...

Washington - Europamundo

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Washington - Europamundo
Washington
La ciudad de Washington, en el distrito de Colombia, es la ciudad más
importante de EEUU, sobre todo porque en ella se concentran los poderes y
grandes instituciones de esta nación. Es además una zona de gran variedad
y contraste entre la belleza de la zona central con avenidas anchas con
monumentos situados entre zonas ajardinadas, y la más pura de las vidas
de suburbios americanos.
Visitar Washington
Durante los viajes Washington los turistas podrán conocer de cerca los hitos
claves de la historia de los Estados Unidos. Conociendo sus calles, es posible
conocer el espíritu de esta nación que hoy es la superpontencia mundial.
Sus orígenes se sitúan en torno al año 1790 cuando se decidió que sería aquí donde
se tratarían los asuntos de gobierno. En este primer momento fue llamada District
of Columbia, aunque más tarde cambiaría su nombre por el actual en honor al
primero de los presidentes de EEUU.
Aunque la historia general de este país es bastante reducida por tratarse de una
nación bastante moderna, es aquí donde se conserva la mayor parte de la historia
estadounidense, algo que se puede apreciar en su innumerable patrimonio. A lo
largo de sus calles se encuentran muchos de estos monumentos que marcan una
ciudad de contrastes entre los grandes edificios y barrios lujosos y las zonas más
pobres.
Esta es además una de las primeras ciudades construidas según un plan urbanístico
debido a un ingeniero francés contratado por el presidente del país en 1790. Este
ingeniero fue Pierre L'Enfant, quien se inspiró en el trazado de París para la nueva
ciudad.
En un viaje a Washington , hay que tener en cuenta que el clima de la ciudad es
bastante variable, según la estación, de manera que los inviernos son muy fríos,
con temperaturas que por lo general se encuentran por debajo de los 0ºC. En
verano en cambio, es muy habitual superar los 27º C, por lo que lo más
recomendado es viajar hasta allí en los meses entre marzo y noviembre, cuando se
disfruta de temperaturas más moderadas.
Ni las lluvias ni la nieve son demasiado frecuentes, dándose las primeras en los
meses de julio de todo sobre todo.
Arquitectura en Washington
Washington DC es el mejor exponente de una variante del neoclasicismo
que surgió en Estados Unidos entre 1780 y 1820, el estilo federal. Desde el
Capitolio, pasando por el bello edificio de la Biblioteca Nacional y el
Monumento a Lincoln todos tienen la grandiosidad de los antiguos templos
griegos.
La capital federal de los Estados Unidos es un bello ejemplo de urbanismo
homogéneo: el conjunto fue imaginado por el francés Pedro Charles el Niño. Este
ideal de ciudad monumental y neoclásica es revivido por los mantenedores del
movimiento City Beautiful. Varias ciudades quisieron aplicar este concepto, pero la
arquitectura Washington fue la que mejor lo captó.
El estilo neogriego, basado en los templos del siglo V e inspirado en los mármoles
de Elgin, floreció durante la primera mitad del siglo XIX en Estados Unidos. Ambos
estilos, el federal y el neogriego, ayudaron a definir el estilo propio de la
arquitectura estadounidense.
Por medio de lecturas y de viajes, Thomas Jefferson realizó un profundo estudio de
la arquitectura romana, aplicó sus conocimientos a los diseños de su propia casa en
Monticello, a los del campus de la Universidad de Virginia y contribuyó en los
proyectos preliminares de la nueva capital Washington D.C. Sus obras ejemplifican
el estilo neoclásico en Estados Unidos.
Jefferson, consideró que el neoclásico era el estilo perfecto para las construcciones
de la nueva Unión con sus ideales republicanos. Supervisó la planificación de
Washington, donde se construyeron gran cantidad de edificios gubernamentales.
Algunos son de gran tamaño como el del Tesoro, de Robert Mills.
Estas influencias llegaron a las construcciones señoriales del sur y del este, de gran
refinamiento. Aún en el S. XX se construyeron monumentos neoclásicos. En 1917 el
Monumento de Lincoln, obra de Henry Bacon puso un gran énfasis en la masa
cúbica, retomando la forma de un templo griego de orden dórico sin frontón. Su
arquitecto, Bacon, formado en las ideas de la escuela de las Bellas Artes, quiso que
las treinta y seis columnas del monumento representaran a cada uno de los treinta
y seis Estados de la Unión a la muerte de Lincoln.
En 1934 se construyó el Jefferson Memorial, el último gran monumento construido
en la tradición de las Bellas Artes, en los años cuarenta. Se tomó como modelo el
Panteón de Roma, pero se cambió el orden corintio por jónico en las columnas que
sostienen el frontón y rodean como columnata a la rotonda. Su arquitecto, John
Russell Pope, quiso poner de relieve el gusto de Jefferson para los edificios
romanos, y esto le costó ser criticado severamente por los partidarios de estilo
internacional.
La Casa Blanca la comenzó a construir en 1792, James Hoban, americano de origen
irlandés. El edificio concebido se copió del primer y segundo piso de Leinster Funda,
un palacio ducal de Dublín en Irlanda y que es ahora la sede del Parlamento
irlandés. Durante la década de 1850, el edificio fue agrandado de forma importante
por Thomas U. Walter. En 1863, una imponente estatua, Freedom, se colocó en la
cumbre de la cúpula.
La casa blanca
La arquitectura del Capitolio transmite el mensaje de admiración que cualquier
persona siente al colocarse frente a tan colosal edificio. Sin darse cuenta, los
caminantes de todas las razas y naciones rinden culto a esta bella muestra de la
arquitectura de Washington . El edificio es también el centro geográfico de la
ciudad, dividida en cuatro cuadrantes que parten desde aquí. Columnas corintias
sostienen la gran cúpula y las alas laterales donde están el Congreso y el Senado
de los Estados Unidos.
Capitolio
El Monumento a Washington es un espectacular obelisco creado en honor de
George Washington, el primer Presidente americano. Fue Robert Mills quien hizo los
planos originales en 1838. Se puede percibir una diferencia de color hacia abajo,
porque su construcción se paró debido a la falta de dinero. Con una altura de
alrededor de ciento setenta metros, se acabó en 1884 y fue abierto al público en
1888. Otros importantes edificios como el Tribunal Supremo, la Biblioteca del
Congreso o la Union Station, rebosan grandiosidad y belleza y es imprescindible
visitarlos al viajar Washington.
Hoy en día Washington DC es una ciudad de contrastes, donde el área central está
bellamente diseñada con amplias avenidas y magníficos edificios y monumentos.
Los alrededores del Capitolio tienen barrios de casitas bajas antiguas, algunas de
ellas muy bonitas, tranquilas calles arboladas y pequeñas iglesias que hacen que
casi parezca un pueblo al estilo victoriano, aunque con la sombra del Capitolio
siempre cerca. Sin embargo, algunos de los vecindarios que la rodean son pobres y
dilapidados.
Dupont Circle es la zona de la capital donde ejecutivos, geys e inmigrantes
conviven entre cafés y restaurantes chic y librerías antiguas. Este bohemio
vecindario, coronado por la plaza que lleva su nombre, es el lugar perfecto para la
vida nocturna por sus numerosos locales de moda.
Las comunidades suburbanas, en Virginia y Maryland son el hogar de muchos
políticos, diplomáticos extranjeros, empleados de gobierno y hombres de negocios
internacionales que fueron atraídos a este centro de gobierno de fama mundial.
La ciudad en sí, alberga una gran variedad de nativos e inmigrantes de muchos
países de clase pobre y mediana, es una de las ciudades más cosmopolitas de los
Estados Unidos, con muchos barrios y restaurantes étnicos. Chinatown, en la zona
de Downtown, es un barrio de anchas calles, como casi todos en Washington D.C. y
recibe a sus visitantes con una enorme puerta característica de la arquitectura
china.
En Georgetown, además de disfrutar de una increíble arquitectura colonial, sus
calles llenas de tiendas como Banana Republic, la convierten en la meca de las
compras de la capital. Ofrece múltiples opciones gastronómicas por sus numerosos
restaurantes, desde japoneses a italianos, sin olvidar clásicos como Dean&Delucca.
Dejando atrás M Street y Winsonsin Avenue, se llega al edificio principal de la
Universidad de Georgetown, uno de los más antiguos de Washington DC. La
arquitectura Washington se encuentra muy bien representada por los cincuenta y
ocho edificios que forman actualmente esta antigua Universidad. Fundada en 1789,
el mismo año de la Constitución estadounidense, Georgetown es la universidad
nacional Católica más antigua del país y bien merece un viaje para conocerla.
Museos en Washington
Uno de los aspectos más maravillosos de Washington DC es que tiene el
complejo de museos más grande del mundo. El Instituto Smithsoniano es
una conglomeración de dieciséis parques y edificios muy diferentes el uno
del otro.
Once de estos museos Washington están en el centro de la ciudad, entre el
Edificio del Capitolio y el Monumento Washington, bordeando un campo de césped
muy grande conocido como El Mall. Otros cinco museos y parques están ubicados
en varios suburbios de DC, fácilmente accesibles por el sistema de trenes
subterráneos de Metro.
El Mall
Los Museos del Instituto Smithsonian
La Institución Smithsonian se compone de dieciséis museos y parques que se
encuentran repartidos por todo Washington DC, y es una de las más finas
colecciones de museos en el mundo. La mayoría de ellos se encuentran a lo largo
del parque Mall, entre el Edificio del Capitolio y el Monumento a Washington. Todos
están abiertos de diez de la mañana a cinco de la tarde y la entrada es gratuita o
muy reducida, incluso para el zoo que forma parte de la institución.
El Instituto Smithsoniano fue fundado por un inglés que nunca puso pie en América.
En 1829, James Smithson donó más de medio millón de dólares al gobierno de los
Estados Unidos para crear un instituto "para el incremento y la difusión del
conocimiento entre los hombres". El gobierno de los Estados Unidos eventualmente
usó este regalo para catalogar en sus museos el conocimiento humano actual,
brindar apoyo económico para la investigación científica y proyectos artísticos y
expandir la exploración hacia áreas desconocidas. Hoy en día, el gobierno es
todavía responsable del setenta y cinco por ciento del mantenimiento económico de
los institutos, y el apoyo restante proviene de donaciones privadas.
Algunas exhibiciones muy raras se encuentran en el Edificio de Artes e Industrias y
en el original edificio administrativo Smithsoniano. Este último es conocido
generalmente como El Castillo, por su fachada de ladrillo rojo y sus torres
decoradas. El Castillo está compuesto casi en su totalidad por oficinas
administrativas, pero el área central está dedicada a información turística y algunas
de las pantallas informativas que cubren las paredes pueden ayudar a ubicar una
exhibición especial o temporal. El sarcófago de James Smithson está ubicado en la
entrada norte.
El Edificio de Artes e Industrias se usa para exhibiciones temporales, como así
también para una exhibición sobre la vida americana del siglo XIX. Actualmente
hospeda una exhibición que luego se convertirá en el núcleo del Museo Nacional
para la colección sobre Indios Americanos.
Los tres museos de Washington más visitados son el Museo del Aire y el Espacio, el
Museo Nacional de Historia Americana y el Museo Nacional de Historia Natural.
Estos tres museos son muy grandes y requieren un mínimo de dos a cuatro horas
para ser recorridos en su totalidad.
El Museo Nacional del Aire y del Espacio es el favorito de casi todo el mundo al
viajar Washington. Ahí se exhiben muchos históricos aviones y naves espaciales
originales, así como maquetas de tamaño normal del Lunar Lander, laboratorios
espaciales, numerosos cohetes y aeroplanos. Se puede ver el avión original usado
por los hermanos Wright, así como también el Espíritu de St. Louis, el primer avión
en realizar un vuelo trasatlántico desde Nueva York a París. No hay que perderse el
teatro Imax para ver un documental espectacular, y una presentación estelar en el
planetario.
Museo Nacional de Historia Natural. En él se pueden admirar muchos
especímenes de plantas y animales de todo el mundo, incluyendo el calamar
gigante más grande que se haya descubierto, además de una impresionante
exhibición de dinosaurios y restos óseos de muchas criaturas prehistóricas. Tiene
una sobresaliente exhibición de minerales con muchas piedras preciosas incluyendo
el famoso Hope Diamond.
Museo Nacional de Historia Americana. Tiene una curiosísima colección de
artículos de origen Americano que van desde el vestido usado para ceremonias de
inauguración por cada una de las esposas de presidentes desde George
Washington, la bandera americana que inspiró el himno nacional, trenes y tractores
de tamaño real o incluso las zapatillas rojas usadas por Judy Garland en el Mago de
Oz.
Museo Nacional de Arte Americano. Contiene una buena recopilación de arte y
escultura de la Europa Occidental, con importantes obras del Renacimiento y obras
maestras del impresionismo, así como una enorme colección de pinturas
Americanas, y una exposición de esculturas de Degas.
Museo y Jardín Escultórico Hirshorn. En él podemos admirar una vasta
colección de arte moderno y contemporáneo. Mientras que el hermoso Museo Freer
contiene una buena muestra de arte asiático y la colección más completa del
mundo de piezas de Whistler. En las afueras del edificio de Archivos Nacionales y a
un lado del Museo Nacional de Historia Natural se encuentra otro hermoso jardín de
esculturas enfocado en arte del siglo XX.
El Museo Nacional de Arte Africano está ubicado detrás del Castillo. En sus
proximidades, la Galería subterránea Arthur M. Sackler, que a menudo es pasada
por alto en los viajes turísticos, está dedicada al arte asiático antiguo, incluyendo
una vasija de bronce de 4.500 años de antigüedad.
Fuera del Mall, pero pertenecientes también al Instituto, se encuentra el Parque
Zoológico Nacional, que ubicado en la Avenida Connecticut, es probablemente el
único zoológico de entrada gratuita en América. Sus puntos destacados incluyen los
dos nuevos pandas de China, la exhibición cubierta Amazonia, la Estación para la
Conservación del Leopardo y la Gran Jaula Exterior de Vuelo, donde magníficos
pájaros tienen un enorme lugar para volar.
La Galería de Retrato Nacional, está dedicada a hacer que la historia tome vida
poniéndole rostros a los nombres famosos. Sus exhibiciones incluyen la Sala de los
Presidentes y una colección de retratos de famosas figuras del deporte y el mundo
del entretenimiento.
El Museo Nacional Postal se encuentra justo a la salida de la Estación Union.
Además de tener una muy completa colección filatélica, el museo tiene aviones,
carruajes y otros materiales históricos relacionados con la historia postal.
La Galería Renwick fue el primero de los museos Washington en crear una
exhibición de arte privada . Sus exhibiciones actuales tienen como tema las artes
contemporáneas y decorativas, como así también una sección sobre arte
extravagante.
Por último, el Museo Anacostia y el Centro para la Cultura y la Historia AfricoAmericana. Este museo comenzó como un programa de ayuda a la comunidad, y ha
crecido hasta convertirse en una misión de documentación, protección e
interpretación de la cultura y la herencia Africo-Americanas.
Continúa con sus programas de ayuda a través de escuelas locales, pero el museo
también contiene maravillosas exhibiciones sobre los inmigrantes negros en
Washington D.C., y exhibiciones especiales sobre los líderes Africo-Americanos en
el ambiente de la política, la industria y el entretenimiento.
Moverse en Washington
De todas las regiones que componen EE.UU. esta es la que mejor atendida por los
servicios internacionales y nacionales tanto en cuanto a aeropuertos, ferrocarriles y
autobuses.
El primero de ellos es el más habitual en los viajes Washington ya que la mayor
parte de los turistas llegan hasta aquí a través de sus tres principales aeropuertos,
el Ronald Reagan Washington National, Washington Dulles International Airport,
BWI International Airport.
Dentro de la ciudad, el metro es la mejor opción puesto que llega a todas las zonas
de la ciudad, tanto las turísticas como las no turísticas. El autobús realiza un
recorrido similar, aunque es menos cómodo que el anterior. Ambos conectan la
ciudad con las zonas residenciales y localidades próximas con lo que en el caso de
que el alojamiento se encuentre en una de esas localidades, no hay ningún
problema para acceder al núcleo urbano.
Fiestas en Washington
Como en el resto de las ciudades americanas, las fiestas más populares en
Washington son las que se celebran de forma nacional en todo el país. Es el caso
de las celebraciones como el Día de Acción de Gracias, el Día de la Independencia y
Halloween, además de otras de ascendencia religiosa cristiana y la judía.
Durante el Día de Acción de Gracias y que se celebra el cuarto jueves del mes de
noviembre. Además de actos institucionales como los desfiles, lo común es
celebrarlo en familia con una gran comida.
El Día de la Independencia Americana tiene lugar el día 4 de julio, durante el cual la
gente suele salir por la noche a los jardines y parques para disfrutar de los fuegos
pirotécnicos.
Por último, Halloween es una de las celebraciones anglosajonas más famosas,
llegando incluso a exportarse a otras ciudades y países europeos. Se celebra entre
la noche del 31 de octubre y el 1 de noviembre.
Comida en Washington
Como en otras ciudades de EEUU, la multiculituralidad es la responsable de que
aquí se pueda comer platos de cualquier nacionalidad, aunque la más común es la
italiana, la asiática y la mexicana.
La fast food es casi una comida de carácter nacional, lo que se puede ver en la
variedad de hamburgueserías que hay allí, siendo la más famosa, la cadena de
McDonalds.
Fly UP