...

Document 2895184

by user

on
Category: Documents
2

views

Report

Comments

Transcript

Document 2895184
Revista Mexicana de Investigación Educativa
ISSN: 1405-6666
[email protected]
Consejo Mexicano de Investigación Educativa,
A.C.
México
Posner, Charles M.
Enseñanza efectiva. Una revisión de la bibliografía más reciente en los países europeos y
anglosajones
Revista Mexicana de Investigación Educativa, vol. 9, núm. 21, abril-junio, 2004, pp. 277-318
Consejo Mexicano de Investigación Educativa, A.C.
Distrito Federal, México
Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=14002103
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
RMIE, ABR-JUN 2004, VOL. 9, NÚM. 21, PP. 277-318
Investigación temática
ENSEÑANZA EFECTIVA
Una revisión de la bibliografía
más reciente en los países europeos y anglosajones
CHARLES M. POSNER
Resumen:
Este artículo se propone revisar las investigaciones recientes y la bibliografía resultante para lograr que las escuelas sean más eficaces, así como fijar metas para el
mejoramiento de su “entrega” o resultado final. Los enfoques –a la vez similares y
diametralmente opuestos– que responden a los nombres de “eficacia” y “mejoramiento” educativos se preocuparon porque las escuelas lograran una mayor atención hacia las necesidades de los estudiantes, tomando en cuenta que se llegó a
considerar como un fracaso el ver en la escuela un elemento capaz de mejorar las
“oportunidades de vida” de los alumnos. Se presentan los antecedentes socioculturales
en los que surgieron dichos enfoques, poniendo de manifiesto los métodos empleados por ambos y externando algunas críticas de los mismos investigadores que
apoyaron, en un principio, el movimiento. La bibliografía empleada es casi exclusivamente la producida en los países europeos, Estados Unidos y Australia.
Abstract
The paper is a review of recent research and literature concerned with making
schools more effective and setting out an agenda for improving what has been
called their delivery. The twin and sometimes opposed approaches called “school
effectiveness” and “school improvement” were concerned with bettering schools’
responses to pupils needs in the light of what they saw as a failure to see the
school as the key and perhaps only element in ameliorating pupils’ life chances.
The paper discusses the socio-cultural background against which school effectiveness
and improvement emerged in anger at what they saw as theories that maintained
that the schools do not make a difference to pupils’ educational success. The
paper highlights their methods and findings and concludes with criticisms, some
coming from former proponents of the movements, of their work. It deals almost
exclusively with the literature that developed in European countries, the United
States and Australia because much of this material is not immediately available
to the Latin-American reader. It concludes with some remarks regarding school
efficiency and effectiveness in Latin America.
C. M. Posner es profesor del Institute of Education de la University of London, 20 Bedford Way, Londres
WC1H 0AL. CE : [email protected]
Revista Mexicana de Investigación Educativa
277
Posner
Palabras clave: escuelas eficaces, mejoramiento escolar, competencias, desempeño,
administración escolar
Key works: school effectiveness, school improvement, competence, performance,
school base management
Introducción
esde mediados de los años setenta, un grupo europeo de investigadores y de personas interesadas en asuntos educativos empezaron a
hacer notar que los estudios sobre la educación y los programas vigentes
no permitían que se considerara a la escuela como un vehículo para el
cambio social y el mejoramiento de las “oportunidades de vida” de los
estudiantes de grupos sociales relativamente marginados. En su opinión,
el interés de los investigadores se centraba demasiado en considerarlo
como determinismo social, dando la impresión de que la escuela era poco
más que un instrumento para la reproducción de una reserva preexistente de valores simbólicos y materiales y la extensión de la exclusión social,
que tienes sus raíces en la diferencia entre las distintas clases. Ese grupo
de investigadores inconformes se veían como los encargados de rescatar
a la escuela de las manos de los teóricos –investigadores y practicantes–
cuya actitud reflejaba cuánto subestimaban las posibles contribuciones
de la institución escolar con vistas a un mejoramiento significativo de la
equidad social. De tal forma, se empezó a producir una serie de trabajos
en los que el punto de partida era que la experiencia educativa de un
niño podía ser muy distinta si las escuelas estaban equipadas con los
medios necesarios para que pudieran desarrollar su potencial de forma
más cabal.
Con esta comunicación me propongo revisar la bibliografía que se produjo en los países europeos y anglosajones, no tanto para criticar a dichos
trabajos sino, más bien, con el fin de hacerlos asequibles al lector para que
pueda decidir sobre su posible utilidad. Respondiendo a este propósito, el
artículo se centra en dos cuestiones fundamentales:
D
a) la identificación de las características principales de las escuelas efectivas,
rastreando e identificando los cambios administrativos hacia el desarrollo de un mayor número de planteles de este tipo, y
b) los problemas metodológicos que llevaron a la identificación de esas
características principales.
278
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
En primer lugar, caracterizo los movimientos de eficacia y mejoramiento
educativos; en segundo término, analizo las investigaciones relacionadas
con dichos temas y examino sus propuestas clave. Posteriormente, me ocupo
de las críticas –expresadas en gran medida por los mismos investigadores
que las propusieron– dando a conocer de forma resumida cómo ven el
futuro de las investigaciones, con especial interés en las críticas emitidas
desde dentro del movimiento, como los estudios sobre la movilidad social, que demuestran que en proyectos que se limitan exclusivamente a
lo académico sólo consiguen que aprueben algunos de los estudiantes y
dejan a muchos atrás (Brown et al ., 1997; Edwards et al ., 1989; Whitty
et al. ,1998).
Como ya se apuntó, los movimientos relacionados con la eficacia y el
mejoramiento educativos se empezaron a desarrollar a partir de mediados
de los años setenta en los Países Bajos y en los anglosajones como reacción
en contra de lo que los defensores del movimiento consideraban como
una tendencia epistemológica predominante, que veía en la escuela una
entidad poco eficiente en términos reales, sobre todo para niños provenientes de las clases sociales más marginadas. El trabajo seminal fue, sin
duda, el de Rutter quien, a su vez, fue criticado por lo que Tizard y Bernstein
consideraban como una grave tergiversación de su propio trabajo. Por otro
lado, Rutter y otros también sugerían que lo que ellos consideraban como
una creciente centralización de los procesos educativos, obstaculizaba el
progreso y el cambio hacia una mayor equidad. 1 Uno de los argumentos
fundamentales fue que la concentración en las reformas sistémicas y en el
cambio difundía una visión de la eficacia y el mejoramiento educativos de
arriba hacia bajo, es decir, más preocupada por los resultados que por los
procesos como clave para mejorar el rendimiento tanto de los alumnos
como de los profesores. La investigación era, según ellos, una prueba de
que las presiones resultantes de la creciente centralización y de los rigurosos sistemas de control no producían resultados positivos, en particular
en las escuelas que operaban en los entornos socioeconómicos más difíciles. Se dijo en aquel entonces que un enfoque de “talla única” no podía
llevar al mejoramiento (Stoll y Myers, 1998; Chapman, 2000; Hopkins y
Levin, 2000).
Afirmaban, además, que las reformas centralizadas eran no sólo contradictorias, sino que iban a contracorriente de la necesidad de reconocer que las escuelas con zonas de captación socioeconómicas distintas
Revista Mexicana de Investigación Educativa
279
Posner
requieren enfoques y soluciones diferentes, siempre y cuando no se pierda de vista que el propósito consiste en obtener lo mejor de los alumnos
y profesores.
En resumen, las reformas que, según sostenían con un tono grandilocuente, se estaban llevando a cabo en el mundo entero consistían en lo siguiente:
Reformas obligatorias
Rechazaban:
a) En las decisiones sobre la organización del plan de estudios: la tendencia fue hacia requerimientos curriculares más restrictivos, resaltando la importancias de las ciencias, las tecnologías y los conocimientos
básicos como la alfabetización.
b) En cuanto a la rendición de cuentas: se incrementó, a niveles inusitados, la cantidad de pruebas para los alumnos.
c) En términos de lo que se definía como las fuerzas del mercado: se
introdujo el elemento de “elección” en la selección de las escuelas
por parte de los padres.
d) En relación con el prestigio de la profesión docente: como resultado
de estas reformas se restringió el espacio destinado para que los profesores hicieran en el aula los cambios que creyesen pertinentes como
respuesta a las necesidades que percibían y también se les exigió dedicar más tiempo a la organización y aplicación de exámenes así como
a la redacción de informes.
Reformas potencializadoras
Sólo tomaban en cuenta una reforma sobre el gobierno: descentralización
de las tomas de decisiones hacia un sistema que daba más poder a los
padres y, eventualmente, a los docentes.
Estaban preocupados por el hecho de que las decisiones mencionadas,
tanto las buenas como las malas, eran políticas que se habían acordado
sin realizar las investigaciones pertinentes y basándose en presupuestos
que no podían ser aplicados sin llevar a cabo, primero, las pruebas requeridas. La investigación que había sido realizada hasta entonces parecía indicar que algunas de las reformas serían, incluso, contraproducentes.
Consideraban que su trabajo consistía en gran medida en mitigar los
efectos de las reformas centralizadoras y en realzar los de las descentrali280
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
zadoras, y apoyaban sus argumentos por medio de estudios en todos los
ámbitos del proceso educativo.
Partieron de la premisa de que los factores que influyen en el rendimiento escolar están “abiertos a la modificación por parte del personal
docente más que fijados por fuerzas externas” (Rutter et al. , 1979). Afirmaban que la escuela puede, y en efecto sirve, para marcar un cambio y
que este cambio puede ser realzado de forma significativa mediante la construcción de lo que llamaban “comunidades de aprendizaje” ( learning
communities ), que se basan en la colaboración y son potencializadoras,
aunque también pueden llegar a ser impermeables a la influencia de las
fuerzas sociopolíticas si el trabajo de las escuelas no se guía desde fuera.
Dichas “comunidades de aprendizaje” –sostenían– fomentan las relaciones positivas y permiten que se escuchen y sean reconocidas todas las voces por medio de la movilización de los recursos humanos que conforman
la escuela y la comunidad, dejando atrás lo que llaman una cultura del
aislamiento y del individualismo para instalarse en lo que definen como
“un sentido renovado de responsabilidad social” (Clarke, 2000). Para ellos,
la efectividad y el mejoramiento educativos están relacionados con la realización de un cambio en las vidas de los jóvenes y, en el nivel más pragmático, tenían que ver con el conocimiento del modo más eficiente de
llevar esto a cabo. Barth (1990) afirma que el mejoramiento educativo va
mucho más allá del simple incremento del rendimiento; se tiene que tomar en cuenta la competencia construyendo comunidades escolares que
fomenten la colaboración y la inclusión y, a la larga, resulten propiciadoras
para que se pueda desarrollar plenamente el potencial no sólo de los estudiantes, sino también de los profesores.
Sostenían que las escuelas están entre la espada y la pared, presas a la
vez de las exigencias de los que toman decisiones y de las necesidades de
los estudiantes y sus padres, miembros de la comunidad que conforman
las escuelas. Para Fullan (1999), éstas se ven inevitablemente jaloneadas
en dos direcciones opuestas, pero la construcción de comunidades profesionales sólidas hará que puedan nadar mejor en el mar de reformas externas y mejorará su respuesta a las presiones complejas de los cambios exteriores.
Resumen de sus argumentos
Por medio de sus investigaciones y de sus prácticas en las escuelas, los
investigadores de esta corriente llegaron a la conclusión de que los planteles
Revista Mexicana de Investigación Educativa
281
Posner
tienen la capacidad de superarse si las condiciones son adecuadas. Una
mayor responsabilidad de los que trabajan en la escuela ayuda a conseguir
las condiciones ideales para la integración de los elementos que provienen
del exterior. El mejoramiento educativo consiste, por lo tanto, en un esfuerzo por determinar y proporcionar –tanto desde fuera como desde dentro– las condiciones bajo las cuales los adultos y los jóvenes que conviven
podrán promover y mantener el interés por el aprendizaje en su comunidad (Mortimore, 1999):
Para decirlo de forma sencilla, las escuelas requieren, en sus distintas etapas
de desarrollo, toda una serie de estrategias que les permitan no sólo mejorar
su capacidad, sino también proporcionar una educación más efectiva para sus
estudiantes. Las estrategias para el desarrollo de las escuelas tienen que adecuarse
al “estado de crecimiento” o a la cultura de cada una en particular. Las estrategias que son eficientes para mejorar el rendimiento en una etapa de crecimiento no son necesariamente eficientes en otra (Hopkins, 2001).
La tarea que se fijaron consistía en:
a) Investigar con mayor profundidad sobre la relación entre las reformas educativas –desde fuera y desde dentro– y las mejoras al rendimiento de los alumnos y maestros. Desde el principio se enfrentaron
con problemas mayores como, sin ir más lejos, saber en qué consiste
el aumento del rendimiento.
b) Identificar los elementos clave que parecen tener resultados positivos.
c) Analizar el papel de la dirección de la escuela en la operación de esos
cambios y su capacidad de sugerir modificaciones de tipo organizativo
con el fin de ofrecer a los participantes más oportunidades de unirse
en lo que llamaban la “comunidad de aprendizaje” (Harris, 2002).
d) Volver sobre la cuestión de la vida en el aula para poder identificar
los problemas y las posibles soluciones.
e) Investigar más a fondo sobre la docencia efectiva y la gestión en el aula.
f ) Relacionar estos descubrimientos con la necesidad de lograr el equilibrio entre los elementos característicos del control centralizado y
de las políticas que proceden del exterior, por un lado, y, por el otro,
la necesaria flexibilidad que permita el reconocimiento del carácter
único de cada institución educativa.
282
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
Es muy importante aquí detenernos un momento para un breve comentario acerca de la aparente confusión entre los términos “eficacia
educativa” y “mejoramiento educativo”. Aunque el día de hoy existan
realmente pocas diferencias entre ambos enfoques y parece, al contrario,
que se han convertido en sinónimos, durante los años setenta y ochenta
existía una distancia significativa. Las diferencias terminológicas y las
coincidencias parciales entre “eficacia educativa” y “mejoramiento educativo” pueden ser dilucidadas tomando en consideración el hecho de
que el movimiento de la llamada “eficacia educativa” fue una corriente
totalmente inserta en el mundo de la investigación, cuya preocupación
principal consistía en establecer un método con el cual se podrían identificar los principios subyacentes del éxito o fracaso educativo en el seno
de la escuela. Los integrantes de dicho movimiento –compuesto en gran
medida por investigadores en el campo de la educación– consideraban sus
trabajos como catalizadores para el mejoramiento educativo y tenían como
propósito lograr en los implicados en el trabajo práctico en del aula una
comprensión cada vez mayor de la forma en que la organización de la
escuela y el aula influye tanto en los logros y progresos de los estudiantes
como en los resultados sociales y afectivos valorados por la sociedad. El
movimiento de mejoramiento educativo consistió más bien en un acercamiento práctico, más preocupado por la puesta en marcha de las reformas con miras al mejoramiento del rendimiento de la escuela y estaba
conformado por personas más interesados en la práctica, como directores de escuelas y funcionarios locales.
Podemos resumir del siguiente modo las características principales de
la eficacia educativa:
La escuela efectiva agrega valor, es decir que, como afirma Mortimore
(1995), es donde los estudiantes pueden llegar más allá de lo que se pudo
haber pensado tomando en cuenta los antecedentes socioeconómicos y culturales que presentan al matricularse. El propósito de la investigación estriba en identificar los elementos que forman parte íntegra del ethos educativo
y que ayudan a que la escuela sea –o pueda ser– más efectiva.
La aportación más importante de la investigación en eficacia educativa es, según sus defensores, el hecho de buscar no sólo cómo desenmarañar las relaciones complejas que existen entre la “dote” (es decir, la
mezcla de aptitudes, logros anteriores y atributos personales y familiares, también llamado “capital cultural”) que cada uno de los estudiantes
Revista Mexicana de Investigación Educativa
283
Posner
aporta a la escuela, y el capital que obtienen de sus experiencias educativas en el plantel, sino también de qué manera ambos elementos influyen de forma conjunta en sus logros, progresos y desarrollo posterior
(Sammons, 1999).
El movimiento de mejoramiento educativo se dio entre personas preocupadas por la práctica en el aula, muchas de ellas tenían como espacio
de desempeño profesional las escuelas o la sede de las autoridades educativas locales, que se habían alejado por completo de la investigación y no
estaban satisfechas con la teoría de la educación. Consideraban, por lo
tanto, su trabajo como un intento pragmático de mejorar la escuela desde dentro.
Ahora seguiremos con una discusión sobre la investigación que sustenta tales argumentos, los cambios que introdujeron o propusieron en las
escuelas o entre la escuela y la comunidad y las críticas que sus trabajos
han recibido.
La eficacia educativa: historia de una corriente de investigación
Antes de revisar los descubrimientos específicos y sus puestas en práctica
para el mejoramiento de las escuelas, presentaré un breve panorama histórico de este campo de investigación.
Esta corriente de estudio surgió, sin duda, de la necesidad detectada
por Rutter y su equipo de examinar científicamente la impresión ampliamente difundida de que la escuela sí importa; para enfrentar a los argumentos demasiado deterministas de Coleman y Jencks (White y Barber,
1997) y, por extensión, Bernstein y lo que se llamó la nueva sociología de
la educación, mediante una investigación más a fondo de los factores internos de la escuela que desempeñan un papel importante para determinar
los logros o fracasos de los alumnos.
Las primeras investigaciones de Rutter parecían indicar que las modalidades de lo que ocurre en el aula y de cómo se estructura el trabajo escolar
mostraban que ciertos cambios e innovaciones llevaban a resultados
significativamente distintos en el rendimiento de los estudiantes. Para Rutter,
el problema, retomado después por Mortimore y otros, seguía siendo cómo
medir la influencia de las escuelas y por consiguiente de los docentes, sobre los alumnos y cómo separar ésta de otros marcadores socioeconómicos
y culturales. Como veremos más adelante, este asunto metodológico no
fue fácil de solucionar. Como lo señaló Barbara Tizard, no se trató sólo de
284
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
un problema de medición, sino también de comparación, tomando en cuenta
las diferencias marcadas en la matrícula y en los desafíos educativos con
los que se enfrentaron los docentes como resultado de los distintos antecedentes de los alumnos.
Según Pam Sammons, las propuestas más tempranas que surgieron a
raíz de los primeros estudios presentaban opiniones fácilmente comprensibles
si se recurría al sentido común. Otras propuestas, como las de profesores
que organizaban “sesiones estructuradas” o se dedicaban a lo que Sammons
llamaba desarrollar y mantener “la mayor comunicación posible con los
alumnos” eran menos obvias y requerían aclaraciones, éstas se pueden
encontrar en los trabajos tempranos de Reynolds (1974, 1976) y Rutter
(1970). A ellas siguieron estudios que llegaban a fortalecer o “codificar”
los anteriores, como Purkey y Smith (1983), Scheerens (1992), Reynolds
y Cuttance (1992), Hopkins (1994), Levine y Lezotte (1990) y Sammons,
Hillman y Mortimore (1995). Estos últimos, herederos y continuadores
de la labor temprana de Rutter, son los más interesados en lo que se
puede llamar los procesos de la enseñanza efectiva. Rutter defendía ante
todo lo siguiente:
a) el uso de recompensas y de elogios;
b) un entorno escolar que incluya reconocimientos, con el fin de poner a
los estudiantes en posiciones de responsabilidad;
c) la fijación de altas expectativas;
d) el recurso al sistema de tareas;
e) la necesidad de que los profesores funcionen como buenos modelos
de comportamiento;
f ) una disciplina moderada;
g) continuidad en las expectativas por parte de los profesores, el grupo y
la dirección de la escuela; y
h) la combinación de una dirección estricta con una importante participación de los docentes, centrada en cada niño de forma individual.
Desde este enfoque, la investigación temprana se centró en el desarrollo
de lo que llamaban un “índice de prioridad educativa”, es decir un indicador que, mediante la determinación de una desventaja relativa, servía
para dirigir de forma más eficiente el financiamiento educativo hacia las
escuelas que requerían de mayor ayuda. Se consideró esto como un priRevista Mexicana de Investigación Educativa
285
Posner
mer paso hacia el reconocimiento de las relaciones entre la especificidad
de los antecedentes de los estudiantes y sus resultados en el mundo de la
educación.
Esto planteó un problema metodológico importante, que se convirtió
en una parte fundamental de investigaciones subsecuentes: ¿cómo comparar los resultados? Sammons y Mortimore, a la luz de las investigaciones
de Goldstein, criticaron duramente las clasificaciones poco precisas elaboradas por las autoridades educativas, las que se reclamaban herederas de
los preceptos establecidos por Rutter; Goldstein, por su parte, desarrolló
la teoría de lo que llamó “valor agregado”, que consiste en medir cuánto
mejora el rendimiento de una escuela cuando se toman en cuenta su situación y sus componentes socioeconómicos. Se trata, por lo tanto, de un
modelo más complejo que considera los logros anteriores de un estudiante
como indicadores de sus progresos relativos y sus antecedentes al incorporarse al sistema educativo para estar seguros de que los efectos de los factores externos han sido registrados antes de que se emplee un sistema de
modelado multiniveles para identificar el efecto estimado de la escuela.
Esto llevó al desarrollo de un índice de valor agregado que se sigue empleando hoy en día (Goldstein, 1987a). 2
A pesar de que las metodologías empleadas por los que adhirieron al
movimiento de eficacia educativa fueron a menudo caracterizadas como
rudimentarias por estadísticos como Gray (1990b) y Goldstein (1980),
los primeros estudios revelaron un gran número de factores que requerían ser explicados en cuanto a su posible conexión con el éxito de una
escuela:
a) un alto nivel de participación en puestos de autoridad por parte de
los estudiantes;
b) niveles bajos de control institucional de los estudiantes por parte de
la dirección de la escuela;
c) expectativas positivas sobre lo que los estudiantes son capaces de
lograr;
d) niveles altos de participación por parte de los docentes en la gestión
de la escuela;
e) posibilidad de “treguas” en la imposición de reglas tomando en cuenta,
por ejemplo, los modales, los valores éticos; y
f ) un alto nivel de participación estudiantil en actividades extracurriculares.
286
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
Todas estas cuestiones conformaron la base del estudio llevado a cabo por
Peter Mortimore (1988a) en cincuenta escuelas primarias seleccionadas al
azar. A la luz de su investigación, Mortimore y su grupo afirmaron que los
siguientes elementos tenían algún efecto en el mejoramiento del rendimiento de los estudiantes: una actitud firme y atenta por parte de la dirección de la escuela; participación del adjunto del director en todos los procesos
de toma de decisiones y de los docentes en la elaboración del plan de estudios y la puesta en práctica de técnicas pedagógicas específicas así como en
las decisiones sobre el presupuesto; cierta continuidad en el personal docente; provisión de un espacio y horario estable para la planta de maestros; la organización de sesiones individuales para los estudiantes; la
participación de los alumnos en decisiones sobre asuntos importantes y el
empleo del sistema de aprendizaje basado en la resolución de problemas
como base para gran parte de este proceso; un entorno laboral tranquilo y
donde el trabajo es la actividad central, poniendo la atención en un problema a la vez; una comunicación óptima entre los profesores y los estudiantes; elaboración de informes fieles y precisos; y un ambiente de aprendizaje
positivo y la participación de los padres de familia mediante una política
de puertas abiertas que fomente la participación con visitas educativas,
ayuda en el aula y lecturas en casa.
Este trabajo seminal representó una base sólida para análisis posteriores en las áreas que especificaba, como se puede ver en los estudios mencionados. En términos metodológicos, fue criticado por no apreciar, en su
justo valor, el peso de las variables; esto, como hemos dicho ya, sirvió
para que se desarrollaran modelos de análisis multiniveles más complejos, propuestos, entre otros, por Goldstein y Gray. También sentó las
bases para que se volviera a tomar en cuenta la relación entre los códigos
básicos y locales –que se adquieren por medio de la socialización en casa–
y los educativos –la clasificación y formulación del conocimiento educativo, la lógica subyacente y oculta de la gestión escolar, su mezcla de
currículo, pedagogía y evaluación– como veremos cuando analicemos de forma panorámica el trabajo de Mortimore y Whitty (2000) y sus aplicaciones prácticas para el mejoramiento educativo.
Trabajos posteriores
En resumen, las investigaciones que siguieron después de estos trabajos se
ocuparon principalmente de cuatro áreas:
Revista Mexicana de Investigación Educativa
287
Posner
a) estudios sobre las funciones educativas y productivas desde el punto
de vista económico (Hanushek, 1979 y 1986);
b) la evaluación de programas compensatorios (Stebbins, 1977; Van
der Grift, 1987);
c) estudios sobre escuelas efectivas y la evaluación de programas de mejoramiento para y dentro del plantel (Brookover, 1979; Rutter, 1979;
Mortimore, 1988a y Miles, 1983); y
d) trabajos sobre la eficiencia de los docentes y de los métodos de enseñanza (Wahlberg, 1984; Stallings, 1985; Doyle, 1985; Brophy y Good,
1986 y Reynolds et al ., 1994).
A su vez, estos trabajos fomentaron la investigación en nuevas áreas, a
medida que sus partidarios se convencieron de que no solamente estaban
rastreando elementos aislados que servían para hacer de la escuela una
institución más afectiva, sino un conjunto de elementos sin duda muy
complejo.
De ahí que en trabajos posteriores la tendencia fue hacia el análisis no
sólo de lo que ocurría en el aula, sino también de las acciones inherentes a
la gestión escolar. Este movimiento iba, por lo general, de la mano de una
tendencia a otorgar cada vez más poder a los directores y a descentralizar
la gestión escolar local si bien, al mismo tiempo, se centralizó el control
de los planes de estudio y de los fondos asignados para la educación (Hopkins
et al ., 1994).
Stoll y Myers sostenían entonces que las escuelas se referían a esa complejidad cuando argumentaban que la investigación mostraba, de forma
innegable, que la diversidad de los planteles y sus necesidades era tal que
nadie podía encontrar, y menos poner en práctica, una receta única para
el mejoramiento educativo (Stoll y Myers, 1997); por ello algunos investigadores se dedicaron a identificar y a emplear en su trabajo un grupo de
factores subyacentes que favorecían el cambio (Huberman, 1992 y Louis
y Miles, 1990 en Estados Unidos). En vez de desarrollar una fórmula
preestablecida, consideraban que su tarea consistía en elaborar una lista
de control de advertencias y sugerencias. Puesto que los resultados de
muchas investigaciones parecían mostrar claramente que uno de los factores primordiales era la dirección de la escuela y la medida en la que el
director y sus profesores trabajaban en equipo, se siguió analizando de
forma intensiva en esta área (Mortimore, Davies y Portway, 1996). Los
288
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
obstáculos metodológicos con los que se enfrentaron al comparar un estudio con otro llevaron a otros investigadores a empezar a reunir una
serie de casos específicos (Maden y Hillman, 1996) relacionados con las
siguientes áreas: el enfoque directivo, el empleo cuidadoso de las metas,
mejoramiento del entorno físico, las implicaciones emocionales de las
expectativas, el papel de la inversión y la preocupación por tener buenas
relaciones con los padres.
Cuando se obtuvo dicha información de los estudios, fue posible llevar a cabo nuevas investigaciones sobre las autoridades educativas locales del Reino Unido, que habían instaurado algunas reformas y así medir
sus resultados. Parecían indicar que, tomando en cuenta todos los antecedentes sociales, económicos y culturales, es posible mejorar los resultados de los exámenes más allá de lo que se podría esperar en condiciones
normales, si no se pierde de vista la peculiar distribución en clases sociales de la institución educativa. Sin embargo, advirtieron, esto sólo se
podría hacer si se centra la atención en las áreas clave que, según los
resultados obtenidos, presentan diferencias significativas en el rendimiento
(Thomas y Mortimore, 1996). De acuerdo con sus conclusiones, la escuela puede “agregar valor”, pero es preciso no perder de vista los problemas metodológicos inherentes a la recopilación y el análisis de información
(Henig, 1994). El concepto de valor agregado y los asuntos metodológicos
que implica el análisis de multivariables plantean muchos problemas.
De nuevo, el trabajo de Harvey Goldstein (1987b) –heredero de Louis
Moss y de la encuesta social– es aquí de suma importancia, pues junto
con Gray no solamente mostró los enormes obstáculos que representan
estos intentos, sino que sugirió también soluciones estadísticas de gran
relevancia.
En paralelo con el estudio global de Mortimore, y continuándolo de
algún modo, se llevaron a cabo otros sobre la dirección de escuelas. En
Louisiana, Teddlie y Stringfield analizaron el problema de la gestión efectiva (1993), del mismo modo que lo hicieron Sammons y otros en el Reino Unido (1997), con un interés particular por el papel del director del
plantel como amortiguador y negociador y se prestó atención al mismo
como catalizador e innovador (Hopkins et al ., 1994; Stoll y Fink, 1994;
Levin y Lesote, 1990).
Se llevaron a cabo estudios de casos tanto en Gran Bretaña como en
Estados Unidos con el fin de examinar la importancia del liderazgo, donde
Revista Mexicana de Investigación Educativa
289
Posner
la noción de una “misión” compartida desempeña un papel fundamental
en la escuela (Louis y Miles, 1992; Frost para la Comisión Nacional de
Educación, 1995). También se emprendieron otros trabajos comparativos
sobre las diferencias que existen entre lo que se puede llamar una “visión
de arriba hacia abajo” y un “enfoque de abajo hacia arriba” sobre la gestión (Murphy y Louis, 1992).
Los estudios de casos que abordan distintos modos, estilos y prácticas
fueron evaluados por Brophy y Good (1986) y posteriormente reforzados por trabajos relacionados con lo que se llamó la enseñanza “basada
en la interacción de todo el grupo” tal y como se practica en las sociedades de los países de la costa del Pacífico (Reynolds y Farrell, 1996 y
Alexander, 1996).
El énfasis sobre las metas académicas se relacionó con la escolaridad
efectiva en los textos de varios investigadores (Reynolds, 1976; Sammons
et al ., 1994 y 1995), y otros como Levine y Lezotte (1990), Bennet (1992)
y Tizard et al . (1988a) estudiaron el papel que desempeña la creación de lo
que se puede llamar una cultura estudiantil y un ethos escolar.
La generación tanto de una cultura como de una escala de valores escolares específicas mostró que éstas podían ser una ayuda importante en la
construcción de bases sólidas para mejorar el rendimiento de los estudiantes y, en ese sentido, fue estudiada por Hopkins (1994), Stoll y Fink (1994)
y Mortimore et al. (1988), Edmonds (1997), Teddlie y Stringfield (1993) y
Tizard et al . (1988a) abordaron los logros importantes y su relación con
las altas expectativas.
El papel de la participación de los padres de familia fue examinado en
los trabajos de Levine y Lezotte (1990), Hallinger y Murphy (1993) y
Sammons et al. (1995).
Descubrimientos clave
Como se puede ver en el breve panorama esbozado sobre los caminos
que siguió la investigación en eficacia y mejoramiento educativos, la bibliografía –aunque extensa– suele ocuparse de un solo escenario social.
Por esta razón, y tal vez a pesar de ella, los que se adhirieron al movimiento de la eficacia educativa juzgaron que sería útil sintetizar e intentar ver desde una perspectiva general los resultados obtenidos en
investigaciones concluidas de otros países como Australia, Países Bajos,
Estados Unidos y Reino Unido. Esto les permitió identificar once factores
290
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
(ver cuadro 1) que determinan, según ellos, el grado de eficiencia de las
escuelas.
Antes de analizar estos factores, es preciso buscar una respuesta a la
pregunta siguiente: ¿en qué medida los estudios sobre mejoramiento escolar dejan ver la relación entre el proceso de ejecución de reformas y los
rendimientos subsecuentes? La pregunta es de gran relevancia porque,
por lo general, los investigadores no se involucran en esta área. Sin embargo, existe otra razón. En muchos países el panorama político llevó
hacia una delegación de los asuntos comunes del gobierno, incluyendo
en muchos casos responsabilidades como el presupuesto de las escuelas
en manos de juntas de gobierno donde los padres tenían mucho que decir. Pero se dio, al mismo tiempo, una centralización del currículo y de
la toma de decisiones acerca del financiamiento de las instituciones. En
muchos países, la inspección escolar se separó de los servicios consultivos y el poder de las autoridades locales se redujo, cuando no desapareció por completo.
Sin tomar en cuenta todos estos elementos ni, por supuesto, las discrepancias en cuanto a su formulación, los que trabajaban en el campo de la
eficiencia educativa arguyeron que los distintos estilos de gestión educativa influían de forma notable en el rendimiento de los estudiantes. Se
afirmó que el cambio hacia una mayor flexibilidad en la administración
de una escuela suele ser una señal de que se trata de un plantel efectivo.
Pero, en el caso inglés, el hecho de que esto se combinara con nuevas
leyes educativas que operaron una redistribución significativa del poder y
del control dentro de la escuela, entre ésta y las autoridades locales así
como entre el centro educativo y el gobierno nacional, dificultó la identificación certera de los factores. Esta nueva mezcla, según algunos de los
especialistas, dificultó –en caso de mejoras importantes– decidir con certeza cuál o cuáles son los elementos responsables. Preece (1989) y Tabberer
(1994) afirman que:
Cualquier cambio en la administración que se combina con un mayor financiamiento y más atención hacia las escuelas se relaciona, en el inicio, con un
mejoramiento en el rendimiento de los profesores y los estudiantes. Sin embargo, al igual que el efecto hawthorne , se ignora si aplicará a largo plazo. En
cuanto deja de valorarse la nueva estructura la tendencia es siempre a un regreso a las antiguas pautas de rendimiento.
Revista Mexicana de Investigación Educativa
291
Posner
Si esos cambios van de la mano con otros en la naturaleza y la estructura de
los exámenes, se vuelve muy difícil saber a ciencia cierta qué fomentó las
mejoras en el rendimiento.
Los cambios en la naturaleza del área de captación escolar pueden dificultar
e incluso imposibilitar, la definición precisa de los factores causales del mejoramiento.
Muchos especialistas del mejoramiento educativo están conscientes de
este problema. Por ello, tomando en cuenta el hecho de que son varios
los factores implicados en la definición de lo que constituye la naturaleza o esencia de la escuela, se han dado a la tarea de ejercer el control
sobre algunas de las variables. Sin embargo, esto no ha sido posible siempre
porque:
a) La investigación ha sido, mayoritariamente, llevada a cabo en escuelas
urbanas que enfrentan situaciones de crisis, contexto que puede afectar a la aplicabilidad general de los resultados.
b) La elección del modelo para medición de los resultados, es decir la
concentración en uno o dos resultados, puede dar sólo una imagen
parcial de lo que ocurre y no siempre ha sido posible tener en cuenta
una amplia gama de variables.
c) Otro problema es el de la aceptación general de los exámenes como
herramienta para medir los resultados, como afirman Goldstein (1993)
y Gray (1990a). La dificultad es aún mayor si se intenta incluir el
“valor agregado” como variable. Los estadísticos de la educación Gray
y Goldstein se convirtieron en los críticos más destacados de quienes
acostumbraban emitir juicios apresurados sin contar con una base estadística adecuada. Ambos ponen de manifiesto la necesidad de relacionar el rendimiento con la competencia y de buscar los métodos
estadísticos que permitan esta relación. Afirman que para andar en
esta dirección probablemente sería necesario incorporar elementos de
la teoría de los códigos sociales y la relación entre la pedagogía oficial
y la correspondiente al aula.
d) El concepto de valor agregado incluye el interés por el progreso a largo plazo y por la adopción de una técnica estadística adecuada, como
la elaboración de modelos multiniveles para obtener estimaciones efectivas
acerca de las escuelas; esto sólo bajo la condición de que uno pueda
292
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
identificar cuáles son las variables con las que se enfrenta y que éstas
sean las correctas ( Goldstein, 1987; Willms y Raudenbush, 1989;
Gray, 1993). Pero si bien Goldstein afirma que la construcción de
modelos multiniveles puede ser útil, son aún pocos los estudios sobre
eficiencia educativa que han empleado un enfoque longitudinal como
el de Joshi (1999), quien termina diciendo que la aplicación de dicho
enfoque –es decir siguiendo uno o varios grupos generacionales durante un periodo más que procediendo a muestras representativas que
se basan en cortes transversales– es imposible porque es demasiado
rápido el cambio en las políticas gubernamentales para llevar a cabo
un estudio preciso.
e) No siempre ha sido posible llevar un control adecuado de las diferencias que presentan las escuelas en cuanto a la matrícula para
estar seguros de que la comparación se da en pie de igualdad. Se ha
dicho que, idealmente, se debería contar con datos de los estudiantes individuales, incluyendo puntos de referencia que se puedan
medir como los logros anteriores y características personales,
socioeconómicas, culturales y familiares (Goldstein, 1996; Willms,
1992 y Sammons, 1994).
La mayor parte de los trabajos sobre eficacia educativa se han centrado
en el rendimiento académico en términos de aptitudes básicas para la
lectura y las matemáticas (Goodlad, 1984). Sin embargo, encontramos
ya algunos que nos proporcionan pruebas claras de diferencias en los resultados sociales y afectivos, como las actitudes y el comportamiento
(Reynolds, 1976; Mortimore, 1988b). También existen pruebas de que
los efectos en la escuela primaria pueden ser más importantes que en la
secundaria y que la primaria puede tener un impacto a largo plazo muy
significativo para logros posteriores (Goldstein y Sammons, 1995). El
trabajo de Teddlie y Stringfield (1993) en Estados Unidos parece sugerir
también que el comportamiento de los maestros de educación primaria
es de gran importancia.
En términos generales, Creemers (1994) y otros investigadores pudieron calcular que entre 12 y 18% de las diferencias en los resultados de los
estudiantes pueden ser atribuidas más a la presencia de la escuela, su ethos
y el papel de los docentes que al ámbito social del que provienen los alumnos. Los otros elementos que condicionan un rendimiento exitoso fueron
Revista Mexicana de Investigación Educativa
293
Posner
–según Creemers y su equipo– el sexo, los antecedentes socioculturales y
económicos, la pertenencia étnica y la lengua. Sus descubrimientos se
reprodujeron infinidad de veces en los trabajos de Mortimore y sus colaboradores, empleando una gran variedad de metodologías para probar
sus conclusiones (Thomas y Mortimore, 1994). Sin embargo, Mortimore
advirtió en sus conclusiones de la existencia de un elemento que requería
una explicación posterior. Estudió el rendimiento no de forma global,
sino centrándose en temas específicos; escribió que, por lo que respecta
a los progresos de los estudiantes, los efectos de la escuela son apenas
cuatro veces más importantes para el aprendizaje de la lectura y diez
veces más para el de las matemáticas que lo que él considera como factores ambientales.
Resulta evidente que los descubrimientos estadísticos de Creemers y
Mortimore discrepan; sin embargo, en ambos casos y en distintos grados, las conclusiones indican que la escuela importa más para materias
como las matemáticas y las ciencias que para la lectura o el inglés, los
que, como se ha dicho, dependen mucho más de lo que llaman “influencias domésticas” (Scheerens, 1992).
También Sammons, cuya participación en la investigación de Mortimore
fue muy importante, nos advirtió en 1993 que la relación entre la casa y
la escuela carecía de una definición precisa y que para las conclusiones
se necesitaban mayores explicaciones al respecto. Éste es un problema
muy importante que volveremos a abordar en el apartado de conclusiones
finales.
Después de examinar las áreas que ya fueron investigadas y la medida
en la que fueron capaces de tomar en cuenta factores externos y su efecto
sobre el rendimiento, podemos ahora proceder a la descripción y al listado
de los descubrimientos que identificaron como elementos clave para lograr escuelas más efectivas (cuadro 1).
Como hizo notar Firestone (1991):
Existe en los estudios llevados a cabo aquí y en otros países una gran línea de
investigación general y constante, aunque con una amplia gama de enfoques
metodológicos que presentan, a su vez, puntos fuertes y débiles. Además, los
descubrimientos más importantes encuentran en una variedad de escenarios
de trabajo y de países un apoyo en la investigación sobre comportamiento
organizativo.
294
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
CUADRO 1
Factores que determinan la eficacia en las escuelas
Factor
1. Liderazgo profesional
Elementos
Comentarios/pruebas
Firme y propositivo
Gray (1990b)
Enfoque profesional
Profesional de la gestión
2. Visión y metas compartidas
Unidad de objetivos
Lee et al. (1993)
Constancia en las prácticas
Colegialidad y colaboración
3. Un entorno apto
para el aprendizaje
Una atmósfera
ordenada y disciplinada
Mortimore (1988a)
Un ambiente de trabajo atractivo
4. Concentración en la
enseñanza y el aprendizaje
Maximización del tiempo
dedicado al aprendizaje
Creemers (1994)
Énfasis en lo académico
Atención centrada en los logros
5. Enseñanza con sentido
Organización eficiente
Mortimore (1993)
Claridad en los objetivos
Lecciones estructuradas
Prácticas que se
adapten a las circunstancias
6. Altas expectativas
Altas expectativas en todos los sentidos
Tizard et al. (1988)
Comunicación constante
acerca de las expectativas
Oferta de desafíos intelectuales
7. Refuerzo positivo
Disciplina justa y con reglas claras
Wahlberg (1984)
Retroalimentación
8. Seguimiento del proceso
Monitoreo de los alumnos
Levine y Lezotte (1990)
Evaluación del rendimiento de la escuela
9. Derechos y responsabilidades
de los alumnos
Aumenta la autoestima
de los estudiantes
Lipshitz (1984)
Puestos de responsabilidad
10. Colaboración casa-escuela
Participación de los padres de familia
en el proceso de aprendizaje
Coleman et al.,
(1993)
11. Una organización
orientada hacia el aprendizaje
Desarrollo del personal
en función de la escuela
Hopkins (1994)
Revista Mexicana de Investigación Educativa
295
Posner
Comentarios sobre los descubrimientos
Observemos ahora de forma más detallada estos descubrimientos antes
de proceder a su aplicación. Según Mortimore y Sammons (1997) es posible redactar una especie de lista de compras basada en las once áreas
identificadas.
1. El liderazgo profesional es considerado como el factor principal para
la eficiencia escolar en la mayoría de las investigaciones (Murphy, 1989).
Como corolario, el dinero que se invierte en la formación de los directores
de escuela y de los profesores trae rendimientos seguros (Levine y Lezotte,
1990; Stoll y Fink, 1994). En algunas de las investigaciones se encontró
que el desarrollo de un planteamiento participativo de la toma de decisiones –que implica todos los niveles de la gestión y de la enseñanza en la
escuela– lleva a un mejoramiento significativo (Smith y Tomlinson, 1989).
También se puso de manifiesto que la formación de líderes profesionales
era de vital importancia.
2. Es importante también el desarrollo de una visión y metas comunes ,
es decir una unidad de objetivos, una constancia en la práctica y la colaboración permanente entre todos los niveles de autoridad dentro de la escuela (Cohen, 1983; MacKenzie, 1983; Lightfoot, 1983; Wilson y Corcoran,
1988). Muchos de estos trabajos han sido revisados por Hargreaves y Hopkins
(1998) para la formulación del concepto que llaman “la escuela potenciada” ( the empowered school ).
3. Otro factor digno de mencionar es el desarrollo de un entorno específico para el aprendizaje mediante la creación de un ambiente orientado
hacia la realización de tareas y de una atmósfera de trabajo atractiva (es
decir, el desarrollo de lo que llamamos una “comunidad de aprendizaje”).
Un ambiente de trabajo agradable depende de factores tanto físicos como
psicológicos, pues los profesores y los estudiantes no sólo deben sentir que
el espacio físico es suyo, sino también el intelectual (Mortimore, 1988a).
4. Otros descubrimientos de autores de los Países Bajos muestran que
vale la pena concentrarse en la enseñanza y el aprendizaje (Scheerens, 1992;
Creemers, 1994). En este caso, la concentración está relacionada con los
efectos positivos de la maximización del aprendizaje (Alexander, 1992;
California, 1980; Evertson, 1980) y el desarrollo de un ethos académico
(Caul, 1994; Tizard, 1988b) centrado en los logros (Schweitzer, 1984).
5. Lo que se llamó enseñanza con sentido ( purposeful teaching ), basado
en el desarrollo de un sistema de organización dentro de la escuela que
296
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
permita a los docentes mejorar tanto su rendimiento personal como el de
sus alumnos en las materias que imparten, fue otro factor vital. En efecto,
implica una organización efectiva del tiempo y el espacio dedicados al
aprendizaje no sólo para los alumnos, sino también para los profesores
(Brophy y Good, 1986): claridad en los objetivos, situaciones de aprendizaje estructuradas (Scheerens, 1992) y una gran sensibilidad hacia las diferencias entre estudiantes, con una atención particular hacia sus respectivos
potenciales de aprendizaje. También implica, como lo pusieron de manifiesto estos autores, la dedicación de tiempo y espacio para que los docentes puedan desarrollar sus habilidades y tener acceso a la información y a
la investigación que les sea útil para su trato diario con los estudiante y
con las autoridades locales (Sizemore, 1985).
6. Se descubrió, también, que las expectativas tienen la capacidad de
expandir o limitar las aspiraciones. Se demostró que si la escuela vivía en
la cultura del fracaso sería reflejo de las muy bajas expectativas que privaban en el entorno familiar de sus alumnos, limitando por lo mismo sus
posibilidades de desarrollarse de forma exitosa. Pero si podía perfeccionar
una cultura de expectativas cada vez más altas, el rendimiento escolar tendía a aumentar también. Cabe destacar que la presencia, en el seno de la
escuela, de personal docente o administrativo asignado a esas tareas mejoraba significativamente el rendimiento. Esto también implica que el plantel sea capaz de comunicar sus expectativas y de proveer a los estudiantes
los medios necesarios para lograrlas. También supondría que se convierta
en un lugar donde se desarrollan nuevas prácticas de enseñanza creativa y
más actividades centradas en los niños, pues sólo así el alumno se enfrentará con los desafíos intelectuales necesarios para realizar su potencial (NorthWest Regional Educational Laboratory, 1990). Es preciso señalar, sin embargo,
que no se mostró cómo –en las sociedades donde el currículo y, por lo
tanto, los planes de estudios son controlados de forma centralizada– este
obstáculo podía ser superado.
7. Otro de los elementos que, según los investigadores, era necesario
tomar en cuenta para lograr un ambiente de aprendizaje favorable era el
desarrollo de una cultura de refuerzo positivo. Esto, afirmaban, puede lograrse
de varias maneras. La participación en actividades extra-curriculares refuerza
el aprendizaje y permite a los estudiantes sintetizar y emplear el conocimiento que aprendieron de forma abstracta en el aula. Igual de eficientes
fueron otros sistemas por medio de los cuales se dotaba a los niños de los
Revista Mexicana de Investigación Educativa
297
Posner
medios necesarios y de un espacio de discusión para la retroalimentación.
Así, se juzgó que la organización de asambleas, de clases especiales para
revisar las materias y sus propios progresos e incluso de días especiales
dedicados a la evaluación tenían efectos positivos (National Institute of
Education, 1978; Rutter et al., 1979; Purkey y Smith, 1993).
8. Cuanto más transparente y efectivo sea el sistema para monitorear el
progreso de los estudiantes, menor será la confusión para ellos y mayor el
porcentaje de éxitos (Mortimore, 1988a).
9. La investigación, decían, también deja entrever que cuanto mayor es
la responsabilidad que se otorga a los estudiantes , mayor es su participación
en la escuela y más eficiente su aprendizaje. Específicamente se descubrió
que una práctica clara y constante de los derechos y las responsabilidades
de los alumnos era vital como medio para mejorar la autoestima y aumentar la confianza en sus propias opiniones (Lipshitz, 1984).
10. Los investigadores sostuvieron también que cuanto más la escuela
participa en el seno de la comunidad –una práctica mucho menos común
en los países estudiados que en América Latina–, más fácil resulta para los
estudiantes sentirse en la escuela como en casa y aprender de forma eficaz.
De ahí que vieron como una prioridad el desarrollo de una colaboración
adecuada entre la casa y la escuela mediante una mayor participación de
los padres de familia en el aprendizaje de sus hijos advirtiendo, sin embargo, que era necesario buscar un modo de aumentar la participación de los
padres de familias menos favorecidas puesto que ésta permite, según ellos,
contextualizar el aprendizaje mediante la inclusión de un ethos excluido
hasta entonces (Murphy, 1989).
11. Se debía definir a la escuela como una organización para el aprendizaje , es decir que logra aprender, incorpora los puntos de vista e ideas y
efectúa cambios a la luz de sus distintas esferas de influencia, a la vez dentro y fuera del plantel. Aquí se puso el énfasis en la necesidad de insertar el
desarrollo del personal docente en la planeación colegiada y en colaboración, y parece que tenemos que regresar otra vez a Elliott (1991, 1993 y
1998) y a MacDonald (1976) (Purkey y Smith, 1983; Stoll y Fink, 1994).3
De algún modo, aquí se cierra el círculo. Al principio de la investigación,
Rutter y sus colaboradores consideraban el trabajo de Elliott y MacDonald,
ampliamente basados en el método de la investigación por medio de acciones, como algo peligroso y basado en principios no científicos. Después, cambiarían de opinión.
298
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
Hemos intentado exponer de forma resumida los descubrimientos clave, pero no hemos hablado de las metodologías que se emplearon para
dichas investigaciones. Volveremos a tocar el tema en la sección de crítica,
pues casi todas parecen indicar que el problema estriba en el uso de metodologías inapropiadas (Sammons, 1999). Ahora revisaremos algunas de
las aplicaciones prácticas.
Las aplicaciones prácticas
Los descubrimientos realizados por el movimiento de eficacia educativa
fueron adoptados en distintos grados y de diferentes formas no sólo por el
gobierno central de Inglaterra y de Escocia, sino también, como veremos
más adelante, por algunas autoridades locales. Sin embargo, antes de proceder a la revisión que nos proponemos, cabe no perder de vista el hecho
de que, como ya lo había mencionado Sammons, la naturaleza misma de
las políticas educativas hace que difícilmente puedan tomar estos descubrimientos tan en serio como los investigadores hubiesen querido. En el
caso particular de Inglaterra, la adopción del modelo de “mejoramiento
por medio de inspección” cerró el paso a investigaciones posteriores y posibles seguimientos de los descubrimientos (Earley et al ., 1996; Wilcox y
Gray, 1996).
Esto significa en la práctica que son pocos los estudios sistemáticos o
con seguimiento de los efectos del cambio que fueron instaurados a raíz
de esa misma investigación. Como veremos al final, esto ha llevado a
veces a conclusiones insostenibles. Lo que se desprende es que hubo grandes
adelantos en la metodología que permiten identificar los elementos para
el mejoramiento educativo pero sin una verdadera evaluación de los
resultados.
Sammons y Taggart (1998) denuncian en un proyecto de gran alcance
que incluye 14 escuelas primarias y secundarias de Belfast, las desventajas
y el bajo rendimiento de sus estudiantes y se proponen cambiar esta situación centrando sus esfuerzos en: la calidad de la administración, la enseñanza y el aprendizaje en la escuela; los estándares de conocimientos básicos
de lectura y de aritmética; los niveles de requisito (escuelas secundarias);
nexos con la industria local; la participación de los padres; la disciplina; y
la asistencia a clases y la puntualidad.
La investigadora muestra que existen pruebas de que la introducción de
un nuevo esquema tuvo algunos logros en la replaneación de las actividaRevista Mexicana de Investigación Educativa
299
Posner
des dentro de la escuela, pero pocos en cuanto a la calidad de las decisiones, la dirección y en la moral de los integrantes de la comunidad. Asimismo, mejoró el desarrollo del currículo y las oportunidades para docentes
que trabajan en equipo, pero sirvió poco para mejorar, por un lado, las
relaciones entre los profesores, los estudiantes y la comunidad y, por el
otro, los estándares de conocimientos básicos relacionados con la lectura y
la aritmética y, en general, la calidad de la enseñanza. Sin embargo, puesto
que los estudiantes no volverán a presentar sus exámenes al año siguiente,
es imposible medir de forma precisa los resultados.
También hubo un cambio hacia el desarrollo de lo que se consideró
como gestión educativa eficiente. Así, se abrieron cursos e instituciones
destinados a infundir a los directores y a los docentes los principios de
administración e inspirar el liderazgo en todos los ámbitos problemáticos,
aunque con un interés particular por la gestión del cambio. Esto implicó
experimentos que condujeron hacia una mayor participación de los maestros y los padres en la toma de decisiones, como lo mostraron las pautas
identificadas por los investigadores Everard y Morris (1996).
Al mismo tiempo, a la luz de los nuevos descubrimientos relacionados
con la eficacia educativa, se pudo combinar fuerzas con los que dirigían sus
esfuerzos hacia el mejoramiento educativo. 4 Los defensores de la eficacia
educativa estaban convencidos, a raíz de sus investigaciones, de que la participación activa de los profesores y los padres dentro de la escuela –tal y
como la proponían los que trabajaban con vistas al mejoramiento educativo–
era necesaria porque habían demostrado su efectividad. Seguían convencidos, sin embargo, de que el “activismo” de los que se dedicaban a mejorar la
vida escolar tenía que ser justificado por investigaciones en curso que fueran
científicamente válidas y de fiar (Reynolds, Hopkins y Stoll, 1993). Ambos
movimientos consideraron que las propuestas para llevar a cabo esos cambios en las escuelas tenían que ir acompañadas de las siguientes acciones:
a) centrar la atención en el mejoramiento del trabajo en el aula;
b) emplear estrategias instructivas o pedagógicas específicas, es decir
que sean explícitas para los modelos de enseñanza que prescriben;
c) ejercer presión en la fase de operación para asegurar la adhesión al
programa;
d) recopilar sistemáticamente las pruebas evaluativas del impacto en la
escuela y en el aula;
300
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
e) movilizar el cambio a distintos niveles dentro de la escuela, es decir
el aula, el departamento, los profesores, etcétera;
f ) generar un cambio no sólo cultural, sino también estructural;
g) implicar a los profesores en el diálogo y el desarrollo profesionales; y
h) ofrecer mediación y ayuda externas.
Críticas y nuevas perspectivas
Cabe señalar, en primer lugar, que gran parte de la investigación sobre
estos dos temas ha sido llevada a cabo en escuelas secundarias de Estados
Unidos, Países Bajos y Reino Unido, donde los problemas que plantea la
administración escolar son distintos de los que enfrenta la educación primaria. Esto no quiere decir, sin embargo, que los métodos no tengan ningún interés para esta última.
Otro problema, y sin duda de mayor relevancia, es que la escasez de los
fondos destinados por el gobierno para la investigación en estos ámbitos
dio como resultado que no se llevaran a cabo sino hasta los años noventa
estudios sólidos relacionados con esta área. Y que hasta entonces las únicas críticas al respecto fueron las que se escribieron al inicio del movimiento. Sin embargo, una vez que empezaron a llegar los fondos para la
investigación se puso en práctica uno de los primeros descubrimientos, el
que llevaría a una reevaluación de las políticas. A la luz de la investigación
llevada a cabo por los defensores del movimiento de la educación efectiva
se llegó a la conclusión general de que se pueden prever los resultados de
una escuela basándose en el ambiente socioeconómico y cultural de la misma
(Smith y Noble, 1995).
Críticas acerca de la omisión de elementos clave
Las críticas principales que surgieron acerca de los trabajos tuvieron precisamente como punto de partida lo que los investigadores consideraban
como un menosprecio del peso de lo sociocultural en la relación entre
los antecedentes sociales o de clases y el rendimiento económico. La crítica seminal que emergió durante la etapa temprana de la investigación
fue expresada por Gerald Grace, quien afirmó que los reformadores de la
educación habían tenido la culpa de “emitir soluciones ingenuas centradas en la escuela sin tomar en cuenta en absoluto la importancia de los
límites que representan los elementos estructurales, políticos e históricos que rodean a la misma” (Grace, 1984). Esto significa que, para Grace,
Revista Mexicana de Investigación Educativa
301
Posner
no supieron considerar los antecedentes sociales ni las distintas orientaciones hacia el aprendizaje basadas en códigos educativos, expectativas,
aspiraciones, etcétera. Doce años más tarde, y a la luz de nuevos descubrimientos, Kate Myers (1996) si bien comparte la idea de que la escuela
sirve para agregar valor, mantiene una actitud crítica específicamente
sobre estos puntos.
En 1993, basándose en un análisis de los informes sobre los resultados
de innovaciones específicas dentro de las escuelas, Angus llegó a la conclusión de que los intentos por mejorar el rendimiento de niños que proceden de minorías de bajos recursos y étnicas no justificaban los esfuerzos
invertidos. Observó que no habían tomado en cuenta la relación entre
prácticas específicas y construcciones sociales y culturales más amplias (Angus,
1993). Según Hatcher (1996), fue poco afortunado el giro que se dio en la
atención hacia la naturaleza del conocimiento y de la cultura, por lo cual
se dejaron de considerar las numerosas modalidades de clases sociales. El
investigador sostiene que el término “desventaja” puede, por sí mismo,
esconder desigualdades estructuradas y contribuir –como lo mostró David
Gillborn en sus estudios sobre la educación en minorías étnicas– a la “ceguera” del grupo (Gillborn, 1997). Para Barrow, Flower y Posner (1993),
relacionar las aspiraciones culturales y las expectativas con el mejoramiento educativo hubiera sin duda ayudado para los análisis. Erikson y Jonsson
(1996) emiten dudas similares en relación con los experimentos que se
llevaron a cabo en Suecia.
Otros afirman que las escuelas raras veces logran borrar las diferencias
relativas que existen entre el rendimiento de los distintos grupos sociales
(Thomas et al ., 1997). El mejoramiento se basó en los efectos iniciales de
un nuevo director carismático o en una repentina entrada extra de recursos o un repunte de interés por la opinión de los profesores y, a veces, de
los padres, pero que, una vez disipada la euforia inicial, la escuela regresaba siempre a sus antiguos patrones de rendimiento. Por su parte Robinson
(1997) sostiene que las medidas educativas difícilmente servirán para mitigar el impacto de los antecedentes sociales porque las escuelas
homogéneamente menos favorecidas enfrentan problemas específicos al
tener que infundir entusiasmo no sólo en los estudiantes, sino también en
los profesores (Proudford y Baker, 1995; Thrupp, 1997).
En Estados Unidos, y frente a la constante correlación negativa entre la
mayor parte de las medidas de “desventaja social y logros escolares”, James
302
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
Coleman, parcialmente influido, parte de la noción de comunidad desarrollada por Etzioni y llegó a la conclusión de que las políticas educativas
se habían alejado demasiado de la importancia del entorno social de los
estudiantes (Coleman, 1988).
Críticas de corte metodológico
Al revisar en 2000 su propio trabajo, Reynolds y Teddlie –dos de los primeros representantes del movimiento de eficacia educativa– subrayaron
algunos defectos del mismo y la necesidad de continuar con la investigación en ciertas áreas. Afirmaban que:
a) Las variables que explican el cambio no suelen cruzar fácilmente las
fronteras culturales; los planes organizativos son, sin embargo, reflejos de las diferencias culturales y, por lo tanto, de las variaciones
locales.
b) Los cambios rápidos en las organizaciones educativas –como por ejemplo
hacia una mayor participación de los padres, nuevos estilos de gestión, la introducción de planes de estudios nacionales o un interés
creciente por la evaluación en niveles diferentes y hasta entonces no
probados– tienen un impacto importante en el ethos de la escuela,
cuya comunidad puede, incluso, invalidar los tipos de reformas que
se identifican como capaces de lograr que el plantel sea más eficiente. Es preciso no perder esto de vista.
c) La división histórica entre el movimiento de mejoramiento educativo y el de eficacia educativa ha hecho que el empleo generalizado de
la planeación del desarrollo no corresponda al uso de variables relacionadas con esas actividades como propias de la escuela.
d) El empleo de metodologías y de varios tipos de análisis multiniveles
hace que sea necesaria una revolución en la recopilación de datos en
la escuela.
e) El vínculo entre la escuela, la comunidad y las instituciones directa
e indirectamente responsables de los asuntos relacionados con la educación no ha sido aún estudiado con la suficiente profundidad. Como
lo señalan estudios llevados a cabo en Canadá, Países Bajos y Reino
Unido (en este último gracias a las investigaciones de Barrow, Flower
y Posner) el vínculo entre la escuela y el mundo del trabajo es un
área muy importante aún sin explorar.
Revista Mexicana de Investigación Educativa
303
Posner
f ) En muchos estudios se percibe una marcada tendencia hacia la medición con fines distintivos de diferentes factores en el aula y en la
escuela, lo que dificulta una explicación.
g) Los estudios que se apoyan en medidas múltiples para los resultados
arrojan que estamos dejando a un lado áreas clave como el ethos , el
lado emocional y las relaciones.
h) Existe la necesidad de centrarnos en la interfaz y la interacción entre los
planes de la organización escolar y lo que pasa realmente en el aula.
i) La mayor parte de los estudios se han concentrado en o han echado
mano de variables de la escuela que, por desgracia, son extremadamente sensibles a factores que no pueden ser encasillados en la categoría de los organizativos formales. Estudios como los de William
Tyler sobre el presupuesto organizativo oculto de la escuela deberían
ser continuados por nuevas investigaciones.
j) Los cambios que se observan en la repartición de las responsabilidades
dentro de la escuela y en la división social del trabajo son una señal de
que se requieren nuevos estudios para estas áreas de investigación.
k) La naturaleza cambiante de las escuelas y las relaciones de éstas con
organismos socializadores y contextualizadores deben ser objeto de una
atención particular. Por ejemplo, algunos programas “agregados” pueden convertirse, en Estados Unidos, en elementos de mayor importancia que las áreas nucleares. Así, en Gran Bretaña el “movimiento de la
escuela sabatina” dio más resultados en cuanto al mejoramiento del rendimiento en la comunidad afro-caribeña que las escuelas de gobierno.
l) La heterogeneidad cada vez mayor de la sociedad y los cambios en
las expectativas de distintos grupos con respecto a la enseñanza son
elementos que también deben ser tomados en cuenta.
Estudios posteriores abrieron el camino a una concientización de la importancia que reviste la preparación adecuada de los directores y de los
profesores para los papeles de mando, lo que llevó, diez años después, a la
creación del Leadership Centre (Centro para el Liderazgo), que combina
el trabajo relacionado con la gestión escolar con el de la administración de
recursos humanos y, finalmente en 1999, al establecimiento del Colegio
Nacional para la Dirección de Escuelas, en Reino Unido, que tiene como
propósito ofrecer un desarrollo profesional menos endogámico. Cabe destacar aquí el trabajo que Ann Gold lleva a cabo tanto en Reino Unido
304
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
como en Sri Lanka con el propósito de desarrollar las aptitudes para el
liderazgo, especialmente en mujeres, y de resaltar la importancia de trabajar en equipos integrados.
En su estado de la cuestión de 2000, Reynolds y Teddlie afirmaban que
la investigación por venir necesita tomar en cuenta los siguientes elementos de los estudios:
a) deben ser planeados de tal modo que puedan lidiar de forma satisfactoria con la variación “natural” en las características de la escuela
y del aula;
b) se basarían en unidades de análisis (el niño, el aula, la escuela) que
permitan que se lleve a cabo el análisis de los datos con la capacidad
de discriminación requerida;
c) emplearían operaciones y medidas aptas para el trabajo con las variables del proceso que se da en la escuela y el aula e incluir, de ser
posible, observaciones directas de las variables del proceso y una mezcla
de enfoques cualitativo y cuantitativo;
d) tendrían que emplear técnicas apropiadas para el análisis de datos, es
decir muchos modelos de análisis multiniveles en la mayoría de los casos;
e) utilizarían la información de una muestra representativa de la población como lo que hace Heather Joshi, quien recopiló datos sobre
niños individuales que procedían de una gran variedad de grupos
sociales, es decir combinando técnicas de investigación en profundidad y en amplitud;
f ) deberían regular, de forma apropiada, los instrumentos para la medición de los resultados para dar cuenta de las diferencias de matrícula
entre las distintas escuelas.
Lo que nos espera en el futuro
Además de establecer una lista de lo que queda por hacer para mejorar la
metodología de la investigación, otros participantes en el movimiento de
eficacia educativa han realizado un llamado para que se amplíe el campo
de investigación a nuevas áreas que, a la luz de sus propios descubrimientos, parecían ser de gran relevancia.
Así, partiendo de lo que dice Creemers sobre los cambios a los que se
ha hecho alusión sólo pueden mejorar en menos de 20% las oportunidades de vida de los alumnos de grupos sociales marginados; Mortimore y
Revista Mexicana de Investigación Educativa
305
Posner
Whitty (2000) plantearon que el movimiento de eficiencia educativa debería tomar en cuenta la importancia del entorno social con mucha más
atención que en el pasado. Para ellos, la investigación del futuro debe
centrarse más eficazmente en el concepto de “desventaja social” (Smith y
Noble, 1995). Atribuyen el hecho de que este elemento no se tomara en
cuenta anteriormente a las políticas del gobierno relacionadas con el financiamiento educativo, que limitaban la investigación a lo que definen
como la “mercadización” de la educación como medio para aumentar los
estándares. También ponen el énfasis en los “efectos corrosivos de desigualdad” en el tejido social que acompañan los perjuicios individuales
para los estudiantes que provienen de medios sociales marginados, basándose en el trabajo de especialistas en economías y en ciencias sociales que
retomaron los puntos planteados en el debate entre Sen y Townsend
(Wilkinson, 1996). En resumidas cuentas, su planteamiento es que los
que más beneficios podrían obtener de la educación son los que menos
están capacitados para hacerlo.
Con el término “desventaja social” se refieren a la falta de acceso al
sistema de valores materiales y simbólicos que puede ser observado de forma concreta en el hecho de que grandes grupos de niños no sólo están
privados de actividades socioculturales capaces de aumentar su capital educativo
y, por lo tanto, permitirles el acceso a los sistemas que subyacen a la lógica
de la escuela y de allí a mejores logros educativos, sino que también carecen de un sistema para traducir sus propios códigos locales a los de la
escuela. Eso sin contar que también suelen presentar una salud más deficiente (Holtermann, 1997; Aggleton et al., 2000).
Lo que se desprende de las investigaciones más recientes y que parece
confirmar los argumentos esgrimidos por Bernstein (1970) y la unidad de
investigación sociológica, es que los alumnos que proceden de entornos
sociales menos favorecidos tienen un rendimiento escolar más deficiente
que sus compañeros, sin importar el tipo de dirección que tenga la escuela
en la que están inscritos. Afirman, además, que las investigaciones demuestran que muchas de las reformas iniciadas bajo la bandera del mejoramiento educativo sólo han surtido efectos en los estudiantes que pertenecen
a los grupos sociales más favorecidos.
La investigación ha demostrado que el factor más importante para que
las escuelas se puedan considerar como académicamente más exitosas (incluso las que no son realmente las más “eficaces” en términos de valor
306
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
agregado) es que sólo una pequeña parte de sus estudiantes provenga de
familias desfavorecidas. Los estudios de movilidad social muestran que los
modelos que se limitan al plano de la escuela mientras apoyan a algunos
estudiantes son los que más atrasos escolares consiguen (Brown et al ., 1997;
Edwards et al ., 1989; Whitty et al ., 1998). Es por eso que las políticas
diseñadas para combatir la pobreza y los aspectos relacionados que obstaculizan el progreso educativo deben ser elaboradas y operadas al mismo
tiempo que se reestructuran el currículo, la pedagogía y el sistema de evaluación. En pocas palabras, la escuela no es responsable del fracaso educativo y si se combina con un interés genuino por otros factores socioeconómicos
y culturales puede hacer la diferencia.
Al sostener que gran parte del movimiento de mejoramiento escolar
había terminado de forma similar al llamado de la “educación compensatoria”
–que tuvo su periodo de auge unos treinta años antes–, Mortimore y Whitty
(2000) proponen un programa de acción que constituye lo que se podría
llamar un camino intermedio o, de hecho, una redefinición de la eficacia y
el mejoramiento educativos que opta por absorber, en vez de descartar, las
preocupaciones e intereses de investigaciones anteriores, como ya lo señalamos. En sus conclusiones, ponen el énfasis sobre la necesidad de atender
a la brevedad las siguientes áreas:
a) Una mejor coordinación, mediante la actuación del gobierno y de las
autoridades y los servicios sociales a nivel local, entre los organismos
que se encargan de apoyar la innovación educativa y los que se ocupan
de los problemas de exclusión social. Podemos citar como ejemplo la
extensión de las recién creadas Zonas de Acción Educativa (Education
Action Zones ) en áreas en las que priva una mezcla de escuelas de bajo
rendimiento educativo y los niveles más altos de pobreza económica y
exclusión social, diseñadas con el propósito de lograr que la comunidad local participe en el manejo de problemas educativos (Department
for Education and Employment, 1997).
b) Intervenciones tempranas dentro de las escuelas en coordinación con
los servicios adecuados para ofrecer nuevas oportunidades educativas
para los “menos favorecidos” y lograr un financiamiento cada vez mayor por parte del presupuesto gubernamental para la educación.
c) La reconsideración de los enfoques hacia el aprendizaje y la enseñanza
que se emplea con lo que llaman los estudiantes “menos favorecidos”.
Revista Mexicana de Investigación Educativa
307
Posner
d) Apoyos adicionales para los alumnos que provienen de entornos
socioeconómicos “menos favorecidos” en el marco de programas de
mejoramiento educativo. Lo que se requiere es, al fin y al cabo, una
redistribución de los recursos públicos hacia los que tuvieron menos
éxito en etapas anteriores de su aprendizaje.
Consideraciones finales
Como se señaló, Mortimore (1991) definió una escuela efectiva como “una
en la que el progreso de los estudiantes llega más allá de lo que se pudiera
haber esperado tomando en cuenta su situación inicial al matricularse”.
Hemos podido ver que desde entonces él, Reynolds y otros, a la luz de sus
investigaciones, han desplazado su centro de interés hacia la reintroducción
de elementos socioeconómicos y culturales de gran relevancia; en el análisis propuesto por Goldstein, la idea del valor agregado por la escuela es
igual de importante según este autor. Resulta evidente que todavía se pueden aportar elementos una vez que logremos determinar qué se entiende
exactamente por “más allá de lo que se pudiera haber esperado” y por la
categoría de “situación inicial al matricularse”. Como afirma Mortimore,
sólo la investigación empírica es capaz de proporcionarnos los marcadores
necesarios.
Los investigadores han podido rastrear mejoras medibles en el rendimiento pero ninguna de forma clara y/o que concuerden con lo que se
puede considerar como los factores causales fundamentales que llevan a
dichas mejoras y con la forma en la que éstos podrían ser generalizados.
Para Whitty, Mortimore y otros, esto nos lleva a la conclusión de que es
imprescindible repensar las soluciones para problemas como la falta de
acceso y los obstáculos socioculturales para el aprendizaje y reflexionar
sobre cómo interactúan con las estructuras educativas y las instituciones.
En su opinión, las investigaciones futuras deben ser eclécticas y en vez de
basarse en un rechazo de las anteriores, incorporar sus aportaciones y sus
metodologías en moldes más rigurosos de investigación.
Conclusiones
Uno de los resultados fundamentales de los esfuerzos de investigación que
acabamos de mencionar es demostrarnos que sin una buena base de datos
y los medios para interpretarlos no se pueden medir los resultados y, por
lo tanto, tomar decisiones sobre posibles políticas. Lo que se necesita, pri308
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
mero, es información sobre los estudiantes que capta la escuela: quiénes
son, sus orientaciones y expectativas en relación con la educación, sus códigos educativos locales, etcétera; sólo una vez entendidos éstos podremos
empezar a comprender las mejoras que se pueden lograr. Dentro de la
escuela necesitamos datos fiables sobre su estructura real, la interacción en
el aula, la gestión y la organización del plantel como preludio insoslayable
de cualquier programa de mejoramiento.
Pero cabe destacar que incluso con las relativamente excelentes bases de
datos con las que cuentan países como Gran Bretaña, Estados Unidos, Países Bajos y Australia resulta muy difícil sacar conclusiones por los problemas que existen en la conceptualización y en la definición de las variables
que deben ser tomadas en cuenta. Como lo afirma Goldstein, sin una base
estadística sólida y sin una buena comprensión del peso relativo de las variables internas y externas de la escuela, es muy difícil actuar.
Los estudios de Elliott y MacDonald, en los que plantean la posibilidad de desarrollar una tradición de profesores-investigadores como medio para ampliar el conocimiento acerca del ámbito escolar y al mismo
tiempo mejorar su rendimiento, han dado pie a estudios de casos en escuelas individuales contextualizadas por el conocimiento local de los
profesores, directores, etcétera (Sammons, 1994). Esto llama la atención
hacia la formación en servicio de docentes y al desarrollo profesional del
magisterio. Según Mortimore y otros, se puede sacar mucho provecho de
la formación de los docentes si se fomenta en ellos la participación en
investigaciones cuyos resultados podrían ayudar a determinar cómo organizar el tiempo y el espacio educativos para mejorar los resultados finales. Sin embargo, esto implica una nueva repartición del poder en la
que se devuelve más autoridad a cada escuela en particular y la ejecución
de un sistema de inspección que es, de hecho, un organismo consultivo
como el que existe el día de hoy en Escocia y se está volviendo a establecer poco a poco en Inglaterra.
Acerca del problema de la generalización de los resultados cabe recordar que casi todas las investigaciones consisten en estudios de casos. De
ahí que, retomando las conclusiones que Reynolds y otros sacaron de algunos simposios internacionales sobre educación, propone cierta cautela
al afirmar que es difícil imaginar cómo transferir los descubrimientos de
una entidad sociopolítica a otra, puesto que existen diferencias significativas no sólo en las pautas de comportamiento social, sino también en las
Revista Mexicana de Investigación Educativa
309
Posner
expectativas, las aspiraciones o las estructuras; además, los cambios educativos que se dan dentro de cada una de las entidades políticas no son el
resultado de decisiones tomadas por los investigadores, y en sistemas centralizados esto podría, de hecho, complicar seriamente la indagación. Por
ello el contexto en el que se dan las políticas (Riddell, 1994) también
desempeña un papel importante, del mismo modo que el proceso de cambios en las políticas nacionales (Reynolds et al., 1994) y los problemas
estructurales específicos de los así llamados países en vías de desarrollo en
los que la articulación entre estructuras suele ser débil y carecen no sólo
de una tradición de investigación empírica, sino también de una tradición
del docente como profesionista.
No es nuestro papel aquí explicar por qué la importantísima bibliografía sobre los problemas sociales del aprendizaje, encabezada por los estudios de Bernstein y su desarrollo de la teoría de los códigos educativos, ha
sido ignorada por la mayor parte de los que se insertan en la tradición de
los estudios sobre eficacia y mejoramiento educativos. Resulta sugerente
al respecto el trabajo de Clyde Chitty, así como los estudios llevados a
cabo por investigadores que han examinado los determinantes políticos
no sólo de los sistemas y las prácticas educativas, sino también de la naturaleza restrictiva del discurso que subyace a la educación. Sin embargo, en
el futuro sería extremadamente útil relacionar el trabajo de Mortimore,
Reynolds y otros, con la teoría de los códigos iniciales y educativos y, en
particular, con la pedagogía invisible tal y como la describe Bernstein.
Mortimore y Whitty (2000) han dado un paso importante en esa dirección; sólo nos queda esperar que muchos les sigan el camino.
Una de las tareas identificadas por los que trabajan en educación
intercultural y en muchas organizaciones consiste no sólo en mejorar el
rendimiento durante los exámenes, sino también en ofrecer un espacio y
un tiempo determinado para que la competencia de los grupos marginados pueda manifestarse. En otras palabras, hace falta, como lo dijo ya Bernstein,
volver a mirar la reforma educativa como un problema de competencia
más que de rendimiento. Esta distinción es fundamental para cualquier
problema relacionado con el mejoramiento, pues aunque se supone que el
movimiento de eficacia educativa tiene como propósito lograr una mayor
equidad educativa, éste rara vez se ocupa de esta área y se enfoca más bien,
en los hechos, en mejorar el rendimiento. Cualquier consideración acerca
de su funcionamiento y de su importancia debe partir de una distinción
310
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
entre competencia y rendimiento a la luz de las necesidades ya identificadas de la entidad sociocultural con vistas a mejorar sus instituciones y
prácticas educativas.
Notas
1
Aunque los especialistas suelen establecer
diferencias significativas entre el enfoque de enseñanza efectiva y el de mejoramiento escolar,
dicha distinción puede causar cierta confusión,
porque ambos comparten la problemática de base
y parten de las mismas premisas. Las posibles
diferencias residen en que el enfoque de mejoramiento escolar fue desarrollado por activistas
que no pertenecían a la comunidad académica y
tenían, de hecho, una actitud poco tolerante hacia
los investigadores académicos. Su punto de partida fue la obra de especialistas en educación como
Stenhouse (1981). El movimiento de eficiencia
escolar fue dominado por investigadores que les
tenían poca paciencia a los activistas quienes, a
su parecer, se basaban más en impresiones que
en datos y recurrían a una investigación instrumental que muchos consideraban poco científica e, incluso, peligrosa. En la práctica, ambos
enfoques coincidieron y sus representantes hasta
colaboraron en algunas investigaciones. Véase Stoll
y Fink (1996).
2
Este modelo se siguió desarrollando y las
autoridades lo aplican hoy a sus propias informaciones.
3
Este estudio trata de los experimentos de
investigación basada en acciones que el equipo
de East Anglian elaboró para preparar a los profesores-investigadores en la escuela (MacDonald,
1976; Elliott y Simons, 1989; Elliott, 1991,
1993 y 1998).
4
El movimiento del mejoramiento educativo tuvo como punto de partida un enfoque
activo sobre los modos de lidiar con los problemas educativos, el que surgió del tipo de
investigaciones basadas en acciones, defendido inicialmente por Kurt Lewin y posteriormente desarrollado por Lawrence Stenhouse,
John Elliott, Barry MacDonald y Helen Simons.
El Proyecto Internacional de Mejoramiento Educativo (International School Improvement Project
–ISIP –) coordinado por la OCDE (1982-1986)
fue la piedra angular para la construcción de
un modo de pensar acerca del cambio de nivel
escolar que contrastaba con los enfoques jerárquicos (de arriba hacia abajo) de los años
setenta. Su visión multiniveles del desarrollo
educativo y del cambio inspiró muchos de los
proyectos posteriores (Van Velzan et al ., 1985;
Myers, 1996).
Bibliografía
Aggleton, P. et al. (2000). “Lessons learned: working towards the National Healthy Schools
Standard”, Health Education, vol. 100, núm. 3, pp. 102-110.
Alexander, R. (1992). Policy and practice in primary education, Londres: Routledge.
Alexander, R. (1996). Other primary schools and ours: hazards of international comparison,
Coventry: Centre for Research in Elementary and Primary Education-University
of Warwick.
Angus, L. (1993). “The sociology of school effectiveness”, British Journal of Sociology
of Education , vol. 14, núm. 3, pp. 333-345.
Barrow, J. et al. (1993). Better education in Newham, Newham: LBN.
Barth, R. (1990). Improving schools from within: teachers, parents and principals can make
a difference, San Francisco: Jossey-Bass.
Bennett, N. (1992). Managing change in education: individual and organisation perspectives,
Londres: Paul Chapman.
Revista Mexicana de Investigación Educativa
311
Posner
Bernstein, B. (1970). “Education cannot compensate for society”, New Society , vol.
387, pp. 344-347.
Brophy, J. y T. Good (1986). “Teacher behavior and student achievement”, en M. C.
Wittrock (ed.), Handbook of research on teaching , Nueva York: Macmillan.
Brookover, W. (1979). Changes in school characteristics coincident with changes in school
Achievement, East Lansing: Michigan State University.
Brown, P., A. H. Halsey et al. (1997). Education culture, economy and society , Oxford:
Oxford University Press.
California Assembly Office of Research (1980). Overcoming the odds: making high schools
work , Sacramento.
Caul, L. (1994). School effectiveness in northern Ireland: Illustration and practice, reporte
para la Standing Commission on Human Rights.
Chapman, C. (2000). Ofsted and classroom improvement, University of Nottingham (comunicación inédita).
Clarke, P. (2000). Learning schools, learning systems, Londres: Continuum Press.
Cohen, M. (1983). “Instructional management and social conditions in effective schools”,
en A. Webb y L. Webb (eds.), School finance and school improvement: Linkages in
the 1980s , Cambridge MA: Ballinger.
Coleman, J. (1988). “Social capital in the creation of human capital”, American Journal of
Sociology, vol. 94, suplemento, pp. 95-120.
Coleman P. et al . (1993). “Seeking the levers of change: participant attitudes and
school improvement”, School Effectiveness and School Improvement , vol. 4, núm. 1,
pp. 59-83.
Coleman, M. y A. Briggs (2002). Research methods in educational leadership and management,
Londres: Paul Chapman.
Creemers, B. P. M. (1994). The effective classroom, Londres: Cassell.
Creemers, B. (1994). The International School Effectiveness Research Programme (ISERP).
First results of the quantitative study, comunicación presentada en la BERA conference,
Oxford.
Department for Education and Employment (1997). Excellence in schools , Londres:
Stationary Office.
Doyle, W. (1985). “Effective secondary classroom practices”, en M. Kyle (ed.), Reaching
for excellent: An effective schools sourcebook, Washington DC: US Government Printing
Office.
Earley, P. et al ., (1996). Improvement through inspection?, Londres: David Fulton.
Edmonds, S. (1997). Collaborative problem solving in the primary schoool: working
interactions and task attainments by dyadic compositions , conferencia magistral en
Child Development, Institute of Education-University of London.
Edwards, T. et al. (1989). The state and private education: an evaluation of the assisted
places scheme, Londres: Falmer Press.
Elliott, J. (1991). Action research for educational change , Milton Keynes, Buckingham:
Open University Press.
312
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
Elliott, J. (1993). Reconstructing teacher education , Londres: Falmer.
Elliott, J. (1998). The curriculum experiment: meeting the challenge of social change ,
Buckingham: Open University Press.
Elliott, J. y H. Simons (1989). Rethinking appraisal and assessment , Milton Keynes,
Buckingham: Open University Press.
Erikson, R. y J. Jonsson (eds) (1996). Can education be equalised? The swedish case in
comparative perspective , Boulder, CO : Westview Press.
Everard, K. B. y G. Morris (1996). Effective school management , Londres: Paul Chapman.
Evertson, C. (1980). “Predictors of effective teaching in junior high mathematics classrooms”,
Journal for Research in Mathematics Education, vol. 11, núm. 3, pp. 167-178.
Firestone, W. A. (1991). “Introduction: Chapter 1”, en J. R. Bliss et al . (eds.),
Rethinking effective schools: Research and practice , Englewood Cliffs, New Jersey:
Prentice Hall.
Frost, R., (1995). Improvement through inspection , Londres: National Commission on
Education.
Fullan, M. (1999). Change forces: The sequel, Buckingham: Open University Press.
Fullan, M. (2001). Leading in a culture of change, San Francisco: Jossey-Bass.
Gillborn, D. (1997). “Young, black and failed by school: the market, education reform
and black students”, Journal of Inclusive Education, vol. 1, núm. 1, pp. 65-87.
Goldstein, H. (1980). “Critical notes: fifteen thousand hours”, Journal of Child Psychology
and Psychiatry , vol. 21, núm. 4, pp. 363-376.
Goldstein, H. (1987). Multilevel models of educational and social research , Londres: OUP .
Goldstein, H. (1993). “League tables and their limitations: statistical issues in comparisons
of institutional performance”, Journal of the Royal Statistical Society A , vol. 159,
núm. 3, pp. 385-443.
Goldstein, H. (1996). “Using examination results as indicators of school and college
performance”, Journal of the Royal Statistical Society , vol. 159, núm. 1, pp.
149-163.
Goldstein, H. y P. Sammons (1995). “The influence of secondary and junior schools on
sixteen year examination performance: a cross-classified multilevel analysis”, reporte en la biblioteca del Institute of Education-University of London.
Goodlad, J. (1984). A place called school: Prospects for the future , Nueva York: McGraw
Hill.
Grace, G. (1984). Education in the City , Londres: Routledge and Kegan Paul.
Gray, J. (1990). “Estimating differences in the examination performance of secondary
schools in six LEA s: A multilevel approach to school effectiveness”, Oxford Review of
Education , vol. 16, núm. 2, pp. 137-158.
Gray, J. (1990). “The quality of schooling: frameworks for judgment”, British Journal
of Educational Studies, vol. 38, núm. 3, pp. 204-233.
Gray, J. (1993). “Review of J. Scheerens (1992), Effective schooling: research theory
and practice”, School Effectiveness and School Improvement , vol. 4, núm. 3, pp.
230-235.
Revista Mexicana de Investigación Educativa
313
Posner
Gray, J. y B. Wilcox (1994). The challenge of turning round ineffective schools, ponencia
presentada en la ESRC Seminar Series on School Effectiveness and School Improvement,
Newcastle University, octubre.
Green. A. y N. Lucas (1999). FE and lifelong learning: Realigning the sector for the twentyfirst century, Londres: Institute of Education.
Hallinger, P. y J. Murphy (1993). Restructuring schooling: learning from ongoing efforts,
Newbury Park, California: Corwin Press.
Hanushek, E. (1979). “Conceptual and empirical issues in the estimation of educational
production functions”, Journal of Human Resources, vol. 14, pp. 351-388.
Hanushek, E. (1986). “The economics of schooling: production and efficiency in public
schools”, Journal of Economic Literature , vol. 24, pp. 1141-177.
Hargreaves, D. y D. Hopkins (1998). The empowered school: the management and practice
of development planning, Londres: Cassell.
Harris, A. (2002). School improvement: What´s in it for schools? , Londres: Routledge
Falmer.
Hatcher, R. (1996). “The limitations of the new social democratic agendas”, en R.
Hatcher y K. Jones (eds.), Education after the conservatives, Stoke-on-Trent, Trentham
Books.
Henig, J. R. (1994). Rethinking school choice: Limits of the market metaphor, Princeton:
Princeton University Press.
Holtermann, S. (1997). “All our futures: the impacting of public expenditure and fiscal
policies on children and young people”, en A. Walker y C. Walker (eds.), Britain
Divided: The growth of social exclusion in the 1980s and 1990s , Londres: CPAG .
Hopkins, D.; M. Ainscow y M. West (1994). School improvement in an era of change,
Londres: Cassell.
Hopkins, D. (1994). “School improvement in an era of change. Chapter 6”, en P.
Ribbens y E. Burridge (eds.), Improving education and promoting quality in schools ,
Londres: Cassell.
Hopkins, D. y B. Levin (2000). “Government policy and school development”, School
Leadership and Management , año 20, núm. 1, pp. 15-30.
Hopkins, D. (2001). School improvement for real , Londres: Falmer Press.
Hubmerman, M. (1992). Critical introduction to M. Fullan: Successful school improvements,
Buckingham: Open University Press.
Joshi, H. (1999). Maternal employment and child outcomes: analysis of the ncds second
generation , Londres: Institute of Education.
Lee, V. et al. (1993). “The organization of effective second schools. Chapter 5” en L.
Darling-Hammond (ed.), Research in education 19, Washington DC : American
Educational Research Association, pp. 171-226.
Levine, D. y L. Lezotte (1990). Unusually effective schools: a review and analysis of research
and practice, Madison, Wisconsin: National Centre of Effective Schools Research
and Development.
Lightfoot, S. (1983). The good high school: Portraits of character and culture , Nueva York:
Basic Books.
314
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
Lipshitz, J. (1984). Successful schools for young adolescents , New Brunswick: Transaction
Books.
Louis, K. y M. Miles (1992). Improving the urban high school , Nueva York: Teachers
College Press.
MacDonald, B. (1976). Changing the curriculum , Londres: Open Books.
MacKenzie, D. (1983). “Research for school improvement: an appraisal of some recent
trends”, Educational Researcher , vol. 12, núm. 4, pp. 4-16.
Maden, M. y J. Hillman (1996). “Lessons in success”, en NCE, Success Against the Odds ,
Londres: Routledge.
Miles (1983). Review of effective school programs , vol. 2: The Extent of Effective School
Programmes, Cambridge, MA: Huron Institute.
Mortimore, P. et al. (1988a). School matters: the junior years , Wells: Open Books.
Mortimore, P. (1988b). “Expressing the magnitude of school effects: respuesta a Peter
Preece”, Research Papers in Education , vol. 3, núm. 2, pp. 99-101.
Mortimore, P. (1993). “School effectiveness and the management of effective learning
and teaching”, School Effectiveness and School Improvemen t, vol. 4, núm. 4, pp.
290-310.
Mortimore, P. (1995). “The positive effecting of schooling”, en M. Rutter (ed.) PsychoSocial disturbances in young people: Challenges for prevention, Cambridge: CUP .
Mortimore, P. (1999). The road to school improvement, Lisse: Swets and Zeitlinger.
Mortimore, P.; H. Davies y S. Portway (1996). “Burntwood school: a case study”, en
NCE Success Against the Odds , Londres: Routledge.
Mortimore, P. y P. Sammons (1997). “Key characteristics of effective schools: a review of
school effectiveness research”, en J. White y M. Barber (eds.), Perspectives on school
effectiveness and school improvement, Londres: Institute of Education, pp. 77-124.
Mortimore, P. y G. Whitty (2000). Can school improvement overcome the effects of disadvantage,
Londres: Institute of Education.
Murphy, J. (1989). “Principal instructional leadership”, en P. Thuston y L. Lotto (eds.),
Advances in educational leadership, Greenwich: Jai Press.
Murphy, J. y K. Louis (1992). Improving the urban high school: what works and why,
Londres: Cassell
Myers, K. (1996). Schools make a difference, Londres: Falmer Press.
National Institute of Education (1978). Violent schools-safe schools: The safe school
study. Report to the Congress , Washington DC : Department of Health, Education
and Welfare.
North West Regional Educational Laboratory (1990). Onward to excellent: Effective schooling
practices. A research synthesis , Portland, Oregon: North West Regional Educational
Laboratory.
Preece, P. (1989). “Pitfalls in research on school and teacher effectiveness”, Research
Papers in Education, vol. 4, núm. 3, pp. 47-69.
Proudford, C. y R. Baker (1999). “Schools that make a difference: a sociological perspective
on effective schooling”, British Journal of Sociology of Education, vol. 16, núm. 3,
pp. 277-292.
Revista Mexicana de Investigación Educativa
315
Posner
Purkey, S. y M. Smith (1983). “Effective schools: a review”, Elementary School Journal ,
vol. 83, núm. 4, pp. 427-452.
Reynolds, D. (1974). “Being absent from school”, Biblioteca del Institute of Education
(manuscrito).
Reynolds, D. (1976). “The delinquent school”, en P. Woods (ed.), The process of schooling,
Londres: Routledge and Kegan.
Reynolds, D. y P. Cuttance (1992). School effectiveness: research, policy and practice,
Londres: Cassell
Reynolds, D.; D. Hopkins y L. Stoll (1993). “Linking school effectiveness knowledge
and school improvement practice: Towards a synergy”, School Effectiveness and School
Improvement , vol. 4, núm. 1, pp. 37-58.
Reynolds, D. et al. (1994). Advances in school effectiveness research and practice, Oxford:
Pergamom.
Reynolds, D. y S. Farrell (1996). Worlds apart?: A review of international surveys of educational
achievement involving England, Londres: HMSO.
Reynolds, D. y C. Teddlie (2000). The international handbook of school effectiveness
research, Londres: Falmer.
Riddell, S. (1994). Special educational needs policy in the 1990s: Warnock in the market
place, Londres: Routledge.
Robinson, P. (1997). Literacy, numeracy and economic performance, Londres: CEP/London
School of Economics.
Rutter, M. (1970). Fifteen thousand hours: Secondary schools and their effects on children ,
Londres: Open Books.
Rutter, M.; B. Maughan; P. Mortimore y J. Ouston (1979). Fifteen thousand hours ,
Londres: Open Books.
Sammons, P. (1994). Understanding the processes of school and departmental effectiveness ,
ponencia presentada en BERA, Oxford: St. Anne’s College.
Sammons, P. (1999). School sffectiveness: coming of age in the twenty-first century, Lisse:
Swets and Zeitlinger.
Sammons, P. et al. (1983). “Educational priority indices: a new perspective”, British
Educational Research Journal, vol. 9, núm. 1, pp. 27-40.
Sammons, P. et al. (1994). Assessing school effectiveness: developing measures to put school
performance in context , Londres: Institute of Education.
Sammons, P; J. Hillman y P. Mortimore (1995). Key characteristics of effective schools; a
review of school effectivess research, Londres, Institute of Education.
Sammons, P; S. Thomas y P. Mortimore (1997). Forging links: Effective schools and effective
departments , Londres: Paul Chapman.
Sammons, P. y B. Taggart (1998). Evaluating the impact of the Raising Standards Initiative
in Belfast, reporte presentado en la reunión anual de la American Educational Research
Association, San Diego, California.
Scheerens, J. (1992). Effective schooling: research, theory and practice, Londres: Cassell.
Schweitzer, J. (1984). Characteristics of effective schools, reporte para la American Educational
Research Association.
316
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Enseñanza efectiva
Sizemore, B. (1985). “Pitfalls and promises of effective schools research”, Journal of
Negro Education , vol. 54, núm. 3, pp. 269-288.
Smith, D. y S. Tomlinson (1989). The school effect: A study of multiracial comprehensives ,
Londres: Policy Studies Institute.
Smith, T. y M. Noble (1995). Education divides: Poverty and schooling in the 1990s,
Londres: CPAG .
Stallings, J. (1985). “Implementation and child effects of teaching practices in followthrough classrooms”, Monographs of the Society for Research in Child Development ,
vol. 163, núm. 40.
Stebbins, L. (1977). Education as experimentation: A planned variation model . Vol. IV:
An evaluation of follow through, Cambridge, MA : Abt Associates Inc.
Stenhouse (1981).“Action research and the teacher’s responsibility for the educational
process”, en J. Ruddick y D. Hopkins (eds.) [1995]. Research as a basis for teaching
readings from the work of Lawrence Stenhouse, Londres: Falmer Press.
Stoll, L. y D. Fink (1994). Views from the field: linking school effectiveness and school
improvement, Buckingham: Open University Press. También en School Effectiveness
and School Improvement , vol. 5, núm. 2, pp. 149-177.
Stoll, L. y D. Fink (1996). Changing our schools: Linking school effectiveness and school
improvement, Buckingham: Open University Press.
Stoll, L. y Myers, K. (1998). No quick fixes: Perspectives on schools in difficulty ,
Londres: Falmer.
Tabberer, R. (1994). School and teacher effectiveness , Slough: NFER.
Teddlie, C. y S. Stringfield (1993). Schools make a difference: lessons learned from a 10year study of school efects , Londres: Teacher’s College Press.
Thomas, S. y P. Mortimore (1994). Stability and Consistency in Secondary Schools’ Effects
on Students’ gcse Outcomes , comunicación presentada en la BERA Conference, St.
Anne’s College, Oxford.
Thomas, S. y P. Mortimore (1996). “Comparison of value added models for secondary
school effectiveness”, Research Papers in Education , vol. 11, núm. 1, pp. 5-33.
Thomas, S.; P. Sammons; P. Mortimore y R. Smees (1997). “Stability and consistence
in secondary schools’ effect on students GCSE outcomes over 3 years”, Social Effectiveness
and School Improvement, vol. 9, núm. 2, pp. 169-197.
Tizard, B. et al. (1988). Young children at school in the Inner City, Hove: Lawrence Erlbaum.
Tizard, B. et al., (1988). “Symposium: reading-collaboration between teachers and parents
in assisting children’s reading”, British Journal of Educational Psychology, vol. 52,
núm. 1, pp. 1-15.
Thrupp, M. (1997). The art of the possible: organizing and managing high and low
socio-economic schools , ponencia presentada en la reunión annual de la American
Educational Research Association, Chicago, 24-8.
Townsend, P. (1996). Poverty, Londres: Routledge and Kegan Paul.
Van der Grift, W. (1987). “Self perceptions of educational leadership and average achievement”,
en J. Scheerens y W. Stoel (eds.), Effectiveness of school organisations, Lisse: Swets and
Zeitlinger.
Revista Mexicana de Investigación Educativa
317
Posner
Van Velzan, W. et al. (1985). Making school improvement Work, Leuven: ACCO.
Walberg, H. J. (1984). “Improving the productivity of american schools”, Educational
Leadership, vol. 41, pp. 19-27.
White, J. y M. Barber (1997). Perspectives on school effectiveness and school improvement ,
Londres: Institute of Education.
Whitty, G. et al. (1998). Devolution and choice in education: the school, the state and the
market, Buckingham: Open Universtiy Press.
Wilcox, B. y J. Gray (1996). Inspecting schools-holding schools to account and helping schools
to improve , Buckingham: Open University Press.
Wilkinson, R. (1996). Unhealthy societies: The afflictions of inequality , Londres: Routledge.
Willms, J. D. (1992). Monitoring school performance: A guide for educators, Londres: Falmer.
Willms, J. D. y S. W. Raudenbush (1989). “A longitudinal hierarchical linear model for
estimating school effects and their stability”, Journal of Educational Measurement, vol.
26, núm. 3, pp. 209-232.
Wilson, B. y T. Corcoran (1988). Successful secondary schools, Londres: Falmer Press.
Traducción: Laurette Godinas
Artículo recibido: 18 de marzo de 2004
Aprobado: 15 de mayo de 2004
318
Consejo Mexicano de Investigación Educativa
Fly UP