...

Fin de semana en la Comarca de La Vera

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Fin de semana en la Comarca de La Vera
Fin de semana en la Comarca de La Vera
Viernes 13,
13, Getafe – Lagartera
Sábado 14,
14, Lagartera – Pasarón de la Vera
Pasarón – Jaraíz de la vera
Jaraíz – Garganta la Olla
Garganta – Cuacos de Yuste
Cuacos – Jarandilla de la Vera
Domingo 15,
15, Jarandilla – Valverde de de la Vera
Valverde – Villanueva de la Vera
Villanueva – Garganta de Guadalminos
Guadalminos
Guadalminos – Garganta de Alarde
Viernes 13, Getafe – Lagartera
Teníamos la intención de descubrir Extremadura, pensamos en el
Valle del Jerte llegando hasta Hervás, pero Jose apuntó la posibilidad de La
Comarca de la Vera, me otorgó plenos poderes para hacer la ruta y me puse
manos a la obra, si bien la ruta original una vez supervisada por mi amigo,
cambió sustancialmente, no en vano él ya conocía la zona.
Salimos a las 16:40 del viernes 13 desde Getafe camino de Lagartera,
la idea era pasar allí la noche aprovechando para conocer el pueblo y el área
de autocaravanas que tiene esta población (sitio para tres autocaravanas,
con posibilidad de carga de agua y vaciado de aguas grises, C/ Ramón y Cajal
a la entrada del pueblo); de no agradarnos el sitio (no fue el caso)
pernoctaríamos en Oropesa a escasos kilómetros de Lagartera.
Lagartera surge en un molino que había en el arroyo de la Chorrera, junto al
“Puente Chico”, cuyo dueño se llamaba “tío Gartera”. Curiosamente la gente
mayor a los habitantes del pueblo les ha llamado siempre “garteranos”
porque en un principio el pueblo era “Gartera” o “la Gartera”.
Es muy probable que sus primeros habitantes procedieran de Toledo y que
ello fuera el origen del nombre “toleillo” al barrio más antiguo, que aún se
conserva y que se considera el núcleo primitivo del pueblo. Tenía iglesia de
culto cristiano (hoy desaparecida) que pagaba tributo a la catedral de Ávila,
de cuya diócesis dependió hasta 1955 y que se considera la iglesia más
antigua de la zona.
Uno de los atractivos del pueblo son los encajes lagarteranos, hay
infinidad de casas-tiendas donde se pueden adquirir toda clase de prendas
bordadas; Un paseo por el pueblo y una cerveza fue lo que dio de sí la
tarde; camino de las autocaravanas, Sara se percató de la cantidad de
estrellas que se veían, la “contaminación lumínica” es casi nula lo que permite
descubrir un cielo idílico.
Getafe - Lagartera
157 Km; 1 hora 42 min.
Nacional V
Iglesia de Lagartera
Sábado 14, Lagartera – Pasarón de la Vera
Toca levantarse, la alarma del móvil suena y Jaky exige salir, mi
amigo Jose ya está esperándome con Sedal. Después del desayuno ponemos
rumbo a Pasarón de la Vera.
Se encuentra en la falda de la Sierra de Tormantos, en la parte más
occidental de la Sierra de Gredos. Junto a otros pueblos de similares
características, integra la zona denominada La Vera formada por municipios
que se sitúan entre la ladera sur de la Sierra de Gredos y el cauce del río
Tiétar.
Dada su extraordinaria ubicación, protegida de los vientos del norte por las
sierras de Gredos y Tormantos, regada por el agua que desciende por su
valle desde "La desesperá" no es de extrañar que por muy distintas que
fuesen sus culturas y rezos, muchas civilizaciones se asentasen en sus
laderas.
En el siglo XVI, pasa a ser propiedad de Garcí-Fernández Manrique de
Lara, conde de Osorno, primer propietario del Palacio que lleva su nombre.
Su amistad con Carlos V le llevó a asistir a su coronación en Italia, de donde
no solo se trajo el estilo renacentista que define las líneas de su palacio,
sino que además encargó a artistas de aquel país, muchas de las jambas y
dinteles que hoy pueden admirarse en dicha construcción monumental.
Pasarón de la Vera está declarado Bien de Interés Cultural (BIC), con la
categoría de Conjunto Histórico-Artístico, por su valor arquitectónico.
Entre los edificios más significativos destacan, entre otros:
•
•
•
•
•
•
•
Iglesia del Salvador, del siglo XV
Ermita de La Blanca, del siglo XV
Palacio de los Manrique de Lara, del siglo XVI
Casa de D. Luis Prieto, del siglo XVIII
Ermita del Cristo de la Misericordia
Ermita de S. Blas
Ermita de la Inmaculada
Aunque su mayor riqueza es el conjunto en sí y sus recogidas callejas de
distribución y arquitectura típicamente verata.
Lagartera – Pasarón de la Vera
71,7 Kilómetros; 1 hora 10 minutos
Pasarón – Jaraíz de la Vera
Nuestro primer encuentro con la Comarca fue impactante, no solo porque el
pueblo de Pasarón ya de por sí se lo merece, el tiempo que nos hizo
acompañó muchísimo y el sol hizo que los edificios tomasen un color “subido
de tono”. Terminada la visita a Pasarón nos encaminamos a Jaraíz.
Es el municipio de mayor tamaño de toda la Comarca de la Vera. Los orígenes
de Jaraíz se remontan a la Edad Media, cuando se funda el pueblo en
tiempos de Al-Ándalus con el nombre árabe de harā'ith que significa
"campos labrados"
.El primer documento escrito que habla de Jaraíz es una bula del Papa
Honorio III y que data de 1217, Es en la época de Carlos V cuando alcanza
su máximo esplendor, tanto en el ámbito demográfico como económico,
religioso y cultural.
La Plaza Mayor con la actual forma casi rectangular, se construyó en el
siglo XVI y su configuración ha sufrido diversas modificaciones y añadidos a
lo largo de los siglos. Es una plaza de grandes proporciones y en ella se
encuentran varios edificios destacados, como son la Casa Consistorial, el
Palacio del Obispo Manzano y varias casas solariegas de interés.
La Picota está situada sobre cuatro escalones y tiene forma cilíndrica; en
la parte alta sobresalen tres brazos que terminan en sendas cabezas de
animales o gárgolas. Desde esta parte al final adquiere forma cónica,
situándose en este cono un pequeño escudo en el que figura un lobo. Fue
construida cuatro años después de conseguir Jaraíz el Privilegio de Villazgo
allá por el año 1675 y simbolizaba el poder del municipio para administrar
justicia.
Pasarón de la Vera – Jaraíz de la Vera
Picota de Jaraiz
7 Kilómetros, 10 minutos
Jaraíz de la Vera – Garanta la Olla
Este maravilloso pueblo se encuentra en la confluencia de dos gargantas, la
Mayor y la del Piornal a pocos kilómetros del Monasterio de Yuste.
En tiempos visigodos existían dos monasterios de cierta fama, en la
actualidad lamentablemente derruidos, el de San Martín de Tours y el de
San Salvador.
Garganta de la Olla formaba parte de lo que se conocía como el Sexmo de la
Vera, asociación de pueblos para la administración común de bienes
La población es muy rica en cuentos y leyendas, Una de esas leyendas
alcanzó fama ya en el siglo XVI y dio lugar al Romance de la Serrana de la
Vera, que escribieron Luis Vélez de Guevara en 1613 y Lope de Vega en
1617. Como obra literaria, parece que ambos deformaron el mito de la
Serrana, dándole una apariencia real, cuando parece ser que el personaje
nunca existió.
Varias son también las leyendas con motivo religioso como la muy conocida
leyenda de los Siete Obispos Mártires, según la cual, en tiempos de la
invasión islámica, siete obispos se refugiaron en el monasterio de San
Salvador donde fueron encontrados por los musulmanes y asesinados. Antes
de morir uno de los obispos enterró las sagradas formas a unos metros de la
cabecera de la iglesia, de donde brotó una fuente que aún sigue manando.
Este monasterio dio lugar con posterioridad al de Yuste
En 1982 fue declarado Conjunto Histórico-Artístico, no se puede dejar de
visitar:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Ermita del Santísimo Cristo del Humilladero
Iglesia de San Lorenzo, del siglo XVI.
Casa de Postas
Casa de las Muñecas, antiguo prostíbulo utilizado por el séquito del
Emperador
Plaza Mayor
Garganta Mayor
Casa de la Inquisición
Casa de la Peña
Barrio La Huerta
Jaraíz de la Vera - Garganta la Olla
7,3 Kilómetros 15 minutos
.
Casa de Las Muñecas
Mi madre dice muy a menudo que “En Santana no hay campana ni reloj que
de las doce, pues la hora de comer solo el cuerpo la conoce” y es una verdad
axiomática, a si pues a comer en uno de los muchos restaurantes que hay en
la localidad, donde el menú del día guarda una relación precio / calidad muy
favorable.
Garganta la Olla – Cuacos de Yuste
Terminada la sobre mesa, nos vamos a Cuacos de Yuste, mi principal
objetivo, pues la figura de Carlos V, ha sido junto con Alfonso X El Sabio
uno de los personajes históricos que mas me han fascinado.
El monasterio data de principios del siglo XVI (1507), cuando se construye
un cenobio que posteriormente daría paso al actual edificio, el cual fue
erigido a iniciativa de varios vecinos de la Vera, con el objeto de continuar
allí la vida contemplativa de los ermitaños, acogidos con posterioridad a la
Orden de San Jerónimo.
En el año 1556 Carlos I decide retirarse a algún convento para hacer en él
vida monástica, eligiendo para ello el Monasterio de Yuste. Por esta razón
tuvieron que realizarse numerosas obras para ampliar las escasas
dependencias con las que el Monasterio contaba en ese momento y que eran
insuficientes para albergar al Emperador y a las 60 o 70 personas con las
que contaba su séquito personal.
La Casa-Palacio constaba de dos plantas con cuatro estancias cada una,
alrededor de un patio interior. Las habitaciones del Emperador estaban
ubicadas junto al coro de la Iglesia, de modo que le permitían asistir a los
oficios religiosos desde su propio dormitorio, sentado en su litera, donde
permanecía postrado debido a la grave afección de gota que le aquejaba.
Durante la estancia del emperador en Yuste, numerosos personajes de la
Corte pasaron por allí para visitarle, entre ellos el propio monarca Felipe II.
El 21 de septiembre de 1558, moría Carlos V y no precisamente de gota o de
las muchas enfermedades que padecía, (pues era un hombre dado a comer en
exceso sobretodo carnes rojas y caza regados con vino y cerveza,
absteniéndose de frutas y verduras), si no de paludismo, pues Cuacos era en
la época un lugar donde había cantidad de mosquito anopheles. Fue
enterrado en la iglesia según dispuso el mismo, la cripta debía estar bajo el
Altar Mayor y su ataúd dispuesto de manera que el pecho y la cabeza
estuviesen justo debajo de los pies del sacerdote que oficiase Misa. Con
posterioridad, se trasladaron sus restos al panteón real del Monasterio de
San Lorenzo del Escorial (Madrid), por expreso deseo de su hijo Felipe II.
En la Guerra de la Independencia, las dependencias del convento fueron
incendiadas y quedaron prácticamente destruidas. Los Jerónimos fueron
expulsados de Yuste y posteriormente, con la desamortización de
Mendizábal, el Monasterio fue puesto en pública subasta, iniciándose una
época de abandono y deterioro del edificio.
Se dispuso su venta y tras muchos avatares, para que no cayese en manos
francesas, (no parecía ético que la última morada de Carlos V fuese a parar
a manos francesas siendo uno de sus más encarnizados enemigos, Francisco
I) lo compró un noble extremeño quien lo entregó a Patrimonio Nacional y
restituyó el Monasterio a los Monjes Jerónimos.
Monasterio de Yuste
Concluida la visita guiada al Monasterio nos acercamos al Cementerio
Alemán, donde reposan los restos de soldados alemanes caídos en España
por diversas causas en las dos Grandes Guerras. Es triste viendo las fechas
de las lápidas pensar que jóvenes de edades comprendidas ente los 20 y 30
años perdiesen la vida por la sin razón de alguien que monta “el pollo” y se
guarda las espaldas mandando en el nombre de no sé qué Patria a la
muerte a estos hombres que tenían toda la vida por delante.
La visita al cementerio se hace breve, nos marchamos a Cuacos, vamos a
visitar el pueblo
La villa se encuentra enclavada en la comarca extremeña de la Vera, al
norte de la región, es lugar de obligada visita y muestra de la arquitectura
verata es la sede de la Mancomunidad Intermunicipal de La Vera. Edificio
vinculado también al Emperador ya que según la leyenda es el lugar donde
nació (no es verdad, nació en Alemania) y se crió el hijo natural del
Emperador, al que popularmente se le conocía como Jeromín, sin embargo, la
historia lo recuerda como D. Juan de Austria, General y Almirante que al
mando de la flota de su hermanastro el rey Felipe II y de las naves
venecianas, papales y genovesas, consiguió el gran triunfo en la batalla de
Lepanto contra los turcos.
Otros monumentos de interés son la Iglesia de Nuestra Señora de la
Asunción, donde destaca la sacristía, obra del siglo XVI. También la Casa de
Don Juan de Austria, la Ermita de la Soledad, la Ermita de Santa Ana, la
Plaza Mayor y sus soportales, la Cruz verde, sus casas solariegas y sus
fuentes.
Terminada la visita, como es temprano nos vamos a Jarandilla de la Vara
para hacer noche e irnos acercándonos a casa. En Jarandilla aparcamos en la
calle que va desde el Parador de Turismo (castillo de los Condes de
Oropesa) a la Facultad, es una calle amplia con aparcamiento en la plaza de
la Facultad y en la misma calle, visitamos el Parador y nos tomamos una
cerveza.
El hecho sin duda más destacable de su historia fue la estancia del
Emperador Carlos I de España y V de Alemania. Llegó a Jarandilla el 11 de
Noviembre de 1556 hospedándose en el castillo de los Condes de Oropesa,
antes de su traslado al Monasterio de Yuste en el que pasó sus últimos días.
Cuacos de Yuste – Jarandilla de la Vera
9,5 kilómetros 15 minutos
Parador de Turismo de Jarandilla
Domingo 15, Jarandilla de la Vera – Valverde de la Vera
Hemos dormido como lirones, el cansancio va haciendo mella, nos levantamos
Jose y yo con la misma rutina de siempre, los perros no perdonan y hay que
cumplir con la tarea. Damos una vuelta por el pueblo y después del desayuno
nos vamos para Valverde de la Vera, el Rey Sancho IV el Bravo, entre 1284
y 1295, donó el pueblo en calidad de señorío al Ilustre Placentino Don Nuño
Pérez de Monroy, Notario Mayor de Castilla, Abad de Santander, Arcediano
de Campóo y Canciller y Confesor de la Reina Doña María de Molina. Le
confirmó la donación, su hijo D. Fernando IV, el Emplazado, el día 21 de
abril de 1309, en calidad de Villa.
Tiene fama la celebración de los Empalaos durante la Semana Santa. Los
empalaos se celebran el Jueves Santo, son hombres que se visten con
un timón hecho con madera de castaño atando fuertemente los brazos a
él, incluyendo el torso. Van descalzos por el pueblo y se arrodillan ante
cada cruz que hay (hay 12 cruces) y ante cada empalao que cruzan. Las
mujeres se visten con una tela morada una cruz de espinas en la cabeza y
cogen una cruz de madera, al igual que los empalaos, van descalzas y
efectúan el mismo recorrido que los empalaos.
Valverde es uno de los pueblos más bonitos que hemos visitado junto con
Garganta la Olla y Villanueva de la Vera, tienen todos un conjunto
arquitectónico singular y peculiar, propio de la Comarca, cuidan todos en
mayor o menor grado, dependiendo de las posibilidades, las casas
características, y ponen empeño en que las nuevas construcciones no
desentonen con el conjunto.
De todas maneras lo mejor es perderse sin prisa por entre sus calles
saboreando ese sabor a pueblo tranquilo que pocas veces podemos disfrutar.
Jarandilla de la Vera – Valverde de la Vera
18,7 kilómetros 20 minutos
Valverde de la Vera
Cuando salimos de Valverde, camino de Villanueva pasamos por Losar de la
Vera, no paramos pero diré que el tramo de carretera que cruza el pueblo es
el más bonito que yo haya visto con diferencia, tiene todos los arbustos
esculpidos en figuras, algo digno de ver,
Losar de la Vera
En 1982 Villanueva de la Vera fue declarado Conjunto Histórico-Artístico todo el
municipio Popular en la región por sus gargantas y belleza natural, Las fiestas mas
populares de esta localidad son los carnavales y su famoso personaje “Peropalo”.
Igual que el resto de los pueblos visitados la Plaza Mayor y el conjunto de sus
calles es lo mejor de la vista junto con sus gentes, agradables, sencillas y siempre
son la sonrisa en la cara deseándote un buen día.
Valverde de la Vera – Villanueva de la
Vera
3,2 kilómetros 5 minutos
Villanueva de la Vera
Salimos de Villanueva y solo nos queda por visitar dos gargantas, la de
Gualtaminos y la de Alardes, la primera con una piscina natural muy bien
ubicada y la segunda con un puente romano de un solo ojo, el segundo cegado
por cantos rodados y hormigos servía en caso de afluencia masiva de agua,
están bien señalizadas y con aparcamiento fácil.
Garganta de Gualtaminos
Garganta de Alardes
Se acabó el fin de semana. No sé cuando podre disfrutar del siguiente, pero
este ha sido bien aprovechado y ha dado de sí bastante, hemos ido a
nuestro ritmo sin prisas y disfrutando de cada minuto, el evento lo requería
y el entorno hace desaparecer por arte de magia todo estrés y toda prisa,
no están todos los que son pero quizá si lo mas representativo, de todas
maneras acabaré con las únicas palabras que se me ocurren ALTAMENTE
RECOMENDABLE.
Fly UP