...

1.34 La última cena - Judas como traidor

by user

on
Category: Documents
2

views

Report

Comments

Transcript

1.34 La última cena - Judas como traidor
Kapitel09
10.01.2007
14:03 Uhr
Seite 4
La última cena - Judas como traidor
Lucas 22:3-15; 21-23 / Juan 13:21-30
84
El Señor Jesús quería celebrar la cena de Pascua con sus discípulos. Encargó a los Apóstoles Pedro y Juan los preparativos para
esta comida especial. Sabía que estaría por última vez en su compañía.
Celebró la Santa Cena junto a sus discípulos y los alertó sobre su próximo calvario. Después les hizo saber durante la comida
que uno de ellos lo traicionaría; los discípulos estaban conmovidos. El traidor, Judas Iscariote, pronto los abandonaría para llevar a cabo su acción fatal.
Los niños experimentan la estrecha comunión existente entre Jesús y sus discípulos.
Sienten la fuerza de Dios que obra en Jesucristo. Dicha fuerza también está en nosotros.
1
D
espués del tempestuoso recibimiento del Domingo de Ramos, el Señor Jesús estaba contento por poder
celebrar la cena de Pascua con sus discípulos. Se trataba de
una comida festiva en ocasión de la cual se comía siempre
cordero asado.
El Señor Jesús había encomendado previamente a los Apóstoles Pedro y Juan que preparasen todo para la comida. Ambos se miraron asustados, pues no tenían casa ni cocina. Desde que peregrinaban de pueblo en pueblo junto a Cristo, sus
posesiones eran pocas; atónitos estaban delante de su Maestro, sin saber qué hacer. Éste les sonrió y les explicó: «¡Id a la
ciudad! Allí encontraréis a un hombre que lleva un cántaro
de agua. Debéis seguir a este hombre hasta que entre en una
casa. Una vez allí, preguntaréis por el dueño de la casa. Enviadle un afectuoso saludo de mi parte y preguntad dónde se
encuentra la sala donde podremos celebrar la cena de Pascua. Él os mostrará un salón muy hermoso, donde encontraréis todo lo necesario para la preparación del banquete».
Los Apóstoles Pedro y Juan se pusieron de inmediato en camino. Se sorprendieron mucho cuando todo ocurrió tal y como el Señor Jesús había anticipado. Volvieron a confirmar:
¡Lo que Jesucristo dice es cierto y se cumple!
Seguidamente se dedicaron a preparar todo para la cena de
Pascua.
Al anochecer, el Señor Jesús entró en la sala de fiesta acompañado de los demás discípulos.
2
Una vez sentados a la mesa, el maestro dijo: «Estoy muy
contento por comer con vosotros una vez más, porque pronto
tendré que sufrir mucho».
Los discípulos no entendían lo que Cristo quería decir, sin
embargo comenzaron a comer y se alegraron de la comunión
íntima con Jesucristo, su Maestro.
Aquel día, Jesús dio la Santa Cena y después les explicó que
pronto los abandonaría. Los discípulos simplemente no lo
podían entender, tenían muchas preguntas: Él, su gran ejemplo, su Maestro, ¿debía morir? ¿debía correr su sangre? ¿quería
dejarse matar?
Los discípulos no podían ni querían imaginarse que la comunión estrecha que formaban con su Maestro pronto llegaría a
su fin. Durante la comida, notaron que el Señor Jesús se entristecía.
«Uno de vosotros me traicionará», dijo en voz baja.
Por un momento, reinó un silencio total en la sala. Los discípulos estaban consternados, mirándose con duda. Nadie
podía creer en esta predicción de Jesús. Querían a su Maestro
por encima de todo y no podían suponer que uno de ellos
podría delatar a su mejor amigo. Pero, por otra parte, sabían
29
Kapitel09
10.01.2007
14:03 Uhr
Seite 5
Pascua
que lo que el Señor Jesús decía era cierto y se cumplía
siempre.
Al momento los discípulos le preguntaron con insistencia:
«¿Seré yo quien te traicione, a quién te refieres?»
Pero Jesús sólo les contestó: «Es alguien que come aquí
conmigo, pero os digo que quien me delate será muy infeliz».
El discípulo Juan, que ocupaba el lugar al lado de Cristo, le
volvió a preguntar en voz muy baja: «¿Quién te delatará?»
Y Jesús contestó: «Es aquél a quién le daré este trozo de pan».
Tomó un trozo de pan y se lo dio a Judas Iscariote, diciéndole: «¡Haz pronto lo que quieres hacer!»
Judas se levantó y salió, alejándose en la noche oscura. El
Señor Jesús le siguió con la mirada, triste. Los demás discípulos no presentían nada malo porque pensaron que Judas
debía cumplir algo que su Maestro le había encomendado.
Pero Judas había abandonado el grupo de los discípulos y salió presuroso a la oscuridad de la noche.
Antes de que comenzara la cena ya había pactado algo con
los enemigos de Jesús.
Sabía bien que el Maestro tenía razón y volvió a encontrarse
con esa gente.
3
Jesús conversó durante largo tiempo con sus discípulos esa
noche sobre todo lo que pronto ocurriría. Era un momento
difícil para ellos.
4
Jesús y sus discípulos celebran la última cena. Cerca de Jesús
nos sentimos protegidos. El también conoce nuestros corazones.
1 Los niños contemplan y describen la ilustración, adivinan quiénes aparecen en la misma y lo que sucede.
Cuando sus comentarios comiencen a disminuir, empezamos a narrar.
2 La ilustración se vuelve a contemplar con detenimiento y se repite lo ya dicho.
3 Judas Iscariote fue uno de los amigos más íntimos de Jesús.
¿Por qué había traicionado al Señor Jesús? No lo sabemos, pero suponemos que no comprendió bien el encargo de Jesús. Posiblemente tendría falsas expectativas. Comprendió demasiado tarde el grave error cometido por su traición. Después su conciencia lo torturaría tanto, que terminó con su vida.
4 ¿Por qué no huyó el Señor Jesús o se ocultó en un lugar seguro, pese a saber todo lo que le ocurriría?
Sintió la fuerza de Dios en su alma, sabía que tenía que cumplir una misión divina muy especial. Estuvo dispuesto a ofrecer su vida por amor a la humanidad.
Con la fuerza de Dios vencerá sobre el mal.
Conversamos con los niños acerca de nuestros deberes como hijos de Dios (por ejemplo: hacer el bien, ayudar, consolar, perdonar, apaciguar, pero también sobrellevar con paciencia los problemas serios y difíciles de
comprender. Con la fuerza de Dios cumpliremos nuestros deberes y venceremos al mal.)
29
85
Fly UP