...

La policía cree que el intento de asesinar a un ex agente se debe a

by user

on
Category: Documents
3

views

Report

Comments

Transcript

La policía cree que el intento de asesinar a un ex agente se debe a
CATALUÑA/11
EL PAÍS, miércoles 13 de mayo de 1998
La policía cree que el intento de asesinar a un ex agente
se debe a un ajuste de cuentas por tráfico de drogas
FRANCESC PASCUAL, Barcelona
La policía sospecha que el disparo que un desconocido realizó el
viernes pasado contra José Gilart, un ex policía de 41 años implicado en el oscuro caso de dos
asesinatos en un céntrico bar de
Barcelona y vinculado con una
banda de atracadores que invertía sus botines en la compra venta de cocaína y heroína, fue debido a un ajuste de cuentas por
cuestiones de tráfico de drogas o
por las otras actividades delictivas que supuestamente desarrolla el ex agente. Gilart recibió un
tiro de un desconocido en la cara. La bala le salió por la nuca y
le seccionó la médula espinal.
Los hechos sucedieron el pasado viernes a las dos de la tarde en
la Granja Andina, un bar regentado por el antiguo agente del
Cuerpo Nacional de Policía en el
tranquilo y acomodado barrio
de Les Corts de Barcelona, justo
d e t * ^ de la Illa Diagonal. Un
v'^^A icido, de tez morena
gu^B^ testigos presenciales, entró en el bar y le pidió a José
Gilart un paquete de tabaco. Éste se dio la vuelta para coger el
paquete de una estantería y el
desconocido sacó una pistola y le
apuntó a la cabeza al ex policía,
quien, al darse cuenta de las intenciones del supuesto cliente, de
golpe giró la cara e instintivamente se agachó. El sicario disparó
"a matar", según fuentes de la
investigación, pero al ladearse y
agacharse su víctima, la bala semiblindada le dio en un lado de
la cara y, en trayectoria descendente, le atravesó la columna vertebral por la nuca y se empotró
en una estantería.
Intención de matar
La policía sostiene que la intención del sicario era, sin ninguna
duda, la de matar a Gilart de un
tiro en la cabeza. La fatalidad y
la reacción refleja del ex agente
hicieron que la bala le seccionara
la médula y no le matara. El ex
policía fue ingresado en el hospit a ^ ^ V a l l d'Hebron y su estado
ei^^Aísimo. De salvar la vida,
loSffaicos señalan que Gilart se
verá condenado a estar atado de
por vida a una silla de ruedas, ya
que quedará tetrapléjico.
La policía señala que Gilart
seguramente no desconfió en ningún momento de la actitud del
presunto cliente que le pedía un
paquete de tabaco, porque le dio
la espalda sin mayores proble-
CABLES GANDÍA, S. A.
Por el presente se convoca junta gene
ral ordinaria de accionistas de la com
pañía, que se celebrará en el domicilio
social el próximo día 22 de junio, a las
10 horas, en primera convocatoria, o el
siguiente día, a la misma hora, en
segunda convocatoria, bajo el siguiente
ORDEN DEL DÍA
Primero. Censura de la gestión social.
Segundo. Aprobar, en su caso, las
cuentas del ejercicio anterior, notifican
do que cualquier accionista podrá obte
ner de la sociedad, de forma inmediata
y gratuita, los documentos que han de
ser sometidos a la aprobación de la
misma, el informe de gestión y el infor
me de los auditores de cuentas.
Tercero. Resolver sobre aplicación de
resultados.
Cuarto. Informe de gestión.
Quinto. Nombramiento y/o reelección
de cargos.
Sexto. Ruegos y preguntas.
Séptimo. Lectura y aprobación, en su
caso, del acta de la junta general.
Barcelona, a 4 de mayo da 1998
Saturnino Ruiz de Larramendi,
presidente del Consejo
mas. Por el mismo motivo, seguramente el sicario y la víctima no
se conocían.
José Gilart Navarra estuvo
dos años como agente en el Cuerpo Nacional de Policía y lo abandonó poco antes de que fuera expulsado por múltiples expedientes disciplinarios acumulados en
sólo 24 meses. El ex agente cobró
triste fama a primeros de 1994 al
ser detenido como presunto autor de la muerte de Clemente
Viñas Montblanch, de 67 años,
y de Francisco Sáenz Martínez,
de 37.
Viñas era el dueño del bar
Snoopy, ubicado en la Gran Vía
de Barcelona y muy próximo al
paseo de Gracia. Gilart, arrendatario del establecimiento, debía
una gran cantidad de dinero a
Viñas. Sáenz era recaudador de
la Seguridad Social, organismo
con el que el ex policía mantenía
también una altísima deuda.
Clemente Viñas fue visto por
última vez el 13 de diciembre de
1993; Sáenz, cuatro días más tarde. Ambos fueron vistos con vida por última vez poco antes de
entrar en el bar Snoopy. Desde
aquellas fechas nadie los ha vuelto a ver nunca más ni vivos ni
muertos. En las baldosas del
Snoopy la policía halló restos de
sangre de los dos desaparecidos.
El año pasado, el juez que vio el
caso absolvió a Gilart de los dos
asesinatos por falta de pruebas,
ya que los cuerpos de los delitos
nunca han aparecido. El ex policía fue condenado a 19 meses de
cárcel por falsedad documental.
Gilart tiene cuentas pendientes con la justicia por varios atracos y múltiples episodios de tráfico de cocaína y heroína.
José Guarí Navarra.
Fly UP