...

LA PSICOLOGÍA DEL GANADOR Como desarrollar una actitud

by user

on
Category: Documents
8

views

Report

Comments

Transcript

LA PSICOLOGÍA DEL GANADOR Como desarrollar una actitud
LA PSICOLOGÍA DEL GANADOR
Como desarrollar una actitud ganadora en el deporte de alto rendimiento
Wayne Goldsmith
Título original: The Psychology Of Winning – How to Develop a Winning
Attitude In High Performance Sport.
Traducción
Fernando Gómez-Reino
[email protected]
Final de la Copa del Mundo. El equipo está reunido en el vestuario. Este
es un ambiente intenso y de alta presión que muy pocos experimentan y en el
que muy pocos sobreviven.
Un ex-jugador, uno de los mejores del país, camina por el vestuario. Hay
un silencio respetuoso y entonces comienza a hablar. Habla acerca del orgullo.
Habla acerca del valor. Habla acerca del compromiso, acerca de la actitud.
Habla acerca de la victoria, la historia de la nación en la Copa del Mundo.
Con lágrimas en sus ojos empieza a recitar los nombres de los grandes
jugadores que han pertenecido antes al equipo. Pide a los jugadores que se
pongan de pie y uniendo sus manos cantan el himno Nacional. Él ha hecho una
gran CHARLA MOTIVACIONAL.
Esta es la percepción que mucha gente tiene sobre la palabra
motivación tal como se aplica en el deporte de alto rendimiento: una
conferencia cargada de emoción de un orador profesional o de un motivador o
de un psicólogo deportivo.
La motivación efectiva no es una charla de un importante orador. No es
la promesa de un regalo, o una recompensa o una bolsa de dinero. No es un
simple arranque temporal de emoción.
La Motivación Efectiva es un estilo de vida. Las personas motivadas
viven un estilo de vida en el que se encuentran motivadas para alcanzar la
excelencia en cada cosa que hacen. Cada tarea, cada actividad, cada desafío
es una oportunidad de conseguir un objetivo, de intentar algo nuevo y de
alcanzarlo.
Intenta este simple ejercicio. Haz que tus deportistas se sienten juntos
antes de la próxima sesión de entrenamiento. Proponles realizar una simple
tarea: hacer un avión de papel. Muéstrales como quieres que hagan el avión. A
continuación dales tres minutos para realizar la tarea y obsérvalos como llevan
a cabo su trabajo.
Algunos deportistas doblaran el papel de tal manera que mas o menos
se parecerá a la versión de demostración. Otros doblarán y curvarán el papel
de tal manera que en muchos aspectos será idéntico a la versión demostración
pero con pequeñas variaciones en la forma y el tamaño de los pliegues aquí y
allí. Quizás algún deportista se querrá asegurar de que cada pliegue es liso y
uniforme. Ellos querrán estar seguros de que los dos lados del avión están
equilibrados y simétricos. Quizás trataran de hacer un par de pliegues extras en
las alas para conseguir un diseño más avanzado.
Esta última es la actitud que los entrenadores y los deportistas deben
tratar de fomentar, la actitud de hacer la tarea, independientemente de su
naturaleza, lo mejor que le permita su habilidad.
Considera el ejemplo anterior en términos de una actividad de un
entrenamiento. El entrenador le pide al equipo que realice un ejercicio, en este
caso hacer una serie de regates entre varios conos. El entrenador demuestra el
ejercicio, explica el propósito de la actividad, pide si hay preguntas, lo
demuestra otra vez y entonces retrocede para permitir a los jugadores ejecutar
la actividad.
Como con el avión de papel, el entrenador observa la escala de
comportamiento de sus jugadores mientras ejecutan el ejercicio varias veces.
El jugador número uno ejecuta el ejercicio correctamente.
El jugador número dos también ejecuta el ejercicio correctamente pero
añade un elemento de velocidad en la actividad para comprobar su nivel de
destreza cuando se mueve rápido.
El jugador número tres también ejecuta el ejercicio correctamente. El
también intenta realizar el ejercicio con velocidad pero añade un elemento de
pensamiento práctico aplicado disparando a portería al completar el ejercicio.
Este es el desafío para los entrenadores. No hay nada mal con lo que el
jugador número uno hizo. El siguió las instrucciones del entrenador y ejecutó la
actividad tal como se lo había pedido. Sin embargo los jugadores número dos y
tres se han desafiado a si mismos realizando la tarea con un nivel más alto que
el que fue solicitado.
Por alguna razón ellos estaban motivados para ejecutar una sencilla
tarea propuesta por su entrenador lo mejor que les permitía su habilidad. Ellos
decidieron plantear un objetivo más exigente y trabajaron para conseguirlo. El
jugador número uno estuvo implicado en la actividad. Los jugadores dos y tres
estuvieron comprometidos con la actividad. Ellos abordaron una tarea
relativamente simple con el compromiso de hacerlo bien. ¿Cómo pueden los
entrenadores convertir esta Implicación en Compromiso? Una gran parte del
éxito de estos atletas motivados proviene de su habilidad para plantear
objetivos desafiantes y controlar el proceso para alcanzar sus objetivos.
Establecer y manejar los objetivos es un sencillo concepto que los
atletas deben aprender, porque esta es la forma como todos nosotros
trabajamos cada día en todo lo que hacemos.
Por ejemplo:
OBJETIVO: Quiero una taza de té—Me haré una
OBJETIVO: Quiero ganar algo de dinero-- Buscaré un trabajo
Nuestros cerebros trabajan estableciendo objetivos y consiguiéndolos.
Establecer objetivos es un proceso muy natural y los humanos están por
naturaleza orientados hacia la consecución de objetivos.
En el deporte de alto rendimiento, el desafío para los entrenadores y los
deportistas es plantear objetivos de alto rendimiento y alcanzarlos a través de
entrenamiento y actitudes de alto rendimiento
Se ha dicho que la clave de éxito es desarrollar la “voluntad de ganar”.
Sin embargo, la voluntad de ganar no vale nada sin el compromiso diario de
hacer lo que necesitas para prepararte para ganar. Es común entre los
deportistas querer ganar; pero ¿cuantos apoyan este deseo de ganar con
atención, concentración y determinación en cada cosa que hacen?
Hay un letrero con una frase en la puerta del comedor del Centro de
Entrenamiento Olímpico de los Estados Unidos. El mismo letrero está en la
puerta del gimnasio y en la puerta de otras salas de entrenamiento de este
Centro Olímpico de Entrenamiento. Está por todas partes de tal forma que
tanto los deportistas, entrenadores, científicos del deporte y personal de
administración pueden verlo y recordarlo constantemente.
Dice: NO CADA CUATRO AÑOS , CADA DÍA
Esta frase tan simple recuerda a cada uno de los que están implicados
en el deporte de alto rendimiento que la excelencia proviene de las cosas
practicadas y perfeccionadas en cada sesión de entrenamiento, cada día: que
el éxito en los Juegos Olímpicos proviene de los pequeños éxitos alcanzados
cada vez que un deportista corre, nada levanta pesos, hace estiramientos etc,
etc,…
ESTAR POR ENCIMA DEL PROMEDIO
Las actividades de entrenamiento en grupo por su naturaleza, a menudo
provocan que el entrenamiento individualizado sea difícil de llevar a cabo por el
entrenador. Diferentes niveles de condición física, quizás diferentes edades,
diferentes niveles de habilidad y así sucesivamente lo que significa que las
actividades de entrenamiento no pueden ser diseñadas con precisión para
cada deportista.
Lo más corriente en estas situaciones es que el entrenador prescriba
actividades de entrenamiento a un “nivel promedio”. Esto quiere decir que las
tareas de entrenamiento no serán demasiado exigentes para los deportistas de
una baja habilidad y en cambio serán demasiado fáciles para los deportistas
con talento. Sin embargo, no es la tarea, sino la forma como los deportistas
afrontan la tarea lo que establece la diferencia.
LO QUE IMPORTA NO ES LO QUE HACES, SINO COMO LO HACES
Las discusiones sobre el tema de los programas de entrenamiento, de
las variaciones en el volumen e intensidad, del porcentaje del entrenamiento
hecho en las diferentes zonas de entrenamiento, de los diferentes tipos de
ejercicios técnicos etc, son importantes. Los entrenadores, los deportistas y los
científicos del deporte regularmente debaten sobre los aspectos positivos y
negativos de LO QUE HACER. Sin embargo, es COMO ELLOS (los
deportistas) LO HACEN, lo que es realmente vital para el éxito del programa.
El famoso entrenador de natación del equipo de Estados Unidos Mark
Schubert dijo recientemente “Un entrenador me dijo que había hecho un mal
afinamiento y que en consecuencia sus nadadores habían tenido un pobre
rendimiento en sus campeonatos estatales. Yo respondí, “Tú no has hecho un
mal afinamiento, tu has hecho una mala temporada de entrenamiento”, “son las
cosas pequeñas que tus deportistas hacen, cada día en el entrenamiento, su
actitud en cada sesión de entrenamiento y su compromiso en cada tarea que
llevan a cabo en su programa lo que determina lo bien que ellos lo harán en la
competición. Un gran afinamiento no te salvará de un pobre esfuerzo durante el
proceso de entrenamiento”.
Las personas exitosas (incluidos los deportistas) tienen gran confianza
en el establecimiento y la consecución de objetivos, pequeños objetivos para
alcanzar en tu vida diaria que proporcionan concentración y motivación- El
efecto acumulativo del establecimiento y consecución de estos pequeños
objetivos diarios pueden ser de enorme importancia para alcanzar el éxito al
mas alto nivel.
Por ejemplo en los ejercicios de futbol:
Instrucción del entrenador: ejecutar el ejercicio correctamente.
Entonces los jugadores interpretan la instrucción del entrenador de
muchas maneras diferentes:
Jugador uno: Objetivo: ejecuta el ejercicio correctamente
Jugador dos: Objetivo: ejecuta el ejercicio correctamente y tan rápido
como puedas.
Jugador tres: Objetivo: ejecuta el ejercicio correctamente, tan rápido
como puedas sin cometer ningún error y al final dispara a portería.
Cada jugador ha establecido un objetivo e intenta conseguirlo. Sin
embargo, cada jugador ha establecido diferentes objetivos basados en su nivel
de habilidad, confianza, experiencia pasada y otros factores.
HAZ QUE OCURRA FRENTE A DÉJALO QUE OCURRA
Muchos deportistas sufren de los “nervios”, están ansiosos y nerviosos el
día de la competición. Esto es porque el 90% de todo el STRESS proviene de
no hacer las cosas cuando supone que tienen que ser hechas!
Uno de los grandes retos al que los entrenadores y deportistas tienen
que enfrentarse es aceptar que el entrenamiento se realice a un nivel más bajo
que el rendimiento esperado en competición. Muchos deportistas se equivocan
durante el entrenamiento haciendo el mínimo nivel de esfuerzo y de aplicación,
encontrando solamente que su rendimiento en competición está totalmente
falto de brillo. ¿Por qué? En el entrenamiento ellos han DEJADO QUE
OCURRA, ellos han permitido que el entrenamiento se convierta en un lugar
donde las destrezas de bajo nivel y los malos hábitos se vuelven una
costumbre aceptada. Después cuando acuden a una competición y tratan de
HACER QUE OCURRA, ellos se encuentran con su falta de destreza, de
condición física y de habilidades para producir un resultado victorioso.
A la inversa, los deportistas con éxito tienen una actitud que
HACEN QUE OCURRA en el entrenamiento. Ellos aplican la misma
concentración e intensidad en el entrenamiento que en la competición. Como
resultado, el día de competición ellos se pueden RELAJAR sabiendo que ellos
pueden DEJAR QUE OCURRA, el éxito es mas probable que ocurra debido a
su actitud durante el entrenamiento.
El destacado entrenador australiano Lawrie Lawrence una vez dijo de la
confianza en competición: “Nada le da a un deportista tanta confianza como
saber que ha hecho toda su preparación y entrenamiento lo mejor posible”.
La clave de este enfoque es: ENTRENAR TAL COMO VAS A
COMPETIR. Si los deportistas aprenden la importancia de alcanzar la
excelencia en cada cosa que hacen en el entrenamiento y a aplicar la misma
concentración y determinación al entrenamiento tal como lo hacen cuando
compiten, ellos crearan un ambiente de excelencia en su club ó grupo de
entrenamiento. Esta actitud puede ocasionar un cambio significativo en todos
los deportistas del grupo de entrenamiento. Como en una ocasión dijo un sabio
entrenador: “Las actitudes son contagiosas- aprovechar este importante valor”
RESUMEN:
Los buenos programas de entrenamiento ayudan a los deportistas a
desarrollar una amplia gama de destrezas y habilidades. Durante la temporada
de entrenamiento, los deportistas desarrollan las características que se
requieren para conseguir lo mejor en la competición a través de una secuencia
lógica de actividades de entrenamiento periodizadas.
No tiene sentido para un velocista esperar hasta la mañana de su
primera prueba de la temporada para empezar a practicar las técnicas de
desarrollo de la velocidad. No es lógico que un futbolista comience a practicar
las técnicas de disparo en la mañana del primer partido del año.
Por todo esto no es correcto esperar hasta el día de la gran competición
del gran partido para intentar desarrollar las destrezas mentales. Las destrezas
mentales necesitan ser desarrolladas en cada sesión de entrenamiento, cada
día y en cada actividad de entrenamiento. Estableciendo y alcanzando los
objetivos de entrenamiento cada día, los deportistas desarrollan la confianza y
la creencia de que cualquier cosa es posible en la competición.
Si el éxito en el deporte de alto rendimiento es como mucha gente
sugiere 99% mental, entonces descuidar el entrenamiento diario de las
destrezas mentales es descuidar la clave del éxito en la competición. De
muchas formas el éxito es una elección, puesto que procede de las decisiones
y elecciones (opciones) que un deportista toma en cada entrenamiento y en
cada situación de competición.
Fly UP