...

actitud cientifica

by user

on
Category: Documents
4

views

Report

Comments

Transcript

actitud cientifica
Adopción de una Actitud Científica dentro del ámbito universitario
Lic. Mónica Britos Esquivel
El quehacer científico se constituye como la piedra angular dentro del proceso
de formación universitaria, su implementación apunta a uno de los principios básicos
del perfil del egresado de las diferentes disciplinas de carácter científico, el cuál recae
en la actividad investigadora como fuente de contrastación de los hechos y
fundamentación de las ideas, con la intención de responder a las necesidades de la
sociedad, y generar así una actitud permanente de búsqueda de nuevos conocimientos.
Por ende, la tarea de investigación supone la integración de factores internos y
externos que estimulan a las personas a dedicarse a este noble emprendimiento, por lo
que se hace imprescindible fomentar la actitud científica desde el proceso de enseñanza
aprendizaje (formación teórica práctica) haciendo un reconocimiento de la ciencia
como una forma de expresión de la cultura humana, así como el avance de la tecnología
para resolver problemas prácticos y su influencia en la toma de decisiones personales,
desde el análisis de los sucesos y el establecimiento de juicios críticos.
De este modo, la actitud puede ser definida como la predisposición para aceptar
o no un objeto, por ello es necesario señalar la importancia de la predisposición positiva
o actitud de los estudiantes en el logro de las metas planteadas, y la búsqueda continua
de nuevos modelos explicativos.
A decir del epistemólogo Mario Bunge, entre las actitudes a ser fomentadas
dentro del estudiantado, se encuentran la Curiosidad Científica plasmada en el
constante deseo de saber, que debe ir acompañado por la Pasión que conlleva la
búsqueda de la Verdad, y al descubrimiento sobreviene la Satisfacción de Descubrir un
Nuevo Hecho, y la realización de Obras que Perduren en el Tiempo, y sobre todo
tengan una Utilidad Social.
Con relación al hecho de que los estudiantes perciban los beneficios que trae la
ciencia acompañada de la tecnología, los llevaría a ser prudentes al expresar opiniones
basando sus argumentaciones en la experiencia guiada por la razón, el reconocimiento
de los errores, la eliminación de argumentaciones basadas en la tradición y los mitos, así
como una visión precavida en la recepción de la información recolectada.
Por último, la aplicación del método científico como método válido para obtener
información fidedigna, debe ir acompañado de la actitud científica de quienes lo
implementan, condición que debe generarse desde el ámbito educativo como desde el
ámbito personal, a fin de integrar los componentes que hacen
al
avance
del
conocimiento, inventar o descubrir cosas nuevas, solucionar inconvenientes, ayudar a
los demás y progresar dentro de lo profesional, estos elementos deberían constituir un
refuerzo
motivador
de
la
actividad
emprendida
por
los
científicos.
Bibliografía
-
ACEVEDO, J.A., ACEVEDO, P., MANASSERO, M.A. y VÁZQUEZ, A.
2001. “Avances metodológicos en la investigación sobre evaluación de
actitudes y creencias CTS. En línea en Revista Iberoamericana de Educación,
edición electrónica De los Lectores. En línea en <http://www.campusoei.org/revista/deloslectores/Acevedo.PDF>.
-
ACEVEDO, J.A., VÁZQUEZ, A. y MANASSERO, M.A. 2002. “El
movimiento Ciencia, Tecnología y Sociedad y la enseñanza de las ciencias. En
línea en Sala de Lecturas CTS+I de la OEI, En línea en <http://www.campusoei.org/salactsi/acevedo13.htm>. Versión en castellano del capítulo 1 del libro
de Manassero, M.A., Vázquez, A. y Acevedo, J.A. (2001): Avaluació dels
temes de ciència, tecnologia i societat. Palma de Mallorca: Conselleria
d'Educació i Cultura del Govern de les Illes Ballears.
-
BUNGE, M. 1979. “La Ciencia. Su método y su Filosofía. Siglo Veinte:
Argentina.
-
DÍAZ FLORES L.L., VILLANUEVA GUEVARA M.C., MUNGUIA
BALVANERA E. 2008. “La incidencia del programa de divulgación Jóvenes
por
la
Ciencia”.
TECSISTECATL
Vol. 1 Número 5.
-
FEYERABEND, P.K. 1989. “Límites de la Ciencia. Explicación, reducción y
empirismo. Editorial Paidós. España.
-
FLORES V., J. 2002. “Tres avenidas al conocimiento científico”. En: Tonda, J;
Sánchez, A. M. Y Chávez, N. (coord.). Antología de la divulgación de la ciencia
en México. pp 169-173. Col. Cuadernos de divulgación para divulgadores.:
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM.
-
GARCÍA F., H. 2002. “Confesiones de un divulgador”. En: Tonda, J; Sánchez,
A. M. Y Chávez, N. (coord.). Antología de la divulgación de la ciencia en
México. (pp 185-198). México: Cuadernos de divulgación para divulgadores.
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM.
-
KUHN, T.S. 1962. “La estructura de las revoluciones científicas”. México
-
PÉREZ SEDEÑO. 1995. “La vida en el laboratorio. La construcción de los
hechos científicos”. Madrid: Alianza.
-
PETRUCCI, D. Y DIBAR U., M. C. 2001. “Imagen de la ciencia en alumnos
universitarios: una revisión y resultados”. Enseñanza de las Ciencias. En:
Revista de investigación y experiencias didácticas. Vol.19, No. 2 pp 217-229.
-
UNESCO-ICSU. 1999. Declaración de Budapest sobre la Ciencia y el uso del
saber científico. Conferencia Mundial sobre la Ciencia para el Siglo XXI: Un
nuevo compromiso”, Budapest (Hungría), 26 junio - 1 julio de 1999. En línea
en <http://www.campus-oei.org/salactsi/budapestdec.htm>
-
VÁZQUEZ, A. y MANASSERO, M.A. 1998. “Actitudes hacia la influencia de
la cultura en la ciencia”. Cultura y Educación, 11/12, 143-167.
Fly UP