...

La ciencia en los medios de comunicación

by user

on
Category: Documents
15

views

Report

Comments

Transcript

La ciencia en los medios de comunicación
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE N º 1 1
La ciencia
en los medios
de comunicación
25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE
Nº11
La ciencia
en los medios
de comunicación
25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
© 2007, Fundación Dr. Antonio Esteve
Llobet i Vall-Llosera 2. E-08032 Barcelona
Teléfono: 93 433 53 20; fax: 93 450 48 99
Dirección electrónica: [email protected]
http://www.esteve.org
Depósito legal: B- -07
ISBN:
La Fundación Dr. Antonio Esteve contempla como objetivo prioritario el estímulo del progreso de la terapéutica por medio de la comunicación y la discusión científica.
La Fundación quiere promover la cooperación internacional en la investigación farmacoterapéutica y, a
tal fin, organiza reuniones internacionales multidisciplinarias donde grupos reducidos de investigadores
discuten los resultados de sus trabajos. Estas discusiones son recogidas en las publicaciones de los
Esteve Foundation Symposia.
Otras actividades de la Fundación Dr. Antonio Esteve incluyen la organización de reuniones dedicadas a
la discusión de problemas de alcance más local y publicadas en formato de monografías o cuadernos
de la Fundación Dr. Antonio Esteve. La Fundación participa también en conferencias, seminarios, cursos
y otras formas de apoyo a las ciencias médicas, farmacéuticas y biológicas, y con carácter bienal concede un premio al mejor artículo publicado por un autor español dentro del área de la farmacoterapia.
Entre la variedad de publicaciones que promueve la Fundación Dr. Antonio Esteve, cabe destacar la serie
Pharmacotherapy revisited: An Esteve Foundation Series, en cuyos diferentes volúmenes se recopilan,
en edición facsímil, los principales artículos que sentaron las bases de una determinada disciplina.
Como puede apreciarse en la lista de títulos que aparece en la última página de esta obra, los Cuadernos
de la Fundación Dr. Antonio Esteve engloban una serie de publicaciones en distintos formatos e idiomas,
y son consecuencia de diversas iniciativas y colaboraciones compartidas desde la Fundación Dr. Antonio
Esteve.
Fruto de una de estas colaboraciones a lo largo del tiempo surge precisamente este volumen, que recoge un cuarto de siglo de publicaciones de Vladimir de Semir, el que fuera durante muchos años director
del suplemento de Ciencia de La Vanguardia y referente actual del estudio de la comunicación científica
en nuestro país. Esta recopilación reúne tanto algunos de los artículos más representativos de su carrera como periodista científico en diferentes medios de comunicación como el fruto de sus estudios sobre
la comunicación científica.
La presente edición recoge, pues, la opinión del autor, por lo que la Fundación Dr. Antonio Esteve no se
hace necesariamente partícipe de su contenido.
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . XI
Presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . XIII
1.
En 1985, el primer telescopio orbital . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
La Vanguardia 10/10/1982
2.
Galileo Galilei . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
Historia y Vida. Extra 28 ‘Sabios e inventores’
3.
Del hueso al Atlantis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
La Vanguardia 10/04/1983
4.
La supervivencia de los pandas aumenta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
La Vanguardia 21/10/1984
5.
¿Jueces de nuestra propia evolución? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
La Vanguardia 2/06/1985
6.
Divulgar ciencia, equilibrio entre rigor y comprensión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
La Vanguardia 9/11/1986
7.
Primeros pasos para una misión conjunta que lleve al hombre a Marte . . . . . . . . . . . . . . . 17
La Vanguardia 3/05/1987
8.
Kim Basinger lee la revista The Lancet . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
La Vanguardia 7/10/1989
9.
Preguntas de Evry Schatzman . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
La Vanguardia 7/10/1989
10. Sólo quedan quince osos del Pirineo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
La Vanguardia 8/09/1990
11. Europa copa los Nobel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
La Vanguardia 26/10/1991
12. El gen nuestro de cada semana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
La Vanguardia 6/05/1995
13. Saber i quart poder . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
Cultura i comunicació de masses,
Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya, 1995
14. Salud y contaminación del aire . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
La Vanguardia 2/03/1996
-VII-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
Índice
Índice
15. ¿Qué hechos merecen ser noticia? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
The Lancet, Vol. 347, 27/04/1996
16. Dinosaurios padres de familia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
Diario ECO 14/12/1996
17. Press releases of science journal articles
and subsequent newspaper stories on the same topic . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
JAMA 15/07/1998
18. La dérive du journalisme scientifique. De l’aculturation à la déculturation . . . . . . . . . . . . . 34
Alliage ‘L’écrit de la science’,
Volume 37-38, 12/1998
19. Las noticias sobre el cáncer en los medios de comunicación escrita . . . . . . . . . . . . . . . . 38
Gaceta Sanitaria. Marzo/Abril 2000
20. Scientific journalism: problems and perspectives . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
International Microbiology, Volume 3, Junio 2000
21. Eros ya no es virgen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
El Periódico de Catalunya 26/02/2001
22. El arte inspira a la ciencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
El Periódico de Catalunya 24/03/2001
23. Los Nobel cumplen 100 años . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
El Periódico de Catalunya 13/02/2001
24. Reconciliación ecológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
El Periódico de Catalunya 27/05/2001
25. Canaletto ayuda a salvar Venecia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
El Periódico de Catalunya 5/01/2002
26. Conocer la ciudad con otra mirada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
El Periódico de Catalunya 21/11/2002
27. Alzheimer en la prensa diaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
MagazinAlzheimer núm. 3
28. Lo posible acaba siendo realidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
El Periódico de Catalunya 4/01/2003
29. La acultura, ¿una tercera cultura? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
Blanco y Negro Cultural (ABC) 18/01/2003
30. China quiere pisar la Luna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
El Periódico de Catalunya 22/02/2003
31. Sexo y ciencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
El País Cataluña 10/03/2003
32. Conocimiento científico y diversidad cultural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
El País Cataluña 4/06/2004
-VIII-
34. Desarrollo sostenible del saber y del poder . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
Los Monográficos de B.MM, Fòrum Barcelona 2004
35. L’esperança d’una vacuna contra la malària . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
Regió 7 7/01/2005
36. 10 anys observant la ciencia a la societat . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
AVUI 28/05/2005
37. Between fast thinking and genuine culture . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
RTD Info. Magazine on European Research, November 2005
38. El Dr. Hwang y el clon que nunca existió . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
Quark, abril de 2006
39. Barcelona Ciencia 2007 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
Papers de Comunicació Científica (ACCC), Diciembre de 2006
40. Comunicación científica para el desarrollo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
Muy interesante, Abril de 2007
41. La evolución, ¿a subasta? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
El Cultural (El Mundo) 31/05/2007
42. Cultura científica y cohesión social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
El País Cataluña, 13/06/2007
-IX-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
33. L’agenda 21 de la cultura i la cohesió social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
Línia 14, Boletín informativo de la Universitat Pompeu Fabra, Julio/Septiembre de 2004
La ciencia en los medios
de comunicación
25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Con motivo de los 25 años de la primera edición del suplemento de Ciencia de La Vanguardia,
el 10 de octubre de 1982, la Fundación Dr. Antonio Esteve recopila, en el año de la Ciencia
en Barcelona, un conjunto de artículos del que fuera su principal impulsor.
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Introducción
La contribución de Vladimir de Semir al periodismo científico es de sobras conocida y no se
trata aquí de enumerar sus aportaciones como
gestor, docente, comunicador e impulsor, pero sí
parece oportuno rendirle un homenaje al cabo
de un cuarto de siglo del nacimiento de una de
sus aventuras más conocidas, el suplemento de
Ciencia de La Vanguardia. Este homenaje podía
tomar muchas formas, pero a todos los que trabajamos en la Fundación Dr. Antonio Esteve nos
pareció que la más oportuna era ofrecer una
panorámica de los escritos de Vladimir de Semir
como periodista científico. Aunque, por motivos
de espacio, la muestra es necesariamente reducida, no nos cabe la menor duda de que los lectores compartirán nuestro interés por estos artículos y coincidirán con nosotros en el aplauso a
su elegante forma de transmitir a la sociedad el
conocimiento científico.
Para terminar, permítaseme insistir en que
éste es un homenaje a Vladimir de Semir, pero
también un recuerdo agradecido y nostálgico a
unas páginas felices de La Vanguardia. Por ello,
con el amable permiso de los editores de este
periódico, reproducimos aquí una de las colaboraciones de Fernando Krahn en sus suplementos
que sintetiza en un dibujo la calidad translacional
del mejor periodismo científico.
S. Erill
Fundación Dr. Antonio Esteve
Hace ahora 25 años, el 10 de octubre de 1982,
nació el primer suplemento de Ciencia de La
Vanguardia. El presente Cuaderno pretende ser
un homenaje a esta iniciativa y muy en particular
a quien desempeñó un papel clave en su gestación y contribuyó, con su dirección, a que se
convirtiera en un referente en el periodismo científico español durante toda su existencia.
El suplemento de Ciencia de La Vanguardia
(luego llamado de Ciencia y Tecnología) y su
compañero Salud y Calidad de Vida (más tarde
Medicina y Salud) habrían de representar para
muchos lectores una ventana de acceso a la
ciencia, en su acepción más amplia, y para
muchos científicos la posibilidad de comunicarse
directamente con la gente de la calle y a la vez,
por qué no, de pulir sus habilidades de comunicación, a veces muy encorsetadas por el rigor
conceptual y la aspereza que exige la comunicación entre científicos.
Por desgracia, los suplementos de ciencia y
medicina de La Vanguardia dejaron de publicarse en cualquiera de sus formas en 1997, pero
aún hoy son recordados por muchos como una
empresa valiosa y merecedora de aplauso.
Además, los que colaboramos en ellos somos
testigos del importante trabajo que realizó
Vladimir de Semir, quien alentó su creación y
dirigió su andadura durante sus 15 años de
vida.
-XI-
Presentación
Vladimir de Semir
25 años de periodismo científico (1982-2007)
El 10 de octubre de 1982, el diario La Vanguardia insertaba por primera vez cuatro páginas monográficas dedicadas a la divulgación de las ciencias y de la medicina. Estas páginas, que se convirtieron en
semanales, fueron las precursoras de diversos suplementos de Ciencias, Tecnología, Medicina y Salud
que este periódico publicó durante 15 años bajo diversos formatos, hasta el 19 de julio de 1997. Esta
etapa puede ser considerada como la impulsora de buena parte del periodismo científico contemporáneo en España y se ha convertido en una referencia obligada en la historia de esta especialidad informativa y divulgativa. El periodista Vladimir de Semir fue el alma de todos estos proyectos, que trascendieron la propia publicación y que fueron la semilla de otras importantes iniciativas vinculadas con el
periodismo científico y la divulgación científica en el mundo académico y el ámbito político. Ésta es la historia de 25 años de fecunda labor en el impulso de la relación entre ciencia, cultura y sociedad.
Un cambio, un refuerzo, una idea
año 1981 se había creado una comisión responsable de la reconversión tecnológica en la que
estaban representados todos los departamentos
de la empresa. La realidad es que cuando empezó este proceso en quienes menos se pensó fue
en los periodistas, ya que se vaticinó –luego se
demostró que éste era un planteamiento erróneo– que la Redacción del diario se mostraría
reacia a cambiar sus tradicionales sistemas de
trabajo, y se preveía que sólo a muy largo plazo
los periodistas estarían dispuestos a incorporarse al mundo del ordenador. En realidad, con esta
primera etapa de reconversión se estaba pensando más en el taller y en la sección de publicidad (especialmente en los anuncios por palabras). De todos modos, la empresa y la dirección
del diario decidieron incorporar a la comisión de
reconversión tecnológica a un periodista,
Vladimir de Semir, que se consideró adecuado
para participar activamente en este proceso de
profundo cambio en la empresa por su formación previa –había estudiado matemáticas–, su
conocimiento de varias lenguas clave para la formación que se debía realizar en Alemania y
sobre todo en Estados Unidos, y su disponibilidad personal a afrontar nuevos retos profesionales, ya que como ha demostrado en estos 25
años, Vladimir de Semir siempre ha estado dis-
A principios de los años ochenta, La Vanguardia
inició un proceso de modernización de su sistema de producción en paralelo a un cambio
generacional en diferentes ámbitos de la empresa, incluida el área periodística. El corresponsal
en Estados Unidos, Lluís Foix, se reincorporó a la
redacción, primero como director adjunto del
histórico Horacio Sáenz Guerrero, que había
liderado La Vanguardia en la transición política, y
luego como director hasta que se formó un
nuevo equipo periodístico en torno a Francesc
Noy. Foix era buen conocedor de la evolución de
The New York Times y este hecho fue determinante para la creación de una sección semanal
de Ciencia en forma de suplemento, análogo en
su filosofía al que había nacido cuatro años antes
en el diario neoyorkino de referencia mundial.
En el caso de La Vanguardia intervinieron no
sólo razones estrictamente de estrategia informativa y adaptación a las nuevas áreas de interés potencial de los lectores, sino asimismo otros
factores estructurales. Inmersa en una auténtica
revolución tecnológica con el paso prácticamente directo de las viejas linotipias de plomo a la
incorporación de un proceso informatizado
basado en el sistema Atex norteamericano, en el
-XIII-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
atractiva que la actual. El cuadernillo que se proponía se debía poder cerrar el jueves y ser impreso con antelación para que no entorpeciera el
proceso de producción del diario durante el
sábado en los talleres ante la importante oferta
informativa y publicitaria que realizaba La
Vanguardia todos los domingos.
puesto a abordar nuevas iniciativas y correr los
riesgos que supone innovar y acometer retos
profesionales.
Vladimir de Semir se había vinculado a La
Vanguardia en 1975 como corresponsal comarcal de Sant Cugat del Vallès, para ser un año
más tarde auxiliar de Redacción en la sección de
Regional e incorporarse de esta forma en mayo
de 1976 profesionalmente a la Redacción de La
Vanguardia. En el momento de plantearse la
reconversión tecnológica del diario, Vladimir de
Semir ya había dado un segundo salto profesional y formaba parte, con la categoría de redactor, de la sección de Política Catalana que dirigía
la periodista Margarita Sáenz Diez desde la transición política española.
1981 fue también el año en que se fundó el
Museo de la Ciencia de la Fundación La Caixa de
Barcelona, al que se incorporó rápidamente el
físico Jorge Wagensberg como conspicuo director. Wagensberg y De Semir habían sido compañeros desde el parvulario hasta el bachillerato
elemental en la Escuela Suiza de Barcelona, se
veían con cierta regularidad y precisamente con
motivo de la creación del Museo de la Ciencia
Wagensberg sugirió a De Semir, durante una
comida, que “La Vanguardia debería prestar
especial atención a la divulgación científica, es
un tema que interesa mucho a los ciudadanos...
¿Por qué no propones la creación de una sección de Ciencia?” Esta reflexión se trasladó a las
conversaciones entre Foix y De Semir en plena
fase de reconversión y modernización del diario.
De Semir estaba inmerso en el proceso de adaptación tecnológica de la empresa y había manifestado que a pesar de estar dispuesto a participar en ese proceso no deseaba desconectarse
completamente de su actividad como periodista.
Además hubo otro factor realmente decisivo
en la creación del suplemento de Ciencia del diario. En aquella época, la edición dominical no
podía absorber toda la demanda publicitaria que
esperaba –previo pago, claro– ser insertada en
las páginas de La Vanguardia. La única solución
posible era crear un cuadernillo adicional para el
domingo. El diario era en aquella época fasciculado, formado por dos, tres o más cuadernos
independientes que permitían una agrupación de
las diferentes secciones mucho más funcional y
La idea toma cuerpo
La conjunción de estos factores condujo a la
decisión del responsable de la Redacción en
aquellos momentos, Lluís Foix, a crear unas
páginas dominicales dedicadas a las ciencias,
que incorporaran la tradicional página de medicina que el doctor Lluís Daufí realizaba desde
hacía más de diez años y que por su contenido
podían ser ligeramente intemporales. Así nació,
el 10 de octubre de 1982, el primer suplemento
de Ciencia de La Vanguardia. Jorge Wagensberg
fue su primer colaborador externo y el aspecto
más relevante es que por primera vez en la historia del diario este espacio informativo era dirigido por un periodista que formaba parte de la
Redacción y no por un científico o médico que
colaboraba como divulgador científico externo.
Había nacido así, por primera vez, una sección
especializada en periodismo científico. De todos
modos, desde un principio la filosofía de este
suplemento fue la de que colaboraran estrechamente periodistas, científicos y médicos para
complementar criterios de rigor, amenidad y
actualidad.
Al ser nombrado Francesc Noy director de La
Vanguardia, el 23 de septiembre de 1983,
Vladimir de Semir accedió al nuevo cargo de
subdirector de Edición, desde el que se coordinaba toda la producción de la Redacción y su
relación con los talleres, pero siguió manteniendo directamente la responsabilidad de la elaboración semanal de las páginas monográficas de
Ciencia y Medicina, que ya se habían consolidado como una oferta informativa más de La
Vanguardia.
Estas páginas dominicales tuvieron una
amplia repercusión entre el mundo científico de
Cataluña y España, ya que por primera vez científicos y científicas de las universidades y centros
-XIV-
de investigación de toda España podían colaborar de forma amplia con sus artículos. Las tres o
cuatro páginas de los primeros tiempos fueron
evolucionando en función de la publicidad que
se debía insertar y llegaron a convertirse en alguna ocasión en 24 páginas, saltando también a la
portada de huecograbado color del correspondiente cuaderno e incorporando a un ilustrador
gráfico de gran impacto y creatividad por su
capacidad de síntesis de los temas científicos,
Fernando Krahn, cuyas aportaciones fueron
decisivas para hacer más atractiva la sección.
Todo esto, unido a que se publicaba el día de
mayor difusión del diario, convirtieron a este
suplemento más o menos desestructurado
–dependía siempre de la publicidad que debía
absorber– en muy popular entre los lectores, y
demostró que una oferta informativa completamente nueva de calidad y mantenida domingo
tras domingo acababa creando una demanda
entre el público. En 1986, el Consejo Superior de
Investigaciones Científicas (CSIC) instauró un
premio estatal de Periodismo Científico que en
su primera edición fue otorgado a La Vanguardia
por su oferta semanal de páginas especializadas
en ciencias y medicina.
En noviembre de 1987, al ser nombrado
director Juan Tapia, Vladimir de Semir se convierte en coordinador de Ciencia y Suplementos
de La Vanguardia, adquiriendo así la temática
científica por primera vez rango de sección propia en un diario español. El nuevo director completó la segunda etapa de reconversión tecnológica del diario, que se había iniciado con el equipo anterior, y en el año 1988, cuando se estaba
decidiendo cómo sería el nuevo diario resultante,
una encuesta interna de la empresa entre los lectores y suscriptores reveló que la sección de
Ciencia era una de las más apreciadas por el
público fiel al diario. La oferta mantenida consolidaba una demanda por parte del público lector.
contrató a uno de los expertos mundiales más
conocidos: Milton Glaser, el norteamericano
“inventor” del I♥NY. Glaser y su equipo prepararon la nueva maqueta de La Vanguardia e introdujeron el concepto que había significado en su
día la recuperación espectacular de las ventas
del Times de Nueva York en los años 70 tras una
seria crisis de lectores: dotar al diario de un
suplemento diferente cada día de la semana
para segmentar una nueva oferta informativa con
el fin de atraer y fidelizar nuevo público potencial.
Así se creó, el 14 de noviembre de 1978, el
suplemento Science Times, y así nacieron aquellas cuatro precursoras páginas de 1982 que se
convirtieron en el embrión del nuevo suplemento
Ciencia y Tecnología de La Vanguardia que
empezó a publicarse los sábados a partir del 7
de octubre de 1989.
La decisión de la empresa fue que Ciencia y
Tecnología se convirtiera en el suplemento estrella, junto al Magazine dominical, para consolidar
y si era posible aumentar las ventas de los sábados, segundo día en audiencia del diario. En
aquella época, los grupos editores de diarios
competían por mejorar y ampliar al máximo su
oferta de contenidos, estrategia en que se basaba la búsqueda de nuevos lectores y la fidelización de los existentes ante nuevas competencias.
El suplemento Ciencia y Tecnología tenía el
formato de cuaderno o revista independiente
–otros iban en el cuerpo general del diario– a
todo color, con 16 páginas. Como resultado de
esta introducción de un nuevo diseño y oferta de
suplementos diarios también se creó Salud y
Calidad de Vida, que se comenzó a publicar el 4
de octubre de 1989 todos los miércoles en las
páginas interiores y centrales del diario (la nueva
rotativa implicó que La Vanguardia perdiese su
característica de fasciculada), con un total de
ocho páginas.
Posteriormente, el 7 de septiembre de 1990,
dado el éxito que había alcanzado el suplemento Ciencia y Tecnología, se decidió que el otro
suplemento –que pasó a llamarse Medicina y
Calidad de Vida– también fuera a todo color,
pasara de las ocho páginas iniciales a un total de
doce y se ofreciera al lector como un cuaderno
individual encartado en el diario, igual que en el
Nace Ciencia y Tecnología
Esta segunda etapa del cambio tecnológico de
La Vanguardia implicó la compra de una nueva
rotativa que podía imprimir también en color y se
procedió al rediseño del diario, para lo que se
-XV-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
caso previo de Ciencia. El responsable de su
contenido era el doctor Antonio Salgado, que se
había incorporado como colaborador de Lluís
Daufí el 31 de octubre de 1982, en la primera
etapa de las páginas monográficas semanales
de Ciencia y Medicina, hasta que en 1987 se
hizo cargo del área médica siguiendo la larga tradición de médicos colaboradores de La
Vanguardia, siempre bajo la supervisión de
Vladimir de Semir como responsable máximo de
estas páginas.
Esta oferta de dos suplementos en forma de
revista se mantuvo hasta que el 4 de marzo de
1995 se fusionaron en forma de una revista que
pasó a llamarse Ciencia y Vida, que se encartaba con el diario todos los sábados. Su vida fue
relativamente corta, ya que sólo perduró hasta el
24 de febrero de 1996, fecha en que pasó a editarse de nuevo en el diario con el nombre Ciencia
y Salud, perdiendo buena parte de sus características (un papel especial y a todo color). El responsable de su edición en esta última época fue
el periodista científico Lluís Reales, que se había
formado en el equipo de suplementos que dirigió
Vladimir de Semir desde 1987 hasta 1996. De
Semir siguió colaborando con sus habituales
artículos semanales, pero ya estaba implicado
desde principios del año 1996 en nuevos proyectos editoriales del Grupo Godó, como fue el
lanzamiento y la dirección del diario popular Eco
24 horas –diario que debe ser considerado
como un precursor de la actual amplia oferta de
diarios gratuitos– y la posterior creación del
Departamento de Revistas del Grupo Godó.
Las razones de estos cambios, a pesar del
éxito y la audiencia que la ciencia y la medicina
tenían entre los lectores, se debieron a nuevos
criterios empresariales aparecidos en el Grupo
Godó en la segunda parte de los años 1990, y al
gradual encarecimiento del papel prensa que
aconsejó recortes presupuestarios. Finalmente,
el 19 de julio de 1997 el suplemento Ciencia y
Salud dejó de editarse sin que los lectores recibieran explicación alguna.1 Tres años después, el
1
2
defensor del lector de La Vanguardia todavía
recibía cartas de los lectores preguntando sobre
el suplemento Ciencia y las razones de su no
publicación.2
A partir de la fecha de desaparición del suplemento y hasta hoy, toda la temática científica y
médica se trata fundamentalmente en la sección
diaria de Sociedad, siendo el responsable de
esta información científica el periodista Josep
Corbella, también formado en el suplemento
Ciencia y Tecnología, mientras la periodista
Marta Ricart aborda principalmente los temas
específicos de política científica y sanitaria.
La labor académica de Vladimir de Semir
Hasta aquí la historia de casi 15 años de continuada labor divulgativa de Vladimir de Semir en
La Vanguardia en el campo del periodismo científico. Una etapa fecunda en la interacción de
ciencia y periodismo, y que al mismo tiempo se
convirtió en una escuela práctica de divulgación
científica, tanto para los muchos científicos que
pasaron por sus páginas como para los jóvenes
periodistas que se formaron en el suplemento
científico de La Vanguardia. De hecho, esta
escuela de facto en el diario tuvo su traslación al
campo académico cuando se crearon, en 1992,
los Estudios de Periodismo de la entonces
naciente Universidad Pompeu Fabra.
La estrecha y larga relación que el equipo de
periodistas y de científicos mantuvieron durante
estos años en torno a los suplementos de
Ciencias y Medicina comportó que surgiera una
continuada reflexión en su seno sobre cómo
mejorar tanto la información como la propia divulgación científica. Buena prueba de ello fue la convocatoria, en mayo de 1990, de un importante
simposio internacional sobre periodismo científico en Barcelona, que se celebró en el Colegio de
Periodistas y que fue el resultado de la iniciativa
conjunta de Sergi Erill, director de la Fundación
Dr. Antonio Esteve, y Vladimir de Semir.3
Todos los suplementos sabatinos de Ciencia y Tecnología desde 1989 están disponibles en el archivo de La Vanguardia
(www.lavanguardia.es), y los ejemplares de la última etapa de Ciencia y Salud, desde febrero de 1996 a julio de 1997, pueden ser
consultados también on line en www.ciencia.vanguardia.es
El 24 de abril de 1993, el suplemento Ciencia y Tecnología publicó una encuesta entre sus lectores que demostró el alto grado de
fidelización que se había establecido
-XVI-
Producto de esta inquietud por mejorar y
consolidar el periodismo científico, y en general
la divulgación de las ciencias, fue también la creación en 1990 de la Asociación Catalana de
Periodismo Científico, convirtiéndose Vladimir de
Semir en su presidente-fundador. La entidad
prosigue hoy su labor rebautizada como
Asociación
Catalana
de
Comunicación
Científica, la preside la bióloga Mercè Piqueras y
está integrada en la World Federation of Science
Journalists.4
En 1992, el periodista Josep Maria Casasús
fundó los Estudios de Periodismo de la
Universidad Pompeu Fabra, de los que fue primer decano. Casasús estaba vinculado al Grupo
Godó y fue miembro del Equipo de Dirección de
Francesc Noy junto a Vladimir de Semir. Buen
conocedor, por una parte, de las tendencias
mundiales del periodismo, y por otra de la labor
de impulso del periodismo científico que se realizaba en su propio periódico, Casasús propuso
a Vladimir de Semir que se incorporara a la universidad como Profesor Asociado de Periodismo
Científico, asignatura que comenzó a impartir en
el curso 1993-1994. Por tanto, desde 1993,
Vladimir de Semir complementó su trabajo como
periodista científico en La Vanguardia con la
enseñanza de esta materia en la Universidad
Pompeu Fabra de Barcelona, actividad académica que mantuvo cuando se hizo cargo de la
dirección del diario Eco 24 horas en 1996 y posteriormente al ser nombrado Director Editorial del
Departamento de Revistas del Grupo Godó, en
1997.
La experiencia acumulada en el área de ciencia y medicina de La Vanguardia, y la estrecha
relación con el mundo de la investigación científica, hicieron que fructificasen rápidamente otras
singulares iniciativas en el mundo académico. En
el curso 1994-1995 se puso en marcha un
Máster en Comunicación Científica, Médica y
Mediambiental en el Instituto de Educación
Continua de la Universidad Pompeu Fabra,5 dirigido por Vladimir de Semir, que contó desde el
principio con una importante ayuda en forma de
becas de la empresa Sandoz (hoy Novartis). Un
máster que se ha consolidado internacionalmente, que ha sido la base de otros cursos y seminarios especializados, y que ha valido a Vladimir
de Semir un reconocimiento internacional y su
integración en el European Network of Science
Communication Teachers, que lidera Steve Miller
del University College de Londres.6
En 1994, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas volvió a galardonar –esta vez
de forma nominal– a Vladimir de Semir con el
Premio CSIC de Periodismo Científico «por su
extraordinaria labor realizada durante 1993 y
años anteriores al frente de los suplementos de
Ciencia y Tecnología y de Medicina y Calidad de
Vida del periódico La Vanguardia, así como por
su contribución a la formación de periodistas
científicos en la Universidad Pompeu Fabra y sus
actividades relacionadas con el estímulo de la
cultura científica».
También por iniciativa de Vladimir de Semir, y
con el decisivo apoyo de la Dirección de
Investigación de la Generalitat de Catalunya que
dirigía el bioquímico Joan Albaigés, en noviembre de 1994 fue creado el Observatorio de la
Comunicación Científica (OCC)7 en la
Universidad Pompeu Fabra, un centro especial
de investigación para el análisis y el estudio de la
transmisión del conocimiento científico a la
sociedad. El OCC se ha convertido en estos
años en una referencia, entre otras muchas
cosas, por la publicación de la revista Quark
(Ciencia, Medicina, Comunicación y Cultura)8 y la
elaboración anual del Informe Quiral (Medicina,
Comunicación y Sociedad) patrocinado por la
Fundación Privada Vila Casas, un informe sobre
el tratamiento informativo de la medicina y la
salud en los cinco diarios de mayor difusión de
España, que ya ha llegado a su décima edición.9
El OCC ha actuado también en todos estos años
como eficaz incubadora para la inserción laboral
de muchos profesionales en el mundo de la
comunicación científica.
3
6
4
5
w w w. e s t e v e . o r g / F E s t e v e / c o n t e n t / p u b l i c a c i o n e s /
1075713961.07/pub.pdf
www.accc.cat
www.idec.upf.edu/ca/seccions/oferta_formativa/masters_
programes/curs/curs.php?curs=004534
7
8
9
-XVII-
www.esconet.org
www.upf.edu/occ
www.prbb.org/quark
www.fundacionvilacasas.org
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
amplio programa de divulgación y “agitación”
científicas desde el Gobierno municipal. En el
siguiente mandato, 2003-2007, Vladimir de
Semir siguió con este proyecto en calidad de
Comisionado de la Alcaldía para la Difusión y
Promoción de la Cultura Científica, adscrito al
Instituto de Cultura de Barcelona. En este instituto municipal ha consolidado una línea específica
de diseminación de la cultura científica,
“Barcelona Ciencia”, integrándola en el Plan
Estratégico de Cultura de Barcelona,10 cuya primera acción relevante ha sido declarar 2007
como Año de la Ciencia en Barcelona.11
Durante estos últimos ocho años, de 1999 a
2007, Vladimir de Semir ha seguido con su actividad académica compatibilizándola con la
acción política –que le ha obligado a una excedencia forzosa de La Vanguardia– y su proyección internacional. Así, en el año 2001, la
Comisión Europea invitó a Vladimir de Semir a
incorporarse a una comisión de expertos dentro
del programa europeo Ciencia y Sociedad, fruto
de la cual fueron, entre otros, el informe
Benchmarking the Promotion of RTD culture and
Public Understanding of Science12 (julio de 2002)
y la organización en Bruselas del simposio internacional Science in Society Forum (marzo de
2005)13, en el cual Vladimir de Semir presentó en
sesión plenaria la ponencia Popularisation of
Sciences: A Crucial Political Issue.14 Otros hitos
importantes en este período han sido la organización del diálogo “Conocimiento científico y
diversidad cultural” en el marco del Fórum de las
Culturas 2004;15 la designación de 2004 a 2006
de Vladimir de Semir como presidente de la red
mundial Public Communication of Science &
Technology –máxima organización internacional
relacionada con la comunicación pública de las
ciencias representada en los cinco continentes–,
de la que sigue siendo miembro de su comisión
ejecutiva; la creación del primer nodo de la
PCST-Academy en Barcelona, que se responsa-
En 1999 Vladimir de Semir dio un nuevo salto
importante en su trayectoria profesional al ser
invitado por Joan Clos, alcalde de Barcelona, a
integrarse en calidad de independiente en la lista
electoral del Partit dels Socialistes de Catalunya
en las elecciones municipales, convirtiéndose en
junio de 1999 en Concejal de Ciudad del
Conocimiento en el Ayuntamiento de Barcelona.
La propuesta del alcalde Clos suponía la creación de una nueva área de actuación destinada
a impulsar transversalmente la adaptación de la
ciudad a la sociedad del conocimiento.
Cabe señalar que esta importante iniciativa
política relacionada con el conocimiento y la cultura científica impulsada por el alcalde Joan Clos
había tenido un precedente –de otra índole, pero
sin duda relevante– cuando la Consejería de
Cultura de la Generalitat de Catalunya, que dirigía Joan Guitart, creó en julio de 1989 una
Comisión para el Estímulo de la Cultura
Científica, que tuvo durante buena parte de la
década de 1990 una activa presencia en la sensibilización ciudadana en torno a la ciencia en la
sociedad. Vladimir de Semir fue uno de los integrantes de esta comisión.
Durante el mandato 1999-2003 se pusieron
en marcha, entre otros, el proyecto urbanístico
del [email protected] para la transformación de la zona industrial del distrito de Pueblo Nuevo de Barcelona, se
sentaron las bases para la creación del Parque de
Investigación Biomédica de Barcelona y del
Campus Universitario de Levante, y la organización del Fórum de las Culturas 2004. Vladimir de
Semir colaboró estrechamente en todos estos
proyectos, siempre en el contexto de dar máxima
visibilidad al mundo universitario y proyectar
Barcelona como ciudad de ciencias. Por primera
vez en la historia, el pleno municipal de Barcelona
abordó medidas de gobierno destinadas a consolidar el fomento de las ciencias en la sociedad,
a colaborar con la Comisión Europea en su Plan
de Acción Ciencia y Sociedad, y se realizó un
10
www.bcn.es/plaestrategicdecultura/castella/index.html
www.bcn.cat/ciencia2007
12
http://www.bcn.es/plaestrategicdecultura/pdf/Taula_Ciencia_EXpertReport.pdf
13
http://ec.europa.eu/research/conferences/2005/forum2005/index_en.htm
14
http://ec.europa.eu/research/conferences/2005/forum2005/docs/progr_desemir_text_en.pdf
15
www.barcelona2004.org/esp/banco_del_conocimiento/dialogos/ficha.cfm?IdEvento=153
11
-XVIII-
biliza de recoger el fondo documental internacional sobre percepción y comunicación públicas
de las ciencias;16 y la integración de Vladimir de
Semir en el Comité Consultativo de Deontología
y Ética del Instituto Francés de Investigación
para el Desarrollo (IRD).17
El 10 de octubre de 2007, exactamente veinticinco años después de aquella primera y pionera publicación en La Vanguardia, la Fundación
Dr. Antonio Esteve ha decidido rendir un home-
naje público a Vladimir de Semir en el marco del
Año de la Ciencia 2007, y la publicación de este
Cuaderno especial dedicado a un cuarto de siglo
de divulgación y periodismo científicos.
Pol Morales
Fundación Dr. Antonio Esteve
(El texto es la transcripción de una larga
conversación con Vladimir de Semir)
16 www.pcstacademy.org
17 www.ccde.ird.fr
-XIX-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
La tradición divulgativa de La Vanguardia
La vocación divulgadora de La Vanguardia ha
sido constante desde la aparición del diario el 1
febrero de 1881. Fue notable el caso de José
Comas Solá, astrónomo director-fundador del
Observatorio Fabra de Barcelona y divulgador
de las ciencias que, sin duda influenciado por
su homólogo francés Camille Flammarion, se
convirtió en referencia obligada cuando se
aborda la historia de la divulgación científica
catalana y española. Comas Solá escribió artículos de divulgación en La Vanguardia desde
1893 a 1930, que abordó fundamentalmente
desde la astronomía, su especialidad científica,
y la sismología, pero no dejó de tratar otros
muchos aspectos del conocimiento científico
con connotaciones sociales, filosóficas y culturales que hicieron de él un auténtico divulgador
de las ciencias, integrando la cultura científica
en una única cultura.1
En febrero de 1921 se incorporó a La
Vanguardia el químico Miguel Masriera, que realizó una fecunda labor divulgativa hasta el año
de su muerte, en 1981. Sin duda, Masriera es
una de las grandes referencias de la historia de
la divulgación científica española, ya que durante 60 años escribió unos 1200 artículos para La
Vanguardia.2
En las páginas de La Vanguardia han coexistido además, como en estos casos de principios
de siglo, la divulgación sobre descubrimientos
científicos con la especial atención al mundo de
la medicina. Durante el siglo XX, el diario fue fiel
reflejo de la sociedad de la que emergía y en la
que estaba radicado. Al ser Barcelona una ciudad con gran tradición médica3 era casi inevita1
2
3
4
ble que las principales figuras del mundo de la
medicina de cada época se asomaran con asiduidad a las páginas de La Vanguardia. Entre los
hitos más o menos recientes que cabe destacar
figura la creación, en el año 1962, de una página semanal, todos los sábados, con el epígrafe
específico de Biología y Medicina, en la que
junto a la colaboración fija del profesor Arturo
Fernández Cruz –que coordinaba la sección–
fueron apareciendo personalidades médicas
como Rotés Querol, Sánchez Lucas, Villar
Palasí, Xavier Vilanova, Vidal Teixidó, Christian
de Nogales, Joan Ibiols, Antoni Puigvert y... Lluís
Daufí, quien más tarde tomaría el relevo como
responsable de este espacio informativo semanal dedicado a la medicina.
Merece atención especial el artículo que el
profesor Fernández Cruz publicó el sábado 7 de
abril de 1962 al crear esta sección,
«Contribución a una noble empresa cultural», en
el cual defendía la necesidad de una divulgación
rigurosa y amena de esta temática, que además
incitara a los lectores a continuar leyendo libros y
formándose para poder entender –culturalmente
hablando– el mundo que iba surgiendo a partir
de la nueva biología y sus aplicaciones médicas.
Esta página semanal se publicó hasta el 23 de
junio de 1968, en que Fernández Cruz se trasladó a Madrid, reapareciendo tres años después
como La Vanguardia de la Medicina, el 3 de
octubre de 1971, cooordinada por Lluís Daufí.4
Esta sección semanal se mantuvo hasta que en
octubre de 1982 se incorporó al proto-suplemento semanal de Ciencia y Medicina de La
Vanguardia.
Roca Rosell, A. et al. Josep Comas i Solà, astrònom i divulgador. Ajuntament de Barcelona, Barcelona 2004.
Miguel Masrierra, injustamente, no ha merecido todavía mucha atención, pero cabe citar que Cristina de Carlos Muñoz, alumna del
Máster de Comunicación Científica de la Universidad Pompeu Fabra de 2006, realizó una primera aproximación en su trabajo de
curso “Miguel Masriera, vida y obra del periodista científico”, que está depositado en el Observatorio de la Comunicación Científica
de la UPF.
La guía Paseos por la Barcelona científica establece que la profesión que está más representada en el callejero de la ciudad es
precisamente la de médico. Véase: Piqueras, M., Duran, X.: Paseos por la Barcelona científica, Ayuntamiento de Barcelona, 2002.
Sobre la historia de la divulgación médica en La Vanguardia se puede consultar la tesis doctoral de Antonio Salgado: “Descripción
y valoración de la información de un suplemento semanal de medicina y salud de un periódico de Barcelona”, Universidad
Autónoma de Barcelona, 1992.
Breve historia del periodismo científico
Cuando se aborda la historia del periodismo científico, el periodo comprendido entre las dos guerras mundiales es considerado como el de la
emergencia de esta especialidad. En concreto,
entre los años 1920 y 1930 aparece la figura profesional del periodista científico en prácticamente
todos los grandes rotativos norteamericanos. El
profesor George R. Ehrhardt, de la Duke
University, cita a Alva Johnston como el primer
reportero científico en plantilla en The New York
Times que fue galardonado con un premio
Pulitzer en 1923 por la cobertura informativa de la
reunión de la American Association for the
Advancement of Science, en Boston, conferencia
que se convierte en la primera que merece una
rigurosa y seria atención informativa con un específico esfuerzo por interpretar la importancia que
tenía su contenido para el público. La consolidación definitiva del periodismo científico se produce tras la II Guerra Mundial, en plena guerra fría
entre los dos grandes bloques y con la carrera
espacial como campo de batalla comunicativa
entre norteamericanos y soviéticos. John N.
Wilford, uno de los periodistas fundadores del
Science Times, lo explica con claridad cuando
afirma: «Yo soy periodista científico gracias al
Sputnik».1 El hecho es que tras la repercusión de
las bombas atómicas (1945) y la conquista espacial por el primer satélite artificial (1957), hasta la
llegada a la Luna (1969), la rivalidad económica y
tecnológica de Estados Unidos y la Unión
Soviética se dirime en buena parte en el mundo
de la comunicación pública de las ciencias y de
las tecnologías, consolidándose el periodismo
científico como una de las herramientas para
explicar al mundo lo que está pasando con la
carrera tecnológica por demostrar cuál de los
dos modelos político-económicos es el más eficiente.
En este contexto y con estos precedentes
surge la primera sección de ciencia de la historia
contemporánea. Tal como explica Edwin
1
2
Diamond, uno de los biógrafos de The New York
Times,2 entre 1970 y 1975 el diario neoyorkino
sufrió una severa disminución de su circulación y
una notable reducción de sus inserciones publicitarias. La crisis estaba planteada –por múltiples
razones, competencia de otros medios escritos y
sobre todo de la televisión, entre otras– y la primacía del Times estaba en peligro si no se conseguía reconducir la situación. El editor Arthur
Ochs Sulzberger, el director Abraham Michael
Rosenthal y el director comercial Walter E.
Mattson fueron los artífices de que el Times recuperara 100.000 ejemplares de circulación entre
1976 y 1982, y otra cifra semejante hasta 1986,
situándose el diario por encima del millón de
ejemplares a partir de ese año, cuando en sólo un
semestre de 1971 había llegado a perder 31.000
ejemplares y se había situado en 814.000.
Entre las muchas iniciativas empresariales
que se tomaron figuró una decisiva para la consolidación del periodismo científico. Una de las
claves del éxito fue la decisión de incorporar
suplementos temáticos semanales para aumentar el interés informativo de lectores potenciales,
establecer nuevos puentes de fidelización entre el
público y también abrir nuevos mercados publicitarios. Entre ellos, todos los martes una sección
semanal dedicada a las ciencias, no sin una gran
discusión interna entre sus partidarios –muy
especialmente del director, personalmente muy
interesado por los avances científicos y tecnológicos– y el sector comercial que apostaba por un
suplemento de moda, que según su opinión tendría mayor incidencia publicitaria. Finalmente, así
nació Science Times el 14 de noviembre de
1978.
La idea de crear secciones temáticas rotatorias a lo largo de la semana no era nueva. Julius
Ochs Adler, un sobrino del “fundador” Adolph
Ochs Sulzberger, que trabajaba en el departamento comercial, se anticipó a las ideas de los
años 1970 en una memoria-propuesta que pre-
Wilford, John N. Homenaje al Science Times en su 25 aniversario. Quark 34 - Barcelona, octubre 2004. www.prbb.org/quark/34/
default.htm
Capítulo 5 de Behind The Times: Inside The New York Times. Villard Books, Nueva York, 1994.
sentó al editor el 31 de diciembre de... ¡1924! En
este documento proponía un suplemento de
Economía y Finanzas para los lunes, uno de
Técnica y Ciencia para los martes, otro de Mujer,
otro de Profesiones (abogados, médicos, etc.),
otro de Deportes y finalmente uno de Libros para
los sábados. Cincuenta años después, los arquitectos del nuevo Times –como los define Edwin
Diamond– utilizaron diferentes rúbricas, pero no
muy alejadas de aquella antigua y casi visionaria
propuesta, con la única realmente revolucionaria
propuesta de un suplemento de Fin de Semana,
cuando la cultura del ocio ya estaba instaurada en
nuestra sociedad, pero que era impensable en los
años veinte. Adler proponía incluso auténticas
revistas de 16 páginas que no formaran parte del
cuerpo del diario, pero insertas en él (tal como
hizo Milton Glaser muchos años después con la
propuesta de Ciencia y Tecnología de La
Vanguardia). Rosenthal, en la década de 1970,
decidió llamarles “daily magazines”, pero en forma
de páginas incorporadas con epígrafe individualizado en el conjunto del diario. Los argumentos
que se daban en los años 1920 fueron prácticamente los mismos que los de los 1970: «Los cambios que se producen en la sociedad con un
mayor nivel económico e intelectual del público
implican una aggiornamento del diario»; «temas
que interesan a los ciudadanos o afectan a sus
vidas cotidianas»; «oferta diferenciada amena,
pero rigurosa, para lectores más preparados»; «la
existencia demográfica y social de más jóvenes,
más mujeres, más profesionales, más estudiantes
y campus universitarios en cada área».
Selección de artículos
Vladimir de Semir
Publicado en La Vanguardia el 10 de octubre de 1982
mamento, pero hoy, cuando se acaban de cumPronto ya no se podrá recurrir a la imaginación
plir los primeros 25 años de la Era Espacial, la
de Julio Verne para intentar comprender la consNASA ya tiene en fase de ejecución el proyecto
tante evolución de la ciencia-técnica. La visión
de colocar en órbita un telescopio, que abrirá
de futuro del insigne escritor se adelantó en
una nueva ventana en el cielo.
muchos decenios a la realidad, pero sus prognoGracias a la lanzadera espacial (space shutsis ya se ven superadas por las nuevas metas de
la ciencia espacial. La verdad es que no hemos
tle), la NASA conseguirá situar el citado telescode sorprendernos ante elucupio, que poseerá un espejo
braciones como la que
principal de 235 centímetros,
Ampliará en unas siete veces
recientemente se ha dado a
a unos 650 kilómetros por
los actuales límites
conocer: enfriar el planeta
encima de la corteza terresde nuestro universo
Venus mediante una nube de
tre.
rocas lo suficientemente
La lanzadera que se
En 1985, la NASA pondrá en
densa, situada entre el citado
encargará de situar en órbita
órbita el primer telescopio
planeta y el Sol, para tamizar
el nuevo ingenio tecnológico
espacial. Gracias a la lanzadera
los rayos solares y con ello
es la Challenger, la tercera de
espacial se abrirán nuevas
lograr el descenso gradual de
la generación que comenzó
ventanas del universo y se
la temperatura de aquel placon la Columbia.
podrán resolver muchos de los
neta y conseguir unas condiLos científicos esperan
enigmas pendientes en el mundo
ciones que lo hiciesen habitacon ansiedad la posibilidad
de la Astronomía, y seguramente
ble para el ser humano. Esta
de ampliar la visión que el ser
se plantearán muchos otros
hipótesis, lanzada en el XXXII
humano ha tenido hasta
actualmente desconocidos.
Congreso Internacional de
ahora del Universo en el que
El telescopio se convertirá en un
Astronáutica, se complemenestamos inmersos. En cierta
satélite que girará a unos 650
ta con la propuesta de que
medida se considera que el
kilómetros por encima de la
para configurar el filtro de
paso que se va a dar casi es
Tierra, aumentando el campo
rocas basta hacer chocar y
equivalente al que se conside visión en siete veces con
explotar un par de asteroiguió hace 400 años gracias a
respecto a las presentes
des... Como se puede ver,
Galileo y a su catalejo. De
posibilidades
¡todo muy sencillo! Sin
hecho, el telescopio orbital
embargo, hay que reconocer que cuando Verne
comportará una reevaluación del universo, conhablaba de ir a la Luna era tanto o más utópico
firmando o modificando las observaciones, teoríque esta última fantasía.
as y conclusiones hasta ahora plasmadas en el
mundo de la Astronomía.
El aumento de los detalles hasta ahora conocidos y la detección de fuentes de luz mucho
Recordando el catalejo de Galileo
más lejanas y actualmente desconocidas es una
de las obsesiones profesionales de los astrónoLo que pronto ya no será una fantasía es resolmos, y el telescopio espacial va a convertir una
ver los problemas con los que han luchado hasta
parte de la oscuridad que para nosotros reina en
ahora los astrónomos para escrutar el cosmos.
el cosmos en nuevos, y posiblemente insospeLa capa atmosférica que circunda nuestro plachados, conocimientos.
neta impide una adecuada observación del fir-
-3-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
En 1985, el primer telescopio orbital
Selección de artículos
Una frontera de 14 billones de años luz
constelación de las Pléiades se conoce la existencia de soles “recién nacidos”. Profundizar en
este tema podría facilitar una mejor explicación
de la formación del Sistema Solar.
Las señales de radio que llegarán a la Tierra con
toda la información que suministre el telescopio
serán estudiadas en un centro creado al efecto
en la Johns Hopkins University de Baltimore, que
ha sido bautizado con el nombre de Space
Telescope Science lnstitute.
Unas 160 personas trabajarán con regularidad en el centro, intentando descodificar e interpretar esa luz que nos llegará de un renovado y
mucho más alejado confín del espacio. Una cuarta parte de estos científicos serán astrónomos de
las más variadas especialidades, que serán apoyados por técnicos en el mundo de las computadoras e ingenieros, dirigidos por el hasta ahora
profesor de Harvard doctor Riccardo Giacconi,
pionero y hoy gran especialista de la radioastronomía. Obviamente a todos estos científicos les
va a importar poco que en Baltimore llueva, nieve
o el cielo esté cubierto por una espesa capa de
nubes; a más de seiscientos kilómetros por encima de sus privilegiadas cabezas el telescopio
espacial no dejará de facilitar con toda regularidad datos y más datos. Los instrumentos de
observación del telescopio permitirán llegar hasta
la “frontera” de los 14 billones de años-luz, o sea,
¡unas siete veces el límite actual!
Los primeros problemas que se intentan
resolver es un adecuado conocimiento de las
galaxias más distantes mediante la luz ultravioleta, y profundizar en la investigación de los todavía misteriosos quasares, pulsares y agujeros
negros, sin olvidar el estudio del nacimiento y la
muerte de las estrellas. Concretamente, en la
Un nuevo peldaño de la ciencia
Sin duda se podrá ampliar el inventario de astros
que configuran el firmamento y los científicos
están persuadidos de que se descubrirán nuevos –¿cómo llamarlos?– objetos que sin el telescopio espacial continuarían en nuestra más total
ignorancia. Pero sin ir tan lejos, a partir de 1985
podremos conocer mucho mejor al enigmático
Plutón, descubierto en 1930 y del que se desconoce casi todo. Por primera vez, con el telescopio orbital podremos ver con detalle este planeta y su luna, que los americanos han bautizado
con el nombre de Charon.
Finalmente, es muy posible que por fin se
puedan localizar los, sin duda, existentes planetas de otras estrellas, con lo que tendremos Imágenes de otros mundos, posiblemente similares
al nuestro, ajenos a la familia solar a la que pertenecemos.
1985 puede ser, pues, el año en que subamos un nuevo escalón de la ilimitada escalera de
la ciencia.
Un adagio alemán manifiesta que “sólo se ve
lo que se conoce”. El telescopio espacial nos
permitirá conocer lo que actualmente todavía no
vemos. Será la proyección de los ojos y la mente
de la humanidad, la puerta para ir más allá de
nuestro cada vez más maravilloso mundo.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (La Vanguardia Ediciones S.L.).
Galileo Galilei
Vladimir de Semir
Publicado en Historia y vida. Extra 28 ‘Sabios e inventores’ en 1983
«Deseo que teólogos, sabios e historiadores,
animados por un espíritu de sincera colaboración, profundicen en el examen del caso Galileo
y –reconociendo lealmente las equivocaciones,
provengan de donde provengan- hagan desaparecer la desconfianza que todavía impide a
-4-
muchas mentes una concordancia fructífera
errónea; así, todos hablamos de que “el Sol se
entre ciencia y fe, entre Iglesia y mundo. Yo
levanta” o “el Sol se oculta”…
apoyo totalmente este cometido que honrará la
verdad de la fe y de la ciencia y abrirá la puerta a
futuras colaboraciones.»
Una teoría impía
Han pasado 350 años y el pensamiento de
uno de los sabios más importantes con que ha
La intuición de Aristarco de Samos, hacia el año
contado la humanidad hasta nuestros días,
280 antes de Jesucristo, ya había recibido el caliGalileo Galilei, continúa estando plenamente de
ficativo de «impía» y fue contestada fuertemente
actualidad. El 10 de noviembre de 1979, con
por importantes pensadores de la antigüedad,
motivo del solemne acto de homenaje a Albert
como Arquímedes e Hiparco, inspirados en los
Einstein, el papa Juan Pablo II reabrió –con las
dogmas científicos de Aristóteles, aunque
palabras que encabezan estas
muchos seguidores de la
líneas–, tres siglos y medio
escuela pitagórica coincidieGalileo, iniciador de la ciencia
después, el denominado
ron con la concepción de
experimental en el siglo XVII,
“Caso Galileo”. Un caso que,
Aristarco.
matemático, físico, astrónomo,
en el siglo XVII, enfrentó duraClaudio Ptolomeo, en la
inventor, contribuyó con su
mente a la Iglesia –entonces
primera mitad del siglo II de
curiosidad y su talento a un mejor
de arraigada concepción arisnuestra era, sistematizó toda
conocimiento del mundo. La
totélica y, por tanto, inmovilisla teoría griega sobre astronoInquisición Romana no aceptó su
ta– con una teoría científica
mía en un tratado que se
teoría del movimiento de la Tierra
que ya había sido postulada
conoce como la Gran Sintaxis
y le obligó a retractarse. Sólo así
por Copérnico años antes e
o Almagesto. En él sentó firpudo Galileo salvarse de la
incluso antes de Cristo por
memente el principio, entonhoguera. Pero íntimamente nunca
Aristarco de Samos, pero que
ces indiscutible, de la teoría
se doblegó: «Eppur si muove…»
hasta Galileo no se comenzó a
geocéntrica. El sistema conceaseguran que susurraba, incluso
demostrar experimentalmente
bido por Ptolomeo, aunque se
en los momentos de mayor acoso
–gracias a la observación sisbasaba en anteriores teorías
temática– y a popularizar: la
de Eudoxo e Hisparco, entre
teoría heliocéntrica, que sustenta la traslación de
otros, siguió vigente hasta la época de Copérnico,
la Tierra alrededor del Sol, algo que hoy en día
quién en 1543 –precisamente el año de su muerforma parte de nuestro acervo común. Hoy todos
te– publicó un libro en el que recogía de hecho
consideramos casi como evidente este hecho,
–sin citarlo, según se dice por la censura previa del
pero en realidad la humanidad ha creído durante
editor, Osiander, para no entrar en conflicto con la
muchísimo más tiempo en la concepción opuesIglesia– el sistema aristarquiano, explicando de
ta, la teoría geocéntrica, que atribuía un total
forma totalmente diferente el movimiento aparente
inmovilismo a nuestro planeta, siendo el Sol el que
de los astros. El libro se llamaba De revolutionibus
giraba en torno a un centro en el que estábamos
orbium coelestium. Copérnico había sembrado la
enclavados los “reyes de la creación”, nosotros. El
verdad, pero la Iglesia no estaba preparada para
trasfondo filosófico de esta teoría –que algunos
asimilarla… Hay que pensar que a pesar de que el
han calificado peyorativamente de “egocéntrica”–
propio Ptolomeo había admitido veladamente que
se basaba en los postulados aristotélicos que hael movimiento cotidiano de los cielos era más fácil
cían al ser humano el centro de todas las cosas,
de explicar suponiendo que la Tierra giraba sobre
con lo que se estimaba imposible que la Tierra no
su propio eje –como había propuesto Heráclides–,
fuese el centro del movimiento de los astros. El
ni siquiera el movimiento de rotación terrestre era
hecho es que aún quedan residuos en nuestro
admitido en tiempo de Copérnico.
lenguaje de esta concepción del mundo, seguraTres fueron los principales divulgadores del
mente debidos al movimiento aparente que nos
pensamiento copernicano: Giordano Bruno,
hizo creer durante muchos siglos en una teoría
Johannes Kepler y Galileo Galilei.
-5-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
El primero, llevado de su gran intuición científica, llegó a afirmar cosas como que el universo era
infinito, que existían innumerables sistemas planetarios semejantes al nuestro e incontables mundos
habitados como la Tierra. Bruno fue mucho más
lejos en su filosofía y se convirtió en un auténtico
hereje de la Iglesia católica: la consecuencia fue su
condena, tras siete años de proceso, y su muerte
en la hoguera.
Kepler, por su parte, se dedicó a la reforma
matemática de la astronomía, que le conduciría a
sus tres famosas y decisivas leyes del movimiento
planetario.
Copérnico, Galileo y Tycho Brahe, como maestro del propio Kepler, habían sustentando una teoría intermedia, que podríamos llamar de compromiso, en la que la Tierra estaba fija en el centro del
mundo –con lo que la Iglesia no se sentía afrentada en su filosofía– mientras el Sol y la Luna giraban
en torno a ella, pero las órbitas de los demás planetas tenían como centro al Sol y no a la Tierra. La
teoría no prosperó, pero las enseñanzas de Brahe
sirvieron –independientemente de su teoría, el
astrónomo danés fue un gran calculador de tablas
planetarias y observador– para que Kepler llegara
a sus propias y exactas conclusiones sobre las
órbitas planetarias. Kepler no entró en conflicto
directo con el mundo eclesiástico: sus teorías eran
meras elucubraciones llenas de números y cálculos, y su carácter era introvertido; difícilmente podía
entrar en colisión con el pensamiento peripatético
–como se conoce a la filosofía aristotélica–, incluso
a pesar de que Kepler fue mucho más allá en la
demostración de la “imperfección” de nuestro sistema planetario, llegando a descartar las simples
órbitas circulares –tesis en la que siempre creyó
Galileo– y convirtiéndose en el primero en afirmar
que las trayectorias descritas por los planetas en
su movimiento alrededor del Sol eran elipses.
sobre las mareas, a las que consideraba como
una de las demostraciones del movimiento de
rotación de la Tierra) entraban directamente en
conflicto con el pensamiento de personas tradicionalistas y dogmáticas. Galileo fue el primero
en sistematizar una metodología científica basada en que lo que se dice es siempre consecuencia de algo que se ha dicho antes, sin lo cual la
ciencia hoy no sería tal. De hecho, se puede atribuir a Galileo el “descubrimiento” de que toda
teoría tiene una hipótesis, una demostración y
una tesis resultante, aunque él nunca empleara
esta terminología. Galileo fue el auténtico iniciador de la ciencia experimental, con la que se
creó la base de la física moderna, al estudiar el
movimiento como tal. Pero a medida que profundizaba en su pensamiento científico, Galileo
iba entrando gradualmente en colisión con la
intolerancia de las estructuras de la monolítica
Iglesia aristotélica. Y su habilidad como polemista le llevó al enfrentamiento directo con algunos
de los defensores del inmovilismo científico, lo
que le llevó a crearse enemigos personales entre
los numerosos opositores, a los que puso en evidencia con su locuacidad racional. Todo ello
influyó en el desenlace de su conflicto con la
Iglesia católica del Papa Urbano VIII: la abjuración pública de la tesis heliocéntrica; el «Caso
Galileo» que el Papa Juan Pablo II ha reabierto
tres siglos y medio más tarde.
Un hombre creyente
Galileo había comenzado a estudiar medicina en
Pisa, pero su vocación le llevó a profundizar
pronto en un estudio más amplio de la naturaleza que le rodeaba, a partir de la máxima autoridad que entonces seguía vigente en los esquemas del pensamiento de la ciencia del mundo:
Aristóteles, el filósofo que había vivido dieciocho
siglos antes. Galileo se convirtió paulatinamente
en un gran conocedor de la concepción aristotélica, conocimiento que iba paralelo con una
creciente actitud crítica que, acompañada de las
ya aludidas cualidades de Galileo, le convirtieron
en uno de los más implacables y eficaces destructores de la doctrina peripatética. Sin embargo, Galileo –por lo menos en muchas de sus
El sentido común de Galileo
Galileo era un hombre diferente… Un hombre
locuaz, brillante, inquieto, sociable, conocido,
respetado, admirado y –¡cómo no!– envidiado.
Sus teorías, apoyadas siempre con razonamientos difíciles de rebatir, incluso cuando eran erróneas (como sucedía, por ejemplo, con sus tesis
-6-
expresiones públicas– se mostraba como un
hombre religioso, sincero católico que atribuía a
la iluminación divina la mayoría de sus descubrimientos. Así lo hace, por ejemplo, al principio de
su obra Sidereus Nuntius, en la que compendia
algunos de sus hallazgos astronómicos: «todo
esto ha sido descubierto y observado estos últimos días gracias al telescopio que yo he inventado, después de haber sido iluminado por la
gracia divina». (En un principio, Galileo denominó anteojo al instrumento que había construido
colocando los lentes en cada uno de los extremos de un tubo de plomo –la palabra latina con
que lo calificó es perspicillum– y únicamente
más tarde lo rebautizó y empleó el vocablo
“telescopio”.)
Antes de tener conocimiento, en 1609, de
que un holandés –Hans Lippershey– había construido «un anteojo mediante el cual los objetos
visibles, por muy lejanos que se encuentren del
ojo, veíanse con la misma claridad que de
cerca», y que obviamente inspiró su perspicillum
y le condujo a levantar su vista hacia el cielo,
Galileo ya contaba con un haber muy importante en el campo científico.
Una de sus primeras observaciones experimentales fue la ley del péndulo o isocronismo
(igualdad del tiempo) de las pequeñas oscilaciones, con independencia del peso que penda de
cuerdas de la misma longitud. (Para poder determinar el tiempo durante su observación, ya que
entonces todavía no se había inventado un reloj
de relativa precisión, Galileo utilizó las pulsaciones de su muñeca, cuestión que le era familiar
por sus estudios de medicina.) El joven científico
tenía entonces sólo 17 años. La física y las matemáticas fueron absorbiendo el pensamiento de
Galileo hasta el punto de que abandonó la medicina, dedicándose de lleno al conocimiento heredado de los antiguos griegos, principalmente
Euclides y Arquímedes.
En el tiempo que va desde su abandono de
la medicina (en 1583, a los diecinueve años)
hasta principios del verano de 1609, cuando
construye su famoso anteojo, Galileo inventa la
balanza hidrostática, escribe un tratado sobre el
centro de gravedad de los cuerpos sólidos, realiza su conocido experimento en la torre de Pisa
relacionado con la caída de los graves, estable-
ce el primer principio de la mecánica o principio
de conservación de la energía, construye el termoscopio o pulsilogoium (instrumento destinado
a medir el ritmo de las pulsaciones y con ello la
fiebre), configura el compás geométrico y militar,
y establece las leyes de la caída de los cuerpos.
También estudió –entre otras muchas cosas– los
fenómenos del magnetismo, sin que hiciera
aportación alguna al conocimiento de ellos. Sin
embargo, en sus escritos sobre este tema es
cuando aparece por primera vez la teoría de «la
causa y el efecto», que hoy es pan de cada día
en el mundo científico, pero que entonces todavía era una evidencia por descubrir: «Entre causa
y efecto existe una relación firme y constante, tal
que cada vez que observamos alguna variación
en el efecto, necesariamente ha de existir una
alteración firme y constante en la causa».
La ciencia dogmática se tambalea
El 9 de octubre de 1604, la efemérides astronómica señala la aparición de una estrella nueva,
una nova o estrella de resplandor débil que por
una explosión interna aumenta súbitamente su
brillantez, acontecimiento que constituye la primera observación astronómica de Galileo. Sin
duda, la aparición de esta estrella debió sembrar
en la mente de Galileo las primeras premisas que
le llevaron años más tarde, cuando ya levanta
sistemáticamente la vista hacia el cielo gracias a
su anteojo, a establecer la mutabilidad de nuestro universo y a defender la teoría heliocéntrica
en choque frontal con la incorruptibilidad e
inalterabilidad del cielo peripatético y la “egocéntrica” teoría de que éramos el centro de todo.
Con el telescopio, Galileo abrió las puertas a
la astronomía moderna y efectuó descubrimientos sensacionales que al salir a la luz hicieron
tambalear cada vez más la doctrina aristotélica.
En primer lugar, con la observación de la Luna se
puso de manifiesto la imperfección del cielo en
contra de la teoría que consideraba indiscutible
su perfección. Pero el hallazgo que puede ser
considerado como auténtico punto de inflexión
entre la teoría ptolomeica y la copernicana (de
ambas era buen conocedor Galileo), aunque
para ser exactos quizás sería más justo hablar
-7-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
de teorías aristotélica y aristarquiana, respectivamente, fue la existencia de cuatro satélites de
Júpiter. Con este descubrimiento, Galileo
comenzaba a poner sobre la mesa del mundo de
la ciencia las pruebas que necesitaban las hasta
entonces tímidas teorías de Copérnico, las cuales incluso habían pasado bastante inadvertidas.
Si había astros en el cielo que no giraban directamente alrededor de la Tierra, disminuía la
posibilidad de que efectivamente la Tierra fuera
el centro del universo.
Los razonamientos de los defensores de lo
que podríamos llamar la concepción antigua del
mundo rayaban la estulticia. Hasta entonces, la
tesis era que, además de las estrellas fijas, únicamente eran siete los objetos existentes en el
cielo: Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter
y Saturno. Y siete era un número cabalístico que
se consideraba inalterable, con lo que los satélites de Júpiter era imposible que existieran. El
escolástico Francesco Sizzi de Florencia “razonaba” así: «Esos satélites son invisibles a simple
vista y, por lo tanto, no pueden influir en la Tierra
y, consiguientemente, serían inútiles. Luego no
existen. Además, los judíos, y otras antiguas
naciones, igual que los actuales europeos, han
adoptado la división de la semana en siete días,
y han dado a cada uno de ellos el nombre de un
planeta: si ahora aumentamos el número de planetas, todo este sistema cae por su base».
Argumentos semejantes era contra los que
Galileo debía luchar para tratar de imponer sus
descubrimientos y consecuencias lógicas, y es
fácil suponer la imposibilidad de llegar a un consenso científico con estos puntos de partida.
Pero Galileo seguía levantando la vista hacia el
cielo y continuaba descubriendo una realidad
difícilmente conciliable con el mundo antiguo: la
multitud de estrellas fijas, particularmente en la
Vía Láctea, con lo que cada vez se hacía mayor
aquel cielo presuntamente limitado y hecho a la
medida de los aristotélicos, y sobre todo las
fases de Venus, similares a las de la Luna, con la
inmediata consecuencia de que Venus giraba en
torno al Sol, del que recibía la luz, y no alrededor
de la Tierra. (Galileo también observó la extraña
apariencia de Saturno, pero la poca definición de
su anteojo no le permitió comprender que lo que
realmente veía eran los anillos de Saturno.
Galileo se limitó a dejar para la posteridad la afirmación de que «he visto el planeta más alto
compuesto por tres cuerpos».)
Y gradualmente se iba fraguando el abierto
enfrentamiento entre la personalidad y teorías de
Galileo y los defensores de la Iglesia tradicional,
en muchos casos impulsados por una animadversión personal contra Galileo. Uno de los
casos más elocuentes fue la polémica con el
jesuita Scheiner en relación con el tema de las
manchas solares. Galileo creyó ser el descubridor de las manchas solares, a las que consideró como regiones de la propia superficie solar
que giraban lógicamente al unísono con el Sol
(seguramente las manchas solares ya habían
sido detectadas con anterioridad, pero no hay
constancia escrita de ello, salvo la de un tal
Johan Fabricius, quien publicó su hallazgo poco
antes de Galileo). Scheiner también se atribuía,
por otra parte, el descubrimiento en cuestión,
aunque como la acertada tesis de Galileo era
incompatible con “la perfección” del Sol, su teoría era que se trataba de pequeños planetas
situados cerca de él. Este enfrentamiento, por sí
solo, ya le creó un nuevo enemigo personal perteneciente a un sector, los jesuitas, de indudable
influencia en el mundo de la Iglesia. Sin embargo, la polémica relacionada con las manchas
solares conlleva en la historia de Galileo un
hecho trascendente: por primera vez Galileo
exteriorizaba en una obra escrita su aceptación
de la tesis copérnica, incluso afianzándola con
demostraciones que hacían de la citada teoría no
una mera hipótesis sino una realidad.
La contradicción
con las Sagradas Escrituras
Galileo, plenamente comprometido ya con sus
postulados científicos, comenzó a prodigar la
divulgación de sus ideas, a partir de entonces
por escrito, como en la famosa carta al padre
Benedetto Castelli –que habla sido uno de sus
alumnos predilectos– y a la gran duquesa
Cristina, en cuya corte se había entablado la discusión al sustentar los “inmovilistas” la teoría de
que la Tierra no podía moverse porque ello estaría en contradicción con las Santas Escrituras.
-8-
En su carta a Cristina de Lorena, Galileo
manifiesta que «las Sagradas Escrituras nunca
pueden mentir, siempre y cuando su verdadero
espíritu sea comprendido, el cual no creo pueda
negarse que muchas veces es recóndito y muy
distinto de como suena el mero significado de
sus palabras».
Galileo, de hecho, estaba expresando la
necesidad de que las Sagradas Escrituras fueran
interpretadas y al mismo tiempo efectuaba un
llamamiento a una constante evolución conjunta
de ciencia y fe. Naturalmente, ello era muy difícil
que fuera comprendido en su época y en realidad la Iglesia oficial tardó más de 250 años en
entenderlo así, cuando el papa León XIII hizo
pública su encíclica Providentissimus Deus.
Mucho más recientemente, el papa Juan Pablo
II, en la ya referida sesión ante la Pontificia
Academia de las Ciencias, con motivo del homenaje a Einstein citó las palabras de Galileo, añadiendo que no creía que se pudieran negar.
Asimismo, Juan Pablo II afirmó que «Galileo formuló normas importantes de carácter epistemológico que se demuestran indispensables para
poner de acuerdo la Escritura Santa y la ciencia».
Eran otros tiempos, y la reacción no se hizo
esperar: el 7 de febrero de 1615 el dominico
Lorini efectuó una denuncia formal ante la
Inquisición, acompañada de una copia de la
carta de Galileo al padre Castelli. En realidad, la
Inquisición hacía tiempo que estaba al corriente
del pensamiento científico de Galileo, por lo
menos desde 1611 al darse a conocer los primeros descubrimientos astronómicos de Galileo,
sobre todo por la mediación del cardenal
Bellarmino quien, en un principio, había seguido
de cerca a Galileo e incluso había sido uno de los
primeros en mirar por el anteojo del sabio.
BeIlarmino era inteligente y, aunque respetaba a
Galileo como científico, se dio cuenta de las consecuencias que acarrearía la divulgación de la
teoría copernicana y no tuvo otra opción que
poner en aviso a la Inquisición. Sin embargo,
ésta, siempre que se tratase de una simple teoría restringida a un círculo minoritario, actuaba
con cautela. Al mediar una denuncia formal y
ante la creciente propagación de las ideas galileanas, el 24 de febrero de 1616 se pronunció por
boca de los miembros de una comisión teológi-
ca que se había creado al efecto, pero sin comprometerse directa ni oficialmente como Santa
Congregación del Índice.
«Josué paró el Sol, no la Tierra»
Éstas fueron las consideraciones de la citada
comisión teológica: «1) Que el Sol sea el centro
del mundo y no tenga movimiento es una proposición absurda y falsa en filosofía y formalmente
herética, porque es expresamente contraria a la
Santa Escritura. 2) Que la Tierra no es el centro
del mundo ni inmóvil, sino que se mueve también
con movimiento diurno, es una proposición puramente absurda y falsa en filosofía y teología, y
es, como mínimo, errónea en la fe».
Poco más tarde, el 5 de marzo de 1616, el
libro de Copérnico De revolitionibus orbium coelestium, setenta y tres años después de su aparición, era incluido en el Indice de la Santa
Congregación, y solamente después de haber
sufrido la censura (fundamentalmente modificar
que la teoría heliocéntrica era simplemente una
hipótesis científica, sin más, como una elucubración) volvió a aparecer hacia 1620.
Hay que reseñar que también las iglesias
luteranas y calvinista estaban desde un principio
en contra de las tesis copérnica y galileana.
Martín Lutero había dicho que «este loco –refiriéndose a Copérnico– quiere dar la vuelta a toda
la ciencia de la astronomía, pero las Sagradas
Escrituras nos dicen que Josué ordenó pararse
al Sol y no a la Tierra» (argumento también recogido con frecuencia por los detractores católicos
de Galileo).
Ya había quedado atrás aquella primera fase
del ataque eclesiástico contra Galileo, en la que
incluso el dominico Caccini, en 1614, desde un
púlpito transformó las palabras evangélicas de
«Varones galileos, ¿qué estáis mirando al cielo?»
por un «Galileos, ¿cómo os atrevéis a mirar al
cielo?», condenando a los seguidores del primer
hombre que levantó científicamente un telescopio hacia el firmamento.
El cardenal Bellarmino, actuando posiblemente como mediador, se había entrevistado
con Galileo poco después de la advertencia efectuada por la comisión teológica y le había aconse-9-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
jado que no mantuviera, enseñase ni defendiera la
doctrina heliocéntrica, ni de palabra ni por escrito.
Parece ser que Galileo se comprometió, como
mínimo, a ser más cauteloso al respecto.
Este tema es todavía polémico y los historiadores de Galileo no llegan a ponerse totalmente
de acuerdo. ¿Existió o no una orden formal y por
escrito en la que se notificaba a Galileo la prohibición, o fue una simple advertencia del, en otro
tiempo amigo, cardenal Bellarmino? Años más
tarde, con motivo del juicio a Galileo, incluso llegó
a salir a relucir un supuesto escrito oficial del cardenal con la taxativa prohibición a Galileo, pero
según parece se trató de una falsificación para
intentar condenar a Galileo por desobediencia y
grave violación de las directrices eclesiásticas.
Galileo enmudeció durante algunos años,
aunque sin renunciar a la teoría que había impulsado y divulgado. Esporádicamente saltaba a la
luz alguna situación en la que se veía involucrado Galileo, pero la realidad es que, salvo una
nueva polémica con otro jesuita, el padre Grassi,
que motivó un nuevo libro relacionado con la
aparición de tres cometas, Galileo pareció
cerrarse en sí mismo y poco se conoce de su
vida hasta que en 1623 se produce la llegada al
papado del cardenal Maffeo Barberini, con el
nombre de Urbano VIII.
sicos de la ciencia del siglo XVII. El Dialogo Dei
Due Massimi Miembre del Mondo (Diálogo de los
dos máximos sistemas del mundo: ptolemaico y
copernicano) se publicó en Florencia en 1632, y
había pasado la censura previa que retocó algunos puntos para insistir en lo de «una simple teoría científica, sin valor, entre otras muchas». El libro
está construido sobre la fórmula de un diálogo
entre tres personas, fórmula que Galileo emplearía
de nuevo en su obra capital, Dos nuevas ciencias,
en la que intervinieron tres personajes: Sagredus,
Salviatus y Simplicius.
Sagredus –que, al igual que Salviatus, había
sido uno de sus amigos reales– representa la persona inteligente profundamente interesada por el
desarrollo científico, y Salviatus es el científico,
plenamente coincidente con el propio Galileo,
aunque éste resalte en la obra determinados
pensamientos personales utilizando el recurso de
que los dialogantes se refieran a «nuestro amigo el
académico…». Por su parte, Simplicius, como su
nombre deja entender, es el dogmático, falto de
sentido común y defensor a ultranza de la filosofía
peripatética (el nombre lo cogió Galileo de un antiguo comentarista del propio Aristóteles). De la lectura de los Diálogos se desprende, obviamente,
que la razón está de parte del científico, Salviatus,
con lo que la teoría heliocéntrica sale vencedora
en la discusión entre los tres hombres.
El libro sale a la luz, como hemos señalado,
incluso con el imprimatur de la Congregación del
Índice, pero los detractores de Galileo no dejan
escapar la oportunidad.
Se aducen muchos razonamientos históricos
para explicar lo que realmente ocurrió, pero lo
más probable es que la envidia, la animosidad y
la intolerancia acumuladas durante años contra
la persona y el pensamiento de Galileo se conjugaron, convencieron –por el medio que fuese, no
es importante– al Papa Urbano VIII de la peligrosidad del libro y consiguieron que Galileo compareciese, esta vez formal y oficialmente, ante la
Inquisición. ¿Era inevitable el choque entre autoridad –tradición–, intolerancia y evolución científica –libertad de pensamiento– y razonamiento?
Posiblemente sí; el hecho es que Galileo desempeñó el papel histórico de ser el punto de inflexión, no solamente en muchos campos de la
ciencia sino también del de la propia Iglesia, aun-
El “diálogo de los dos sistemas del mundo”
El cardenal Barberini había sido amigo de
Galileo, incluso le había apoyado en algunas de
sus discusiones sobre temas científicos menores
y era miembro de la prestigiosa Academia de los
Línceos, al igual que Galileo. Sin duda, éste
creyó que los tiempos iban a cambiar, mantuvo
varias entrevistas con el nuevo Papa, quien
–según algunas fuentes históricas– llegó a dar
permiso al científico para que escribiera sobre la
teoría copernicana –el De revolutionibus había
vuelto a aparecer, aunque censurado– siempre y
cuando dejara bien sentado que se trataba de
una simple teoría científica, sin valor real.
Galileo era ya mayor, contaba sesenta años,
pero su lucidez seguía incólume. Tardó bastante
en escribir el libro, pero la realidad es que hoy
sigue siendo uno de los mejores compendios clá-10-
que ello no se reflejase de facto hasta muchísimos años después
El juicio del caso Galileo duró varios meses.
El científico era ya un anciano. Nunca había pretendido enfrentarse con la Iglesia, únicamente
con algunos de sus representantes, cuando su
razón y sentido científico le hacían imposible
callar ante el dogmatismo científico de sus oponentes dialécticos. Y el viejo Galileo abjuró públicamente de algo que íntimamente seguía creyendo, entre otras razones porque él tenía la certeza de haberlo demostrado con la observación,
la experimentación y el raciocinio.
me he hecho vehementemente sospechoso de
herejía por este motivo, o sea, porque he sostenido y creído que el Sol está en el centro del
mundo e inmóvil y que la Tierra no está en el
centro del Universo, y que se mueve.
En consecuencia, deseando remover de la
mente de Vuestras Eminencias y de todos los cristianos católicos esa vehemente sospecha legítimamente concebida contra mí, con sinceridad y
de corazón y fe no fingida, abjuro, maldigo y
detesto los arriba mencionados errores y herejías,
y en general cualesquiera otros errores y sectas
contrarios a la referida Santa Iglesia, y juro para lo
sucesivo nunca más decir ni afirmar de palabra ni
por escrito cosa alguna que pueda despertar
semejante sospecha contra mí, antes por el contrario, juro denunciar cualquier hereje o persona
sospechosa de herejía, de quien tenga yo noticia,
a este Santo Oficio, o a los Inquisidores, o al juez
eclesiástico del punto que me halle.
Juro además y prometo cumplir y observar
exactamente todas las penitencias que se me han
impuesto o que se me impusieren por este Santo
Oficio.
Mas en el caso de obrar yo en oposición con
mis promesas, protestas y juramentos, lo que
Dios no permita, me someto desde ahora a
todas las penas y castigos decretados y promulgados contra los delincuentes de esta clase por
los Sagrados Cánones y otras constituciones
generales y disposiciones particulares. Así me
ayude Dios y los Santos Evangelios sobre los
cuales tengo extendidas las manos.
Yo, Galileo Galilei arriba mencionado, juro,
prometo y me obligo en el modo y forma que
acabo de decir, y en fe de estos mis compromisos, firmo de propio puño y letra esta mi abjuración, que he recitado palabra por palabra.»
Mientras tanto, como había hecho desde su
nacimiento con el Sistema Solar, la Tierra giraba
en torno al Sol…
Cuenta la leyenda –sin rigor histórico alguno–
que Galileo, allí mismo o al volver a sus habitaciones, musitó la famosa frase «Eppur si muove»
(y sin embargo se mueve). Con estas palabras, el
que las inventó y todas las generaciones siguientes, han querido hacer justicia a Galileo, a quien
se ha unido el propio Papa Juan Pablo II, quien
en la ya también histórica sesión conmemorativa
La sentencia y la abjuración
El 22 de junio de 1633, Galileo fue llevado ante
los jueces del Santo Oficio de la Iglesia y fue obligado a arrodillarse mientras dictaban la sentencia en contra suya. En ella se le acusaba de «ser
vehementemente sospechoso de herejía» y se le
anunciaba una inmediata absolución si públicamente negaba la tesis que durante años, casi
toda su vida, había defendido. Todavía de rodillas
Galileo pronunció las siguientes palabras:
«Yo, Galileo Galilei, hijo del difunto florentino
Vicente Galilei, de setenta años de edad, comparecido personalmente en juicio ante este tribunal, y puesto de rodillas ante vosotros, los eminentísimos y reverendísimos señores cardenales
inquisidores generales de la República cristiana
universal, respecto de materias de herejía, con la
vista fija en los Santos Evangelios que tengo en
mis manos, declaro que yo siempre he creído y
creo ahora, y que con la ayuda de Dios continuaré creyendo en lo sucesivo, todo cuanto la
Santa Iglesia Católica Apostólica Romana cree,
predica y enseña. Mas, por cuanto este Santo
Oficio ha mandado judicialmente que abandone
la falsa opinión que he sostenido de que el Sol
está en el centro e inmóvil; que no profese,
defienda, ni de cualquier manera que sea, enseñe, ni de palabra ni por escrito, dicha doctrina,
prohibida por ser contraria a las Sagradas
Escrituras; por cuanto yo escribí y publiqué una
obra, en la cual trato de la misma doctrina condenada, y aduzco con gran eficacia argumentos
en favor de ella, sin resolverla; y atendido a que
-11-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
antes aludida del 10 de noviembre de 1979 pronunció las siguientes palabras de monseñor
Lemaître, antiguo presidente de la Pontificia
Academia de las Ciencias: «¿Tiene la Iglesia
necesidad de la ciencia? Ciertamente, no; la
Cruz y el Evangelio le son suficientes, pero al
cristiano nada humano le es extraño. ¿Cómo se
podrá haber desinteresado la Iglesia de la más
noble de las ocupaciones estrictamente humanas: la búsqueda de la verdad?».
Galileo fue confinado bajo una especie de
arresto domiciliario en su villa ll Gioiello (La Joya)
de Arcetri, junto a Florencia. Y el 8 de enero de
1642, completamente ciego, abandonó este
mundo.
tales Gedankenexperimente, y un buen ejemplo
lo constituye su disquisición sobre lo que ocurre
en la bodega de un barco y que expresó en los
«Diálogos sobre los Dos Máximos Sistemas del
Mundo», publicado en 1632:
«Ciérrese usted con algún amigo en la estancia más grande bajo la cubierta de algún gran
barco y allí encierre también mosquitos, moscas
y otras pequeñas criaturas aladas. Lleve además una gran artesa llena de agua y ponga dentro ciertos peces; cuelgue también una cierta
botella que gotee su agua en otra botella de
cuello estrecho colocada debajo. Entonces,
estando el barco quieto, observe cómo estos
pequeños animales alados vuelan con parecida
velocidad hacia todas las partes de la estancia,
cómo los peces nadan indiferentemente hacia
todos los lados y cómo todas las gotas caen en
la botella situada debajo. Y lanzando cualquier
cosa hacia su amigo, usted no necesitará arrojarla con más fuerza en una dirección que en
otra, siempre que las circunstancias sean iguales, y saltando a lo largo usted llegará tan lejos
en una dirección como en otra. Después de
observar estas particularidades creo que nadie
dudará de que mientras el barco permanezca
quieto, deben ocurrir de esta manera. Haced
ahora que el barco se mueva con la velocidad
que usted quiera, siempre que el movimiento
sea uniforme y no oscile en esta dirección y en
aquella. Usted no será capaz de distinguir la
menor alteración en todos los efectos citados ni
podrá colegir por uno de ellos si el barco se
mueve o se está quieto. La causa de esta
correspondencia de los efectos es que el movimiento del barco es común a todas las cosas
que hay en él e incluso al aire.»
La ciencia actual debe a Galileo gran parte de
su propio contenido, pero no hay que olvidar que
una de las contribuciones de Galileo fue dar a
conocer la relatividad de la mecánica. Einstein,
por su parte, completó la extensión de la relatividad a los fenómenos ópticos y electromagnéticos.
Ciencia y pensamiento están en deuda con
Galileo.
Precursor de la relatividad
Algunos años antes, como producto de su reclusión, Galileo publicó la obra que se ha convertido en el punto de partida de lo que podríamos
llamar la física moderna: «Discursos y demostraciones matemáticas en torno a dos nuevas ciencias concernientes a la mecánica y a los movimientos locales». La obra, que fue publicada en
la protestante Holanda pues pesaba una prohibición católica de publicación sobre sus libros, fue
la que permitió años más tarde a Isaac Newton
dar el gran paso que configuró la física que hoy
conocemos y estudiamos. Sin embargo, encierra una filosofía científica que incluso va mucho
más allá de la dinámica newtoniana, hasta el
punto de que Galileo es reconocido hoy como
uno de los precursores del relativismo moderno
de Albert Einstein.
Hoy son habituales entre los profesores,
estudiantes e investigadores de la física teórica
los llamados Gedankenexperimente (experimentos de imaginación de pensamiento), introducidos por la influencia científica de Albert Einstein
en aquellos casos en que las condiciones de
experimentación son imposibles de alcanzar,
pero sí de razonar teóricamente, con lo que la
conclusión es válida en la física teórica.
Podríamos decir que Galileo fue un precursor de
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Prisma Publicaciones).
-12-
Del hueso al Atlantis
Vladimir de Semir
Publicado en La Vanguardia el 10 de abril de 1983
rutinarios. Aquellos héroes y superhombres que
abrieron el camino del espacio exterior han dado
paulatinamente paso a una nueva clase de pioneros: los obreros especialistas del espacio. Podemos considerar que una primera etapa –sobre
todo la del prestigio– culminó con el primer hombre sobre la Luna. Ahora hemos entrado en una
época en que se comienza a exigir un rendimiento a unos viajes que ya no son sólo aventura e
interés científico sino que motivaciones militares,
estratégicas y comerciales son las que marcan la
carrera espacial.
Ésta fue la razón primordial para la configuración del “transbordador del espacio” que recibe el nombre genérico de Space Shuttle, cuyo
primer exponente fue el Columbia –que inició
los vuelos espaciales con retorno–, al que
siguió el actual Challenger, y a los que su vez
seguirán, el Discovery y el Atlantis. Con el
Space Shuttle, la era del espacio ha comenzado de verdad.
Arthur C. Clarke y Stanley Kubrick (2001: Odisea
del Espacio) resumieron magistralmente en pocos
segundos la evolución de la especie humana con
aquellas imágenes en las que el primer homo
erectus lanzaba al aire un hueso que al girar se
transformaba en una nave sideral... En la realidad,
son muchos los milenios que el ser humano ha
necesitado para dar el gran paso desde levantar
la vista hacia las estrellas hasta intentar acercarse
materialmente a ellas.
La utópica nave espacial que soñaron muchos
de nuestros antepasados –Julio Verne entre ellos–
y que plasmaron gráficamente algunos de los
mejores representantes del cómic con aquellos
entrañables personajes de Flash Gordon, Bud
Rogers o nuestro casero Diego Valor, es ya casi
una realidad.
El riesgo y misterio que encerraban los viajes
de los pioneros espaciales han dado paso a unos
vuelos que siguen llamando la atención de todo el
mundo, pero que llevan camino de convertirse en
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (La Vanguardia Ediciones S.L.).
La supervivencia de los pandas aumenta
Vladimir de Semir
Publicado en La Vanguardia el 21 de octubre de 1984
Según el codirector del proyecto de investigación
conjunto entre la World Wildlife Fund y el
Gobierno de China, George Schaller, la supervivencia de los pandas ha aumentado en contra de
los negros presagios que se dieron a conocer
hace un año ante las serias amenazas que pesaban sobre el alimento principal de estos animales:
el bambú.
Como es sabido, una de las causas básicas
de mortandad de los pandas en libertad –de los
que en los últimos años se han censado solamente un millar− radica en que estos animales no
encuentran el alimento adecuado. En 1983 los
problemas planteados en China con el bambú,
que floreció y murió rápidamente, hicieron que los
científicos dieran la alarma y recordaran el periodo 1974-1976, en el que murieron 138 pandas.
Sin embargo, el pasado invierno, y a pesar de los
malos augurios, únicamente se contabilizaron 20
muertes, según parece gracias a que el tipo de
-13-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
bambú que comen ha seguido creciendo en
algunas regiones y, sobre todo, al hecho de que
los pandas se desplazan más de lo que se creía
inicialmente en busca de su alimento.
La agricultura y la explotación forestal influyen
negativamente sobre los reducidos hábitat de los
pandas, además de los otros aspectos que tienen
a la actividad humana como el principal factor distorsionador del equilibrio ecológico del planeta.
Para compensar, el ser humano está arbitrando
grandes medios para salvar a esta especie en
peligro de extinción. Ya hay importantes programas para la cría en cautividad, la inseminación
artificial y el estudio hormonal, que se llevan principalmente a cabo en el centro de Wolong (China).
Y no son solamente zoólogos, biólogos y etólogos
los que luchan para preservar al panda; los botánicos también están incorporados a estos equipos y recientemente han comenzado investigaciones sobre la regeneración del bambú, su germinación y otros aspectos de su ciclo de florecimiento, cada 40 u 80 años.
Actualmente existen 12 reservas en China
para proteger a los pandas y parece que los científicos exteriorizan un ligero optimismo sobre su
futuro, a pesar de su exigua población.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (La Vanguardia Ediciones S.L.).
¿Jueces de nuestra propia evolución?
Vladimir de Semir/Carles de Torres
Publicado en La Vanguardia el 2 de junio de 1985
La evolución del conocimiento humano es la
evolución de sus medios tecnológicos. Su capacidad de intervención activa en el ecosistema
que le rodea le está permitiendo adaptar paulatinamente el medio a sus propias necesidades en
lugar de seguir adaptándose a él. Quizá sea éste
el auténtico punto de inflexión que marca la relativa trascendencia de nuestra evolución. Y en
este marco hay que recalcar la importancia del
campo científico de las biotecnologías.
El proceso de inducir y aprovechar los fenómenos biológicos observados en la naturaleza
para obtener productos útiles al ser humano es
casi tan antiguo como la civilización agraria, e
incluso ésta puede ser considerada como el primer logro biotecnológico.
Aspectos concretos de la elaboración de cultivos como los de la levadura para la obtención
de la cerveza podemos encontrarlos ya en la
antigua Mesopotamia, dos milenios antes de
Cristo, y podemos considerarlos sumamente
comunes en Grecia y Roma.
Con la aparición del microscopio comienza el
conocimiento de otros niveles del universo de la
El ser humano es, sin duda, dentro del conjunto de las especies superiores (con organismos
complejos y funcionalizados), la especie mejor
dotada para la adaptación al medio. Su gran
poder radica en la capacidad de respuesta a la
naturaleza de ese entorno que le rodea, mediante una conciencia incomparablemente más integrada que la de cualquier otra especie terrestre.
Los antecedentes de esa conciencia se originaron, previsiblemente, a raíz de la síntesis tecnología-lenguaje. Gracias a la herencia genética
transmitida por sus predecesores, que le dotaron
de unas manos para crear tecnologías y de un
lenguaje con capacidad para intercambiar experiencias adaptativas con sus semejantes, el ser
humano ha podido convertirse hasta cierto punto
en árbitro de una parte de su propia evolución, ya
que los dos aspectos citados, considerados conjuntamente, han representado mucho más que su
simple suma. Basta considerar que el lenguaje y la
tecnología de la comunicación han permitido a
nuestra especie una segunda vía de evolución,
mucho más rápida que la biológica herencia
genética: la herencia cultural o civilización.
-14-
la vida a nivel molecular. Estamos en el umbral
de una nueva época: la ingeniería genética va a
poner al servicio del hombre una nueva y –por
qué no decirlo– peligrosa “herramienta”, que le
permitirá erigirse en juez de su propia evolución
y de las especies que le rodean. Tales perspectivas pueden ser vistas –insistimos– incluso con
intranquilidad y desconfianza, fundamentalmente
ante la incertidumbre de si la sensatez humana
evolucionará de forma por lo menos paralela al
adelanto científico.
Pese a todo, no debemos crear límites al
posibilismo humano, lo que seria incluso menos
natural que la alteración por parte del hombre de
las estructuras establecidas por la propia naturaleza. La ingeniería genética, convenientemente
utilizada, entre muchas otras ventajas podrá
corregir las degradaciones biológicas de la propia especie y será un medio para combatir enfermedades hoy incurables. Por lo menos así debería ser: un método mucho más humano de favorecer la evolución del hombre en su camino de
continua superación.
vida, que han sido aprovechados por el hombre
en la elaboración de las diferentes biotecnologías
que le han permitido conseguir mejores cosechas,
productos farmacéuticos y, más recientemente,
un mejor aprovechamiento de los recursos energéticos y una mejora general de la calidad de vida.
Contemporáneamente son cuantiosos los
avances conseguidos en el sector de la biología
molecular. Nos hemos familiarizado con temas
como el de las recombinaciones genéticas in
vitro, las técnicas de introducción del DNA en las
células bacterianas, la biosíntesis de la insulina
humana mediante colibacilos, la producción de
interferón, la de anticuerpos monoclonales… En
suma, avances científicos que permiten abordar
con cierta confianza un prometedor futuro en
beneficio de nuestra especie.
Por otro lado, y precisamente gracias a los
enormes avances que se han producido en las
últimas dos décadas, ya vislumbramos unas
posibilidades que hasta cierto punto nos pueden
asustar: intervenir en un estado más íntimo de
nuestro ser con la capacidad de manipulación de
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (La Vanguardia Ediciones S.L.).
Divulgar ciencia,
equilibrio entre rigor y comprensión
Vladimir de Semir
Publicado en La Vanguardia el 9 de noviembre de 1986
El IV Festival de Cine Científico que comienza
mañana es una buena ocasión para reflexionar
sobre el papel que la ciencia desempeña en nuestra sociedad y la dificultad que entraña divulgar los
temas científicos para el gran público, que cada
día está más ansioso de saber lo que somos y por
qué estamos aquí.
Sin duda, todas las especies que pueblan
nuestro “planeta azul” están sometidas a un
mismo proceso de evolución: la continua adaptación de sus complejas estructuras de moléculas
de carbono al medio. Esta permanente interacción
de los organismos vivos y su medio se realiza
mediante los sentidos y resulta tanto más sofisticada cuanto más evolucionado es el sistema sensorial de cada especie.
Memoria y lenguaje
En el transcurso de los tiempos, los sistemas sensoriales de ciertas especies han evolucionado lo
suficiente como para crear estructuras capaces de
guardar memoria de sus propias experiencias de
adaptación con el fin de utilizarlas oportunamente.
No obstante, pocos organismos han conseguido
-15-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
crear un lenguaje capaz de integrar esas experiencias (conciencia). Y tan sólo una, la especie humana, ha llegado a crear, además de ese lenguaje, la
tecnología necesaria para comunicarse con los
otros individuos de su propia especie y así conseguir que esas experiencias le sobrevivan y se constituyan en cultura, formando un todo que es
mucho más que la simple suma de sus partes.
Gracias a su herencia cultural, el hombre intenta dar respuesta no sólo a la naturaleza de las
cosas sino, además, a la naturaleza de la causa de
esas cosas, y así se plantea el poder encontrar la
respuesta de cuál es su sitio en ese proceso general de evolución del universo. El conjunto de todas
estas preguntas se puede integrar en tres, sin
duda tópicas, que constantemente nos hacemos:
¿Qué somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde
vamos? Interrogantes que permiten múltiples, pero
no concluyentes, respuestas.
Desconocemos todavía la mayor parte de
nuestra propia historia e ignoramos todavía los
concretos antecedentes antropológicos del ser
humano, el llamado eslabón perdido que marcó el
punto de inflexión en la evolución que originó nuestra especie. No obstante, de lo que estamos seguros es de que fue ese hombre “sapiens” el primero que levantó la mirada hacia el cielo y comenzó
a plantearse las tres preguntas citadas.
Desde aquel día, la innata indiscreción y curiosidad del ser humano nos ha llevado hasta la Luna
y nos ha situado en el umbral de la revolución del
siglo XXI, la revolución científica que se derivará de
las actuales investigaciones en el campo de la biología molecular.
Solamente unos privilegiados –los científicos–
son capaces de dar respuestas parciales a las tres
preguntas del qué somos, de dónde venirnos y a
dónde vamos. Pero la sociedad entera quiere
conocer, saber, entender... Y la responsabilidad de
la ciencia es intentar contestar a estas lógicas
ansias del ser humano. La contestación masificada es lo que se conoce como divulgación científica. Un campo que hasta hace pocos años casi
nadie se atrevía a afrontar por la gran dificultad que
supone aunar rigor estricto y comprensión amplia.
Hoy en día ya son muchos las revistas, los programas de televisión y las secciones específicas en
varios periódicos que se ocupan de intentar dar
contestación a los anhelos de saber de una sociedad, quizá descompensada por una excesiva
actualidad política.
Divulgar no es fácil: terminología, materias
interdisciplinarias y especialización exhaustiva
son algunos de los problemas que se plantean
para el divulgador, pero la responsabilidad de
científicos, organismos e instituciones específicas
−como por ejemplo el Museu de la Ciència−, y de
los medios de comunicación, es aportar su grano
de arena a la contestación de las tres preguntas
capitales y sus grandes derivaciones. Nunca
sabremos toda la verdad, pero es evidente que
podemos ir profundizando en lo desconocido y
gradualmente somos capaces de ir arrancando
algunos secretos más a la extraordinariamente
discreta naturaleza.
En las 148 filmaciones que presenta la cuarta
edición del Festival de Cine Científico, procedentes
de 22 países y que se ofrecen durante la próxima
semana, podemos adentramos en buena parte de
los principales problemas científicos planteados en
la actualidad. Sin duda inquietantes para los hombres de ciencia y sobre todo absolutamente trascendentes para el bienestar de nuestra especie,
causa de ser de la propia ciencia.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (La Vanguardia Ediciones S.L.).
-16-
Primeros pasos para una misión conjunta
que lleve al hombre a Marte
Vladimir de Semir
Publicado en La Vanguardia el 3 de mayo de 1987
Norteamericanos y británicos han firmado recientemente sendos acuerdos bilaterales con la Unión
Soviética para la exploración del espacio y el intercambio de información científica sobre planetología, biología espacial y astrofísica, entre otros
apartados. Una de las primeras consecuencias va
a ser el dar un importante impulso a la exploración
de Marte, seguramente como paso previo para
una ulterior misión tripulada conjunta a este planeta. Este objetivo ha sido solicitado en reiteradas
ocasiones por científicos norteamericanos y
soviéticos, entre ellos el popular astrónomo Carl
Sagan, quien hace pocos meses recomendó ante
una comisión del Senado norteamericano que se
llevara a cabo una misión de tales características.
Sagan considera que un objetivo de esta magnitud volvería a relanzar la ilusión científica en la
carrera espacial, además de comportar positivas
consecuencias políticas para norteamericanos y
soviéticos. Los especialistas estiman que si hay
voluntad política de llevar a cabo semejante
misión conjunta, la información científica y correspondiente tecnología puede hacerla realidad en
un plazo no mayor de 20 años.
El primer paso va a ser la misión Fobos que van
a llevar a cabo los soviéticos a partir de julio de
1988. En esa fecha, dos sondas interplanetarias
partirán desde Baikonur para situarse, tras 200
días de vuelo, en una órbita elíptica muy excéntrica, en las proximidades del plano ecuatorial. El
programa de investigaciones desde esta órbita
prevé la fotometría de gran precisión de la superficie del planeta, el estudio de las oscilaciones diarias y estacionales de los factores climáticos marcianos, y determinar las zonas de congelación perpetua y las de desprendimiento de calor interno.
tos tan importantes como la temperatura y la presión ambientales en función de la latitud del planeta, la concentración de ozono, de vapor de agua,
de oxígeno molecular y de polvo. Este último
aspecto es muy importante para conocer las posibilidades reales de que una futura tripulación
pueda moverse adecuadamente por la superficie
marciana, no sólo por la capa depositada sobre la
corteza sino también por las imponentes tempestades de polvo que se producen regularmente en
el planeta. Es posible igualmente que se logre
obtener datos sobre las reservas reales de agua en
el planeta.
Esta parte de la misión Fobos durará unos 60
días. Después las sondas pasarán a una órbita
casi circular con un periodo de 8 horas y un
periastro de 9400 kilómetros, para situarse sobre
la órbita del satélite natural marciano Fobos a sólo
unas docenas de metros de él y sobrevolarlo a
escasa velocidad. Durante esta parte de la misión
se filmará su superficie y se realizarán experimentos de espectroscopia para el análisis químico.
Uno de los métodos que se emplearán se basa
en la detección de muestras de la superficie de
Fobos mediante la extracción provocada por un
haz láser. Asimismo se obtendrán desde esta
situación importantes correcciones sobre los elementos orbitales de los satélites (el otro es Deimos)
y sobre sus superficies, aspecto fundamental para
cumplir tareas de navegación en futuros vuelos.
La etapa más delicada de esta misión, cuya
cuenta atrás se puede decir que ya ha comenzado, consistirá en colocar una estación autónoma en la superficie de Fobos para proseguir las
experimentaciones. Otro módulo de descenso
de la segunda sonda será situado sobre la
superficie para que se desplace por ella “a saltos”. Esta curiosa estación investigadora está
destinada a medir las aceleraciones al chocar
con la superficie, analizar la composición química del suelo, sus propiedades físico-mecánicas y
medir los campos magnéticos.
El proyecto Fobos
Esta serie de experimentos, que analizarán la atmósfera y la ionosfera de Marte, desvelarán aspec-17-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
Abrir el camino
ficie del planeta y la obtención de muestras para
ser traídas a la Tierra.
Sin embargo, la posibilidad más acariciada
por el mundo de la ciencia es que esta parte de
la exploración de Marte, previa a una futura y
espectacular misión tripulada conjunta, se realice
ya en estrecha colaboración. Esta misión pseudoconjunta de norteamericanos y soviéticos
para conocer las características definitivas de la
superficie marciana, para hacer viable un viaje
compartido y desembarque en Marte –¡quizás
hagan falta dos escalerillas, una a cada lado de
la nave, para que un norteamericano y un soviético pongan el pie en Marte al unísono!– tiene la
virtud de ser fácilmente reconvertible en dos diferentes si los acontecimientos políticos nos llevan
de nuevo a la “guerra fría científica”.
Hoy, este objetivo ya no es una utopía.
Paradójicamente, parece que va a ser Marte, el
dios de la guerra, el que volverá a unir científicamente a los políticamente irreconciliables
Estados Unidos y Unión Soviética, que ya colaboraron estrechamente con motivo de la famosa
misión conjunta Apollo-Soyuz de 1975.
Con los resultados que se obtengan de esta
misión, los soviéticos piensan repetir una semejante pero con destino a la superficie de Marte
hacia los años 1994-1996, incluida la toma de
muestras de la superficie y su vuelta a la Tierra.
El camino estará abierto para que el hombre
ponga su pie en otro planeta que no sea la
Tierra.
Los norteamericanos también poseen sus
propios planes para el estudio de Marte, aunque
sus proyectos han quedado lamentablemente
retrasados a causa de la tragedia del Challenger.
Sin embargo, el acuerdo de cooperación que firmaron George Shultz y Eduard Shevardnadze ha
abierto la posibilidad de que EE.UU. recupere
parte del retraso, ya que los científicos soviéticos
han brindado a los norteamericanos el acceso a
la información que se obtenga de la misión
Fobos. Así, EE.UU. podría “saltarse” alguna
etapa de su propio programa de exploración
marciana e ir directamente a la puesta en práctica de una misión directa no tripulada a la super-
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (La Vanguardia Ediciones S.L.).
Kim Basinger lee la revista The Lancet
Vladimir de Semir
Publicado en La Vanguardia el 7 de octubre de 1989
Entre líneas y en una de las muchas entrevistas
que se publican en verano con la gente guapa,
Kim Basinger declaraba desde Deauville a Le
Figaro que su afición secreta es leer revistas médicas. Y no cualquier sucedáneo light sobre la salud
o el estar en forma; la sugestiva protagonista de
Nueve semanas y media lee las publicaciones más
serias y científicas, como son The New England
Journal of Medicine y The Lancet (!).
No nos debe sorprender este significativo
interés personal de la bella actriz por estos
temas especializados. Un reciente estudio-
encuesta realizado por expertos de la
Universidad de Oxford (publicado en la revista
Nature el pasado 6 de julio) llega a conclusiones
coincidentes de la población británica con esta
especial afición de Kim Basinger sobre el respectivo interés por estar informados sobre cuestiones científicas y médicas, y que, por otro lado,
no difieren mucho de la de los norteamericanos,
pues los resultados han sido comparados con
un análisis similar que se realizó también el año
en curso en los Estados Unidos. En nuestro país
no existen estudios de este tipo, pero segura-18-
mente en cualquier sociedad más o menos
desarrollada una encuesta de esta índole arrojaría un corolario parecido.
Según el mencionado trabajo publicado en
Nature, los temas médicos, científicos y tecnológicos son los que marcan, sin la menor duda, el
interés informativo de la sociedad británica, y
constituyen los polos de la atención que ofrecen
mayor credibilidad entre la ciudadanía. Una conclusión de este tipo no resulta extraña, ya que
esta temática –y sobre todo la que atañe a la
medicina– es la que todos suponemos que nos
puede afectar en mayor grado, ya sea para bien
o para mal, desde las ventajas que nos puede
ofrecer una olla a presión, que sin Watt y otros
científicos no hubiera sido posible, hasta la amenaza que supone la acción depredadora del ser
humano sobre el medio ambiente, que en
muchos casos viene de la mano de un mal uso
tecnológico.
la que la ciencia y la tecnología van a desempeñar –lo hacen ya– un papel fundamental. Pero tal
como dijo Bertrand Rusell hace unos 25 años:
«Sólo tendremos una sociedad rigurosa si el
conocimiento científico y la técnica basada en tal
conocimiento afectan a nuestra vida diaria, a su
economía y a su organización política». Al recordar estas palabras en la revista Arbor (julio-agosto 1988), uno de los periodistas pioneros de la
divulgación científica en España, Manuel Calvo
Hernando, estimaba que «son ya detectables los
efectos sobre la vida cotidiana y el desarrollo
económico, pero nuestras sociedades, tanto las
occidentales como las orientales, no han modificado aún las estructuras políticas, culturales,
educativas y de comunicación, como consecuencia del cambio científico y tecnológico».
Hay que profundizar en mejorar nuestra
sociedad, y en principio las ciencias tienen este
objetivo, pues en general los científicos persiguen el bienestar de la sociedad, aunque en
muchos casos el que así sea depende de la
voluntad de quien toma las decisiones políticas.
Como decía el propio Rusell, «la democracia es
necesaria, pero no suficiente». En este contexto,
los medios de comunicación tenemos también
nuestra parte de responsabilidad.
La opinión de Rusell
Así pues, es obvio que el caso de Kim Basinger
no es ni mucho menos aislado. Hoy ya nadie
duda de que el mundo va hacia una sociedad en
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (La Vanguardia Ediciones S.L.).
Preguntas de Evry Schatzman
Vladimir de Semir
Publicado en La Vanguardia el 7 de octubre de 1989
Comienza hoy una experiencia informativa sin
precedentes en la prensa escrita. La Vanguardia
publica cada sábado un suplemento de Ciencia
y Tecnología con 16 páginas a todo color. Es una
nueva etapa de las cuatro páginas –luego convertidas en muchas más– que aparecieron por
primera vez el 10 de octubre de 1982 con carácter semanal y que eran a su vez la continuación
de una tradición establecida en nuestro diario
por firmas tan ilustres como el astrónomo José
Comas Solà, el químico Miguel Masriera y el
médico Lluís Daufí.
La sociedad espera cada vez más de los
científicos, a los que en la mayoría de los casos
ve como los “salvadores” de gran parte de los
problemas planteados, aunque también hay un
sector que estima que muchos males se derivan
de su labor. Así, el científico es visto como un ser
dual por la sociedad, una especie de Dr. Jekyll y
Mister Hyde.
-19-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
«Desde que comencé a investigar, continuamente me he interrogado sobre las relaciones
entre la ciencia y la sociedad, y muy especialmente sobre mi propio papel en la sociedad.
¿Soy útil para algo o alguien? ¿Cuál es el auténtico alcance de lo que hago?» Así se plantea
su rol como científico el astrofísico Evry
Schatzman, miembro de la Academia Francesa
de las Ciencias, reconocido mundialmente
como una de las autoridades actuales de su
especialidad.
En una de sus más recientes obras (La
science menacée), Schatzman considera que
«existe una separación radical entre los científi-
cos y el resto de la sociedad, a pesar de que las
aplicaciones del saber científico están presentes
en cada instante de la vida cotidiana».
Éste es el objetivo que se ha marcado el
renovado suplemento que el lector tiene hoy
entre sus manos: romper esta tradicional dicotomía, interrelacionar el mundo de la ciencia con
la sociedad en general, demostrar que la ciencia
también es cultura y ofrecer a los ciudadanos
explicaciones de lo que está ocurriendo en una
importante parte del mundo del saber. Todo ello
con una consigna: el rigor; y teniendo siempre
presente que –como dijo Abraham Lincoln– «lo
bueno del futuro es que llega cada día».
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (La Vanguardia Ediciones S.L.).
Sólo quedan quince osos del Pirineo
Vladimir de Semir
Publicado en La Vanguardia el 8 de septiembre de 1990
Eran unos 200 en 1937; veinte años más tarde ya
sólo quedaban unos 70, y hoy apenas deben ser
15 los ejemplares que permiten sobrevivir precariamente a la especie. El hábitat del oso de los
Pirineos (Urdus arctos pyrenaicus) se ha ido deteriorando por muchas razones, entre las que la
acción del hombre es la más importante, y este
animal –más pequeño que su pariente de Europa
central y que el imponente oso pardo americano–
está actualmente en serio peligro de extinción.
Para ser más realistas, podríamos decir que está
prácticamente condenado a desaparecer, ya que,
según estudios del biólogo norteamericano
Shaffer, la población mínima necesaria para hacer
viable que exista por lo menos uno dentro de un
siglo es de unos 50 ejemplares.
Dadas las características y costumbres de la
vida del oso, sobre todo su tendencia a la soledad
una vez emancipado de la protección materna y su
extremado recelo y prudencia en el contacto con el
ser humano, es difícil efectuar un censo exacto de
su población y la localización de sus últimos reductos naturales. Sin embargo, gracias a los vestigios
que deja en su asustado deambular, se ha podido
establecer su exigua población actual, que está
diseminada por los valles de Aspe, Ossau, Aran,
Querol y del Ariége, y por el Pallars Sobirá.
El pasado mes Francia ratificó la convención
internacional para la protección de animales salvajes y plantas amenazadas, que fue sancionada en
1979 en Berna, pero a la que se había opuesto
hasta ahora el poderoso lobby francés de cazadores. Las autoridades francesas podrán arbitrar por
fin una política más restrictiva en beneficio de las
especies en peligro de extinción. (España hace
tiempo que ratificó el convenio e incluso la
Generalitat de Catalunya estableció en 1987 unas
áreas concretas de protección para el oso del
Pirineo.)
El problema radica en permitir que el oso tenga
un hábitat adecuado donde poder sobrevivir, compatible con la intervención del ser humano en el
medio natural. Una pugna ecológica que no se
limita al caso del oso pirenaico y que debe servir
para probar que realmente somos la especie inteligente del planeta.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (La Vanguardia Ediciones S.L.).
-20-
Europa copa los Nobel
Vladimir de Semir
Publicado en La Vanguardia el 26 de octubre de 1991
Dos alemanes, un francés y un suizo han sido
galardonados este año con los premios Nobel
de Medicina, Física y Química. Seguramente es
difícil encontrar en la historia más o menos
reciente de los Nobel la coincidencia de que
todos los premiados en estos campos tengan
un origen europeo, y que además sus investigaciones hayan sido realizadas mayoritariamente
en países europeos. Este hecho no puede ser
interpretado como una simple casualidad. Es
una prueba de que Europa puede ser competitiva en el mundo de las ciencias cuando los respectivos gobiernos apuestan decisivamente por
el fomento de la investigación básica. Así es,
pues los cuatro nuevos premio Nobel han realizado su labor en centros de investigación públicos: Erwin Neher y Bert Sakmann (Medicina) en
el Instituto Max Planck de Geottingen (el primero está ahora en la universidad de esa ciudad y
el segundo en la de Heidelberg), Pierre-Gilles de
Gennes (Física) como miembro del College de
France (hoy es director de la Ecole Superieure
de Physique et Chimie de París), y Richard-R.
Ernst (Química) en la Escuela Politécnica Federal
de Zurich.
Entre todos ellos sin duda hay que singularizar
el caso de Pierre-Gilles de Gennes, a quien la prensa francesa no ha dudado en denominar “el
Newton de nuestro tiempo”, ya que es un científico que raya lo genial y es capaz de plantear y abrir
problemas y caminos de solución nuevos en campos muy diferentes, con el valor añadido de estar
siempre muy próximo a las realidades prácticas.
Pierre-Gilles de Gennes es además un caso algo
atípico en la ciencia actual, donde se tiende a la
gran especialización, pues él ha sido capaz de
emprender programas científicos muy dispares
creando siempre potentes equipos de investigación.
En una entrevista que se publicó en este suplemento el pasado 19 de enero, Pierre-Gille de
Gennes (de 59 años) declaraba a nuestros colaboradores, los físicos David Jou y Carlos Pérez: «Me
parece útil, en el caso del jefe, saber quitarse de en
medio cuando un grupo se va haciendo importante para que tomen el liderazgo otros más jóvenes».
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (La Vanguardia Ediciones S.L.).
El gen nuestro de cada semana
Vladimir de Semir
Publicado en La Vanguardia el 6 de mayo de 1995
Los avances en biología molecular y en genética
son tan espectaculares y rápidos que entre científicos y periodistas especializados se utiliza ya
con cierta frecuencia la expresión “el gen de esta
semana”. La expresión alude al hecho de que las
nuevas técnicas –principalmente la famosa reacción en cadena de la polimersa o PCR– permiten
la detección en genes determinados de anoma-
lías que pueden ocasionar enfermedades muy
concretas. En los últimos tiempos estos descubrimientos son constantes e incesantes, y tienen
una gran importancia –conceptual, como define
Sergi Erill en su artículo de esta misma página–
para establecer pruebas diagnósticas, en una
primera fase de su posible aplicación. Sin
embargo, no abren expectativas inmediatas para
-21-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
la terapia génica, una medicina cuyo futuro es
todavía incierto.
Hay que esperar que este periodo que vivimos, caracterizado por una considerable acumulación de conocimientos sin posibilidad de
progreso terapéutico, sea lo más corto posible,
pero es un hecho que estos reiterados anuncios
de avances en la descodificación de nuestra predestinación genética crean una ansiedad adicional a los enfermos aquejados de alguna alteración de origen genético. Y no sólo sufren ellos
por una esperanza que no se traduce en nada
efectivo. Sus familiares también padecen al ver
que se abre una puerta a una hipotética cura-
ción, pero que todavía es imposible traspasar su
anhelado umbral.
En Francia –donde hace años que se realizan
los conocidos “maratones” televisivos para
recaudar fondos destinados a acelerar la investigación de enfermedades aún incurables, que
también conocemos aquí– se ha detectado que,
tras estas emisiones, familias enteras de afectados acuden a los centros médicos para “reclamar” una terapia inmediata.
Está claro –insistimos en la misma línea de la
autorizada opinión del doctor Erill− que todavía
hay un grave problema de comunicación entre el
mundo médico y el público.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (La Vanguardia Ediciones S.L.).
Saber i quart poder
Vladimir de Semir
Publicado en Cultura i comunicació de masses,
Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya, en 1995
Ignoro si és casualitat que parli un periodista l’últim després d’aquestes intervencions. Pot ser
interessant, si aquest periodista té alguna cosa a
dir. No sé si vostès hauran sentit ja, d’un periodista, el que jo vaig a dir. És una petita reflexió sobre
el paper dels mitjans de comunicació a la nostra
societat, com a periodista que sóc, i des d’un
punt de vista molt personal, i que en certa forma
complementa la pregunta, o la reflexió, que es feia
Beth Galí al principi de la seva intervenció. Lliga
amb tot el que ha dit Bryony May Conway i, evidentment, amb la intervenció anterior de Raffaella
Rossellini.
Sincerament, crec que hem perdut els papers.
Hi ha una manca d’escala de valors a la nostra
societat i, en bona part, en som responsables,
molt responsables, els mitjans de comunicació i
els que els fem. Hi ha dues causes fonamentals:
duna banda, la falta de rigor i preparació dels
periodistes i de la nostra professió –és un tema
llarg, a debatre, i potser no és aquest el moment,
però voldria començar per aquesta autocrítica sincera– ; i després hi ha la voluntat en abstracte
–però després podríem aprofundir sobre el perquè– de convertir els mitjans de comunicació en
centres de poder, més enllà del que és raonable.
Ja se sap que informació és poder, però en el
nostre cas crec que estem exagerant la nota.
En primer lloc, i per a motius evidentment econòmics, hi ha una tendència generalitzada cap al
sensacionalisme i la recerca de l’anecdòtic perquè
es creu –com deia Raffaella fa un moment– que
això és el que interessa a la gent. Ara es pot parlar de tot, arreglar el món i parlar amb llibertat,
però hi ha un excés de pontificació. Està molt bé
poder arreglar el món i parlar amb llibertat, evidentment, però hem de tendir a un protagonisme
menor dels mitjans de comunicació. Els periodistes som massa protagonistes. Jo crec que els
periodistes tenim una tasca de testimonis, en tot
cas, però no de protagonistes. En canvi, si vostès
escolten la ràdio, la televisió, els diaris potser una
mica menys, perquè es nota la firmeta només, hi
ha massa protagonisme nostre. Nosaltres hem de
ser el reflex de l’opinió pública, però no pas els
creadors. Actualment, a la premsa –parlo des del
-22-
punt de vista de la premsa i, evidentment, tot això
està molt més exagerat en els mitjans àudiovisuals– i als mitjans de comunicació tant se’ls en
dóna quina és l’opinió pública.
Crec que a la meva professió hi ha una gran
frivolitat. No debades som, segons moltes
enquestes –juntament amb els polítics– els que
tenim menys credibilitat social. Possiblement per
això, també, es venguin tan pocs diaris, i això és
una paradoxa, perquè si es busca el sensacionalisme, l’espectacle, la informació-espectacle,
que està tan de moda en aquests moments, i
després resulta que es venen tan pocs diaris, és
que segurament no oferim als lectors el que
esperen rebre del diari.
Hi ha una eclosió de portades dedicades –en
aquest cas, els nostres companys estrangers potser no entenen el que vull dir- a les “Titas”, els
“Albertos”, les “Isabeles”, etc., i això no només
queda reduït a un tipus de premsa que ha d’existir, que existeix a tot arreu, sinó que envaeix també
la premsa, diguem-ne, seriosa, i se’n fa una mistificació.
Poques vegades veiem a les portades algú
que representi el món cultural. Suposo que això
sorprèn una mica al públic normal, a aquest públic
que deia la Raffaella que ella també és. No acabes
de veure ben bé on arriba el que és seriós i el que
és frívol, i la gent pot ser ignorant, tots som ignorants, però del que estic segur és que la gent no
és “tonta”.
Es deia, per exemple, que quan hi hagués
més canals de televisió en milloraria la qualitat.
Com això de les gasolines: en haver competència
de gasolines, s’ha de fer una gasolina millor, que
tingui més octans, que funcioni millor i, com passava a França –nosaltres ho vèiem quan viatjàvem–, allà la gasolina era millor. Sortíem amb el
cotxe i dèiem: la gasolina és millor perquè aquí hi
ha competència. Això és una fal·làcia en el camp
de la televisió. Amb la televisió s’ha demostrat
que, quan hi ha competència, no té perquè ser
millor –jo estic per la competència, però per la
seriosa, no per la publicitat, per veure el ratings,
etc. La televisió única es podia permetre el luxe
de donar més documentals, programes culturals,
debats autèntics –estic parlant una mica exageradament, perquè sabem que hi ha excepcions.
Ara s’han de repartir el pastís de la publicitat, fins
i tot la pública. I tot això ha desaparegut, els
documentals, els autèntics debats, per fer lloc als
concursos, a les pel·lícules, a la programació més
fàcil.
A França –evidentment, la comparació s’ha de
fer, però en aquest país hi ha una tradició del sistema educatiu que gira al voltant del llibre– hi ha
hagut un programa paradigmàtic per a tothom
que ha estat Apostrophe, que després s’ha convertit en Bouillon de culture.
Aquí la gent jove no llegeix. Segons una
enquesta recent de la Conselleria de Cultura, el
53% dels enquestats no havien llegit cap llibre en
els últims tres mesos. Suposo que potser aquesta dada encara és mes exagerada. Ni tan sols una
novel·la policíaca. Crec que es una dada esgarrifosa. I què fem nosaltres? Què fa la nostra televisió pública? La nostra i la d’allà. Copiem
Apostrophe Copiem Bouillon de culture? No,
copiem La máquina de la verdad, on hi ha la més
gran desinformació, fal·làcia i quasi, diria jo, pornografia informativa.
Ara, com deia, la informació s’ha transformat
en un espectacle, i això comporta, insisteixo, una
gran desinformació. Als que no estan al corrent de
què vol dir la informació des dels mitjans de
comunicació, els asseguro que estem vivint una
de les èpoques més desinformades de l’opinió
pública.
I paral·lelament, els polítics, en general, continuen, segons el meu entendre, tenint un pes
específic a la nostra societat i en els mitjans de
comunicació. En canvi, és evident la tendència a
ignorar el científic, el pensador, l’home i la dona
del món cultural. N’hi ha prou que un polític, el
que sigui, digui una cosa –moltes vegades d’una
manera interessada, perquè hi ha eleccions a l’horitzó i cal guanyar vots– perquè tots li acordem
una inusitada audiència: portades amb grans titulars, capçaleres als telenotícies... En canvi, el científic, el pensador, l’artista, l’home, la dona del món
cultural, molt poques vegades mereixen la nostra
atenció i ocupen un lloc preeminent –evidentment,
també hi ha una secció de cultura als diaris–, però
ocupen un lloc per a mi minso.
Jo crec que cal donar la paraula al món de la
cultura, al món de la ciència –que hi està inclòs−,
al món del pensament. Cal integrar la participació
de pensadors, científics, homes i dones del món
-23-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
cultural, en les grans decisions de la política –això,
per una altra banda− tot mantenint sempre la
societat informada d’una manera correcta i equilibrada. Només així, donant la paraula als que realment saben, i impulsant un equilibri entre el saber
i el poder –ja sigui polític o econòmic−, la nostra
societat podrà ser millor i els ciutadans estaran
més capacitats per desenvolupar el seu esperit
crític davant d’un món cada vegada més complex.
Però segurament això és el que no interessa.
Jo crec que la nostra societat necessita un
revulsiu: menys competitivitat especulativa i més
competència en el rigor i la preparació, començant
per nosaltres, els periodistes. Avui dia, la gent jove,
que veu aquest panorama, diu: si sóc una mica
viu, i tinc un amic, i munto un negoci i foto dos
duros, em situo entre les primeres fortunes del
país. Aquest és el paradigma que donen els mitjans de comunicació. En canvi, la persona que ha
de fer tota una carrera –ho dic perquè tinc fills en
aquesta edat–, anar a l’estranger, tornar, investigar, fer l’esforç, no guanyar aquests dos duros primers, sinó treballar amb el seu esforç, estudiar,
preparar-se millor, aquest, pràcticament, segons el
nostre paradigma, és un infeliç. No preval el que
val més, sinó el mediocre que sap maniobrar.
Aquest és un panorama bastant trist per a una
societat que vol ser moderna i competitiva, com
ens diuen cada dia.
Trobo a faltar, insisteixo, en la nostra societat,
una escala de valors. Hi ha una disfunció molt
clara entre el que en diem el poder i el saber. El
poder econòmic i el poder polític dominen i ho
copen tot –fins i tot, per ser responsable d’un àrea
d’un servei d’un hospital, etc., a vegades compta
més en aquests moments tenir el carnet d’un
determinat partit, del que sigui, que la pròpia
vàlua. Imposen això que el fi justifica els mitjans:
mentre arribis al que tu vols, tot està bé. En canvi,
el saber, insisteixo, no està gaire valorat, o no hi ha
aquest equilibri. Exagero perquè no hi ha l’equilibri.
Si almenys hi hagués un equilibri... La cultura és
menysvalorada –estic parlant en general, però
amb el reflex que són els mitjans de comunicaciói la preparació, l’esforç, no compten. És una paradoxa. Vivim, aparentment, en el món de la gran
informació, per tot arreu ens envaeix. Però la realitat és que el ciutadà està cada vegada més desinformat del que realment és rellevant per tirar
endavant. I d’això, insisteixo, en som culpables
periodistes i mitjans de comunicació.
Per acabar amb una cita –que sempre queda
bé–, com deia Bertrand Russell, «la democràcia és
necessària, indispensable, la volem tots, però no
és suficient». Nosaltres ja hem consolidat una
democràcia. Ara ens cal consolidar una societat
més justa, en la qual el saber ocupi el lloc que es
mereix.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Departament de Cultura i Mitjans de Comunicació, Generalitat de Catalunya).
Salud y contaminación del aire
Vladimir de Semir
Publicado en La Vanguardia el 2 de marzo de 1996
Un estudio científico que se desarrolla coordinadamente en el ámbito europeo confirma una
sospecha que se ha tenido durante años: existe
un indiscutible riesgo sanitario vinculado a la
degradación del medio ambiente. En concreto,
la contaminación del aire que se respira en las
grandes urbes desencadena una mayor morbilidad y mortalidad en personas con sistemas car-
diovasculares y respiratorios descompensados.
Los epidemiólogos han demostrado que existe
una relación cierta entre las concentraciones de
dióxido de azufre (existente en las zonas fuertemente industrializadas y en lugares con gran tráfico de vehículos) y de determinadas partículas
microscópicas en suspensión que se llegan a
introducir profundamente en el árbol pulmonar
-24-
(estas partículas provienen principalmente de los
gases que expelen los motores diesel). Los
datos que se conocen son los que han divulgado científicos franceses relacionados con las ciudades de París y Lyon. Los estudios han comprobado que se producen entre 30 y 50 muertes
prematuras al año en Lyon, y entre 260 y 350 en
París, de enfermos cardiovasculares como consecuencia de la contaminación atmosférica de
ambas ciudades. En el caso de las enfermedades respiratorias, los valores para la región pari-
sina varían entre 54 y 83 casos anuales. En otras
ciudades europeas se efectúan estudios similares que confirman la relación entre la calidad del
aire de las grandes urbes y la salud de los ciudadanos. Con toda seguridad, el Institut
Municipal d’Investigació Mèdica puede corroborar la importancia de este trabajo científico, que
obligará a las autoridades municipales a adoptar
decisiones muy poco populares, como son fuertes restricciones del tráfico privado en la ciudad.
Oiremos hablar del asunto.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (La Vanguardia Ediciones S.L.).
¿Qué hechos merecen ser noticia?
Vladimir de Semir
Publicado en The Lancet, Vol. 347, el 27 de abril de 1996. Traducido en la Monografía Dr. Antonio
Esteve núm. 21, Medicina y medios de comunicación
Introducción
relevantes. Las decisiones referentes a la selección y emplazamiento de las noticias se toman
formando parte del día a día, y pese a la estructura jerárquica existente la elección depende
finalmente del contacto directo entre los periodistas especializados y sus respectivos jefes de
área. Se produce una subasta de noticias en relación a espacios y a la importancia que posteriormente se concede diariamente a cada tema noticiable, lo cual finalmente depende del criterio de
la persona responsable de cada área. A su vez,
todos ellos remiten sus principales noticias a la
dirección del periódico, donde por fin se deciden
los temas que constituirán la primera página. Éste
es el patrón tradicional sobre el que se mueve la
prensa diaria.
El periodismo es una actividad que carece de
metodología científica. Entre los diversos factores que influyen en las relaciones entre periodistas especializados y sus colegas destacan las
características de los periódicos (informativointerpretativo, popular, sensacionalista, etc.), las
tendencias culturales de cada jefe de área y el
número de periodistas con suficiente experiencia
para la selección inicial de un tema noticiable.
Uno de los mayores rompecabezas con que se
enfrentan los lectores de periódicos son los motivos determinantes de que un acontecimiento
merezca ser noticia mientras que otro no. Como
cualquier otra noticia, un tema científico debe
competir para disponer de espacio, siendo elegido en función del potencial del título, la relación
entre cada periodista y el jefe de la sección,
diversos acontecimientos externos sociales y
culturales, y las fuentes de las noticias. Aunque
en la elección de las noticias interviene principalmente el deseo de establecer un cierto grado de
complicidad con el lector, en último lugar la intuición del periodista es lo que influye definitivamente en la selección de lo publicado.
En el mundo jerárquico de los periódicos, las
decisiones se adoptan a múltiples niveles (editores responsables de cada empresa, directores y
el editor y los periodistas especializados en áreas
concretas como respuesta a la creciente complejidad de los conocimientos). Los editores y directores trazan las principales líneas de información
adoptadas por los medios de comunicación más
-25-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
Los periodistas especializados dependen de su
intuición profesional, así como de sus fuentes de
noticias. Por ejemplo, ¿ha llegado un tema noticiable a la oficina del periódico a través de una
agencia de noticias o del editor jefe? La selección también está influenciada por la imitación,
muy habitual en todas las oficinas periodísticas:
siempre tienden a considerarse importantes los
temas previamente publicados en otras áreas de
los medios de comunicación, de forma que finalmente los periódicos de diferentes culturas o
países tienden a ofrecer noticias similares.
nadores y tratamientos milagrosos, dado que
deben competir con asesinatos, violaciones,
catástrofes ecológicas y declaraciones de personas famosas como la princesa Diana. Incluso en
los diarios más serios, los periodistas científicos
y médicos persiguen un estilo espectacularista
(que no debe confundirse con el sensacionalismo vulgar) con objeto de que sus noticias puedan ir apareciendo diariamente. La operatividad
interna de los periódicos es muy similar en todos
los países. En su libro «Vendiendo ciencia»
(Selling Science), la socióloga Dorothy Nelkin lo
explica perfectamente en el contexto de los
EE.UU. (1).
Esta compleja relación que existe entre el
periodista especializado en ciencia o medicina y
la persona de quien depende (habitualmente
carente de conocimientos especializados) genera frecuentes dificultades en la elección de los
titulares de los temas noticiables. En agosto de
1995 El País, un riguroso y serio periódico español, publicaba un artículo bajo el título «La vacuna contra el cáncer de cérvix prevendrá medio
millón de muertes anuales», pese a que el texto
sólo se refería a la demostración de una relación
entre el papilomavirus humano y el cáncer de
cérvix, lo que constituye un importante paso en
el futuro desarrollo de una vacuna todavía no
conseguida (2). La comunidad científica difícilmente puede aceptar estos errores, dado que
obviamente generan falsas expectativas entre los
lectores (3). Pero incluso excluyendo los titulares
sensacionalistas, aspectos como el criterio, la
cultura y el profesionalismo de los jefes de estas
secciones de Sociedad configuran la presentación de las noticias médicas.
La gradual especialización de la información
en los grandes medios de comunicación de
masas conseguida desde los años setenta y
ochenta, coincidiendo con un mayor nivel de
educación y demanda de los lectores, ha hecho
que los editores de los principales periódicos
tengan progresivamente más posibilidades de
introducir secciones y subsecciones específicas
de ciencia y medicina. Aunque los motivos varíen, la espectacular carrera en la conquista del
espacio registrada en los años sesenta y setenta, y la mayor concienciación pública de la frágil
naturaleza de nuestro planeta, estimularon un
¿Qué factores influyen
en la selección de noticias?
En un periódico informativo-interpretativo de calidad (el modelo al que predominantemente me
voy a referir) coexisten áreas temáticas de información diferenciadas y específicas, como la economía, los deportes, la política, la cultura y los
espectáculos. Además, los periódicos suelen
tener una sección interdisciplinaria, denominada
a veces “página de sociedad”, o según la tradición francesa “hechos diversos” (faits divers). En
esta sección aparecen con frecuencia noticias
científicas o médicas junto con noticias referentes a accidentes, criminalidad, curiosidades,
gente, medio ambiente y muchos otros temas
que no encajan dentro de ninguna de las estructuras temáticas del periódico. Es fundamental
entender esta ubicación de las noticias científicas y médicas para comprender por qué se
seleccionan ciertos temas noticiables y no otros:
en estas secciones de “retazos” el periodista
científico o médico ha de competir con los especializados en legislación, medio ambiente, criminalidad, temas de consumo, política sanitaria,
educación, planificación urbana, etc.
Es obvio que el periodista científico o médico
debe buscar noticias cuyos titulares interesen no
sólo al posible lector (que constituye el objetivo
central de cualquier periodista), sino también a
los colegas de su sección y a la persona que
decidirá tanto si se publica su narración como
dónde debe ubicarse dentro del periódico.
Así, resultan especialmente apreciadas las
noticias sobre bacterias asesinas, virus extermi-26-
Dificultades en la selección de noticias
creciente interés por los temas científicos en los
medios de comunicación. El 14 de noviembre de
1978, el New York Times, un reflejo de los periódicos de máxima calidad de todo el mundo, creó
su sección semanal Tiempos Científicos (4, 5).
Ocurrió algo similar en los principales periódicos
de otras naciones occidentales. Así, el 10 de
octubre de 1982, La Vanguardia, el principal
periódico de Barcelona, creó su sección Ciencia
y Medicina, que tras empezar con cuatro páginas semanales ha evolucionado al actual suplemento Ciencia y Vida (una revista de 24 páginas).
Sin ofrecer una cobertura tan extensa como la
de La Vanguardia, la mayoría de los periódicos
europeos de calidad ofrecen páginas específicas
dedicadas a temas científicos y médicos, en
algunos casos en forma de suplementos semanales y en otros (como Le Figaro) mediante una
página diaria denominada Ciencia y Medicina o
Ciencia y Salud.
La aparición de estas secciones tiene dos
ventajas. En primer lugar, facilitan la formación
de los periodistas que se han especializado en
ciencia y medicina, y en segundo animan a científicos y médicos a participar en la divulgación de
la ciencia y la medicina. Actualmente, médicos y
científicos comparten la responsabilidad de
estas páginas específicas en los mejores periódicos mundiales, de forma que durante los últimos
años ha mejorado sustancialmente tanto la toma
de decisiones sobre las noticias que deben o no
publicarse como su forma de presentación.
Estas secciones y suplementos también han
concienciado a profesionales responsables de
otras áreas de la información de que la colaboración con periodistas científicos y médicos
puede permitirles mejorar la información tratada
en sus propias secciones. En la actualidad, la
ciencia y la medicina no están recluidas en su
gueto de la información (como ocasionalmente
se ha denominado a estos suplementos temáticos), de forma que cada vez se valora y estimula más la presencia de los periodistas científicos
y médicos en las principales secciones de
Sociedad de los periódicos. Ocasionalmente
pueden colaborar en otras secciones, aportando
sus conocimientos y fuentes de información referentes a noticias de economía, deportes y otros
temas.
Pese a la innegable mejora en la calidad y la cantidad de la información científica y médica ofrecida en los principales periódicos, persisten múltiples problemas. Ricard Guerrero, presidente de
la Sociedad Catalana de Biología, define perfectamente el problema.
Estos ejemplos destacan la influencia de los
eventos sociales y culturales externos. Tanto la
“epidemia de Ébola” como las “bacterias jurásicas” coincidieron con temas similares abordados
previamente en premios literarios y películas que
impactaron notablemente en la población general. El número del 19 de mayo de 1995 de la
revista Science publicaba el descubrimiento de
las denominadas “bacterias jurásicas” (si bien
deberían haberse denominado oligocénicas o
miocénicas dado el periodo a que pertenecen)
(7). Dicho número incluía otros temas que merecían gran atención como noticias. Varios científicos consideraron que, como mínimo, otros dos
artículos tenían mayor importancia científica que
el que se refería a la posibilidad de revivir esporas bacterianas de entre 25 y 40 millones de
años atrás. Uno de dichos temas hacía referencia a la estructura cristalina de la forma ureásica
de Klebsiella aerogenes (8), y el otro al control de
la liberación de calcio en el músculo cardiaco (9).
Ninguno de ambos artículos recibió especial
atención en los medios de comunicación; sin
embargo, “las bacterias de la era dinosáurica”
llenaron enormes páginas y merecieron grandes
titulares en casi todos los periódicos del mundo,
apareciendo incluso en ubicaciones destacadas
de muchas páginas frontales (como en los
números del 19 de mayo de 1995 del diario
Público de Lisboa y de La Vanguardia de
Barcelona, así como en el número del 20-21 de
mayo de Le Figaro de París). ¿Hubiera ocurrido
lo mismo en caso de no existir la novela de
Michael Crichton ni la película Jurassic Park dirigida por Steven Spielberg? ¿Se aprovecharon
los científicos Cano y Borucki del éxito de
Jurassic Park para dar a su descubrimiento
mayor importancia de la que realmente merecía?
¿No tenemos los periodistas científicos suficientes conocimientos y criterio como para evaluar
adecuadamente las noticias científicas, sobreva-27-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
lorando las “bacterias jurásicas” mientras ignoramos totalmente los otros dos posibles temas
noticiables con sus importantes consecuencias
médicas? Creo que en este caso convergieron
todos los factores previamente reseñados.
Aunque los periodistas tienden a aficionarse
a estereotipos y costumbres, también son vulnerables a la imitación. En todas las oficinas periodísticas se controla a los medios de comunicación rivales y a los principales periódicos de referencia, utilizando como fuentes de inspiración el
International Herald Tribune, Le Monde,
Frankfurter Allgemeine Zeitung, The Times, El
País y otros, en función de la afinidad intelectual
y el grado de conocimiento de los respectivos
lenguajes. Es muy difícil evitar la imitación: si
alguien publica una noticia, nosotros seguimos
su ejemplo. El caso más reciente fue el de la
bacteria “asesina” o “comedora de carne humana”.
El 25 de mayo de 1995, una importante parte
de la prensa británica (incluyendo la no considerada sensacionalista) publicaba detallados reportajes sobre las “víctimas” de la fascitis necrosante por Streptococcus pyogenes. La noticia fue
recogida inmediatamente por todos los corresponsales de la prensa internacional ubicados en
Londres, disparándose la alarma por toda
Europa y apareciendo grandes titulares en todas
las secciones de los periódicos. Hasta varios
días después no empezaron a aparecer comentarios más moderados e imparciales en las páginas de los suplementos semanales, minimizando
la trascendencia de las noticias referentes a la
“bacteria asesina”. Mientras tanto, Virginia
Bottomley, que desempañaba entonces el cargo
de Secretaria de Estado de Sanidad de Gran
Bretaña (British Secretary of State for Health),
desde el primer momento restaba importancia al
tema (jueves 26 de mayo) destacando que el
número de casos registrados era análogo al de
años previos. Paradójicamente, el 26 de mayo el
periódico La Vanguardia publicaba el siguiente
titular en la sección de Sociedad: «La agresiva
mutación de una bacteria produce doce muertes
en Gran Bretaña. La bacteria asesina destruye la
piel y los músculos, provocando la muerte en 24
horas». En su suplemento Ciencia y Vida del 10
de junio, el mismo tema presentaba los siguien-
tes titulares tranquilizadores: «Una vieja y temida
gangrena. Una enfermedad bien conocida, pero
infrecuente. Alarma injustificada».
¿Por qué se publican frases tan opuestas
ante el mismo tema? En primer lugar, hay que
considerar la rapidez con que los periodistas
tuvieron que hacer frente al problema. Los titulares casi sensacionalistas coincidieron con el
mensaje del corresponsal en Londres, un periodista general que obviamente captó la noticia
desde la prensa y televisión británicas sin plantearse ninguna otra valoración adicional; la remitió
a la sección de Sociedad, donde el editor jefe
decidió imprimirla sin asesorarse por especialistas dada la inmediatez y naturaleza aparentemente espectacular del hecho. La noticia fue
entonces recogida por el equipo especializado
que elabora el suplemento semanal, donde trabajan conjuntamente periodistas y médicos. El
artículo lo preparó, evaluó y finalmente lo redactó un médico especializado en enfermedades
infecciosas, indicando en su artículo del 10 de
junio: «En primer lugar, no se trata de una nueva
bacteria, dado que el estreptococo A es ampliamente conocido desde hace mucho tiempo. La
enfermedad tampoco es nueva, pues la fascitis
necrosante o gangrena estreptocócica se describió hace ya más de 150 años. Tampoco se trata
de la aparición de una nueva cepa, ya que según
la OMS durante los últimos cinco años se han
registrado unas 166 comunicaciones sobre esta
cepa de mayor virulencia».
Influencia de las fuentes
en la selección de las noticias
Los ejemplos que he descrito hasta ahora hacen
referencia a noticias espectaculares; sin embargo, ¿qué ocurre con las restantes noticias (la
mayoría) que aparecen más o menos habitualmente en los medios de comunicación? Durante
los últimos años, el aumento de las noticias científicas y médicas aparecidas en la prensa diaria
ejerce presión sobre el mundo científico y médico. Tanto los científicos como los médicos han
tenido que enfrentarse a los periodistas; muchos
califican de interesante su colaboración con los
medios de comunicación, convirtiéndose incluso
-28-
en defensores activos de sus respectivas actividades científicas. Otros se han mantenido al
margen del campo de la comunicación, y una
minoría ha descubierto la posibilidad de utilizar
estos medios en su propio interés para ganar
prestigio, ventajas económicas y otros objetivos
independientes de la buena práctica científica
(15). Los congresos científicos y médicos prestan cada vez más atención a la prensa, anunciando directamente resultados de investigaciones a los medios de comunicación en forma de
conferencias de prensa o actos equivalentes discordantes con las tradicionales formas de comunicación científica.
Por los variados intereses implicados en la
relación entre ciencia y periodismo, se considera
como periodismo científico y médico correcto el
que se basa en revistas de referencia como fuentes de información, destacando principalmente
Nature, Science, The Lancet y The New England
Journal of Medicine, puesto que su rigurosa revisión por expertos garantiza una información fiable. Estas revistas remiten comunicados previos
de prensa a periodistas acreditados, dándoles
suficiente tiempo para poder preparar las noticias. Sin embargo, las revistas imponen prohibiciones sobre dicha información, que habitualmente coinciden con la publicación del correspondiente número (11). Estos comunicados de
prensa reflejan la existencia de cierta rivalidad
entre las revistas, especialmente respecto al
prestigio social y la autoría científica. Desean ser
mencionadas regularmente en los medios de
comunicación (12).
Un estudio desarrollado por el Observatorio
de Comunicación Científica de la Universidad
Pompeu Fabra de Barcelona (13) sobre el suplemento Salud y Medicina del periódico español El
Mundo ponía de manifiesto que las fuentes
externas más frecuentemente utilizadas por el
periódico en la preparación de la información
biomédica fueron, por orden de importancia,
New England Journal of Medicine, New Scientist,
The Lancet, British Medical Journal, New York
Times, Science, Nature, Journal of American
Medicine Association y la OMS. Resulta evidente que, exceptuando una revista de amplia circulación como es New Scientist, un periódico que
aporta información médica de calidad como es
el New York Times (que dispone de su propia
agencia de noticias) y una institución como la
OMS (que genera numerosos comunicados de
prensa), todas las demás fuentes externas son
revistas de referencia revisadas por expertos y
que, con la excepción de New England Journal
of Medicine, todas están a favor de la distribución de comunicados de prensa entre el periodismo especializado.
Actualmente se está realizando un estudio
similar entre las noticias publicadas diariamente
en otros importantes periódicos españoles (El
País, La Vanguardia y ABC); sus resultados confirman la importancia de revistas como The
Lancet y Nature como fuentes de información del
periodismo científico y médico español. También
en la mayoría de los periódicos europeos las noticias sobre descubrimientos científicos y médicos
provienen de los comunicados de prensa facilitados por estas revistas. Facilitan a los periodistas
el teléfono, el número de fax y la dirección del
correo electrónico (e-mail) de los investigadores
principales, simplificando e influyendo decisivamente en la selección de noticias (14, 15). El personal que prepara estos comunicados de prensa
utiliza de entrada recursos periodísticos para
captar la atención hacia la información que planifican publicar en sus revistas. Por ejemplo, un
artículo publicado en The Lancet titulado
«Lesiones del sistema nervioso central y hernias
discales cervicales en buceadores no profesionales» (16) fue titulado en el correspondiente comunicado de prensa «¿Es seguro el buceo con
escafandra autónoma?», y apareció en las noticias de Le Figaro (17) como «Les lésions insidieuses des plongeurs amateurs» (Las lesiones insidiosas de los buceadores no profesionales) y en
las del suplemento Ciencia y Vida de La
Vanguardia como «Las burbujas malditas» (18).
La revista Science publicó un artículo titulado
«Aumento de la representación cortical de los
dedos de la mano izquierda en músicos de cuerda» (19), que en el correspondiente comunicado
de prensa recibió el título más atractivo de
«Cortical para cuerdas en Do Mayor» y apareció
finalmente en la prensa como «Cambios cerebrales en músicos de cuerda» (20).
La mayoría de los periodistas especializados
conoce o debería conocer el significado del
-29-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
acrónimo ISIS-4 (Cuarto Estudio Internacional
sobre la Supervivencia tras el Infarto). Sin embargo, es improbable que el título del artículo aparecido en The Lancet (21) «ISIS-4: un ensayo factorial aleatorizado para evaluar la eficacia del tratamiento precoz con captopril oral, mononitrato
oral o sulfato de magnesio intravenoso en
58.050 pacientes con sospecha de infarto
agudo de miocardio» hubiera tenido el mismo
interés para los periodistas si no hubiese aparecido en el correspondiente comunicado de prensa como «Dar a los pacientes la mejor opción
tras el ataque cardiaco: ISIS-4, CCS-1». El título
del comunicado de prensa apareció independientemente del hecho de que tanto la industria
farmacéutica como los investigadores clínicos
que colaboraron en este ensayo multicéntrico
hubiesen presentado sus resultados directamente a la prensa. Cada vez resulta más frecuente
que los investigadores y los departamentos de
comunicación de los laboratorios hablen directamente con los periodistas científicos y médicos.
Ello aumenta la dificultad de discernir qué hallazgos son notorios, dado que no siempre están
claros los intereses que se ocultan tras estas
comunicaciones.
dado que está cambiando rápidamente la tradicional forma de comunicación científica con el
público. Antiguamente las revistas revisadas por
profesionales exponían los hallazgos científicos
en artículos escritos asépticamente y conferencias de presentación (ocasionalmente filtradas al
público por los numerosos periodistas científicos
presentes). Ello todavía ocurre. Pero la rapidez de
la tecnología informativa, la perspectiva de patentes lucrativas o pactos de negocios, la lucha por
la obtención de subvenciones y las deficiencias
de las propias revisiones de expertos están hundiendo el sistema» (23). Dada la complejidad de
los problemas de evaluación de las fuentes de
información y los intereses ocultos tras cada
dato, estas novedosas condiciones darán mayor
protagonismo a la experiencia, conocimientos y
habilidad profesional del periodista científico.
Bibliografía
1. Nelkin D. Selling science: how the press cobres science
and technology. Chapter 7: Constraints of the journalistic trade. Nueva York: WH Freeman; 1995.
2. El País 1995; agosto 22: 20.
3. El País 1995; septiembre 23: 22.
4. Goulden JC. Fit to print, A.M. Rosenthal and his times.
Secaucus NJ: Lyle Stuart Inc.; 1988.
5. Diamond E. Behind the times. Nueva York: Villard
Books; 1994.
6. Guerrero R. El oro que no reluce (The gold which does
not shine). Ciencia y Vida 1995; diciembre 9: 2.
7. Cano RJ, Borucki MK. Revival and identification of bacterial spores in 25 to 40 million-year-old Dominican
amber. Science. 1995;268:1060-4.
8. Jabri E, Carr MB, Hausinger RP, Karplus PA. The crystal
structure of urease from Klebsiella aerogenes. Science.
1995;268:998-1004.
9. Cannell MB, Cheng H, Lederer WJ. The control of calcium release in heart muscle. Science. 1995;268:1045-8.
10. Frankel DH. Fatal attraction between scientists and journalists? Lancet. 1995;345:1105-6.
11. Hansen A. Journalistic practices and science reporting
in the British press. Public Understanding Sci.
1994;3:111-34.
12. Fayard P. Sciences aux Quotidiens (Day-to-day science). Nice: Z’Editions; 1993.
13. López M, Hernando J. Análisis del suplemento Salud y
Medicina de El Mundo. Estudios de Periodismo.
Barcelona: Universidad Pompeu Fabra; 1994.
14. The Lancet: the incisive medical journal (Interview
with Dr. Robin Fox). Helix Amgen’s Magazine of
Biotechnology. 1993;II:7.
La historia final: intuición
Aunque los periodistas también utilicen otros sistemas para obtener información (agencias de
prensa, contactos directos, instituciones, etc.), al
final nuestra intuición influye sustancialmente
sobre lo que decidimos publicar. No existe un criterio definido, exceptuando el de intentar establecer constantemente cierta relación de complicidad con nuestros lectores. El objetivo debería ser
compatible con el deseo de ser fiable y creíble.
Sin embargo, ello no siempre es fácil dado que la
credibilidad de un periodista científico o médico
depende a la vez de científicos y lectores, teniendo que responder a muchas presiones que superan su criterio profesional. Las dificultades probablemente aumentarán tras la expansión de la
comunicación electrónica (22). Los escritores
científicos Ted Anton y Rick McCourt, de la
DePaul University of Chicago, consideran que «la
labor actualmente se ha convertido en crítica
-30-
15. Salgado A. Las revistas científicas de referencia como
fuente de información. En: Reptes de la Ciència a les
portes del segle XXI. Barcelona: Rubes Editorial; 1995.
p. 104-11.
16. Reul J, Weis J, Jung A, Willmer K, Thron A. Central nervous system lesions and cervical disc herniations in
amateur divers. Lancet. 1995;345:1403-5.
17. Le Figaro 1995; junio 12: 14.
18. Ciencia y Vida (La Vanguardia) 1995; julio 22:10-13.
19. Elbert T, Panter C, Wienbruch C, Rockstroth B, Taub E.
Increased cortical representation of the fingers of the left
hand. Science. 1995;270:305-7.
20. Ciencia y Vida (La Vanguardia) 1995; noviembre 11: 6-7.
21. ISIS-4 (Fourth International Study of Infarct Survival)
Collaborative Group. ISIS-4: a randomised factorial trial
assessing early oral captopril, oral mononitrate, and
intravenous magnesium sulphate in 58 050 patients with
suspected acute myocardial infarction. Lancet.
1995;345:669-87.
22. Kenward. Internet y el periodista científico, utilidades y
problemas. Quark. 1995;1:55-63.
23. Anton T, McCourt R. The new science journalists. Nueva
York: Ballantine Books; 1995. p. 6.
Traducido y reproducido con permiso de los titulares del Copyright (The Lancet y Elsevier Doyma S.L.).
Dinosaurios padres de familia
Vladimir de Semir
Publicado en Diario ECO el 14 de diciembre de 1996
Los dinosaurios se han convertido en uno de los
grandes mitos científicos de nuestra sociedad.
Ya lo eran antes del famoso Parque Jurásico de
Michael Crichton-Steven Spielberg, pero desde
el libro y la película podemos decir que existe
una gran invasión de “dinosauriomanía” (y ya se
está preparando la segunda parte de la taquillera película…).
El hecho es que estos seres, que en un lejano día poblaron el planeta, despiertan una gran
curiosidad entre todos nosotros, y naturalmente
también entre la comunidad científica. La realidad es que sabemos pocas cosas de ellos, pero
parece claro que su desaparición de la faz de la
Tierra permitió que se desarrollaran los mamíferos y por ende la especie humana. Si no se
hubieran extinguido –ya sea por la caída de un
asteroide o por alguna otra razón, todavía no lo
sabemos con certeza− es muy probable que la
evolución sobre la Tierra hubiera sido muy diferente de la que hoy conocemos.
Seguramente por ello nos cautivan tanto
estos animales, algo mitificados y también mixtificados. En los últimos años se han sucedido
importantes descubrimientos paleontológicos
relacionados con el mundo de los dinosaurios.
En diciembre de 1995, la revista Nature daba
cuenta de un hallazgo sensacional por lo inédito:
un equipo del Museo de Historia Natural de
Nueva York había descubierto en el desierto de
Gobi un embrión de un cierto tipo de dinosaurio
–el oviraptor– en la cáscara de su huevo. Era el
primer espécimen de dinosaurio encontrado en
su estado embrionario. A raíz de este descubrimiento, y del hecho de que estaba junto a huevos de otro tipo de dinosaurio –el protoceratops–, los paleontólogos han llegado a conclusiones hasta ahora desconocidas. La revista
francesa Science et vie publica en su edición
correspondiente al presente mes de diciembre
que los dinosaurios eran gregarios, emigraban
en manada, se congregaban para poner sus
huevos y parece que incluso cuidaban de su
descendencia, como hacen la mayoría de los
animales que conocemos, pero que no sabíamos de los dinosaurios. Todos estos datos, y
otros similares que se han ido confirmando, dan
a entender que hace 80 millones de años los
dinosaurios no sólo dominaban el planeta sino
que tenían una organización social propia, que
no nos imaginábamos hasta ahora.
O sea, que la imagen eminentemente depredadora que se nos ha querido ofrecer de estos
animales es sólo parcialmente cierta.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Grupo Godó).
-31-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
Press releases of science journal articles and
subsequent newspaper stories on the same topic
Vladimir de Semir, Cristina Ribas and Gemma Revuelta
Publicado en JAMA 280:vol:294-5 el 15 de julio de 1998
Abstract
Context: Scientific journals issue press releases to disseminate scientific news about articles they publish. Objective: To assess whether press releases about journal articles were associated with publication of subsequent
newspaper stories. Design: Retrospective content analysis of newspaper stories, journal press releases, and journal tables of contents. From December 1, 1996, to February 28, 1997, press releases and tables of contents were
collected from BMJ, Nature, Science, and The Lancet, along with newspaper stories on scientific research published in The New York Times (United States), Le Figaro and Le Monde (France), El País and La Vanguardia (Spain),
La Repubblica (Italy), and the International Herald Tribune. Main outcome measurements: Number of newspaper stories that contained reference to articles appearing in the 4 scientific journals, number of newspaper stories
that referred to journal articles described in press releases, and the order in which journal articles were mentioned
in press releases. Results: Of the 1060 newspaper stories analyzed, 142 referred to journal articles; of these, 119
(84%) referred to articles mentioned in press releases and 23 (16%) referred to journal articles not mentioned in
press releases (comparison of proportions, p =.03). Articles described first or second were referenced in more
newspapers than articles described later in the press release (p=.01 by 2 analysis). Conclusions: Journal articles
described in press releases, in particular those described first or second in the press release, are associated with
the subsequent publication of newspaper stories on the same topic.
Introduction
papers from European countries and the United
States: The New York Times (United States), Le
Figaro and Le Monde (France), La Repubblica
(Italy), El País and La Vanguardia (Spain), and the
International Herald Tribune (a European edition
published by The New York Times and The
Washington Post). Simultaneously, tables of contents and press releases were gathered from 4
scientific journals: BMJ, Nature, Science, and The
Lancet. These journals were selected because they
have been described by journalists as being commonly consulted for scientific information (2, 4).
For data analysis, the following variables related to newspaper stories were collected: publication (did the story refer to a scientific publication?),
sample (was the source scientific journal 1 of the 4
sample journals?), press release (did the newspaper story refer to a journal article included in a
press release?), and source article (name of the
journal that published the source article and date
of journal publication). We considered only those
newspaper stories that contained an explicit reference to the source (i.e., the journal in which the
article was published). The following press release
Many scientific journals now produce press releases to encourage journalists working for the news
media to bring the material they contain to wider
audiences. A study by Entwistle (1) revealed that
81% of journal articles mentioned in the British
press were included in journal press releases. In a
previous study of the Dutch press, Van Trigt et al.
(2, 3) concluded that press releases were used by
journalists as a source of ideas rather than as a
source of information. Do press releases set the
agenda for science journalists publishing in the
general press? This study was conducted to examine, on the international level, the possible association between the appearance of science journal
articles in press releases and publication of subsequent newspaper stories on the same topic.
Methods
All newspaper stories on scientific research appearing between December 1, 1996, and February 28,
1997, were collected from 7 major general news-32-
Table 1.
Newspaper Story References, No. of Articles
Order of Articles in Press Releases
≥6
5
4
3
2
1
0
First or second (n=98)
Third or fourth (n=93)
Fifth or sixth (n=65)
Seventh or lower (n=137)
1
0
0
0
3
0
0
0
2
0
0
0
3
0
1
0
7
2
0
0
24
11
5
6
58
80
59
131
p<0,05 by χ2 analysis.
variables were collected: number of press releases, article order (in what order did the source article appear in the press release?), and newspaper
story references (how many newspaper stories
mentioned a scientific journal article that appeared
in a press release?).
Of the 393 articles that appeared in press releases, 65 were mentioned at least once in the
sample newspaper stories. The remaining 328
articles received no mention. We found an
association between article order and newspaper story references. The higher priority a journal article was given in a press release, the
more it was referred to in the general press
(Table 1).
Results
Between December 1996 and February 1997,
the 7 newspapers in this sample contained
1060 stories on scientific research. During this
time, 393 journal source articles were included
in press releases. A statistical test was used to
compare the proportion of newspaper stories
that referred to journal articles that did vs did
not appear in press releases. Of the 1060
newspaper stories collected, 142 referred to
journal articles that appeared in 1 of the 4 journals during the sample period. Of these, 119
(84%) referred to articles that appeared in press
releases and 23 (16%) referred to articles that
did not appear in press releases (p=.03). Thus,
journal articles that appeared in press releases
were better represented in the general press.
A similar analysis performed for each newspaper also found significant differences, except
for The New York Times (no significant difference) and La Repubblica (the number of newspaper stories that referred to journal articles was
too small to yield any conclusion).
Was there an association between the order
in which an item appeared in a press release
and coverage of the topic in the general press?
Comment
This study demonstrates an association between appearance of a journal article in the journal’s press release and subsequent publication of a
story on the same topic in a national newspaper.
The order in which a journal article appeared in
the press release was also associated with the
number of newspaper stories published on the
same topic.
References
1. Entwistle V. Reporting research in medical journals
and newspapers. BMJ. 1995;310:920-3.
2. Van Trigt AM, de Jong–van den Berg LT, HaaijerRuskamp FM, Willems J, Tromp TF. Journalists and
their sources of ideas and information on medicines.
Soc Sci Med. 1994;38:637-43.
3. Van Trigt AM, de Jong–van den Berg LT, Voogt LM,
Willems J, Tromp TF, Haaijer-Ruskamp FM. Setting
the agenda: does the medical literature set the agenda for articles about medicines in the newspapers?
Soc Sci Med. 1995;41:893-9.
4. Wilkie T. Sources in science: who can we trust? Lancet.
1996;347:1308-11.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (American Medical Association).
-33-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
La dérive du journalisme scientifique.
De l’aculturation à la déculturation
Vladimir de Semir
Publicado en Alliage ‘L’écrit de la science’ Vol. 37-38 en diciembre de 1998
Les journalistes et leurs nombreux dérivés
actuels, dont les présentateurs-conducteurs
d’émissions télévisées, ne sont pas uniquement
aujourd’hui médiateurs de l’information, qui
contribue á la formation de l’opinion publique,
mais aussi créateurs de la culture d’une grande
partie de notre société. Journalistes et médias
dirigent la formation culturelle dans une société
de masse qui a peu de temps pour la réflexion,
et qui est soumise a une boulimie communicative constante.
Aujourd’hui, on parte davantage de communication que d’information, ce qui signifie que
nous, journalistes, sommes créateurs de valeurs
sociales et culturelles, et non simples transmetteurs de faits divers et connaissances. Ce rôle
que nous jouons comme créateurs de la réalité
–d’une réalité– est loin de l’authentique rôle pour
lequel nous sommes préparés ou devrions l’être.
La réalité est créée surtout dans les studios de
télévision sans que les journalistes puissent réfléchir sur la responsabilité acquise dans cette
société culturisée par les médias.
Je connais bien ma profession, avec une
expérience de plus de vingt ans, et je peux assurer que le journalisme est l’une des activités dans
laquelle on réfléchit le moins et où l’on pratique
peu l’autocritique bien que nous ayons l’occasion de tout critiquer. Nous, journalistes, introduisons de plus en plus la société dans une culture
de l’éphémère et de la redondance. C’est ce que
le sociologue français Pierre Bourdieu a baptisé
«diffusion circulaire de l’information», et qu’il analyse dans son livre Sur la télévision. L’emprise du
journalisme. «J’ai á l’esprit que les produits journalistiques sont beaucoup plus homogènes
qu’on ne le croit. Les différences les plus évidentes, liées notamment á la coloration politique
des journaux (qui d’ailleurs, il faut bien le dire, se
décolorent de plus en plus...), cachent des ressemblances profondes, liées notamment aux
contraintes qu’imposent les sources et toute une
série de mécanismes, dont le plus important est
la logique de la concurrente. On dit toujours, au
nom du credo libéral, que le monopole uniformise et que la concurrente diversifie. Je n’ai rien,
évidemment, contre la concurrente, mais j’observe seulement que, lorsqu’elle s’exerce entre des
journalistes ou des journaux soumis aux mêmes
contraintes, aux mêmes sondages, aux mêmes
annonceurs, elle s’homogénise. Comparez les
couvertures des hebdomadaires français á quinze jours d’intervalle: ce sont á peu près les
mêmes titres. De même, dans les journaux télévisés ou radiophoniques des chaînes á grande
diffusion, au mieux, ou au pire, seul l’ordre des
informations change.»
Bourdieu parle aussi du fast thinking, qui,
comme le fast food, nous empêche de penser,
réfléchir et choisir, et évite donc que nous nous
entourions et enveloppions de culture. Avec le
fast thinking que nous, journalistes, imposons, la
capacité d’élection culturelle et de développement d’un esprit critique social diminue de plus
en plus et l’exclusion sociale d’un point de vue
culturel est favorisée par la médiation de tous
ceux qui utilisent la télévision comme source fondamentale de culture, et Bous savons bien qu’ils
sont majoritaires, de cette façon ils sont exclus
de la possibilité de développer leur propre culture et leur sens critique. La cohésion sociale étant
impossible en présence de l’exclusion, les
conséquences négatives n’ont pas besoin d’être
discutées, car elles sont évidentes.
Les principaux responsables de tout cela
sont les médias. Un politicien dit aujourd’hui une
chose, demain une autre, mais il est presque
toujours à la Une. Un historien, un médecin, un
scientifique..., un expert sont á la page 12, ou
plus loin dans un journal. Je parle naturellement
d’un point de vue général, car nous connaissons
tous des exceptions à cette dérive du poids spé-
-34-
la société devant la dérive des médias vers un
rôle pervers, qui prostitue clairement les authentiques objectifs du journalisme.
Et le journalisme scientifique n’est pas indemne de ces processus de déculturation. Dans un
article intitulé «Journalistes scientifiques sous
influente», publié en octobre 1996 dans Le
Monde diplomatique, Suren Erkman considère:
«Dans des sociétés où la technologie impose
chaque jour davantage ses choix au politique, le
rôle des journalistes spécialisés est double : ils
doivent vulgariser les développements de la
science (fonction qui incombe également aux
scientifiques), mais aussi mettre en évidence, de
manière indépendante et équilibrée, ses enjeux
économiques, politiques et sociaux. Ils socialisent
ainsi l’activité des scientifiques, l’interprètent et en
font l’objet d’un débat démocratique, c’est-àdire, idéalement, de la confrontation, sur un pied
d’égalité, de points de vue divergents. Or, dans
ces domaines aussi, au lieu d’aider le public á se
forger un avis éclairé, les médias contribuent souvent á la confusion, phénomène largement indépendant des compétences techniques des journalistes. Il s’explique en partie par les contraintes
socioéconomiques traditionnelles : publicité, tentation du sensationnalisme. Il tient plus encore
aux contraintes culturelles et institutionnelles,
moins évidentes mais plus fortes, résultant de
l’hégémonie exercée par un petit nombre de
canaux de diffusion de la recherche».
En effet, comme nous pouvons le constater
de plus en plus, les Journalistes scientifiques de
grands quptidiens suivent des hebdomadaires
scientifiques, Science (Washington) et Nature
(Londres), auxquels s’ajoutent, dans le domaine
médical, les hebdomadaires anglais The Lancet
et British Medical Journal, et d’autres, qui déterminent les thèmes atteignant le grand public á
l’échelle mondiale. Et ce n’est pas par un choix
aléatoire, en fonction de l’importance des nouveautés scientifiques qu’ils les publient, mais
parce que ces hebdomadaires font parvenir aux
rédactions un sommaire détaillé –communiqué
de presse– du numéro á paraître, et assurent ainsi
la promotion de certains articles, et en même
temps que la leur comme revue de référence
pour les médias généralistes, lesquels sont naturellement obligés de citer ces hebdomadaires
cifique de l’information, mais en réalité le pouvoir
politique et économique domine les médias.
Avec le fast thinking que nous imposent les
médias actuels et leurs journalistes, la capacité
de choix culturel et de développement d’un
esprit social critique –une valeur importante de la
démocratie– diminue graduellement.
On parle et on justifie constamment l’offre
des médias, à la télévision principalement, en se
fondant sur une supposée demande du public,
qui, en réalité, est un leurre. De nombreux
exemples montrent que les émissions éducatives
et culturelles, avec des moyens et une périodicité régulière, finissent par être demandées par le
public. Mais, apparemment, cela n’intéresse pas
réellement. Le fast thinking, l’information manipulée, le spectaculaire dépourvu de contenu, et
d’autres options similaires, sont une manière
d’instiller la déculturation dans la société, par le
biais de la communication (sorte d’imposition), et
non par l’information (qui entraîne la possibilité
de choix culturel et critique).
Et la situation continue de s’aggraver. Comme
le manifeste Pierre Bourdieu dans son oeuvre
déjà citée: «L’audimat, c’est la sanction du marché, de l’économie, c’est-à-dire d’une légalité
externe et purement commerciale, et la soumission aux exigences de cet instrument de marketing est l’exact équivalent en matière de culture
de ce qu’est la démagogie orientée par les sondages d’opinion en matière de politique. La télévision régie par l’audimat contribue à faire peser sur
le consommateur, supposé libre et éclairé, les
contraintes du marché, qui n’ont rien de l’expression démocratique d’une opinion collective éclairée, rationnelle, d’une raison publique, comme
veulent le faire croire les démagogues cyniques.
Les penseurs critiques et les organisations chargées d’exprimer les intérêts des dominés sont
très loin de penser clairement ce problème».
Il semble clair que nous sommes malheureusement en train de substituer le “Cogito ergo
sum” par un “communiquons, et nous existerons”. Tous ceux qui considèrent que la promotion d’une authentique culture libre et critique est
menacée de transformation en une culture
médiatisée et uniformisée par la communication
doivent réagir. Lamentablement, je crois apercevoir un certain, mais progressif, conformisme de
-35-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
scientifiques comme sources d’information.
Nature a même une agence de presse d’articles
de journaux qui assure sa présence dans les
pages de journaux influents tels Le Monde ou El
Pais. Une manière de rentabiliser son information
scientifique, mais qui pourrait avoir des conséquences négatives pour le maintien de la revue
comme référence scientifique fondée sur le système de validation par les pairs. Je ne crois pas que
l’on puisse capitaliser la reconnaissance, être une
revue de référence scientifique objective et en
même temps chercher l’impact sur les médias
généralistes par les communiqués de presse et la
création d’une agence d’informations scientifiques. On peut discutes ultérieurement sur ce
sujet assez épineux, sur lequel je crois que scientifiques et Journalistes ne réfléchissent pas assez.
Surtout quand il est évident que ces revues sont
soumises á une forte concurrente pour être la
plus influente dans le domaine de la communication scientifique: tous, nous connaissons l’actuelle rivalité -assez acharnée- entre The Lancet et
The New England Journal of Medicine, ou entre
Nature et Science... Le cas récent de Dolly en est
un bon exemple.
En plus, cette pratique des communiqués de
presse par les hebdomadaires scientifiques de
référence, qui arrivent aujourd’hui facilement par
courrier électronique aux journalistes scientifiques du monde entier, a d’autres conséquences tout aussi discutables. Le célèbre journaliste médical du New York Times, Lawrence
Altman, avec trente ans de profession, nous a
dit dans une interview en décembre 1997 dans
Quark (la revue que nous publions á
l’Observatoire de la communication scientifique
de l’université Pompeu Fabra de Barcelone) que
les press releases favorisent «le journalisme
paresseux et l’information homogène». Presque
tout le monde dit les mêmes choses dans tous
les journaux et l’on voit apparaître une information scientifique presque anecdotique, de plus
en plus sensationnaliste, avec ces gènes qui,
chaque semaine, nous déterminent la façon
dont poussent les cheveux, conditionnent notre
hétéro ou homosexualité, et sont même
capables de déterminer si nous avons une certaine tendance á l’infidélité conjugale ! Je souligne que toutes ces nouvelles scientifiques sont
apparues dernièrement á travers ces communiqués de presse de Nature ou Science. C’est une
sorte de pensée unique qui s’impose dans la
vulgarisation des sciences, et induit de plus, un
éloignement, dans certains cas, des sources
d’information non strictement anglo-saxonnes ;
les journalistes oublient que d’autres chercheurs, prés d’eux, travaillent dans les mêmes
domaines.
Le ton d’optimisme militant –réflexion issue de
la lecture de l’article d’Erkman dans Le Monde
diplomatique, et de mon expérience personnelle–
sur lequel sont présentés la plupart des projets
scientifiques, médicaux et technologiques, est
très souvent accompagné d’une bonne dose de
spectaculaire, nécessaire afin que les responsables des rubriques de faits divers les prennent
en compte dans leur publication.
Naturellement il y a des exceptions. Des journaux ont compris que l’on ne peut pas publier
dans un même espace rédactionnel, les catastrophes écologiques, la mort de Lady Di et la dernière découverte scientifique ou médicale. C’est le
cas du Figaro (j’utilise des exemples français lors
de mon intervention dans ce colloque...), où
science et médecine ont leur propre rubrique.
Ainsi, les vaches folies, les bactéries mangeuses
de viande humaine dans les hôpitaux, les bactéries jurassiques qui ressuscitent, les raisins anticancérigènes, la météorite martienne avec vie
bactérienne fossile ou, très récemment, les astéroïdes tueurs, ou les tonnes d’eau lunaire qui permettront de construire des bases sur la Lune, sont
des nouvelles scientifiques qui trouvent facilement
leur place dans les journaux, même á la Une. Mais
sans que la découverte scientifique soit située
dans (indispensable perspective qui nécessite une
méthodologie scientifique, et sans que les expectatives scientifiques qui en dérivent soient convenablement analysées par les médias généralistes.
Et je parle seulement des médias écrits, parce
que le sujet de ce colloque est «L’écrit de la science»... Vous pouvez facilement imaginer que c’est
pire dans les médias audiovisuels, où le fast thinking est encore beaucoup plus fast et moins thinking...
Ces nouvelles scientifiques ont presque toujours leur origine dans les communiqués de presse –parfois même c’est le communiqué de presse
-36-
tel que– je me rappelle, par exemple, le cas des
fameux “raisins anticancérigènes” –mais aussi
dans des so urces qui ont une grande influence de
communication, comme la Nasa américaine, qui
utilise très habilement l’impact de ses réussites
pour obtenir les budgets nécessaires á la poursuite de son travail. Souvenez-vous de l’annonce de
la météorite martienne avec vestiges de vie bactérienne fossile dans le Herald Tribune... Je me souviens aussi d’un commentaire du Figaro du mois
de décembre 1996, au sujet d’une autre découverte d’eau au fond d’un cratère de la Lune, une
découverte n’a pas été confirmée : info ou
intox?... Mais tout ça n’a pas d’importance... Les
médias oublient facilement, les journaux ont de
quoi pour publier, jour après jour, des titres en gros
caractères et, si la confirmation de la prétendue
découverte n’arrive jamais, ou même si la nouvelle est démentie ultérieurement, on oublie tout simplement de le dire et fon attend le prochain communiqué de presse de Nature, Science ou de la
Nasa...
On se trouve donc dans une situation paradoxale : pendant des années, scientifiques et journalistes se sont battus afin que les thèmes de la
science bénéficient d’un espace adéquat dans les
médias. Nous savons que la culture scientifique est
indispensable aux citoyens pour comprendre et
évaluer les progrès scientifiques, et développer
l’esprit critique inhérent á la démocratie. Mais alors
que les objectifs culturels si désirés se trouvèrent
enfin dans la ligue de mire, la communicationspectacle lit son entrée en scène, avec ce qu’elle
implique de dérives. Paradoxalement, les sciences
offrent au monde de la communication-spectacle
d’excellents thémes. Certains parlent même de
«The end of science writing» (Jon Franklin, université d’Oregon) en considérant que «les nouvelles
scientifiques sont en décadence, étant donné que
la majeure partie de tout ce qui s’écrit sur la science dans les pages de nos quotidiens s’avère exagérement imprécis, non dans le contenu mais
dans le ton, la forme et la contextualisation».
La vulgarisation de l’information scientifique at-elle alors un effet pervers dans l’actuelle situation
des médias ? La réponse a été donnée par la philosophe française Dominique Terré, qui a publié un
livre sur Les dérives de l’argumentation scientifique. Dans le supplément Eurêka de Libération
daté du 3 février 1998, elle assure «il me semble
que une des conséquences inattendues mais
naturelle de la vulgarisation est de nous immerger
dans une vision enchanté du monde, avec des
auteurs scientifiques et journalistes -qui régulièrement nous proposent des voyages initiatiques et
indolores aux pays des merveilles, des découvertes hallucinantes, des expériences étourdissantes. Le plaisir que peut procurer la connaissance n’est certainement pas condamnable, mais
il lui arrive de dégénérer : par exemple, est-il légitime d’encourager notre croyance au miracle,
comme ce fut le cas lors de l’affaire de la mémoire de l’eau ?» Je vous rappelle que ce fut Nature
qui présenta ce thème en publiant l’article du docteur Benveniste... pourquoi ? Pour l’impact qu’il
allait avoir ?
Madame Terré ajoute : «La vulgarisation scientifique navigue entre plusieurs écueils, qui peuvent
s’additionner. Celui du réalisme naïf, lorsqu’il
conduit á un certain réenchantement du monde.
Ou encore, lorsque ce réenchantement entraîne
une dissimulation des vrais rapports de force qui
sous-tendent des découvertes ou des débats
importants, tels que le budget de ta recherche ou
l’application des thérapies géniques».
Si fon ajoute á cet enchantement. du monde,
dont parle Dominique Terré, la croissante tendance au sensationnalisme et á la de l’information
auxquelles j’ai fait référence auparavant, le résultat
n’est pas très loin de (enchantement, et même de
l’émerveillement que produisent de plus en plus
les parasciences dans le public. L’attente suscitée
dans la société par la publication de la découverte du gène responsable de nous faire pousser les
cheveux, n’est-elle pas proche de la bêtise que
nous dévoilent certains médias quand ils laissent
faire les imposteurs du paranormal ?
Je laisse de côté d’autres expectatives beaucoup plus dramatiques, telles certaines découvertes publiées par des revues comme Science ou
Nature, découvertes qui en sont seulement à un
stade préliminaire pour l’éventuelle guérison d’une
maladie, mais qui, après transformation et translation hyperboliques, donnent un dramatique espoir
à beaucoup de gens.
Nous, journalistes, sommes les principaux responsables de cette dérive qui est en train de se
produire. Dans la boulimie communicative crois-37-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
sante que nous subissons, il es[ plus facile d’avoir
recours aux communiqués de presse des prestigieuses revues scientifiques de référence, et de
laisser notre imagination se remplir des merveilles
qui nous arrivent via les puissantes agences de
communication... Parce que le vrai problème est
le manque de capacité de discernement que nous
impose le temps de la communication.
Vous pouvez imaginer ce que représente déjà
l’internet dans tout cela. Pour le journalisme aussi,
il représente un défi. Les nouveaux réseaux de la
communication modifient en profondeur la
recherche, la production et la diffusion de l’information. Nonobstant des considérations comme
l’avertissement d’Umberto Eco, qui, sans préjugé
à l’égard de la technologie, met en garde contre
l’aggravation des inégalités d’accès à l’information, l’internet propose un outil très puissant
au journaliste –je l’ai utilisé à plusieurs reprises en
écrivant cette intervention à la recherche de certaines références...– mais, en même temps, est un
nouveau défi : la boulimie communicative peut se
multiplier par milliers, et notre capacité de discernement va devoir s’accroître considérablement.
Les temps sont durs pour la promotion de l’information et la culture scientifique, car le vrai problème est le suivant: sommes-nous des journalistes suffisamment préparés et formés pour faire
face à tous ces défis et tous ces pièges ? Nos
entreprises communicationnelles sont-elles
conscientes de toutes ces difficultés ou bien
immergées dans d’autres problèmes fiés à la
concurrence et aux interêts politiques et économiques ? Périrons-nous tous de l’épidémie de l’information-spectacle? Á vrai dire, je dois vous
avouer que je ne suis pas très optimiste. En
Espagne, nous avons une expression que je ne
suis pas capable de vous traduire, et je ne sais
pas si vous pourrez la comprendre : No son los
mejores tiempos para la lírica (ce n’est pas le
meilleur moment pour le lyrisme...). Cela signifie
plus ou moins que les choses justes, rationnelles
et la vérité n’ont pas leur chance en ce moment de
mixité communicationelle. C’est dommage, mais
je constate que la culture n’est pas l’objectif de la
société que nous construisons.
Toujours plus fast, toujours moins thinking... Il
faudrait lire des auteurs comme Pierre Bourdieu
et réflechir sérieusement. Sinon, il est très possible que la noble profession de journaliste soit
en péril.
Bibliographie
– Pierre Bourdieu, Sur la télévision. L ‘emprise du journalisme. Raisons d’agir, 1996.
– Dominique Terré, Les dérives de l’argumentation scientifique, PUF ; 1998.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Alliage. Culture-science-technique).
Las noticias sobre el cáncer en los medios de
comunicación escrita
A. García1, M. Peris2, V. de Semir1, J.M. Borrás2, G. Revuelta1, E. Méndez2 y C. Ribas1
1Observatori de Comunicació Científica, Universitat Pompeu Fabra, Barcelona;
2Servei de Prevenció i Control del Cáncer, Institut Catalá d’Oncologia, Barcelona.
Publicado en Gaceta Sanitaria 2000;14:139-45
Resumen
Fundamentos: La publicación de noticias relacionadas con la salud y la sanidad es un hecho cada vez más
frecuente en los medios de comunicación social. El cáncer es una de las patologías que por su impacto sanitario es motivo de mayor número de piezas periodísticas. Material y métodos: Se han analizado todas las piezas periodísticas publicadas en los periódicos de mayor difusión en Cataluña entre abril y diciembre de 1996,
-38-
junto con los suplementos de ciencia/salud y revistas de información general y de divulgación científica. Se
evaluaron los tipos de temas tratados dentro del cáncer, las fuentes de información, la importancia del cáncer
en la noticia y el perfil temático de la noticia. Resultados: En el periodo analizado se publicaron 974 piezas
periodísticas que trataban del cáncer. El tema del cáncer era abordado como principal motivo de la noticia en
el 53,5% de los textos publicados en la prensa nacional y por un 63,4% en la prensa comarcal. Sólo cuatro
editoriales fueron publicados con el tema del cáncer como motivo. En el 64,8% de los casos se citaba la fuente de información, con una media de 1,6 fuentes por noticia. Las instituciones políticas fueron la fuente de información más frecuente de las noticias en la prensa, mientras que las instituciones científicas, sanitarias y las
revistas científicas lo fueron en los suplementos de ciencia/salud, dominicales y otras revistas. La investigación
básica fue el perfil temático más frecuente de las piezas publicadas (30,3%) en los suplementos de
ciencia/salud, y los factores de riesgo y ambientales (29,6%) en las revistas, mientras que en los periódicos los
perfiles temáticos más frecuentes fueron los riesgos ambientales y tecnológicos (18,6%), así como los conflictos con la administración (16%). Conclusión: Las noticias e informaciones sobre factores de riesgo y su prevención, y riesgos tecnológicos y ambientales relacionados con el cáncer, se encuentran entre los principales
temas publicados, seguidos por los conflictos con la administración. Las informaciones relacionadas con nuevos tratamientos tienen menor importancia cuantitativa. Las revistas científicas tienen un papel destacado
como fuente de información de los medios de comunicación escrita, así como también los organismos políticos y científicos.
Palabras clave: Información. Cáncer. Medios de comunicación. Noticias.
Introducción
escrita en Cataluña (10) a pesar de constituir
actualmente una de las fuentes más importantes
de información sobre el cáncer, según declara la
población catalana (11). Sin embargo, conocemos aún muy poco sobre cuáles son las noticias
acerca del cáncer y los principales temas que
tratan en los medios de comunicación escrita en
esta comunidad autónoma. El objetivo de este
estudio es analizar las tipologías de noticias, los
perfiles temáticos y las fuentes de información de
las piezas periodísticas sobre el cáncer publicadas en la prensa dirigidas al público general en la
Comunidad Autónoma de Cataluña.
Los medios de comunicación social desempeñan un papel muy importante en el tipo de
información que recibe la población, ya que
actúan como filtros a partir de los que ésta percibe sobre los avances científicos y los incorpora a su imagen de la ciencia (1, 2). En este sentido, los medios de comunicación pueden
ampliar o reducir el impacto social que puede
tener una información científica y contribuyen,
por tanto, a construir la realidad percibida por la
persona (3, 5). Asimismo, los investigadores y las
revistas científicas muestran cada vez más un
mayor interés en exponer sus resultados en los
medios de comunicación. Un indicador de este
interés es el hecho de que cada vez son más las
publicaciones científicas de prestigio que dedican recursos específicos para divulgar en la
prensa los resultados que publican periódicamente, de forma comprensible para el público en
general (6, 7). Por tanto, es conveniente conocer
cuáles son las noticias publicadas con relación a
diferentes patologías, y específicamente con el
cáncer dado su impacto sanitario (9).
La información científica no tiene una presencia importante en los medios de comunicación
Material y métodos
Entre el 1 de abril y el 31 de diciembre de 1996 se
recogieron de forma sistemática todas las
informaciones publicadas en la prensa cuyo contenido tenía relación con el cáncer. Se seleccionaron los medios de comunicación escrita de mayor
difusión en la Comunidad Autónoma catalana
según los datos de la Oficina de Justificación de la
Difusión (OJD).
Para realizar el seguimiento se establecieron
tres categorías diferentes (Tabla 1): a) prensa dia-
-39-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
ria de información general tanto nacional como
comarcal; b) suplementos de ciencia/salud y
dominicales, que en este estudio se consideraron como publicaciones independientes del diario al que pertenecían; y c) revistas, entre las que
se incluían las de información general nacional,
las denominadas “femeninas”, las de divulgación
científica y una perteneciente a la categoría “estilo de vida” (las denominaciones “femeninas” y
“estilo de vida” se han extraído de la OJD). En el
caso concreto de las revistas “femeninas” y de
información general se hizo un seguimiento
durante dos meses de las revistas de mayor difusión en cada una de las dos categorías, y se
desestimaron aquellos semanarios que durante
un mes no publicaron ninguna información relacionada con el cáncer, así como aquellas publicaciones mensuales que en dos meses tampoco publicaron ninguna pieza relacionada con el
tema de estudio.
Para analizar los textos recopilados sobre el
cáncer se elaboró una base de datos. Los campos recogidos en cada registro fueron: nombre de
la publicación, fecha, titular, sección o suplemento donde se publicó la información, epígrafe de
encabezamiento de la información, autor, tipología
del autor explícito, género periodístico, inclusión o
no en la portada, importancia del tema del cáncer
en la información, tipología de las fuentes de información utilizadas, fuentes concretas utilizadas,
perfil temático de la información y palabras clave.
La codificación la realizó una única persona.
Para analizar el contenido de los perfiles
temáticos se empleó una variable múltiple que
contenía como máximo tres palabras clave, lo
que permitía conocer la coincidencia temática
para cada palabra clave. Asimismo, para la comparación de las variables cualitativas se empleó
la prueba de chi cuadrado mediante el paquete
estadístico Epi-Info.
Tabla 1. Distribución de los textos periodísticos por publicaciones.
Nº de textos
Tipología
Medio
n
%
Diarios de información general
El País (ed. Cataluña)
ABC (ed. Cataluña)
El Periódico (ed. Cataluña)
El Mundo (ed. Cataluña)
La Vanguardia (ed. Cataluña)
Avui
82
92
83
66
51
41
8,4
9,4
8,5
6,8
5,2
4,2
Diarios comarcales
Diario de Tarragona
Segre
Eco
El Punt diari
62
58
47
38
6,4
6,0
4,8
3,9
Sulementos dominicales de los diarios
Blanco y negro (ABC)
Presencia (El Punt diari)
La Revista (El Mundo)
El País Semanal
La Vanguardia Magazine
El Semanal (Diari de Tarragona)
Avui Diumenge
El Dominical (El Periódico)
11
11
9
5
3
2
0
0
1,1
1,1
0,9
0,5
0,3
0,2
0,0
0,0
Suplementos Ciencia y Salud
de los diarios
Salud y Futuro (El País)*
Salud (El Mundo)
ABC de la Ciencia
Ciencia y Salud (La Vanguardia)
51
52
39
36
5,2
5,3
4,0
3,7
Revistas de información general
Tiempo
Época
22
21
2,3
2,2
Revistas de prensa femenina
Pronto
Mía
36
26
3,7
2,7
Revistas de divulgación científica
Quo
Muy interesante
12
7
1,2
0,7
Otras publicaciones
Integral
11
1,1
974
100,0
Total de la muestra
*Pertenecen a las secciones de “Salud” y “Futuro” de El País. A efectos del estudio se contabilizan como suplementos de ciencia.
-40-
Resultados
nes (63,2%), y dentro de los géneros de opinión
el más frecuente fue la columna.
Durante los nueve meses, sólo en cuatro
ocasiones se publicaron editoriales en torno al
cáncer y abordaron tres temas: las consecuencias del accidente de Chernobil, las aplicaciones
sanitarias de la genética y la concesión del premio Nobel de Medicina. En 23 ocasiones el cáncer o un tema relacionado fue objeto de ubicación en la primera página de los medios analizados, presentando aspectos relacionados con la
investigación básica en genética y futuras terapias, la relación entre tabaco y cáncer, y el caso
Hamer (tratamiento alternativo del cáncer), entre
otros.
La estructuración de las diferentes publicaciones es diversa. La mayoría de las piezas
periodísticas publicadas en las secciones de
“sociedad” y “ciencia” pertenecían a la categoría
de prensa diaria nacional. Contrariamente, la
mayoría de los textos ubicados en las secciones
de “local” y “actualidad” pertenecían a la categoría de prensa comarcal. De los 661 textos
publicados en la prensa diaria (incluidos los
suplementos dominicales) tan sólo el 15% se
publicaron en las secciones de “sanidad/salud” y
“ciencia”, mientras que el 37,8% se publicó en la
sección de “sociedad” (Tabla 3).
De las 144 noticias publicadas en la prensa
bajo algún epígrafe, prácticamente la mitad correspondían a la sección de “sociedad”. Respecto a
los términos concretos, los epígrafes temáticos
“salud”, “sanidad” y “ciencia” encabezaron más de
la mitad de las noticias (Fig. 1). A diferencia de la
prensa diaria, en los suplementos de ciencia/salud
los epígrafes fueron escasos y cuando se utilizaron
tendieron a ser más específicos.
Entre el mes de abril y el mes de diciembre de
1996 se publicaron 974 textos que abordaron el
tema del cáncer directa o indirectamente, correspondiendo un 63,6% a la prensa, tanto nacional
como comarcal, un 22,6% a los suplementos,
dominicales y de ciencia/salud, y un 13,8% a las
revistas (Tabla 1).
Respecto a la importancia del cáncer en los
textos recogidos, se observó que era el tema
principal de la noticia en un 53,5% de los textos
de los diarios y de los suplementos dominicales,
que en un 23,2% se abordaba de manera
secundaria y que en un 23,3% de las piezas el
cáncer se citaba como tema marginal complementando informaciones que se centraban en
otras materias. Los diarios comarcales publicaron más informaciones sobre el cáncer como
tema principal que los nacionales (63,4% y
54,7%, respectivamente) (p <0.05). El 72% de
los textos de los suplementos de ciencia/salud
abordaron el cáncer como tema principal.
Con relación al género periodístico utilizado,
se observaron diferencias en las tres tipologías
estudiadas (Tabla 2). Así, en los suplementos de
ciencia/salud los géneros informativos fueron los
más utilizados, destacando las informaciones y
las noticias breves en una proporción muy similar, 37,6% y 37,1%, respectivamente, mientras
que el reportaje fue el género interpretativo utilizado en más de la mitad de los textos de los
suplementos dominicales y en más de un tercio
de las piezas publicadas en las revistas, centrándose en la mayoría de los casos en una patología concreta. En la prensa diaria los textos se
redactaron mayoritariamente como informacio-
Tabla 2. Género periodístico por tipología de publicación.
Suplementos de los diarios
Diarios
Género
Información
Breve
Reportaje
Colum. periodística
Otros
Total
n
392
123
29
29
47
620
%
63,2
19,8
4,7
4,7
7,6
100,0
Dominicales
n
11
4
23
1
2
41
Ciencia/salud
%
n
26,8
9,8
56,1
2,4
4,9
100,0
67
66
24
17
4
178
χ2=258,77; p<0,001.
-41-
%
37,6
37,1
13,5
9,6
2,2
100,0
Revistas
n
21
43
49
4
18
135
%
15,6
31,9
36,3
3,0
13,3
100,0
Total
n
491
236
125
51
71
974
%
50,4
24,2
12,8
5,2
7,3
100,0
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
Tabla 3. Secciones en los diarios en las que se publican textos sobre el cáncer.
Secciones
Sociedad
Actualidad
Local
Sanidad o Salud
Ciencia
Opinión
Otras secciones
No hay sección específica
Total
Nº de textos
diarios nacionales*
Nº de textos
diarios comarcales
n
n
%
232
8
32
38
38
12
76
7
443
52,4
1,8
7,2
8,6
8,6
2,7
17,2
1,6
100,0
Nº de textos
total diarios
%
18
89
46
22
1
6
33
3
218
n
8,3
40,8
1,1
10,1
0,5
2,7
15,1
1,4
100,0
250
97
78
60
39
18
109
10
661
%
37,8
14,7
11,8
9,1
5,9
2,7
16,5
1,5
100,0
*Incluidos suplementos dominicales. χ2=267,7; p<0,001.
En la Tabla 5 se detallan los perfiles temáticos
dentro del tema general del cáncer utilizados en
las diferentes categorías periodísticas, pudiéndose observar diferencias significativas (p <0.001).
Así, la investigación básica relacionada con el
cáncer fue el perfil temático más frecuente en los
suplementos de ciencia/salud (30,3%), mientras
que los factores de riesgo y la prevención del
cáncer fueron los que más predominaron en las
revistas (29,6%). En la prensa, las noticias relacionadas con los riesgos ambientales y tecnológicos del cáncer destacaron en primer lugar
(18,6%), seguidas de las que contenían información acerca de los factores de riesgo de cáncer
y la prevención del cáncer (16,8%), y de las relacionadas con los conflictos con la administración
pública y los seguros médicos (16%).
Los principales temas abordados obtenidos
de las palabras clave fueron, en la prensa diaria,
Los periodistas fueron los autores mayoritarios de los textos analizados (78,1%) y, en este
caso, no existieron diferencias significativas entre
las diferentes tipologías periodísticas estudiadas.
Tan sólo el 5,4% de los textos fueron escritos por
expertos, la mayoría publicados en los suplementos de ciencia/salud.
Únicamente un 64,8% de los textos recogidos citaba las fuentes de obtención de la información, con una media de 1,6 fuentes declaradas, lo que representó un total de 1044 fuentes
diferentes (Fig. 2). En el análisis se recogieron un
máximo de cinco fuentes de información diferentes por texto. Las revistas científicas fueron las
fuentes más utilizadas en los suplementos de
ciencia/salud (36,2%); las instituciones políticas lo
fueron en la prensa diaria (21,8%). La industria
farmacéutica se citó como fuente sólo en el 1,7%
del total de las piezas periodísticas (Tabla 4).
%
Salud
26,4%
Otros epígrafes
23,6
100
90
80
70
60
Tribunales
5,6%
50
40
30
Local
13,2%
Medio ambiente
4,9%
20
Sanidad
18,8%
10
0
Ciencia
7,6%
Diarios
Dominical Ciencia/salud Revistas
χ2=12,92; p<0,005
Total artículos con epígrafe, 144.
Figura 2. Porcentaje de citas de las fuentes de información.
Figura1. Epígrafes utilizados en los diarios para identificar
los textos incluidos (suplementos dominicales).
-42-
Tabla 4. Tipologías de las fuentes de información utilizadas en las diferentes categorías periodísticas.
Suplementos de los diarios
Diarios
Tipología
Instit. políticas
Instit. científicas
Instit. sanitarias
Instit. universitarias
Revistas científicas
Entrevista personal
Otras fuentes
Total fuentes
n
146
81
81
53
66
59
183
669
%
21,8
12,1
12,1
7,9
9,9
8,8
27,4
100,0
Dominicales
n
5
10
4
3
0
2
9
33
Ciencia/salud
%
n
15,2
30,3
12,1
9,1
0,0
6,1
27,3
100,0
11
43
27
34
80
10
16
221
%
5,0
19,5
12,2
15,4
36,2
4,5
7,2
100,0
Revistas
n
%
8
22
28
16
7
19
21
121
6,6
18,2
23,1
13,2
5,8
15,7
17,4
100,0
Total
n
170
156
140
106
153
90
229
1044
%
16,3
14,9
13,4
10,2
14,7
8,6
21,9
100,0
χ2=205,39; p<0,001.
Tabla 5. Perfiles temáticos utilizados en las diferentes categorías periodísticas.
Suplementos de los diarios
Diarios
Tipología
Riesgos ambientales/tecnolog.
Factores de riesgo y prevención
Conflictos relacionados con la administración
Investigación básica
Nuevas terapias
Epidemiología del cáncer
Otros perfiles temáticos
Total
n
123
111
106
69
25
22
205
661
Ciencia/salud
%
n
18,6
16,8
16,0
10,4
3,8
3,3
31,0
100,0
20
41
2
54
21
4
36
178
el tabaco, el cáncer de piel y la radiactividad; en
los suplementos de ciencia/salud predominaban
la ingeniería genética, el cáncer de mama y el
tabaco; y en el caso de las revistas, coincidían en
los temas del tabaco y de la ingeniería genética,
destacando como tema principal la relación
entre el cáncer y la dieta.
%
11,2
23,0
1,1
30,3
11,8
2,2
20,2
100,0
Revistas
n
15
40
4
8
15
5
48
135
%
11,1
29,6
3,0
5,9
11,1
3,7
35,6
100,0
Total
n
158
192
112
131
61
31
289
974
%
16,2
19,7
11,5
13,4
6,3
3,2
29,7
100,0
comunicación. Estos resultados podrían atribuirse
a que cada tipo de medio de comunicación sería
más proclive a publicar un tipo de información y
no otra. Ello puede deberse a la definición que
cada medio de comunicación hace de sí mismo y
de su público potencial.
Los datos observados en este estudio presentan una tipología aproximada de la prensa diaria
como un sector que publica principalmente noticias sobre temas relacionados con los riesgos
ambientales y tecnológicos del cáncer, los factores de riesgo de cáncer y los conflictos con la
administración, ya que la mitad de las informaciones publicadas pertenecen a alguno de
estos tres perfiles temáticos. La prensa diaria también se caracteriza por el uso más frecuente de
las instituciones políticas como fuente de información, lo cual es coherente, como ya se ha apuntado, con el tipo de información sanitaria y general
preferentemente publicada por estos medios. Un
aspecto que cabe mencionar es la importancia
que tuvo, como era de esperar, la información de
ámbito local sobre el cáncer en la prensa comarcal en contraste con la información de alcance
más general publicada en la prensa nacional.
Discusión
La presencia de información sobre temas médicos en los medios de comunicación es un fenómeno creciente, tanto por lo que se refiere a las
noticias sobre avances científicos como por la
problemática social derivada de la actividad médica. En este estudio se han recogido de forma sistemática todas las noticias publicadas en diferentes medios de comunicación escrita sobre cáncer,
que es la primera causa de muerte en la edad
intermedia de la vida y de años potenciales de
vida perdidos (9).
Los principales temas publicados en relación
con el cáncer son diferentes de forma estadísticamente significativa, según el tipo de medio de
-43-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
Aquí, nuevamente, encontramos que el tipo de
información publicada sobre el cáncer se ve condicionada por la audiencia potencial de los medios
de comunicación escrita.
Los suplementos dominicales y los de ciencia/salud, en cambio, muestran una gran preferencia por informaciones relacionadas con la
investigación básica. Sus fuentes de información
son básicamente instituciones científicas y revistas médicas. Comparativamente son las publicaciones que mayor relevancia dieron a la ingeniería
genética en cáncer. Finalmente, las revistas de
información general publicaron mucha información sobre factores de riesgo y prevención, y sus
fuentes de información más frecuentes resultaron
la entrevista personal y las instituciones sanitarias.
Se podría establecer la hipótesis de que las revistas femeninas presentaran un mayor número de
noticias sobre el cáncer de mama; sin embargo, la
dieta y su relación con el cáncer fue el tema predominante.
El hecho de que durante el periodo de estudio
se celebrara el décimo aniversario del accidente
de Chernobil y la Conferencia Internacional de
Chernobil influyó en la coincidencia de que todas
las publicaciones analizadas dedicaran varios
espacios a valorar los efectos de la radiactividad
sobre la salud, incrementando la presencia del
perfil temático sobre riesgos ambientales y tecnologías, las referencias al cáncer de tiroides, de incidencia muy baja, y la leucemia. También la campaña publicitaria de una compañía tabaquera
sobre el riesgo de ser fumador pasivo incrementó
el volumen de textos sobre el cáncer de pulmón y
el tabaco como factor de riesgo. Que los temas
de actualidad durante el periodo de estudio,
Chernobil y la actuación de PhiIlip Morris, produjeran un marcado efecto de arrastre sobre el conjunto de las informaciones publicadas constituye
un fenómeno habitual que sugerimos es propio de
los medios de comunicación. Por ello, para
amortiguar en lo posible el sesgo que produce
este fenómeno, sería deseable que ulteriores
estudios de estas características abarcasen periodos de tiempo más largos y zonas geográficas
más amplias.
Los editoriales pueden servir como indicador
de la importancia atribuida a un tema como el
cáncer. Si se analizan las columnas de opinión, se
observa que la mayoría se refirieron a la campaña
de publicidad de Phillip Morris sobre los efectos
del tabaco en los fumadores pasivos. Cabe recordar que esta campaña fue discutida desde una
perspectiva sanitaria por lo tergiversador de sus
planteamientos (12). Otro indicador de la importancia atribuida por los medios de comunicación
escritos es la ubicación de noticias en la primera
página. En este aspecto, sólo en 23 ocasiones el
cáncer o un tema relacionado fue publicado en
portada durante el periodo de estudio en los distintos medios analizados. Por tanto, se puede
observar que el cáncer, en general, es un tema
por el cual los medios de comunicación escrita no
muestran un interés directo y focal. Como hemos
venido señalando, el cáncer constituye noticia en
aquellas situaciones que cumplen requisitos tales
como actualidad, espectacularidad o polémica, y
no tanto por propio interés.
Los periodistas fueron los autores de la mayoría de las noticias sobre cáncer, aunque, de
hecho, es más realista afirmar que las noticias
fueron elaboradas por periodistas a partir de noticias de agencias. Así, en algunos casos se ha
detectado que el mismo texto se publicó en diferentes medios con la única diferencia del título y
de que en algún caso faltaba un párrafo. Por
tanto, este estudio sugiere que las noticias se
basan principalmente en textos de agencia que a
su vez se inspiran en las notas de prensa elaboradas por las revistas e instituciones científicas.
Actualmente, diferentes revistas científicas, como
Science, Nature, The Lancet o British Medical
Journal, elaboran un resumen semanal de aquellos artículos que publican dirigido a la prensa y
redactado con lenguaje “periodístico”. De hecho,
el 70% de las revistas citadas como fuente de
información correspondía a las cuatro mencionadas, lo cual da una idea de la efectividad de esta
estrategia comunicativa que pretende captar la
atención del periodista del medio de comunicación facilitándole mucho el trabajo. Pero esta
estrategia homogeneiza notablemente la información publicada, a la que sólo en algunos casos se
añade el comentario o la opinión de algún experto local. La industria farmacéutica, a diferencia de
lo que ocurre en la prensa de otros países (4), se
cita como fuente de información en escasas
ocasiones. Otro factor que contribuye a esta
-44-
homogeneidad en los contenidos informativos de
las diferentes publicaciones es la falta de especialización de los periodistas en temas sanitarios
y médicos, y aún menos en un tema complejo
como el cáncer. Sólo en los suplementos de ciencia se publicaron artículos firmados por expertos
con cierta frecuencia, lo cual también es útil para
caracterizar cada medio.
En conclusión, este estudio ha permitido evaluar la tipología de las noticias publicadas sobre el
cáncer en los medios de comunicación más relevantes, tanto en el ámbito local como nacional.
Cabe destacar la importancia de las informaciones sobre factores de riesgo y prevención del cáncer, riesgos tecnológicos y ambientales, investigación básica y conflictos con la administración, que
tenían una presencia variable según el medio de
comunicación. Por otro lado, entre las fuentes de
información de las noticias tienen un papel muy
relevante las revistas científicas que disponen de
estrategias comunicativas específicas para obtener impacto en los medios, así como las instituciones científicas. Al valorar el tipo de noticias
sobre cáncer se deben tener en cuenta las propias restricciones que el trabajo periodístico impone sobre el tipo de noticias y su asignación de espacio (13, 14). De ahí la importancia atribuida a la
publicación de temas controvertidos, polémicos o
que presentan avances científicos aunque tengan
una aplicación práctica inmediata dudosa (15, 18).
A pesar de que el estudio presenta limitaciones, desde el punto de vista de la acción en salud
pública pueden apuntarse algunas sugerencias.
En primer lugar, una línea estratégica potencialmente útil para canalizar información sanitaria
rigurosa y de calidad sería que las instituciones
responsables de la política sanitaria elaboraran de
forma sistemática resúmenes con contenidos
adaptados a las preferencias temáticas de cada
grupo tipológico de medios de comunicación. En
segundo lugar, se podría incentivar la utilización
de los expertos como fuentes de información
accesible a los periodistas por vía informática, a la
par que promovido y garantizado por las instituciones académicas y políticas.
El cáncer es una enfermedad con un gran
impacto en nuestra sociedad (9), y la percepción
que tenga un individuo del riesgo de padecerlo o
de las acciones que pudieran ejercerse para pre-
venirlo o incluso de la utilización de servicios sanitarios depende, entre otros factores, de la información recibida (19). En este sentido, los medios
de comunicación escrita tienen el potencial de
influir sobre los conocimientos, así como sobre
determinadas actitudes y comportamientos de la
población. Un ámbito de interés en este sentido
es cómo la población recibe e interpreta la información publicada.
Bibliografía
1. Entwistle V, Hancock-Beaulieu M. Health and medical
coverage in the UK national press. Public Understand
Sci. 1992;1:367-82.
2. Flora JA, Maribach EW, Maccoby N. The role of media
across four levels of health promotion intervention. Annu
Rev Publ Health. 1989;10:181-201.
3. Lantz P, Booth KM. The social construction of the breast cancer epidemic. Soc Sci Med. 1998;46:907-18.
4. Burns WJ, Slovic P, Kasperson RE, Kasperson JX, Renn
O, Emani S. Incorporating structural models into research on the social amplification of risk: implications for
theory construction and decision making. Risk Analysis.
1993;13:611-23.
5. Nelkin D. Selling Science. How the press covers science and technology. New York: W.H. Freeman and
Company; 1987, 1995.
6. Van Trigt AM, de Jong-van den Berg LTW, HaaijerRuskamp FM, Willems J, Tromp TFJ. Journalist and
their sources of ideas and information on medicine. Soc
Sci Med. 1994;38:637-43.
7. Hansen A. Journalistic practices and science reporting
in the British press. Public Understanding Sci.
1994;3:111-34.
8. Moreno V, Sánchez V, Galcerán J, Borrás JM, Borrás J,
Bosch FX. El riesgo de enfermar y morir de cáncer en
Cataluña. Med Clin (Barc). 1998;110:86-93.
9. Borrás JM, Borrás J, Viladiu P, Bosch FX. Epidemiología
y prevención del cáncer en Catalunya 1975-1992.
Barcelona: Institut Catalá d’Oncologia, Generalitat de
Catalunya; 1997.
10. Escalas MT (Coord.). Llibre Blanc de la divulgació científica i tecnológica a Catalunya. Barcelona: Fundació
Catalana per a la Recerca, 1996.
11. Borrás JM, Izquierdo A, Viladiu P, Moreno V, Catalán G.
Las fuentes de la información sobre el cáncer. Aten
Primaria. 1995;16:480-4.
12. Davey G, Phillips AN. Passive smoking and health:
should we believe Phillips Morris «experts»? BMJ.
1996;313:929-33.
13. de Semir V. What is newsworthy? Lancet.
1996;347:1163-6.
14. Wilkie T. Sources in science: who can trust? Lancet.
1996;347:1308-11.
-45-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
15. Nelkin D. An uneasy relationship: the tensions between
medicine and the media. Lancet. 1996;347:1600-3.
16. Entwistle V. Reporting research in medical journals and
newspapers. BMJ. 1995;310:920-3.
17. Deary IJ, Whiteman MC, Fowkes FRG. Medical research and the popular media. Lancet. 1998;351:1726-8.
18. Rusell C. Living can be hazardous to your health: how
the news media cover cancer risks. JNCI Monographs.
1999;25:160-70.
19. Izquierdo A, Viladiu P, Borrás JM, Moreno V, Catalán G.
La percepción de las causas de cáncer y su prevención
en mujeres de Girona. Med Clin (Barc). 1996;107:14-19.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Gaceta Sanitaria y Sociedad Española de Salud Pública y Administración
Sanitaria).
Scientific journalism: problems and perspectives
Vladimir de Semir
Publicado en International Microbiology el 3 de junio de 2000
“I read in the newspaper...”, “I heard on the
radio...” and “I saw on TV..” are phrases that
catch our attention. In our twenty-first-century
society, in which bits and neurons have replaced
sooty smokestacks as the focus of industrial
development, information is vital. News is the
building block that helps us construct an understanding of the world we live in.
In the past few years, the amount of scientific
news that fills the headlines has increased dramatically as science plays an increasingly visible
role in society. Interaction between the scientific
world and that of the news media is inevitable
and, overall, positive, but it is also quite complicated. Many difficulties arise from the fact that
these two towering pillars of modem society are
very different. They each have a distinct manner
of developing their own realities. The communication of scientific knowledge to the general
public via mass media requires a new relationship between the world of science and that of the
news media, and this relationship is still just
beginning to be explored.
Although sometimes seen as such, the press,
radio and television are not divine fountains of
truth with an independent existence. News is a
product of society. Like all other products, it is
prepared by professionals. A reporter is the professional who prepares the presentation of news.
The reporter must be a translator, converting
information from a specialized source into something that can be understood by a more general
audience that has no previous knowledge of this
information.
One might think that a reporter imparts an
unquestionable reality based on fact, but what is
really given is a representation of what he or she
wishes to be understood by the audience. The
omnipresence of the media, already riddled with
multiple interests, has converted the world of
information from a part of a larger system into a
world unto itself. This world of news establishes
its own norms, images, language, and truths.
News can also be tailored to serve many purposes, such as to provoke debate or to support a
particular public position. Thus, the media does
not simply communicate a reality; it creates one.
Mass media is a commercial product, and as
such, it must play to its audience in such a way
that it captures attention and sells. This necessity
converts the reporter into a kind of showman, and
the news must spark debate and emotion in its
audience to maintain interest. The news media,
like all forms of entertainment in the media, is
constantly trying to gain a larger audience. The
media’s construction of reality, with the goal of reaching a large audience, does not go unnoted by
groups that wish to further their own agenda.
Special interest groups play an active role in the
creation of news, and do their best to affect the
work of a reporter in such a way that the news
promotes public sympathies towards whatever
cause their particular group supports. Scientists
and science policy makers are becoming increa-46-
singly skilled in playing this role, and therefore
must learn to work with the media.
has been “launched” –a metaphor that rather
explicitly describes the reality of the situation-few
forms of media can afford to not follow the initial
impact of the latest news, whatever it may be. It
is almost as if a physical phenomenon of sympathetic explosion occurs. This trend seems to be
growing stronger, and it is one that is very difficult
to break due to the fierce competition between
different forms of communication.
It is important to note that the news media
almost never follow up on yesterday’s headlines,
although these often turn out to be incorrect.
This fact, which results from the necessary for
immediate delivery of absolute truth that characterizes the world of news media, means that a
large quantity of misinformation that is delivered
to the general public is never corrected.
Consequently, most members of the general
public continue to believe that what was reported
was true, and an erroneous understanding of the
world is constructed.
The increased coverage of scientific, medical
and technological information in the media has
developed in parallel with a growing public interest
in these issues, particularly those related to personal and public health. Unreasonable expectations
are often generated from the combination of the
omnipresence of the news media together with the
large number of scientific medical studies that fill
professional journals, as well as concern for one’s
health and that of loved ones. Unrealistic expectations can distort the formation of public opinion and
the public culture of health and science. Distortion
and misinformation also result from information
being presented without perspective or context. A
clear example of this is the way the news media
have treated advances in genetic research. Many
studies are continually appearing about the discovery of “the gene for...” everything from degenerative diseases to a propensity towards violence. When
this information is delivered to the public, it can not
only create false expectations of a “cure”, but it can
also trivialize scientific discoveries.
Probability and truth
It is important to realize that scientific truth and the
truth in the news media are not the same thing.
Scientific truths exist in context. They exist relative
to past discoveries, and are constantly subject to
review and revision. There are uncertainties associated with most discoveries, but they are accepted as working theories, and as such they can be
used as stepping stones to a new level of understanding. Many scientific discoveries have practical
applications that help validate them, but some
indicate new directions for research without any
immediate application. A scientist will always say,
“Today, with the information that we have here at
this moment, it seems that...”.
Probabilities (unlike certainties) are not a good
source of news, and consequently the scientific
relationship to “the truth” is not adopted in news
media. The reporter needs commanding headlines,
and these require absolute truths... although they
may not be as absolute as advertised. In the autonomous world of the media, the truth is black and
white, clear-cut and simple. While this is appealing
to the audience, it can present problems in understanding, since an event that originated outside of
the media world has been translated into the reality
of news media before being delivered to the general public. Often, the result is that instead of helping
the audience better understand the outside world,
the news media has created a new reality that is
consistent with itself at best, and often bears very
little resemblance to anything outside the media.
Another important difference that separates
the scientific world from that of the news media
is their relationship to time. A scientific analysis of
new information is not time-dependent. It does
not take two or three days-it takes as long as
necessary. Fresh news must be produced every
day, so a reporter does not have two or three
days to work on a single topic. Immediate impact
characterizes the rapid pace that dominates a
reporter’s work. Audiovisual media is at the cutting edge of the dissemination of news, and all
else must come shortly after. Once a news item
How scientific news is produced
It is important to remember that the process of
news production is anything but scientific. A
-47-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
newspaper is built on a rigid hierarchy. Reporters
are at the bottom of the pyramid, and they are
the people who tend to specialize in certain
areas. All news items are submitted to review at
various levels, and step-by-step decisions are
made about what will be included and what will
make the front page. This daily process is traditional in the press, and a similar practice exists in
audiovisual media, where the competition for
space is transformed into a competition for time.
It is easy to see that many factors can affect
decision-making in this system. Every section
editor tends to assign a value to certain types of
news, and the experience and specialization of
the reporters also play a role in what is selected.
Another important factor is what other news
sources are paying attention to. This has a global
effect, and explains why newspapers from different countries and cultures around the world
tend to publish similar news items.
Newspapers tend to group news into sections defined either by physical geography (international, national, etc.) or theme (culture, sports,
etc.). Still, there is often a section that contains
news of all sorts. It is normally in this section
where scientific and medical news appears,
along with other things such as cultural and
social events, environmental news, and an
assortment of other topics that do not have their
own specific section in the paper. This means
that scientific news competes for space, or time,
with a wide variety of other types of news. To win
this competition for space and time, the reporter
must find scientific news that can be presented
in such a way that it will catch the editor’s eye.
The reporter is obliged to find, or create, headlines that will sell. It is well known that what sells
is “sensational” news, whether scientific or not.
So reporters must present science in a way that
captures the imagination and stirs up emotions
in the same way as environmental catastrophes,
family dramas and murders, since these are the
other news items competing for the same space.
Because of this, most of the scientific news that
appears is filled with killer bacteria and miraculous therapies. Even in more serious newspapers this propensity towards dramatization –not
to be confused with vulgar sensationalism– is
detectable.
Judging the value of scientific news and
giving it appropriate headlines can be difficult.
Although a reporter tends to specialize, the section editor normally lacks this specialization.
Together they must find a way to present science news. Because of the discrepancy in their
specialization, this usually is not easy. The result
is often massive amounts of misrepresented
information, which not only makes the reporting
look careless but also tends to raise the expectations of the general public unreasonably.
Most science news still competes for space in
the traditional manner, but as public interest in
science increased throughout the 1970s and
1980s, some newspapers created sections especially for science news. Once allowed its own
space, it would no longer need to compete with
other sorts of news. On November 14, 1978 the
New York Times (New York, United States), a
towering example of journalism that acts as a
standard for newspapers worldwide, created a
weekly section called the “Science Times”. Similar
features appeared in major newspapers throughout the western world. La Vanguardia
(Barcelona, Spain) created a weekly section called
Science and Medicine that first appeared on
October 10, 1982. It expanded from a weekly
four-page section to a twenty-four-page Saturday
supplement, which was later canceled for business reasons. Today, most major European newspapers have sections devoted to science and
medicine, some in the form of weekly supplements, and others as a daily page devoted to
“Science and Medicine” or “Science and Health”.
The growing practice of devoting space to
scientific news illustrates an important advance
in the way that the news media treat science and
medicine. While the growing attention to science
by the media is a positive step, there exists a
danger that, in this process, scientific progress
will be trivialized. The importance of a discovery
is not evaluated in the same way in the lay press
as in the scientific world, nor are all scientific
observations reported at the time that they are
discovered. On the other hand, discoveries and
observations of little relevance may be published
on the front page if they will appear spectacular
to the general public. Consequently, major discoveries can go nearly unnoted by the general
-48-
The top places in the Science Citation Index
are occupied by publications that are almost
unknown outside of highly specialized fields.
These journals are heavily consulted by scientists
who work in particular fields, but very few people
outside that specialty ever read them. Despite
their unquestionable quality and importance,
reporters do not consult them. One clear reason
is that these journals do not publish press releases. There are also other factors that make journals that are ranked higher in the Science
Citation Index more useful to reporters. One is
that more “popular” journals, such as Science
and Nature, are more general and cover a diverse array of scientific topics. They also tend to
offer fewer review articles, which do not offer
“news” in the sense of novelty, a quality that
reporters find very useful in selling news.
When news media are analyzed, emphasis is
often placed on how news is reported and not on
what news is reported. The selection of news is
fundamental because that is how the media
directs the public opinion of what is “important”.
Issues become “important” by attracting attention via the mass media, not because they are
intrinsically more relevant in terms of the advancement of science or social applications.
Communication between the scientific world
and the media is the first step in the difficult process of transforming scientific discourse into
public knowledge. To began with, the title of a
scientific article, not to mention the text, are
usually far too complex for the common reader. A
press release simplifies the information and interprets it in a context that transforms it into news.
news media and are soon forgotten by the general public, while less relevant observations might
capture the world’s attention.
The impact of press releases
As the news media have fostered a growing interest in scientific and medical news, scientists and
physicians have had to learn to work with the
media. They now play an active role in the creation of scientific news. For example, at scientific
and medical conferences, it is increasingly common to have some attention devoted to the
press. Research results are often delivered
directly to the news media, frequently before they
have been published in a professional journal.
This practice is not in keeping with the standards
of traditional scientific communication, and has
caused more than a few difficulties.
Before scientific news become such a popular feature, well-practiced scientific reporting
consisted of drawing information from professional journals, primarily Nature, Science, The
Lancet and The New England Journal of
Medicine. The rigorous review system used by
these journals assured reporters that these sources provided reliable, thoroughly-researched
information.
Due to the heavy reliance of the news media
on these sources, journals began to send out
weekly press releases to accredited reporters.
The purpose of this practice is to give reporters
time to develop news items on findings that
would soon appear in scientific journals, although
the lay media cannot report these items until they
have appeared in the journal. Press releases not
only assist reporters in preparing news items, but
they also reflect a certain rivalry between scientific journals that compete for citation in the mass
media as well as for the scientific authority and
social prestige that follow. Science reporters are
coming to rely more and more heavily on scientific journals as sources. They have become the
international press agencies of scientific news,
providing scientific news in a manner similar to
that of international press agencies (Reuters,
France Press, Associated Press, EFE, etc.) that
provide general information.
The reliability of the source
Obviously, the reliability of the source is an issue
that cannot be overlooked in an analysis of the
production of scientific news. If a Nobel Prize
winner makes a statement –whether it pertains to
his or her field of study or not– it will be widely
accepted by reporters, even without validation.
Some institutions and organizations carry this
same degree of authority, despite the fact that
their reports may be biased by various interests,
or might be delivered in a way designed to meet
-49-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
certain needs. This aura of unquestionable
authority that surrounds some sources can lead
to serious problems of misinformation.
One such example began with a press release from NASA on August 7, 1996. It was so exciting that it circled the world in seconds:
“Meteorite shows life on ancient Mars”. For the
first time in history, there was scientific proof that
extraterrestrial life existed. The press release was
clear. An ancient Martian rock had fallen to earth
as a meteorite, and within this rock scientists had
found the first organic molecules that could be of
Martian origin. It contained various mineral features characteristic of biological activity and possible primitive microscopic fossils that resembled
bacteria. This fascinating news was presented in
the August 16, 1996 issue of Science.
A powerful and respected source had revealed impressive findings and it rapidly became
front-page news worldwide. There were some
questionable aspects, but there were pointed out
by very few reporters. First, the news had appeared in a press release before it appeared in the
research journal. Second, NASA was in the middle of budget negotiations. These facts aroused
the suspicion of those who knew the golden rule
of Science reporting: apparently spectacular
scientific advances must always be put in context and perspective. After the initial excitement
wore off, more journalists and scientists began to
voice their doubts, and the August 16 issue of
Science revealed even more questions about
NASA’s breakthrough discovery.
In the January 16, 1998 issue of Science,
another article appeared explaining how the
famous Martian rock might have been contaminated by terrestrial organic molecular fossils. This
second Science article about the Martian rock
did not make any headlines. The mass media
that had so enthusiastically embraced the first
news item completely ignored the follow-up. So
what did the general public remember? Naturally,
the first item, which had made international headlines: that NASA had found the first signs of
extraterrestrial life in a meteorite in Antarctica.
This is how misconceptions are formed about
the world in which we live.
Regardless of problems within the scientific
community, this example shows what happens
almost daily when mass media misrepresents
scientific news. This misrepresentation results
from a number of factors, particularly from a tendency to sensationalize news, a lack of analysis
and perspective when handling scientific issues,
excessive reliance on certain professional journals
for the selection of news, lack of criticism of
powerful sources, and lack of criteria for evaluating information. Of course, not all general news
sources make the same mistakes, but the most
common errors occur far too frequently.
Since most public knowledge is derived from
the mass media, it is easy to see why the general
public tends to be poorly informed about scientific
issues. The reporting of Science news via the
mass media is anything but easy, but it is becoming increasingly important. Fortunately, both
journalists and researchers are realizing that their
fields are becoming increasingly intertwined, and
are exploring new ways to work together. The evolution of this partnership is likely to be fruitful.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (International Microbiology).
Eros ya no es virgen
Vladimir de Semir
Publicado en El Periódico de Catalunya el 26 de febrero de 2001
La secuenciación del genoma humano ha eclipsado otra noticia tecnológica de primer orden, un
nuevo hito en la carrera espacial: a unos 316
millones de kilómetros de nuestra venerable
Tierra, un artefacto ha conseguido posarse sobre
la polvorienta superficie –¡toda una sorpresa en
-50-
un astro sin atmósfera y apenas gravedad!– de
un pedrusco de 33 kilómetros de largo y 13 de
ancho, enviar fotografías y mantener el contacto.
Un día, mineros del espacio explotarán los asteroides en busca de materias primas con las que
seguir conquistando nuestro sistema solar.
El espacio siempre tendrá una atracción irresistible para la aventura humana del descubrimiento. No en vano el asteroide que ha sido
hollado se llama Eros.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Ediciones Primera Plana, S.A.).
El arte inspira a la ciencia
Vladimir de Semir
Publicado en El Periódico de Catalunya el 24 de marzo de 2001
El arte, concretamente la pintura, hace tiempo
ejemplo, la que publican en el número de abril de
que es una fuente de inspiración para el mundo
la revista Sky & Telescope unos astrónomos de la
científico. Hace años que expertos en medicina
Southwest Texas State University de Estados
buscan en los cuadros sobre personajes famosos
Unidos, Donald Olson y Russel Doescher: averiindicios sobre importantes rasgos de sus vidas y
guar a qué hora y de qué día Vincent van Gogh
de sus muertes, especialmente sobre las enferpintó uno de sus últimos cuadros pocas semanas
medades que pueden haber padecido, y que hoy
antes de su suicidio, y también identificar cuál era
se van confirmando gracias a
el astro que más brillaba en el
las técnicas de análisis genétifirmamento y que el genio de
Astrónomos de Tejas
co que se practican en reliVan Gogh inmortalizó para
determinan el día y la hora
quias que se poseen de tales
siempre precisamente ese día
en que Van Gogh acabó
hombres y mujeres de la histoy a esa hora. Estos Sherlock
el cuadro La casa blanca
ria. También existen estudios
Holmes de la ciencia a través
y hasta qué astro es
sobre detalles meteorológicos
del arte tienen ya en su haber
el que brilla en él
de épocas y climas pasados
diversas investigaciones sobre
que quedan reflejados en cuadatación de eventos históridros famosos. Incluso hay quien intenta descifrar
cos, militares y literarios plasmados en cuadros.
en las pinturas de los maestros universales arguUn día decidieron centrarse en los cinco cuamentos científicos que puedan avalar leyendas de
dros –entre ellos el archifamoso Terraza de café
tiempos remotos, incluso posibles confirmaciones
por la noche– en los que Van Gogh muestra el
de historias bíblicas.
cielo nocturno y en los que con gran exactitud
Un buen ejemplo son las investigaciones que
pinta astros y constelaciones. El verano pasado
se han realizado a partir de cuadros como la munse desplazaron a la población de Auvers-sur-Oise,
dialmente conocida Anunciación de Giotto sobre
cerca de París, donde Van Gogh pasó las últimas
semanas de su vida, en busca de la casa protala datación del nacimiento de Jesucristo, la remogonista de uno de sus últimos cuadros: La casa
ta procedencia de los Reyes de Oriente e incluso
la identificación de la estrella o conjunción de
blanca (nocturno).
astros que pudo ser la que guió a los Magos en
La pintura había sido propiedad de un colecsu camino hacia Belén.
cionista alemán de los años 30, desapareció por
Sin duda es un tipo de investigación artísticoel pillaje de los nazis durante la segunda guerra
científica que puede resultar apasionante y que en
mundial y pasó a formar parte de una serie de
el futuro aún nos deparará muchas sorpresas. Por
cuadros que permanecieron luego en secreto en
-51-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
manos soviéticas durante unos 50 años, hasta
que finalmente reapareció en 1995 en el Museo
Ermitage de Leningrado (hoy San Petersburgo).
Una aparente e inmensa estrella brilla en la parte
derecha del cuadro, justo encima de la casa.
En las bien estudiadas cartas a su hermano
Theo, Vincent van Gogh escribe: «Siento una
necesidad terrible de religión, por ello salgo fuera
por las noches y pinto las estrellas...». El genio que
sólo vendió un cuadro en su vida, pero que hoy
posee los mayores récords de precio por sus cuadros, deja volar su atormentada mente observando el firmamento, motivo de sus últimas inspiraciones.
Vincent escribe otra vez el 17 de junio de 1890
a su hermano: «He acabado el cuadro de la casa
blanca con una estrella brillando en la noche».
¿Cuál era el astro y cuándo se realizó la pintura? Olson y Doescher nos dan la respuesta gracias a un programa informático aplicable una vez
determinada la situación exacta de la casa y tam-
bién gracias a los datos de Meteo France: había
llovido todos los días precedentes, salvo el día 16
de junio. Todo liga... El astro es Venus y el cuadro
fue acabado a las 20.00 horas del día 16 de junio
de 1890. Venus estaba allí, en el cielo, y también
Van Gogh –¡por suerte!– allí en la Tierra.
El mismo equipo de la Universidad de Tejas
demostró en un estudio previo que Van Gogh fue
testigo, y lo dejó plasmado en su cuadro Noche
estrellada sobre el Ródano, de una conjunción
planetaria de especial relevancia entre Venus y
Mercurio, el 25 de mayo de 1889, en Saint-Remyde-Provence. En el mismo cuadro se distingue
con especial claridad la constelación de la Osa
Mayor, y el firmamento que dejó pintado corresponde con mucha exactitud al que brillaba en la
Provenza francesa aquella noche.
A título de curiosidad, Vincent van Gogh conseguía pintar cuando ya había oscurecido con
velas encendidas colocadas sobre las alas de su
famoso sombrero de paja.
Reproducido con el permiso de los titulares del Copyright (Ediciones Primera Plana, S.A.).
Los Nobel cumplen 100 años
Vladimir de Semir
Publicado en El Periódico de Catalunya el 13 de febrero de 2001
Hace cien años, Röntgen, Van’t Hoff y Behring fueEn 1901, el descubrimiento de los rayos X, el
ron los primeros científicos (físico, químico y fisióloestudio de la disposición espacial de los átomos de
go, respectivamente) que abrieron la lista de unos
una molécula con relación a sus propiedades y la
premios que hoy se han conseroterapia que permitió la
vertido en uno de los eventos
lucha contra la difteria fueron
La comprensión de la división
anuales de más prestigio del
los avances que consagraron
y la proliferación celulares,
mundo. De la misma forma
a los primeros de esa insigne
de un nuevo estado de la materia
que en marzo, año tras año,
lista que constituye un pasay de las propiedades moleculares
casi todos esperamos con
porte directo para la historia de
entra en la historia de las ciencias
sumo interés cuáles serán los
las ciencias. ¿Dónde estamos
Oscar del cine, también en
un siglo después?
octubre muchos estamos atentos a cuáles serán
Esta semana la gloria ha sido para equipos
los premios Nobel del año, que consagran a homde científicos que han desentrañado secretos
bres y mujeres por sus aportaciones al mundo del
decisivos de la célula y de la formación de tumoconocimiento científico, médico, literario y econóres, de un nuevo estado de la materia (que se
mico, y al fomento de la paz.
añade a los ya conocidos de sólido, líquido,
-52-
gaseoso y plasma) y de una propiedad de determinadas moléculas que les permite presentarse
bajo dos formas asimétricas (quiralidad) que les
confieren propiedades diferentes. Y nos referimos a equipos porque hoy en día es casi imposible concentrar en una sola persona un determinado descubrimiento.
Todo esto quiere decir que gracias a los trabajos de Hartwell, Nurse y Hunt conocemos mejor
cómo se dividen y proliferan las células, y por tanto
podemos comprender cómo se multiplican los
cánceres, un aspecto sin duda decisivo para avanzar en la lucha contra ellos. Que gracias a Cornell,
Wieman y Ketterle se ha podido dar respuesta a
una pregunta planteada por Einstein en 1924:
«¿Es una bella teoría, pero es cierta?». El padre de
la relatividad se refería a la existencia –predicha por
él mismo y por Bose– de una forma de agrupación
y funcionamiento de átomos que como soldados
disciplinados van todos al unísono, a imagen y
semejanza de lo que hacen las partículas de la luz
–los fotones– emitidas por rayos láser. La confirmación de la existencia de esta singular condensación de átomos, que llegó en 1995, les ha valido
el Nobel y abre aplicaciones insospechadas en el
campo de la computación cuántica –la próxima
generación de ordenadores– y otras aplicaciones
que van de unas tan domésticas como la alta fidelidad o el teléfono a otras tan trascendentales para
la vida o la muerte como es la cirugía.
Y también significa que gracias a Knowles,
Noyori y Sharpless sabemos controlar mejor
determinadas reacciones químicas, con una
importancia capital para la industria del medicamento, del perfume y de los productos fitosanitarios. Un campo llamado de la catálisis asimétrica,
que ya abrió Pasteur en 1858 al descubrir la propiedad de la quiralidad y que permite saber que
existen moléculas que se pueden presentar con
configuraciones espaciales diferentes –un tipo de
simetría como la que percibimos entre nuestras
manos– y que por ello poseen características
diversas que pueden implicar consecuencias muy
distintas, según cuál sea la forma escogida para
su aplicación. Todos recordamos el triste ejemplo
de la talidomida, un fármaco con propiedades
sedantes que fue aplicado contra las habituales
náuseas en las embarazadas, pero que en su configuración quiral posee una acción malformadora
para el feto.
Poco podía imaginar Alfred Nobel cuando
redactó su testamento en París en 1895 que su
nombre estaría vinculado para siempre a la historia del conocimiento humano, aunque su voluntad
estuvo a punto de ser truncada por la rebelión de
su familia cuando en 1897 se dio a conocer el
documento y sus presuntos herederos se apercibieron de que sólo les correspondía una pequeña
parte de la fortuna acumulada por el químico e
industrial sueco (inventor y propietario de la patente de la dinamita). No fue hasta el 2 de junio de
1900 que se pudo resolver el litigio, con la intervención de Oscar II, entonces rey de una Suecia y
Noruega todavía unidas.
Reproducido con el permiso de los titulares del Copyright (Ediciones Primera Plana, S.A.).
Reconciliación ecológica
Vladimir de Semir
Publicado en El Periódico de Catalunya el 27 de mayo de 2001
La Tierra ha necesitado 4500 millones de años
para ser como es, periodo de tiempo que la evolución ha requerido desde el origen del planeta
para crear la riqueza de vida, animal y vegetal, que
lo caracteriza como una singularidad en el univer-
so. La existencia de las diferentes formas de vida
sobre la Tierra es un patrimonio que los seres
humanos debemos aprender a valorar, y hay una
razón fundamental para ello: ha sido precisamente esta gradual diferenciación, desde unas bacte-53-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
rias primigenias, la que permitió que la especie
humana se convirtiera en la administradora de
esta ingente riqueza que nos ofrece el planeta.
La biodiversidad se define como la variedad
global de formas de vida que coexisten sobre la
Tierra. En 1758, el primer gran sistematizador del
mundo de los organismos vivientes, Carl von
Linneo, publicó su Systema naturae, que contenía la descripción de 9000 especies vegetales y
animales. Según una estimación efectuada en
1992 por Wilson, el número total de especies
que han sido compiladas mediante técnicas
taxonómicas es de 1.413.000 –la mayoría de
ellas son conocidas por un nombre científico y
poco más–, aunque se tiene la certeza de que
deben existir muchísimas más.
No debemos olvidar que una parte importante de la biodiversidad es la diversidad cultural
humana, pues al igual que la diversidad genética
o de las especies, algunas características de las
diferentes culturas humanas (a lo largo de la historia, por ejemplo, el nomadismo o la rotación de
los cultivos) representan soluciones a los problemas de la supervivencia en determinados
ambientes, exactamente como es el caso de los
ecosistemas animales y vegetales.
La diversidad cultural se manifiesta en la
diversidad de las lenguas, en las prácticas del
uso de la tierra, en el arte, en la música, en la
estructura social, en la selección de los cultivos,
en las dietas y en muchos otros rasgos de la
sociedad que constituyen los humanos. Así, bajo
el concepto de biodiversidad podemos concebir
que toda la vida en la Tierra forma parte de un
gran sistema interdependiente.
Todas las especies, sin excepción, tienen
derecho a la vida. Nosotros, los seres humanos,
convertidos en administradores de esta herencia
biológica recibida, podemos transformarla para
adaptarla mejor a nuestras condiciones de vida,
cosa que hemos realizado desde que nuestra
especie posee uso de razón. Pero ni siquiera
nosotros, los administradores de la riqueza que
nos ofrece la biodiversidad, podemos cuestionar
ese derecho a la vida del resto de las especies.
Somos responsables, ante las generaciones
que nos han de suceder, de la conservación de la
biodiversidad planetaria. El biólogo David Ehrenfeld
ha definido esta responsabilidad de la humanidad
como “El principio de Noé”: debemos conservar
especies y ecosistemas simplemente porque existen, y porque esta existencia no es sino la expresión actual de un largo y grandioso proceso histórico, de inmensa antigüedad, que continúa.
Sin embargo, la biodiversidad sufre una auténtica hemorragia de dimensiones catastróficas, un
proceso cuyo origen es la inconsciencia humana
y que algunos expertos ya se han atrevido a catalogar como la sexta gran extinción de la historia de
la vida sobre la Tierra, una extinción aparentemente no cataclísmica como la que provocó la
desaparición de los dinosaurios, pero no menos
grave, aunque sea lenta en su tiempo biológico.
No hay duda de que el éxito demográfico de
la especie humana se ha convertido en el más
importante reto al que nos enfrentamos desde
que somos la especie dominante del planeta: la
crisis de la biodiversidad. Una crisis que necesita urgentemente una nueva filosofía, “la ecología
de la reconciliación”, como la ha definido recientemente Michael Rosenzweig, del Departamento
de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Arizona; una necesaria reconciliación
entre especies y entre culturas.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Ediciones Primera Plana, S.A.).
-54-
Canaletto ayuda a salvar Venecia
Vladimir de Semir
Publicado en El Periódico de Catalunya el 5 de enero de 2002
Venecia se hunde. No es noticia, todos lo sabebocetos, basada en la utilización de un sucedámos, igual que sabíamos que la torre de Pisa iba
neo de cámara oscura que le permitía trazar sobre
hacia su irremediable fin al inclinarse año tras año.
una especie de fotografía los grandes rasgos de
Ahora parece que la ciencia y la tecnología han
sus pinturas, que luego naturalmente acababa
hallado una solución para que la famosa torre siga
con su reconocido talento. Por esta razón, sus
siendo una de las grandes
lienzos son considerados por
atracciones de Italia, como lo
este grupo de científicos como
Las
pinturas
del
famoso
artista
es Venecia y sus canales,
fiables pseudofotografías de la
italiano permiten establecer que,
para la que también se busépoca y, por tanto, encierran
desde el siglo XVIII, cuando realizó
can soluciones que eviten que
datos que permiten situar con
sus lienzos, en la bella ciudad de
quede algún día para siempre
cierta exactitud los niveles del
los
canales
el
nivel
del
mar
ha
sumergida en las aguas.
mar.
crecido unos 80 centímetros
Como ocurre con la meteEn efecto, en sus cuadros
orología, en muchas áreas del
se representa el crecimiento de
conocimiento científico conolas algas en la base de los edicer datos estadísticos lo más antiguos posible es
ficios por el contacto con el agua marina en forma
un factor decisivo para poder analizar la evolución
de una línea marrón-verdosa. Camuffo y su equique un problema puede tener planteada. Las pripo han podido comparar así la posición de la línea
meras mediciones sobre los niveles de los canade referencia entre el momento en que los cuales de Venecia datan de 1872, año en que se insdros fueron pintados y nuestra época, llegando a
talaron instrumentos para conocer los niveles del
la conclusión de que el nivel relativo del mar ha
mar en la ciudad. Pero en fenómenos geológicos
crecido desde entonces en unos 80 centímetros
es indispensable conocer largas series de datos
en Venecia, que equivalen a 2,7 milímetros de
para poder elaborar predicciones sobre cómo
incremento por año.
será el futuro, y en este caso los registros que se
Venecia está construida sobre una especie
tenían eran demasiado recientes.
de laguna en el mar Adriático, siendo muy vulnePero, como ya ha ocurrido en muchos otros
rable a los cambios que experimenta el nivel del
casos, las pinturas que hemos heredado de algumar por varias razones, entre ellas el cambio clinos grandes maestros nos ofrecen ahora insosmático global del planeta, que se ve agravado
pechada información. En este caso se trata de los
por el hecho de que el terreno vaya cediendo y
famosos cuadros que Canaletto pintó hace ya
por las tormentas de siroco que ocasionan inunmás de 230 años. Unos científicos han demostradaciones en la ciudad. Además de los innumerado que sus obras del siglo XVIII ofrecen la posibibles problemas que todo ello ocasiona para resilidad de conocer esos niveles del mar que hasta
dentes y turistas, poco a poco se va socavando
ahora no han sido accesibles para su estudio. Así
la resistencia de los materiales porosos de las
lo afirma Dario Camuffo, investigador del Instituto
edificaciones. Cualquier solución pasa por prede Ciencias Atmosféricas y del Clima de Padua,
supuestos imposibles de poner en práctica dado
quien ha revelado que las pinturas que nos ha
su enorme volumen, como por ejemplo la prolegado el artista veneciano permiten reconstruir un
puesta más reciente, que se basa en la conspasado fidedigno.
trucción de unos inmensos diques móviles que
Según el profesor Camuffo, Canaletto utilizaba
parece imposible que un día lleguen a ser realiuna técnica relativamente rápida para realizar los
dad.
-55-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
Arte y ciencia, una vez más, se dan la mano
para representar y comprender nuestro mundo,
y no en vano Giovanni Antonio Canaletto
(1697-1768) es calificado en la influyente
Enciclopedia Británica como «el pintor topográfico italiano».
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Ediciones Primera Plana, S.A.).
Conocer la ciudad con otra mirada
Vladimir de Semir
Publicado en El Periódico de Catalunya el 21 de noviembre de 2002
otro lado, que sólo se ve lo que realmente se conoLa ciencia todavía es para muchos algo lejano,
ce, y de ahí la necesidad de una guía como ésta.
aunque forme parte de nuestra vida cotidiana. Al
mismo tiempo, es indiscutible que la curiosidad es
Passejades per la Barcelona científica cubre
una de las características fundamentales del ser
este hueco que existía en la oferta turística cultuhumano, y las ciencias son las que nos dan las resral y nos permite descubrir la ciudad con una
puestas a muchas de las preguntas que nos haceperspectiva nueva: la mirada de la ciencia. Sobre
mos. A pesar de ello, y del papel indiscutible que
todo cuando la propia ciudad está en plena
tiene en el impulso económico de nuestra socieadaptación a la sociedad del conocimiento, y la
dad, a la ciencia le cuesta ganarse un espacio
ciencia y la tecnología desempeñan un papel
entre las inquietudes culturales de la población.
esencial en esta transformación. En su día cayePor ello hace ya bastantes años que se crean iniron las murallas para crear la universidad de Elies
ciativas para sensibilizar a la población sobre la
Rogent y nació el Poblenou por impulso de la
importancia que tiene la culturevolución industrial. Hoy se
ra científica y convertirla en una
vuelve a apostar por la socieComo
en
Londres
y
París,
oferta turístico-cultural-educadad del conocimiento y se
una guía científica llena un hueco
tiva más.
reconvierte
el
mismo
en la oferta turístico-cultural
Barcelona se ha dotado
Poblenou para acoger la
barcelonesa al mostrar
ahora de una guía diferente
industria de esta nueva era.
las
huellas
urbanas
de
la
ciencia
y totalmente inédita. Sólo
Así, sus itinerarios científique se ha hecho
Londres y París poseían una
cos nos invitan a pasear por la
en nuestro entorno
guía de estas características.
Rambla, desde el Museu
Todos hemos asimilado y
Marítim hasta la Casa Palau
vemos normal que una ciudad moderna tenga que
de la calle de Pelai, una tienda especializada en la
ofrecer a su ciudadanía y a todos los que la visitan
técnica de miniatura, pasando por sus árboles
publicaciones que les faciliten el poder adentrarse
Platanus hispanica (más conocidos como plátaen los contenidos histórico-artísticos que toda ciunos de sombra) trasplantados de la Devesa de
dad posee. No nos extraña en absoluto ver en los
Girona en 1859, la Real Academia de Ciencias y
quioscos o librerías guías sobre el Modernismo,
Artes, el taxidermista de la plaza Reial o la herboGaudí o los museos Picasso o Miró, pero echamos
ristería Ferran. Itinerarios, objetos, detalles, edifien falta una guía que nos brinde la ocasión de
cios y trozos de naturaleza urbana, tantas veces
mirar con otros ojos la historia y el patrimonio de
vistos pero quizá nunca adecuadamente obseruna ciudad, precisamente el relacionado con la
vados, o por lo menos no con esta perspectiva.
ciencia que se ha hecho y se hace en nuestro
Y con estos paseos científicos podremos
entorno más inmediato. No hay que olvidar, por
saber que muy cerca de la Rambla, en la calle
-56-
Àngels, nació en 1919 una pequeña empresa
familiar, la casa Danone, que recibió este nombre
debido a que el hijo del propietario se llamaba
Daniel. De él se deriva esta marca mundial de
yogur, un producto que hoy sabemos que en realidad tiene su origen en una de las ciencias más
actuales, la biotecnología, pero que hace casi un
siglo era simplemente la copia de algo excelente y
saludable que el padre de Daniel, Isaac Carassó,
había comido en un viaje a los Balcanes.
El periodista científico Xavier Duran y la bióloga y vicepresidenta de la Asociación Catalana de
Comunicación Científica Mercè Piqueras son el
padre y la madre de esta nueva criatura, las
Passejades per la Barcelona científica, que vio la
luz precisamente el día en que se conmemoraba
el 135 aniversario del nacimiento de María
Salomea Sklodowska, más conocida como Marie
Curie (ya que tomó el nombre de su marido, Pierre
Curie), primera mujer que por méritos propios
entró en el Panteón de los Grandes Hombres de
París por iniciativa del presidente François
Mitterrand, y que por cierto tiene una calle dedicada a su memoria en el distrito de Nou Barris.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Ediciones Primera Plana, S.A.).
Alzheimer en la prensa diaria
Vladimir de Semir
Publicado en MagazinAlzheimer número 3
Desde hace seis años, en el Observatorio de la
Comunicación Científica y Médica –un centro de
investigación de la transmisión del conocimiento
científico y médico a la sociedad, integrado en los
Estudios de Periodismo de la Universidad Pompeu
Fabra de Barcelona– hemos emprendido un programa de análisis sistemático de las noticias médicas y de salud que publican los cinco diarios de
mayor difusión de España (El País, ABC, El
Mundo, La Vanguardia y El Periódico). Este proyecto, que recibe el nombre de Informe Quiral y
está financiado por la Fundación Vila Casas, permite obtener datos cuantitativos y cualitativos de
cómo se hace la información pública del mundo
médico y sanitario en los grandes medios escritos
de comunicación. Un estudio que puede ser considerado como pionero en Europa y que está creando un importante corpus de datos que nos permite ya extraer conclusiones de una manera sistemática y científica sobre este campo tan relevante
de la transmisión del conocimiento, en un tema
que, según todas las encuestas conocidas de percepción pública, está en lo alto del ranking del
interés individual y colectivo de la sociedad. (El
Informe Quiral puede ser consultado vía Internet
en la dirección: www. upf.es/occ/cast)
La enfermedad de Alzheimer y las demencias
seniles son conceptos que hace ya varios años
que han trascendido los despachos y los laboratorios para convertirse en términos cotidianos, y
comienzan a ser conocidos por el gran público; sin
duda los medios de comunicación han contribuido notablemente a que así sea, ya que el principal
vehículo transmisor entre los expertos y la sociedad en general son precisamente los medios de
comunicación. Pretendemos, por lo tanto, conocer qué especificidades tiene su tratamiento periodístico y cómo los medios de comunicación contribuyen a generar un debate público en torno a
este tema en concreto: la enfermedad de
Alzheimer.
El primer dato que podemos obtener al analizar las noticias sobre Alzheimer es que el tratamiento de esta enfermedad en la prensa diaria es
bastante amplio si se compara con la atención
que reciben otras enfermedades. Este aspecto es
positivo, ya que implica una mayor sensibilización
social y política para una enfermedad que es la
-57-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
causa de entre el 50 y el 70 por ciento de las
demencias seniles y se ha convertido en el tercer
problema más importante de salud, después de
los accidentes cardiovasculares y del cáncer.
Entre los principales temas que aparecen en
los periódicos destaca la investigación que se lleva
a cabo para averiguar las causas moleculares de
esta enfermedad neurodegenerativa. En este
apartado, son numerosos los estudios genéticos
que descubren la relación de un determinado gen
con la demencia (previendo la posibilidad de una
nueva diana farmacológica). También están muy
representados los estudios destinados a probar
los efectos terapéuticos de nuevas moléculas, así
como otros posibles tratamientos como el uso de
fármacos o moléculas conocidas como posibles
soluciones futuras para la enfermedad.
Otro de los aspectos que aparecen en la prensa ligados a la actividad científica son los estudios
destinados a conseguir un método de diagnóstico
rápido y eficaz, ligado muchas veces a nuevas
tecnologías. En ocasiones, el tema del diagnóstico
ha despertado cierta polémica, como es el caso
de los años 1997 y 1998. Muchas veces también
se asocian con los posibles factores de riesgo de
la enfermedad.
Otros de los grandes temas tratados por la
prensa de manera sistemática es el impacto
social de esta enfermedad, el elevado número de
afectados y las dramáticas consecuencias de la
demencia tanto para los afectados como para
los familiares, tanto emocionales como sociales y
económicas. También aparecen artículos que
tratan el tema de la atención sanitaria de los
afectados, en unas ocasiones en tono de denuncia y en otras explicando los nuevos planes ins-
titucionales para el apoyo a los enfermos y sus
familiares.
Consideramos interesante destacar el incremento de textos de opinión que se ha detectado
en los últimos tiempos: la suma de artículos,
comentarios, columnas y cartas al director, que
pasó por ejemplo de un 8% a un 19% en el año
2000 y sigue aumentando, aunque todavía se
echa en falta mucha mayor presencia del mundo
experto en las columnas de opinión de los diarios,
un problema endémico de la prensa española,
que no presta suficiente atención al tema médicosanitario en sus páginas de debate salvo en los
casos en que se ha planteado alguna polémica
(infecciones hospitalarias, por ejemplo).
La casi totalidad de los textos relativos a noticias sobre Alzheimer se insertan en la sección de
Sociedad, que es donde habitualmente aparecen
las noticias diarias de ciencia y medicina en la
prensa española. Una ubicación, por otro lado,
muy discutible, ya que en esta sección las noticias
de índole médica han de competir con muchas
otras como sucesos, tribunales, etc. Lo que indudablemente provoca una necesaria “espectacularización” de las noticias médico-sanitarias para
que reciban la atención de los redactores-jefe de
las correspondientes secciones de Sociedad. Este
problema ya ha sido detectado en otros países,
como Francia, donde la mayoría de los diarios que
podemos considerar de referencia (Le Figaro o Le
Monde, por ejemplo) poseen secciones específicas de Medicina y Sanidad, gestionadas por
expertos y sin que deban entrar en competencia
con otros temas de la actualidad, lo que sin duda
redunda en una mejor y más rigurosa información
médico-sanitaria.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Fundación ACE).
-58-
Lo posible acaba siendo realidad
Vladimir de Semir
Publicado en El Periódico de Catalunya el 4 de enero de 2003
La historia nos ha demostrado que cuando la
aportar algún día alguna solución para algunos
humanidad ha alcanzado una nueva capacidad
de los problemas médicos que el ser humano
tecnológica siempre la ha utilizado, para bien y
tiene planteados. En este sentido habría que
para mal. Basta recordar algunos casos signifirelativizar el impacto que determinados avances
cativos del siglo XX. Cuando fue posible dominar
nos ocasionan cuando son conocidos. ¿Se
la energía nuclear se concibió la bomba atómica,
acuerdan de lo que decían los periódicos cuana la que rápidamente se le encontró una justifido Christian Barnard trasplantó en 1967 por pricación para poderla utilizar sobre las poblaciomera vez un corazón humano a Louis
nes civiles de las ciudades japonesas de
Washkansky? ¿Y de lo que se llegó a escribir
Hiroshima y Nagasaki. Cuando fue posible trascuando Patrick Steptoe y Robert Edwards anunplantar un corazón humano, hubo quien creyó
ciaron al mundo en 1978 el nacimiento de Louise
que había que intentarlo y lo hizo en Ciudad del
Brown, la primera niña probeta? En ambos
Cabo. Cuando alguien se vio capacitado para
casos parecía que habíamos transgredido
engendrar vida fuera del útero humano, lo realizó
umbrales sin retorno y que la especie humana se
había vuelto loca: ¡vivir con el corazón de otro!
in vitro en un hospital de Londres. Son sólo algu¡Ser engendrada en un laboratorio! Las alusiones
nos ejemplos muy dispares de que cuando algo
al doctor Frankenstein, como suele ocurrir en
es técnicamente posible, acaba ocurriendo y se
estos casos, fueron una constante de las más
convierte en realidad.
variadas argumentaciones catastrofistas. Vayan
Ahora nos encontramos ante un nuevo reto
a las hemerotecas y lean lo que los diarios de la
que nos plantea el conocimiento científico y
época decían. Luego, con el
tecnológico. Hemos clonado
transcurso del tiempo, nos
animales, ¿puede albergar
Poco importa si una secta
hemos habituado a saber de
alguien alguna duda de que si
ha
conseguido
clonar
a
un
ser
personas que viven con coraesta técnica se puede realizar
humano o no. Si la técnica
zones de otros y a conocer
no se intentará algún día con
resulta factible alguien lo acabará
niños que han venido felizhumanos? En realidad poco
haciendo, por lo que nos hemos
mente al mundo gracias a la
importa si el impactante anunde
dotar
de
mecanismos
fecundación in vitro.
cio de la semana pasada de la
de control ético
En segundo lugar, la
secta raeliana es verdad o no,
sociedad se ha de dotar de
aunque muy probablemente
mecanismos de control eficaces para aceptar
sea sólo una especulación mediática para alcanaquellos avances científicos y técnicos que realzar mayor notoriedad. La demostración científica
mente desea y puede admitir desde el punto de
es bien sencilla, por lo que si fuera realidad ya la
vista ético, y no otros. Para ello es indispensable
hubieran presentado desde el primer momento. El
que el mundo experto tenga mayor protagonisproblema que tenemos planteado es que si un día
mo en la generación de las decisiones políticas
es posible clonar un ser humano, alguien lo intenque determinan las leyes y en general las normas
tará en algún lugar del mundo. Y ante este hecho,
sociales. La Unesco aprobó en 1998, por impulvista la larga experiencia que la humanidad posee
so de Federico Mayor Zaragoza, una Declaración
de casos semejantes, habría que reaccionar y
Universal sobre el Genoma Humano, ratificada
preparar a nuestra sociedad, no actuar a remolpor la absoluta mayoría de los países de las
que de los acontecimientos.
Naciones Unidas. Lo que hemos de hacer es
En primer lugar, para intentar comprender. Es
avanzar en estos debates, en sus aplicaciones y
muy posible que la técnica de la clonación pueda
-59-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
en establecer mecanismos políticos que lleven a
un consenso real y efectivo sobre lo que estamos dispuestos a admitir como personas y
comunidades responsables, y para dotarnos de
las herramientas sociales –sobre todo legales–
adecuadas para impedir posibles excesos en
nuestra capacidad de transformación tecnológi-
ca del mundo, sobre todo cuando puede estar
en peligro la dignidad de la propia especie
humana.
Claro que el debate no es ni mucho menos
nuevo y sigue abierto: ¿fue digno utilizar bombas
atómicas sobre poblaciones civiles con el pretexto de acabar una guerra?
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Ediciones Primera Plana, S.A.).
La acultura, ¿una tercera cultura?
Vladimir de Semir
Publicado en Blanco y Negro Cultural (ABC) el 18 de enero de 2003
¿Puede hoy alguien estar al margen del conocimiento científico y tecnológico? ¿Puede una persona considerarse culta sin saber cómo evoluciona la capacidad de descubrimiento que posee el
ser humano? ¿Puede la ciudadanía estar ajena al
debate ético que nos plantea el avance científico y
de las correspondientes decisiones sociales y políticas que se pueden derivar?
No hay duda de que en este comienzo del
siglo XXI el conocimiento humano experimenta
una aceleración nunca antes conocida. Es muy
posible que toda la información que contiene diariamente un diario como ABC corresponda a la
que hace un par de siglos gestionaba conceptualmente una persona durante una buena parte de
toda su vida.
¡Pero hay un peligro! Las diferencias entre los
que saben y los que no saben en un mundo en
el que cada vez se valorará más el cómo que el
qué hacemos puede provocar rupturas sociales
aún mayores que las que hemos vivido desde la
revolución industrial. Constituye por lo tanto una
responsabilidad individual y colectiva el estar
atentos al reciclaje continuado de nuestras capacidades intelectuales. Ya sean las de aquí o las
que vengan de otras partes, pues la mezcla y la
capacidad de asimilación de la diversidad cultural serán factores decisivos que posibilitarán
–paradójicamente– la aparición y el fortalecimiento de valores locales que serán precisamen-
te los que marcarán las diferencias de oportunidad y calidad de vida en un mundo cada vez
más irremediablemente globalizado.
Esta construcción de una nueva sociedad
del conocimiento que se superpone a la que
heredamos de la revolución industrial supone un
salto cualitativo respecto a la sociedad de la
información. La diferencia radica en que la sociedad de la información considera a los ciudadanos y ciudadanas como sujetos receptores, y
por ello en buena parte agentes pasivos del sistema comunicativo imperante. La ciudadanía de
la sociedad del conocimiento ha de ser muy
diferente: debe ser capaz de diferenciar entre la
comunicación que recibe, impulsar su espíritu
crítico y sobre todo desarrollar capacidad de
discernimiento para poder estar en condiciones
de escoger. Saber elegir es, sin duda, la clave
que define a esta sociedad del conocimiento.
Pero el desarrollo basado en el conocimiento
necesita de ciertas condiciones indispensables.
Entre ellas, que el conocimiento sea definido y
percibido como una forma de riqueza, que la
naturaleza y el papel de los recursos del conocimiento sean comprendidos y asimilados por el
público en general, aceptados como un valor
universal e individual, y que la sociedad en su
conjunto incentive las actividades ricas en conocimiento e impulse sus focos generadores de
inteligencia.
-60-
Además, las diferentes administraciones e instituciones han de ser capaces de pilotar la adaptación a la “cultura del conocimiento”, pues no
toda la población tiene la misma capacidad para
afrontar el uso y las oportunidades que ofrecen las
nuevas tecnologías y para la aplicación de los
conocimientos científicos y tecnológicos. No hay
que olvidar que en cada revolución que ha tenido
lugar en la historia de la humanidad se estima que
desde que empiezan a detectarse los primeros
indicios de cambio hasta que éstos se instauran
plenamente en la sociedad, por lo menos una
generación no puede adaptarse a tales cambios.
Para ello es fundamental la educación y la formación cultural continuada, y que sepamos transmitir los valores de la sociedad del conocimiento que
ya poseemos. Científicos y tecnólogos desempeñan un papel decisivo en esta sociedad y por ello
tienen una responsabilidad especial no sólo en llevar a buen término su labor sino en saber explicarla a la sociedad, ya que es indispensable que
todos seamos capaces de asimilar y participar en
la rápida innovación inherente a la sociedad del
conocimiento.
Ésta es la reflexión teórica, ¿pero en qué
situación nos encontramos? El tradicional divorcio entre humanidades y ciencias que C.P.
Snow bautizó en 1959 como “las dos culturas”
sigue siendo una realidad, e incluso se ha agravado. Un reciente y solvente informe nos da la
respuesta: «La relación de la sociedad con la
ciencia está en una fase crítica». Con esta frase
comienza un amplio informe del Select
Committee on Science and Technology of the
House of Lords de Gran Bretaña dado a conocer en marzo de 2000 sobre “Ciencia y
Sociedad”. Los lords señalan que existe una crisis de confianza en la ciencia y que muchos
valores son puestos en duda, entre otras razones porque existe fundamentalmente una reticencia del público sobre la autoridad científica y
porque la mayoría de la información que recibe
la ciudadanía una vez superada la escuela está
determinada por la creación de una realidad
deformada por los medios de comunicación, a
los que se señala como uno de los principales
responsables de la trivialización de los mensajes
culturales que se está produciendo. «Además
de la negativa imagen de la ciencia real –afirma
el informe–, los medios ofrecen un exótico abanico de material que va más allá de la respetabilidad científica y que tiende a debilitar la mente».
Como podemos observar, estos argumentos
reflejan una profunda crisis de valores que sin
duda hay que englobar en la deriva que padece
el sistema informativo mundial y que compromete el nivel cultural de nuestra sociedad.
Hoy se impone la “cultura de lo efímero” y la
“cultura de la redundancia”. Es lo que el sociólogo francés Pierre Bourdieu definió como “la
circulación circular de la información”, al tiempo
que denunciaba la irrupción del fast thinking en
nuestras vidas como contaminación del mundo
audiovisual, un mensaje rápido y superficial que
−como el fast food en el caso de la elección de
lo que comemos− nos impide pensar, reflexionar
y escoger, y por tanto impide que generemos
cultura. De esta forma, además, se favorece la
exclusión social desde un punto de vista cultural: todos aquellos que utilizan la televisión como
fuente primordial de su cultura −que como
sabemos son mayoría en nuestra sociedad−
quedan excluidos de la posibilidad de desarrollar una cultura propia y crítica.
Este problema es el reflejo de un desequilibrio mucho más profundo que padece nuestra
sociedad y que supone la imposibilidad de
afrontar con rigor los muchos problemas de
desigualdad en el mundo que vivimos. Nos referimos al desequilibrio entre el saber y el poder.
Hay que ajustar la oferta y la demanda de la
diseminación cultural, con el fin de reequilibrar el
mundo del saber para amortiguar la generalización de una mediocridad social que se deriva de
la prepotencia del mundo del poder.
«La democracia es necesaria, pero no suficiente». Es una frase de un filósofo hoy algo olvidado, Bertrand Rusell. Si no se desarrolla el
indispensable espíritu crítico de una sociedad –y
para ello es necesario poner el énfasis en la educación y en la cultura– nuestra democracia será
incompleta. El complemento del pensamiento
de Albert Einstein nos ayuda a hacer más explícita la trampa en que podemos estar cayendo:
«la restricción del conocimiento adormece el
espíritu filosófico de un pueblo y conduce a la
pobreza espiritual». Por lo tanto, hemos de
luchar activamente para evitar que consiga cua-61-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
jar “la tercera cultura” que se nos quiere imponer, la “acultura” de lo superficial y de la mediocre uniformidad. Para ello más que nunca es
indispensable que las dos culturas confluyan en
la Cultura, una única y sólida basada en el pensamiento crítico, que nos permita ser auténticos
protagonistas responsables de nuestra evolución.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Diario ABC, S.L.).
China quiere pisar la Luna
Vladimir de Semir
Publicado en El Periódico de Catalunya el 22 de febrero de 2003
«Cuando China se despierte, el mundo temblará»
terrestre, sino que se prepara para entrar por la
es una frase atribuida a Napoleón. Hace, por lo
puerta grande en el restringido club de los países
tanto, al menos dos siglos que el mundo –nuestro
que han llevado a seres humanos al espacio
mundo– observa atento y espera con cierto temor
exterior, Estados Unidos y Rusia.
la emergencia de todas las potencialidades de uno
En efecto, portavoces de la Academia de
de los países más grandes del orbe, grande en
Ciencias de China han declarado al Beijing Star
personas, en culturas, en territorios y en muchas
Daily: «China prepara su primer vuelo espacial tricosas más. En los últimos años parece que lo que
pulado para el próximo octubre y posee las habiestaba anunciado ha comenzado a ocurrir: China
lidades tecnológicas para llevar de nuevo seres
despierta con vigor –metafóricamente, ya que
humanos a la Luna». El director general del pronunca ha estado dormida– y desempeña un papel
grama espacial chino, Zhang Houying, por su
cada vez más importante en la política, en la ecoparte, ha confirmado que uno o dos taikonautas
nomía e incluso en la ciencia y
(como se llaman en China a
la tecnología.
los astronautas), entre una
Pekín pondrá en órbita en otoño
Por poner sólo dos ejemdocena que actualmente se
el vehículo espacial Shenzhou V,
plos: Shanghai es hoy la ciuestán preparando procedentripulado
por
uno
o
dos
dad del mundo con una mayor
tes de las fuerzas aéreas chiastronautas, y entrará así en el
evolución económica y urbanas, serán los tripulantes del
restringido club de países
na, y un centro científico de
vehículo espacial Shenzhou
que han llevado seres humanos
Pekín demostró estar, hace
V, tras el éxito alcanzado en
al
espacio
unos pocos meses, en el prienero por el Shenzhou IV, que
mer nivel mundial de la investirealizó un vuelo no tripulado
gación al publicarse en la revista Science la
de 162 horas que dio 108 vueltas a la Tierra,
demostrando que las condiciones para lanzar
secuenciación del genoma del arroz, resultado del
astronautas chinos al espacio ya están maduras.
trabajo conjunto de un equipo chino y de otro norLas Shenzhou son unas cápsulas espaciales
teamericano.
derivadas de las Soyuz rusas en las que caben
Esta semana, diversos periódicos asiáticos
hasta tres astronautas y en las que se han introhan anunciado lo que hace ya algún tiempo se
ducido tecnologías muy innovadoras y fiables,
rumoreaba en los medios de la astronáutica:
que superan –según las fuentes informantes chiChina ya no sólo tiene cohetes lanzadores que
nas– las utilizadas por los rusos y que poco tienen
compiten con los norteamericanos o con el
que ver con las de los polémicos Shuttles norteaAriane europeo para poner satélites en órbita
-62-
mericanos, cuyas concepciones originales datan
de hace 22 años, aunque hayan ido incorporando
nuevas tecnologías en todos estos años de vida.
La carrera del espacio ha sido siempre considerada como un indicador indiscutible de la
potencia tecnológica y económica de una
nación, aunque en sus orígenes y desarrollo la
componente militar haya sido siempre esencial.
La llegada del ser humano a la Luna –que, por
cierto, ha sido pisada sólo por seis hombres,
cinco militares y un geólogo– fue más bien el
producto de la guerra fría que de una rivalidad
por la primacía científico-tecnológica; una pugna
en la que las dos grandes potencias de la época
(Estados Unidos y Rusia) intentaban demostrar
al mundo cuál de ellas era la más eficiente en su
modelo de sociedad.
Sea como sea, la conquista del espacio,
desde aquel mítico bip-bip del primer Sputnik
soviético de 1957, ha sido un enorme factor
de desarrollo de la innovación tecnológica y de
impulso de la economía. En este sentido, se
calcula que de cada dólar invertido en el programa Apollo que llevó al ser humano a la
Luna revirtieron siete en la industria y la economía norteamericanas, y son innumerables
las aplicaciones venidas del espacio que hoy
se han convertido en cotidianas en nuestras
vidas.
Por ello, la entrada de China en la élite mundial
de la carrera espacial no es anecdótica. Es, sin
duda, una de las mejores pruebas de que a esa
nación le ha llegado la hora de dar la razón a
Napoleón.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Ediciones Primera Plana, S.L.).
Sexo y ciencia
Vladimir de Semir
Publicado en El País Cataluña el 10 de marzo de 2003
Vladimir de Semir es concejal de Ciudad del Conocimiento de Barcelona. Firman también este artículo Isabel Yordi, coordinadora del Programa Mujer y Salud de OMS-Europa; Maria Jesús Santesmases, Unidad de Políticas Comparadas del
CSIC; Gemma Revuelta, Observatorio de la Comunicación Científica (UPF); Izabella Rohlfs, Hospital Universitario de Girona
Dr. Josep Trueta; Margarita Artal, Programa Dona (UPC); Flora de Pablo, Asociación de Mujeres Investigadoras y
Tecnólogas; Marina Subirats, concejal de Educación de Barcelona; Lourdes Muñoz, concejal de Política de la Mujer de
Barcelona; Núria Carrera, quinta teniente de alcalde y presidenta del Consell de Dones de Barcelona; Mercè Boada,
Observatorio de Salud y Mujer-MSD.
El congreso Mujeres y Hombres: Salud, Ciencia y
Tecnología, celebrado recientemente en Barcelona, representa un punto de partida para establecer una estrategia dirigida a promocionar, desde la
perspectiva de ciudad, el papel de la mujer en el
mundo de la ciencia y de la tecnología. En efecto,
el sexismo en el mundo de la ciencia y de la tecnología no se erradicará sólo con dejar pasar el
tiempo o con aplicar determinadas políticas que se
dirijan únicamente al entorno de la comunidad
científica. Hace falta también un cambio radical en
las representaciones sociales sobre qué significa
hacer ciencia.
Desde los tiempos de la alejandrina Hypatia
(asesinada brutalmente por oscuras razones ideológicas, entre las que sin duda debió influir su condición de ser una mujer relevante por ser filósofa y
matemática) hasta nuestros días, es evidente que
se ha recorrido un largo camino; sin embargo, no
puede decirse que el ritmo del cambio haya sido
precisamente rápido, a juzgar por el limitado papel
que aún siguen desempeñando las mujeres dentro de la comunidad científica.
Si en algunos entornos tradicionalmente
masculinos, como el mundo de la política, se ha
avanzado en la paridad de los sexos, las ciencias
-63-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
experimentales y las tecnologías siguen siendo
terrenos dominados por los hombres. Y por
nuestras universidades han pasado suficientes
generaciones de estudiantes como para saber
que no basta con dejar pasar el tiempo: hace
décadas que las mujeres están en la Universidad
como estudiantes, en algunas carreras incluso
de forma mayoritaria, pero permanecen aún en
el segundo plano del protagonismo académico y
de la responsabilidad investigadora.
El sexismo en la comunidad científica –incluso en la construcción del propio conocimiento
científico– se ha hecho evidente en múltiples
ocasiones, desde los estudios que emergieron a
raíz del resurgimiento del movimiento feminista
en los años setenta hasta los más recientes,
incluyendo indicadores comparativos entre países y sistemas de I + D. Uno de los grupos que
mayores repercusiones han tenido en la lucha
por la promoción de la mujer en el mundo de la
ciencia es el denominado Grupo de Helsinki,
cuyo informe de 1999 fue decisivo para la creación de una unidad específica sobre mujeres y
ciencia en la Comisión Europea. Esta unidad es
uno de los pilares estratégicos en el nuevo plan
de acción europeo Ciencia y Sociedad.
Diversos estudios han demostrado que en la
infancia, la adolescencia y la juventud predomina
una visión estereotipada de la actividad científica
en favor del varón. El Programa Leonardo da
Vinci (para la promoción de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres), de la Dirección General de Educación de la Comisión
Europea, advierte de que la falta de acceso de
las mujeres a las profesiones técnicas tiene su
origen principalmente en los estereotipos que
aún con demasiada frecuencia limitan las opciones de educación y de formación de las niñas.
En el momento en que una mujer joven elige su
formación surgen los prejuicios arraigados en el
seno de la familia y la sociedad.
Lo cierto es que determinadas carreras científicas, y en especial las tecnológicas (las ingenierías, por ejemplo), no resultan lo suficientemente atractivas para las futuras estudiantes universitarias como para lograr que éstas se matriculen en un número similar al de sus compañeros. La imagen estereotipada no siempre es fácil
de reconocer y a veces toma formas sutiles. Por
ejemplo, en un estudio sobre la programación
educativa infantil en la televisión en Estados
Unidos, se vio que aunque mujeres y hombres
aparecían en proporciones similares representando, respectivamente, papeles de científicas y
científicos, las mujeres que salían en la pantalla
eran sistemáticamente más jóvenes y representaban un menor rango académico que sus compañeros varones.
También en nuestro entorno existen datos
que exigen una seria reflexión. Por ejemplo, entre
las fuentes de información expertas utilizadas por
la prensa diaria para recoger opiniones o informaciones sobre cuestiones de salud y medicina,
la desproporción entre hombres y mujeres es claramente evidente, según concluye una reciente
investigación sobre “Mujer, salud y prensa diaria”
llevada a cabo en el Observatorio de la
Comunicación Científica de la Universidad
Pompeu Fabra. Es difícil creer que en un campo
como el de la sanidad, en el que la presencia
femenina es mayor que en otros ámbitos de la
ciencia y en el que incluso el correspondiente
ministerio dependía de una mujer durante una
buena parte del periodo de estudio, las fuentes
de información muestren esta desproporción tan
evidente. Así, entre los 40.522 nombres mencionados como fuentes de información o de opinión
sobre temas de salud y medicina entre 1997 y
2001 en los cinco diarios de mayor difusión en
España, 32.997 eran hombres (81,43%) y 7203
eran mujeres (17,77%), y quedaban 322 casos
sin especificar (0,80%). Estos datos no indican
otra cosa que la necesidad de un esfuerzo consciente para romper la inercia y empezar a incluir
en el circuito de las fuentes de información nombres nuevos: los de las numerosas mujeres especialistas o con suficiente autoridad como para
informar y opinar sobre asuntos de sanidad (el
estudio se publicará en breve en la revista Quark,
editada por la Universidad Pompeu Fabra).
Este mismo trabajo concluye también que el
lenguaje, las imágenes y los focos de atención
de las noticias publicadas en los diarios analizados están contribuyendo a perpetuar estereotipos sobre los roles femenino y masculino. Por
ejemplo, mientras que en las noticias y los artículos sobre infartos y enfermedades vasculares
pocas veces se habla específicamente de las
-64-
El compromiso adquirido en el congreso de
Barcelona es crear un comité permanente, coordinado desde la Concejalía de Ciudad del
Conocimiento, para canalizar actividades destinadas a la sensibilización social sobre esta situación injusta y luchar contra las desigualdades
entre mujeres y hombres en temas de salud,
ciencia y tecnología. Para ello se dará visibilidad
a esta problemática en las diversas acciones de
las políticas municipales de forma transversal,
con propuestas concretas que puedan ser asumidas en el Plan de Acción Municipal del próximo mandato municipal, y se impulsará la inclusión de esta perspectiva en diversos debates ya
programados en el Fórum Universal de las
Culturas 2004. Asimismo, se decidió que a partir del año 2005 se convocará con carácter bienal en Barcelona el congreso Mujeres y Hombres:
Salud, Ciencia y Tecnología, para que actúe
como catalizador permanente de la reflexión y la
acción sobre esta problemática.
mujeres, éstas son una constante en artículos o
noticias dedicados a temas como la belleza o el
cuidado del cuerpo. Por otra parte, cuando se
alude a problemas de salud específicos de las
mujeres, a menudo la noticia se centra más en el
papel de éstas como madres, esposas o compañeras sexuales que en ellas mismas. En las
noticias relacionadas con el sida, por ejemplo, se
alude con frecuencia a la transmisión del virus a
los hijos durante el embarazo o la lactancia, pero
en menor medida se cubren aspectos específicos de la mujer, tales como su mayor vulnerabilidad a ser infectada. La lista de ejemplos es
interminable.
El reto ahora es poner en común todas las
redes de personas que están trabajando en
estos ámbitos, así como compartir datos y experiencias, para garantizar una mayor efectividad
de los programas de actuación que se pueden
llevar a cabo desde diferentes instituciones y
organizaciones.
Reproducido con el permiso de los titulares del Copyright (Diario El País, S.L.).
Conocimiento científico y diversidad cultural
Vladimir de Semir
Publicado en El País Cataluña el 4 de junio de 2004
¿Conseguiremos superar algún día la dicotomía
cultural entre Humanidades y Ciencias que C.P.
Snow bautizó en 1959 como “las dos culturas”?
Un aspecto destacable del Fórum Barcelona
2004 es que incluye las ciencias bajo el concepto global de culturas. La Agenda 21 de la Cultura
–la primera herencia importante que ha dejado el
Fórum– apuesta inequívocamente por la integración de la cultura científica en las políticas culturales de inclusión social.
En este contexto se celebra en Barcelona el
octavo congreso mundial de la red internacional
Public Communication of Science & Technology,
que se reúne cada dos años y que en su última
convocatoria, en Ciudad del Cabo (Sudáfrica,
2002), congregó a más de 400 especialistas en la
difusión cultural científica de 42 países de los
cinco continentes. La cita de Barcelona servirá
para potenciar aún más uno de los valores fundamentales –la diversidad cultural– de esta red mundial que se fundó en 1989 en Poitiers (Francia). El
lema del diálogo Conocimiento científico y diversidad cultural constituye una excelente oportunidad
para analizar cómo la ciencia –una de las verdades más universales que existen– es conocida,
transmitida y aplicada en este mundo por suerte
tan fecundamente diverso en el que vivimos. El
programa oficial (www.pcst2004.org), en cuya
organización colaboran la Universidad Pompeu
Fabra y el comisionado de Cultura Científica del
Ayuntamiento de Barcelona, se complementa con
otros dos eventos internacionales: uno sobre
-65-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
periodismo científico (con la Fundación Española
Ciencia y Tecnología) y otro acerca de museos
divulgadores del conocimiento científico y médico
(con el hospital de la Santa Creu i Sant Pau). Dos
vías de difusión, periodismo y museología, que en
nuestra sociedad son esenciales para la promoción de la cultura científica.
Porque, en realidad, ¿de qué estamos
hablando? Aspiramos a que el conocimiento
científico sirva para establecer puentes de
entendimiento entre las diferentes culturas del
mundo, y a que las diversas sociedades y
comunidades puedan entender y participar en
su propia evolución de este conocimiento esencial para la supervivencia de la humanidad;
racionalizando y mejorando la utilización de los
recursos del planeta, al tiempo que desarrollan
cooperativamente nuevas tecnologías que nos
permitan vivir más y mejor a todos, y con la
voluntad de que disminuyan las grandes diferencias educativas, sociales, económicas y, en
general, las de oportunidades que nos separan
a los unos de los otros.
Para ello necesitamos ciudadanos y ciudadanas que sean capaces de ser verdaderos protagonistas de sus vidas y de las decisiones que la
sociedad toma en su evolución hacia el futuro.
Ésta es la clave para un futuro mejor y más
democrático: poder desarrollar una capacidad
crítica que nos permita acceder a la participación
pública de la gestión de los saberes y poderes
que gobiernan el mundo.
En la conferencia Ciencias de la vida en la
sociedad actual: biología moderna y visiones de
la humanidad, que se celebró en marzo pasado
en Génova (Italia), el comisario europeo de
Investigación, Philippe Busquin, subrayó «la
necesidad de fomentar la cultura científica y la
participación pública para lograr una buena
gobernanza científica».
Está claro que, gracias a la biología molecular y a la física contemporánea –entre otras ciencias–, comprendemos mejor la naturaleza de la
vida y del cosmos. No obstante, el conocimiento científico provoca muchas dudas éticas y
sociales. ¿Nos hemos parado a pensar si el
avance en el conocimiento genético podrá ser
aplicado –por su coste– realmente a todas las
personas que se podrían beneficiar de él? ¿No
parece probable que aumente en un futuro aún
más el abismo entre los que pueden y los que no
pueden acceder a estos y otros tratamientos
innovadores?
«Las ciencias de la vida han alterado los campos del conocimiento y del poder», señaló
Busquin, «han dejado en manos del ser humano
procesos que requieren una precisión sorprendente y una eficacia tremenda. Por tanto, es
necesario reintegrar las ciencias en la cultura,
que es el lugar al que pertenecen, y el esfuerzo
no debe ser solamente académico. De ahí la
importancia del impulso de la cultura científica.
Promover la cultura científica significa incentivar
el desarrollo de la ciudadanía y forma parte de
una buena higiene democrática. Resulta imprescindible para permitir que el público entienda y
dirija el proceso».
La sociedad de privilegio en la que algunos
vivimos se caracteriza por su rápida adaptación
a la era del conocimiento y por su notable incremento de la esperanza media de vida, dos factores que deberían confluir en la emergencia de
una mayor sabiduría de nuestra civilización. No
obstante, todos somos conscientes de las enormes contradicciones en las que estamos inmersos. Nuestra forma de ejercer la política y la economía parece infravalorar –cuando no desprecia,
simple y llanamente– la aportación intelectual de
otras experiencias. El saber y el poder parecen
conceptos incompatibles, cuando deberían ser
sinérgicos.
Por ello, la red internacional Public Communication of Science & Technology hace años que
predica en todo el mundo la necesidad de aprender de los otros y de reflexionar conjuntamente.
Así, Barcelona tendrá una continuidad en Seúl
(Corea) en el año 2006 y posiblemente dejará aquí
–además de un fructífero intercambio de conocimientos y el establecimiento de nuevas alianzas
interpersonales e interculturales– la herencia de
una academia del conocimiento y de la cultura
científica.
Reproducido con el permiso de los titulares del Copyright (Diario El País, S.L.).
-66-
L’agenda 21 de la cultura i la cohesió social
Vladimir de Semir
Publicado en Línia 14. Boletín informativo de la Universitat Pompeu Fabra en julio/septiembre de 2004
Una de les herències més rellevants del Fòrum
Barcelona 2004 és la promulgació de l’Agenda
21 de la Cultura a iniciativa del Fòrum d’Autoritats
Locals de Porto Alegre, que reuneix alcaldes i
representants de governs locals de tot el món
compromesos amb la inclusió social. La idea sorgeix per contribuir a formular respostes als reptes
del desenvolupament cultural que la humanitat
afronta en aquest segle XXI, una proposta que
guarda molta semblança amb el procés que es
va desenvolupar a finals del segle XX respecte al
medi ambient, quan es va constatar que els
models de desenvolupament vigents, excessivament depredadors dels recursos i ecosistemes
naturals, va mobilitzar l’opinió pública mundial,
els governs i les instàncies internacionals.
Avui està naixent una sensibilització similar en
el camp de la cultura, donat que es considera
especialment important potenciar polítiques que
defensin la capacitat de participació cultural per
a tots. No hi ha dubte que els governs locals
desenvolupen un paper clau per reconduir el
fenomen de la globalització posant-lo al servei
dels ciutadans i per impulsar l’emergència d’una
cultura oberta i diversa. Aquests són els fonaments que han dut els ajuntaments de Barcelona
i de Porto Alegre a proposar l’Agenda 21 de la
Cultura. Amb la seva aprovació, les ciutats signants adopten un document que assenyala els
aspectes crítics del desenvolupament cultural en
el món i prenen el ferm compromís de fer que la
cultura sigui una dimensió clau de les seves polítiques urbanes.
Un aspecte rellevant és que en l’apartat 41
de la seva declaració programàtica, l’Agenda 21
de la Cultura adopta el compromís de “fomentar
els programes dirigits a divulgar la cultura científica i la tecnologia entre tots els ciutadans; especialment, si es considera que les possibles aplicacions dels nous coneixements científics generen qüestions ètiques, socials, econòmiques i
polítiques que són d’interès públic”.
Perquè, en realitat... de què estem parlant?
Aspirem al fet que el coneixement científic serveixi per establir ponts d’enteniment entre les
diferents cultures del món i que les diverses
societats puguin entendre i participar en la pròpia evolució d’aquest coneixement essencial per
a la supervivència de la humanitat, racionalitzant
i millorant la utilització dels recursos del planeta
al temps que desenvolupem noves tecnologies
que ens permetin viure més i millor, amb la voluntat que disminueixin les grans diferències educatives, socials, econòmiques i, en general, d’oportunitats que ens separen els uns dels altres.
És evident que sense educació i cultura
–inclosa la científica– és impossible que podem
aconseguir una ciutadania amb la suficient
capacitat crítica que li permeti una adequada
participació democràtica i assolir així una autèntica inclusió social. Perquè en última instància
és precisament d’això del que estem parlant: de
treballar per la cohesió social i que les idees i les
oportunitats individuals i col·lectives puguin fluir
de forma continuada a la nostra societat sense
que augmentin les diferències entre els que
saben i els que no saben. Ans al contrari: hem
de lluitar contra la fractura educativa i cultural
que impossibilita una autèntica igualtat d’oportunitats. Sobretot quan estem immersos en un
període històric definit per la transició i l’evolució
de la societat industrial a l’anomenada societat
del coneixement, el desenvolupament de la qual
es fonamenta, principalment, en la ràpida i contínua incorporació d’innovacions científiques i
tecnològiques a la nostra realitat més quotidiana, transformacions que no són només econòmiques sinó també –i sobretot culturals i
socials.
Per aquesta raó, perquè una determinada ciutat i societat fomenti la cohesió social en el seu
àmbit local és imprescindible que la seva estratègia política inclogui la promoció de la cultura científica entre els seus objectius amb la fi que, per
-67-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
una part, la societat entengui i acompanyi el canvi
cultural i social que comporta i, per l’altra, la ciu-
tadania pugui accedir a les noves oportunitats
que ofereixen els nous coneixements.
Reproducido con el permiso de los titulares del Copyright (Universitat Pompeu Fabra).
Desarrollo sostenible del saber y del poder
Vladimir de Semir
Publicado en Los Monográficos de B.MM con motivo del Fórum Barcelona 2004
Los conceptos de sostenibilidad y de desarrollo
incluso nuestros valores culturales divergen
ostensiblemente del necesario equilibrio entre el
sostenible forman hoy parte del acervo popular y
poder y el saber. En nuestra sociedad prevalecen
están íntimamente ligados al discurso conservalos criterios de la fuerza ecocionista, medioambientalista
o ecologista que se ha ido
nómica o política sobre los
La forma de hacer política,
instaurando gradualmente en
del conocimiento, al tiempo
el modelo económico,
nuestra sociedad desde los
que se impide que nazca y
los criterios sociales e incluso
años setenta del siglo XX.
evolucione el espíritu crítico
los valores culturales divergen
Cualquier política actual que
de la sociedad. Por ello es
del necesario equilibrio entre saber
esté basada realmente en el
indispensable que luchemos
y poder. Prevalecen los criterios
progreso y la calidad de vida
por otro desarrollo sostenible:
de la fuerza sobre los del
de la ciudadanía incorpora
el que permita la colaboraconocimiento, y se impide
criterios relacionados con el
ción del saber con el poder y
el espíritu crítico.
desarrollo sostenible de los
la influencia de aquél sobre
recursos naturales, de la geséste.
tión energética, de la ecología urbana o del plaEl fin justifica los medios en política, y si la
neamiento territorial, entre otros. ¿Seremos
mentira es necesaria, se impone con absoluta
capaces de llegar a construir un modelo de desimpunidad, incluso al más alto nivel de gobierno;
arrollo que no comprometa el futuro de la vida
o se manipulan voluntades mediante determinasobre nuestro planeta? Éste es el reto que tenedos medios de comunicación públicos y privamos planteado y por ello defendemos el desdos, e incluso se compran –si es necesario–
arrollo sostenible, pero el problema que debeesas mismas voluntades para justificar y contramos resolver no está circunscrito exclusivamenrrestar acciones ineptas de esos mismos gobierte al medio ambiente. ¿Estamos creando un
nos. Los ejemplos sobran, aquí y en muchos
mundo más justo o no? ¿Estamos permitiendo a
otros lugares del mundo.
las diferentes civilizaciones que pueblan la Tierra
Se nos impone un modelo económico basaque puedan sobrevivir, evolucionar e incorporardo en el consumo exacerbado y en el comercio
se a un proceso colaborativo que haga viable
injusto, en continua huida hacia delante y hacia
ese mundo más solidario al que aspiramos? ¡A
un futuro incierto para la mayoría, ahondando
todas luces, no! No sólo no lo estamos hacienen el abismo entre países ricos y países desfado, sino que posiblemente nos alejamos cada
vorecidos, sin que aparentemente a casi nadie
vez más de ese noble objetivo.
con poder le preocupe corregir los excesos de
Nuestra forma de hacer política, nuestro
los primeros ante la impotencia de los segunmodelo económico, nuestros criterios sociales e
dos.
-68-
La igualdad de oportunidades brilla por su
ausencia y la fractura social lleva camino de
aumentar, no sólo por la posibilidad o no de un
acceso adecuado a la educación y al trabajo,
sino por la constante introducción de nuevas
herramientas tecnológicas que pueden incrementar aún más las diferencias entre los que
saben y los que no saben.
Hoy se impone, además del pensamiento
único, la cultura de lo efímero y la cultura de la
redundancia. Es lo que el sociólogo francés
Pierre Bourdieu define como “la circulación circular de la información”, al tiempo que denuncia
la irrupción del fast thinking en nuestras vidas
como contaminación del mundo audiovisual, un
mensaje rápido y superficial que –como el fast
food en el caso de la elección de lo que comemos– nos impide pensar, reflexionar y escoger, y
por tanto impide que generemos auténtica cultura. De esta forma, además, se favorece la exclusión social desde un punto de vista cultural:
todos aquellos que utilizan la televisión como
fuente primordial de su formación cultural continuada –que son mayoría en nuestra sociedad–
quedan muy limitados para poder desarrollar una
cultura propia y, sobre todo, crítica.
El resultado es que no sólo no somos capaces de construir un mundo justo, sino que cada
vez lo estamos haciendo más injusto, y posiblemente la causa radique en que no sabemos
cómo desarrollar de una forma sostenible un
adecuado equilibro entre el saber y el poder. En
este contexto parece indispensable poder reflexionar sobre qué mundo estamos construyendo.
Éste es el objetivo profundo del Fórum de las
Culturas Barcelona 2004: hacer un alto en el
camino, valorar si llevamos o no una dirección
equivocada y sentar las bases para que el desarrollo sostenible del saber y del poder sea una
realidad en este siglo que hemos comenzado.
No hay duda de que el conocimiento humano
experimenta una aceleración nunca antes conocida. Es bien sabido –existen diversos estudios
realizados al respecto– que toda la información
que contienen diariamente periódicos como El
País, La Vanguardia, El Mundo o ABC corresponde a la que hace un par de siglos gestionaba
conceptualmente una persona durante toda su
vida.
¡Pero hay un peligro! Las diferencias entre los
que saben y los que no saben en un mundo en
el que cada vez se valora más el cómo hacemos
las cosas que lo que hacemos puede provocar
rupturas sociales aún mayores que las que
hemos vivido desde la revolución industrial.
Constituye, por lo tanto, una responsabilidad
individual y colectiva el reciclaje continuado de
nuestras capacidades intelectuales y nuestra
adaptación a la ya vertiginosa capacidad de
innovación de nuestra sociedad. Ya sean los
conocimientos de aquí o los que vengan de otras
partes, pues la mezcla y la capacidad de asimilación de la diversidad cultural serán factores
decisivos que posibilitarán –paradójicamente– la
aparición y el fortalecimiento de valores locales
que serán, precisamente, los que marcarán las
diferencias de oportunidad y calidad de vida en
un mundo cada vez más irremediablemente globalizado.
En este contexto, la generación de ideas y el
aprovechamiento de las oportunidades que
éstas impulsan son conceptos estrechamente
entrelazados. Pero la emergencia de estas ideas
y la utilización de estas oportunidades sólo pueden existir y desarrollarse en el marco de una
ciudadanía preparada y conocedora de los diferentes rumbos que nos puede aportar el conocimiento que surge de las nuevas aplicaciones
científicas y tecnológicas que se producen en
nuestra sociedad y economía.
«La democracia es necesaria, pero no suficiente». Es una frase de un filósofo hoy algo olvidado, Bertrand Russell. Si no se desarrolla el
indispensable espíritu crítico de una sociedad
–para lo que es indispensable poner énfasis en la
educación y en la cultura– nuestra democracia
será incompleta. Para ello se ha de producir una
nueva alianza o una nueva correlación entre el
saber y el poder. La cultura –una única cultura en
la que naturalmente hay que incluir las ciencias–,
o mejor, las capacidades culturales generadoras
de ideas, son las que tradicionalmente han facilitado los cambios y la adaptación a las nuevas
condiciones socioeconómicas, pero la realidad
es que no disponemos ni del tiempo ni de los
métodos pedagógicos necesarios para digerir e
integrar los adelantos científicos y tecnológicos a
medida que se van gestando. Hay quien se ha
-69-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
referido ya en términos de “tiranía” a la velocidad
absoluta de la “bomba informática” impulsora de
innovación tecnológica y económica. Y, al mismo
tiempo, se ensancha el vacío entre el progreso
de la ciencia y la aplicación de sus resultados de
manera pertinente y válida para la mejora social.
Gran parte de este vacío se debe al desfase
entre el ritmo del cambio científico y tecnológico
y la inercia de las instituciones políticas, económicas y socioculturales frente a esta evolución.
¿Cómo podemos iniciar el siglo XXI con una filosofía política del siglo XVIII, con unas instituciones políticas del siglo XIX y con un proceso de
decisión aparentemente democrático pero concebido para un mundo que sólo existe en los
manuales de derecho constitucional y de derecho internacional, y en el que el poder no respeta al saber y en el que el saber apenas consigue
influir en el poder?
Para afrontar los desafíos –aquí sólo esbozados en algunos aspectos– del siglo XXI es necesario poner en pie una nueva democracia, una
de cuyas condiciones fundamentales es la redefinición de las relaciones entre el saber y el
poder. La ausencia de un consenso sobre los
valores culturales y los valores éticos favorece,
por ejemplo, la utilización de la ciencia y de la
tecnología de una forma exacerbada para la
productividad y el provecho –lo que en gran
parte es lógico–, pero con ello no se hace otra
cosa que afianzar aún más la primacía y la retroalimentación de la fuerza intrínseca del poder y
se marginan otras atribuciones como la solidaridad o la democratización del saber. Por ello no
es raro observar que buena parte de nuestros
dirigentes son poco sensibles a desarrollar la
preocupación por una mejor utilización de los
recursos que nos ofrecen la ciencia y la tecnología como poderosos instrumentos de cambio.
En realidad, a lo largo de la historia se ha podido comprobar una y otra vez que el poder teme
al saber. Por ello lo margina siempre que es
posible y por ello las sociedades que conocemos tienden a la uniformización de la mediocridad, proceso en el que los medios de comunicación desempeñan un papel perverso y muy
poco analizado con detenimiento.
En este contexto, hay que intentar elaborar
una nueva convención interdisciplinaria de la
política, de la economía y de la cultura, basada
en la complementariedad entre el poder y el
saber, y en un desarrollo sostenible entre ambos.
Si analizamos los diálogos y debates que nos
ofrece el programa propuesto por el Fórum
Universal de las Culturas 2004 para los 141 días
que durará este evento mundial, podremos darnos cuenta de que existe la voluntad de reflexionar sobre estos problemas que tenemos planteados. Obviamente podrían añadirse otros
muchos, pero existe una constante, aunque no
se exprese explícitamente: situar el saber y el
conocimiento en el centro del debate, y mostrar
al mundo que somos capaces de hacer un alto
en el camino para intentar corregir nuestro
rumbo si realmente estamos equivocados. Una
aparente utopía que aspiramos a que se convierta en una necesidad para que se repita con
regularidad en otras ciudades a lo largo del siglo
XXI. Ésta será la mejor herencia de Barcelona
2004.
Reproducido con el permiso de los titulares del Copyright (Ajuntament de Barcelona).
L’esperança d’una vacuna contra la malària
Vladimir de Semir
Publicado en Regió 7 el 7 de enero de 2005
La revista Science, un referent mundial de la
comunicació científica que edita l’Associació
Americana per a l’Avenç de la Ciència (AAAS) on
s’agrupen més de 140.000 investigadors, desta-70-
El Dr. Pedro Alonso, investigador principal de
l’estudi de la vacuna contra la malària i director del
Centre de Salut Internacional de l’Hospital Clínic
de Barcelona, considera que «aquests resultats
demostren la possibilitat de desenvolupar una
vacuna eficaç contra la malària que podria contribuir significativament a reduir la intolerable càrrega global d’aquesta malaltia». La malària és una
de les malalties infeccioses més mortals del món.
S’estima que cada any mata entre un i tres milions
de persones als països més pobres del món, i
més nens a l’Àfrica subsahariana que qualsevol
altra malaltia infecciosa. La vacuna està dirigida
contra la forma del paràsit Plasmodium falciparum
que es transmet en forma d’esporozoit a través
dels mosquits. Després de la immunització, es
formen anticossos i glòbuls blancs de la sang que
poden evitar que l’esporozoit sobrevisqui o que
segueixi desenvolupant-se al fetge. La vacuna
s’administra en tres dosis. Degut a la necessitat
de realitzar més estudis, no s’espera tenir una
vacuna patentada i autoritzada contra la malària
abans del 2010. Per llavors es projecta que la
meitat de la població mundial, al voltant d’uns
3500 milions de persones, estarà vivint en àrees
on es transmet la malària. Els costos econòmics
de la malaltia, només a l’Àfrica, equivalen a uns
9000 milions d’euros anuals.
D’acord amb l’estudi, l’eficàcia de la vacuna
contra episodis clínics de malària va ser del 30
per cent. L’eficàcia contra la infecció primària
amb Plasmodium falciparum va ser del 45 per
cent, i l’eficàcia contra la malaltia severa va ser
del 58 per cent. Plasmodium falciparum és el
paràsit que causa el major nombre de casos de
malària a l’Àfrica.
«Els resultats d’aquest assaig representen un
avenç científic significatiu i un pas endavant molt
important. En contrast amb els assaigs previs
d’aquesta vacuna en adults, que suggerien que
l’eficàcia de la vacuna tenia una vida més curta,
la protecció d’aquests nens va ser al final d’un
mínim de sis mesos», va comentar el Dr. Alonso
al donar a conèixer els esperançadors resultats.
El seguiment amb aquests nens continua amb
l’objectiu de generalitzar un dia la vacuna.
ca cada any les 10 principals fites científiques
mundials fent una tria dels que, al seu parer, han
estat els temes científics més destacats dels
últims dotze mesos. Les propostes són com
sempre d’allò més variades i al 2004 han estat
encapçalades pel descobriment d’aigua al planeta Mart. Però hi ha una de molt significativa,
entre la llista dels deu temes més rellevants, d’un
gran abast social i econòmic: els acords entre la
indústria privada i l’administració pública per
desenvolupar fàrmacs que beneficiïn els països
més pobres.
L’Hospital Clínic de Barcelona forma part
d’una de les experiències més destacades d’aquest tipus d’iniciativa: el complex consorci que
ha fet possible que investigadors de Catalunya
portessin a la pràctica l’assaig d’una prometedora vacuna contra la malària en 2022 nens
moçambiquenys. Aquest reconeixement confirma que la comunitat científica dona suport a la
creació de consorcis internacionals entre entitats
públiques –Hospital Clínic de Barcelona i
Ministeri de Salut de Moçambic– i privades –la
farmacèutica GSK i l’ONG PATH’s Malaria
Vaccine Initiative– perquè potencien noves línies
d’actuació als països pobres en l’àmbit sanitari.
El Centre d’Investigació en Salut de Manhiça
de l’Hospital Clínic de Barcelona va atraure l’atenció de tot el món des del dia que la revista
The Lancet va publicar (16 d’octubre 2004) els
resultats de l’assaig clínic amb un candidat a
vacuna contra la malària de GlaxoSmithKline
Biologicals. Aquest important avenç fou possible
gràcies a la cooperació entre aquesta multinacional nord-americana, una de les majors empreses manufactureres de vacunes, la PATH’s
Malaria Vaccine Initiative, un programa amb
finançament privat bona part del qual prové de la
Fundació Bill and Melinda Gates, el Centre
d’Investigació en Salut de Manhiça de l’Hospital
Clínic de Barcelona i el Ministeri de Salut de
Moçambic. Només amb esforços conjunts d’aquesta mena es possible tirar endavant projectes
que, tot i no tenir un interès comercial evident,
poden ser de gran ajuda per a la població dels
països en vies de desenvolupament.
Reproducido con el permiso de los titulares del Copyright (Regió7. Edicions Intercomarcals, S.A.).
-71-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
10 anys observant la ciència a la societat
Vladimir de Semir
Publicado en AVUI el 28 de mayo de 2005
Joan Albaigés, aleshores director de Recerca de
Un dels treballs que realitza l’OCC s’ha conla Generalitat, i jo mateix, professor de periodisvertit en una referència informativa, d’estudi i fins
me científic als Estudis de Periodisme de la UPF,
i tot de tesis doctorals, es tracta de l’Informe
vàrem intuir fa més de deu anys la importància
Quiral (Medicina, Comunicación y Sociedad)
que tenia desenvolupar un centre d’anàlisi i inque des de 1997 analitza sistemàticament any
vestigació sobre el procés de
rere any, les notícies de l’àmtransmissió del coneixement
bit mèdic i de la salut que
El
16
de
novembre
del
1994,
científic a la societat, la perpubliquen els cinc diaris de
Josep Laporte, comissionat
cepció social de les ciències i
més difusió de l’Estat espand’Universitats i Recerca de la
per al foment de la participayol. Aquest estudi –finançat
Generalitat de Catalunya,
ció i debat ciutadà en el marc
per la Fundació Antoni Vila
i
Enric
Argullol,
rector
de
la
d’aquest procés cultural.
Casas i que edita Rubes
Universitat Pompeu Fabra, van
En aquests deu anys de
Editorial– i la seva metodolosignar el conveni de creació d’un
vida, l’Observatori de la
gia estan servint com a punt
nou centre especial d’investigació
Comunicació Científica (OCC),
de partida per a treballs simivinculat
al
Departament
de
un centre pioner en les seves
lars a altres països i és una
Periodisme i Comunicació
característiques que avui té
eina de reflexió sobre la pròAudiovisual d’aquesta universitat.
altres clons arreu d’Europa,
pia actuació informativa per
Així naixia l’Observatori
ha creat un espai de reflexió i
als gestors de la sanitat
de
la
Comunicació
Científica,
anàlisi creixent fins a consolipública i privada d’arreu de
avui referent internacional.
dar-se com un centre de
l’Estat.
referència europeu que partiL’OCC té una publicació
cipa activament en les institucions, xarxes i enpròpia, la revista Quark, que ha arribat al nútitats més representatives en l’àrea de la
mero 35 i que està a punt de complir també 10
Comunicació i percepció social de les ciències
anys d’existència (va aparèixer l’octubre del
com ara el programa Science & Society de la
1995). La revista, que porta el subtítol Ciència,
Comissió Europea, la xarxa internacional Public
Medicina, Comunicació i Cultura, és el lloc de
of Science and Technology (PCST), la xarxa
trobada de tots aquells experts i expertes que
europea ENSCOT (European Network of
estudien els diferents processos del coneixeScience Communication Teachers), la European
ment científic i mèdic, i la seva acció comunicaCollaborative for Science, Industry & Technology
cional i cultural. A més a més de Public
Exhibitons (ECSITE), la Fundación Española
Understanding of Science –la indiscutible revispara la Ciencia y la Tecnología (FECYT), la
ta de referència mundial en llengua anglesa–,
ponència Ciencia y Sociedad de las Comisiones
Quark s’ha convertit també en un espai de reflede Reflexión y Estudio de la Ciencia en España
xió internacional per la seva influència en tot
(CRECE), que impulsa la Confederación de
l’àmbit hispanoamericà.
Sociedades Científicas de España (COSCE), la
El màster en Comunicació científica, mèdica i
Fundació Catalana per a la Recerca i la
mediambiental de l’Institut d’Educació ContínuaInnovació (FCRI), la direcció general de Salut
UPF que s’impulsa des de l’OCC compleix també
Pública de la Generalitat i l’Institut de Cultura de
el seu desè aniversari, uns estudis que han cursat
Barcelona (ICUB), a més a més -naturalment- de
més de 400 alumnes. El màster té com a objecl’actual DURSI i fundacions, empreses i associatiu formar un col·lectiu professional pluricions de l’àmbit local, català i espanyol.
disciplinari en moltes àrees de desenvolupament
-72-
professional que van des del periodisme científic,
la comunicació institucional científica i la comunicació empresarial fins a la museologia científica i, en general, els processos de Comunicació
social i percepció pública de les ciències, la salut
i el medi ambient. L’OCC compleix, a més, una
funció d’incubadora professional per les possibilitats que ofereix la seva connexió amb el món
institucional i empresarial de la ciència i la medicina. Des del principi, el màster ha comptat amb el
patrocini del Grup Novartis, que ha fet possible
un important nombre de beques i la col·laboració
de destacats experts nacionals i internacionals
com a professors.
Per tot això, el máster en comunicació científica s’ha convertit en un referent de l’oferta
docent de la Universitat Pompeu Fabra, actualment l’únic d’aquestes característiques existent
a Espanya i un dels més importants d’Europa,
juntament amb el de l’Imperial College of London
i el de la Scuola Internazionale Superiore di Studi
Avanzati de Trieste.
A més de la seva funció docent i d’investigació
social, en els últims temps l’OCC s’ha integrat en
l’estratègia de la política cultural de la ciutat mitjançant el comissionat de Cultura Científica de
l’Ajuntament de Barcelona i la direcció de promoció de la cultura científica de l’Institut de Cultura de
Barcelona. L’OCC és una peça clau per al desenvolupament del pla estratègic La Ciutat per la
Ciéncia, adoptat en una mesura de govern im-
pulsada pel regidor de Cultura de la ciutat i president de l’ICUB, Ferran Mascarell, en el ple municipal de novembre de 2004. Aquest pla d’acció cultural 2005-2015 inclou iniciatives rellevants com la
proposta de declaració el 2007 de l’Any de la
Ciència i la societat.
L’organització del vuitè congrés de la xarxa
internacional Public Communication of Science &
Technology el juny del 2004 a Barcelona –que va
assolir un nombre de més de 700 participants
dels cinc continents gràcies a la celebració del
Fòrum de les Cultures de Barcelona– ha suposat
una enorme projecció de totes les activitats de
l’OCC i del comissionat. Amb un llegat important
per a Barcelona: la creació de la Acadèmia de
Societat i Ciència –que internacionalment es dirà
PCST Agora– i que està en procés de constitució en l’àmbit local amb la propera signatura
d’un conveni entre el departament de Cultura, la
Fundació Catalana per a la Recerca i Innovació,
l’Institut de Cultura de Barcelona i la Universitat
Pompeu Fabra.
Com va dir el professor Federico Mayor
Zaragoza a l’acte d’aniversari de l’OCC celebrat
recentment: «El risc sense coneixement és un
perill, però el coneixement sense risc és inútil.
Crear fa 10 anys un centre de reflexió i anàlisi
com l’OCC era una idea agosarada. Deu anys
després és un referent internacional de l’indispensable diàleg entre la comunitat científica, els
mitjans de comunicació i la societat».
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Corporació Catalana de Comunicació, S.L.).
Between fast thinking and genuine culture
Vladimir de Semir
Publicado en RTD Info. Magazine on European Research en noviembre de 2005
Quantity versus quality
the fact that the media in general are in crisis and
likewise media coverage of science. For years,
journalists and researchers sought to win more
space for science. Today, they have achieved a
measure of success in this respect –given the
There are some excellent scientific journalists, a
quality written press and some very professional
science programmes. But there is also no denying
-73-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
dearth of scientific information in the past– but
Managing communication
now find themselves grappling with the issue of
the quality of the information. Scientific information
Everybody agrees that science must be commuis usually briefly reported out of any context as a
nicated. The problem is that many researchers or
news item or anecdote and without considering
laboratory directors are all too aware that this
the implications. The media rarely focus on resecommunication is the necessary route to funarch or the work of scientists. We are plunging
ding. Subsidies today are not only awarded to
ever deeper into the culture of the transient and
those who publish the most at a strictly scientific
the trivial. We are operating within what Pierre
level, but also to those who have the highest
Bourdieu referred to as the
media profile. We are ente“circular dissemination of inforring a ‘star system’ and the
mation” and –to adopt another
journalists are playing the
«The digital divide will not result so
of his expressions– in a world
same game. It is always the
much from access to technology
of “fast thinking“, in which we
same favoured few who are
as from the intellectual ability to
are served up a ready-made
interviewed, while others who
use it. Some will be able to select
cultural ‘diet’ that does not
are equally capable are ignoinformation from the virtual world
require us to exercise choice or
red. Everyone operates
that is useful to them while others
engage in critical reflection.
within their own little network.
will get lost in it. One of the
It makes life so much
challenges for the information
easier…
society is to ensure that as many
The
Pompeu
Fabra
Sloth and power
people as possible are able to
University in Barcelona offers
operate effectively within this
a Master’s degree in scientific
This information is all the more
virtual world», believes Vladimir de
communication for journalists.
superficial as it is gleaned from
Semir, a man for whom access to
Its Faculty of Science also
the same sources. Many jourculture, the development of critical
runs specific courses in comnalists are content to sift
faculties and the dissemination of
munication, making it somethrough the press releases or
scientific knowledge are all
thing of a European pioneer in
electronic information they
questions of vital concern. RTD
this respect.
receive from reputedly reliable
info presents the views of a
The aim of these courses
publications such as Nature or
journalist and researcher who also
is
to
encourage students to
Science, The Lancet or The
advises the City of Barcelona.
really think about the subject
British Medical Journal. But we
matter they are being taught,
must remember that these are
to give them the tools with which to organise a
all rival publications and thus tend to highlight the
press conference or write a popular science artidramatic that the global mass media are more
cle, and also to look at how science is treated in
likely to pick up on.
the specialist journals or in the press releases
The public is often unaware that the decisions
they issue.
taken by the media can be totally random and
that the choice of what information to publish
can depend on the mood of the times or even
the quality of a photograph. “I read it” or “I saw it
The Internet and how to use it
on TV” remain references for the validity of a fact,
even if large sections of society are abandoning
In the space of five years, from 1999 to 2004,
their daily papers and zapping from one TV chanreadership of the European printed press –in the
nel to another, putting their critical faculties on
EU-15– fell from 80 million to 74 million. During
hold. Yet it is the role of the media –and of eduthis same period, the number of internet readers
cation– to help develop these critical faculties
increased fourfold and the number of newspathat are of major importance to a genuine knopers made available on-line doubled. Today,
wledge society.
those who make most use of virtual information
-74-
sources are the young and the best educated
–those who are most demanding and who exercise most social influence.
Researchers were also among the first to use
the internet to communicate their ideas, often with
numerous supporting documents and hyperlinks,
etc. As a result, anybody who is interested in
scientific, technological, environmental or medical
subjects can gain access to original information
sources. The leading laboratories and research
organisations have drawn up a virtual communication strategy that enables them to establish
contact with an increasingly large public on every
continent. An excellent example of this is what
happened early in 2005 with the Cassini-Huygens
mission to Saturn and the first surface landing on
Titan. NASA made a wealth of information –texts,
photographs, videos– available directly to the
general public. Nearly everything that has been
written or presented on television since has drawn
on these sources. This means that one could learn
much more about the subject by going on the
internet. It was only the quality newspapers that
added an original touch by analysing certain elements or interviewing experts.
This new form of direct access to information
and knowledge is still in its infancy, but it is already raising many questions. How will these
cohorts of internauts be able to make effective
use of this growing if not excessive volume of
information? What will our capacity for discernment be? Are we in danger of a surfeit of communication resulting in a paucity of knowledge?
science. I am also a great believer in the role of
local or regional television. People are interested
in what is happening close to home. BTV, the
Barcelona municipal channel, has broadcast
conferences given by researchers working at
nearby laboratories that have attracted audiences of between 20.000 and 50.000. That is ten
times as many people as those same scientists
could reach in a ‘physical space’.
It is for the politicians to require public TV
channels to respect their charters and not allow
themselves to be contaminated by the strategies
of commercial television by competing for audiences in the same field. They must also be given the
resources. If you allocate a sufficient budget for a
cultural or science programme and provide a presenter who is both intelligent and a good communicator, there will be a public who prefer this
kind of programme to other simpler programmes
that go out at the same time. Media supply is justified by what one believes to be public demand
and this public demand is misconceived to justify
the banality of what is offered.
Combating ethnocentrism
When one speaks of scientific communication, it is
always from the Western point of view, whereas
science, and especially its applications, takes place
throughout the world and every culture has a different understanding of it. This is why the work of the
Public Communication of Science and Technology
(PCST) international network on the communication of science and the transmission of scientific
knowledge in all its forms –through education, the
media, museums, etc.– is of such value.
Its members include specialists from every
continent and it is always brought home to us at
our meetings that points of view can be very different on subjects of major public debate, such
as cloning, GMOs, traditional medicine, etc.
People in the West often have a very technological view of science when it would be interesting to have a more social, multidisciplinary and
multicultural view –which is not in any way an
obstacle to scientific rigour. These different sensitivities have an effect on communication and
the media. In a continent such as Africa, for
Scientific culture
Scientific culture is part of culture and should be
treated as such. It not only concerns scientists
and journalists but the worlds of education and
politics, too. For my part, I try to act on this
assumption in my work for the Barcelona municipal authorities. The city’s Institute of Culture promotes scientific knowledge by organising visits,
exhibitions and conferences –and not only in the
principal traditional museums but also in local
cultural centres, libraries or games libraries. This
serves to arouse the interest of people who
would not otherwise be particularly interested in
-75-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
example, when people speak of AIDS and the
use of condoms, one is speaking of matters of
life and death. Journalists should remember
this.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Publication Office of the European Union).
El Dr. Hwang y el clon que nunca existió
Vladimir de Semir y Gemma Revuelta
Publicado en Quark en abril de 2006
“El Dr. Hwang y el clon que nunca existió” podría
es inevitable que aflore la mixtificación.
ser perfectamente el título de una obra de ficLamentablemente, la historia de las ciencias
ción, pero es la historia real de un nuevo capítuestá llena de casos de fraude, plagio y de mala
lo del fraude científico. El mundo de la ciencia se
conducta en el campo de la publicación científiha visto sacudido por el escándalo. Hwang Woo
ca (3). Son, sin duda, una minoría si los compaSuk, un científico surcoreano,
ramos con el ingente número
y un equipo de 25 investigade publicaciones científicas
Un caso de la revista Science
dores firmantes, habían anunque se producen en el
que abre el debate sobre
ciado durante 2004 y 2005
mundo, pero inevitablemente
el sistema ciencia-periodismo
haber clonado por primera
se convierten en grandes
vez células humanas en sennoticias por aquello de que la
dos artículos publicados en la revista Science
noticia es que un ser humano muerda a un perro
y no a la inversa.
(1). Tras un concluyente informe del Investigation
No es nuestra pretensión abordar los detalles
Commitee of the Seoul Nacional University, el
científicos del caso. Son suficientemente conoci12 de enero de 2006, Donald Kennedy, director
dos y han sido ampliamente aireados y discutide Science, insertaba en la edición electrónica
dos en múltiples foros científicos, incluso en los
de la revista una inhabitual retractación (2) en la
medios de comunicación no especializados.
que se afirmaba que en los dos artículos cientíParece claro que si un equipo científico decide
ficos se habían “fabricado” resultados no reales
promover un fraude de estas características y lo
y que por lo tanto se había producido un fraude.
fabrica a conciencia resulta muy difícil detectarlo
Como en cualquier ámbito de las múltiples facepor parte de la revista científica a la que se
tas humanas, la mala conducta tampoco es
somete su publicación. Sólo si se aplicara la
ajena a la actividad científica. Pero precisamencomprobación del experimento por replicación
te en este campo –vale la pena que sea recal–que en teoría debería ser la base de la validacado– es mucho más difícil desarrollar las malas
ción antes de su publicación– se podría alcanzar
prácticas con total impunidad. Tanto por los
la certeza o no de que la investigación realizada
controles inherentes al propio método científico
cumple los requisitos del método científico. Pero
–¡aunque en el caso que nos ocupa parece eviobviamente ello resulta imposible en la mayoría
dente que han fracasado estrepitosamente!–
de los casos.
como porque es casi inevitable que tarde o temQueremos aportar aquí una reflexión sobre
prano se descubra la superchería. En efecto,
un aspecto mucho menos debatido: las conseotros equipos de investigación acaban utilizancuencias que el caso del “Dr. Hwang y el clon
do siempre los resultados obtenidos previamenque nunca existió” tiene para el periodismo ciente por otros para avanzar en el conocimiento
tífico. De la misma forma que lo sucedido ha
científico, y si los datos utilizados no son reales
-76-
puesto en duda el proceso de publicación científica, también merece que se cuestione el proceso de transmisión de la noticia por los medios
de comunicación de masas. Constituye una
prueba flagrante de que el periodismo científico
se basa en un seguidismo excesivamente acrítico de todo aquello que se publica en las “prestigiosas” revistas científicas.
Las fuentes más utilizadas por los periodistas
para obtener información procedente del campo
de la ciencia son esencialmente las revistas científicas (4), además del contacto directo con los
investigadores y los congresos profesionales.
Durante décadas, fue en los congresos en
donde se presentaban las grandes novedades
de la ciencia, por lo que estas reuniones tuvieron
un papel muy destacado como generadoras de
noticias. Sin embargo, la “noticiabilidad” de los
congresos fue menguando a medida que las
revistas científicas ocuparon el eje central de la
comunicación entre científicos. Las revistas,
además, han buscado activamente la atención
de los medios, y para ello han recurrido a herramientas de distinto tipo, siendo la más frecuente
la elaboración semanal de comunicados de
prensa, o press releases. En estos comunicados, el lenguaje estrictamente científico es desencriptado y sustituido por un lenguaje divulgativo y lleno de recursos para hacer de la información un bocado apetecible y susceptible de ser
convertido en noticia de masas. La efectividad
de los press releases, ayudada por el efecto multiplicador de las tecnologías de la información y
la comunicación –léase Internet y correo electrónico–, ha sido espectacular. Es decir, las revistas
tienen en sus manos la capacidad de contribuir
al enriquecimiento de la cultura de la sociedad
en materia científica, dado su estratégico papel
entre la comunidad científica y los medios de
masas. Sin embargo, ni en la elaboración de los
press releases ni en las relaciones que han establecido con los medios han logrado mantener las
revistas el mismo nivel de rigor, transparencia y
objetividad que caracteriza sus relaciones con
los investigadores y con la comunidad científica
en general. Con demasiada frecuencia, la búsqueda de impacto mediático ha afectado a la
forma en que la información científica es comunicada a los periodistas, y por tanto a la informa-
ción que llega a la sociedad. Se plantea además
una importante cuestión de fondo: ¿está afectando la búsqueda de impacto mediático a la
excelencia científica de las propias revistas?
Hagamos un poco de historia. A partir de los
años 60-70, las revistas científicas se hicieron
definitivamente con el monopolio de las novedades en ciencia, hasta el punto de que actualmente en los congresos ya no se presentan
auténticas noticias como era lo tradicional, puesto que todo lo que en ellos se explica es habitual
que previamente haya sido publicado en alguna
revista científica de referencia.
Una de las razones que han podido motivar
este cambio fue la aparición de la llamada “Regla
de Ingelfinger”. A finales de los 60, Ingelfinger,
editor de The New England Journal of Medicine,
manifestaba en un editorial su preocupación por
la poca originalidad de algunos artículos que
habían llegado a su revista con la pretensión de
ser publicados cuando ya toda la comunidad
sabía de ellos. De ahí que este editor, y por
extensión una buena parte de las revistas mejor
consideradas por la comunidad científica, elaboró una nueva norma del juego consistente en un
acuerdo entre autores y editores mediante el cual
los primeros se comprometen a no hacer públicos los resultados de sus investigaciones hasta
que éstas no hayan sido publicadas por la revista. Ni siquiera en un congreso profesional le
estaría permitido a un investigador presentar
informaciones originales (nuevas) si pretende que
éstas sean publicadas (5).
En ciertas ocasiones, las revistas permiten
que se presenten los resultados antes de su
publicación (por ejemplo, en avances terapéuticos muy esperados, como los relacionados con
el sida), pero se trata siempre de casos muy
excepcionales. En determinados casos incluso
se convierten en grandes operaciones mediáticas para los científicos y para la propia revista, ya
que se promueven anuncios y ruedas de prensa
que se publican y se realizan simultáneamente
gracias a las tecnologías de la información y de
la comunicación. Las consecuencias de estas
grandes operaciones comunicacionales son bien
patentes cuando se observa que la revista científica y los medios de comunicación de casi todo
el mundo publican o emiten en la misma fecha
-77-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
una determinada noticia con gran despliegue de
medios (en forma de textos y fotografías, incluso
vídeos, que facilita la propia revista protagonista
de la publicación científica). Existen muchos
casos recientes de ello, como por ejemplo la
publicación y el anuncio público del descubrimiento de un nuevo homínido en Indonesia, el
Hombre de Flores (6).
nes que les han pedido los revisores. Aquellos
manuscritos que finalmente logran superar todo
el proceso son aceptados y el consejo editorial
de la revista decide cuándo los publicará. Este
proceso ha sido decisivo para que las revistas
científicas alcanzaran la gran reputación que hoy
tienen, aunque en la actualidad existe un debate
abierto sobre cómo se realiza este proceso y hay
quienes postulan que el peer review que podemos considerar tradicional debería ser sometido
a una revisión. Incluso hay quienes pregonan un
open review on line...
Por lo tanto, la decisión de publicar un paper
científico no depende sólo –en principio– del editor de la revista, sino que debe ser validada previamente por unos referees que le confieren
veracidad, autenticidad y estricta novedad.
¿Sería el sistema de la ciencia posible sin que se
hubiera instaurado en las revistas este proceso?
John Maddox, el mítico editor entre 1966 y 1995
de Nature, se preguntaba en el editorial (7) de
despedida, en el que daba la alternativa al actual
editor Philip Campbell: «¿Podría haber sobrevivido por mucho tiempo una revista como Nature a
partir de 1966 si los manuscritos que publicaba
no hubieran sido mayoritariamente revisados por
referees?»
Algunas revistas se han situado en una posición de tanta influencia entre la comunidad científica que todos quieren publicar específicamente en ellas. Las más influyentes llegan incluso a
rechazar alrededor del 90% de los manuscritos
recibidos, lo que aumenta aún más su capacidad para seleccionar “lo mejor de lo mejor” y
perpetuar así su dominio. Los artículos publicados en estas revistas de gran “prestigio” son,
además, los más leídos por el resto de la comunidad científica y, en consecuencia, muchas
veces son también los más citados por otros
autores en sus respectivos artículos como fuentes previas, con lo que el círculo de “prestigio” se
retroalimenta. El reconocimiento de este fenómeno, y la idea general de que si un artículo es
muy citado es que ha sido importante para la
ciencia, ha dado lugar a la aparición y el desarrollo de complejos sistemas de medición del
número de citas que, además de servir para
conocer la relevancia de un determinado artículo, se utilizan también para hacer auténticos ran-
El peer review
y el triunfo de las revistas científicas
Mientras que la regla de Ingelfinger ha permitido
a las revistas controlar el momento en que una
información se da a conocer al conjunto de la
comunidad científica y a la sociedad (esto es, a
partir de la fecha en la que, como su nombre
indica, se “publica” en la revista), su credibilidad
y prestigio se deben fundamentalmente al llamado sistema de peer review.
Este método, mal traducido por “revisión por
pares” (o por iguales o por homónimos), consiste en una sistematización de la evaluación de los
manuscritos que llegan a la revista con la finalidad de garantizar la mayor objetividad y calidad
en el material que se acepta para ser publicado.
El proceso comienza cuando el autor de una
investigación escribe un manuscrito y lo envía a
una revista científica. Normalmente, el texto
sigue una estructura fija en la que se suelen
incluir los objetivos del estudio, su metodología,
los resultados y las principales conclusiones. En
una primera revisión, el propio equipo editorial de
la revista rechaza aquellos manuscritos que se
apartan de sus estándares mínimos de contenido y calidad, o que simplemente no consideran
interesantes para su publicación. Los que superan esta etapa son enviados a dos o más revisores externos, tan expertos en el tema o más que
el propio autor (de ahí el término “par” o peer).
Los revisores dictaminan si el manuscrito puede
ser publicado, si previamente habría que hacer
algunas modificaciones o si directamente debería ser rechazado. Se tiene en cuenta para ello la
relevancia científica del estudio, su originalidad,
metodología, etc. Los comentarios de los revisores se hacen llegar a los autores y éstos responden de nuevo con las correcciones o aclaracio-78-
kings de revistas o incluso para evaluar la trayectoria profesional de un investigador o de un equipo. El resultado es que hoy existe un auténtico
culto a las revistas científicas (en especial a algunas de ellas como Nature o Science), que es
seguido y practicado por toda la comunidad
internacional, especialmente la del mundo occidental.
La credibilidad que merece el sistema de peer
review entre la comunidad científica y la veneración por algunas de estas revistas han contribuido
a la extensión de su uso como fuente de información en los medios de masas. Sus características
constituyen una fácil fuente de “prestigio” para los
periodistas. En un primer estudio de las fuentes
mencionadas en los textos publicados en la prensa holandesa que cubrían información sobre fármacos (8) se observó que las revistas científicas
suponían un 25% del total de fuentes (un 12% en
el caso de la prensa popular y un 42% en la prensa llamada de calidad). Otras fueron los propios
investigadores (22%), las compañías farmacéuticas (18%) y los congresos científicos (6%). En
nuestro entorno la situación es muy parecida,
según recoge el Informe Quiral que realiza cada
año el Observatorio de la Comunicación Científica
(UPF) sobre salud y medicina en la prensa diaria
(9). En concreto, el seguimiento en los primeros
cinco años del Informe Quiral de los cinco diarios
de mayor difusión en el territorio español indica
que, del conjunto de fuentes explicitadas en los
textos sobre salud y medicina, las revistas científicas se sitúan en torno al 20%, sobre todo en
aquellas noticias que hacen referencia a las estrictas novedades científicas o médicas. Este estudio
indica además que la mención a revistas está limitada prácticamente a un grupo de sólo diez cabeceras, las cuales acaparan más del 65% de las
referencias: Nature, Science, Lancet, The British
Medical Journal, The Journal of the American
Medical Association, The New England Journal of
Medicine, Proceedings of the National Academy
of Science, Circulation, Cell y Medicina Clínica.
¿Por qué son precisamente estas diez revistas las de mayor atractivo para la prensa? La
explicación a esta cuestión se puede entrever en
estas palabras, escritas por Philip Campbell, el
actual editor de la revista Nature, en el momento
en que tomó posesión de su cargo en 1995 (10):
«Por encima de todo, Nature, una entidad que
significa mucho más que un editor en particular,
continuará persiguiendo la excelencia científica y
el impacto mediático con vigorosa independencia». Tal como se desprende de esta declaración, las revistas han sido las primeras en propiciar su propio impacto mediático. De este modo,
aquellas que, además de tener una adecuada
reputación científica, han puesto en práctica una
agresiva política comunicativa específica para los
medios de comunicación –y que en esencia consiste en facilitar al máximo la información destinada al consumo de los periodistas–, se han
convertido en las “favoritas” de los medios. En la
actualidad son las que marcan claramente las
agendas informativas de la mayoría de las secciones de ciencia de los medios de comunicación de todo el mundo. “Según publica la prestigiosa revista Nature...” o “La prestigiosa revista
Science publica que...” se ha convertido en el
estereotipo o tópico más que habitual al citar las
fuentes de las noticias científicas que publican o
emiten los medios de comunicación en todo el
mundo. «En The Angeles Times, como mínimo la
mitad de las noticias sobre ciencia que publicamos en la portada proceden directamente de
estas revistas», reconoce Ashley Dunn, editor
científico del diario californiano. Por su parte, el
responsable de información médica y científica
de The Boston Globe, Gideon Gil, afirma que
«dos terceras partes de todas las noticias científicas que publicamos a diario nos llegan directamente de estas revistas» (11).
La búsqueda de impacto mediático
Las revistas científicas tienen un verdadero interés en constituirse en fuente de información para
la prensa. Primero, porque los medios ejercen un
papel fundamental en la sociedad en general,
pero sobre todo porque entre el público expuesto a su acción se encuentran personajes clave
para las revistas. Nos estamos refiriendo, por
ejemplo, a los políticos (de quienes dependen las
prioridades en investigación); a personas con
capacidad para insertar anuncios publicitarios en
las revistas (empresas del ámbito de la I+D, laboratorios farmacéuticos, universidades, socieda-79-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
des científicas, etc.) y, finalmente, a los propios
científicos.
Podría pensarse que el efecto de los medios
sobre este último grupo debería ser menor,
puesto que ellos mismos tienen acceso a las
revistas científicas y, lo que es más importante,
capacidad para comprenderlas (al menos las de
su especialidad). Sin embargo, es tal el número
de revistas que se publican semanalmente en
todo el mundo (¡sólo entre las que indexa el
Institute for Scientific Information hay más de
10.000!) que ningún investigador puede estar al
corriente de todo, ni siquiera en su propio ámbito. Por otra parte, la prensa muchas veces cubre
la información antes de que la revista llegue a
manos del científico. Aunque las TIC han cambiado en parte esta situación, permitiendo acceder al soporte electrónico antes que al de papel,
lo cierto es que los investigadores siguen enterándose muchas veces del trabajo de sus colegas a través de los medios de masas. Y aunque
después se tomen el trabajo de leerse el artículo
original publicado en la revista académica, ese
primer contacto puede ser determinante.
Volvemos aquí al fenómeno de la retroalimentación informativa y a la propia génesis de la reputación de las revistas. Si los medios de comunicación las citan como fuente, el “prestigio” de las
revistas también aumenta.
Ilustra este efecto de los medios sobre los
científicos un inteligente estudio que merece la
pena explicar con detalle (12). Con motivo de
una huelga en el The New York Times, este diario estuvo tres meses sin salir a la calle. Se trataba de una huelga muy especial, pues los redactores continuaron trabajando como de costumbre, escribiendo sus noticias, acudiendo a ruedas de prensa, consultando revistas científicas…
Es decir, se seguía todo el proceso de confección normal del diario, con la única diferencia de
que éste no llegaba a manos de los lectores.
Años más tarde un grupo de investigadores tuvo
la brillante idea de buscar entre estas páginas no
publicadas cuáles eran las noticias que se habían basado en artículos de revista científica,
siguieron la pista hasta encontrar los originales
que habían dado lugar a la noticia y finalmente
observaron cuántas citas habían recibido estos
artículos en otros trabajos científicos (esto es,
qué impacto habían tenido en la comunidad
científica). Compararon estos datos con los que
se referían a artículos mencionados en el mismo
diario, pero en un periodo de “no huelga” (en
este caso los científicos habían tenido la posibilidad de leer el diario). El resultado fue que los artículos mencionados en el NYT y que habían “salido a la calle” fueron más citados por la comunidad científica que los que, siendo mencionados
también, no vieron la luz pública debido a la huelga. En otras palabras, no es, como a veces se ha
argumentado, que el “olfato periodístico” del
NYT fuera tan infalible que era capaz de detectar,
entre el montón de artículos científicos publicados, aquellos más relevantes para la ciencia; lo
que sucedía es que el propio diario tenía un efecto claro sobre lo que los científicos iban a considerar después como “relevante” (medido en términos de número de citas).
Las revistas científicas, conscientes de estos
fenómenos mediáticos, cada vez realizan un
mayor esfuerzo por aproximarse a los medios.
Para ello se utilizan sistemas de comunicación
que van desde el simple envío anticipado del
índice de artículos que se van a publicar (como
hace The New England Journal of Medicine)
hasta métodos mucho más trabajados como la
elaboración de un vídeo promocional cubriendo
la investigación más destacada de la semana
(como en el caso de JAMA), o incluso la configuración de una auténtica agencia de prensa
(como Nature News Service, del grupo Nature,
destinado específicamente a los periodistas
científicos acreditados) (13). La práctica más
difundida entre las revistas es, sin embargo, la
elaboración de press releases o comunicados de
prensa en los que, utilizando recursos periodísticos, se anuncia lo más destacado del próximo
número.
En general, las revistas empezaron a enviar
estos comunicados a finales de los 80. En un primer momento se hacían llegar por correo y luego
por fax a un grupo muy selecto de periodistas
especializados en cubrir la información científica
en los grandes medios de comunicación. Si el
periodista estaba interesado en algún artículo en
particular podía pedir el original, que también era
enviado, página a página, vía fax. Internet hizo
mucho más ágil este proceso, de modo que en
-80-
para los medios, con todos los elementos para
hacer de la información objeto de noticia periodística. El periodo de embargo permite además
al periodista más tiempo para trabajar a fondo la
información y garantiza a la revista que la información será publicada el mismo día por todos
los medios, de modo que el impacto mediático
será aún mayor.
la actualidad los periodistas de todo el mundo
pueden acceder a una web en la que se encuentra colgado el press release de la semana, junto
con los artículos originales en formato pdf.
Obtener una contraseña de acceso es relativamente sencillo, por lo que la cifra de reporteros
que consultan esta información semanalmente
es muy numerosa. En consecuencia, el correo
electrónico, en los últimos tiempos, ha posibilitado que las revistas difundan estos comunicados
informativos de forma masiva y barata, unos
comunicados que actúan como anzuelo informativo para la mayoría de los periodistas.
Los comunicados de prensa (press releases)
de las revistas científicas suelen tener unas
características comunes que podrían agruparse
de la siguiente forma:
Los press releases: un arma de doble filo
Las revistas tienen, de este modo, la posibilidad
de difundir los nuevos conocimientos que genera la ciencia, ayudando a que éstos sean tratados por los medios y, en consecuencia, por el
resto de la sociedad. Sin embargo, en los press
releases no siempre se mantiene el rigor, la objetividad y la excelencia que caracterizan generalmente a los artículos publicados en revistas con
peer review, por lo que a veces pueden llegar a
convertirse en una auténtica bomba de relojería
informativa, desencadenando la difusión de
informaciones erróneas, sensacionalistas o simplemente poco relevantes para la sociedad (14).
Los siguientes tres casos, aunque extremos, son
suficientemente demostrativos.
El primero de ellos representa un ejemplo en
el que la utilización de recursos para atraer la
atención de la prensa (gancho) es llevada hasta
el límite. Un artículo de Nature del 6 de diciembre
de 2001, Group A Streptococcus tissue invasion
by CD44-mediated cell signalling, fue anunciado
en el press release como Invasion of the flesheaters recurriendo a una expresión de corte sensacionalista que años antes había sido utilizada
por la prensa británica y que había sido muy criticada por la comunidad científica por su indiscutible sensacionalismo. El efecto fue inmediato,
los medios cubrieron esta investigación utilizando de nuevo la expresión “invasión de bacterias
comedoras de carne”, a diferencia de que ahora,
por mucho que la comunidad científica quisiera
quejarse, contaban con la validación semántica
de la “prestigiosa” revista, máximo elemento de
expresión de la ciencia.
En un segundo caso vemos cómo las sucesivas interpretaciones que va sufriendo una
investigación en el press release y en la prensa
Selección: anuncian sólo algunos de los artículos
que se publican, aquellos que la revista considera más relevantes para los medios de comunicación.
Divulgación: de estos artículos se hace un breve
resumen en el que se evitan términos demasiado
técnicos y se utilizan recursos divulgativos (definiciones, comparaciones, metáforas, juegos de
palabras, etc.). Se utilizan también “ganchos”
periodísticos que buscan la conexión entre la
investigación y las noticias de actualidad, o incluso entran en el juego de lo polémico, lo espectacular o lo auténticamente sensacionalista.
Interpretación: se contextualiza la información y
se explican sus posibles aplicaciones futuras.
Contacto directo con los autores: se facilita el
teléfono o el e-mail de contacto con los autores
de la investigación, incluso su nacionalidad de
procedencia, lo que facilita no sólo su contacto
sino que ofrece argumentos de proximidad para
los periodistas.
Embargo de la información: hasta la fecha en
que se publica la revista, los periodistas no pueden difundir la información.
En resumen, el lenguaje científico es digerido
y se ofrece en un formato mucho más atractivo
-81-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
pueden llegar a cambiar totalmente el significado
original. El artículo Cancer chemopreventive activity of resveratrol, a natural product derived from
grapes, de la revista Science del 10 de enero de
1997, aparecía en el primer lugar de los tres
escogidos para ser difundidos en el press release de la semana (aunque en la revista no ocupaba un lugar destacado). En el comunicado que la
revista envió a la prensa se convertía en Grapes
may contain anticancer agent, sufriendo dos
cambios sustanciales: “a natural product derived
from grapes” es sustituido directamente por
“grapes”, y la “chemopreventive activity” se ha
convertido en “anticancer” (con un significado
que, además de preventivo, puede ser interpretado también como curativo). Al llegar a la prensa, en este caso el diario La Vanguardia, la investigación se anunciaba bajo el título “Una sustancia que abunda en la piel de las uvas tiene una
potente acción anticancerígena”, abriendo la
sección de Sociedad (nótense las precisiones
“que abunda” y “potente”), y alcanza un definitivo “Descubren en la uva un potente anticancerígeno” en la portada y con un gran cuerpo de
letra, siendo la gran noticia del día. Obviamente,
al día siguiente el mismo diario publicaba una
foto de un puesto de frutas del principal mercado de la ciudad de Barcelona, La Boquería, con
un cartel en el que se leía “No quedan uvas”.
En el tercer caso se añade el problema de
que la investigación noticiada resultó ser finalmente un fiasco, poniendo de relieve que la pérdida de la cautela en la interpretación de resultados a veces puede tener consecuencias nefastas. Science publica el 16 de agosto de 1996
Search for Past Life on Mars: Possible Relic
Biogenic Activity in Martian Meteorite ALH8400,
que en el correspondiente press release se
anuncia como Meteorite yields evidence of primitive life on early Mars, información que fue interpretada en la portada del The New York Times
como Clues in Meteorite Seem to Show Signs of
Life on Mars Long Ago, y con mucha menos
cautela por otros medios, entre ellos El País, con
un Hallado el primer indicio de vida extraterrestre, o La Vanguardia, con Científicos americanos
aportan la primera evidencia de la existencia de
vida extraterrestre. Mientras el NYT no se deja
convencer totalmente por el press release y
mantiene con el “seem to show” una postura de
duda o cautela (e incluso deja bien claro que la
hipotética vida habría ocurrido “long ago”), en los
dos diarios españoles no se hacen estos matices, con el consiguiente efecto que esto tiene sin
duda en la percepción de la noticia por los lectores (15).
Los press releases pueden ser, por tanto,
una herramienta muy valiosa para los periodistas
y para las propias revistas, pero como hemos
visto, también un arma de doble filo. En una
investigación llevada a cabo por nuestro equipo
en el Observatorio de la Comunicación Científica
(UPF) (16) pudimos comprobar que se produce
una fuerte asociación entre la selección de artículos realizada en los press releases y la selección de las noticias por parte de los medios de
comunicación. Además observamos que incluso
el orden en que aparecen los artículos reseñados
en el press release resultó tener una asociación
con sus posibilidades de ser cubiertos por la
prensa: los que aparecían citados en primer o
segundo lugar tenían más posibilidades que los
que se hallaban en tercer o cuarto lugar, y éstos
más que los que estaban citados en posiciones
posteriores. La influencia, por tanto, de estos
comunicados en la selección y la publicación de
las noticias científicas que los periodistas hacen
en los medios de comunicación es innegable y
decisiva para bien y para mal.
Años más tarde, otro estudio de los press
releases (17) demostró también que éstos presentan algunas características que serían imperdonables en un artículo científico, y que no sólo
pueden ser explicadas por la necesidad de facilitar el trabajo de la prensa. Entre otras, en estos
comunicados no se explicitan siatemáticamente
las limitaciones de los estudios ni el papel de la
industria en su financiación; además, los datos a
menudo son presentados utilizando formatos
que pueden exagerar la percepción de la importancia de los resultados. En general, estos
comunicados de las revistas que llegan a los
periodistas magnifican el valor de los hallazgos
científicos, concluye el citado estudio.
Es decir, la búsqueda del rigor, la transparencia y la objetividad que caracterizan al sistema de
peer review –y que son la base de la credibilidad
de las revistas científicas– se pierden muchas
-82-
veces por el camino en el momento en que se
confeccionan los press releases que luego son
remitidos a los periodistas. Y esta pérdida puede
tener unas consecuencias desastrosas, dado el
impacto que tienen los press releases sobre los
medios de comunicación y éstos sobre el resto
de la sociedad, incluso sobre la propia comunidad científica que también se informa naturalmente por esta vía.
Volvamos de nuevo a la frase de Philip
Campbell: «Nature […] continuará persiguiendo
la excelencia científica y el impacto mediático
con vigorosa independencia». Sinceramente,
¿puede una revista científica hacer compatibles,
de forma simultánea e independiente, la “excelencia científica” y el “impacto mediático”?
Desgraciadamente, hasta ahora no se ha
demostrado que ambos objetivos puedan ser
compatibles. En estas páginas se han presentado algunos claros ejemplos de cómo el esfuerzo
dedicado a llamar la atención de la prensa a
veces ha conducido a tratamientos no precisamente “excelentes” de la información, dejando
en entredicho la calidad de las investigaciones
publicadas. Por otra parte, el hecho de que
muchas revistas de supuesto renombre publiquen de cuando en cuando artículos oportunistas, poco relevantes, frívolos o claramente inútiles, pero con una capacidad enorme de atraer a
los medios, hace pensar que la búsqueda de ese
impacto quizá puede estar afectando al propio
peer review. En otras palabras, impacto mediático y calidad científica dejan de ser independientes. Entre los cada vez más abundantes artículos
que podrían citarse en esta categoría, mencionaremos sólo algunos. Por ejemplo, dos investigaciones que publicó Nature en el día de Reyes
de 1996 y 1997, y que casualmente trataban
sobre el efecto curativo de la mirra, la primera, y
del oro, la siguiente (sorprende que a nadie se le
ocurriera investigar sobre el incienso y así marcarse “un paper en Nature”).
En otro orden, se publican también con bastante asiduidad investigaciones en las que se
relaciona a la genética (lo “biológico”) con cualquier condición y conducta humana, a veces
hasta un punto que parece que lo único que se
busca es llamar la atención. Éste es el caso, por
ejemplo, de un estudio sobre la predisposición
genética a la infidelidad que logró codearse, en
las páginas de una conocida revista, con artículos de auténtica relevancia para la ciencia. La
investigación, obviamente, fue titulada por la
prensa generalista como “el gen de la infidelidad”
e indujo numerosas noticias con buena dosis de
espectacularidad informativa, como lo prueba la
portada de la revista Time el 15 de agosto de
1994: Infidelity: it may be in our genes.
Lamentablemente, parece que cada vez es más
evidente y frecuente la relación entre lo que
publican determinadas revistas científicas de
“prestigio” y el oportunismo mediático de tales
publicaciones. ¿Es esto a lo que se refería
Campbell con la búsqueda simultánea de la
excelencia científica y del impacto mediático?
Necesidad de autocrítica
Como decíamos al principio, el caso del “Dr.
Hwang y el clon que nunca existió” debe inscribirse en este contexto y debería servir para que
los periodistas científicos y el periodismo en
general reflexionaran sobre cómo utilizan sus
fuentes y su capacidad crítica para evaluar lo
que es y cómo debe ofrecerse una noticia destinada al gran público (18). Es cierto que en esta
ocasión el escándalo ha sido de tal magnitud
que por primera vez hemos podido observar
algunas tímidas reacciones de la prensa sobre el
propio proceso de la gestión de la información.
El defensor del lector de La Vanguardia,
Carles Esteban, titulaba su sección semanal de
los domingos de la siguiente forma a raíz del
caso del Dr. Hwang (19): La reacción ante noticias que el tiempo se empeña en desmentir. Tras
considerar que «las primeras noticias sobre
estos hallazgos científicos, publicados a todo
relieve por la prestigiosa (sic) revista Science,
fueron objeto de un tratamiento muy destacado
en la prensa internacional y, lógicamente, también en La Vanguardia», en respuesta a un lector
el artículo considera que, entre otras cosas, el
caso «abre un interrogante sobre la función de
los medios de comunicación ante los avances de
la ciencia. Empezando por la hasta ahora considerada infalible revista Science, una especie de
biblia del progreso científico y referente universal
-83-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
en la materia, cuyo comité científico deberá revisar a fondo sus mecanismos de aceptación de
los trabajos publicados. En cuanto a los periódicos, que desempeñamos un trabajo de carácter
divulgativo, y que por ello mismo llegamos a un
público más amplio y en general menos especializado, dicha reflexión también debería movernos
a revisar algunos de los mecanismos de respuesta que debemos aplicar ante circunstancias
como las del científico-estafador surcoerano. (…)
No sé si sería necesario que los medios de
comunicación (y no me refiero sólo a los redactores), que son el engranaje del proceso de la
información, empezáramos a pensar en una
ética profesional específica para administrar la
gran resonancia mediática que rodea los avances científicos, especialmente de aquellos que
se mueven en terrenos inseguros y resbaladizos
a pesar de que abran grandes expectativas
sociales o sanitarias».
El País también dedicaba un editorial titulado
Ciencia virtual (20) al caso del científico surcoreano y al de otro científico noruego, Jon Sudbo,
«que llevaba cinco años publicando grotescas
invenciones en tres de las revistas médicas más
prestigiosas (sic) del mundo sin que nadie las
detectara (21). (…) El prestigio (sic) de estas
revistas médicas cuelga ahora de dos preguntas:
¿revisan los artículos antes de publicarlos? ¿por
qué publican trabajos que no interesan a ningún
médico ni tienen aplicación concebible?».
Naturalmente, al editorial le faltaba una tercera
pregunta: ¿por qué publicamos nosotros estas
informaciones como simple correa de transmisión de las informaciones que nos llegan en este
caso de la “prestigiosa” revista Science sin aparente capacidad de crítica y de valoración?
Es indudable que es imposible pedir a un
periodista científico que ponga en duda una
información tan relevante que le llega además de
una revista tan “prestigiosa”, por muy experimentado que sea. Si el fraude no fue detectado
por el equipo editor y revisor de la revista científica, mucho menos podía serlo por los periodistas científicos. Pero el caso del “Dr. Hwang y el
clon que nunca existió” parece que ha servido
para abrir una cierta autocrítica sobre los mecanismos de indudable automatismo informativo y
de correa de transmisión acrítica que el procedi-
miento de los press releases ha ido creando en
el mundo del periodismo científico. El periodista
recibe, podríamos decir que casi a diario, uno u
otro comunicado de prensa de una u otra revista científica de suficiente “prestigio” con aparente más que suficiente relevancia informativa
como para que no sea necesario ir más lejos (o
más cerca…) para obtener suficiente contenido
con que llenar su espacio o su tiempo informativo. Este proceso fue definido por L.K. Altman
–periodista científico de referencia de The New
York Times– como inductor de un “periodismo
perezoso” que fomenta una “información homogénea” (22). El hecho es que en buena parte así
funciona desde hace algunos años el ciclo de las
noticias científicas en cuanto a su novedad e
impacto.
¿Degradación del sistema?
La revista Science ha iniciado un proceso de
reflexión sobre todo lo sucedido, tal como reconocía su editor, Alan Leshner, en Barcelona con
motivo de la lección inaugural de la undécima
edición del Máster en Comunicación Científica
que impartió el 6 de marzo de 2006 en el
Instituto de Educación Continua de la UPF. La
revista, de todos modos, seguía reconociendo
en un artículo reciente (23) que «Science, como
otras revistas de alto nivel, busca agresivamente
ser la primera: artículos que generen audiencia y
reputación en la comunidad científica y más allá
de ella».
Está claro que este caso ha sacudido tanto el
mundo de la ciencia como el de los medios de
comunicación, y lo seguirá haciendo durante
bastante tiempo ya que el debate en uno y otro
ámbito están abiertos. Varios artículos, entre
otros muchos, en el diario francés Le Monde han
incidido en el tema: Le clonage à risque de l’information scientifique par les médias généralistes
(24), L’affaire Hwang ou les ravages de la course
à l’audience (25) y L’affaire Hwang Woo-suk ou
les dérives de la science-spectacle (26), este último firmado por el conocido biólogo Jacques
Testart del Inserm, quien en su día arguyó una
cláusula de conciencia para no seguir investigando sobre fertilización in vitro.
-84-
Tal como recogía a raíz del caso The New
York Times el 13 de febrero en un artículo titulado Reporters Find Science Journals Harder to
Trust, but Not Easy to Verify, «ahora las redacciones empiezan a observar la información que procede de las revistas científicas con algo más de
escepticismo. (...) Mis sistemas de alarma se han
encendido –dice Rob Stein, periodista científico
de The Washington Post–, me leo los papers con
mayor atención que antes».
Roy Peter Clark, profesor del Poynter
Institute (27), considera que informar sobre descubrimientos científicos implica una mayor dificultad ya que requiere a menudo unos conocimientos previos por parte del periodista, seguimiento con entrevistas con expertos y cierta
indicación de cómo dar sentido a materias muy
técnicas. Parece claro que este escándalo
generará la necesidad, por una parte, de un
nuevo nivel de capacidad crítica por los periodistas, y seguramente también nuevos protocolos de comunicación entre los científicos y los
periodistas (28).
Por su parte, Richard Smith, el bien conocido
editor durante 13 años del British Medical
Journal, reflexionaba así en un reciente artículo:
«Algunos pueden argumentar que las revistas
científicas y los medios de comunicación tienen
una relación insana y que, por supuesto, puede
degenerar hacia una rama del show business.
(...) No hay duda de que la cobertura en los
medios de masas es buena para las revistas
científicas tanto en prestigio como en términos
de negocio. (...) Todas las revistas más importantes practican el sistema de press releases y
se muestran disgustados si sus noticias no tienen cobertura en los medios. (...) ¿Pero se están
degradando a sí mismas en esta persecución de
la audiencia pública?» (29).
3. LaFollette MC. Stealing into print. Berkeley: University
of California Press; 1992.
Larivée S. El fraude científico y sus consecuencias.
Quark. 1996;5:22-32.
Camí J. A vueltas con el fraude científico. Quark.
1997;6:38-49.
4. Wilkie T. Sources in science: who can we trust?
Lancet. 1996;347:1308-11. Existe una versión en lengua castellana en: Monografías Dr. Antonio Esteve.
Medicina y medios de comunicación. Barcelona:
Ediciones Doyma ; 1997.
5. Altman LK. The Ingelfinger rule, embargoes and journal peer review. Part 1. Lancet. 1996;347:1382-6.
Part 2. Lancet. 1996;347:1459-63. Existe una versión
en lengua castellana en: Monografías Dr. Antonio
Esteve. Medicina y medios de comunicación.
Barcelona: Ediciones Doyma; 1997.
6. Tema de portada de Nature, 28 de octubre de 2004,
y tema central de la sección de Sociedad de El País,
28 de octubre de 2004, p. 37 y 38 (y en la mayoría de
medios de comunicación de todo el mundo).
7. Maddox J. Valediction from an old hand. Nature.
1995;378:521-3.
8. Van Trigt A. et al. Journalists and their sources of
ideas and information medicines. Social Sciences and
Medicine. 1994;38:637-43.
9. Informe Quiral. Medicina en la prensa española.
Barcelona: Rubes Editorial, 1997, 1998, 1999, 2000 y
2001.
10. Campbell P. Editorial. Nature 1995;378:649.
11. Bosman J. Reporters find science journals harder to
trust, but not easy to verify. The New York Times, 13
de febrero 2006.
12. Phillips DP et al. Importance of the lay press in the
transmission of medical knowledge to the scientific
community. N Engl J Med. 1991;325: 1180-3.
13. http://press.nature.com
14. De Semir V. What is newsworthy? Lancet.
1996;347:1063-6. Existe una versión en lengua castellana en: Monografías Dr. Antonio Esteve. Medicina
y medios de comunicación. Barcelona: Ediciones
Doyma;1997.
15. De Semir V. Historia de la noticia más importante de
la historia. Quark. 1996;5:9-21.
16. De Semir V, Ribas C, Revuelta G. Press releases of
science journal articles and subsequent newspaper
stories on the same topic. JAMA. 1998;280:294-5.
17. Woloshin S, Schwartz LM. Press releases: translating
research into news. JAMA. 2002;287:2856-8.
18. Radford T. Influence and power of the media. Lancet.
1996;347:1533-5. Existe una versión en lengua castellana en: Monografías Dr. Antonio Esteve. Medicina
y medios de comunicación. Barcelona: Ediciones
Doyma; 1997.
19. La Vanguardia, 15 de enero 2006, p. 27.
20. El País, 30 de enero de 2006, p. 10.
21. El País, 24 de enero de 2006, p. 31.
Bibliografía
1. Hwang WS et al. Evidence of a pluripotent human
embryonic stem cell line derived from a cloned blastocyst. Science. 2004;303:1669.
Hwang WS et al. Patient-specific embryonic stem cell
line derived from human SCNT blastocyst. Science.
2005;308:1777.
2. www.scienceexpress.org/12January2006/Page1/
10.1126/science.1124926
-85-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
22. Revuelta G. Entrevista a Lawrence Altman: “Los press
releases fomentan el periodismo perezoso y la información homogéna”. Quark. 1977;9:75-7.
23. Couzin J. ...And how the problems eluded peer reviewers and editors. Science. 2006;311:23-4.
24. Le Monde, 15-16 de enero de 2006, p. 16.
25. Le Monde, 15-16 de enero de 2006, p. 16.
26. Le Monde, 4 de enero de 2006, p. 19.
27. Escuela de Periodismo radicada en San Petersburgo,
Florida.
28. Bosman J. Reporters find science journals harder to
trust, but not easy to verify. The New York Times, 13
de febrero de 2006.
29. Smith J. The trouble with medical journals. J R Soc
Med. 2006;99:115-9.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Observatorio de la Comunicación Científica).
Barcelona Ciencia 2007
Recerca + Desenvolupament + Innovació + Comunicació
Vladimir de Semir y Gemma Revuelta
Publicado en Papers de Comunicació Científica de la Associació Catalana de Comunicació Científica
en diciembre de 2006
Barcelona, com la resta de ciutats europees,
està vivint transformacions ràpides, profundes i
en tots els àmbits. La Barcelona industrial ha deixat pas a la ciutat del segle XXI, en què el progrés científic i tecnològic són factors centrals per
garantir el desenvolupament de la ciutat i dels
seus habitants. La Barcelona d’avui és també
molt més complexa. I ho és des de molts punts
de vista: demogràfic, econòmic, generacional,
cultural i de valors... Més que mai, les possibilitats de progrés personal i col·lectiu depenen en
gran mesura de la capacitat de comprensió dels
nous coneixements que aporta la ciència i de l’aprofitament de les seves aplicacions.
Barcelona Ciència 2007 és una iniciativa
municipal en la qual participa un ampli ventall
d’entitats de tota la ciutat. Especialment aquelles
entitats culturals, científiques, educatives o relacionades amb el sector empresarial o industrial
que tenen la capacitat de difondre la informació
cap a la societat i d’estimular un autèntic debat
social (tal és el cas, per exemple, de la propia
Associació Catalana de la Comunicació
Científica, entitat que forma part del Consell
Promotor d’aquest programa). Perquè si
Barcelona aspira a convertir-se en una capital de
la ciència no és suficient amb l’esforç per ser un
nucli de producció de nou coneixement científic i
tecnològic i un pol d’atracció per a altres ciutats
d’arreu del món. El veritable salt es produeix
quan la ciutadania enten la ciència i la tecnologia
com a factors de progrés i cohesió social.
Dit en altres paraules, la clau per donar l’autèntic salt cap a la capitalitat científica és substituir
la vella fòrmula R+D+i (recerca, desenvolupament
i innovació) per una nova, R+D+i+C, on C significa comunicació, ciutat, coneixement, cultura…
Per aquest motiu, el programa Barcelona
Ciència 2007 té com a principal objectiu la difusió
i promoció de la cultura científica entre la ciutadania, de manera que aquesta pugui gaudir dels
nous coneixements, participar i prendre decisions.
El resultat d’una aposta decidida
Barcelona Ciència 2007 s’inaugura amb motiu
del centenari del Premi Nobel a Santiago Ramón
y Cajal, científic que tot i no haber nascut a
Barcelona, guarda una estreta relació amb la
nostra ciutat ja que va ser precisament durant els
anys que hi va viure quan va desenvolupar els
treballs que el van fer mereixedor del Premi
Nobel de Medicina al desembre de 1906.
Al 2007 se celebren també altres dos centenaris de gran rellevància: el de l’Institut d’Estudis
Catalans i de la institució que va donar pas al
Consejo Superior de Investigaciones Científicas,
-86-
la Junta de Ampliación de Estudios. I ja dins de
l’àmbit internacional, durant el 2007 se celebra
també el cinquantenari del llançament de
l’Sputnik, el primer satèl·lit artificial, una tecnologia que a més de marcar un punt decisiu en la
carrera de l’espai, va permetre també el desenvolupament d’altres satèl·lits que han facilitat la
comprensió del món i han canviat radicalment la
nostra manera d’intercomunicar-nos.
Però la realitat és que Barcelona Ciència
2007 neix sobretot com a conseqüència d’una
aposta decidida de la ciutat per situar-se en un
lloc capdavanter en la societat del coneixement.
Una aposta que s’ha traduït en la creació de
noves infraestructures científiques de primer
ordre com el Parc de Recerca Biomèdica, el Parc
Científic, el Centre Nacional de Supercomputació
Mare Nostrum, el Campus de Llevant o el
Sincrotró, entre d’altres. Grans i petites
instal·lacions distribuïes per tota la geografia de
la ciutat, però no sempre ben conegudes per la
ciutadania. Barcelona Ciència 2007 vol, per tant,
donar especialment visibilitat a la ciència que es
fa a la ciutat, així com a les científiques i científics
que s’hi dediquen.
par a la ciutadania aquesta nova realitat. Per
aixó, al llarg del 2007 (i amb la ferma voluntat de
que el programa s’extengui com a una oferta cultural permanent) es duran a terme més d’un centenar d’activitats per tota la ciutat: grans i petits
events, xerrades, exposicions, debats, espectacles... La ciència surt dels laboratoris i desembarca als teatres, les biblioteques, els museus,
les escoles, arribant amb proximitat als barris i
districtes de la ciutat.
Les activitats abasten tots els àmbits de la
ciència, però atorgant un paper prioritari a tres
eixos fonamentals: l’ésser humà, el món i la tecnologia. “L’èsser humà” engloba la reflexió sobre
els potencials i els usos de noves tecnologies
aplicadas a la salut, com les biotecnologies, o
sobre el que sabem i no sabem de l’èsser humà
(per exemple, sobre els misteris de la ment),
sobre les noves epidèmies, etc. “El Món” repren
algunes de les grans preguntes –com l’òrigen i el
futur del món– i posa sobre la taula, des d’una
perspectiva pluridisciplinar, temes de debat com
el canvi climàtic o la crisi energètica. “La tecnologia”, les TIC, la inteligència artificial, les nanotecnologies... aquestes i altres tecnologies
actuals o de futur formaràn part d’aquest tercer
eix en el que es debatiran els avantatjes i les
exclavituts d’un món tecnològic.
L’èmfasi en la ciutadania impregna tot el programa d’activitats de Barcelona Ciència 2007.
Aquest, a part d’estar construït entorn als tres
eixos temàtics integra de forma transversal els
objectius que van marcar la seva definició: integrar
la ciència a la cultura (la ciència és cultura); fomentar la participació i l’esperit crític entre la ciutadania; impulsar les vocacions científiques entre el
jovent; donar visibilitat i fomentar el paper de les
dones en el món de les ciències; projectar els
valors d’una ciutat generadora d’idees, projectes i
oportunitats; potenciar el triangle ciutat-universitat-empresa; apostar per la innovació i la creativitat; promoure la marca Barcelona, ciutat del
coneixement; millorar la cohesió social i reduïr la
fractura educativa.
Barcelona Ciència 2007 ha de convertir-se, a
més, en una plataforma ciutadana que ajudi a
sensibilitzar i preparar la ciutat, Catalunya i
Espanya per acollir, al juliol del 2008, l’European
Science Open Forum (ESOF2008), la trobada
Tres eixos temàtics
Al llarg de la història, la ciència ha ajudat a l’ésser
humà a entendre i relacionar-se amb el seu
entorn. Els nous coneixements que aporta la
recerca, amb les aplicacions que se’n deriven,
canvíen la nostra visió de les coses, els nostres
hàbits, els nostres sistemes de valors, i transformen fins i tot les societats. La ciència és, per tant,
part indisociable de la cultura. El programa
Barcelona Ciència 2007 posa l’accent precisament en el fet de que la ciència també és cultura.
I aquesta afirmació que per alguns pot semblar
una obvietat, malhauradament no ha estat tan
clara per a d’altres. Concepcions tals com la de
“Les dues cultures” separant la ciència de les
humanitats o les arts, són bona prova d’aquesta
dualitat encara massa present.
Els paradigmes de la ciència actual plantejen
nous reptes a vegades complexos tant en la
seva pròpia comprensió com en les decisions
que l’envolten. Barcelona Ciència 2007 vol apro-87-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
internacional més rellevant de la ciència que
genera Europa. Un event que, sens dubte, servirà per projectar internacionalment els valors de
Barcelona com a ciutat viver, generadora d’idees, projectes i oportunitats. Una ciutat creativa,
innovadora... UNA CIUTAT DEL CONEIXEMENT.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Associació Catalana de Comunicació Científica).
Comunicación científica para el desarrollo
Vladimir de Semir
Publicado en Muy Interesante en abril de 2007
El periodista y escritor ugandés Patrick Luganda,
de complicidades tiene por objetivo utilizar la
presidente de la Red de Periodistas Climáticos
comunicación científica como una herramienta
del Gran Cuerno de África, inauguró una nueva
para el desarrollo.
edición del Máster en Comunicación Científica
Luganda insistió en que en un futuro no muy
de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.
lejano las condiciones climáticas van a suponer
Sus reflexiones sobre cómo la variabilidad climáun factor decisivo para nuevas e importantes
tica acrecienta la vulnerabilidad social en buena
migraciones de seres humanos en busca de
parte del continente africano
mejores condiciones de vida,
fue un acicate para contemaunque considera que este
La variabilidad climática acrecienta
plar los problemas del mundo
fenómeno ya se está dando
la vulnerabilidad social en buena
con una óptica muy diferente
en buena parte en la actualiparte del continente africano que
a la que estamos normalmendad. Cuando no se tiene
lucha por la supervivencia
te acostumbrados. Luganda
nada y no se puede contemargumenta que gracias a la
plar un futuro, la desesperacomunicación científica se ha conseguido mejoción lleva a intentarlo todo para alcanzar algo tan
rar la información y educación de amplias capas
básico como la simple supervivencia, y esto ya
de la población africana, marcando una diferense está dando en grandes áreas de África.
cia esencial a favor de la supervivencia.
¿Qué podemos hacer los que vivimos en
La fuerte relación que existe entre el clima, la
condiciones de suficiencia, incluso de abundansalud y los recursos agrícolas ha enseñado a las
cia? Patrick Luganda fue muy explícito: mejorar
poblaciones indígenas a conservar e intentar
los canales de comunicación y de educación. La
incrementar el tesoro silencioso de sus conocimejor forma de ayudar a África es posibilitar que
mientos, en buena parte heredado de forma trasus habitantes puedan desarrollar sus capacidadicional pero también ampliado gracias a las
des in situ. A nadie le gusta emigrar forzado por
labores de difusión científica, ambiental y sanitala evidencia de que mañana no tendrás nada
ria que se realizan en la actualidad. La red de
para comer o no podrás luchar contra las enferinformación que Patrick Luganda preside, que
medades endémicas que incrementan su prevatiene su sede principal en Kampala (Uganda),
lencia por la creciente variabilidad climática.
cuenta con la colaboración del Centro de Control
Comunicar y educar son dos claves para dar la
de la Sequía de Nairobi (Kenia) y de la
vuelta al problema de África, que acabará siendo
Organización Meteorológica Mundial. Esta red
un problema de todos.
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (GyC España Ediciones, S.L.).
-88-
La evolución, ¿a subasta?
Vladimir de Semir
Publicado en El Cultural (El Mundo) el 31 de mayo de 2007
Recientemente se ha celebrado una insólita
subasta en la sala Christie’s de París. Un espectacular lote científico fue puesto a la venta y se
pudieron adquirir desde los fósiles más raros
hasta singulares meteoritos, pasando por esqueletos de animales prehistóricos. Todos estos
objetos procedían de colecciones privadas originadas en los famosos “gabinetes de curiosidades” que proliferaron en Europa a partir del
Renacimiento y que son considerados como los
precursores de los museos de ciencias naturales
que hoy conocemos.
Sin duda, el lote más espectacular de esta
subasta eran los restos fosilizados de enormes
mamíferos de la era cuaternaria. Por ejemplo, un
esqueleto completo de un gigantesco mamut
siberiano, con un precio de salida de 150.000
euros, que fue adjudicado en 312.000 y que
constituyó el récord de esta subasta paleontológica. El antiguo propietario era un empresario parisino gran aficionado y el nuevo es un coleccionista de arte contemporáneo que pujó desde la sala.
Este animal era contemporáneo del hombre de
Neanderthal en el Paleolítico e incluso de los primeros Homo sapiens. Cabe señalar que un simple molar procedente de otro mamut también
siberiano fue comprado en la misma subasta por
4800 euros. Además se pudieron adquirir los vestigios completos de un rinoceronte lanero que
alcanzó 120.000 euros y de un mítico oso de las
cavernas valorado finalmente en 46.800 euros,
ambos desaparecidos hace más de diez mil años.
En Europa este tipo de subastas son muy
raras, aunque ya son habituales en EE.UU. y
Japón. El récord lo ostenta la subasta de Sue, un
Tyrannosaurus rex, en octubre de 1997 en
Sotheby’s de Nueva York, por el que se pagaron
8.362.500 dólares tras una encarnizada licitación
entre nueve potenciales adjudicatarios y que
finalmente fue a parar al Field Museum de
Chicago. Está claro que fueron los museos los
primeros en lanzarse a la competición por la
obtención de fósiles que los convirtieran en lugares de referencia. El problema es que esta práctica, cada vez más habitual, compromete la
investigación científica e introduce factores especulativos en la paleontología, ya que es posible
que muchos se sientan tentados de vender su
descubrimiento antes de ponerlo al servicio de la
ciencia. Jean-Louis Hartenberger, del Instituto de
Ciencias de la Evolución de Montpellier, ha opinado que «la paleontología es víctima de ciertos
museos que han dado a los fósiles un valor mercantil; todos los especímenes de interés científico deberían permanecer gratuitamente a disposición de los científicos».
Sean o no los museos lo culpables en origen
de esta pugna en búsqueda de los mejores fósiles que ha generado una auténtica inflación en el
precio, está claro que la ciencia y concretamente los museos de ciencia tienen un futuro muy
negro para ampliar sus colecciones si han de
competir con especuladores del mundo del arte,
que han decidido apostar por estos vestigios
fosilizados –producto de la evolución de las
especies sobre nuestro planeta– hasta convertirlos en valiosas piezas de arte. La contrapartida
es que muchos museos de ciencias naturales
que tienen ricas colecciones de este tipo quizá
sean mucho mejor valorados socialmente si se
empieza a hablar de que poseen... ¡una pieza
única no por su valor científico sino por su valor
pecuniario! Un problema adicional es que, como
ocurre en el mundo del arte, ya empieza a haber
fraudes en el comercio de los fósiles dado el precio que están alcanzando. Por otro lado, puede
surgir un importante negocio para determinados
científicos dispuestos a certificar la autenticidad
y el origen de tan apetecibles piezas de colección. ¡Si Darwin levantara la cabeza!
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (El cultural. Prensa Europea del siglo XXI, S.A.).
-89-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Selección de artículos
Cultura científica y cohesión social
Vladimir de Semir
Publicado en El País el 13 de junio de 2007
La evolución y la transformación de nuestra
sociedad es ineluctable. La actividad productiva
basada en el desarrollo industrial deja paulatinamente paso a una sociedad que genera riqueza
con las ideas y oportunidades que brinda la economía del conocimiento. Una ciudad como
Barcelona, que fundamentó su poder económico en las fábricas surgidas de la revolución
industrial, lucha por consolidar un nuevo modelo
económico y social que le permita seguir siendo
una ciudad de referencia y sobre todo un lugar
en el que poder desarrollar las capacidades de
sus ciudadanos y ciudadanas, autóctonos y
foráneos.
En este contexto de cambio, la ciudad corre
un serio peligro. La tradicional mezcla de actividades en la que siempre ha basado su progreso
da paso a una cierta especialización que puede
llegar a comprometer su futuro. Residencia,
comercio, ocio, cultura y turismo han sido los
habituales complementos de la actividad productiva de carácter industrial. Si esta última no
se sustituye adecuadamente por las nuevas actividades ligadas a la industria del conocimiento,
la ciudad puede llegar a quedar coja de uno de
sus principales motores de desarrollo. Para resumirlo de una forma metafórica: ¿queremos ser
Florida o California?
En efecto, el dilema actual de Barcelona –y
en general de Cataluña– es saber si estamos
construyendo el Miami o el San Francisco del sur
de Europa. Nuestro éxito a corto y medio plazo
como ciudad de ocio y turismo, por una parte, y
de comercio y de residencia por otra, nos puede
hacer pensar que es suficiente con apostar por
nuestra capacidad de atracción de gentes de
cualquier parte del mundo, pero que compromete e incluso puede llegar a expulsar a nuestra
gente joven –y no tan joven– de clase media. Un
amplio segmento de nuestra población no puede
competir, por una parte, con el poder adquisitivo
de los turistas y jubilados europeos que nos visitan o se instalan –y que por tanto encarecen el
comercio, la vivienda y, en general, la vida cotidiana– y tampoco está dispuesta a competir a la
baja con los emigrantes que vienen a intentar
sobrevivir asumiendo trabajos del sector de servicios de bajo coste y poco valor añadido.
Nuestra especialización en este modelo sería
una apuesta sin futuro, sobre todo si además
tenemos en cuenta su volatilidad en función de
nuevas modas y nuevas ofertas con las que con
toda seguridad no podremos competir.
Sin duda, sin desdeñar este sector actualmente tan floreciente para algunos, hemos de insistir
en trabajar por la creación de un ecosistema
social y económico que permita sustituir la tradicional pero obsoleta industria –en proceso de
deslocalización por razones ecológicas y económicas– por las actividades de medio y alto valor
añadido que conllevan los sectores de la industria
cultural, de la información y del conocimiento. Es
en este contexto que nos jugamos mucho si no
ponemos los acentos en el desarrollo de un entorno educativo, científico y tecnológico que nos
lleve a ser capaces de construir una sociedad creativa, innovadora y capaz de protagonizar el
importante cambio social y económico que se
está produciendo. Para ello no sólo son necesarias las correspondientes infraestructuras urbanas
–universidades, centros de investigación, redes
informáticas, eficaz transporte local e internacional…– sino que la ciudadanía, incluida la que se
ve obligada a emigrar hacia aquí, ha de entender
el proceso que está en curso y asimilar y protagonizar los cambios que nos están llevando a esa
sociedad del conocimiento. El Comisario Europeo
de Ciencia e Investigación, Janez Potocnik, lo ha
señalado recientemente: «las ciudades han de
encontrar los caminos para que sus habitantes
puedan acceder a la información científica y
deben tener como una actividad prioritaria la promoción del conocimiento».
Está claro que la reacción en cadena de la
sociedad del conocimiento basada en investigación + desarrollo + innovación debe ir acompa-90-
del Plan Estratégico del Sector Cultural de
Barcelona.
Barcelona debe seguir basando su bienestar
y cohesión social en la mezcla de actividades y
debe apostar por una síntesis entre Miami y San
Francisco, entre Florida y California, con el añadido de poder hacerlo en un caldo de cultivo
geográfico e histórico excepcional: el creativo
mundo Mediterráneo.
ñada del catalizador de la cultura científica para
que todos, autóctonos y foráneos, podamos
entender y participar en el proceso de cambio y
aprovechar las oportunidades sociales y económicas que están surgiendo en este proceso. En
tal contexto, cultura científica es sinónimo de
cohesión social. Éste es el profundo sentido de
haber incorporado el programa Barcelona
Ciencia como una de las diez líneas esenciales
Reproducido con permiso de los titulares del Copyright (Diario El País, S.L.).
-91-
CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN DR. ANTONIO ESTEVE Nº 11
LA CIENCIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. 25 años de contribuciones de Vladimir de Semir
Títulos publicados
Fly UP