ya l a ,
1999.
——. La salud del Imperio. La Real
Expedición Filantrópica de la Vacu na. Madrid, Doce Calles/Fundación Jorge Juan, 2002.
PARRILLA HERMIDA, M. La Expedición filantrópica de la vacuna
antivariólica a América en 1803.
El contrato de fletamiento de la
——. Proyección científica de las
ideas de Tomás Romay sobre la
viruela en la Inclusa de Madrid,
178
Asclepio, 2002, vol. LIV, fasc. 2,
pp. 109-128.
Asociación Médica de Puerto Rico,
1979, nº 7.
——. Única mujer participante en
la Real Expedición Filantrópica
de la Vacuna. Dª Isabel Sendales
y Gómez. Actas IX Congreso In ternacional de Historia de América,
vol. II, Ed. Regional de Extremadura, 2002, pp. 271-276.
RIERA PALMERO, J. Cirugía española
ilustrada y su comunicación con
Europa. Valladolid, Universidad
de Valladolid, 1976.
RODRÍGUEZ OCAÑA, E. El resguardo
de la salud. Organización sanitaria española en el siglo XVIII.
Dynamis, 1987-88, 7-8, 145-170.
SMITH, M.M. The «Real Expedición
Marítima de la Vacuna» in New
Spain and Guatemala. Transac tions of the American Philosophical
Society, New series, vol., 64, part
1, 1974.
WATTS, SH. Epidemics and History.
Disease, Power and Imperialism.
New Haven/London, Yale University Press, 1997.
RIGAU PÉREZ, J. Introducción de la
vacuna de la viruela en el sur de
Puerto Rico, 1804. Boletín de la
179
ANEXO:
ANDRÉS BELLO (1781-1865),
Rector de la Universidad de Chile
Obra Teatral:
VENEZUELA CONSOLADA (ca. 1804)
VENEZUELA CONSOLADA
dolor mío? Tú, que en mejores días
viste el hermoso brillo con que Naturaleza ostentó su poder en mis dominios, hoy a los dolorosos acentos
con que explico al universo todas
mis desventuras, une tus gemidos...
de gozo y regocijo, estación de abundancia, alegre imagen del dorado siglo, ¡Qué pronto en noche oscura os
habéis convertido! ¡Qué tenebrosa
sombra sucede a vuestro lustre primitivo!
Obra original encontrada en
1880 entre los papeles de Juan Vicente González que poseía Antonio
Leocadio Guzmán. Se publicó por
primera vez en las Poesías de Andrés
Bello, preparadas por Miguel Antonio Caro, Madrid, 1882. El motivo
central del drama, la vacuna contra
las viruelas, nos induce a pensar que
es poco posterior a 1804.
Personajes: VENEZUELA
EL TIEMPO
NEPTUNO
EL TEATRO R EPRESENTA
UN BOSQUE DE ÁRBOLES
DEL PAÍS
ESCENA II (Dicha; El Tiempo)
TIEMPO – Desusados clamores en
el feliz recinto de Venezuela escucho; antes todo era cánticos festivos. Más ya no se percibe el acorde
sonido de gratos instrumentos ni de
danzas alegres el bullicio. Por todas
partes oigo sólo quejosos gritos y lastimeros ayes; pavor, tristeza, anuncia cuanto miro. Deliciosas provincias, frondoso y verde hospicio de la
ESCENA I (VENEZUELA APARECE EN ACTITUD DE TRISTEZA)
VENEZUELA – Errante pasajero,
dime ¿en qué triste sitio contemplaron tus ojos un dolor semejante al
181
rica Amaltea, ¿qué se hicieron, decidme, los corrillos de Zagalas, alcores de pastores festivos, que hacían a
la tierra envidiar vuestro júbilo continuo? Pero sobre la alfombra de este
prado mullido, a Venezuela misma,
si no me engaña la aprehensión, diviso. Venezuela es sin duda... y su
rostro abatido, sus inmóviles ojos de
profunda tristeza dan indicios. Diosa
de estos confines, ¿qué funestos motivos a tan fatal extremo de aflicción
y dolor te han compelido? ¿No eres
tú Venezuela? ¿Falta acaso a tus hijos
del español monarca la amorosa tutela y patrocinio?
busca en los pajizos campesinos albergues un saludable asilo; más allá,
separado del seno de la madre del
tierno niño, y al degrado por manos
extrañas conducido, el maternal socorro implora en vano con agudos
gritos. Aquí expira el anciano sin el
pequeño alivio de que cierre siquiera sus fallecientes párpados el hijo.
Allí noto que arrojan al hoyo confundidos en espantosa mezcla con
cadáveres yertos cuerpos vivos. Pues
¿cómo, cuando escenas tan tristes
examino, te admiras de que acuda
llanto a los ojos y a la voz quejido?
EL TIEMPO – No, Venezuela, nunca más fundado motivo las lágrimas
tuvieron, que el que tienen las tuyas;
desde el sitio de brillantez y gloria a
que los beneficios del trono te ensalzaron, hoy te despeña al más profundo abismo de horrores y miserias, ese
contagio impío que tus hijos devora,
esas viruelas cuyo agudo filo por todas partes lleva el luto, el exterminio, y en soledades vastas deja tus
territorios convertidos. Llora, pues,
tu miseria, llora tu lustre antiguo y
tus pasadas glorias, de que estaba envidioso el cielo mismo. Laméntate
en buena hora; a tu dolor crecido,
Venezuela, no puedo yo mismo,
siendo el Tiempo, dar alivio, Y así...
Pero ¿qué escucho? (Se oye música
alegre).
VENEZUELA – Sí por ventura
guardas ¡oh Tiempo! En tus archivos
la historia de infortunios que puedan compararse con los míos; si tan
lúgubre escena vieron jamás los siglos, condena entonces, Tiempo, el
extremo de angustia en que me
miro. Las atroces viruelas, azote
vengativo de los cielos airados, ejercen su futuro sobre mis hijos. La atmósfera preñada de vapores malignos, propaga a todas partes con
presteza terrible el exterminio. En
las casas y calles, y sobre el sacro quicio de los templos, se miran cadáveres sin número esparcidos. Del enfermo infeliz, huyen despavoridos
cuantos en su semblante ven de la
peste el negro distintivo. ¡Qué lúgubres objetos! Aquel deja al recinto
de sus lares impuros una familia, y
VENEZUELA – ¿Sueño, cielos?
182
EL TIEMPO – ¿Delirio?
VENEZUELA – (con espanto) Vete
de mis ojos; para siempre, retírate. El
amargo conflicto en que me miras,
¿de quién vino, sino de ti? Mi doloroso estado otra causa no tiene que
tú solo; al dulce abrigo del monarca
hispano, venturosa y pacífica vivía,
las plagas y los males ignorando que
al resto de la tierra desolaban. Su
nombre augusto en inmortales cantos bendecir, celebrar sus beneficios,
era la ocupación, era el cuidado que
el cielo me imponía. Los favores gozaba alegre de su regia mano, cuando en infaustas naves me trajiste de
las viruelas el atroz contagio. ¿Cómo
pretendes, pues, que Venezuela sin
turbación te mire y sin espanto?
VENEZUELA – ¿No siento alegres
voces?
EL TIEMPO – ¿Regocijados sones
no percibo?
CORO – Recobra tu alegría, Venezuela, pues en tu dicha el cuarto
Carlos vela.
UNA VOZ – ¡A las próvidas leyes
del mejor de los reyes debías la riqueza, la cultura, la paz apetecida!
Hoy la salud, la vida, dádivas son
también de su ternura.
CORO – Recobra tu alegría, Venezuela, pues en tu dicha el cuarto
Carlos vela.
NEPTUNO – Tus lágrimas enjuga,
Venezuela; los cielos de tu pena se
apiadaron; ya no verás a tus dichosos
hijos con tan horrenda plaga señalados; ya Carlos de tus pueblos la destierra para siempre.
VENEZUELA – ¿No sabremos decir
de dónde vienen tan gozosos acentos?
EL TIEMPO – Apartando los enramados árboles, camina hacia nosotros, con ligero paso, un incógnito
numen. Su cabello húmedas gotas
vierte, y coronado está de algas marinas; pero juzgo reconocerle ya,
pues en las manos conduce el gran
tridente.
VENEZUELA – ¡Qué dices! ¿Puede
acaso el humano poder?...
NEPTUNO – Escucha atenta los
beneficios de tu augusto Carlos. Y
tú, Tiempo, conserva en tus archivos para siempre el más grande y señalado suceso que jamás vieron los
siglos desde que su carrera comenzaron. En la fértil provincia de Glocester, a la orilla del Támesis británico, aparecieron de repente
heridos de contagiosa plaga los reba-
ESCENA III (Dichos, Neptuno)
NEPTUNO – Mi venida es de daros
consuelos. Cese el llanto. La queja
interrumpid. Yo soy el numen a
quien presta obediencia el mar salado; Neptuno soy, que...
183
ños. A los cuerpos pasó de los pastores el nuevo mal; y cuando los humanos el número juzgaban de las
pestes por la divina cólera aumentado notaron con asombro que venía
en aquel salutífero contagio encubierto un feliz preservatorio que las
negras viruelas respetaron. Jenner
tuvo la dicha de observarle; y de su
territorio en pocos años desterró felizmente las viruelas, el contagio vacuno propagando. ¿Qué acogida
imaginas que daría la ternura benévola de Carlos al gran descubrimiento que liberta a sus queridos pueblos
del estrago de las negras viruelas? Al
momento escoge profesores ilustrados y un sabio director cuyas fatigas
llevan hasta los puertos más lejanos
de sus dominios el precioso fluido
que de viruela libra a los humanos.
Sí, Venezuela; alégrate; tus playas
reciben hoy el venturoso hallazgo de
Jenner, que te envía, como muestra
de su regia bondad, tu soberano. Hallazgo que tus hijos te asegura, que
de vivientes llena los poblados que
libran de temores la belleza; y, dando a la cultura nuevos brazos para
que en tus confines amanezcan días
alegres, puros, sin nublados, el gozo
te dará con la abundancia, y la felicidad con el descanso.
Al eterno cantad regocijados himnos, ¡oh pueblos! Que debéis la vida
y la salud a su potente brazo; que resuene su nombre en las eternas bóvedas; y después que el holocausto
de gratitud ante su trono excelso hayáis humildemente tributado, haced
también sinceras expresiones de reconocimiento al soberano. Del más
cumplido gozo dad señales, y publicad en otro alegre canto la gran ventura de que sois deudores a su paterno, cuidadoso amparo.
EL TIEMPO – ¿Y nosotros qué hacemos, que en tal día todos nuestros
esfuerzos no juntamos para solemnizar el beneficio que recibe este pueblo de sus manos? A ti, Neptuno, el
cetro de los mares los supremos destinos entregaron. Pomona enriqueció de bellos frutos, Venezuela, tu
clima afortunado; y yo, que soy el
Tiempo, a mi capricho rijo las estaciones y los años. ¿Por qué, nuestras
funciones reuniendo, suceso tan feliz no celebramos?
NEPTUNO – Tienes razón; aguarda. Roncos vientos que subleváis
con vuestro soplo airado las bramadoras ondas, tempestades, furiosos
huracanes, sosegados, y en el imperio todo de las aguas, la dulce calma
reine y el descanso; respetad este día
venturoso; y dondequiera que miréis
las naos de la dichosa expedición
que trae tantos bienes al suelo americano callad y respetadla. Habita-
VENEZUELA – ¡Oh gran Dios!
¿Conque al fin las tristes quejas de
Venezuela a tu mansión llegaron?
¿Conque nos miras ya compadecido?
184
doras de los marinos, húmedos palacios, rubias Nereidas que de frescas
ovas lleváis vuestro cabello coronado, formad alegres danzas; y vosotras, blancas Sirenas, que dormís
cantando al navegante, haciendo
que le sea grato el morir, dulcísimo
el naufragio, entonad himnos nuevos y acompañen los roncos caracoles vuestro canto, los móviles Tritones difundiendo alegres ecos por el
vasto espacio.
rros y Alejandros, quedarán para
siempre oscurecidas... Siglos futuros,
a vosotros llamo: salid del hondo
seno en que os oculta a la penetración de los humanos el velo del destino; y a presencia de Venezuela,
pronunciad los cantos con que haréis resonar en algún tiempo el claro
nombre del augusto Carlos. Celebre
con eterna aclamación el hombre el
siempre claro nombre de Carlos
bienhechor. Jamás el merecido título que le damos sepulte en el olvido
el tiempo destructor.
CORO DE NEREIDAS: El reino de
Anfitrite con júbilo repite el nombre siempre amado de Carlos Bienhechor.
VENEZUELA – Y yo que el testimonio más brillante debo hacer de
ternura al soberano, ¿qué mejor alabanza puedo darle, que monumento
más precioso y grato levantar a sus
ojos, que su nombre con indelebles
letras estampado en los amantes pechos de mis hijos? Sí, yo te ofrezco,
yo te juro, Carlos, que guardarán los
pueblos tu memoria, mientras peces
abriguen el mar salado, cuadrúpedos
la tierra, aves el aire, y el firmamento luminosos astros. Yo te ofrezco
cubrir estos dominios de celosos y
dóciles vasallos, que funden su ventura y su alegría en prestar obediencia a tus mandatos. Te ofrezco derramar sobre estos pueblos, que tus
leyes respetan prosternados, fecundidad, riqueza y lozanía, dorados frutos, nutritivos granos. Yo te juro
también que con perenne aclamación repetirán sus labios: “¡Viva el
CORO DE TRITONES – Y luego
que le escucha se aplaca el Ponto
undoso y el austro proceloso refrena
su furor.
EL TIEMPO – Yo de notables hechos la memoria a las edades venideras guardo, y fama doy gloriosa al
buen monarca, al gran guerrero y al
ministro sabio; Mas a los beneficios
distinguidos que la suerte del hombre mejoraron, doy un lugar brillante en mis anales y en inmortalizarlos
me complazco. Por mí suena en la
tierra todavía el nombre de los Titos
y Trajanos, y sonará mientras de
blandas fibras tenga el hombre su
pecho organizado. Yo daré, pues, a
tu feliz memoria, Carlos augusto, un
eminente rango; y al lado de las tuyas las acciones de los Césares, Pi185
digno monarca que nos libra de las
viruelas! ¡Viva el cuarto Carlos!
Hombre, mujer, infante, todo mortal que pise estos confines, cante a
Carlos bienhechor. Publique Vene-
zuela que quien de nuestro clima
lanzó la atroz viruela, fue su paterno
amor”. (Se repite)
FIN DE LA OBRA
186
MAPAS
189
190
191
192
193
194
195
196
197
Fly UP