...

“ESTE TIPO DE SONRISA ME REFIERO”

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

“ESTE TIPO DE SONRISA ME REFIERO”
GRACIAS, GRACIAS, Y MIL GRACIAS. Todo es posible.
comunidad
de
odontología Guadalupe
Zacatecas:
Gracias a la
(CLIMUZAC)
Por su apoyo en alimentos no
perecederos y la cantidad grande de
frijol, arroz, azúcar, pastas, huevo,
ropa. No se diga en pañales. Y si
gracias a los alumnos por su
cooperación que de antemano
sabían que era para una familia
verdadera mente humilde. Pero que
quede bien claro no son con tintes
políticos ni lo patrocina un político.
Nosotros no esperamos que sean
tiempos electorales para ayudar a
familias y ni el hambre o las
necesidades esperan cuando haya
campañas.
Es iniciativa de docentes, trabajadores y alumnos, el acopio de un kilo de
apoyo y no esperamos nada a cambio mas que una SONRISA, de caras con
rostros tibios y llenos de tristeza que piensan que aran el día de mañana o si
llegaran el día de mañana. Suena cruel pero es la verdad. Saben me da
mucha tristeza que desperdicien miles de dineros en basura e inútil, en las
campañas. cuando con el 1% de lo que gastan o que es igual que tiran, se lo
dieran a una pobre familia. que clarooo son escasas por estos rumbos.
“ESTE TIPO DE SONRISA ME REFIERO”
Por la gestión hubo quien menciono que nos íbamos a ir al cielo, a todos les
contestamos que no nos vamos solos que también nos llevamos a los que nos
dieron. Esto es un granito de ayuda, pero si todos ayudaríamos todo seria
distinto.
Y yo me quedo con los comentarios positivos y las criticas constructivas. Las
que sean distintas ni las tomo en cuenta…
“DIOS nos enseña a ser compasivos con los demás”
"Es muy común recordar que alguien nos debe agradecimiento, pero es más común
no pensar en quienes le debemos nuestra propia gratitud"
Amigo docente sigamos cooperando, alumnos de la UAO y trabajadores de la
misma sigamos dando un poco de los que tenemos, que no nos ara mas
pobres.
Al contrario… con dignidad lo digo.
El día en que nos toque dar, lo demos con gusto. Y el día que nos da la
oportunidad de recibir igual recibámoslo aun que sea en pequeñas cantidades,
y siempre saberlo agradecer.
Basta un poco de espíritu aventurero para estar siempre satisfechos, pues en esta
vida, gracias a dios, nada sucede como deseábamos, como suponíamos, ni como
teníamos previsto.
Dar gracias a dios por lo que se tiene, allí comienza el arte de vivir.
Presento la biografía, bueno un poco de a donde es destinada esta jugosa
despensa:
Su única esperanza es tener dinero para pañales

Viernes, 10 de mayo de 2013
informacion | NTR
Doña Rosa, de 72 años, no espera recibir este Día de las Madres ningún regalo,
incluso nada de invitaciones a desayunar o comer. Su única esperanza es contar con
algún dinero para comprarles pañales a sus hijos de 40 y 33 años, quienes padecen
parálisis cerebral.
La casa de Rosa Valadez Valdez se encuentra perdida en un callejón sin nombre en
la comunidad González Ortega –Bañón–, en el municipio de Villa de Cos. La
fachada, recién pintada de rosa, cobija a una familia sumida en la pobreza que lucha
por sobrevivir.
Tras cruzar la puerta, que también se ve con pintura nueva azul rey, el olor a orina
inunda los pulmones. Una mujer, Coco, con el pelo recortado, con la ropa hecha
girones, los pies descalzos y con el rostro y cuerpo cubiertos de moscas está sentada
en una sillita que alguna vez tuvo el asiento de paja, con el cuerpo encogido a
consecuencia de la parálisis cerebral. Sonríe a quien entra al zaguán de adobe.
Del cuarto contiguo sale Rosa Valadez con su hijo David, de 33 años, en brazos para
sentarlo junto a su hermana, que es devorada por las moscas ante la imposibilidad de
moverse y espantarlas. Lo acomoda en una silla desvencijada con el asiento cubierto
de bolsas de plástico para que la orina de este niño no se riegue por el piso.
El cuarto de donde Rosa saca a David es amplio, pero oscuro, pese a que el reloj
marca las 11:30 horas y el Sol está en lo alto.
La madre de estos dos adultos, a quienes ve como un par de niños casi recién
nacidos, explica que ésta es la hora en la que levanta a los hermanos de una cama
vieja, apoyada sobre cuatro bloques cemento, para postrarlos en las viejas sillas,
desde donde observan correr y jugar a sus sobrinos pequeños.
Rosa amarra a sus hijos con tiras de tela, que tal vez pertenecieron a algún vestido,
para que no caigan al piso, “porque son muy nerviosos”, acota la preocupada madre
de una docena de hijos, los cuales, la mayoría, ya hicieron su vida y dejaron de vivir
bajo el mismo techo, a excepción de dos mujeres que son madres solteras y ayudan a
su mamá con los gastos del hogar.
“No les pido nada, porque ya tienen su vida y atienden sus cosas, pero no me han
dejado sola”, dice con orgullo.
La carga es más pesada porque desde hace seis años el esposo de Rosa falleció y era
él quien sostenía el hogar y procuraba a este “par de criaturas” que viven enfermas y
condenadas a vivir sobre unas sillas maltrechas.
Se preguntaran por que hasta ahora le llevamos ese apoyo: Por los
tiempos de labor y de estudio, ya que pudimos llevársela personal mente,
alumnos, docentes y trabajadores. las imágenes hablan por si solas.
“CLARO QUE SI DOÑA ROSA DIOS NOS BENDICE… Y ESTAS BENDICIONES
LLEGARAN CON ABUNDANCIA A LOS GESTORES Y APORTADORES DE ESTA
LABOR SOCIAL”
A y aun ay mas elijamos otras familias…
Guadalupe, Zacatecas. 13 de junio 2013
Atentamente:
CLIMUZAC
Fly UP