...

MISTERIO REGIO: Contracultura y el cadáver de Caicedo

by user

on
Category: Documents
2

views

Report

Comments

Transcript

MISTERIO REGIO: Contracultura y el cadáver de Caicedo
MISTERIO REGIO:
Contracultura y el cadáver de Caicedo
by
Felipe Gómez
A dissertation submitted in partial fulfillment
of the requirements for the degree of
Doctor of Philosophy
(Romance Language and Literature Spanish)
in The University of Michigan
2004
Doctoral Committee:
Associate Professor Santiago Colás, Chair
Associate Professor Jossianna Arroyo
Associate Professor Catherine Brown
Associate Professor Frieda Ekotto
Margarita De la Vega-Hurtado, Ph.D.
A book is postponed suicide
--Emile Cioran, The Trouble With Being Born
Siempre un suicidio encierra la historia de un crimen
--Ricardo Piglia, Prisión perpetua
Are his stories accurate and true? I myself never
inquire about their veracity. I think of them instead
as fiction that, like so much of fiction, provides the
storyteller with the lie through which to expose his
unspeakable truth.
--Philip Roth, Operation Shylock: A Confession
By detective novel we mean that concepts, with their
zones of presence, should intervene to resolve local
situations. They themselves change along with the
problems. They have spheres of influence where, as
we shall see, they operate in relation to ‘dramas’ and
by means of certain ‘cruelty’. They must have a
coherence among themselves, but that coherence
must not come from themselves. They must receive
their coherence from elsewhere
--Gilles Deleuze, Difference & Repetition.
©
Felipe Gómez
All Rights Reserved
2004
Estas páginas son para Céu, Ash y Karen.
Sueño y despertar con ustedes son firmamento estrellado.
ii
AGRADECIMIENTOS
En primera instancia, mis más sinceras gracias van dirigidas a los magníficos seres
humanos que aceptaron conformar mi comité doctoral. Los cinco han sido y seguirán
siendo rica fuente de inspiración. Santiago Colás me ofreció palabras y silencios,
presencias y ausencias. En conversaciones con él y en la contemplación de su arte hallo
una invitación constante a seguir buscando lo que quiero y queriendo lo que busco.
Frieda Ekotto siempre se mostró dispuesta a encontrar un momento entre sus numerosos
viajes y ocupaciones para escucharme y leerme. Su generosidad se materializó a menudo
en forma de libros, al punto de recorrer pacientemente las librerías parisinas en busca del
único texto en francés publicado sobre la vida y obra de Caicedo. Sin importar que ella
fuera costeña y yo rolo, Margarita de la Vega me abrió desinteresadamente las puertas de
su casa, su oficina, su biblioteca y su videoteca desde el momento en que nos conocimos.
Su paciencia siguió haciéndose presente incluso después de mudarse con Bolívar a Nueva
York. Catherine Brown fue una de las primeras personas en el Departamento en
brindarme ánimo para construir mi hogar en la escritura. Además de invitarme a
compartir con ella y con otros de sus estudiantes el gusto por la lectura de las novelas de
misterio, me invitó a no desfallecer y construir mi propio nicho en la disciplina. Jossianna
Arroyo leyó detalladamente mis textos desde los primeros borradores. El entusiasmo
contagioso que nos ofreció en sus clases me hizo siempre querer exigirme más.
El Gato Cosgrove llegó a Colombia a enseñarnos disciplina y salió trasquilado. Ya en
Ann Arbor, con su nueva familia, habité su casa como primera e importantísima morada.
Compartimos interminables sesiones de trabajo a través de días y noches sin importar si
llovía, hacía sol, nevaba o relampagueaba. Su paciente apoyo me permitió a menudo
hallar las fuerzas para enfrentar el teclado. Varios otros amigos y colegas me
acompañaron por épocas en la labor, explorando las posibilidades de la escritura y la
comunicación. Una versión del texto “Vampiros transculturados” apareció en TROPOS
XXX (2004): 42-70. Suzanne, Meng y Catherine nos deleitaron en sabrosas sesiones de
FullyAlive. Los CafeWriters, ocasionales y permanentes, hicieron lo propio en el Félix.
Beatra, Juli, Cato, Gis y demás [email protected] de la surrepticia Maloka (sombra virtual de la
siempreviva Himenginación) fueron algunas de las muchas personas que brindaron su
iii
tiempo y sus ojos para leer borradores y ofrecer ánimos y comentarios. Igualmente el
profesor Manuel Hernández y el pintor Juan Manuel Lugo. Las Mamacitas supieron darle
sentido a la parte de la vida que nació con nuestros hijos. A Mónica Celeste le debo un
enorme agradecimiento por su apoyo infatigable y por acompañarme coloreando nuestros
senderos de palabras. Que el mar la tenga en su isla.
Decenas de personas me ayudaron en estos años a balancear la actividad académica con
la vida misma. Karen, Céu y Ash me lidian con infinita paciencia y me regalan
cotidianamente deseos de vivir. Jairo, Martha, Martha I., Daniel y Horla, dispuestos
siempre a ayudarme en todo lo necesario, está eternamente en mi mente. En los Faulk he
hallado todo lo que se puede pedir de una familia. Tati, Camila y Misha también me han
acompañado con amistad y cariño estos años. Los bosques de esta ciudad arbolada me
obligaron a mantener los pies en la tierra mientras escribía. De entre la fronda florida o el
esqueleto invernal acudieron constantemente mapaches, ardillas, mofetas, serpientes,
ranas, cardenales, azulejos, cuervos, buhos, gavilanes y venados para bendecir con su
paso mis sesiones de trabajo. Este texto es además para La Mona, La Maca (sus muertos
y sus sobrevivientes), el Amacayacu, Marialu, Carolyn y todos aquellos que con su
presencia contribuyeron a esta historia algún sustento de realidad. En el Departamento
tuve la fortuna de contar con el apoyo y la amistad de Maggie (QEPD), Marcel, Ximena,
Dosi, Nilsa, Silvia, Susana y Orlando. Personas como Mindy Niehaus-Fukuda y Mary
Fallert, siempre dispuestas a regalar una sonrisa y un comentario amable, se encargaron
de ofrecer una ayuda diligente y desinteresada sin la cual no habría sido posible atravesar
las barreras burocráticas. A Majeda Humeidan, Millie Tirado, y Marla Fenwick
agradezco su apoyo y crítica asesoría en todo lo relacionado con el área psicológica. Sin
ellas la resolución de esta historia podría haber tomado rumbos más oscuros y
predecibles.
Las investigaciones que condujeron al desarrollo de este trabajo no habrían sido posibles
sin la invaluable ayuda brindada en Colombia por Luis Ospina, Carlos Mayolo, Beatriz
Caballero, Patricia Restrepo, Andrés y Carlos Alberto Caicedo, Sandro Romero Rey,
Marta Rodríguez, Patrimonio Fílmico, la Biblioteca Luis Ángel Arango, Azucena
Gómez, Luis Miguel Urrego y Henry Valencia. Tampoco habría sido posible la
realización de este trabajo sin el apoyo material brindado por una serie de becas
iv
otorgadas por la Universidad de Michigan. El Departamento de Lenguas y Literaturas
Romances me ofreció en varias oportunidades Summer Research Awards y una Travel
Funding Award que agradezco profundamente. Igualmente doy las gracias a LACS por
su Summer Preliminary Field Research Grant y a Rackham por sus Humanities Research
Candidacy Fellowship, Predoctoral Fellowship y One-term Dissertation Grant.
v
TABLA DE CONTENIDO
Dedicatoria
Agradecimientos
ii
iii
Capítulo
UNO. DE NORROXYDENTE A SALSURIENTE
1
La costilla
El mensaje
Live hard, write fast, die young
Una propuesta
Carta de presentación
Los que saben
Música y violencia: el país se derrumba y nosotros de rumba
¡Qué viva la música! (Book review)
Parricidio, matricidio y nanicidio del flaco Flores
Marco Capurro
Leopold Brook
Continuity treatment
Sirvientas y policías
Página social
Cálido calabozo
2
7
11
15
25
27
28
35
41
44
53
64
68
78
80
DOS. LA MUERTE Y LA MÚSICA
90
Zona de tolerancia
El Wawanco
Del puente para allá
Un dos tres música otra vez
San Antonio
María es un mar de lágrimas
El tendero
La mona Solana
Un hallazgo
Eme con eme la Mona del Eme
Aviancaciones
Epifanía
Penicilina
Desclasamiento
Biblioteca departamental
91
92
96
102
106
110
119
126
129
129
142
150
160
165
174
vi
Manuelito Rodríguez
Para los rumberos
Subir o bajar...
Perras negras
La clave
Salsa y Control
Bárbaro
187
198
207
209
228
229
236
TRES. FICCIÓN DETECTIVESCA
Wake up call
Night Bites
Cementerio, 6 am
A la loma de la cruz
1678 and the severed hand...
Wunde de San Antonio
Papa Legban
Pied Piper Picked a Peck of Pickled Peppers
Ashes, We All fall Down
Some changes...
I loved the way her eyes clicked...
Bicocali
The Deadline
Tinta fresca
La candela viva
Sex & la Bruja
El túnel del ritmo
Epitafios
Empapelado
La urna
Palomas mensajeras
Laminita
Scimena
CUATRO. TRÓPICOS GÓTICOS
Prólogo luminoso
Trópicos Góticos: vampirismos y canibalismos en obras del
Grupo de Cali
Introducción: tropigotikalizando
Vampiros transculturados
Primer intermedio
Paras y tos
Raíces vs. semillas (contrapunteo del tabaco y el
alçucar)
Dracu-cola
Qué ojos tan grandes tienes...
Segundo intermedio
vii
251
252
254
259
259
265
269
271
272
277
278
281
282
284
288
291
293
294
304
322
322
325
327
329
332
333
334
334
337
356
356
358
365
366
380
The Truth About Teeth
Teeth (Dientes)
La cepillito
Tropikalibanes
EXIT FYCo.
Canibalismo rojo
Paras comerte mejor
En todas partes se cuecen
Zombis
Conclusiones
380
384
389
390
425
425
427
428
429
430
434
CINCO. SUICIDIOS
Teke-li-li
Grosalio
Desmantelan red de falsificadores
¿Manuelito Rodríguez ya no se toma más cervezas?
Rafué
Señales de vida
Ciclo clínico
400 golpes
Fantasmas en el ático
Susidio
Historia debida
Cometido
Expreso San Antonio
Rayito de luna
Los diarios
Lebón
Historia de Scimena
¿Qué deparará la noche?
Vestido de rojo
Bibliografía y videografía
Discografía selecta
Note to the Reader
435
440
446
447
449
456
458
469
471
473
475
522
524
530
535
554
555
559
561
563
608
610
viii
Fly UP