...

1 5 may 2014 santiago

by user

on
Category: Documents
4

views

Report

Comments

Transcript

1 5 may 2014 santiago
EN LO PRINCIPAL: OPONE EXCEPCIÓN DE CADUCIDAD. PRIMER OTROSÍ:
CONTESTA DEMANDA DE TUTELA POR VULNERACIÓN DE DERECHOS
FUNDAMENTALES.
SEGUNDO OTROSÍ: CONTESTA DEMANDA DE DESPIDO
INJUSTIFICADO Y PAGO DE INDEMNIZACIONES Y PRESTACIONES LABORALES, EN
SUBSIDIO. TERCER OTROSÍ: SOLICITA TRAMITAR VÍA CORREO ELECTRÓNICO.
CUARTO OTROSI: SOLICITA FORMA DE NOTIFICACIÓN.
QUINTO OTROSÍ:
ACREDITA PERSONERÍA. SEXTO OTROSÍ: PATROCINIO Y PODER.
1° JUZGADO DE LETRAS
DEL TRABAJO
1 5 MAY 2014
S.J.L. DEL TRABAJO DE SANTIAGO (1°)
SANTIAGO
PATRICIO CAMPOS GUTIÉRREZ, administrador inmobiliario, en representación,
según se acreditará, de la demandada COMUNIDAD EDIFICIO COUNTRY CLUB PLAZA,
RUT 56.065.520-7, ambos domiciliados para estos efectos en calle Las Arañas N° 5805, La
Reina, Santiago, en procedimiento de tutela laboral caratulado "LEVICHE CON
COMUNIDAD EDIFICIO COUNTRY CLUB PLAZA", RIT T-190 -2014,
a S.S.
respetuosamente digo:
Que en virtud de lo dispuesto en el artículo 491 en relación a lo preceptuado en el
artículo 452, ambos artículos del Código que rige la materia que nos convoca, vengo en
oponer los siguientes argumentos de hecho y fundamentos de derecho, a la demanda
principal de tutela laboral, en los términos que a continuación expongo:
Excepción de caducidad de la acción de tutela laboral, consagrada en el inciso final
del art. 486 del Código del Trabajo.
Esta parte viene en primer lugar oponer excepción de caducidad. En efecto, lo que
se pretende demandar, según se puede desprender del libelo pretensor de la parte
demandante en su demandad principal, es una supuesta vulneración de derechos
fundamentales del actor con ocasión del despido (art. 489), pero de la demanda es posible
colegir que los hechos constitutivos de la vulneración alegada (malos tratos, acoso. etc )
tienen su origen en febrero de 2013, cuando llega este compareciente como administrador
del edificio.
El propio actor asegura en el acápite "Los hechos", lo siguiente:
4.- En febrero de 2013, cambió la administración del edificio, llegando en esa calidad don
Patricio Campos...
5.- La primera discriminación hacia mí fue bajarme unilateralmente el sueldo diario...que se
concretó en los meses de marzo y abril de 2013...
6.- Desde su llegada el Sr. Campos quería mi salida para poner a un trabajador de su
confianza, motivo por el que empezó a dispensarme un trato agresivo y grosero. Es
así como su interlocución conmigo era a gritos y sumamente desagradable, no
exenta de garabatos y descalificaciones.
En el acápite El Derecho agrega:
8.- Hay un atentado a la integridad psíquica toda vez que como producto del hostigamiento
sufrido debía laborar en un ambiente claramente hostil"
9.- Es claramente discriminatorio no sólo el trato humillante dispensado, sino también la
arbitraria, inexplicable y unilateral rebaja de remuneraciones sufrida desde la asunción
como administrador del Sr. Campos.
11.-Culminación de una reiterada conducta persecutoria y de acoso..."
De acuerdo al relato del Sr. Leviche, las supuestas vulneraciones ocurrieron durante
la relación laboral a partir de febrero de 2013 y, por tanto, no ocurrieron con ocasión del
despido, sino que durante la vigencia de la relación laboral, debiendo contarse el plazo de
caducidad de la acción desde que se produzca la vulneración a partir de febrero de 2013,
vale decir, durante la relación laboral y no desde la separación del trabajador, operando en
este caso la caducidad de la acción.
En resguardo de mis derechos por el presente acto deduzco la excepción de
caducidad contemplada en el inciso final del artículo 486 del Código del Trabajo, que reza:
"La denuncia a que se refieren los incisos anteriores deberá interponerse dentro de los
sesenta días contados desde que se produzca la vulneración de derechos fundamentales
alegada. Este plazo se suspenderá en la forma a que se refiere el artículo 168.".
Por lo anterior, el actor debió accionar dentro de los 60 días de producida la supuesta
vulneración que se alega en la especie, que él mismo señala se origina en febrero de 2013
y, por tanto, transcurrió en exceso el plazo de 60 días que exige la ley, por lo que ha operado
por el solo ministerio de la ley la caducidad de la acción y S.S. debe declararla, toda vez
que el inciso final del artículo 486 del precepto legal precitado es taxativo frente al plazo y
desde cuando dicho plazo se cuenta, esto es, desde que se produzca la vulneración de
derechos fundamentales alegada.
POR TANTO
SOLICITO A S.S. tener por interpuesta excepción de caducidad, darle curso legal y
en definitiva acogerla en todas sus partes, con costas.
PRIMER OTROSÍ: Que vengo en contestar la demanda de don José Leviche Zapata y a
solicitar desde ya que sea rechazada, con ejemplar condena en costas, por carecer de todo
fundamento fáctico y jurídico por los argumentos de hecho y de derecho que paso a
exponer:
Es absolutamente falso que hubiera prodigado malos tratos y dañado la dignidad
personal del actor haciéndole padecer, además, acoso laboral. No son efectivos los hechos
en que se basa la demanda de tutela, y solo constituye un impropio afán de obtener indebido
uso de una acción legal destinada a conocer y sancionar verdaderas conculcaciones de
derechos garantizados por la Constitución Política del Estado, lo que no se da en éste caso,
de modo que se interpone solo con el impropio fin de obtener indebidas y elevadas
indemnizaciones, actuación ésta que constituye lo que se llama "Fraude de Ley" o, al menos
"abuso del derecho", todo ello según lo paso a exponer y fundar:
El trabajador asegura que desde mi llegada como administrador del edificio -en
febrero de 2013- se habría marcado una diferencia en el trato y le habría dispensado un
trato agresivo y grosero para obtener su salida, insinuando que se buscaba su renuncia,
situación que es absolutamente ficticia. Después se permite decir que "su interlocución
conmigo era a gritos y sumamente desagradable, no exenta de garabatos y
descalificaciones". Estas acusaciones sumamente graves no son reales y prueba de ello
es que no hay ninguna denuncia formulada por él en ninguna parte sobre esos supuestos
malos tratos. Debemos considerar que él dice que este trato empezó desde mi llegada, en
febrero de 2013, o sea, dejó pasar todo el año 2013 sin ninguna denuncia, ninguna queja.
Ni siquiera una anotación en el libro de novedades del edificio.
La temeraria denuncia de acoso y hostigamiento del trabajador se vuelve aún más
inverosímil si consideramos que de acuerdo a su contrato, este señor trabajaba sólo los
sábados y domingos por las noches, así que prácticamente no me veía con el Sr. Leviche.
Nuestra ley exige claridad y precisión sobre los hechos constitutivos de la supuesta
vulneración de derechos. Sin perjuicio que no corresponde a la realidad, el apuntar frases
como: "empezó a dispensarme un trato agresivo y grosero" y "su interlocución conmigo era
a gritos... no exenta de garabatos y descalificaciones"..., no cumple con la exigencia legal,
puesto que no se señalan fechas, circunstancias, las palabras utilizadas, etc. Ya este primer
antecedente refleja el perfil del denunciante y el de su demanda.
En la noche del 29 de diciembre de 2013, efectivamente llamé por teléfono al Sr.
Leviche para exigirle con firmeza, pero sin insolencias, que estuviera atento porque se
había registrado nuevamente un robo en el condominio el día anterior. La realidad es que
la comunidad había sido víctima de varios robos últimamente y era- es- una preocupación
para la administración y los residentes. Es absolutamente falso que se le hubiera
responsabilizado del robo, puesto que éste se produjo cuando el Sr. Leviche no le
correspondía prestar servicios al Edificio. O sea, no tiene ningún sentido acusarlo por algo
en que él no podía tener culpa alguna. Siendo así... por qué tendría que haberle hablado
con lenguaje grosero. 0. No hay explicación lógica para la denuncia de "lenguaje grosero"
del Sr. Leviche. Resulta todavía más extraño que, sin razón aparente, éste administrador
lo llamara nuevamente al día siguiente (30 de dic.) para supuestamente seguir insultándolo
y tratándolo de incompetente e inservible. El Sr. Leviche nuevamente no explica ni detalla
ninguna circunstancia del porqué de estos malos tratos recibidos.
La llamada de la noche del 29 de diciembre fue además para consultarle por unas
instalaciones ubicadas en áreas comunes del edificio, pero el Sr. Leviche señala que no
sabía dónde estaban ubicadas. En ese momento le represento que no es primera vez que
muestra falta de conocimiento de su lugar de trabajo y le señalo que ello implicaba una falta
de compromiso y que no era posible que tras más de dos años trabajando en el edificio no
supiera la ubicación de las dependencias del condominio. Leviche se molesta y alega que
se le estaba acosando y que presentaría denuncias en la Fiscalía. Finalmente alienta a este
administrador a que lo despida. ("echeme poh, echeme poh", decía), a lo que le contesto
que no estaba siendo despedido. Dejó una anotación en el libro de novedades en que
denuncia discriminación laboral y acoso psicológico.
Este administrador siempre ha tenido un trato justo y respetuoso con el
demandante, como así con otros trabajadores de la comunidad. Sin embargo reconozco
ser exigente y estricto, pero nunca grosero ni descalificador ni menos de andar
relacionándome a gritos y garabatos. Ni siquiera he sido severo, sino que siempre justo con
el trato al personal. El día 29 de diciembre al trabajador se le representó que no estaba
cumpliendo cabalmente con sus labores ni había compromiso de su parte. Fue una
conversación necesaria y firme, pero siempre respetuosa. El actor confunde ser grosero y
agresivo con ser estricto, cualidad que sin duda se debe poseer para tener un buen manejo
de personal. Nuestra legislación contempla la facultad del empleador de dirigir su empresa,
dictando las debidas instrucciones y órdenes, sin naturalmente llegar a violentar los
derechos de sus trabajadores. Llevo muchos años administrando edificios y jamás he tenido
una acusación como la que aquí se ha planteado por el Sr. Leviche. Lo único que hubo fue
una amonestación, una llamada de atención, que dicho sea de paso es imposible que tenga
la gravedad que se denuncia si consideramos que fue una breve llamada telefónica.
El procedimiento de tutela de derechos fundamentales está consagrado para
conocer y sancionar aquellas vulneraciones graves que pudieran afectar a los derechos
fundamentales; lo que significa a contrario sensu, que las molestias de menor envergadura
que pudiesen sufrir alguno de estos derechos quedan excluidas de la misma. Y entonces
siempre está la posibilidad que estas afectaciones, por ser tales —afectaciones-, produzcan
alguna consecuencia indeseada, como podría ser una molestia del Sr. Leviche por una
llamada de atención.
En efecto, lo señalado no significa un desconocimiento a los derechos
fundamentales de los trabajadores, sino que por el contrario, una constatación de que en la
práctica se produce constantemente una tensión entre derechos que colisionan entre ellos,
por un lado los propios y característicos de la potestad de mando y disciplinaria, que ha
sido asociada al derecho de propiedad y a la libertad empresarial y por otro los derechos
que emanan del reconocimiento de que el trabajador es un ciudadano que está amparado
constitucionalmente por la protección de su dignidad, libertad e igualdad.
Este procedimiento de tutela laboral está destinado justamente a limitar las
facultades de dirección y mando del empleador, evitando abusos, pero estas acciones de
tutela deben reservarse únicamente para aquellas afectaciones graves, de envergadura,
intolerables o como señala el inciso tercero del artículo 485 del Código del Trabajo para los
casos en que se limita el pleno ejercicio de los derechos, sin justificación suficiente, en
forma arbitraria o desproporcionada, o sin respeto a su contenido esencial.
Esta parte viene ahora a analizar en detalle los derechos supuestamente
vulnerados, según la denuncia del trabajador:
Infracción al derecho a la vida y su integridad física y psíquica:
El demandante sostiene en primer lugar que el despido de que fue objeto por parte
del empleador, ha infringido su derecho a la vida y a su integridad física y psíquica, garantía
constitucional establecida en el artículo 19 N° 1 inciso 1 de la Constitución Política del
Estado y su derecho a la honra, garantía establecida artículo 19 N° 4 de la misma carta
fundamental. Sin embargo el artículo 485 del Código del Trabajo, restringe su protección a
las vulneraciones que sean consecuencia directa de actos ocurridos en la relación laboral.
En efecto, el artículo 485, refiriéndose a los derechos protegidos por la tutela, menciona al
artículo 19, números 1° inciso primero, siempre que su vulneración sea consecuencia
directa de hechos ocurridos en la relación laboral. Así las cosas, la acción respecto de dicha
garantía resulta improcedente y debe ser rechazada, puesto que el actor ha interpuesto
demanda de tutela con ocasión del despido.
Infracción al respeto y protección a la vida privada y a la honra de la persona y su
familia:
Con respecto al art. 19 N° 4, esto es, el respeto y protección a la vida privada y a la
honra de la persona y su familia, el actor señala que se habría vulnerado gravemente al ser
acusado de ser responsable de un robo, que, como ya hemos dicho, es absolutamente
falso, puesto que el robo fue en momentos en que él no estaba en su turno, así que
malamente se le iba a acusar del mismo. Tampoco es posible sostener que dicho derecho
a la honra pudo haber sido conculcado con ocasión del despido puesto que la causal
invocada no tiene relación con esos hechos (como pudo ser falta de probidad por ejemplo),
sino que por la causal necesidades de la empresa. En el acto formal del despido no hay
ninguna imputación al supuesto robo porque no se acusó al trabajador de cometerlo y, por
tanto, no hay lesión a la honra posible. La parte demandante no indica en su demanda cómo
el ejercicio de la facultad de despedir al actor, por parte del empleador, lesionó este derecho
fundamental del demandante, lo que necesariamente lleva a rechazar la supuesta
vulneración.
Acoso laboral:
El actor relaciona la discriminación denunciada a la vulneración de la
garantía constitucional del "derecho a la integridad síquica", la que a su vez relaciona con
el término "acoso laboral", estimando que las conductas de su empleador se enmarcan en
un acoso ó mobbing laboral. En este sentido, cabe destacar que el concepto "mobbing" fue
utilizado por primera vez por el sicólogo alemán Heinz Leymann, por lo que se trata de un
término propiamente del ámbito de la sicología, aplicado al ámbito jurídico. Por su parte,
Marie-France Hirigoyen (doctora en medicina) y una de las especialistas en esta materia,
ha definido el "acoso moral laboral" como "toda conducta abusiva (gesto, palabra
comportamiento, actitud...) que atenta por su repetición o sistematización, contra la
dignidad o la integridad síquica o física de una persona, poniendo en peligro su empleo o
degradando el ambiente de trabajo."
El Sr. Leviche dice que "producto del hostigamiento debía laborar en un
ambiente claramente hostil, lo que se manifestaba en el trato humillante ya relatado, lo que
unido a las condiciones particularmente ignominiosas, determinan una grave lesión moral y
un menoscabo que causan una evidente afección psicológica". Sin lugar a dudas, este
relato desproporcionado y falso no se condice con el hecho que el actor nunca presentó
ningún reclamo durante la relación laboral y ni siquiera exhibiera alguna licencia médica
que pudiera dar indicios de alguna afectación psicológica, como asegura ha sufrido.
Existe una vasta doctrina multidisciplinaria que define las características y alcances
del acoso laboral. En general puede decirse que el acoso en el trabajo está constituido por
acciones reiteradas y sostenidas de hostigamiento, que perduran por un tiempo
determinado, y atentan contra la dignidad, salud o integridad de algún trabajador y no un
solo acto como es el caso de autos. En efecto, el actor sólo ha especificado un solo
incidente, que corresponde a dos llamadas telefónicas sostenidas el último fin de semana
del año 2013, puesto que todo lo demás han sido narraciones genéricas sin señalar las
circunstancias de aquellas supuestas vulneraciones y, por tanto, no se cumplen los
requisitos para acreditar mobbing.
Discriminación:
El actor, de manera muy errática, intenta denunciar que ha sido víctima de algún
tipo de discriminación aunque no precisa la forma en que habría ocurrido, pese a citar
algunas normas constitucionales, incluso sostiene que el acoso laboral sería una forma de
discriminación, en circunstancias que tienen distinto tratamiento jurídico.
Pero más allá de aquello, el artículo 485 inciso 2do del Código del Trabajo, extiende
la denuncia por tutela a los actos de discriminación que enumera el artículo 2do del mismo
código, a saber: "las distinciones, exclusiones o preferencias basadas en motivos de raza,
color, sexo, edad, estado civil, sindicación, religión, opinión política, nacionalidad,
ascendencia nacional u origen social, que tengan por objeto anular o alterar la igualdad de
oportunidades o de trato en el empleo y la ocupación. " El actor no se ha señalado en base
a cuál de estos motivos habría sido discriminado.
El artículo 19 N° 16 de la Constitución Política, también está dentro de los derechos
garantizados por el procedimiento de tutela, norma que prohíbe en su inciso 3ero cualquiera
discriminación que no se base en la capacidad o idoneidad personal. Sin embargo la
protección del artículo 485 inciso lero al art. 19 N° 16 de la CPE abarca sólo a la libertad
de trabajo, al derecho a su libre elección (incisos primero y segundo) y a lo establecido en
su inciso cuarto, cuando aquellos derechos resulten lesionados en el ejercicio de las
facultades del empleador. Nada se habla del inciso 3ero sobre la no discriminación en
general, puesto que para los temas de discriminación, el legislador contempló su garantía
a través del inciso 2do del artículo 485 en relación con el artículo 2do, ambos del Código
del Trabajo.
Es decir, que el actor, en primer lugar no ha señalado los actos de discriminación de
que habría sido objeto y además se basa, para dar sustento jurídico a su denuncia, en el
artículo 19 N° 16 de la Constitución, en circunstancias que dicha norma es improcedente
para acusar discriminación mediante la presente acción de tutela.
Finalmente, en mérito de lo expuesto, disposiciones citadas, doctrina referida,
sírvase tener por contestada acción de tutela laboral, acoger la contestación y, en su mérito,
rechazar de plano la demanda, por improcedente, y porque no ha existido actuación de la
demandada que atentara contra los derechos constitucionales que alega el actor que le
fueron afectados, con expresa condenación en costas.
POR TANTO, en atención a lo expuesto y a las normas legales citadas
A S.S. SOLICITO tenga por contestada la demanda principal dentro de plazo y
desecharla en todas sus partes, con ejemplar condena en costas.
SEGUNDO OTROSÍ: Vengo en contestar las acciones subsidiarias de despido injustificado
y cobro de prestaciones e indemnizaciones, solicitando desde ya que sean rechazadas por
no tener sustento jurídico ni factico.
El señor Leviche prestó servicios a mi representada hasta el 31 de diciembre de
2013, siendo desvinculado por la causal necesidades de la empresa, firmándose el 18 de
febrero de este año, ante el notario de Ñuñoa, don Héctor Brown, el finiquito del
contrato de trabajo.
Sin perjuicio que al Sr. Leviche se le pago escrupulosamente hasta el último peso
que se le debía, tanto por horas extras, como por vacaciones, sueldos, indemnizaciones
por años de servicio y por indemnización sustitutiva de aviso previo, el mismo trabajador
declaró ante notario que "durante el tiempo que prestó servicios a Comunidad Edificio
Country Club Plaza, recibió de esta, correcta y oportunamente el total de las
remuneraciones convenidas, de acuerdo con su contrato de trabajo, clase de trabajo
ejecutado, reajustes legales, pago de asignaciones familiares autorizadas, horas
extraordinarias cuando las trabajo feriados legales y que nada se le adeuda por los
conceptos antes señalados ni por ninguno otro, sea de origen legal o contractual
derivado de la prestación de servicios y/o término de los mismos , motivo por el cual
no teniendo reclamo ni cargo alguno que formular en contra de Comunidad Edificio
Country Club Plaza., le otorga el más amplio y total finiquito, declaración que formula
libre y espontáneamente, en perfecto y cabal conocimiento de todos y cada uno de
sus derechos.".
La Excma. Corte Suprema pronunciándose sobre unificación de jurisprudencia, ha
asentado el concepto que el finiquito constituye "el instrumento emanado y suscrito por las
partes del contrato de trabajo, empleador y trabajador, con motivo de la terminación de la
relación de trabajo, en el que dejan constancia del cabal cumplimiento que cada una de
ellas ha dado a las obligaciones emanadas del contrato, sin perjuicio de las acciones o
reservas con que algunas de las partes lo hubiere suscrito, con conocimiento de la otra"
(Manual de Derecho del Trabajo. Autores señor Thayer y Novoa, Tomo III, Edit. Jurídica de
Chile).
En consecuencia, el finiquito legalmente celebrado se asimila a una sentencia firme
o ejecutoriada y provoca el término de la relación en las condiciones que en él se consignan,
siempre que éste reúna los requisitos contemplados en el artículo 177 del Código del
Trabajo, esto es, debe constar por escrito y, para ser invocado por el empleador, debe haber
sido firmado por el interesado y alguno de los ministros de fe citados en esa disposición.
Además, se ha agregado a estos requisitos la formalidad conocida como la ratificación, es
decir, el ministro de fe actuante debe dejar constancia, de alguna manera, de la aprobación
que el trabajador presta al acuerdo de voluntades que se contiene en el respectivo
instrumento, indicando además el cabal cumplimiento de las obligaciones emanadas del
contrato laboral o la forma en que se dará satisfacción a ellas, en caso que alguna o algunas
permanezcan pendientes. En la especie se cumplen todos los requisitos y, por tanto, el
trabajador ahora no puede venir a cobrar prestaciones que no se adeudan y que el mismo
declaró solucionadas a través del respectivo finiquito, por lo que S.S. debe rechazar la
demanda subsidiaria impetrada.
Sin perjuicio de lo ya señalado, el trabajador pretende cobrar mes de aviso y años
de servicio, en circunstancias que ambos conceptos le fueron pagados el 30 de enero de
2014, en el comparendo en la Inspección del Trabajo y asimismo pretende que no se le
descuente el aporte patronal del seguro de cesantía, en circunstancias que de acuerdo al
art. 13 de la ley 19728, el aporte del empleador puede descontarse de las indemnizaciones
por años de servicio, es decir, que es un descuento plenamente válido y legal. Finalmente
concluye insólitamente que se le deben 392 mil pesos, olvidándose que firmó finiquito de
contrato sin reservas, documento que ni siquiera menciona en su demanda.
El trabajador olvida que el finiquito tiene pleno poder liberatorio, es decir, pone
término definitivamente a la relación laboral, no existiendo a partir de su firma ningún vínculo
que una al empleador con el trabajador. Por lo tanto, si se intenta una demanda que
pretenda discutir asuntos relativos a dicha relación laboral, esta carece de causa.
El actor firmó finiquito SIN RESERVAS y, por tanto, ahora no puede venir a solicitar
que se declare despido injustificado porque no hizo reservas con respecto a la causal ni
con respecto a ningún concepto de la relación laboral y, siendo así, los cobros de
prestaciones, así como la demanda subsidiaria de despido injustificado y pago de
indemnizaciones deben ser rechazadas.
Sin perjuicio de lo referido respecto a la causal de despido, el demandante exige
indemnizaciones improcedentes e incompatibles. Por un lado pide a S.S. se declare
injustificado su despido y ordene pago con recargo del 80% (en circunstancias que fue
despedido por necesidades de la empresa y no por alguna causal del art. 160) y luego
solicita, además, recargo del 30% sobre la indemnización por años de servicio. Por tanto,
tanto los cobros como la declaración de despido injustificado y las indemnizaciones exigidas
son improcedentes y solo cabe que S.S. no de lugar a estas pretensiones.
POR TANTO, en mérito de lo expuesto y las normas legales citadas y las demás
que resulten pertinentes.
SOLICITO A S.S. tener por contestada las acciones subsidiarias del primer y
segundo otrosí de la demanda presentada en esta causa y solicitar que sean
rechazadas, en todas sus partes con expresa condena en costas.
TERCER OTROSÍ: Solicito a S.S., de conformidad a lo establecido en el artículo 433 del
Código del Trabajo, autorizar a esta parte para efectuar las actuaciones procesales del
juicio que permite la citada norma, por medios electrónicos.
CUARTO OTROSÍ: Solicito a S.S., de conformidad con lo dispuesto en el artículo 442 del
Código del Trabajo, notificar a esta parte demandada al correo electrónico
[email protected] todas aquellas resoluciones que la ley no disponga que sean
personales o por cédula.
QUINTO OTROSÍ: Mi personería para actuar por la demandada Comunidad Edificio
Country Club Plaza, consta de la escritura pública de asamblea de copropietarios, cuya
copia se acompaña en este acto, con citación de la contraria.
SEXTO OTROSÍ: Solicito a S.S. se sirva tener presente que designo abogado patrocinante
y confiero poder en esta causa a don Félix Carevic Troche, profesional con patente al día y
con domicilio en Avenida Vitacura 2670 Piso 15, comuna de Las Condes, a quien otorgo
todas las facultades de ambos incisos del artículo 7° del Código de Procedimiento Civil, las
que doy expresamente por reproducidas.
(
1
HECTOR BOWN ORTEGA
NOTARIO PUBLICO
SANTIAGO CHILE
Repertorio nro. 93 -14
REDUCCION A ESCRITURA PÚBLICA
ACTA
EN SANTIAGO, REPUBLICA DE CHILE, a diecisiete de Enero del año dos mil
catorce, ante mí, HECTOR BOWN ORTEGA,abogado, Notario público titular de
la treinta y nueve notaría de Santiago, con oficio en Avenida Ossa número ciento
cincuenta, comuna de Ñuñoa, Suplente conforme Decreto número ciento
ochenta de fecha veintisiete marzo de dos mil trece , protocolizado en esta
oficina bajo el Repertorio número cuatrocientol catorce comparece:don
PATRICIO EDMUNDO CAMPOS GUTIÉRREZ, chileno casado administrador ,
domiciliado en calle Las Arañas mil novecientos uno, comuna de La Reina,
Santiago, cédula nacional de identidad número
seis millones novecientos
catorce mil ochocientos cuarenta y seis guion ocho ,mayor de edad y expone :
que se encuentra debidamente facultado para reducir a escritura publica acta del
tenor siguiente : "Acta Asamblea Ordinaria Anual Comunidad Edificio Country
Club Plaza.En SantiagO de Chile, a 18 de diciembre del año 2013, a las 20:00
horas y en segunda citación, en la sala 1 del Country Club, ubicado en calle Las
Arañas N°1901, delYla comuna de La Reina, se lleva a efecto la Asamblea
Ordinaria Anual de Copropietarios del Edificio Country Club Plaza, con la
asistencia de los miembros del Comité de Administración, señores Cristián
Hernández, Jaime Gaete, Mauricio Camus, y señora Julianna Somogyi. Además
del administrador señor Patricio Campos. Formalidades: El administrador señor
Campos, señala que siendo las 20:05 horas y que habiéndose otorgado cinco
minutos de cortesía, adicionales a la hora estipulada como segunda citación y
siendo entonces ésta la segunda citación, la reunión es válida con los comuneros
asistentes, que suman un 58.81 % de los derechos de la comunidad, lo que
11
2
consta en la lista respectiva debidamente firmada por cada uno de ellos ya sea
personalmente o debidamente representados, la que forma parte integrante de la
presente acta según lo prescrito en el artículo 19 de la Ley 19.537 y el
reglamento de copropiedad, por lo que declara iniciada la reunión.Objeto:El
presidente señor Hernández, da la bienvenida a los asistentes, e informa que el
objeto de la reunión es tratar los puntos de la tabla informada en la citación y que
son:-Lectura Acta Última Asamblea-Rendición de Cuentas AdministradorI nformeAuditor-Ratificación ,ComitéAdmin istración/Admi nistrador-
Varios
Desarrollo :El presidente señala que corresponde desarrollar el primer punto de
la tabla, y da comienzo a la lectura del acta de la asamblea de diciembre de
2012. Terminada la lectura, consulta a los asistentes si hay observaciones, se
debate brevemente, los asistentes aprueban acta. de asamblea anterior.El
presidente cede la palabra al administrador para que proceda con su rendición de
n!,entas.EI administrador señor Patricio Campos, se presenta a los asistentes,
señalando que asumió la administración de la comunidad en marzo pasado.
Agrega que le corresponde rendir cuenta de su gestión desde marzo a noviembre
del año en curso. Apoyado por un proyector, señala a los asistentes que los
cuadros que presentará, no son más que un resumen de los informes
económicos que envía mensualmente, junto a los gastos comunes.En primer
lugar presenta y explica el estado de situación determinado y recibido de la
administración anterior, el que refleja detalladamente los ítem o conceptos de
cada una de las partidas consideradas, agrega que de las cifras mostradas, él
debe responder por lo recibido, como saldo en la cuenta corriente de la
comunidad, inversiones en DAP y FF MM, además de los valores por cobrar, en
este caso, los señalados en la minuta de gastos comunes de febrero de 2013. El
administrador señala que, de acuerdo con las cifras, $85.605.148.- son valores
invertidos y en cuenta corriente, lo que representa el saldo inicial de su gestión.
Los valores por cobrar de la minuta de gastos comunes de febrero son
HECTOR BOWN ORTEGA
3
NOTARIO PUBLICO
SANTIAGO CHILE
$28:634.055.-i lo que representa el patrimonio referido sólo a pesos, recibido, el
cual alcanza a $114.239.203= Continúa presentando un resumen de los ingresos
y egresos del período marzo — noviembre de 2013, y la conciliación del
período.El cuadro presentado muestra ingresos por $140.745.365.- los que
sumados al saldo inicial de $85.605,148.- alcanza a $226.350.513.-, monto al
que restado los egresos por $134.768.481-, arrojan un saldo en pesos de
$93.963.382.-:. Cifra cuadrada con los valores en cuenta corriente e invertidos.A
continuación presenta un cuadro con el patrimonio en pesos de la cómunidad, al
30 de noviembre de 2013, que alcanza a $124.222.210..Una vez explicado éste,
presenta un cuadro con las morosidades al cierre de cada mes del
período.Finaliza la rendición de cuentas presentandC un gráfico que refleja el
comportamiento de los ingresos, egresos y morosidades del período, marzo —
noviembre de 2013.Terminada la rendición, el administrador consulta a los
presentes si hay consultas respecto de !as cifras mostradas, señalando que las
mismas fueron validadas por el auditor del edifico señor Venegas. Agrega que la
documentación de respaldo se encuentra en la oficina de administración del
edificio y que la presentactn está disponible en la página WEB de EDYCON. Se
debate brevemente y la asamblea aprueba la rendición de cuentas del señor
Campos.Para finalizar su presentación, el administrador da a conocer algunas
actividades y sus cestos, ejecutadas durante el período, detalladas mes a
mes.Finalizando con un detalle de algunos proyectos a desarrollar en el período
2013 — 2014.El administrador señala que siguiendo con la tabla, corresponde dar
a conocer el informe de auditoría, por lo que cede la palabra al señor Alfonso
Venegas, quien viene realizando las auditorias anuales del edificio desde año
2010.El señor Venegas apoyado por un proyector, da a conocer a los asistentes
diversos cuadros elaborados con la información y documentación proporcionada,
referidos al período octubre 2012 octubre 2013. Señala que la auditoría se realizó
a dos administraciones, esto es, la correspondiente al señor Escalona desde
octubre de 2012 a febrero de 2013, y la correspondiente al señor Campos, desde
marzo a octubre de 2013.Luego de explicar detalladamente cada uno de los
cuadros, agrega que del resultado de la auditoría se concluye que los recursos
de la comunidad han sido bien administrados, que los saldos son consistentes
con los ingresos, que los egresos cuentan con sus respectivos respaldos y
corresponden a las actividades propias de la administración y mantención del
edificio.Señala que durante la administración del señor Campos, se prescindió de
la empresa de seguridad, y se optó por contratar al personal necesario para
cubrir los turnos y funciones que cumplía la empresa externa, que si bien el costo
en remuneraciones es levemente mayor, respecto al de los honorarios de la
empresa, no se pronunciará sobre el beneficio que esta medida
representa.Respecto de los fondos de la comunidad, propone que aquellos
definidos como indemnización seguro, sean pasados al fondo de reserva general,
de modo tal de tener un solo fondo por este concepto, y poder hacer uso del
mismo, especialmente frente a la situación que presentan los ascensores.Agrega
que las inversiones en DAP, son renovadas por el banco a distintas tasas, por lo
que propone juntar los depósitos o tratar el tema con la ejecutiva, para lograr una
buena tasa por todas las inversiones, sin perjuicio del monto de ellas.Terminada
su exposición, el auditor cede la palabra a los asistentes, para atender consultas.
Se debate sobre el particular, y la asamblea da por aprobada la auditoría del
señor Venegas.Toma la palabra el presidente señor Hernandez, señalando que
siguiendo el orden de la tabla, corresponde la ratificación del comité y
administrador. El presidente informa a la asamblea que ya no se cuenta con la
participación del señor Patiño Q. E. P. D., y que últimamente presentó su
r3nuncia el señor Souyris, por lo tanto el comité cuenta con cuatro miembros que
son los señores: Cristian Hernández, Jaime Gaete, Mauricio Camus y la señora
Julianna Somogyi. Por lo que solicita a la asamblea se pronuncie sobre la
ratificación de éste, algunos asistentes señalan que el comité ha realizado varios
HECTOR BOWN ORTEGA
NOTARIO PUBLICO
SANTIAGO CHILE
avances para el edificio y felicitan el actuar del comité, la asamblea ratifica al
comité integrado por los miembros señalados.Luego, el presidente solicita a la
asamblea se pronuncie sobre la ratificación del administrador señor Patricio
Campos, la asamblea ratifica al administrador, éste agradece el voto de
confianza.El presidente señala que corresponde tratar el último punto de la tabla,
que corresponde a temas varios, que deseen abordar los asistentes, cede la
palabra a los vecinos.El señor López plantea la inquietud del señor Doren, quien
no pudo asistir por problemas de salud, respecto de algunos estacionamientos
que serían de la comunidad y están siendo ocupados por residentes, se acuerda
estudiar el caso.Una vecina señala que los carros están en mal estado y que
algunos vecinos no devuelven éstos a su lugar, se debate sobre el particular y se
acuerda renovar los carros en mal estado. Se acuerda además comprar una
"yegua" para uso de las mudanzas.Otro vecino señala que no se ha tratado el
tema de los ascensores, el presidente explica que de acuerdo con lo tratado en
reunión especial realizada pará tratar el tema, se solicitó a empresas inscritas y
autorizadas por el Minvu, cotizaran una,auditoría, certificación y opinión de parte
de un experto, en cuanto a informarnos si los ascensores cumplieron su vida útil
y sea necesario reemplazarlos, o el tiempo estimado que le quedaran a estos
equipos. Se debate sobre el particular, el administrador explica que los
ascensores han estado funcionando de modo más regular, producto de
reuniones y exigencias a la empresa Otis.Otra residente plantea que algunos
vecinos cuelgan ropa desde sus balcones y o terrazas, infringiendo el
reglamento, la asamblea solicita se apliquen las multas correspondientes.Un
asistente señala que con las mudanzas se han deteriorado los ascensores, el
administrador explica que para estos eventos se facilita el ascensor más grande
de la torre correspondiente, el cual es protegido por los conserjes de turno,
adicionalmente se solicita un cheque en garantía por los eventuales daños
causados, se debate sobre el particular, la asamblea acuerda que se cobre 1,5
UF, por cada mudanza.El administrador pide la palabra al presidente y señala
que tiene algunos temas que desea mencionar. En primer lugar, señala que
algunos usuarios de la piscina, ingresan a las torres y hacen uso de los
ascensores, totalmente mojados, lo que representa un riesgo para ellos y otros
pasajeros de los ascensores.También hace mención a varios incidentes que han
ocurrido en los departamentos, que dicen relación con el rompimiento de flexibles
u otros elementos de los baños y/o cocina. A raíz de esto, se han producido
daños en los departamentos inferiores.Agrega que, otro tema que genera
molestia a los vecinos, es el acopio de enseres en los estacionamientos, lo que
provoca que los vehículos queden estacionados sobre las áreas de circulación,
dificultando la maniobrabilidad de otros usuarios de estacionamientos
aledaños.Finaliza señalando que se están ubicando algunas filtraciones que
afectan los estacionamientos subterráneos, el señor López plantea que la
solución de instalar un receptáculo y canalizar el agua que se filtra, es la más
viable y económica, y que no representa ninguna merma a las losas, según
consultas planteadas a expertos.Los presentes plantean varios otros temas, los
que se debaten ampliamente, la asamblea acuerda, entre otros:Mejorar la
iluminación por los jardines de Av. Ossa;Pintar demarcación de los
estacionamientos;lnformar las reservas del salón en los murales;Informar turnos
del personal;Comprar traba ruedas para poner a los vehículos mal
estacionados;Solucionar filtración de jardines hacia los subterráneos; Por otra
parte, los\asistentes hacen presente la mala calidad del aseo, especialmente en
los estacionamientos, reclaman además por una fiesta en el departamento 141,
realizada el sábado 14, de la cual se emitió bulla hasta altas horas de la
madrugada.omo complemento al tema anterior, los asistentes critican el actuar
de los conserjes del turno, los que no representaron a los residentes del
departamento 141, el malestar del resto de los vecinos, no logrando terminar con
el ruido. Delegación de poderes:La asamblea faculta a los integrantes del
HECTOR BOWN ORTEGA
NOTARIO PUBLICO
SANTIAGO CHILE
comité: Señores Cristián Hernández Gutiérrez, Rut. 10.956.094-4; Jaime
Gaete Gutiérrez, Rut. 10.048.125-1; Mauricio Camus Larenas, Rut. 3.169.1613; Señora Julianna Somogyi Becski, Rut. 6.087.352-6, para que, actuando
conjuntamente dos cualesquiera de ellos puedan abrir cuentas corrientes
bancarias de depósitos ylo créditos en bancos, financieras yiu otras
instituciones, depositar, endosar cheques y documentos, girar en ellas o en
la cuenta corriente que actualmente mantiene la comunidad en el Banco
Santander sucursal Vitacura número 06-44206-4, imponerse de su
movimiento, cerrar unas y otras, aprobar y objetar saldos, retirar talonarios
de cheques, retirar cheques protestados, tomar depósitos a plazo, u otros
instrumentos de inversión, dejar documentos en custodia, retirar
documentos de custodia y en general realizar 'todas las gestiones
tendientes al buen uso, control y manejo de la cuenta corriente.La
asamblea faculta además, al señor Patricio E. Campos Gutiérrez, Rut
6.914.846-8 para depositar, endosar cheques y documentos en la cuenta
corriente que actualmente mantiene en el Banco Santander la Comunidad
Edificio Country Club Plaza, imponerse de su movimiento, aprobar y objetar
saldos, retirar talonarios de cheques, retirar cheques protestados, tomar
depósitos a plazo, invertir en fondos mutuos u otros instrumentos de
inversióriNlejar documentos en custodia, retirar documentos de custodia y
en general realizar todas las gestiones tendientes al buen uso, control y
manejo dala cuenta corriente y fondos de la comunidad. Se faculta además
al señor Patricio E. Campos Gutiérrez, para actuar frente al Banco BCI,
donde podrá tomar depósitos a plazo, liquidar depósitos a plazo, invertir en
fondos mutuos, efectuar rescates de fondos mutuos u otros instrumentos
de inversión, dejar documentos en custodia, retirar documentos de
custodia, solicitar saldos y cartolas de las inversiones, aprobar y objetar
saldos de las inversiones que la Comunidad Edificio Country Club Plaza
mantenga en el BCI y en general, realizar todas las gestiones tendientes al
buen uso y control de los fondos de la comunidad.Los nuevos poderes rigen
desde esta fecha, todos los anteriores quedarán revocados, desde el momento
en que sean aprobados estos nuevos poderes por los Banco Santander y BCI, en
el cual se encuentra abierta la cuenta corriente e inversiones de la comunidad
Edificio Country Club Plaza, respectivamente. Reducción del Acta a escritura
pública:La asamblea acordó facultar al administrador, señor Patricio Campos
Gutiérrez, para que reduzca a escritura pública, todo o parte del Acta de la
presente reunión, bastando como suficiente aprobación la firma puesta al pie de
la misma, de tres de los cuatro miembros del Comité de Administración.
Igualmente se acordó facultar al portador de copia autorizada de la escritura
pública a que se reduzca la presente acta, para requerir de quien corresponda y
firmar todas las acreditaciones, presentaciones, inscripciones, sub inscripciones y
anotaciones que procedan ante las instituciones, organismos o empresas que lo
requieran.El presidente agradece a los asistentes, señalando que habiéndose
cumplido con el objetivo de la reunión y siendo las 22:00 horas se pone término a
ésta.Firman en conformidad los miembros del Comité de Administración:Cristian
Hernández G.Director,Jaime Gaete G.Director,Mauricio Camus L.Director,
Julianna Somogyi B. Directora,Patricio Campos Gutiérrez ,administrador.-."Hay
cinco firma conforme libro de actas que tuve a la vista. Previa lectura se ratifica
y firma ante mí.Doy Fe. (.05>--4¿--)-4---1'"zz-rz
Fly UP